martes, 5 de agosto de 2014

Dossier sobre Ucrania

RT - RIA NÓVOSTI

Intensos combates con posibles víctimas mortales se reportan en Donetsk / Las autoridades de Lugansk se declaran en situación de catástrofe humanitaria / Militares ucranianos que huyeron a Rusia: "Tememos por nuestros seres queridos".

Intensos combates con posibles víctimas mortales se reportan en Donetsk
En el barrio Petrovski en el oeste de Donetsk se reportan combates intensos, en los suburbios aledaños se escuchan disparos de ametralladoras, comunicaron este martes representantes de las autoridades municipales.
“Los habitantes informan de fuertes explosiones, tiroteos y daños a las infraestructuras”, señala el comunicado.
Ambulancias y brigadas de Emergencias se dirigen a la zona pero resulta imposible valorar el daño causado por los ataques. “Hay información de víctimas mortales entre civiles, esos datos se verifican”, señala el documento.
En otros distritos de la ciudad se mantiene una situación peligrosa, se escuchan disparos de ametralladoras y de armas de gran calibre, informan las autoridades municipales.
Durante el día de hoy los bombardeos cortaron el funcionamiento de unas 100 instalaciones eléctricas, gran parte del barrio Petrovski permanece sin electricidad. Se encuentra además sin luz el pueblo cercano a la mina Abakúmov.
Desde mediados de abril, las fuerzas de seguridad ucranianas llevan a cabo una operación contra las milicias de Donetsk y Lugansk que declararon su secesión en respuesta al cambio de gobierno en Kiev en febrero pasado.
Las ciudades Donetsk, Lugansk y Górlovka son últimamente escenario de combates encarnizados y sufren constantes bombardeos.

Las autoridades de Lugansk se declaran en situación de catástrofe humanitaria
El Ayuntamiento de Lugansk anunció que la ciudad ucraniana está sufriendo una catástrofe humanitaria, ya que no tiene suministro de electricidad ni agua, y las conexiones de telefonía fija y móvil y el acceso a Internet están cortados.
Además, según la página web del Ayuntamiento, de la ciudad no se puede retirar la basura, lo que la ha puesto al borde de la catástrofe ecológica. Asimismo, se ha detenido el suministro de cloro a las instalaciones de abastecimiento de agua que se encuentran en la zona de los enfrentamientos armados. Debido a ello, al sistema de abastecimiento de aguas de Lugansk entra agua que no ha sido desinfectada.
"Debido a los continuos ataques [del Ejército ucraniano] los empleados de los servicios públicos no pueden mantener ni las infraestructuras más básicas", informa el comunicado del Ayuntamiento.
Un cuarto de millón de habitantes de Lugansk y sus alrededores se han quedado sin electricidad. Los expertos no pueden restablecer las comunicaciones debido a las hostilidades en la zona.
Según el comunicado, en la ciudad ya casi se han agotado los alimentos. "Uno de los problemas más graves de la ciudad es la escasez de medicamentos: los residentes no pueden adquirir las medicinas necesarias, solo unas pocas farmacias siguen funcionando", indican las autoridades de Lugansk.
Debido a los ataques de los militares ucranianos quedaron parcialmente destruidos los cuatro hospitales y tres clínicas de la ciudad donde eran tratados los heridos a consecuencia de los ataques contra civiles.
"Actualmente en Lugansk 250.000 civiles se han convertido en rehenes de esta trágica situación, en su mayoría personas mayores y familias sin recursos para salir de la ciudad o que no tienen adónde ir", concluye el comunicado.

Militares ucranianos que huyeron a Rusia: "Tememos por nuestros seres queridos"
Palizas, humillaciones y persecución judicial: eso es lo que encontraron en su patria los militares ucranianos que se refugiaron temporalmente en Rusia. Explican que no temen por sí mismos, sino por sus familiares y amigos.
Uno de estos militares contó su historia a la agencia Itar-Tass. Explicó que entró a Rusia a finales de julio; estaba herido y necesitaba ayuda médica. Después del tratamiento regresó a Ucrania, pero al llegar a su unidad militar en Zaporozhie él y el resto de su equipo fueron interrogados durante más de 10 horas. Posteriormente fueron acusados de deserción. "Nos acusan de no haber cumplido una orden militar y de dejar equipos y armas para el enemigo", explicó el militar ucraniano bajo condición de anonimato.
Según él, "todos los que regresaron de Rusia fueron despedidos". "Pero lo peor es que nos han asegurado que nuestros amigos y familiares tendrán 'muchos problemas'. Nos han prohibido llamarlos por teléfono. A los novatos incluso les prohibieron hablar con sus madres", dijo el interlocutor de la agencia.
Es muy pesimista sobre el destino de todos los que han regresado a la patria después de su estancia en Rusia: "Los agentes del Servicio de Seguridad de Ucrania nos hostigan. Realizan varios interrogatorios al día, a veces por la noche. Constantemente nos amenazan con hacerles daño a nuestros familiares: 'Diga la verdad o no volverá a verlos'".
"Ninguno de los que ha vuelto [a Ucrania] quiere seguir sirviendo en el Ejército. Firmaron los papeles del despido y pidieron que les dejan en paz, pero los agentes del Servicio de Seguridad al día siguiente rompieron estos papeles ante nuestros ojos", cuenta el militar ucraniano.
Confesó también que envidia a sus colegas capturados por las autodefensas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.