lunes, 4 de agosto de 2014

Ecuador: La política económica del siglo XXI igual a la de la partidocracia?

Amparo Sigcha (OPCION)

“Cuanto más podamos evitar al FMI y el Banco Mundial, las partes más culpables de la debacle de América Latina en los últimos 20 años, mejor estaremos.”
Rafael Correa, octubre de 2007

El regreso del Ecuador a los mercados financieros internacionales (FMI y BM) es muy bien visto por varios sectores empresariales nuevos y antiguos, ya que supuestamente ese acercamiento le permitirá al país diversificar su financiamiento; pero en qué y a qué costo?.

Supuestamente, las inyecciones de dinero fresco serán destinadas para las mega obras que ha promocionado el gobierno, como son las hidroeléctricas, la construcción de la Refinería del Pacífico, que están en construcción, pero claro, sin mencionar que esas “ayudas” incrementan la deuda externa ecuatoriana, que hasta febrero de este año (2014) ascendía a 23.003 millones de dólares, siendo el 36% lo que corresponde a la deuda que el país mantiene con China.

Según el presidente Correa los mil millones que oferta el FMI son sin condicionamientos, pero lo que se debe analizar es si acaso ellos (FMI) temen la ferocidad del mandatario o si sus políticas prestamistas se han flexibilizado. Correa habla de que “sin condicionamientos”, sin embargo, las condiciones de los préstamos chinos fueron por demás vergonzosas, y claro, a esta deuda no la califica como inmoral ni ilegítima; lo que devela que -en política económica- los discursos apegados a la ideología del Che abren una gran brecha.

Ante la visión de sectores de derecha y la oposición, también internacionales, el endeudamiento no solo con los antiguos acreedores muestra la necesidad urgente de recursos, y revela la iliquidez por la que atraviesa el gobierno, razón del cambio de discurso del mandatario ecuatoriano, que hace 7 años les calificaba como la burocracia financiera a estos prestamistas y expulsó al representante del Banco Mundial es el país; y en el 2011abandonó Correa la sesión plenaria de la Cumbre Iberoamericana que se realizaba en Paraguay, haciendo notar su inconformidad con las políticas del Banco Mundial con América Latina.

En una entrevista, Alberto Acosta Burneo menciona que el Ecuador arrastra un déficit fiscal de USD 5 000 millones, equivalente al 4% del PIB. Aunque la deuda externa ahora equivalga al 14% del PIB, es indispensable una reducción y mejoramiento de la calidad del gasto.

Datos:

7años de gobierno
• 2006 la deuda estaba en $13 492 millones
• 2013 la deuda se incrementò a $22 846 millones.
• 2014-febrero - la cifra es de $23 003 millones.

Cómo está divida la deuda en la actualidad?



El 8% corresponde a los bonos Brady y Global.
El 45,9% a la Deuda Multilateral.

Riesgo país: bordea 600 puntos, por lo que los intereses por un crédito serán más altos quelos de otros países de la región.

Al estilo de los gobiernos neoliberales, el Ecuador nuevamente regresa a negociar con el chulco internacional, o sea que tropezamos otra vez con la misma piedra. Ahora no es solo plata por papeles, en junio pasado el Banco Central del Ecuador (BCE) cambió la mitad de la reserva ecuatoriana: oro, 466 mil onzas se cambiaron por un interés muy bajo del 0.8% por dinero (600 millones), al 4.3% de interés para tres años, algo verdaderamente injusto.

Según el comunicado de la Agencia de Información ANDES, el BCE ha manifestado “que la inversión de las reservas de oro en el Banco Goldman Sachs es segura, líquida y rentable”.

Andes en su página añade que “esta estructura financiera (el banco norteamericano), además de generar una rentabilidad para el BCE, ha facilitado que un banco internacional como Goldman Sachs pueda asumir el riesgo soberano del Ecuador y otorgue crédito, sin condicionalidades políticas, a menores costos financieros para el país”, y que el oro guardado en bóvedas solo beneficia al Ecuador.

Criterio que no comparte Katiuska King, ex ministra de economía de este gobierno, ahora crítica, quien asegura que se desconoce el costo total de la operación con el oro de la reserva ecuatoriana y que durante el tiempo que ella colaboró con el régimen no se había contemplado esa posibilidad de tocar las reservas del Estado, además que no fueron parte de la agenda política económica.

Alberto Acosta, ex candidato a la presidencia, menciona que el discurso del presidente Correa cuando hablaba de mantenerse alejado del FMI y BM fue archivado como un mal recuerdo…

El economista Acosta menciona que antes no le hizo falta liquidez al gobierno pues contó con los recursos provenientes del petróleo, impuestos, préstamos del IESS, “y más – excedió ampliamente la disponibilidad financiera de los gobiernos anteriores. Hay que añadir que en los beneficios temporales de la renegociación de la deuda externa, lo que permitió la reducción de los pagos de intereses de los Presupuestos del Estado, sobre todo en 2009 y 2010. Hay que subrayar este punto, no sólo desde un punto de vista meramente económico, sino también desde la lectura de la economía política con el fin de analizar la lógica del gobierno ‘orgulloso y altanero’, que ahora se está diluyendo.”

Para Pablo Iturralde, director del Centro de Estudios Económicos y Desarrollo Social (CEDES), la medida del gobierno sobre ese crédito era inevitable y era lo único que se podía hacer, porque no se ha tomado otro tipo de medidas para salir de la dolarización, y se corre el riesgo –con esta economía vulnerable- de que se quede sin liquidez, y lo hace para garantizar el ingreso de divisas al país”. La califica como una medida parche frente al incumplimiento del gobierno de salir de la dolarización paulatinamente, y eso es lo que se le debería reclamar, puesto que este sistema –dolarización- encarece los costos de producción internos por lo que resulta más fácil importar, y es difícil que nos compren, pero también es un retroceso en la política fiscal del gobierno.

Para este joven analista el problema no es que se haya empeñado el oro de la reserva, porque ese dinero no va a solucionar lo que va a pasar en el futuro, ya que debido al sistema actual el déficit comercial continuará creciendo, lo primordial sería resolver los problemas estructurales.

Lo cuestionable, dice, “fue entregar nuestro oro a uno de los bancos más grandes del planeta, cuya fama es por generar especulación financiera y crisis; y además, claro ningún banquero es bueno”.

Aquí el problema es ideológico, los patrones de acumulación siguen siendo los mismos, y lo que se ha hecho es afirmar el capitalismo, por lo que urge revisar el marxismo para la aplicación de soluciones.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.