jueves, 18 de septiembre de 2014

Argentina, Provincia de Buenos Aires: La Justicia suspendió la medida que permitía a la Provincia alojar detenidos en comisarías

OTROS CÍRCULOS

Una medida cautelar dictada en La Plata suspende la aplicación de la resolución 642/2014, que permitió el alojamiento de personas en comisarías. Dispone además que los jueces a cargo de los detenidos que hoy están en las comisarías resuelvan su situación.

El juez en lo contencioso administrativo de La Plata Luis Federico Arias entendió que el contenido de la medida “resulta regresivo respecto de los estándares mínimos en materia de condiciones de detención y podría comprometer la responsabilidad internacional del Estado”, y que desde la declaración de la “emergencia de seguridad” la situación se agravó. La resolución impugnada implica un retroceso respecto del cierre progresivo de los calabozos de comisarías que había implementado el ministerio de Justicia y Seguridad en resoluciones anteriores.

El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y el Colectivo de Investigación y Acción Jurídica (CIAJ) habían presentado una denuncia que solicitaba anular ese acto administrativo que permitía el alojamiento de detenidos en comisarías.

En la medida se señala que “los relevamientos efectuados por los peritos como los informes producidos por las autoridades se desprende que la estructura edilicia de las seccionales policiales bonaerenses no es apta para cumplir con las detenciones ordenadas por los magistrados de la justicia penal, toda vez que no cumplen con los estándares internacionales”.

La resolución adoptada por el ministro Alejandro Granados contradice lo fijado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el fallo “Verbitsky H. s/habeas corpus” que exigió la adecuación de las condiciones de detención a las reglas mínimas de Naciones Unidas para el tratamiento de reclusos. El Relator para las personas privadas de libertad de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos también había recomendado en 2010 el cese del uso de “calabozos” en la Provincia de Buenos Aires.

En mayo de 2014 la provincia alcanzó la cantidad de detenidos más alta de la historia: 33.166. El 60% de estas personas no tiene condena judicial. La decisión de Arias ratifica que las advertencias que se habían realizado sobre el aumento de las detenciones en la provincia de Buenos Aires iban a conducir al colapso del sistema penitenciario bonaerense.Las personas privadas de su libertad sufren las violaciones de sus derechos por el hacinamiento, la tortura y otras formas de violencia institucional.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.