jueves, 9 de octubre de 2014

México. Comentario a tiempo: Por el periodismo de investigación

Teodoro Rentería Arróyave (especial para ARGENPRESS.info)

Seguramente algunos puristas, muy respetables todos, diferirán de nuestra afirmación de que el periodismo de investigación es el género por excelencia de la profesión.

Sin embargo, así lo apreciamos, sobre todo porque desde siempre cuando el periodista se adelanta a las autoridades que por omisión, ineficacia o complicidad escabullen las informaciones de interés público.

Lo ocurrido en Tlatlaya y más concretamente en Iguala, Guerrero, sobre que hechos sangrientos que no sólo fueron narrados por los periodistas, sino abordados en todo su intríngulis de complicidades y participación directa de funcionarios, de sus parientes, sus subalternos, amigos y demás incondicionales, con el crimen organizado.

En el caso de la ciudad, cuna de nuestro Enseña Patria, es de resaltarse que los colegas guerrerenses se la han estado jugando desde hace muchos años con su trabajo de investigación y denuncia. Guerrero es uno de los estados con más víctimas mortales por la defensa de las libertades de prensa y expresión; homicidios todos que yacen en las más vergonzosa impunidad.

Las preguntas son obligadas ¿si se sabía que el municipio, desde su alcalde, José Luis Abarca Velázquez, su cónyuge, María de los Ángeles Pineda Villa, sus cuñados y suegra, además de su secretario de Seguridad Pública, Felipe Flores  Estaban todos identificados con el cartel Guerreros Unidos, por qué no se actuó con celeridad en su contra?

¿No obstante que todos en el municipio fueron testigos de cómo el edil y su familia se convirtiera en millonarios ostentosos, hasta construir e inaugurar con toda pompa un centro comercial, nadie los llamó a cuentas?

La masacre de los 43 jóvenes estudiantes de las Normal de Ayotzinapa, nos ha desprestigiado en todo el mundo puesto que se inscribe en lo que se considera un acto de lesa humanidad.

En este caso, como en muchos otros, no podemos andarnos con contemplaciones o arreglos políticos, con toda la fuerza de la ley el Estado Mexicano debe actuar de inmediato y sin contemplación alguna.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.