viernes, 28 de noviembre de 2014

Emergencia sanitaria en la Ciudad de Buenos Aires: Políticas excluyentes que cuestan la vida

AGENCIA WALSH

En 2015, el Gobierno porteño, destinará el presupuesto más bajo de la historia a viviendas, para centrarse en obras que “se vean” como policías, propaganda oficial y veredas de cara a las elecciones. Paralelamente, las villas, como la de Fátima, que viven diariamente en condiciones violentas de gran marginalidad, hicieron llegar su reclamo a la Secretaría de Habitat e Inclusión.

Fátima, al igual que todas de las villas de esta ciudad la construimos los vecinos y vecinas en busca de un lugar donde levantar no solo una vivienda, sino toda nuestra vida. Es de esta forma que hace más de cinco décadas que miles de personas habitamos los suelos de la antigua quema de Soldati, convirtiendo un basural en un barrio con instalaciones precarias de agua, luz, cloacas, pluviales, pasillos, calles, casas, centros comunitarios, comedores, etc. Desde este barrio de trabajadores/as, de estudiantes, de vecinos y vecinas hoy salimos a denunciar la ausencia del Estado, nos organizamos y nos movilizamos a la Secretaria de Habitad e inclusión para proponer y exigir obras cloacales para nuestro barrio.

Hoy nos encontramos en una situación de emergencia sanitaria en Fátima, al igual en todas las villas de esta ciudad, y esto es fácil de demostrar viendo el estado del sistema de cloacas y pluviales, la contaminación del agua y los suelos, no cuesta mucho ver los basurales que se formar en cada esquina o la proliferación de roedores que transmiten enfermedades. Hoy nuestro reclamo principal es el sistema de cloacas que rebalsa e inunda de todo su contenido los pasillos, calles e ingresa a nuestras casas, esos mismo pasillos y calles en los cuales circulan los pibes y pibas cuando llegan del colegio, los mismo que usan los vecinos/as cuando salen a la mañana a trabajar o en los que juegan los chicos/as durante las tardes. Cloacas pedimos cloacas, ni lujos, ni derroches, ni lujosos edificios, tenemos una necesidad de vivir en dignidad, exigimos nuestro derecho de un barrio en condiciones, sano y seguro.

Ausencia y violencia estatal, son dos de las características que pintan de cuerpo entero al gobierno Macrista en su relación con las villas y barrios humildes de esta ciudad. La constante disminución en el presupuesto para vivienda que bajo a un 2,4% o el que se destina para el mejoramiento de la infraestructura en villas que cayó a un 0,6% (supo estar en el 2,5%), son un gran insulto a todos los vecinos/as, es una muestra de que la política del PRO para las villas es de marginación y discriminación, es expulsiva, violenta y si analizamos indicadores como el de la mortalidad infantil en la comuna 8 que duplica a otras comunas, podemos sacar la lógica conclusión de que realmente estas políticas nos están costando hasta la vida.

La Secretaria de Habitad e Inclusión a la cual hemos tomado la decisión de movilizarnos es conducida por marina klemensiewicz, la cual sigue a la perfección la línea política del gobierno de la ciudad centrando las obras publicas en el arreglo de plazas y embellecimiento del espacio público para las épocas electorales, pintando de amarillo y llenando de carteles que anuncian estas obras que poco tiene que ver con las necesidades de un barrio, que necesita servicios públicos, viviendas dignas, necesita un plan de urbanización integral que nos inclusa a esta ciudad como a cualquier otro barrio. Mientras los vecinos levantamos la vos para exigir nuestros derechos, esta secretaria nos sigue haciendo plazas como la que comenzó hace solo algunas semanas junto a una de las manzanas más afectas por el deteriorado sistema cloacal. Esto para nosotros violencia, esto y las continuas promesas que se transforman en mentiras son la violencia, son el principio de la violencia que tanto se ve en nuestros barrios. Porque violencia es mentir, porque violencia es hacer de nuestras necesidades campaña, porque violencia es bajar el presupuesto para vivienda e infraestructura, y al mismo tiempo subir las partidas de dinero para publicidad oficial y propaganda.

Fátima se pone de pie y grita presente, en las puertas de un estado ausente; Petitorios, reuniones y varias notas presentadas fueron los recursos que usamos hasta el cansancio en el reclamo cotidiano por las cloacas de nuestra villa. En las últimas oportunidades, técnicos de diversos organismos como UGIS y Sechi se presentaron en el barrio para ver los lugares y tomar medidas. Más de seis meses pasaron desde las últimas visitas y promesas de que pronto comenzarían las obras. Entendemos que esta mezcla entre la decisión de no ocuparse de las necesidades reales del barrio, con una profunda desidia y un gran componente discriminatorio por parte de estos organismos, tiene que tener su contrapunto en la organización y la movilización popular, es por eso que luego de varias asambleas se tomó la determinación de realizar una medida de fuerza contra la secretaria de Habitad e inclusión, que representa en nuestro territorio al gobierno de la ciudad y sus violentas políticas de exclusión.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.