miércoles, 3 de diciembre de 2014

Argentina, Provincia de Buenos Aires, La Plata: Nuevo aniversario, viejos problemas

ANRED

La ciudad de La Plata cumplió el pasado jueves 19 de noviembre su 125 aniversario, y en una fiesta colmada de espectáculos al aire libre, recitales y fuegos artificiales, el recuerdo crudo de las últimas inundaciones y la falta de obras hidráulicas estructurales que den reparo a este asusto, se hizo presente. En diálogo con ANRED, el ingeniero civil e hidráulico, Claudio Velazco, advirtió de “la necesidad de que el municipio y el estado provincial, avancen en obras concretas, que den respuesta a la nueva realidad climática de la región”.

Pasó un nuevo cumpleaños de La Plata, y como acostumbra el municipio que conduce el intendente Pablo Bruera, festejó con recitales, actividades en plazas y parques y un cierre con show de fuegos artificiales el 125° aniversario de la ciudad de las diagonales. Pero en ese marco, en ese jueves nublado, las lluvias matutinas y el gris del cielo procuraron mantener presente el recuerdo de la grave inundación sufrida por esta región el 2 de abril de 2013, que significó pérdidas millonarias para los vecinos y el número -todavía polémico- de 89 muertos.

El cambio climático y su efecto en la región

En diálogo con ANRED, el ingeniero civil e hidráulico, Claudio Velazco, advirtió de “la necesidad de que el municipio y el estado provincial, avancen en obras concretas, que den respuesta a la nueva realidad climática de la región”.

La inundación de 2013 “creo que fue el dramático broche de oro de una situación que se presentó como esta película ‘Crónica de una muerte anunciada’”, dijo el ingeniero y agregó: “llovió mucho, impensadamente. Como ingeniero hidráulico nunca imaginé tanta lluvia. Pero sí hubo alertas. No sólo a nivel de La Plata, sino a nivel mundial, como un fenómeno que se está insertando como concepto y que es el cambio climático”, como explicación al fenómeno atravesado por la cuidad el 2 de abril del año pasado. Mismo principio que dejó bajo el agua a 15 municipios de la provincia de Buenos Aires hace dos meses, con epicentro en la ciudad de Luján.

Además, Velazco reforzó el planteo de las modificaciones que está sufriendo el entorno natural en general y señaló las particularidades de un fenómeno global que se muestra dramático en extremo. “En este contexto de cambio climático, se empezaron a notar grandes inundaciones, pero también grandes sequías. En distintas partes del mundo, en un mismo lugar, puede pasar que se den fuertes inundaciones y al mismo tiempo temporadas muy secas”, explicó el ingeniero y concluyó: “recuerdo que en 2008 ya se había hecho fuerte énfasis en la cuestión del cambio climático y no se tomó en cuenta. No sólo mi caso, sino que no tomó en cuenta a nadie, miraron para un costado”, señaló al referirse a las medidas públicas.

Los antecedentes de un “final cantado”

Previo a la tormenta que derivó en la gran inundación de la ciudad en el 2 de abril de 2013 se sucedieron otros hechos similares, pero de magnitudes inferiores, que afectaron a diferentes sectores de La Plata.

Un estudio que realizó la Facultad de Ingeniería de la UNLP, sistematizó los casos que arrojaron cifras contundentes: tres ejemplo de estos casos son los eventos del 27 de enero de 2002 (con una hora y veinte minutos a una intensidad constante de caída de agua de 75 mm/h), el 28 de febrero de 2008 (otra vez con una hora y veinte minutos con una intensidad de caída de agua de 90 mm/h) y el registro más extremo del 2 de abril de 2013 (con 3 horas continuadas a razón de 100 mm/h).

La investigación arrojó también que la tormenta del 2 de abril de 2013 “fue el evento más severo registrado en el Gran La Plata hasta el presente”, según un estudio que recauda registros de lluvias en la región desde 1911 y señaló que “entre las 16:25 y las 19:25hs, el registro suma 301 milímetros y la intensidad promedio llega a los 100,3 milímetros la hora, otra vez prácticamente sin mermar durante el transcurso de la tormenta”.

Por otro lado, Velazco detalló las diferentes propuestas presentadas por el ejecutivo municipal y provincial frente a las anteriores crecidas e inundaciones sufridas por la región, en los años 2002 y 2008.

“En 2002, luego de las inundaciones sufridas por estos barrios periféricos (Villa Elvira y Altos de San Lorenzo, entre otros), las primeras propuestas sugeridas tuvieron que ver con la limpieza y saneamiento de los ríos, con la creación de nuevos canales que permitieran sacar el agua más rápido hacia el Río, y después proponer obras en algunos sectores del casco urbano, en la zona de Altos de San Lorenzo y Villa Elvira”, explicó Velazco. Pero aclaró: “la verdad es que después de eso, la única obra que se hizo en ese sector de La Plata, fue sobre uno de los arroyos, en algunos buenos metros de un barrio que se denomina Barrio Monasterio, donde se llegó a hacer un nuevo conducto, sobre varios metros del arroyo”.

En relación a cómo se llegó a la implementación concreta de obras que atendieran a la problemática pluvial, el ingeniero resaltó que “ese fue un logro de la lucha vecinal” y explicó: “habíamos conformado una comisión que se llamó Comisión Vecinal por el Estudio Integral de la Cuenca del Arroyo Maldonado y el objetivo era transmitir el mensaje de que no sólo estábamos reclamando, sino que además estábamos proponiendo. Ese fue el primer puntapié”.

En el caso de las inundaciones de 2008, Velazco hizo principal hincapié en la capacidad de respuesta del municipio. “En ese contexto, había dos palabras que se hacían eco: por un lado “la voz oficial”, de los ingenieros del municipio, el ingeniero Carusso, y por otro lado la mía, como alguien que estaba proponiendo una visión diferente”.

“Al mes, de esta inundación, presenté a los medios un análisis del estado de situación de tres cuencas de los arroyos de la zona, con la magnitud de las obras que se tenían que realizar y a su vez cuantifiqué económicamente, recuerdo que en su momento cuantifiqué que se necesitaba una inversión de 316 millones de pesos. Mientras que, dos años después, la provincia presentó un informe de las obras que se tenían que hacer y solamente analizaron la situación de dos arroyos, de dos cuencas y propusieron una inversión por 200 millones y pico de pesos”, explicó el ingeniero.

Responsabilidades cursadas y la actualidad de las obras necesarias

En relación a las responsabilidades institucionales o políticas que atañen a los dirigentes, en relación a las obras y las inversiones necesarias para paliar la crisis de infraestructura hidráulica que afronta la región, Velazo aclaró que “si bien no se esperaba una lluvia con tanta intensidad, si puedo culpar a la dirigencia política, o a los dirigentes políticos, que estaban con la responsabilidad del municipio y la provincia, que no plantearon ni siquiera las obras que fueron pensadas a partir de grandes inundaciones que hemos tenido”.

Además, denunció que “el concepto general de la ingeniería hidráulica nos lleva a pensar que tenemos que analizar y pensar para las tormentas que se consideran “extraordinarias”, como la de 2002, 2008, 2013, entonces uno evalúa una ecuación económica-financiera y a partir de eso dice “voy a evaluar por una tormenta menor”. Si uno evalúa para una tormenta menor, estoy asumiendo un riesgo”. Y añadió: “pero luego de la tormenta de 2008, ni siquiera se plantearon proyectos acorde a esas tormentas”.

Por otro lado, el ingeniero hizo referencia al impacto que tuvo esta falta de obras en aquella inundación de 2008. “Un informe de la universidad dijo después que si se hubiese llevado a delante el proyecto que diseñó la consultora que hizo el análisis del Arrollo El Gato, la Consultora ABS, en particular, el nivel del agua hubiese llegado 30 cm menos de lo que llegó”. Y explicó: “eso da una idea de la magnitud y del tipo de obras que no estaban preparadas para una lluvia como la del 2 de abril, pero tampoco para la del 2008 ni para una lluvia como la de 2002”.

La actualidad de las obras públicas: tirar el problema de un vecino a otro

“Al 7 de noviembre, se ejecutó sólo el 7,4 por ciento de las obras”, denunció Velazco, quien lleva por su cuenta un estudio detallado y paralelo sobre los avances en relación a las inversiones en materia hidráulica en la ciudad.

Además, Velazco recordó que “a la semana siguiente (de la inundación del 2 de abril de 2013)presenté un proyecto integral completo, no sólo de la cuenca del Arroyo El Gato, sino además de cada una de las cuencas de la región: las cuencas del Maldonado, Martín, Carnaval, Rodríguez; y no sólo de la ciudad de La Plata, sino que abarcaba hasta la desembocadura real en el Río de La Plata; con propuestas de nuevas canalizaciones, con estimaciones de obras adicionales en los cascos urbanos y por una inversión de 6887 millones de pesos”.

En relación a lo anterior, el ingeniero dijo que antes de presentar el proyecto y el presupuesto para su ejecución, era “consciente desde lo político de la situación económica imperante”. En ese momento había sido aprobada la ley de endeudamiento por 2972 millones de pesos por la legislatura bonaerense. Y sumó: “podía entender que se invierta solamente eso en esta primera etapa, pero que se planteen y se readecúen y tengan la apertura para readecuar los proyectos, que hasta ese momento estaban formándose”.

En relación a las obras planteadas por el municipio, el ingeniero hidráulico explicó “que se hagan 200 metros de conducto de caño de un metro o una boca de tormenta en otro sector, por supuesto que va a tener un beneficio directo para quienes viven en esa manzana, y no está mal que se lo haga”. Pero advirtió que “si yo voy a hacer un conducto de 200 metros que deriva el agua a un troncal principal al que nunca se le aumentó la dimensión, lo que voy a estar haciendo es acelerar el agua para que después se vuelva a estancar” y sentenció: “lo que haría en definitiva sería magnificar el problema en otros sectores, porque estoy mandando el agua de un sector a otro, de un vecino a otro”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.