martes, 2 de diciembre de 2014

Califican de inquietante el riesgo de fractura del Estado paraguayo

PL

Un informe del Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (Cadep) calificó hoy de inquietante el riesgo de fractura del Estado por la vinculación de políticos y autoridades con el narcotráfico.

El sociólogo José Carlos Rodríguez, quien suscribe el informe, puntualizó que esos nexos pueden generar la mencionada fractura porque las estructuras delictivas se convertirían en un poder paralelo al oficial generando un grave peligro.

El análisis de Rodríguez parte del asesinato del periodista Pablo Medina y de su asistente Antonia Almada a manos de sicarios vinculados al tráfico de drogas y dijo que eso hizo explotar un viejo problema como una renovada pesadilla.

Hablamos de una geografía del narcotráfico en frontera con Brasil, cierta población ganada por los traficantes con amenazas o beneficios puntuales, de una economía del narcotráfico difícil de estimar y de una política de los delincuentes con sólida instalación en los tres poderes del Estado, afirmó.

Señaló como preocupante que autoridades estatales sean señaladas potenciales piezas dentro de crímenes incluyendo actos de extorsión, malversación y hasta asesinato de civiles, planteó Rodríguez.

El analista del Cadep dijo que los crímenes de periodistas, dirigentes sociales y otros civiles ocurridos en el país a manos de los sicarios son síntomas de una epidemia aún más terrorífica.

Más adelante, recordó que una relación entre el Estado oficial y esos poderes delictivos constituidos en un Estado paralelo con poder en sentido duro y potestad de imponerse mediante la violencia puede conformar una estructura estable de coexistencia violenta y complementaria.

Finalmente, explicó el peligro de que eso se transforme en dos modos de ejercicio del mismo poder y aunque considera Paraguay aún no concreto tal circunstancia ella está presente hoy en varios de sus mecanismos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.