miércoles, 3 de diciembre de 2014

Chile y Bolivia suben tono de declaraciones sobre diferendo marítimo

XINHUA

Representantes de los gobiernos de Chile y Bolivia aumentaron el tono de sus declaraciones en torno a la histórica demanda marítima boliviana, según se aprecia en los últimos intercambios de opiniones sobre el tema.

El ex presidente chileno Eduardo Frei dijo que cualquier solución a la demanda "tiene que ser con los tres países", en referencia a Chile, Perú y Bolivia, al criticar la "actitud permanentemente inamistosa y agresiva" del gobierno de La Paz.

Frei aclaró así la situación al canciller peruano Gonzalo Gutiérrez, quien la semana pasada dio a entender que su país no debe inmiscuirse en la disputa chileno-boliviana que el gobierno de La Paz presentó el año pasado ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

Bolivia presentó en abril de 2013 una demanda ante la CIJ, con la finalidad de que el gobierno chileno negocie "de buena fe" una salida soberana al mar para los bolivianos; sin embargo, el gobierno de Chile contestó con una impugnación de competencia del tribunal internacional.

Por el tratado de 1929, suscrito entre Chile y Perú, el cual definió los nuevos límites territoriales entre ambos países tras la Guerra del Pacífico (1879-1883), Lima debe estar de acuerdo en cualquier negociación, venta o enajenación de territorios que fueron peruanos.

"No habrá ningún acuerdo, si no está participando Perú", precisó Frei.

El ex mandatario indicó que el reclamo boliviano "no tiene la verdad jurídica y, por eso, presentan una demanda que es más bien de expectativas y de corte más bien emocional y no se dicen muchas cosas".

Frei puso como ejemplo que "Bolivia perdió 940.000 kilómetros cuadrados de territorio y los perdió con Perú, con Argentina, con Paraguay, con Brasil, y resulta que a esos países no los toca ni con el pétalo de una rosa; toda la demanda es contra Chile".

Producto de la Guerra del Pacífico, donde Chile venció a Bolivia y Perú, estas dos naciones perdieron miles de kilómetros cuadrados y los bolivianos se quedaron sin su litoral de 400 kilómetros en el océano Pacífico.

Según Frei, "Bolivia tiene todas las condiciones favorables y todo el acceso al mar; tiene las rutas, la infraestructura, los puertos y todo eso, además, sin costo por parte de Chile".

Por su parte, el presidente boliviano Evo Morales criticó al canciller chileno Heraldo Muñoz por usar su nombre "para figurar en los medios de comunicación".

Al ser consultado por las declaraciones del canciller chileno con motivo de la demanda comercial de Bolivia en la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi) y el reclamo marítimo de su país, el líder boliviano recordó que cuando Muñoz era opositor en el gobierno del presidente chileno Sebastián Piñera jugaban fútbol y los buscaba en las reuniones.

"Ahora que es oficialismo (con la presidenta chilena Michelle Bachelet), usa mi nombre para figurar en los medios de comunicación", explicó.

Morales puso en tela de juicio el carácter de socialista del gobierno de Chile, al valorar las palabras del presidente uruguayo José Mujica, a favor de una salida al mar para Bolivia y a favor de la integración sudamericana.

"Eso es ser socialista, eso es ser antiimperialista", reiteró.

Mujica se pronunció no sólo a favor de que Bolivia tenga una salida al Pacífico, sino que ofreció la posibilidad de construir un muelle en Uruguay para que los bolivianos puedan exportar a través del Atlántico.

También pidió a los países del Mercado Común del Sur (Mercosur, integrado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela como socios plenos) su apoyo para que La Paz tenga una salida soberana al mar.

Tras presentar Bolivia una solicitud de consulta ante la Aladi por el supuesto "incumplimiento de Chile del Acuerdo sobre Transporte Internacional Terrestre (ATIT)", el canciller chileno dijo que "está poniendo en juego la relación bilateral".

Muñoz subrayó que "Chile ha cumplido y seguirá cumpliendo este acuerdo, porque nosotros vamos a seguir inspeccionando camiones, porque está en juego la seguridad de nuestras carreteras, de nuestros ciudadanos, y eso está en el acuerdo".

El canciller señaló que los delegados chilenos presentarán de manera más detallada la posición de Chile, "y estoy seguro que los representantes de los distintos países de Aladi van a comprender muy bien los argumentos".

También recordó que la Aladi no tiene "facultades obligatorias", pero sí puede dar recomendaciones.

"Esto es una consulta y, eventualmente, sobre las recomendaciones que se den puede haber una votación, pero en esto nosotros estamos muy confiados de que aquí no hay fundamento alguno", afirmó.

"Quisiéramos tener una relación más constructiva con Bolivia, pero para eso se requieren dos, para bailar el tango se requieren dos; no sólo la voluntad de Chile, también tiene que poner Bolivia de su parte", concluyó.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.