jueves, 11 de diciembre de 2014

Conclusiones tras el I Encuentro contra la impunidad y la represión

LA RETAGUARDIA

“Este encuentro es la expresión de un camino unitario recorrido y la necesidad de seguir ampliando y organizando la comunicación y el intercambio de experiencias para enfrentar tanto la represión como la impunidad del Estado y de los grupos económicos, con la convicción de que el movimiento de derechos humanos debe ser independiente del Estado y sus políticas”, expresó una de las comisiones de este Primer Encuentro Nacional contra la Impunidad y la Represión que se realizó este sábado 6 y domingo 7 de diciembre en una de las sedes de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, con la presencia de representantes de organizaciones y víctimas y familiares de todo el país. Repasamos las principales conclusiones y propuestas de estas jornadas. Los participantes se comprometieron a repetir la reunión en 2015.

Durante dos días de trabajo, divididos en tres comisiones (Impunidad y Genocidio, Impunidad de Hoy, y Criminalización y Represión de la Protesta) cientos de personas relataron sus realidades, discutieron, confrontaron ideas, se identificaron en el dolor y en la lucha. Al momento de elaborar las conclusiones, coincidieron en varios puntos. Entre ellos se encuentra la ratificación de la lucha de los compañeros ex detenidos desaparecidos, de los familiares, del movimiento de derechos humanos, y de las distintas organizaciones que durante más de 30 años han sostenido la lucha contra la impunidad y el genocidio. También hubo coincidencia en la defensa del Banco Nacional de Datos Genéticos para que continúe realizando los análisis contemplando a todos los casos de filiación de identidad, y en el repudio generalizado a las designaciones de César Milani como jefe del Ejército y Sergio Berni como secretario de Seguridad. A su vez, se escucharon críticas al traspaso de los sitios de memoria del Terrorismo de Estado y la política de los gobiernos nacional y provinciales de resignificar estos espacios, utilizándolos para actos partidarios.

Sobre la Impunidad y el Genocidio

Durante las horas de trabajo y discusión, esta comisión realizó un análisis de la situación de los juicios contra los genocidas por delitos de lesa humanidad cometidos en la última dictadura cívico militar. En este marco, destacaron que en la actualidad existen en Argentina cerca de 2.000 genocidas procesados y 538 condenados por alrededor de 3.000 casos. De los condenados, sólo aproximadamente 50 cuentan con sentencia firme, y un 30% del total ha sido beneficiado con detenciones domiciliarias. En este punto, advirtieron que si se tiene en cuenta que oficialmente se conoce la existencia de 600 centros clandestinos de detención que funcionaron durante el Terrorismo de Estado, la cifra de condenados no llega a un represor por campo de concentración.

En este punto, manifestaron que “es imprescindible llevar adelante juicios por campo de concentración y circuito represivo, imputando a todos los genocidas que actuaron allí por todos los delitos cometidos contra todos los compañeros”. Además, remarcaron que se deben abrir juicios contra los genocidas civiles, los grupos económicos, los funcionarios públicos, el sector eclesiástico, los médicos y los medios de comunicación, entre otros. A su vez, exigieron que se efectivicen los juicios por los casos de los compañeros que fueron secuestrados y asesinados antes del 24 de marzo de 1976 por la Triple A, CNU (Concentración Nacional Universitaria), Comando Libertadores de América, Operativo Independencia, y el accionar de todas las bandas fascistas.

En tanto, destacaron la valentía y el compromiso de las compañeras que a lo largo y a lo ancho del país denuncian la violencia sexual a la que fueron sometidas como parte del plan sistemático genocida: “exigimos que estos delitos sean considerados como autónomos y que como tales formen parte de las condenas a los represores”, agregaron.

Las conclusiones de esta comisión incluyeron la denuncia de la impunidad biológica que beneficia a los represores de la dictadura: “impunidad que es producto de la forma de juzgar en causas fragmentarias y parcializadas que diluyen la dimensión y responsabilidad del genocidio”, advirtieron; además de reclamar acciones inmediatas para la captura de todos los represores prófugos y exigir que todos los condenados sean exonerados con retiro de los beneficios jubilatorios; y repudiar el rol y la actitud de los defensores oficiales que defienden y acompañan ideológicamente a los genocidas y acosan y agreden a los abogados querellantes. También se exigió la apertura de todos los archivos de la dictadura y se demandó una respuesta real sobre el destino de todos y cada uno de los 30.000 desaparecidos, sobre los más de 400 jóvenes que continúan apropiados.

Finalmente denunciaron que la impunidad de ayer es condición necesaria para que los distintos gobiernos puedan seguir sosteniendo el proyecto económico, social y cultural que vino a implementar la dictadura y que para ello se valen de las políticas represivas que se visibilizaron en este encuentro: represión, criminalización de la protesta, presos políticos, desapariciones en democracia, gatillo fácil, entre otros.

La importancia de la movilización popular

A su momento, la comisión de la criminalización contra la protesta destacó la presencia de representantes de organizaciones de Chaco, Santa Fe, Formosa, Catamarca, Santa Cruz, Misiones, La Rioja, Provincia de Buenos Aires, Ciudad de Buenos Aires, además de uruguayos, vascos y mexicanos.

“Ante la política de entrega, ajuste y explotación de los trabajadores, extractivismo y saqueo ambiental, el pueblo lucha en defensa de sus derechos y los gobiernos nacional, provinciales y municipales responden con represión, persecución y criminalización. Hoy son miles los procesados por luchar, hay presos políticos, luchadores condenados y procesados, y se persigue a estudiantes, trabajadores y luchadores ambientales. A esta situación, se le suma el asesinato y hasta la desaparición de luchadores populares. A la infiltración y el espionaje en el movimiento popular, como el Proyecto X, se le suma también el aumento de la legislación represiva, como la ley antiterrorista y la modificación de los códigos procesal penal y civil y comercial que van en contra de los intereses de los trabajadores y el pueblo. Hemos conseguido con nuestra movilización que no se apruebe la ley antipiquetes. El avance del plan represivo se evidencia también con la designación del genocida Milani y el intento de legalizar la intervención y el control social por parte de las fuerzas armadas conjuntamente con la Gendarmería, dirigida por Berni, y otras fuerzas de seguridad. A pesar de la situación represiva, el pueblo sigue enfrentando la política de ajuste y con la movilización popular se ha logrado la absolución de compañeros criminalizados, la libertad de presos políticos y el juzgamiento y condena de algunos de los asesinos de luchadores populares”, fueron las principales conclusiones de esta comisión.

Respuesta unificada e independiente

Al inicio de su presentación, la comisión contra la impunidad de hoy, la criminalización de la pobreza, militarización de barrios, gatillo fácil, enumeró algunos de los casos que se mencionaron durante el debate. Así fue como se escucharon los nombres de Laura Iglesias de Miramar, Norma Bustos y su hijo, de Patóm, Mono y Jere de Rosario, de Kevin de Villa Zavaleta, Matías Casas y Braian Hernández de Neuquén y de Pablo Vera en Río Negro; los casos de desapariciones forzadas de Sergio Ávalos en Neuquén, Iván Torres en Chubut, Daniel Solano y Carlos Painevil de Río Negro, y Paula Perassi de Santa Fe; Julio López y Luciano Arruga. También fueron señalados los casos de Mariano Ferreyra, de los asesinados durante la represión a la rebelión del 19 y 20 de diciembre de 2001, de los inundados, de Cromañón y de Once, de las víctimas de la masacre impune de la AMIA; y del envenenamiento por agrotóxicos; de la masacre del Parque Indoamericano y el violento desalojo del Barrio Papa Francisco.

Durante el debate se repasaron algunos números crudos de los asesinados en manos de las fuerzas de seguridad que superan las 4200 víctimas desde 1983 hasta hoy, el 63% de ellos bajo gobiernos kirchneristas. “Las intervenciones fueron unánimes en destacar el rol central del Estado y de sus fuerzas represivas en la comisión de estos crímenes y en su encubrimiento. También se señaló reiteradamente la complicidad y accionar del poder judicial y el poder político y su alcance en todo el territorio nacional. La impunidad sobre los crímenes sociales del capitalismo: Once, Cromañón, inundaciones de La Plata y Santa Fe, gatillo fácil, y el accionar represivo contra los luchadores demandan una respuesta unificada y fundamentalmente independiente de los estados y los gobiernos. El narcotráfico, las redes de trata y otros crímenes de gran envergadura y alcance nacional tienen en su centro al propio Estado convertido en el principal factor de articulación con el crimen organizado”, manifestaron al dar a conocer sus conclusiones.

También hubo críticas a la reforma del Código Procesal Penal: “les da más poder a los fiscales para armar causas, hacer allanamientos sin control, sin autorización escrita y otros. Quedó atrás la demagogia pseudo progresista de la llamada seguridad democrática y de los cursos de derechos humanos para los represores”.

De aquí en más

Además de manifestar el apoyo a distintas movilizaciones que se llevarán adelante en los próximos días como la marcha en repudio al fallo de Casación que deja a 34 de los genocidas sentenciados en la Megacausa Jefatura II Arsenales de Tucumán en prisión domiciliaria e incluso algunos en libertad; o la jornada sobre la violación a los derechos humanos y la impunidad de hoy que se hará en Plaza Congreso de la Ciudad de Buenos Aires; la jornada nacional por la absolución de los petroleros de Las Heras; o las distintas actividades que se desarrollan para denunciar la desaparición de los estudiantes normalistas mexicanos; todas las comisiones realizaron una lista de propuestas.

Principalmente se apuntó a construir un espacio nacional para afianzar la unidad; es decir generar una red de comunicación entre todos los participantes del encuentro. Una red para la transmisión de experiencias, socialización de todos los casos de represión e impunidad y de las herramientas jurídicas y de lucha, una red de solidaridad y denuncia para dar visibilidad a todas las víctimas y a los responsables políticos judiciales y miembros de las fuerzas represivas. Esto permitirá difundir y organizar colectivamente las actividades, campañas y denuncias de cada lugar, además de crear un observatorio de criminalización que cuente con una base de datos donde figuren las situaciones específicas de cada lugar. También se propuso generar una agenda y propuesta de actividades respecto de los sitios de memoria contra la usurpación y resignificación y por la preservación de las pruebas judiciales.

Se reflejaron también en las conclusiones, la idea de promover e impulsar una nueva red de pensamiento respecto a la memoria de los compañeros, para reconstruir sus historias de vida, recuperar los proyectos que llevaban adelante en cada uno de sus ámbitos de lucha y acción, trabajo, estudio, militancia, entre otros; exigir el cierre de las causas y anulación de las condenas de todos los luchadores populares; apoyar la lucha de los pueblos originarios en defensa de sus territorios ancestrales, su cultura y sus derechos; reforzar la solidaridad efectiva y concreta con los presos políticos; juzgar y destituir a los cómplices de la dictadura con cargos en los gobiernos provinciales y nacional.

Finalmente, todas las comisiones coincidieron en la necesidad de generar en 2015 un nuevo encuentro contra la represión y la impunidad.

Asistencia perfecta

También se pudieron escuchar las voces de tres integrantes de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora. Elia Espen afirmó: “a los jóvenes les dejamos ese legado tan tremendo de que sigan la lucha y que no se callen para nada, nunca. Que siempre quieran y exijan que les digan la verdad, porque eso es lo único que tenemos nosotros, la verdad ante todo lo demás, por ustedes, por nosotras, por las nuevas generaciones que van a venir”. A su vez, pidió que todos los presentes le reclamen al gobierno nacional, de la forma en que cada uno pueda, que se abran los archivos: “porque los genocidas se van muriendo pero también las madres se van muriendo sin saber nada de sus hijos, unidos podemos llegar a triunfar”, agregó.

A su turno, Mirta Baravalle señaló: “me cuesta pensar que estoy acá, pero era tanta la necesidad de compartir aunque sea unos momentos de todo lo que vivimos cada uno y cada una, de lo que queremos, lo que ansiamos, lo que deseamos, porque no viene solamente de nosotras sino que viene también de nuestros 30.000 detenidos desaparecidos, los que no están y los que están y también sufrieron las consecuencias de esa vil persecución y genocidio, algunos con sus vidas y otros de otra manera. Realmente uno a través de los años ha tenido muchos desencantos en su vida, en los pasos vividos, pero también muchas emociones, mucho amor y mucho saber de que no somos una que sufre, sino que somos muchos, que somos muchos los desencantados, los que jamás pensamos que íbamos a sufrir traiciones, entonces así seamos un puñadito, lo importante es que somos auténticos, que lo sentimos, que lo vivimos y que compartimos los buenos y malos momentos. En este caso estamos compartiendo emociones y esperanzas y muchas motivaciones de lucha por delante; quizás mi camino está un poquito ya doblando en la esquina pero me motiva, me emociona todos estos jóvenes que vemos y comparten con nosotras. Este encuentro fue como una movida de timón para seguir otra vez adelante. No todos los días sufrimos situaciones feas, sino hermosas como las que estamos viviendo ahora”.

Nora Cortiñas aprovechó su intervención en el Encuentro para invitar a todos los presentes a participar de la Marcha de la Resistencia que realizarán las Madres LF este jueves 11 de diciembre, a partir de las 15.30 en Plaza de Mayo. “Vamos a reeditar muy sencillamente la marcha de la resistencia. Los invitamos a todos los que recibieron nuestra visita en cada acto que hicieron porque queremos que estén, porque nos pasamos 38 años acompañándonos unos con los otros, y ahora queremos seguir teniendo la compañía. Y cada uno de ustedes que tenga que hacer un reclamo viene con un cartelito, cada uno va a poder decir qué es por lo que seguimos luchando, la lucha de todos ustedes es la lucha nuestra también de todos los días”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.