martes, 9 de diciembre de 2014

Confesión de detenido dió detalles de crimen de periodista paraguayo

PL

La detención de Arnaldo Cabrera, chofer del prófugo ex intendente (alcalde) de la ciudad de Ypejhú, Vilmar Acosta, permitió que su confesión aportara detalles sobre el asesinato del periodista paraguayo Pablo Medina y su asistente el pasado 15 de octubre.

Cabrera, quien también se encontraba prófugo, fue detenido en una zona boscosa del departamento de Canindeyú, a unos 50 kilómetros de Ypejhú, y el comisario Sebastián Ramírez indicó había confesado que su jefe ordenó personalmente la muerte de Medina, crítico permanente del crimen organizado en la zona.

Cabrera, junto a Wilson Acosta, hermano del ex intendente, tripulaba la motocicleta con la cual interceptaron a la camioneta de Medina en un camino rural apartado y le asesinaron al igual que a Antonia Almada, su asistente de 19 años de edad.

De acuerdo a la declaración de Cabrera, siempre según el jefe policíaco, Vilmar Acosta impartió instrucciones para eliminar a Medina, orden cumplida por él mismo y Wilson Acosta, todavía prófugo.

En sus primeras declaraciones a las autoridades aseguró había perdido contacto con su jefe pero manifestó que éste había huido a territorio brasileño junto a su familia después del asesinato ante la reacción popular desatada.

La fiscal Sandra Quiñones, asignada al caso, imputó inmediatamente al detenido como autor material del crimen y declaró que su detención es muy importante pues sabe mucho no sólo sobre la muerte de Medina y Almada sino en relación a las actividades ilegales de su jefe vinculadas al narcotráfico y a otros supuestos asesinatos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.