miércoles, 10 de diciembre de 2014

Contra la impunidad y la represión: “Reconstruir el movimiento de derechos humanos de cara a nuestro pueblo”

INDYMEDIA

Se realizó el 1º Encuentro Nacional contra la Impunidad y la Represión, impulsado por el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia, junto a organismos de derechos humanos y organizaciones sociales de distintos puntos del país. Tuvo lugar los días 6 y 7 de diciembre de 2014 en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires y funcionó organizado en tres comisiones.

La primera de las comisiones tuvo como ejes la impunidad que perdura en torno al genocidio de la última dictadura cívico-militar-eclesiástica, la fragmentación de las causas y la lentitud de los juicios, así como la política del gobierno en torno a los Centros Clandestinos de Detención, la no apertura de los archivos y la manipulación del Banco Nacional de Datos Genéticos.

En la segunda comisión los debates giraron en torno a la impunidad y las violaciones a los derechos humanos de hoy, la militarización de los barrios, la criminalización de la pobreza y la juventud y el gatillo fácil.

La tercera comisión hizo foco en la criminalización y represión de la protesta, los procesados y presos políticos, las herramientas y el marco legal de la represión.

Entre los convocantes y participantes se contaron AEDD - Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, APEL - Asociación de Profesionales en Lucha, APEMIA - Agrup. Por el Esclarecimiento de la Masacre Impune de la AMIA, CADEP - Coordinadora Antirrepresiva por los Derechos del Pueblo, CADHU - Centro de Abogados por los Derechos Humanos, CAJ - Comité de Acción Jurídica, CEPRODH - Centro de Profesionales por los Derechos Humanos, CMM - Colectivo Memoria militante, LIBERPUEBLO, MEDH - Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos, SERPAJ - Servicio Paz y Justicia, APDH Matanza, APDH Rosario, MEDH Santa Fe, UADH Rosario - Unidad Antirrepresiva por los Derechos Humanos, Comisión de Homenaje Madres de Quilmes, Comité por la Libertad a los Presos de ATE Santa Cruz, CORREPI- Coord.Contra la Represión Policial e Institucional- en el ENA, HIJOS La Plata, HIJOS Mar del Plata en la Red Nacional, Las Azucenas, Multisectorial La Plata Beriso y Ensenada, Vecinos de San Cristobal contra la impunidad, CADH Rosario en el ENA, Centro por los DDHH Hermanos Zaragoza, Colectivo de Abogados y Abogadas Populares La Ciega, Agrupación ¿Quiénes somos?, Resistencia QOM, Coordinadora Antirrepresiva del Sur, Gremial de Abogados, Familiares de Cromañon, Familiares y Amigos de Luciano Arruga, Familiares y Víctimas de la Represión Estatal Río Negro Neuquén, Frente de Lucha por la Soberanía Alimentaria, CTA-Lomas de Zamora, ATE Rosario, ATE Sur, Sec. DDHH ATE Provincia, Sec. DDHH CTA La Plata y Ensenada, Sec. DDHH SUTEBA La Plata, Sec. DDHH CTA Santa Cruz, Sec. DDHH CTA Rosario, Centro de Pensamiento Crítico Walter Benjami, Mutual Sentimiento, Todos los 25 hasta que se vaya Monsanto, entre otras organizaciones.

Un paso adelante

Ante la escalada represiva que estamos viviendo, el Encuentro se realizó para lograr avances concretos en la coordinación e intercambio entre “todos aquellos que luchan contra la impunidad de ayer y de hoy”, entre los luchadores de siempre que no se institucionalizaron ni se subordinaron al Estado, junto a las nuevas compañeras y compañeros que se siguen sumando día a día.

Entrevistado por Indymedia Derechos Humanos, Enrique “Cachito” Fukman, de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos (AEDD), señaló que “se ha avanzado. Primero, en juntarnos, y segundo, en concretar este primer paso para coordinar y elaborar propuestas en conjunto, para ver de qué forma podemos juntar cada hecho en particular en convocatorias unificadas”.

“Cuando empezamos a discutir en el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia con los organismos de derechos humanos en base a una propuesta de la AEDD, nos planteábamos que ante todo era importante encontrarse, que éramos muchos los que estábamos peleando contra la impunidad, contra la represión, que éramos muchos los que realmente éramos organismos de derechos humanos en todo el país, pero que no era algo visibilizado” afirmó Fukman.

“Para el conjunto de la sociedad argentina los organismos de derechos humanos son los que aparecen en los medios, o sea aquellos que están subidos dentro de lo que podría decirse que es el carro oficialista. Y nosotros consideramos que eso no son los organismos de derechos humanos”.

Categórico, el compañero ex-detenido desaparecido consideró que “fueron luchadores de derechos humanos en su momento, y grandes luchadores, pero en el momento en que uno se sube a un acto oficialista deja de serlo, porque de ahí en más no puede denunciar al Estado, que es el único que puede violar los derechos humanos”.

De manera similar, Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora destacó la importancia del Encuentro y manifestó su preocupación por el silencio de un sector de los organismos de derechos humanos tradicionales frente a la represión y la impunidad de hoy.

“Están en un estado que yo diría que me preocupa, están aflojando en todo lo que fue la lucha nuestra escuchando todas las violaciones a los derechos humanos, y se están violando los derechos humanos. No estamos como en la dictadura cívico militar religiosa pero se violan los derechos humanos. En las comisarías están con las armas siempre apuntando al pueblo, siempre condenando y armando causas y también cuando no las pueden armar de alguna manera, matan a los que ellos quieren llevar a condenar”.

En cuanto a sus expectativas frente a la realización de este Primer Encuentro Nacional contra la represión y la impunidad, señaló: “De este Encuentro tienen que salir propuestas sobre la justicia y sobre todos los derechos humanos, no solamente la cárcel a los genocidas, como venimos luchando los organismos tradicionales (...) Ojalá, y bienvenido sea para que saquemos conclusiones y que podamos presentarlas al gobierno. Adelante”.

Reconstruir el movimiento

“Hay muchos compañeros luchando contra la impunidad y la represión en todo el país, y en muchos casos en una gran soledad” agregó “Cachito” Fukman, “porque cuando más lejos estás de Buenos Aires, y más chico es el pueblo, es más difícil esa lucha. Entonces por eso, una necesidad intrínseca de encontrarnos, no solamente para que su lucha sea conocida por otros sino que también esa lucha deje de ser una lucha individual del lugar y pase a ser una lucha del conjunto, una lucha nacional”.

“Tenemos que reconstruir el movimiento de derechos humanos en todo el país, de cara a nuestro pueblo, tenemos que volver a rearmarlo porque tenemos que mostrarle a nuestro pueblo que los organismos de derechos humanos somos una herramienta de sus luchas, de sus reivindicaciones. Entonces nos parecía que el primer paso era juntarnos, encontrarnos. Y esta convocatoria tiene que ver con eso, con encontrarnos”.

Lo que se busca de ahora en adelante es consolidar la red de comunicación, “que estemos comunicados, no solamente para que estemos informados, sino para que cada vez que suceda algo en un lugar eso se replique en el resto de los lugares. (...) El comienzo del armado de esa red, el elaborar algunos ejes en común, y poder sacar algunas propuestas de trabajo en el corto plazo para ver de qué forma se unifica aquello que aparece disperso”.

La realización de este Encuentro dejó algunos conceptos importantes para transmitir ante el conjunto de la sociedad, reflexionó “Cachito”. “Uno de esos mensajes es que los derechos humanos son del pueblo, nunca van a ser de los gobiernos. En una sociedad de dominación, en una sociedad de opresión, se violan los derechos humanos. Solamente construyendo una sociedad igualitaria es que se los van a respetar. Mientras tanto el pueblo lo que tiene que saber es que los luchadores de derechos humanos, los organismos de derechos humanos, somos parte de él y por lo tanto siempre estaremos al lado de él en cada una de sus luchas, en cada una de sus reivindicaciones”.

“Y cuando decimos luchas no estamos solamente hablando de cuando alguien sale, por ejemplo, los trabajadores de una fábrica como es el caso de Lear que salen por reclamos de reincorporación y los reprimen. Estamos hablando, también, de cuando alguien sale a pedir por el agua y lo reprimen, cuando alguien sale a pedir por la escuela y lo reprimen, cuando alguien sale a pedir por la tierra y la vivienda y lo reprimen, cuando alguien sale por cualquier derecho y lo reprimen. Que sepan que siempre van a estar los organismos de derechos humanos de pie al lado de ellos, somos una herramienta del pueblo, y como decían hace mucho tiempo algunos y rescatando esa lucha, la única lucha que se pierde es la que se abandona. Entonces sepan que siempre vamos a estar, porque estamos tremendamente convencidos de que finalmente vamos a triunfar y vamos a construir esa sociedad de iguales donde se van a respetar cada uno de los derechos”.

La violencia y el dolor invisibilizados en los barrios

Sobre la realización de este Encuentro, Vanesa Orieta, hermana de Luciano Arruga, señaló: “Yo creo que todos los espacios que se abren son importantes, pero quiero repetir lo mismo que repetí en el taller que me tocó participar: esto tiene que llegar a lugares donde de esto no se habla, donde no hay material para poder trabajar la problemática que sufren aquellos que están en los barrios. Ahí tiene que ir direccionada nuestra lucha también”.

“Acá uno tiene, a veces, la impresión de que no estamos lejos de la realidad en el plano general, de entender la realidad en el plano general, que no estamos lejos cada uno de los que participamos, que no estamos lejos de entender la problemática seria que nos rodea, la cantidad de pibes que han sido asesinados y a qué sector social le toca vivir hoy la violencia institucional. Acá está como más claro el panorama de los que hoy sufren violencia institucional y qué sector social es. El tema es que poco a poco empecemos a embarrarnos las piernas, los pies, ir a esos lugares donde no hay nada, donde todo es invisibilizado, donde cada vez hay más fuerza de seguridad que ocultan la realidad triste que se vive en un barrio, y empezar a entender que eso genera mucho dolor, mucha tristeza, y genera muchas víctimas también y aun así tener la responsabilidad de acompañar esos procesos. El cuerpo hay que ponerlo”.

“A mí hasta me da vergüenza decirlo porque nosotros, humildemente, nos estamos formando, organizándonos, pero somos pocos los que estamos en el barrio y lo que cargamos con el dolor de los pibes asesinados, de sus familias que quedan con vida con esa tristeza, de los pibes que son desaparecidos. Esto de ir a buscarlos cuando son detenidos en situaciones arbitrarias ilegales, acompañar ese proceso de denuncia si es que existe porque en algunos casos no existe porque no hay ánimo o porque el miedo es muy grande, y somos pocos. Entiendo que son positivos estos espacios pero también entiendo que nosotros en estos lugares tenemos que hacerle entender a cada uno de los que participan que hay que ir a esos espacios donde hoy lo único que reina son botas, armas y patrulleros”.

En relación a las expectativas frente a la causa por la desaparición de Luciano y el juicio que comenzará el año próximo en el marco de la causa judicial por las torturas que sufrió Luciano luego de ser detenido por la policía el 22 de septiembre del año 2008, Vanesa señaló “me parece prematuro en este momento que uno pueda augurar algún resultado positivo, siendo una causa que es muy compleja. Cinco años y ocho meses de lucha para nosotros fueron los que nos pudieron hacer entender que esto era difícil. Aun así y con todas las dificultades que enfrentamos y los poderes que también tuvimos que enfrentar y lidiar, pudimos lograr un objetivo más grande que tiene que ver con encontrar a Luciano. Y ese es tal vez el logro más grande con el que los familiares pueden quedarse para poder analizar e ir más allá”.

“Nosotros vamos a luchar hasta el final, le vamos a poner toda nuestra vida a esta lucha y vamos a ir por los responsables materiales políticos y judiciales, (...) estamos hablando de poderes que no tienen ganas de entender la problemática de violencia institucional, no tienen ganas de blanquear cuántos son los números de asesinados por el gatillo fácil, o los números de desaparecidos en democracia porque eso tiene un costo político muy grande. Empezar a entender que todas estas lógicas perversas se mantienen en una democracia (las lógicas del secuestro, las torturas, las desapariciones, las muertes, al mismo tiempo la del encubrimiento con la intención clara de ocultar pruebas que permitan llegar a la verdad a la luz de lo que ha pasado con cada una de nuestra víctimas) también nos plantea un panorama complicado y por eso seguimos apostando a la organización y la lucha con los familiares, tratando no sólo de lograr esos objetivos tan importantes que tienen que ver con la verdad, la justicia y meter presos a
todos los responsables, sino también con ir poco a poco sanando nuestras heridas y poder acompañar a otros familiares”.

También en el Encuentro estuvo presente Celeste Lepratti, hermana de Claudio “Pocho” Lepratti, asesinado por la policía santafesina en el sur de Rosario el 19 de diciembre de 2001. “La inquietud es la compartida por todos, es darle la vuelta a tanta impunidad. A la situación que venimos sufriendo como pueblo” planteó, buscando sintetizar las expresiones vertidas en la comisión de criminalización de la pobreza por las madres, padres y familiares que llegaron desde distintos rincones del país cargando un dolor tan similar.

“Lo que más hablamos y nos preocupa son los más chicos, los más jóvenes, los niños fundamentalmente. Surgieron muchas estrategias, la reunión de hoy fue como una estrategia. Esta instancia general es muy importante, pero también seguir trabajando regionalmente. Fruto de esos encuentros y de éste, surgió una actividad para este 10 de Diciembre, Día de los Derechos Humanos. Vamos a estar manifestándonos ante el Congreso de la Nación para visibilizar una vez más lo que viene sucediendo, y reclamar la declaración de emergencia en niñez y juventud”.

“En Rosario, desde la Asamblea del 19 y 20, y la Asamblea por los Derechos de la Niñez y la Juventud, estamos organizando el próximo 19 de diciembre una jornada que va a nuclear todas las actividades ante los Tribunales provinciales, precedida por dos bicleteadas. Allí vamos a compartir una comida común y luego desde allí vamos a marchar a la Gobernación con la lectura de un documento unitario”.

El mensaje de las Madres: “Ayúdennos a reclamar que se abran los archivos”

Precediendo a la lectura de las conclusiones de cada comisión, las Madres Mirta Baravalle, Elia Espen y Nora Cortiñas realizaron intervenciones con mucha emoción.

Antes, los asistentes del Encuentro habían posado alrededor de un cartel acercado por la Asamblea de Mexicanos en Argentina reclamando la aparición con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa, fotografía que sería enviada al hermano país.

“Es importante compartir lo que queremos, lo que ansiamos. Que no sólo es de nosotros, que viene de nuestros 30.000 detenidos desaparecidos”, comenzó con mucha emoción Mirta Baravalle. “Los que no están y los que están que también sufrieron las consecuencias de esa vil persecución y genocidio, algunos con sus vidas, y otros de otras maneras”.

“En este camino de sufrimiento y desencantamiento es bueno saber que no es uno o una la que sufre, que somos muchos los desencantados, los que jamás pensamos que íbamos a sufrir traiciones. Aunque seamos un puñaditos, somos auténticos, los sentimos, lo vivimos y que compartimos los buenos y malos momentos. Hoy estamos compartiendo motivaciones y esperanzas de luchas que tenemos por delante”.

Continuó Elia Espen rememorando: “Dentro de poco ya vamos a cumplir 40 años de lucha pero queremos ser eternas, queremos vivir hasta los 300 años. Luchamos por la reivindicación de nuestros hijos, y por eso pedimos que se abran los archivos, porque en algún lado están”.

“Que no nos mientan más y que dejen de esconder la realidad. Este pueblo ya sufrió mucho, no queremos seguir sufriendo. A los jóvenes les dejamos ese legado de seguir en la lucha, que nunca se callen. Que siempre quieran y exijan que les digan la verdad: por ustedes, por nosotras y por las nuevas generaciones”.

Cerró Norita Cortiñas, quien quiso plantear, en primer lugar, su postura en relación a quienes ya no defienden los derechos humanos del pueblo hoy. “No digamos traiciones, seamos más suaves, digamos equivocaciones. Cuántos se fueron equivocando y se fueron para otro lado. Ojalá que no tengamos que juntarnos como sucedió con el Terrorismo de Estado”.

Ante los presentes, planteó: “Lo importante es que estamos juntos. Hay que pedir la apertura de los archivos. Hay que exigir que los jueces digan a quien entregaron los niños nacidos en cautiverio en adopciones fraudulentas”, y agregó: “Hay que pedirle a la iglesia que abra los archivos, en vez de hacer un spot diciéndole al pueblo que si tiene alguna noticia que la diga”, lo que generó un masivo aplauso.

Además, Cortiñas indicó la necesidad de sumar el reclamo del no pago de la fraudulenta deuda externa: “Yo no quiero a los buitres pero tampoco quiero que la deuda se pague con el hambre del pueblo. Yo voy a contarles como se hizo una parte de la deuda externa. La dictadura cívico militar religiosa le pidió plata al Fondo Monetario, que regalaba plata, porque tenía mucha plata, se la daba a un gobierno genocida para que hiciera los campos de concentración. Para que tuvieran las armas con las que torturaban a nuestros hijos y a nuestras hijas. Para pagarle a los genocidas para que empuñaran la picana eléctrica”.

“Luego se pidió para hacer el mundial de fútbol, luego para hacer la guerra de Malvinas. Todo corrió con la sangre de los argentinos y las argentinas. ¿Creen que tenemos que pagar un peso de esa deuda externa? No, entonces hay que decirle al gobierno que de una vez por todas, como prometieron hacer una comisión investigadora en el Congreso, que se trate el libro de don Alejandro Olmos, que dice peso por peso en qué se usó ese dinero. No permitamos que se pague una deuda que se hizo con la sangre del pueblo. Que se agregue la suspensión del pago de la deuda y que se investigue cuál es la deuda legal y cuál la ilegal”.

“Tenemos mucho trabajo para el año que viene. Tenemos la campaña por los mexicanos, la campaña por los 10 años de la MINUSTAH, que se retiren las tropas y que dejen vivir en libertad a ese pueblo, porque lo están destrozando. Ahí sí están los buitres para quedarse con ese país. Tenemos que luchar para que en Colombia se termine la represión y la muerte, en Paraguay, en Honduras, tenemos mucho que hacer para hacer campañas. Además antes de que termine el año debemos luchar por la libertad de Esteche, por los presos de Las Heras y los de Corral de Bustos. Los vemos a ustedes y están peinando canas, crecieron, que hermoso que crecieron y están al lado nuestro. Ojala nosotras pudiéramos abrazar a nuestros hijos y nuestras hijas, pero cuando los abrazamos a ustedes sentimos un poco de ellos. ¡¡¡Hasta la victoria siempre!!!”

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.