lunes, 22 de diciembre de 2014

Corea del Sur ilegaliza un partido por su programa socialista

LA MAREA

La Corte Constitucional de Corea del Sur ilegalizó el pasado día 19 de diciembre al partido de izquierdas Partido Progresista Unificado (PPU). La resolución justificó la prohibición del partido argumentando que tiene vínculos con el régimen de Corea del Norte y que conspiraba para realizar una rebelión. Según El Mundo, el presidente del Tribunal Constitucional argumento que el PPU, “con un programa oculto para adoptar el socialismo de Corea del Norte, organizó reuniones para debatir una rebelión”.

La resolución vino motivada por una petición del gobierno de Corea del Sur y ha acabado con la ilegalización de un partido creado en 2011 y que tenía 5 diputados en la Asamblea Nacional. La persecución del régimen surcoreano contra los partidos de izquierdas viene de antaño, pero hasta estas fechas jamás había llegado a la prohibición de un partido por sus ideas socialistas. La Ley de Seguridad Nacional, una norma vigente desde 1948, cuando Corea del Sur estaba regida por una dictadura, prohíbe cualquier actuación favorable al régimen de Corea del Norte, incluida la propaganda, y permite pedir la disolución de cualquier partido que se muestre a favor del vecino del norte. A pesar del claro ataque a la libertad de expresión que supone dicha prohibición, medios como Wall Street Journal, destacaban el apoyo que esta decisión ha tenido entre la población, según una encuesta.

En el año 2011, Amnistía Internacional denunció al régimen de Corea del Sur por la condena de ocho miembros de la Liga de Trabajadores Socialistas por propugnar el socialismo. La asociación quiere constituirse en partido y propugna la creación de un Estado socialista repartiendo folletos o acudiendo a manifestaciones. Las condenas para los ocho miembros fueron desde un año a año y medio y suspensiones de empleo público de tres años, como la del catedrático emérito Oh San Chul.

Persecución política en Corea del Sur

La Ley de Seguridad Nacional de Corea del Sur es usada para limitar la libertad de expresión y acallar a la disidencia, como denuncia Amnistía Internacional. En el año 2012, AI denunció que “hasta el 31 de octubre, la policía eliminó 67.300 entradas publicadas en la web, al considerar que suponían una amenaza para la seguridad nacional por ensalzar a Corea del Norte y censurar a Estados Unidos y al gobierno”. Además, destaca la persecución política a funcionarios por militar en el Partido Laborista Democrático. En el año 2012 se abrió expediente a 244 funcionarios y profesores en aplicación de las leyes de Funcionarios Públicos del Estado, la Ley de Partidos Políticos y la Ley de Financiación Política.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.