viernes, 26 de diciembre de 2014

Cuatro perpetuas en el segundo juicio por los crímenes de El Vesubio

LA RETAGUARDIA

Federico Minicucci, Jorge Raúl Crespi, Néstor Norberto Cendón y Gustavo Adolfo Cacivio (alias “El Francés”) fueron condenados por privaciones ilegítimas de la libertad, tormentos, homicidios y violaciones, cometidos contra más de 200 víctimas entre 1976 y fines de 1978, momento en el CCDTyE dejó de funcionar.

La Sala AMIA del primer subsuelo de los Tribunales de Comodoro Py estaba repleta cuando el pasado viernes se conoció la sentencia en el segundo tramo del juicio por los delitos de lesa humanidad cometidos en el ex centro clandestino de detención, tortura y exterminio El Vesubio, que funcionó en el partido bonaerense de La Matanza. Los sobrevivientes y familiares que presenciaron el fallo llevaron consigo una rosa con una tarjeta que recordaba a cada uno de los desaparecidos de este CCDTyE.

El Tribunal Oral Federal 4, conformado por los jueces Néstor Costabel, Horacio Barberis y Eduardo Carlos Fernández, condenó a Néstor Cendón, ex penitenciario y ex integrante del Batallón de Inteligencia 601 del Ejército, a prisión perpetua como coautor penalmente responsable de 203 casos de privación ilegítima de la libertad, agravada por violencia y amenazas, en concurso con tormentos para los 203 casos agravados, por ser las víctimas perseguidos políticos, además de homicidio calificado en 26 oportunidades y la violación a Marta Golberg y Laura Katz.

Los otros represores recibieron la misma condena por los mismos delitos, solo que en cada caso varió la cantidad de víctimas. El militar retirado Federico Minicucci, ex jefe del Regimiento III de La Tablada, recibió condena por 85 privaciones ilegítimas de la libertad y tormentos, y homicidio por 21 casos. Jorge Crespi, ex coronel del Ejército, por privaciones ilegítimas de la libertad y tormentos en 101 oportunidades, dos homicidios calificados y dos casos de violación. Cacivio, ex capitán del Ejército y ex jefe del CCDTyE, 100 casos de privación ilegítima de la libertad con tormentos, dos homicidios calificados y dos casos de violaciones.

Cabe recordar que uno de los represores que estaba siendo juzgado en este proceso, José Faustino Svencionis, falleció pocos días antes de los alegatos.

Entre las víctimas por las que se los juzgó se encuentran el cineasta Raymundo Gleyzer, el periodista y escritor Haroldo Conti y el guionista e historietista Héctor Germán Oesterheld.

“En esta etapa del juicio nos manejamos con 204 víctimas, pero hay muchas más. Con el tiempo y a partir de la sucesión de estas causas, lo que pasa es que la gente empieza a aportar sus datos, a dar testimonio y estos juicios en algún sentido son inagotables. No tienen plazos, con lo cual puede haber un tercer Vesubio, un cuarto”, había manifestado la fiscal Gabriela Sosti, representante del Ministerio Público Fiscal junto a Alejandro Alagia, en una entrevista realizada por La Retaguardia en noviembre pasado.

El primer juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos en este centro clandestino finalizó en julio de 2011, cuando fueron condenados Héctor Gamen (general retirado y segundo comandante de la Brigada de Infantería X y jefe de la CRI) y Hugo Pascarelli (ex coronel y jefe del área 114) a prisión perpetua, mientras que cinco agentes penitenciarios retirados que se habían desempeñados como guardias de El Vesubio recibieron penas de entre 18 y 22 años.

Desacuerdos

Las querellas de este segundo tramo estuvieron conformadas por Justicia YA!, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.

Desde la Asociación de Profesionales en Lucha (APEL), integrante de Justicia Ya, emitieron un comunicado en el que enumeraron algunas críticas al fallo. Afirmaron que el tribunal no hizo lugar a su solicitud de condenar por genocidio: “a pesar de que el país ha incorporado tratados que hacen aplicable esa calificación. La decisión de evitar ese encuadramiento excede el plano jurídico. Un plan sistemático de exterminio encabezado por las Fuerzas Armadas que deja un saldo de 30.000 desaparecidos es un genocidio, si es que las palabras aun conservan algún valor. La resistencia judicial a darle ese encuadramiento a los crímenes de la dictadura implican un encubrimiento de la historia de nuestro país”, señalaron en el comunicado.

Además, advirtieron que los jueces solo aceptaron incorporar dos casos de delitos sexuales de los 11 que habían sido denunciados por los sobrevivientes durante el desarrollo de las audiencias.

Finalmente, rechazaron la decisión del TOF 4 de mantener las prisiones domiciliarias de Minicucci y Crespi, a pesar de la solicitud de cumplimiento efectivo de condena en cárcel común efectuada por esta querella.

El Tribunal Oral Federal 4 dará a conocer los fundamentos de la sentencia el 26 de marzo del año que viene.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.