jueves, 4 de diciembre de 2014

Después de la entrega del General, ahora viene la arremetida de las fuerzas armadas contra la población civil

Dick Emanuelsson (ANNCOL, especial para ARGENPRESS.info)

En un comunicado de varias comunidades del departamento del Chocó, la población denuncia de ser objetos por detenciones, señalamientos, obstaculizando desplazamientos, estigmatización y persecución por parte de las Fuerzas Militares del Estado Colombiano.


Foto: Soldados de la Contraguerrilla en patrullaje.

La retención del general Rubén Darío Alzate fue una dura lección que le costó las cuatro estrellas, no solo para el veterano militar con 33 años de servicio y comandante de la Fuerza de Tarea Titán, sino por la cúpula de las fuerzas militares. Pero fue sobre todo un duro golpe político a la doctrina “negociaciones de paz en medio de la guerra”.

Todo indica ahora, por la información que entrega la población en Chocó, que el Estado quiere cobrar factura con los más vulnerables, la población civil.

Chocó, ese departamento hermoso y rico, con pueblos indígenas y negritudes, poblaciones que han sido abandonados por el estado durante toda su existencia, que ha buscado la supervivencia como pueda, ahora se han sido convertidos en blancos por los militares y el estado.



28 toneladas de oro exportadas viene de Chocó

Piedad Córdoba, senadora elegida por los chocoanos, decía hace dos años a esta agencia, que de los 56 toneladas de oro que Colombia exportan anualmente, 28 toneladas viene de Chocó. La misma Córdoba denunció que Santos entregaría 258 concesiones a las mineras trasnacionales en el Chocó.

¿Y dónde está la mejora de la vida de la población? se preguntaba la senadora.

La política del presidente Santos está enfocada en la entrega de concesiones a las poderosísimas mineras transnacionales, denunciaba Iván Márquez, jefe de la delegación de Paz de las FARC en su discurso inaugural en la capital noruega hace dos años. Fue en Oslo donde se dio inicio de las negociaciones de paz entre Estado e insurgencia.

- De 114 millones de hectáreas que tiene el país, 38 están asignadas a la exploración petrolera, 11 millones a la minería, de las 750 mil hectáreas en explotación forestal se proyecta pasar a 12 millones. La ganadería extensiva ocupa 39.2 millones. El área cultivable es de 21.5 millones de hectáreas, pero solamente 4.7 millones de ellas están dedicadas a la agricultura, guarismo en decadencia porque ya el país importa 10 millones de toneladas de alimentos al año. Más de la mitad del territorio colombiano está en función de los intereses de una economía de enclave, decía el negociador de las FARC, palabras de Márquez que provocaron gran malestar de la delegación gubernamental.

¿Será que por eso el general Alzate fue designado comandante de la Fuerza de Tareas Titán, para aplastar toda oposición en el Chocó contra las mineras transnacionales e impedir que la población sobrevive a través de la minería artesanal?

Por qué ahora viene la arremetida contra la población por el hecho, que contra los planes de entrega de territorio y recursos naturales en Chocó, hay diferentes formas de rebeldía contra esos planes.

Comunicado de la población chocoana



Denuncia Pública

Detenciones

Las comunidades de los municipios: Medio Atrato (Bete-Chocó), Urrao (Antioquia), Vigía del Fuerte (Antioquia) y los resguardos indígenas de los mismos, rechazamos la captura arbitraria e ilegal por parte del Ejército Nacional,el día 20 de noviembre de 2014,del líder comunitario Jhon Jairo Perea Martínez, quien se identifica con la c.c 11.565.198 de Quibdo; representante legal del concejo comunitario de la comunidad de Vidrí, además su vivienda y la de otros habitantes fueron objeto de allanamientos sin orden judicial. Exigimos la libertad inmediata de nuestro líder comunitario.

Impiden desplazamiento

También denunciamos que las operaciones militares dirigidas al rescate a sangre y fuego del general Rubén Darío Alzate, el Cabo Rodríguez y la abogada Urrego han imposibilitado el desplazamiento de las comunidades a desarrollar sus actividades económicas.

Señalamientos

Rechazamos los señalamientos a líderes comunitarios, confinamiento de población como lo sucedido en comunidades donde ametrallamientos y bombardeos han impactado y averiado casas, afectando física y psicológicamente a los habitantes.

Estigmatización y persecución

Como en nuestras comunidades se llevó a cabo la liberación humanitaria del general Alzate y sus acompañantes, esperamos no seguir siendo objeto de estigmatización, señalamiento y persecución por parte de los organismos de seguridad del Estado.

Cese al fuego bilateral

Nos sentimos artífices de la reanudación de los diálogos de paz el día que las partes lo convengan, pero al mismo tiempo nos sumamos a otras iniciativas de la nación que han exigido la implementación de un cese al fuego bilateral ya, porque nuestras comunidades son las que han venido siendo afectadas con este largo conflicto armado.



Dick Emanuelsson es sub director ANNCOL.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.