lunes, 22 de diciembre de 2014

El acoso periodístico

Jaime Richart (especial para ARGENPRESS.info)

Las comparaciones son odiosas, pero nos pasamos la vida haciendo comparaciones. Por ejemplo, comparar a una España invadida por la plaga de la corrupción con la de otros países, es un ejercicio mediático diario. Pero deberíamos empezar precisamente por cambiar la forma de hacer verdadero periodismo, pues no creo que en los países del entorno los periodistas hagan cosas como las que a continuación señalo...

Los periodistas españoles, predicadores modernos de la ética civil, tienen mucha responsabilidad en este tiempo pues ahora están en todos los espacios audiovisuales. Casi la misma en cuestión de compostura y dignidad debida que los gobernantes.

Una de las funciones que se arroga el periodismo es la de hacer preguntas a gobernantes, a personajes y a personas tras un hecho dramático como parte de la información que deben a la ciudadanía. Pues bien, cuando el periodista con el micrófono en la mano les pregunta y el político, el personaje o el ciudadano común no le responde porque no quiere contestar, el periodista va detrás un buen rato insistiendo hasta que el otro se mete en un coche o cierra una puerta, como si a base de insistir fuese a lograr respuestas: una modalidad de acoso, por más que sea liviano, que nos hace pasar vergüenza, propia y ajena, Y mucha más vergüenza todavía cuando la pregunta es del orden de ¿cómo se encuentra usted después de la muerte de su hijo? ¿qué tiene qué decir de su pareja que va a entrar en la cárcel? ¿qué piensa de fulano que ha dicho de usted que es un falsario o un bellaco? y otras por el estilo. No creo que se atrevan los responsables a decir que este tipo de preguntas tienen interés informativo aunque sean respondidas, a menos que se nos diga que la insistencia torpe y las preguntas ociosas son parte del todo vale...

Y aunque las estúpidas preguntas del periodista puedan considerarse "normales", la insistencia resulta repulsiva y el marco de la situación resultante está más cerca del periodismo rampante, panfletario y amarillista que del periodismo avanzado en interpretación y práctica.

No estoy al tanto de lo que sucede en este asunto en países como Francia o Gran Bretaña. Pero ya que es común comparar constantemente a España con otros países (incluso a menudo mintiendo acerca de las cifras y estadísticas), más valdría que los periodistas nos evitasen el sonrojo al asistir a esa escenificación de la impertinencia y de lo sutilmente grotesco del periodismo. El mal gusto unas veces y la morbosidad otras al escarbar en el dolor de las personas, nada tienen que ver con ese supuesto interés. El acoso pone en evidencia tanto al o la periodista que lleva en la mano el micrófono, como al filisteo que le ha enviado para que insista hasta el ridículo. Al final, otra modalidad de corrupción, aun liviana, que añadir a tanta podredumbre. Bien fácil de evitar, además, pues basta educación y compostura elementales que consisten en no perseguir a nadie para que nos preste atención y no hacer preguntas obvias.

Por otro lado, todo esto eso es en buena medida consecuencia del auge de la famosa “agresividad” salvaje inculcada desde la cuna y de la escuela en este deplorable sistema ya incompatible con las nuevas ideas en progreso de solidaridad y de deseable convivencia; convivencia, por cierto, harto deteriorada en una colectividad depauperada, rota por la desigualdad atroz, por el desprecio hacia lo público y al ciudadano y por la irrespetuosidad generalizada hacia todo, excepto hacia quien detenta el poder rodeado de guardaespaldas, de legiones de policías y de soldados a los que el poder está preparando para sumar a ellas.

Una aclaración. Mi propósito en este escrito no es preservar el honor del que muchas veces carece toda esta gente, sino hacer un llamamiento a la clase periodística para que, habida cuenta su potente impacto audiovisual, no abuse siquiera de la paciencia del supuesto o potencial delincuente, se respete a sí misma y dispense a la ciudadanía el respeto que merece no sólo en lo informativo, sino también en las formas y en lo educativo. Contribuya el periodismo a templar un poco la detestable agresividad que recorre las venas de un sistema cada día que pasa más cuestionado por el mundo entero..

Jaime Richart es antropólogo y jurista.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.