lunes, 15 de diciembre de 2014

El frente de Rojava y el complejo escenario de la revolución social kurda

Bruno Lima Rocha (BARÓMETRO INTERNACIONAL, especial para ARGENPRESS.info)

El análisis es relativamente complejo y el resultado parece ser simple. Las fuerzas sociales de Rojava, están rodeadas en la retaguardia, por el cierre de la frontera realizado por Turquía. Antes el bloqueo de la parte siria de Kurdistán, las líneas de los traficantes de armas y el suministro logístico de jihadistas, se realizó (tolerada) por el Estado turco. Después de julio de 2012, el YPG, milicia de autodefensa orgánicamente ligada a la TEV-Dem (composición de las fuerzas sociales hegemonizadas) y el PYD (Partido de la Unión Democrática), con la organización de la sociedad local) comenzó a cerrar la frontera en busca de una autonomía regional.



La respuesta del gobierno de Bashir Al-Assad fue dejar primero cerrar la carretera entre Alepo y abierto Kobanê, pero después de los intensos bombardeos sobre Aleppo (cuando la aviación bombardeó indiscriminadamente Baaz), Kobanê vino a quedarse superpoblada con un mosaico de etnias regionales. Siguiendo la orientación táctica del gobierno alauita en no atacar en la región, esto abrió el campo del norte sirio para maniobras para la lucha competitiva entre ISIS y el Frente Al-Nusra (criatura y creador, respectivamente, por vínculos con Al-Qaeda).

También hubo un conflicto, por el control territorial dentro de la oposición no jihadista. Los combates entre YPG y Ejército Libre de Siria (FSA), se da en casi un cuarto del año, tomando la tregua a finales de 2013. Con este armisticio, YPG y FSA comenzaron a trabajar juntos, pero conseguir Rojava liberados en el marco, de la Autonomía Democrática (sustentada en el Confederalismo Democrático de base local) como estructura de operaciones de autodefensa... En el mismo período, hubo la intensificación de avances jihadista en la región, con la aprobación de Turquía, los países del Golfo (Arabia Saudita y Qatar, en particular) y también con la ausencia de ataques procedentes de Damasco. Dando como resultado: el poder popular en el Kurdistán sirio se ha convertido en la única fuente de enfrentamiento directo contra la demencia ISIS y grupos rivales.

En este escenario, hay que hablar de la alianza estratégica, entre YPG y FSA. Para reforzar la posición kurda, fue enviado un destacamento de peshmergas procedentes del Gobierno Regional del Kurdistán (KRG) en el Kurdistán iraquí y controlados - a través de elecciones - por tres partidos de la derecha kurda. El gobierno de Erbil (capital del Kurdistán iraquí) ha negociado con la oficina de Erdogan (primer ministro de Turquía) durante meses para conseguir el paso seguro en su territorio soberano (el Kurdistán turco) para llegar a la parte delantera en Rojava. El Gobierno Regional de Kurdistán es el más cercano a un gobierno pro-occidental en la región, y sus fuerzas se han enfrentado al PKK en los años 90.

Sin embargo, esta tregua ha generado la posibilidad de la unidad entre los kurdos, lo que permitió que un contingente de la izquierda curda, de los guerrilleros del HPG-PKK (fuerzas de autodefensa de la izquierda kurda en Turquía, una guerrilla móvil con gran experiencia) pudieron ser desplegadas hacia el teatro de operaciones en Kirkuk (Irak) y junto a peshmergas, combatir el avance del ISIS, para proteger los yazidíes, asirios, caldeos y otras minorías. Por lo tanto, la alianza kurda podría ampliar el territorio y la soberanía del Gobierno Regional de Kurdistán. Como premio político, esto determino una representación consultiva del PYD (co-hermano del partido PKK en Siria) y la creciente popularidad de la izquierda kurda en el área de KRG (es notable que el gobierno de Irbil es aliado de las petroleras transnacionales y tiene excelentes relaciones con Israel, a diferencia del PKK-PYD). También vale notar que los ataques aéreos coordinados por los EE.UU. cambian la dinámica de la guerra entre la X ISIS YPG y aliados, pero no impiden que sus maniobras y avances.

El mayor problema para la victoria de YPG es la frontera con Turquía, severamente vigilada y demostrado ser favorable a ISIS. Por estos caminos entran europeos jihadistas voluntarios, armas y suministros, pero las acciones de control de la policía turcas, evitan las líneas de alimentación a la parte delantera en Kobanê. Así al combatir conjuntamente en este frente, la alianza YPG / FSA / Peshmergas X ISIS, también favorece el fortalecimiento, de lo que queda del gobierno de Assad (gobernando el territorio al sur y al centro del país, y también la región alrededor de Damasco). El Ejército turco y las monarquías del Golfo, terminan ayudando al ISIS y al-Nusra; y a Irán, al no luchar contra los jihadistas sunitas en la región, también aísla los enfrentamientos entre los kurdos y los seguidores del Al-Baghdadi.

La historia se repite, esta vez el oeste de Beirut es Kobanê

Durante el fatídico año 1982, la segunda invasión de las Fuerzas de "Defensa" de Israel al Líbano (cínicamente llamada Paz para Galilea), la cual fue acuñada como un lema, marcó la revolución palestina y el panarabismo. En el oeste de Beirut sitiada por las fuerzas israelíes aliadas a las falanges cristianas (Kataeb y Gemayel Tigres), en la zona controlada por frente palestino-musulmana-Progresistas los muros decían: "Beirut es el Stalingrado de los árabes."

En 2014, la ciudad de Kobanê, sitiada en Siria por las fuerzas bien equipadas Daesh (o Estado Islámico de Irak y el Levante, o ISIS ISIL) es el Stalingrado de los kurdos, armenios, chechenos, alevitas (una versión del sufismo) , yazidis, asirios, árabes (chiitas, sunitas y cristianos), y la izquierda turca y toma cada vez mayor de voluntarios internacionales. Esta ciudad también sufre de la presión de las tropas de Turquía, que se rige por el AKP (partido islamista turco) que ha venido trabajando por el derrocamiento del régimen del clan Assad. El gobierno de Ankara (Turquía) está en realidad permitiendo la libre circulación de los jihadistas, la mayoría de ellos son procedentes de comunidades islamizadas de los países europeos. Además del pasaporte de la Unión Europea, hay un considerable número de combatientes del fundamentalismo sunní, proveniente de los países miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). En esta alianza militar entre los 28 países miembros, sólo Turquía tiene una mayoría religiosa como estado islámico.

El estado turco tiene un elevado grado de autonomía en la toma de decisiones, abusando del poder, necesario para poner en práctica una estrategia realista, lo que lo lleva a un temible doble juego. Públicamente, se coordina con los EE.UU. para formar una coalición contra el ISIS. En el frente de batalla, se mostró reacio a liberar su territorio a 150 pershmergas (estos son llamados de Leones del Kurdistán, combatientes kurdos leales al Gobierno regional kurdo en Irak, y con status de soldados profesionales), que entró desde el cantón de Cizîre (doble frontera con Irak bajo control kurdo y Turquía), ayudó a la resistencia Kobanê.

Como ya se ha indicado anteriormente, hay dos facciones islamistas que luchan contra la revolución kurda. Uno es el ISIS, liderado por califa autoproclamado Al-Baghdadi, una organización religiosa militar que cuentan en el teatro de operaciones en Siria con más de 18.000 combatientes, siendo provenientes de más de 90 países.

Como ya afirmamos en la anterior parte del trabajo, el no querer dar libre paso a esta organización, muestra el repugnante papel de Turquía en la lucha contra el Rojava. Otra es la rama oficial del Al-Qaeda en la región, el Al Nusra frontal. Para Erdogan y sus partidarios, afirman que es preferible permitir el terror sunní, a tolerar la autonomía de Rojava, por su constitución multiétnica y los experimentos de democracia y semi-directa. A medida que el Ejército Libre de Siria (FSA) firmó una tregua con el YPG / YPJ (Fuerzas de Autodefensa Populares), entonces el viejo satélite de Ankara, disminuyó su capacidad de funcionar como agente del gobierno de Erdogan. Así, el islamismo moderado del AKP, tolerante de Occidente, puede fortalecer el fundamentalista y totalitario Islam ISIS. El objetivo es combatir la izquierda kurda y sus aliados multi-confesionales.

El costo político e ideológico de la unidad kurda

La izquierda kurda debe garantizar, un pasillo y santuario de reabastecimiento para el frente en Kobanê. Este territorio controlado por el Gobierno Regional de Kurdistán, por lo tanto, esa dependencia implicará la posibilidad de Rojava entraren algún grado de asimilación dentro de la dinámica del gabinete pro occidental del primer ministro Barzani Nerchevan. Recordemos que Barzani es un aliado de Israel y firmó una serie de contratos con petroleras occidentales, que tiene una gran relación con los Estados Unidos (que en esta zona es visto como una potencia libertadora de la dictadura de Saddam Hussein). El miedo no tiene por qué ser exagerado, pero crea la necesidad de un debate sincero sobre el nacionalismo kurdo y la posible unidad con el gobierno liberal GRK. Independientemente de estas variables a favor de los liberales, las posibilidades son realmente abiertas, ya que el YPG / YPJ / HPG sigue teniendo el protagonismo en el frente de Kobanê.

Lo que está en juego es el rediseño de la geopolítica del petróleo, como la formación de una nueva formación social en la región. No es casualidad que nos enfrentamos a un cruel silencio. "Ni una sola palabra", not a single word about it. Este debe ser la consigna interna de los medios estadounidenses. Si tomamos como medida de Estados Unidos a la línea editorial de CNN y sus vínculos con el Partido Demócrata, la televisión líder del mundo se refiere a la Revolución de Rojava como el frente de batalla de los kurdos sirios.

No hay ninguna referencia al PYD, al YPG como fuerza beligerante de otra forma de vida en la sociedad y aún menos una referencia al Confederalismo Democrático. Es cruel el silenciamiento y ocultamiento ante los ojos del mundo. El discurso es que no habría un solo socio de confianza, por lo que el Occidente debería dejar que los Estados islamizados (Irán, Turquía y Arabia Saudita) tomaran su propia iniciativa. Mientras que Turquía es parte de la OTAN, este sería el aliado preferido. Ya para el gobierno de Ankara - en las duras reglas del realismo geopolítico - no habría ninguna diferencia sustantiva entre el PKK y el ISIS, por absurdo que pueda parecer. Y, las evidencias indican que las FFAA turcas prefieren una relación amistosa con los jihadistas sunitas.

Cualquier semejanza con la Revolución y la Guerra Civil española no es para nada casual.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.