lunes, 22 de diciembre de 2014

El reclamo por los desaparecidos de La Tablada ante la Corte Suprema de Justicia

LA RETAGUARDIA

Los familiares de Francisco Provenzano, Carlos Samojedny, Iván Ruiz y José Díaz presentaron ante el máximo tribunal una solicitada, más una lista de apoyos, en la que piden que no prescriba la causa penal contra los militares responsables de la represión tras la toma del Regimiento de La Tablada y de las cuatro desapariciones ocurridas tras la rendición de los militantes del Movimiento Todos por la Patria (MTP). La Retaguardia dialogó con Irene Provenzano, hija de Francisco, quien contó que fueron recibidos por la Secretaría General y de Gestión de la Corte y adelantó cómo continuará este reclamo.

Francisco Provenzano, Carlos Samojedny, Iván Ruiz y José Díaz militaban en el Movimiento Todos por la Patria (MTP) y el 23 de enero de 1989 participaron del intento de copamiento del Regimiento de Infantería Mecanizada III de La Tablada en La Matanza. Los cuatro fueron vistos con vida mientras eran detenidos por las fuerzas militares y a 25 años de esos hechos permanecen desaparecidos.

Sus familiares iniciaron una campaña para reinstalar el tema tanto en la sociedad como en la justicia, ya que se corre el riesgo que la causa cierre definitivamente.

“Habíamos iniciado una campaña de visibilización y de juntada de firmas y de apoyos en relación a los desaparecidos en La Tablada. Hoy le quisimos dar un primer cierre a todo ese proceso. Presentamos la solicitada y los apoyos que fuimos consiguiendo estos meses ante la Corte Suprema de Justicia, para eso fuimos trabajando y convocando a organismos de derechos humanos, personalidades, organizaciones, ciudadanos en general para que nos apoyaran, nos acompañaran y todo eso significó para nosotros salir a visibilizar el tema, salir a compartir con otras luchas que vienen dando otros organismos por los derechos humanos, por memoria, por justicia, y hoy (por el miércoles 17 de diciembre) lo que hicimos fue presentar ante la Corte todo ese cúmulo de apoyos y de fuerza, y volver a pedir que fallen favorablemente a favor de la no prescripción penal sobre los militares responsables de la represión en La Tablada y de las desapariciones de estos cuatro compañeros”, contó Irene Provenzano en diálogo con La Retaguardia.

Reclamo justo

Respecto a sus expectativas tras la presentación, la hija de Pancho Provenzano afirmó: “contamos con algunos elementos que nos muestran en el camino que es posible una respuesta positiva. Alrededor del mes de junio, la procuradora general de la Nación (Alejandra Gils Carbó) falló a favor, o mejor dicho recomendó, porque es como una especie de opinión con peso que da, tomando muchos de los argumentos de los abogados querellantes por lo de La Tablada, y sostuvo que hubo violaciones a los derechos humanos, que el Estado tiene que investigar, que no pueden prescribir (los delitos allí cometidos durante la represión por parte del Estado). Esto nos da algunos elementos para pensar que la Corte, revisando esos argumentos e incorporándolos en las declaraciones de cada uno de los jueces que la integran, debería acompañar la posición de la procuración”.
De todos modos, Provenzano aclaró que más allá de la opinión de la procuradora, que es un elemento que suma para la posible resolución positiva de la Corte, los familiares consideran que su reclamo es justo, y adelantó que si el máximo tribunal de justicia falla en contra recurrirán a otras instancias: “este es el último recurso a nivel nacional que tenemos, pero igualmente estamos anticipándonos e intentando que el reclamo vuelva a llegar a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Esta Corte hizo un informe en 1997, donde denuncia las violaciones a los derechos humanos, las torturas, los fusilamientos extrajudiciales, y donde presume que hay desaparecidos aunque no se pueda comprobar fehacientemente porque en 1997 aún había cuerpos sin reconocer. Vamos a presentar a la Corte Interamericana este nuevo dato que hay cuatro desaparecidos, como para volver a pedirle su intervención y su recomendación a que el Estado argentino investigue de manera imprescriptible todos estos hechos”.

Reuniones en Tribunales

Otro hecho que les llamó la atención a los familiares fue que durante la actividad frente a Tribunales no dejaron el petitorio en la mesa de entrada sino que fueron recibidos por la Secretaría General y de Gestión de la Corte Suprema, y de la Unidad de Lesa Humanidad: “sabían del caso –afirmó al respecto Provenzano–, no era su competencia particular, porque en este momento está en competencia de los jueces que integran la Corte, pero se comprometieron a entregarle en mano a los jueces el petitorio y a tenernos informados . Por supuesto que no nos pueden informar hacia dónde se dirige la opinión de cada uno de ellos, pero sí en qué situación de plazos está, si aún falta que se pronuncien todos los integrantes, si ya está en proceso de evaluación final, algo que nos dé algunos elementos de qué tiempos estamos hablando. Esto está en la Corte hace ya mucho tiempo y la causa está ahí hace mucho más, entonces para nosotros sí es importante que todo este trabajo que venimos haciendo de visibilización y de activar un poco la causa vaya acelerando los plazos de los procesos judiciales. Porque en realidad la búsqueda de justicia siempre es lo más pronto posible, que estos tipos sean juzgados por sus crímenes lo antes posible; entonces ya pasó demasiado tiempo como para que nos conformemos con los plazos dilatados”.

Compañeros respetados

En una charla anterior de La Retaguardia con Irene Provenzano, reflexionamos juntos acerca del poco debate posterior y el silencio que acompañó a esta causa sobre todo . Al ser consultada sobre si esta postura se había modificado tras la visibilización que vienen realizando los familiares de los cuatro desaparecidos y los diferentes libros que sobre el tema se han publicado en el último tiempo, Provenzano señaló: “creo que todo eso se va moviendo, modificando; y además me parece que nunca se dejó de reconocer la importancia de esos compañeros en su militancia política, en su trayectoria, creo que eso siempre dentro de la militancia se rescató. Esto no quita que todos estos elementos hayan contribuido a que circule y se visibilice más La Tablada en general, pero me parece que también cuando decimos que no se discute y que no fue tomado ni por la izquierda, eso no niega que fueron compañeros valorados, respetados y reivindicados por otros militantes. Más allá de cómo juzgue el hecho de La Tablada, me pasó toda mi vida que todas las personas con las que me encontré que militaran con mis viejos se emocionaban de verme no por mí, sino por ver a la hija de esos dos compañeros que recordaban con tanta admiración, respeto, y eso le pasa a todos los hijos de estos militantes, a todos los compañeros, y yo no puedo negar que eso me pasó y que yo un poco conocí a mis viejos y al resto de los compañeros del MTP a través de esa admiración y de esa presencia que sí tuvieron los compañeros del MTP en la militancia en general”.

Durante la actividad frente al edificio de Tribunales estuvo presente, como siempre, Nora Cortiñas, integrante de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, “una luchadora admirable” tal como la describió Provenzano: “nos contaba que había presentado un nuevo habeas corpus por su hijo, a casi cuarenta años, y todavía no tiene ningún dato, y la semana anterior se recuperó otro nieto. Es cierto que nuestros plazos son largos pero la justicia de a poco va llegando”, aseguró esperanzada Irene Provenzano.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.