miércoles, 31 de diciembre de 2014

El riesgo del “fracking” sobre la napa hídrica subterránea del Río Negro

RED ECO

“Decir que la fractura hidráulica no comunicará a los hidrocarburos con la superficie, es engañoso y temerario por parte de quien lo diga”. Esto señaló el especialista Eduardo D'Elía, frente a la consulta realizado por organizaciones ambientales de Río Negro. Allí se realizó una Audiencia Pública para el tratamiento de la Ley de Hidrocarburos. Lo opinión del especialista fue requerida debido a la preocupación de estas organizaciones por la posible contaminación que produciría el proceso de “fractura hidráulica” o “fracking” en los canales subterráneos de agua.

En el marco de la Audiencia Pública realizada en la provincia de Río Negro por la Ley de Hidrocarburos, organizaciones ambientalistas consultaron a empresarios y funcionarios sobre las posibilidades de contaminación de la napa hídrica subterránea, por la utilización de las técnicas de “fracking”. La respuesta difundida a los medios de comunicación fue la siguiente: “Al respecto, se hizo referencia a dos mecanismos con los cuales esta actividad se realiza y se resaltó que no existe posibilidad alguna de una extensión de la grieta aludida hacia los acuíferos, distante a más de dos mil metros del lugar donde se efectúan las fracturas”.

Sin embargo el Ingeniero en Petróleo Eduardo D´Elía pone en duda tales afirmaciones. Para él “suponer que una fractura hidráulica pueda recorrer 2.000 metros para comunicar un acuífero es algo muy poco probable”, pero “esa aseveración es engañosa y hasta temeraria, ya que los canales de comunicación entre un yacimiento de lutitas bituminosas (Shale) y las formaciones de agua o la propia superficie, bien lo sabe el geólogo, son otras”.

Según el especialista con el proceso conocido como “fracking” el hombre “intenta hacer lo que la naturaleza no hizo: romper las lutitas bituminosas o shale (en inglés) con grandes volúmenes y presiones de agua, más productos químicos (fractura hidráulica), a fin de poder extraer los últimos restos de hidrocarburos accesibles en el planeta”.

“Ahora es sabido que las fracturas hidráulicas son impredecibles y más aún, en rocas tan compactas como las lutitas, de ahí viene su condición de técnica experimental. Esto significa, que al igual que un cristal al romperse, es imposible conocer la dirección y el sentido de las fisuras con antelación”.

“Las fracturas pueden llegar sin mayores problemas a 600 metros de distancia desde el punto donde se las inicia (punzados del pozo) y se distribuyen en su gran mayoría de manera vertical. El destino de estos hidrocarburos, como se dijo anteriormente, será principalmente la superficie terrestre, atravesando las formaciones de agua dulce que encuentre a su paso destruyéndolas irreversiblemente y en su totalidad”.

“Lo que se hace difícil de determinar es el tiempo que demorará en llegar y el sitio exacto de afloramiento, puede pasar un año o tal vez 5, o quizás se manifieste mucho tiempo después, cuando el pozo haya sido abandonado y los responsables comerciales y políticos del desastre ambiental ya no estén para responder civil, moral y penalmente”.

“Quien no lo crea así, solo tiene que demostrar lo contrario, pero el principio precautorio debe estar del lado de los desprotegidos y no de los intereses económicos”.

Fuente: Elvio Mendioroz – Carmen de Patagones – Cuenca Currú Leuvú*; Integrante de la Fundación Uñopatún - Unidos por las Aguas de la Cuenca Currú Leuvú - Red Nacional de Acción Ecologista RENACE – IFOAM Educación
 * Cuenca Currú Leuvú: Lago Nahuel Huapi; ríos Limay, Agrio, Neuquén, Negro; y sus correspondientes afluentes superficiales y subterráneos; cordilleranos, mesetarios y esteparios “Bebemos la misma Agua”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.