jueves, 11 de diciembre de 2014

España: El nicho de mercado de la esclavitud para los empresarios

Antonio Maestre (LA MAREA)

“Más vale cobrar 500 euros al mes que cero”, ha declarado en la Cadena SER Jose Luis Bonet, presidente de Freixenet, y recientemente elegido presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación, al ser cuestionado por la desigualdad existente en España que acompaña la levísima mejora de la macroeconomía. La devaluación de los salarios y las condiciones de vida de los trabajadores convertidas en un privilegio como única forma de productividad es lo que ha caracterizado al empresariado español durante esta crisis económica.

No ha habido gran empresario, cargo político relevante en el Gobierno, o miembro de la oligarquía política europea que no haya defendido la bondad de la precarización de los sueldos de los obreros como un bien necesario para el trabajador y por ende para el total de la economía. La crisis ha servido para que las grandes empresas y empresarios hayan aumentado sus beneficios a costa del trabajo ajeno, el de sus empleados. En el año 2012 el vicepresidente de la Comisión Europea, el socialista Joaquín Almunia, declaró: “¿Qué es mejor, tener un trabajo mediocre o no tenerlo?”. La respuesta es obvia, para el empresario es mucho mejor, es infinitamente mejor, tener un trabajador cualificado por medio sueldo a jornada completa. Un gran negocio, una magnífica oportunidad para aumentar el grueso de sus cuentas y repartir dividendos entre sus accionistas. Pero para el trabajador es mucho peor vivir en la miseria trabajando que estar sin trabajo pero con la aspiración de encontrar un empleo que le permita una vida digna.

La falsa dicotomía que presenta el empresariado y la oligarquía política al trabajador empuja al obrero a la pobreza laboral, a la miseria con empleo o sin él, a la perdida de la posibilidad de un plan de vida decente.

La desesperación del obrero como nicho de mercado

La libertad de elegir entre la miseria y la pobreza laboral es uno de esos dogmas neoliberales que implican que es mejor morir sepultado en un sweatshop cosiendo ropa para el primer mundo que de hambre en una población rural, que es mejor no tener para pagar la luz o la hipoteca trabajando doce horas en un bar que tener que recurrir a un comedor social para poder alimentarte. El empresariado español ha convertido la desesperación del obrero en un magnífico nicho de mercado, se ha dado cuenta de que es mucho mejor expoliar su plusvalía en vez de dar un sueldo decente y que ellos elijan no comprar sus productos. La desesperación del obrero para aceptar sueldos míseros es una magnífica oportunidad de negocio, una espléndida bolsa de trabajo cualificado que evita tener que recurrir a una bolsa más pequeña de desesperación obrera inmigrante.

El presidente de la patronal madrileña, Arturo Fernández, en los lapsos de tiempo que le dejaba la tarjeta black de Cajamadrid, daba lecciones a los trabajadores sobre lo que era mejor para sus vidas: “Cualquier fórmula es mejor que estar en el paro”, y cualquiera también es la esclavitud, porque trabajar a cambio de alimento es mejor que estar en el paro. Sobre todo cuando la prestación por desempleo sale del mismo dinero público del que salió el rescate a la caja que otorgaba esas suntuosas tarjetas al empresario madrileño. El relato no es espontáneo, forma parte de un discurso generalizado de la clase dominante para instaurar una devaluación interna y la “miserización” de la clase trabajadora. Juan Rosell, el presidente de la CEOE, marcaba los tiempos del mensaje: “¿Qué preferimos: minijobs o desempleo? ¿Que tengan trabajo de cuatro horas o que no tengan trabajo?”. La dignidad, elegimos la dignidad de rechazar ser explotados.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.