martes, 23 de diciembre de 2014

FAVRE, una nueva herramienta en la pelea contra la represión estatal

LA RETAGUARDIA

Dialogamos con Nadia París, integrante de Familiares y Amigos de Víctimas de la Represión Estatal (FAVRE), quien se encontraba en la Ciudad de Buenos Aires tras haber participado del Primer Encuentro Nacional contra la Represión y la Impunidad, convocado por organizaciones del Encuentro Memoria Verdad y Justicia. De visita por el Estudio Víctor Basterra de Radio La Retaguardia, habló sobre la situación represiva en el país y la importancia de la organización entre los familiares de las víctimas.

Aunque aclaró que el nombre es “medio largo y rebuscado”, Nadia París explicó a La Retaguardia que Familiares y Amigos de Víctimas de la Represión Estatal contiene la expresión política que querían generar desde este espacio: “entendemos que los familiares de víctimas de gatillo fácil o desapariciones forzadas o de otros tipos de crímenes de las mafias enquistadas en el Estado no pueden avanzar realmente de fondo con esta problemática si realmente no se plantea una desarticulación del aparato represivo del Estado. Entendemos que ese aparato represivo también tiene que estar firme y todos los gobiernos de todas las provincias, a pesar de que sean de diferentes colores, lo mantienen así porque justamente necesitan ejercer la represión directamente contra los luchadores como lo han hecho contra (el docente) Carlos Fuentealba, asesinándolo en la ruta públicamente, o en forma no diría clandestina porque los crímenes no son clandestinos pero sí en una forma -como plantean los compañeros de la Correpi- preventiva como son los que hoy más crudamente están sufriendo las desigualdades del sistema”.

Presente en el Estudio Víctor Basterra de Radio La Retaguardia, tras haber pasado en “Desde Afuera”, el programa de Familiares y Amigos de Luciano Arruga, París afirmó que la llegada de Chevrón y de la hidrofractura a Neuquén ha permitido ver realmente cómo las desigualdades sociales que siempre existieron se acentuaron muchísimo más: “vemos gente pobre viviendo abajo de los pozos de petróleo, animaladas que uno creía que pasaban en otros países del mundo, pero hoy son parte de la postal cotidiana de Neuquén, como así también lo son los asesinatos policiales, los abusos, las torturas, que como bien sabemos en la mayoría de los lugares del país son muy pocas las denuncias que pueden llegar a avanzar porque uno se encuentra, más allá de los discursos, con palos por parte de los gobiernos de turno, como así también aprietes”.

El caso de Braian Hernández

En este punto, París hizo referencia especialmente al primer juicio en el que un policía fue condenado a prisión perpetua. Se trata de Claudio Salas que fue condenado por el crimen de Braian Hernández de tan solo 14 años: “tuvimos un testigo muerto a pocas horas de haber declarado con seis tiros en la espalda por un sicario que sabemos, nos consta, que trabajaba para el narcopolicía Claudio Salas. Con los compañeros de la Gremial de Abogados trabajamos para que ese sicario termine cumpliendo una condena de prisión perpetua después de no haber accedido a hablar acerca de quiénes eran los que lo habían mandado a matar a Willy Gutiérrez y de ese caso también conseguimos una sentencia de un tribunal popular que estableció que ese crimen no fue un crimen solitario sino una asociación ilícita donde esperamos poder seguir avanzando con las responsabilidades del Estado y de la policía también en ese crimen”.

Cabe recordar que el 19 de diciembre de 2012 Braian había salido con un grupo de amigos - uno era Willy Gutiérrez - a dar una vuelta por el barrio en el auto del padre de uno de ellos. Durante el trayecto se cruzaron con unos efectivos que les pidieron que se detuvieran, pero los chicos se asustaron y siguieron viaje; fue entonces cuando el policía Claudio Salas disparó al vehículo. La bala le pegó a Hernández en la nuca, fue llevado al hospital donde falleció pocas horas después. Salas argumentó que disparó tras ver un arma dentro del auto, lo que nunca pudo probar durante el juicio.

La coordinación en la lucha

“Hay muchos casos que eran muy emblemáticos en Neuquén como el de Sergio Ávalos con más de diez años de lucha, muy conocido en la sociedad; el caso de Daniel Solano que también tuvo una repercusión y una investigación que para nosotros fue un antes y después en este tipo de casos, de poder tener una pizca de verdad ante tanta incertidumbre”, agregó París.

Fue en este marco que surgió FAVRE. “Todo esto nos fue generando la necesidad de conseguir que compañeros de Buenos Aires más conocidos vinieran a Neuquén, a Río Negro –continuó París–, abrieran los medios de comunicación que están siempre cerrados para este tipo de denuncias. En esa coordinación, en ese encontrarnos, conocimos a Vanesa (Orieta), a los familiares y amigos de Luciano Arruga, vimos que hay que empezar a trabajar en esto de juntarse ya que todos caracterizamos que esto es sistemático cuando salimos a luchar, que pasa en todos lados, a la cifra esa hay que ponerle lucha del otro lado y esa lucha tiene que estar coordinada y es lo que empezamos a tratar de hacer, y por eso nos encontramos en este espacio y más allá de que hay familiares de diferentes casos nos parece mucho más fuerte empezar a generar esta luz de que nos podemos juntar, todos los dolores son iguales, o nadie puede medir la importancia, los casos ni los dolores, y todos tenemos que caminar en conjunto para poder avanzar”.

FAVRE también generó un vínculo muy estrecho con la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos: “ha sido el caso de Julio López que más allá de que nos vincula, habla del mismo aparato represivo, además los compañeros han sabido entender que los jóvenes también tenemos nuestros tiempos y el espacio de lucha lo han valorado muchísimo y nosotros llegamos a este encuentro contra la represión y la impunidad invitados por ellos, tironeados por los viejos para que no dejemos de venir porque justamente ellos van atajando los penales de los diferentes casos que nosotros les vamos tirando, los llamamos desesperados cada vez que tenemos represiones, compañeros presos, o alguna circunstancia así y también ellos veían la necesidad de que nosotros nos sentemos con todas las organizaciones que están en lucha a encontrar respuestas en conjunto, entendiendo que la represión tiene muy diversas formas de expresarse y nosotros tenemos que abrir la cabeza para empezar a atacarlas en conjunto por más que no sea la forma particular en la que nos atacaron a nosotros”, expresó París.

Matías Casas y la justicia neuquina

Así fue que Nadia París estuvo el fin de semana del 6 y 7 de diciembre participando del Primer Encuentro Nacional contra la Represión y la Impunidad que se realizó en una de las sedes de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. Lo hizo junto a Liliana Silva, mamá de Matías Casas, un joven de 19 años que fue asesinado por el policía Héctor Méndez el 22 de julio de 2012 en el oeste de la ciudad de Neuquén, al igual que Braian Hernández en uno de los barrios empobrecidos de la capital provincial.

“En ese momento no estaba en funciones, pero es un policía del grupo especial Antitumulto que existe en Neuquén, la DESPO (Departamento Especial de Servicios Policiales) –detalló París–. Matías era amigo del hijo de este policía, tuvo un entredicho esa misma noche, y Méndez salió y preguntó quién era Matías y le tiró un tiro. Matías estaba con su novia en la moto y se subió a la moto. El segundo, tercero y cuarto tiro le dieron a Matías en la espalda, este policía lo persiguió durante ocho cuadras hasta que Matías cae, y cuando cae ya con un cordón policial en el medio, Méndez ingresó y lo empezó a patear en el piso hasta que Matías murió ahí, no alcanzó ni a llegar al hospital. Este caso estaba cajoneado, lo había tomado el juez (Cristian) Piana que es uno de los que le quitó la responsabilidad a(l ex gobernador Jorge) Sobisch en la represión de Carlos Fuentealba, el que dividió las causas en Fuentealba I y II; con la muerte de Braian Hernández, seis meses después y con la lucha que llevaron a cabo Ely Hernández (mamá de Braian) junto a una compañeraza que ya no está entre nosotros que es Gladys Rodríguez, fundadora de Zainuco en Neuquén, lograron que el caso realmente conmoviera a toda la sociedad neuquina, trascendiera los límites de la provincia y llegara a tener un conocimiento nacional. Ahí empezamos a ver lo importante que era entrelazar los diferentes casos, porque de la mano del caso de Braian, el de Matías pudo salir del cajón de Piana y después de un montón de dilaciones llegamos a mayo de este año a uno de los primeros juicios por jurados del nuevo código procesal penal que hay en la provincia, en el que con un trabajo comunicacional que hicimos también agradeciéndoles a la Red Nacional de Medios Alternativos que nos pusieron a disposición herramientas tan importantes como la radio que la explotamos muchísimo. Más allá de la movilización y el acompañamiento del resto de las organizaciones, fue muy importante tener un micrófono para hablarle al jurado y también un micrófono que los jueces escuchaban todo el tiempo, sus nombres se oían y la transmisión estaba siendo en vivo en todo el país y eso también los expuso muchísimo más, no sabemos si les va a seguir molestando mucho tiempo más porque sabemos lo que es el Poder Judicial y lo que es esa casta, pero por ahora les molestó un poquito de tal manera que logramos un fallo favorable por el tribunal popular, que lo condenó por unanimidad como culpable y con el agravante del abuso de su condición como policía, enmarcándolo en un asesinato policial, con responsabilidad directa del Estado y lo que después llevó a que la jueza dictamine la prisión perpetua”.

Sin embargo, hace pocos días este fallo fue revisado a pedido de la defensa del policía en una audiencia de impugnación donde tres jueces neuquinos resolvieron quitar el agravante del abuso de su condición como policía y dejarlo como un crimen común: “es por eso que Liliana Silva muy poquitos días después vino a pedir lo que necesitan todos los familiares: acompañamiento, que se pongan a disposición las herramientas, llegar a tocar las puertas a las que los compañeros ya tienen acceso como las cámaras de diputados de las provincias, de Nación, las organizaciones de derechos humanos, sus prensas, sus canales de difusión; pedir que se pongan a disposición de estas causas porque realmente no alcanza ya que las familias que están llevando estas causas son pobres que si no contaran con la ayuda y el acompañamiento de las organizaciones no podrían llevar estos casos adelante, no sería humanamente posible. Las organizaciones no son solo de familiares sino que también hay un grupo de amigos, una contención humana y muchas veces estructural y económica que permite a las familias poder llegar y avanzar con sus luchas e ir consolidando pasos. Liliana vino a decir eso, a decir que ellos van a seguir adelante hasta las últimas consecuencias”, aseveró la integrante de FAVRE,

A partir de este cambio, la condena contra Méndez podría ser de entre 12 y 30 años. En este punto, París fue contundente: “sería muy raro que le puedan llegar a dar menos de 30 años en Neuquén, pero tanto nosotros como la familia sostenemos que no nos interesa la cantidad de años porque esa condena judicial le quita al crimen de Mati el marco de estos crímenes sistemáticos que nosotros planteamos y también porque ellos (los jueces) vienen escuchando que nosotros desde hace un año venimos diciendo que Neuquén es la única provincia donde se condenó a policías a prisión perpetua por matar pibes pobres y que eso tiene que empezar a pasar en todo el país, no quieren que ese ejemplo se repita y con la mamá de Mati vinimos a solicitar a los compañeros que pongan todo a disposición para que este ejemplo sí se repita en el resto del país, se consolide y sea un pequeño logro de los tantos que se han dado tanto en la clase trabajadora como en los pobres para poder empezar a cambiar la historia o por lo menos visibilizarla”.

Visibilizar lo que sucede en las distintas provincias del país, la represión policial, estatal que apunta especialmente a los jóvenes pobres, y la importancia de la coordinación de los familiares para – como señala Nadia París de FAVRE – empezar a cambiar la historia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.