miércoles, 3 de diciembre de 2014

Graciela Ledo y las denuncias contra Milani: “no hay juez ni fiscal que se anime a hacer lo que tiene que hacer”

LA RETAGUARDIA

Las causas por delitos de lesa humanidad que involucran al designado jefe del Ejército, César Milani, tanto en Tucumán como en La Rioja están prácticamente paralizadas. No se asignan los fiscales necesarios o directamente se les retiran los expedientes a quienes intentan avanzar. Además, las familias y los abogados querellantes reciben amedrentamientos y llamadas intimidatorias. “Sabemos a quién estamos enfrentando”, aseveró Graciela Ledo al programa Oral y Público de Radio La Retaguardia. Su hermano, Alberto, desapareció en Tucumán mientras hacía el servicio militar. Uno de sus superiores era Milani. Sumamos también las reflexiones de Víctor Basterra.

En total son cuatro las causas en las que está involucrado actualmente César Milani. Sin embargo, ninguna avanza: “en Tucumán, donde está radicada la causa de Alberto, le retiraron el expediente al fiscal subrogante. Estaba subrogando al doctor (Carlos) Brito, y aparentemente tenía intención de producir movimiento en el expediente, tal como se había pedido varias veces la indagatoria del General Milani, pero fue recusado por su defensa, le retiraron el expediente y al mismo tiempo nos enteramos de que Milani denunció penalmente a nuestras abogadas por supuesta intimidación a un testigo”, relató Graciela Ledo, hermana de Alberto Agapito, quien desapareció en 1976 mientras realizaba el servicio militar. En mayo de ese año había sido enviado en comisión desde La Rioja a Tucumán. En ese marco se produjo su desaparición. La única respuesta que recibió su familia fue que el joven había desertado. Uno de sus superiores en ese momento era César Milani

“Esto tiene que ver con una escalada de amedrentamientos y amenazas en la que las víctimas pasamos a ser victimarios; acá él usa y abusa de su fuerza y su poder, y pretende amedrentar a nuestras abogadas para que se retiren de la causa y nos dejen solas”, aseveró Ledo.

Respecto a sus letradas, María Elisa y Viviana Reynoso, Ledo las definió como muy valientes: “esta es la segunda embestida que sufre María Elisa, porque la primera fue cuando la dejaron fuera de la AFSCA (en abril de este año fue cesanteada en la delegación local del organismo que rige la radiodifusión) ella coordinaba la delegación de La Rioja, o sea que esta sería la segunda intimidación que sufre y nosotros hemos sufrido amenazas telefónicas el año pasado, en diciembre, o sea que no sabemos cuál va a ser la próxima, pero no van a poder, porque yo creo que gran parte de la sociedad nos acompaña y acompaña nuestros reclamos y la gente de bien va a estar con nosotros”.

La justicia bajo presión

Para Graciela Ledo estas amenazas y amedrentamientos hacen que la justicia argentina esté condicionada: “no hay juez ni fiscal que se anime a hacer lo que tiene que hacer; es decir están presionados, tienen miedo de perder su cargo, entonces no hacen lo que tienen que hacer. Ante esto, hace pocos días hemos hecho la denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. También hemos recibido la visita de José Schulman, que integra la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, que nos ha traído varias expresiones de solidaridad de otros organismos, y su acompañamiento y solidaridad que nos hace mucha falta. Ya lo hemos dicho muchas veces, no hemos renunciado a nuestra búsqueda y a nuestro deseo de justicia en los peores años que fueron los de la dictadura, menos lo vamos a hacer ahora”.

¿La persona más poderosa del país?

“Nosotros sabemos que a quién estamos enfrentando es la persona quizás con más poder de la Argentina por su condición de jefe del Ejército y jefe de los servicios de inteligencia”, aseguró Ledo en relación a César Milani. “Todo lo que hace es como si nos leyera el pensamiento, las acciones que pensamos realizar, porque tiene aceitados todos los mecanismos –continuó– y creo que está un paso adelante en algunas cosas, no en el aspecto de haber comprado a todos los testigos, alcanzó a comprar uno, que es a quien hemos denunciado por falso testimonio, que es al que supuestamente las abogadas intimidaron, pero los demás testigos, compañeros, ex conscriptos, han dado sus testimonios y es invalorable y tienen todos los elementos que lo incriminan y por los que ya debió haber sido citado”.

Quedarse solas

Ledo además reconoció que la designación de César Milani y las denuncias en su contra es uno de los hechos que ha generado un quiebre profundo en los organismos de derechos humanos: “tanto es así que a mi madre, su sector de Madres de Plaza de Mayo al que perteneció durante más de treinta años, la dejó sola. Ella pertenecía a la línea de Hebe de Bonafini. Pero mi madre no ha terminado con su lucha aunque tenga 84 años, sigue muy firme en la lucha, pero la justicia de este país es muy dependiente, muy endeble y no se impone, tanto es así que tuvimos que recurrir a la Comisión Interamericana con nuestra denuncia. Es la segunda vez que denuncia mi mamá, la primera vez fue en el año 1978 durante el mundial cuando la comisión se hizo presente en Buenos Aires y eran épocas muy duras, y ahora tuvimos que intervenir por segunda vez ante la falta de justicia”.

Zorro Viejo

Así definió Víctor Basterra, sobreviviente de la ESMA, a César Milani: “sabe cómo moverse, se ha movido a lo largo del tiempo casi invisibilizado como muchos otros, hasta que salta esta historia, o sea que sabe moverse en ese territorio de oscuridades e incluso de amenazas, y más ahora que es jefe del Ejército, hay muchos tipos que han pasado de esa forma, en otros tiempos, yo me acuerdo de varios marinos que pasaron por esas situaciones y que se movían también con intimidación , con la velada intimidación o a través de interpósitas personas como son las presiones sobre algunos defensores, algunos fiscales, distintas formas y metodologías de neutralización de las denuncias que se hacen, de los avances que se logran. Es previsible, esto lo van a tener que padecer, pero se van a encontrar los mecanismos fundamentalmente a través de la presencia y de la actitud que tengan los distintos luchadores sociales y organismos de derechos humanos para hacer valer la justicia”.

Al ser consultado acerca de por qué el gobierno actual que ha tenido desde sus inicios claras políticas de revisión de lo sucedido con los derechos humanos durante el Terrorismo de Estado, no solo designa a Milani como jefe del Ejército sino que mantiene su postura a pesar de las denuncias existentes en la justicia, Basterra reflexionó: “muchas veces lo atribuyo a las torpezas y a esa mirada de soberbia que envuelve a muchos de los componentes del gobierno. Torpezas porque esto hay que pensarlo en términos estratégicos y solamente han avanzando en lo táctico, y lo táctico les va siendo muy negativo porque se van a seguir cometiendo estos errores, de permitir que un tipo como Milani esté al frente- Además tiene denuncias muy antiguas, de 1979 y 1984, que no son recientes o una cuestión de oportunismo, esto viene de mucho antes. Estoy hay que reverlo sino se entra en un cono que uno podría llamarle complicidad con esta historia, y además muchas veces da lugar a la sospecha de la tan mentada reconciliación que nosotros no aceptamos bajo ningún aspecto”.

Dos madres

Graciela Ledo habló con Oral y Público desde la Plaza 25 de Mayo de la ciudad de La Rioja, al finalizar la marcha que todas las semanas se realiza allí: “todos los jueves marchamos a las 21 porque acá la siesta es muy peligrosa por el sol y el calor –contó–. Son dos madres las que marchan, la señora Luisa de Toledo que tiene 89 años y mi mamá (Marcela Brizuela de Ledo) que tiene 84. Despacito dan una vuelta alrededor de la plaza. Con la compañía de amigos y del grupo de apoyo de Madres que siempre estamos juntos, dándonos fuerza, y Alfredo Olivera que es otra de las víctimas que tiene acá varias denuncias, una desde el año 1979. Y las otras dos desde el año ’84. En una denuncia el secuestro y tortura de su padre, y en otra su detención ilegal por parte de Milani”.

Las causas que Graciela Ledo menciona están asentadas en La Rioja pero no tienen fiscal. En total, Milani acumula cuatro causas que están inmóviles, al igual que la que se encuentra en Tucumán y en la que se investiga la desaparición de Alberto Ledo. En todas ellas, apenas se avanza un paso aparecen presentaciones de distinta índole de parte de los abogados del jefe del Ejército para volver a paralizarlas.

Mientras las dos Madres caminan, la justicia se queda quieta.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.