miércoles, 17 de diciembre de 2014

La Boca se movilizó en contra del abandono y la desidia estatal

LA RETAGUARDIA

Vecinos de este barrio porteño, junto a un importante grupo de organizaciones sociales de la zona, realizaron una movilización el jueves 4 de diciembre para visibilizar el abandono que existe por parte del Estado, la falta de inclusión y la cantidad de pibes y jóvenes muertos; bajo la consigna “La Boca resiste y propone. Basta de pibes y pibas muertos en el barrio. Por un presente con inclusión, para un futuro digno”. La Retaguardia dialogó con Natalia Quinto, que vive en un conventillo del barrio e integra el Movimiento para todos todo, quien nos explicó el por qué de la marcha y nos relató cómo es vivir hoy en La Boca una vez que se apagan las luces del turismo.

Para Natalia Quinto, los hechos que suceden en La Boca no pasan por casualidad, sino que muchas veces tienen una intencionalidad clara relacionada con la propuesta de ciudad que impulsa el PRO para ese barrio: “son cosas que pasan por la desidia de los funcionarios públicos, pasan por la desidia del jefe de gobierno y del Ministerio de Desarrollo Social, pasa por el incumplimiento del artículo 31 de la Constitución de la Ciudad, pasan por cosas que sabemos cuáles son, que podemos dar cuenta de eso, podemos mencionarlas, no son casualidades”, aseveró en diálogo con La Retaguardia.

El artículo 31 que menciona Quinto es el que señala que la Ciudad reconoce el derecho a una vivienda digna y a un hábitat adecuado: “Para ello: 1. Resuelve progresivamente el déficit habitacional, de infraestructura y servicios, dando prioridad a las personas de los sectores de pobreza crítica y con necesidades especiales de escasos recursos”... eso dice un tramo del artículo que lejos está de cumplirse y que sin duda se contradice con las intenciones que el gobierno porteño tiene en La Boca. Para Quinto, el modelo que se busca implementar en este barrio está relacionado con el turismo pero principalmente con los proyectos inmobiliarios: “la especulación, la sobrevaluación del suelo, es lo que todos los días hace que por lo menos una vez por semana tengamos un desalojo. El desalojo de una casa en La Boca no implica una familia, sino 6, 7, 8, 12, 17 familias”, expresó.

Quinto explicó que el gobierno de la Ciudad también va desfinanciando el acceso al crédito: “en este barrio que tiene un desalojo por semana, el Instituto para la Vivienda y el Banco Ciudad financian en un 100% la compra de inmuebles para mega-emprendimientos culturales y no financia a un padre de familia para la compra de su vivienda única. Esto da cuenta clara de cómo opera el PRO para llevar adelante su proyecto político, su proyecto económico”.

El desfinanciamiento por parte del gobierno porteño abarca a su vez otras áreas imprescindibles: “hace tres meses cerraron el programa Puentes Escolares que era un programa para chicos que están fuera del sistema escolar formal, o sea que los chicos de nuestro barrio, que estaban haciendo el programa Puentes para poder ingresar a la escuela formal, vieron interrumpido su proceso. Nosotros les decimos a los chicos que asuman un compromiso con los adultos o que tengan determinado comportamiento como ciudadanos hacia adelante, pero cuál es el compromiso que tenemos nosotros hacia ellos”, agregó la integrante del Movimiento para todos todo.

Caminito de día, La Boca de noche

Las situaciones descriptas por Natalia Quinto son algunas de las que llevaron a la realización de la movilización de hace algunas semanas, que partió de Vuelta de Rocha, Caminito, y marchó por las calles de La Boca hasta Parque Lezama: “convocamos pensando en todo esto, en lo que tiene que ver con los chicos, los jóvenes, ¿por qué en este barrio como en otros del sur de la capital federal los pibes no se pueden proyectar?, no pueden soñar hacia adelante, no pueden vivir como viven chicos de otros barrios, o en otras condiciones. Marchamos para mostrar las dos versiones: un barrio que de día es Caminito y de noche La Boca”, aseveró Quinto en diálogo con La Retaguardia.

Mientras se llevaba adelante la movilización, el jueves 5, hackearon el sitio de Sur Capitalino, un periódico barrial de La Boca. Los contenidos que se vieron afectados fueron los que estaban relacionados con la marcha y lo que allí se denunciaba.

Un presente inclusivo para un futuro digno

Al ser consultada sobre cómo es el barrio en el que quisiera vivir, Quinto fue clara: “un barrio que incluya a los pibes, un barrio que -como propusimos en la marcha- tenga un presente con inclusión para que los pibes puedan pensar en un futuro digno, que puedan proyectarse; un barrio donde el negocio no lo hagan cuatro pillos que ni siquiera vienen a ocupar, ni siquiera vienen a vivir sino que viven de la renta, del esfuerzo y a cuesta de todos los pibes, de las familias, de todos los que históricamente habitamos el barrio. Ellos vienen a proponer el progreso, nosotros también todos los días en La Boca nos acostamos pensando en que mañana queremos progresar, pero el progreso que vienen a proponer ellos no es para nosotros”.

Detrás de “las noticias”

A mediados de octubre, los medios tradicionales publicaron casi en cadena la detención de Gastón Aguirre, el joven que fue filmado mientras intentaba robarle a un turista canadiense unas semanas antes. “Arrestaron al motochorro Gastón Aguirre por amenazar a un policía con un cuchillo. Participó de una violenta manifestación por el asesinato de un chico en un parador”; “El motochorro fue detenido cuando reclamaba por ‘mayor seguridad’. Gastón Aguirre estaba indignado por el asesinato de un joven en un comedor infantil del barrio. No te pierdas la filmación”, fueron algunos de los titulares de aquellos días.

Ocupados en esta detención, los medios no informaron sobre lo que realmente había pasado en La Boca. “Ese día se la podía escuchar a (la vicejefa de gobierno, María Eugenia) Vidal dando una nota hablando de lo efectiva que había sido la Policía Metropolitana en la detención del "motochorro", cuando en realidad el "motochorro" había sido detenido en el contexto de una pueblada a la madrugada de la misma noche en que un pibe de 15 años apuñala a otro de la misma edad”, expresó Natalia Quinto en referencia a la muerte de Gonzalo Reynoso.

“Un pibe víctima se transforma en victimario, porque estamos hablando de que el que apuñala a Gonzalo es un pibe en situación de calle que paraba en el parador La Boquita (ubicado en un predio de California y Pedro de Mendoza). Hoy los 30 pibes que estaban en ese parador, que está cerrado y no va a reabrir sus puertas, están durmiendo amuchados; los talleres que se daban para esos chicos están suspendidos porque no hay espacio físico real para que se sigan desarrollando. Entonces la noticia es la del motochorro porque lo otro es inconfesable, incontable, porque cualquier ser humano de bien no resiste escuchar que tenemos 30 pibes, que no tienen padres, ni madres, ni abuelas, ni tíos que vayan a gritar a la calle dónde están estos chicos o cuál fue su destino”, aseveró Quinto.

El parador La Boquita cerró la misma noche del crimen del joven y no volvió a abrir: “sabemos que no va a volver a abrir. Tampoco sabemos cuál fue el destino de los chicos, por eso también queremos dar cuenta de eso, queremos información sobre cómo se van a distribuir esos chicos o cómo les van a dar contención, qué se va a hacer con ese espacio físico. El parador para el gobierno de la Ciudad es un depósito de pibes, porque nunca se propone articular trabajo en el territorio e integrar a los chicos que llegan al parador con el resto de los chicos del barrio, entonces cuando uno se pregunta por qué pasan estas cosas, es por desidia, porque son las decisiones políticas las que hacen que estas cosas pasen, no son casualidad, son decisiones concretas que tienen que ver con que es más vendible, más mostrable el operativo de la Metropolitana, cinco patrulleros para detener a un tipo, que se hizo mediático en 24 horas, que la historia de un pibe que en realidad ni siquiera tiene nombre, porque ni siquiera podían dar cuenta de cómo se llamaba el chiquito que había muerto”, señaló Natalia Quinto a La Retaguardia.

Se llamaba Gonzalo Reynoso. Para los medios tradicionales, no solo no tiene nombre, ni siquiera es noticia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.