jueves, 18 de diciembre de 2014

“La derecha sigue haciendo negocios con el aborto y la clandestinidad de nuestro cuerpo”

LA REVANCHA - FM LA TRIBU - ANRED

La semana pasada la Policía Federal realizó un allanamiento en un local de Unión Popular en Ciudadela que funcionaba como una clínica clandestina donde se realizaban abortos. Tres de los doce detenidos eran mujeres que estaban siendo atendidas. El exdiputado Daniel Omar Herrera también fue detenido. María García, integrante de la Campaña por el Derecho Legal, Seguro y Gratuito contó en el programa radial La Revancha cuál es la situación de las tres mujeres detenidas.

Desde la Campaña participaron e hicieron una movilización el viernes frente al juzgado de San Martín para pedir por las tres mujeres detenidas, ¿en qué condición se encuentran?

- Ellas están en sus casas. El juez se acercó junto con el fiscal y la defensa de las mujeres y se firmó su libertad. De salud están bien, pasaron por el Hospital Carrillo donde se las atendió muy bien. Así que ahora estamos atravesando esta situación mediática que se dio de manera lamentable por parte de los medios masivos.

¿Qué fue lo que realmente sucedió y qué se dijo desde los medios de comunicación masivos?

- Lo que realmente sucedió es que se allanó el miércoles un lugar donde se realizaban prácticas de abortos. Preferiría no ponerle el mote de clínica porque no cumple con los requisitos para ser llamada así. Esta es una investigación que desde mitad de año viene detrás de estas redes, y no sólo este lugar sino también otros espacios del conurbano bonaerense. El miércoles pasado la Policía Federal allanó este local y encontró tres mujeres que fueron llevadas al hospital en condición de detenidas. Nosotras nos acercamos junto con la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto y con las abogadas del CELS a ayudarlas y a ofrecerles guía legal a esas mujeres, pero no nos permitieron hablar con ellas porque estaban incomunicadas y no nos dieron ningún tipo de motivo. Preguntamos si estaban detenidas y nos respondieron que no, luego entendimos que estaban aprendidas, pero nunca nos explicaron por qué no podían tener derecho a hablar con un abogado, cosa que es ilegal, porque todos tenemos derecho a una defensa. Estaban las abogadas presentes y no nos permitieron ingresar, por orden de la fiscalía y también por orden de la directora del hospital.

Este año teníamos la expectativa de que por lo menos el proyecto de ley tenga algún debate en algunas de las comisiones y que se trate.

- Lo que sucedió el 4 de noviembre es que no hubo voluntad política por ninguno de los sectores de tratar seriamente y hacer que avance el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo que presentamos con la Campaña. No es que hubo un solo sector responsable, responsabilizamos a todos, tanto a la presidente de la comisión como a todos los diputados que deben conocer cuáles son las condiciones que deben garantizar para que por ejemplo haya quorum. Nosotros responsabilizamos a todos, al Estado Nacional por las más de cien mujeres que mueren por año, pero ese día particularmente, ninguno tuvo la voluntad ni la seriedad política de hacer que nuestro proyecto avance y sea tratado en comisión.

¿Cómo ves el panorama para el año que viene con las elecciones de por medio?

- Con la Campaña vamos a seguir impulsando el proyecto, exigiendo que los diputados que firmaron lo impulsen para que sea tratado en comisiones. Vamos a seguir exigiéndoles a nuestros diputados que lo traten, porque ellos tienen la responsabilidad, más allá de que todos tienen la responsabilidad de hacerlo porque es un tema de salud pública, de derechos humanos. Las mujeres tenemos derecho a decidir sobre nuestro cuerpo. Ellos son los responsables políticos que tienen que hacer avanzar nuestro proyecto, pero después vamos a seguir en la calle.

Es importante poder decir que si bien el jueves a la tarde el juez firmó la libertad de las tres mujeres, siguen involucradas en una causa por asociación ilícita. Nosotros el viernes nos acercamos al juzgado de garantías de San Martín para exigir que las mujeres sean sobreseídas porque no son cómplices de ninguna causa, no son cómplices de los abortos clandestinos. Los que sí son cómplices de los abortos clandestinos son los jueces, los que no quieren tratar el tema, el Estado Nacional, son los exdiputados que por lo general son los mismos que después salen a negarnos el derecho, son los sectores más radicalizados de la derecha, son los que nos niegan los derechos, los que salen a exigir que no salga el aborto. El exdiputado detenido y toda la derecha siguen haciendo negocios con el aborto y la clandestinidad de nuestro cuerpo. Esperemos que las mujeres sean inocentes y puedan seguir su vida sin problemas, esa es la exigencia y por eso nos movilizamos a la fiscalía.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.