viernes, 5 de diciembre de 2014

México. Comentario a tiempo. Los derechos de la niñez

Teodoro Rentería Arróyave (especial para ARGENPRESS.info)

En una primera parte quedó saldada la deuda con la niñez de México al ser promulgada por el presidente, Enrique Peña Nieto, la Ley General de los Derecho de Niñas, Niños y Adolescentes.

Por qué precisamos que en una primera parte, simple, porque ahora toca ponerla en práctica en toda su extensión y sustancia, además de los más difícil hacerla cumplir en todas su complejidad, ya que de otra manera será una más de nuestras leyes que sólo existen en letras de molde.

Tiene razón el Jefe del Ejecutivo, cuando afirma que la riqueza más grande de México y de cualquier Nación, está en cada uno de sus habitantes; especialmente en sus niñas, niños y adolescentes. Está parte yacía en el olvido a contrapelo de otras naciones que en verdad protegen a su niñez y a su viejos, cabe aclarar que viejos de ninguna manera es un palabra peyorativa.

La Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, entre otros puntos sobresalientes, reiteró Peña Nieto, reconoce a las niñas, niños y adolescentes, como titulares de un amplio catálogo enunciativo de derechos: el derecho a la igualdad sustantiva, el derecho a la salud gratuita y de calidad; el derecho a la educación de calidad, derecho de acceso a las Tecnologías de la Información y Comunicación; derecho a la participación y además, algo muy significativo, se amplían los derechos de las niñas, niños y adolescentes migrantes.

Si discusión alguna, las niñas, niños y adolescentes sanos, alegres y preparados de hoy, serán los ciudadanos responsables, solidarios y comprometidos del futuro. Ellas y ellos, son la mejor esperanza de un mejor México.

El compromiso presidencial es de seguir “trabajando para que, en todo el territorio nacional, cada menor goce de una buena alimentación y tenga acceso a servicios de salud; que vaya a la escuela y reciba una educación de calidad; que tenga una vida libre de violencia y discriminación, para garantizar su desarrollo y sano esparcimiento”.

El compromiso de la sociedad toda y en forma preponderante el gremio periodístico es de ser vigilantes acuciosos de su absoluto cumplimiento. De otra manera seguiríamos traicionando a la niñez, que no por repetido deja de tener vigencia: las nuevas generaciones, de acuerdo a su protección y cuidado serán siempre el futuro promisorio de la patria.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.