miércoles, 10 de diciembre de 2014

¿“Negligencia criminal” o “accidente/atentado”?: La muerte del presidente de la Total en Moscú

Félix Herrero (especial para ARGENPRESS.info)

“Hasta la última gota de petróleo es una gota de sangre”. Georges Clemenceau

Luego de la muerte del presidente CEO del Grupo Total (petrolera franco belga que devino de la absorción de las privatizadas ELF y de la Compañía Francesa de Petróleo por la original Total que también se fusionó con la siempre privada FINA (petrolera dependiente de la tan conocida SOFINA por la corrupción que instaló en Argentina para gozar de las concesiones eléctricas del gran Buenos Aires). La Total terminó por establecer la política y los intereses petroleros de Francia.

Total, como su asociada Chevron, quizás ambas son las más corruptoras de las petroleras del mundo, donde las guerras, los crímenes y las compras de políticos están a la orden del día. Las acusaciones que ha recibido Total en los últimos decenios deberían sonrojar a los franceses que aún creen en la Revolución de 1789 y en los derechos humanos que ella estableció. El diario independiente de investigación Mediapart acaba de reproducir un artículo de Saïd Bouamama que tituló: “Total y de Margerie: petróleo y gas con color a sangre”. Se inicia con la frase de Clemenceau que citamos al inicio del presente, y registra los mil sin fin de actos imperialistas en África y Asia con los oleoductos secretos en Sudáfrica y el apoyo al apartheid, el golpe de Estado en Camerún y República del Congo para obtener concesiones, también en Nigeria y los asesinatos de personas en Libia, y siguen. Como dice el articulista, “Las ganancias de Total antes y después de la designación de de Margerie también registran la esclavitud contemporánea”.

El 20 de octubre el presidente de la Total viajó a Moscú para firmar un convenio entre el Estado ruso y la petrolera francesa. Al retomar el avión de la empresa en un aeropuerto de Moscú en las primera horas del 21, el avión se estrelló con una máquina expulsor de nieve que estaba en el medio de la pista sin su operario. La máquina, y según algunos periodistas aun cuando no había nevado, se encontraba en dicha extraña ubicacion. La muerte de Christophe de Margerie fue inevitable, junto con toda la tripulación francesa.

De Marjorie, de familia de la nobleza y de la burguesía industrial, católico y nacionalista petrolero francés, dejó el legado de este contrato, hasta ahora no publicado. El convenio con Gazprom, es casi obvio decirlo, acercaba a Francia con Rusia en el orden petrolero. Francia con este viaje mortal y el seguido por el del primer ministro F. Hollande, el único gobernante europeo que viajó al Moscú sancionado para encontrarse con V. Putin, define principios de una política europeísta como pretendió Ch. de Gaulle en otra época.. El primer ministro francés se acercó a Rusia sin hacer mucho caso al cerco estadounidense para castigar la política rusa en Ucrania y Medio Oriente. Se trata de la estrategia de algunos países europeos, como Alemania, a favor de la construcción de la Eurasia, contra los que quieren una Francia atlantista, asociada a Inglaterra y Estados Unidos. Mientras tanto Francia construye el porta-helicóprtero Mistral por encargo de Rusia. La historia señala otro punto álgido de este inestable equilibrio entre las dos grandes construcciones: la Eurasia de la Rusia y Alemania, o la Francia dependiente de la política petrolera inglesa (en decadencia por el agotamiento de su parte en el Mar del Norte) y de la estadounidense, que para mantenerse en el orden mundial con el fracking debe destruir su propio subsuelo a costa de la llamada “independencia petrolera norteamericana” que le permita proveer de hidrocarburos a la Europa más occidental y desprenderla de las tentaciones del gas ruso.

De Marjorie. Ningún medio de la prensa francesa afirmó que se estaba en presencia de un crimen intencional, que como hipótesis pensamos muchos en muchos lugares del mundo. La prensa convencional europea habló de una “negligencia criminal” pero a pesar de muchas insinuaciones nunca presentó la alternativa de un crimen ordenado, que es lo primero que lleva a pensar esta muerte de tanta influencia estratégica en el orden petrolero europeo y mundial, y en la política internacional.

Vale la pena reiterar que Petróleo y Sangre, como Petróleo y Guerras son materias de la historia mundial. Los argentinos no nos podemos extrañar, porque si bien los crímenes del petróleo quedan en un terreno de dudas y misterios, sabemos de las muertes de un interventor de YPF en un avión en Ecuador, de un director de inversiones extranjeras del ministerio de economía de la última dictadura militar en un avión que aterrizaba en Tierra del Fuego, de un dirigente gremial muerto en la provincia de Buenos Aires en la conducción de su Ferrari, y del atentado en un estacionamiento en el conurbano de la capital federal del cineasta hoy senador nacional que se opuso a las privatizaciones del menemismo.

Pero si hay muchos crímenes en la historia del petróleo, sigue siendo paradigmátíca la muerte de Enrico Mattei, presidente del Ente Nacional de Hidrocarburos de Italia (ENI) por hacer subir fuertemente la renta de los países árabes cuando las empresas angloamericanas solo reconocían el 25 por ciento del valor de extracción. Pero al asesinato aéreo de Mattei le siguió el crimen callejero del cineasta Pier Paolo Pasolini porque en su libro Il Petroleo, en un capitulo no publicado en varias ediciones, esclarece que Mattei murió asesinado y no por un accidente aéreo. Pasolini, el cineasta y literato marxista, católico y gay muere en una situación que se trató de dibujar como causado por conflictos sexuales.

Nuevas investigaciones periodísticas. Era inevitable que la muerte de de Marjorie no quedaría en unos informes periodísticos de un accidente nocturno en un aeropuerto ruso. Ahora hay periodistas que insinúan más directamente la posibilidad de un crimen político, petrolero e internacional. En este sentido, Richard Le Hir afirma en su artículo “El Affaire de Margerie: un mensaje de Estados Unidos a Francia a la manera del Padrino”, que “Yo igualmente demostré que los Estados Unidos estaban en el origen del primero (la muerte de Mattei), y que existen soberbias razones para creer que ellos también estaban en el origen del segundo (la muerte de de Marjorie)”. Le Hir es un abogado y ex ministro de la Provincia de Quebec que trabajó para Exxon (hoy ExxonMobil) y Texaco (hoy Chevron).

Le Hir se ocupa de señalar las diferencias entre las políticas petroleras de Francia y de Estados Unidos, que no son pocas, como así las conocidas coincidencias entre las francorusas, que merecen ser tratadas en otro artículo. Los capitales que dominan Total (los grupos Desmarais y Frères), localizados en París y en Bruselas, buscan tener una política que las distinga de los intereses británicos en este período de crisis petrolera. Con seguridad el lineamiento de Le Hir, que se pregunta si estamos ante un “accidente/atentado” provocará nuevos análisis, mientras que el título de la prensa que asumió en primer momento que se trataba de una desgraciada “negligencia criminal” se pondrá cada vez más en debate.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.