viernes, 5 de diciembre de 2014

Novedades en la causa de Luciano Arruga

LA RETAGUARDIA

Ya es oficial: los restos encontrados en el cementerio de Chacarita enterrados como N.N. pertenecen a Luciano Nahuel Arruga, el joven secuestrado y desparecido el 31 enero de 2009. El dato fue entregado a la familia por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), que viene trabajando en el caso desde el año pasado. Según pudo saber La Retaguardia, esta madrugada se realizó la reconstrucción del hecho en el que Luciano fue atropellado por un vehículo sobre la Avenida General Paz.

Toda la inmovilidad judicial de años o, en realidad, todo el tiempo que la justicia ocupó en investigar a la víctima y a sus familiares mientras el expediente estuvo en manos del juez Banco, parece haber cambiado al punto de tener una novedad cada día.

Esta semana fue especial para los Familiares y Amigos de Luciano Arruga. Durante la conferencia de prensa del 17 de octubre, cuando se anunció que se habían encontrado los restos que en aquel momento se presumía podían pertenecer al joven, su hermana, Vanesa Orieta, había sido clara: "para nosotros esto va a empezar a cerrar cuando las pruebas de ADN nos confirmen que los restos pertenecen a mi hermano". Esa noticia fue confirmada a los familiares el lunes, cuando el EAAF los convocó a una reunión para explicarles el procedimiento con el que llegaron al resultado positivo: los restos son los de Luciano. Esa confirmación le permitió al actual juez federal de la causa, Juan Pablo Salas, avanzar en medidas tales como la reconstrucción del hecho en el que Luciano resultó gravemente herido y que ocurrió unas horas después de su secuestro.

La reconstrucción

Cerca de las 2 de la mañana de hoy, en la misma franja horaria en la que sucedieron los hechos el 1 de febrero de 2009, el juez, los querellantes, los testigos del hecho y el joven que manejaba el auto que embistió a Luciano, participaron de la reconstrucción que se llevó a cabo en la Avenida Gral. Paz en su cruce con Mosconi (lado Provincia de Buenos Aires) y Emilio Castro (lado CABA). Esta reconstrucción servirá a los peritos y al juez para intentar dilucidar cómo y por qué llegó Luciano a un lugar por donde nadie cruza esa avenida. Para llegar hasta allí por sus propios medios, Luciano debió haber remontado un terraplén que sostiene el puente por donde circula la avenida a esa altura. Luego de eso, debió haber tomado la decisión de cruzar, de lo que difícilmente saliera indemne en una avenida que es casi una autopista. Si bien habrá que aguardar las pericias y que se pueda avanzar ahora sí en la investigación acerca de qué le sucedió a Luciano antes de que lo atropellaran, algunos indicios hacen que no se
pueda descartar que el joven haya sido obligado a cruzar por ese lugar.

El caso de Ezequiel Demonty sobrevuela esta investigación: aquel joven fue obligado por la policía junto a sus amigos a arrojarse el Riachuelo. El hecho, sucedido el 14 de septiembre de 2002, motivó en los primeros días comentarios del estilo: "¿cómo un joven va a arrojarse el riachuelo por la noche?". Sin embargo, una rápida acción judicial, más el testimonio de los jóvenes que sobrevivieron, alcanzaron para reconstruir aquel hecho: a Demonty lo torturaron y, a punta de pistola, lo obligaron a arrojarse al Riachuelo, del que no pudo salir vivo. Cabe, sin dudas, volver a hacer la misma pregunta, cambiando el lugar de los hechos: ¿cómo un joven va a cruzar la General Paz por ese lugar?

Esa es la incógnita que ahora habrá que develar.

Banco al banquillo

Ya la semana pasada se habían producido importantes novedades derivadas de la pésima investigación judicial que contribuyó a que Luciano estuviera sin ser identificado durante cinco años. El juez de garantías Gustavo Banco y las fiscales Roxana Castelli y Celia Cejas, deberán enfrentar a un tribunal para explicar medidas tales como haber intervenido los teléfonos de los familiares durante meses. Banco comenzó a ensayar algunas excusas que fueron publicadas en una entrevista periodística. Allí, el juez enjuiciado coloca toda la carga de los hechos en las víctimas. Cae con dureza tanto sobre Luciano como contra su familia, e incluso es duro con los abogados de los organismos que actúan en la causa, la APDH de La Matanza y el CELS, que son lo que solicitaron que los funcionarios fueran enjuiciados.

Ayer, los Familiares y Amigos de Luciano Arruga se mostraron indignados por las declaraciones de Banco. Lo hicieron durante una emisión de su programa radial, que se emite los miércoles a las 19 y que puede escucharse a través de su blog y por Radio La Retaguardia.

La causa de Luciano Arruga, que durante cinco años generó novedades vinculadas a los hechos políticos que Familiares y Amigos llevaron adelante para denunciar el hecho, comienza a aportar ahora avances judiciales que acerquen, quizás, a las víctimas a concretar su derecho: saber qué pasó con Luciano Arruga. De eso se trata, aunque algunos intenten ahora desviar la atención y culpar a la víctima.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.