viernes, 19 de diciembre de 2014

Para los ex ypefianos, ni deuda

Néstor Pitrola (PRENSA OBRERA, especial para ARGNPRESS.info)



Ha ocurrido algo gravísimo. El Senado mandó al muere la ley de indemnización a los ex ypefianos que tiene media sanción de Diputados. Primero, el kirchnerismo vació la Comisión de Economía donde se trataría; luego, puesto a tablas por sectores de oposición, el kichnerismo votó en contra. Aníbal Fernández usó su labia pejotista para decir que “el peronismo jamás haría algo en contra de los trabajadores como asumir una deuda que no puede pagar”.

Cinismo transparente: bajó una orden de Cristina y Kiciloff para que no se trate. Evidentemente, el mismo Ejecutivo que dio luz verde a Diputados, ahora puso el freno. El fracaso del ministro de Economía para meter a Argentina de nuevo en los mercados de deuda tiene muchas víctimas: entre ellas, varios proyectos de ley de jubilación adelantada que estaban con plenarios de comisión convocados: hielo del Alto Valle, tanineros, ex combatientes de Malvinas, bailarinas. El mismo No que tuvieron estatales, jubilados y planes sociales en su reclamo de bono de fin de año; la misma negativa a quienes reclaman terminar con la confiscación de ganancias en los salarios. Al igual que a los ex combatientes, a los ypefianos los colgó el Senado, ya con media sanción de la Cámara baja.

El gobierno junta hasta la última moneda para pagar a los bonistas, a Repsol (cuyos bonos cobrará la Banca Morgan) o a los buitres que esperan en enero una negociación.

Ahora bien, los ypefianos no cobrarían en pesos, muchos menos en dólares: cobrarían en bonos la cifra equivalente a 956 acciones de YPF, al precio del día de promulgación. Esos valores han caído por dos vías: las acciones que se derrumbaron un 40% y los bonos otro tanto. Es decir que, de aprobarse la ley, los trabajadores cobrarían bonos desvalorizados equivalentes a acciones desvalorizadas, a partir de la caída del precio mundial del petróleo. Todo esto en pesos desavalorizados por la inflación.

Pero para los trabajadores, no hay ni deuda desvalorizada. Para la vaciadora Repsol hubo 5 mil millones de dólares cash, puesto que se emitieron 6 mil que, con intereses, superarán los 10 mil. Para quienes fueron estafados 22 años, ni deuda.

Después de un voto por unanimidad de Diputados, los “mercados” pudieron más que toda la representación del pueblo argentino, lo cual ilustra los intereses que nos gobiernan y que, de manera inocultable, dominan la agenda del gobierno y de la oposición tradicional.

Una nueva defraudación a 22 años de lucha. El camino para revertir esto está claro. Reforzar absolutamente la organización nacional y la movilización de los ypefianos, su coordinadora. En estas semanas, desde la media sanción, despertaron muchos compañeros. A organizarlos para llevar la causa a la victoria, más aún en un año electoral.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.