lunes, 29 de diciembre de 2014

Sonia Colman (I): La memoria movilizada

La Posta Regional de Moreno - ANRED

El pasado martes 23 de diciembre se cumplieron 7 años del asesinato de Sonia Colman, trabajadora y militante social de 44 años. Su muerte fue producto de la negligencia sistemática que encubre la represión dirigida a los jóvenes pobres del Conurbano. Un recorrido de los hechos y acciones que determinaron en el año 2011 la condena efectiva del policía Oscar Benítez. Memorias activas y colectivas de quienes luchan contra la impunidad del aparato represivo estatal. Primera parte de la entrevista con las voces de Antonio Espasa, su compañero de vida y de militancia y María del Carmen Verdu, abogada y militante de Correpi.

Verdu: "Aquel 23 de diciembre cuando Sonia Colman, fue alcanzada en el pecho por los perdigones de plomo de la escopeta que disparo el sargento de la bonaerense Oscar Benítez. A las pocas horas su compañero Antonio Espasa se puso en contacto con nosotros. Tanto Antonio como Sonia eran compañeros con una historia de militancia en organizaciones de izquierda en nuestro país. Ambos habían sido ambos activos dirigentes en… militantes obreros y de allí existía una vinculación de Antonio con Correpi y era uno de nuestros fieles oyentes junto con Sonia en la columna que teníamos todos los sábados por la tarde con el periodista Herman Schiller en el programa "Leña al fuego" por Radio Belgrano. Rápidamente desde Correpi nos pusimos a disposición de la familia, representamos a Antonio y a sus hijas mayores de edad como querellantes en la causa y comenzó la parte dentro de los muros de los tribunales, que nunca tiene resultados concretos y materiales sino va sustentada y permanentemente coordinada con la parte importante de la pelea, que es del lado de afuera, en las calles, en las plazas, en las movilizaciones, en las marchas, con los escraches. Así fue como en el 2011, tras mucha pelea tras muchos años en los que encontramos absolutamente todo los obstáculos y escollos que son habituales en estas causas en las que uno confronta con un policía o con una institución, en definitiva con el conjunto del aparato estatal, porque como nuestros compañeros familiares organizados en Correpi cantan en las movilizaciones: "jueces y fiscales, protegen a la policía" , comparten un mismo acto y no es el mismo trato que el que acusa a un uniformado. Después de muchos años logramos llevar a juicio a este tipo, que llego por supuesto libre a esas audiencias de debate ante un tribunal oral en San Isidro, como la nomina de los policías, gendarmes, prefectos, servicios penitenciarios que están acusados, incluso de gravísimos delitos como casos de homicidios, homicidios calificados, torturas seguidas de muerte y sin embargo enfrentan el proceso, no como cualquier persona acusada de un delito grave desde la cárcel, sino desde la tranquilidad de su casa con una excarcelación fácil que va de la mano con el gatillo fácil. En este caso no había absolutamente ninguna duda sobre los hechos: Benítez había disparado su escopeta en el lugar más céntrico de Benavidez, en una feria en las vísperas de Nochebuena, en un momento en el que había un montón de personas caminando en la zona haciendo las compras de fin de año y uno de eso perdigones con cartuchos cargados con postas de guerra, fue el que atravesó el corazón de Sonia causando la muerte en el acto."

Antonio: "Nosotros en ese tiempo íbamos constantemente en forma semanal a la fiscalía, hicimos marchas inmensas. Sonia como una luchadora social era muy conocida en la zona de Pilar sobre todo en su barrio de influencia donde vivía que es Manuel Alberti en Del Viso y bueno todo tipo de marchas, actos; colocamos placas, hicimos pintadas, murales. Realmente fue un trabajo muy importante con muchísima gente y luego nos enteramos que el oficial Benítez había sido pasado a disponibilidad pero igual le seguían pagando el 50% del sueldo. Es que a su vez estaba trabajando en una agencia de seguridad privada nuevamente con armas en la mano, o sea que no fue más que un premio porque cobraba 50% de la policía sin presentarse al trabajo y el 100% del trabajo nuevo, así que hicimos una marcha muy importante a la secretaria de derechos humanos en La Plata, donde logramos que manden un comunicado a todas las agencias de seguridad de Pilar para qué realmente no le den empleo porque un personaje de estas características no podía después del desastre que había cometido, estar con un arma en la mano. Así que no lo tomaron más en esas agencias privadas. La justicia poco y nada era lo que llevaba a cabo; las pericias que hizo gendarmería fueron contaminadas, no sirvieron así que tomo cartas en el asunto la fiscalía policial de la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Bs. As. Pero el problema que había para hacer esas pericias es que tardaban dos años y además siete meses estuvo la causa parada porque la contaduría de los tribunales de San Isidro no tenia últimos 300 pesos que se precisaban para hacer la ultima pericia balística y luego tuve que ir personalmente discutirle al fiscal mediante luego de negarme su secretaria de que estaba, me instale allí afuera de su despacho con mi abogada hasta que nos recibió y de ahí que los 300 pesos los ponía yo, se lo tire arriba del escritorio para que realmente se hiciera esa pericia y se terminara con toda esa fase preliminar. Al otro día se hizo la pericia, a partir de ahí seguimos la lucha cotidiana porque en realidad, en el camino un fiscal se muere, se cambia de fiscal y para ello el oficial Benítez seguía paseando por el país, nosotros con mucho miedo de que cruzara la frontera y se fugara. Creo que no lo hizo porque hasta último momento pensó que iba a mantener la impunidad y en algún momento tenemos ya la verificación de la fecha para el juicio y sorpresivamente este Tribunal Oral Nro. 3 se negó a llevarlo adelante. Aducían que la abogada María del Carmen Verdu de la Correpi le producía "violencia moral", consultaron si habíamos presentado otro tribunal, nos toco el 4 y también se negó a hacerlo. Tuvimos que anularlo y luego de cuatro años logramos por fin que el oficial Benítez fuese sentado en el banquillo de los acusados. "

Dentro del teje y maneje de la justicia y de la policía que me estabas contando recién ¿Como logran que en el 2011 pueda ser condenado Oscar Benítez?

Antonio: "Logramos como defensa que después de mucha lucha y mucho mover, de mucho andar y presionar: fue para un 30 de agosto en la ciudad de San Isidro, en los tribunales, fuimos con centenares y centenares de personas, con vecinos y sus amigos, organizaciones sociales que estuvieron acompañando. Fuimos con nuestras abogadas y el oficial Benítez entro pensando en la impunidad y salió esposado rumbo a un calabozo porque me parece que la presión de la gente afuera con los bombos y una actitud firme después de tanta lucha tener soportar que se lo dejara en libertad a este sujeto parece que cambio algunas cosas porque el fiscal de juicio que iba a acusar, llevaba dos acusaciones: una había sido doloso y otro por homicidio culposo porque el segundo no tiene una prisión efectiva, no es un pequeño accidente de tránsito el cual carece de prisión en suspenso . Parece ser que cuando vio semejante despliegue lo primero que hizo, salió y entro y dijo al tribunal voy a acusar por homicidio doloso u homicidio simple quizás si con pena de prisión efectiva. Así que luego de esa jornada donde fue realmente muy brava, de ver al asesino en una sala pequeña y de ver casi mil personas ahí afuera, pudiendo entrar solo 11 o 12 y ver a quien realmente te arruino la vida a once metro de distancia . Luego de cinco o seis horas de debate realmente salimos de ahí bastante maltrechos por el dolor y la tristeza con la convicción de que algo íbamos a lograr. Así que cuando fuimos el 5 de septiembre ya con una condena, yo personalmente tenía la confianza de que iba a ser una pequeña pena pero que el tribunal no tenia mas remedio en que terminara en una condena y le dieron el mínimo, por homicidio simple ocho mínimo y veinticinco máximo. Considerando lo que la justicia tenía preparada que eran tres meses de prisión en suspenso, de ese punto de vista habíamos conseguido un logro."

En el aniversario que se está cumpliendo, nos enteramos que estaban haciendo actividades en Pilar…

Antonio:"Hay un mural en una ciudad muy grande en Manuel Alberti donde ella recibía una placa conmemorando el hecho en el lugar donde sucedió en Del Viso. Inclusive un corto documental que se llama "Gatillo Navideño" que fue realizado por los alumnos de la escuela nro. 4 de Del Viso que está a cuatro, cinco cuadras de donde ella cae asesinada que inclusive participo en varios festivales, tanto aquí en Argentina donde fue proyectada en Cine Gaumont y también a nivel internacional. Nunca dejamos de hacer algo, inclusive fuimos al cementerio con muchísima gente haciéndole homenaje y aquí lo que ha surgido en esta nueva oportunidad es que el Concejo Deliberante a determinado que un pasaje de la localidad de Manuel Alberti lleve el nombre de Sonia Colman. Esto es en la plazoleta de la calle Los Olivos y el andén de la estación Manuel Alberti"

Para concluir contanos quien era Sonia Colman, teníamos entendido y por lo que nos contabas vos que ella era militante social aparte de realizar su trabajo como feriante. Contanos un poco que hacia ella, a que se dedicaba, para también mantener esa memoria de la lucha, del tiempo que costó el hecho de que se pueda condenar a este sujeto.

Antonio:"Siempre digo que Sonia era como miles y miles de mujeres argentinas. Preocupada por sus hijos, por su marido, por su casa, por su trabajo, por sus mascotas, por sus plantas y por sus flores. Que era feliz y que tenía un plus, porque era una luchadora social y toda aquella persona que lleva adelante algún tipo de lucha o un reclamo generalizado en forma no rentada sino que lo hace por el bien común, me parece que es una persona que brinda un plus y así fue reconocido. En parte debemos poder alcanzar algún tipo de justicia aunque no es realmente lo que nosotros hubiésemos querido, nos parece que la ley determina que debería de estar en las rejas más tiempo que el que le dieron sin embargo hubo un reconocimiento de parte de la sociedad, de parte de los vecinos y de la gente que la conoció. Fue muy importante en aquellos tiempos de la crisis del 2001/2002 donde abrió las puertas de su casa para transformarla en un merendero donde todas las tardes más de 40 pibes del barrio, venían a merendar. Ella se dio cuenta que realmente la única que comida que esos pibes recibían era en la escuela y la mayoría se acostaba sin comer. Por lo menos desde este merendero ella y otras vecinas del barrio que preparaban una suculenta merienda para que estos chicos no tuvieran la pancita vacía. Una vez voy a un acto de una organización que nos habían ayudado a nosotros como familiares y se me acerca una persona, se presenta como doctor y a la vez como delegado del hospital Gral. Belgrano de San Martin y me dice que solamente la conoció a Sonia porque ella le salvo la vida. Me comento que cuando Estados Unidos invade Irak hubo una marcha muy importante hacia la embajada de los EE. UU y se movilizaron para protestar contra esta invasión yanqui y hubo una feroz represión por parte de la policía, la montada sobre todo que los corrió a los manifestantes por una calle que llevaba hacia Plaza Italia donde habían vallado las calles, donde que no había ninguna calle transversal para poder escapar. Este doctor iba corriendo y dos caballos de la policía estaban justo a punto de darle alcance para golpearlo, tal vez como me dijo él, hasta pasarlo por arriba y quizás quitarle la vida y aparece una mano detrás de una pequeña ochavita y lo agarro de la mano a este doctor y lo tiro como hacia dentro. Esa persona había sido mi esposa, Sonia Colman. Así que bueno no pude menos que en ese momento que se me cayeran las lágrimas y yo sabía quién era Sonia y la fueron conociendo en la lucha, desde la más simple lucha municipal hasta una movilización contra el imperialismo".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.