martes, 23 de diciembre de 2014

Vanesa Orieta: "A mi hermano lo desparecieron desde el día que nació"

LA RETAGUARDIA

Esta frase de Vanesa Orieta, la hermana de Luciano Arruga, hace referencia a la vulneración de derechos que jóvenes como Luciano sufren desde el comienzo de sus vidas. Fue durante una charla sostenida con Luis Angió, Eugenia Otero y Fernando Tebele tras la conferencia de prensa que fue transmitida en vivo para la RNMA.

-Luis Angió: ¿Cómo vivieron esta segunda conferencia de prensa?

-Vanesa Orieta: Existe una necesidad de parte de los familiares de poder difundir la información de la causa de forma concreta, que se entienda, poniendo al alcance de todos los comunicadores todos los avances que se van dando. En ese sentido, también considerábamos que no se nos podía ir el año sin informar cuáles fueron esos avances, que si bien son pocos, consideramos que son fundamentales. En primer lugar dimos a conocer lo que declaró la persona que atropelló a Luciano. Es un dato relevante lo que dijo, habló de una persona corriendo desesperada, como escapando de algo. El motociclista que también declaró, quien llega minutos después del accidente, también dice algo que es importante para la investigación que fortalece nuestra denuncia: una camioneta doble cabina (de la policía bonaerense) se encontraba ubicada al costado de la Gral. Paz, sobre la colectora, con las luces apagadas, actitud al menos sospechosa. Estos dos puntos nos parecen fundamentales y si los unimos a todas las situaciones de irregularidad que se vieron en la primera etapa de investigación, el rol de los funcionarios policiales en esa madrugada es preocupante.

-LR: ¿El dato del motociclista lo entrega ahora en esta causa o también lo había dado en la causa del supuesto accidente?

-VO: Esto surge ahora en esta etapa. Cuando se dio ese accidente, el conductor quedó sobreseído rápidamente porque Luciano era NN y nadie había reclamado, según la justicia, a esa persona. Rápidamente el conductor quedó libre y no se profundizó en averiguar de quién se trataba esa persona, si los familiares lo estaban buscando. Esto habla a las claras del rol de la justicia cuando se trata de una víctima pobre. Contestando a tu pregunta concretamente, estos datos surgen de esta etapa de investigación y después de que Luciano fue encontrado el 17 de octubre.

-LR: Estarán conformes con el trato que les está dando el juez Salas...

-VO: Creemos que en este momento se está trabajando bien la causa, se está logrando lo que pretendíamos hace muchos años que es tomarle declaración a las personas que tuvieron injerencia directa con Luciano. Y también empezar a investigar más seriamente el rol de los funcionarios policiales esa madrugada, que es lo que no se hizo, porque hasta el momento los únicos que fueron llamados a declarar fueron los amigos de Luciano con la clara intención de saber sobre sus vidas personales y poder criminalizarlos a ellos y a Luciano. Por fin esto no está ocurriendo y la mirada no está puesta en la familia, sino que se está investigando el rol de la policía. Eso no solo es aliviador para nosotros, sino que también nos permite pensar que esta vez se está investigando. Como somos familiares muy dañados, siempre vamos a estar mirando atentamente cada uno de los pasos que se den, y vamos a estar ahí para ejercer la presión que tengamos que ejercer en el caso que la causa empiece nuevamente a estar frenada o en esos descansos que se da a veces la justicia, que nos ponen muy nerviosos a los familiares. Pero por el momento estamos conformes.

-LR: No sé si alguna vez te imaginaste que ibas a saber lo que ahora sabés sobre lo que sucedió con Luciano o imaginaste que siempre iba a ser un desaparecido. Nosotros venimos diciendo que tal como pasó con los secuestrados y desaparecidos durante la Dictadura, una vez que aparecen sus cuerpos, que el Equipo Argentino de Antropología Forense los identifica (al igual que Luciano), no pierden la entidad de desaparecidos, porque estuvieron tanto tiempo en esa situación que los seguidos nombrando como desaparecidos. ¿Está mal que hagamos lo mismo con Luciano?

-OV: Hoy me costó cuando tuve que decir que el 31 de enero se recordaba una fecha más de su desaparición, su muerte; la duda se me planteó en ese momento. Acá hay una realidad, a Luciano lo desaparecieron desde el momento en que nació. Cuando mi hermano no accedía a sus derechos, estaba desaparecido por el Estado; lo desaparecieron por segunda vez de la forma más cruel que se puede desaparecer a una persona, a través de la policía y con una metodología que creíamos de otro momento de nuestra historia. Lo encontramos, pero sí, creo que necesitamos que Luciano aparezca cada día y creo que el momento en que realmente digamos que Luciano apareció definitivamente para todos nosotros, será cuando podamos obtener la justicia que queremos alcanzar y que los responsables materiales, políticos y judiciales sean condenados. Mientras tanto, si no hay justicia, si no hay verdad, Luciano se mantendrá desaparecido por más que la familia haya logrado encontrarlo y, por supuesto, dar fin a este dolor que no se lo deseo a nadie y espero que todos los familiares que están buscando encuentren.

-LR: Te agradecemos la mención que hiciste a la labor de los medios comunitarios, alternativos e independientes. En comparación con la presencia de medios tradicionales el día que ustedes dieron la noticia de la aparición de los restos de Luciano a la de hoy, nosotros lo elaborábamos como un síntoma. Hoy no hubo ninguna cadena de televisión transmitiendo en vivo como aquella vez; la noticia ya está, era aquella básicamente, aunque haya hoy informes en los noticieros. ¿Vos trazás alguna idea sobre esto, te pareció que la cobertura de los medios tradicionales estuvo bien hoy?

-VO: Creo que es lo que ocurre en tantos otros casos. La realidad es esta, llama la atención cuando la noticia conmueve o se puede generar algún tipo de desgarro no solo en la familia, sino también en la sociedad en su conjunto. Haber encontrado a Luciano y en las condiciones que se lo encontró, enterrado como NN, genera un impacto enorme y en algunos de los medios, la posibilidad, a través de ese amarillismo, de ganar algunos puntos de rating. Eso ya lo tenemos resuelto, sabíamos que hoy nos íbamos a encontrar con un panorama diferente al de aquella oportunidad, pero sabemos que la lucha pasa por otro lugar y por eso se agradece a los medios alternativos, comunitarios e independientes la labor que cumplieron con nosotros desde el primer momento. Por ahí está la lucha para nosotros, es importante que estén los medios grandes porque llegan a un lugar al que se nos dificulta mucho llegar. Pero sabíamos que iba a ser así. Obliguémolos a cada uno de ellos a que tengan que estar y participar y no queden en ese lugar de silenciadores o cómplices, obliguémolos a que empiecen a defender ellos también la democracia. Empecemos a obligarlos primero nosotros que estamos en otro lugar y entendiendo esta cuestión como un trabajo en conjunto, organizado, intentando rescribir una vez más ese "Nunca Más" que en algún momento escribieron otros.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.