jueves, 6 de marzo de 2014

Centroamérica después de la Guerra Fría

Marcelo Colussi (especial para ARGENPRESS.info)

¿Qué es Centroamérica?

Para quienes viven fuera de Centroamérica, ésta representa una región bastante ignorada. Es, salvando las distancias, como el África negra: un área difusa, donde no se conocen con exactitud los países que la integran, y de la que existe una vaga idea del conjunto, siempre en la perspectiva de pobreza, atraso comparativo, condiciones de vida muy difíciles, impunidad y corrupción por parte de los Estados, con dinámicas sociales de alta violencia. Centroamérica, en esta lógica es, sin más, sinónimo de república bananera.

De alguna manera, efectivamente funciona como bloque. Además de los geográficos, existe una cantidad de elementos que le confiere cierta unidad económica, política, social y cultural. Los países que la conforman: Guatemala, Honduras, Nicaragua, El Salvador, Belice, Panamá y Costa Rica, con la excepción de este último, presentan los índices de desarrollo humano más bajos del continente, junto con Haití en las Antillas, una de las naciones más indigentes del mundo.

El área es muy pobre; si bien cuenta con muchos recursos naturales, su historia la coloca en una situación de postración y atraso muy grande. Básicamente es agroexportadora, con pequeñas aristocracias vernáculas –herederas en muchos casos de los privilegios feudales derivados de la colonia– que por siglos han manejado los países con criterio de finca. Entrado ya el tercer milenio y luego de las feroces guerras de las últimas décadas, nada de esto ha cambiado sustancialmente. Los productos primarios siguen siendo la base de la economía, tanto para la subsistencia (maíz y frijol) como para la generación de divisas en el extranjero: café, azúcar, frutas tropicales, maderas; recientemente palma africana destinada a la producción de agrocombustibles. En los últimos años se dieron tenues procesos de modernización, instalándose en toda la zona terminales industriales maquiladoras aprovechando la barata y poco o nada sindicalizada mano de obra. Por lo general los capitales comprometidos son transnacionales, no representando esta industria del ensamblaje un verdadero factor de desarrollo a largo plazo. En épocas recientes, con distintos niveles pero, en general, como común denominador de toda la región, se han ido incrementando los llamados negocios "sucios": lavado de narcodólares, y tráfico de estupefacientes. De hecho, hoy la zona es un puente obligado de buena parte de la droga que, proviniendo del sur, se dirige hacia los Estados Unidos. Esto ha dinamizado las economías locales, sin favorecer a las grandes masas obviamente, permitiendo el surgimiento de nuevos actores económicos y políticos ligados a actividades ilícitas, tolerados por los respectivos Estados, y a veces manejándolos desde su interior.

La población de toda la región es mayoritariamente rural; prevalece un campesinado pobre, que combina el trabajo en las grandes propiedades dedicadas a la agroexportación con economías primarias de autosubsistencia. La tenencia de la tierra se caracteriza por una marcada diferencia entre grades propietarios –familias de estirpe aristocrática, en muchos casos con siglos de privilegios en su haber, descendientes directos de los conquistadores españoles de cinco siglos atrás– y campesinos con pequeñas parcelas (de una o dos hectáreas, o menos incluso) que, con primitivas tecnologías, apenas si consiguen cubrir deficitariamente sus necesidades.

En toda la región hay presencia de población indígena, siendo Guatemala el país que presenta mayor porcentaje al respecto: alrededor de dos terceras partes –de hecho, la nación latinoamericana con mayor presencia de habitantes de etnias no europeas. En este caso particular –esto no se da con similar énfasis en los otros países del istmo– ello crea una dinámica social desvergonzadamente racista, siendo los mayas los grupos más excluidos y marginados en términos económicos, políticos y sociales. Similar fenómeno se repite con las minorías indígenas a lo largo de toda Centroamérica. Corresponde mencionar que también hay presencia de población negra, de ascendencia africana (los antiguos esclavos traídos a la fuerza a estas tierras como mano de obra semi-animal), pero no en un porcentaje particularmente alto como ocurre en las islas del Caribe.

La migración interna desde el campo hacia las ciudades en búsqueda de mejores horizontes, agravado ello por las devastadoras guerras internas registradas estas últimas décadas que forzaron a numerosos pobladores a marcharse de sus lugares de origen, constituye un fuerte elemento de las dinámicas sociales de todas las repúblicas centroamericanas, lo cual da como resultado el crecimiento desmedido y desorganizado de sus capitales y de las ciudades principales. Producto de ello es la alta proliferación de populosos barrios urbano-periféricos, sin servicios básicos, con poblaciones que sobreviven a partir de pobres economías subterráneas: comercio informal, niñez trabajadora, invitación a la delincuencia.

En términos generales (Costa Rica es la excepción) la situación de las mujeres es de gran desventaja respecto a la de los varones. Siguiendo pautas tradicionales, el número de embarazos es muy alto: con un promedio urbano de 5 (vale agregar que hay una alta mortalidad infantil), subiendo más en áreas rurales. Las tasas de analfabetismo, de por sí altas, se acentúan en las mujeres. Y su participación en la vida política es baja.

La situación medioambiental de todo el istmo es preocupante. Como consecuencia de la falta de planificaciones a largo plazo, de rapiñas de recursos naturales y de Estados corruptos que toleran todo tipo de saqueo, la zona muestra un marcado deterioro en sus aspectos ecológicos: desacelerada pérdida de bosques, falta de agua potable, polución generalizada. Ello crea una alta vulnerabilidad que, ante la ocurrencia de cualquier evento natural considerable –de los que la región lamentablemente posee muchos: zona sísmica, de paso de huracanes, con profusa actividad volcánica– los transforma en enormes catástrofes sociales.

Si bien toda Latinoamérica es, desde inicios del siglo XX, zona de influencia estadounidense, en el caso de América Central esto es groseramente más notorio. Sus presidentes llegan a tales con el beneplácito de la embajada norteamericana (llamada simplemente "la Embajada", lo cual dice mucho del panorama general). El imperio del norte, aunque es reconocido en su papel de amo dominante, no deja de ser al mismo tiempo foco de atracción de todas las poblaciones: de las clases altas, en tanto centro de referencia política y cultural; de las masas empobrecidas, como vía de salvación económica. De hecho el ingreso de divisas a partir de las remesas que cada mes envían los familiares emigrados (mano de obra barata y no calificada en los Estados Unidos) constituye para toda el área una de las principales fuentes de sobrevivencia (en algunos países, y dependiendo de circunstancias coyunturales, ocupa el primer lugar).

En tal sentido, dado que juega este papel de punto de referencia obligado en las lógicas cotidianas y de largo plazo, Norteamérica es un elemento decisivo para entender la historia, la coyuntura actual y el futuro del istmo centroamericano.

Centroamérica y la Guerra Fría

Los países que actualmente conforman la región centroamericana fueron colonias de España, con excepción de Belice, que fue un enclave británico. Hacia principios del siglo XIX, con la fiebre libertaria que barrió el continente, consiguen su independencia de la metrópoli. Pero rápidamente comenzaron sus problemas. Originalmente constituyeron una unidad, continuando su status de Capitanía General de la época colonial, donde reunidos conformaban un todo con Guatemala como capital. Al poco tiempo de constituida, se disolvió la Unión Centroamericana, dando lugar a los Estados que actualmente existen en la zona.

Formalmente independientes de España, en realidad nunca se constituyeron plenamente en repúblicas soberanas con proyectos nacionales propios. Ya hacia fines del siglo XIX eran, en mayor o menor medida, partes del círculo de interés geoestratégico que los Estados Unidos comenzaban a trazar. Desde ese entonces son –como se dice tan habitualmente– su "patio trasero".

Las aristocracias nativas siempre estuvieron alineadas con el poderoso del norte; se dio ahí un proceso de acomodamiento recíproco: oligarquías que producían a bajos costos productos para el mercado norteamericano, y que simultáneamente abrían las puertas a las inversiones estadounidenses para el saqueo de las riquezas nacionales. Al mismo tiempo –esto marcó la historia de todo el siglo XX– estos países aportaban mano de obra barata, siempre en situación migratoria ilegal, para los trabajos menos calificados en los Estados Unidos.

En todo el subcontinente latinoamericano, Centroamérica fue quedando relegada como la región más pobre, con estructuras más ligadas a la colonia, con un funcionamiento económico-social de corte quasi feudal, mientras otros países, también ex colonia españolas, seguían modelos de desarrollo industrial.

La injerencia política de Washington en la región fue notoria; más aún: desvergonzada, desde el '900 en adelante. Salvo Costa Rica –que merece un tratamiento aparte, siendo por ello la "Suiza centroamericana"– la historia política del istmo estuvo marcada por dictaduras militares a granel, siempre con Washington de por medio. Invasiones, complots y maniobras desestabilizadoras se pueden contar por docenas. La CIA hizo su debut de fuego con una campaña de acción encubierta en Guatemala, en 1954.

En esta lógica, sobre el horizonte de esa historia de explotación, pobreza e intervención extranjera, y a partir de la esperanza que abriera la Revolución Cubana de 1959, entre las décadas de los '60 y los '70 comienzan a generarse movimientos armados como reacción ante tal estado de cosas. Guatemala primero, luego Nicaragua, posteriormente El Salvador, desarrollaron expresiones guerrilleras que, paulatinamente, fueron creciendo. En Nicaragua, como Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), hacia 1979, terminaron por tomar el poder desplazando a la dictadura más vieja de Centroamérica: la de la familia Somoza, tristemente célebre por su crueldad, comenzando la construcción de una experiencia socialista y antiimperialista. En El Salvador, hacia fines de los '80, estuvieron a punto de hacer colapsar al gobierno. En Guatemala –el movimiento guerrillero más viejo del área y el segundo de toda Latinoamérica, luego del colombiano– fueron juntando fuerzas llegando a tener una presencia nacional.

Estas expresiones políticas, –de acción armada, con presencia fundamentalmente entre la población campesina– además de representar sin dudas el descontento histórico de las masas paupérrimas, fueron elemento constitutivo también de la lucha ideológica y militar que marcó buena parte de la segunda post guerra del siglo XX: la Guerra Fría. Guerra a muerte entre dos proyectos de vida, entre dos modelos de desarrollo y de concepción del mundo; guerra que se libró en numerosos frentes, y en la que Centroamérica fue un campo de batalla de gran importancia.

El bloque socialista se involucró fuertemente; Cuba, por su cercanía, fue el punto de referencia más cercano. Preparación política, ideológica y militar estuvieron presentes desde el inicio de estos movimientos, apareciendo Moscú siempre vigente como una instancia importante en esa dinámica entablada. Por el otro lado, como respuesta a estos proyectos de transformación social, las oligarquías locales, con sus respectivas Fuerzas Armadas, y la presencia omnímoda de la Casa Blanca en tanto referencia última, descargaron todo el peso represivo del caso para evitar que esas iniciativas revolucionarias pudieran crecer.

A las propuestas de cambio social levantadas por estos movimientos (en Nicaragua, incluso, habiendo llegado a adueñarse del poder, y comenzando efectivamente el proceso de transformación), le siguieron brutales represiones. Campañas de "tierra arrasada" en Guatemala, los "contras" en Nicaragua, guerra sucia en El Salvador, las bases de los contras en la región de la Mosquitia hondureña, y en su momento también en Costa Rica, ningún rincón del área centroamericana escapó a la maquinaria bélica. La zona se puso al rojo vivo. El discurso militarizado inundó la vida cotidiana.

La guerra nuclear de los misiles soviéticos y estadounidenses que nunca llegaron a dispararse se libró, entre otras formas, a través de las guerras de guerrillas y las tácticas contrainsurgentes en las montañas de Centroamérica. Los muertos, claro está, fueron centroamericanos.

Y ahora: ¿más de lo mismo?

La Guerra Fría terminó. El bloque soviético ya no existe. Los ideales socialistas, aquellos que pusieron en marcha a los movimientos guerrilleros, hoy están, si no desechados totalmente, al menos en proceso de observación (¿en terapia intensiva?). De todos modos las causas estructurales que motivaron aquellas respuestas armadas por parte de los grupos más avanzados políticamente en los distintos países de América Central, aún persisten. En Nicaragua incluso, donde uno de esos grupos fue poder y manejó el país por espacio de una década con un proyecto transformador, las causas profundas generadoras de pobreza –aunque ya no esté la familia Somoza – persisten. De aquel cambio iniciado en su momento, hoy ya casi nada queda, pese a que regresó a la presidencia el otrora comandante guerrillero Daniel Ortega.

Mucho ha cambiado en estos últimos años, desde la caída del muro de Berlín en adelante. Pero las razones que dieron lugar al surgimiento del socialismo como visión contestataria del mundo, como forma de lucha contra las injusticias sociales, aún se mantienen.

La Guerra Fría que se expresó en Centroamérica a través de las guerras que desangraron sus países por años, ya es parte de la historia; pero las secuelas de esas guerras ahí están todavía, y seguirán estando por mucho tiempo.

En realidad, terminada la gran puja entre los dos modelos en disputa con el triunfo de uno de ellos y la desaparición del otro, no se resolvieron los problemas de fondo que mantuvieron enfrentadas a esas dos cosmovisiones. Terminó la guerra de estos años, pero no su motor. A partir de ese final en concreto se siguieron las agendas de paz de diversas regiones del planeta, América Central entre ellas. Agendas que, en todo caso, no hablan tanto de los procesos de superación de diferencias en los espacios locales donde los conflictos se expresaban abiertamente (como en Oriente Medio, o en el África subsahariana), sino de la necesidad y/o conveniencia de las potencias –Estados Unidos a la cabeza– de eliminar zonas calientes, problemáticas. A su vez las guerrillas firmaron la paz, en realidad, porque no tenían otra salida ante el nuevo escenario abierto. Como se dijo burlescamente: se pasó de Marx a Marc’s: métodos alternativos de resolución de conflictos. La idea de lucha de clases salió de la discusión… ¡pero no de la realidad! Las políticas neoliberales amarradas a esas agendas de pacificación profundizaron las contradicciones e injusticias históricas de la región.

Decir que Centroamérica entró en un período de paz es, cuanto menos, equivocado. Quizá: exagerado, pues oculta la realidad cotidiana. Desde ya, el hecho de no convivir diariamente con la guerra es un paso adelante. Hoy siguen muriendo niños de hambre, o mujeres en los partos sin la correspondiente atención, pero ya nadie muere en una emboscada, pisando una mina, de un cañonazo. Esto no es poco. Pero si se mira el fenómeno a la luz del análisis histórico es evidente que las guerras vividas en la región tienen como su causa el hambre, la desprotección, la exclusión en definitiva. Y esto no ha cambiado. Sin vivir técnicamente en guerra, la zona sigue siendo de las más violentas del mundo. Nuevos actores (crimen organizado, narcotráfico, pandillas juveniles), sobre la base de un transfondo de inequidades históricas que nunca se modificó, son los elementos que hacen de la región un lugar problemático, difícil, complejo.

¿Qué le espera ahora a Centroamérica?

Como primera tarea, resolver los problemas inmediatos derivados de los conflictos armados: los materiales, los psicológicos, los culturales. Desde hace algunos años, dependiendo de los tiempos en cada caso, se está trabajando sobre ello. Sin embargo, la magnitud de lo invertido para la reconstrucción post bélica es inconmensurablemente menor a lo que se destinara a las guerras, por lo que las heridas y las pérdidas no parecen poder superarse con gran éxito de seguirse esta tendencia. No ha habido –ya pasó el tiempo para ello– un equivalente al plan Marshall europeo para reactivar las economías. Se contó con apoyos de la comunidad internacional, pero no mucho más grandes que los que podrían haber llegado luego de cualquier catástrofe natural. En definitiva, no hubo un genuino proceso de reconstrucción sobre nuevos parámetros: todo siguió no muy distinto a lo que siempre fue y las ayudas no sirvieron para poner en marcha ninguna transformación de base.

Pacificada el área (o, al menos, sin el fragor de las guerras declaradas que se vivieron años atrás), la estructura económica no ha tenido ningún cambio sustancial: no se modificó la tenencia de la tierra, no se salió de los modelos agroexportadores, no comenzó ningún proceso sostenible de modernización industrial. Las grandes mayorías continúan siendo mano de obra no calificada, barata, con escasa o nula organización sindical. En otros términos: más de lo mismo.

En el plano de lo político y cultural las cosas no han cambiado especialmente. Sigue predominando la impunidad. Ese es el elemento principal que define la situación general luego de los conflictos bélicos sufridos. Las aristocracias se han reposicionado luego de este período, sin mayores inconvenientes en el mantenimiento de sus privilegios. En Nicaragua retornaron abiertamente al control del poder, luego de la primavera sandinista –que terminó siendo más bien, por diversos motivos, un borrascoso temporal, y la nueva llegada al gobierno de un equipo que levanta las banderas del sandinimo no tiene nada que ver con el proyecto revolucionario de la década de los 80 del siglo pasado. En Guatemala han tenido que compartir algunas cuotas de poder, a su pesar sin dudas, con las fuerzas armadas que le cuidaron sus fincas años atrás, quienes devinieron ahora nuevos ricos con el manejo de las economías "calientes": narcotráfico, contrabando, crimen organizado.

En toda la región centroamericana la pauta dominante sigue siendo la impunidad. Luego de las atrocidades a que dieron lugar las guerras cursadas, no ha habido juicios a los responsables de tanto crimen, de tanta destrucción. Incluso muchos de los asesinos de guerra siguen detentando cargos públicos sin la menor vergüenza. La millonaria indemnización fijada por la Corte Internacional de Justicia (17.000 millones de dólares) contra Washington como monto a resarcir a Nicaragua por los daños de guerra ocasionados por haber financiado a la Contra durante casi una década, quedaron en el olvido. De hecho, su anulación fue una de las primeras medidas tomadas por el gobierno de Violeta Barrios viuda de Chamorro al asumir luego de la partida de los sandinistas en 1990. Y si en Guatemala, luego de años de espera, se llegó a condenar a la cabeza visible de las políticas de tierra arrasada que enlutaron a esa nación en los años 80, el general José Efraín Ríos Montt, los factores de poder del país hicieron que dos días después de emitida la condena dieran marcha atrás con la misma. En otros términos: terminadas las guerras internas, la impunidad sigue siendo lo dominante.

La construcción de la paz como proceso sostenible e irreversible no es, hasta el momento, un hecho indubitable. Mientras no se revise seriamente la historia, no se comiencen a mover las causas estructurales que están a la base de los enfrentamientos armados y no se haga justicia contra los responsables de los crímenes de guerra –como pasó, por ejemplo, en Europa con la jerarquía nazi– es imposible pacificar realmente las sociedades. Hay, como es el caso actual, algunos paños de agua fría, pero las heridas profundas que ocasionaron el odio y las posiciones irreconciliables no podrán desaparecer si no se abordan con seriedad esas agendas pendientes. La violencia galopante que se vive en la zona –criminalidad, persistencia de escuadrones de la muerte, delincuencia callejera, linchamientos en algunos casos, todo lo cual convierte a la región en una de las zonas más peligrosas del planeta– son expresiones de esa historia no elaborada. Puede haber "agendas de la paz", pero no se vive realmente en paz.

El papel jugado por los Estados Unidos sigue siendo el mismo: hegemónico, dominador total para la región. Incluso se da el caso paradójico en que, terminadas las guerras locales, la gran potencia se permite impulsar programas de apoyo a las víctimas de toda esa crueldad que ellos mismos fomentaron. Valga decir que no por sentimientos de culpa precisamente, sino como parte de la misma estrategia de dominación de siempre, actualizada hoy, y adecuada a las circunstancias correspondientes.

Los distintos movimientos revolucionarios signatarios de los procesos de paz que se siguen en el área (la URNG en Guatemala, el FMLN en El Salvador, el FSLN en Nicaragua) –que en todo caso, preciso es decirlo, siguieron procesos prácticamente impuestos por la comunidad internacional– una vez pasados a la lucha política desde el plano civil no han podido elaborar estrategias de impacto para las mayorías, estando en estos momentos lejos de constituirse en alternativas con posibilidades reales de generar cambios profundos, más allá que puedan ocupar la administración central del país, como el caso salvadoreño. El caso del sandinismo, viniendo de un proceso donde sí detentaron el poder político, nos confronta con una debilidad de propuesta programática que –todo pareciera indicar– más allá de declaraciones oficiales, ya no tiene ninguna relación con la vena revolucionaria de décadas atrás.

Para las poblaciones pobres, marcharse a los Estados Unidos a trabajar en cualquier cosa y acumular algunos dólares, sigue siendo la meta dorada.

Como una herencia novedosa que deja el final de la Guerra Fría en el área centroamericana –proceso que en realidad se extiende a toda Latinoamérica, pero que en la zona adquiere ribetes muy marcados– es la proliferación de iglesias evangélicas fundamentalistas. Nacidas como estrategia política encubierta de los Estados Unidos para oponerse a la creciente Teología de la Liberación católica de los '60 y los '70 con su "opción por los pobres", estos grupos inundaron la región llevando un mensaje de desinterés por lo terrenal y de total apatía política. Hoy, a partir de una dinámica de autonomía que fueron adquiriendo, representan un factor de alta incidencia en la vida cotidiana de las comunidades de todos los países del istmo, repitiendo siempre aquellos patrones de proyecto vital: no preocuparse, dejar todo en manos de dios. Su incidencia es alta: se calcula en no menos de un tercio de la población total.

Centroamérica participa hoy de los procesos de integración en bloque que imponen los Estados Unidos en su estrategia continental. Ahí están el Tratado de Libre Comercio (TLC) o el Plan Puebla-Panamá, preparando el camino para tratados bilaterales entre la potencia del norte y los distintos países. En esta lógica se inscribe el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y Estados Unidos, (CAFTA, por sus siglas en inglés).

El ex presidente George Bush hijo anunció en su momento que el CAFTA constituye una prioridad de primera línea para su administración. El valor global de las relaciones comerciales entre la economía norteamericana y la centroamericana es de unos 20.000 millones de dólares anuales, cifra que no representa, precisamente, una cantidad como para ser considerada "prioridad de primera línea". ¿Por qué esta decisión de Washington entonces?

Este acuerdo de libre comercio con Centroamérica pretendió ser el punto focal principal de cara al objetivo de crear el Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA), acuerdo que nunca llegó a ponerse en marcha, pero que se vio reemplazado operativamente por tratados bilaterales, los cuales, en definitiva, cumplen el mismo papel. La implementación del ALCA se le complicó a la Casa Blanca por diversos motivos de protesta política, fundamentalmente por la lucha de la sociedad civil (sindicatos, grupos de oposición, partidos de izquierda) contra un acuerdo leonino, lesivo de los intereses de los trabajadores y atentatorio contra el medio ambiente. En esa geoestrategia hemisférica de Washington, Centroamérica se convierte así en territorio de expansión natural del Tratado de Libre Comercio (que ya vincula a Canadá, Estados Unidos y México). Estando la región amarrada ahora por el Plan Puebla-Panamá, cuyas inversiones cobran sentido en el marco jurídico de un TLC que subordine las legislaciones nacionales de cada uno de los países centroamericanos al acuerdo supranacional con los Estados Unidos que estimule y garantice los intereses de las empresas transnacionales que operan en el área –la inmensa mayoría estadounidenses–, el CAFTA pasa a ser así una pieza de gran importancia en su "patio trasero".

Buena parte del tráfico de bienes derivado de los tratados de libre comercio de países latinoamericanos con Estados Unidos, tiene que pasar por la región mesoamericana. Por lo tanto el CAFTA es un paso vital para expandir el acuerdo continental. Sin el endoso de dirigentes empresariales y funcionarios de los gobiernos centroamericanos, los tratados de libre comercio que subordinan las débiles economías latinoamericasnas a los dictaods de las corporaciones estadounidenses sería prácticamente imposible. Todo indica que las eventuales ganancias derivadas de un tal mecanismo de concertación económica no representan verdaderos beneficios para todos sino que, una vez más, hipotecan el bienestar de los pueblos en favor del gran capital, en especial el norteamericano. Es decir: aunque con términos nuevos, más de lo mismo.

La vulnerabilidad de los países centroamericanos y la propensión al vasallaje de sus actuales gobiernos (infame herencia histórica que nos condena, malichismo mediante), son reconocidos por funcionarios de la misma Casa Blanca como elementos que favorecen esa estrategia expansionista del "paso a paso", para debilitar la oposición que en su momento se hiciera al ALCA en el bloque regional del Sur que encabeza Brasil, y al mismo tiempo favorecer la posición estadounidense en las negociaciones multilaterales de la ronda de Doha, que se llevan a cabo en el seno de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Sin ambages el otrora Representante de Comercio de Estados Unidos Robert Zoellick pudo subrayar que el CAFTA es el mejor escudo del que dispone la industria textil norteamericana para sobrevivir a la competencia de China, eliminadas las tarifas en ese sector desde el año 2004 bajo el Acuerdo Multifibras de la Organización Mundial de Comercio.

En resumida síntesis, el CAFTA consiste en nueve temas puntuales de negociación: 1) Servicios: todos los servicios públicos deben estar abiertos a la inversión privada, 2) Inversiones: los gobiernos se comprometen a otorgar garantías absolutas para la inversión extranjera, 3) Compras del sector público: todas las compras del Estado deben estar abiertas a las transnacionales, 4) Acceso a mercados: los gobiernos se comprometen a reducir, y llegar a eliminar, los aranceles y otras medidas de protección a la producción nacional, 5) Agricultura: libre importación y eliminación de subsidios a la producción agrícola, 6) Derechos de propiedad intelectual: privatización y monopolio del conocimiento y de las tecnologías, 7) Subsidios, "antidumping" y derechos compensatorios: compromiso de los gobiernos a la eliminación progresiva de barreras proteccionistas en todos los ámbitos, 8) Política de competencia: desmantelamiento de los monopolios nacionales, 9) Solución de controversias: derecho de las transnacionales de enjuiciar a los países en tribunales internacionales privados.

Una vez más, analizando lo que allí está en juego, todo parece indicar que para los pobres y por siempre postergados banana countries (para el grueso de sus crónicamente pobres poblaciones, obviamente) habrá más de lo mismo.

La nueva industria extractivista que las potencias occidentales, con Washington a la cabeza, están desarrollando a pasos agigantados en todo el continente –y por supuesto también en el istmo centroamericano– en afanosa búsqueda de recursos imprescindibles para su expansión (petróleo, minerales estratégicos para las tecnologías de punta y la industria militar, agua dulce para consumo humano o para la generación de energía hidroeléctrica, biodiversidad de las selvas tropicales), en realidad no cambia la estructura de base en cuanto a dependencia y subdesarrollo. En todo caso, modificando externamente la forma de despojo, la relación de subordinación se mantiene inalterable. El rosario de bases militares estadounidenses que acordonan la región deja ver cuál es el verdadero interés de Washington para Centroamérica: un botín que seguirá expoliando con beneplácito de las burguesías locales, en muchos casos socios menores en esa rapiña. O sea: más de lo mismo.

Conclusión

Ante todo este panorama, los escenarios a futuro que se vislumbran para la región no son muy alentadores por cierto. Pasó la Guerra Fría, pasaron los conflictos armados locales, las sociedades se desangraron, los países sufrieron enormes pérdidas materiales.... pero no cambiaron su estatus de "bananeros". El área sigue siendo la más pobre de América, estando entre las más pobres del mundo. Los procesos de paz, a veces, pueden funcionar como mordaza para la búsqueda de la justicia. Los procesos de integración impuestos por Washington no se ven como oportunidades para un desarrollo genuinamente armónico y equilibrado para todos. Las democracias se muestran más bien raquíticas, y la impunidad y la corrupción siguen dominando lo cotidiano. Y quizá lo peor: no se ven alternativas ciertas a todo esto. Al menos, no destacan propuestas sólidas desde el campo de las izquierdas.

Lo que sí se van dibujando como alternativas antisistémicas, rebeldes, contestatarias, son los grupos (en general movimientos campesinos e indígenas) que luchan y reivindican sus territorios ancestrales. De hecho, en el informe "Tendencias Globales 2020 – Cartografía del futuro global", del consejo Nacional de Inteligencia de los Estados Unidos, dedicado a estudiar los escenarios futuros de amenaza a la seguridad nacional de ese país, puede leerse: "A comienzos del siglo XXI, hay grupos indígenas radicales en la mayoría de los países latinoamericanos, que en 2020 podrán haber crecido exponencialmente y obtenido la adhesión de la mayoría de los pueblos indígenas (…) Esos grupos podrán establecer relaciones con grupos terroristas internacionales y grupos antiglobalización (…) que podrán poner en causa las políticas económicas de los liderazgos latinoamericanos de origen europeo. (…) Las tensiones se manifestarán en un área desde México a través de la región del Amazonas". Para enfrentar esa presunta amenaza que afectaría la gobernabilidad de la región poniendo en entredicho la hegemonía continental de Washington y afectando sus intereses, el gobierno estadounidense tiene ya establecida la correspondiente estrategia contrainsurgente, la "Guerra de Red Social" (guerra de cuarta generación, guerra mediático-psicológica donde el enemigo no es un ejército combatiente sino la totalidad de la población civil), tal como décadas atrás lo hiciera contra la teología de la liberación y los movimientos insurgentes que se expandieron por toda Latinoamérica.

Hoy, como dice el portugués Boaventura Sousa Santos refiriéndose al caso colombiano en particular y latinoamericano en general, "la verdadera amenaza no son las FARC. Son las fuerzas progresistas y, en especial, los movimientos indígenas y campesinos. La mayor amenaza [para la estrategia hegemónica de Estados Unidos] proviene de aquellos que invocan derechos ancestrales sobre los territorios donde se encuentran estos recursos [biodiversidad, agua dulce, petróleo, riquezas minerales], o sea, de los pueblos indígenas".

Aunque suene a pesimista, hoy por hoy todo muestra que, en la coyuntura actual al menos, la historia no ha cambiado. De todos modos confiemos en lo que dicen los ancianos mayas: que pronto vendrán tiempos de renacimiento para los ahora excluidos. Ojalá no se equivoquen.

Bibliografía:
- Aguilera, G.,Imery, J et. al. (1980) "Dialéctica del Terror en Guatemala". San Salvador: Editorial Universitaria Centroamericana.
- Antognazzi, I. y Lemos, M. F. (2006) "Nicaragua, el ojo del huracán revolucionario". Buenos Aires: Nuestra América Editorial.
- Bauer. A. (1956) "Cómo opera el capital yanqui en Centroamérica". Guatemala: Inforpress Centroamericana.
- Bendaña, A. (1991) "Una tragedia campesina". Managua: Editora de Arte.
- Bobbio, N. (2002) "Diálogo en torno a la República". Barcelona: Editorial Tusquets.
- Bobbio, N. et al. (1998) "Diccionario de Política". México: Siglo XXI.
- Casaús, M. (2007). "Guatemala: linaje y racismo". Guatemala: F&G Editores.
- Clavero, B. (2008). "Geografía política de América Latina: pueblos indígenas entre constituciones mestizas". México: Siglo XXI.
- Colussi, M. (1990) "Salud Mental en el Proceso de Desarme y Desmovilización de la Resistencia Nicaragüense - OPS/OMS". Managua: OPS/OMS.
- Comisión para elesclarecimiento Histórico. (1998). "Guatemala. Memoria del Silencio". Guatemala: UNOPS.
- Cuéllar, N. (Coordinador) (2012) "Inversiones y dinámicas territoriales en Centroamérica. Implicaciones para la gobernanza y la construcción de alternativas". El Salvador: Fundación PRISMA.
- ECAP. (2003). "Psicología Social y Violencia Política". Guatemala: ECAP.
- Gorostiaga, X. (1999) "En busca del eslabón perdido entre educación y desarrollo. Desafíos y potencialidades para la Universidad en América Latina y el Caribe", manuscrito presentado en la reunión del GT Educación y Sociedad de CLACSO, Recife, 1999.
- Luz, D. (2007) "El impacto de las armas pequeñas en América Central y el Caribe". Panamá: UNICEF.
- Martín-Baró, I. (2007) "Acción e ideología. Psicología social desde Centroamérica". San Salvador. UCA.
- Martínez Peláez, S. (1994). "La Patria del criollo. Ensayo de interpretación de la realidad colonial guatemalteca". México: Ediciones En Marcha.
- Organización Internacional del Trabajo. (2010) "Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes". Disponible en versión electrónica en: http://www.ops.org.bo/textocompleto/pi31666.pdf
- Primer Encuentro Continental de Pueblos Indios. (1990) "Declaración de Quito". Versión digital disponible en http://www.cumbrecontinentalindigena.org/quito_es.php
- Procuraduría de los Derechos Humanos. (1997) "Acuerdos de Paz". Guatemala: USAID, URL.
- Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo -PNUD- (1999) "Informe sobre Desarrollo Humano para América Central. 2009-2010". Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá: PNUD.
- Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo -PNUD- "Acuerdo de Paz de El Salvador". Versión electrónica disponible en: http://www.pnud.org.sv/2007/index2.php?option=com_docman&task=doc_view&gid=275&Itemid=56
- Proyecto Asociativo Regional Apoyo a la Educación, Capacitación e Investigación en Derechos Humanos en Centroamérica. (2010) "Revista Regional de Derechos Humanos. N° 2. Honduras 2010". Tegucigalpa: Universidad Nacional Autónoma de Honduras.
- Radda Barnen de Suecia. (1996) "Restaurando la alegría. Diferentes enfoques de asistencia a la niñez psicológicamente afectada por la guerra". Estocolmo: Ed. Radda Barnen de Suecia.
- Solano, L. (2005) "Petróleo y minería en las entrañas del poder". Guatemala: Inforpress Centroamericana.
- Taracena, A. et. al (2002). "Etnicidad, estado y nación en Guatemala, 1808-1944". Guatemala: CIRMA.
- UNODC –Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito– (2012) "Delincuencia organizada transnacional en Centroamérica y el Caribe. Una evaluación de las amenazas". San José: UNODC
- Wieviorka, M. (2009). "El racismo: una introducción". Barcelona: Editorial Gedisa.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Respuesta del Comité Democrático Haitiano en Argentina a Agustin Rossi y “Lula” Da Silva

Durante la última semana del mes de febrero, aparecieron en diferentes medios de prensa dos artículos sobre Haití. El primero es una reflexión del ex presidente del Brasil, Luiz Ignacio “Lula” Da Silva, el otro es de Santiago Rodríguez a partir de algunas declaraciones realizadas por el actual ministro de Defensa de Argentina, Agustín Rossi, luego de su reciente visita al país caribeño. Simple coincidencia o no, esto no es lo más importante de estos dos artículos, sino que han golpeado de la misma manera la dignidad del pueblo haitiano. Y esto es inaceptable. En efecto, por razones no reveladas estos dos dirigentes políticos sudamericanos decidieron, a escasos meses del décimo aniversario de la imposición de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (MINUSTAH), defenderla con una prepotencia casi idéntica a la que suele caracterizar a los dirigentes del imperialismo norteamericano cuando deciden en cualquier momento invadir ciertos países y derrocar gobiernos que no son de su agrado.

Inaceptable, también, porque tanto Da Silva como Rossi, ni siquiera mencionaron las violaciones sexuales a niñas, mujeres y jóvenes haitianos por parte de soldados de la MINUSTAH. Incluso, si uno lee atentamente el texto de Da Silva, pareciera que el cólera que ya causó más de 9.000 muertos y más 600.000 personas infectadas fuera un fenómeno natural como el terremoto que nos golpeó el 12 de enero de 2010. Lo que es grave, puesto que varios científicos demostraron que esta enfermedad fue introducida en Haití por soldados de Nepal, miembros de la MINUSTAH. Tampoco mencionaron las dos Resoluciones del Senado Haitiano exigiendo el retiro gradual de la MINUSTAH y dando como plazo último el mes de mayo próximo. Lo mismo podemos decir cuando ignoraron por completo las múltiples movilizaciones del pueblo haitiano y sus organizaciones durante estos casi diez años en contra de la MINUSTAH y las represiones por su parte a las mismas.

Francamente, nos cuesta creer y considerar que se trata de una equivocación. Pensamos que pretenden ocultar la verdad para no reconocer terribles errores como así también el carácter neocolonial de esta Misión denominada de Estabilización. Un nombre que es simplemente un eufemismo para disfrazar o enmascarar la ocupación de Haití. Si uno repasa con seriedad todo lo que ocurrió en Haití desde junio de 2004 hasta nuestros días, no le puede caber duda alguna de que Haití ha sido colocado bajo tutelaje de la ONU. La intromisión de la llamada Comunidad Internacional a través de la MINUSTAH en los asuntos internos del país es de tal evidencia, gravedad y magnitud, que incluso determinó con prepotencia los resultados tanto de la elección presidencial de 2006 donde salió “electo” René Garcia Préval como los de la última de 2010-2011 donde dicha Comunidad nos impuso a Michel Joseph Martelly. Están las declaraciones del diplomático brasileño Ricardo Seitenfus (ex representante de la OEA en Haití) para confirmar lo que quedó claro hace ya bastante para la inmensa mayoría del pueblo haitiano en cuanto a las nefastas consecuencias de la ocupación de Haití por la MINUSTAH. Y con tantas pruebas de intromisión y violaciones a los derechos humanos, a la soberanía y el derecho a la autodeterminación del pueblo haitiano, es evidente que estos dos artículos no pueden tapar el sol.

Pero como el ex presidente brasileño, Da Silva y el ministro de Defensa argentino, Agustín Rossi, no son imperialistas y no representan a países imperialistas cabe, entonces, preguntar: ¿por qué reflexionaron y plantearon de esta manera la situación en Haití? Sinceramente no pensamos que es por falta de información acerca de los atropellos y el verdadero rol de la MINUSTAH. Tampoco podemos desconocer que son dirigentes con sensibilidad social y formación más que suficiente para aprehender los sufrimientos de un pueblo. A nuestro entender tienen suficiente bagaje político e intelectual para comprender que el empobrecimiento extremo que afecta a la inmensa mayoría de los haitianos y toda la destrucción institucional y estructural que notaron y plantearon claramente, no pueden ser producto del azar, sino que son el resultado de décadas de dominación imperialista, de la exacerbación de la dependencia de Haití con respecto al imperialismo yanqui como así también de las traiciones de varios haitianos que se autoproclaman defensores del campo popular. Además, sin lugar a dudas, deben conocer la historia nefasta de la primera ocupación militar norteamericana (1915-1934) que transformó a Haití en una perfecta neocolonia de los Estados Unidos Inclusive, no pueden ignorar la historia del apoyo norteamericano a la terrible dictadura de la familia Duvalier (1957-1986) como así tampoco la historia de los golpes de Estado que han ocurrido en Haití bajo la batuta de la CIA norteamericana, el Pentágono, etc. Tampoco pueden desconocer que desde el 2010 el verdadero mandamás en Haití es el ex presidente norteamericano, Bill Clinton.

Conscientes de esta realidad y sin negar también la existencia de lo que en muchas ocasiones se denominan razones de Estado, pensamos que el nefasto contenido y enfoque de estos dos artículos, se debe a una subestimación del pueblo haitiano por parte de estos dirigentes sudamericanos -tal como lo podemos constatar en todos aquéllos que son prisioneros de los esquemas propios del pensamiento moderno occidental, de la llamada modernidad occidental-. Una modernidad que pretende determinar cómo los pueblos deben vivir y organizarse, y que siempre menospreció al pueblo haitiano. Una modernidad que permanentemente sostiene una visión paternalista y lastimosa sobre el pueblo haitiano. Es, quizás, por eso que ellos se han atribuido el derecho de decidir que la MINUSTAH no puede retirarse hasta acabar con su tarea, salvo decisión contraria de la ONU y no a partir de la decisión del pueblo haitiano. Y esto es así, pues en ningún momento hicieron ni siquiera una sola mención de la opinión del pueblo haitiano sobre la MINUSTAH, de sus organizaciones populares, etc., etc. Ignoraron completamente este aspecto; sin embargo, es el más importante de la crisis que pretenden solucionar o ayudarnos a solucionar. En este contexto, al continuar con este tipo de planteos y de política, afirmamos sin temor a equivocación que van a seguir llevando agua de vez en cuando a barrios carenciados -tal como lo consignó el ministro Rossi-. También, la MINUSTAH seguirá contribuyendo para que el 1% de la población pueda seguir concentrando en sus manos más del 75% de toda la riqueza del país y las empresas capitalistas puedan seguir pagando salarios de hambre a los obreros haitianos y el 70% de la población activa seguirá sin trabajo.

¿Cómo dirigentes tan importantes en sus respectivos países no pueden admitir que el pueblo haitiano es el único capaz de solucionar tan espantosa crisis? ¿Cómo no pueden comprender que el imperialismo no se combate sólo en Venezuela sino también en Haití? Y esto más allá de las enormes diferencias existentes entre estos dos procesos políticos.

Ahora bien, hay otras preguntas que nos gustarían hacer tanto al ex presidente Da Silva como al ministro Rossi. ¿Cómo no pueden ver en la MINUSTAH un instrumento de dominación? ¿Por qué la presentan como Misión de ayuda? ¿Por qué ocultan u olvidan de mencionar cómo comandos norteamericanos secuestraron al presidente Aristide el 29 de febrero de 2004 para luego depositarlo en África? ¿Por qué no dicen cuáles fueron las tropas que desembarcaron y ocuparon Haití luego del derrocamiento de Aristide? ¿Por qué no revelan quiénes elaboraron la Resolución 1542 votada en el Consejo de Seguridad para crear e imponer la MINUSTAH? Les hacemos estas simples preguntas porque los dos manifestaron su interés por el pueblo haitiano y afirmaron que no lo quieren abandonar. Además se las hacemos, porque no queremos hacer ningún tipo de juicio de intención de sus declaraciones, solamente queremos llamarles la atención sobre una política que golpea la dignidad del pueblo haitiano y que no sirve para luchar de manera coherente en contra del imperialismo. Una política que excluye al pueblo haitiano no sólo como sujeto histórico capaz de destruir este orden neocolonial, sino que lo coloca en una posición no relevante en sus esquemas de análisis. Es totalmente nefasta.

Una verdadera ayuda, según nuestro entender, ha de comenzar por estudiar la historia de Haití. Una historia que no se puede analizar únicamente con las categorías del pensamiento occidental moderno si tenemos en cuenta que aquélla lo cuestionó y planteó varios otros y diferentes elementos de civilización.

En este marco, nos parece importante recordar la respuesta de Ricardo Seitenfus durante una entrevista a la siguiente pregunta:

-¿Qué impide la normalización del caso de Haití?

-“Durante doscientos años, la presencia de tropas extranjeras se ha alternado con los dictadores. Es la fuerza la que define las relaciones internacionales y nunca el diálogo con Haití. El pecado original de Haití, en el escenario mundial es su liberación. Los haitianos cometieron lo inaceptable en 1804: un crimen de lesa majestad para un mundo atribulado. Occidente era entonces un mundo colonialista, esclavista y racista que basaba su riqueza en la explotación de las tierras conquistadas. El modelo revolucionario haitiano asustó a las superpotencias. Estados Unidos no reconoció la independencia de Haití sino en 1865 y Francia exigió el pago de un rescate para aceptar la liberación. Desde el principio, la independencia estuvo comprometida y obstaculizado el desarrollo del país.

El mundo nunca ha sabido cómo tratar a Haití y así que terminó haciendo caso omiso de ella. Comenzaron 200 años de soledad en el escenario internacional. Hoy en día, la ONU aplica ciegamente el capítulo 7 de su carta, y despliega sus tropas para imponer su operación de paz, lo que no resuelve nada, es peor. Quieren hacer de Haití un país capitalista, una plataforma de exportación para el mercado de Estados Unidos., eso es absurdo. Haití tiene que volver a ser lo que es, es decir, un país predominantemente agrícola, imbuido del derecho consuetudinario. El país es continuamente descrito en términos de su violencia. Pero sin Estado, el nivel de violencia es mínimo, y alcanza aún una fracción de la de América Latina. Hay elementos en esta sociedad que han impedido que la violencia se extienda más allá” .

Para nosotros, no cabe la menor duda que nuestra historia plasmó en la realidad la visión del esclavizado, sus sufrimientos, su forma de concebir el mundo, la vida misma, puesto que ese ser humano comprendió que para su completa liberación no podría quedarse prisionero de la modernidad occidental que le negaba hasta su propia naturaleza humana. Así, la revolución haitiana no es hija de la revolución francesa, es fundamentalmente el resultado de un largo proceso de lucha durante más de 300 años de esclavitud que empezó prácticamente desde que los esclavizados fueron arrancados de África y depositados como bestias en el Caribe. Los cimarrones entendieron que su libertad, su verdadera libertad, dependía únicamente de ellos, de su capacidad para luchar, vencer y destruir el orden colonial. Entendieron que su libertad no podía ser un regalo como tampoco producto de la lástima de sus verdugos. Esto les costó sangre, mucha sangre y sacrificios enormes, pero supieron escribir una de las páginas más gloriosas de la historia humana en busca de la verdadera libertad. Es esta maravillosa historia que la MINUSTAH está pisoteando, y esto es inadmisible desde cualquier punto de vista que aboga a favor de la libertad, de la liberación, en contra de la explotación del hombre por el hombre. Como el pueblo haitiano que actualmente enfrenta en las calles a la MINUSTAH es heredero de esta historia, les decimos - plenamente convencidos de su capacidad de resistencia y dignidad- que rechazará y derrotará lo oprobioso. Si 300 años de esclavitud no pudieron someter indefinidamente a estos esclavizados, creemos que diez años de MINUSTAH tampoco podrán con sus verdaderos herederos ni torcer definitivamente el rumbo de nuestra historia.

Henry Boisrolin
Coordinador del Comité Democrático Haitiano en Argentina

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Repsol: Otro estatuto del coloniaje

Jorge Altamira  (especial para ARGENPRESS.info)

El acuerdo que cierra el litigio con Repsol por la expropiación, habrá de entrar en los anales de la entrega.



Uno. Clausura cualquier reclamo ambiental por parte de Argentina, lo cual releva a Repsol de un pasivo de decenas de miles de millones de dólares por el desastre ecológico que ha dejado en sus zonas de concesión. Kicillof había insinuado el asunto en la fase demagógica de la llamada ‘expropiación’, pero luego dejó caer el asunto sin la menor vergüenza. La Corte Suprema ya había rechazado un reclamo de Ecuador por los daños ocasionados por Chevron en la Amazonía -un anticipo de lo que acaba de ocurrir con la española. Dicho sea de paso, Repsol tiene de española la cara redonda de sus ejecutivos, que manejan la empresa por medio de un pacto abusivo que abarca solamente al 30% de los accionistas. La mayor parte del capital de Repsol se encuentra en manos de fondos norteamericanos y británicos, que dominan al pulpo desde la Bolsa.

Dos. Repsol recibe una indemnización en efectivo por 5.000 millones de dólares, para lo cual Argentina emitirá deuda pública por 6.000 millones de dólares. De acuerdo con los K, Argentina ha hecho un negocio redondísimo, porque la YPF de Repsol llegó a cotizar en Bolsa unos 16 mil millones de dólares -lo que deja 8.000 millones de dólares por el 51% expropiado. El ‘cálculo’ es simplemente falso, porque el valor de Bolsa es, en circunstancias normales, el doble o triple del valor de libros, que computa los activos menos los pasivos. El valor de bolsa nivela (“arbitra”) las ganancias de una empresa y en particular los dividendos que distribuye, con la tasa de interés corriente de una deuda pública o privada. En estas condiciones, Argentina estaría pagando el doble de lo que corresponde, siempre que no se tenga en cuenta el descomunal pasivo ambiental.

Esto explica que el gobierno no haya dado intervención al Tribunal de Tasación, el cual no podría nunca tomar como referencia una cotización de Bolsa. Hace un par de días, el Tribunal rubricó la cotización de Kicillof, claro que sin ninguna tasación.
Quince mil millones de dólares fue el precio al que Repsol compró YPF hace quince años, con un préstamo bancario que luego canceló con el petróleo de la compañía comprada. Se la quedó al valor de libros, no al de un precio de Bolsa. En ese entonces las reservas de gas y petróleo eran ocho veces superiores a las actuales, aunque el barril cotizaba a 25 dólares y hoy lo hace a 100 dólares, pero las reservas consumidas no fueron repuestas (vaciamiento). La YPF estatal tenía una flota propia y numerosas inversiones periféricas, todo lo cual fue vendido y embolsado por Repsol. El pulpo español debió haber sido expropiado sin pago por latrocinio.

Tres. Los títulos de deuda argentina que recibirá Repsol, con la garantía de un reembolso en efectivo de 5.000 millones de dólares, tienen un interés de casi el 9 por ciento -un 120% superior a lo que paga un bono de Bolivia. A igualdad de tasa de interés, el título argentino vale más del doble de su precio: no 6.000 millones de dólares sino 15.000 millones de dólares. Casualmente, el valor de bolsa. La deuda argentina, a la tasa corriente para países como Bolivia, crece en 15.000 millones de dólares.

Los intereses anuales a pagar por la deuda emitida para Repsol iguala la utilidad bruta de YPF en 2013, generada por el naftazo, y duplica la utilidad después de impuestos y costos no operativos.

Repsol venderá los títulos que reciba de Argentina a un consorcio de bancos por, dice el acuerdo, no menos de 4.500 millones de dólares -la cotización de la deuda argentina en los 90 días precedentes. El 9% sobre 6.000 de dólares se transforma en un 12% sobre estos 4.500 millones de dólares (más de lo que paga la Ucrania en ‘defol’). La banca hace un negocio fabuloso.

Cuatro. ¡Pero nos quedamos con el yacimiento de Vaca Muerta, que promete decenas de miles de millones de dólares! Ese yacimiento nunca fue propiedad de Repsol ni fue explorado por Repsol para determinar su caudal de reservas comprobadas. No se sabe, estrictamente, nada sobre ellas, ni siquiera el monto de inversiones necesarias para determinarlas. El precio del gas y del petróleo no convencionales se encuentra hoy por debajo de su costo de extracción. El agotamiento de una veta de combustible no convencional es mucho más rápido que el convencional. En Texas, el uso del agua para presionar la roca correspondiente ha provocado una sequía colosal. ¡Un directivo de Exxon, la mayor petrolera del mundo, hainiciado un juicio contra una petrolera por los daños ambientales que ha causado a su granja familiar!

Las inversiones en Vaca Muerta vienen precedidas por un naftazo, al que se sumará próximamente el aumento del gas. La nafta se vende ya a 1,60 dólares el litro, por encima del precio en la UE. Asistimos a una transferencia de ingresos gigantesca a favor de los pulpos petroleros, cuya producción, sin embargo, sigue en caída imparable, con excepción de un leve aumento de parte de YPF. Se insinúa la intención de convertir a la explotación del combustible no convencional, y por sobre todo a la exportación, en el centro de un nuevo régimen económico en el país. La condición rentística de Argentina -agraria y minera- se vería reforzada. La Argentina industrial que enarbola el nacionalismo burgués sufriría su enésima frustración.

Cinco. Con las reservas monetarias en picada, los K se desviven por volver a contratar deuda en el exterior, y a gran escala. Para ello necesitan crear un mercado fluido, algo difícil con un cepo cambiario y mercados de divisas paralelos. Los títulos entregados a Repsol (que ésta venderá a los bancos) están pensados para desarrollar ese mercado. El precio que pagan es ultrausurario. Es que el mercado de deuda quedará en manos de los bancos, que tendrán el monopolio de la venta de los títulos entregados a Repsol. Los K lograron lo que nadie: privatizar la emisión de deuda estatal.

Sexto. En la década del 30, el gobierno de la ‘década infame’ entregó a un par de frigoríficos el comercio exterior de carnes para evitar el cierre del mercado de Smithfield para Argentina. El pacto Roca-Runciman formó parte de lo que Jauretche bautizó como “el estatuto del coloniaje”. Los hijos putativos de Jaureteche acaban de hacer su aporte a la historia de la estafa nacional.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Conciliación Obligatoria en el conflicto docente

Horacio Meguira (ACTA)

Vale la pena realizar aclaraciones sobre la Conciliación Obligatoria anunciada por el Jefe de Gabinete Jorge Capitanich en el conflicto docente. La "Conciliación Obligatoria" es una potestad del Estado Nacional. Cada jurisdicción tiene sus propios procedimientos.

Provoca un efecto suspensivo sobre las medidas adoptadas por las partes. Para el supuesto de sanciones, despidos, modificaciones de las condiciones de trabajo, también puede obligar a retrotraer la situación al estado anterior, mientras dure la conciliación. (15 días, ampliables a 5 días más).

El problema se da cuando el Estado actúa en su doble condición de empleador y de árbitro. En tal sentido los organismos de control de la OIT tiene dicho que en tales supuestos quien debe actuar es un "órgano independiente", clara regla de ecuanimidad para que el que arbitra no esté comprometido con intereses económicos o políticos de una de las partes en conflicto.

El Ministro de Trabajo, Carlos Tomada, fue parte de la paritaria. Salió de la reunión y amenazó con la Conciliación Obligatoria (fue juez y parte).

¡¡¡ Que olvidado tiene al Derecho!!!

La Conciliación Obligatoria es una medida muy utilizada porque, bien aplicada, puede ser de mucha utilidad. Sólo obliga a las partes a negociar de buena fe. No obliga a obtener un resultado. Requiere dos elementos imprescindibles: La independencia y la confianza de las partes en el mediador.

¿Qué confianza se le puede tener en Tomada?

Párrafo aparte merecen las declaraciones de la Vice-Ministro de Trabajo, Noemí Rial, profesora adjunta de Derecho del Trabajo en la UBA, que amenaza con aplicar multas y quitar la Personería Gremial de las entidades signatarias que intervienen en la negociación.

En tal sentido, la doctora Rial debería saber que una infracción no puede generar doble sanción. O son multas, o son quita de la Personería.

Además de los signatarios hubo muchos otros sindicatos agrupados en la Federación Nacional Docente afiliada a la CTA que han convocado al paro y no son miembros paritarios. ¿Qué van a hacer? ¿van a aplicarles sanciones?

Esta es la gran paradoja del modelo sindical actual sobre la titularidad del conflicto. Todo está previsto para el monopolio del sindicato con Personería Gremial, pero ahora titular de la huelga es de quien la declara (efectos del fallo ATE).

Es saludable ver que la pluralidad sindical genera mayores posibilidades para los trabajadores, limita claramente el "monopolio de la lapicera". CTERA sabe que aún cuando acatara la Conciliación Obligatoria la medida se hacía igual.

Eso es bueno para limitar el poder de las conducciones que, en muchas oportunidades, tienen prerrogativas que concentran las decisiones en pocos.

Horacio Meguira es Director del Departamento Jurídico de la CTA.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Jornada de lucha: “No queremos volver a los ‘90”

ACTA

Frente a 30 mil trabajadores, el secretario General de ATE Provincia de Buenos Aires y referente de la CTA bonaerense, Oscar de Isasi, advirtió: “Queremos negociar paritarias sin techo. No queremos volver a los ‘90, a esos años los conocemos porque también los resistimos”. Detalló que en cinco años el poder adquisitivo de los estatales cayó el 31 por ciento.

Más de 30 mil trabajadores del Estado de la provincia de Buenos Aires se concentraron en las calles 7 y 38 de la ciudad de La Plata, desde donde marcharon hacia la Casa de Gobierno. Allí concluyeron en un acto multitudinario y multisectorial, en el que diversas organizaciones expresaron su reclamo hacia el Gobierno provincia por salarios dignos, la apertura de negociaciones para los sectores como los judiciales y el rechazo al ajuste.

Al respecto, Oscar de Isasi, secretario General de ATE provincia de Buenos Aires, abrió el acto: “Felicitaciones a todos por este parazo que paralizó la provincia de Buenos Aires. Medida que construimos en conjunto los militantes y los dirigentes”.

Luego puntualizó el reclamo: “Los trabajadores queremos negociar paritarias sin techo, mientras ellos piensan ofrecernos salarios de hambre, precarizar congelando vacantes. No queremos volver a los ‘90, a esos años los conocemos porque también los resistimos”.

“A través de esta movilización los estatales decimos que rechazamos la propuesta salarial y que estamos para pelear por un salario justo. Esta no es una asamblea terapéutica, seguimos caminando contra el ajuste y por un futuro distinto, por un futuro mejor”, indicó de Isasi.

A su vez, recordó: “El 10 de octubre de 2013 miles dijimos que queremos un Estado distinto. La sociedad castigó al Gobierno con el voto. Por eso nosotros vamos contra el ajuste y por una provincia distinta. De 2009 a 2013 hemos perdido un 31 por ciento del poder adquisitivo”.

Finalmente, concluyó: “El gobernador tiene que ocuparse de llevar adelante una reforma estructural gravando la riqueza para redistribuirla; y tiene que reclamar la coparticipación que le corresponde a la provincia de Buenos Aires. Ellos nos quieren dispersos, quieren que caigamos en la desesperanza. Pero nosotros construimos la unidad del campo popular”, sentenció de Isasi ante miles de trabajadores frente a Casa de Gobierno.

Entre los dirigentes que se encontraban en el palco pueden mencionarse Hugo Godoy, secretario Adjunto de ATE Nacional; Víctor De Gennaro, diputado nacional de la UP; Adolfo Aguirre, dirigente de CTA Nacional; Rita Liempe, diputada Provincial de la UP; Víctor Mendibil, de la FJA; Christian Castillo, diputado Nacional del PTS; entre otros.

También pudieron verse diversas banderas como las de las seccionales de ATE Verónica, Cañuelas, San Martín, Moreno, Avellaneda, Ezeiza, José C. Paz, Tres de Febrero, Berazategui, la Municipalidad de La Plata; a su vez estuvieron presentes docentes de Suteba Ensenada, Berisso, La Plata, La Matanza, Marcos Paz, Quilmes, Berazategui, Tigre; Frente Nacional Docente; Movimiento Teresa Vive; PO; Alternativa Docente; Bondi; Portuarios del SUPA de Campana; PTS; IPS; AJB; FEB; Gastronómicos; CCC. A todos ellos, desde el palco se leyó la adhesión a la movilización de los educadores de la FEB.

Judiciales por un salario digno

En el marco de un gran paro provincial, trabajadores judiciales, estatales, docentes, personal de hospitales, agrupaciones políticas y sociales, se movilizaron por la ciudad de La Plata para rechazar las propuestas salariales indecentes presentadas por el gobierno y la conciliación obligatoria que intentan imponer.

Durante el acto que se realizó frente a la gobernación provincial, Hugo Blasco, secretario General de la AJB destacó la masiva participación de los trabajadores provinciales y especialmente de los judiciales. “Este paro y movilización es un éxito, la provincia está paralizada y también la Justicia del país, ya que la Federación Judicial Argentina también convocó a una jornada de lucha”.

“Los judiciales hoy no paramos para protestar por el aumento que nos dieron, porque aún no nos han convocado para discutir los salarios. Estamos a 5 de marzo y no hemos tenido una convocatoria. De todas formas, le decimos públicamente al gobierno que si la propuesta que nos va a hacer es igual a la de los docentes y los estatales, la vamos a rechazar de plano”.

“Cuando tenemos que discutir salarios en el Poder Judicial tenemos una gran disparidad. Un trabajador que recién ingresa cobra 4 mil y monedas y un juez más de 100 mil pesos. Qué sistema democrático puede tolerar tanta injusticia, tanta disparidad.

Nosotros siempre hemos dado la pelea y nos han mandado a hacer inteligencia, nos han hecho sumarios, causas penales, nos han descontado todos los días de paro, y nos han dictado la conciliación obligatoria. Sin embargo seguiremos dando la lucha”, subrayó Blasco.

Y agregó: “Los judiciales ni siquiera tenemos una ley de paritaria que consagre la negociación colectiva, a pesar de que es un derecho constitucional”.

“Todos los trabajadores tenemos derecho a un salario digno que nos permita vivir y mantener nuestra familia. Un tipo que gana 50, 60 o 100 mil pesos mensuales difícilmente pueda ponerse en el pellejo de nosotros que ganamos infinitamente menos. Hay una cuestión de clase. Estos gobernantes no nos representan porque no tienen nada que ver con la clase trabajadora. Por eso no podemos esperar nada bueno de ellos si no torcerles el brazo con la lucha y la movilización”

“Desde el gobierno nacional y de los provinciales, pretenden endilgar la responsabilidad de lo que pasa en los hospitales, en la educación pública y en los tribunales, a los trabajadores -señaló Blasco- No se hacen cargo que las escuelas, hospitales y tribunales tienen el perfil que el poder político quiere que tengan. En el caso de la Justicia, a ningún juez de la provincia de Buenos Aires lo elegimos nosotros, los trabajadores, sino ellos, los políticos”.

Blasco también hizo mención a la condena de los trabajadores petroleros de Las Heras: “Se habla mucho de la Justicia y en un sistema como en el que vivimos, el Poder Judicial es parte del aparato represivo. Los jueces y fiscales que como en el caso de Las Heras reconocen la tortura y violaciones a los derechos humanos y condenan igual a los trabajadores, son respaldados tal como lo hizo la presidenta el sábado en la apertura de sesiones legislativas”.

Por último, la AJB está convocando a asambleas el jueves y viernes para resolver cómo seguir la lucha. “Nuestro objetivo es claro y se llama porcentual”.

En defensa de la salud pública

Viviana García, presidenta de la Asociación de Profesionales de la Salud de la provincia de Buenos Aires (CICOP- CTA), señaló: “La CICOP está en paro total en todos los hospitales y centros de salud de la provincia y movilizada con la CTA de la provincia de Buenos Aires, y además la FETPROSA a nivel nacional”.

“Cumplimos con las guardias – explicó la dirigente- y con las urgencias, los pacientes internados y oncológicos también los atendemos, y estamos trabajando con los pacientes y junto con ellos vamos a poder torcer esto que nos está imponiendo el gobierno. Tenemos Congreso de delegados el viernes, sugerimos asambleas en todos lo hospitales, y creo que con la burla de la paritaria de ayer donde nos ofrecieron lo mismo que la vez anterior no queda más que seguir profundizando las medidas de lucha con la CTA y con todos los que quieran salir a la calle para defender lo que nos merecemos”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

A fondo con la huelga general docente. Fracasó el operativo Ctera-gobierno

Romina del Plá - Daniel Sierra (PRENSA OBRERA, especial para ARGENPRESS.info)

El gobierno nacional respondió al gesto de la burocracia yakista y de sus compinches de la CTA-Caló de suspender las medidas con un ataque mayor. En línea con el brutal discurso de CFK contra la docencia en el Congreso Nacional, Tomada, Sileoni y Capitanich fueron más a fondo, y ofrecieron 31% de aumento en cuatro tramos hasta junio de 2015 y 3.000 pesos de presentismo, que no se cobra si el docente falta. ¡Quieren imponer acuerdo salarial a la baja por un año y medio!

Maldonado y Baradel se vieron obligados a mantener la huelga nacional por 48 horas. El gobierno los conminó a aceptar la conciliación obligatoria, que Ctera rechazó.

Antes de la última reunión fallida de paritarias, con independencia de lo que pactara Ctera, ya habían decidido la huelga 17 provincias, entre las cuales se encontraban Buenos Aires, Neuquén, Tierra del Fuego, Mendoza, Catamarca, Tucumán, Capital, Santiago del Estero y Salta, que resolvió el paro por medio de una multitudinaria asamblea docente autoconvocada que rechazó el acuerdo ya firmado en diciembre por la burocracia de la Asociación Docente Provincial de un 25% en dos cuotas.

Esta tendencia creciente a la huelga general docente, que Ctera y CFK quisieron evitar sin éxito, permitió conquistas salariales, insuficientes pero superiores a las planteadas por la burocracia celeste, en Santa Fe (inicial de 6,500 pesos), Córdoba, Capital o Santa Cruz. En esta última provincia, Adosac firmó por un 20% hasta agosto, con reapertura de discusión en ese momento, y el cumplimiento de un blanqueo que el gobierno debía de antes, lo que hace que en septiembre un docente con el mínimo de antigüedad alcance los 9.200 pesos. Estos salarios son una derrota del 23% que quería imponer la liga de los gobernadores.

La lucha por los 9.000 pesos de salario inicial y 6.000 (monto que le han otorgado en la mayoría de las provincias a las fuerzas represivas luego de los motines) es perfectamente posible. La condición es defender una férrea unidad nacional de la lucha, que desbarate la maniobra del gobierno y de Ctera, consistente en atomizar las luchas provinciales y desangrar el movimiento docente. Más que nunca debemos nacionalizar el reclamo de un salario nacional docente único que cubra la canasta familiar y una lucha férreamente unificada en todo el país. Esta es la principal responsabilidad de los sindicatos y seccionales combativas. Es el desafío que debe asumir el Encuentro Docente Opositor que volverá a reunirse el 8 de marzo en Capital. No pueden dejarse aisladas las luchas todavía abiertas en la mayoría de las provincias del país ni abandonar el reclamo de reabrir la discusión en aquellas jurisdicciones en las que la burocracia cerró por debajo de un salario acorde con la canasta familiar.

Un aspecto estratégico de esta lucha se libra ahora en la provincia de Buenos Aires, que va a un paro de 72 horas votado por el Frente Gremial, y por los Suteba combativos. Los Sutebas opositores, los trabajadores del Estado, los judiciales y los médicos, junto a los trabajadores de los astilleros, marchan además a la Gobernación el 5 de marzo, en una concentración que será multitudinaria, por 9.000 pesos. Está planteada la necesidad de un nuevo Plenario Provincial de Delegados de Escuela con Mandato. Demos continuidad a la huelga en la segunda semana de marzo, y marchemos de a miles a la Plaza de Mayo el 12 , en el marco de la convocatoria de la CTA y la CSC-PO, por un salario de 9.000 pesos para todos los trabajadores. Unificar la lucha con las huelgas provinciales en curso es estratégico. Debemos revertir la experiencia de huelgas docentes heroicas, como las de Salta, Neuquén y Santa Cruz, aisladas por la Ctera.

Reclamamos a la Ctera un Congreso de Bases con mandato, para desenvolver la huelga general hasta obtener los reclamos.

De Tierra del Fuego y Santa Cruz a Salta, los sindicatos, seccionales y agrupaciones combativas de la docencia debemos asumir el compromiso de desenvolver una lucha unificada, única forma de que no nos quiebren provincia por provincia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La adopción en el espejo

Miguel A. Semán (APE)

La dictadura se apropió de los niños nacidos en cautiverio con la convicción de que sus almas injertadas en troncos sanos abortarían utopías. Los resultados ya los conocemos. Hoy, la pobreza selecciona vientres, marca muchachas con una cruz de ceniza y al poco tiempo llegan funcionarios, asistentes sociales, licenciados de la nada que informan con celeridad, notifican al vacío y echan a correr los plazos. Finalmente el juez de la causa expide una sentencia y decreta la obligatoriedad del abandono. Eso significa que alguien, recién nacido o por nacer, ha sido declarado adoptable.

Ciento cincuenta años atrás nadie habría entrado en esa categoría porque el Código Civil había omitido legislar sobre la adopción. Para Vélez Sarsfield la idea de implantar un extraño, ahí, donde la naturaleza no lo había hecho era casi aberrante. Esta concepción moral y hasta sanitaria de la familia, salvó de la adopción a muchos pibes pobres del siglo XIX, pero no los libró de la caridad de las damas de beneficencia ni de la vara del Patronato de Menores. Como tampoco salvó de la esclavitud doméstica a los miles de huérfanos que el general Roca repartió, como suvenires de la conquista del desierto, entre las familias porteñas. En aquella época, dicen, nadie pensaba que tehuelches, ranqueles y pampas supieran algo del amor y mucho menos del amor filial.

Ochenta años después, el peronismo sanciona la primera ley de adopción en el país. Aunque el detonante haya sido un hecho extraordinario como el terremoto de San Juan de 1944, Evita espantara a las damas de beneficencia y los niños, por primera vez, se erigieran en los únicos privilegiados de la historia, la ley no supo apartarse de las políticas tutelares clásicas marcadas por el pensamiento de las clases dominantes.

La caída del peronismo y la seguidilla de gobiernos militares con sus recetas de miseria acentúan aún más esa cosmovisión de pobreza, abandono y delincuencia y pone el acento en la institucionalización por un lado y la adopción por el otro, como únicas formas de corrección y salvataje de la infancia desprotegida y en riesgo.

En correlación con la figura del niño adoptable aparece la del adulto adoptante que se adueña de la escena y esgrime para sí un derecho que ningún instrumento jurídico le ha reconocido jamás. El derecho de obtener un niño sólo porque se trata de un adulto que reúne determinadas condiciones y se encuentra inscripto en un Registro que documenta la antigüedad de su deseo.

Los diarios informan, por ejemplo, que para adoptar a un chico formoseño hay 650 familias en espera. La conciencia social culposa se sensibiliza. Los legisladores quieren cortar camino, facilitar las cosas y proponen reformas que abrevian los plazos y vulneran el derecho de defensa o directamente lo vuelven en contra de los acorralados por la miseria.

La ley 14.528 de la provincia de Buenos Aires sólo considera sujetos del proceso en el juicio de adopción a los pretensos adoptantes, al pretenso adoptado, al Ministerio público y a la autoridad administrativa que haya declarado la situación de “adoptabilidad”. La familia de origen, reducida por la ley a vínculo un exclusivamente biológico, sin historia, sin afectos y sin pasado, ha quedado fuera de la discusión.

La adopción sin huérfanos aplicada como política pública de carácter general y no como figura excepcionalísima para situaciones terminales concreta una aberración mucho peor que la imaginada por el legislador de hace ciento cincuenta años. Ya no se trata de la inclusión de un extraño en la familia sino de la transferencia de infancias pobres hacia familias de clase media y media alta. La adulteración de travesías y destinos personales mediante procesos sumarísimos.

Muy lejos quedan los restos del desguace. La adopción extingue el vínculo de sangre, o eso se propone. Decreta la nulidad del pasado e inviste al elegido de una filiación que sustituye a la de origen y condena a la nada a progenitores, abuelos y al resto de sus hermanos muchas veces inadoptables. Se presume sin que se admita prueba en contrario que la cosa juzgada ha de cauterizar las heridas y las venas abiertas.

Pero todos, alguna vez en la vida, tomamos conciencia de nuestra soledad. Tal vez sea ése nuestro derecho más íntimo e inalienable: saber quién nos duele. De quién estamos solos. A quiénes extrañamos. Y a partir de ahí, quiénes somos nosotros y por qué. La mentira complica las respuestas, se adueña del espejo. Hasta que el día menos pensado el espejo de todas las mañanas nos devuelve una mirada que no nos reconoce.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Marcha por vacantes y aumento salarial en la Ciudad de Buenos Aires

ANRED

Seguidos en todo momento por un fuerte cordón policial, los gremios docentes y estatales de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se movilizaron al Ministerio de Educación porteño, al Ministerio de Economía de la ciudad y, finalmente, a la jefatura de gobierno en reclamo de recomposición salarial, construcción y reparación de las escuelas, y contra la falta de vacantes en las escuelas públicas para los alumnos. La medida se dio en el marco del paro nacional y movilización convocado por gremios docentes opositores a Ctera y Suteba, cuyas direcciones luego se plegaron a último momento.

Los diferentes sindicatos opositores y seccionales docentes y de estatales se fueron concentrando desde las 12 en el cruce de las calles Belgrano y avenida Paseo Colón.


La primer parada del itinerario de la movilización fue frente al Ministerio de Educación porteño (Paseo Colón 255) donde los docentes realizaron un acto en el cual repudiaron el discurso del sábado pasado de la presidenta Cristina Fernández, en el cual la mandataria había indicado que "no puede ser que cada año sea un parto el inicio de clases por la discusión salarial", además de indicar que "a veces uno siente la sensación de sentirse rehén". En este sentido los docentes volvieron a reafirmar lo justo de sus reclamos salariales, al tiempo que también dirigieron sus críticas contra el ministro de educación porteño, Esteban Bullrich, por la falta de interés del estado de la ciudad en invertir en educación.


En todo momento, la movilización de docentes y estatales fue seguida por un importante número de efectivos policiales que componían el imponente operativo de seguridad dispuesto para "acompañar" la medida de lucha.

Luego la marcha se dirigió al Ministerio de Economía porteño, donde los gremios nucleados en ATE Capital realizaron su acto central en reclamo del aumento de sueldo y condiciones laborales de los trabajadores estatales. Allé, el gremio estatal convocó a una jornada de lucha nacional el próximo miércoles 12 de marzo en reclamo de mejoras salariales.

Más tarde, desde ahí se dirigieron a al último punto de la marcha, bordearon la Plaza de Mayo y finalmente llegaron a la jefatura de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, donde el eje de los reclamos estuvo puesto en el rechazo a la falta de vacantes para los alumnos de las escuelas públicas de la ciudad, desde que el gobierno de Mauricio Macri aplicó el sistema de inscripción on-line, el aumento de sueldo de los docentes y mayor gasto del gobierno en educación.

Frente a la jefatura de gobierno porteño los docentes y estatales coincidieron con una movilización que estaban realizando las cooperativas de movimientos sociales que integran la Asociación Gremial de trabajadores Cooperativos Autogestionados y Precarizados (AGTCAP), que reclamaban, entre otras cosas, por aumento en los salarios de las cooperativas y creación de puestos genuinos y dignos de trabajo.

De la movilización participaron, entre otros: Organización Nuevo Amanecer-Barrio Espora (CTA Capital), Movimiento Barrial Desde Abajo (CTA), INCAA CTA, Casas de Provincia de la Capital Federal (ATE), ATE Capital, ATE Senasa Capital, ATE PAMI, ATE CNRT, CTA Hospital Moyano, ATE Justicia, Corriente Clasista y Combativa (CCC), ADEMYS, MTL en la CTA, MST, Federación de Obreros Portuarios, Marítimos y Navales (CTA), Hospital Francés Nacionalizado en PAMI (CTA), Hospital Elizalde ex Casa Cuna (CTA Germán Abdala), Corriente Nacional 9 de Abril, Colectivo Lista de Maestros, Docentes D.E. 11, Docentes D.E. 3, Agrupación Marrón Clasista en ATE, Promoción Social ATE.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Córdoba. Hipocresía: Si De la Sota está triste por el paro docente, cómo estarán los jubilados...

LA DÉCIMA - PRENSA RED

Hoy no hay clases porque los gremios cordobeses -que ya habían acordado con el gobierno provincial un aumento de 31,6 por ciento- se solidarizaron con sus pares nacionales que rechazaron la propuesta de la Nación para que un docente sin antigüedad empiece ganando 3.800 pesos y chirolas a noviembre de este año, redondeando un aumento de 22 por ciento, que asciende a 31 por ciento si se contempla una suba de 9% hasta junio de 2015. A esto se agregaba también sumas fijas de mil pesos.

Los gremios argumentan que no pueden aceptar una propuesta así porque desconocen cómo evolucionará la inflación dentro de un año, además de que el gremio nacional reclama un piso salarial de 4.800 pesos.

Como la paritaria docente es una referencia para las paritarias futuras de los sindicatos de los trabajadores privados, el gobierno busca asegurar un piso bajo para evitar aumentos salariales por encima de la inflación y de la devaluación (el llamado “efecto cascada”) que alimenten el círculo vicioso de la emisión monetaria para financiar una política de consumo, que ya muestra signos de enfriamiento a partir del encarecimiento del crédito y la disparada de los precios.

De la Sota dice que está “triste” por la actitud de los gremios locales de parar siendo que acordaron “el mejor aumento salarial del país”. Más lo están los jubilados que perciben las subas 180 días después de concedidas, merced a la ley de ajuste previsional 10078 impulsada por Schiaretti y mantenida por el apenado gobernador provincial.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Entre Ríos: El gobierno dispuso el descuento de los tres días de paro

INFOALTERNATIVA

La resolución del CGE tiene fecha del viernes pasado y dispone el descuento de los días no trabajados a los docentes que se adhieran a las medidas de fuerza, que comenzaron este miércoles y se extienden hasta el viernes. “La remuneración consiste en la contra prestación de un servicio laboral”, indica la normativa y advierte: “De verificarse la no prestación del mismo corresponde no abonar remuneraciones por el tiempo en que los servicios han dejado de prestarse”.

Con fecha del viernes pasado (28 de febrero), el Consejo de Educación emitió una resolución (la Nº 0599) que dispone que a los docentes adheridos a las medidas de fuerza dispuestas por las asociaciones gremiales “se les abone a liquidar, remunerándose los días efectivamente trabajados, conforme lo dispuesto mediante el decreto 4.940 GOB, de fecha 21 de agosto de 2008″, señala la resolución firmada por la titular del CGE, Claudia Vallori y los vocales Joel Spizer y Blanca Azucena Rossi.

Tal decreto modifica la directiva Nº 30 del Poder Ejecutivo del 25 de junio de 2007, que da luz verde al descuento de los días no trabajados: “Las Direcciones de Administración o Áreas Contables procederán a efectuar el cálculo correspondiente y a procesar los descuentos del o los día/s que correspondan en la liquidación de haberes correspondiente al mes que se produjeron o en el mes siguiente”.

Por otra parte, en la reciente resolución se destaca que la educación “es un derecho reconocido a todos los habitantes de la Nación” y aclara que “si bien esta administración no desconoce el derecho de huelga”, se considera que “es un deber irrenunciable del Gobierno provincial que las tratativas salariales o aquellas referidas a las condiciones económicas de la prestación laboral reconocen un marco legal de consenso, previsto en la Ley N° 9.624″ de Paritaria Docente”.

Enseguida se resalta que “la remuneración consiste en la contra prestación de un servicio laboral” y advierte que “de verificarse la no prestación del mismo corresponde no abonar remuneraciones por el tiempo en que los servicios han dejado de prestarse y en proporción al tiempo de la retención efectuada”.

En la resolución, se destaca que el vocal en representación del personal docente (Susana Cogno) manifestó su disidencia con la decisión adoptada a través de tal normativa, según publica APF.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Criminalización de la protesta: La CTA repudia la represión de Gendarmería en Misiones y exige la liberación de los detenidos

ACTA

"La Central de Trabajadores de la Argentina repudia la represión y el arresto de 27 militantes y dirigentes del movimiento popular -entre los que se encuentran el secretario General de la CTA Misiones, Jorge “Koki” Duarte; Nora Dedieu, secretaria General de ATE Misiones; y Alejandro Fidela, secretario General del Sindicato de Trabajadores, Peones y Afines del Mercado Central-, perpetrados por efectivos de la Gendarmería Nacional", así comienza el comunicado de prensa firmado por Pablo Micheli, secretario General; Ricardo Peidro, secretario Adjunto y Juan Carlos Giuliani, secretario de Relaciones Institucionales de la CTA.

A continuación, ACTA reproduce el comunicado en su totalidad:

"Además de rechazar este accionar represivo del Gobierno de la provincia de Misiones para desalojar la pacífica protesta de los trabajadores estatales enrolados en la CTA en el puente Garupá con un saldo de varios heridos, la Central exige la inmediata liberación de los todos los detenidos.

Esta medida, así como el extraordinario e intimidante despliegue de las fuerzas de seguridad en la provincia de Buenos Aires y otras regiones del país, forma parte de un plan sistemático del Gobierno Nacional para disciplinar la protesta social a través de la criminalización de los trabajadores que defienden sus legítimos derechos avasallados por el brutal ajuste económico puesto en marcha por la presidenta Cristina Fernández.

Las fuerzas represivas no acallarán nuestras voces de protesta. Por eso, el próximo miércoles 12 de marzo, la CTA otra vez ganará la calle para exigir la derogación de la Ley Antiterrorista; un Salario Básico equivalente a la Canasta Familiar; aumentos salariales del 35%, el 82% Móvil para los Jubilados y la eliminación del Impuesto a las Ganancias porque el salario no es ganancia.

Frente a la espiral de creciente mordaza y represión al pueblo que resiste para que el ajuste no lo paguemos los trabajadores, la CTA convoca al conjunto de los sectores populares a marchar el 12 de marzo a Plaza de Mayo para expresar nuestra voluntad de lucha porque la resignación no hace historia".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Enorme operativo contra trabajadores del INTI

AGENCIA WALSH

un nuevo despliegue represivo, con gendarmes, policías, hidrantes y perros, para acallar los reclamos de los trabajadores del INTI.

Transcribimos.

Buenos Aires, 5 de Marzo de 2014

Enorme operativo de Gendarmería y Policía Federal contra los trabajadores del INTI

En el día de hoy los trabajadores del Instituto Nacional de Tecnología Industrial, dependiente de la cartera de la ministra Débora Giorgi, cumplían con la segunda jornada de lucha votada en asamblea. Sus principales reclamos son: apertura de paritarias, suma fija de 3 mil pesos de emergencia, pase a planta de todos los precarizados y terminar con el vaciamiento y la falta de insumos que reina en el organismo.

Sin embargo, sin mediar diálogo para solucionar el conflicto, el gobierno ha enviado un enorme operativo de Gendarmería y Policía Federal con carros de asalto, hidrantes, perro policías y cientos de efectivos.

Cabe aclarar que uno de los principales reclamos, el pase a planta permanente, cuenta con una promesa de las autoridades de INTI, que luego de dos años no han cumplido en lo más mínimo.

Este operativo muestra la desesperación en la que ha entrado el gobierno nacional por imponer el ajuste contra el pueblo. Este ajuste consiste en hacer pasar a la fuerza paritarias por decreto o la baja, mientras que concede aumentos de combustible para las petroleras, el transporte, devalúa el peso y reduce los subsidios a las privatizadas. El único precio que el gobierno pretende controlar con toda la fuerza del Estado es el precio del salario.

El INTI, que debería estar al servicio del desarrollo de la industria y la soberanía nacional, no funciona con toda su capacidad, debido a una política de vaciamiento caracterizada por la falta de insumos, la destrucción de la carrera laboral y la falta de líneas de trabajo.

Desde la Agrupación Naranja del INTI llamamos a todos los trabajadores a redoblar la lucha contra el ajuste Kiciloff-Capitanich y continuar con el plan de lucha hasta que se cumplan todos los reclamos.

Es necesario que se convoque urgentemente a un gran congreso de trabajadores de base para discutir una salida a la crisis política y económica.

El 12 de Marzo todos a Plaza de Mayo.

AGRUPACION NARANJA DEL INTI

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Rosario: “Las calles son de los trabajadores y el pueblo”

ACTA

Se realizó una gran marcha de todos los trabajadores vinculados a los diferentes niveles del Estado, enmarcada en un paro nacional de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), La Federación Sindical de Profesionales de la Salud (Fresprosa), la CONADU Histórica (docentes universitarios) y la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República (CTERA).

En Rosario, docentes, estatales y profesionales de la salud dieron un grito común para que la crisis no la paguen los trabajadores, exigiendo paritarias sin techo y la conservación de todos los puestos de trabajo. Un escalón más hacia la gran jornada nacional de lucha del 12 de marzo de la CTA.

Las banderas naranjas del Sindicato de Profesionales Universitarios de la Salud (SIPRUS) rodearon con fuerte música y cánticos la Plaza 25 de Mayo, donde los docentes empezaban a armar su columna. Siguiendo una cuadra más por Laprida, permanecieron en la puerta de la sede local del Ministerio de Salud para plantear sus exigencias. A dos cuadras, los trabajadores nucleados en ATE llegaban verdes desde el PAMI a la oficina local de ANSES, donde unieron sus fuerzas con los otros dos gremios. Así, verdes, naranjas, rojos, los trapos de cientos de trabajadores se agitaron hasta Plaza San Martín donde se realizó un acto conjunto en el que, además de la exigencia de paritarias sin techo, hubo amplia solidaridad con los conflictos laborales que se están desarrollando en empresas privadas de la región.

Con fuertes críticas a las direcciones provinciales que aceptaron las propuestas gubernamentales, los dirigentes locales se plantaron firmes y a través de sus asambleas pusieron al estado en la calle. Aplaudidores oficiales, afuera

Hoy la CTERA permanecerá de paro, como respuesta a la irrisoria suma ofrecida a nivel nacional. No obstante, a nivel provincial es otro el cantar: Sonia Alesso, la referente principal docente afirmó que la propuesta de Santa Fe “era la mejor del país”, fundamentando de este modo la aceptación de la cifra ofrecida. “Que una dirigente sindical plantee lo del ‘mejor acuerdo’, pareciendo una funcionaria del gobierno realmente es lamentable. Consideramos que el acuerdo menos malo no necesariamente es el mejor para los trabajadores. El 11% a los jubilados y el 22% en tres cuotas a los docentes hacen que cualquier otra propuesta parezca superadora”, disparó el Secretario General de la CTA y AMSAFE Rosario, Gustavo Terés.

El dirigente subrayó que los miles de docentes movilizados a nivel nacional salieron a decirle “no al ajuste, rechazando los contenidos del discurso presidencial en la apertura de las sesiones legislativas, que en tres o cuatro ejes definió una política de hostilidad hacia los trabajadores: la criminalización de la protesta, reflejada en el intento de demonizar a los trabajadores de Las Heras; el establecimiento de esta medida noventista, regresiva y mercantilista como es el presentismo; la definición política de ubicar al gobierno del lado de los devaluadores, mientras paga a Repsol una suma millonaria aunque haya sido la responsable de vaciar YPF y optó por pagar la deuda externa”.

“Sin dudas, el gobierno se apropió del programa que los grupos económicos le veían reclamando. Debemos construir la más amplia unidad popular para hacerle frente a esto. Los únicos que quedan afuera son los aplaudidores del gobierno. No vamos a permitir que la presidenta culpabilice a los trabajadores de Las Heras. No vamos a abandonar la calle. La calle en este país es de los trabajadores y el pueblo”, arengó el referente local de CTA en el acto. El Estado que necesitamos

Desde ATE Rosario, Gustavo Martínez denunció en consonancia que “los únicos que no están en la calle son nuestros dirigentes provinciales”. El caso de ATE tiene su particularidad en la denuncia del acuerdo cerrado por la dirigencia provincial encabezada por Jorge Hoffman, a espaldas de los trabajadores. “Aun no pudimos saber cuál fue la propuesta que la dirección provincial de ATE llevó a la mesa paritaria y nos vamos a enterar en el recibo de sueldo cómo se implementará efectivamente. Y todavía tampoco entendemos la discriminación a los jubilados en los bonos de fin de año”, planteó el referente local.

Según el acuerdo entre ATE Provincial y el gobierno, el salario mínimo en términos reales para un trabajador promedio rondaría los 5800 pesos. En tanto, para los 15 mil trabajadores asistentes escolares que cobran salarios muy bajos, “si se les aplica un porcentaje del 40% de aumento, no llegan a los $6500. Hay que hacer un fondo federal del salario, una paritaria nacional en distintas áreas”, propuso Martínez. Poniendo sobre el tapete a los 300 mil trabajadores municipales de todo el país que no cobran siquiera el salario mínimo acordado por el Consejo Nacional del Salario –que es el 42% del mínimo vital y móvil real en su definición constitucional -, ATE reiteró los altos niveles de precarización en los tres niveles del Estado. “En provincia también la precarización está presente, los pase a planta no se terminan de concretar. Más de la mitad de los trabajadores nacionales cobra menos de 5 mil pesos y hay 60 mil precarizados en el estado nacional. El 70% de los trabajadores del Ministerio de Educación están precarizados”, detalló el dirigente local.

En tanto para la jornada nacional del 12 de marzo convocada por CTA, Martínez manifestó que tienen grandes expectativas por ser una convocatoria movilizada desde las bases y concretada por la dirigencia nacional. Y recordó: “trabajadores somos todos: los que tenemos trabajo, los precarizados, los que están en negro, en gris, en blanco, los trabajadores sin trabajo, y los jubilados. Seguimos reclamando el 82% móvil y la democratización y saneamiento del PAMI: hay gerentes que cobran más de cien mil pesos por mes; mientras en San Lorenzo hay 12 mil jubilados sin prestación médica”.

El estatal, a la vez Secretario Adjunto de la CTA Rosario, definió que la instancia del paro “sirve para debatir con la sociedad qué Estado necesitamos, las políticas de seguridad, de educación, de salud, etcétera. Esta es una marcha de los que pelean, de los que trabajan y de los que quieren hacerlo en condiciones dignas de trabajo y en materia salarial, para recuperar la dignidad de un Estado que realmente le sirva a la gente”. Medidas en puerta

“Ministro: usted con nuestro salario ¿iría a trabajar?”, cantaron los trabajadores nucleados en SIPRUS. El 90% de los profesionales de la salud rechazó la propuesta salarial del gobierno provincial que asciende a un 28% de aumento para un cargo estándar de 24 horas, el mayoritario de la provincia. De aceptar ésta, un profesional en dicho cargo cobraría 8190 pesos en marzo y 8700 en agosto. Pero los trabajadores van por un salario mínimo, vital y móvil que, a cálculos de diciembre de 2013, ascendía a $11.100 .

Como respuesta al reclamo, las autoridades notificaron a Siprus que se descontaría el día no trabajado y que no los citarían a nuevas negociaciones por ‘actuar de mala fe’. “Rechazamos esta actitud del gobierno, que es la misma que tomó en el 2012. Siendo el gremio mayoritario, no va a tener otra opción que consensuar con Siprus porque no vamos a avalar pactos de gobernabilidad que haga con otros gremios”, adelantó la dirigente local María Fernanda Boriotti. En tanto, la semana que viene el gremio de la salud iría a una medida de fuerza aunque permanecen a la expectativa de la actitud de los funcionarios.

Quienes también evalúan medidas de lucha son los docentes universitarios de COAD, que adhirieron masivamente al paro estatal de hoy, con cese de actividades también para mañana. “Leemos esto, más que como una protesta a favor o en contra del gobierno, como la gran inquietud por la pérdida del poder adquisitivo del salario de los docentes universitarios. Pedimos la inmediata apertura de la discusión salarial, atada a un año y medio, hasta el 30 de junio”, relató la Secretaria General de COAD, Gloria Rodríguez. Privados, de trabajo

En la movilización no se perdió en ninguno de los discursos la infranqueable solidaridad con los trabajadores en conflicto. En primer lugar, los trabajadores de Liliana, que sufrieron el amedrentamiento por parte de Infantería y Policía Provincial en el piquete que mantienen en la puerta de la fábrica de Baigorria tras el despido de 12 activistas gremiales. En torno a las negociaciones con la patronal mediante una audiencia en el Ministerio de Trabajo de la Provincia y tres en la cartera nacional, Abraham Belloso, delegado despedido de Liliana, aseguró que “no hay resultados, hay un acuerdo entre los dos ministerios y el sindicato que plantean la reincorporación, pero no implementaron medidas para lograrlo. Lo que vienen haciendo es ver en qué cosas estamos ilegales nosotros, en vez de ver la ilegalidad de los despidos”. Por eso convocó mañana a las 5am en la puerta de la planta de Baigorria a brindar solidaridad. Además, durante el acto se reiteró la solidaridad con los trabajadores de la metalúrgica Alloco, los empleados de Pami, los trabajadores de Librería Ross –que hoy se encontraron sin poder ingresar a trabajar por cambio de dueños- y los obreros lácteos de Cotar, que nuevamente reclaman por el pago completo de sus salarios y se niegan a seguir financiando la política de reducción de personal y video vigilancia de la firma dependiente de Sancor desde 2009.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.