miércoles, 19 de marzo de 2014

La banca especula con materias primas y alimentos

Eric Toussaint (CADTM)

Mediante sus actividades de trading, los bancos son los principales especuladores en los mercados de contratación directa y a término de materias primas y de productos agrícolas, puesto que disponen de medios financieros netamente más grandes que los otros protagonistas en juego. Un corta visita a la web del Commodity business awards (1) permite descubrir una lista de bancos y de corredores de bolsa que tienen un papel de primer orden en el mercado de commodities (2) -sea el mercado donde los bienes primarios se compran y venden físicamente o aquel de derivados que tienen como subyacentes las commodities-.

Entre esos bancos, encontramos casi siempre a BNP Paribas, Morgan Stanley, Crédit Suisse, Deutsche Bank y Société General. Algunos van incluso más allá y se dotan de instrumentos para influir directamente en los stocks de materias primas. Es el caso del Crédit Suisse, que está asociado a Glencore-Xstrata, la mayor sociedad mundial de corretaje de materias primas (3). Entre los bancos europeos, BNP Paribas es, junto con Deutsche Bank, uno de los más influyentes en el mercado de commodities, y tiene un papel clave en el sector de los derivados sobre materias primas. (4)

Varios bancos estadounidenses tienen estrategias que llegan más lejos que las de los europeos en el control de una parte del mercado de commodities. Se trata de JP Morgan, Morgan Stanley y Goldman Sachs. Por ejemplo, en Estados Unidos, JP Morgan importó 31 millones de barriles de petróleo durante los cuatro primeros meses de 2013. Los bancos estadounidenses son propietarios de refinerías de petróleo, centrales eléctricas, redes de distribución de energía, empresas de almacenamiento de metales, stock de productos agrícolas, empresas de explotación de gas de esquisto… ¿Cómo se llegó a esto? La Fed autorizó en 2003 al banco universal Citigroup la compra de la sociedad de corretaje Phibro, alegando que era normal completar la actividad del banco en el mercado de derivados de commodities con la posesión física de un stock de materias primas (petróleo, granos, gas, minerales, etc.). En cuanto a Morgan Stanley y Goldman Sachs, que hasta 2008 (5) tenían el estatus de banco de negocios, desde 1999 y gracias a la ley de reforma bancaria que completó la abolición de la Glass Steagall Act, pudieron adquirir centrales eléctricas, barcos petroleros y otras infraestructuras. ¡Y es así como Morgan Stanley posee gabarras, barcos petroleros, oleoductos, terminales de petróleo y de gas! Por su parte, JP Morgan compró la división commodities de RBS en 2010 por 1.700 millones de dólares, lo que le permitió adquirir 74 naves para almacenar metales, tanto en el Reino Unidos como en Estados Unidos, mientras que Goldman Sachs tiene 112 de éstas. Ambos bancos poseen en conjunto más naves de almacenamiento de metales que Glencore (quien posee 179). Tener naves de almacenamiento es fundamental: principalmente en el caso de una sociedad o un cártel de varias sociedades (por ejemplo, bancos) que quieren especular con el precio de un producto reteniéndolo el mayor tiempo posible para hacer subir su precio y luego deshacerse de éste y hacerlo bajar. Eso es exactamente lo que esta pasando en el mercado del aluminio desde 2008. Según una investigación llevada a cabo por The New York Times, tras la compra por Goldman Sachs en 2010 de los almacenes de aluminio de Detroit, el tiempo que se debía esperar para que libraran barras de aluminio pasó de 6 a 16 semanas. Los precios subieron (pese a que la oferta y el stock de este metal en el mercado mundial habían aumentado), lo que provocó fuertes reacciones en empresas que, como Coca Cola y la cervecera Miller, son grandes consumidores de aluminio para la fabricación de sus latas… Sólo con los ingresos del almacenamiento de aluminio en Detroit, Goldman se embolsó 220 millones de dólares (6).

Después de lograr jugosos beneficios manipulando los precios, los bancos más notables en el mercado físico de commodities han adoptado una estrategia de salida. Son tres las razones que los han empujado en esa dirección. En primer lugar, las autoridades de control se dieron cuenta de las manipulaciones que habían llevado a cabo varios bancos. JP Morgan, Barclays y Deutsche Bank tuvieron que pagar multas por varios asuntos relacionados con la manipulación del mercado de la electricidad en California. JP Morgan aceptó pagar una multa de 410 millones de dólares en este proceso, que todavía no ha terminado (7). Las autoridades estadounidenses, bajo la presión de sociedades en competencia con los bancos y dada la impopularidad de los banqueros ante el gran público, pensaron seriamente en limitar las actividades de los bancos en el mercado físico de commodities. En segundo lugar, los beneficios que obtienen los bancos con sus actividades en este mercado comenzaron a bajar desde 2011-2012, ya que los precios de las materias primas tienen tendencia a disminuir. Y en tercer lugar, el capital principal (Core Tier 1) requerido para inversiones en las empresas de corretaje es mayor que en otras inversiones (como, por ejemplo, las de deuda soberana). De pronto, al tener los bancos que aumentar su ratio de fondos propios/activos ponderados para continuar en ese negocio, han calculado que era mejor abandonar todo o parte de sus inversiones en el mercado físico de commodities (8). Un asunto al que debemos estar atentos. Por supuesto, los bancos se mantendrán activos en los mercados de derivados de commodities y en los segmentos de mercados financieros relacionados con las materias primas. Su capacidad para perjudicar es y continuará siendo muy considerable si no se toman medidas radicales.

Estos bancos son actores de primer orden en el desarrollo de la burbuja especulativa que se ha formado en el mercado de commodities (9). Cuando estalle, el efecto bumerán provocará nuevos estragos sobre la salud de los bancos. También se debe tener en cuenta el desastre real, y mucho más grave, que sufrirán las poblaciones de los países del Sur exportadores de materias primas. El conjunto de los pueblos del Planeta se verá afectado de una u otra manera.

Volvamos a considerar el papel fundamental de la especulación en la escalada de los precios de los alimentos y del petróleo en 2007-2008

La especulación en los principales mercados de Estados Unidos, donde se negocian los precios mundiales de bienes primarios (productos agrarios y materias primas) tuvo un papel decisivo en la escalada brutal de los precios de los alimentos en 2001-2008 (10). Esta alza de precios provocó un aumento dramático del número de personas con nutrición deficiente: más de 140 millones en un año. Y más de mil millones de seres humanos (una de cada siete personas) sufren hambre. Quienes generan este hambre no son francotiradores, sino son los inversores institucionales (los llamados zinzins: bancos (11), fondos de pensiones, fondos de inversiones, aseguradoras), las grandes sociedades de comercialización como Cargill. Los hedge funds también intervinieron, aunque su peso fue bastante inferior al de los inversores institucionales (12).

Michael W. Masters, que dirigía desde hacía doce años un hedge fund en Wall Street, explicó claramente el nefasto papel de esos inversores institucionales en un testimonio, presentado el 20 de mayo de 2008, ante una comisión del Congreso en Washington, encargada de investigar el posible rol de la especulación en el alza de precios de los productos básicos (13). Con ocasión de esta comparecencia declaró: «Vosotros habéis planteado la pregunta: ¿Contribuyeron los inversores institucionales a la inflación de precios de los alimentos y la energía? Mi respuesta, inequívocament, es SÍ» (14).En este testimonio, que sienta cátedra, explica que el aumento de precios de los alimentos y la energía no se debe a una insuficiente oferta, sino a un aumento brutal de la demanda proveniente de los nuevos actores en los mercados a término de los bienes primarios (commodities), donde se negocian los «futuros». En ese mercado, también llamado de contratos a término, los intervinientes compran la producción futura: por ejemplo, la próxima cosecha de trigo, el petróleo que se producirá en 6 meses o en 5 años vista, etc. En el pasado, los principales intervinientes en este tipo de mercado eran empresas que tenían un interés específico relacionado con su actividad, respecto a uno de esos bienes primarios. Podría tratarse, por ejemplo, de una compañía aérea que compra el petróleo que necesita o una alimentaría que se procura cereales. Michael W. Masters señala que, en Estados Unidos, los capitales asignados por los inversores institucionales al segmento «index trading» de bienes primarios en los mercados a término pasaron de 13.000 millones de dólares a fines de 2003 a 260.000 millones de dólares en marzo de 2008 (15). Los precios de los 25 bienes primarios cotizados en estos mercados subieron el 183 % durante ese mismo período. También explica que se trata de un mercado limitado, en el que basta que los inversores institucionales -tales como los fondos de pensiones o bancos- asignen un 2 % de sus activos para alterar su funcionamiento. En 2004, el valor total de los contratos de futuros concernientes a 25 bienes primarios se elevaba sólo a 180.000 millones de dólares. Y esto se puede comparar con el mercado mundial de acciones que era de 44 billones de dólares, o sea 240 veces más. Michael W. Masters indica que ese año, los inversores institucionales invirtieron 25.000 millones de dólares en el mercado de futuros, lo que representa el 14 % de dicho mercado. Nos demuestra que durante el primer trimestre de 2008, los inversores institucionales aumentaron de manera importante sus inversiones en este mercado: 55.000 millones de dólares en 52 días hábiles. ¡Suficiente para una brutal escalada de precios!

Los precios de los bienes primarios en el mercado a término repercuten inmediatamente en los precios corrientes de esos bienes. Así, cuando los inversores institucionales compraron cantidades enormes de maíz y trigo en 2007-2008, fue inmediata el alza desmesurada de los precios de estos productos.

Señalemos que, en 2008, el órgano de control de los mercados a término, la Commodity Futures Trading Commission (CFTC) calculó que los inversores institucionales no podían considerarse especuladores. La CFTC definió los zinzins como participantes comerciales en los mercados («commercial market participants»). Esto le permitía afirmar a esa comisión que la especulación no tenía ningún papel significativo en la escalada de precios. Masters hace una crítica severa de la CFTC, pero es sobre todo Michael Greenberger, profesor de derecho en la universidad de Maryland y director de un departamento de la CFTC de 1997 a 1999 quien, con su testimonio ante la comisión del Senado del 3 de junio de 2008, criticó el laxismo de sus dirigentes, quienes hacen la vista gorda frente a la manipulación de precios de la energía por parte de los inversores institucionales. Y cita una serie de declaraciones de esos dirigentes digna de figurar en una antología de la hipocresía y de la estupidez humana. Según Michael Greenberger, entre el 80% y el 90 % de las transacciones en las bolsas en el sector de la energía de las bolsas estadounidenses son especulativas (16). Su experiencia y capacidad sobre el tema es indudable.

El 22 de septiembre de 2008, en plena tormenta financiera en Estados Unidos, mientras el presidente Bush anunciaba un plan de rescate para los bancos consistente en inyectarles 700.000 millones de dólares (sin contar con la enorme liquidez que ya había sido puesta a su disposición), el precio de la soja sufrió un aumento especulativo del 61,5 %.

Jacques Berthelot señala también el papel crucial que tiene la especulación de la banca en la escalada de los precios agrícolas mundiales (17). Pone como ejemplo el banco belga KBC, que llevó a cabo una campaña publicitaria para vender un nuevo producto comercial: una inversión para ahorradores en seis materias primas agrícolas. El fondo de inversión «KBC-Life MI Security Food Prices 3» capta clientes con un lema cínico: « ¡Sacad provecho del alza de precios de los productos alimentarios!». Esta publicidad presenta como una «oportunidad» la «penuria de agua y de tierras agrícolas explotables», que tiene como consecuencia «una penuria de productos alimentarios y un alza del precio de los alimentos» (18).

La justicia estadounidense piensa que los especuladores están en su derecho. Paul Jorion, en una opinión publicada en Le Monde, cuestiona la decisión de un tribunal de Washington, que invalidó el 29 de septiembre de 2012 las medidas tomadas por la CFTC «que tenían por fin limitar el volumen de las posiciones que un interviniente puede tomar en el mercado a término de materias primas, cuyo objetivo es evitar que un solo interviniente lo pueda desequilibrar (19).

Jean Ziegler, ex relator de las Naciones Unidas para el derecho a la alimentación, expresa sin eufemismos: «La crisis financiera de 2007-2008 provocada por el bandidismo bancario tuvo principalmente dos consecuencias. Primera, los fondos especulativos (hedge funds) y los grandes bancos se desplazaron después de 2008 hacia los mercados de bienes primarios, en especial a los de materias primas agrícolas, abandonando algunos sectores de los mercados financieros. Los precios de los tres alimentos de base (el maíz, el arroz y el trigo), que cubren el 75 % del consumo mundial, explotaron. En 18 meses, el precio del maíz aumentó un 93 %, la tonelada de arroz pasó de 105 a 1.100 dólares y la tonelada de trigo harinero duplicó su precio desde septiembre de 2012, superando los 271 euros. Esta escalada de precios genera beneficios astronómicos a los especuladores, pero mata en los barrios miserables a centenas de miles de mujeres, de niños, de hombres. La segunda consecuencia es la fiebre de los hedge funds y otros especuladores por las tierras cultivables del hemisferio sur. Según el Banco Mundial, en 2011, 41 millones de hectáreas de tierras cultivables fueron acaparadas por fondos de inversiones y multinacionales únicamente en África. Y el resultado fue la expulsión de los campesinos.» (20)

En febrero de 2013, en un informe titulado «Esos bancos que especulan con el hambre», la ONG Oxfam en Francia señaló que los cuatro principales bancos galos -BNP Paribas; Société Générale; Crédit Agricole y Natixis (BPCE)- gestionaban para sus clientes, en noviembre de 2012, al menos 18 fondos que especulaban con materias primas. «Hay dos maneras de especular -explica Clara Jamart, responsable de seguridad alimentaria en Oxfam Francia- una, tomando posiciones en los mercados de productos derivados de materias agrícolas; o mediante esos fondos índice, que siguen los precios de las materias primas agrícolas y los empujan al alza.» (21). La mayoría de esos fondos fueron creados tras el comienzo de la crisis alimentaria de 2008, con el manifiesto objetivo de obtener beneficios especulando con alimentos y otras commodities.

En Bruselas, la Red Financiación Alternativa (Réseau Financement Alternatif) también denunció en 2013 la implicación de 6 bancos activos en Bélgica en la especulación con el hambre en el mundo. Cerca de 950 millones de euros provenientes de clientes de bancos belgas sirvieron para especular con las materias primas alimentarias (22).

Se debe acabar con este orden de cosas, y ofrecemos 22 propuestas para establecer una alternativa a la crisis alimentaria (23):

Prohibir la especulación con la alimentación: es un crimen especular con la vida de la gente y, por tanto, los gobiernos y las instituciones internacionales deben prohibir las inversiones especulativas con los productos del agro.

Prohibir los derivados sobre las commodities.

Prohibir a los bancos y a otras sociedades financieras privadas intervenir en el mercado de commodities.
Socializar la banca, bajo control ciudadano, dándole principalmente como misión la financiación de proyectos agrícolas que favorezcan la soberanía alimentaria y que dé prioridad a las pequeñas explotaciones familiares, a las cooperativas y al sector agrícola público.
Establecer o restablecer organizaciones internacionales para la regulación de mercados y de producciones de los principales productos de exportación (cárteles de países productores, por ejemplo, en los sectores del café, del cacao, de los plátanos, del té, etc.) y garantizar así precios estables en el ámbito internacional.
Acabar con los planes de ajuste estructural (PAE), que obligan a los Estados a renunciar a su soberanía alimentaria.
Proscribir el acaparamiento de tierras.
Emprender reformas agrarias globales (por supuesto sobre la tierra, pero también sobre el agua y las semillas) para garantizar a los campesinos y campesinas que producen los alimentos para la población tengan acceso a los recursos agrícolas, y no a las grandes empresas que producen para la exportación.
Introducir en el derecho internacional -principalmente en el Pacto Internacional de los derechos económicos, sociales y culturales (PIDESC) - el derecho a la soberanía alimentaria, para que sea reconocido el derecho de todos los países a desarrollar sus propias políticas agrícolas y a proteger su agricultura, sin perjudicar a otros países
Acabar con los mecanismos esclavizantes de la deuda pública externa o interna, dominada por los bancos privados, y acabar también con el sometimiento que sufren las familias campesinas por los prestamistas privados.
Establecer una moratoria para los agrocombustibles industriales; proscribir los organismos genéticamente modificados.
Reformar la Política Agrícola Común de la Unión Europea y la Farm Bill de Estados Unidos, que tienen efectos devastadores sobre el equilibrio de los mercados agrícolas.
No firmar, y si eso no fuera posible, denunciar los acuerdos de libre comercio, multilaterales y bilaterales (TLC y APC), que se oponen a la soberanía alimentaria.
Establecer o restablecer las protecciones aduaneras frente a las importaciones agrícolas.
Reconstituir las reservas alimentarias públicas de todos los países.
Restablecer los mecanismos de garantía de los precios agrícolas.
Desarrollar políticas de control de la producción para estabilizar los precios agrícolas.
Controlar el margen de los intermediarios.
La seguridad alimentaria de todos y todas depende de precios agrícolas estables, que cubran los gastos de producción y garanticen una remuneración decente para los productores. El modelo de los precios agrícolas bajos, promovidos por los gobiernos para aumentar el consumo de masa de productos manufacturados y de servicios (turismo, diversión, telecomunicaciones, etc.) no es duradero, ni en el plano social ni en el plano ambiental. Ese modelo beneficia esencialmente a las grandes empresas del agrobusiness, a los bancos privados y, al desviar las expectativas democráticas de las poblaciones hacia el consumo de masa, a las elites políticas y económicas de los países, que confiscan el poder.

Frente a las crisis alimentarias y ambientales actuales son indispensables y urgentes los cambios radicales. Las proposiciones expuestas ofrecen pistas para políticas agrícolas y comerciales basadas en la soberanía alimentaria y permitirían una estabilización de los precios agrícolas a unos niveles capaces de asegurar una producción de alimentos duradera en la gran mayoría de países del mundo.

En el plano local, conviene agregar:

Sostener la producción agrícola local, especialmente apoyando la actividad agrícola y facilitando los mecanismos de crédito para los pequeños productores, hombres y mujeres.
Sostener y desarrollar circuitos de comercialización directos/cortos entre productores y consumidores con el fin de garantizar precios justos para los campesinos y asequibles para el consumidor.
Alentar a la población al consumo de productos locales.
Apoyar modos de producción más autónomos con respecto a los insumos químicos, y así, menos sujetos a las variaciones en los costes de producción (una crianza basada en la hierba en lugar de en maíz o soja).
Traducido por Griselda Pinero y Raul Quiroz

Notas
1) http://www.commoditybusinessawards.com/winners/winners-2013.html
2) El término commodities se refiere al mercado de bienes primarios (productos agropecuarios, minerales, metales y metales preciosos, petróleo, gas…). Las commodities, como los demás activos, son objeto de negociaciones que permiten la determinación de su precio así como sus intercambios en los mercados al contado, pero también en el mercado de derivados.
3) Glencore-Xsrata es una compañía de negocios y corretaje de materias primas, fundada por el negociante Marc Rich. Su sede está en Suiza, en Baar, en el cantón de Zoug. Un paraíso fiscal bien conocido por los defraudadores de altos vuelos. Marc Rich (fallecido en 2013) fue varias veces encausado por corrupción y evasión fiscal. Fue amnistiado por el presidente Bill Clinton el último día de su mandato presidencial, lo que provocó un escándalo considerable. Glencore Xsrata posee, ya sea en forma completa o en parte, 150 minas y emplazamientos metalúrgicos. Según los datos disponibles, antes de la fusión con Xsrata, que tuvo lugar en 2013, Glencore controlaba casi el 60 % del zinc mundial, el 50 % del cobre, el 30 % del aluminio, el 25 % del carbón, el 10 % de los cereales y el 3 % del petróleo. Esta sociedad tan controvertida recibió en 2008 el premio del Public Eye Awards para la multinacional más responsable. Glencore-Xsrata está presente en 50 países y emplea a 190.000 personas (véase http://www.glencorexstrata.com/about-us/at-a-glance/ y http://www.glencorexstrata.com/assets/Uploads/20130711-GlencoreXstrata-Factsheet.pdf). El patrón y principal propietario de Glencore-Xsarata (posee el 16 % de las acciones), Ivan Galsenberg, habría percibido una remuneración de cerca de 60 millones de dólares en 2013 (véase http://lexpansion.lexpress.fr/economie/les-remunerations-des-patrons-de-glencore-xstrata-et-credit-suisse-epinglees_399326.html). El Crédit Suisse y Glencore-Xsrata colaboran estrechamente en el mercado chino. Las otras grandes sociedades especializadas en el corretaje (negocio) de commodities (aparte de los bancos, que son muy activos) son: Vitol (Países Bajos), Cargill (Estados Unidos), Trafigura (Países Bajos), Noble Group (Hong Kong/Singapur), Filmar (Singapur), Lois Dreyfus Commodities (Francia), Mitsui (Japón), Mitsubishi (Japón), ADM (Estados Unidos). Los ingresos acumulados de Glencore y de estas 9 sociedades se eleva a la colosal suma de 1,2 billones de dólares en 2012. Véase Financial Times «Tougher times for the trading titans», 15 de abril de 2013.
4) Véase su web especializada: http://cib.bnpparibas.com/Products-services/Managing-your-risks-and-assets/Commodity-Derivatives/page.aspx/100
5) Morgan Stanley y Goldman Sachs obtuvieron cada uno su licencia de banco universal en plena crisis, con el fin de beneficiarse de un mayor apoyo del Estado y evitar el destino del banco de negocios Lehman Brothers.
6) L’Echo, «Des banques américaines accusées de manipuler les matières premières», 24 de julio de 2013, http://www.lecho.be/actualite/entreprises_finance/Des_banques_americaines_accusees_de_manipuler_les_matieres_premieres.9379357-3027.art
7) Financial Times, «JPMorgan nears commodities sale», 6 de febrero, 2014. Por su parte, Barclays pagó la multa de 470 millones de dólares, dentro del mismo caso.
8) JP Morgan anunció a comienzos de 2014 su intención de vender sus actividades físicas de commodities. El Deutsche Bank hizo lo mismo. Morgan Stanley firmó un acuerdo con la empresa petrolera rusa Rosneft para cederle una parte de su negocio.
9) Por supuesto, entre los poderosos protagonistas del mercado de materias primas y de productos alimentarios se debe añadir a las grandes empresas especializadas en la extracción, producción y comercialización de commodities: para los minerales, Río Tinto, BHP Billiton, Compañía Vale do Rio Doce; para el petróleo, ExxonMobil, BP, Shell, Chevron, Total; para los alimentos, además de la ya mencionada Cargill en el ámbito del corretaje, están Nestlé, Monsanto y muchas otras de las que forman parte varias sociedades chinas.
10) Analizo las causas de la crisis alimentaria de 2007-2008 en Éric Toussaint «Volvamos a hablar de las causas de la crisis alimentaria» publicado el 28 de octubre de 2008, http://cadtm.org/Volvamos-a-hablar-de-las-causas-de . Véase también Damien Millet y Éric Toussaint, «Pourquoi une faim galopante au xxie siècle et comment l’éradiquer?» publicado el 24 de abril de 2009, http:// http://cadtm.org/Pourquoi-une-faim-galopante-au
11) Especialmente BNP Paribas, JP Morgan, Goldman Sachs y Morgan Stanley y, hasta su desaparición o su compra, Bear Stearns, Lehman Brothers y Merrill Lynch.
12) En el ámbito mundial, a comienzos de 2008, los inversores institucionales disponían de 130 billones de dólares, los fondos soberanos de 3 billones de dólares y los hedge funds de 1 billón de dólares.
13) Testimonio de Michael W. Masters, Managing Member/Portfolio Manager Masters Capital Management, LLC, ante el comité de Seguridad Interna y Asutos Gubernamentales del Senado de Estados Unidos http://hsgac.senate.gov/public/_files/052008Masters.pdf
14) «You have asked the question “Are Institutional Investors contributing to food and energy price inflation?” And my answer is “YES”».
15) «Assets allocated to commodity index trading strategies have risen from $13 billion at the end of 2003 to $260 billion as of March 2008».
16) Véase: Testimony of Michael Greenberger, Law School Professor, University of Maryland, before the US Senate Committee regarding «Energy Market Manipulation and Federal Enforcement Regimes», 3 de junio de 2008, p. 22.
17) Jacques Berthelot, «Démêler le vrai du faux dans la flambée des prix agricoles mondiaux», 15 de julio de 2008, pp. 51 à 56. En la web: www.cadtm.org/spip.php?artic...
18) http://www.lalibre.be/index.php?view=article&art_id=419336
19) Paul Jorion, «Le suicide de la finance», Le Monde, 9 de octubre de 2012
20) Jean Ziegler, «La faim est faite de main d’homme et peut être éliminée par les hommes», entrevista por Éric Toussaint, publicada el 11 de febrero de 2012 http://cadtm.org/La-faim-est-faite-de-main-d-homme. Jean Ziegler es autor de Destrucción masiva, Ediciones Península, Barcelona 2012.
21) Véase Le Monde, «Cuatro banqueros acusados de “especular con el hambre”», 11 de febrero de 2013 http://www.lemonde.fr/economie/article/2013/02/11/quatre-banques-francaises-accusees-de-speculer-sur-la-faim_1829956_3234.html Sobre la campaña internacional de Oxfam, véase Financial Times, «Food price peculation taken off the menu», 4 de marzo de 2013. Véase también en la web de Oxfam: EU deal on curbing food speculation comes none too soon, 15 de enero de 2014, http://www.oxfam.org/en/eu/pressroom/reactions/eu-deal-curbing-food-speculation-comes-none-too-soon
22) Véase: http://blogs.lecho.be/argentcontent/2013/06/des-centaines-de-millions-deuros-belges-pour-sp%C3%A9culer-sur-la-faim.html
23) En cuanto las propuestas, el autor está en deuda de las discusiones en las que participó como conferenciante en el seminario organizado en Canarias, del 21 al 24 de julio de 2008, por la comisión Soberanía alimentaria de la organización La Vía Campesina. Evidentemente, el contenido del presente estudio y de las propuestas que éste contiene son de la entera responsabilidad del autor y no compromete a las personas y organizaciones citadas.

Éric Toussaint, profesor en la Universidad de Lieja, preside el CADTM Bélgica. Autor, entre otros, del libro Procès d’un homme exemplaire, Editions Al Dante, Marsella, 2013 ; Una mirada al retrovisor: el neoliberalismo desde sus orígenes hasta la actualidad, Icaria editorial, Barcelona, 2010. Es también coautor, junto con Damien Millet del libro AAA, Audit, Annulation, Autre politique, Le Seuil, París, 2012; La deuda o la vida, Icaria editorial, Barcelona, 2011. Este último recibió el Premio del libro político concedido por la Feria del libro político de Lieja, http://www.cadtm.org/Le-CADTM-recoit-le-prix-du-livre.
Próximo libro, que aparecerá en abril de 2014: Bancocratie, en Aden, Bruselas. http://www.chapitre.com/CHAPITRE/fr/BOOK/toussaint-eric/bancocratie,58547448.aspx

Este estudio es una prolongación de la serie «Bancos contra pueblos: los entresijos de una partida amañada», publicada en 2012-2013 en la web del CADTM: www.cadtm.org, así como en otra versión: Et si on arrêtait de banquer? http://cadtm.org/Et-si-on-arretait-de-banquer.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La ofensiva imperial contra Maduro y Putin

Vicky Peláez (RIA NOVOSTI, especial para ARGENPRESS.info)

¡Escúchame! Los romanos sólo toleran quienes les sirven.
(Max Gallo, “Espartaco”, p.78)

La guerra mediática que se desató casi simultáneamente contra el presidente de Venezuela Nicolás Maduro y su colega Vladimir Putin de Rusia demuestra por enésima vez que Estados Unidos no tolera vivir con ningún país que se atreva a ser una nación independiente y soberana, con su propio modelo económico y su agenda geopolítica, por eso está dispuesto a utilizar todo a su alcance para lograr su destrucción.

Después de la caída de la Unión Soviética, Washington trazó un plan respecto a la nueva Rusia, en manos de su oportunista y permanentemente borracho presidente Boris Yeltsin y su séquito de corruptos oligarcas “barones”, según el cual este país estaría destinado a no sobrevivir hasta el Siglo XXII. En lo respecto al Siglo XXI, Rusia mantendría, según los gurús iluminados estadounidenses, su condición de una potencia regional de segunda mano sin llegar a convertirse todavía en el “patio trasero” norteamericano y de la OTAN. Pero no contaban que con la llegada de Vladimir Putin al poder, el plan norteamericano empezaría a resquebrajarse y caerse como una casa de naipes.

A la vez Venezuela, tradicionalmente tenía un lugar algo privilegiado en este tan tristemente famoso “patio trasero” debido a sus 329 mil millones barriles de petróleo, y actuaba como un simple y obediente títere del Gran Patrón. Esta situación siguió hasta 1999 cuando asumió la presidencia del país Hugo Chávez quien en 14 años terminó con la dependencia del país, lo transformó en la República Bolivariana y lo enrumbó hacia el Socialismo del Siglo XXI. Fue una gran sorpresa amarga para la única superpotencia del mundo cuyos líderes pensaron y tramaron que este experimento no duraría ni un año.

Al verse equivocados organizaron un golpe de Estado en 2002, pero el pueblo venezolano y sus fuerzas armadas frustraron aquel golpe y devolvieron el poder a su comandante Chávez. Fue otra gran sorpresa para los iluminados de Washington a quienes ya les había advertido en 1989 uno de los más lúcidos intelectuales franceses, Jacques Attali en su libro “Millennium” donde acertó que “los pueblos de periferia se revelarán un día y romperán lo que es equivalente al nuevo Muro de Berlín que está edificando Norteamérica para asegurar su dominio del Sur”.

La muerte de Hugo Chávez en 2013 fue percibida por Washington como un momento ideal para intensificar la campaña desestabilizadora contra el gobierno bolivariano y su nuevo presidente legítimamente elegido Nicolás Maduro. Para iniciar esta labor utilizaron a la oligarquía local, la clase media acomodada y adiestraron a los estudiantes de las universidades privadas en el terrorismo y la organización de caos para hacer caer al gobierno de Maduro. En otro rincón del mundo ubicado a 9,630 kilómetros de Caracas, en Kiev, Ucrania decidieron hacer algo parecido para que de una vez y para siempre terminar con la esfera de influencia de Rusia, esta vez en Ucrania, siguiendo los consejos de uno de los asesores “invisibles” de Barack Obama, un enemigo de Rusia, Zbigniew  Brzezinski. Este hombre adorado por un poderoso sector de intelectuales y oligarcas rusos siempre postuló que “Rusia sin Ucrania jamás sería una gran potencia”.

Al fracasar la llamada “revolución de color naranja” en Ucrania en 2004, los servicios de inteligencia norteamericanos y de los países de la OTAN se encargaron a entrenar a los nuevos “revolucionarios” ucranianos, especialmente en Polonia y Lituania en la lucha de “baja intensidad” utilizando el terrorismo y sabotaje de matiz neo nazista. Lo que sucedió en Ucrania ha sido en realidad un golpe de Estado neo nazista inspirado, financiado y promovido por los Estados Unidos y la Unión Europea.

¿Y qué se puede esperar de Estados Unidos, si el discurso nazi de Hitler tenía entre sus principales fuentes al libro del magnate norteamericano, Henri Ford, “El Judío Internacional”?. En su libro “Meine Kampf”, Hitler citó partes enteras del texto de Ford. Lo curioso que igual como en Alemania de Hitler, esta vez en Ucrania los oligarcas locales de origen judío han participado en la financiación de los partidos y movimientos nazistas con el consentimiento de sus colegas europeos. El actual designado por Washington primer ministro de Ucrania, Arseniy Yatsenyuk es también de origen judío.

Por supuesto, Rusia se quedó alarmada con el acontecer ucraniano y presentó sus preocupaciones, especialmente relacionadas con la destitución arbitraria del presidente ucraniano Víctor Yanukovich legítimamente elegido por el pueblo, igualmente por la situación en la península Crimea que alberga la Flota del Mar Negro de Rusia y donde el 60 por ciento de su población de 2,000,000 de habitantes la constituyen los rusos. No hay que olvidar que Crimea, que desde 1783 era parte de Rusia fue traspasada en 1954 por Nikita Khrushchev a Ucrania que era parte de la Unión Soviética. La península es vital para Rusia que le da la salida al Mar Mediterráneo. El hecho de que el parlamento de la península decidió crear sus fuerzas armadas, votó por su reintegro a Rusia y convocó el referéndum sobre esta decisión para el próximo 16 de marzo, fue tomado en seguida por Estados Unidos y la Unión Europea como un pretexto para tergiversar la realidad, y acusar a Vladimir Putin de lo que sucedió en Ucrania.

En seguida igual como en el caso de Maduro, Putin se convirtió en el blanco preferido de los políticos occidentales y de los medios de comunicación corporativos globalizados. En ambos casos los periodistas globalizados atacan a ambos presidentes utilizando la “técnica de Maidan” (la plaza de Independencia de Kiev que se convirtió en el epicentro de la “revolución neo nazi” de color marrón). Al presidente Maduro lo tildan de “dictador”, “ignorante”, “títere de Cuba” y le pronostican que seguirá el destino de Saddam Hussein y el de Muammar Gadafi. Mientras tanto los disturbios no cesan en Venezuela y ya hay más de 20 muertos y más de 100 heridos. Muchos de ellos son víctimas de unos desconocidos francotiradores, igual como está sucediendo en Ucrania.

Lo interesante en Venezuela es que los que protestan violentamente no son pobres sino las personas acomodadas de clase media y los estudiantes de las universidades privadas hábilmente organizados y financiados por los Estados Unidos. Las protestas en Venezuela, igual como en Ucrania se someten a las numerosas especulaciones en la prensa. El periodista de Aporrea, Modesto Guerrero opinó que “hay similitudes en un intento de un sector de oposición de derecha contra un gobierno electo democráticamente que no es del gusto de poderes imperiales (en el caso ucraniano son la OTAN y más Estados Unidos y en el caso venezolano son Estados Unidos Y Canadá) que están combinando todos los recursos de lo que se llama “guerra de baja intensidad”: algunas muertes, muchos heridos, impacto mediático, imágenes terroríficas”.

Hace poco el sacerdote jesuita panameño Jorge Sarsaneda del Cid formuló en la red unas 15 preguntas cuestionando los motivos de la violencia desatada en Venezuela por la oposición. Señala que mientras la oposición está denunciando el hambre y la escasez de productos de la primera necesidad organizando los destrozos, incendios y manifestaciones, las Naciones Unidas presentan las estadísticas según las cuales Venezuela fue uno de los “cuatro países con menos hambre en América Latina en 2012”. A la vez ¨los avances en salud están entre los más destacados de la región”. También señala que en Venezuela “más del 42 por ciento del presupuesto del Estado se destina a las inversiones sociales y en los últimos años cinco millones de personas salieron de la pobreza. Todo esto muestra que detrás de los desmanes de la oposición está la mano siniestra de los globalizadores corporativos aliados con la oligarquía nacional en su lucha por hacer retornar a Venezuela al seno del patio trasero del imperio. Y por supuesto, el presidente Nicolás Maduro que lo está impidiendo se convierte en un enemigo del cual ellos seguirán tratando deshacerse como sea.

El mismo tipo de la guerra mediática de índole política está orientado contra Vladimir Putin quien se da cuenta perfectamente de que en el juego no está simplemente en la incorporación de Ucrania a la Unión Europea sino su entrada en la OTAN lo que haría peligrar seriamente la seguridad nacional rusa al verse el país, rodeado por las bases de la OTAN y obligado a entrar en una nueva carrera armamentista sacrificando así su desarrollo económico y el bienestar de su pueblo. Pero al tergiversar la realidad, los políticos occidentales crean el pretexto para acusar descaradamente a Putin como “Vlad el Martillo”, “Invasor”, “Mafia Gangster”, “el Agresor”, “el Nuevo Hitler”, “el Imitador de Mussolini” o simplemente “el hombre que perdió contacto con la realidad”, es decir un loco, según la canciller de Alemania Angela Merkel.

Mientras tanto uno de los asesores oscuros de Barack Obama, Zbigniew Brzezinski ya está aconsejando a la OTAN de “ponerse en alerta” y estar lista para una intervención, como lo señaló en su reciente artículo “What is to be done? Putin’s aggression in Ukraine needs a response”. Pero los Estados Unidos sin esperar ninguna agresión rusa, ya están presionando a Rusia financieramente. El asesor adjunto de seguridad nacional de Barack Obama, Tony Blinken afirmó hace poco que “que en términos de aislar a Rusia lo que hemos visto como resultado de apoyo movilizado es que los mercados financieros de Rusia han registrado caídas, el rublo ha registrado caídas y los inversionistas se preguntan si deben a involucrarse o no en Rusia debido a la inestabilidad”.

Teniendo en cuenta todo lo que se está sucediendo en Venezuela, Ucrania y en el resto del mundo podemos afirmar que la Guerra Fría del Siglo XXI ha comenzado tomando como pretexto no la lucha contra el comunismo, sino por el dominio del mundo y de sus recursos naturales. En el caso de Venezuela se trata de 329 mil millones de barriles de petróleo y respecto a Ucrania en el juego están el control de la tercera exportadora de granos en el mundo después de Estados Unidos y Argentina y sus 39 millones de millones de pies cúbicos en reservas de gas natural de esquisto.

También con Ucrania incorporada a la OTAN, Rusia se verá rodeada de bases militares hostiles, esperando los Estados Unidos y la Unión Europea la oportunidad de iniciar la “ucranización” de Rusia con la ayuda de su quinta columna en este país que tímidamente ya está mostrando su cara haciendo comentarios sobre un enorme costo de una posible incorporación de Crimea a Rusia que sin duda alguna traerá la irritación de los Estados Unidos.

A la vez, los intentos norteamericanos de “ucranizar” Venezuela están orientados hacia el debilitamiento del proceso de integración latinoamericana y la erradicación del proyecto del Socialismo del Siglo XXI.

Para los amos de este mundo el “pasado”, como solía decir William Faulkner, “nunca está muerto”. Sin embargo, su permanencia depende también de la voluntad y sabiduría de los pueblos y del grado de su anhelo hacia el futuro diferente.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Se acerca la toma de Moscú

David Urra (CONTRA INJERENCIA - TERCERA INFORMACIÓN)

Mucha se habla en estos tiempos de lo que sucede en Damasco, Kiev, Pyongyang, Sudan, Caracas o El Cairo. Los grandes medios y el ejército de analistas que lo componen, tratan de descifrar o manipular los acontecimientos, pero sin que muchos lo perciban, incluyendo a los propios rusos, estamos siendo espectadores de un acontecimiento que debe tener una trascendencia universal - LA TOMA DE MOSCU.

Parece un poco espectacular esta aseveración y hasta tremendista, al estilo de la “Guerra de los Mundos”, pero se hace necesario hacer una lectura realista de lo que está pasando y a donde apuntan los hechos, no las palabras. Para ello lo primero que debemos hacer es dejar a un lado el lenguaje que nos impone occidente a través de los medios y las declaraciones reiteradas de sus personeros y que desvirtúan no solo los acontecimientos, sino y hasta la propia compresión de estos y hacia donde nos llevan.

Para comprender que significa el “cambio de lenguaje”, podemos considerar algunos ejemplos:

Occidente nos ha tratado de vender la idea de que Iraq, Libia, Sudan, Kosovo, etc, son movimientos (inclusive se emplea el termino revoluciones), que pretenden canalizar la “ansias de libertad y democracia” de estos pueblos. Durante un tiempo llovieron los artículos y materiales presentando a los líderes de estos países como bestias sangrientas que “oprimían” a sus pueblos. Al final forzaron los cambios, con no poca participación de fuerzas y recursos externos. Deberíamos preguntarnos ¿Qué está pasando en estos países ahora? ¿Hay algún tipo de democracia en ellos?

En Kiev un grupo de fascistas se lanzó a la violencia y genero disturbios con marcado carácter desestabilizador, inclusive después de acordado con occidente un proceder para solucionar el “problema”, incumplieron los acuerdos y se aprovecharon de la retirada de las fuerzas del orden para asaltar, al más puro estilo del Western americano, las instituciones de gobierno, provocando un clásico golpe de estado que occidente enseguida reconoció con el eufemístico epíteto de “revolución auténtica”. En Crimea el pueblo define en las calles su deseo de no ser parte de la payasada occidental en Kiev y su parlamento vota una resolución solicitando la anexión a Rusia, entonces nos presentan este acto como un golpe de estado inaceptable para la “comunidad internacional” y se aprestan a tomar represalias contra quienes lo apoyan. Por cierto en la misma fecha en que se realiza el referéndum en Crimea se está desarrollando un acto idéntico en Venecia, pero nadie habla de ello.

Pudiéramos poner muchos ejemplos más donde es evidente como se nos define de forma distinta un mismo hecho o se nos presentan otros como en realidad no ocurren.

Lo más importante es que a pesar de los evidente pasos que está dando occidente y su coalición, los rusos y los chinos siguen jugando a la “asociación constructiva” y su principal problema radica en que el análisis de los acontecimientos lo hacen considerando el punto de vista occidental, para dar una imagen falsa de “estar en la misma cuerda”, cuando en realidad la cuerda esta alrededor de su cuello.

La verdadera estrategia de Estados Unidos y sus aliados consiste en mantener a los rusos y chinos en un perfil bajo y hacerles creer que ellos son sus socios cuando en realidad están tratando de estrangularlos.

En el caso de los chinos se emplea la versión “japonesa” empleada por Estados Unidos contra Japón después de la Segunda Guerra Mundial consistente en hacerles creer que eran sus socios y que los apoyarían en su desarrollo económico, lo cual sería suficiente para lograr el largo anhelo nipón de ser un “imperio”. Los japoneses lograron un desarrollo vertiginoso desde el punto de vista económico, pero en imperio nunca se convirtieron. Es más, cuando a Estados Unidos le convino y consideró que la competitividad japonesa estaba lesionando sus intereses, utilizó su verdadero control sobre esa economía y la devaluó al rango de “no peligrosa”, obligando a los japoneses a bajar su perfil.

Ahora se emplea la misma estrategia con China y estos viven la ilusión de que son una potencia económica, cuando en realidad se han convertido en lo que muchas veces menciono el líder Chino Mao Tse Tung, en un “Gigante con pies de barro”.

Recientemente China declaró que en caso de que Estados Unidos mantenga la actual presión sobre Moscú por su actitud en el conflicto ucraniano, exigirán el pago de sus obligaciones de deuda en oro, lo que produciría un derrumbe financiero en dicho país. Esto no pasa de ser una bravuconada imposible de ejecutar.

El problema consiste en que esta acción provocaría un derrumbe estrepitoso del dólar lo que al final solo favorecería a los norteamericanos, pues afectaría en primer término a las economías que poseen superávit y grandes reservas en dólares, las que se esfumarían de inmediato, por su parte para Estados Unidos inmerso en un espiral de deudas interminable e impagable, significaría la “devaluación” de dicha obligación financiera lo que le seria desesperadamente conveniente.

La economía China es tan dependiente de las transnacionales, que cuando Estados Unidos lo estime conveniente, la devaluará al nivel manejable para que no afecte sus intereses.

Con los rusos la historia es otra, pues a pesar de todos sus tropiezos son en realidad el peligro más evidente para la implantación de la hegemonía estadounidense a nivel global.

Es por ello que, si bien Estados Unidos ha montado un muro de contención en la zona Asia-Pacifico, alrededor de Rusia está incendiando a todos los aliados y vecinos con el evidente objetivo de quitarle a los rusos el apoyo de estos, lo que invariablemente los devaluara a la categoría de gran país, en lugar de gran potencia, disminuirá su influencia internacional de forma drástica y adecuada para en su momento lanzarse al asalto de Moscú, donde convendría instalar a un tío del estilo de Boris Yeltsin, adicto a libaciones espirituosas de “samagonka” (vodka casero) y otras sustancias no identificadas.

Ucrania es un claro ejemplo de esta estrategia debido por un lado a la cercanía de Rusia y por otro a lo que significa desde el punto de vista militar y psicológico un cambio en la dirección de Kiev.

El aspecto militar aunque se toca con prudencia tiene una significación clave en este asunto. No solo porque en los puertos ucranianos de Sevastopol y Yalta tienen los rusos sus bases sureñas de la flota rusa que cubren como zona de responsabilidad el Mediterráneo y cuya perdida significaría un duro golpe para su necesaria y estratégica presencia en esta convulsa zona, sino y por el evidente papel que Bielorrusia y Ucrania significan para el sistema defensivo ruso que fungen como un cordón de seguridad que les permite fundamentalmente disminuir la eficiencia del sistema de ataque y respuesta montado en los países miembros de la OTAN.

En términos técnicos esto se explica porque los sistemas de defensa antiaérea se escalonan en altura y distancia. Los rusos pueden escalonar en altura su sistema, pero si Ucrania se convierte en una plataforma para amenazar a Rusia -y va por ese camino - el escalonamiento por distancia se reduciría a casi nada pues el trayecto entre las fronteras ucranianas y Moscú es de aproximadamente 500 kms.

Por otro lado para nadie es un secreto que Estados Unidos ha “adelantado” sus “defensas”, poniendo casi en las narices de Rusia sus sistemas antiaéreos, lo que los convierte en ofensivos pues pueden controlar y “atacar” a la aviación y misiles rusos en el momento de despegue.

Cabe esperar que en cuanto Washington logre instalar su “Gobierno” en Kiev uno de los primeros acuerdos será expulsar a la flota rusa de sus puertos en el Mar Negro, instalar en ellos a sus buques para amenazar el suroeste ruso e instalar un sistema antimisil en la frontera ucraniano-rusa para garantizar una envidiable ventaja estratégica, fundamentalmente en su escalonamiento en distancia.

Prácticamente ningún avión podrá despegar de los aeropuertos en la zona europea de Rusia sin estar bajo el control de los sistemas antiaéreos norteamericanos. De más está decir que esto ni remotamente pueden lograrlo los rusos.

Muchos pensaran en que esto no tiene importancia, pues de todas formas el uso del armamento nuclear es incompatible con la vida humana y cualquier contienda de ese tipo, no importa donde detonen estos artefactos provocaría la destrucción global, de los “ganadores” y los “perdedores”.

El problema consiste en hacerse la pregunta correcta, de ser así entonces ¿Para qué Estados Unidos insiste en el constante acercamiento de sus sistemas antimisiles a las fronteras rusas, lo cual se evidencia en las instalaciones existentes en Polonia, Rumania y la Republica Checa?

Y es aquí donde a los rusos les falla el pensamiento de “colaboración constructiva” con occidente. A Estados Unidos y sus aliados no les interesa colaborar con Rusia, solo debilitarla hasta convertir al Oso ruso en un gatico domestico cuyo único mecanismo de defensa sea maullar.

Lo peligroso de esto radica en la percepción norteamericana de que esto les traerá “ventajas” estratégicas y por ende en algún momento pueden lanzar un ataque que destruya a su sempiterno enemigo.

Esta apreciación no solo es irreal, sino y muy peligrosa.

Claro que esta estrategia tiene otras aristas. Occidente juega también la carta de la desestabilización y en ello Ucrania puede ser una pieza importante, conjugándose con Georgia, Azerbaizhan y otras ex repúblicas soviéticas que se presten para el juego de Washington.

El empleo de la penetración de toda clase de bandidos y aventureros, incluyendo a muchos de corte fascista, generaría un verdadero caos en distintas regiones de Rusia y convertiría al país en otra Siria o Libia, donde estos grupos trabajarían en bastos espacios difíciles de cubrir por las fuerzas de seguridad del país y jugarían la carta de la desesperación y el desorden generalizado que tanto daño le hace a la población y de hecho se convierte en un elemento decisivo en la Guerra Psicológica.

Consideremos además que los ucranianos por sus semejanzas con los rusos pueden más fácilmente penetrar las zonas de la periferia occidental rusa y generar una gran confusión, haciéndose pasar por rusos “descontentos” con su gobierno.

Pero estas no son las únicas “perdidas” rusas en la nueva situación creada. Igualmente los sistemas de alerta temprana que se encuentran en Ucrania y Bielorrusia sufrirían, pues las huestes que amenazan con imperar en Kiev, son abiertamente pro occidentales y anti rusas y si en la revolución naranja, jugaron a la democracia en un país con fuertes lazos culturales y étnicos con Rusia, ahora no tendrán contemplaciones e implantaran una dictadura pro occidental al estilo polaco o checo y desencadenaran una persecución contra las fuerzas mayoritariamente pro rusas que generará, además de una limpieza étnica, un éxodo importante hacia la nación vecina.

El tema de Crimea va más allá de la Base Naval que posee Rusia en Sebastopol, pues tiene sus raíces en la historia. Crimea perteneció siempre a Rusia y fue por una decisión arbitraria de Jrushov anexada a Ucrania. La mayoría de su población es de origen ruso aunque hay una importante colonia tártara que desea igualmente pertenecer a Rusia, aunque una pequeña parte está siendo tratada de manipular por occidente para emplearla como fuerza desestabilizadora.

Buena parte de los ucranianos residentes en la zona también poseen fuertes vínculos con Rusia, por lo que su decisión es totalmente comprensible y representa mas la corrección de un error histórico que una “anexión”, como pretende presentarla occidente.

Pero hay otras situaciones que se avecinan con el “cambio”, las nuevas autoridades ucranianas, abiertamente extremistas y pro occidentales, se lanzaran por un lado a ganar méritos con sus socios y trataran de ser mas anti rusos que los propios occidentales. Ya sea por iniciativa propia o por “instrucciones” de sus protectores, se producirán constantes provocaciones y agresiones que caldearán tanto la relación hasta la confrontación directa, lo que será aprovechado por occidente como un pretexto para “defender” a la “agredida” Ucrania por el Gigante ruso.

Lo peligroso de esta situación es que ya se están empezando a producir hechos de esta índole sin que ni siquiera existan autoridades reconocidas en Kiev.

Ya hubo un intento de sacar fuera de servicio a los satélites de comunicación rusos que transmiten para la zona, en evidente acto de Guerra Electrónica.

Un grupo “desconocido” atacó un gasoducto en Crimea que pudo ocasionar un desastre económico y ecológico.

Ya fue detectado por los sistemas de defensa rusos un Drone que realizaba actividades de inteligencia en territorio ruso.

Pero vendrán otras acciones ¿Cuáles?:

Producto de la cercanía se realizaran acciones de guerra radioelectrónica no solo contra vuelos de aviones militares sino y contra vuelos civiles, lo que podrá provocar víctimas inocentes y un gran sentimiento de inseguridad en la población,

Se realizarán provocaciones con vuelos militares, aprovechando el conocimiento que tienen los pilotos ucranianos del territorio ruso y la operatividad de sus fuerzas,

Comenzarán las incursiones a territorio ruso por grupos terroristas que atacarán fundamentalmente objetivos civiles y económicos y generaran un caos en las regiones fronterizas,

Se producirá una verdadera cacería humana contra todo y todos los que representen algo relacionado con Rusia, para lo cual usarán a los grupos de ultraderecha y las fuerzas de la mal llamada Guardia Nacional, heredera de las milicias que crearon los nazis para reprimir al pueblo durante su ocupación,

Igualmente se concentraran los medios masivos de información en manos de los oligarcas que ostentan el control del país para con ello evitar grietas y amordazar la opinión pública nacional,

Por último se desarrollará una campaña de desprestigio contra los rusos y se tratará, como es usual, de convertir a la víctima en victimario y viceversa, lo que permitirá confundir mentes y justificar su accionar.

Hay acciones que ya se han adelantado, como la dependencia de cualquier gobierno ucraniano de occidente, mediante el agobiante peso de la deuda que será utilizada como arma de chantaje.

Lo que nos extraña es la posición rusa de “socio constructivo” con Estados Unidos y occidente, mientras las fuerzas avanzan hacia sus fronteras de forma vertiginosa.


De solo ver esta gráfica donde se muestra el avance de la OTAN sobre Rusia nos percatamos de las “razones” que deberían tener los rusos para sentirse amenazados.

¿Tendrá algo que ver esto con el tratado Molotov-Ribbentrop durante la Segunda Guerra Mundial en la que los soviéticos no veían el inminente peligro que la Alemania Nazi representaba para ellos?

Cayó Kiev y ya se puede decir que Estados Unidos, considerando las características de los medios actuales, está a las puertas de Moscú.

Créanme que me duele decir esto, pero la falta de visión de los dirigentes rusos está llevando a ese noble y esforzado país a la debacle.

Hay múltiples ejemplos de esa aseveración. Los más llamativos son la perdida de aliados claves y el acercamiento de la OTAN a sus fronteras.

¿Cómo es posible que los rusos no se den cuenta de que occidente no tiene buenas intenciones con ellos? ¿Es que acaso la propia existencia de la OTAN a casi 25 años de la desaparición del campo socialista, no es una prueba de la actitud beligerante de Estados Unidos y sus aliados?

La campaña psicológico-Informativa desarrollada por occidente contra Rusia está surtiendo sus efectos.

Por un lado los alaban como socios, mientras les quitan los mercados. Por otro les hacen creer que sus acciones son positivas (recuerden la campaña en Siria en que se nos hizo creer que la acción de Putin de eliminar las armas químicas que poseía el ejercito de ese país evito una guerra, cuando en realidad lo único que logro fue desarmar al agredido y dejar intacto al agresor. En realidad hay que estar ciego para no ver que no solo no se evitó la guerra, esta lleva más de 3 años destruyendo al país y lo ha devaluado a ser un país prehistórico, destruyendo su infraestructura y enconando su mundialmente famoso ecumenismo que ya nadie podrá restablecer).

Por esto hasta le propusieron un Premio Nobel cuyo prestigio es en estos momentos bastante dudoso.

Cuando el enemigo te halaga, revísate.

Las últimas declaraciones de Putin demuestran el nivel de confusión y desorientación en que están los dirigentes rusos:

“¿Pero fue realmente necesario llevarlo a este nivel de anarquía? ¿A un derrocamiento no constitucional y toma de poder por la fuerza, hundiendo después el país en el caos donde está hoy en día? Creo que es inaceptable. Y no es la primera vez que nuestros socios occidentales están haciéndolo en Ucrania. A veces tengo la sensación que en algún lugar por otro lado de ese charco gigantico, en América, hay gente sentado en un laboratorio experimentando, como si fueran experimentando con ratones, sin entender realmente las consecuencias de lo que hacen. ¿Por qué tenían que hacer esto? ¿Quién lo puede explicar? No hay explicación ninguna”.

¿Es que ahora se entera el Presidente ruso de la labores de desestabilización que se estaban produciendo en Ucrania?

¿Desconocía Putin que el objetivo era hundir al país en el caos para justificar sus acciones?

¿Es Ucrania el primer país donde occidente con Estados Unidos a la cabeza hace esto? ¿Para donde miraba el Presidente Putin cuando Iraq, Libia, Sudan, Honduras, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Cuba y otros países estaban y siguen siendo desestabilizados por la potencia imperial?

¿Creyó en realidad Vladímir Vladímirovich que ha Rusia no le tocaba?

¿Su experiencia como viejo oficial de la KGB, no le enseño nada sobre esto?

Estimado Vladimir, SI HAY EXPLICACION, Estados Unidos nunca será socio de Rusia, porque en su proyecto hegemónico un país tan grande, potente e independiente, no le cabe. El caos en Ucrania es la antesala del asalto a Moscú y ya es hora de que ustedes lo vean, o ¿es necesario que mueran millones de rusos como ocurrió en la Segunda Guerra Mundial para darse cuenta?

Ni siquiera durante esta Guerra contra el fascismo alemán los Estados Unidos y occidente fueron “socios” suyos, fueron ellos quienes ayudaron a armar a Hitler y lo lanzaron contra la URSS para después recoger los pedazos de los vencidos. El tercer frente solo se abrió cuando existía el peligro de que las tropas soviéticas liberaran a toda Europa, no fue para acabar con el nazismo, sino para preservar sus intereses.

Créanme, no soy fatalista, confío en el pueblo ruso que será capaz de destruir a cualquiera que intente desestabilizar su país. Muestra de ello han dado de sobra, solo nos queda preguntarnos, a que costo.

La batalla por Moscú está en marcha, solo que ahora no será con grandes concentraciones de tropas y miles de aviones y tanques. Ahora se desarrollará en el plano psicológico-informativo y empleando todo tipo de aventurero, bandido y delincuente que esté dispuesto a poner precio a sus acciones.

Puede ser que Moscú no crea en lágrimas, pero los millones de rusos que se han sacrificado por la nación que tienen y conocen los sufrimientos de sus antepasados llevando con orgullo sus banderas, si creen, y les servirán de fuerza motriz para luchar por su patria, historia y orgullo.

Podría concluir con lo ya expresado, pero sería cobarde hacerlo sin arriesgar un consejo que pudiera servir a los actuales dirigentes rusos y que esbocé en el título de un trabajo anterior publicado en Contrainjerencia: Si los rusos cierran el puño, los norteamericanos se mojan los pantalones.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El voto del gobierno argentino en el Consejo de Seguridad a favor del proyecto yanqui contra el referéndum en crimea

Alejandro Teitelbaum (especial para ARGENPRESS.info)

I. Los líderes de las grandes potencias occidentales (la mal llamada “comunidad internacional”) se rasgan las vestiduras y afirman que la integración de Crimea en la Federación de Rusia como república autónoma viola el derecho internacional y que el referéndum que lo decidió es “ilegal”. Pese al resultado aplastante que demuestra que buena parte de las minorías no rusas votaron a favor.

En materia de violación del derecho internacional las potencias capitalistas no pueden recibir lecciones de nadie pues son maestros en la materia, dado que lo vienen violando desde hace varios siglos mucho antes de su codificación, cuando todavía estaba en germen con el nombre de “derecho de gentes”.

Se quejan porque Crimea se separó de Ucrania y se olvidan que en 2008 patrocinaron y supervisaron la separación de Kosovo de Serbia, decidida en una votación parlamentaria, sin referéndum.

La gran mayoría de los Estados tienen una particular repugnancia por los referéndums, que es una forma de permitir la participación directa de la población en las decisiones importantes.

Esa repugnancia se manifestó claramente cuando la Unión Europea y Estados Unidos presionaron brutalmente al Gobierno griego para que desistiera de su propósito de convocar a un referendo a fin de que el pueblo decidiera qué hacer con la deuda externa.

El principio de libre determinación de los pueblos está inscripto en el artículo 1º de la Carta de las Naciones Unidas de 1945 y en los Pactos Internacionales de Derechos Humanos celebrados en el decenio de 1960.

No figura en la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 porque la propuesta de la Unión Soviética en ese sentido fue rechazada por las potencias occidentales.

El 14 de diciembre de 1960, la Asamblea General de la ONU aprobó por la resolución 1514 (XV) una Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales, sin votos en contra pero con la abstención de nueve países, entre los que se encontraban las principales potencias coloniales. La declaración condenó el colonialismo y declaró que todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación, derecho que se ejercería a través de la consulta a la población, mediante plebiscito o referéndum.

La proclamación produjo gran controversia a raíz de la tensión entre el derecho de libre determinación de los pueblos y la integridad territorial de los Estados. La resolución 1514 (XV) afirmaba que todo intento de quebrantar la unidad nacional era incompatible con la Carta de las Naciones Unidas, por lo que resultó necesario establecer cómo se compatibilizaban los dos principios. La cuestión fundamental fue la identificación de las entidades legitimadas para invocar el derecho a la libre determinación.

Al día siguiente, 15 de diciembre, se proclamó la resolución 1541 (XV), que profundizaba en estas cuestiones. Manteniendo que es indispensable que la población autóctona exprese su voluntad libremente, se precisó que esta voluntad no siempre tenía que llevar a la constitución de un nuevo Estado soberano. El ejercicio del derecho de autodeterminación podría llevar a la independencia, a la libre asociación o a la integración en otro Estado. Además, la resolución 1541 (XV) concretó qué pueblos son titulares del derecho de libre determinación, en función de dos criterios básicos: la existencia de diferencias étnicas y culturales y la separación geográfica entre la colonia y la metrópoli. Esta exigencia de separación territorial implicó que el derecho de autodeterminación sólo se reconociera a los pueblos que habitaban territorios coloniales ultramarinos, excluyendo las situaciones de colonialismo interno. Pese a esta limitación, las resoluciones adoptadas en 1960 dieron un nuevo impulso al proceso de descolonización en Asia y África.

Eso en lo que se refiere al aspecto externo del derecho a la autodeterminación

Pero existe también la vertiente interna, que se define como el derecho de los pueblos a decidir su organización política y perseguir su desarrollo cultural, social y económico.

A la parte económica del derecho de autodeterminación se refieren los artículos 1.2 comunes de los Pactos Internacionales de Derechos Humanos, que dicen "para el logro de sus fines, todos los pueblos pueden disponer libremente de sus riquezas y recursos naturales, sin perjuicio de las obligaciones que derivan de la cooperación económica internacional basada en el principio del beneficio recíproco, así como del derecho internacional. En ningún caso podrá privarse a un pueblo de sus propios medios de subsistencia".

Este enunciado se completó con la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas 1803 (XVII), de 14 de diciembre de 1962, que contiene la Declaración sobre la soberanía permanente sobre los recursos naturales. Esta Declaración afirma que "el derecho de los pueblos y de las naciones a la soberanía permanente sobre sus riquezas y recursos naturales debe ejercerse en interés del desarrollo nacional y del bienestar del pueblo del respectivo Estado". Los pueblos podrán autorizar, limitar o prohibir la inversión extranjera, que se regirá, en su caso, por las normas de Derecho internacional y el Derecho interno aplicable, así como por el respeto al principio de buena fe.

Los Estados y las Organizaciones internacionales deben "respetar estricta y escrupulosamente" el derecho de libre determinación económica, de acuerdo con la Carta de las Naciones Unidas y las normas aprobadas por la Declaración. El incumplimiento de este deber de respeto puede originar responsabilidad internacional, que obligue a "la restitución y la plena compensación por la explotación y el agotamiento de los recursos naturales", de acuerdo con la resolución 3281 (XXIX), de 12 de diciembre de 1974.

De modo pues, que el derecho a la libre determinación de los pueblos en lo externo y en lo interno, es un principio universal que están obligados a respetar todos los Estados, pero que desgraciadamente es poco o nada respetado por las grandes potencias. Y muchas veces consentida su violación por las elites gobernantes de no pocos pequeños -o relativamente pequeños- Estados.

II. Hay que distinguir claramente el principio universal de libre determinación de los pueblos de las reivindicaciones territoriales, que son cuestiones puntuales que deben ser resueltas caso por caso.

El caso de las Malvinas es uno de ellos. El gobierno británico, al realizar un referéndum en las islas el año pasado, confundió deliberada y groseramente un litigio territorial con un problema de autodeterminación.

Lo mismo hizo ahora - a la inversa- el Gobierno argentino al apoyar con su voto en el Consejo de Seguridad el proyecto de resolución presentado por Estados Unidos, donde se declara que el referéndum en Crimea, “carece de validez”, voto que la Presidenta Cristina Fernández justificó declarando “Nosotros seguimos votando como miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de la misma manera que votamos cuando votamos en el tema de Malvinas”. Es decir pretende presentar como un caso de integridad territorial cuando lo que está en juego es el principio de libre determinación de los pueblos ejercido legítimamente mediante un referéndum..

"La delegación argentina entiende que no tiene mayor sentido pronunciarnos sobre hechos futuros y consecuencias hipotéticas", explicó la embajadora, María Cristina Perceval, al fundamentar su voto. "Sin embargo, ha acompañado el proyecto de resolución porque reafirma la primacía del principio de la integridad territorial”.

La resolución yanqui se propuso “ilegalizar” un referéndum popular de autodeterminación, aplicación en el caso particular de un principio universal que están obligados a respetar todos los Estados.

El Gobierno argentino, al votar el proyecto de USA, no se confundió de tema, como parece desprenderse de las declaraciones de CFK al respecto, sino que apoyó deliberadamente una constante de la política imperialista contraria a la libre determinación de los pueblos.

Un esfuerzo más para restablecer y profundizar las “relaciones carnales” -practicadas por el amigo Menem- con Estados Unidos y otras grandes potencias.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

"¿Y cuándo un docente es pobre?"

Andrés Brenner (ANRED)

Un sistema económico es bueno o malo según satisfaga las necesidades materiales y culturales de los seres humanos. No es bueno cuando solamente tiende a la constante acumulación de tasas de ganancias de los pocos, como acontece en el capitalismo. Si hay pobreza en el mundo, la economía es injusta en el mundo. Y si hay docentes pobres, es en este sistema capitalista.¿Y cuándo un docente es pobre?, cuando su ingreso salarial no es digno, pero también hay otras cuestiones a señalar. Es pobre.

Ultimo paro docente. Algo para pensar

Un sistema económico es bueno o malo según satisfaga las necesidades materiales y culturales de los seres humanos. No es bueno cuando solamente tiende a la constante acumulación de tasas de ganancias de los pocos, como acontece en el capitalismo. Si hay pobreza en el mundo, la economía es injusta en el mundo. Y si hay docentes pobres, es en este sistema capitalista.

¿Y cuándo un docente es pobre?, cuando su ingreso salarial no es digno, pero también hay otras cuestiones a señalar. Es pobre…

a) cuando no dispone de tiempo para leer con la finalidad de saber mejor;

b) cuando tiene que sobre trabajar para incrementar un poco más su salario, mientras que en el tiempo restante decide si atiende a su familia o prepara y corrige clases;

c) cuando vive tensionado en la escuela por el maltrato a que es sometido por las tensiones sociales, maltrato político y explotación económica;

e) cuando no disfruta del trabajo que hace y vive la escuela y el estar en el aula como una carga, transmitiendo ese malestar a sus alumnos;

d) cuando se lo desvaloriza través de los medios de comunicación destruyendo su autoridad como maestro, cosa que los alumnos aprenden muy bien, con el riesgo que luego no lo respeten en las consignas que propone en clase;

f) etc.

Y ya que mencionamos los medios de comunicación, veamos en ese sentido dos ejemplos:

1. Nos quieren hacer creer que el problema salarial de los docentes es una cuestión solamente del mal manejo político y no también de un sistema económico. Así, cuando los docentes hacemos huelga nos preguntan "¿cuándo van a clase?", y nos dicen "no abandonen a nuestros hijos, hay millones de niños sin clases". Sin embargo, cuando los empresarios incrementan constantemente los precios, no les preguntan, con nombre y apellido, "empresario fulano, ¿por qué los aumentás?", "¿dispondrías los medios para que le aumenten de la misma manera el salario a los docentes y a los trabajadores de tu empresa, para que ellos y sus hijos puedan consumir dignamente y no solo para subsistir como un animal?" O sea, el problema sería únicamente político y no económico. Se oculta la injusticia propia del sistema económico capitalista, cuya ausencia de ética lo hace miserable. Y son injustas, también, las políticas que lo avalan o apoyan.

2. Más aún, los grandes medios de comunicación hablan de "paros salvajes", pero no hablan de "salarios salvajes". Aquí, también, hay otra cuestión. La palabra salvaje deriva del latín "silvaticus", plantas y animales no domesticados. El término salvaje comenzó a difundirse cuando los pueblos originarios eran colonizados y se defendían del blanco que iba a llevarles la civilización (ja ja ja). O sea, un calificativo de tipo genocida, y desde ahí podríamos afirmar: los indios son salvajes, pues entonces eliminémoslos. Sin embargo, esto último sería muy dramático, pudiendo sonar en nuestros oídos a perversión, por consiguiente, inventemos un término que desdramatice la situación, “campaña al desierto”, ¿total? en el “desierto” nada hay, y de nada habría que lamentarse. Consecuencia: hay que eliminar lo salvaje y, si somos coherentes con este argumento, hay que eliminar lo salvaje del maestro. Obvio, únicamente el maestro sería salvaje cuando hace paro, no la economía y las políticas vigentes, no habría que eliminarlas, pues no serían salvajes.

Con estos dos ejemplos vemos no simplemente cómo se construye la realidad desde los medios de comunicación. Construcción alude a edificación siguiendo un plan ordenadamente. Aquí lo que hay es ejercicio del poder para que, por repetición de ciertas palabras o afirmaciones, tapemos el cielo con las manos. Por lo tanto, el problema no sería económico sino político y nosotros maestros somos unos míseros salvajes.

Algo más para pensar. En este momento de indignación no vendría mal: ¿Importa realmente la escuela pública al común de los docentes o importa meramente su salario?, ¿la defensa de la escuela pública es solamente la defensa del salario?

¿Haríamos un paro o huelga porque las condiciones pedagógicas que nos “bajan” las autoridades políticas y sus técnicos no sirven para que nuestros alumnos aprendan, asignándonos solamente a nosotros la responsabilidad con la famosa frase: “mi hijita, ud. debería haber establecido las estrategias pedagógicas de recuperación”? ¿Valen los paros domingueros, quedarse en casa, o movilizar el espíritu docente para conmover a quienes son responsables de una educación digna, principalmente el poder económico y su sirviente el poder político?

Lucha justa significa “pegar a quien me pega”. ¿Sería posible pensar un modo de lucha, todos juntos, que no pegue a quienes son víctimas como nosotros? Este último interrogante puede resultar muy fuerte en las condiciones actuales.

Y para finalizar: gracias a tantos docentes que, a pesar de todo, dejan jirones de sus vidas en el aula por sus alumnos, con escaso o nulo reconocimiento.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Puja redistributiva: Lozano. "En el INDEC sigue la farsa"

ACTA

El diputado nacional de la CTA por Unidad Popular (UP), Claudio Lozano, sostuvo que, “el 3,4 % de inflación en febrero, termina de confirmar que el nuevo índice oficial mantiene las viejas premisas de la manipulación". Sostuvo que la estadística oficial es una "ficción" que "ha tomado la triste forma de una caricatura".

Para el presidente del Bloque de Diputados de UP, Claudio Lozano, se debe terminar "definitivamente con la intervención" sobre el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) al que calificó de "farsa". "Las necesidades de la política oficial asociadas a la discusión de paritarias, llevaron a las autoridades del Indec, a hacer un nuevo ’tokecito’ (Sic) y poner un 3,4%", arremetió.

En enero le dedicamos el 3,7% al FMI y a la necesidad oficial de acceder al endeudamiento. En febrero le dedicamos el 3,4% al objetivo de moderar las demandas salariales y los reclamos en el marco de las paritarias, sostuvo Lozano.

Y añadió: "Después de la devaluación en enero del 23%, que impactó de lleno en los precios de febrero (como reconociera el propio Secretario de Comercio Augusto Costa), con un índice de precios mayoristas que en enero dio 4,9% y por tanto iba a ser trasladado a los precios minoristas de febrero, -cuando todo indicaba que el número de inflación para este mes iba a estar cerca del 4%-, las necesidades de la política oficial asociadas a la discusión de paritarias, llevaron a las autoridades del INDEC (las mismas de siempre), a hacer un nuevo ‘tokecito’ y poner un 3,4%".

"Es hora de acabar con esta farsa y terminar definitivamente con la intervención sobre el INDEC”, finalizó.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Crímenes sin criminales en La Carcova

Claudia Rafael (APE)

¿Cómo es el después? ¿Qué es lo que subyace en una barriada de márgenes y olvidos una vez que los focos de la ley se corren? ¿Cuál es la normalidad a la que se retorna abruptamente, tras el cachetazo feroz de la impunidad? No suelen existir beneficios ni dudas para los sobrevivientes de la nada. Esos miles y miles que día tras día, en las tardecitas del desamparo, se hunden en el descarte devenido montaña en José León Suárez.

Cuando los jueces Gustavo Garibaldi, Mónica Carreira y María del Carmen Castro, del Tribunal en lo Criminal 2 de San Martín, hicieron oír su determinación unánime, primó el “beneficio de la duda”. Y Gustavo Rey, policía bonaerense, quedó absuelto por la ejecución de Franco Almirón y de Mauricio Ramos. Gustavo Vega, en cambio, fue condenado (aunque no se sabe todavía cuál es su pena) por haber intentado asesinar sin suerte a Joaquín Romero. Tal vez, porque como definió la Toti, su mamá, en entrevista con APe durante aquel febrero tórrido de 2011, “es la tercera oportunidad que diosito te da. Ponete las pilas”.

Cuando las voces de los magistrados se callaron, alrededor de tantas mesas vacías de la villa sigue sin haber unas cuantas migajas olvidadas de pan. Como aquella en la que Ernesto de la Cárcova dejó expuestas en su pintura de aquellas hambrunas tan distantes de finales del siglo XIX. Una herramienta gastada a un costado y el puño del hombre cerrado con esa rabia que duele mientras la mujer amamanta con su pecho flaco a su niño.

En aquel incipiente febrero de 2011 un tren carguero descarriló cuando atravesaba el barrio con nombre del pintor al que los vecinos –de prepo, nomás- volvieron tan grave como sus días. Allí el artista que supo crear la escuela de bellas artes perdió el ímpetu esdrújulo de su apellido para ser míseramente La Carcova.

Aquel día un tren carguero descarriló. Como tantos, cansado, en vías olvidadas, derrumbó su mercadería y las gentes fatigadas de la villa rodearon los vagones buscando un pedacito raquítico de lo que fuese para salvar el día, nomás. Unos minutos bastaron apenas para que los policías irrumpieran con su propia bronca. La que habían masticado en el Camino del Buen Ayre, donde acababa de morir uno de sus compañeros. La que mascullan despacio desde ese uniforme que representa Estado y que los empuja a salir a la “cacería” feroz, como definió Joaquín, el eterno sobreviviente, durante el juicio. Sus amigos, el Pela y el Gordo, en cambio, murieron. Tenían apenas 16 y 17 años.

Rondaban tan sólo los 9 ó 10 cuando en la barriada se escuchó hablar de otro pibe. Que como ellos, mojaría sus pies sin futuro en la misma basura. Esa que se hace montaña y queesconde el descarte de los otros, los que están sistémicamente del otro lado. Esa que se parece al infierno devorador en torno del que se agolpan miles y miles en una carrera desaforada por lo que sea.

Ese otro pibe se llamaba Diego Duarte. Hace diez años ya que se zambulló con su hermano Federico a bucear por un par de zapatillas para poder empezar la escuela. Esa quimera prometedora de un ascenso social que nunca llega. Que se quedó entrampada en los viejos tiempos del mito de m´hijo el dotor. Diez años transcurrieron. Y por más que hay seis policías sospechados de su muerte, enterrada muerte, que lo dejó sin aire y sin sueños cuando los camiones descargaban toneladas de desechos sobre su cuerpo de tan solo 15 años, nunca fue encontrado. No hubo cartón que lo protegiera de la entera basura del sistema.

*****

¿Qué es lo que subyace en una barriada de márgenes y olvidos una vez que los focos de la ley se corren? Desde el principio he hecho ver que la igualdad es un estado de guerra y que la desigualdad ha sido introducida por consentimiento universal, escribió Thomas Hobbes en De Cive hacia 1642. 372 años más tarde ese consentimiento universal se sigue firmando a diario.

Diego, Mauricio, Franco murieron de esa muerte tan violentamente natural de los pobres. Los que reciben toneladas de descarte sobre su cuerpo; los que enferman de arsénico, cadmio, plomo, zinc o niquel; los que no resisten a los plomos de una escopeta 12/70 de los brazos más directos del Estado. Sus asesinos casi nunca tienen nombre. Y hoy son otros los Diegos, los Mauricios, los Francos que se hunden con sus cuerpos jóvenes en las montañas de abandono. Los que se van a morir tajantemente antes de tiempo. Los que cargan en su espalda las arpilleras olvidadas de una historia que no aprendió a deletrear los umbrales del futuro.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Víctor Basterra y su vida militante antes y después de la ESMA

LA RETAGUARDIA

Más de una hora de charla en el estudio de LA RETAGUARDIA que lleva su nombre. A nuestro lado, el cartel que lo identifica, fileteado por su hermano Tito, que el mismo Víctor nos acaba de traer junto a un par de potes de dulce de leche uruguayo; todas promesas que tardó en hacer efectivas pero con las que cumplió de sobra. Un diálogo distendido y profundo sobre su infancia, su pensamiento, su militancia, sus años de vida, sin que el eje fuera sus años dentro de la ESMA, secuestrado, torturado y obligado a realizar tareas como mano de obra esclava. De eso hemos hablado bastante con él, y seguiremos haciéndolo; sobran los pasajes de esta página en la recorremos aquellos años. Esta vez, nos dimos tiempo para el antes y el después.

El paso de Víctor Basterra por el centro clandestino de detención, tortura y exterminio de la Escuela de Mecánica de la Armada ha sido retratado en varios documentales, libros, programas, testimonios ante la justicia, por otros e incluso por su propia voz. Esta vez quisimos ir más allá y conocer al Víctor niño y adolescente, al joven que comenzó a interesarse en la política y en la militancia, y también al hombre que sobrevivió al infierno para seguir luchando.

Los primeros atisbos de resistencia

Preguntarle a Víctor Basterra acerca de cómo y cuándo comenzó a militar significa viajar hacia su infancia: “creo que los primeros atisbos fueron de resistencia institucional, o a una institución como era la educación religiosa”, rememoró en diálogo con Oral y Público.
Basterra cursó algunos años de su primaria en el Patronato Español, un colegio de monjas, “carmelitas descalzas”, que aún está en Conesa y Federico Lacroze, pleno barrio porteño de Colegiales: “éramos unos treinta, treinta y cinco pibes en un colegio de casi cuatrocientas mujeres; éramos una especie de excepción. El Patronato estaba destinado a los huérfanos o a aquellos que tenían a uno de los padres de origen español. Allí hice segundo, tercer y cuarto grado. En esa época había primero inferior y primero superior, por lo que el segundo grado equivaldría al tercero actual. A los ocho años me metieron ahí y tuve incluso una crisis de misticismo religioso, quería ser cura, pero en un momento determinado se me despertó el indio vasco que tengo y empecé a preguntar. Yo quería saber cosas y había preguntas que directamente no las respondían y eventualmente venía un coscorrón detrás, entonces me empecé a rechiflar”, cuenta Basterra con su tono coloquial siempre a mano.
Su padre murió de cáncer cuando tenía tan solo un año: “casi todos mis tíos murieron jóvenes, mi familia paterna estuvo signada por una epidemia de cáncer. Una cosa muy precisa, murieron casi todos, quedó una tía, salvo mi tío Paco que lo piso un camión. Una parte me crié con mi tía Elsa que después murió, después con mi vieja en Boedo”, relató.
Los fines de semana, Basterra dejaba el colegio para ir a visitar a sus tíos peronistas que vivían en Mariano Acosta, en la zona oeste del Gran Buenos Aires. Basterra nació en 1944, por lo que sus primeros diez años coincidieron con un momento de la historia argentina en la que el gobierno peronista estaba enfrentado a la Iglesia: “establecieron por ejemplo la ley de divorcio, comenzaron a separarse todos los subsidios inmensos que había para las escuelas religiosas y la Iglesia se pone en contra del gobierno. Resulta que yo leía y escuchaba cosas, comentarios, apoyo al peronismo, también había comentarios en contra, pero yo ya había tomado partido. Cuando sigo preguntando acerca de la Inquisición, ahí me cagan a trompadas las monjas, porque además tenían una metodología de enseñanza que era la letra con sangre entra, por lo tanto era fuerte, yo siempre rescato el nivel que había de profundidad en ciertos aspectos literarios, artísticos, estudio de la geografía, incluso la metodología de la historia, pero era muy duro en los cuestionamientos, era mucho de historia oficial, era un colegio que tenía por ejemplo dos vertientes totalmente enfrentadas entre sí que eran republicanos y nacionales, y a veces se ponía la bandera republicana y a veces la nacional de España. Eran cosas que sucedían porque las Damas de Beneficencia de España funcionaban de esa forma. Entonces empecé a rechiflarme y un día me puse contra una pared, cerré los ojos y grité ‘muera Cristo Rey’, cerré los ojos esperando un rayo y apareció una monja que me pegó un viandazo que casi me arranca los dientes y me expulsaron. Pero mi hermana mayor, que también estaba en ese colegio, pero mucho antes que yo, hizo todo lo posible para que yo no perdiera el año, porque eso sucedió ya en 1955, me parece que ya habían estado los bombardeos (a la Plaza de Mayo) y todo. Así que tuvieron la deferencia de dejarme terminar pero observado con varios ojos”, contó Basterra.

El trabajador gráfico

Tras finalizar sus estudios primarios, comenzó a trabajar en un taller gráfico: “siempre fue un gremio medio ilustrado y tenía componentes muy particulares, no olvidemos que fue el primer gremio de la República Argentina, la Sociedad Tipográfica Argentina del año 1874, toda esa impronta está presente en los gráficos, eso hace que yo entre en un gremio donde comienza a gestarse toda una movida, pero además cuando comienzo a transitar en el laburo, yo vivía en Villa Madero y viajaba a Boedo en San Juan y Avenida La Plata, y después cuando salía a la tarde iba a las marchas por Laica y Libre, que fue un movimiento estudiantil para establecer la no educación religiosa. Yo ya había perdido totalmente la fe en las instituciones religiosas. Todo eso a uno lo va formando, le va dando ciertos elementos”.
Para Basterra, su militancia “objetiva” comenzó a fines de la década del ‘60, cuando tenía 24 o 25 años, en la Federación Gráfica Bonaerense: “en ese momento había mucha oferta de integrar organizaciones político-militares, algunos desde una perspectiva mucho más suave, me acuerdo de MR-17, que había compañeros que no abrazaban la lucha armada, pero sí la autodefensa, y nosotros estábamos mezclados en ese gremio. Era una cantera de activismo y militancia, con cuadros muy importantes que estaban ahí formando sin darse cuenta, yo veía compañeros como (José) Incarbone, (Fracisco) Calipo, (Oscar) Francomano, (Raimundo) Ongaro, (Ismael) Alí, todos esos compañeros que nos formaban a nosotros, que éramos más jóvenes. La lucha era fundamentalmente antipatronal, nosotros veíamos todo desde una perspectiva muy clase obrera industrial, muy desarrollada, muy fuerte. En esos lugares, la pertenencia peronista se discutía porque había quienes eran absolutamente cerrados, esquemáticos, como hay en todas partes, ‘si vos no sos peronista, no servís’, yo nunca tuve esa idea, es más me acuerdo en las elecciones, cuando las había, yo siempre acompañaba un poco a los compañeros que perdían que generalmente era la izquierda, y los acompañaba bien, sin gastarlos, alentándolos, y además yo aprendí que en los gremios la partidocracia no tiene que entrar, yo soy de la apartidocracia, ese era mi pensamiento, había otros compañeros que también tenían una actitud solidaria con los otros compañeros que aunque no estuvieran en la misma baldosa estábamos en la misma vereda. Y si estamos en la misma vereda, vamos a pelear juntos si tenemos un enemigo que nos enfrenta, que es la patronal, a la mierda”.

Las Fuerzas Armadas Peronistas

Víctor Basterra considera que en 1971 comienza a haber un vuelco en su vida: “asumo más que había una etapa de suma violencia, se veía, se palpaba, se olía, las represiones eran mucho más duras. Estaba el onganiato en pleno, me acuerdo cuando matan en Once a Emilio Mariano Jáuregui, año ’69, yo estaba en esa movilización. Generalmente se pedía la apertura democrática y también cuestiones que hacían a la libertad de los presos políticos, la cuestión salarial, paritarias, se hacía todo un gran paquete que iba engrosando las exigencias de las distintas agrupaciones que había, y además se diferenciaban las que eran peronistas, de las que venían del marxismo. Yo me integro a las Fuerzas Armadas Peronistas que ya habían hecho una especie de síntesis a través de John William Cooke, de Juan José Hernández Arregui, de todos los compañeros que eran los pensadores nacionales. Eran los que escribían, pero también los que hacían las cosas. Cooke no solo escribía, hacía cosas, había creado la Acción Revolucionaria Peronista, estaba presente. Yo no participé de esa etapa de Cooke, pero participaba de la gráfica en otros aspectos. Esa mezcla de elementos se daba casi naturalmente, yo recuerdo haber ido a reuniones de compañeros donde vos notabas que había un tironeo: había unos que eran de los Descamisados, otros que eran de los Montos, y uno ya había tomado medio posición, y aparecían los Perros que ya también hacían su entrada en organizaciones que venían del interior más que nada. Al final opté por una desde mi propio gremio”.
Basterra contó que en muchos casos hacían una síntesis en la que M eran los Montos, la P eran Fuerzas Armadas Peronistas, la R la FAR; y los Perros, el PRT: “todo eso existía incluso para caracterizar los escritos, nosotros poníamos COP, que era Clase Obrera Peronista, había toda una síntesis, una apretadita para no hacer tan extensos los comunicados”.

La militancia cotidiana

─Fernando Tebele: ¿Cómo era la militancia en aquellos momentos en una organización así, en qué consistía?

─Víctor Basterra: A nosotros algunos nos decían reivindicadistas. Por ejemplo, yo abro a un frente, me acuerdo que era una villa muy importante en Lanús, Villa Jardín. Mi hermano iba a pintar paredones, a jugar al fútbol, entonces él ayudaba a los compañeros, generalmente eran de los Montos, a pintar a los paredones; entonces mi hermano me invita a una Unidad Básica y yo voy. Yo había recorrido el barrio y hablaban todos de las elecciones, y decían ‘vamos a ver si podemos meter a este, vamos a presionar’, y en un momento determinado yo les dije ‘perdonen, compañeros, pero acá del problema que hay en el barrio con el agua, con la luz, las cloacas, las lagunas’… y me respondían ‘eso es otra cosa, eso ya vendrá, porque el gobierno popular’. ‘no se engañen’, les respondía. Y entramos en una discusión y medio que me prepearon para que levante campamento, entonces me voy y me siguen seis o siete flacos, que yo pensé que me iban a cagar a trompadas. Me doy vuelta y les pregunto qué les pasaba y me dicen que querían hablar conmigo. Y se vinieron conmigo, me llevaron a una casa y ahí tuvimos una reunión, y empezamos a laburar. Se abrió un frente de la san puta en el quinto camino de Villa Jardín. Se hicieron muchas cosas.

─FT: La cuestión era intentar cambiar la cotidianeidad.

─VB: Claro, pero con la participación y el protagonismo de la gente, que eso es lo que establece la idea política, todo lo demás viene de arriba, o viene el salvador, el mesiánico... no, acá el conjunto tiene que moverse. Estoy dando un ejemplo. Eso también con el tiempo lo hice en otros lugares. Y después la creación de agrupaciones, porque vos te relacionás con los compañeros que trabajan en una fábrica, en un taller, y tenés otra dinámica, otra mirada, otra acción, eso es lo que te abre un panorama.

Letra y música

A comienzos de la década del ’70, Basterra no solo escuchaba a Daniel Viglietti, Víctor Jara, canciones de la Guerra Civil española, folclore, al que definió como su debilidad, sino que además cantaba: “yo vengo más del palo de lo nacional, de la música casi tradicional, el folclore, el tango. La revalorización de determinados elementos que hacía a lo que se llamaba la canción de protesta, que para nosotros era una canción testimonial, que acompañaba los procesos que se iban dando en esos momentos. Me acuerdo que en las tomas de fábricas yo cantaba canciones de Atahualpa Yupanqui mezcladas con canciones de Viglietti, de la guerra civil española, de la guerra civil mexicana, también lo mezclaba con folclore, yo cantaba todos esos componentes. Pero yo no era un cantante exclusivamente dedicado a eso, yo era un activista que estaba en agrupaciones políticas e incluso política-militares, y que pelaba la guitarra”, cuenta con su voz aguardentosa en la que puede adivinarse un agradable modo de cantar.
Respecto a qué leían, Basterra advirtió que “de todo”: “en algún momento en nuestra organización se establece lo que se llamó y provocó mucha crisis, el estudio de la alternativa independiente. Y se creó el Proceso de Homogeneización Política Compulsiva (PHPC), que era un proceso para homogeneizar, hacer más o menos un guión, un discurso común, un estudio común de una política que uno tenía que tomar, era como tomar un vaso Agarol de golpe. Y a algunos les cayó mal y se fueron a la mierda, se pensaba hacer en tres, cuatro meses y duró un año y medio, todo eso fue bastante frustrante para muchos compañeros, entre ellos Walsh, que formaba parte de las FAP, Verbitsky también y muchos compañeros. Para nosotros era necesario, porque además nos sirvió, a los que veníamos más jóvenes, para analizar más rigurosamente y no tan superficialmente cómo se analizó la posición que se tomaba, y de ahí surgen muchos oportunistas, porque así se le llamó a un sector de los Montos, porque ellos aprovechan oportunamente el momento, no era una creación más elaborada ni trabajosa, sino que ellos miraban el momento. A nosotros la coyuntura nos pasaba muchas veces por encima porque estábamos engrampados en una historia de análisis, teníamos que analizar cuál era el rol de Perón, cuál era la caracterización de la clase obrera, la caracterización del pueblo peronista, qué significaba ser obrero industrial, ser obrero de servicios, son diferencias que hay que tener siempre en cuenta, lógicamente en ese momento era mucho más rigurosa la cosa, ahora se puede analizar hasta con una sonrisa, pero eran situaciones complejas para nosotros”.
El análisis del Proceso de Homogeneización Política Compulsiva sucede específicamente dentro de las Fuerzas Armadas Peronistas que Basterra integraba: “en los otros lugares no se hizo esa realidad, porque por ejemplo, mientras nosotros estábamos abocados a estudiar toda esta problemática, los Montos empezaron a trabajar sobre el fervor electoral en 1972, cuando se abre el proceso y se habla por un lado del Gran Acuerdo Nacional y toda la posibilidad de una elección con Perón pero sin Perón, pero por lo menos el peronismo iba a tener su oportunidad y se vuelcan ahí muchos de los compañeros y adquieren mucho número, muchos seguidores y nosotros quedamos como una organización pequeña observando cómo actuar en el futuro, con más profundidad. Y, bueno, yo me quedé en las FAP y nunca dejé de ser FAP, creo que todavía soy FAP”.

El regreso de Perón y la lucha armada

“Yo acudí al regreso, me parecía muy auspicioso. Lógicamente no seguíamos los lineamientos que quería Perón, pero sí reconocíamos y respetábamos su liderazgo, y no le íbamos a cuestionar en el propio territorio de él, cosa que otros hicieron, porque era inútil. Nosotros teníamos una pelea con los patrones, no estábamos de acuerdo con el pacto social por ejemplo, porque se hacía desde una posición de fuerza, de imposición de fuerza de las patronales y de los grupos concentrados, todos los análisis que uno podía hacer de lo que era la realidad del sistema capitalista e incluso ahora lo que uno está viendo, que ahora se pide un pacto social desde otra perspectiva pero los sectores más desposeídos siguen siendo desposeídos”, reflexionó Basterra.
Para Víctor Basterra, la lucha armada en Argentina se dio a través de determinados factores: “por un lado, comienza mirarse con seriedad cuando se cierran todos los canales posibles de participación ciudadana. El peronismo fue un movimiento que estuvo 18 años proscripto. La resistencia justamente comienza desde 1956, 1957, 1958, 1959… yo participé en actos de resistencia en el frigorífico Lisandro de la Torre, en la huelga de los ferroviarios en 1962-1963, cuando se cierran ramales en el gobierno de Frondizi, yo tuve participación en todo eso. Ojo, era un pibe que iba a hostigar a los soldados o iba a hacer quilombo, pero era ya una cuestión solidaria, que se expresaba en un barrio, por ejemplo, donde había trabajadores del frigorífico Lisandro de la Torre, entonces nosotros solidariamente íbamos y cascoteábamos a los soldados que iban a no dejarlos dormir. Igual reprimieron, pero la lucha como elemento histórico por más que se haya perdido quedó como un mojón importante porque fue una etapa de la resistencia importante a tener en cuenta. Después la de los ferroviarios también. Los maquinistas iban con un fierro en la cabeza manejando, y nosotros los cagábamos a piedrazos y les hacíamos mierda los trenes. Esa forma de violencia no estaba alejada de la lucha del conjunto, no era lo que después se desarrolló como fue el foquismo, un poco tomado de la idea del Che, que no deja de ser interesante pero equivocada al fin. Interesante porque hay una impronta de compromiso fuertísimo con el cambio social, pero muchas veces sin medir las consecuencias, que trae aparejado todo eso y se gesta el líder, el mito. Al principio sí había una cuestión voluntarista, espontánea de ‘sí, vamos a enfrentar esto, vamos a hacer aquello’, y después me di cuenta de que no, que muchas veces eso provocaba, le daba armas al enemigo para justificar, o sea le daba justificaciones de mayor violencia. Esto después pasó. Yo era de la idea de que eso tenía que actuar como una especie de autodefensa, uno tenía que estar preparado para la autodefensa y para la resistencia, pero no estábamos en condiciones de ser una fuerza armada, como después se armaron las organizaciones y pusieron hasta grados y sanciones gravísimas a compañeros que por ahí por una huevada cometían un error y eran pasados por las armas”.
Basterra menciona al Che Guevara y resulta inevitable preguntarle qué significó para él y cómo repercutió su asesinato: “me había comprado un diario que decía que había muerto el Che, y yo pensé ‘no puede ser, estos hijo de puta están haciendo esto porque saben que están avanzando’. Durante un tiempo no lo creí, después cuando analicé las cosas y un poco ese espontaneismo aventurero que tenía el Che... y, era comprensible que haya sido muerto de esa forma, pero al principio me negué a aceptarlo. Siempre le tuve mucho respeto al Che, lógicamente no acompañaba porque además yo viví todo un proceso desde adentro, una organización que cuestionaba mucho el militarismo, la idea de lo militar como herramienta principal. La herramienta principal para mí es el desarrollo político, timbre por timbre, puerta por puerta, laburo por laburo, primero lo primero, desde lo menor a lo mayor, todo un trabajo de mucho más esfuerzo más que hacer propaganda militar”, recordó.

Sobre diferencias, confluencias e intentos de hegemonía

─FT: Vos marcaste algunas diferencias con Montoneros, pero después se termina dando una confluencia de distintas organizaciones…

─VB: La confluencia más que nada era de deseos, más que de concreciones, porque para las concreciones hay metodologías, hay formas de actuar, de encarar la situación, y ellos tenían una forma diferenciada. Nosotros éramos mucho más respetuosos de ver si le hacíamos daño a algún compañero…

─FT: ¿La otra manera era más prepotente?

─VB: Sí, más prepotente y además había una visión hegemónica, cosa que nosotros no teníamos; es más, nosotros casi siempre hicimos aportes de ayuda a muchos compañeros que quedaban en banda, o que estaban gestándose como pasó con las FAR o con otros agrupamientos a los que les brindábamos ayuda.

─FT: Hago un puente en el tiempo, porque no puedo dejar de pensar que si yo corto y edito lo que acabás de decir y pongo una pregunta sobre la situación actual en la ESMA, es la respuesta que nos venís dando sobre ese tema, hablás de prepotencia, de hegemonizar...

VB: Y sí, hay una actitud que es una cosa que me preocupa, cuando se comienzan a repetir esos mismos errores, es más yo lo he hablado alguna vez con alguna autoridad, ‘mirá que va a pasar esto’, ‘no, no tengas miedo’. Bueno, está bien. Yo advertí por la experiencia, yo sé lo que viene cuando se comete una suma de errores y se siguen cometiendo, por ejemplo tener una visión hegemónica, soberbia, oportunista. Esas cosas cuando las veo de esa forma, la política del hecho consumado... en mi escala de valores no lo entiendo.

***

─FT: Ya volvió Perón y transcurrió parte de su corto último gobierno donde él va tomando una posición clara, de a poco pero de manera firme, en la que va abonando a los sectores de derecha dentro del peronismo y dejando de lado a los sectores más progresistas, ¿ustedes cómo vivieron ese momento? ¿Fue algo que sabían que iba a pasar o los sorprendió?

─VB: Y... digamos que nosotros no estábamos tan convencidos de eso que se decía de que Perón nunca se equivocaba... acá la infabilidad no existe. Si vos lo tomás como que nunca se equivoca, en algún momento se va a equivocar; en cambio si lo tomás como un tipo común, si se equivoca lo vas a tomar justamente como un tipo común, que proviene de tal lugar y responde a tales impulsos o concepciones y que hay que ver cómo coincide en algunos aspectos con vos. Esta historia si vos la tomás de otra forma, vas a terminar diciendo el viejo es un hijo de puta y no es así, el boludo fuiste vos que le atribuiste a él infabilidades que no tiene, o extraordinarias dotes de revolucionario cuando no lo es. Entonces ahí te equivocaste vos. Nosotros no teníamos esa mirada de infabilidad, pero sí sabíamos que había compañeros que por oportunismo habían establecido la infabilidad en este caso de Perón, yo no sé si el conjunto de Montoneros, pero buena parte de aquellos que conducían sí lo habían hecho mucho por oportunismo. Nosotros a Perón lo caracterizábamos como un hombre que era de la burguesía, era un interesante reformador, no un revolucionario, un hombre que ya estaba grande y además nosotros habíamos leído sus obras, era uno de los requisitos. En su libro ‘La fuerza es el derecho de las bestias’, él mismo dice ‘por qué no habré hecho las cosas que me dijeron los compañeros que había que hacer, por ejemplo fusilar a gente… a los bombardeadores’. Y uno ve que era un hombre con dudas, y el hombre que tiene dudas es interesante para desarrollar cosas, ahora el hombre que dice que lo que hace está bien y nada más, ahí sonaste.

─FT: Entonces a ustedes no les sorprendió…

─VB: No, primero no le habíamos ido a pelear el 20 junio el palco a Perón, en el regreso de Ezeiza. Cuando se dio lo del 1 de mayo de 1974 (cuándo Perón explicita sus diferencias con los "imberbes", que se retiran de la Plaza de Mayo), nosotros no habíamos ido a cuestionarlo. Directamente dijimos públicamente que no íbamos a ir a ese acto, obviamente estábamos atentos a ver qué pasaba, porque éramos lectores de la realidad y pasó lo que pasó, y estas son cosas que en algún momento se pagan y cuando existe un germen de violencia que ya estaba instalado, independientemente de lo que pudiera decir o no Perón, la violencia de la extrema derecha ya estaba instalada y alentada por sectores antiperonistas incluso. Me acuerdo de Ana Guzzetti, yo la conocí, fue medio compañera mía en algún momento en la gráfica, y ella como periodista le preguntó: ‘General Perón, ¿por qué usted permite que las fuerzas de seguridad, la policía federal, cree grupos parapoliciales?’, y él le pregunta ‘¿cuál es su nombre?’… esas cosas, arriesgarse al pedo, si estás en un estado jodido, de situación difícil, en algún momento te va a caer algo... Yo me acuerdo la toma de los regimientos de Monte Chingolo por el PRT y el de Formosa por Montoneros, ambos en 1975, fueron para alimentar el arsenal de justificaciones de la violencia que después iban a desarrollar ellos a todo trapo. Y eso para mí eran absurdo, y recuerdo que lo discutí con compañeros, incluso un compañero que está desaparecido lamentablemente, ellos justificaban eso, y yo les decía que no se podía justificar, que le estaban dando argumentos al enemigo. El enemigo se desarrolla con esos elementos y naturaliza ante la sociedad que estas cosas se hagan. Además, había una realidad: cuando muere un conscripto en la toma, un soldado es el hijo del pueblo, y cuando uno mismo mata a un hijo del pueblo te ponés al pueblo en contra, cagaste. En ese momento había servicio militar obligatorio, los militares de carrera están preparados para matar y morir, más que nada para matar. Es distinto. Lo mismo que Malvinas, cuando se pone una gesta se pone igual a un soldado conscripto que a un oficial, no loco... yo al único que reivindico es al conscripto, porque él fue el que puso los huevos ahí. Que hayan muerto conscriptos y encima por el fuego propio, dejame de joder. Además hay una realidad, en Formosa, y esto lo digo porque me lo banco, ya lo he dicho, los Montos tenían 60, 70 millones de dólares. En esa época el mercado negro de armas te vendía armas en la esquina, no necesitaban ir a recuperar armas a Formosa. Fue absurdo eso.

─FT: Estas organizaciones nacen del seno de la sociedad, de alguna manera terminaron representando una necesidad de la sociedad de resistir en el nacimiento de los años de resistencia y proscripción…

VB: Lo que se rompe ahí no es solamente la legalidad de las organizaciones, porque aparte de ahí se comienza con la ilegalidad de todas las organizaciones, todas las organizaciones de base, el peronismo de base, la juventud peronista, el movimiento villero peronista, comienzan a ser ilegalizadas, estaban ligadas de alguna forma a organizaciones político militares. Eso rompe ese esquema que existía, pero más que nada rompe la confianza, pero la solidaridad entre los compañeros no se rompe.

La oficialización de la ilegalidad

La concreción del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976 estableció para Víctor Basterra “una especie de legalidad de la represión, de la violencia extrema en la represión”: “digo la legalidad de la represión porque en realidad se establece la legalidad de la ilegalidad en la represión. Se establece el secuestro. Por eso ahora estoy tomando un poco de distancia con el hecho de hablar del detenido-desaparecido, yo lo empiezo a llamar secuestrado-desaparecido, ya que en realidad fueron secuestros. La palabra detenido siempre tiene un viso de legalidad, de que hay una cuestión casi policial y ahí se desarrolló otra historia. En aquel momento, primero lloré la muerte de Perón porque significaba un cambio radicalmente negativo para el conjunto. A pesar de que Perón había tomado una posición, su muerte lo empeoró a gigantescas consecuencias. Cuando viene después el golpe para mí entra una etapa de fuerte resistencia que había que hacer de alguna forma, había que buscar las formas más aptas de resistencias y ahí estaba la experiencia de los trabajadores, que eran lo que iban a llevar adelante un poco esta resistencia, como lo habían hecho en otras épocas”.

La vida después de la ESMA

─FT: No vamos a hablar de tu caída ni de la ESMA porque lo hemos hecho en otras ocasiones, y además también porque a mí a veces me da la sensación de que termina siendo injusto para con los sobrevivientes que hablemos de esos años en particular, como si esos hechos hubieran sido su vida entera cuando en realidad su historia, incluso la militante, va muchas más allá que esos años.

─VB: No sé si es una injusticia, pero sí hay una suerte de espejo que se refleja en esos años nada más, y uno tiene una historia previa y posterior a ellos, y esa historia también es rica en muchos elementos, incluso los actuales en los que uno está comprometido con muchas cosas que no solamente son la memoria, la verdad y la justicia, sino que tiene que ver con un compromiso social para ver cómo pueden zafar algunos compañeros de la calle, del delito o de la miseria. Esto uno lo hace habitualmente.

─FT: ¿Cómo te rearmaste después de aquello?

─VB: El aquello no solamente fue de un sufrimiento extremo, que puede ser castrador de cualquier iniciativa, sino que también estuvo cargado de expectativas hacia algo que uno estaba haciendo, como el caso mío por ejemplo de poder sacar las fotos y poder hacer una serie de cosas y tener el compromiso con un mandato, poder cumplirlo de alguna forma pero junto con eso también existía la necesidad de trabajar, de mirar la realidad, que la insensibilidad me alcance... yo siempre le tuve miedo a la insensibilidad, y además me cuestiono la insensibilidad hacia el afuera, cuando a veces tengo actitudes ante un pibe que me viene a manguear algo y yo a veces estoy distraído, y después me digo ‘qué hijo de puta, por qué no le di”. Pero no es una cuestión de beneficencia.

─FT: Respecto a ese tipo de ejemplos, alguna vez en Oral Y Público nos dijiste que hoy cuando pasas por una situación así pensás también que en aquellos años hubieran salido a romper todo para cambiar esa realidad…

─VB: Nosotros nos revelamos contra eso, y eso ahora está naturalizado. Yo veo la mendicidad y hay una actitud de manguear y con eso zafo. Y eso yo no lo acepto.

─FT: Vos salís de la ESMA y al toque te vas para Neuquén.

─VB: No, primero paso un tiempito bajo la vigilancia de los milicos hasta que puedo armar un dossier con las fotos con un querido compañero que está muerto, Jorge Gerber, siempre con la idea vindicatoria. Con eso voy primero a la Conadep y al tiempo, cuando me llevo a la familia a Neuquén, que la dejo allá y regreso, ahí empieza otra historia, de participar en todo proceso judicial que hubiera en aquel momento. Y después vuelvo a Neuquén, trabajo en una imprenta de ahí, me relaciono con la APDH de allá, que estaban (Jaime) De Nevares y los Ragni (Oscar e Inés), Noemí Labrune, varios compañeros que estaban ahí. Milito y activo en ese espacio, me empiezo a relacionar con lo que se llamó el Frente del Pueblo, que se estaba gestando. Estaba el PC, el MAS y sectores del peronismo, era una cosa rara, fue muy interesante, porque además la idea de la convergencia, de la confluencia, es muy interesante, por más que vos vayas en una organización y el otro en otra, es la misma marcha, llevando banderas y necesidades comunes, solidarias, fraternales, y eso es muy interesante, y además lógicamente si aparece alguien hegemónico cagamos la fruta… otro día te cuento lo hecho en La Plata que fue muy interesante, en 1987, 1988, 1989, 1990, 1991, 1992, al regreso de Neuquén.

La presencia cotidiana de Víctor Basterra en Oral y Público no sólo es halagadora sino que lo distingue como programa de radio. Su participación está relacionada con la concepción que tenemos de la comunicación alternativa y comunitaria: el micrófono en la voz de los protagonistas, de los actores sociales, y Basterra es protagonista de todos estos años que nos marcaron y seguirán marcando a todos. Durante una hora de radio recorrimos parte de su vida, su historia antes y después de la ESMA; muchos hechos quedaron afuera, pero serán retomados en una próxima y pronta charla. Mientras tanto, todas las semanas lo escuchamos y reflexionamos junto a él. Su permanente lucha por memoria, verdad y justicia, tanto como su vida militante por el cambio social son valores que nos guían. Por eso el mínimo homenaje de ponerle su nombre al estudio de Radio La Retaguardia. Habrá que estar a la altura de aquellos valores.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.