viernes, 28 de marzo de 2014

La OEA ya no sirve

Carlos Angulo Rivas (especial para ARGENPRESS.info)

Si nosotros buscamos una lógica en los recientes acontecimientos en Venezuela no la podemos encontrar. La escalada de violencia, de agitación masiva de los sectores de la derecha local e internacional, el vandalismo incendiario, las barricadas, la quema de automóviles, los asesinatos de franco tiradores a pacíficos ciudadanos, y otros actos de bandolerismo dirigidos a no respetar la ley ni la constitución del estado son irracionales. La desesperación de estos sectores de la derecha internacional y el imperialismo es fatal; y todos agrupados no se llevan por la lógica del raciocinio porque van en contra del proceso democrático que dicen defender. La Organización de Estados Americanos - OEA, conocida como el “ministerio de colonias” de Estados Unidos ya no sirve con la obsecuencia de antaño, la defensa de los Derechos Humanos manipulada a su antojo tampoco y la tan mentada libertad de expresión ha perfeccionado su laboratorio de mentiras en las que nadie cree.

En consecuencia, los sectores oligárquicos acostumbrados a tener el poder del estado en sus manos se han embrutecido, pues en realidad estos no aceptan la democracia en esencia cuando pierden las elecciones. Con sus prácticas sediciosas golpistas demuestran, una vez más, la absoluta falta de respeto a la democracia, ya que no aceptan el derecho de las grandes mayorías estimuladas por la educación y el aprendizaje político, herramientas con las que los pueblos comienzan a gobernarse sin tutelajes de ninguna clase. En América Latina y el Caribe, y en particular en Venezuela, existe un despertar de conciencias considerado muy peligroso por Estados Unidos y los sectores poderosos de la extrema derecha continental. No es que el gobierno del presidente constitucional Nicolás Maduro sea “autoritario y antidemocrático” como lo acusan todos los días en la prensa parametrada de los monopolios periodísticos, si no que este presidente no es de los suyos ni obedece dócilmente a los poderosos. Con esa verdad difícil de soportar, la oposición en Venezuela no quiere dialogar ni quiere la democracia ni quiere el orden constitucional; y por lo visto en las últimas semanas tampoco quiere esperar ni echar en suerte la oportunidad democrática de ganar el gobierno en una contienda electoral. De ahí nace la consigna de derrocar el gobierno de Maduro por las buenas o por las malas.

El golpe de estado “blando,” “suave,” o “duro,” está en la agenda prioritaria de la derecha venezolana e internacional. Esta consigna la observamos en la creciente agitación violenta de promover actos ilegales llamados “pacíficos” desde hace un mes y medio, donde las fuerzas minoritarias de la oposición tiene en su haber 36 muertos y centenares de heridos. La democracia debe ser defendida en Venezuela y en todo el continente, el gobierno de Nicolás Maduro es legítimo por todos sus contornos, por consiguiente los atentados para destruir la obra de la revolución bolivariana no pueden pasar, y los enemigos embrutecidos por la ceguera del odio deben ser derrotados. Maduro ha instalado una Comisión Nacional de Paz, UNASUR a iniciativa de Chile, con aceptación del gobierno venezolano, se ha presentado como intermediario en este conflicto liderado por mercenarios armados financiados por la oposición; la OEA ha rechazado con 29 votos contra tres la injerencia en los asuntos internos de Venezuela. Además, la OEA rechazó la semana pasada la pretensión de la hoy ex diputada venezolana, Marina Corina Machado, de atacar a su gobierno en ese organismo internacional sin ser invitada ni acreditada.

UNASUR respalda la democracia venezolana ganada en 19 consultas populares en 15 años, en las cuales los bolivarianos perdieron una sola. Los enviados diplomáticos impulsan una solución pacífica y de diálogo entre el gobierno y la oposición minoritaria agrupada en la MUD, sin embargo, existen elementos extremistas empecinados en la violencia brutal como medio de apoderarse del estado y volver a las andanzas corruptas de entregar los recursos naturales y el petróleo a las empresas transnacionales. La oposición venezolana defiende los intereses particulares de los más poderosos, nunca la democracia y ahora en conjunción con la oligarquía mundial y el imperialismo atacan el intento de independencia de la OEA que antes, como “ministerio de colonias” de Estados Unidos, la tenían a su servicio para poner y sacar gobiernos; y para establecer dictaduras militares sangrientas.

En una denominada asociación “Grupo de Diarios de América” (GDA) la prensa parametrada de los grandes consorcios monopólicos ha ejercido su “libertad de expresión” con un editorial publicado en simultaneo por todos los periódicos patronales de la región, en el que condenan a la OEA porque ya no sirve a sus intereses. Cuando hablamos de una derecha embrutecida no estamos falsificando la verdad sino sacando a relucir un comportamiento inadmisible y prepotente, donde un grupo poderoso minoritario cree tener la razón por encima de los gobiernos constituidos, sus presidentes y representantes diplomáticos. No de otra manera se explica que estos diarios condenen de forma arbitraria las resoluciones de la OEA, UNASUR, CELAC, MERCOSUR, y que acusen a estos altos organismos representativos de falta de responsabilidad democrática y de indiferencia ante esos sucesos vandálicos auspiciados por delincuentes pagados. Los diarios de la llamada GDA y sus voceros en la TV quebrantan la ley con su “libertad de expresión” y de manera irresponsable buscan la impunidad manipulando el concepto de la democracia, el valor de los Derechos Humanos y la libertad, buscan la impunidad para quienes como líderes políticos sobrepasan y reniegan del deber moral de construir una nación soberana, libre de injerencia extranjera.

Y nosotros nos preguntamos ¿quién le ha dado la prerrogativa a la llamada asociación GDA para que exprese sus pensamientos antidemocráticos, comprometidos con los grandes capitales internacionales, como si ella fuera la voz de los presidentes del continente o la de sus representantes diplomáticos?

Carlos Angulo Rivas es poeta y escritor peruano.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La CIA y la “estrategia de la tensión” en Italia

Alejandro Teitelbaum (especial para ARGENPRESS.info)

Son una constante de la política de la Administración estadounidense sus relaciones con terroristas y mafiosos.

En Italia comenzó durante la Segunda Guerra Mundial con el desembarco de los aliados en Sicilia en 1943.

Allí, la Administración Militar Aliada (AMGOT) dirigida por el coronel estadounidense Charles Poletti, trabajó en estrecha asociación con la mafia siciliana y los terratenientes para controlar la nueva administración civil, impedir el acceso de los comunistas a funciones públicas y combatir por todos los medios al creciente movimiento de los campesinos sin tierra. Ejemplo de esto último fue la masacre de campesinosen Portella della Ginestra el 1º de mayo de 1947. Sicilia estuvo a punto de convertirse al final de la guerra en un “Estado libre asociado” de los Estados Unidos (1).

Dicha política continuó en los decenios del 70 y el 80 cuando hubo una serie de atentados terroristas atribuidos a grupos de extrema derecha y de extrema izquierda, cuya finalidad evidente fue desestabilizar las instituciones, lo que en Italia se llamó “la estrategia de la tensión”.

Entre ellos cabe mencionar el de Piazza Fontana en Milán en diciembre de 1969 (17 muertos y 90 heridos), en Brescia, el 25 de mayo de 1974 (8 muertos y 102 heridos), el del tren Italicus, el 4 de agosto de 1974 (12 muertos y 45 heridos) el de la estación de Bolonia, el 2 de agosto de 1980 (85 muertos y 200 heridos).

Las investigaciones de la Justicia probaron la participación de agentes de la CIA en el atentado terrorista de Piazza Fontana, cometido por un grupo de extrema derecha. El juez Salvini, instructor en el caso de Piazza Fontana, explicó en una entrevista el 11 de diciembre de 1999 cómo estuvo implicada la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA) en dicho atentado. Se trataba más precisamente de la CIC, un componente de la CIA vinculada al ámbito militar. En una pequeña granja de On, un poblado de la campaña veneciana, funcionaba la llamada “santabárbara” donde “un infiltrado de los servicios americanos, experto en explosivos, enseñaba a fabricar las bombas. Se entraba sin nada y se salía con una bomba. El tráfico lo dirigía un agente de los servicios americanos” (2).

El tribunal de primera instancia que intervino en la causa del atentado de la estación de Bolonia dictó sentencia en julio de 1988 condenando, entre otros, a Licio Gelli, jefe de la Logia Propagando Dos y vinculado a las redes terroristas anticomunistas GLADIO “Staying Behind” de la OTAN, y a dos miembros del SISMI (servicios de seguridad militar de Italia). En julio de 1990 la Cámara de Apelaciones de Bolonia, ante el estupor general, revocó la sentencia de primera instancia.

El 16 de marzo de 1978 Aldo Moro jefe de la Democracia Cristiana y artífice del llamado “compromiso histórico” con el Partido Comunista, fue secuestrado por las Brigadas Rojas, cuando estaba camino del Parlamento, donde tendría lugar un voto que consagraría dicho “compromiso”.

Los servicios de inteligencia italianos, cuyos vínculos con la CIA eran notorios, hicieron todo lo posible para que no se encontrara a Aldo Moro vivo después de su secuestro. Finalmente fue asesinado por las Brigadas Rojas el 9 de mayo de 1978.

Aldo Moro, partidario del "compromiso histórico" con el Partido Comunista italiano, molestaba a la clase política italiana, que lo abandonó a su suerte, y al Gobierno de los Estados Unidos al que le inquietaba sobremanera la creciente influencia del Partido Comunista en la política italiana (3).

Notas:
1) Véase el libro Lucky Luciano de Lino Jannuzzi y Francesco Rossi, edic. Bompiani, Italia, 1973, en español: edic. Schapire, Buenos Aires, 1974. Contiene información muy completa, incluidos documentos del Narcotics Bureau y del Congreso de los Estados Unidos, sobre la estrecha colaboración entre el Allied Military Government of Occupied Territory (AMGOT) y la mafia. Este libro sirvió de base al film “Salvatore Giuliano” de Rossi. También puede verse el libro Giulio Andreotti tra stato e mafia del senador italiano Emanuele Macaluso, edic. Rubbettino, Messina, Italia, 1995.
2) www.clarence.com/contents/societa/speciali/010702piazzafontana
3) Véase: Comisión de investigación parlementaria sobre el terrorismo en Italia, 58º sesión, 24/11/99, declaración del senador Ferdinando Imposimato, ex juez de instrucción en el caso Moro. Se encuentra las actas de esta sesión en italiano: http://www.parlamento.it/parlam/bicam/terror/stenografici/steno58.htm#imp. Véase también: Arthur E. Rowse, “Gladio: The Secret U.S. War to Subvert Italian Democracy,” Covert Action Quarterly, Washington, D.C., núm. 49, verano 1994 y Anti-Fascist Action (AFA), “StayingBehind: NATO's Terror Network” Fighting Talk, Londres, núm. 11, mayo 1995; Daniele Ganser, Les Armées Secrètes de l'OTAN : Réseaux Stay Behind, Opération Gladio et Terrorisme en Europe de l'Ouest. 2011.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Chile y la falta de democracia para un debate postergado

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

Minutos después y quizás a los pocos segundos, de que el senador del Partido Por la Democracia, Jaime Quintana, apareciera en los medios diciendo que en Chile para romper los cimientos del llamado modelo neoliberal se necesitaba una máquina retroexcavadora, se dejó caer la espesa lluvia de ataques y comenzó la degradación del debate.

La derecha local, troglodita y derrotada, comenzó a evocar al período del gobierno de Salvador Allende y en un sentido no disimulado la ruptura institucional del golpe militar. Recuerdo en una entrevista que le hice a un señero ex senador de la república, de la otra república que duró hasta el golpe militar de 1973, el radical Juan Luis Maurás, una frase: “Mire, la derecha en Chile en la década de 1950 no necesitaba del estímulo del macartismo para perseguir a los comunistas. Era suficientemente anticomunista y reaccionaria en su tradición para hacerlo”.

La frase del insigne político del radicalismo revelaba una tesis que yo no compartía pero que se ha sustentado en el tiempo: de que en Chile la derecha era tan auto referente y ciega en su anti izquierdismo, que el país podía prescindir de la infiltración de la inteligencia estadounidense para combatir la influencia soviética.

El símil del senador Quintana con la retroexcavadora aplicada para desenraizar el modelo y la respuesta enfurecida de la derecha es genial porque contiene el mismo realismo del senador radical citado y abre un debate que ha estado siempre mediatizado por la falta de democracia y la autocensura desde la dictadura. La frase, criticada por algunos miembros de su propio partido, revela ese pliegue de auto regulación en la convicción por el cambio.

El llamado modelo neoliberal, que de liberal tiene muy poco, si se indaga bien, representa un ajuste permanente a las economías basado en doctrinas neoconservadoras de la sociedad y de la economía y que han generado las desigualdades y la amenazante concentración de poder que tiene a los estados en el límite de su descomposición. Este es el debate medular en una mayoría de países y que Chile los subsume con eufemismos porque no sale del impacto traumático post dictadura.

Sin embargo el concepto de extraer la raíz del modelo, se conecta con los movimientos sociales que estallaron en 2011 donde se palpaba un ambiente de desenraizar las bases del modelo. Como síntoma, es más generalizado del que se quiere admitir en los cuarteles de la moderación convertida en freno a cualquier tipo de transformación sustantiva. Las condicionantes de un sistema político de mayorías que se anula a sí mismo impide ver con la otra inteligencia la propiedad del concepto central aludido.

"Hay que sincerar las propuestas y transparentar", dijo Quintana y es difícil no estar de acuerdo. Ha insistido en un debate de verdad, pendiente por más de 24 años en Chile. Se anticipa con un tema que es global como son las definiciones de transformación socioeconómica antes del despeñadero. No es la imagen del freno brusco que se le aplica a la locomotora desbocada que representa el capitalismo, en la interpretación de revolución según Walter Benjamín. Es de inteligencia política el reconocer el rechazo global al modelo neoliberal en términos ciudadanos.

A la globalización le incomoda especialmente su ineficacia en la gestión política. Es una forma de producción de bienes y servicios con un sistema político vulnerado de tal forma que al hacerlo su aliado operacional, terminó por deslegitimízalo. El modelo neoliberal colocó al estado liberal en la crisis política más grave de su historia y que se admite con retórica que elude la raíz del fenómeno.

La idea central de la Nueva Mayoría, la coalición que apoya a la recién asumida presidenta Michelle Bachelet en su segundo mandato, consiste en implementar un programa para salir del modelo. Esto implica trabajar una transformación de base, restableciendo algunas estructuras de producción de bienes y servicios y algunos principios de organización social. No se trataba de remodelar todo el mecanismo de hacer funcionar una nación, aunque sí se aspiraba a restituir antiguos derechos de acceso a oportunidades y a la formación de nuevas plataformas de funcionamiento; más participativas y de naturaleza más ciudadana.

Los tres ejes principales en la declaración de principios pre-eleccionario, - reformas en la educación, en el sistema tributario, y en la Constitución-, no están distantes del concepto de excavar. Aunque encienda pasiones en una derecha adocenada que insiste en asumir protagonismo después de medio siglo de fracasos, grafica lo que las manifestaciones de 2011 reclamaban: No más modelo neoliberal.

Escuche decir: “Lo de la retroexcavadora no fue una frase inteligente”. Bien, con esa inteligencia, seguramente la que apela a la administración pura y convencional del modelo sin debatirlo a fondo, no existen buenos ejemplos y así le ha ido también al mundo. El estado de situación mundial con una beligerancia en alza reflejada en guerras, particiones y desestabilizaciones como las que se exhiben en la Europa más oriental, África, Siria, Venezuela, y otras partes de Asia y esta región, denota una globalización golpeada por el modelo que rige y que se está quedando sin legitimidad política que no sea la de una derecha agitando golpes de estado.

Con la batahola generada por las palabras del senador Quintana, se ha detectado una vez más que la madurez de su democracia y el asentamiento de valores republicanos que le atribuyen a Chile, políticos y académicos influyentes, es una exageración propia de evaluaciones parciales, sesgadas, y en el fondo expresión de mala política y débil academia.

En el Chile post segunda guerra mundial, los antecedentes han demostrado que ni los políticos ni los académicos que influyeron le apuntaron en el diagnóstico y los procesos subyacentes salieron a la superficie sin aviso. La predominancia del gran capital por sobre la pequeña y la gran política operan detrás de un gran muro y los fenómenos políticos y sociales se observan como la punta de un iceberg. En eso reside la soberbia: en no aceptar las limitaciones del análisis y en la desidia de no someterse a evaluaciones más rigurosas. Ese es el desafío de las políticas públicas aplicadas con uno solo tipo de inteligencia u objetivo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Paraguay: ¿Quien capitalizara el éxito de la huelga?

José Antonio Vera (especial para ARGENPRESS.info)

La multitudinaria movilización popular, que culminó en una exitosa huelga general este miércoles 26, con la novedad de prescindir de los partidos políticos en la conducción, sucedidos por la casi totalidad de las centrales sindicales, de la Federación Nacional Campesina y de diversos colectivos juveniles y de lucha contra las corporaciones transgénicas, ha instalado una saludable discusión en la sociedad paraguaya, que amaga pautar la mesa de diálogo que propone el gobierno a los responsables del paro.

La reacción del Presidente Horacio Cartes ha sido oportuna para apaciguar el entusiasmo general que concitó la realización de la huelga, la primera de esa magnitud en 20 años, que consiguió paralizar el país con una sorprendente tranquilidad, fruto del control de las calles por una disciplinada militancia que dejó sin trabajo a los 15 mil policías apostados.

Los augurios de enfrentamientos callejeros y caos que pronosticó durante días la derecha rancia y sus procaces portavoces mediáticos, felizmente resultó un fiasco porque el control popular fue tan eficaz que, incluso, desvaneció las ideas de provocación que se insinuaron desde filas oficialistas, con el deliberado propósito de fabricar pretextos para reprimir y para desacreditar la convocatoria.

Los pasos que proseguirán son imprevisibles. Por un lado, las siete centrales sindicales que han participado, prosiguen exhibiendo incapacidad para unificar sus fuerzas, ante una masa laboral que sólo se mantiene relativamente adherida por su propia conciencia de que la división es dañina, aunque paga un alto tributo a las posturas de sus viejas cúpulas caciquescas, enajenadas en las reivindicaciones salariales.

Al lado nomás se agita con parecidas contradicciones aunque mucho más empeñoso, el movimiento campesino, en el que palidecen varias conocidas cabezas dirigentes de los últimos 20 años, sustituidas por jóvenes activistas que, si logran superar el mero marco emocional y reivindicativo que los caracteriza en estas horas, se proyectan para conformar la nueva conducción en la continuación de las luchas por la conquista de la tierra y la dignificación del mundo rural y de los pueblos originarios, atrozmente ignorados por el Estado.

Fuera de esas estructuras, se moviliza una ciudadanía que crece en número y en conciencia social, pero que aún carece de la capacidad suficiente para coincidir en la constitución de la organización política que las necesidades objetivas del país están reclamando. Su vertebración, a no dudarlo, generaría una decisiva influencia sobre estratos que permanecen ajenos al ajetreo ciudadano, como son las cúpulas eclesiásticas y académicas, así como la del sector del empresariado con algo de patriotismo, el que debería apoyar a la oposición al gobierno, dada las amenazas de éste convocando a los inversionistas extranjeros para que “aprovechen este momento”, según les ofrece Cartes.

La propuesta al diálogo, instalada por el mandatario, en otra de sus varias decisiones contradictorias que registran sus casi ocho meses en el Palacio de los López, ha sido bien recibida de inmediato por el grueso de los sindicalistas, quizás con un apresuramiento que dejó sin espacio a un análisis sereno acerca de los pro y contras, a diferencia de la postura de las fuerzas campesinas que condicionan su participación a una rectificación oficial.

El mayor escollo es la Alianza Pública-Privada (APP), convertida en ley en fecha reciente, por la cual Cartes, en persona, en virtud de una autorización del Congreso, puede concesionar los entes públicos por 40 años a capitalistas privados, probabilidad que la mayor parte de los paraguayos interpreta como una simple venta del grueso del patrimonio nacional, con la entrega a particulares de las rutas nacionales, aeropuertos, y los servicios de la educación, salud y otros.

Desde el Fondo Monetario Internacional, que días atrás envió un importante gerente a Asunción para vender las bondades de la APP, hasta los gremios patronales del país, en particular los del agronegocio, soja y carne en primer lugar, que registran suculentas ganancias desde hace 10 años, se ha desplegado una intensa campaña en defensa de esa intentona privatista, cada día más rechazada por la ciudadanía, al punto que el gobierno reconoce que su adopción fue inconsulta y está dispuesto a “socializar” su discusión.

Otros temas que estarán en la mesa que presidirá el Vicepresidente de la República Juan Afara con los sindicalistas, es un aumento salarial del 25 por ciento (Cartes otorgó 10 al salario mínimo días antes de la huelga), control de precios de la canasta familiar, reforma agraria, en un país con siniestro monopolio de la tierra, y congelamiento del precio de los boletos del transporte público.

Punto relevante que también destaca en la agenda nacional, al margen de la importancia o no que se le asigne en ese intercambio de posiciones, son la huelga de hambre que mantienen desde el 14 de febrero cinco campesinos presos, sin condena pero muy hostigados por el Ministerio de Justicia, al punto que limita su atención médica, en una actitud violatoria de los más elementales derechos humanos.

Esas cinco, víctimas del capricho y abuso de la autoridad, son parte de más de cien labriegos que permanecen encarcelados desde el 15 de junio del 2012, acusados de participar en la muerte de ocho campesinos y cinco policías en un campo fiscal de 1.800 hectáreas, ocupadas por un empresario privado, alto dirigente del Partido Colorado de gobierno.

Revertir la línea política de Cartes, cuya administración acumula fisuras, que sin dudas agravarán los efectos de la huelga, no es el único desafío que deben enfrentar las fuerzas populares y sus dirigencias, dado que su mayor déficit es su incapacidad para capitalizar la voluntad de cambios que se aprecia en el interior de la sociedad paraguaya.

Sentimiento, ante que convicciones claras, esa subjetividad condicionará el diálogo que convoca el mandatario con los dirigentes populares, los cuales deberán instalar en la mesa la demanda creciente de justicia y equidad social del pueblo paraguayo, acéfalo en políticas progresistas, que padece un cuarto de su población en extrema pobreza, un millón 300 mil niños desnutridos, otro tanto de emigrantes deambulando por el mundo y una oligarquía ramplona, tan inculta como angurrienta y feliz en su entreguismo al corporativismo financiero transnacional.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El gran negocio de REPSOL y la claudicación del Gobierno Nacional

Alejandro Olmos Gaona (especial para ARGENPRESS.info)

El día 28 de febrero de este año, entró al Senado de la Nación, un Proyecto de Ley, para ratificar el Convenio de Solución Amigable y Avenimiento de Expropiación, suscripto un día antes entre el Ministro de Economía y Finanzas Públicas, Axel Kicillof, y las diversas empresas que conforman el grupo Repsol: Repsol Capital, Repsol S.A. y Repsol Butano S.A.

Asimismo el Proyecto contempla la ampliación de la Ley de Presupuesto General de la Administración para el ejercicio fiscal del año 2014, autorizando una emisión de Bonos del Tesoro Nacional, como así también Letras del Tesoro por un valor nominal de 150 millones de dólares a favor del Banco de la Nación Argentina, como contragarantía del aval a ser otorgado por dicho Banco. El Convenio establece una indemnización a Repsol por un monto de CINCO MIL MILLONES DE DÓLARES, con más intereses, que pueden llegar a duplicar esa suma de conformidad con los plazos establecidos. Este Proyecto acaba de tener sanción favorable del Senado de la Nación, al rechazar el oficialismo todo argumento en contrario que le fuera planteado.

Tal como lo determina el artículo 17 de la Constitución Nacional, el valor de los bienes sujetos a expropiación debe ser fijado por el Tribunal de Tasaciones de la Nación cuya misión es establecer valores objetivos para la adquisición, enajenación, locación o registro contable de bienes, ante el requerimiento del Poder Judicial de la Nación o de organismos municipales, provinciales, nacionales, binacionales o multinacionales de los cuales el Estado Nacional forme parte; para sí o para aquellos entes a los cuales supervisan, controlan o auditan. Ello hace suponer la imposibilidad de llegar a ningún preacuerdo o acuerdo, sino se cuenta con la estimación del Tribunal de Tasaciones, único ente encargado para este tipo de valorizaciones.

No obstante lo señalado anteriormente, el Ministro de Economía Axel Kicillof, informó en el mes de noviembre, sobre la existencia del acuerdo al que se habría llegado con Repsol, el que luego de varias consultas fue aprobado por las autoridades de la empresa, porque le resultaba ampliamente favorable. En las habituales negociaciones donde impera el secretismo, no se tuvieron en cuenta los reales valores de la empresa, sino el convenir una suma que fuera conveniente para los intereses de la petrolera española.

Al respecto, cabe apuntar que en el Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal N° 4 a cargo del Dr. Ariel Lijo, obra la causa penal N° 3518/06, donde se está investigando una denuncia efectuada por una organización de contadores forenses, que estiman que YPF fue perjudicada en una suma de alrededor de MIL SETECIENTOS millones de dólares estadounidenses (USD 1.700.000.000), debido al pago de dividendos que se efectuaron no solo sobre las ganancias de la empresa, sino sobre el capital, suma que eventualmente debería descontarse de la indemnización, sin perjuicio de las responsabilidades penales emergentes, y la clara violación de la ley de sociedades.

Aunque el Tribunal de Tasaciones efectuó su informe con fecha 17 de febrero del corriente año, resulta evidente al hacer una rigurosa lectura de todos sus rubros, que se trató de adecuar la tasación a lo acordado previamente por el Ministro Kicillof, aunque el Acuerdo de Avenimiento se firmara recién el 27 de febrero. Decimos esto porque las cifras que se insinuaron en noviembre del año 2013, coinciden con la tasación efectuada por el Tribunal de Tasaciones de la Nación, estimando que las valuaciones de los distintos rubros, debían necesariamente coincidir con lo que se pensaba pagar a Repsol.

Respecto a esa sospechosa tasación sorprende que en apenas 20 carillas se haya podido efectuar la valuación de una empresa de la magnitud de YPF, estableciéndose valores, que no se acredita de donde surgen. En efecto, en todo el documento emanado del Tribunal de Tasaciones, se insiste reiteradamente en que “se han tasado”: inmuebles, Plantas, Plataformas Offshore, equipos varios, Aeroplantas, Estaciones de Servicio, Planta de Lubricantes, 29.971 pozos en las áreas de producción, en su mayoría de YPF, muebles, bienes informáticos y de comunicaciones, rodados, un avión, y otros, pero en modo alguno se hace mención a una serie de elementos fundamentales, que resultan básicos en una tasación de semejante magnitud. Para dar algunos ejemplos, no se informa:

1.- como se efectuó la tasación, que valores de referencia fueron tomados en cuenta, que montos surgen de la documentación contable de la empresa, y la amortización de los bienes.

2.- Que criterios y normas de contabilidad han aplicado los miembros del Tribunal, cual su indicación genérica y puntual.

3.- Que bases, criterios y procedimientos han seguido para llegar a los valores de la tasación.

4.- Que estados contables tomaron como base.

5.- Si tomaron en cuenta el valor de cotización de las acciones, a qué precio y a qué mercado.

6.- Como llegan sobre la base de la cantidad y el tipo de acciones expropiadas a las conclusiones de la tasación

7.- Que comprenden los 307 millones de dólares de contingencias legales y fiscales y como las determinaron.

8.- Cuales fueron los cálculos que realizaron a los efectos de la tasación

9.- Que papel tuvieron en la los funcionarios del Ministerio de Economía en la tasación, y si hubo alguna sugerencia sobre los montos asignados a los bienes de la empresa, cuyas acciones se expropiaron

Además de estas cuestiones básicas, en la tasación se informa que se consideraron los pasivos medioambientales, tal como fueron expuestos en los estados contables de la sociedad, pero en ningún caso se hace mención a los mismos, resultando improcedente que el Tribunal se limite a consignar lo que hizo figurar Repsol en sus documentos, sin verificación alguna sobre la exactitud de tales pasivos. Y al respecto existen acciones judiciales, que podrían afectar claramente el patrimonio de la empresa y en consecuencia el valor del capital expropiado.

También es importante puntualizar la existencia de posibles pasivos ocultos que son de plena responsabilidad de la expropiada y que no fueron tratados por el Tribunal de Tasaciones,

En las observaciones de la tasación se hace referencia a doce expedientes supuestamente relacionados con la tasación, pero no se efectúa ninguna referencia a los mismos ni a lo que contienen, y en su mayor parte son actuaciones de finales del 2013 y principios del 2014.

Según el detalle de lo consignado en el anexo 1, se tasaron 126.646 bienes, entre los que se cuentan 289 terrenos y 200 propiedades existentes en todo el territorio nacional, más la totalidad de la infraestructura de la empresa expropiada. A esto se suma la supuesta tasación efectuada sobre 10 empresas controladas, algunas de ellas en Estados Unidos, Brasil, Bolivia y España; 3 empresas asociadas, 8 empresas con participación accionaria.

Llama poderosamente la atención que se incluya como fecha de tasación el día 16 de abril de 2012, cuando la ley de expropiación del 51% de las acciones, fue sancionada el 4 de mayo del referido año, por lo cual resulta imposible que se efectuara una tasación de bienes, cuando no se había aprobado la expropiación accionaria. Y decimos esto, porque en la nota que acompaña la tasación, que tiene fecha 17 de febrero de 2014, se hace referencia al pedido de tasación efectuado por la Secretaría de Política Económica de fecha 18 de septiembre de 2012.

Conociendo el funcionamiento del Tribunal de Tasaciones de la Nación y el personal con el que cuenta, resulta imposible, que en poco más de un año se hayan tasado 126.646 bienes, especialmente porque los mismos no están concentrados en un lugar físico sino diseminados en todo el país, sino que además, hay un conjunto empresario existente en otros países, que supuestamente fue tasado en tan corto tiempo, lo que resulta sencillamente inverosímil. Según la información disponible, este Tribunal, tiene entre personal estable y contratado 94 personas, en la que está incluido el personal administrativo, que se ocupa de los tramites burocráticos. Además de ello los supuestos tasadores no estuvieron dedicados exclusivamente a la expropiación de Repsol, sino a una respetable cantidad de otros trámites, tal como se consigna en la página web de la institución

Se supone que un tasador tiene que conocer debidamente las características y la situación real de los bienes a tasar; debe evaluar el estado de conservación, los aspectos funcionales, y las eventuales degradaciones físicas o estructurales, que puedan comprometer el valor de los bienes, y afectar el interés público. Nada de esto surge que se haya hecho, sino que solo se trató de dibujar una situación patrimonial, porque existía la urgencia de firmar el Convenio.

Todas las graves irregularidades señaladas nos hacen suponer que se trata de una tasación amañada, con el único propósito de arreglar con Repsol, beneficiándola indebidamente, con tal de llegar a cualquier tipo de acuerdo y terminar con las acciones litigiosas que podrían plantearse. Esto determina una clara violación del artículo 17 de la Constitución Nacional, e impediría aprobar el Convenio celebrado por el Ministerio de Economía con Repsol.

No está demás mencionar, que de conformidad con lo que surge del referido Acuerdo, la Argentina ha quedado obligada a desistir del derecho de todas las acciones y reclamos extrajudiciales y/ o arbitrales presentes o futuros contra Repsol y todas sus vinculadas, en el territorio argentino y en el extranjero originados en la actuación de Repsol y personas vinculadas como accionistas (contratantes o no), directores, síndicos y/ o empleados de YPF y/ YPF GAS y o sus controladas. Esto supone claramente, que ante la eventual comprobación de cualquier daño ambiental producido como consecuencia de las actividades petrolíferas de Repsol, el Estado Nacional se vería imposibilitado de ejercer cualquier acción resarcitoria de la naturaleza que fuere.

Finalmente y en el marco del Tratado de Promoción y Protección Reciproca de Inversiones firmado con España, la Argentina no puede recurrir a ninguna acción legal, en caso que la misma le asistiera debido a la interpretación del contrato, debiendo someterse a un arbitraje obligatorio, con lo cual se renuncia en forma expresa a la jurisdicción argentina. Ese arbitraje ejercido por particulares designados por las partes, pero donde los estados siempre están en minoría, resulta inapelable, ni puede ser cuestionado en ningún tribunal, ni aún puede ser materia de revisión por la Corte Suprema de Justicia, ya que así lo determinan las normas que rigen este tipo de tratados.

Nuevamente nos encontramos con acciones claramente violatorias del estado de derecho que no se pueden convalidar. No se trata solamente de acuerdos negociados secretamente, sin tasación real de los bienes, sino que se armó toda una ficción administrativa para pretender demostrar que se habían cumplidos con las normas legales respectivas para la expropiación. Las evidencias que hemos planteado son más que suficientes, y las que existen en el Juzgado en lo Criminal y Correccional N° 4, vienen a corroborar la necesidad de que ese Convenio sea rechazado.

Las urgencias de su tratamiento y aprobación, parten de la necesidad que tiene el gobierno Nacional de volver a recurrir al financiamiento externo para cubrir los déficits cada vez más abultados, y obtener algún tipo de inversión para la obra pública, ya que las arcas oficiales están exhaustas. Pagar demandas en el CIADI a los fondos buitres, como se hizo; negociar con el Club de París y arreglar con Repsol, han sido exigencias del sistema financiero, y el gobierno una vez más ha vuelto a claudicar ante un poder, con el que siempre ha negociado en perjuicio del patrimonio público.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Entrevista a Julio Gambina: La devaluación, el acuerdo YPF-Chevron, los arreglos con el Club de París y Repsol es el programa de las clases dominantes

Mario Hernandez (especial para ARGENPRESS.info)
.

Mario Hernandez (MH): Damos comienzo a “Fe de erratas” del 19 de marzo con la presentación del economista político Julio Gambina. Vamos a comenzar con los botines de punta como ya es habitual en nuestras últimas entrevistas. Estuve revisando Le Monde Diplomatique en su edición del mes de marzo, en particular, la nota “La balada del dólar” del economista Claudio Scaletta quien se refiere a la restricción externa, es decir, la falta de divisas que afecta a la economía argentina y dice: “en el largo plazo, ya no disponible para la actual administración, el camino lógico es la sustitución de importaciones. En el corto plazo, en tanto, las opciones son más variadas e incluyen todo lo imaginable para desincentivar la salida de capitales e incentivar su ingreso, desde promover la demanda de pesos y la demanda de dólares vía tasas de interés, endeudamiento externo, refinanciamiento de vencimientos de deuda o la promoción de la inversión extranjera”. Mi pregunta es ¿éstas son las únicas alternativas, las únicas salidas que tenemos?

Julio Gambina (JG): Claro que no. Rápidamente te diría que se puede pensar en un proceso de nacionalización de la banca y del comercio exterior, lo que supone un proceso de nacionalización portuaria, de la red ferroviaria, porque la salida de la soja, para dar el ejemplo de uno de los principales productos de exportación, supone para el caso del principal productor de aceite que es Urquía en la provincia de Córdoba, un tren privatizado para sacar la soja y el aceite de soja del interior de la provincia y llevarlo al puerto privado de Rosario y desde allí al exterior.
Se pueden hacer muchas cosas. El problema del artículo que me leíste y de muchas cosas que están pasando en el gobierno, es el límite que impone encontrar soluciones en el marco del capitalismo contemporáneo. Si el gobierno quiere una solución en ese marco tiene que reanimar el proceso productivo, lo que supone que haya inversión de capitales para ampliar la producción y, obviamente, no alcanza con la inversión pública que es la que viene sosteniendo la inversión en los últimos tiempos en Argentina, hace falta inversión privada.
Hay un debate con la Unión Industrial Argentina (UIA) donde hemos escuchado a la Presidenta y a su Ministro de Economía insistir que los capitales privados no invierten en la Argentina y por eso están a la búsqueda de inversiones externas. La UIA salió a contestarles que el año pasado la inversión privada creció respecto de años anteriores, pero para que el capitalismo funcione tiene que haber inversores dispuestos a invertir. Si no hay inversión originaria, no hay desarrollo productivo.
Ayer el Jefe de Gabinete salió a anunciar que se están presentando en el Parlamento iniciativas legales para inducir la producción de autopartes en Argentina y terminar con la pérdida de capitales que supone su importación. La cifra oficial es que el déficit del año pasado por autopartes fue de U$S 9.000 millones. Ingresaron U$S 20.000 millones y Argentina produjo y exportó por U$S 11.000 millones. Por lo tanto, la propuesta del gobierno argentino, que parece lógica, es ir a una sustitución de importaciones de autopartes, lo cual cuenta con el agrado de la industria siderometalúrgica y es un tema que cae bien a los autopartistas en nuestro país. Tampoco creamos que esa solución sea inmediata y en el corto plazo. La intención es que esos U$S 9.000 millones bajen a un ritmo relativamente pequeño en el corto plazo y se vaya corrigiendo esa diferencia. La pregunta sería si hay tiempo para hacerlo, no es la primera vez que el gobierno intenta en los últimos años mejorar la situación productiva de las autopartes. La realidad es que el capitalismo de esta época es trasnacional, donde tiene mucho peso el capital externo y, de hecho, en la Argentina de estos años con crecimiento económico, más allá de discutir su nivel y volumen, ha tenido un peso muy importante el capital externo.
Recuerdo que en la última conversación que tuvimos sostuve que el gobierno desde octubre del año pasado ha asumido el programas de las clases dominantes, del capital más concentrado y que se expresa sobre todo en la devaluación, en el arreglo de las cuentas externas, terminar con el default y por eso sale a arreglar con el Club de París y conseguir inversores externos para dinamizar el proceso productivo. Es lo que está diciendo la nota que me leíste, por eso se muestra como modelo el acuerdo YPF-Chevron y se aceleran los pasos del acuerdo con Repsol para ir cerrando espacios conflictivos con capitales externos.
No solo Repsol continúa en YPF sino que Argentina abre sus puertas como lo hace con Chevron. Hace una expropiación y paga lo que “corresponde”, sea porque lo dice el tribunal de tasación en Argentina, porque lo acepta Repsol o haya acuerdo en la cotización de la empresa expropiada parcialmente.
La devaluación, las conversaciones que se van a iniciar a fines de mayo con el Club de París y la apertura a inversores externos son claras señales que Argentina quiere amigarse con el capitalismo mundial que es la forma de restablecer el orden capitalista en el país.
¿Se puede hacer otra cosa? Sí, pero hay que salir de la lógica capitalista. No hay que pedirle al gobierno que asuma esa posición porque desde que llegó en el 2003 viene promoviendo que su objetivo era normalizar el sistema capitalista. No está en el imaginario gubernamental ir más allá del orden capitalista.

El modelo energético empieza en los 90 con las privatizaciones y no ha sido corregido sustancialmente

MH: Hablaste del régimen de autopartes, otro es el energético y tengo entendido que este fin de semana, razón por la cual no pudimos hacer esta entrevista el viernes pasado, asististe en Mar del Plata al Congreso de la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (Fetera) donde me imagino que este tema fue debatido.

JG: La Fetera es parte de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA). Es una de sus expresiones más interesantes que agrupa a trabajadores de la energía del sector privado y estatal, desde la Comisión Nacional de Energía Atómica hasta Río Turbio, pasando por las estaciones de servicio o de las empresas de generación y distribución energética. Está todo el panorama que va desde la electricidad al petróleo, a la energía atómica, el carbón, etc., con lo cual el panorama fue más que interesante y se pudo analizar en profundidad la crisis energética en Argentina.
Se hizo una crítica muy profunda al modelo energético que empezó en los 90 con las privatizaciones y no ha sido corregido sustancialmente. Pensá que lo ocurrido desde 2001-3 en adelante cuando mucho fue el congelamiento de las tarifas, pero es la continuidad de un modelo energético sustentado en la presencia del capital extranjero. Ahora, con la expropiación parcial de YPF, en el tema central que es el de los hidrocarburos, está planteada la asociación con el capital externo, nada menos que con Chevron, para avanzar en la explotación de los hidrocarburos no convencionales y, entre otras cosas, se dijo que el país que más ha desarrollado la tecnología para su explotación, del shale oil y el shale gas es Estados Unidos Por eso la elección de Chevron.
En Estados Unidos, que tiene gran desarrollo en los hidrocarburos no convencionales, se ha generado una resistencia más que importante y ya hay varios estados que no permiten avanzar en ese tipo de producción, por eso Estados Unidos exacerba su interés por las fuentes petroleras. Eso explica la avanzada sobre Venezuela, por ejemplo, quisiera que no estuviera el chavismo, no hubiera Maduro ni un manejo soberano de la política petrolera y hacerse de las reservas más importantes del mundo. Al mismo tiempo, quiere trasladar su experiencia sobre no convencionales a otros países y ahí encontraron que Argentina es el tercer reservorio mundial y, por lo tanto, no tiene que sorprender que vía Chevron, una de sus empresas más paradigmáticas, una de sus grandes petroleras, pretenda llegar a Argentina y avanzar sobre América Latina.
Hay que pensar en el antecedente de Repsol, una empresa española de un país que no tiene petróleo, sin embargo, con Repsol y pisando fuerte en América Latina con la privatización y compra de YPF, se proyectó a todo el continente y se transformó en una gran petrolera mundial desde nuestro país proyectándose a América Latina y Africa. Hoy es uno de los grandes jugadores petroleros a escala mundial, entonces, no sorprende que Estados Unidos pretenda desde la Argentina organizar negocios con los no convencionales e YPF, de gestión estatal, ya está haciendo convenios con otras estatales de la región como la YPF boliviana y la estatal petrolera uruguaya, intentando involucrar a ambos países en la estrategia de explotación de los no convencionales.
Esto estuvo fuertemente planteado en el debate de Fetera el fin de semana y hay declaraciones en su página de internet, una muy importante sobre la cuestión de la energía y un planteo muy fuerte sobre la cuestión que Argentina tiene que diversificar su patrón productivo energético que en un 90% está asentado en hidrocarburos y, por lo tanto, hay que ir a una fuente más diversificada. Obviamente, las petroleras en Argentina y el mundo condicionan la diversificación de la matriz productiva de la energía.
Quizás un tema interesante para comentar es que Fetera viene insistiendo en que la energía no debe ser considerada una mercancía, un bien que se intercambia en el mercado, sino que hay que pensarla como un derecho así como hablamos de la educación y la salud. Desde la Fetera se empuja el tema de que la energía es un derecho de la población a calefaccionarse en invierno, poder refrigerarse en verano, tener acceso a la electricidad o al gas para cocinar o para satisfacer los hábitos populares y, por lo tanto, supone un trabajo ideológico, propagandístico, político muy difundido para que la sociedad lo asuma como lo está la educación. Eso implicaría desmercantilizar a la energía.
Volviendo al comienzo, ¿se puede hacer algo distinto? Claro, se podría desmercantilizar la educación que supone poner todas las fichas del presupuesto público en la escuela pública, en mejorarla. Lo estoy diciendo en un momento de gran conflicto por el no inicio de las clases, sobre todo en la provincia de Buenos Aires, pero es que está instalado en el país por los bajos salarios docentes, un país que viene subsidiando y financiando a la escuela privada que en los últimos años ha venido creciendo consolidando un patrón de educación como mercancía y no como derecho. Imaginate en el plano de la energía donde hay que hablar del gas de garrafa, el que utilizan los pobres y es el más caro.
Pensar en una concepción de derecho a la energía supone que Argentina debería modificar sustancialmente su política energética y reestructurar sus recursos públicos y fiscales. Es un tema que primero hay que instalarlo en la sociedad para que lo transforme en presión.

Se está intentando transferir el costo del ajuste a la mayoría de la población que son los trabajadores

MH: Te referís al conflicto docente y he observado que en relación a la discusión paritaria la idea que intentó instalar el gobierno de aumentos salariales por debajo del 25% se ha quebrado. El caso docente es muy claro, con porcentajes que superan el 30% en la ciudad de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, incluso en la provincia de Buenos Aires. También han adoptado una posición muy firme los metalúrgicos, su secretario general, Caló, planteó que no había paritaria por debajo del 30% de aumento. ¿Qué consecuencias puede tener esta situación? Mucho se ha hablado de que un aumento de estas características en los salarios podría ahondar la crisis económica.

JG: El tema es quién va a pagar la crisis. El gobierno ha cambiado su agenda de prioridades asumiendo la demanda de las clases dominantes que venían pidiendo un enfriamiento de la economía argentina y es lo que está ocurriendo. Hay un proceso que avanza a la desaceleración o recesión de la economía. ¿Quién va a pagar todo esto? Los trabajadores, porque aunque se haya roto el techo del 25% y se discuta entorno al 30% la pregunta sería ¿cuánto fue la inflación anualizada de acuerdo al índice del mes pasado? En torno del 30% y todavía el gobierno no ha explicado la mentira del Indec. Ha salido directamente de menos del 1% de inflación en diciembre al 3,7% en enero sin ninguna explicación.

MH: Vos decís ¿quién paga el ajuste? El otro día leía las ganancias de las empresas, por ejemplo los bancos, pero me sorprendió el caso de Edenor. ¿Cómo puede ser que esta empresa declare en la justicia que no reciben subsidios, que trabajan a pérdida pero igual realizan las inversiones para garantizar el servicio que hemos visto en el verano en qué consiste y después leo que tuvo ganancias millonarias? Junto con los bancos fue una de las empresas que más ganancias ha tenido.

JG: Quizás sea muy sencillo decir es el capitalismo. Al principio decíamos hacen falta inversiones. ¿Por qué alguien invierte? Para ganar dinero. Cuando no hay ganancia las empresas se retiran. Cuando estudiás qué empresas se re-estatizaron en Argentina se trata de las que empezaban a dejar de ganar, la misma Repsol estaba previendo hacerlo. No es un secreto, a pesar que YPF seguía dando ganancias y habían descubierto Vaca Muerta y eso habilitaba una expectativa y antes de que sea importante en la valuación de la empresa, porque la propia tasación de Repsol indicó que la incidencia de Vaca Muerta era menor en su valorización, se produce la expropiación. Se la expropia antes. Lo mismo ha pasado con la empresa de aguas, con los ferrocarriles, todas las re-estatizaciones en general tienen que ver con la relativa voluntad de retirarse de las empresas.
La lógica es el tema de la ganancia.
Te venía diciendo que si la inflación fue del 30% en el 2013, el interrogante va a ser de cuánto será para el 2014. La proyección de enero-febrero da por encima del 40%. El gobierno dice que están haciendo esfuerzos para que no sea así en marzo y más adelante y no será del 40%. Imaginemos que sea exitoso en política anti-inflacionaria, en el mejor de los casos, va a ser de otro 30%, por lo tanto, el ajuste salarial no es solo sobre lo perdido en 2013 sino sobre lo que va a perder en el 2014.
Fijate que las organizaciones de los jubilados vienen planteando un ajuste porque el que se proyecta en marzo para los próximos 6 meses es del 11%. Con un ajuste en los alimentos en enero-febrero superior al 10%, la actualización de las jubilaciones ya se comió con lo que se movieron los precios en esos dos meses.
Es evidente que se está intentando transferir el costo a la mayoría de la población que son los trabajadores, que van a bancar esta situación o a generar procesos de resistencia y lucha como están expresando los docentes y qué capacidad tendrán para que la sociedad los acompañe.
Hay un accionar muy fuerte de parte del poder político y mediático para responsabilizar a los docentes de la falta de clases.

MH: Hoy lo estaba escuchando al periodista Nelson Castro apuntando sus baterías en ese sentido diciendo que los niños habían perdido once días de clase, que la educación en Argentina fue históricamente para igualar, que así fue como se desarrolló una poderosa clase media en los 50/60, etc.

JG: Sobre la base de la escuela pública, pero lo que ha crecido en los últimos años fue la privada.

MH: Para ir cerrando, me acuerdo de una vieja frase que decía “el que apuesta al dólar, pierde” ¿Podríamos decir lo mismo en este momento de quietud del mercado cambiario?  

JG: No, el dólar es un precio más de la economía, pero no es uno cualquiera.

MH: Lo decía porque está debajo de los $ 8.

JG: Pero muy cerquita y últimamente viene subiendo y sectores del poder económico vienen diciendo que este nivel de inflación se come la devaluación de enero y ya empezó la presión nuevamente para que se piense en términos devaluatorios.

MH: Quisiera recordarte algunas cifras. Producción de soja: + 1.5 millones de toneladas. Brasil: - 3 millones. Precio x tn = U$S 535. Faltan los dólares que van a ingresar producto de esta cosecha.

JG: Supuestamente van a contener la cotización, pero te falta contar todo lo que hay que pagar de deuda. Los dólares que hacen falta para cubrir el balance exterior de Argentina, para cubrir el déficit en materia de autopartes, en turismo. Hay mucha necesidad de dólares de la Argentina. La crisis energética también demanda muchos dólares. No alcanzan todos los dólares que vengan por la soja o por las exportaciones de minerales, por eso se están buscando préstamos e inversiones externas. Si esta situación no se equilibra habrá nuevas presiones por la devaluación.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Sobre la baja de subsidios en el gas natural. Lozano: “El ministro vuelve a hacer gala de su escasa imaginación”

Claudio Lozano

Axel Kicillof puso a salvo de la reducción de subsidios a los grupos industriales más concentrados y por lo tanto del aumento de tarifas. Con la excusa de que no caiga la industria, que hace meses que viene cayendo, y con el supuesto objetivo de no afectar el crecimiento cuando hay en curso un programa recesivo, el ministro vuelve a hacer gala de su escasa imaginación.

Mientras se proponen incrementos que lindan el 100% en las tarifas de gas de quienes tienen menores consumos, el gobierno elude considerar el incremento de tarifas a los grupos industriales más concentrados, omitiendo incluso la necesidad de modificar la ya fracasada política de incentivos fiscales otorgados por el Estado Nacional a los propios productores gasíferos. Hablamos por ejemplo del Plan Gas I que implica transferencias fiscales cercanas a los quinientos millones de dólares al sector productor de gas natural solo en el 2013 y que prevé una cifra superior a los mil millones de dólares para el 2014.

El Gobierno nacional acaba de anunciar una baja de subsidios a los consumos de gas natural que se aplicará a los usuarios residenciales, comerciales y de GNC en tres etapas que comenzarán el 1 de abril, continuarán el 1 de junio y concluirán el 1 de agosto del corriente año.

En ese escenario de baja y reasignación de subsidios, se ha comunicado que, en el caso de los usuarios residenciales, la medida impactará de manera gradual y más progresiva, ya que el 55% de los hogares que hoy pagan entre 20 y 44 pesos por bimestre, verían reducidos los subsidios entre un 17% y un 20%, y abonarían entre 20 y 76 pesos adicionales una vez que concluyan las tres etapas de recomposición previstas. Mientras que el 45% de los usuarios restantes con mayores consumos, tendrían reducciones que van entre el 33% al 80%, con valores absolutos que están entre los 110 y los 228 pesos de reducción al término de los tres tramos de recomposición comunicados. A su vez, se ha anunciado que, aquellos usuarios que tengan ahorro efectivo de consumo de hasta un 20% por bimestre contrastado con el bimestre del año anterior, no sufrirán reducción alguna del subsidio. Ello habrá que verlo, también, en el contexto de las distintas regiones del país, ya que impactará de manera diversa según los consumos.

Ahora, y más allá de que habrá que esperar la implementación de la medida para ver cómo impactará a nivel regional y si se darán mayores precisiones al respecto, estimamos que es necesario hacer algunas puntualizaciones que tienen que ver no sólo con la medida anunciada, sino con el funcionamiento del sector gasífero en la Argentina.

En este sentido, y en relación a la comunicación de baja de subsidios a los consumos de gas natural, no se entiende porqué el sector industrial no ha sido alcanzado por la medida de recomposición de tarifas. Se ha alegado que se lo ha excluido para no afectar la producción industrial y el crecimiento de la economía- recurso permanente del relato- mientras se omite que el mismo sector de la industria del gas natural está siendo beneficiado por políticas de incentivos fiscales otorgadas por el Estado nacional y de manera creciente, desde comienzos de 2013. Asimismo, diversos sectores industriales, en sus acuerdos de provisión de gas natural con el sector gasífero, han gozado en los últimos años de precios de compra del insumo que han oscilado entre los 2,5 y los 4,5 dólares por millón de BTU, en un contexto en el que las empresas productoras de gas natural han presionado al Gobierno para la consolidación de un esquema de aumentos y
recomposición de precios del gas en boca de pozo. Es decir, que el sector industrial, si bien se ha visto perjudicado en los últimos años con cortes de suministro en los meses de invierno a causa de la escasez estructural de oferta de gas natural, ha sido beneficiado con precios más que accesibles por el sector industrial en los acuerdos sectoriales, mientras que, el sector productor, en vez de buscar la recomposición de precio vía aumento del mismo al sector privado, lo hace a través de inaceptables transferencias del Estado nacional que, con dinero del fisco, es decir, de todos los argentinos, le asegura convalidación de nuevos precios por el gas natural, a tal punto que, por la producción de gas nuevo, los operadores estarían recibiendo entre 5 y 7,5 dólares por millón de BTU, lo cual se ha establecido a partir del llamado Plan Gas I en enero de 2013.

Efectivamente, el denominado Plan Gas I, significó sólo en 2013-año de su implementación- una transferencia de 500 millones de dólares al sector productor de gas natural en la Argentina, que han recibido esta cifra a cambio de inyección adicional de gas al sistema, lo cual, por otra parte- y dada la incapacidad demostrada por el Gobierno nacional para controlar los efectivos niveles de producción y desempeño de las empresas- constituye un planteo voluntarista y por ello mismo de graves implicancias, ya que transfiere sumas millonarias, convalida apropiación de renta y demuestra incapacidad total para controlar el proceso de implementación del mismo esquema de funcionamiento creado. Asimismo, el panorama para 2014 es aún más grave, ya que se prevé que, por el mencionado programa, las empresas productoras recibirán entre 1000 y 1200 millones de dólares del Estado nacional a cambio del virtual "gas nuevo" que se comprometerían a inyectar en el sistema.

Este panorama es aún más preocupante si se tiene en cuenta que, en materia gasífera, la capacidad productiva de los yacimientos en la Argentina, ha declinado de manera más pronunciada que en el caso del petróleo. Veamos, en tal sentido, algunos números contundentes. Entre 2000 y 2013, la pérdida de reservas de gas natural fue superior al 50% y el horizonte de reservas actuales está hoy en el orden de los 8 años. Es más, desde 2004- hace ya una década- la declinación productiva en gas natural no ha cesado y, actualmente, sólo la empresa YPF- de acuerdo a sus números de 2013- es la única que estaría revirtiendo la caída generalizada en extracción que acompaña a todo el sector. Esto tiene que ver con la madurez relativa de la mayoría de los pozos de gas natural en la Argentina, lo cual es un dato de orden geológico por demás grave y determinante para que e Gobierno nacional hubiera encarado- junto a las provincias- un estudio serio de
auditorías de reservas realmente existentes en el país, junto con una planificación de áreas potenciales a identificar para encarar un proceso de exploración que permita recomponer producción y reservas, al tiempo que controlara severamente a los operadores privados y, en caso de corroboración de falta de inversiones, concluyera en la reversión de las concesiones. Sin embargo, nada de esto se ha hecho y, por el contrario, siguen transfiriendo renta al sector gasífero sin solución de continuidad. Y todo ello se agrava aún más, si tenemos en cuenta que, en 2013, la Argentina importó gas natural de Bolivia y gas natural licuado por barcos, por un total de casi 5.500 millones de dólares- 2000 millones por el gas boliviano y unos 3500 millones de gas natural licuado-, lo que representó alrededor del 25% de la oferta total disponible de gas natural, o lo que es lo mismo, la Argentina necesitó importar un cuarto de su declinante producción de gas en 2013.

Ahora, ante el escenario de agobio a las cuentas públicas que implican los subsidios al sector energético- que en 2013 significaron casi 82.000 millones de pesos, un 2,5% del PBI aproximadamente-, el Gobierno nacional vuelve a tomar medidas que impactan sobre el conjunto de la población al compás del avance de la crisis energética, en un contexto grave de inflacion, de aumento en las tasas de interés y estancamiento de la economía posdevaluación. La contracara de ello es que no sólo no afecta las inaceptables transferencias de subsidios al sector gasífero, sino que además excluye al sector industrial en esta recomposición de tarifas y baja de subsidios, con lo cual, reproduce inequidades y castiga a los sectores consumidores en un escenario general de transferencia regresiva de ingresos a partir de la devaluación.

En definitiva, podríamos hablar sobre el tipo de baja de subsidios a los consumos de los hogares residenciales que, al parecer, se haría de manera gradual y en las tres etapas anunciadas, como también podríamos decir que los comercios y los usuarios de GNC sufrirán menores impactos en las quitas anunciadas, pero, en una economía que funciona premiando a sectores oligopólicos y concentrados- como el del gas natural-que, además, ostenta desastrosos niveles productivos en los últimos años, quedarnos en el mero análisis del balance de la forma en que serán quitados los subsidios, sería no sólo de una estrechez de miras importante, sino implicaría una complicidad de hecho con un Gobierno nacional que sigue optando por premiar a los sectores que han descapitalizado y vaciado el sistema energético nacional.

Claudio Lozano es diputado nacional. Presidente Bloque UNIDAD POPULAR, Bloque integrado por los diputados Víctor De Gennaro y Antonio Riestra.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

No me importa la educación pública

Cecilia Rovito (RED ECO)

Es lo que se desprende del fracaso de la reunión paritaria de ayer miércoles entre docentes y gobierno bonaerense ante la reiteración de las autoridades de la misma oferta que ya hizo veces anteriores.

Era sabido que esta situación se desencadenaría al inicio del ciclo escolar: el presupuesto bonaerense no estipula para el presente año un solo peso más de aumento para los docentes. Es irrisorio el planteo del gobierno bonaerense del aumento desdoblado en dos cuotas que al final de ambas no alcanzará a los 300 pesos en ninguno de los cargos de la tarea docente. Hasta el dirigente sindical más alineado al gobierno nacional rechazaría esta oferta por considerarla insuficiente tras la devaluación del 30 por ciento de los últimos meses y el retraso que ya trae el sueldo de los maestros: 1800 pesos de básico y 3600 de mínimo, lo que desnuda, además, el impresionante componente en negro.

Dicho por el propio Roberto Baradel, dirigente del sindicato Suteba, el salario de los docentes lleva un retraso de al menos tres años. Tal retraso se revela, además, en los planteos que hacen los maestros de graves deficiencias en la infraestructura edilicia, baja en los cupos de los comedores escolares y el mal funcionamiento de la obra social. Todo esto llevó a que este conflicto tenga la contundencia no solo en la adhesión, sino fundamentalmente en el sostenimiento y visibilidad que cientos de miles de docentes le dieron al sacarlo a la calle a través de asambleas, radios abiertas, volanteadas, charlas con la comunidad, marchas de antorchas, y más.

No me toquen la platita

El gobierno, en tanto, hace un juego en dos sentidos: por un lado dice que no puede otorgar más aumento en nombre del “equilibrio” de las cuentas del estado bonaerense; y por otro, la “intransigencia” y la “irracionalidad” del reclamo. “No tenemos más plata para darle a los docentes”, repiten los funcionarios bonaerenses en cuanto micrófono de radio y televisión pueden. Argumento que desde el mismo bloque aliado al oficialismo desmienten: “plata hay”, dijo el diputado nacional Juan Carlos Junio por Nuevo Encuentro, aliado al kirchnerismo, para Noticias Argentinas. El legislador, además, explicó dónde está la plata: en la región de la Pampa Húmeda se está asistiendo a un "fenómeno económico, un ciclo extraordinario como consecuencia del crecimiento del precio de la soja" que "ha generado un crecimiento del nivel de riqueza de toda esa región argentina y de otras provincias que ahora también son grandes productores de soja".

Asimismo, en noviembre del año pasado el gobernador Daniel Scioli decidió tras una reunión con la Mesa de Enlace provincial, posponer la aplicación de los cambios en el revalúo a la tierra. La norma pospuesta por la negativa de los grandes dueños de las tierras bonaerenses estipulaba que los dueños de los campos pasarán de pagar 47 pesos en promedio por hectárea a pagar 76 pesos. Las modificaciones preveían un aspecto progresivo en los pagos tributarios, es decir, los que más extensiones de tierra poseen son los que más debían pagar, sumado además a la rentabilidad que daba la tierra. Tras la amenaza de los grandes ruralistas de iniciar acciones de protesta, Scioli recibió a los dirigentes del campo y pospuso por tres meses el incremento tributario.

En cuanto a los adjetivos utilizados por el gobierno bonaerense para intentar deslegitimar el reclamo docente tildando la huelga de “intransigente” e “irracional”, basta comparar unos números. Mientras un docente cobra un básico de 1800 pesos (es decir, en blanco), la policía ha logrado un incremento que ha llevado su básico a 8500 pesos y los básicos del aparato político-estatal no descienden de los 25 mil. Por su parte, el gobierno insiste en aumentar ese básico docente poco más de 200 pesos y a cobrar en septiembre de este año. Es decir, de aquí a seis meses.

Pero, además, los maestros reiteran que no es solo un reclamo salarial. La presidenta del Consejo Escolar de Lomas de Zamora, María de los Ángeles Kosinovic, reconoció ante un grupo de docentes y alumnos que fueron a exigir mejoras edilicias en la escuela, que la desidia en los edificios escolares tiene, al menos, en el distrito lomense declarado en emergencia edilicia, unos 20 años. Los reclamos hechos en los Consejos Escolares de toda la provincia denuncian: baños tapados, techos con humedad, que se llueven o están descascarados, ventanas sin vidrios, aulas sin estufas, puertas sin picaportes, etc.

¿Y la década ganada?

Más allá de los números que arriesgan los funcionarios provinciales acerca del incremento de la inversión educativa en estos diez años, el sueldo básico de un maestro es menos de la cuarta parte de la canasta familiar y el mínimo salarial menos de la mitad y las escuelas evidencian un deterioro en la infraestructura consecuencia de la falta de mantenimiento. La década ganada será parte del discurso del gobierno nacional, para la escuela pública una consigna vacía.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La lógica de los medios masivos ante los reclamos sindicales

Juan Manuel Boccacci (RED ECO)

El editorialista de Clarín, Osvaldo Pepe, vinculó a la lucha de los maestros con todo lo oscuro de la política: sólo vio medidas conspirativas de cúpulas gremiales kirchneristas para voltear a Scioli. Por su parte, la nota de Página 12 escrita por Eduardo Aliverti esbozó un intento de crítica muy matizada que nos lleva reflexionar sobre lo que los medios masivos deciden mostrar, cuándo y por qué.

El editorialista de Clarín, Osvaldo Pepe, hizo una interpretación del paro docente en la que reconoció tres actores fundamentales: el gobierno Nacional, los gremios y, en tercer lugar, el gobierno de la Provincia de Buenos Aires encabezado por Daniel Scioli. Los hechos son explicados en base a acciones estratégicas de estos tres actores.

A los gremios se los reduce a la figura de Baradel, a quien se lo cataloga como kirchnerista. Cuando aparece otra fracción docente es para mostrarla en oposición a su figura: “la izquierda de su gremio lo desafía para ver quién de los dos es más guapo”. Entonces las demandas docentes son olvidadas y reducidas a intentos del kirchnerismo por desestabilizar al gobernador Scioli, o a pujas inter gremiales en post de mostrarse más fuerte. De esta manera se produce un intento de politizar negativamente la medida de fuerza de los docentes bonaerenses. Según el periodista de Clarín no existe una lucha por un salario digno, colegios en buen estado, normalización de su obra social, etc. Lo que, para Pepe, hay es artimaña política en post de lograr una mejor ubicación para el 2015. Golpear al rival más cercano y posicionarse: “En el Palacio se puede especular, con las aulas vacías no se puede progresar. La política hace su juego, la sociedad lo sufre”. Nuevamente se muestra a la política como un espacio que corrompe a la sociedad.

Dentro del mismo enfoque, al referirse al accionar del gobernador Scioli, el periodista de Clarín sólo le reclamó “una buena dosis de imprevisión de su gobierno en no haber avistado a tiempo que la historia de cada año sería esta vez más intensa, porque el peronismo ya debate fuerte la sucesión presidencial”. El nexo entre los gremios y el kirchnerismo se presentó como dado y a Scioli, como culpable de no haber sabido manejar ese hecho con anticipación.

Entendemos a los medios como actores políticos que brindan interpretaciones de los acontecimientos, interviniendo activamente en la construcción de consensos. El relato que esbozó el periodista de Clarín puede brindarnos un elemento más para entender la imagen que “se hace” la sociedad de la lucha de los trabajadores. ¿Cómo imaginar a los sindicatos como espacios de lucha por reivindicaciones justas y necesarias, si se los muestra como culpables de buena parte de los vicios de la política argentina? No pretendemos con esta reflexión agotar un tema harto complejo, pero si abrir un interrogante para una cuestión que nos parece crucial: la de entender por qué buena parte de la ciudadanía no apoya las luchas de los trabajadores.

Colabora activamente en este aspecto la oposición que creó Clarín entre los docentes y las familias de los alumnos. Mostrar la paritaria docente, que se redujo a la cúpula de algunos gremios con mayor visibilidad, como puro cálculo político en post de golpear al gobernador de la provincia, crea una imagen que está muy lejana de la realidad. Los hechos muestran que los reclamos de los docentes en múltiples zonas de la provincia excedieron a las cúpulas sindicales, dando una visible muestra de crítica y hartazgo.

Por su parte Eduardo Aliverti también dedicó su columna en Página 12 a la paritaria. Allí se despachó con fuertes críticas contra aquellos que condenan a los maestros bonaerenses. Ya sea a partir de lo que denominó “cualunquismo analítico”, o aquellos que hablaron (como fuera la nota de Pepe en Clarín) de los alumnos “como rehenes de la ¿extorsión? de los gremios docentes”. También dedicó un párrafo a las políticas del gobernador de la provincia, quien “debe hacerse cargo, por ejemplo y nada menos, de que en 2012 los patrones de estancia le torcieron el brazo cuando se intentó un revalúo inmobiliario rural”. Calificó esta marcha atrás con el impuesto como “clave” ya que ahora Scioli se queja ahora de la falta de ingresos para abonar lo que los maestros reclaman.

En ese marco de críticas Aliverti pone como eje de la discusión la prioridad de lo educativo: “eso conduce, leyes vigentes aparte, a la discusión de si lo educativo es o no una prioridad auténtica del gobierno nacional; y a si se toma o no al aspecto salarial como una cuestión determinante.” A partir de allí traza una línea divisoria bastante clara con la nota de Clarín, ya que relata avances que el gobierno kirchnerista llevó a cabo en materia educativa: “Jamás fue más alto el presupuesto en Educación; jamás se dio mejor cumplimiento a los parámetros internacionales requeridos; jamás, en términos de la macroeconomía, se les otorgó a los docentes mejor salario”. Sin embargo Aliverti se permitió realizar una crítica que vino por el lado salarial: “(…) por más que el Gobierno demuestre la curva ascendente del 300 y pico por ciento, desde 2003, en el salario nominal de los docentes, no se condicen con para cuánto les alcanza en el bolsillo de acuerdo con responsabilidades, y trabajo concreto, que son mayores a los de otros empleados públicos”.

Ahora bien, este flanco débil del gobierno nacional se deja entrever en estas jornadas de lucha y generan que periodistas adeptos tomen en cuenta la existencia de ciertas limitaciones en el relato. Por supuesto que, como menciona Aliverti en otra parte de la nota, “la dimensión numérica (de la Provincia de Buenos Aires) condiciona la repercusión mediática”, “(…) pero así funciona; aquí y en todas partes, hoy y siempre. El centro irradia hacia la periferia. Nunca al revés”. Aquí entonces Aliverti critica y la naturaliza esa dinámica que nosotros podemos reconocer en la prensa masiva. ¿Cuántas de estas situaciones de lucha docente se repitieron durante años a lo largo de todo el territorio nacional pasando desapercibidas por la prensa hegemónica? ¿No será que muchos de estos conflictos (no sólo en el ámbito docente) que marcan las enormes limitaciones del gobierno nacional y su sesgo ideológico, se dan a lo largo de todo el país sin ser escuchados por la prensa masiva? A diferencia de cómo lo cree Aliverti, no
siempre la cosa funciona de los centros a la periferia. Existen medios que siguen los reclamos de los que menos tienen, sin trazar distinciones ni gradaciones, para dar cuentas de los límites del relato oficialista y aquello que la prensa masiva deja de lado. O sólo se permite visibilizar cuando estalla frente a todos como una verdad evidente.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-242516-2014-03-24.html

http://www.clarin.com/opinion/amarga-metafora-aulas-vacias_0_1108089183.html

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

"La represión en Tucumán anticipa la política de represión a la protesta social que tendrá el Gobierno Nacional"

AGENCIA WALSH

Por orden del gobierno provincial de Jorge Alperovich, la policía de Tucumán reprimió esta mañana una movilización del Movimiento Barrios de Pie. En la misma detuvieron al coordinador provincial de Tucumán, Gastón Gómez, y hay 6 pedidos de miembros de la dirección provincial de Barrios de Pie.


"En el día de hoy, Barrios de Pie iba a desarrollar una jornada de movilización con cortes en diferentes puntos de la capital tucumana para denunciar la pobreza e indigencia que reinan en la provincia. Hemos agotado otras instancias de protesta, y las autoridades no nos han atendido nunca. Al igual que como sucede a nivel nacional, no hemos recibido ningún tipo de respuesta frente a nuestros reclamos", apuntó el Coordinador Nacional de Barrios de Pie, Daniel Menéndez.


"Tanto los hechos de represión vividos en el día de hoy, como los que sufrimos en la provincia de Chaco a principios de año, anticipan el tipo de políticas que el Gobierno Nacional tomará frente a la protesta social: Represión para los sectores que peleen por condiciones de vida dignas", concluyó Menéndez.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Córdoba. Paritaria de Prensa: Contundente caravana por salarios dignos

Bárbara Arias (PRENSA RED)

“La Caravana del Salario” se hizo sentir por los medios de la ciudad de Córdoba en el marco del plan de lucha que llevan adelante los Trabajadores de Prensa y la Comunicación por la miserable propuesta de las empresas en la negociación paritaria.

La caravana partió desde el Cispren siendo su primera parada en la Administración de La Voz del Interior donde se hizo un breve acto en donde se relató las demandas salariales que tienen los compañeros trabajadores de prensa.

Cadena 3 fue nuestra segunda parada, en la puerta de la emisora de la calle Alvear los compañeros entregaron volantes a los transeúntes y se instó a los compañeros y compañeras trabajadores de prensa a apoyar activamente las paritarias, ya que de todos depende esta lucha salarial.

En La Mañana de Córdoba se repitió el mismo acto de reclamo público y se volvió a convocar a los compañeros a defender el salario.

Si bien Radio Nacional discute el salario en Mesa Nacional, la caravana hizo una breve parada en la emblemática esquina de Santa Rosa y Vélez Sarsfield para demostrar su apoyo con los compañeros y su pedido de un sueldo básico de 8000 pesos

La caravana del salario siguió su viaje y emprendió rumbo firme hacia Canal 8, perteneciente al grupo Telefé y receptor de la mayor cantidad de pauta publicitaria del mismo grupo. Al tiempo del arribo de esta caravana, los compañeros trabajadores de Canal 8 se encontraban de asamblea para tratar las cuestiones salariales.

Las asambleas en los medios son parte de la medida de fuerza anunciada el pasado jueves luego de que no se llegara a un acuerdo salarial con la patronal que ofreció a los trabajadores un vergonzoso 24% de aumento en dos veces.

La próxima parada de la Caravana fue en sede de Canal 12, Radio Mitre y FM Mía, todos medios pertenecientes al grupo Clarín, los compañeros reiteraron el llamado a comprometerse con la discusión salarial, repitieron a todo volumen el número de nuestra necesidad: 10.128 pesos para que un trabajador de prensa pueda vivir con dignidad.

La caravana siguió por los SRT y en la puerta del multimedio instó a la patronal a participar activamente de la discusión del salario, como así también a los compañeros, quienes habían realizado una asamblea en el martes pasado.

Se repartieron volantes y la caravana siguió viaje hasta La Voz del Interior y el Día a Día donde se reforzó la seguridad y se llevó a cabo una especie de “operativo cerrojo”, ya que no se permitía el ingreso de los compañeros que llegaban a trabajar como así tampoco se les permitía salir a quienes habían terminado su jornada laboral.

El Cispren dejó constancias de la actitud hostil de la patronal del grupo Clarín.

La negociación paritaria continuará hoy, a las 14, en la sede de la delegación Córdoba del Ministerio de Trabajo de la Nación y se convoca a todos los trabajadores de prensa a participar activamente en esta instancia por salarios dignos y para que a la crisis no la paguen los trabajadores.

(Ver Galería de Fotografías en: https://www.facebook.com/barbara.arias.568/media_set?set=a.10203462031217474.1073741880.1413954380&type=1)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Jujuy: Multitudinaria marcha de estatales (Vídeo)

Fernando Chaves (COPENOA)

Gremios estatales jujeños concretaron una imponente marcha y posterior Asamblea en la Plaza Belgrano, de la ciudad de San Salvador de Jujuy.

Los Trabajadores de la Intersindical cumplieron una nueva jornada de paro, con distintas actividades como medida ante el reclamo salarial. La protesta que se intensifico el miércoles pasado con asambleas y permanencia en Establecimientos escolares, en el caso de los docentes.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Neuquén, la provincia sin inflación

Martín Álvarez (CARTAGO WEB)

El proceso inflacionario argentino de estos primeros meses del año ha golpeado los depreciados salarios de manera tal que a nadie le pudo ser ajeno. Menos aún, a los funcionarios neuquinos que resolvieron no publicar el Índice de Precios al Consumidor, el IPC provincial de estos meses.

Quizás, las paritarias abiertas son parte de las razones de dicha decisión. Con las arcas provinciales semi vacías -pese a los constantes anuncios de millones y millones de inversión en Vaca Muerta- al gobierno le cuesta afrontar el aumento que reclama toda la administración pública porque además ya destinó buena parte de los fondos proyectados en masa salarial al groso aumento del personal policial.

Los datos nacionales evidencian que la disparidad entre el proceso inflacionario y las discusiones salariales de las paritarias 2014 es alarmante. El Índice de Precios al Consumidor Nacional Urbano, obtenido mediante la nueva metodología acordada entre el INDEC y el Fondo Monetario Internacional (FMI), arrojó un resultado de 3,7 % de inflación en enero y un 3,4 % en el mes de febrero, es decir, un 7,2 % de variación entre diciembre y febrero. Si se constituye como tendencia, estaríamos ante una inflación acumulada anual de más del 40 %, mientras las paritarias no están logrando superar el techo del 25 % (sin contemplar -por supuesto- los déficit en los acuerdos salariales de 2013).

Daniela González, delegada de ATE por la Dirección Provincial de Estadística y Censos (DPEyC) explicó en diálogo con Cartago Web: “El gobierno no dio explicaciones concretas acerca de la decisión de no publicar los datos del IPC local. Aunque éstos se siguen tomando, hay orden de no publicarlos y no es la primera vez que ocurre”. Por tal motivo, los/as trabajadores de la Dirección Provincial de Estadística y Censos realizan medidas para volver a visibilizar que la provincia está ocultándole a la sociedad índices tan sensibles como los de inflación.

Además, el boom de Vaca Muerta y el mundo Shale encareció -aun más- la vida en la provincia de Neuquén. Según González, “los índices nacionales siempre dieron más bajos que los provinciales. A pesar de que las muestras son diferentes, en esta provincia el costo de vida es más caro”.

Sobra mes a final de sueldo

Así las cosas, en Neuquén, el poder adquisitivo de los salarios descienden vertiginosamente. Los sindicatos piden la apertura de la mesa de diálogo salarial y algunos, como el gremio docente ATEN, mantienen los reclamos con continuidad en las medidas de fuerza para las próximas semanas. Sin embargo, pese a los índices y los reclamos, el gobierno pretende llegar a junio con un aumento por decreto y con suma fija.

Las situación de las/los trabajadores de la Dirección Provincial de Estadística y Censos no es diferente a la del resto de la administración pública. En 2013 recibieron el aumento salarial en cuotas recién desde septiembre y este año sólo han percibido el bono único de 1000 pesos que otorgó el gobierno por decreto.

Además, las/los trabajadoras de dicha Dirección mantienen vigente el reclamo histórico en torno a las condiciones laborales. Casi una veintena de trabajadoras/es se encuentra en condiciones de precarización laboral abusivas, con contratos a término bajo los cuales el/la trabajador/a está vinculado al Estado como si fuera una empresa o proveedor/prestador de servicios. Para sintetizar, González describe los aspectos más graves: “el régimen de contratación requiere que las/los trabajadores sean monotributistas, esto implica un costo mínimo de 400 pesos mensuales además de una serie de trámites de inscripción que suma otros 770 pesos, gastos que -por supuesto- deben ser absorbidos por quien trabaja. A estas condiciones hay que agregarle el padecimiento de los atrasos salariales (pueden llegar a 4 meses tranquilamente) relacionados a la demora en las aprobaciones de las contrataciones de funciones en pleno desarrollo. (…) Además, se trata de trabajadores/as que realizan operativos, muchos en la calle, pero no cuentan con seguros ni con beneficios laborales básicos”.

ATE-DPEyC reclama para dicho personal contrataciones similares a los agentes de la planta docente, que cobran mediante número de legajo, por las horas trabajadas y por el plazo en que les es asignado el cargo o la suplencia que realizan.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La democracia del día después…

Alfredo Grande (APE)

"El hecho maldito del país kirchnerista no es el odio de la derecha, rencor de la izquierda".
Aforismo implicado

El 24 de Marzo se conmemoró el 38 aniversario del inicio público de un plan sistemático de exterminio. Exterminio amplificado de personas, ideas, organizaciones, sueños posibles, historias, promesas, políticas, familias. Digo inicio público porque el inicio privado fue el debut de la Alianza Anticomunista Argentina. Más conocida por su sigla Triple A, que como toda sigla encubre el fundamento represor que la constituye. Anticomunista no por estar dirigida sólo contra el Partido Comunista, sino contra el comunismo como significante de una política de emancipación del capitalismo.

La Santa Alianza fue un monstruo engendrado en el gabinete del Brujo Lopez Rega, con mucho más que un guiño del Poder Político Absoluto de esos tiempos. El monstruo exterminador fue parido para exterminar a la Patria Socialista, aspiración política y militante de varias generaciones. Romper la continuidad entre la Santa Triple A y la dictadura cívico militar es torpeza, complicidad o ambas cosas.

En los tiempos que corren y que nos corren tanto que parece que quisieran echarnos, la década ganada nos deja una democracia cívico militar. Si para muestra basta un botón, van dos. Ley anti terrorista y Milani. El plan sistemático de exterminio, es decir, el exterminio como sistema, incluye muchas constantes que han sido objeto de importantes análisis políticos, psicológicos y sociales. Hago palanca en la constancia del terror como constante de sometimiento. El terror es la vivencia subjetiva de un daño próximo, arrasador e inevitable. Su primo cercano es el pánico, popularizado por el laboratorio que comercializa rivotril.

El terror es el arma más letal del arsenal de los exterminadores. Otra arma de uso continuo es la culpa, popularizado por el “por algo será” y que se incrusta en la subjetividad de los militantes como “culpa del sobreviviente”. La derecha, todas las derechas, desde el fascismo asesino hasta el republicanismo de cuello blanco y manos negras, sabe odiar. Lo ha practicado durante siglos. Aprendió que el odio da una energía incontenible. Y abusa de ese poder subjetivo aunque dispone también de todo el poder objetivo.

El “soldadito boliviano” no hubiera podido asesinar a nuestro Che, si no hubiera estado intoxicado por el odio destilado en los alambiques del fascismo. Lamentablemente, la izquierda sostiene el “odio al odio” y postula, poquito mas, poco menos, el mandato del amor. Una versión actualizada de la propuesta del Che sería: “en vez de endurecernos nos hemos ablandado, y hemos perdido la ternura con el compañero”.

El amor no es lo más fuerte, aunque pueda ser lo más bello. El odio es más fuerte que el amor. Dos razones importantes: tiene un origen anterior, o sea, es primario. Y responde a la amenaza de nuestra autoconservación.

Odiamos lo que ataca nuestra vida justamente para poder defenderla. Amamos nuestra vida pero si no odiamos a quien la ataca, no podremos defenderla. En la violencia de género, cuya expresión más brutal es el femicidio, vemos como el amor por el enemigo impide la defensa. Especialmente en las mujeres, como uno de los tantos efectos del patriarcado, se observa una anestesia total de la auto defensa, tanto individual como grupal.

Y no es con “leyes” que eso se soluciona sino con una batalla cultural permanente para que el empoderamiento sea también, recuperar la capacidad de odiar a todos los exterminadores, especialmente a los que tienen cara de ángel.

Penosamente, nuestra democracia del día después, un día que ya dura 38 años, no ha desarrollado esa capacidad. O sea: el odio es patrimonio de las clases explotadoras. Hace
años en Mar del Plata, que fuera la ciudad feliz, coordiné un seminario: “Odiar al Capitalismo”. El postulado esencial fue que “no podemos amar al socialismo, sin antes odiar al capitalismo”.

Una línea de fuga del odio y el amor es el rencor. Si la derecha odia al kirchnerismo, es por un fundado interés de clase. El odio de la derecha tiene la racionalidad de los
explotadores. Eso no solamente no es un problema, sino que debería ser un orgullo. El problema es el rencor de la izquierda. Porque el rencor es siempre, la frustración del amor no correspondido. Las promesas incumplidas. Las flores de un solo día o de un solo mandato. El rencor sigue uniendo, obviamente de la peor manera. Une en el sufrimiento, en el reproche, en el dolor. Pero une. Y ese es el problema mayor.

La democracia del día después no necesita una izquierda rencorosa que siempre tenga algo para recordar y mucho más para reprochar. Necesita una izquierda que aprenda a odiar a los enemigos de clase. Y recordar para siempre los versos de Jose Martí: “El amor, madre, a la patria, no es el amor ridículo a la tierra, ni a la yerba que pisan nuestras plantas; Es el odio invencible a quien la oprime, es el rencor eterno a quien la ataca”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Entrevista con Ana Moro: “Creían que nunca llegarían a estar presos con cadena perpetua”

Tomás Labrador (EL ESLABÓN - REDACCIÓN ROSARIO)

Querellante del juicio Feced II y referente de la lucha por los derechos humanos en Rosario, Ana es una de las historias vivas de la lucha por el juicio y castigo a los represores de la dictadura.

No podría contarse la historia de la lucha por el juicio y castigo a los represores de la dictadura en Rosario sin escribir los capítulos que refieren a la vida de Ana Moro. Hermana gemela de Miriam, desaparecida junto a su compañero Roberto de Vicenzo –de quienes recién hace dos años se recuperaron los cuerpos–, y detenida ella misma junto a Juan Cheroni (su marido), vuelve por estos días a repasar su vasta memoria. Recuerdos que enhebran la lucha estudiantil en los setenta, con el encierro en el ex Servicio de Informaciones (SI), la búsqueda de sus seres queridos y de todos los desaparecidos; los primeros días de la pelea en el local de Familiares; la esperanza y la decepción ochentista; la casi resignación de los noventa y el renacer del reclamo de la última década. La vuelta interminable en la ronda de las Madres, donde es una de las infaltables. A una semana del inicio del sexto proceso oral y público por crímenes de lesa humanidad en Rosario, Ana se sienta a la mesa de un bar dispuesta a dialogar largo y tendido con Diario de los Juicios.

―¿Cómo comienza ese recorrido que te lleva luego a sumarte a los organismos de derechos humanos?
—En 1970 empecé a estudiar letras y mi hermana Miriam psicología. Nosotras tuvimos siempre una relación muy fuerte por ser gemelas y después de hacer juntas la primaria y la secundaria tuvimos una separación –se podría decir– política, pero no afectiva, porque ella comenzó a militar en la Juventud Peronista junto con su compañero Roberto De Vicenzo; y yo militaba en la agrupación trotskista Unión de Juventudes por el Socialismo. Y aunque no voté a Cámpora, cosa de la cual me arrepiento, tengo una anécdota muy curiosa: mi hermana se había ido con su amiga Zunilda Gavilán a Santa Elena, a organizar la JP para las elecciones en las que se presentaba el Tío, y me pidió a mí que por favor votara a Cámpora y a Solano Lima. Entonces, a la mañana fuí con una ropa a votar en blanco y a la tarde fuí con otra –y con su documento– y voté la fórmula que ella me había pedido. Y como éramos tan parecidas nadie se dió cuenta.

—¿Cómo fué tu militancia?
—Yo tuve una militancia prácticamente estudiantil. A pesar de que decíamos que éramos un partido obrero no tuve mucho contacto con los obreros y creo que comencé a conocer a los pobres cuando terminé el profesorado de maestra primaria y fui a trabajar en el barrio Las Flores, en la escuela 756. Ahí conocí realmente lo que era la pobreza.

—¿En qué año comenzaste a trabajar en la escuela?
—Eso fue más o menos en el año 84, ya en democracia. En 1980 decidí estudiar el profesorado pero cuando pedí el certificado de buena conducta no me lo quisieron dar porque había estado detenida y tenía antecedentes. Entonces me dijeron que me tenía que presentar en el Servicio de Informaciones y como yo ya estaba jugada y quería hacer algo, ya que había pasado tantos años en el ostracismo intelectual, me presenté en el SIante la oposición de toda mi familia y de Juan, mi marido, y aunque me lo dieron y pude volver a estudiar, me hicieron pasar un muy mal momento.

—¿En qué año te detuvieron?
—En mayo del 77. Nos allanaron un sábado al mediodía. Nos rodearon la casa, eran muchísimos, a mi marido le hicieron un simulacro de fusilamiento y lo golpearon mucho. Estaban buscando a su hermano, que era delegado en una fábrica en San Lorenzo, pero como ya había desaparecido mi hermana y sabíamos lo que le podía pasar, no dijimos donde vivía. Peroo igual a mi cuñado lo encontraron.

—¿Y dónde te llevan cuando te detienen?
—Estuvimos detenidos en el SI durante 11 días. Ahí me entero que mi hermana, que había sido secuestrada el 27 de septiembre de 1976 por la mañana, había sido asesinada. Los sobrevivientes que estaban ahí me lo dijeron. Y también que Roberto había estado ahí, que fue maltratado y torturado, como todos, y que después lo sacaron para matarlo.

El encuentro con Familiares
—¿En qué momento comienza tu militancia enfocada en los DDHH?
—Cuando yo salgo de ahí, embarazada de cinco meses y sabiendo que mi hermana había muerto, al igual que mi cuñado, salí muy mal pero igual no me quería dar por vencida. Mi cuñado, Hugo Cheroni, hermano de mi marido, estuvo unos meses más en el SI y después lo trasladaron a la cárcel de Coronda donde pasó varios años. Imaginate como fue el año 77: mi hermana y su compañero desaparecidos, mi otro cuñado preso y su esposa, que había sido detenida con nosotros, había sido violada. Una cosa espantosa que nos enteramos ahora porque ella lo calló durante mucho tiempo. Entonces Juan fue a visitar a su hermano y los presos le informaron que hacían una misa para fin de año en Coronda y la celebraba Monseñor Zaspe.

—¿Y fuiste a la misa?
—Sí, fuimos. Me acuerdo que fue en los primeros días de diciembre porque el 10 secuestran a las monjas francesas que salieron en el diario con un cartel que decía Montoneros y vino mi suegra, a pesar que tenía el hijo preso, a decirnos que no fuéramos porque tenía miedo de perder a otro hijo. Pero nosotros fuimos igual. Ahora no sé si lo haría, pero en ese momento estábamos desesperados y nos fuimos con el bebé en un Citroen que teníamos. Se hizo en una plaza, ahí me encontré con gente conocida, estaba la mujer del Negro Jaime, que había sido detenido con nosotros en el mismo operativo y pasó también por el SI, y ella me dijo que contactara a Maria Rosa White.

—¿Y la contactaste?
—Si. Y conocí a su marido, que murió al poco tiempo, a Lucrecia Martinez, a Fidel Toniolli y a Norma Vermeulen. Recuerdo que se hicieron varias misas durante la dictadura, incluso había una que se hacía en un barrio muy alejado, en una capilla muy pobre y también el cura decía: «tenemos compañeros desaparecidos» y pedía por la libertad de los presos. Después de un tiempo me presenté con mi mamá en el local de familiares, en la cortada Ricardone, y empezamos a participar. De gente joven creo que éramos Ana Ponce, que había perdido a su marido y tenía tres chicos, y Lilian Echegoy, que tenía a su hermano preso.

—¿Ese es el momento en que te vinculás con Familiares?
—Sí, nos había prestado el local la Liga, pero nosotros éramos de Familiares. Había muy pocos jóvenes porque imperaba el terror. Recuerdo que una vez hicimos una marcha y éramos tan poquitos, sólo los viejos y nosotras. queríamos llegar hasta la catedral, a poner unas flores, y anduvimos por todo calle Córdoba.

—¿En qué año?
—Habrá sido en el 79. Me acuerdo que llevábamos puestos unos brazaletes de tela para identificarnos que decían Familiares y que mi mamá cuando vió que venía la policía y que eran más que nosotros se largó a llorar y me dijo «Ana por favor sacatelo» y yo me lo saqué pero seguí caminando. En esa etapa de Familiares las Madres también estaban nucleadas ahí y recuerdo que hacíamos comidas en la cortada Ricardone para recaudar fondos. Venía muy poca gente, y una vez Fidel Toniolli dijo «Hay que tener muchos huevos para venir acá». Y después íbamos a visitar gente como Borgonovo, Oscar Blando y otros que aunque no coincidieran en todo con nosotros estaban en contra de la dictadura y nos ayudaban. Después nos fuimos a otro local, que también nos prestaban porque no teníamos dinero, y recuerdo que en el 80 cuando Fidel viajó en representación nuestra a la ONU pagaron el pasaje los compañeros de Familiares en Capital, porque nosotros no manejábamos dinero y hacíamos todo a pulmón, poniendo guita nuestra.

Los testimonios

—¿Desde un primer momento en Familiares se dedicaron a reunir información sobre la represión de la dictadura y los desaparecidos?
—Sí, pero todos decían muy poco porque todavía tenían la expectativa de que iban a volver sus familiares y como no querían comprometerlos no iban a decir que estaban tirando volantes de Montoneros. Se dice que se negó la militancia, pero no. Incluso en los informes de inteligencia de aquella época, que se pueden consultar, la policía sabía todo lo que hacíamos en Familiares, a qué lugares habíamos ido y con quién hablábamos. Nosotros sabíamos que nos vigilaban, aunque nunca nos imaginamos que lo sabían todo.

—Pero siempre vieron la importancia de documentarlo todo…
—Sí, y se profundizó mucho cuando empezaron a salir los compañeros que estaban presos como por ejemplo María Eugenia Saint Girons, que sabía que estaba presa pero no sabía que había salido, el Chinche Medina, Chichín Ruani, que habían estado presos un montón de tiempo y habían visto desaparecidos.

—¿Ustedes ya pensaban en que se pudieran juzgar los crímenes de la dictadura?
—Hacia fines de la dictadura se forma un equipo jurídico, integrado por Familiares y por APDH, que nombró a Delia Rodríguez Araya y un equipo de colaboradores en el que estaban Alicia Lesgart, la Negra Diez, Darwinia Gallicchio, Cristina Vernengo y yo, que no tomé muchos testimonios porque me hacía muy mal.
En el 83 presentamos un Hábeas corpus colectivo y por primera vez nos llamaron a declarar y fuimos. Todo con una máquina de escribir vieja que no funcionaban bien las teclas y con Delia que era incansable. Y también llamaron a los represores que tenían una actitud de impunidad total, al punto que El Ciego Lo Fiego le dijo al sumariante «Usted tiene barba, ha de ser marxista». Se reían de nosotros y creían que nunca llegarían a estar presos con cadena perpetua como ahora.

—¿Y el Juicio a las Juntas?
—Con Delia y Alicia fuimos a Buenos Aires cuando les tocó declarar a los compañeros de Rosario y fue impresionante. Cuando declararon Carlos Pérez Rizzo y Gustavo Piccolo, nosotros estábamos en la parte de arriba y como sabíamos todos los testimonios de memoria, cuando se olvidaban de algo lo decíamos en voz baja. Fue increíble verlos entrar después de todo lo que había pasado.

—Y después lamentablemente no se pudo seguir juzgando a todos los responsables.
—Fue una frustración muy grande porque vinieron las leyes de impunidad y quedaron condenados muy pocos. Pero nosotros seguimos militando y aunque después llegaron los indultos de Menem, nos convocamos en la Plaza de las Madres espontáneamente para manifestar nuestro rechazo y tengo en mi casa las fotos de las marchas contra los indultos con mi hija Clara y mi sobrino Darío. Y después los organismos buscamos los resquicios que nos permitieran seguir adelante como la apropiación de niños secuestrados y los Juicios por la Verdad.
24 de marzo de 1996

—Antes de los Juicios por la Verdad se da un momento muy importante para los organismos de DDHH con la marcha por los 20 años del Golpe.¿Cómo recordás esa fecha?
—Eso fue impresionante. Antes habían hecho una charla Familiares y APDH, donde hablaron Rubén Naranjo, Fidel Toniolli y algunos más. Yo fui con mi sobrino Gustavo, éramos 15 ó 20 personas, y recuerdo que Rubén con la sensibilidad que tenía dijo: «Somos pocos pero seguimos, con una persona ya basta». Y recuerdo que me encontré con la Peti Luna y dijimos «esto no puede pasar» y empecé a trabajar otra vez en Familiares junto con la APDH. Yo estaba militando en Amsafé y ellos nos prestaron el lugar. Ahí hicimos todos los afiches y me pasé un mes encerrada. Y otro hito fundamental fue el nacimiento de HIJOS. Yo creo que ahí me di cuenta de que no nos habían derrotado y que la lucha seguía. Seguían los hijos de los compañeros y también otros que no habían militado. Porque la dictadura golpeó a todos, no solamente a los militantes.

Fin de la impunidad

—¿Cómo viviste la derogación de las leyes de impunidad y que se reabriera la posibilidad de juzgar los crímenes de la dictadura?
—Eso fue un avance impresionante que nos dió una gran confianza. Por eso muchos militantes de DDHH estamos apoyando a este proyecto nacional y popular. Y pese a que jamás fui peronista y ni siquiera lo voté a Néstor, aunque después sí voté a Cristina, estoy convencida de que este es el mejor gobierno que hemos tenido y que en los 61 años que tengo de vida nunca hemos estado de esta forma. Y por último quisiera recordar a todos los compañeros de Familiares –donde estábamos todos juntos, madres, hermanos, padres, hijos– y decirles que aquí estamos, que seguimos en la lucha.

“Los jóvenes se enamoran de la política”

—¿Qué le dirías a los jóvenes militantes de hoy?
—Primero que el trabajo individual no sirve. Cuando nosotros empezamos a denunciar las desapariciones de mi hermana y mi cuñado lo hacíamos solos pero cuando nos vinculamos con Familiares ya fue proyectar y avanzar mucho más. También que aún en las peores condiciones uno puede resistir. Nosotros teníamos un milico en la esquina de la cortada Ricardone viendo todo lo que hacíamos, registrando todo, y resistimos igual. Yo empecé a militar con 18 años y no he parado y aunque dediqué muchas horas de mi vida no me arrepiento porque creo que es una elección de vida. Igual, que ahora los jóvenes se enamoren de nuevo de la política y estén militando para que podamos tener un mundo mejor, con más igualdad y educación, me parece maravilloso. Y la verdad que hemos avanzado mucho y que nunca pensé que a esta edad íbamos a tener una década así.

“Hemos luchado por las libertades democráticas”

—¿Cómo convivían las distintas ideologías dentro de los organismos?
—Bueno eso pasó con nosotros en Familiares. Éramos un grupo donde había mamás que no estaban politizadas, había padres que eran militantes de partidos, pero salimos a trabajar todos juntos aunque tuvimos diferencias y peleas. Fue una lucha en conjunto con gente de muy diferentes extracciones, diferencias ideológicas y culturales pero que teníamos el fin común de buscar a nuestros familiares, que los genocidas fueran juzgados y que las abuelas pudieran encontrar a sus nietos. Hoy nos vemos y sentimos que tuvimos un camino en común, un camino en conjunto que sirvió para esto. Lástima que muchos murieron. Pero lo más destacable es que hemos sido un movimiento democrático y hemos luchado por las libertades democráticas. Y un ejemplo de esto son las Madres, los represores pensaron que sacándoles a sus hijos ellas se iban a quedar en sus casas y sin embargo se juntaron, se politizaron y siguen aún, pese a que algunas tienen más de 90 años, y creo que esto va a quedar en la historia. Además, muchas de las Madres, por su generación, eran mujeres que estaban en su casa cuidando a los hijos, y sin embargo algunas están muy politizadas y apoyando este proyecto porque ven bien quién es el enemigo en este momento y donde la derecha está haciendo cosas para hacer tambalear el gobierno. Pero estoy segura que no lo van a conseguir y que tenemos que salir a defender el modelo.

Este artículo fue publicado en el suplemento Diario de los Juicios de la edición 135 de El Eslabón.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.