jueves, 3 de abril de 2014

Deuda, ajuste y Banco Central

Héctor Giuliano (especial para ARGENPRESS.info)

La nueva Crisis de Deuda del Verano 2014 está forzando a la administración Kirchner a blanquear el plan de ajuste fiscal que hasta ahora venía llevando a cabo en forma parcial y encubierta.

Esta realidad, provocada por la Deuda - como lo hemos desarrollado a través de nuestros trabajos - ha terminado desnudando la falsía del Des-Endeudamiento Público, el mito del Modelo y el relato de la Década Ganada.

Dentro de este replanteo de la política oficial juega un rol esencial el Banco Central (BCRA), que ha pasado a ser el protagonista principal de las medidas monetarias, cambiarias y financieras que arrastran los cambios fiscales, comerciales y económicos que se están produciendo.

Crisis financiera por la deuda

La crisis de Deuda por insolvencia fiscal - esto es, por falta de capacidad de repago - ha tenido otra vez como detonante la iliquidez derivada del vaciamiento de las reservas internacionales del BCRA (antecedente: 2001), que se usaron para pagar Deuda Externa en gran escala a la vez que se permitía la salida masiva de divisas por casi 90.000 millones de dólares (MD) (1) durante la década 2002-2012.

Agotada la posibilidad de seguir financiándose con emisión monetaria por sus efectos inflacionarios, llegado al tope del endeudamiento intra-Estado para sostener el pago de deuda interna y externa con transferencias de los organismos públicos (con la ANSES, el BCRA y el BNA a la cabeza) y habiendo perdido los superávits gemelos (fiscal y externo), la administración Kirchner entró en fuerte crisis financiera y política.

Hacia Diciembre pasado había llegado el momento previsible de la teoría de la “pera madura” que - merced a las desprolijidades en cadena, a la ineptitud gubernativa y a la corrupción institucional del gobierno - las estructuras de poder financiero aguardaban, desde sus altos niveles de decisión, para volver a dictar el cambio de las reglas de juego en materia de Finanzas Públicas y Política Económica.

Frente a un sobre-endeudamiento del Estado Central que pasa hoy los 300.000 MD - sumando capital, intereses, capitalizaciones, indexaciones y cupones PBI - y ante un perfil de vencimientos inmanejable a menos de negociar refinanciaciones permanentes y toma de nuevas deudas, la administración K iba a caer, inexorablemente, en manos de sus acreedores (de donde, estrictamente hablando, nunca había salido).

Como agravante crítico, el gobierno ya no podía eludir o resistir más el blanqueo de gran parte de la deuda no registrada por juicios contra el Estado con sentencia en firme, demandas perdidas ante el CIADI y otros tribunales internacionales de arbitraje, denuncias de los holdouts ante tribunales extranjeros, reclamos de Repsol por la expropiación de las acciones de YPF, exigencias para el arreglo de la deuda externa con los países del Club de París y planificación de nuevos créditos a ser tomados por el país con organismos financieros internacionales (OFI: básicamente BIRF, BID y CAF), amén de las presiones de la banca internacional para la vuelta de la Argentina a tomar deuda en los mercados globales.

Todo este conjunto de factores - que el gobierno Kirchner no pudo, no supo y/o no quiso verdaderamente confrontar - terminaron descargándose lógicamente sobre una administración que siempre se mantuvo dentro del Sistema de la Deuda Perpetua:

a) no cuestionando la legitimidad ni investigando las irregularidades mayúsculas de la Deuda Pública Argentina, que le hubieran dado las cartas más fuertes de discusión y renegociación.

b) manteniendo y acrecentando la servidumbre de pagos de los servicios de la Deuda para contentar a los acreedores, a la vez que tomando más deuda nueva.

c) traspasando como Deuda intra-Estado la mayor parte de la carga de la Deuda con Terceros, privilegiando así el pago de compromisos en moneda extranjera a costa de vaciar las reservas internacionales del Banco Central (BCRA).

Esta Política de Deuda se mantuvo oculta a la opinión pública con el falso discurso del “des-endeudamiento” mientras el monto de la deuda crecía, con la falsía de una “exitosa” reestructuración que soslayaba el fracaso del Megacanje Kirchner-Lavagna de 2005-2010 y con el inevitable desemboque en una nueva ola de re-endeudamiento del Estado en función de la Hoja de Ruta Boudou.

Cuando estas instancias de ocultamiento fueron sobrepasadas llegó el momento de las emergencias financiero-fiscales; y el cambio de la política oficial comenzó con el protagonismo - real o efectivo, pero poco visible - del BCRA.

Inflación y deuda cuasi-fiscal

El rol del BCRA como institución a cargo de la política monetaria, cambiaria y bancaria es y ha sido siempre la clave operativa de todo lo que ocurre en materia de endeudamiento público de la Argentina.

Durante el proceso contemporáneo de la Deuda - 1976 hasta hoy - las principales políticas seguidas desde el BCRA en materia de retraso cambiario, altas tasas de interés locales y privilegio de la rentabilidad financiera fueron sostenidas con endeudamiento público, interno y externo.

Con el agravante que el uso y abuso de la fuente de financiamiento del Estado por Deuda se convierte en el principal factor de presión para el aumento de las otras dos fuentes de recursos del Fisco: la Presión Tributaria y la Emisión Monetaria.

La Inflación por emisión excesiva del BCRA - ritmo de impresión de dinero superior al ritmo de crecimiento de la Economía - ha sido un derivado de la política de endeudamiento público, independientemente de la inflación de Mercado (aumento de precios por insuficiencia de la Oferta).

El BCRA ha venido provocando inflación por razones fiscales ligadas al problema de la Deuda a través de varias vías, complementarias y recurrentes:

a) El BCRA emite dinero sin respaldo para comprar dólares que se incorporan a las Reservas Internacionales (RI), divisas éstas que luego se prestan - en gran parte - al Gobierno Nacional para pagar Deuda Externa a través del Fondo de Desendeudamiento Argentino (FDA).

b) El contravalor que la Tesorería le entrega al BCRA por estos préstamos de divisas son Letras intransferibles a 10 años de plazo, virtualmente sin interés, y que no tienen capacidad demostrada de pago, con lo cual el Banco baja su nivel de Reservas y aumenta los Títulos Públicos en cartera con papeles impagables, es decir, bajando la calidad de sus activos y su propia solvencia.

c) El dinero emitido para comprar los dólares de las reservas - reservas que luego se prestan al gobierno - presiona sobre los precios generales del mercado.

d) Entonces, el propio BCRA emite deuda propia (deuda cuasi-fiscal) para retirar la mayor parte del dinero emitido (rescate, absorción o esterilización de moneda) colocando Letras y Notas (Lebac/Nobac) de corto plazo por las que paga un 30 % de Interés anual.

e) Las tasas de interés son un factor adicional de inflación.

f) Ergo, las Reservas - en definitiva - se compran con Deuda (deuda cuasi-fiscal del BCRA).

Ésta es, sintéticamente, la explicación de por qué el mecanismo de la Deuda Pública impagable genera Inflación y cómo la entidad monetaria - el BCRA - es el eje de tal operatoria interna.

Cuando se llega a las etapas de Crisis dentro de los Ciclos de Endeudamiento del Estado - el peligro de default técnico, por incumplimiento en el pago de los servicios de la Deuda - el establishment neoliberal, vocero de los intereses del Capitalismo Financiero, vuelve entonces a plantear su clásica receta: no emitan Dinero sino que tomen más Deuda.

De esta manera, se da la paradoja que la crisis de Deuda - de la que la Inflación no es causa sino consecuencia - se soslaya y, en cambio, se pone el problema inflacionario en primer plano y se propugna que éste sea frenado con más endeudamiento (como ya ocurrió en el 2001-2002).

Es el resultado obvio e inexorable de todas las políticas de gobierno sostenidas con Deuda.

Reservas y nuevo endeudamiento

Las medidas adoptadas por el BCRA hacia fines de Enero pasado son claramente demostrativas de los importantes cambios que se están dando en forma acelerada como derivado de la Crisis de Deuda de este Verano 2014 y en función de la misma:

a) Macro-devaluación de un 20 % en Enero, destinada a blanquear parte de un tipo de cambio retrasado, tratar de llegar a una tablita cambiaria estable peso-dólar y bajar los niveles de salarios reales en dólares.

b) Intento de atenuar el traslado a precios de la devaluación a los precios internos aprovechando la confusión reinante por los tipos de cambio múltiples del mercado (oficial, paralelo, Bolsa-MEP, contado con liquidación, tarjeta y ahorro).

c) Sobre la base de una transitoria calma cambiaria post-devaluación, tratar que los sindicatos acepten actualizaciones salariales por inflación futura esperada y no por inflación pasada, “tragándose” además los trabajadores el costo financiero de los aumentos de precios producidos por el desfase entre los tiempos de incidencia de la inflación y el momento de vigencia de los aumentos de remuneraciones, así como los efectos de los desdoblamientos de pagos.

d) Aumento sustancial de las Tasas de Interés para contener el dólar paralelo, favorecer la rentabilidad financiera a costa de los efectos económicos recesivos de la Usura sobre la actividad económica y facilitar la entrada de capitales especulativos de corto plazo aumentando así el stock de las reservas.

e) Aumento de las tasas de interés de mercado a través del piso más alto fijado por las nuevas colocaciones de Lebac/Nobac, que hoy son del orden del 30 % anual.

f) Acuerdo con los grandes bancos que operan en la plaza local para la venta de parte de sus tenencias en dólares después de la devaluación de Enero, esto es, a una relación peso-dólar más elevada y contra compromiso de absorción de esos pesos - vía Lebac/Nobac - por el BCRA a las tasas citadas del 30 %. (2)

g) Sugerencias a los bancos para que atenúen el aumento de las Tasas Pasivas por Depósitos (Plazos Fijos y otras colocaciones) para lograr un mejor spread contra las Tasas Activas con que los remunera el BCRA.

h) Baja del Crédito disponible para la actividad privada productiva debido a la gran absorción de dinero por parte del Estado vía colocación de Deuda: deuda cuasi-fiscal por Lebac/Nobac del BCRA y ahora también deuda fiscal directa vía colocación de Bonos de la Tesorería (caso Bonar 2017). (3)

La posición de Reservas del BCRA sigue siendo sumamente vulnerable: i) las Reservas Brutas cubren menos del 60 % de la Base Monetaria (27.500 de RI/45.300 MD, que es el equivalente de los pesos de la BM), ii) las Reservas Netas - restando los Depósitos en moneda extranjera y los préstamos de otros Bancos Centrales, que suman 9.600 MD - deja un saldo de 18.000 MD, iii) si se descontaran también las Lebac/Nobac este último saldo sería negativo, y iv) la relación Lebac/Nobac contra BM es 2.4 (19.200/45.300), lo que significa que por cada 2.4 $ en circulación hay además 1.0 $ retenido por letras del BCRA (que pagan intereses del 30 %).

El sobre-endeudamiento del BCRA para sostener el sistema de la Deuda del Estado deviene así uno de los capítulos centrales de la Crisis de Deuda que mantiene la Argentina.

Conclusiones

La nueva etapa del gobierno Kirchner, abierta con los cambios derivados de la Crisis de Deuda del Verano 2014, ya ha empezado a tomar forma visible:

1. Nueva ola de Endeudamiento Público: a) por el lado fiscal o directo, a través del pago con bonos de juicios de los Holdouts y laudos del CIADI, pago también con bonos a Repsol, próximo arreglo de refinanciación de la deuda con el Club de París, nuevos préstamos de los OFI y vuelta al Mercado Internacional de Capitales; y b) por el lado cuasi-fiscal, a través del endeudamiento mayor y más caro por medio de letras/notas del BCRA.

2. Plan de Ajuste Fiscal para pagar los servicios de la deuda actual y de la nueva deuda (del punto 1), que implica re-endeudamiento por capital, pago de intereses, capitalización de parte de los intereses, indexaciones de la deuda en pesos ajustada por inflación, actualizaciones por tipo de cambio y pago de cupones PBI.

3. Medidas internas para sostener el ajuste, principalmente: a) freno de los aumentos salariales por debajo de la inflación real, b) absorción del desfase financiero inflacionario por parte de los trabajadores y jubilados, c) aumento de Precios/Tarifas de Servicios Públicos por la baja de Subsidios y d) aumento de las Tasas de Interés, con sus efectos recesivos sobre la Economía.

Son parte de un paquete de medidas y acciones en curso que se transmiten desde el ámbito de las Finanzas al de la Economía Física o Real.

Por eso, estos cambios de la administración Kirchner van mucho más allá del desenmascaramiento del “relato” de la Década Ganada y tocan a un problema más profundo todavía, que es el de la naturaleza de la crisis que hoy vive el gobierno K, que ha entrado de lleno en la etapa peligrosa de un gobierno debilitado y corrompido que acepta cualquier cosa a cambio de su supervivencia financiera y política.

A esto nos referíamos - en trabajos anteriores - cuando decíamos que los cambios por venir (y que ya están instrumentándose) se darían no tanto por voluntad propia del gobierno sino por el simple “acomodamiento de los hechos”, al que las administraciones de turno son arrastradas por su propia culpa.

Hoy el planteo del establishment y sus voceros está claro:

- El BCRA ha retomado su rol protagónico con el inicio de los cambios de la Política Financiera: 1. Macro-devaluación del peso, 2. Aumento de las tasas de interés, y 3. Aumento de su deuda cuasi-fiscal.

- El titular del BCRA, Fábrega, ha tomado esta serie de medidas ortodoxas y lo que ha hecho “está bien”.

- Ahora falta que el Ministerio de Economía (MECON) - léase el Gobierno - haga lo suyo: 1. Freno de la Inflación derivada del sistema de la Deuda Pública, 2. Freno de los reclamos salariales, y 3. Baja del Gasto Público general, empezando por los Subsidios, lo que implica transferir una mayor carga por precios/tarifas públicas a los usuarios.

Los lineamientos de la nueva política del BCRA - o de quien se los dicte - ya están definidos; y ahora le toca mover al Ejecutivo, de grado o por fuerza.

Se ha hablado mucho acerca de la no autonomía del BCRA pero - tal como se van agravando las cosas - parece que en algún momento va a ser necesaria una Ley que, por el contrario, dicte la autonomía del MECON con respecto al BCRA.

Notas:
1) Las abreviaturas MD/M$ significan Millones de Dólares/Pesos respectivamente y los importes se expresan siempre con redondeo.
2) Las Lebac en pesos rinden actualmente un 30 % anual y las Nobac – también en pesos – dan 1 ó 2 puntos sobre Tasa Badlar Bancos Privados (que hoy está en el orden el 26-27 %. Las Lebac en dólares pagan por tasa de corte un 4 % anual.
En todos los casos, los porcentajes están tomados sobre promedios a un año de plazo y según las últimas colocaciones semanales.
Según el último Informe del BCRA al Congreso – que corresponde al año 2012 – ese año se pagaron 11.400 M$ por Intereses Perdidos, abonados durante el ejercicio por Letras/Notas.
En ese entonces las tasas de interés pagadas eran del orden del 14-15 % anual, la mitad de los niveles actuales.
3) El stock de Lebac/Nobac del BCRA era al 15.3.2014 de 151.800 M$ (equivalentes a 19.200 MD, al tipo de cambio de 7.895 $/US$).
El monto a emitir de Bonar 17 es de 10.000 M$, de los que el 28.3 pasado ya se colocaron 5.500 M$. Son títulos en pesos a 3 años de plazo, con amortización íntegra al vencimiento (Bonos Bullet) y tasa de interés variable Badlar más 200 Puntos Básicos (PB): entre 29 y 30 %.
Es notable que el rendimiento de las Reservas Internacionales en el año 2012 – última información disponible del BCRA – fue de sólo 0.7 % en dólares (que en su gran mayoría no era por Intereses Ganados sino producto de Resultados por tenencia, a raíz de la desvalorización del dólar), mientras que el BCRA compra esas reservas con deuda cuasi-fiscal (Lebac/Nobac) por la que entonces pagaba el 15 % y hoy paga el 30 % anual en pesos.
De hecho, la Argentina coloca hoy deuda en dólares a tasas muchísimo más altas que el rendimiento de sus reservas, dado que los nuevos bonos están en el orden del 8-10 % anual (caso de títulos nacionales y provinciales, bonos para pagar a Repsol y nueva deuda de YPF).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Fuentealba y su vida junto a los trabajadores

Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

Con Ariel Borenstein conversamos sobre EN OBRA, un documental (realizado junto a Damián Finvarb) sobre la vida ética política de Carlos Fuentealba. A un año de su estreno: todavía cuesta creer que Sandra Rodríguez haya pedido la "censura" de esta labor artística que recuerda y rinde homenaje al docente asesinado en 2007.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Conflicto docente. Es difícil pensar… no imposible: Hacia un foro pedagógico

Brenner, Miguel Andrés (especial para ARGENPRESS.info)

Múltiples asambleas de autoconvocados docentes, marchas en tantísimas ciudades de la Provincia de Buenos Aires, entre otras actividades, dentro del marco del último paro, calladas por los hegemónicos medios masivos de difusión, silenciadas (salvo las grandes y multitudinarias concentraciones en la Ciudad de la Plata y en la Ciudad de Buenos Aires). A partir de ese contexto, vaya esto tan difícil de pensar… No imposible.

Un compañero de militancia en épocas de juventud me invita a un encuentro reflexivo organizado por una agrupación sindical en el distrito bonaerense de Almirante Brown. Una escuela de la ciudad de Adrogué, alrededor de 50 participantes militantes y también enseñantes a la vez, más de dos horas reloj, prácticamente casi todos en algún momento toman la palabra, no hay discursos de quienes más saben ni arengas para insuflar ánimos, simplemente, espacio comunitario de reflexión, particular “parate” a fin de preguntarse “¿y ahora qué?” Es jueves 27 de marzo de 2014.

Finalizado el encuentro, al día siguiente, me puse a pensar. Visiblemente el conflicto tiene como bandera de lucha el salario, sin embargo, en la reunión poco tiempo se dedicó a tal cuestión, más que nada la preocupación giró alrededor del “maltrato” constante que el docente padece cotidianamente en situación de escuela. Alumnos tensionados, padres tensionados, normativas y diseños curriculares que caen “prescriptivamente” sobre la cabeza de los docentes, tareas que exceden a la enseñanza, infraestructura deficitaria, etc., etc. Nadie orienta su tarea de enseñar, padece normas que le llueven como tormenta eléctrica. Se le “ordena” escolarmente hasta la saturación. El maestro se siente “saturado” de órdenes, está “cansado” de las órdenes ministeriales. ¡Y claro!, cuando dos jueces “ordenan” levantar el paro en la provincia de Buenos Aires, el mismo término “ordenar” resulta no potable, mas bien, insoportable e irritante. Es una argucia más del poder que pretende “desgastar” a quienes se encuentran en lucha por una justa reivindicación judicializando el problema, cuando éste se resuelve políticamente.

El presente conflicto docente aparece como un “estallido” que se manifiesta a través del salario. Pero… ¡ojo!, un “estallido” sin organización, sin cauce crítico/creativo comunitario, de pronto, se apaga, y el mismo malestar continúa luego en el aula, en la escuela.

Un agravante más, y esto que señalo es sumamente preocupante. Hay mentiras que circulan por los grandes medios de difusión (por ejemplo, que el aumento salarial propuesto por el gobierno de la provincia de Buenos Aires es del 30,9% en virtud que no ingresa en el mismo la mayor cantidad de los docentes, que se destina un 37% del presupuesto provincial a la educación en virtud que la misma página web del ministerio de economía no alcanza al 30% (1), que hay docentes que ganan por mes $. 44.200, etc., etc.). Miente miente que algo quedará, ya lo decía Joseph Goebbels, ministro de propaganda del régimen nazi en época de Adolf Hitler. Se logra, de hecho, desprestigiar más aún al docente. Se debilita el reconocimiento social y la autoestima, y los alumnos aprenden el escaso valor social del maestro, a quien cada vez más cuesta hacer oír en el aula sus consignas, precisamente, porque los alumnos aprendieron socialmente muy bien que su maestro “no vale”.

Entre tanto, la mayor parte de las agrupaciones sindicales que dicen defender al docente, a la escuela pública, y se encuentran en la conducción de los gremios, no toman como bandera de lucha las políticas pedagógicas. ¿Por qué digo políticas pedagógicas y no políticas educativas?, a fin de centrarnos en la enseñanza y en el aprendizaje, es que todo confluye ahí, sin negar otras facetas que hacen a la vida de la escuela.

Una preocupación más. La academia es ausente. Ausente en la crítica a las políticas neoliberales desde su instalación en educación, que hacen furor durante la década del 90, salvo loables excepciones, ausente en el mismo sentido en una crítica/creativa ya sobrepasando el inicio del nuevo milenio. No le dan una mano al maestro en el aula. La crítica, si acontece, luego de situaciones explosivas. La academia mira su propio ombligo. En tal sentido, la pregunta es, ¿también ahora el maestro se siente ignorado por la misma? El interrogante tiene implícita la respuesta, en tanto los discursos pedagógicos son funcionales al poder vigente, o lo que se denomina bloque hegemónico.

El padecer docente debiera ser materia de interpretación, no meramente para poder sobrevivir, además para poder enseñar, y solamente se enseña cuando el alumno aprende, verdad de Perogrullo. Si el alumno no aprende y el maestro dice enseñar, acontece el simulacro, tan frecuente en nuestro hoy. Y si acontece el simulacro, podríamos preguntarnos si las teorías pedagógicas que predominan no lo son también.

Ante la problemática señalada una propuesta es la desobediencia pedagógica contra la colonización pedagógica. Para dicha desobediencia hay que saber, con prudencia pero tenacidad, qué es lo que hay que desobedecer, con cuáles argumentaciones y propuestas alternativas. Aquí valga mencionar la acción de resistencia a partir de una justicia pedagógica, criterio ético de todo proceso liberador.

Veamos, si hay un sistema económico que produce exclusión a nivel mundial, es injusto, lo mismo desde el punto de vista político y… también pedagógico. Los alumnos tienen derecho a aprender, si no aprenden es que no enseñamos, hay ausencia de ética en los criterios pedagógicos desde los que trabajamos. Quizá no estemos habituados a relacionar pedagogía y ética (justicia en este caso). Si alguna culpa hay, solamente la tendrías vos que no llevás a la práctica los lineamientos educativos seleccionados en el marco de las políticas educativas vigentes y del ejercicio del poder académico que decide cuáles textos hay que difundir, cuyas matrices político culturales no se encuentran en la tierra de nuestros pueblos del Sur. Desde ese lugar puede hablarse de una soberanía pedagógica, autónoma de las producciones del Norte, no porque sean del Norte, meramente, sino por cuanto se presentan como únicas, y de ahí el pensamiento único que no permite el pensamiento crítico. Es que primero no se da la libertad y luego la justicia, a la inversa, la justicia es condición de posibilidad de la libertad. La justicia no es un regalo, es consecuencia de la lucha, la justicia es condición de posibilidad de libertad, consecuentemente, de pensamiento crítico liberador, en nuestro caso, en perspectiva pedagógica.

Ahora sí, podemos hacer mención al Foro Pedagógico.

Reiterando, ¿por qué Foro Pedagógico y no Educativo? Simplemente, para centrarnos en las actividades de enseñanza-aprendizaje en el aula. ¿Es que no pueden tratarse todas otras problemáticas relativas a la escuela?: sí, pueden tratarse, más aún, deben tratarse las que importen, las que acucien, el desafío es poder centrarnos en aquello que nos inquieta en el aula y que no se trata en las luchas docentes, la pedagogía en su práctica.

El foro nos permite poner en común nuestra propia palabra, inquietudes, etc. El o los temas deben estar definidos con claridad, que participen todos, que se llegue a alguna conclusión, que su duración sea limitada (una extensión de cuatro horas, por ej., es excesiva, agotadora).

El foro si bien es local debe establecer redes de interrelación con foros de otros lugares o distritos, así evitar la fragmentación funcional al neoliberalismo (divide y reinarás).

Algunos ítems prácticos:

• No callarse más, no tener ese miedo tan frecuente en una camada importante de directivos y docentes. El miedo es sumisión ante una especie de Poder Absoluto, nos inmoviliza. Movilizar nuestra mente, nuestro corazón, nunca solos, siempre con otros. A uno lo sacan del mapa, a muchos, y organizadamente, resulta más difícil.

• Cada vez que tengamos algún trance de difícil solución, comunitariamente, solicitar la presencia del inspector o inspectora. Ejemplo: si los alumnos no aprenden, solicitar orientaciones muy concretas; si los alumnos no responden a las consignas del docente, solicitar dicha presencia. Digamos, así como nos bombardean con normas, bombardearles con problemas que no podemos resolver, en términos criollos, “cargosear así como nos cargosean”. Digamos la técnica de jiu jitsu o judo, utilizar la fuerza del oponente para vencerlo, conseguir nuestros objetivos. La comparecencia del inspector (o de quien fuere) no sea ante un docente solamente, sino ante el cuerpo docente. Hay cosas que decimos en sala de maestros o de profesores, nos descargamos, descarguémonos, pues, ante las autoridades y que nos ofrezcan alternativas al respecto. Es que los discursos normativos sobrevenidos hasta aquí no sirvieron, presionar para que hayan otros discursos que orienten efectivamente las prácticas docentes. Los inspectores o supervisores son “formateados” normativamente así ser funcionales a las políticas educativas de turno - no todos responden deshumanizadamente - . Los directivos tienden a ocultar problemas a los inspectores para no tener mala imagen en la conducción de una escuela, los inspectores tienden a ocultar a sus superiores por el mismo motivo. Hay una red de ocultamientos y simulaciones, salvo casos excepcionales.

• Si hay jornadas obligatorias de actualización y las propuestas que “bajan” no son significativas, no responder con una formalidad “para quedar bien”, mas bien, hacer planteos argumentadamente y solicitar por escrito la presencia de alguna autoridad ante la comunidad, a fin de responder tanto de modo verbal como por escrito a dichos planteos (los pocos que existen se cajonean).

• Los maestros sienten interrumpida la continuidad de los aprendizajes con tantas efemérides. Hacer planteos que correspondan al respecto.

• Sería interesante un “paro” administrativo en cuestiones que no tengan que ver con el contralor. El sistema educativo se reduce a un conjunto de papeles y normas, de manera tal que la dirección de una escuela se encuentre abocada a dichos requerimientos, además de “apaga incendios” (un padre insultó a un docente, un caño de agua que pierde, etc., etc.). La dirección escolar escasamente atiende las cuestiones pedagógicas, que son esenciales. Ciertamente, un directivo o un secretario no puede hacer ese tipo de “paro”, habría que tomar la secretaría mientras continúan dándose clases, y no de una sola escuela sino las del distrito, región o provincia. Intentar que los alumnos continúen con su proceso de enseñanza-aprendizaje, formular la protesta, el reclamo de otra manera, en contra de una burocracia que interfiere de manera negativa en lo pedagógico.

• Etc., etc. Propuesta: cada uno de nosotros hacer un listado de los problemas más frecuentes, en principio pedagógicos y luego los demás, que se presentan cotidianamente en la escuela en la que cada uno trabaja.

• Quizá estos ítems no sean válidos, o sí. Es en el foro donde debieran decidirse, es en los foros intercomunicados de diferentes escuelas, distritos, regiones. Luchar contra la fragmentación neoliberal.

Convengamos que lo propuesto no es tarea sencilla, o bien porque hay miedo, o bien porque no hay confianza en la participación, o bien porque hay una especie de “cansancio moral” ante el abandono del Estado, o bien debido al abandono pedagógico de las conducciones de los gremios (salvo excepciones), o bien debido al abandono crítico/ liberador de la academia (salvo excepciones). Como botón de muestra, aquello que tantas veces acontece en los institutos de formación docente, cuando los alumnos hacen su práctica docente en el aula de una escuela a la que visitan, y luego comentan a su profesor/a que lo que aprenden en su formación a fin de ser maestros o profesores no condice con la realidad de la clase escolar.

¡Ojo!, las condiciones pedagógicas también hacen a las condiciones de trabajo. Hay que luchar para que sean dignas, justas, soberanas.

Nota:
1) http://www.parlamentario.com/db/000/000017_articulado_presupuesto_2014.pdf (consulta: 25/03/2014)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Repudiamos los linchamientos

Adolfo Pérez Esquivel (SERPAJ)

Desde el Servicio Paz y Justicia hacemos un llamado a la conciencia en nuestra sociedad.

El país vive situaciones de intolerancia, inseguridad, violencia social y estructural en el país. Se ha generado una psicosis colectiva de miedo que alienta sectores que buscan hacer “justicia por mano propia”, frente a la ausencia de las fuerzas de seguridad, llegando al linchamiento y asesinato de presuntos delincuentes (incluso menores de edad), que agravan aún más los hechos de violencia social.

Toda sociedad tiene leyes que deben ser respetadas para la convivencia ciudadana. Estas leyes las debemos garantizar todos, en especial las fuerzas de seguridad y los representantes públicos, caso contrario se fomenta el caos y la búsqueda de venganza en vez de la búsqueda de justicia. Si alguien comete un delito no significa que deja de tener derechos, debe ser llevado ante autoridades judiciales para que se le aplique la ley penal, si se comprueba lo que se presume. Los ciudadanos tenemos derecho a nuestra seguridad, si alguien la viola el camino es la justicia, no la venganza que engendra nuevos victimarios.

Los linchamientos no son individuales, sino colectivos y tienen mucho que ver con conductas y presiones sociales que llevan a lo que denomino la suspensión de la conciencia, donde, si los demás hacen lo mismo, la culpabilidad se diluye en lo colectivo y queda en el anonimato. Esa suspensión fue utilizada en otra época por las fuerzas armadas y de seguridad, para no asumir las atrocidades cometidas.

Los linchamientos retrotraen a épocas que considerábamos superadas de violencia, miedos y falta de credibilidad en las instituciones del Estado y genera la incertidumbre y descreimiento. No es cierto que los argentinos seamos una sociedad violenta. Es importante que de una vez por todas haya auditorías sobre los contenidos de los medios de comunicación para que no se les permita promover el pánico social y la venganza. Cuando un solo delito se repite durante 24hs. en todos los canales cientos de veces, ¿significa que creció el delito o que va a crecer el miedo?

Los medios están deseducando a nuestra sociedad. La educación debe ser la práctica de la libertad y valores, no sólo en los jóvenes, sino también en los adultos para generar comportamientos sociales de solidaridad y apoyo mutuo. La sociedad no es indiferente a los problemas que vive y hay que buscar caminos de convivencia sin recurrir a la violencia, que sólo genera más violencia y más miedo.

Toda persona tiene derecho a un juicio justo y rápido, tanto la víctima como el victimario, y nadie es dueño de la vida ajena.

Adolfo Pérez Esquivel es Premio Nobel de la Paz y Presidente del Servicio Paz y Justicia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Inseguridad y linchamientos: Cuando andar en moto te convierte en un potencial delincuente

LA DÉCIMA - PRENSA RED

Los medios de comunicación locales se ocuparon hoy de debatir sobre el intento de linchamiento contra un delincuente por parte de vecinos de barrio Irupé de la ciudad de Córdoba.

Este hecho se suma a otros ocurridos en otras partes del país y es demostrativo del estado de inseguridad reinante.

Buscando contrarrestar la imagen de una Córdoba insegura y a merced de los delincuentes, la Policía de Córdoba intensificó hoy los operativos de control vehicular sobre las motos.

Las imágenes muestran el control dispuesto sobre la avenida Armada Argentina, una de las vías de acceso principal a Villa El Libertador y otros barrios de la zona sur.

Este tipo de controles hace que todo el mundo que se conduce en una moto pase a ser sospechoso y un potencial delincuente para la Policía.

Por caso, dos mujeres que venían con bolsas de supermercado, fueron objeto del control, como tantos otros que regresaban de trabajar o de buscar a su niño en la escuela.

Los agentes le requerían la tarjeta verde, el documento nacional de identidad y el carnet de conductor, y cotejaban la numeración del motor para desechar que haya sido adulterada.

A poco de iniciado el control, en el lugar habían quedado virtualmente retenidas unas diez motos, de alta y baja cilindrada.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Carta de la madre de David Moreyra: Así era mi hijo

Lorena Mónica Torres (GARGANTA PODEROSA - REDACCIÓN ROSARIO)

Nació el 4 de enero de 1996, en el Hospital Centenario de Rosario. Su abuela, su hermana María y su tío estaban allí, mientras su papá trabajaba para poder sostener a su familia. Era hermoso, de pelito negro y de piel blanquita, un principito según todos. Creció en un hogar humilde, pero a su lado tenía a quienes lo amaban de verdad, como su adorada tía Anabel, que le enseñó a caminar. Era tímido, se ponía colorado y sentía mucha vergüenza cuando alguien le decía lo lindo que era. Muy compañero de todos los chicos a lo largo de su infancia y muy compañero de sus vecinos de Empalme, donde vivía actualmente, dejó amigos por toda la ciudad, que hoy en día van cayendo en mi casa para consolarme, a medida que se van enterando la triste noticia.

Tuvo 3 hermanos más: Micaela, Elías y Tomás. Los adoraba. Los vivía aconsejando, como hacía su papá, qué es vendedor ambulante y a veces no estaba en todo el día, por lo que David era para ellos un segundo papá. Después de dos años, debió abandonar la secundaria, para ayudar con esos hermanos. Y yo me enojé muchísimo con él, pero su decisión era que no les faltara nada. Entonces, empezó a trabajar como albañil y también en una fábrica de calzado con su tío Gastón, a quien quería tanto…

David era mi compañero, tomábamos mate juntos y, salía hasta tarde, me avisaba, o nos llamábamos continuamente. De hecho, ese día fatal estuvo conmigo. Me dio su billetera con lo que había cobrado, y me dijo: “Poné la pava que ya vengo, y si necesitás algo, sacá”.

No llegaba. Salí a esperarlo afuera, pero no estaba. Lo esperé. No me llamaba. No lo podía encontrar por ningún lado, y sus amigos tampoco lo habían visto, porque se habían ido a la cancha a ver a su querido Central. David no fue, para no gastar, porque me había ayudado a mí a comprar los útiles para sus hermanos. Y sí, lo terminé encontrando, como N.N.

Jamás imaginé verlo así… Mi marido lo reconoció por un tatuaje que se hizo en el tobillo, cuando cumplió 18 años, con las iniciales de sus hermanos. Y así, se me fue un Ángel de la peor manera, un chico al que le encantaba ayudar a todos, conocidos o no. No sabía decir no y, si veía a alguien sin zapatillas, era capaz de sacarse las suyas para dárselas… Por eso, opté por donar sus órganos: para que siguiera ayudando, a 7 personas de la lista de espera. Pues él lo hubiera querido así.

Se fue mi mano derecha, mi David querido, pero hay muchos David que pueden ser asesinados o maltratados. Y eso no puede ser así de ningún modo, así sean culpables o inocentes del delito que se los esté acusando. ¿O acaso esas personas enfurecidas que lo mataron a golpes y patadas de la peor manera, como si fuese un animal, no son culpables? Ojalá le pidan perdón a Dios y ojalá entiendan que nadie tiene derecho a hacer “justicia” por sus propias manos.

Ahora, ya nadie podrá ya devolverme a mi hijo, pero encima pareciera ser que quienes lo mataron no son asesinos… ¿No lo son? Por favor, que esto no ocurra nunca más y que la Justicia esté en manos de quienes deben garantizarla. De mi parte, sólo agradecerle a La Garganta Poderosa por este espacio para limpiar el nombre de mi hijo, y recordarlo.

Hijo, te fuiste sin poder disfrutar de tus sueños y proyectos, pero mamá los hará posibles junto a papá y a todos los que te amaron.

Te amo, y sé que estás con Dios.

Mamá.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Que la muerte de un pibe no nos sea indiferente

Leonor Cruz (ACTA)

Ver las fotos que se mostraron y esas imágenes desgarradoras de un hijo tirado al que mataron entre muchos en nombre del cansancio, la inseguridad, en nombre de cuidar lo mío. El testimonio del miedo irracional y el sálvese quien pueda retratados en el linchamiento de pibes pobres en nombre de una justicia sorda, ciega y muda.

Esa postal del salvajismo sólo me provoca dolor. Dolor es la sensación, es dolor verlo tirado ahí. Qué saben sus asesinos de él, de su historia, de su vida. Quién durante años y años se preocupó porque sus derechos, esos derechos que se suponen son para todos, le fueron negados. Quién se preguntó qué hace que un hijo, un niño, un adolescente desprecie tanto la vida. Cuantos años le despreciaron la de él.

Estos hijos/as que andan sobreviviendo en nuestros barrios, barrios con años y décadas de exclusión. Algunos le dicen vulnerables, chicos en riesgo les llaman otros, pobreza decimos muchos.

Pobreza que tiene olor, sabor, color. Pobreza que nos robó los sueños, el futuro, la vida, que nos devastó las familias, que nos consumió a nuestros hijos, que nos robó la educación, que nos robó la salud, que nos arrebató la ilusión de creer que es posible zafar ante tanta mierda. Que nos robó el trabajo, que nos quitó ese mundo simbólico del cual también nos nutrimos para crecer, aprender a ver, aprender a sentir, aprender…

Seguramente mañana saldrán a decir que son delincuentes, ladrones, hijos de putas. Mañana saldrán a pedir mano dura. Mañana saldrán a pedir mas justicia, saldrán a pedir la baja de la imputabilidad. ¿Alguien cree que ésa es la verdadera solución? ¿Qué pasa con todo lo anterior? Cuando la Justicia actúa es porque todo lo anterior falló. Fallaron los derechos ciudadanos, fallaron los gobiernos, falló la sociedad.

¿Cuál es la Justicia? ¿Matar por mano propia? ¿Eso no está mal? Pregunto: ¿Matar, linchar, eso no está mal? ¿Eso está permitido en esta sociedad? ¿La ley de la selva es lo políticamente correcto para la hipocresía de la clase dirigente?

Nadie se pregunta qué tienen que ver con esta situación la policía, los políticos, los jueces, los medios de comunicación. Nadie se pregunta cuales son las políticas que se aplican para revertir este estado de cosas.

Innegablemente es la responsabilidad de los gobiernos, pero ¿qué pasa con nosotros? Así como nos acostumbramos a ver los hijos en la esquina limpiando un auto, vendiendo flores, pidiendo monedas, ¿nos vamos ahora a acostumbrar a ver como los matan? Total, según el discurso dominante, se lo merecían, uno menos es mejor.

¿Estas personas en algún momento se preguntaron que pasaría si nosotras cansadas, hartas, desbordadas, desesperadas, salimos a matar a todos aquellos que consideramos culpables de esta situación de exclusión social? ¿Alguna vez se lo preguntaron o tan siquiera miraron a su alrededor?

Porque les cuento, tenemos motivos más que suficientes para reaccionar. Cada día vemos pasar la vida y nos cansamos de ir a un Juzgado a llorarle, implorarle a ese juez que interne a nuestros hijos. Que ya no sabemos qué hacer, o recorremos pasillos de ministerios, buscando respuestas de funcionarios tratando de encontrar soluciones y sólo encontramos un "no podemos hacer mucho". Les digo que no es fácil sobrevivir así, donde la marginación, el ninguneo, el "negro de mierda", el villero, el "no vas a llegar", el "este es tu lugar", el "acá no pertenecés" el "no sos igual" retumba todos los santos días de nuestra vida. Lo dicen las miradas cuando subís al colectivo, lo dicen los gestos cuando entrás a algún lugar, lo dice tu incomodidad cuando en la calle te cruzas de vereda para que no te humillen.

¿Alguna vez se detuvieron más que los segundos que marca un semáforo para mirar a los ojos a ese pibe que les limpia el vidrio, o les vende el chocolate? ¿Alguna vez se detuvieron a darle una sonrisa porque de eso también se constituye el ser humano?

Es urgente dar un debate a fondo de qué clase de vida queremos vivir, qué clase de país queremos construir desde donde nos toque estar. Es urgente volver a encontrarnos y re-encontramos. Es urgente volver a apelar a la ternura, la solidaridad, la empatía. Hablar, poner palabras a tanta violencia, recuperar la humanidad perdida en el consumismo desenfrenado.

Esto no se soluciona solamente señalando con el dedo a quien hay que culpar. Este problema es complejo y como tal las soluciones no son una sola, es un abanico de temas a considerar. No van a ser las empresas periodísticas que destilan amarillismo en sus programas las que nos den la solución.

Nos tiene que doler mirar estas escenas. Nos debe indignar escuchar los comentarios superficiales, racistas, fascistas que se repiten a coro. Nos debe movilizar la injusticia, la desigualdad. Tenemos que salir a la calles a gritar fuerte. Ni un pibe menos. No nos puede ser indiferente tanta violencia. No vamos a callar ante tanta canallada y desprecio a la condición humana.

Leonor Cruz es Secretaria de Género e Igualdad de Oportunidades de la CTA Tucumán.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Doce años sin Marita, doce años sin respuestas

APT - PRIMERA FUENTE

Se saludaron con un beso y cada una salió por su lado. Ninguna había pensando que esa sería la última vez que desayunarían juntas, doce largos años las separan.

Así es como comienza una de las tantas historias que nos pesan día a día a cada uno. Esta es la de Marita, una joven que un 3 de abril, pero doce años atrás salió de su casa y aun es esperada por su familia; como muchas otras que tampoco están. Pero, tristemente, se presume que ese “no están” es un “no las dejan estar”: Son víctimas de la trata de personas, con distintos fines, principalmente la explotación sexual.

Lo bueno de lo malo es que con la desaparición de Marita se entrelaza otra historia, la de la lucha contra el tráfico de personas, la lucha que hizo que todos conozcamos y condenemos este delito que atenta contra la libertad de cientos de mujeres, niños y niñas, la que nos dice que sin la complicidad de quienes debieran cuidarnos estas redes no serían posibles. Hoy sabemos que necesitamos un Estado con leyes que verdaderamente nos protejan, hoy existe una fundación que nos respalda ante este flagelo social, hoy todos y todas sabemos que sin clientes no hay trata.

Pasaron doce años y de Marita no sabemos nada, pero en la otra cara de esta moneda están las muchas otras que fueron rescatadas y devueltas a sus hogares. Doce años después, lamentablemente, todos y todas volvemos a ser Marita, pero en este trago amargo también queda un dejo de esperanza, que es la de saber que detrás de cada mujer que hoy nos falta, esta toda una sociedad que dice basta.

Nosotras, en nuestra calidad de periodistas, y toda la Asociación de Prensa de Tucumán sabemos que tenemos una responsabilidad y un compromiso con esta lucha que necesita de cada uno y cada una de nosotras para que esta verdad no tenga ni un dejo más de encubrimiento.

Los y las periodistas no queremos tener que informar más casos como el de Marita, ni el de otras tantas mujeres secuestradas, por eso hacemos llegar nuestra solidaridad y compromiso a la familia Verón-Trimarco, a todas las demás familias que hoy se encuentran en esta situación y a la lucha con la que estas cargan. Porque una madre no está, una hija nos falta, pero detrás de ella está toda la Argentina diciendo no a la trata.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Lo que quedó bajo el agua negra

APE

Un año de este dos de abril. El más cercano. El del agua hasta la boca de la gente, de las instituciones, de los escrúpulos de los gobernantes, de la corrupción, de la dignidad. El del agua que arrastró todas las máscaras y desnudó el descaro de los mentirosos. De los que hacen negocios superredituables con el daño colateral de decenas de muertos y la pérdida del techo, la serenidad y la historia de cada uno.

Un año de este dos de abril, no el de la guerra absurda y vampiresa de la sangre de nuestros chicos, sino de éste, el dos de abril del agua hasta la boca de los indefensos y solos que hoy, a un año, siguen tan indefensos y solos como ese día.

No hay un solo funcionario penalmente responsable ante la justicia. A pesar de las obras que no se hicieron. A pesar de las torres que sí se hicieron. A pesar de la sordera ante todas las advertencias. A pesar del tweet desde la zona inundada cuando en realidad era desde Brasil. A pesar de la ausencia, del abandono.

No hay una sola cifra de muertos. En un tironeo macabro, el gobierno y la justicia oficial le quitan gravedad a la tragedia quitándole muertos. Para Casal, 51. Para la Justicia Penal, 67. Pero después de un año de investigación y de descalificaciones desde los ámbitos oficiales, para el juez Luis Arias llegan a 89.

No se está hablando de ropa mojada colgada de un cordel. Son vidas, historias, rostros, que ya no están.

No hay una morgue en condiciones. El juez oficial admite que entre el 2 y el 6 del abril de hace un año “la morgue local estuvo saturada de cuerpos”. "Es cierto que en la morgue había muertos tirados en el piso, heladeras sin frío y pésimas condiciones de higiene, pero esto no constituye irregularidades a investigar en la causa penal", dijo. El padre de una mujer fue enterrado dos veces. Es decir, dos cuerpos con la misma identidad. Y se cree que no sería el único caso. La morgue es un aterrador descontrol de cuerpos apilados, en putrefacción, mezclados con fetos y perros muertos. Lo era el 2 del año pasado y lo es este 2.

No hay caricias institucionales, subsidios dignos, abrigos para los más golpeados, esperanzas de aprendizaje y barbas en remojo estatales a partir del trauma de la experiencia. "Nos agrupamos porque, tras la tragedia, nos dejaron solos. Y hoy, como la noche de la inundación, las autoridades siguen sin dar respuestas".

No hay obras para impedir que la historia se repita. Recién hace un mes (es decir, casi un año después) comenzaron a empezar.

No hay apuro además. Porque, dicen, una lluvia semejante a la del dos de abril, el de hace un año, es recurrente una vez cada diez mil años. Entonces, ¿a quién se le ocurre que pueda repetirse durante el gobierno de Pablo Bruera, de Daniel Scioli o de Cristina Fernández? Los que vengan después, que se hagan cargo de la gente que ellos acaban de sacarse de encima.

Las fotos perdidas, los libros, la historia personal de cada hombre y mujer, las vidas de por lo menos 89 personas (muchos de ellos viejos desamparados, indefensos, casi condenados a muerte), la heladera, la mesa del comedor, el sillón preferido, el trabajo, las herramientas, los apuntes, la vida, la vida misma quedó bajo el agua y fue arrastrada por el alud.

Y la gente se quedó sola. Desnuda y sola.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina: La inundación en la Justicia

ANRED

A un año de la inundación más grande de la historia de la cuidad de La Plata, se dictó la primer sentencia respecto de una de las causas abiertas. Ésta fue llevada adelante por el Juzgado en lo Contencioso Administrativo Nº 1, a cargo del Juez Luis Arias y se trata de un habeas corpus colectivo para esclarecer el número de víctimas de la tragedia. No es la primera ni la única causa que se inició contra el Estado provincial a partir de lo sucedido aquel trágico 2 de abril.

A todo esto desde hace un año no existen números oficiales para el Juez Arias, puesto que “no hubo ningún número oficial, el Poder Ejecutivo nunca oficializo nada, no se expidió a través de actos sino con comunicados de prensa”. La sentencia dejó en claro que el número de víctimas que el Estado esgrimió de 51 víctimas era falaz, hasta ahora se han podido aprobar que el número llegue a 89, aunque sin embargo éste tendería a crecer si se tiene cuenta las maniobras por parte del Estado para ocultar la verdad.

Un recorrido por la causa en la justicia administrativa

La causa que dicto sentencia el pasado martes 25, comenzó gracias a una medida iniciada por Julián Axat Defensor del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil, quién frente a la posibilidad de que existieran menores fatales en la inundación, y por ende delitos, emitió una medida preliminar, previa a la acción judicial. Esto fue así ya que para ejercer su competencia específica Axat debía obtener información, es decir, saber si había menores fallecidos en la inundación.

En este sentido se plantea un habeas data colectivo referido a los menores de edad. Para comenzar hay que tener en cuenta qué objetivo tuvo la causa, es decir, qué objetivo tiene un habeas corpus. Esta garantía constitucional además de ofrecer la garantía individual de la protección de datos personales a quien ve los ve afectados (por ejemplo estar en un listado púbico como el veras o en uno privado), también prevé que pueda ser utilizada como herramienta para requerir información invocando el derecho a la información y el derecho a la verdad, que no solamente puede ser individual sino también colectiva. En este caso, debido al número que el Estado dio a conocer días después de lo sucedido se puso en juego el derecho colectivo a la verdad, ya que la cantidad de personas que murieron fueron muchas más que las publicadas.

A partir de aquí lo primero que se comenzó a hacer es recolectar información para comprobar si efectivamente había más víctimas, se recorrieron morgues, hospitales, barrios para constatar la información, pero estas medidas nunca pudieron comprobar aquello que se buscaba, pues es aquí donde comienzan a observarse inconvenientes que luego se irían deshilando, dejando al descubierto las irregularidades tanto del Poder Ejecutivo como del Judicial.

Palos en la rueda

Las piezas que comienzan a mover el 5 de abril, inmediatamente luego de la inundación, el Juez Arias, Soledad Escobar como “amicus curiae”, y el equipo que trabajó en la causa tocan intereses importantes del poder político, por lo cual comienzan las maniobras del Estado para apartar al juez de la causa.

Una primera medida que aparece en este sentido es la competencia que presenta del Juez Penal Atencio. Esta movida en palabras del uez Arias es “un disparate porque nada tiene que ver con el delito una medida que atiene a satisfacer el derecho a la información colectiva, como el habeas corpus. En todo caso de la información surgirán los delitos y después intervendrá la Justicia Penal”. Arias sospecha que esta medida que fue impulsada por el fiscal Condomí Alcorta, porque de esta manera cuando existe un conflicto de competencia (más de un Juez se declara competente), tiene que resolver la Corte Suprema de la Provincia por lo cual la causa se detiene y no se puede seguir avanzando. “Día a día, hasta que se resolvió la competencia, nosotros íbamos encontrando nuevas víctimas. Pero hasta que se resolvió y la causa volvió a mi juzgado se perdieron muchos días valiosísimos que nos impidió concretar pruebas, que teníamos ordenadas, por ejemplo, rastrillajes que teníamos coordinados con la policía federal”, dijo Arias.

Para la sorpresa de muchos, algunas de las causas penales luego de la tragedia fueron abiertas contra el Juez Arias. Una la inició la Policía Científica, raramente por haber secuestrado los libros de la morgue. “¿Un secuestro? Eso es una medida de prueba, es algo ridículo. El Fiscal me pedía que devuelva los libros porque la Procuradora me quería procesar”, dijo el Juez Arias.

Otra de las causas la inició la Procuradora General de la Provincia de Buenos Aires, Falbo, ésta es una denuncia penal contra Arias por abuso de poder, la cual prosperó y por la cual tiene una imputación. Estas cuestiones explicó el Juez que fueron obstáculos para que la causa se desarrollara correctamente, pues las personas que tenían información dudaban en declarar cuando sabían que el Juez de la causa estaba imputado y las palabras de Arias lo aclaran: “le decíamos a la gente venga a declarar y nos contestaban, pero Dr. si a usted le hacen causas penales, lo imputan, ¿quiere que yo vaya a una picadora de carne? Con eso generaron miedo. También confusión porque los que querían declarar no sabían si hacerlo en la justica penal o contencioso administrativa”.

Además de esto, el Estado movió las piezas para que en su trabajo tanto Arias como el equipo tengan problemas para recolectar la información necesaria para la causa. El Registro de las Personas de Berisso y Ensenada les negaron documentación, hasta que a fuerza de resistir, la consiguieron.

Las maniobras del Estado

El día siete de Abril, cinco días después de la inundación, la Justicia ya constataba la primera víctima no registrada. La documentación de la inscripción del deceso de la persona había sido falseada, ¿Cómo?, gracias a una irregularidad facilitada por el Fiscal junto con la policía y las autoridades sanitarias. Luis Arias comenta la maniobra: “Antes del certificado de defunción existe una planilla (Formulario 03), que completa una parte un médico donde señala, entre otras cosas, la causa de la muerta tanto mediata como inmediata. La muerte inmediata puede ser traumática o no traumática (según la ley que rige el registro de las personas), y siempre que es traumática o existe alguna sospecha hay que judicializar el caso y determinar por qué se murió, es decir, hacer una autopsia. Más allá que exista delito, frente a una muerte traumática se abre una causa por averiguación de causales de muerte. Aquel siete de abril eso no ocurrió.”.

Los días siguientes de la inundación, dejaron cuerpos sin vida por las calles de La Plata, Ensenada y Berisso. Según testigos de la causa, las personas con eran instruidas por la propia policía a que buscaran casas funerarias como “Mónaco” o “Rio” para sepultar o cremar los cuerpos fallecidos como consecuencia de la inundación. Estas casas de sepelio son las encargadas de llenar el Formulario 03, tras buscar un médico, para dar lugar a la inscripción en el registro de las personas. Según el juez Arias se sospecha que muchas casas funerarias tienen formularios en blanco firmados por un médico que después se encargan de llenar sin un doctor. En aquel momento este fue el mecanismo, según la causa, a través del cual se pudieron sepultar o cremar cuerpos sin la intervención judicial, ya que se hacían pasar por muertes no traumáticas por lo cual existieron muertes que se sacaron del circuito judicial y que no pudieron computarse como víctimas.

Por otro lado, el Fiscal de turno, Condomí Alcorta, dio la orden de que no se hicieran autopsias en los hospitales, solamente reconocimientos médicos. Entonces sin autopsia lo que sucedió es que hay casos en los que no se sabe bien a ciencia cierta las causales de muerte. Por este camino, los cuerpos que salieron del circuito judicial, en su mayoría fueron cremados.

Todo esto sucedía según indica el Juez de la causa, a costa de que el Fiscal y las autoridades sanitarias violaron la ley exige que frente a la muerte traumática o sospecha se abra una causa judicial. De hecho, el fiscal no instruyó en aquel momento a las autoridades sanitaras para que comuniquen cualquier muerte que pueda tener que ver con la inundación, otro elemento que dificultó el computo de las víctimas. Además de esto, el fiscal dio la facilidad de que el Registro de las personas diera la autorización para la inhumación del cuerpo aún cuando llegaban casos judicializados (por muerte traumática), las cuales necesitas una orden de un juez o del Fiscal para poder obtener la inscripción de deceso y la inhumación.

A partir de conocer todas estas irregularidades el Juez Arias presenta una denuncia contra el Fiscal Conomí Aclorta respecto de la violación de los procedimientos. Asimismo, explicó Arias que se le pide a la Procuradora General de la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires, María del Carmen Falbo que aparte al fiscal, pero lo mantuvo en el cargo.

51, la lista oficial

Una semana después de la inundación, la lista que divulgaba el Poder Ejecutivo era definitiva y se quedaba en 51. Juan Calos García, muere ahogado en la vía pública cuando quiso cruzar a la casa de un vecino que tenía dos plantas, para resguardarse. En el camino la corriente se lo llevó. En este caso como en muchos otros, como se dijo más arriba, gracias a la policía y un médico forense se certificó que la muerte había sido no traumática y que no había muerto ahogado, sino por un carcinoma hepático, es decir, de cáncer de hígado. Este cuerpo fue cremado y no quedó constancia que fue una víctima de la inundación.

Por otro lado, dentro de la lista había un ciudadano peruano, que en medio de la inundación tras manipular un cable con electricidad murió electrocutado. Días después de que se cerrara la lista de 51 personas apareció una nueva víctima, Nélida Reyes. Entonces el Poder Ejecutivo sacó un nuevo comunicado de prensa. Nuevamente el listado tenía 51 personas, es decir no se agregó a nadie. Suarez Salazar, quien había muerto electrocutado a causa de la inundación es quitado de la lista, pues para el poder político había muerto electrocutado, no era víctima de la inundación. En su lugar colocaron a Reyes, la nueva víctima. De esta manera se mantuvo el número en 51. No se sabe porqué pero sorprendentemente este fue el mismo número que tuvo la tragedia de Once, en un contexto en el que el Gobierno Nacional y el Provincial estaban enfrentados.

El Poder Judicial y la Policía: ¿Irregularidades o decisiones?

Existieron muchas irregularidades, y de lo que se está seguro es que el Poder Judicial, como se dijo, le dio la potestad a la policía de gestionar muchos procedimientos. Fue el Fiscal el que ordenó que interviniera la morgue policial, cuando la Justicia tiene morgues y de esta manera se desligó de la dirección del proceso investigativo, poniéndola en manos de la Policía de la Provincia. Fue tal la intromisión de la Policía en los procedimientos luego de la tragedia que el Fiscal Condomí Alcorta, por tener la fiscalía inundada instruyó su lugar de trabajo en la Comisaría Primera de La Plata.

A partir de la denuncia de un vecino que se acercó a declarar haber visto a la policía y a los bomberos sacando cuerpos de una zona del gran La Plata, el Juez pone manos a la obra. Siguiendo la lógica, el magistrado ordenó una inspección en la morgue, pues si se habían encontrado nuevos cuerpos debían estar allí.

Una vez más la policía tomando el control de la situación, impide que la justicia entre a la morgue policial. Quien se encargó de negar la entrada a la morgue policial es el Comisario General Pablo Vázquez, a cargo de la superintendencia de la Policía Científica. Este funcionario tiene en su portuario el pedido de exoneración por el caso Candela.

Paradójicamente entonces, el brazo ejecutor de la justicia, la policía, viola la ley y comente el delito de alzarse contra una orden judicial. “Al comisario Vázquez le hicimos la denuncia penal, que recae no me acuerdo en que fiscalía, la tramitan rápidamente y el Juez interviniente es el Dr Melazo, ex candidato a diputado del PAUFE (Partido Unidad Federalista) partido del comisario Patti quien lo sobresee rápidamente diciendo que no había delito”.

El caso de los dos entierros

Con el tiempo se acercó una testigo al Juzgado, una muchacha que decía que su padre había sido enterrado dos veces, es decir, había en el cementerio dos tumbas con el mismo nombre. Raúl Jaime Islas por un lado y Raúl Jaime Islas por el otro. Al observar la irregularidad el equipo judicial fue al registro del cementerio y se encontró con un duplicado de los trámites, al igual que en el Registro de las Personas.

La historia que relató la testigo fue que el cuerpo de su padre había sido enterrado por su tía, es decir, la hermana del fallecido. La testigo sin saber que su tía lo había enterrado fue a la morgue y pidió el cuerpo de su padre, por lo cual la policía le dio un cuerpo y lo enterró. Días después se comunicó con la tía para avisarle la inhumación. La tía responde que ella lo había enterrado en el mes de Enero.

“Ordenamos la exhumación el 30 de diciembre para hacerlo antes de la feria y lo logramos. Llevamos los cuerpos a la asesoría pericial y se determino que el cuerpo enterrado en enero era Jaime Islas, el que había enterrado la hermana y el otro cuerpo era de una persona de sexo masculino de 65 años aproximadamente pero no se sabe de quién es, el cuerpo esta reducido, se tomaron muestras de ADN pero no sabemos contra qué contrastarlo porque no hay un banco de datos genético en la provincia”, explicó Luis Arias. Además aclaró que más allá de la causa específica, la doble sepultura y la falsedad de la documentación registral de las causales de muertes “abrió una caja de pandora, pues pueden ser estos los mecanismos con los cuales se llevaron a cabo las desapariciones en Democracia”.

A modo de conclusión

Luego de la sentencia que se dictó y de lo descubierto por esta causa queda claro que el número de 89 víctimas no es definitivo. Para Arias “quedaron muchos cabos sueltos muchas cosas irresueltas, de hecho tenemos 16 víctimas que damos a conocer en la sentencia que son casos dudosos que no hay pruebas suficientes para poder incorporarlos pero probablemente hayan sido víctimas de la inundación.”

Asimismo, Arias expresó que también “queda al desnudo que la Justicia Penal y la Policía son una maquinaria enquistada en el Estado que está al servicio de cualquiera que le dé ordenes y esté dispuesto a cometer cualquier irregularidad e ilicitud”.

Con esta primera sentencia, lo que definitivamente se aclara es que hay que trascender el número, y hacer vivir a todas las víctimas, porque no se trata de una disputa numérica sino de personas que perdieron la vida por la injusticia que se ejerce desde el Estado.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Provincia de Buenos aires, La Plata: 12 meses después, el mismo riesgo

ANRED

A un año del 2 de abril, la ciudad sigue padeciendo la falta de obras para evitar una tragedia de similares características. Los reclamos y las advertencias no nacieron con esta inundación, datan de largos años. Las respuestas de los distintos gobiernos continúan haciéndose esperar. “Si tenemos otro 2 de abril que puede ser mañana o dentro de 20 años, estamos en las mismas condiciones con respecto a las obras”, señaló uno de los integrantes de las asambleas barriales.

Las consecuencias de la inundación del 2 de abril sobre la ciudad de La Plata forjaron entre los vecinos una fuerte cooperación solidaria. Las asambleas de los distintos barrios afectados del municipio encabezaron la lucha por los reclamos, la organización solidaria y la denuncia política ante la terrible situación.

Pero no nacieron con ella. Muchas asambleas de vecinos, que sí volvieron a cobrar protagonismo por lo impactante de las circunstancias, ya existían antes de la inundación. Tan es así que incluso son muchas de esas organizaciones las que vienen denunciando de hace años la desidia del gobierno municipal y su falta de obras públicas al respecto.

Una de esas asambleas es la de Barrio Norte. Uno de sus integrantes dialogó con ANRed y contó el trabajo en el tiempo que, junto a otros agrupamientos, fueron sosteniendo para que las consecuencias del 2 de abril pudieran haber sido evitadas. “Nosotros nacimos con la inundación del 27 de enero de 2002, creo que el 2 de febrero se hizo la primera asamblea”, explicó José “Pepe” Rusconi, integrante de esa asamblea.

La preocupación incesante de vecinos y organizaciones sociales por la insuficiente infraestructura municipal hizo que desde el inicio alertaran sobre los posibles riesgos. Ya en el año 2008, cuando se produjo otra inundación en La Plata, los vecinos le advertían al actual Intendente la magnitud de la problemática. “Nosotros en aquella reunión de hace siete años le advertimos que el mapa de las inundaciones estaba creciendo en la cuidad de La Plata, cada vez más barrios se inundaban, con lo cual había que hacer algo urgente”, explicó Rusconi sobre un encuentro que tuvieron con el intendente Pablo Bruera en aquel año.

Pero las promesas del gobierno municipal son tan viejas como los reclamos. E incluso fue el mismo Bruera quien les entregó a los vecinos un informe técnico que daba cuenta de lo mismo que ellos sostenían: la deficiencia en la red de desagües pluviales. Según detalla Rusconi: “ese mismo año somos ratificados por un informe técnico que él mismo nos entrega y que se había pedido en el año 2002 bajo la gestión de Julio Alak a la Facultad de Ingeniería, y lo recibe él en noviembre de 2007 que es el informe del ingeniero Romanasi, que ratifica lo que habíamos dicho nosotros en términos técnicos, por supuesto”.

En ese informe se detecta que la cuidad ya era deficiente respecto a la red de desagües pluviales, que el clima estaba cambiando para peor, y que La Plata crecía desmesuradamente, con lo cual la capacidad de las obras estaba atrasada y que con el tiempo se seguiría atrasando.”Es a partir de esto que ningún gobernante del Municipio, de la Provincia, ni la Nación puede decir que este hecho los sorprendió”, reconoció Rusconi al respecto.

Inmediatamente después de la larga nómina de muertos se habló de la terrible “catástrofe”. Se apeló a esa denominación para anteponer la fortuna por sobre las responsabilidades políticas. Lluvias extraordinarias dijeron. Sí, indudablemente: pero lo dijo Alak en 2002, Bruera en 2008 y lo volvió a decir en 2013.

“Ya sabemos que el clima trae lluvias que antes no se daban, ese es un dato de la realidad que hay que tomar en cuenta, al igual que el crecimiento desmesurado de la cuidad con cada vez menos terrenos de absorción, pero no existen obras y si esto sigue así estamos condenados”, consideró Rusconi.

La incesante lucha de las asambleas

“Pepe” Rusconi contó que luego del 2 de abril desde la asamblea formularon el petitorio de 14 puntos, que nació de las discusiones de ese grupo de vecinos. “Nosotros como ya estábamos entrenados hicimos el petitorio que luego se difundió por las asambleas, también las otras asambleas tomaron sus propias iniciativas, en este sentido, de hecho nuestro petitorio tenía 12 puntos y se le agregaron dos más, otros barrios habían hecho petitorios de 5, 6 puntos pero que en el contenido coincidían”, manifestó el vecino y militante de Barrio Norte.

Las demandas de esos petitorios iban de la medida más inmediata como atención médica y psicológica, colchones, frazadas, agua, y lavandina hasta subsidios, obras, esclarecimiento de lo sucedido y planes de contingencia. “El petitorio fue elevado a todo el ámbito municipal, Intendente, Concejo Deliberante, Legislatura Bonaerense (ambas cámaras), Gobernación, Legislatura nacional y Presidencia de la Nación. De esto sólo tuvimos respuesta del Municipio, que no fue satisfactoria, y de la Gobernación tras una reunión con Daniel Scioli que prometió cosas que no cumplió, del resto nada”, detalló Rusconi.

“El único paso que se dio positivo de las Cámaras legislativas fue un proyecto de ley de subsidios que en su momento elaboró toda la oposición de la provincia y que el bloque del Frente Para la Victoria se encargó de frenar, aún con la promesa de Scioli de que iba a impulsar esos subsidios”, agregó.

A un año de lo ocurrido Rusconi reconoce que las obras hidráulicas siguen sin hacerse. “Ahora se está en la etapa previa que es compulsa de precios, después se empezará con mediciones, preparación del terreno y después las obras pero no podemos decir que ya ha habido obras, excepto alguna de las que hizo el municipio pero que son pequeñas, puntuales, para tormentas menores, pero que no solucionan el problema de fondo”, explicó.

“Si tenemos otro 2 de abril que puede ser mañana o dentro de 20 años, estamos en las mismas condiciones con respecto a las obras”, sentenció el integrante de la asamblea de Barrio Norte.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La necesidad de una estrategia nacional, firme y seria para Malvinas

Alcira Argumedo - Fernando Solanas

En una nueva conmemoración del Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas, Proyecto Sur rinde homenaje a los compatriotas que se sacrificaron contra la prepotencia colonialista.

Desde el despojo violento que sufrimos hace 181 años, la causa soberana de las Islas del Atlántico Sur es una herida abierta y al mismo tiempo un desafío que nos hermana para recuperar los territorios usurpados y el ejercicio pleno de la soberanía, respetando el modo de vida de sus habitantes y conforme al derecho internacional.

Se han perdido más de dos décadas en políticas erróneas y entreguistas mientras el Reino Unido avanza sobre nuestros recursos estratégicos y solidifica su presencia militar a escasos 500 kilómetros de nuestras costas. Ni la humillante seducción menemista a los isleños, ni la actual retórica explosiva y nuevos organismos decorativos, lograron avance alguno.

Es necesaria una estrategia nacional que surja de una decisión inquebrantable y democrática, como una política de estado traducida en presión política y económica sobre el gobierno británico, con el fin de hacer gravoso e inviable el mantenimiento del enclave colonial.

Con esta perspectiva reclamamos al Gobierno nacional la aplicación inmediata de la Ley 26659; Ley Solanas, aprobada unánimemente por el Congreso en 2011, que regula la explotación de hidrocarburos en el Atlántico Sur y sanciona a empresas que colaboren con la ilegal explotación de los recursos de las islas .Así mismo exigimos la denuncia de los acuerdos políticos, económicos y militares firmados con Londres y la recuperación de las capacidades de nuestra Defensa, reducidas al pauperismo desde hace años, que se refleja en el magro 0,8% de la relación entre su presupuesto y el PBI.

El mejor homenaje a los Veteranos y Caídos tendrá lugar cuando asumamos la responsabilidad histórica de actuar con firmeza y seriedad para recuperar esos territorios de la Patria que sentimos cada día más cercanos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Malvinas: Soldados veteranos y soldados desaparecidos

Alejandro Teitelbaum (especial para ARGENPRESS.info)

El tema de las Malvinas se usa como una cortina de humo para intentar ocultar la entrega sistemática -que ya lleva muchos años- del patrimonio nacional.

En cuanto a las Malvinas, el Gobierno argentino deberían comenzar por ocuparse REALMENTE de los veteranos de la guerra.

Y también pedir cuentas a Gran Bretaña por los soldados argentinos DESAPARECIDOS durante la guerra y pedir la intervención de la Agencia Central de Búsquedas de la Cruz Roja Internacional a ese respecto.

En 1997 el autor de estas líneas acompañó a la sede de la Cruz Roja Internacional en Ginebra, donde se entrevistaron con una funcionaria, a los padres de un soldado argentino desaparecido: Claudio Norberto Scaglione, hecho prisionero por los ingleses, según el testimonio de otro soldado argentino, en la acción de Monte Longdon, entre la noche del 11 y la madrugada del 12 de junio de 1982.

Y el primero de abril de 1998, como representante de una organización no gubernamental, denunciamos ante la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas la pasividad de los gobiernos inglés y argentino que ya entonces no hacían nada para intentar esclarecer la suerte de los soldados argentinos desaparecidos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La trinchera de Teresa

Gabriel Bánez (OTRO VIENTO)

Teresa Cristina Gamalero de Hornos, madre del soldado Carlos Alberto Hornos, guarda todo lo de su hijo: pantalones, medias, calzado, fotos, cartas y camisas limpias y planchadas. Cada cosa la acomoda escrupulosamente en un placard, en bolsas de nylon, debajo de su propia ropa. A los tantos meses repite el procedimiento: saca, lava, plancha y ordena con secreta prolijidad. Luego vuelve a guardar. Es una ceremonia tan íntima como prevenida. Su hijo cayó en combate el 13 de junio de 1982, pero el telegrama le llegó tres días después, el 16 de junio. Las pertenencias de Carlos Alberto son para persistir, no se desprende de ellas por nada del mundo. Pero no las atesora como si fueran parte de un recordatorio, tampoco para tenerlo más cercano y presente. Al contrario. "Las guardo para cuando él vuelva", dice con serena convicción.

Carlos Alberto había nacido el 28 de diciembre de 1962, en La Plata, y su madre registra cada fecha con la misma precisión con que ha ordenado sus objetos para cuando él regrese a la casa de Abasto. "Lo reincorporaron el 9 de abril de 1982 -cuenta-, porque le habían dado la baja por casamiento, estaba en el Regimiento 7, así que el 8 de ese mes llegó el telegrama, el 9 se presentó y el 12 se lo llevaron para reincorporarlo. Fue la última vez que lo ví, apoyado contra el portón del Regimiento, ése que todavía está". Hace una pausa y agrega: "El nene, el hijito, tenía 4 meses cuando él se fue, hoy tiene 25 años, se llama como él, Carlos, pero Carlos Héctor". Luego aclara, por si quedara alguna duda: "Tengo además dos hijos y los quiero con el mismo amor, Julio César Hornos y Pedro Oscar Burgos, mi hijo del corazón".

Teresa tiene 68 años y una mirada digna, fuerte. Desde hace años trabaja en el Instituto Gambier de Abasto. Cuando recuerda a Carlos lo hace con la precisión y naturalidad de una semana atrás. Pero han pasado veinticinco años: "Esa noche cuando llegó el telegrama estaba jugando a las cartas, no necesitó abrirlo, como que lo esperaba. Cuando lo leyó, dijo: `vamos a matar monos'. Fue un chiste, para que yo no me preocupara. Era un muchacho muy alegre, trabajador, hacía turnos en una carnicería despostando, también le gustaba mucho la carpintería, arreglar muebles, mi hermana todavía tiene la cama que él le arregló, le cambió una pata". La hermana de Teresa, Irma, escucha el relato y asiente. Su marido, Juan Carlos Jara, hace lo propio: "Era buenísimo, muy serio, formal, si él decía a tal hora vuelvo, él volvía, yo era su padrino y ella, mi mujer, la madrina". Teresa los escucha en silencio, parece ordenar y llevar el flujo del relato: "Me dejaba todo escrito, en cartitas, `Mamá, estoy en tal lado', ponía; o `Ya vuelvo'. Era muy apegado a mí -recuerda-, muy cariñoso, cómo sería que a veces yo le mentía y le decía tal o cual cosa para poder irme, sino él se preocupaba, vivía cuidándome, protegiéndome. Y siempre papelitos, cartitas, los dejaba por todos lados para que yo supiera y me quedara tranquila", repite, mientras con la mirada recorre el contorno de la mesa como buscando alguno de esos mensajes invisibles. La carta más visible, sin embargo, está en su dormitorio. En un cuarto de siglo casi no ha vuelto a leerla. Allí, muy escuetamente, le anuncian que Carlos Alberto ha muerto en combate.

Se queda unos segundos en blanco, luego se levanta y acerca a la mesa fotos. Están sueltas pero en estricto orden: algunas son de la escuela, de cuando estudiaba en el colegio de Romero; otras de San Miguel del Monte, en plena campaña, cuando del Regimiento 7 lo llevaron para la instrucción militar; en una está firmando en el registro civil, es el día del casamiento; en otra aparece con la que fue su mujer, Hilda Pezzolano, junto a una prima. Se casó a los 19, Hilda tenía 15. "Una nena", dice Teresa, mientras despliega las fotos en abanico y abre las cartas de su hijo en el centro, bajo ese paraguas imaginario. Abre todas menos una. "Ellos dicen eso, que murió combatiendo, pero es lo que ellos dicen. Un día yo iba caminando por Romero y lo vi en un puesto de diarios, estaba en la foto de la revista `Diez', de fajina, con otros compañeros, en las islas". La familia y los vecinos compraron varios ejemplares, pero ella no llegó a leer la nota, no quiso. Su hermana, la tía de Carlos, tampoco.

El día que Carlos recibió la citación para reincorporarse, Teresa tuvo un mal presentimiento. Pero no lo pudo poner en palabras. Su madre, la abuela de Carlos en aquel entonces, fue en cambio categórica: "Que no vaya, dijo mi madre, yo me quedo con él, yo lo escondo, y a él lo miró fijo y le dijo `Yo te voy a esconder, Tin'. Todos le decíamos Tin. Pero a él no se le ocurrió ni por asomo no presentarse, ve lo que son las cosas, otros no se presentaron y no les pasó nada, él cumplió con la Patria y pasó lo que pasó, no está".

Si hay un calvario más allá de la muerte, ese calvario tiene forma de ausencia en la incertidumbre. ¿Qué es morir en combate cuando nada lo confirma? A Teresa jamás la convencieron esas lacónicas palabras que decían, siguen diciendo, muerto en combate, al contrario, la animaron aún más para preguntar, investigar, viajar incluso y hablar con ex compañeros de su hijo, Carlos "Tin" Hornos, un pibe flaquito, clase 62, nacido justo en el Día de los Inocentes y a quien, como en un mal sueño o en una burla de las fechas, ella aún espera verlo aparecer por el frente de esa casa prolija y de entrada baja de la calle 517, en Abasto, para escucharle decir: `Soy yo'. ¿Delirio de cumpleaños o una broma del destino para los inocentes que murieron combatiendo? Sin golpes bajos, la historia es sencilla, contundente: Teresa, la madre de Carlos Alberto Hornos, clase 62, muerto en combate el 13 de junio de 1982, en Malvinas, todavía espera a su hijo. "Va a volver", dice, y lo dice tan de adentro que uno debe callar y mirar para otro lado.

Lo que los entrevistados narraron a continuación es el relato secreto de un caso jamás aparecido en los medios pero que a Teresa -¿y a cuántas otras madres en su misma o similar condición?-, acaso le haya servido o le siga sirviendo de argumento para mantener en pie eso llamado fe, esperanza o resignación que nunca termina de resignarse del todo, como en este caso. Es la historia negra de toda tragedia, la historia oscura de una guerra que el tiempo va deformando, amparando y haciendo crecer en forma de relatos, leyendas, versiones urbanas o de suburbio, para luego convertirse en razón fidedigna de vida. Tanto Teresa como su hermana Irma y su esposo Juan Carlos dan fe de que en 1990, ocho años después de concluida la guerra, en la vecina localidad de Lisandro Olmos, apareció un joven, un ex soldado que había sido dado por muerto y desaparecido en uno de los combates en las islas. "Se tapó todo, no se dejó que los medios se enteraran -afirma Juan Carlos-, porque el padre, al verlo con vida, se pegó un tiro, se suicidó". Puede ser desconcertante el argumento, pero resulta tan austero y fascinante como ese jugador de Chéjov que va al casino de Montecarlo, gana una suma millonaria en la ruleta, luego se retira a su casa y va y se pega un tiro. "No es el único caso -agrega Teresa-, también aquí, en Abasto, hubo uno muy comentado. Pero fue de un pibe que estuvo desaparecido menos tiempo, no fue tanto".

Durante semanas que fueron meses Teresa se iba sola en su bicicleta a espiar por los alrededores del Neuropsiquiátrico de Romero. Se acercaba al cerco perimetral, hablaba con alguno de los internos y luego volvía. A los dos o tres días repetía la rutina con la misma firmeza. Después dejaba pasar un par de semanas e insistía, pero por otra zona del hospital. Melchor Romero es como una ciudad. Irma lo cuenta así: "Se iba sin decirnos nada, pero es cierto, durante mucho tiempo en Romero había tiendas de ex combatientes, ella lo buscaba, hablaba con uno, con otro. Los soldaditos estaban tan mal que ni se querían sacar la ropa, seguían con las pilchas de combate..." Hace una pausa, mira a su hermana, y prosigue: "Otra vez sin decirnos nada se fue al Borda, se metió en los pabellones y empezó a buscarlo como desesperada. Teresa la interrumpe: "Va a volver, estoy segura". Juan Carlos mira al cronista y añade: "No se crea, no es que esté mal, para nada, pasa que ella no se quiere convencer".

El vía crucis de la madre de Carlos Hornos no se detiene allí. Cada tanto, ante la mínima versión, sale de su casa furtivamente y corre al encuentro de esa infinita posibilidad. "No nos avisa -dice su hermana-, se escapa sin avisarnos". Teresa viajó dos veces a Malvinas para dar con el cuerpo de Carlos, en una ocasión no pudo llegar. En el siguiente viaje logró desembarcar y revisar palmo a palmo las tumbas del cementerio. "No estaba Carlos, no había ninguna cruz con su nombre", admite. Cuando se le recuerda que muchos cuerpos están enterrados sin nombre, replica: "Sí, claro, eso ya lo sé. Pero yo hablé con muchos soldados y a uno que fue su compañero, de apellido Méndez, le pregunté y me dijo que lo que ocurrió fue que Carlos y otros tres un día salieron de la trinchera para buscar comida y nunca volvieron porque habían pisado una mina. Tenían hambre, por eso salieron. Ese día uno de los que murió se llamaba Boscovich. A la tumba de él la encontré en el cementerio -reconoce-, pero de Carlos nada y Méndez me dijo que en el lugar de la explosión no se encontró nada tampoco, y eso que él volvió al lugar y estuvo como dos días buscando..."

Versiones de versiones. Hoy y como desde hace veinticinco años atrás Teresa relee una de las cartas de su hijo enviada desde el frente, todavía tiene marcas del barro malvinense en el papel y la suma de las prevenciones para su madre y su esposa en letra muy clara y levemente inclinada hacia la derecha: " (...)estamos con frío, hace mucho frío, pero yo te pido que esto no se los digas porque tienen que estar tranquilas, para que no se preocupen vos decíles que todo está bien..." (el fragmento es de una carta enviada a su tío Coco). Otra carta, dirigida a Hilda, su mujer, empieza así: "Esta carta es para mi muñeca..." Teresa toma las cartas y las dobla. Las sabe de memoria. Podría decirlas de corrido, pero en su fuero más íntimo y aunque parezca una locura ella entiende que algún día no muy lejano, quién sabe, las va a volver a leer junto a su hijo.

Por momentos el presente se mezcla en el relato de las hermanas y es como si Malvinas fuera un tiempo verbal estático, tan congelado en el dolor como en la impotencia. Cuando en 1983, se restituyó la democracia y el Dr. Alfonsín asumió la presidencia, la angustia de la familia Hornos no sólo subsistió, sino que se hizo más honda aun. "Desmalvinizar" es una palabra que les produce rechazo, un insulto. "Ni me diga", dice Irma. Teresa luego termina de ordenar las fotos, separa algunas para acompañar la nota, y comenta: "La placita de Abasto lleva su nombre, Carlos Alberto Hornos -repite orgullosa-, tenía una placa, pero se la robaron, ¿Puede usted creer? ". Cómo no creerle. Durante la guerra el país estaba disociado entre la patología social de espectáculos culturales y deportivos por un lado; y, por otro, de Bahía Blanca hacia abajo, en la sangría de un país al Sur que sufría la suerte de miles de adolescentes embarcados en una guerra extraña, alabada y enferma. "Vamos ganando". ¿Por mucho la victoria? La consigna deportiva acompañó el retorno de los soldados y, como genuinos derrotados, sufrieron las consecuencias de la iniquidad, el desprecio y el olvido. Los intelectuales no hablaron de Malvinas, estaba mal. Mal visto. Territorio de la hipocresía más inconmensurable, hoy, a veinticinco años de una guerra absurda propiciada por una recua ignorante y golpista, la épica de Malvinas sigue en pie, sin embargo: en sus soldados muertos, en los suboficiales y oficiales caídos en batalla, en los ex combatientes y en sus peregrinajes infamantes a que también los sometió una sociedad civil que, aunque duela reconocerlo, prefirió el rechazo antes que admitir su propia condición.

Las cosas no han cambiado mucho en un cuarto de siglo. Lo que ella no permitió que se escribiera para la posteridad en la placa robada de la plaza de Abasto y jamás repuesta -"Murió en combate"-, es precisamente lo que se va a permitir en estos días, cuando los discursos sobre los veinticinco años de Malvinas decaigan y la retórica de la inconsecuencia retome el lugar del olvido: volver a buscarlo. Es una cruzada personal impenitente, digna. Obsesión, dirá alguno. Quizá. En todo caso pujar de madre. ¿Una utopía o un desatino? Es lo de menos, ella va a intentarlo. No sabe cómo, pero una vez más, como tantas otras veces, va a ingresar en los pabellones y va a recorrer uno a uno los rostros de los internos hasta dar con el de ese chico flaco, chistoso y responsable, que le dejaba por todos los rincones de la casa papelitos con mensajes: "Má, fui a Malvinas, no te preocupes que ya vuelvo". Es la trinchera de Teresa. No la quiere abandonar y está en todo su derecho.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Claudio Lozano: Preguntas del bloque Unidad Popular a Capitanich en su visita a la Cámara de Diputados que se realizará hoy

..

El cuestionario abarca las siguientes temáticas:

1. Devaluación y Ajuste
2. Deuda
3. Comercio exterior
4. Acuerdos de Precios
5. Situación Fiscal
6. INDEC
7. Sistema de Jubilaciones y Pensiones
8. Sistema de Asignaciones Familiares
9. Programas de Empleo y Formación
10. Sectores Económicos
11. Medicamentos
12. Sector Energético
13. Hidrocarburos
14. Uranio
15. Pueblos originarios. Tierras
16. Educación intercultural bilingüe
17. Consulta previa, libre e informada. Participación
18. Conflictividad
19. Ambiente
20. Glaciares
21. Sector agropecuario
22. Agroquímicos
23. Plan Federal de Inundaciones
24. Vigilancia y Control Aeroespacial
25. Obra Pública
26. Administración Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual
27. Plan Refuerzo Nutricional
28. Plan Estratégico Agroalimentario
29. Seguridad Alimentaria Transporte Terrestre
30. Transporte Aéreo
31. Defensa del Consumidor
32. Ley 26.052 – Estupefacientes

Descargar el cuestionario completo desde aquí (formato pdf)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Una patota del grupo Olmos atacó a delegados de prensa

AGENCIA WALSH

Anoche un grupo de trabajadores de prensa e integrantes de La Naranja de Prensa, entre ellos dos delegados paritarios, fueron atacados por una patota en la zona de Palermo cuando pegaban afiches que denunciaban la persecución sindical de los Olmos contra los trabajadores de Crónica y Bae. La Agencia Walsh se suma al repudio de este brutal ataque y se solidariza con los compañeros agredidos.

Buenos Aires, 2 de abril de 2014.
Declaración del Plenario Autoconvocado de Delegados de Prensa Escrita, Radio y TV

Ataque de una patota del grupo Olmos contra delegados de prensa

Anoche un grupo de trabajadores de prensa e integrantes de La Naranja de Prensa, entre ellos dos delegados paritarios, fueron atacados por una patota en la zona de Palermo cuando pegaban afiches que denunciaban la persecución sindical de los Olmos contra los trabajadores de Crónica y Bae.

Los compañeros estaban pegando carteles en las inmediaciones de Publirevistas de La Nación e Infobae cuando apareció una patota integrada por patovicas que les rompió los afiches y materiales y los agredió físicamente al punto de correrlos a palazos y patadas, al grito: "Que hacen acá y dónde están los afiches". Un compañero llegó a reconocer entre los agresores a un patovica que se encontraba custodiando la puerta de la nueva redacción del Grupo Crónica de la calle Combate de los Pozos durante el acto que realizó el plenario de delegados.

Antes de ayer, en la planta donde se imprime Crónica y BAE, el jefe de circulación intentaba armar una patota con personal de seguridad de los Olmos, con el objetivo de arrancar los carteles que estaban pegados por el centro de la ciudad de Buenos Aires.

Esta agresión contra los delegados, se suma a la presencia de los patovicas en la redacción de Crónica para intimidar a los compañeros que están en lucha.

La empresa, desesperada ante la resistencia de los trabajadores, la denuncia en los medios y las acciones gremiales de esta semana que incluyeron una exitosa medida en todas las redacciones -y una marcha para el viernes próximo al Ministerio de Trabajo-, recurre a métodos extremos, como ya lo hiciera en 2005 cuando una patota irrumpió a los golpes durante una asamblea en la redacción de Crónica.

Los delegados de prensa escrita, radio y TV exigimos el esclarecimiento de los hechos, el castigo a los culpables y que se vayan las patotas de las redacciones.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Hacia el Congreso Nacional de la CTA. Micheli: "No aceptamos que se descargue el ajuste sobre la espalda de los trabajadores"

ACTA

Durante la conferencia de prensa que se realizó hoy en la sede de Luz y Fuerza de Mar del Plata, el secretario General de la Central de Trabajadores de la Argentina, Pablo Micheli, anunció la realización del Congreso Nacional de la CTA que tendrá lugar en el Estadio Polideportivo de Mar del Plata los días 4 y 5 de abril.

Con la participación de 1500 delegados y delegadas de todo el país, el Congreso Nacional –que lleva el nombre “Carlos Fuentealba” en homenaje al compañero docente asesinado en 2004 y sesionará bajo el lema "Camino a la liberación"– elegirá la Junta Electoral para las elecciones que se celebrarán el 29 de mayo y, además, debatirá en torno al Plan de Acción en el marco de la situación política y social y el Paro Nacional anunciado para el 10 de abril junto a la CGT y otras organizaciones.

Junto a Micheli, estuvieron presentes el secretario Adjunto de la CTA, José Rigane; el secretario Gremial, Daniel Jorajuría; Guillermo Díaz, secretario de Medio Ambiente y Condiciones de Trabajo; Carlos Chile, secretario General de la CTA Capital, y referentes de la CTA Regional General Pueyrredon-Balcarce-Mar Chiquita.

“Estamos a días de un Congreso Nacional de la CTA del que participarán más de 1500 delegados que van a venir viernes y sábado al Estadio Polideportivo. Un Congreso que contará con la presencia internacional de centrales sindicales de distintos países del mundo”, explicó Micheli.

Consultado sobre la modalidad del Paro Nacional del 10 de abril, Micheli dijo: “El Paro Nacional será sin movilización, al estilo huelga general de las antiguas. La idea es que no se mueva ni una pluma porque estamos en una situación de ajuste virulento sobre los trabajadores y no aceptamos que nos pongan techo a la discusión paritaria y tampoco aceptamos que se descargue ese ajuste sobre la espalda de los trabajadores”.

“Cíclicamente los dirigentes políticos apuntan a las mismas medidas: ajuste y más ajuste para hacernos pagar la crisis a los que no la generemos, que somos los trabajadores y la clase media”, agregó.

El secretario Nacional de la CTA, además, relató a prensa que su presencia en Mar del Plata en el día de la fecha se debe a que hoy se realizará un plenario de la CTA Regional “con la presencia de delegados de la zona para discutir las cuestiones organizativas y políticas del Congreso Nacional”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Jujuy. Puja redistributiva: “Fue un triunfo muy grande de los trabajadores sobre las pretensiones del gobierno”, dijo Acosta

ACTA

En una entrevista con medios jujeños, el Secretario General de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE-CTA) Jujuy y secretario del Interior de CTA Nacional, Fernando Acosta, se refirió a la victoria gremial lograda por la Intersindical, y resaltó que la unidad de los trabajadores fue la razón fundamental para “torcerle el brazo” al gobierno de Fellner.

La propuesta aceptada por la Intersindical fue: un 22% de aumento salarial a partir de marzo. Un aumento del 25% en el piso salarial el cual será a partir de marzo 4.500 pesos.

También consiguieron un compromiso para el cumplimiento del acta de agosto del 2013, y el no descuento de los días de paro.

Además las actividades se retomaran normalmente en toda la administración pública a partir del jueves 3 de abril.

Fernando Acosta manifestó al respecto en declaraciones a JUJUY AL DÍA® que ayer “después de mucho tiempo de lucha, luego que el gobierno dijera que era imposible, que no había ninguna manera de llegar a lo que reclamábamos, cuando hablaban de previsibilidad y de un montón de cosas, todo eso que dijeron quedó echado por tierra porque todo lo que reclamábamos no solo que era justo sino que era posible”.

Resaltó que “este 22% para este tramo del semestre, por cuatro meses y que después se volverá a discutir, nos pone en una situación de decir que esto le tuerce el brazo al gobierno, a este gobierno que había dicho que no lo iba a dar, que decía ‘de acá no nos movemos’, hasta que se movió al 22%. Además en el tema del piso llegar a un 25% de aumento y al cumplimento del acta anterior que logramos que la empiecen a cumplir, o cuando decían que los docentes no iban a discutir junto a nosotros, todo esto fue un triunfo muy grande de los trabajadores sobre las pretensiones del gobierno”.

Indicó que los funcionarios “tuvieron que firmar aunque no querían porque querían mantener los privilegios, y aún les quedan muchísimos, pero querían mantenerlos y a mantener sus negocios con la plata de todos los jujeños”.

Aseguró que esta victoria sindical “se pudo hacer porque logramos unirnos en la lucha, lo logramos con unidad, con solidaridad, organización, juntamos la fuerza de toda la clase trabajadores estatal, inclusive docentes y trabajadores de otros gremios que no estaban con medidas, y esta unión se consiguió con fuerza, con asambleas, con la consulta a los trabajadores, con la confianza del debate colectivo y decisiones colectivas”, sostuvo finalmente.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.