martes, 8 de abril de 2014

Ruanda: Los acreedores del genocidio de 1994

Eric Toussaint (especial para ARGENPRESS.info)

A partir del 7 de abril de 1994, en un intervalo de menos de tres meses, cerca de un millón de ruandeses -la cifra exacta queda por determinar- fueron exterminados porque eran tutsis o se suponía que lo eran. Pero también hay que agregar el asesinato de decenas de miles de hutus moderados. Por supuesto, hubo un genocidio, es decir, la destrucción planificada de una colectividad entera por el asesinato masivo, cuyo objetivo era impedir su reproducción biológica y social.

En ese contexto, es fundamental interrogarse sobre el papel de los prestamistas internacionales. Todo hace pensar que las políticas impuestas por las instituciones financieras internacionales, principales proveedores de fondos del régimen dictatorial del general Juvenal Habyarimana, aceleraron el proceso que condujo al genocidio. Generalmente, la incidencia negativa de estas políticas no se tuvo en cuenta en la explicación del desenlace dramático de la crisis ruandesa. Solamente algunos autores pusieron en evidencia la responsabilidad de las instituciones de Bretón Woods (1), que, por otro lado, rechazan cualquier crítica al respecto.

A comienzos de los años 1980, cuando estalló la crisis de la deuda del Tercer Mundo, Ruanda, como su vecino Burundi, estaban muy poco endeudados. Mientras que en otros lados del mundo, el Banco Mundial y el FMI abandonaban su política activa de préstamos y pregonaban la abstinencia, estas mismas instituciones adoptaron una actitud diferente con Ruanda y se encargaron de concederle generosos préstamos. La deuda externa de Ruanda se multiplicó por veinte entre 1976 y 1994. En 1976, se elevaba a 49 millones de dólares, en 1994 llegaba a cerca de los 1.000 millones de dólares. La deuda, sobre todo, aumentó a partir de 1982. Los principales acreedores fueron el Banco Mundial, el FMI y las instituciones relacionadas (a las que llamaremos IFI, instituciones financieras internacionales). El BM y el FMI tuvieron el papel más activo en el endeudamiento. En 1995, las IFI poseían el 84 % de la deuda externa ruandesa.

El régimen dictatorial instalado desde 1973 garantizaba que no se iba a producir un vuelco hacia políticas de cambios estructurales progresistas. Y por eso el régimen tenía el apoyo activo de las potencias occidentales: Bélgica, Francia y Suiza. Además, podía constituir una muralla respecto a algunos Estados de la región que mantenían todavía veleidades de independencia y de cambios progresistas (Por ejemplo: Tanzania con el presidente progresista Julios Nyerere, quien era uno de los líderes africanos del movimiento de los no-alineados).

Durante la década de 1980 y hasta 1994, Ruanda recibió muchos préstamos, pero la dictadura de Habyarimana se apropiaba de una parte considerable de la misma. Los préstamos concedidos debían servir para mejorar la inserción de la economía ruandesa en la economía mundial, desarrollando sus capacidades de exportación de café, de té y de estaño (sus tres principales productos de exportación), en detrimento de los cultivos destinados a la satisfacción de las necesidades locales. El modelo funcionó hasta mediados de los años ochenta, momento en el que los precios, del estaño primero, luego del café, y por último del té, se desplomaron. Ruanda, cuyo café constituía su principal fuente de divisas se vio total y gravemente afectada por la ruptura del cártel del café provocado por Estados Unidos, a comienzos de los años noventa.

Utilización de los préstamos internacionales para preparar el genocidio

Algunas semanas antes del desencadenamiento de la ofensiva del Frente Patriótico Ruandés (FPR) en octubre de 1990, las autoridades ruandesas firmaron con el FMI y el BM en Washington un acuerdo para poner en marcha un programa de ajuste estructural (PAE).

Este PAE se comenzó a aplicar en noviembre de 1990: el franco ruandés se devaluó un 67 %. En contrapartida, el FMI concedía créditos en divisas de desembolso rápido para permitir que el país mantuviera el flujo de las importaciones. Las sumas así prestadas permitían equilibrar la balanza de pagos. El precio de los bienes importados aumentó de manera vertiginosa: por ejemplo, el precio de la gasolina aumentó en un 79 %. El producto de la venta en el mercado nacional de los bienes importados permitía al Estado pagar los sueldos a los militares, cuyos efectivos aumentaban velozmente. El PAE preveía una disminución de los gastos públicos: hubo, por supuesto, congelación de salarios y despidos en la función pública pero también transferencia de una parte de los gastos en beneficio del ejército.

Mientras que el precio de los bienes importados aumentaba, el precio de compra del café a los productores estaba congelado, y esto fue exigido por el FMI. En consecuencia la ruina para centenares de miles de pequeños productores de café (2) que, con las capas más empobrecidas de la población, fueron desde entonces un reservorio permanente de reclutas para las milicias Interahamwe y para el ejército.

Entre las medidas impuestas por el BM y el FMI, mediante el PAE, hay que señalar, además del aumento de impuestos al consumo y la reducción de los impuestos a las sociedades, el aumento de los impuestos directos a las familias populares por reducción de las exoneraciones fiscales por familia numerosa, la reducción de las facilidades de crédito a los campesinos, etc.

Para justificar la utilización de los préstamos de la pareja BM/FMI, el BM autorizó a Ruanda a presentar facturas antiguas que cubrían la compra de bienes importados. Este sistema permitió a las autoridades ruandesas financiar la compra masiva de armas para el genocidio. Los gastos militares se triplicaron entre 1990 y 1992. (3) Durante este período, el BM y el FMI enviaron varias misiones de expertos, quienes subrayaron algunos aspectos positivos de la política de austeridad aplicada por Habyarimana, pero, no obstante, amenazaron con cortar los pagos si los gastos militares continuaban creciendo. Las autoridades ruandesas pusieron a punto algunos montajes para disimular los gastos militares: los camiones comprados para el ejército se imputaron al ministerio de Transportes, una parte importante de la gasolina utilizada para los vehículos de las milicias y del ejército era imputada al ministerio de Sanidad. Finalmente el BM y el FMI cerraron el grifo de la ayuda financiera a comienzos de 1993, pero no denunciaron la existencia de cuentas bancarias que las autoridades ruandesas poseían en el extranjero en grandes bancos y en las que seguían disponibles importantes sumas de dinero para la compra de armas. Podemos considerar que el BM y el FMI fallaron en su deber de control sobre la utilización del dinero prestado. Debieron cortar sus préstamos desde comienzos de 1992, cuando supieron que el dinero era utilizado para la compra de armas. En ese momento debieron haber alertado a la ONU. Al continuar otorgando préstamos hasta comienzos de 1993, ayudaron a un régimen que preparaba un genocidio. Las organizaciones de defensa de los derechos humanos habían denunciado desde 1991 unas masacres preparatorias del genocidio. El Banco Mundial y el FMI sistemáticamente ayudaron al régimen dictatorial, aliado de Estados Unidos, de Francia y de Bélgica.

El aumento de las contradicciones sociales

Para que el proyecto genocida pudiera llevarse a cabo no sólo hacía falta un régimen para concebirlo y dotarse de los instrumentos para su realización, sino también la presencia de una masa empobrecida, presta a realizar lo irreparable. En ese país, el 90 % de la población vivía en el campo, y el 20 % de la población campesina disponía de menos de media hectárea por familia. Entre 1982 y 1994, se asistió a un proceso masivo de empobrecimiento de la mayoría de la población rural, mientras, en el extremo opuesto de la sociedad, se producía un enriquecimiento impresionante de algunos pocos. Según el profesor Jef Maton, en 1982, el 10 % más rico retenía el 20 % del ingreso rural, en 1992, acaparaba el 41 %, en 1993 el 45 % y a comienzos de 1994 el 51 %. (4) El impacto social catastrófico de las políticas dictadas por el BM/FMI y de la caída del precio del café en el mercado mundial (caída que se debe relacionar con las políticas de las instituciones de Bretón Woods y de Estados Unidos que lograron hacer saltar el cártel de los productores de café en la misma época) tuvo un papel clave en la crisis de Ruanda. El enorme descontento social fue canalizado por el régimen de Habyarimana hacia la ejecución de un genocidio.

Éric Toussaint, historiador y doctor en ciencias políticas de las universidades de Lieja y de Paris VII, es presidente del CADTM Bélgica (www.cadtm.org). Es autor de varias obras, entre ellas: Banco Mundial: el golpe de Estado permanente. La agenda oculta del Consensus de Washington, Ediciones El Viejo Topo, Mataró (Barcelona), 2007, y una tesis doctoral titulada: «Enjeux politiques de l’action de la banque internationale pour la Reconstruction et le Développement et du Fonds Monétaire International envers le tiers-monde», 2004. Además es coautor junto a Damien Millet de 60 preguntas, 60 respuestas sobre la deuda, el FMI y el Banco Mundial, Icaria Editorial, Barcelona, 2009; del libro colectivo La deuda o la vida, Icaria Editorial, Barcelona 2011 que tuvo el premio al libro político concedido por la Feria del libro político de Lieja.

Traducción: Griselda Pinero - Raúl Quiroz

Notas:
1) Chossudovsky, Michel, Rwanda, Somalie, ex Yougoslavie : conflits armés, génocide économique et responsabilités des institutions de Bretton Woods, Dossier CADTM GRESEA, Bruselas, 1995 ; Chossudovsky, Michel y Galand, Pierre, Le Génocide de 1994, L’usage de la dette extérieure du Rwanda (1990-1994). La responsabilité des bailleurs de fonds. Analyse et recommandations, informe preliminar, Ottawa y Bruselas, 1996. Véase también: Duterme, Renaud, Rwanda: une histoire volée, Editions Tribord y CADTM, 2013 http://livre.fnac.com/a6103644/Renaud-Duterme-Rwanda-une-histoire-volee
2) Maton, Jef. 1994. Développement économique et social au Rwanda entre 1980 et 1993. Le dixième décile en face de l’apocalypse.
3) Nduhungirehe, Marie-Chantal. 1995. Les Programmes d’ajustement structurel. Spécificité et application au cas du Rwanda.
4) Maton, Jef. 1994. Op. Cit.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

España: Democracia absolutista

Jaime Richart (especial para ARGENPRESS.info)

Sí, España vive sobre un oxímoron, como es el caso de la expresión "silencio atronador". Veamos...

El gobierno de estos últimos dos largos años está interpretando el poder otorgado por la mayoría absoluta al igual que los monarcas absolutistas y los dictadores fascistas interpretaron o interpretan el suyo como si hubieran sido investidos por la divinidad: ni una sola concesión a las propuestas o enmiendas, que no sean anecdóticas, presentadas por la oposición política. Han hecho de esta inestable democracia de mínimos un descarado régimen estamental que oprime progresivamente a las clases populares.

Y, por si fueran pocos los abusos reconocidos de personajes públicos concretos y de castas concretas, el mecanismo que va a introducir en la reforma de la Justicia el ministro del ramo y por ende el gobierno, enlazan con las parodias de justicia que la dictadura franquista se inventó para discriminar, ante jueces y tribunales especiales, a los súbditos perdedores de la guerra civil de los otros.

Es decir, cuando el desafuero de 10.000 aforados lo está pidiendo a gritos el sentido común, la modernidad y el Derecho comparado en cuya virtud ningún otro país de Europa los tiene (salvo en algún caso la figura del jefe del Estado), en España, en lugar de elaborar una ley para suprimirlo, se refuerza el fuero con este proyecto de ley. Si bien esto es lo de menos, pues a su rebufo ministro y gobierno persiguen otra cosa...

Estamos evidentemente ante una maniobra de distracción para colar, después de tanto recorte y de tanto delito económico otra medida totalitaria: la de reforzarse el poder ejecutivo y el legislativo, a costa del poder judicial. Esto es, pone en manos del organismo judicial superior de los jueces, de por sí de marcado carácter político al estar nombrado su presidente por el poder político, otro poder: el de nombrar discrecionalmente tres jueces, en lugar de uno, para la instrucción de un proceso penal en asuntos graves.

Si ya de por sí la fortaleza del poder judicial y el necesario equilibrio entre los tres poderes del Estado (según el consabido diseño de Montesquieu) estaban muy mermados por la presencia en la cúpula de los altos tribunales de miembros designados por el ejecutivo y la oposición según la mayoría electoral, el poder judicial se convierte en los casos muy graves y graves en vicario del poder ejecutivo y del legislativo.

En suma, una colosal involución que aproxima la situación a la instituida en la dictadura pasada. Con la exasperante diferencia de que si entonces todo el mundo sabía a qué atenerse sabidos los abusos dimanantes de la concentración de poder en el dictador, en una democracia de mínimos como la española medidas como ésta la sitúan a niveles de la figura inexistente en la teoría política de democracia absolutista. Y todo ello, siendo así que aun sin haberse consumado todavía este abuso planeado por el gobierno, las señales de que el pueblo es un cero a la izquierda en gobernabilidad son tan escandalosas que el mundo entero ya lo sabe.

España no tiene remedio. Este gobierno plantea la política como una batalla tribal o étnica en la que su partido actúa con toda la ventaja al concentrar, además del político, el poder económico, el institucional y buenas dosis de mediático. En resumen una gangrena que sólo amaina en periodos históricos muy cortos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Histórico: Los franquistas declaran ante la justicia

LA RETAGUARDIA

Por primera vez, en 40 años de dictadura y casi 37 de democracia en España, un responsable de los crímenes del franquismo compareció ante un tribunal de justicia de ese país. Dialogamos con el abogado por la querella argentina, Carlos Slepoy, acerca de las últimas novedades en esta causa.

El jueves 3 de abril, la Plataforma de Apoyo a la Querella por los Crímenes del Franquismo convocó a una conferencia de prensa en el Congreso de la Nación para dar cuenta de los avances de la causa.

Según relató luego el abogado Carlos Slepoy a Oral y Público, se produjo un hecho de gran valor simbólico: “uno de los torturadores que fueron imputados por la jueza María Servini de Cubría compareció ante un tribunal español que va a resolver si se lo extradita o no”.

Se trata de Jesús Muñecas Aguilar, acusado de torturas cometidas en el País Vasco, en la última etapa del franquismo entre 1970 y 1975. Aguilar fue uno de los guardias que asaltó el Congreso de Diputados con el teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero, en el famoso Tejerazo, ocurrido en 1981. En tanto, el 10 de abril deberá comparecer Juan Antonio González Pacheco: “mucho más conocido desde el punto de vista de su trayectoria como torturador, conocido también como Billy el Niño”, describió Slepoy.

En la conferencia de prensa, se informó además sobre la audiencia pública en que la que, como era predecible, los imputados requeridos y sus defensores se negaron a la extradición, pedida por nuestro país: “plantearon que la Argentina no tenía legitimidad para hacerlo, trataron de deslegitimar el principio de justicia universal, dijeron que no habían cometido los crímenes que se les imputaba. Por parte del fiscal español, en cambio, hubo un matiz que es importante porque si bien planteó que no se los podía extraditar porque eran delitos cometidos por españoles contra españoles en España, correspondía por eso mismo que en su caso se los juzgue en España. Lo cual sería extraordinario para nosotros, colmaría todas nuestras expectativas porque lo que se persigue finalmente con la querella argentina es que se pueda terminar con la impunidad en España, de modo similar a lo que ocurrió en nuestro país con las actuaciones de la justicia española. Pero dijo que para esto sería necesario, según su opinión y según establecen los tratados de extradición entre ambos países, que la jueza argentina solicitara que se les abriera un procedimiento judicial en España, en base a los mismos hechos por los cuales ella los está acusando, y que el juzgado que sería competente es uno del País Vasco, porque es donde se cometieron los delitos específicos de tortura. Pero que en todo caso avanzaba en su posición de que entendía que estos crímenes estaban prescriptos, en consecuencia finalmente venía a decir que no se los puede extraditar, ni juzgar en España”, explicó Slepoy.

En este sentido, el abogado adelantó que Servini de Cubría pedirá la apertura del procedimiento judicial en España: “lo hablamos hace unos días, ya que estuvimos reunidos por si había una resolución de esta naturaleza, ya veremos lo que dicen los jueces luego, pero si se dictara una resolución de acuerdo a lo que dijo el fiscal, permitiría que se abra un procedimiento en un juzgado español, que luego podría terminar con que dijeran que el delito está prescripto, pero generaría una inmensa movilización social en el País Vasco para que se haga justicia”.

Finalmente, en la conferencia se dio a conocer la presentación de un escrito por parte de la querella argentina pidiendo la imputación de quince nuevas personas y por tanto el dictado de quince órdenes de detención internacionales: “estamos a la expectativa de que en estos días se dicten nuevas órdenes de detención internacionales, es respecto de represores cuya indagatoria e imputaciones habíamos pedido hace varios meses, y a la vez informar que la jueza está muy determinada, ella está consciente del papel histórico que está cumpliendo la justicia argentina en este caso, tiene previsto viajar a España, tomar declaraciones directamente, hacer nuevas conferencias. Estamos celebrando los extraordinarios avances que están habiendo en esta causa, a pesar obviamente de las enormes dificultades que hay teniendo en cuenta todo el tiempo de impunidad que debemos remontar”, aseveró el letrado.

Respecto al objetivo de la querella argentina por los crímenes del franquismo, Carlos Slepoy especificó: “queremos poner en valor la idea del principio de justicia universal, es decir que los crímenes contra la humanidad deben ser perseguidos universalmente, por distintos tribunales del mundo, y por tanto el objetivo inmediato es tratar de que sean detenidos donde se los encuentre, o se los extradite desde España en este caso para que puedan ser juzgados en Argentina; a la vez somos conscientes de que tenemos una objetiva limitación, muy importante, estamos no solamente a doce mil kilómetros de distancia, sino que el hecho de que se los extradite o no depende de la decisión de los jueces y luego de las autoridades españolas, por lo que esa posibilidad es lejana. Desde ese punto de vista, lo que nosotros aspiramos es a denunciar internacionalmente la impunidad del franquismo y esperamos tener la oportunidad de que alguno de ellos pueda ser detenido”.

En este sentido, el abogado se refirió a las experiencias en Argentina y Chile: “cuando empezó el procedimiento en España en relación con las dictaduras argentina y chilena, nadie pensaba en sus inicios que podía ser juzgado (Adolfo) Scilingo, que actualmente está cumpliendo pena en España una condena del tribunal supremo español a 1084 años de prisión. Paradójicamente un genocida argentino cumple pena de prisión en España por los delitos cometidos en Argentina contra argentinos, y sin embargo ese mismo tribunal supremo niega que puedan ser investigados los del franquismo. O quién podía pensar que podía ser detenido Pinochet. Nosotros tenemos la expectativa de que esto pueda pasar y que eventualmente alguno pueda ser sometido a la justicia argentina, pero sabemos que esto no colmaría para nada la expectativa de una sociedad que necesita imperiosamente que se haga justicia en su propio seno”.

Slepoy remarcó que la sociedad española necesita que se abran todos los juzgados de ese país para investigar los crímenes que se cometieron durante cuarenta años: “con esta querella queremos colaborar a que termine la impunidad en España. Yo creo que lo vamos a lograr, del mismo modo que en su momento las actuaciones de la justicia española y de los países europeos fueron importantes para terminar con la impunidad en nuestro país. En este momento la querella argentina está concentrando todas las grandes expectativas de mucha gente en España, porque es la única alternativa judicial abierta en el mundo, pero creemos que esto va a replicar, ya sea a través de otros países donde se abran procedimientos similares, fundamentalmente esperamos que haya jueces y fiscales españoles que como lo hicieron los argentinos o los chilenos realmente hagan avanzar esta idea de verdad, justicia y reparación tan fundamental para una sociedad y para la existencia de una democracia”, finalizó el abogado querellante.

Si bien se está lejos de conseguir justicia, que luego de tantos años algún represor franquista tenga que pasar por tribunales y responder preguntas, se torna todo un avance.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Alfredo Grande: "la cultura represora entiende Fuenteovejuna al revés"

LA RETAGUARDIA

Debatimos y reflexionamos sobre estos fenómenos, que poblaron la agenda de los medios tradicionales en los últimos días, a partir de las palabras y vivencias de Jorge Garaventa, Alfredo Grande y Adolfo Pérez Esquivel. Además, compartimos la carta de Lorena, la mamá de David Moreira, el joven asesinado en Rosario, leída por uno de los integrantes de la Garganta Poderosa.

Acabo de pasar por un situación espantosa, angustiante, al menos para mí. Un compañero me llevó en su camioneta desde el Club y me dejó en Carlos Pellegrini y Lavalle para que tomara el subte y siguiera mi viaje. Me detuve un rato en la esquina, necesitaba mandarle un mensaje por face a una compañera que no la estaba pasando bien y no quería demorarme en hacerle llegar mi afecto. Al lado mío, un grupo de turistas brasileños. De pronto, un niño de no más de catorce años, intenta arrebatarle la cadena de oro a uno de los turistas. Forcejean y finalmente el niño cruza la avenida corriendo sin su botín, la cadena de oro, y el hombre asombrado e indignado se tocaba el cuello lastimado, observaba impotente cómo el niño huía a la vista de todos. No había policía, se sabe o se sospecha de zonas u horas liberadas, azorado no podía dejar de mirar al pequeño huyendo, y al turista rodeado de gente, que ya reclamaba más o menos el exterminio de la niñez. Sin dudas miré con insistencia, y por cierto, suelo conocer los efectos de mi mirada. Me aparté, ya ni el clima ni el tema con el rumbo tomado resultaban de mi interés, terminé de escribir cuidadosamente porque las sensaciones de inseguridad son contagiosas y guardé mi teléfono. Me aprestaba a irme cuando me veo rodeado por un grupo de brasileros, enfurecidos, que me lanzan todo tipo de insultos, entre los cuales los más claros eran ‘malandra’, uno de ellos empezó a vociferar ‘este es el cómplice, este es el malandra, llamen a la policía’. Me desesperé, no sabía qué hacer. La gente empezaba a detenerse, cualquier cosa que quería decir la tapaban con insultos, uno intentó sacarme la mochila para revisarla y no se lo permití. Otro lo detuvo, ‘esperemos a la policía’, dijo. Entre la gente decían que habían agarrado a un chorro. La policía no aparecía. Agobiado les sugerí, que la llamaran ellos. Uno, que empezó a estar razonablemente, llamó. Me aferré a ese esbozo de razonabilidad mientras peleaba con mis ganas de salir corriendo. ‘No entiendo’, decían, ‘soy un hombre honesto, esto es un atropello, una falta de respeto, soy una persona honorable’, dije, sorprendiéndome de un concepto que jamás uso. Sorpresivamente me contesta ‘ya sé, creo que se equivocaron. Dicen que usted los miraba sospechosamente y que mandó mensaje de texto antes y después’. ‘Fíjese en mi celular’, le dije. ‘No’, respondió, ‘quédese tranquilo, es mejor esperar que venga la policía’. Tomé mi celular y llamé yo también. Expliqué que estaba pasando por una situación muy difícil, prometieron mandar un móvil. ‘Ahora viene la policía’, dije teniendo severas dudas de que fuera lo mejor. El turista de la cadena dijo ‘vámonos, no sigamos perdiendo el tiempo’. El que se había quedado conmigo dijo ‘no, esperemos a la policía, tenemos que saber si este hombre es delincuente o es inocente’. ‘Vamos, vamos’, empezaron a gritar los demás y se fueron. Cada quien retomó su camino y me quedé solo y aturdido, sin saber qué hacer, qué decir, a dónde ir, a quién llamar, dejé que mis penas me llevaran y llegué a las soledad de mi consultorio donde no tenía planeado ir, dejé la mochila en el piso y me desplomé en un sillón a oscuras, sin poder pensar pero cargado de los peores recuerdos de situaciones parecidas, que supuse definitivamente en el pasado. Son esos ratos en los que me quiero hacer un ovillo invisible en un rincón, en los que pienso o que este mundo es demasiado cruel o yo soy muy sensible. No sé cuánto tiempo pasó, podría calcularlo pero no importa, sé que fue mucho tiempo muerto, tiempo helado. Enderecé mi columna, prendí la computadora y mientras esperaba revisé mi mochila, que no quise mostrar, apenas tres cosas, mi agenda, el tomo 1 de Freud y un artículo mío que imprimí esa mañana: ‘Sospecha Delincuencial. La otra forma de los genocidios’. Y sin saber qué decir, empecé a escribir este mensaje, tal vez sí sabiendo lo que quería leer.

Jorge Garaventa, psicólogo clínico, fue el protagonista de este hecho y autor del texto que leyó al aire en La Retaguardia. Luego, reflexionó sobre las repercusiones de sus palabras al ser publicadas en su Facebook: “había gente que decía ‘bueno, está bien, pero no nos podemos impresionar por lo que le pasó a Jorge, porque lo cierto es que estamos dominados por los chorros, y si no tomamos las cosas por nuestras manos no lo hará nadie’. Yo creo que este es un pensamiento que aunque no es mayoritario es muy fuerte. A mí me da la sensación, de cualquier manera, que esto que está ocurriendo hoy es un punto de llegada, no de salida, de un clima que se fue gestando. A mí por ejemplo una de las cuestiones que me preocupa seriamente es que haya líderes sociales que le den letra a esta cuestión de los linchamientos”, reflexionó luego el psicólogo.

El caso de David Moreira
El primer caso que ocupó un lugar en los medios fue el de David Moreira en Rosario. El joven fue acusado de haber robado en la vía pública e inmediatamente después atacado ferozmente por un grupo de personas. Le pegaron hasta matarlo.
En relación a este hecho, Garaventa afirmó: “hubo se supone una piba que grabó y mandó a la fiscalía la grabación del linchamiento, por lo menos unos segundos. Circula un twitter que se supone que es de ella, donde dice que alguna gente se acercó, específicamente ella dice dos muchachos, y le preguntaron qué pasaba, les contestaron que le estaban pegando a un chorro, ‘¿Ah, ¿si?’ y se metieron a pegarle. Ni siquiera sabían lo que estaba ocurriendo. En los relatos que aparecen está esta cuestión, de que es suficiente con que digan ‘un chorro’ para que la gente se tire encima a pegarle. Y esto Freud lo planteó hace más de cien años, él decía que cualquier situación hace posible que se ponga en funcionamiento los mecanismos homicidas de algunas personas. En todo caso, es un instinto asesino que encuentra un blanco, un negro en este caso, donde descargar eso que es previo al hecho que lo desencadena”.
En este sentido, Garaventa remarcó que la cita a Freud tiene que ver con que considera que no todo el mundo sale a matar o a robar, pero agregó: “más vale que si nosotros no nos planteamos estos hechos como estructurales en los límites del capitalismo, creo que terminamos haciendo apreciaciones intelectuales totalmente ajenas a la realidad”.
En relación al caso de David Moreira, escuchamos en La Retaguardia la carta que su mamá Lorena le escribió, leída por un integrante de la Garganta Poderosa, y que reproducimos a continuación.

En memoria de mi querido David:
Nació el 4 de enero de 1996, en el Hospital Centenario de Rosario. Su abuela, su hermana María y su tío estaban allí, mientras su papá trabajaba para poder sostener a su familia. Era hermoso, de pelito negro y de piel blanquita, un principito según todos. Creció en un hogar humilde, pero a su lado tenía a quienes lo amaban de verdad, como su adorada tía Anabel, que le enseñó a caminar. Era tímido, se ponía colorado y sentía mucha vergüenza cuando alguien le decía lo lindo que era. Muy compañero de todos los chicos a lo largo de su infancia y muy compañero de sus vecinos de Empalme, donde vivía actualmente, dejó amigos por toda la ciudad, que hoy en día van cayendo en mi casa para consolarme, a medida que se van enterando la triste noticia.
Tuvo 3 hermanos más: Micaela, Elías y Tomás. Los adoraba. Los vivía aconsejando, como hacía su papá, qué es vendedor ambulante y a veces no estaba en todo el día, por lo que David era para ellos un segundo papá. Después de dos años, debió abandonar la secundaria, para ayudar con esos hermanos. Y yo me enojé muchísimo con él, pero su decisión era que no les faltara nada. Entonces, empezó a trabajar como albañil y también en una fábrica de calzado con su tío Gastón, a quien quería tanto…
David era mi compañero, tomábamos mate juntos y, salía hasta tarde, me avisaba, o nos llamábamos continuamente. De hecho, ese día fatal estuvo conmigo. Me dio su billetera con lo que había cobrado, y me dijo: “Poné la pava que ya vengo, y si necesitás algo, sacá”.
No llegaba. Salí a esperarlo afuera, pero no estaba. Lo esperé. No me llamaba. No lo podía encontrar por ningún lado, y sus amigos tampoco lo habían visto, porque se habían ido a la cancha a ver a su querido Central. David no fue, para no gastar, porque me había ayudado a mí a comprar los útiles para sus hermanos. Y sí, lo terminé encontrando, como N.N.
Jamás imaginé verlo así... Mi marido lo reconoció por un tatuaje que se hizo en el tobillo, cuando cumplió 18 años, con las iniciales de sus hermanos. Y así, se me fue un Ángel de la peor manera, un chico al que le encantaba ayudar a todos, conocidos o no. No sabía decir no y, si veía a alguien sin zapatillas, era capaz de sacarse las suyas para dárselas… Por eso, opté por donar sus órganos: para que siguiera ayudando, a 7 personas de la lista de espera. Pues él lo hubiera querido así.
Se fue mi mano derecha, mi David querido, pero hay muchos David que pueden ser asesinados o maltratados. Y eso no puede ser así de ningún modo, así sean culpables o inocentes del delito que se los esté acusando. ¿O acaso esas personas enfurecidas que lo mataron a golpes y patadas de la peor manera, como si fuese un animal, no son culpables? Ojalá le pidan perdón a Dios y ojalá entiendan que nadie tiene derecho a hacer “justicia” por sus propias manos.
Ahora, ya nadie podrá ya devolverme a mi hijo, pero encima pareciera ser que quienes lo mataron no son asesinos… ¿No lo son? Por favor, que esto no ocurra nunca más y que la Justicia esté en manos de quienes deben garantizarla. De mi parte, sólo agradecerle a La Garganta Poderosa por este espacio para limpiar el nombre de mi hijo, y recordarlo.
Hijo, te fuiste sin poder disfrutar de tus sueños y proyectos, pero mamá los hará posibles junto a papá y a todos los que te amaron.
Te amo, y sé que estás con Dios.
Mamá

Alfredo Grande: "los medios fogonean pero no inventan"

Sobre los linchamientos también hablamos con el psicoanalista y psiquiatra Alfredo Grande, en el marco del programa “Enredando las mañanas” de la Red Nacional de Medios Alternativos, quien aseguró que cuando se plantea el fenómeno de la “justicia por mano propia” se cometen varios errores: “el código más justo que ha habido en la historia de la humanidad es la Ley del Talión, porque mantiene algo muy importante que es la proporcionalidad entre la falta, el crimen y el castigo. Justamente lo que se puede llamar lo injusto es esa desproporcionalidad o porque el crimen en muy grande y el castigo muy pequeño, o porque el crimen es muy pequeño y el castigo muy grande. La ruptura de la proporcionalidad entre el crimen y el castigo es una marca de la cultura represora. Y este desnivel se puede ver a dos puntas. Se puede dar porque es poco o demasiado, que es un poco lo habitual de la cultura represora: o te morís de sed o te ahogas, no hay un suministro de agua adecuado y pertinente. Entonces, el tema del linchamiento es el paradigma de la ruptura de la Ley del Talión, no es ojo por ojo, cartera por cartera, arrebato por arrebato, sino que es asesinato por arrebato, entonces ahí se atraviesa, se rompe, se disloca una ley básica de esta cultura, que ha sido muy denostada pero que no ha sido superada todavía. Cuando se habla de justicia por mano propia, en realidad la mano propia es una mano colectiva, y el paradigma de la justicia por mano propia fue Fuenteovejuna, esa obra maravillosa, en la que un pueblo va contra el comendador, el poder despótico. Pero la cultura represora entiende Fuenteovejuna al revés. Son pocos no contra los poderosos sino contra los que han sobrevivido a los banquetes del liberalismo, incluso los de este gobierno, por supuesto. A lo que se llama linchamiento, hay que pensarlo un poco porque acá tiene una fuerte marca reactiva, y lo reactivo en la cultura es muy intenso, pero efímero. O sea que esto de los linchamientos va a ir desapareciendo, sobre todo si algunos medios no lo siguen fogoneando”.
Grande, que también conduce el programa radial Sueños Posibles, afirmó que efectivamente los medios fogonean, avivan el fuego del fenómeno de los linchamientos, pero remarcó que no son quienes prenden ese fuego: “lo que los medios hacen, sobre todo los conocidos como medios masivos es fogonear el fuego, no prenderlo, esto para mí es importante, por lo tanto cuando dejen de fogonearlo, como esto es reactivo va a empezar a decaer, como lamentablemente también decayó el 2001, porque parte era reactivo. Lo que prende el fuego es la situación real; el 2001 no lo prendieron los medios. Me acuerdo que, después de venir de las marchas, ver la televisión y eran todas escenas de todo, pero el fuego, digamos, lo que prende cualquier fuego, en la historia, es un real. Por ejemplo, el mayo francés, el 17 de octubre de 1945 no lo armó la televisión o la radio, la guerra no la inventó la radio, después sí se fogoneaba. Eso es algo que hay que diferenciar porque si no caemos en la cuestión tan remanida de matar al mensajero. Entonces, hay un real que a pesar de lo que dijo Aníbal Fernández, que había una sensación de inseguridad, lo que había es una situación de peligro; vivir en ciertas zonas de la ciudad, casi en todas, es peligroso. Yo dejo mi auto muchas veces en donde tengo uno de mis bunkers, en la zona de Constitución, y hago dos cuadras, parezco un radar, anticipando movimientos, cruzando, voy, vengo, parezco un loco, porque no puedo ir siempre por la misma vereda, tengo que cruzar, porque hay un peligro. Entonces cuando hay un peligro y vos hablás de sensación de inseguridad eso se llama una acción psicotizante, estás transformando una percepción en una alucinación. Eso se lo debemos a Aníbal Fernández”.
Alfredo Grande señaló que de esta manera se está desmintiendo lo que percibe la sociedad, un accionar al que caracterizó como “percepticidio”: “es la muerte de la percepción. Eso es la llama, lo que estaba y está, porque como se sabe nadie nace para chorro, nadie nace asesino, ni los pibes, ni los ladrones, ni los vecinos, nadie nació para esto. Esto es un constructo de la cultura represora. Para la cultura represora, el remedio siempre es peor que la enfermedad. Como este gobierno con ese garantismo pelotudo, de pequebú, de Paseo Alcorta, construyó una virtualidad que no existe, yo se lo escuché al Padre Farinello en una mesa que compartimos hace varios años, que la villa ya no era la villa, él no pudo vivir en la villa más de dos años porque ahora es otra cosa. Entonces desde ese lugar, ni los pibes, ni los adolescentes, que roban, matan y violan, nacieron para hacer eso, ni los vecinos que linchan nacieron para hacer eso. Entonces como le escuché decir a Berni y Zaffaroni: ‘son asesinos’. No, no son asesinos, tienen conductas asesinas, pero no son asesinos. De la misma manera que los pibes limados por la droga, el hambre, el frío, por el maltrato, matan, tampoco son asesinos, sino quedamos en esa famosa película de ‘Asesinos por Naturaleza’. Ni los unos, ni los otros son asesinos. Ahora me pregunto, ¿qué pasó en esta democracia, qué pasó en la década ganada para que ciudadanos se conviertan en asesinos? Cuál fue el proceso de degradación de la subjetividad?, porque el gobierno nos dice que es un país con buena gente, no lo digo yo”, agregó.
Durante la entrevista con Enredando las mañanas, Alfredo Grande desestimó que este tipo de reacciones sociales sean consecuencia del Terrorismo de Estado. Por el contrario, el psicoanalista habló de Estado terrorista: “tirarle todo al Terrorismo de Estado después de treinta años de democracia es un per saltum hacia atrás. Esto es consecuencia del Estado terrorista, que es la otra cara del Estado benefactor. Hoy tenemos esta democracia porque nuestra clase política tardó un año y medio desde que se rindió Puerto Argentino hasta que Alfonsín asumió. Esta democracia es hija de gente muy cobarde, muy especulativa, es hija de que Bignone le pone la banda a Alfonsín y no va preso. Es hija de gente muy pusilánime, negociadora, corrupta y transera, por supuesto con el radicalismo y el PJ a la cabeza. El Terrorismo de Estado parió el movimiento de derechos humanos más importante de la historia, no sé si de la humanidad, pero por lo menos de Latinoamérica; parió una resistencia ciudadana política extraordinaria; los que después agarraron eso, básicamente primero el radicalismo y después el PJ, arruinaron todo eso y los vemos en lo que pasa ahora. Pasarle todo al Terrorismo de Estado es un per saltum, una coartada miserable como cuando se dice que todo es por el 2001... no, el 2001 fue el efecto final, fue la gran maniobra de Menem y Cavallo para tirarle todo al bobito de De la Rúa. Por ejemplo, el 2 de abril es feriado por influencia de López Murphy, ministro de Defensa. Habría que levantarlo ya como una forma de aplacar a las fuerzas armadas, ¿por qué va a ser feriado el día que empieza otro genocidio? La dictadura cívico militar fue desde 1975 -incluimos a la Triple A-, a 1983, es la tercera parte de la democracia; entonces, si en treinta años no reparás, es lo que pasó en España, ahí tenés primero a Felipe González, ahora Rajoy, pasando por Zapatero, así están... ¿Qué va a decir un español hoy? ¿Que la culpa la tiene Franco? No, la culpa la tienen la socialdemocracia y la derecha, que no son tan diferentes”.

Adolfo Pérez Esquivel: "sobre el espíritu de venganza es imposible construir una sociedad"

En Enredando las mañanas también consultamos sobre el tema al premio nobel de la Paz e integrante del SERPAJ (Servicio Paz y Justicia), Adolfo Pérez Esquivel, quien rechazó de plano la llamada justicia por mano propia: “toda persona culpable o no, tiene derecho a un juicio justo, no al asesinato del linchamiento, donde se producen fenómenos de tipo sociales que es la suspensión de la conciencia, donde todos realizan lo mismo, entonces la culpabilidad se diluye en lo colectivo, mecanismos que fueron utilizados en la época de la dictadura, tanto en las fuerzas armadas como en las fuerzas de seguridad. Ahora que este tipo de linchamientos se produzcan es también porque se ha generado una situación de inestabilidad, inseguridad y miedo ante la falta de respuestas de los responsables del Estado. Y mucho tienen que ver los medios de comunicación que han incentivado ese sentido de la inseguridad, mostrando todos los días, durante las 24 horas, los horrores, problemas que vive la sociedad, sin ningún tipo de alternativa, y hay que ver lo que sí se está haciendo en la sociedad para poder avanzar en la seguridad democrática”, aseveró.
En cuanto a cómo se sale de una situación así, Pérez Esquivel mencionó no solo la responsabilidad de los medios: “también tiene que ver con la educación, con la toma de conciencia colectiva y con la organización social para enfrentar estos males que están afectando a nuestra sociedad”.
El premio nobel de la Paz hizo referencia además a la conducta histórica del movimiento de derechos humanos, siempre alejada de la venganza y la justicia por mano propia: “desde un comienzo, los organismos buscaron la verdad, la justicia y no el espíritu de venganza, y eso es lo que a través del tiempo ha dado los resultados de que hoy sean juzgados los responsables de crímenes de lesa humanidad. Sobre la impunidad, sobre el espíritu de venganza es imposible construir una sociedad”.
Distintas posiciones y reflexiones acerca de los linchamientos y sus posibles orígenes y soluciones. En lo que sí hay coincidencia, es en que este tipo de acciones nada tiene que ver con la justicia, sino con todo lo contrario. Parece ser injusticia por mano propia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Informe sobre mulas: El eslabón más débil del narcotráfico

Sol Amaya (COSECHA ROJA)

Cuando el detector de metales comenzó a chillar a Aileen se le aceleró el corazón. Sonó porque tenía los anillos puestos, pero no tuvo tiempo de sentir alivio porque al instante un guardia le pidió que lo acompañara. Dentro de su cuerpo sentía retumbar 109 razones para tener miedo: la cantidad de cápsulas de cocaína que esta joven venezolana había ingerido en un hotel del centro porteño antes de llegar al aeropuerto de Ezeiza.

Tiempo después, al pisar el mismo aeropuerto, Betty, una mujer centroamericana, sentiría que había dejado atrás todo dolor. Los golpes de su primer marido, las heridas del segundo y, sobre todo, lo que terminó de partirle el corazón: la trompada que le dio su propio hijo. Tan enfrascada estaba en el pasado que no anticipó su futuro. La cocaína que llevaba en su equipaje fue descubierta por el personal de seguridad del aeropuerto.

María llegó a Ezeiza desde España, luego de que su restaurante se fundiera y sus socios le sugirieran un viaje a la Argentina costeado por ellos mismos. A cambio, sólo debía traer unos paquetes.

Sin conocerse, y viniendo de países tan distantes entre sí, estas tres mujeres tuvieron un mismo destino: una cárcel argentina.

Mulas, camellos, burros, aguacateras. Así se conoce a quienes se convierten en medios de transporte para pequeñas cantidades de droga. Así las llaman a Aileen, Betty y María.

En la Argentina, según un estudio realizado por Alejandro Corda, integrante de la Asociación Civil Intercambios, alrededor del 70% de las mujeres que están prisión cayó por delitos relacionados con drogas. Un 90% de ellas son extranjeras, en su mayoría de países latinoamericanos.

Según indica Corda en su trabajo, que fue publicado en la Oficina en Washington para asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés), la aplicación de la ley “recae principalmente sobre los actores menores y más fáciles de capturar, y aparece vinculada al incremento de los encarcelamientos de dos poblaciones en situación de vulnerabilidad en particular: mujeres y extranjeros”.

La vida en prisión

En la pequeña habitación que funciona como aula y biblioteca de la cárcel Betty se siente segura. Llega varias horas antes de que comience la clase, ordena todo, prepara el mate para los maestros y trata de que los penitenciarios lleven a todas las alumnas. A sus 50 años, y tras haber escapado de la violencia en su propio hogar, Betty no quiere que la vean como una delincuente. Para ella estar tras las rejas es un error, una mala jugada que le hizo la vida.

María también busca refugio en los talleres y actividades recreativas y educativas. Son pocos los momentos en los que no llora. Llora por las noches cuando los ruidos de rejas, los murmullos, los pasos de las guardias y el llanto de otras mujeres no la dejan dormir. Llora por teléfono cuando habla con su hijo que fue sometido a una compleja cirugía en su ausencia. Y llora cuando intenta explicarle a alguien que ella no quería involucrarse en un delito.

Desde que se inauguraron las aulas nuevas, que tienen un pequeño jardín, Betty y María tratan de pasar la mayor parte del tiempo posible al aire libre. Si el clima lo permite les piden a los docentes que den las clases afuera. A pesar del alambrado perimetral a veces logran sentirse como alumnas en el colegio.

La mayoría de las mulas son primodelincuentes: antes de caer presas nunca habían tenido un conflicto con la ley. Tal vez sea eso lo que las hace moverse en grupo dentro de la cárcel. Las mulas se diferencian del resto de la población carcelaria. Es fácil distinguirlas. Son las más tranquilas, las menos “tumberas”. Mantener el buen aspecto y la conducta para ellas es importante. Tratan de vestirse de manera sobria y de llamar la atención lo menos posible.

Aileen no había estado nunca en prisión aunque sí conoció un penal venezolano cuando fue a visitar a un familiar detenido. Le causó espanto el hacinamiento, el ambiente, la falta de actividades. Por eso se prometió que nunca iría a una prisión en su país. Cuando quedó detenida en Argentina temió lo peor. Pero se adaptó. Se hizo un grupo de amigas, en su mayoría mulas como ella, y se anotó en varias clases. En los tiempos libres, entre otras cosas, le hacía las manos a sus compañeras. Nunca se le saltó el esmalte y hasta aprendió a hacer uñas esculpidas.

Casi todas las extranjeras, que son la mayoría, comparten un gran temor: que las manden a cumplir la pena a sus países de origen.

Betty creó su propia familia dentro de la cárcel. Ella hace de madre de las más jóvenes. Las otras mujeres suelen contarle sus miedos, sus preocupaciones y pedirle consejo. A veces se toma su papel tan en serio que las chicas se enojan por su exigencia. Las reta si no hacen las tareas, si dejan un vaso sucio, si no devuelven un libro.

Casi ninguna de estas mujeres que transportaron droga en su cuerpo o en su equipaje había consumido estupefacientes antes de estar en prisión. Una vez allí, algunas caen.

Aileen había probado la cocaína en Venezuela, pero no se dejó atrapar por la adicción. En prisión trabajó, estudió y logró juntar algo de dinero. “Me supe cuidar, porque estando sola en otro país no me podía dar el lujo de despilfarrar dinero”, dice. ¿Despilfarrar en qué? “Pues en drogas. Es más fácil de conseguir que afuera. Aunque es mucho más cara. Yo había dejado de consumir hace años, pero volví cuando caí presa”.

“Es importante no perder de vista que las drogas que entran a los reclusorios son introducidas mayoritariamente por el personal de seguridad y custodia de los centros, quienes generalmente gozan de impunidad”, resalta un estudio del International Drug Policy Consortium (IDPC).

En México, según el mismo estudio, a las mulas se las llama “aguacateras” porque la droga está envuelta con cinta canela, formando un bulto que se conoce como “aguacate” debido a su forma y tamaño. Recurren a todo tipo de escondites, entre ellos la vagina.

El peso de la ley

Un reporte de la Open Society Justice Initiative señala que entre 2006 y 2011 la población penitenciaria femenina de América Latina casi se duplicó, pasando de 40.000 a más de 74.000 internas. La gran mayoría de estas mujeres son acusadas de delitos de drogas, aunque están lejos de ser las protagonistas del tráfico.

El debate se plantea de manera pendular: de un lado están quienes creen que el micro tráfico debería ser un delito excarcelable. Por otro lado, quienes sostienen y aplican las leyes vigentes en las que ser mula es penado con prisión. Incluso en algunos países las condenas son mayores a otros delitos como el homicidio o la violación.

En Bolivia, por ejemplo, la pena máxima por tráfico de drogas es de 25 años mientras que por homicidio doloso es de 20. En Colombia, la pena máxima por tráfico es de 30 años, mientras que por violación es de 20. En México, la condena máxima por la violación de menores es menor que la pena máxima establecida por delitos de drogas no violentos, según información recopilada en “La Adicción Punitiva: La desproporción de leyes de drogas en América Latina”, un estudio del Colectivo de Estudios Drogas y Derecho (CEDD).

En Argentina el tráfico está penado por la Ley N°23.737 (Ley de Estupefacientes). Las penas van de 4 a 15 años de prisión. Pero el ser extranjeras puede resultar un beneficio para las mulas. Aileen accedió a un juicio abreviado y a los dos años y tres meses (la mitad de su condena) pidió ser expulsada del país, tal como lo permite la ley para los extranjeros detenidos, y volvió a sus pagos en libertad. Betty y María no tuvieron la misma suerte y hoy continúan presas.

Los llamados juicios abreviados, sin embargo, cargan con otro problema: al declararse culpable la mula no se investiga lo que hay detrás, es decir, en general no se llega a averiguar quiénes son los que cargan a las mulas, quién es el verdadero narcotraficante.

La cantidad de mujeres alojadas en las cárceles argentinas -que son apenas el eslabón más débil de la maquinaria del narcotráfico- ha generado numerosas propuestas por parte de legisladores y funcionarios.

La diputada nacional Victoria Donda, por ejemplo, presentó un proyecto de reforma a la ley de Estupefacientes que propone bajar la pena mínima a 2 años para las llamadas mulas. “Esto permitiría la aplicación de penalizaciones más flexibles que redunden en un trato más humano para con quienes son también víctimas del narcotráfico y que, por lo general, pertenecen a los sectores más vulnerables de nuestra sociedad”, fundamentó Donda.

Por su parte, el diputado nacional Fabián Peralta también planteó la necesidad de perseguir lo que hay detrás de las mulas. “Si no se investiga quién carga las mulas, de dónde viene la droga, a dónde va, cómo se recolecta el dinero y cómo se ingresa al circuito lícito, no sirve de nada encarcelar al portador de la droga, porque mañana hay otro en su lugar y todo sigue igual”, sostuvo.

Entonces, ¿cuál sería la solución? ¿La excarcelación? Algo así se consideró en España, tras una reforma al Código Penal llevada a cabo en junio de 2010. Cientos de presos, en su mayoría mulas, fueron liberados luego de que se rebajara la pena máxima de 9 a 6 años para el tipo básico del tráfico de drogas. También se redujo la condena para los tipos agravados del tráfico de estupefacientes, antes castigados con entre 9 y 13 años de cárcel y, a partir de la reforma, de 6 a 9. El objetivo de los cambios era reforzar la proporcionalidad de la pena.

Pero para un juez federal argentino, que vio pasar por su despacho muchas causas de narcotráfico –y que prefirió no ser citado con su nombre-, el problema no tiene que ver con una desproporción de las penas. El magistrado considera que las mulas ya obtienen beneficios cuando cooperan con la justicia. “Es un pequeñísimo porcentaje la cantidad de mulas que se detectan. Las demás pasan. Cambiar la ley no va a solucionar nada porque lo que hace falta no es penas más duras ni más blandas, sino voluntad política”, sostiene el juez. Y agrega: “Tal vez sea fácil perder de vista un par de mulitas, pero por acá pasan contenedores de droga sin ser detectados”.

Como sea, hay países en los que no se perdona el tráfico de drogas, por más insignificante que sea la cantidad. Tal es el caso de China.

Un artículo publicado por la BBC sostiene que en ese país cualquier persona encontrada con más de 50 gramos de drogas ilegales puede ser condenada a muerte y cita como ejemplo el caso de una sudafricana de 38 años que en 2011 fue ejecutada por haber intentado introducir al país tres kilogramos de metanfetaminas.

Poner el cuerpo

Las mulas latinoamericanas son en su mayoría jefas de hogares monoparentales, con dos o más hijos, procedentes de sectores marginados y con historias de vida marcadas por distintas formas de violencia y, en muchos casos, abuso sexual. La mayoría son las únicas responsables de sus hijos y, a menudo, de otras personas. Tienen bajo nivel educativo y una precaria inserción laboral antes del encierro.

“Nos encontramos con historias de vida muy desgarradoras a las que se suma la manera en que son detenidas, humilladas en la frontera, donde se tienen que desnudar, o que terminan en un hospital debido a la droga que llevan dentro del cuerpo. Ahora están llegando varias mujeres de Europa del este, que son amenazadas para transportar las drogas y pasan meses girando por Latinoamérica, hasta que son detenidas”, cuenta María Santos, del equipo de Género de la Procuración Penitenciaria argentina.

Un estudio realizado recientemente por este organismo reafirma la tendencia que se ve a nivel internacional: la mayoría de las mujeres presas lo están por delitos vinculados a la ley de drogas. “Muchas de estas mujeres se encuentran en una situación de pobreza extrema, al punto de estar tan desesperadas que acceden a convertir sus cuerpos en envases para trasladar droga”, cuenta Santos.

Es que las mulas ponen el cuerpo, literalmente. Muchas de ellas intentan atravesar los controles de las fronteras y los aeropuertos con decenas de cápsulas en sus estómagos. A veces, los nervios las traicionan y terminan entregándose. Pero muchas otras veces son sacrificadas. Así funciona el sistema del narcotráfico: alguien hace una llamada anónima para denunciar a una mula y, mientras ésta es retenida, otras tantas sortean los controles y llegan a destino.

En el caso de Aileen los escáneres del aeropuerto no detectaron más que unas mínimas manchitas, pero a esa altura la Policía de Seguridad Aeroportuaria ya no tenía dudas y ella no hacía nada para negarlo. Guardó silencio y esperó un milagro. La trasladaron al Hospital Interzonal de Ezeiza, en donde descubrieron que su estómago estaba cargado de pequeños dediles de droga.

Pasó cinco días internada evacuando las cápsulas. Tuvo suerte: ninguna se rompió, como si les pasó a sus dos compañeras de habitación en el hospital, a las que los médicos “tuvieron que abrir como chanchos” para que no murieran.

Aileen es parte de una estadística que muestra que en los últimos 17 años la Unidad Especial del hospital provincial de Ezeiza ayudó en la evacuación de 30.842 cápsulas de cocaína. En la mayoría de los casos no se dan complicaciones y los pacientes pueden evacuar la droga por sí mismos. Pero en un 5% de los casos, una cápsula se rompe y las mujeres son sometidas a cirugía porque la droga que se esparce por su cuerpo puede causarles la muerte.

El Ministerio de Salud de la provincia calcula que en general se ingieren unas 80 cápsulas por persona, aunque a veces puede ser más. Incluso tuvieron un caso que se convirtió en récord mundial: la mula cargaba con 298 cápsulas en su cuerpo.

“Yo tenía 1 kilo 200, pero los policías anotaron algo así como 400 gramos. Ojalá se hubieran quedado con más, quizás así me largaban antes”, contó Aileen durante su tiempo en la cárcel de Ezeiza.

Hay abogados que argumentan que obligarlas a expulsar las cápsulas es una violación al artículo 18 de la Constitución Nacional. Es como hacerlas declarar en su contra. Claro que rara vez esta afirmación es tomada en serio por un juez. Las mulas siguen llenando las cárceles de mujeres de Latinoamérica.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

¿Qué es eso de la "justicia por mano propia"?

MDZOL

El presidente de la Asociación de Abogados y Abogadas de Mendoza por la Justicia Social reflexiona a partir de los casos de linchamientos.

Lucas Gómez
Los nadie.
…Que no son, aunque sean.
Que no son seres humanos, sino recursos humanos.
Que no tienen cara, sino brazos.
Que no tienen nombre, sino número.
Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local.
Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.

Eduardo Galeano (Fragmento de Los nadie. El libro de los abrazos).

Desde la Asociación de Abogados y Abogadas de Mendoza por la Justicia Social (AAMJuS) repudiamos expresamente los actos de “linchamientos” ocurridos en estos últimos días en nuestro país. Consideramos estas prácticas como otros hechos de violencia que lejos de aportar una solución forman parte del flagelo de la “inseguridad” y magnifican la violencia social que tanto se busca modificar.

No podemos desconocer que todo acto de agresión en banda que provoque una lesión en la integridad física o que termine con la vida de una persona es un delito pasible de graves sanciones penales. Esto no significa justificar bajo ningún punto de vista hechos delictivos que lamentablemente pudiese sufrir cualquier habitante en su persona y bienes, pero tampoco se puede aceptar y fomentar combatir la inseguridad con más inseguridad.

Nos manifestamos en contra de todo tipo de cobertura mediática que no administre la información con la seriedad y responsabilidad que esta clase de hechos demanda.

Alentamos y acompañamos a todas aquellas personas que han intentado aportar racionalidad y humanidad aún durante la ejecución de estos actos delictivos como así toda institución que se haya manifestado en contra de estos tristes episodios. La justicia y la democracia no se construyen a fuerza de violencia. Consideramos indispensable que instituciones como nuestro Colegio de Abogados se manifiesten al respecto informando a la población para prevenir este tipo de procederes tomando una enérgica postura de rechazo hacia estas acciones.

No debe confundirse esta clase de acciones individuales o colectivas con la denominada defensa legítima. El derecho a defenderse de una agresión ajena sólo puede ejercerse para evitar o prevenir un daño; debe ser simultáneo a aquello que quiere evitarse; la fuerza que se utilice para detener la agresión debe ser proporcional al daño que quiere evitarse. Ahora bien, varias personas pegándole a una persona es más que una defensa, un ataque desproporcionado que se agrava más en la medida que la persona golpeada pierde su capacidad de defensa y la muerte de este sujeto convierte a los golpeadores en homicidas. Es un último recurso utilizado solo si no existe alternativa, si el sistema de justicia no puede aportar una solución en forma inmediata cuando se advierte la comisión de un delito en forma directa y no hay autoridad policial a la cual recurrir, siendo obligación de todo ciudadano que intervenga de este modo poner a la persona aprehendida a disposición de la policía y del sistema judicial.

La legítima defensa no es un mecanismo para aplicar sanciones frente a hechos cometidos. Aquel que se defiende o defiende a otros no alcanza a efectuar un juicio sobre lo ocurrido que le permita determinar responsabilidades y no es la autoridad judicial competente para hacerlo. Por el contrario, los actos de linchamiento no protegen ningún bien personal, no son preventivos y no están dirigidos a evitar que se cometa un delito. El hecho que da origen a estas represalias ya ocurrió y estos actos de violencia sólo canalizan un impulso de venganza.

No se defiende a la sociedad, ni nos defendemos nosotros de futuros delitos. Pareciera existir la ilusión de un nosotros unidos contra ellos, dos bandos que mediante actos de violencia marcan sus límites de acción, prometiendo nosotros dolor o muerte a aquellos que consideremos que nos atacan.

La agresión contra aquel que se considera una amenaza es desproporcionada, pareciera justificarse cualquier daño que hagamos a esa persona. No es a ella a quien se castiga sino a todos aquellos que consideramos iguales por hacernos sentir inseguros.

Estas acciones masificadas niegan la racionalidad, hacen imposible la evaluación de pruebas para alcanzar certeza sobre la existencia de un delito e impiden valorar la culpabilidad.

Luego de esa violencia estamos en un peor lugar del que partimos; no se afianza la ley cuya violación se pretende defender ni el respeto del otro mediante actos ilegales, irracionales, desproporcionados y violentos.

Familias indigentes, imposibilitadas, desmembradas; niños, niñas, adolescentes en situación de calle, caídos tempranamente en la droga, prostitución, violencia, discriminación; madres solteras desocupadas haciendo lo que pueden para vivir, también son víctimas de la inseguridad que a todos afecta y de la violencia estatal, pero también son víctimas de algo peor, el desprecio y la ignorancia de la sociedad. Esa sociedad que los excluyó desde su nacimiento y hoy los combate desproporcionadamente y por las dudas. Para ellos, el silencio cómplice. Para ellos, la indefensión. Para ellos, paradójicamente, no hay agrupamientos espontáneos embanderados bajo la consigna de hacer esa “justicia del hombre de bien” que satisfagan de manera inmediata y por mano propia los derechos vulnerados de aquellos, sino grupos y personas que en vez de golpear, trabajan con la ayuda, la inclusión social, la militancia y la política para llevar vida, dignidad y paz social.

Desde AAMJuS confiamos en el fortalecimiento institucional y democrático y una mayor inclusión social como modos de arribar a soluciones eficientes y realistas a la problemática de la inseguridad, evitando caminos facilistas que conducen a una cultura de irracionalidad que pone en riesgo la existencia misma de la sociedad.

Lucas Gómez
Abogado – Presidente de AAMJuS

AAMJuS es una Asociación Civil cuyo objeto es lograr una mayor democratización de la justicia, buscado su acercamiento a la sociedad, el involucramiento del foro de abogadas/os y procuradoras/es provinciales desde una perspectiva social en pos de la efectivización de los Derechos Humanos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Justicia Legítima: Califican de “homicidios calificados“ a los linchamientos

MOMARANDU

En línea con jueces de la Corte Suprema Elena Highton de Nolasco y Eugenio Zaffaroni el movimiento Justicia Legítima del Nordeste advierte que los linchamientos populares representan "homicidios calificados".

En un pronunciamiento desde donde llaman a resguardar la paz social y el estado de derecho condenan los hechos de golpizas a presuntos delincuentes sucedidos en distintas ciudades del país

Esas acciones "sin eufemismos son homicidios calificados" indican y señalan que "si alguien comete un delito e infringe la ley, debe ser detenido y llevado ante las autoridades judiciales, peor no por eso pierde la vida"

Entienden que estos "hechos de violencia brutal manifiestan un franco retroceso en el proceso de crecimiento político cultural de nuestro país y solo expresan irracionalidad y salvajismo".

La venganza no debe ser justificada bajo ninguna circunstancia, ni mucho menos bajo el subterfugio de la invocada ausencia del estado, añaden.

Luego expresan preocupación por las postura "antidemocráticas" de ciertos sectores políticos y de "un sector de los medios de comunicación" a los que responsabiliza de doble rasero ya que mientras "resisten sistemáticamente la democratización del Poder Judicial siembran incesantemente el pánico social y el descreimiento en el Estado de Derecho"

El pronunciamiento es suscripto por Chaco : Mario Bosch y Juan Carlos Penchanski ( Presidente y Secretario Comité Prevención Tortura) Daniel Trabalón–(Diputado Provincial)- Federico Carniel ( Fiscal Federal Tribunal Oral ) Carlos Martin Amad- (Fiscal General ante la Cámara Federal) - Lorena Padovan ( Defensora Oficial-Justicia Provincial )- Diego Vigay (Fiscal Federal ad hoc DDHH ) – Comisión Provincial por la Memoria- Mirta Clara , Gustavo Pierola , Norma Cajal ,Juan Manuel Roldán (familiares Masacre de Margarita Belén)Partido Frente Grande - Colectivo Ncional - Dafne Zamudio ( Programa de Asistencia Integral a Testigos ) – Fundación Margarita Belén - HIJOS Regional Chaco- Carolina Fule (Psicóloga)- Ataliva Dinani - Melisa Valenti- Victoria Guerrieri (Abogados Liga Argentina por los Dchos del Hombre)-Sergio Quiroz , Silvia Amalia Canteros, Nelson Cesar Viera , Valeria Romero , Luis Mario Piccoli , Gonzalo L. García Veritá , Yilda Pasotti (Abogados ) - Mario Mendoza , Ana Testa , Carlos Aranda , Margarita Carbajal , Eugenio Domínguez Silva ( Ex Detenidos por Razones Políticas)- Brian Pellegrini , Gonzalo Torres ( Periodistas)- Ana María Ruiz

Corrientes : Luis González (Juez Cámara Federal)- Héctor Hugo Boleso –( Juez Laboral – Docente Universitario )- María Fagetti ( Senadora Provincial ) Enzo Di Tella – (Defensor Oficial- Tribunal Oral Federal)- Flavio Ferrini ( Fiscal Federal ), Juan Martin García ( Fiscal Federal ad hoc DD HH ) - Nora Rosana Maciel ( Poder Judicial de Corrientes) - Licenciada Mari Bar- Comisión por la Memoria, Verdad y Justicia de Paso de los Libres- María Eugenia Benítez – Marcela Caballero –Ramón Salazar (ABOGADOS)- -Luis Polo , Fernando Abelenda ( Psicólogos )- José Arnaldo Gómez, Chengo Almirón, José Niveyro , Juan Manuel Roldán ( ex detenidos políticos) – María Susana Liwsky (Secretaria de Derechos Humanos de la Federación Nacional de Docentes Universitarios -CONADU- – Fernando Calzoni y Julia Kuzyssyn - Taller Jaguar Azul - Ester Otilia (Familiar Victima Terrorismo de Estado )- Gabriel Link, Eduardo Black , Alberto Ruiz Diaz ( Periodista) Diego Rinaldi – La Murga ( Banda de Rock)- Gavino Casco ( Ex Sacerdote Tercermundista) Esther Escobar ( Familiar Victima Terrorismo de Estado) .

Por Formosa: Horacio Rodríguez- Fiscal Federal N 1 Subrogante- Juan Eduardo Lenscak ( Responsable Catedra de DD HH de la Universidad Nacional de Formosa ) – Luis María Zapiola ( Abogado Querellante Causas de Lesa Humanidad )- Liga por los Dchos del Hombre – Pacho Espinoza (Abogado )- Julio Argentino Cosio ( ex detenido). Por Misiones: Amelia Báez – Sub Secretaria de DD HH – Juan Martínez – Abogado Querellante- Rosa del Milagro Palacios (Prof. Cs Educación- Testigo Victima Juicios de Lesa Humanidad TOF Posadas)- Ex Presos Políticos

Por entre Ríos: AFADER Asociación Familiares y Amigos Desaparecidos Entrerrianos – Claudio Gastaldi – Periodista..

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Rodrigo Gimenez: "Rufino se ha convertido en un lugar expulsor de juventud"

Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

Con el docente y militante Rodrigo Gimenez conversamos sobre el "cumpleaños" 125 de la ciudad de Rufino, allá en el sur de Santa Fe.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Un viaje hacia las utopías revolucionarias (CXXIX): Nace el diario “El Mundo”

Manuel Justo Gaggero (especial para ARGENPRESS.info)

Me veo en la obligación de aclarar, para no desvirtuar la historia de aquellos años de sueños revolucionarios que, en la nota anterior de esta saga, en la que vengo describiendo vivencias personales en la década del 70, se deslizó un error al atribuir la ejecución del genocida; responsable de la muerte de 16 patriotas y de las heridas graves de otros 3 en Trelew, a una acción conjunta del ERP y las FAR.

En realidad, este operativo que terminó con la vida del Almirante Hermes Quijada lo llevó a cabo el ERP 22. Una escisión del PRT-ERP que había decidido dar un apoyo crítico al Frente Justicialista de Liberación y a su candidato a Presidente, Héctor Cámpora.

En el mismo fue abatido, por los custodios del criminal, Víctor José Férnandez Palmeiro; apodado “el dedo”.

Extraordinario combatiente que llevó a cabo una acción, reclamada en todos los actos, con la consigna “Ya van a ver, ya van a ver, cuándo venguemos los Héroes de Trelew”.

Aclarado el equívoco seguimos con el relato.

En aquella primera semana de mayo de 1973, mientras me preparaba para viajar a Buenos Aires para encontrarme con Alicia Eguren y concurrir a la reunión convocada por el Buró del PRT, en la casa de mi hermana Susana, empezaron a trascender algunos de los nombres que integrarían el gabinete del nuevo gobierno que asumiría el próximo 25 de este mes.

Los mismo, tenían el visto bueno del General y eran, en alguna medida, imposiciones de este.

Ocuparía el Ministerio de Trabajo Ricardo Otero, un sindicalista del riñón de Lorenzo Miguel que contaba con el apoyo del Secretario de la CGT de Azopardo José Rucci.

Este, tenía la clara misión de impedir el desarrollo de las comisiones internas que en las fábricas cuestionaban a la burocracia pactista, del sindicalismo de liberación y de las corrientes clasistas.

El Ministerio de Previsión y Bienestar Social sería ocupado por el hombre de mayor confianza del “Viejo”: José López Rega que debía respaldar con recursos y armamento al “somaten” argentino dirigido reprimir a los militantes de base y a los políticos de la oposición; “por derecha” o sea ilegalmente.

Este armado se concretó con la aparición de la tristemente célebre Alianza Anticomunista Argentina; la siniestra Triple A.

En Economía, una cartera clave, Perón, sin tener en cuenta que los actores del primer peronismo habían desaparecido, fundamentalmente la burguesía nacional representada por Miguel Miranda, le dio la bendición a José Bel Gelbard. Un hombre con fuertes vinculaciones de negocios con las Fuerzas Armadas, que apostaba a lograr un pacto social con la burocracia sindical que le permitiera restaurar un “capitalismo con rostro humano” -“Misión imposible” como lo demostró la historia de aquellos años-.

Por su lado y, aparentemente propuesto por el presidente electo, en el Ministerio del Interior se mencionaba, como fuerte candidato, a Esteban Justo Antonio Righi, un abogado que no había tenido, pese a ser penalista, ninguna actuación en la defensa de los presos políticos durante la Dictadura Militar y cuyo “mérito” era ser un hombre de confianza del “Tío”; por integrar el estudio jurídico de sus sobrinos.

Con su habitual sentido del humor, Eduardo Luis Duhalde y Rodolfo Ortega Peña decían que en el camino de la caravana que conducía al Presidente electo a la Casa Rosada, el “Bebe” estaba esperando el colectivo y Don Héctor le dijo “subí” y le tomó juramento para ocupar el lugar más importante en el elenco ministerial.

En este contexto, y al mismo tiempo que nos preparábamos en Paraná para viajar a la Capital el 25, para colaborar en la decisión de las organizaciones revolucionarias de liberar a los presos políticos y de darle un contenido combativo a la ceremonia; llegamos al encuentro convocado por el Buró del PRT.

Consumido por la incógnita y al mismo tiempo encontrándome con compañeros queridos llegué al domicilio en La Plata de “La Nena”; cómo le decía cariñosamente a mi hermana.

Estaban Luis Cerruti Costa, Félix Granowsky, ambos cofundadores del Instituto de Capacitación Obrera, este último ex militante del Partico Comunista, el padre Miguel Ramondetti Secretario General del Movimiento de Sacerdotes del Tercer Mundo, Alicia Eguren y yo.

En el momento en que degustábamos un café, servido por mi madre, apareció Benito Urteaga.

Este había integrado el pequeño grupo de jóvenes que el 28 de junio de 1966 acompañaron al Presidente Illia; intentando resistir el golpe militar.

De una familia radical de San Nicolás había sido muy amigo de Luis Pujals que lo integró en el Partido y lo era de Susana.

Había protagonizado una sensacional fuga del penal de Villa Urquiza en Tucumán y lo tocó participar de la conducción de su organización cuándo gran parte de su dirección estaba en prisión.

Tenía con él una gran empatía ya que además de la solidez ideológica era muy cálido y afectivo en lo personal.

Comenzó haciendo un prolijo y minucioso análisis de la coyuntura y de las nuevas condiciones que se abrían, a partir de la asunción del nuevo gobierno, al movimiento popular.

Más allá de ratificar la caracterización que hacían del rol de Perón, respetando nuestras opiniones al respecto, y sus compromisos con el partido militar, señalo la disposición del Partido para avanzar en fuertes alianzas con el peronismo revolucionario y con todas las corrientes populares.

Finalmente y esa fue la sorpresa, planteó que estaban decididos a financiar y participar en una empresa periodística a los efectos de editar un diario pluralista en el que tuvieran cabida todas las corrientes del campo popular.

Escuchábamos con atención y con alegría. Se nos proponía ser parte de un proyecto dirigido a generar el primer diario de izquierda en la Argentina en el siglo XX.

Tamaña responsabilidad nos generaba preocupación y a la vez nos desafiaba.

Luego de varias horas de deliberación nos distribuimos las tareas: Alicia, Luis y Félix, con el apoyo de compañeros del partido, se encargaría de pensar e inscribir el nombre, alquilar un local para empezar a funcionar y seleccionar la plantilla de periodistas, la imprenta, etc.

Miguel y yo quedamos en pensar la posible integración de un Consejo Editorial para el que ya propusimos algunos nombres: Armando Jaime, Raúl Aragón, Agustín Tosco, Raymundo Ongaro, Jorge Di Pasquale, Hipólito Solari Yrigoyen y Oscar Alende, entre otros.

¿Cómo surgió la posibilidad de comprar la marca y el archivo de un diario que había hecho historia en el periodismo argentino y en el que escribiera Roberto Arlt las famosas “Aguafuertes Porteñas”? ¿Qué pasó aquél histórico 25 de mayo?.

Estos y otros temas abordaremos en nuestra próxima nota.

Manuel Justo Gaggero es abogado. Ex Director del diario “El Mundo” y de las revistas “uevo Hombre” y “Diciembre 20”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Salta: Agresión al pueblo Tastil con armas de guerra

ENOTPO - ANRED

La comunidad Valle del Sol del Pueblo Tastil sufrió un ataque del terrateniente Francisco Jovanovich el pasado 3 de abril. Denuncian que en requisa policial se halló armamento de guerra en los baúles de los vehículos de los Jovanovich, entre los cuales había una granada de guerra, armas largas cargadas, diversos tipo de armas, municiones, chalecos, antibalas, esposas, cadenas, ropa militar camuflada, calzados acorde y otros con signos de transitar en terreno en barro, un verdadero arsenal.


Salta: El pueblo Tastil sin justicia y sin derechos humanos

Se destapa la olla, Jovanovich cada vez más en evidencia. La lucha de los Pueblos Originarios desmantela los vínculos cercanos entre el poder, la justicia, la seguridad y los terratenientes.

La comunidad Valle del Sol del Pueblo Tastil se movilizó a la Secretaría de Derechos Humanos de Salta para plantear su situación después del ataque del terrateniente Jovanovich ante una audiencia con el Secretario García Cainzo.

En el ingreso al establecimiento los referentes de la comunidad Tastil fueron agredidos y filmados por un miembro de la familia Jovanovich, quién quiso impedir el ingreso a la audiencia.

A este hecho se suma la grave situación de que esta persona trabaja en el Ministerio de Seguridad de la provincia que queda al lado del de DDHH. El terrateniente hizo una denuncia contra la comunidad y amenaza con enviarlos a presión. Por su parte, Cainzo se comprometió a garantizar la absoluta libertad y resguardo de los hermanos del Pueblo Tastil.


Estado de situación: encuentran armas de guerra en la requisa de los vehículos de los terratenientes

Luego del salvaje ataque del terrateniente Jovanovich y su patota a sueldo contra la hermana Andrea Quipildor, comunera de la comunidad Valle del Sol del Pueblo Tastil, por la tarde del viernes 4 de abril, se presentó en la comunidad personal de la Comisaria de Campo Quijano al mando del Subcomisario Delfín DIAZ, con intenciones de retirar la maquinaria y los vehículos de los terratenientes, sin contar una orden judicial que autorizara dichas actuaciones.

Los comuneros reclamaron a la comisión policial por su ausencia al momento del ataque a la comunidad y destrucción de la mencionada vivienda, y notificaron por vía formal que no iban permitir el retiro de la maquinaria y los vehículos, sin el pertinente procedimiento de inventario con requisa y pesquisa, que constatara la destrucción de la vivienda y el saqueo de la misma, además de la interposición del Derecho de Retención.

Ante este planteo la policía intentó reprimir a los miembros de la comunidad, quienes resistieron y obligaron a retirarse a los terratenientes que pretendían sacar por la fuerzas los vehículos que habían dejado tirados en la fuga de la madrugada de ese mismo día.

En horas de la tarde/noche, más de 150 efectivos policiales se hicieron presentes en territorio Tastil, llevando la orden dictada por el titular del Juzgado de Garantías Nº 4 (Salta) Dr. Diego Nicolás RODRIGUEZ PIPINO, que ordenaba el “secuestro” de los vehículos mencionados.

Luego de largas horas de negociación, ante la presión de la Comunidad y a través de la intervención de los distintos organismos en materia de derecho indígena, se llevó adelante una requisa la cual estuvo a cargo de funcionarios policiales de la provincia, ya que la fiscal Dra. Daniela SARAVIA FALCON nunca se acercó al lugar de los hechos.

En la requisa se halló armamento de guerra en los baúles de los vehículos de los Jovanovich, entre los cuales había una granada de guerra, armas largas cargadas, diversos tipo de armas, municiones, chalecos, antibalas, esposas, cadenas, ropa militar camuflada, calzados acorde y otros con signos de transitar en terreno en barro, un verdadero arsenal. Este hallazgo motivó la convocatoria a los bomberos y de la división de criminalística de la provincia para completar el operativo. La identificación del armamento hallado se prolongó hasta el día sábado a la madrugada. El mismo fue secuestrado y conducido a la Comisaria de Campo Quijano.

La tenencia de armas de guerra tiene una pena mínima de 3 años y 6 meses, lo cual implica para estos terratenientes una pena de prisión efectiva.

Cronología de los hechos

El 3 de abril, el terrateniente JOVANOVIH y su patota, ingresaron en varios vehículos, con el auxilio de una máquina retroexcavadora, un tractor con acoplado y un camión, con los cuales destruyeron la vivienda de la Comunera Andrea QUILPIDOR (77 años) y desalojarla de su territorio ancestral, la hermana Andrea fue recientemente operada de la vista.

Además de destruir la vivienda de doña Quipildor, saquearon totalmente la misma. El nefasto accionar del terrateniente y su banda terrorista, llevo a cabo su cobarde ataque valiéndose de la indefensión de la comunera, los atacantes solo detuvieron su accionar delictivo cuando el resto de la Comunidad Valle del Sol pudo llegar al lugar poniendo en fuga a los terratenientes, quienes abandonaron la maquinaria pesada y los vehículos con todos sus pertrechos refugiándose en una casilla construida por el mismo unos metros más arriba.

Este suceso generó entre los comuneros y el Pueblo Tastil un “estado de alerta permanente” en defensa de su territorio ancestral y en resguardo de todos sus miembros. Inmediatamente se intervino desde el Servicio Jurídico del Pueblo Tastil con la Dra. Verónica HUBER. Se realizó inmediatamente la primera denuncia de los hechos en sede policial. Al otro día se sumó un escrito presentado en la subcomisaría de Campo Quijano y otro a la Fiscal Penal delegación Rosario de Lerma Dra. Daniela SARAVIA FALCON basado en el artículo Nº 3939 del Código Civil sobre el Derecho de Retención.

Desde el ENOTPO, a través del Equipo Técnico para la intervención en conflictos, en acuerdo con el Consejo del Pueblo Tastil, se llevaron a adelante las medidas y acciones urgentes necesarias, notificando y convocando a todos y cada uno de los órganos responsables en materia de Derechos Originarios y de DDHH, para salvaguardar la integridad física y territorial del Pueblo Tastil. Así se notificó y se solicitó intervención de la Dirección de Afirmación de Derehos Indígenas (DADI - INAI), de la Dirección de Pueblos Originarios (Secretaría de Ambiente de Nación), de Secretaria de DDHH de Nación y su delegación en Salta, de la Secretaría de Justicia de Salta, del Colegio de Abogados de Salta, del Centro Internacional para la Promoción de los DDHH, del Programa contra la Impunidad, del área de DDHH en Agricultura de Nación, entre otros.

El territorio comunitario se encuentra resguardado por la Ley Nº 26.160 (ley de orden público) y sus prórrogas Nº 26.554 y 26.498, y la comunidad Valle del Sol accedió al Relevamiento Jurídico Catastral de las invocadas normas debido a su situación de Emergencia territorial.

La requisa y secuestro del arsenal encontrado en los vehículos utilizados por Jovanovich y sus secuaces:


Más fotos en SALTA: EL PUEBLO TASTIL SIN JUSTICIA Y SIN DERECHOS HUMANOS

El ENOTPO es un espacio de articulación política de las Organizaciones Territoriales de los Pueblos Originarios en Argentina.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La culpa no es de la lluvia

Soledad Arrieta (CARTAGO WEB)

Gran parte de las provincias de Neuquén y Río Negro están bajo el agua. Literal. Llueve hace seis días y hoy llegó la temida “Lucrecia”, tormenta a la que parece más fácil responsabilizar si tiene nombre propio. Hay más de mil personas evacuadas. Hay barrios bajo el agua. Hay bronca. Pero las autoridades siguen culpando a la lluvia.

El fenómeno climático durará hasta el mediodía, dicen los que saben. Las consecuencias van a permanecer un buen rato. Emergencia, le llaman. Pero emergencia, sabemos las y los que no sabemos, es el déficit habitacional y, de su mano, el negocio inmobiliario avalado e impulsado –y, ya que estamos, protagonizado- por el poder político.

Las poblaciones afectadas son, precisamente, aquellas que los municipios y gobiernos provinciales ignoran a diario. Al resto le pidieron que no salga de sus casas. Cuando “Lucrecia” se vaya, van a volver a olvidarse. Darán algunas conferencias de prensa y pedirán ayuda. Pero sabemos, las y los que no sabemos, que el interés genuino es nulo.

El intendente Horacio Quiroga, ejecutivo del municipio con más personas evacuadas hasta el momento, habló de la situación como si se refiriera a una competencia electoral. “Hasta ahora le ganamos a la tormenta”, dijo. Él, seguramente. El centro de la ciudad, con sus pequeños ríos bajantes por la avenida, también le ganará. La familia cuya precaria casa está instalada en un barrio, saldrá perdiendo una vez más. La culpa no es de la lluvia.

Es política de Estado ignorar a quienes hoy están bajo el agua. En Neuquén, en Plottier, en Cipolletti, en Fiske Menuko, en todas las localidades de estas dos provincias donde dicen que hoy ataca la feroz y despiadada “Lucrecia”. No es ella, aunque le hayan puesto nombre. Es la discriminación. Es el desinterés. Es la avaricia. Es el capitalismo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Provincia de Buenos Aires, La Plata: La doble falta de la morgue policial

OTROS CÍRCULOS

Cadáveres y funcionarios. Y la indolencia del capellán.

La abyección en la que ha caído la Superintendencia de Policía Científica de la Policía de la provincia de Buenos Aires es y será insuperable. Nos referimos a las condiciones de la morgue Roberto Ciafardo, ubicada en el predio del cementerio municipal de La Plata. Condiciones por partida doble: la de los cadáveres y la de los funcionarios del Estado.

El peritaje encomendado por el juez en lo contencioso administrativo Luis Arias a personal calificado de la Gendarmería da cuenta de un número de cadáveres que supera en más del doble la capacidad de dicha morgue. Cadáveres macerados, descompuestos por haber estado expuestos a los impiadosos calores del estío (de los cuatro motores de las heladeras funciona sólo uno). Vísceras, partes de cadáveres, cadáveres de bebés, bolsas con perros muertos, pérdida de la cadena de frio y burocrática que permite relacionar un cadáver con un responsable, una fecha de ingreso, una identidad. Libros mal llevados. Condiciones de bioseguridad inexistentes. Posibles hechos de corrupción vinculados a empresas fúnebres. Cadáveres egresados con la misma identidad: esto último de particular gravedad porque habilita a pensar en una metodología y no en una excepción.

Todo ello explicaría el maltrato que el personal de la morgue dispensó a los deudos de los fallecidos a causa del anegamiento de hace un año: el personal policial de la morgue no podía ni quería que los deudos fueran testigos del descenso al infierno. Por ello, posiblemente, agilizaban la entrega de los cadáveres: porque no los sacarían de una heladera sino que los levantarían del suelo, donde escurría sangre, líquidos de la descomposición, olores de la putrefacción. Por ello, cuando iban a retirar los cuerpos o efectos personales, apenas les abrían la puerta. Que no vieran. Si no se ve no se sabe. Si no se menciona no sucede.

Los funcionarios que desprecian los muertos de esta manera, desprecian los vivos. Desprecian la vida incluida la suya. Se deben haber adaptado convirtiendo los cadáveres en objetos y dejando, ellos mismos, de tener emociones. Como suele suceder en las policías, son una máquina picadora de carne incluida la propia.

El bagaje religioso de la Policía

Pocas agencias del Estado tienen una presencia simbólica de la religión católica apostólica romana tan fuerte como la Policía. Su capellanía depende de la Superintendencia General de la Policía. Su protector, el miliciano celestial San Miguel Arcángel, fue propuesto por el capellán-comisario y Arzobispo de La Plata, Monseñor Antonio J. Plaza, en diciembre de 1976. Los íconos de San Miguel Arcángel con su espada decapitando al diablo están en todas las comisarías y dependencias policiales. Las gorras de los policías se venden con la estampita del patrono en su interior para protección de quien la calza.

Sin embargo, el actual Capellán General de la Policía bonaerense, Jorge López Ibaldez, no se ha manifestado por las almas de los cuerpos de la morgue. Sí lo ha hecho respecto a la Presidenta: él iba dos veces por semana a confesar a las alumnas del Colegio Nuestra Señora de la Misericordia, escuela donde estudió Cristina Fernández de Kirchner. “Pero esa escuela ya no es lo mismo, con la gentuza que fue a ese colegio….” dice por los pasillos del Ministerio. Este capellán luciferino, así se refiere a la presidenta.

Quizás haya coherencia entre este y aquel capellán. Y Christian Von Wernich. Entonces, ¿por qué reclamar sensibilidad alguna por los muertos cuando no la tienen por los vivos? No. Nada van a decir de las almas de los muertos en la morgue. La capellanía, solidaria con la Superintendencia de Policía Científica, excluye estos muertos.

La muerte exclusión puede aparecer acompañada o no de la muerte biológica. Citemos los típicos ejemplos: los condenados a muerte son doblemente excluidos, por su ejecución y porque su tumba permanecerá anónima. Las cenizas de los criminales nazis ahorcados en Nüremberg se dispersaron para que no haya un sitio de peregrinaje para otros nazis. Apenas ayer, entre nosotros, nadie quería el cadáver de Jorge R. Videla ni de Arquímedes Puccio.

Sin embargo, no era ninguno el caso de los muertos de la morgue policial. No obstante, los funcionarios policiales aplicaron el anatema judío: “Malditos sean tu nombre y tu memoria”. Les expropiaron su identidad o impidieron que se llegue a ella. Despojados del carácter simbólico de la tierra, de la sepultura, los muertos se descompusieron a la vista de los tanatócratas. Impidieron que la cultura le arrebatara ese “algo” a la muerte que la hace más llevadera: los ritos y el respeto. ¿Por qué?

Calendario marcha atrás

He aquí un hecho de aculturación brutal: lo perpetró la Superintendencia de Policía Científica al retroceder el calendario de la cultura varios milenios. Cada grupo humano en los últimos 150.000 años, ha sabido elaborar un sistema de creencias y de prácticas que le fue específico y que formó parte de su cultura. Inhumación, rituales, acicalamiento de los cadáveres, cremación, embalsamamiento. No se trata de aplicar la Murder Act de 1752, que dispuso que los cuerpos de los asesinos fueran diseccionados, y reforzó así el vínculo que existe en la mentalidad inglesa entre la decencia y un entierro “respetable”. En la morgue policial, simplemente los abandonaban en su interior y sus funcionarios fueron mudos testigos de la tanatomorfosis de 80 cadáveres. Alfred Hitchcock pensó sólo en un cadáver y filmó Psycho.

La Superintendencia de Policía Científica rompió un tabú. Como si hubiera violado cualquier otro tabú: podría haber cometido incesto o canibalismo. Violó leyes que no están en el Código Penal porque están muy por encima de cualquier texto del Derecho. Se trata de la violación de leyes universales, que están por encima de un limitado sistema judicial. Sus funcionarios tienen algo de Creonte. Y nosotros, de Antígonas somos.

Cierta vez, un lector interpeló a Paul Celan sobre una poesía que no comprendía “Siga leyendo. Basta con leer y releer, y el sentido aparecerá por sí solo”, le respondió. Habría que leer y releer el informe pericial que recibió el juez Arias. El sentido, más que estas palabras, aparecerá por sí solo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina: Pueblos originarios del Chaco son atendidos en la Corte Suprema de Justicia

ANRED

Luego de 26 días de haber llegado a la Ciudad de Buenos Aires para denunciar la situación de genocidio silencioso, discriminación, expulsión y represión que están atravesando, una delegación de la multisectorial de Pampa del Indio fue atendida el pasado jueves 3 de abril por el secretario letrado de la Corte, Alejandro Rodríguez. Harán una presentación de denuncia penal como afectados directos. Por Movimiento de Naciones y Pueblos Originarios en Lucha.

El jueves 3 de abril, una delegación de originarios de Pampa del Indio (Chaco) fueron atendidos en la Corte Suprema de Justicia de la Nación, luego de que pasaran 26 días desde que llegaron a la ciudad de Buenos Aires para hacer escuchar sus reclamos.

Hasta las puertas de la Corte Suprema llegaron para acompañar a los originarios una delegación de la CCC de la zona norte del Gran Buenos Aires, artistas como Derli Prada y Ana Candioti, periodistas de FM la Tribu, Resistencia Qom, el Coordinador nacional de la CCC Chiquito Ardura, Margarita Peñailillo de Pueblos Originarios en Lucha y Tano Nardulli de la CCC de Villa Soldati, entre otros.

Solo dos miembros de la delegación de la multisectorial de Pampa del Indio fueron permitidos estar en la entrevista: Víctor Gómez de la Federación Nacional Campesina del Chaco y Danilo Sosa acompañados por la abogada Verónica Quinteros (del equipo jurídico de la CTA nacional y Liberpueblo), que fueron atendidos en el cuarto piso de la Corte por el secretario letrado, Alejandro Rodríguez.

Los hermanos originarios denuncian que no se cumple la medida cautelar que está vigente desde el 2007, ante una presentación de la Defensoría del Pueblo de la Nación, y que exige al Estado provincial y nacional dar respuesta al pueblo originario en el tema habitacional, tierra, producción, salud, alimentación, educación, agua potable y trabajo genuino.

Luego de la audiencia, se acordó hacer una presentación de denuncia penal como afectados directos, teniendo en cuenta que ya el año pasado el gobierno del Chaco y el IDACH hicieron presentaciones para que caiga la cautelar. Asimismo, debido a entrevistas que la delegación tuvo con la Defensoría del Pueblo, la misma presentó, el pasado 27 de marzo, una denuncia penal por el indebido e insuficiente acatamiento de medida cautelar: “DEFENSOR DEL PUEBLO DE LA NACION C/ ESTADO NACIONAL Y OTRO (PROVINCIA DEL CHACO) S/ PROCESO DE CONOCIMIENTO” (expte. Nº D - 587/07)

Al salir de la audiencia, Víctor Gómez agradeció el acompañamiento de las organizaciones y denunció la situación que atraviesa. “Varios funcionarios del Chaco dicen que estamos bien, pero la comunidad indígena está mal. Venimos a mostrar nuestra cara acá a la ciudad de Buenos Aires y a decir que no hay agua. Cuando asumió el gobernador nuevo se cortó todo: el tema del agua, el tema del alimento, el tema de la producción y la vivienda. Si no hay soluciones la gente va a seguir muriendo y después va a haber enfermedades para los chicos porque tenemos que ir nuevamente a tomar agua del charco”.

El dirigente recordó que hace siete años está vigente la medida cautelar para que el Estado provincial tome cartas en el asunto, pero no hace nada. Concluyó llamando a la unidad de todos los sectores para no abandonar la lucha y que el pueblo no pague el ajuste que el gobierno descarga sobre sus espaldas.

Por su parte, Chiquito Ardura de la CCC, señaló que a quienes había que agradecer era a ellos por no abandonar la lucha. Responsabilizó al actual jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y al actual gobernador, Bacileff Ivanoff por la situación que viven los originarios en la provincia del Chaco.

“Ya que le corten el agua, los alimentos, la ayuda para la producción es una brutalidad... quieren que los campesinos y los originarios se vayan del campo, se vayan de sus tierras para regalárselas a los terratenientes. No les bastó con matar al compañero en Castelli, asesinar a Mártires López”. Ardura convocó al paro del 10 de abrir para frenar el ajuste y remarcó como faro de los originarios el encuentro de Pueblos y Naciones originarias que se realizará el 14 de Junio en Chaco.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.