miércoles, 21 de mayo de 2014

Noticias censuradas sobre la esclavitud actual en el mundo (1/4): Casi 20.000 personas anuales son sometidas a trabajo-esclavo en Estados Unidos

Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

Víctimas que se liberan del tráfico humano se organizan para desafiar los abusos del Gran Capital.

La mexicana Flor Molina era una madre soltera de Puebla que aprendió corte y confección para mantener mejor a sus dos hijos con un solo trabajo en vez de dos simultáneos, pero “tuvo la suerte” de ser reclutada para ir a trabajar a Estados Unidos y vivir “el sueño americano” con la ilusión de mejorar sus propias condiciones de vida y las de su familia. Después de oír una bella oferta laboral dejó los niños al cuidado de su madre y partió con su maestra de costura de la mano de un “coyote”. Al poco tiempo se dio cuenta que era una esclava, algo que a su entender sólo existía en los libros.



Según la Organización Internacional del Trabajo (OIP), en todo el mundo, casi 21 millones de personas son víctimas del trabajo forzoso, en otras palabras, de la esclavitud moderna. Muchas (os) esclavas (os) contemporáneos son explotados en agricultura, construcción, servicio doméstico y manufacturas. Como informó Christa Hillstrom en YES! Magazine (20-09-2013), un estimado de 15.000 a 17.500 personas son traficadas cada año en los Estados Unidos.

Flor Molina sufrió todo lo que enfrentan muchos trabajadores (as) víctimas del tráfico de seres humano. Sin embargo, se sobrepuso a la horrible vivencia y ahora utiliza su propia experiencia para ayudar a detener lo que ella y otros grupos de presión anti-tráfico describen como "esclavitud moderna" en Estados Unidos.

Cuando Molina se liberó de su servidumbre laboral, hizo contacto con la Coalición para la Abolición de la Esclavitud y el Tráfico (CAST, sigla en inglés), que trabaja con víctimas de trabajo forzoso desde 1998, ayudándoles a re-insertarse en la sociedad y les entrega capacitación como activistas y promotores de la lucha que libra esta organización sin fines de lucro.

Sobrevivientes como Molina están bien posicionados para abogar por políticas que ayuden a las víctimas, frenar los abusos y enjuiciar a traficantes y empresarios violadores de la ley, dijo Kay Buck, director ejecutivo de CAST. Por ejemplo, Molina testificó ante la legislatura de California en apoyo a la Ley de Transparencia en las Cadenas de Suministro, que el gobernador Arnold Schwarzenegger promulgó en 2010.

Esa ley exige que las empresas que realizan negocios en California y obtienen más de 100 millones de dólares en ganancias anuales globales deben reportar qué esfuerzos hacen para eliminar la esclavitud en sus cadenas de proveedores. Buck dice que la ley plantea una pregunta a los consumidores y las empresas: ¿Qué estamos haciendo sobre la esclavitud?

Molina mira ahora hacia el futuro y emprende un esfuerzo mayor de lobby por una versión federal de la Ley de Transparencia del estado de California y por una nueva ley de California que aborde el problema creciente del reclutamiento de mano de obra explotada en condición de servidumbre.

Flor Molina pensó que había tenido un golpe de suerte cuando fue reclutada para ir a trabajar a una fábrica de vestuario en Los Ángeles. A los 28 años, y trabajando en dos empleos en Puebla, ganaba dos salarios insuficientes para mantener a sus dos hijos y a su madre, tras la muerte de un tercero. Estudió para convertirse en confeccionista de ropa cuando fue reclutada y enviada a Tijuana con su maestra de costura.

Una mujer poderosa de Puebla, conocida como "La Señora", las esperaba en la frontera y allí requisó "en custodia" sus documentos y ropa. "Pensé que era extraño, pero como ella vivió tantos años en Estados Unidos pensé que sabía cómo funcionaban las cosas", relató después Flor. Un “coyote” trasladó a ambas mujeres a Los Ángeles, California, donde comenzaron de inmediato a trabajar en una fábrica de ropa.

La jornada de Molina comenzaba a las 4 de la madrugada, cosiendo con la débil luz de la máquina. También planchaba, mientras entraban y salían camiones que reparten a tiendas importantes de Estados Unidos. Cuando los demás trabajadores se iban a casa, Flor limpiaba toda la fábrica. Fue sometida a malos tratos físicos y no se le permitió salir del edificio sin vigilancia. O sea, era una esclava. "Pensé que la esclavitud era sólo en los libros. Me sorprendió encontrarme a mi misma viviéndola". Todo esto se lo contó Flor Molina a Christa Hillstrom, de YES Magazine, en su oficina de CAST.

En otra historia relacionada, publicada en The Nation (18-10-2013) por Greg Kaufman, desde 1997 la Coalición de Trabajadores de Immokalee (CIW), Florida, ayuda al departamento de Justicia de Estados Unidos en "el descubrimiento de numerosas operaciones de esclavitud en varios estados del sudeste de Estados Unidos".

Como CAST, la campaña contra la esclavitud de la CIW tiene como objetivo liberar a los trabajadores víctimas de trata. Sus esfuerzos han rescatado a más de 1.200 trabajadores y la CIW desempeñó un papel importante en la aprobación de la Ley de Protección a Víctimas de Tráfico, que Obama firmó en marzo de 2013 como una enmienda a la Reautorización de la Ley de Violencia contra las Mujeres. Muchas organizaciones de lucha contra el comercio de personas consideran que la Ley de Protección de Víctimas de Tráfico es la herramienta más importante para combatir la trata de personas en Estados Unidos.

Ernesto Carmona Ulloa, periodista y escritor chileno, jurado de Proyecto Censurado

Fuentes:
-Christa Hillstrom, “Escape from an L.A Sweatshop: How Modern-Day Slaves Become Lobbyists,” YES! Magazine, September 20, 2013, http://www.yesmagazine.org/issues/the-human-cost-of-stuff/breaking-free-from-an-american-sweatshop.
-Greg Kaufman, “The Immokalee Way”, The Nation, October 18, 2013, http://www.thenation.com/blog/176727/week-poverty-immokalee-way.
Proyecto Censurado: http://www.projectcensored.org/freed-trafficking-victims-organize-challenge-big-business-abuses/
Student Researcher: Carla Cardenas (Sonoma State University)
Faculty Evaluator: Andy Lee Roth (Sonoma State University)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Estados Unidos y el aberrante legado de la esclavitud

Adán Salgado Andrade (especial para ARGENPRESS.info)

Existen muchos vergonzosos hechos históricos de los cuales no tenemos, a ciencia cierta, constancia de lo deplorables que fueron, pues los tiempos durante los que sucedieron son tan distantes, que no hay forma de tener una idea exacta de lo terribles y brutales que fueron, al no existir medios, como los que tenemos ahora (fotos, filmaciones, grabaciones), que dieran constancia de cómo se realizaron tales cruentos eventos.

Por ejemplo, es el caso de la invasión española al México antiguo y la sangrienta toma y destrucción de la Gran Tenochtitlan, un holocausto peor aún que el sufrido por los judíos durante la segunda guerra mundial (de éste, como hay muchos registros fotográficos y fílmicos, podemos tener la idea exacta de lo brutal que fue el trato que los nazis les propinaron). No sólo ese hecho cruento, sino el posterior sometimiento español, de los que sólo podemos darnos alguna lejana idea mental, son obscenamente vergonzosos (sólo podemos imaginar las masacres por miles, las torturas, los aperreamientos, las quemas públicas, los descuartizamientos… y tantas otras barbaries cometidas por los mercenarios españoles, con tal de someter por la fuerza a los antiguos mexicanos).

Apenas si existen algunos escasos documentos que relatan someramente los hechos. De lo acontecido durante la dominación española hay sólo algunos y no son, precisamente, de primera mano. “Relatos aztecas de la conquista”, sería uno de ellos, que no da idea, del todo, del sufrimiento que ese encarnizado sometimiento implicó para los dominados por el mero uso de las armas y no de la razón.

Ante esa falta de medios que habrían podido registrar funestos hechos, sólo los testimonios de quienes sufrieron sometimiento y crueldad extrema, a lo largo de la historia, pueden dar una idea más clara de lo que determinado hecho funesto significó. Pero, por desgracia, también escasean los testimonios de quienes vivieron cosas así.

Por tanto, cuando en la actualidad se tiene la oportunidad de leer uno de los escasos documentos que dan cuenta de un hecho terrible, debemos de consultarlo, no sólo como un mero, terrible, acontecimiento histórico, sino como un antecedente que explique por qué ciertas reprobables conductas aún se siguen reproduciendo, si no del todo, sí como muestras latentes de nefastos comportamientos “humanos”.

Voy a referirme al libro “Doce años esclavo”, escrito por Solomon Northup, un afroestadounidense liberto, nacido en el estado de Nueva York, alrededor del año 1807. Justamente el libro de Northup es el tipo de testimonio al que me refiero arriba, pues es un relato de lo que ese hombre vivió durante doce largos y terrible años, desde que en 1841 fue engañado por un par de inescrupulosos tipos que, haciéndose pasar por artistas, lograron que Northup cayera en su trampa, creyendo que en pocos días ganaría mucho dinero. Como Northup tocaba perfectamente el violín, el par de farsantes lo convencieron para que tocara en un circo, que el trabajo sería fácil y la paga buena. No fue así, pues Northup fue drogado y, enseguida, encadenado y luego vendido a traficantes de esclavos que, como a él, se encargaban de secuestrar a afroestadounidenses libres, quienes, a base de golpizas, eran obligados a mentir de que eran, en efecto, esclavos, y que deseaban irse al sur, a trabajar en las grandes plantaciones que abundaban en Luisiana.

El director Steve McQueen realizó una cinta sobre la obra, y quizá por ello haya tomado tanta importancia de repente, pero no por eso deja de ser por sí misma relevante.

Por ello, vale mucho la pena leer el libro, para tener acceso, de primera mano, al importante, muy elocuente, a la vez de terrible testimonio de Northup (la edición que refiero es la traducción en español de Penguin Random House, 2014).

Desde que es golpeado brutalmente con un remo para que mintiera y dijera que era un esclavo en viaje a Luisiana, comienzan los sufrimientos de Northup. Esa mentira era necesaria porque en el norte del país, estaba prohibida la esclavitud y, en consecuencia, el secuestro y tráfico de gente negra era un delito. Dice Northup sobre la golpiza que le propinaron que “Al final, el remo se rompió y Burch (el golpeador y traficante) se quedó con el mango en la mano, sin poder utilizarlo. Yo seguía sin ceder. Todos aquellos brutales golpes no podían obligar a mis labios a decir la absurda mentira de que era esclavo. Burch, muy enfadado, tiró al suelo el mango del remo roto y tomó el látigo, que fue mucho más doloroso. Intentaba aguantar con todas mis fuerzas, pero era en vano. Supliqué piedad, pero solo respondió a mis súplicas con juramentos y arañazos. Pensé que moriría bajo los latigazos de aquel maldito bruto. Todavía se me pone la carne de gallina al recordar aquella escena. Tenía la espalda en carne viva. Mi sufrimiento sólo se podía comparar con las ardientes agonías del infierno”.

Al final, otro de los esclavos controlados por Burch, le aconsejó que, por su propia vida, era mejor que dijera que era esclavo y que, en efecto, quería irse a trabajar a Luisiana. Y así lo hizo Northup, con tal de sobrevivir, sobre todo porque siempre albergó en su alma la idea de liberarse y regresar con su adorada familia.

Ya luego narra la forma en que eran ofrecidos a los posibles compradores, los cuales los revisaban como si fueran animales, caballos, por ejemplo, contemplándolos desnudos, revisando su piel, músculos, sus dientes, genitales, buscando que realmente fueran saludables. Eran posesiones valiosas, pues sus precios, variando entre mil a dos mil dólares, según aptitudes y características físicas, no tenían comparación al de verdaderos animales, tales como una vaca, que se cotizaba en unos cinco dólares o un caballo, cuarenta dólares. Y eran tan en firme las ventas, cual si se tratara de mercancías, que hasta se expedían y firmaban contratos de compra-venta cada que un esclavo era vendido o revendido. Dichos contratos funcionaban incluso a manera de hipotecas, cuando un plantador tenía deudas, “hipotecaba” a sus esclavos hasta que pudiera pagar sus deudas.

Narra que no tenían empacho los negreros (los traficantes) en separar familias, si a sus intereses convenía. Eso sucedió con una mujer, Eliza, que fue separada de sus dos hijos, una niña y un niño, a pesar de que suplicó a Freeman (irónico apellido de este tipo: hombre libre), otro de los negreros intermediarios en el tráfico, que le dejara al menos uno, que sería muy obediente y trabajadora. No fue así, y separaron a Eliza de sus vástagos. A la niña, sobre todo, descrita por Northup como muy linda y casi blanca, Freeman se negó a venderla a quien compró a Eliza, pues adujo que sería, ya mayor, muy valiosa. “¡Imaginen cómo será esa chiquilla de linda cuando sea grande. No, no, a ella la venderé cuando crezca y me darán una fortuna por ella!”. Quizá la equiparara a un caballo “pura sangre”, se podría pensar.

Dice Northup que muy pronto se enteró de la prematura muerte de Eliza, por todo el sufrimiento que le ocasionó haber perdido a sus dos hijos.

Eso da cuenta del nivel de crueldad existente entre los blancos esclavistas que veían a los afroestadounidenses como simples mercancías, animales, sí, que se debían de vender al mejor postor.

Quizá porque los sufrimientos que vivió Northup desde el principio de su largo cautiverio fueron tan extremos y dolorosos, sea la razón que explique por qué pudo recordar tan bien todo lo vivido, cuando periodistas y editores le pidieron que escribiera sus testimonios, que era necesario que se supiera lo que pasaba al sur del país, sobre todo en el esclavista estado de Luisiana. Este estado, desde sus inicios, cuando fue fundado a finales del siglo 17 por franceses, fue esclavista. Ya cuando formó parte de Estados Unidos, fue el tercer estado más próspero, debido a su producción algodonera y de azúcar. Por lo mismo, se requerían miles de esclavos y aunque códigos especiales prohibían que los maltrataran, los dueños de las plantaciones hacían caso omiso a esas “leyes” y actuaban como les pareciera contra los esclavos, con tal de ponerlos a trabajar. De todos modos, gracias a su riqueza, era que el resto de Estados Unidos, sobre todo los estados norteños, toleraba la vergonzosa esclavitud. O sea, que era más importante el dinero que los hombres.

Incluso, Northup no sólo rememora en el libro los sufrimientos de los que fue estoica víctima, sino que en un acopio de filosófica sensibilidad, reconoce que había algunos, pocos, amos amables. Refiriéndose a su primer amo, William Ford, dice que “Por aquel entonces residía en Great Pine Woods, en la parroquia de Avoyelles, situada en el margen derecho del Río Rojo, en el corazón de Luisiana. Ahora es predicador baptista. A lo largo y ancho de toda la parroquia de Avoyelles, y especialmente a ambas orillas de Bayou Boeuf (este es el sitio en donde estuvo la mayor parte de su cautiverio Northup), donde mejor se le conoce, sus conciudadanos lo consideran un digno ministro de Dios. Tal vez a muchas mentes del norte la idea de un hombre que somete a su hermano a la esclavitud y el comercio con carne humana, les parezca absolutamente incomprensible con su concepción de la vida moral o piadosa (…). Pero yo fui durante un tiempo su esclavo, y tuve la oportunidad de conocer a fondo su carácter y su temperamento, y no le hago sino justicia al decir que, en mi opinión, no ha habido nunca un hombre más amable, noble, honrado y cristiano que William Ford. Las influencias y las compañías que lo rodearon siempre le impidieron ver la maldad inherente a la raíz de la esclavitud. Nunca dudó del derecho moral de un hombre a someter a otro a su voluntad. Como miraba a través del mismo cristal que sus padres antes que él, veía las cosas de la misma manera. Educado en otras circunstancias y con otras influencias, no cabe duda alguna de que sus convicciones habrían sido diferentes. Sin embargo, fue un amo ejemplar, pues se condujo honestamente a la luz de su entendimiento, y dichoso fue el esclavo que llegó a ser de su propiedad. Si todos los hombres fueran como él, la esclavitud quedaría desposada de más de la mitad de su amargura”.

Es muy interesante lo anterior, pues aunque Northup no deja de señalar a la esclavitud como un hecho inherentemente vergonzoso y retrógrado, el que de alguna manera redima a Ford, considerándolo, incluso, como un “amo ejemplar”, da cuenta de su profunda capacidad de análisis, aún ante la adversidad.

Northup tiene muy en alto a Ford, sobre todo porque fue él quien le salvó de ser ahorcado en una ocasión en que un hombre ruin lo trató con severidad y quiso azotarlo, sin razón alguna. Y era que, siendo blanco, cualquiera, hasta un vagabundo, podía abusar de un esclavo, sobre todo si se lo topaba caminando por los campos, exigiéndole su “pase”, que lo autorizaba a caminar solo por allí (únicamente con “pases”, que eran como una especie de permisos, autorizados y firmados por los amos, podían circular por los caminos los esclavos). De no tener tal pase, hasta esos inútiles vagos podían llevarlos a rastras a sus plantaciones o con el sheriff del lugar y exigir un pago por su mezquino servicio. No es difícil pensar la ruindad con que un simple vago podía actuar, sólo por ser blanco.

El que Northup, de alguna manera, exculpe a Ford por sus heredadas ideas esclavistas, lo expresa en otros pasajes de la obra, cuando se refiere a los hijos de los amos, que, a su parecer, aunque muchos eran buenos chicos, veían como algo natural que se azotara a un esclavo, pues seguramente se había ganado tal castigo, así, como un caballo que se rehusara a galopar.

Las muy pormenorizadas descripciones de la forma en que los “amos” castigaban, por cualquier motivo, a sus esclavos, son de crispar los nervios y, de verdad, hasta hacen llorar (me parece que, en eso, la película se queda corta). Por ello recomiendo la lectura del libro.

Baste decir que les cocían la carne a latigazos, fueran hombres o mujeres. Un “amo”, Edwin Epps, les pegaba por cualquier motivo, sobre todo cuando llegaba borracho a la plantación, lo cual era frecuente. Narra la brutalidad con que trataba a una joven mujer, Patsey, quien a pesar de ser campeona en la pizca del algodón (recogía, en promedio, más de 250 kilos por día, cuando la mayoría no podía pizcar más de cien), era azotada constantemente, por cualquier pretexto, además de que debía sufrir y soportar los frecuentes asaltos sexuales del perverso Epps. De esos encuentros sexuales forzados estaba enterada la esposa de Epps, lo cual la hacía enfermar de coraje, por lo que, además de los habituales castigos de aquél a Patsey, debían sumarse los que exigía la señora Epps que también le propinara.

Quizá que su esposa estuviera enterada de su relación con esa “asquerosa esclava”, era que Epps se esforzaba en castigar con mayor severidad a Patsey. Y también, cuando sospechaba que Patsey lo estuviera engañando con otro plantador, se ponía lívido de coraje. En una ocasión que Patsey fue por jabón para bañarse, que la esposa de Epps le negaba, por celos, éste se puso tan iracundo que azotó a Patsey como nunca antes lo hubiera hecho. Narra Northup que “Epps estaba más enfurecido y rabioso que nunca (…) cogió el látigo del suelo y empezó a golpearla (a Patsey) con mucha más saña (…). Los gritos y los gemidos de la torturada Patsey, junto con las maldiciones y las blasfemias que salían de la boca de Epps, cargaban el ambiente. Patsey fue lacerada de manera brutal y, sin exagerar, puedo decir que literalmente le desolló todo el cuerpo. El látigo estaba empapado de sangre, de una sangre que le corría por los costados y caía al suelo. Al final dejó de forcejear y, abatida, hundió la cabeza en el suelo. Sus súplicas y sus gritos fueron disminuyendo gradualmente hasta convertirse en débiles gemidos. Dejó de estremecerse cada vez que el látigo le golpeaba la carne. ¡Pensé que estaba agonizando!”.

Lo sorprendente es que Patsey sobrevivió al castigo, como generalmente sobrevivían todos los esclavos a esos latigueos, muchos sin sentido, sólo por el sádico afán de muchos amos, como Epps, de mostrarse duros. Quizá esa sobrevivencia era una especie de herencia, una característica física, que se les dio, por tantos años de estar sometidos a esos inhumanos tratos, incluso, de resignarse a ser esclavos de por vida (de hecho, no hubo rebeliones esclavas importantes y la abolición de la esclavitud se debió a una iniciativa tomada por los abolicionistas del norte de Estados Unidos, liderados principalmente por Abraham Lincoln, lo que dio lugar a le guerra de secesión).

Una cosa que señala Northup, con cierta pena de su parte, es que muchos años Epps le dio el cargo de capataz. Para ejercerlo, al igual que los blancos, debía de castigar con latigazos a los esclavos “flojos” o corría el riesgo de ser él castigado. “Lo debía de hacer como una forma de sobrevivencia, si quería seguir albergando la idea de algún día ser libre de nuevo y ver a mi familia”, refiere en un pasaje. Sin embargo, se enorgullece al afirmar que con el tiempo llegó a manejar tan bien el látigo, que podía fingir que les propinaba fuertes azotes, sin que en realidad el látigo los tocara, eso sí, acordando que cada que lo hiciera, pues Epps siempre vigilaba desde lejos, ellos, los esclavos, debían de gritar y quejarse, como si en verdad fueran azotados.

Una de las reflexiones más crudas de lo que significaba la esclavitud, la proporciona el siguiente pasaje, en el que Northup señala que “La existencia de la esclavitud en su forma más cruel provoca un embrutecimiento de los sentimientos más humanos y delicados de su naturaleza. Presenciar a diario el sufrimiento humano, oír los alaridos agónicos de los esclavos, ver cómo reciben latigazos sin piedad o los muerden y los desgarran los perros, observar cómo mueren sin recibir la más mínima atención, o cómo los entierran sin mortaja ni ataúd, hace que se degrade más su poco aprecio y respeto por la vida humana”. Más adelante agrega que “Ser cruel no es culpa del esclavista, sino del sistema en el que vive. No puede evitar la influencia de las costumbres y los hábitos que lo rodean. Al aprender desde niño que el látigo está hecho para la espalda del esclavo, resulta muy difícil que cambie de opinión al hacerse mayor”.

Northup fue liberado en enero de 1853, doce años después de que fuera secuestrado. Sus raptores jamás recibieron el justo castigo que merecían y en un dudoso “juicio” a lo más que se llegó fue a aplicarles una fianza y dejarlos libres, como sucedió con Burch.

A raíz de su cruda experiencia, se convirtió Northup en empeñoso activista en contra de la esclavitud. Por desgracia, luego de un tiempo, en 1863, despareció y no se supo nada de él. Quizá haya sido asesinado por los muchos enemigos pro esclavistas que su activismo le atrajo.

Pero aquí no queda todo esto del esclavismo, como una simple anécdota histórica, como veremos.

Y es que dicho esclavismo estaba tan enraizado que, a pesar de la guerra de secesión, ganada finalmente por el norte abolicionista, en los estados sureños, justo como Luisiana, aunque se “suprimió” la esclavitud, las practicas racistas continuaron por muchos años. La obligada servidumbre de los afroestadounidenses continuó, con la única diferencia de que ya no eran “esclavos”, aunque, en los hechos, era un velado sometimiento. La servidumbre y los tratos discriminatorios continuaron. Los sirvientes “negros” eran golpeados y hasta colgados por robar una gallina, por ejemplo. En los años 1910’s era una especie de fiesta colgar a un afroestadounidense, al que asistían todas las familias distinguidas del lugar. Y los “negros” que quisieran darse aires de blancos, o sea, triunfar económicamente como ellos, eran discriminados de todas las formas posibles, con tal de que se olvidaran de eso y que aceptaran su lugar como raza “inferior” (una cinta que les recomiendo ver, Red Tails, con Cuba Gooding, entre otros actores, narra la historia verdadera de un regimiento de soldados negros de la fuerza aérea, quienes durante la segunda guerra mundial no recibían aviones nuevos, pues se les consideraba, sobre todo por los altos mandos, inferiores a los soldados blancos en cuanto a habilidades militares. Sin embargo, ante la insistencia de un alto mando afroestadounidense, se les dotó con aviones nuevos y los resultados fueron mucho mejores a los esperados, superando, incluso, a sus compañeros blancos. Quizá eso explique por que, en su afán por cumplir muy bien con su mandato, Barack Obama haya ya superado a su antecesor, George Bush, en cuanto a deportaciones de ilegales - recibiendo el mote de Deportador en Jefe - y asesinatos de civiles inocentes en Pakistán y Yemen con drones. Es decir, un negro debe de ser mejor, incluso, que un blanco en el cumplimiento de su deber).

Y se establecieron leyes segregacionistas que esos “negros” debían de respetar, so pena de ser linchados si no lo hacían (la novela Ragtime, también llevada a la pantalla, narra, justo, cómo los racistas se oponían a que los “negros” tuvieran dinero y fueran exitosos).

Además, surgieron grupos extremistas como el Ku Kux Klan, encapuchados blancos, quienes se distinguían por sus frecuentes ataques contra ciudadanos negros respetables y sus familias, a quienes asesinaban dentro de sus casas y luego las quemaban, sin miramientos Y siguen haciéndolo. Apenas en octubre del 2012, esos peligrosos enajenados atacaron a una mujer afroestadounidense y le prendieron fuego.

No fue sino hasta los movimientos emancipadores iniciados por Malcom X o el de Martin Luther King, que la condición de los afroestadounidenses mejoró en algo (la cinta “The Help”, ambientada en los 1960’s, en el estado de Mississippi, muestra cómo en esos años, aún se trataba a los afroestadounidenses, sobre todo mujeres, como simples sirvientes, que no daban para más y que estaban obligadas a emplear el baño para “negros”, pues padecían enfermedades distintas a las de los blancos y eran despedidas si usaban el baño para blancos).

Ahora, Estados Unidos, hasta eligió a su primer presidente negro, Barack Obama, quien, por desgracia, parece comportarse igual o peor a sus antecesores anglosajones. Hubo quienes, en principio, lo compararon con Martin Luther King. Pero Obama, como se dice, ni a los talones le llega.

Y es que a pesar de los avances antirracistas y antidiscriminatorios logrados, aún persiste la idea de que lo blanco es lo supremo en muchos estadounidenses. Los llamados “supremacistas blancos”, son enajenados estadounidenses que insisten en que ellos, los blancos, son los superiores, y se sienten con derecho a andar armados, emplear uniformes y estar listos para “defender al país”, en caso de que los “ilegal aliens” lo invadan. El rito “iniciático” de muchos es asesinar a un “negro”, con tal de librar a Estados Unidos de esas “escorias”, como se refieren a los afroestadounidenses.

Es, también, lo que hacen los llamados “Minute Man Project”, quienes en estados como Arizona, organizan “cacerías” de ilegales en la frontera con México, a bordo de sus camionetas, dirigiendo sus luces al lado mexicano, con tal de encontrar y arrestar a los greasers.

Y no es sólo contra afroestadounidenses que existe ese sentimiento, sino que se estigmatizan otras razas. Así, negros, latinos, árabes… son los primeros culpables en muchas circunstancias. Que si un mexicano está en la cárcel, pues “sí, porque es mexicano y es ratero”. Que si hubo un atentado terrorista, “sí, fue un árabe, pues todos los árabes son seguidores de Al-Qaeda”. Que si la mayoría de los prisioneros en las cárceles son negros, “sí, porque son negros, rateros y asesinos”… y así, el perfil racial (racial profile) sigue imperando. De hecho, aunque los afroestadounidenses constituyen entre el 12 y 13% de los habitantes de Estados Unidos, unos 38 millones, son el 40% de los 2.1 millones de prisioneros que hay en las cárceles estadounidenses, o sea, unos ochocientos mil. Pero de acuerdo con la Asociación para el Avance de la Gente de Color, la cifra llega a un millón.

No sólo eso, sino que existen evidencias estadísticas de que tiene más probabilidad un afroestadounidense de ser encarcelado, que un blanco. Así, un afroestadounidense nacido en 1991, tiene un 29% de probabilidad de ser encarcelado alguna vez. Casi uno de cada tres, entre los 20 y 29 años, estará bajo supervisión policial, en libertad condicional o prisión domiciliaria. Uno de cada nueve afroestadounidenses entre los 20 y 34 años, será encarcelado. Por último, los hombres afroestadounidenses entre los 30 y 34 años, son los que tienen la más alta probabilidad, más que cualquier otra raza o grupo étnico, de ser encarcelados. De hecho, recientes estudios muestra que hay más afroestadounidenses en prisión que en escuelas. Muy triste.

Y es que ejemplos sobre que la raza sigue siendo un motivo para declarar a alguien sospechoso o atacarlo, sobran. Hace unos años, por ejemplo, una mujer divorciada, con dos hijos pequeños, debido a que su novio no los quería, decidió asesinarlos, drogándolos y metiéndolos en su auto, al que luego hundió en un lago. Acudió a la policía con el cuento de que un “negro” la había detenido en un semáforo y le había robado el auto con todo y sus hijos. La “descripción” que hizo del “ladrón negro” pudo haberse referido a cualquier hombre afroestadounidense, vestido con jeans, playera, gorra… y, de hecho, se detuvo a varios “sospechosos”. La mujer fue sometida a contrainterrogatorios que la hicieron caer en contradicciones, hasta que, al final, confesó su aborrecible crimen.

El 26 de febrero del 2012, en Sanford, Florida, el adolescente afroestadounidense Trayvon Martin, de 17 años, fue asesinado por George Zimmerman, de origen hispano, quien trabajaba como policía comunitario allí. Actuando prepotentemente, Zimmerman, sólo porque Martin era negro, le ordenó detenerse y como aquél no obedeciera, pues nada había hecho y sólo había ido a la tienda a comprar cosas, le disparó, simplemente por considerarlo "sospechoso". Aún así, el paranoico “policía comunitario” fue declarado "inocente"
(http://www.cnn.com/2013/07/14/opinion/granderson-zimmerman-verdict).

A partir de hechos así, los padres de chicos afroestadounidenses no saben cómo vestir a sus hijos, con tal de que no parezcan "sospechosos". Muy lamentable que en pleno siglo 21 eso suceda. De hecho, no sólo en Estados Unidos hay racismo contra la raza negra, pues en julio de 2013 fue muy divulgado el vulgar comentario hecho por un "senador" italiano, Roberto Calderoli, contra Cecile Kyenge, ministra italiana de raza negra, a la que comparó con un mono (http://www.elpatagonico.cl/?p=60380).

En otro incidente de crimen por simple prejuicio racial, el 15 de julio del 2013, en Michigan, una joven mujer afroestadounidense de 19 años de edad fue asesinada al pedir ayuda en una casa cercana, pues su carro se había descompuesto. El psicópata blanco que le abrió le disparó, sin motivo, en la cara, pues "pensó" que se trataba de una "ladrona" (http://www.argenpress.info/2013/11/otro-crimen-de-odio-racista-en-estados.html).

Incluso, a nivel internacional, ha sido evidente la actuación racista de Estados Unidos. Cuando falleció Nelson Mandela, quien abogó por la abolición del segregacionista régimen del Apartheid en Sudáfrica, Barack Obama, hipócritamente, elogió al fallecido líder. Sin embargo, no dijo que, por muchos años, Estados Unidos declaró terrorista a Mandela.
(http://www.jornada.unam.mx/2013/12/06/politica/003n1pol).

Es como en México, que hay un racismo inconsciente, heredado de la funesta herencia colonial, producto de la dominación española, cuando se afirmaba que sólo lo blanco era lo mejor y los “indios” o negros, no tenían cabida en ese aborrecible sistema tan discriminante
(http://www.jornada.unam.mx/2014/05/05/politica/002n1pol).

Las personas valoran más a los “güeros” que a los morenos o los negros, como demuestran encuestas recientes, en las que se halló que la mayoría de los tintes para el cabello que se aplican mujeres y, en menor medida, hombres, son de tono rubio, pues es una aspiración convertirse en una especie de Barbie humana, ser muy blanca y tener ojos azules
(http://www.jornada.unam.mx/2014/05/05/politica/003n1pol).

Y es peor para los descendientes de raza negra, a quienes se les ve menos que a los indígenas, pues, incluso, se les considera inmigrantes y son constantemente acosados y vejados por la policía (http://www.jornada.unam.mx/2014/05/05/politica/003n2pol).

Pero también, por desgracia, existe una especie de inter-racismo. Es el caso de cuando alguien, en México, de rasgos indígenas, le dice, de “broma”, a un amigo “pinche indio”.

También es el caso de población afroestadounidense misma, cuyos jóvenes despectivamente se refieren unos a otros como niggers, dando a entender con esa palabra que ésos, los niggers, son inferiores a ellos. Últimamente ha cundido mucho la violencia, instigada, incluso, por las llamadas “redes sociales”. En ciudades como Chicago, con una gran población afroestadounidense, son frecuentes los tiroteos entre pandillas de adolescentes negros, ocasionando varios decesos. Tan sólo con que se inicie un insulto por la mañana en el Facebook de un joven de una pandilla, contra otro chico de otra, es suficiente para que, por la noche, haya una balacera y quede alguno o varios muertos (ver mi artículo: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2014/01/armas-y-violencia-on-line.html).

Quizá sea que el esclavismo, como indico antes, haya dejado tan honda huella, que muchos afroestadounidenses, inconscientemente, se sigan considerando inferiores y que, por tal inferioridad, hasta ellos mismos se ataquen y, además, no busquen salir de esa especie de anonimato social al que se les ha orillado históricamente.

Precisamente eso, el afirmar su inconsciente predisposición a ser explotados, era lo que logró, en los años 1970’s, que se prestaran, sin condicionamientos, artistas afroestadounidenses a filmar las cintas del llamado género blacksploitation, en donde era evidente que los argumentos abusaban de su condición de inconsciente inferioridad, pues en la mayoría del género, el blanco era el mejor (ver, por ejemplo, la cinta de James Bond “Vive y deja morir”, un buen ejemplo de cine de ese género, en la cual el negro, Kananga, es el malo y, el bueno, el agente rubio James Bond).

Justo es un planteamiento que hace el cineasta Lars Von Tiers en su cinta Manderlay, ubicada en los años 20’s, en la que el personaje principal, Grace, una mujer blanca, hija de un gánster, que desea hacer cosas distintas a las que hace su padre, no ser malvada, cómo él, llega a una plantación de una mujer blanca, en la que habitan varios sirvientes negros, aún como esclavos. Al morir la vieja propietaria, Grace los libera. Así, libres, los afroestadounidenses se dedican a hacer las cosas que antes tenían prohibidas, como cortar todos los árboles que existían en una parte de la propiedad, dejar de sembrar, comportarse como les diera en gana y así. Al final, comienzan a tener muchos problemas, pues al haber cortado los árboles, se dan cuenta que era una barrera natural para que el fuerte viento no acabara con las cosechas. Al no sembrar, se quedaron sin alimentos. Y al comportarse como les diera la gana, se comienzan a atacar entre ellos. Fue tan caótico el cambio de ser de repente “libres”, que culpan a Grace por haberlo hecho y que por eso, por liberarlos de su ama y de leyes, estaban peor que antes.

Quizá el mensaje de la cinta sea que cuando una raza ha vivido oprimida durante siglos, es difícil entender y vivir la libertad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El presidente Juan Orlando Hernández, celebró los primeros cien días de su gobierno: La presencia estadounidense en Honduras es avasallante

Mario Hernandez (especial para ARGENPRESS.info)

En enero entrevistamos a Berverly Keene de Diálogo 2000 - Jubileo Sur con quien analizamos las elecciones del pasado 25 de noviembre y la situación política hondureña.

Mario Hernandez (MH): Escuchábamos “Canto a Honduras” por Julián Conrado. Ya está con nosotros Beverly Keene quien participara como observadora internacional en las elecciones que se desarrollaron en Honduras. Antes de venir a la radio estaba leyendo una nota de Dick Emanuelsson donde menciona a Berta Cáceres, una activista que está luchando hace bastante tiempo en contra de una política de Estados Unidos que tiende a incorporar a México y Centroamérica a lo que podríamos denominar su paquete energético y, en este sentido, el desarrollo de centrales hidroeléctricas, en este caso concreto en la frontera con El Salvador, afectando a un pueblo originario, el lenca. Berta Cáceres se ha transformado en un símbolo de la lucha contra la instalación de esa central que inundaría la tierra de trabajo de esa comunidad que cultiva maíz, frijoles, café, yuca, guineo y toda una variedad de frutas tropicales que desaparecerían con el embalse.
Berta Cáceres fue apoyada en el juicio que se llevó adelante en su contra por Norita Cortiñas de Madres de Plaza de Mayo (LF), quien estuvo presente en Honduras y me decías que era tu intención hacerlo también pero una situación personal te lo impidió. ¿Cuál es la situación actual por la que atraviesa Berta Cáceres que tengo entendido fue condenada por la portación de un arma que le plantaron, fue llevada a juicio y cuáles fueron los resultados?

Beverly Keene (BK): La buena noticia fue que la sobreseyeron provisoriamente en esa causa. Hay otras causas tramposas, inventadas que la justicia hondureña sigue en contra de Berta y otros dirigentes populares del Consejo Popular Indígena Nacional (Copin) y su situación sigue siendo muy complicada tanto para Berta como para la comunidad de Río Blanco, aunque también hay otras comunidades del pueblo lenca en la zona que vienen desde hace años dando distintas luchas para defender su vida, su cultura, sus derechos, su soberanía como pueblo, contra la invasión de lo que es un proyecto de muerte, de dominación entre las transnacionales, la banca internacional, los Estados Unidos y todos los que dicen todo lo que necesito es mío, no importa a quién le cueste.
En Honduras, desde el golpe de Estado del 2009, se ha ido consolidando un retroceso enorme, tanto en el sentido de las libertades democráticas, como hemos visto en las elecciones de fines de noviembre, y en lo esencial de la vida humana, la posibilidad de comer, de ejercer su cultura, de tener acceso a la educación, a la salud, a la tierra.
Desde el golpe se sigue consolidando la fuerza oligárquica, sus relaciones con lo peor de la política estadounidense, un aumento impresionante de la militarización del país, la entrega de territorio a las transnacionales como está denunciando en este momento el pueblo garífuna, la probable entrega de grandes extensiones marítimas a Chevron en el marco de la búsqueda de Estados Unidos para asegurar sus fuentes energéticas más allá de su propia frontera.
La situación sigue siendo muy complicada para Berta y todo el pueblo hondureño.

MH: También se menciona la existencia de seis bases militares norteamericanas, inclusive una marítima de gran porte. Esta es una novedad respecto de la situación previa al 2009.

BK: Muchos recordarán que a Honduras, sobre todo desde principios de los ’80, en plena guerra contrarrevolucionaria contra el gobierno sandinista de Nicaragua, Estados Unidos lo convierte en una plataforma de incursión, de control de inteligencia y operaciones militares en la zona centroamericana, no solo contra el sandinismo sino también de las luchas revolucionarias en El Salvador y Guatemala.
Desde ese momento, ese proceso siguió avanzando y una de las causas del golpe contra Zelaya fueron unos pequeños pasos de su gobierno de por lo menos frenar la expansión de la presencia militar estadounidense en su territorio.
Luego del golpe en el 2009 vimos la instalación de nuevas bases militares, tanto en el territorio como en la zona marítima, una aceleración de las instalaciones de inteligencia, un gran aumento de la presencia policial estadounidense, a tal punto que no solo pone las armas y el entrenamiento, sino también dicta las leyes en todo lo que tiene que ver con el control interno y desde ese lugar mantiene su servicio de inteligencia en toda la zona.
La presencia militar estadounidense en Honduras es avasallante, no solo en lo económico sino también en todas las facetas de la vida.


El proceso eleccionario de noviembre fue fraudulento


MH: En relación a las elecciones que tuviste la posibilidad de observar, días pasados leí un artículo que contenía una frase popular “El acta mata al voto”, pero dicen que ahora ha sido reemplazada por otra nueva “Si el acta mata al voto, la computadora mata al acta”. La entiendo en el sentido de una manipulación informática de los resultados de las últimas elecciones. ¿Cuál es tu visión?

BK: Sin lugar a dudas, uno puede constatar con los hechos, con lo que se vio, con lo que se vivía, lo que otros observadores y los hondureños mismos comentaban que, sin duda, el proceso fue fraudulento en muchos aspectos.
Uno de los elementos fue la organización del sistema de votación. Por decisión del gobierno se descartó la posibilidad de hacer una votación electrónica, que varios estudios indicaban que sería más segura y menos costosa, conforme a las posibilidades de infraestructura electrónica en el país. Se descartó para montar un sistema de organización y transmisión de los votos, de los cómputos, con mucha intervención humana para ir armando tendencias y luego hechos de fraude. El cambio de actas desde el lugar de las mesas de votación hasta su llegada al Tribunal Superior Electoral (TSE). Eso está clarísimo pese a las declaraciones de la OEA y de la Unión Europea (UE).
Cuando salí de Honduras me encontré en el aeropuerto con un compañero austríaco conocido de muchos años, Leo Gabriel, quien fue integrante de la delegación de la UE e hizo declaraciones que ya había informado al jefe de la delegación en el sentido que no estaba para nada de acuerdo con el informe final de los observadores de la UE. Que no podía asegurar bajo ningún punto de vista, que no hubo fraude ni que las elecciones se desarrollaron con normalidad, lo que no era cierto.
Creo que tal vez más importante que lo sucedido el día de la votación, el fraude y las impugnaciones tanto del Partido Libre (PL) como del Anticorrupción (PAC), es ubicar las elecciones en el contexto hondureño.
No cabe duda que la decisión del Frente de Resistencia Nacional y Popular (FRNP) de ir a las elecciones fue difícil y provocó cierta división en los sectores populares, no hubo acuerdo unánime en aceptar lo que se sabía de antemano, las reglas de juego del gobierno de la oligarquía y Estados Unidos, o sea, del poder.
Con el correr de los días, fueron los militantes del PL y el FRNP quienes sufrieron los embates, la violencia, varios compañeros asesinados durante el proceso electoral. Dos o tres días después que llegáramos y nos orientáramos, quedó absolutamente claro el hecho que el Tribunal Superior Electoral (TSE), aunque se había comprometido a entregarnos a todos los observadores una credencial especial, luego se desdijo. Ese es un pequeño ejemplo de las inconsistencias, de las arbitrariedades, de que el proceso electoral desde su organización hasta su final, desde la integración del TSE, por donde lo mires…

MH: Tribunal Electoral que fue presidido por un dirigente del Partido Nacional.

BK: Fue totalmente controlado por el partido gobernante de una manera que no había posibilidad real de pensar que los nacionalistas iban a entregar el poder.

MH: Además, un proceso que se desarrolló con una fuerte presencia de las Fuerzas Armadas.

BK: Eso fue algo que en todas las denuncias, como la nuestra de Jubileo Sur y otras organizaciones y redes, en cuanto centro de votación visitamos estaba la presencia militar, fuertemente armada y dentro de los propios centros de votación no había ninguna restricción al proselitismo.
El Partido Nacional (PN) controlaba en gran medida la presencia partidaria, los fiscales, suponiendo que había 8 o 9 partidos disputando las elecciones en realidad en la mayoría de las mesas había un fiscal del PL, tal vez otro del PAC y 5 o 6 del PN porque la mayoría de los otros partidos chicos, sin posibilidad de contar con sus propios fiscales, vendían al PN esa representación. Entonces, en cualquier circunstancia que la mesa receptora de votos tenía que tomar una decisión, eran 6 o 7 fiscales contra 1 o 2, no había una posibilidad de controlar desde las mesas de recepción. Por donde uno lo mire estaba establecido, organizado de una manera para que diera el resultado que finalmente se dio.

MH: Las denuncias en el caso, por ejemplo, de la Federación Internacional de los Derechos Humanos, con la participación del Juez Baltasar Garzón, entre otros, o las de Vía Campesina ¿han tenido algún resultado práctico?

BK: Me parece que tuvieron el efecto de apoyar, de solidarizarse con las organizaciones, con el pueblo hondureño que sigue buscando un cambio distinto, real, una posibilidad de transformación de la política, de la economía y de la sociedad hondureña que le permita garantizar lo básico de la vida, o sea, la dignidad humana de la sobrevivencia, el acceso a la tierra, al trabajo. En este momento la presencia y declaraciones de tantas redes y organizaciones de Derechos Humanos, la Vía Campesina, Jubileo Sur y otras que estuvimos presentes tuvo ese valor.
Ante una situación y un pueblo que está agredido de una manera gravísima en lo cotidiano, que ha visto la violación más atroz de los Derechos Humanos, incluso incrementada después de las elecciones, donde los ataques a los periodistas es un ejemplo muy concreto, en una situación de esa naturaleza poder saber que se cuenta con esa solidaridad, con esa presencia, con esa atención internacional es importantísimo para el desarrollo de ese pueblo y de su propia lucha.
Obviamente, el pueblo hondureño es responsable de su lucha y de su camino, pero la necesidad es que desde todas partes del mundo nos pongamos en una actitud de muchísima alerta sobre la situación en ese país y en toda Centroamérica donde las condiciones de vida para las mayorías populares están agravándose seriamente día a día, tanto en el orden militar y la criminalización de la protesta como en el de la vida cotidiana.


El Acuerdo de Cartagena


MH: Mencionaste que esta especie de insurrección en las urnas, que otros han denominado la política llevada adelante por el Partido Libre coordinado por Manuel Zelaya, ha recibido críticas. He leído algunas que señalan que ha habido una suerte de acuerdo con el régimen, llamado Acuerdo de Cartagena, a mediados del 2011, donde uno de sus puntos justamente consistiría en abandonar la lucha de calles, la idea de una Constituyente, para atenerse a mecanismos de consulta establecidos por el régimen golpista y, en ese sentido, llevó a la construcción del Partido Libre como brazo político del FNRP. ¿Cuál es tu opinión?

BK: En primer lugar hemos sido muy críticos del Acuerdo de Cartagena, en parte por los riesgos que significaba ir a un escenario político eleccionario controlado absolutamente por un poder muy consolidado. También, junto con otras organizaciones en Argentina y en el continente, hemos hecho esfuerzos para seguir exigiendo a todos los gobiernos de América Latina que de una manera u otra avalaron ese acuerdo, readmitiendo a Honduras en la OEA en el 2011 en una sesión que se llevó adelante en El Salvador con la presencia de organizaciones hondureñas prácticamente rogando que no se olvidaran la situación de los Derechos Humanos en Honduras.
Lo que se ha visto de acuerdo a los informes que recibimos de las organizaciones hondureñas es que efectivamente a partir de ese acuerdo y la puesta en movimiento del escenario electoral disminuyó, se debilitó grandemente la presencia en la calle de la movilización de la población hondureña en función de las demandas sociales y políticas, se incrementaron las violaciones a los Derechos Humanos, estamos hablando principalmente de asesinatos, también de detenciones y torturas dirigidas a dirigentes y militantes no muy conocidos pero que son motores en sus comunidades, en las ciudades y pueblos más chicos.
Entonces, desde ese momento me parece que es un argumento que merece atención, dando cuenta de la relación de fuerzas que existe en el país, que pese a la extraordinaria resistencia que opusieron los hondureños frente al golpe están, podríamos decir, desunidos frente al poder instalado de Estados Unidos y sus aliados en el territorio, es decir, la presencia militar, el control de la policía y una oligarquía totalmente entregada.
Con el acuerdo de Cartagena se llegó a un escenario que permitió, en cierto sentido, que la lucha del pueblo hondureño siguiera acumulando fuerzas de un modo distinto a como lo fue haciendo en los primeros tiempos después del golpe, reconociendo que en el momento de firmar el Acuerdo de Cartagena, no estaba en la calle como en los primeros días. Tampoco se puede sostener ese tipo de resistencia ininterrumpidamente.
En estos últimos meses ha seguido el cuestionamiento de muchas organizaciones populares hacia la estrategia, hacia la decisión de encarar esa lucha electoral. La mayoría acompañando de una manera u otra, no poniendo palos en la rueda, pero a la espera de que el momento pasara y se pudiera ver en qué condiciones se retomaba la lucha, la movilización de calle.
Creo que en este momento la decisión de reorganizar el Frente de Resistencia apunta a revitalizar y reencauzar la resistencia del pueblo hondureño, reconociendo que la lucha electoral, la posibilidad de participar en el juego de poder definido como está en Honduras, tiene limitaciones muy serias. Más allá de si es posible o no avanzar en cierto sentido en este momento, en estas condiciones, por esa vía, está claro que es necesario profundizar, reencauzar la resistencia desde lo social, en la calle, con una movilización popular mucho más importante.


Una parte importantísima de la población sigue buscando una transformación real


MH: Nos queda poco tiempo pero quería tocar dos temas finales. El primero es que, independientemente de todos estos factores negativos que ha significado esta elección para los sectores populares hondureños, hay un hecho evidente y es que se ha roto en bipartidismo en Honduras con la aparición del Partido Libre liderado por Manuel Zelaya y su esposa, Xiomara Castro, y del Partido Anticorrupción. Por otro lado, la movilización del movimiento estudiantil que prácticamente fue el único sector que dio una respuesta inmediata al fraude electoral que hemos estado analizando.

BK: Las elecciones más que nada, han puesto en evidencia, que hay una parte importantísima de la población que sigue militando, que sigue buscando un cambio, una alternativa, una transformación real de la situación de su país y va a seguir buscando sus cauces organizativos, sean electorales, partidarios, sociales o una combinación. Me parece que el futuro puede encontrar muchas vertientes.
Creo que es importante no olvidar que el PL no es una fuerza homogénea, obviamente es una fuerza política partidaria nueva que ha buscado aglutinar una serie de historias, de experiencias, de expresiones partidarias anteriores, entre ellas, el propio Partido Liberal que durante décadas ha sido una de las patas del bipartidismo hondureño junto con el Partido Nacional.
Lo importante fue que las elecciones mostraron, por un lado, una participación casi inédita en la historia de Honduras. Aun en las condiciones de fuerte control, de amedrentamiento militar/policial en el propio proceso electoral, la mayoría de la población votó en contra de quien fue proclamado presidente. Esa realidad va a seguir marcando los acontecimientos en el país.
Te aclaro que el pueblo hondureño no está dispuesto a seguir sometido al poder oligárquico, de Estados Unidos, de las transnacionales sin reaccionar y de hecho creo que si bien el proceso electoral tuvo limitaciones, marca y da paso a una nueva etapa de lucha, de resistencia, donde las organizaciones populares van a enfrentar un escenario mucho más complicado porque el poder se consolida en el escenario internacional con el Partido Nacional, pero internamente va a ser mucho más difícil controlar a la población.
El futuro partidario está por verse, si el PL se mantiene, se consolida, avanza en un proceso de construcción partidaria y homogenización de sus bases, de su liderazgo y plataforma o si se van presentando experiencias nuevas. Habrá que ver.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

En un azul de frío

Miguel A. Semán (APE)

En este instante millones de niños son adiestrados para ingresar al ejército de los consumidores del mundo. A un click de todo y a medio milímetro de la nada, rehenes de sus televisores, reciben mensajes destinados a implantarles la necesidad de las necesidades inútiles. Condenados a comer sólo para morir, se parecen a los pollos criados en masa, inflados a fuerza de antibióticos y hormonas. A la misma hora, en sus casas o a la intemperie, otros millones de niños reciben la misma información. Otro click les tienta la mano. Al lado del hambre visceral les crecen hambres de amores imposibles. No saben que les inculcan un credo sin alma. La publicidad global, unánime como la lluvia, cae sobre todos, aunque nos moja distinto.

Los europeos del norte prohibieron la publicidad dirigida a menores de 12 años. Acá, en Sudamérica, Brasil hizo lo mismo. Sin embargo, entre 2008 y 2010, los anunciantes de productos infantiles invirtieron en la televisión europea más de 500 millones de euros. Los chicos de clase media y media alta no sólo son las divisiones inferiores del mercado; ya hoy, sus decisiones determinan el consumo familiar y los adultos interpretan la adhesión de un hijo a una marca como un rasgo de personalidad.

Los que tienen la ñata contra el vidrio no esperan que nadie les aplauda los deseos. Los padres no dan para sostén de esperanzas. Los semáforos se les clavan en un rojo eterno, salvo cuando venden flores o pescan monedas y la esquina se llena de verdes apurados. El cordón de la vereda es la butaca. En la pantalla: dos lunas en eclipse. Jirones, harapos, camuflaje. Y al final, toda la tristeza. Pero nadie ha nacido para amante eterno de tanta tristeza. Ellos miran la película del cielo. Acá en la tierra, en los pies curtidos, es invierno con zapatillas rotas. Si fueran nuevas destellarían como diamantes obscenos.

En casi el 30 % de los spots televisivos aparecen niños, en la mitad no son consumidores del producto ni destinatarios del mensaje. Funcionan como soportes de símbolos gastados: inocencia, fe, ingenuidad. Sebos del consumo sin culpa y formas de explotación infantil legitimadas por la esponja insaciable del éxito. Cuando el mensaje les está destinado, el juego es aún más siniestro. Los publicistas establecerán las pautas fundacionales en la niñez eterna de los espectadores. Todo aquello que no haya sido anunciado y recomendado cargará con el estigma de trucho y marginal.

Marginales y auténticos, en su azul de frío, los no mostrados no encuentran la forma de ganarse el pan del día. Y si la encuentran los explotan en la peor de las negruras. Si protestan o muestran apenas la punta de un derecho se les dice que el trabajo infantil está prohibido. Después de todo, en un país civilizado no puede haber un chico que trabaje.

*****

Postdata

Ezequiel Ferreyra murió de cáncer a los 6 años. Desde los cuatro manejaba productos agrotóxicos en la mayor granja exportadora de huevos del país, ubicada en Pilar. Consultado sobre el tema el líder de la UATRE dijo que desconocía el caso y que “un chico de esa edad no puede trabajar”

A casi nadie le interesó el tema. Ninguna publicidad le dio alas a esta muerte. Sin embargo Florencia Mujica filmó “La cáscara rota”, documental que se vio en el cine Gaumont desde el 24 al 30 de abril de este año. Apenas una semana. Para los consumidores de publicidad no existió. Como para el secretario de la UATRE la muerte de Ezequiel. Los grandes medios ni siquiera se enteraron. Y está bien que así sea, la función de los grandes a lo largo de la historia se ha limitado a restarle importancia a las cosas de los chicos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

21-M: Declaración de los pueblos argentinos en contra de Chevron

OPSUR

Como organizaciones sociales, partidos políticos, organismos de derechos humanos, organizaciones indígenas, feministas, asambleas; venimos hoy, en este Día Internacional Anti Chevron, a pronunciarnos desde Argentina en contra de esta empresa que ha ingresado a nuestro territorio de la mano del Gobierno Nacional y el Gobierno Provincial de Neuquén, violando nuestros derechos y reprimiendo nuestra justa protesta social.



Este Día Mundial Antichevron es muy significativo, pues nos permite mostrar al mundo la violación de nuestra soberanía en favor de intereses norteamericanos, y al mismo tiempo demostrar que es una empresa que ha dejado una estela de contaminación ambiental y social en los distintos países donde ha operado, no solo en Argentina, Estados Unidos, Nigeria, Ecuador y Rumania, sino también en una decena de otros países. Por esto hacemos un llamado a todo el mundo para tomar conciencia sobre lo que implica esta empresa, la tercera corporación más grande de Estados Unidos, y a impedir que se siga perpetuando su política de devastación de nuestros territorios en función de sus propios intereses.

A pesar de que Chevron ya operaba en el territorio nacional desde hace más de una década, el año pasado se asoció con YPF para realizar el primer desarrollo masivo de yacimientos no convencionales en Latinoamérica. Para que se hiciera el acuerdo, Chevron impuso sus términos, que eran dos: que se destrabara el embargo interpuesto por los afectados por Chevron en Ecuador para el pago de la remediación ambiental de su territorio, cosa que hizo en junio la Corte Suprema; y una serie de beneficios: exenciones fiscales y promoción productiva para la exportación. Esta última fue cumplida con la firma por parte del Gobierno Nacional por medio del decreto 929/13. La semana pasada la Cámara Federal ratificó que la Presidenta Cristina Fernández puede ser investigada por la firma de este decreto, por presunto beneficio directo a Chevron y por la posibilidad de impacto ambiental a partir de la utilización de la técnica de fractura hidráulica o fracking. Este es un avance importante ya que va en la misma línea de lo que venimos denunciando: la firma del acuerdo Chevron YPF implicó una pérdida de soberanía para el país, al legislar el Ejecutivo de acuerdo a los intereses de la empresa y no el interés nacional.

La provincia de Neuquén a través del poder ejecutivo y legislativo, allanó el camino para el convenio, reprimiendo a las miles de personas que protestaban en contra de él. La firma entre Neuquén-YPF , ademas implicó la violación de los derechos colectivos de la comunidad mapuche Campo Maripe, cuyo territorio fue concesionado para el plan piloto de explotación, sin consentimiento libre, previo e informado, en los términos establecidos por la legislación nacional e internacional vigente. Posteriormente tres casas de la comunidad fueron quemadas por desconocidos.

Chevron viene a nuestro país a impulsar la política del fracking, una nociva técnica de explotación de hidrocarburos no convencionales, que multiplica los riesgos de contaminación de nuestro territorio. Ésta es principalmente una estrategia impulsada por el Departamento de Estado de EEUU, política de la cual Chevron ha sido uno de los principales beneficiarios. Consideramos que la alianza con Chevron va absolutamente en contra de la supuesta política de soberanía energética, y creemos que una transición hacía una matriz energética más sustentables debe comenzar con la disminución de la dependencia de nuestro país de los hidrocarburos.

Así como Chevron llegó de la mano del gobierno nacional para desarrollar el fracking en Argentina con Latinoamérica en perspectiva; también lo hizo en otros países, como Rumania con el objetivo de avanzar sobre Europa del este y de esta manera disminuir la influencia tanto de los países de la OPEP (que incluye a Venezuela) como de Rusia. La férrea defensa del pueblo rumano impidió el avance de Chevron, sin embargo la amenaza de que la petrolera norteamericana fracture el suelo de Rumania aún sigue latente. Es por esto que nos unimos a una convocatoria mundial contra Chevron, porque consideramos que así como se quiere romper con la soberanía de nuestro pueblo, lo mismo se busca hacer en otros países, con un libreto repetido, como es el caso de Rumania.

También nos solidarizamos con los hermanos de Ecuador que han sufrido por el accionar del Chevron el peor desastre petrolero de la historia que tras 20 años de litigio ha negado, y evadido su obligación a pagar la justa remediación ambiental del territorio amazónico a pesar de estar condenada por todas las instancias judiciales ecuatorianas. Exigimos la indemnización al pueblo ecuatoriano y somos conscientes de que buena parte de la suerte judicial de nuestros hermanos depende de que los tribunales argentinos se ajusten a derecho, aplicando los tratados bilaterales firmados en la materia y reconozcan así la sentencia emanada desde Ecuador.

¡Por una verdadera soberanía energética: fuera Chevron y todas las empresas que saquean nuestros bienes comunes!

¡No al fracking. Ni en Argentina ni en Rumania ni en ningún lugar del mundo!

21 de mayo de 2014

Convocantes en Argentina: Multisectorial contra la Fractura Hidráulica de Neuquén; Red Argentina de Solidaridad con los Afectados por Chevron en Ecuador; Serpaj; A Pulmón; COB La Brecha-Regional Comahue; Colectiva Feminista la Revuelta; Confederación Mapuche de Neuquén; Corriente Nacional Emancipación Sur; Frente Popular Darío Santillán; Instrumento Electoral por la Unidad Popular; Movimiento Emancipador; Movimiento Socialista de los Trabajadores - Nueva Izquierda; Observatorio Petrolero Sur; Partido Obrero; Partido Socialista - Federación Neuquén; Proyecto Sur Neuquén - Corriente Nacional Emancipación Sur; Trabajadores De Áreas Naturales Protegidos Adheridos a ATE.

Adhesiones: Madres de Plaza de Mayo - Línea Fundadora; Malvinas Lucha Por La Vida; Articulación de Movimientos Sociales Hacia el ALBA - Capítulo Argentino; Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas; Asociación Argentina de Abogados de Derecho Indígena; Consejo Plurinacional Indígena; Agrupación Martín Fierro (Varela, Mar del Plata y Neuquén); Agrupación Político Sindical Tolo Arce; Agrupación Visión Sostenible; Alerta Angostura; Amadeus Arte Solidario y Comunitario; Amigos de la Tierra Argentina; Asamblea Ambiental Varelense Yaku-Mama (Florencio Varela, Provincia de Bs As); Asamblea Ciudadana de Puerto Pirámides; Asamblea Córdoba Ciudad Despierta; Asamblea de Bariloche Contra la Megaminería; Asamblea de Vecin@s Autoconvocados de Campana Mahuida (Avacam ); Asamblea De Vecinxs Autoconvocadxs de Famatina; Asamblea de Vecinos Autoconvocad@s de Loncopue (AVAL); Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Tunuyán; Asamblea Socio-Ambiental de Junín de los Andes; Asociación Ambientalista Rincón Limay; Asociación Civil Árbol de Pie (Bariloche); Asociación Lihue (Bariloche); Autoconvocados San Carlos; Autodeterminación y Libertad; Biblioteca Popular Fernando Jara (Cipoletti); Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria de la Universidad Nacional del Comahue; Centro Cultural “Alejandro Olmos”; Centro De Investigación y Formación de Movimientos Sociales Latinoamericanos (CIFMSL); Centro de Profesionales por los Derechos Humanos -Ce.Pro.D.H.; CC ARI Mendoza; COB La Brecha; Colectivo Desde El Pie; Colectivo Memoria Militante; Colectivo Por La Igualdad en el Partido Social; Conciencia Ambiental Tucumán; Convergencia de las Culturas Argentina; Convocatoria por la Liberación Nacional y Social, Frente Sindical; Convocatoria Alte. Brown; Convocatoria Capital Federal; Convocatoria Matanza; Convocatoria Comunidad Campesina (Tartagal, Salta); Corriente Unidad Sur; CTA Capital; CTA Tucumán; Diálogo 2000 - Jubileo Sur; Equipo de Educación Popular Pañuelos en Rebeldía; Equipo Diocesano de Pastoral Aborigen de Neuquén (EDIPA); FM Che Comunitaria de Junín de Los Andes; Foro Ambientalista Santiago del Estero; Frente Popular Darío Santillán - Corriente Nacional; Frente de Lucha por La Soberanía Alimentaria Argentina (FLSAA); Instrumento Electoral por la Unidad Popular (C.A.B.A, Comuna 6); Instrumento Electoral por la Unidad Popular (Chos Malal, Junín de los Andes, Neuquén, Plottier, Zapala); Instrumento Electoral por la Unidad Popular (General San Martín y Jujuy); Junta Interna ATE CNEA Buenos Aires; La Retaguardia, Periodismo Social; Movimiento Antinuclear del Chubut (MACH); Movimiento Político y Cultural Su.R.Co (San Martín de los Andes); Movimiento Popular La Dignidad; Movimiento por Entre Ríos Libre de Fracking; Movimiento por la Unidad Latinoamericana y el Cambio Social (MULCS); Movimiento Proyecto Político, Social y Cultura Sur, Provincia de Buenos Aires; Movimiento Proyecto Sur, Línea Nacional; Movimiento Socialista de los Trabajadores - Nueva Izquierda (Santa Cruz); No Al Fracking Argentina; Nueva Política Universitaria, Universidad Nacional De La Patagonia Austral (Santa Cruz); Parlamento Mapuche de Río Negro; Pro Eco Grupo Ecologista; Programa de Extensión “Por Una Nueva Economía, Humana Y Sustentable” (UNER); Proyecto Allen (Río Negro); Proyecto Sur Bahía Blanca; Proyecto Sur Neuquén Junta Promotora; Proyecto Sur Provincia de Buenos Aires; Proyecto Sur Buenos Aires - Corriente Nacional Emancipación Sur; Proyecto Sur Florencio Varela, Casa Grande Pino Solanas; Proyecto Sur Misiones - Corriente Nacional Emancipación Sur; Red Ambiental OIKOS; Red Eco Alternativo (Colectivo de Comunicación y Cultura); Red Ecosocialista (Santa Cruz); Red Nacional de Acción Ecologista (Renace); Resistencia Juvenil de Famatina; Resistencia Qom; Taller Ecologista; Tierra Para Vivir; Unidos por el Río Vicente López; Usina Del Sur.

Adhesiones Individuales: Nora Cortiñas, Madres de Plaza de Mayo LF; Mirta Baravalle, Madres de Plaza de Mayo LF; Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz; Antonio Gustavo Gómez, Fiscal General ante la Cámara Federal de Tucumán; Maristella Svampa; Víctor De Gennaro, Diputado Nacional por el Instrumento Electoral Por La Unidad Popular; Claudio Lozano, Diputado Nacional por el Instrumento Electoral Por La Unidad Popular; Antonio Riestra, Diputado Nacional por el Instrumento Electoral Por La Unidad Popular; Senador Nacional por Proyecto Sur-UNEN; Alcira Argumedo, Diputada Nacional por el Bloque Proyecto Sur; Néstor Pitrola, Diputado Nacional por el Partido Obrero -FIT; Pablo López, Diputado Nacional por el Partido Obrero -FIT; Nicolás Del Caño, Diputado Nacional por el Partido de los Trabajadores Socialistas -FIT; Miriam Bregman, Diputada electa por el Partido de los Trabajadores Socialistas -FIT; Alejandro Bodart, Legislador CABA -MST Nueva Izquierda; Cristian Castillo, Diputado Provincia Buenos Aires (PTS-FIT); Marcelo Ramal, Legislador CABA (PO-FIT); Pablo Bergel, Legislador CABA Bloque Verde Alameda; Gustavo Vera, Legislador CABA Bloque Verde Alameda; Raúl Dobrusin, Diputado provincia de Neuquén por el Instrumento Electoral Por La Unidad Popular ; Alfredo Marcote, Diputado provincia de Neuquén por el Instrumento Electoral Por La Unidad Popular; Rita Liempe, Diputada provincia de Buenos Aires por el Instrumento Electoral Por La Unidad Popular; Noelia Barbeito, Senadora provincial Mendoza (PTS-FIT); Cecilia Soria, Diputada provincial Mendoza (PTS-FIT); Patricio Del Corro, Diputado electo de la Ciudad de Buenos Aires (PTS-FIT); Vilma Ripoll, Diputada C.A.B.A. (MC) MST Nueva Izquierda; Jorge Cardelli, Diputado Nacional (MC) Emancipación Sur Corriente Nacional; Raúl Godoy Diputado Provincial Neuquén (MC) - Dirigente de Zanon; Carlos Alberto Moraña, Concejal de Cutral Co - Bloque Movimiento Proyecto Sur; Martín Baigorria, Concejal de Godoy Cruz, Mendoza (PTS-FIT); Paúl Lecea, Concejal de Maipú, Mendoza (PTS-FIT); Ulises Jiménez Bruccoleri, Concejal de Las Heras, Mendoza (PTS-FIT); Macarena Escudero, Concejal de ciudad de Mendoza (PTS-FIT); Hernán Moreno, Concejal de Zapala (PS); Juan Pablo Olsson, integrante del Movimiento Argentina sin Fracking; Julio C. Gambina; Juan José González; Félix Herrero; Laura García Vázquez; Antonio “Negro” Medina;Valeria Mapelman; Carlos Aznares; Herman Schiller; Tatiana Fij; Roberto Iglesias; Victoria Moyano; Edgardo Moyano; Rubén Tripi; Mario Hernandez; Ariel Petruccelli; Andrés Figueroa Cornejo; Carmen Capdevila; Fernando Buen Abad Domínguez; Aurora Tumanischwili Penelón; Guillermo López; Marta Speroni; Alejandro Cabrera Britos; Carlos Guanciarrosa; Carlos Loza; Eduardo Espinosa; Carina Maloberti; Susana Rearte; María Rosa González; Marinella Correggia.

Adhesiones Internacionales: Brasil: Bernadette Siqueira Abrão. Estados Unidos: Environmental Defender Law Center - EDLC. España: Ecologistas en Acción; Ecologistas en Acción (Albacete); Plataforma del Campo de Montiel y La Mancha Contra La Fractura Hidráulica. Venezuela: Rafael Unzcátegui.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

“Estamos viviendo las consecuencias del agotamiento de un modelo” (Audio)

ANRED

Claudio Katz, economista y profesor de la UBA, analizó en entrevista radial la economía argentina luego de las declaraciones de la Presidenta sobre el aumento de las asignaciones sociales. Por La Revancha.

El miércoles pasado, en cadena nacional, Cristina Fernández de Kirchner anunció aumentos en las asignaciones sociales como la Asignación Universal por Hijo y otras asignaciones familiares, y enalteció el programa de viviendas Procrear. “Hace un año que no se aumentaba la Asignación y el 40% básicamente compensa la inflación”, relativizó Carlos Katz, en diálogo con el programa radial. De esta forma objetó que “los economistas del oficialismo suelen decir que esta es una prueba de la continuidad de un modelo de inclusión social”. Según el economista, solo se trata de “un reconocimiento de la magnitud de esta inflación”.

Por otro lado, mientras Presidenta recalcó el “efecto redistributivo de la participación de la ANSES en los 40 millones de argentinos”, para Katz no sería así, ya que el gobierno “reconoce que en los ingresos de la ANSES hay muy poco aporte patronal”. En el mismo sentido subrayó que “es bastante complicado cuando se dice que no se puede tocar el impuesto a las ganancias” por situarlo como uno de los pilares de la recaudación estatal: “es una advertencia de que se va a demorar el aumento del piso a las ganancias. De esta forma los que van a terminar solventando esta mejora de la asignación son los propios trabajadores”.

Sobre alternativas redistributivas, Claudio Katz afirmó que “los bancos, las petroleras, las empresas de telecomunicaciones, las grandes compañías siderúrgicas recibieron un incremento con pocos precedentes en sus ganancias”, ya que en sus balances anuales en la Bolsa de Comercio, las principales 89 firmas “incremento del 80% en comparación con el 2012”. Por esto, para Katz este es un momento para incrementar los gravámenes genuinos que permitan “solventar las necesidades sociales del grueso de la población”.

Cuando se refirió a la imagen panorámica, no dudó afirmar que “la economía está frenada” y que hablar de recesión o no, es solo un debate técnico. En la lista de evidencias encuadró a las “suspensiones en las grandes empresas automotrices, la destrucción neta de empleos, recortes en el salario real”, y agregó que la idea sobre la última devaluación acompañada de crecimiento de la economía “es una fantasía que no se corrobora en la realidad”.

Acerca de las decisiones que ha ejecutado el gobierno, Katz subrayó que “no pudo traspasarle el ajuste a su sucesor, no pudo aguantar hasta el 2015 y puso en marcha la vieja receta de endeudamiento”. Como parte de los pasos dados incluye: “hacer los deberes con el FMI, volver al Club de París, retomar los aumentos de tarifas, indemnizar a la gente de Repsol después de haber denunciado la depredación de nuestros recursos”.

Luego de la última década, el economista sentencia que “estamos viviendo las consecuencias del agotamiento de un modelo”, y que el gobierno perdió en diciembre la oportunidad de tomar otro camino, al optar por la opción ortodoxa del ajuste. En este sentido Katz marcó que, “el gobierno ha tomado una decisión de volver a encasillar a la economía argentina en los parámetros tradicionales de lo que quieren los grandes grupo económicos”.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Rigane: "El modelo productivo hoy lo imponen las multinacionales"

ACTA

El secretario Adjunto de la CTA Nacional y secretario General de la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA), José Rigane, participó el lunes del segundo encuentro de la CTA de Rosario para dar forma a la "Campaña hacia una Consulta Popular por la Defensa de la Soberanía sobre nuestros Bienes Comunes".

En diálogo con la CTA de Rosario, donde se tocaron diversos temas como el modelo económico actual, la matriz energética, el caso YPF-Chevron, la situación de los trabajadores del sector energético, entre otros, Rigane consideró que “ni este gobierno, ni los que le precedieron, cambiaron el modelo energético basado en la privatización y fundamentalmente en la extranjerización”. Compartimos la entrevista completa.

- ¿Cuál es su valoración del modelo económico vigente?

- Este modelo productivo reprimarizó la economía, desarrolló el extractivismo para acrecentar las exportaciones, profundizando la contaminación. No es un modelo económico que hace eje en el mercado interno y en la industrialización. Somos principalmente ensambladores, no fabricantes. Esto tiene que ver con las políticas de ajuste con proceso inflacionario alto, porque la idea es bajar el salario a precio dólar. Se centra en la competencia internacional y no en el desarrollo del mercado interno. El modelo productivo hoy lo imponen las multinacionales que siempre desarrollan la misma política: ingresan ganando, porque acá se vio cómo les daban tarifas rebajadas, con acuerdos comerciales a la baja y se despidieron a miles de trabajadores. En muchos casos se aumentó la tarifa al consumidor también. Y cuando se van, encima, hay que pagarles o te hacen una demanda en el CIADI. Argentina le acaba de pagar a 5 empresas por demandas en ese organismo alrededor de 500 millones de dólares.

- En este marco, ¿cómo caracteriza la matriz energética?

- Es una matriz supeditada a los hidrocarburos, de los cuales dependemos en un 90%. Hay que diversificarla y no sólo con energías renovables, como la eólica y la solar, dado que aún tiene un desarrollo que no permitiría cubrir las necesidades. Hay que ir a la hidroelectricidad y la energía nuclear, iniciativas con las que hay que convivir para superar esta instancia.

- ¿Cuál es el panorama tomando en cuenta el acuerdo con Chevron en materia de explotación de hidrocarburos no convencionales?

- Ni el gobierno actual, ni los que le precedieron, cambiaron el modelo energético basado en la privatización y fundamentalmente en la extranjerización. La decisión en 2012 de expropiar el 51% de las acciones de Repsol, tenía que ver con la situación económica financiera del gobierno de ese momento. Nos entusiasmó pensar que era el primer paso para recuperar el patrimonio nacional energético para el pueblo argentino. Después de un año comprobamos que ese no era el camino, que no era de una estatización sino de una expropiación del 51% de las acciones, que no es lo mismo. No tenemos empresa pública integrada y esencialmente nacional. Nos gustaría que esas empresas tengan alto contenido social, con participación de sectores que defienden el medioambiente, organizaciones que defienden los derechos de los consumidores, los trabajadores y un Estado fuerte. No este Estado bobo socio de las multinacionales. En el informe que hicieron los ministros De Vido y Kicilliof sobre la situación de YPF y Repsol donde ellos mismos llegan a la conclusión de que, por todo lo que había hecho Repsol, no sólo no había que pagarle un peso, sino que ellos debían pagarnos a nosotros. Luego dan un giro de 180° y terminan comprometiéndose a pagarle 5 mil millones de dólares, que van a ser 11 mil si este pago se estira hasta 2033. Lo más grave es que la empresa sigue siendo una sociedad anónima y que el 12% de las acciones por fuera del 51% expropiado pertenecen a Repsol, un 10% a Pemex (Petróleos Mexicanos) y una organización que representa a Eskenazi (Grupo Petersen, también propietarios del Nuevo Banco de Santa Fe) que manejan intereses extranjeros. Nos preguntamos cómo le vamos a pagar a Repsol, si perjudicó el medioambiente, tiene demandas judiciales pendientes, si vendió todas las YPF en el extranjero y se quedó con la rentabilidad que otorgaban los pozos de YPF, se quedó con la reserva que se estimaban para 18 años y ahora no nos alcanza para siete, no desarrolló la exploración por lo que Argentina se quedó sin autoabastecimiento en 2007-08, empezando así el proceso de importación de energía. El acuerdo firmado entre gallos y medianoche con Chevron, por 1200 millones de dólares, más otro acuerdo por 15 mil millones de dólares, con la idea de invertir en Vaca Muerta sobre todo en la extracción de hidrocarburos no convencionales es una clara muestra de que con cláusulas secretas y sometimiento a los estrados internacionales, no hay una política que se centre en la defensa de los intereses y las necesidades del pueblo argentino. En estos 10 años proliferó la llamada energía delivery, mediante conteiner con motogeneradores, que son equipamientos de emergencias y se instalan en la calle, son contaminantes y consumen entre 300 a 500 litros de diesel oil por hora. Se usan para procurar energía y salir del paso, pero en realidad no hay inversiones reales significativas en el campo de la energía, tanto en generación, transmisión como en distribución y por eso tenemos la crisis energética que tenemos.

- ¿Cuál es la situación de los trabajadores del sector energético?

- Tienen el deterioro que tiene todo el movimiento obrero argentino. En ese ámbito se desarrolló todo lo vinculado a tercerización, subcontratación, mecanismos de flexibilización laboral, por lo que salvo los que están bajo Convenio Colectivo de Trabajo, están en peores condiciones de trabajo que hace 30 o 40 años atrás. No solo ganan menos que otros trabajadores, sino que no tienen derechos sociales. Hablamos de un 30 – 40% del total de trabajadores en esta situación. Lo más grave es que se los encuadra como empleados de comercio o de la construcción, una forma de encuadrar en actividades con salarios muy bajos respecto de la actividad propia. El Ministerio de Trabajo mira para otro lado, y no hace cumplir una cantidad de derechos establecidos por ley.

- ¿Qué es la consulta por la soberanía sobre los bienes comunes y por qué su necesidad?

- Es una iniciativa política de la Central que busca trabajar en un tema que es caro a los argentinos: recuperación de la soberanía popular, haciendo ejes en los bienes comunes. Se trata de articular, unificar si fuera posible, todas las luchas de carácter regional, local, provincial, que se dan a todo lo largo y ancho del país, en temas vinculados principalmente al modelo productivo. Necesitamos crear un sujeto consciente que sea capaz de interpretar esta realidad y que tengamos juntos la habilidad de conformar un frente con fines estratégicos superiores a lo sectorial. Esos objetivos supremos son la soberanía popular y el cambio del modelo productivo, entendiendo como condiciones indisociables para esto último, el desarrollo de una democracia participativa, integración de carácter regional, recuperación de la soberanía y un proyecto político que tenga como eje el proceso de liberación.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Idas y vueltas de la Justicia respecto de la multinacional Monsanto

Irina Santesteban (LA ARENA)

La instalación de la planta en la localidad de Malvinas Argentinas, a 16 kilómetros de Córdoba, está paralizada por la oposición de sus vecinos y por diferentes fallos judiciales que se han pronunciado en diverso sentido.

La empresa que lidera el mercado internacional en materia de producción de semillas transgénicas de soja y maíz, la firma Monsanto, no puede todavía finalizar su instalación en Córdoba. Eso a pesar de haber comenzado las obras civiles de la planta en Malvinas Argentinas, que es similar a la que posee en Rojas, provincia de Buenos Aires, pero de mucha mayor capacidad, al punto que, si prospera, sería la planta más grande de Monsanto a nivel mundial.

Los cordobeses, haciendo honor a su fama de "díscolos", le están complicando las cosas a la multinacional con sede en Saint Louis, Estados Unidos. Además de la oposición de los vecinos organizados en la "Asamblea Malvinas Lucha por la Vida", y apoyados por un amplio arco de organizaciones sociales, políticas, gremiales, de derechos humanos y defensoras del medio ambiente, la semana pasada se denunció los efectos nocivos para la salud de las personas, que provocará la instalación de dicha planta productora de semillas de maíz.

Denuncia

El martes 13, en el Gremio de los Judiciales de Córdoba, tuvo lugar una conferencia de prensa, simultánea con otras que se realizaban en diferentes ciudades del país, para informar sobre los resultados de análisis de sangre efectuados a diez pobladores de Malvinas Argentinas, seis mayores y cuatro menores.

Esos análisis mostraron un dato muy preocupante: en siete de esos diez se encontró presencia de plaguicidas en la sangre, que son muy persistentes, y entre ellos se encuentran algunos como Aldrin, Dieldrin, DDT y Beta HCH.

La conferencia de prensa en Córdoba fue presidida por Raúl Montenegro, titular de la Fundación por la Defensa del Ambiente (Funam) y premio Nobel alternativo 2004, junto a integrantes de la Asamblea Malvinas Lucha por la Vida, entre ellos su abogado, Federico Macciocchi. Montenegro, que es biólogo y titular de la cátedra de Biología Evolutiva de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), y quien se encuentra asesorando a los vecinos de Malvinas Argentinas, advirtió que "incluso bajas dosis de estos plaguicidas pueden alterar el sistema hormonal y reducir las defensas del organismo".

Contaminación en sangre

El biólogo expresó que estos plaguicidas están prohibidos pero "persisten en el ambiente y en las personas. Los transfieren a sus hijas e hijos las madres embarazadas a través de la placenta primero -embriones y fetos-, y durante la lactancia después, e ingresan durante toda la vida de un individuo por inhalación de partículas de suelo y la ingesta de agua y alimentos contaminados".

Los análisis de sangre fueron encargados por la Asamblea Malvinas a la Universidad de Buenos Aires, porque ni la municipalidad de esa localidad ni el gobierno de José Manuel de la Sota, accedieron a costear esos estudios en la población.

Ahora, con los resultados en la mano y la comprobación de que Malvinas Argentinas es una población en riesgo por la gran proporción de vecinos con contaminación en su sangre, la Asamblea y la Funam exigen la realización de "estudios sobre muestras más grandes para establecer la presencia de agroquímicos en sangre, orina y leche materna" y la puesta en marcha, para toda la provincia, de un Observatorio Ambiental de residuos peligrosos y de un Observatorio Epidemiológico, ambos continuos.

El dirigente de la Funam denunció que en Malvinas Argentinas existe un "fondo" de contaminación por plaguicidas "en el cuerpo de personas de todas las edades, y seguramente en los suelos y aguas subterráneas. Esto es el resultado de años de pulverizaciones y la carencia de una ordenanza que prohíba la aplicación periurbana de plaguicidas agrícolas". Esta situación agrava de por sí el efecto negativo que tendría la instalación de la planta de Monsanto, pues "descargaría partículas contaminadas con plaguicidas durante las operaciones de manejo de maíz transgénico (descarga, desgranado, secado) y al aplicarlos en silos y curado de semillas".

Justicia que mira y no ve

El Poder Judicial de Córdoba ya tuvo su participación en casos de impacto ambiental, como fue en 2012, con el juicio por las fumigaciones en barrio Ituzaingó Anexo, en la zona sudeste de la ciudad capital. En ese juicio, que fue el primero en Argentina y en América Latina, se condenó, a penas leves, a los productores agrícolas y al aviador que participaron de fumigaciones.

Pero una cosa es juzgar a dos medianos productores agropecuarios y a un aviador, y otra muy distinta, a la multinacional Monsanto. Es así, que los amparos judiciales presentados por los vecinos de Malvinas Argentinas, patrocinados por el joven abogado Macciocchi, del Club de Derecho, han tenido idas y vueltas, con dispares resoluciones, algunas denegando y otras acogiendo su petición, que no era otra que se respetara la legislación nacional y provincial en defensa del ambiente. Según estas normas, ninguna planta puede instalarse si previamente no presenta un estudio de impacto ambiental, que demuestre que no es peligrosa ni dañina para la salud de los pobladores o del medioambiente. Y en la legislación nacional se prevé una consulta popular si el emprendimiento a instalarse genera malestar en la población.

En Río Cuarto, el intendente radical Juan Jure, decidió el año pasado por decreto rechazar la instalación de Monsanto, con el apoyo de la Universidad Nacional y la oposición de la Sociedad Rural y el Centro Empresario, en base a los estudios realizados por la Dirección de Zoonosis y Ambiente del Entre Descentralizado de Control Municipal. Jure dijo en ese momento que lo hacía, sobre todo, para preservar la "paz social" en esa ciudad.

Poderes en sintonía

En abril de 2013, el Tribunal Superior de Justicia dictó un fallo que rechazaba la pretensión de los vecinos de Malvinas Argentinas y, aduciendo que se trataba sólo de "autorizar las obras civiles" de la planta de Monsanto, permitió que las mismas continuaran. De esta forma el TSJ, en sintonía con el gobierno provincial y el intendente Arzani, daban "vía libre" a la empresa multinacional, para que continuara la construcción de la planta. Obviamente constituía toda una señal jurídico-política para que luego obtuviera la autorización definitiva, sobre todo teniendo en cuenta la gran inversión que implica esta instalación.

Pero los vecinos no se amilanaron y a la par que cortaban el acceso a la planta, para impedir la continuidad de las obras, siguieron la batalla judicial.

Nuevamente un fallo de primera instancia les rechazó el pedido de paralización de las obras, pero luego una sentencia de la Cámara Laboral, Sala II, en enero de 2014, hizo lugar al amparo, y prohibió a Monsanto continuar con la construcción de la planta, hasta tanto no se presentara un estudio de impacto ambiental, tal como lo dispone la legislación nacional.

Apelación

Esa resolución fue apelada tanto por Monsanto como por el intendente Arzani, éste último ya muy castigado por las numerosas movilizaciones de los vecinos en Malvinas Argentinas, algunas de las cuales fueron duramente reprimidas. También hubo marchas en Córdoba Capital.

Y aunque la Cámara Laboral rechazó los recursos, los disconformes fueron en queja al Tribunal Superior, que acogió ese pedido y en pocas semanas más se espera una resolución.

Según el periodista Luis Kempa, de La Voz del Interior, quien suele publicar primicias del máximo tribunal cordobés, el fallo del TSJ estaría en sintonía con el del año pasado, esto es, autorizaría a Monsanto a continuar la construcción de su planta procesadora y productora de semillas transgénicas de maíz. Todo ello, invocando la "seguridad jurídica", en una causa sobre derecho ambiental, contra la multinacional más denunciada en todo el mundo.

Si ésa fuera la decisión del TSJ cordobés, sus integrantes estarían desoyendo a un científico de indudable prestigio como Montenegro, y a las numerosas denuncias sobre la contaminación en los pobladores de Malvinas Argentinas, cuya salud se vería aún más resentida con los efectos de la manipulación de sustancias como las que utiliza Monsanto.

¿Cerca de la gente?

El TSJ de Córdoba suele utilizar como lema de su gestión la frase: "Justicia cerca de la gente". Un fallo favorable a la radicación de esa empresa en Córdoba, muy por el contrario, sería una demostración de un Poder Judicial que favorece a los poderosos y deniega los reclamos de los más vulnerables y humildes, la salud pública y los derechos ambientales.

Sería de esperar que los vocales del TSJ, incluso su presidente, que fue denunciado el año pasado por ser titular de un emprendimiento agropecuario, situación incompatible con la función de un magistrado, atiendan la petición razonable y justa de una población que ya tiene su salud resentida. Ellos tienen derecho a vivir, como lo dice el artículo 41 de la Constitución Nacional, en un "ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina: En Neuquén entran promedio 100 kilos de cocaína por mes (Videos)

CARTAGOTV

Clip extraído del documental "Barro: Drogas, Pobreza y Capitalismo en el Oeste Neuquino".



Ver el documental completo



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Vara y Massot, la Iglesia y el periodismo durante el terror en Bahía Blanca

LA RETAGUARDIA

El ex capellán militar Aldo Vara estaba prófugo y fue detenido en Paraguay. Mientras se espera su extradición, la justicia allanó el Arzobispado bahiense ante la presunción de que Vara era protegido desde allí. En tanto, Vicente Massot, director del diario La Nueva Provincia, está complicado en la investigación por las desapariciones de los obreros gráficos Heinrichs y Loyola. Sobre estos temas, dialogamos con Gabriel Cena de FM de La Calle, quien adelantó el inicio de un juicio contra integrantes de la Marina luego de la feria judicial de invierno.

En setiembre de 2012, el Tribunal Oral Federal subrogante daba a conocer su sentencia en la causa por crímenes de lesa humanidad cometidos en Bahía Blanca. En el veredicto, no sólo se condenaba a diecisiete represores (catorce de ellos a perpetua), sino que además se le pedía al tribunal de primera instancia y a la fiscalía impulsar investigaciones acerca del rol de la Iglesia, en particular del capellán militar del Ejército Aldo Vara, y del diario local La Nueva Provincia y su director Vicente Massot, durante los años de Terrorismo de Estado.

A menos de dos años de la sentencia, dialogamos con Gabriel Cena de la radio comunitaria FM de La Calle, sobre los avances judiciales tras este pedido del tribunal.

Las principales novedades al respecto se dieron en los últimos meses: primero con la citación a declaración indagatoria de Vicente Massot y luego con la detención de Vara que se encontraba prófugo en Paraguay.

La pata eclesiástica

A raíz de la detención de Aldo Vara en Paraguay, el viernes 9 de mayo se realizó un allanamiento en la sede del Arzobispado en Bahía Blanca, sospechado de proteger a Vara. “La Iglesia tiene una especie de caja en la que los curas realizan un aporte durante toda su actividad y cuando están en su retiro lo cobran como jubilación. Lo que surge de la información y los testimonios en este último tiempo es que Vara lo venía cobrando desde hacía muchísimo tiempo y en eso tenía responsabilidad el Arzobispado de Bahía Blanca más allá de dónde estuviera Vara. Recordemos que Vara aparece muy visible ya en los Juicios por la Verdad, que llevó adelante Hugo Omar Cañón a fines de los '90, principios del 2000-2001, y donde Vara incluso queda complicado, aparece muy visible su rol de entonces y sobre todo en un presente también muy complicado para las comunidades religiosas donde lo sufrían. Yo era muy joven, pero recuerdo que ya habíamos hecho la cobertura de esos juicios y recordaba los testimonios de la comunidad del barrio donde estaba, y lo malo que era Vara con los pibes que jugaban a la pelota en la cuadra de la iglesia. Era un tipo complicado por donde lo miraras. Él de ahí se va a Mendoza y le perdemos el rastro hasta que aparece entre Brasil y Paraguay, que es donde finalmente se lo detiene. Sin embargo, durante todos estos años, estamos hablando de fines de 2000 hasta el día de hoy, siguió cobrando esa jubilación”, contó Gabriel Cena de Fm de La Calle a Oral y Público.

De la documentación con la que cuenta la justicia, surge que Vara tenía un apoderado que se encargaba de cobrarle la jubilación. Se trata de un empresario muy conocido de Bahía Blanca: “no es que lo conoce a Vara desde hace dos días, sino que ya en 1979 había algunos negocios inmobiliarios que los unía, estamos hablando de Leopoldo Bochile, que es quien cobraba esta jubilación en el Arzobispado y hacía una transferencia en este caso a Paraguay. Pero la jubilación estaba a nombre de Vara. Oficialmente desde el Arzobispado han respondido que ellos no sabían que Vara estaba prófugo. Veremos si avanza la investigación y se imputan responsabilidades no sólo al Arzobispo sino también a quienes administrativamente tenían responsabilidad en eso, esto es tremendamente grave por el rol que tenía Vara al ser un prófugo de la justicia”, explicó Cena.

Aldo Vara fue capellán auxiliar en el Comando Quinto del Ejército de Bahía Blanca y actuó entre 1971 y 1979. Durante la época del terrorismo de Estado, era una persona muy conocida en la localidad bonaerense: “era un hombre muy visible –agregó Cena–, que jugaba discursivamente un rol muy importante, como lo tuvo en los setenta cuando se lo vio en (el centro clandestino de detención de Neuquén) La Escuelita y en las dependencias militares hablando con las víctimas y con los familiares de las víctimas, no era alguien que estaba refugiado en la parroquia. Si tuviera que sintetizar su rol en aquel momento diría que era un doble agente, llevaba y traía. Más que contener religiosamente a quienes estaban en una situación de detención ilegal, que obviamente le pasaban información para que llevara a sus familiares, él le daba esa información a los militares, era usar su rol religioso casi como un interrogatorio y eso servía para los planes de la dictadura. El caso paradigmático es el de unos chicos de la Escuela Técnica, que eran pibes de entre 16 y 18 años, torturados, pasados por un centro clandestino, y la desesperación de encontrar un tipo que no tenía ropa verde, militar, para llevarle información a sus familias y él jugando un doble rol de agente... esto del bueno y el malo que es un clásico también del plan sistemático que utilizó la dictadura, y después obviamente esa persona usaba esa información con otro fin”.

La pata civil (y comunicacional)

El otro pedido de investigación realizado por el tribunal oral federal subrogante en 2012 estaba dirigido al diario La Nueva Provincia y su director, Vicente Massot. Desde aquel momento, el periodista pasó dos veces por los tribunales a declarar, y su situación se va complicando.

Está señalado por el rol que tuvo su medio durante los años del golpe de Estado, y también por las torturas y muerte de Enrique Heinrich y Miguel Angel Loyola, dos obreros gráficos y delegados del diario.

Al respecto, Gabriel Cena señaló: “estamos a la espera de las definiciones de Álvaro Coleffi, que es el juez al que le ha tocado esta causa después de varios vericuetos ya que nadie en el fondo quería tomar la decisión judicial de llevar a indagatoria a Massot, pero le tocó a él que es en realidad el secretario del Juzgado Federal, pero está haciendo su rol como juez de primera instancia. Se le tomó declaración a Massot, hubo importantes aportes por parte de la fiscalía de documentación que cada vez lo compromete aún más en su rol orgánico en la empresa en un momento crucial como fue un conflicto gremial donde terminan después desaparecidos y asesinados dos trabajadores gráficos. En este tiempo se ha ido sumando más información, por otro lado, del rol importantísimo que jugó La Nueva Provincia y Massot en particular en los distintos debates que tenía la propia dictadura. Parte de lo que nosotros conocimos de lo que se ha ido aportando como prueba, incluye una especie de correo de Massot entre las distintas fuerzas militares, entre Buenos Aires y Bahía Blanca, y el dato interesante es que hay un video donde la propia anécdota la cuenta el imputado. Con eso se desayunó en la última indagatoria Massot así que en este tiempo que ha pasado, que han sido más de quince días, lo que entendemos es que las partes están sumando más pruebas, que están siendo analizadas por el juez. La última vez que hablamos con el fiscal Miguel Ángel Palazzani, nos comentaba que ellos no descartaban seguir sumando más pruebas, e incluso ampliar la imputación a otros delitos. Por otro lado, no se sabe si Massot va a volver a pasar por otra indagatoria, o sea que la decisión final de si queda imputado, procesado con o sin detención hasta un juicio oral todavía no está, suponemos que va a haber en el medio otro trámite administrativo de esta instancia”.

Otro juicio en Bahía y el rol de los medios comunitarios, alternativos y populares

Gabriel Cena de FM de la Calle adelantó que seguramente después de la feria judicial comenzará un nuevo juicio, en este caso a integrantes de la Marina: “es la fuerza que ha tenido un protagonismo muy importante, y hoy tiene una vigencia muy importante también dentro de la ciudad, no solo como parte del aparato represivo sino como un factor de poder determinante para los sectores concentrados de la economía, de los negocios. Seguramente vayan a juicio oral los primeros imputados después de la feria. Aún no hay fecha definida, pero será un juicio largo, nosotros calculamos que llevará un año y medio por lo menos, casi como el primero en el que se juzgó a los diecisiete represores. Así que tendremos mucho tiempo con este laburo periodístico de llevarle a la comunidad, no solo de Bahía sino en general, lo que vaya sucediendo porque en estos juicios también hay una revisión sobre nuestra propia historia”.

Permanentemente se están conociendo novedades en Bahía Blanca respecto al avance en las investigaciones referidas a los crímenes de lesa humanidad, pero en su gran mayoría se ven reflejadas únicamente en los medios alternativos y comunitarios, como es el caso de FM de La Calle: “por lo menos en lo que es la actividad y nuestro rol militante de la pata periodística de esta lucha por la memoria y la justicia no nos da respiro y nos pone muy contentos que sea así porque las noticias sobre aquellos actores de poder, los civiles como el caso de La Nueva Provincia y en este caso el tema de la Iglesia y sus responsabilidades en la dictadura, es un tema no menor en cualquier lugar y en particular en esta ciudad en la que han tenido un rol protagónico, y para nosotros es muy importante y la ciudad lo vive de distintas maneras, por supuesto que puede haber un poco de temor respecto de cómo se viven estos procesos, no es fácil ir contra esos actores de poder que son permanentes, que están activos, que tienen obviamente muchísima incidencia sobre el presente y el futuro. Entonces en este escenario estamos con mucha expectativa de lo que va a suceder o lo que tendría que suceder en los próximos días en los casos de Vara y Massot”, afirmó Cena.

El integrante de FM de La Calle también hizo referencia a la disolución del Instituto Espacio para la Memoria, confirmada el miércoles 14 de mayo con la aprobación por parte de la Cámara de Diputados del traspaso de los sitios de memoria del ámbito de la Ciudad de Buenos Aires al de Nación: “en los juicios por delitos de lesa humanidad están los que se llaman testigos de concepto, y muchos integrantes del IEM pasaron por la primera etapa del juicio bajo este rol, y es muy importante la elaboración que ha hecho el IEM, el estudio sobre ese proceso histórico de nuestro país para entender y para pensar el rol de las fuerzas represivas en esta etapa. En eso el IEM fue determinante. A mí me tocó cubrir el juicio y la verdad que el laburo que está materializado en los libros, en las producciones teóricas del IEM ha sido muy importantes. Desde FM en la Calle hemos sacado a José Schulman de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, y él se refería a lo que significa no digo la desaparición porque seguramente esa experiencia y esa militancia se va a ver volcada en otro lugar, pero es una locura lo que ha pasado en estos días”.

Tal como sucedió con la disolución del IEM, el traspaso de los sitios de memoria, como en los juicios de lesa humanidad en todo el país, y el avance en las investigaciones contra Aldo Vara y Vicente Massot, los medios alternativos y comunitarios somos quienes sostenemos la tarea comunicacional en estos temas, con la misión de profundizar lo que unos pocos medios tradicionales muestran. Cabe preguntarse: si los derechos humanos, los juicios por crímenes de lesa humanidad son una política de Estado, ¿por qué no se ven reflejados en los medios tradicionales? Quizá la respuesta sea que de política de Estado, pasó a ser política partidaria, por lo tanto solo lo reflejan los medios que están a favor. O los que estamos por la causa, muchos más allá de los partidos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.