martes, 27 de mayo de 2014

Entrevista con Ana Esther Ceceña: Alianza del Pacífico es una visión de control y reordenamiento territorial para modificar sentidos geopolíticos

Fernando Arellano Ortiz (especial para ARGENPRESS.info)

Por su ubicación geográfica, América Latina y el Caribe representan la principal zona de seguridad para Estados Unidos, razón por la cual su concepción de hegemonía hemisférica que viene aplicando, es una traducción moderna de la Doctrina Monroe (“América para los (norte)americanos) consistente en “cuidar el territorio para disponer de sus riquezas y para impedir que otros lo hagan”.

La investigadora social mexicana, Ana Esther Ceceña, directora del Observatorio Latinoamericano de Geopolítica, viene analizando en forma pormenorizada no solamente las estrategias de disciplinamiento político de Washington tanto a nivel global como continental, el reparto y supervisión del mundo y los equilibrios geopolíticos, sino que ha profundizado en el análisis sobre la estrategia de “dominación de espectro completo” desplegada por el Pentágono que supone el abarcamiento en extensión geográfica-espacial y profundidad (dinámicas sociales) que permita identificar nodos estratégicos y líneas de avanece en el terreno con el fin de aplicar políticas de seguridad, defensa y ocupación, creando un escenario de pérdida de soberanías que confronta a los proyectos democráticos y progresistas que se vienen desarrollando en varios países latinoamericanos.

En ese contexto, los países que integran la Alianza del Pacífico (México, Colombia, Perú y Chile, caracterizados por ejecutar modelos económicos de acento neoliberal), claramente funcionan como aliados de Estados Unidos, reciben beneficios bajo la forma de ayuda y, en el caso colombiano, explica Ceceña, cumple parte de las funciones que antes era asumido directamente por personal estadounidense.

Además, señala la científica social mexicana, esta Alianza que se presenta con fines de libre comercio, “es una figura específica de control territorial, de ciertos procesos y de ciertas riquezas. Muy particularmente es el brazo territorial para avanzar, lo que no lograron concretar con ALCA, en un corredor de seguridad para Estados Unidos que constituye una amenaza para otros procesos en la región”.

Para analizar las amenazas que se ciernen sobre América Latina así como el proceso de los movimientos sociales emancipatorios y las posibilidades de avance de los gobiernos progresistas en la región, dialogamos con Ceceña, quien participó como conferencista en el Seminario Internacional Geopolítica y extractivismo en Colombia que se realizó entre el 13 y 14 de mayo en Bogotá, organizado por la Corporación Podion y el Instituto Pensar de la Universidad Javeriana.

Ana Esther Ceceña, es economista con maestría en estudios de relaciones económico-internacionales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con doctorado de la Universidad de París I Sorbona. Dirige el Observatorio de Geopolítca Latinoamericano cuyo propósito es la investigación de temas relacionados con el nudo crítico en el que se enfrentan, se disputan y se remodelan los proyectos sistémicos o civilizacionales sobre los que se construye la hegemonía y las relaciones de poder en el mundo contemporáneo desde una perspectiva compleja que integra la territorialidad como dimensión básica de organización de la vida social.

Estados Unidos y visión integral de dominación

- ¿Ante la declinación del gran hegemón norteamericano, lo único que le queda a Washington es la “dominación de espectro completo”, como lo ha definido el Pentágono, desde el punto de vista militar?

- No, la “dominación de espectro completo” justamente es una visión integral que lo que proclama es que no se puede dominar algo o tener la supremacía si no se empieza desde la conciencia. Es decir, la idea es que lo importante es transmitir y universalizar una acción del mundo y esa visión contempla tanto aspectos simbólicos, ideológicos, culturales como materiales. Es entonces la visión del campo de batalla, de la competencia, la visión del progreso que tiene implícita la guerra, pero la guerra no tiene solamente una vertiente militarizada o bélica sino que es guerra económica y cultural. Justamente el gran logro desde la perspectiva de los tanques pensantes del Pentágono es que han entendido esto porque además han sido derrotados por estas razones, como sucedió en Vietnam y en otros lugares donde tuvieron problemas por la falta de comprensión y comenzaron a darse cuenta de que todo debe ir por la misma ruta, que es un solo proceso de dominación y por lo tanto debe abarcar todas las dimensiones. Para ello se debe determinar cómo se alimenta la población, cómo se divierte, cómo vive, cómo piensa, cómo trabaja, para articular todo el despliegue capitalista en el terreno de la alimentación con los transgénicos, con la comida rápida o chatarra, etcétera, lo cual constituye simultáneamente un modo de vida y también una adecuación de los cuerpos, porque están ocupando el territorio corporal que es lo más íntimo. Hay, al mismo tiempo, una ocupación de territorios geográficos y mentales, con lo cual se está trabajando en todos los terrenos al mismo tiempo. Creo que la hegemonía de Estados Unidos es algo que está en discusión, que está siendo disputada, que en ciertos sentidos muestra signos de deterioro, pero todavía no se pierde. Como la hegemonía es precisamente esta universalización de visión del mundo y no una imposición de fuerza, aunque se hace con imposición de fuerza, ese modo de vida americano es algo que está muy presente y aún no se pierde, además porque no se ha inventado un modo de vida chino o un mundo de vida islámico que sustituya al american way on life, y mientras eso no ocurra ellos tienen condiciones usando la fuerza, la tecnología y todos sus recursos para mantener esa hegemonía sobre el planeta. Ahora, lo que está declinando es la hegemonía del capitalismo, desde mi punto de vista. Lo que se está cuestionando hoy en día más fuertemente es el modo de vida capitalista, ya no si es americano o chino, o sea, no es el hegemón interno al sistema, es la hegemonía del sistema como un todo. Y lo que se ve es la irrupción de los pueblos originarios, de los ambientalistas, las conciencias de un tipo o de otro, que están preocupados por la depredación y aniquilación de la vida en el planeta y están planteando revueltas en el pensamiento desde algo que aparece como exterior al propio sistema. No se trata de si la manera es americana, europea, u oriental, todas son depredadoras y por lo tanto hay un cuestionamiento general al sistema. Esta declinación me parece que sí es muy clara, lo cual está apuntando también a la hegemonía interna.

Nuevos modos de ver el mundo

- Efectivamente, en América Latina han irrumpido cosmovisiones como el Sumak Kawsay y el Sumak Qamaña (Buen Vivir en quichua y aymara respectivamente) que usted ha tratado pormenorizadamente en un reciente libro de la investigadora social ecuatoriana Ana María Larrea. ¿Cómo los definiría, nuevos modelos de producción o nuevos modelos epistemológicos?

- Eso, son nuevos sistemas de vida, nuevos modos de ver el mundo, nuevos sistema de organización social en complemento con la naturaleza. Es decir, una organización social pensada incorporando la vida en su conjunto y no solamente una sola forma de vida. A eso me estoy refiriendo cuando digo que hay un cuestionamiento del sistema desde fuera del sistema. El Sumak Kawsay es un cuestionamiento epistemológico desde dentro del sistema que lo que hace es dislocar los principios básicos de ordenamiento del sistema capitalista, por eso es importante, y por eso puede verlo desde fuera para criticarlo. Esos dislocamientos epistemológicos nos están hablando de la posibilidad de cómo un sistema llega a ciertas condiciones de entropía, de distensión, pierde sus ejes de cohesión, todo este tema que ha trabajado Immanuel Wallerstein, que es lo que permite que emanen muchas cosas diferentes que a su vez posibilitan nuevas formas de entender el mundo que a veces provienen de tradiciones milenarias o herencias culturales muy lejanas pero que son al mismo tiempo una construcción actualizada. No estamos intentando ver el mundo de ninguna manera como lo veían los mayas, tomamos cosas de ahí, a veces tenemos prácticas que quizás vienen de esta cultura pero que son otra cosa hoy en día. Hay un pensamiento que propone un orden social distinto al capitalista que se asienta en lo que hubo antes de este sistema pero apunta a lo que hay después del mismo. Y en ese sentido lo que hace es señalar que el capitalismo es un momento histórico, es un proceso que tiene principio y que puede tener fin.

El desarrollo, un concepto capitalista

- ¿Ante la crisis civilizatoria que afrontamos como consecuencia del capitalismo, la disyuntiva es el “desarrollo o la vida”, como tituló algún ensayo suyo?

- Por supuesto, porque el desarrollo es un concepto capitalista. Es un modo capitalista de entender el avance, el ir más allá. El desarrollo como palabra puede ser empleada de muchas maneras pero es un concepto que acuñó el capitalismo para decir cómo la especie humana era tan importante, superior, bien dotada que era capaz de dominar las fuerzas de la naturaleza. El desarrollo se mide por la capacidad de dominio sobre la naturaleza. Y el dominio sobre la naturaleza es la negación de la vida al final de cuentas. O sea, es un modo de ir imponiendo cierto tipo de criterios de la especie humana sobre las otras especies e irlas corrigiendo. Es lo que hacen los transgénicos, por ejemplo, que son una de las perversiones más acabadas y adelantadas de ese proceso. Es decir, van corrigiendo los procesos naturales, eso es el desarrollo; y claro tiene muchos logros también.

- Muchos logros para el capitalismo, porque un antropólogo colombiano como Arturo Escobar habla de la necesidad de un postdesarrollo por cuanto que el “desarrollo”, entre comillas, simplemente ha sido un dispositivo de poder para favorecer el gran capital transnacional…

- Con Arturo y con muchos otros estamos en una discusión en torno de que si bien nos encontramos en un momento de crisis civilizatoria es también de emergencia civilizatoria por cuanto que es un momento que debe ser creado. No es que estén ahí las alternativas civilizatorias y que las tomamos, no, hay que crearlas, hay que inventarlas, nombrarlas y formular sus conceptos.

- ¿Pero no cree que en este plano se ha avanzado con corrientes como el ecosocialismo, el ecomarxismo, el culturalista de los pueblos amerindios y el ecologismo?

- Se ha avanzado mucho. El Sumak Kawsay, el Sumak Qamaña, la tierra sin mal, en cada una de las culturas sobrevivientes al capitalismo se encuentran modos distintos de nombrar lo mismo, que es esta tierra sin males en síntesis. Es este lugar donde se puede establecer la armonía de la vida. Siempre son como lugares ideales y por eso se critica mucho diciendo que es una utopía, algo romántico que no existe. No, es una guía de acción, es siempre un horizonte lo que implica principios de organización social. En el horizonte del progreso hay una organización de un modo que es el capitalista que se funda en la competencia la que pone las pistas para lograr ese progreso. Y cuando es la competencia la que traza la ruta se está en un campo de batalla. O sea, la competencia es la negación del otro. En cambio, en lo que se llama entre otras denominaciones la tierra sin mal, la pista es el nosotros, lo cual no implica que hay que destruir al otro para prevalecer sino que tengo que complementarme con el otro para tener fuerza. Siempre la fuerza está en esa articulación de visiones, de esfuerzos, de energías, en consecuencia, entre más, somos mejores y ni siquiera somos la suma de las partes, somos mucho más que ello. Esta idea, que yo digo es una ruta epistemológica distinta, está siendo explorada por muchos pensadores de diversas partes del mundo que están produciendo este debate.

Guerra preventiva, la gran amenaza de hoy

- Immanuel Wallerstein hace quince o veinte años avizoró lo que él denominó la declinación del imperio estadounidense. Es evidente que estamos en pleno proceso de es declive y Atilio Boron sostiene que en este periodo el coletazo va a ser muy fuerte y el que primero va a sufrirlo es América Latina por lo que es comprensible entonces el altísimo grado de militarización, son 77 bases norteamericanas que están rodeando en este momento el hemisferio. ¿Todo este arsenal militar está dispuesto para tomarse los recursos naturales de los países latinoamericanos?

- Y para controlar la insurgencia, entendida desde un sentido muy amplio. Los recursos naturales están ahí y avanzan todos los días sobre ellos, pero es más importante controlar a aquellos que impiden que logren su cometido. Controlar a todos los que están queriendo procesos diferentes o las comunidades que se están organizando para que no se abra una mina, frenando todo aquello que se sale de la lógica sistémica y que está tratando de rechazarla. Hay muchísimas bases militares las cuales son muy importantes para garantizar presencia física sobre los territorios, pero no es la única forma de militarizar ni de apropiarse, no es la única forma de hacer la guerra. Si bien la militarización tiene esa vertiente muy visible de las bases, es mucho más importante la militarización soterrada que está tanto en los cambios de leyes y normativas como en los cambios de la mentalidad social. Toda esta mentalidad securitista que ha ido penetrando por todos lados y que tiene estos panópticos que se van estableciendo, en que hay cámaras por todos lados, esta idea del Gran Hermano que hace que la gente tenga miedo. Siempre hay una fuerza que puede reprimir y yo pienso que eso es justamente el gran peligro que enfrenta nuestro continente, más que la base militar. Todo esto es parte de la idea de dominación de espectro completo que surge en gran medida del balance que hacen en el Pentágono de Vietnam. Qué fue lo que llevó a su derrota en Vietnam y que no entendieron, pues que el enemigo era chiquitito, viral, lo que llaman asimétrico, pero que no comprendieron porque nunca lo tuvieron en cuenta. Ahora nos están empezando a tomar en cuenta a los chiquitos invisibles pero de esta manera. Como no nos entienden bien entonces proclaman la guerra preventiva que busca controlar todo antes de dar la posibilidad de que los pueblos reaccionen, esa es la verdadera amenaza que hay hoy.

- ¿Cómo analiza el proceso de América Latina si se tiene en cuenta que, como bien usted ha señalado en uno de sus recientes ensayos, Washington ha logrado penetrar el brazo sur del Pan Colombia con Perú y Paraguay y el brazo norte con México para controlar Centroamérica? ¿Con ello Estados Unidos logrará agotar a los gobiernos progresistas y a los movimientos de resistencia que han surgido en Latinoamérica?

- No, para nada, no va a terminar por agotarlos, lo que sí es que los va a golpear muy fuerte, de repente puede tirar alguno de estos gobiernos. Tirar un gobierno tiene que ver con lo de la visibilidad del enemigo, es muy fácil, está ahí localizado. Desactivar un movimiento social es muy difícil y si lo logra golpear se reproduce por generación espontánea, porque está ahí, defendiendo lo suyo, su tierra, sus convicciones, sus sentidos de realidad. Mientras haya vida hay lucha por la vida y hay creatividad, y mientras hay creatividad no pueden vencer los portadores de la muerte.

Alianza del Pacífico: una estrategia de control territorial

- ¿La Alianza del Pacífico como está concebida en el sentido que detrás de ella van los megaproyectos del capital transnacional como IIRSA y el Plan Puebla Panamá (ahora Proyecto Mesoamérica) y por supuesto está la mano de Washington, se puede asimilar a la figura de acumulación por desposesión de la que habla David Harvey?

- Creo que la acumulación por desposesión de la que habla Harvey está en todos lados. La Alianza para el Pacífico es una figura específica de control territorial de una cierta región del mundo, de ciertos procesos y de ciertas riquezas. Muy particularmente es el brazo territorial para avanzar, lo que no lograron concretar con ALCA, en un corredor de seguridad para Estados Unidos que constituye una amenaza para otros procesos en la región. Si uno observa con atención, la Alianza del Pacífico pasa por en medio de los países del ALBA, con lo cual busca romper su articulación territorial. Es muy claro lo que se está buscando ahí, además que es la constitución de un mercado específico, pero sobre todo es una visión de control y de reordenamiento territorial integral no solo para la producción y el comercio sino para modificar reglas del juego, incluso sentidos geográfico-políticos que vienen del siglo XX y que para la concepción dominante no son los más adecuados para el siglo XXI. En la perspectiva de esta alianza, porqué seguir manteniendo estos países de la región si es mucho más funcional pensado por ejemplo, desde la visión de IIRSA, agrupar de otra manera porque este proyecto de Integración de la Infraestructura Suramericana está marcando otras fronteras.

La terrible experiencia de México con el TLC con E.U. y Canadá

- Los Tratados de Libre Comercio que han suscrito los últimos gobiernos neoliberales en Colombia han terminado por acabar con el sector agrícola y están amenazando muy seriamente la sobrevivencia de la industria en esta nación andina. Dada la experiencia de su país, México, con el tratado de libre mercado suscrito hace 20 años con Estados Unidos y Canadá, ¿cuál es el balance que puede hacer al respecto?

- Veinte años del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) más los que se tomaron de preparación del mismo que son muy importantes porque ahí se cambian muchas reglas del juego, han eliminado la posibilidad de tenencia colectiva de la tierra en México. Eliminaron la posesión comunal, la posibilidad de subsistencia a partir del campo, dejaron entrar el latifundio con el monocultivo que trae como consecuencia el arrasamiento de los terrenos. Además, se desbarató la poca industria nacional que había, rompieron el aparato productivo, y la maquila que es la industria más precarizadas y frágil que existe se extendió por todos lados. Incluso en términos laborales ese fue un golpe muy fuerte porque la maquila lo que trae consigo es un régimen laboral en el que no hay contratos de 30 días sino de 28 para desconocer antigüedad, derechos sindicales, garantía en salud y de protección de los trabajadores. Toda esta situación ha producido una serie de enfermedades en los trabajadores de las maquilas y no hay forma de defenderlos porque no existe ninguna manera de protección legal. A ello hay que agregar la desestructuración de las comunidades rurales y semi-rurales tanto por el cambio de tenencia de la tierra como porque comenzó a no haber oportunidades de empleo, produciéndose un éxodo laboral hacia Estados Unidos, desestructurando comunidades en las que terminó entrando todo tipo de negocios ilegales que ha permitido que la violencia prospere y que se vuelva todo una tierra de nadie pero al mismo tiempo con dueños bien establecidos. Es decir, mucha confusión, mucha violencia desatada y selectiva para sembrar pánico, para crear sensación de horror, y de esta manera, poder controlar muy bien los territorios y las poblaciones, todo lo cual apunta a crear un reordenamiento social en función de otro tipo de negocios, otro tipo de lógicas empresariales y condiciones de poder que han cambiado completamente la territorialidad en México.

Ana Esther Ceceña es directora del Observatorio Latinoamericano de Geopolítica.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La base yanqui de Guantánamo no será eterna

Manuel E. Yepe (especial para ARGENPRESS.info)

De tanto hablar de la necesidad ética y moral de que el gobierno de Estados Unidos clausure la prisión y centro de tortura de detenidos acusados de actividades terroristas que ilegalmente opera fuera de su territorio nacional, se pasa por alto la obligación histórica y jurídica que tiene Washington de devolver a Cuba el pedazo de su patria donde está enclavado el vergonzoso centro, contra la voluntad de los cubanos y de su gobierno.

Los cubanos venían luchando muy duro por su emancipación desde 1868 y estaban a punto de obtenerla cuando Estados Unidos intervino en su guerra de independencia acusando a España de la misteriosa explosión del acorazado USS Maine en el puerto de La Habana, cuando realizaba una visita de cortesía a las autoridades coloniales ibéricas en febrero de 1898.

Tras una batalla de nueve días por la bahía de Guantánamo, soldados norteamericanos al mando del Contralmirante Bowman H. McCalla derrotaron a la guarnición española por la fuerza de sus cañoneras. "Ahora que han visto a Guantánamo, nunca renunciarán al control de esa posición" escribió entonces a un amigo el patriota y diplomático cubano Manuel Sanguily.

A inicios de 1901, cuando se llevaba a cabo la asamblea llamada a dotar a la futura república de una Carta Magna, Elihu Root, Secretario de Guerra de los Estados Unidos, adelantó sus criterios acerca de las estipulaciones que el pueblo de Cuba “debe desear” ver incluidas en su Constitución. Entre ellas estaban el derecho a que Estados Unidos pueda intervenir libremente en los asuntos cubanos y crear las bases militares que estime necesarias en territorio cubano.

Estas y otras exigencias estadounidenses formaron parte de la Enmienda Platt, aprobada por el Senado estadounidense en marzo de 1901 a propuesta del Senador Orville Platt y presentada en la convención constituyente cubana para su adopción. Estados Unidos retiraría sus fuerzas de la isla sólo luego que ella fuera incorporada a su Constitución.

Los cubanos se opusieron en masa a la Enmienda Platt. Juan Gualberto Gómez, destacado líder independentista y delegado en la asamblea constituyente, advirtió que la inclusión de tales reclamos estadounidenses transformaría a los cubanos en sus “vasallos”.

Sin embargo, la Convención, sometida a enormes presiones, tuvo que adoptarla. Lo hizo por votación dividida ante la alternativa amenazadora de que, si la enmienda Platt no se incluía en su constitución, la isla permanecería por siempre ocupada. (La historia de Puerto Rico ha demostrado que aquella amenaza era real).

La marina norteamericana impuso enseguida dos acuerdos que dieron a Estados Unidos el control de la bahía de Guantánamo y un espacio circundante de 45 hectáreas, equivalente a dos tercios el tamaño de Washington, D.C. El alquiler anual sería de $2.000, pagadero en oro; el contrato de arrendamiento era "por el tiempo necesario" y por tanto carecía de fecha límite.

Desde el principio las condiciones eran ambiguas. Por ejemplo, Cuba retendría "en última instancia” la soberanía, pero Estados Unidos ejercería una "completa jurisdicción y control", que asumió al mediodía del 10 de diciembre de 1903.

Una brigada de Marina, cinco empresas navales y unos pocos cubanos observaron cómo la bandera de las barras y las estrellas fue izada con el saludo de veintiún cañonazos. No hubo altos funcionarios cubanos en la ceremonia. Un diario norteamericano escribió: “Los cubanos no estaban dispuestos a sancionar con su presencia un acto que consideran injustamente impuesto a ellos".

Un segundo contrato firmado en 1934, en consonancia con la “Política del Buen Vecino” de Franklin D. Roosevelt, revocó las provisiones constitucionales que permitían a Washington intervenir en Cuba a voluntad e incrementó la renta a $4.085, pero no fijó fecha de prescripción el contrato. La Marina de guerra se había extendido sobre un área adicional de alrededor de mil acres pero el nuevo acuerdo legitimó el hecho al señalar que: “la base continuaría ocupando el área territorial que ahora tiene". Según el nuevo texto del acuerdo impuesto a los cubanos éste podría terminar por la retirada de Estados Unidos o por acuerdo bilateral, pero no por acción unilateral cubana.

El pasado 22 de mayo de 2014, la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos rechazó un proyecto de acuerdo que autorizaría al presidente Obama a cerrar la ilegal cárcel que opera en la base de Guantánamo. Es necesario que la ciudadanía estadounidense sepa que tal cierre no resolvería, por sí solo, la no menos vergonzosa violación del derecho internacional que constituye la ocupación arbitraria de un pedazo del territorio de un país vecino cuyo único dueño es el pueblo cubano.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Nuevo escenario, nuevas posibilidades

ANRED

Claudio Katz, autor de este artículo, señala que “el ocaso actual del ciclo kirchnerista volverá a estar signado por el cuestionamiento a la tradición justicialista (…) El recambio de CFK se dirimirá entre tres o cuatro candidatos del orden conservador. Todos disputan el favor del establishment, perfeccionando la misma agenda de ‘normalización del país’ que exigen los dueños del poder”. Además, el economista analiza el giro conservador del kirchnerismo y plantea las principales características de los candidatos a presidente de derecha y centro izquierda y el papel del Papa Francisco en la política nacional. Hace hincapié asimismo en el papel de la izquierda, que “vuelve a ganar terreno” y una “nueva oportunidad que puede consolidarse o diluirse”.

Es muy probable que Argentina atraviese un gran giro político en 2014-2015. Estos virajes se han registrado al final de cada ciclo significativo de las últimas décadas. Ocurrió a mitad de los 70, durante los 80 y en el 2001-03.

En los tres casos el peronismo registró una convulsión mayúscula. Durante el desmoronamiento de Isabelita, la experiencia de Alfonsín y la gestión de Menem, el justicialismo quedó al borde del abismo. Esta conmoción demostró que no es una identidad política inmune a las decepciones que generan sus dirigentes. Logró reconstituirse de estas frustraciones, pero nunca recuperó la fidelidad popular que rodeó a su gestación.

El peronismo ha sobrevivido más que otras fuerzas semejantes de América Latina. Transitó por todos los caminos imaginables, pero el paso del nacionalismo inicial (1940-50) y la resistencia contra la proscripción (1960-70), al totalitarismo represivo (1974-75) y al neoliberalismo (1989-2000) dejó heridas que nunca cicatrizaron. No está destinado a recomponerse eternamente. Se ha regenerado por la incapacidad del establishment para encontrar formas más estables de manejo del estado y por las dificultades que enfrentó la izquierda, para transformar cada crisis del peronismo en una construcción superadora.

Convergencias conservadoras

El ocaso actual del ciclo kirchnerista volverá a estar signado por el cuestionamiento a la tradición justicialista. A diferencia de sus antecesores, Néstor y Cristina encabezaron una administración con fisonomía centro-izquierdista y retórica progresista. Buscaron desactivar la gran rebelión del 2001 y restauraron el sistema político amenazado por esa sublevación. Finalmente lograron recomponer el poder de los privilegiados, pero otorgando importantes concesiones democráticas y sociales. En esta acción improvisaron un proyecto diferenciado del peronismo tradicional, que no generó una identidad sustituta.

Este ciclo concluye con un giro conservador. Cristina se adapta a las demandas del establishment para evitar el traumático final que afrontó Alfonsín. La derrota del 2013 sepultó el sueño de la re-reelección presidencial y han reaparecido las periódicas crisis económicas que sacuden al país. En este marco CFK protege su futuro y ha blindado su imagen con el auxilio de un jefe de gabinete, que se incinera diariamente para asegurar ese resguardo.

Este ocaso implica a una dura frustración para quienes esperaban construir un movimiento progresista y terminan sometidos al decrépito aparato justicialista. Discuten la subordinación directa a Scioli o una negociación posterior a las internas.

El progresismo K bajó las banderas en todos los momentos críticos de la década. Aceptó la devastación del subsuelo, la destrucción ferroviaria, la ley Antiterrorista y concluye avalando a un hombre de la derecha.

El recambio de CFK se dirimirá entre tres o cuatro candidatos del orden conservador. Todos disputan el favor del establishment, perfeccionando la misma agenda de “normalización del país” que exigen los dueños del poder. Exaltan el “dialogo” para “amigarse con el mundo”, “recibir los capitales” y “copiar la gestión de nuestros vecinos”.

Esta uniformidad seguramente quedará disfrazada por el chisporroteo electoral que encubrirá un giro reaccionario compartido. Esta convergencia explica la desaparición de los caceroleros de las calles. Saben que su programa será aplicado por cualquiera de los vencedores.

Los principales candidatos se apoyan en distintas tradiciones políticas y bases sociales para instrumentar los mismos proyectos. La derecha clásica -que siempre fue minoritaria y nunca pudo acceder al gobierno por las urnas- apuesta a fijar con Macri la agenda general y negociar también cuotas de poder. El PJ de Massa asume planteos reaccionarios explícitos con viajes a Estados Unidos y discursos de mano dura. El PJ de Scioli adopta la misma postura para buscar el soporte de los caciques provinciales, los barones del Gran Buenos Aires y los burócratas sindicales.

La alianza de UNEN con Macri que evalúa el pan-radicalismo confirma el perfil derechista de esta coalición. Como la UCR clásica continúa identificada con la impotencia para gobernar han recurrido a un clon de figuras mediáticas (Solanas-Carrió), probados hombres del establishment (Cobos, Sáenz) y gobernantes conservadores disfrazados de socialistas (Binner). Se ubican en el polo opuesto del reformismo y están muy lejos de la vieja socialdemocracia.

Este contexto preanuncia un imprevisible final de las elecciones, que se dirimiría en un ballotage. Como nadie tendrá mayorías parlamentarias absolutas se abre también la posibilidad de una concertación para asegurar la futura gobernabilidad. Esta perspectiva es promovida por los grandes grupos empresarios, que han confluido en torno a un programa común que ha sido dirigido a todos los competidores. La repetida convocatoria de los medios a imitar el modelo de la Concertación chilena apunta hacia el mismo objetivo.

Un artífice subterráneo de este proyecto es el Papa Francisco que propició el reciente giro contemporizador de Cristina. El pontífice interviene activamente en la política nacional para convertirse en el árbitro de las grandes decisiones. Aprovecha el clima de idolatría auspiciado por todas las figuras, que hacen cola para obtener su bendición. Muchos progresistas no sólo olvidan el pasado pro-dictatorial de Bergoglio, sino la amenaza que representa su influencia para las conquistas democráticas logradas y pendientes.

La principal consecuencia de este contexto político es la pérdida de gravitación de las fuerzas de centroizquierda, que ya se notó en los comicios del 2013. Como todo el espectro de partidos tradicionales asume la agenda conservadora, el progresismo ha quedado girando en el vacío. Está empujado a elegir entre Scioli, Massa, Cobos o Sáenz. Los artificios para diferenciar a Binner de este pelotón son insostenibles.

Los grupos de centroizquierda afrontan el dilema de aceptar silenciosamente la capitulación o ingresar en una parálisis indefinida. El progresismo K ya prepara un discurso de resignación y sus colegas anti- K se debaten entre la adaptación a UNEN y la presentación de alguna candidatura irrelevante.

El papel de la izquierda

Salta la vista la oportunidad que representa este escenario para la izquierda. La frustración con el kirchnerismo converge con la ausencia de un canal para reciclar esa decepción y con el visible avance de las corrientes anticapitalistas.

Lograron un importante crecimiento electoral y ya cuentan con varios diputados y legisladores. En varias provincias del interior recibieron una avalancha de sufragios. Las recientes elecciones de Mendoza han confirmado este ascenso sin precedentes desde el pre-peronismo.

La izquierda comienza a traducir al plano electoral la fuerza que acumula a nivel sindical, social y estudiantil. Una generación de jóvenes emancipada de los viejos prejuicios anticomunistas busca una nueva identidad política, que empieza a vislumbrar en las corrientes socialistas revolucionarias. ¿Cuál es el alcance de giro? ¿Revierte el ciclo histórico de 1945? ¿Los trabajadores que fueron desde la izquierda hacia el peronismo están transitando ahora el camino inverso?

Hay varios síntomas de esta posible transición. Pero conviene no observarlos como un episodio inédito en 70 años. El repunte de la izquierda se registró repetidamente en la historia contemporánea, cada vez que peronismo ingresó en un cono de sombras.

La izquierda se perfiló como una gran fuerza con el clasismo en los años 70 y quedó neutralizada por el retorno de Perón. Retomó este ascenso al final de la dictadura y quedó opacada por la avalancha de Alfonsín. Volvió a lograr cierta influencia a fines de los 80 y sus frentes electorales se desplomaron durante el menemismo. Tuvo un papel muy destacado en la rebelión del 2001 pero no pudo construir colectivamente y el kirchnerismo neutralizó esa pujanza. Ahora vuelve a ganar terreno y la nueva oportunidad que puede consolidarse o diluirse.

La izquierda conquista adhesiones porque es vista como un canal de resistencia al ajuste, que el oficialismo maquilla con argumentos insostenibles. Es tan absurdo afirmar que “esta devaluación es distinta”, como reivindicar el enfriamiento de la economía como instrumento de freno de la corrida cambiaria.

CFK no pudo traspasarle el ajuste a su sucesor y puso en marcha la vieja receta de endeudamiento y tarifazos, haciendo los deberes con el FMI y el Club de Paris. Por eso indemniza a los depredadores de REPSOL y retoma los planes de “fomento del empleo”, que Cavallo inauguró reduciendo los aportes patronales.

El gobierno podía intentar la nacionalización del comercio exterior frente a la crisis cambiaria de principio de año. Pero en lugar de obligar a los exportadores y financistas a liquidar las divisas optó por el libreto ortodoxo. Se ha confirmado que sólo un gobierno de izquierda llevará a cabo el control efectivo de los precios, la nacionalización de los bancos y la reforma impositiva progresiva.

El kirchnerismo recicló todos los desequilibrios estructurales de la economía, al renunciar a un desarrollo productivo basado en la apropiación estatal de la renta agro-sojera. Aceptó que la burguesía volviera a fugar capital y a remarcar precios sin invertir. A la hora de pagar las consecuencias de este desmadre pretende transferirle la factura a los trabajadores.

Lucha y prioridades

Por estas razones la lucha social se ha intensificado. Es la respuesta a una inflación de 30-35% que licúa los salarios, las jubilaciones y todos los programas de gasto social. El gobierno oculta las cifras de pobreza e indigencia para no transparentar que el promedio actual de miseria se asemeja a los decenios anteriores. Nadie puede exhibir como un logro de la “década ganada” que la pobreza afecte hoy al trabajador y no al desocupado o que el asistencialismo evite las situaciones de extrema hambruna.

La gran huelga docente y el paro del 10 de abril han sido contundentes respuestas a estas agresiones. Los maestros le doblaron el brazo a Scioli obligándolo a encontrar fondos adicionales y acotaron el margen del gobierno nacional para recortar salarios. Se demostró que los chicos son rehenes de los ajustadores y no de los docentes.

Lo mismo ocurrió con el paro nacional que superó ampliamente a su precedente de noviembre pasado. El gobierno perdió capacidad de respuesta y sólo repitió los argumentos tradicionales de la derecha. Olvidó que el carácter “político” asumido por cualquier paro no reduce su legitimidad. Desconoció también que la “extorsión” es ejercida por las patronales y no por los piqueteros, que protegen con esa acción a los trabajadores en negro.

Es absurdo desmerecer la huelga como una maniobra de Moyano y Barrionuevo, cuando se gobierna con los gordos de la CGT. El paro fue una victoria popular que reflejó la fuerza social de los trabajadores. No constituyó el intrascendente episodio que imaginan los oficialistas al suponer que “mañana todo sigue igual”. Lo más ridículo es presentar al paro como un acto de “egoísmo” por haber sido encabezado por los asalariados con mayores sueldos. Como esa ventaja les otorga mayor capacidad de movilización han liderado todas las grandes huelgas del país.

La presencia de la izquierda en los dos paros ilustra su penetración en los sindicatos. Movilizó a los trabajadores, impulsó asambleas, realizó piquetes y a diferencia de Micheli no se sacó ninguna foto con Moyano. Denunció a viva voz a la burocracia sindical, reinstalando esta vieja denominación del clasismo en el vocabulario político.

Las chicanas que ensaya el oficialismo para asociar la izquierda con Barrionuevo son disparates carentes de credibilidad. Un problema mucho más serio entraña el giro del sindicalismo oficialista de Yasky hacia el boicot abierto de las huelgas. Están cruzando una frontera de clase mucho más grave que el apoyo a un gobierno patronal.

Esta conducta es muy peligrosa cuando CFK acompaña su giro económico conservador con la ratificación de Milani y con un proyecto de ley contra piquetes para criminalizar la protesta social. Esta iniciativa no guarda ninguna relación con la conciliación de los derechos a manifestar y a circular.

Las situaciones dramáticas en los piquetes sólo aparecen cuando hay patotas vinculadas a los funcionarios o a la burocracia sindical. Las protestas populares que recurren a estos cortes para lograr visibilidad, buscan reducir al minino posible las perturbaciones que acompañan a cualquier protesta. El oficialismo intenta generalizar su auto-engaño, cuando afirma que los piquetes perdieron vigencia por el bienestar que aportó el modelo al conjunto de la población.

Todos los problemas que involucran el manejo de fuerzas represivas se han tornado muy serios frente a la dimensión alcanzada por la criminalidad. El viejo pacto de impunidad oficial con la policía para gestionar el delito sin que se note demasiado, ha sido quebrado por la expansión del narcotráfico. El encubrimiento político de las corruptas cúpulas policiales de Santa Fe y Córdoba ilustra hasta dónde llegar las complicidades actuales.

La misma connivencia se verifica en la fuga arreglada de presos y en el enorme caudal de fondos que manejan las barras bravas del futbol. Más grave es el chantaje que realizó la policía a fin del año pasado para someter a todos los gobernadores, con una liberación de zonas que condujo al asesinato de veinte personas.

Como nadie corta esta gangrena social mediante una drástica depuración de policías, jueces y funcionarios asociados al delito, gana terreno la campaña derechista a favor de un Blumberg II. Se promueve la mano dura contra la juventud con un gran despliegue de populismo punitivo, estigmatizaciones y cierto guiño a los linchamientos empobrecida. Scioli es un abanderado de esta política, que el gobierno convalida porque necesita pactos de impunidad para proteger a los funcionarios involucrados en negocios sucios.

Los tiempos se aceleran. Ya no sólo los grandes empresarios y medios de comunicación observan al gobierno actual como dato del pasado. El propio equipo de CFK comienza a actuar como una administración de transición. El escenario nacional tiende a quedar dominado por la agenda electoral y un fuerte polo político de la izquierda potenciará el desarrollo de las luchas que se avecinan.

Claudio Katz es Economista, Investigador, Profesor. Miembro del EDI (Economistas de Izquierda).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Claudio Lozano. Ganancias: "Aunque la Presidenta modifique el Mínimo No Imponible, el impuesto se ha convertido en un verdadero engendro"

Aún cuando luego de las paritarias, la Presidenta modifique por decreto el Mínimo No imponible, va a ser imposible que dicha decisión dote de progresividad al esquema impositivo argentino. Será, en el mejor de los casos, un nuevo parche sobre un impuesto que ya se ha convertido en un verdadero engendro.

El proyecto de ley presentado por Unidad Popular plantea una reforma integral del sistema impositivo que propone aplicar el RIPTE (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables) para la actualización del MNI. Dicha implementación da como resultado un piso de $19.360 para soltero y de $ 22.640 para el caso del casado con dos hijos. De este modo, se recuperan las relaciones que históricamente existían entre el mínimo no imponible y la canasta familiar. En tanto esta última se ubica en torno a los $11.000, el mínimo vuelve a ubicarse en torno al doble del valor de la canasta. (ver cuadros en archivo adjunto).

Crea, además, un nuevo tramo de imposición para personas con altos ingresos, cuya ganancia neta imponible anual supere los $1.441.600, y a los cuales proponemos cobrarle una alícuota mayor del 41% como un nuevo tramo dentro de la escala.    

Exime de la carga tanto a las jubilaciones y pensiones como al salario complementario e incorpora a los alquileres como deducibles. En cuanto a las exenciones, elimina las correspondientes a a- Las ganancias derivadas de intereses de títulos, acciones, cédulas, letras, obligaciones, etc.; los resultados provenientes de operaciones de compraventa, cambio, permuta, o disposición de acciones, títulos, bonos, etc. y los intereses de depósitos en entidades financieras.

Crea, en el ámbito del Congreso Nacional, la Comisión Bicameral para examinar y eventualmente eliminar las exenciones y regímenes que benefician a los sectores de mayor capacidad contributiva.

 - - -

BLOQUE UNIDAD POPULAR

Reforma integral del Impuesto a las Ganancias

Claudio Lozano
Diputado Nacional

Seguramente, finalizadas las paritarias, la Presidenta, por decreto, modificará el mínimo no imponible intentando dar respuesta con esto a los reclamos que hoy existen en esta materia.

Sin embargo, es conveniente advertir que esa decisión implicaría un nuevo parche sobre un impuesto que como resultado de parches recurrentes se ha transformado en un verdadero engendro.

Sin una reforma integral es imposible que este impuesto (que es uno de los fundamentales a la hora de construir un sistema más justo en términos tributarios) pueda dotar de progresividad al esquema impositivo argentino. Es por esto que el bloque de Unidad Popular promueve una reforma integral cuyas características son:

I) Actualizar las deducciones que determinan el mínimo no imponible y de las escalas desde 1999 hasta aquí en base a la variación del índice RIPTE (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables) que elabora el Ministerio de Trabajo.

De este modo, las deducciones aumentan en relación con la situación actual, desde un 25,2% en el caso de las correspondientes a “hijos” y “esposa” y en un 178,3% en “ganancia no imponible” y “deducción especial”, permitiendo un aumento del 144,1% en el “total de deducciones anuales”. En términos concretos, al realizar esta actualización, el mínimo no imponible del soltero se ubica en $19.360. Para el caso del casado con dos hijos, el mínimo no imponible se ubica en $22.640. De este modo, se recuperan las relaciones que históricamente existían entre el mínimo no imponible y la canasta familiar. En tanto esta última se ubica en torno a los $11.000, el mínimo vuelve a ubicarse en torno al doble del valor de la canasta.

Asimismo, nuestro proyecto incluye dos correcciones: a) actualiza el valor de las escalas por la evolución del RIPTE (que no se actualizan desde el 2000) y b) crea un nuevo tramo de imposición para personas con altos ingresos, cuya ganancia neta imponible anual supere los $1.441.600, y a los cuales proponemos cobrarle una alícuota mayor del 41% como un nuevo tramo dentro de la escala.

De este modo, la nueva escala en nuestro proyecto quedaría del siguiente modo:



II) Dotar de mayor progresividad al Impuesto a las Ganancias

Para esto proponemos:

A) Alquiler de Vivienda

Esta deducción se derogó en el año 1985 por la Ley 23.260. El Art. 74 inciso f) permitía la deducción de las sumas abonadas en concepto de alquiler de la casa habitación. Debe reimplantarse la deducción de los alquileres mencionados.

A partir de la información que publica la Unión Argentina de Inquilinos se puede observar que un alquiler promedio de un departamento de 3 ambientes, para una familia tipo, cuesta a valores de octubre del corriente año $ 3.750 mensuales, es decir, $ 45.000 anual.

En ese sentido, proponemos una tabla que incluye una escala de deducciones que tiene su valor máximo de $ 45.000 anual y que disminuye para los niveles de mayor ingreso.




B) Incorporar exenciones en los items salariales y previsionales

Se entiende por salario básico el estipulado en las convenciones colectivas de trabajo o disposiciones administrativas en orden a la categoría, naturaleza de la tarea y horario cumplido que integra el contrato. El complementario, también denominado adicional o plus son aquellos que puede percibir el dependiente en virtud de determinadas circunstancias: antigüedad, posesión de títulos, asistencia, puntualidad, presentismo, altas calorías, altura, fallas de caja, desarraigo, zona inhóspita, etc. que se agregan al anterior. Los adicionales de convenio pueden o no ser remunerativos conforme lo pacten en negociación colectiva. Los remunerativos integran la remuneración del trabajador a todos los efectos legales y previsionales. Por otra parte los adicionales pueden establecerse a través de una suma fija o bien, cuando se pactan en porcentajes, sirve como base para su cálculo el salario básico de convenio. Los adicionales están previstos en los convenios colectivos de trabajo y en los estatutos profesionales. A fin de que a los trabajadores se los exima del pago de ganancias respecto de este salario complementario se introduce en el artículo 20 un nuevo inciso, el "z", con dicho objetivo

Del mismo modo, para eximir del pago del impuesto a las jubilaciones y pensiones, modificamos el inciso "i" del artículo 20, en la consideración que es irracional persistir en el cobro de ganancias en las jubilaciones que son el fruto del aporte que los trabajadores realizaron en su vida activa, y donde ya aportaron al pago del impuesto en sí.

C) Eliminar exenciones

Nuestro proyecto deja sin efecto exenciones sobre:

a- Las ganancias derivadas de intereses de títulos, acciones, cédulas, letras, obligaciones, etc. y

b- Los resultados provenientes de operaciones de compraventa, cambio, permuta, o disposición de acciones, títulos, bonos, etc.

c- Intereses de depósitos en entidades financieras

D) Creación en el ámbito del Congreso Nacional de una Comisión Bicameral para examinar y eventualmente eliminar las exenciones y regímenes que benefician a los sectores de mayor capacidad contributiva

Según la información de la AFIP, en la Argentina hay 283 personas que declararon ingresos correspondientes a 2012 por más de 10 millones de pesos cada una, acumulando entre todos 4.799 millones. Ese conjunto pagó de Ganancias un total de 849 millones, es decir que la tasa efectiva fue del 17,7 por ciento; la mitad que el 35 por ciento de alícuota máxima. Agregando contribuyentes, se tiene que hay 90.245 contribuyentes que declararon ingresos anuales por más de medio millón de pesos y que en conjunto suman 99.500 millones; ese grupo pagó un total de 17.900 millones, de lo que se desprende que la tasa efectiva tampoco fue del 35 por ciento sino del 18. Si hubieran pagado la alícuota máxima el fisco hubiera obtenido una recaudación adicional de 16.800 millones de pesos. La diferencia entre la tasa de imposición efectiva y la teórica radica en el conjunto de exenciones y regímenes de promoción que beneficia a los sectores de mayor capacidad contributiva. Lo expuesto indica con absoluta claridad la profunda irregularidad que hoy exhibe el impuesto. Un trabajador bien pago que obtenga más de $25.000 al mes termina contribuyendo con una alícuota superior a la de un millonario.

De más está decir que una reforma de este carácter dotaría de mayor justicia al impuesto ya que reduciría la carga sobre los asalariados aumentándola sobre quienes detentan mayor capacidad contributiva. Los argumentos oficiales que enfatizan que la suba del mínimo no imponible implica pérdida de recursos ocultan la decisión oficial de no cobrarle a los más ricos. En nuestro proyecto la eliminación de la exención vigente sobre la renta financiera, la creación de un nuevo tramo en las escalas con una alícuota del 41% y la revisión del conjunto de exenciones que hoy debilitan la recaudación de ganancias, permitirían compensar con creces lo que pueda perderse por la suba del mínimo no imponible.

Por último, nuestro proyecto mantiene el RIPTE como indicador para actualizar automáticamente el mínimo y las escalas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Averiguación de identidad: un disfraz para la violencia policial

Juan Tapia (APP - COSECHA ROJA)

El 2 de julio de 2009 Mar del Plata despertó con una temperatura bajo cero. El país se encontraba enfrentando una pandemia de Gripe A y en la ciudad costera se suspendieron las clases para evitar la proliferación del virus.

A las dos de la tarde de esa fría jornada, Emmanuel, un estudiante de diecisiete años, caminaba por la calle Martínez de Hoz casi 12 de Octubre. Metros antes de llegar a su casa, se encontró con dos jóvenes, vecinos del barrio, con los que entabló una conversación ocasional. Para sorpresa de los tres muchachos llegó al lugar un móvil policial con dos efectivos. En seguida llegaron otros tres patrulleros.

El conductor de la primera unidad le ordenó a los jóvenes que apoyaran sus manos sobre el capot del vehículo y comenzó a revisarlos. Cuando Emmanuel intentó sacar su documento, los policías extrajeron sus armas “por temor a que el adolescente estuviera armado”. Los pibes recibieron todos los insultos posibles por parte de los efectivos. Los agredieron por ser vecinos de la Villa de Emergencia “La Vía”. Los acusaron de ser unos “chorros de mierda”.

Por casualidad, la mamá de Emmanuel se encontró con el procedimiento y al preguntar qué sucedía le dijeron que era un “control de rutina”, que no tenía que preocuparse. Sin embargo, ella vio cómo los policías esposaron a los tres jóvenes y se los llevaron detenidos.

“Cuando éramos trasladados a la comisaría por calle Ayola, el que conducía la unidad detuvo la marcha y empezó a pegarme con golpes de puño en la panza y la cara. Yo estaba esposado. Luego se sumó el otro policía que le pegó a Darío y luego a mí. El conductor me tomó de la nuca, me golpeó contra la reja del patrullero que divide la unidad y me dejó lesiones. El que conducía sacó el arma y me hacía que la tocara para que él pudiera decir que yo se la había sacado. Yo sentí que en ese momento me quería matar. Luego nos amenazaron diciendo que si denunciábamos algo de lo ocurrido nos iban a cagar a palos e iba a ser peor”, declaró Emmanuel tiempo después.

El informe oficial dice que las detenciones fueron motivadas por un llamado telefónico al 911. Un vecino habría denunciado que tres jóvenes se encontraban “tomando alcohol y drogándose” en inmediaciones a su casa. Por eso, el personal policial de la comisaría Tercera se dirigió “inmediatamente” al escenario y encontró a “tres sujetos” de idénticas características a las descritas en el llamado telefónico. Según el documento, los muchachos “se encontraban en forma sospechosa observando hacia el interior de los vehículos allí estacionados, los que al notar la presencia del móvil policial, comienzan a acelerar su marcha tomando una actitud evasiva con el personal”.

Las actuaciones no pudieron verificar ni el consumo de alcohol ni la ingesta de drogas por parte de los pibes; mucho menos, el comienzo de la ejecución de un delito.

Luego de recuperar su libertad Emmanuel denunció las torturas que dieron origen a la IPP 13254-09. La Fiscalía archivó la investigación por no poderse acreditar la materialidad de los hechos.

Los jóvenes fueron detenidos por averiguación de identidad.

***

Eran las nueve de la noche del 27 de diciembre de 2011 cuando Miguel, veinte años, se dirigía a la casa de su novia, ubicada en el corazón del puerto de Mar del Plata. Caminaba tranquilo, en una jornada asfixiante en la que el Servicio Meteorológico había elevado a rojo el nivel de alerta por la ola de calor veraniega. En la antesala de una nueva temporada alta la ciudad se disponía a modificar su fisonomía y alterar sus pulsaciones con el arribo masivo de turistas, mientras los periódicos anunciaban un notable nivel de reservas hoteleras para fin de año.

Miguel se detuvo unos minutos en el cruce de las calles Vernet y Sicilia para mandar un mensaje de texto. En ese momento arribó al lugar el dueño de la casa frente a la que estaba parado. El hombre bajó raudo de su automóvil Ford Falcon color negro, extrajo un arma de fuego calibre 22 y lo acusó de estar robando. Le dijo que le iba a pegar un tiro y que se tirara al piso. Asustado, Miguel llamó al 911 mientras el hombre que lo apuntaba hacía lo propio y le decía: “no sabes quién soy yo, soy policía, te voy a quemar”.

En seguida llegó un auto particular Corsa, plateado y de vidrios negros, con dos hombres en su interior. Uno de ellos se puso a hablar con la persona que estaba armada. El otro agarró a Miguel por atrás, lo empujó y lo tomó del pelo colocándolo contra la pared, preguntándole si tenía droga en su bolsillo.

Luego de revisarlo y constatar que Miguel no llevaba nada, lo apoyaron contra el Corsa y le sacaron las zapatillas. Lo dejaron descalzo en la calle de tierra y le avisaron: “te vas a comer doce horas de calabozo”.

Cuando arribó el patrullero, le colocaron las esposas y lo trasladaron a la Vucetich para ficharlo. Más tarde, lo llevaron a la comisaría Quinta, donde Miguel preguntó si podía hacer una denuncia. “No podes, te vas para el calabozo”, le dijeron y lo dejaron esposado en la cocina de la seccional.

Horas después verificaron que “no tenía antecedentes ni pedidos de captura” y le dijeron que se podía ir. Miguel insistió en hacer la denuncia porque él no había discutido con nadie, como decía el parte oficial. Pero el funcionario que le dio la libertad le aclaró: “mejor tomátelas flaco, te metiste con un comisario”.

El hombre armado, dueño de la casa donde Miguel estaba parado, no era un policía. Es el secretario general de SUPETAX (Sindicato Único de Peones de Taxis), un gremio con mucha presencia en los medios de comunicación de la ciudad por sus reiterados pedidos de control del delito, más uniformados y la ampliación de las facultades policiales.

Miguel denunció la privación ilegítima de libertad y se inició la Investigación Penal Preparatoria 125-11. Pero la Fiscalía interviniente la desestimó por considerar que se trataba de un procedimiento legítimo.

Miguel fue detenido en averiguación de identidad.

***

Los casos de Emmanuel y Miguel muestran el modo selectivo y discrecional en que se emplea el dispositivo más arbitrario e ilegítimo que tienen las policías: la potestad de detener a personas por “Averiguación de Antecedentes, de Identidad o de Actividades”, según se nombre en cada provincia.

A través de este instituto, se otorga a las fuerzas policiales una potente herramienta de control social sobre determinados segmentos poblacionales. Los dos casos narrados evidencian justamente que los sujetos son captados mediante este procedimiento: hombres jóvenes y pobres con dificultades para oponerse a estas prácticas. El estatus social es al parecer la condición que orienta la intervención policial.

Una investigación académica elaborada en 2008, en base a datos del Departamento Judicial Mar del Plata, comprueba esa hipótesis. Se chequearon doscientos partes policiales de procedimientos de averiguación de identidad por los que 348 personas quedaron detenidas.

De ese total, 46 tenían 18 o 19 años, 197 entre los 20 y los 30 años y 55 entre 31 y 40 años. Unas 20 personas rondaban los 50 años y sólo 10 eran mayores a 51. Es decir que en el 68 por ciento de los casos se trataba de jóvenes hasta 30 años y en el 20 por ciento tenían entre 30 y 40 años.

De los 348 detenidos 154 eran desocupados, 40 empleados, 10 albañiles, 8 jornaleros, 7 estudiantes, 5 vendedores ambulantes y 5 changarines. También había 3 bomberos voluntarios, 3 fileteros, 3 cuidadores de autos, 2 cartoneros, 2 saladeros portuarios y 2 comerciantes, 2 mensajeros, 2 amas de casa, un pintor, un plomero, un cocinero, un marinero, un promotor, un chatarrero, un fabricante de ropa, una jubilada y 90 sin actividad laboral indicada.

Como queda evidenciado, la mayoría de las detenciones fueron a personas con pocos recursos que integran las denominadas “clases bajas”. En ese proceso de definición, diferenciación, clasificación y etiquetamiento media, sin más, el carácter selectivo del sistema penal y del aparato policial en base a postulados de la criminología tradicional, de corte positivista en la que los “pobres” están más expuestos a resultar detenidos y a ser tutelados por el tribunal.

Esta modalidad de intervención estatal supone además un fabuloso registro de la actividad de las personas. Como indicaba el teórico Michel Foucault, “lo que caracteriza un Estado de policía es que se interesa en lo que los hombres hacen, en su actividad, en su ‘ocupación´. El objetivo de la policía, en consecuencia, es el control y la cobertura de la actividad de los hombres, en la medida en que esa actividad puede constituir un elemento diferencial en el desarrollo de las fuerzas del Estado”.

Mediante la detención en averiguación de identidad se legitima la imposición de una pena informal, que decide y administra la policía. Es la voz del representante de los taxistas que decide expulsar de su vecindario a un joven por su aspecto o el llamado del vecino molesto con un grupo de pibes que conversa en la esquina del barrio lo que habilita el nacimiento de un sistema penal paralelo: subterráneo, con razzias, privaciones ilegítimas de libertad, torturas y hasta desapariciones y muertes.

No hay olfato policial sin olfato social.

En la década del ’90, un caso paradigmático puso en jaque la vigencia de la detención en averiguación de antecedentes, identidad o actividad. Fue cuando un joven menor de edad que pretendía asistir a un recital de Los Redonditos de Ricota, en el estadio de Obras Sanitarias de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, fue detenido por este dispositivo en una razzia policial. Apareció muerto en la comisaría donde se encontraba alojado. El joven se llamaba Walter Bulacio y su caso generó que la Corte Interamericana de Derechos Humanos exigiera al Estado argentino la adecuación de su legislación nacional a los parámetros que establece el Derecho Internacional de los Derechos Humanos.

Hoy la detención de personas “en averiguación de identidad” pareciera estar en el camino de su derogación definitiva porque una oleada de resoluciones judiciales en distintas partes del país ha declarado la inconstitucionalidad de estas prácticas.

Esto es porque se viola el derecho a la libertad ambulatoria, que en modo alguno puede ser restringido por el Estado a quien ni siquiera está imputado de la comisión de un delito. Porque se vulnera el principio de inocencia al convertir a todos los ciudadanos en sospechosos de registrar pedidos de captura u órdenes de detención.

Porque las detenciones se concretan al margen de todo dispositivo legal: sin atención médica, sin poder avisar a un familiar o abogado los motivos de la privación de libertad y sin control de un juez durante las horas en que dura el encierro, lo que habilita la multiplicidad de abusos policiales durante ese lapso.

Desde el plano de la seguridad y el control del delito, la facultad de detener en “Averiguación de Identidad” no tiene ninguna utilidad práctica para prevenir hechos delictivos. No sólo se interviene restringiendo derechos a quien no han hecho nada prohibido, sino que se asigna a la policía funciones meramente administrativas, como conocer la identidad o las actividades laborales de las personas. Esa acción desvía a los efectivos de las funciones operativas relacionadas con la prevención de ilícitos y la aprehensión de posibles autores.

Desde el prisma administrativo vinculado con la identificación de personas, el Estado cuenta hoy con diversas herramientas para que, en fracción de segundos y en la vía pública, se puedan lograr estos objetivos. Mecanismos como el “Morpho Touch”, en poder de las policías provinciales desde hace años, o el más novedoso Sistema Federal de Identificación Biométrica para la Seguridad (Sibios), permiten eficientes y veloces formas de reconocer a un ciudadano, con mínimas afectaciones a sus derechos fundamentales y sin necesidad de ninguna aprehensión.

Fue en 1815 que se estableció la obligatoriedad de poseer papeleta de conchabo (trabajo) con visado oficial para poder transitar por la provincia de Buenos Aires. Aquellos ciudadanos que no tenían esos documentos, eran reputados de vagos y en consecuencia, sujetos de castigos.

Doscientos años después, pese al avance de las garantías individuales y los derechos colectivos frente al aparato represivo del Estado, la arbitrariedad y discrecionalidad policial todavía encuentra refugio en el disfraz de legalidad que implica una detención en averiguación de identidad.

Juan Tapia es Juez de Garantías de Mar del Plata. Docente de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

APP: Asociación Pensamiento Penal.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El cabildo abierto de la salud santafesina

Carlos Del Frade (APE)

Yo vivo en San Lorenzo y trabajo cerca del barrio. Creo que el barrio tiene muchas cosas lindas, sobre todo por la historia de mi infancia, mis amigos, la familia. Sólo me gustaría que se termine la droga y que arreglen el barrio, las calles, está todo re abandonado. Hay basura por todos lados…- cuenta Alexis Rojas, uno de los muchachos entrevistados en el barrio San Lorenzo, en la ciudad de Santa Fe, capital del segundo estado de la Argentina. Fue en una entrevista que apareció en la muy buena revista “El surco del oeste” que a todo color salió en diciembre de 2013.

El 22 de mayo de 2014, día que recuerda el cabildo abierto de 1810 donde 165 tipos inventaron el sueño colectivo inconcluso de la Argentina, los trabajadores de los centros de salud de los barrios santafesinos generaron una radio abierta a las puertas de la Casa de Gobierno de la provincia para reclamar atención por lo que vienen enfrentando en los distintos puntos de la geografía en donde estalló la primera revuelta criolla de estas pampas, la llamada revolución de los siete jefes.

Muchos de esos obstinados luchadores contra las enfermedades que golpean las familias humildes, nucleados en el Sindicato de Profesionales Universitarios de la Salud, manifestaron su “profunda preocupación” ante los “graves y repetidos hechos de violencia que ocurren en los barrios” donde trabajan.

De allí que la convocatoria tenía como consigna: “La seguridad también es salud”, haciendo hincapié en la necesidad de la real inclusión social como respuesta ante diferentes formas de violencia que terminan generando grandes negocios y multiplicación de corrupciones institucionales.
El documento de las trabajadoras y trabajadores de hospitales y centros de atención primaria de la salud denuncia una “situación de anomia” que se expresa “en el recrudecimiento del conflicto social, que se muestra de manera contundente en la escalada de homicidios cometidos al interior de estas comunidades afectando a la población dentro de la cual estamos incluidos los agentes del Estado”, dice el escrito.

*****

-Nos resistimos a naturalizar esta situación que es producto de una complejidad social que tiene sus raíces en la exclusión. El actual contexto se caracteriza por un aumento en la circulación de armas y drogas, pero esto se aborda con políticas integrales que tengan como fin mejores condiciones de vida para la población. La inseguridad se combate con inclusión social, sin estigmatizar a los más vulnerables – afirma el documento.

Agrega que “las pocas veces” que existieron respuestas, duraron poco tiempo, “generando frustración, impotencia, diferentes modos de padecimiento subjetivo en algunos y en otros impunidad. Hoy nos encontramos nuevamente movilizados como colectivo de trabajadores a la luz de los trágicos acontecimientos sucedidos con una crudeza y recurrencia cada vez mayor en las zonas de nuestra ciudad más invisibilizadas y postergadas, como lo son los barrios y asentamientos de la periferia, donde se hace patente la retirada del Estado en sus diferentes modos de representación, lo cual impacta de lleno en el necesario ordenamiento social que requiere la regulación de las tensiones inherentes a la vida cotidiana de sus ciudadanos. Necesitamos romper el silenciamiento en el que nos deja la falta de respuestas, la escasez y precariedad, cuando no ausencia total, de las pretendidas estrategias de inclusión, lo cual no hace más que profundizar la sensación que los habitantes de estos barrios son ciudadanos de otra categoría”, apunta el excelente comunicado de los trabajadores.

Añaden que exigen “la creación de nuevos espacios de inclusión (deportivos, culturales entre otros) que promuevan otro tipo de lazo/vínculo entre los jóvenes, puesto que los que funcionan en nuestros barrios son escasos, precarios, cuando no nulos, lo cual lleva a generar una mayor brecha de exclusión. Entendemos que esto genera una mayor fragilización de los equipos de salud/educación, y por ende de sus prácticas debido al impacto que recibimos al quedar sobre-expuestos en la búsqueda de respuestas ante situaciones que nos exceden. Nos encontramos ante una ausencia de estrategias acordes a las nuevas situaciones que se presentan y se vivencia una desarticulación con otros organismos como así también de este modo denunciamos el repliegue de las instituciones gubernamentales y solicitamos la planificación y ejecución de un plan integral de acciones preventivas, promocionales y efectivas que permitan superar esta realidad”, termina el documento presentado en la fría mañana del jueves 22 de mayo pasado.

Ese análisis surgido del profundo compromiso cotidiano de poner el cuerpo y la capacidad profesional a favor de los sectores más castigados merece una respuesta que no pasa solamente por la irrupción de gendarmes, prefectos o policías armados hasta los dientes. Los trabajadores de la salud santafesina, los que todos los días insisten en pelearle a las distintas formas de violencia necesitan que sus reclamos sean tenidos en cuenta.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Roca y su sanguinario desierto (I)

Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

Marcelo Valko nos ayuda a recordar y pensar el otro 25 de mayo de la historia argentina: en 1879 Julio A. Roca culmina su "conquista del desierto".



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La CTA ratifica las elecciones pese a la intervención del Ministerio de Trabajo (Video)

ACTA

La CTA rechaza la resolución del Ministerio de Trabajo de la Nación que pretende juzgar la validez de la convocatoria a elecciones formulada por esta Central a 45 años del Cordobazo y reafirma que, pese a la intromisión del Gobierno, este jueves más de un millón de trabajadores y trabajadoras elegirán la nueva conducción que regirá los destinos de la CTA por los próximos 4 años.

En horas de la tarde llegó a la Sede Nacional de la CTA una resolución del Ministerio de Trabajo en la que después de los remanidos argumentos de siempre, decide “desconocer la validez de la convocatoria y la eventual realización de las elecciones generales convocadas para el 29 de mayo”.

Para la CTA, el Ministerio de Trabajo carece de facultades para entender en los procesos electorales de los sindicatos en general, mucho más en el caso de la Central teniendo en cuenta la existencia de una clara connivencia política entre el Gobierno y el impugnante. Esta nueva maniobra del ministro Carlos Tomada demuestra una vez más, y por si hiciera falta, su simbiosis con el grupo de Hugo Yasky, firmante de la pretendida impugnación a los comicios legítimamente convocados por la Central.

La delegación de la CTA que se apresta a participar en Ginebra de la 103 Conferencia de la OIT, presentará nuevamente una queja a las intromisiones del Gobierno argentino que vuelve a atentar contra el derecho a la libertad y la democracia sindical, entrometiéndose en la vida institucional de esta central de trabajadores por concretos e indisimulables intereses políticos del partido gobernante.

Por estas razones, para reafirmar la realización de las elecciones de la CTA de este jueves a lo largo y ancho del país y para explicitar los fundamentos del rechazo a este nuevo operativo del poder, se convoca a una Conferencia de Prensa para este martes 27 de mayo a las 17 horas en la Sede Nacional de la Central, Lima 609, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Guido Dreizik: “En el ámbito privado es primordial alentar la construcción de nuevos sindicatos”

Melissa Zenobi, Miguel Aguirre (ACTA)

El candidato a secretario General de la CTA Córdoba, Guido Dreizik dialogó con ACTA. En la entrevista se refirió a las características que tiene su campaña y cuales serán los conflictos que mantendrán movilizada a la Central cordobeza en esta nueva etapa.

-¿Cómo avanza la campaña hacia las elecciones del próximo jueves?

- Nosotros estamos recorriendo la provincia, estuvimos en Río Tercero, en la zona de Marcos Juárez, en San Francisco, en las Varillas, en Villa María. En todos lados hay gran expectativa de los compañeros para las votaciones del 29. Hay bolsones de compañeros organizados que se plantean acudir a votar, a elegir en una etapa de refundación de la CTA, sobre todo en términos de autonomía. Sobre todo con un profundo debate acerca de la reconstrucción a partir de la crisis que nos generó en su momento la división con (Hugo) Yasky. Hoy por hoy los compañeros están dándose la tarea de hilvanar nuevamente la conflictividad que está a lo largo y ancho de la provincia. En algunos sectores se están planteando reencuentros con sectores que se habían quedado en la CTA de Yasky creyendo que era una cuestión de división superficial y luego se dieron cuenta que el otro sector se desentendió del compromiso de la autonomía.

-¿Dónde debe ponerse el eje en cuanto a la construcción de la CTA regional?

- Creo que en el sector privado y las nuevas organizaciones. Los compañeros luchan y no tienen organización que los respalde, por eso en el ámbito privado es primordial alentar la construcción de nuevos sindicatos, ya sea sin personería o de la forma que se pueda, pero la impronta es esa. Porque cada vez más los sindicatos empresarios están vendiendo los conflictos.

-¿Con quién vamos a disputar los próximos años?

- Fundamentalmente contra las empresas que tienen a los compañeros tercerizados y precarizados. El kirchnerismo nos deja un país y un movimiento obrero tercerizados. En el 2007, Néstor Kirchner alentó la afiliación compulsiva de todos los trabajadores a los sindicatos. Entonces los sindicatos dejaron de tener protagonismo en los conflictos y vida interna. Y la organización sindical se quedaba con el aporte sin necesidad de participación activa de la gente, porque era un aporte obligado, no consciente. Por eso, desde el 2007 a esta parte se está profundizando en la entrega de esas cúpulas sindicales, la renuncia a los conflictos. Entonces, la cúpula burócrata entrega los conflictos a las patronales y negocia los despidos a cambio de reingresar a través de una empresa tercerizada, de la que es dueña la esposa del dirigente o la prima.

-¿Entonces?

- Por eso digo que después de la "década ganada" nos queda un movimiento obrero tercerizado, que obviamente plantea conflictividad. Trabajadores con salarios muy bajos, convenios flexibilizados y pésimas condiciones laborales. Entonces entendemos que en esa conflictividad nosotros tenemos que entrar en disputa y tratar de organizar nuevos sindicatos.

-Mirando introspectivamente a la Central ¿Qué creés que hay que corregir o mejorar?

- Nosotros tenemos que pensar en términos de refundación. Volver a las formas organizativas que dieron origen a la CTA: Las federaciones por rama, la cuestión de los desocupados, la de los trabajadores precarios, alentar la construcción de foros y asambleas donde los compañeros podamos debatir para encontrar juntos el rumbo. Creo que hay que volver a la CTA territorial, de los pueblos, la calle, de las barriadas, de las puebladas. Como quien diría, en vez del paro, la jornada de protesta.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Córdoba. Paritaria de Prensa: Lucha, perseverancia y victoria

Carlos Valduvino (PRENSA RED)

“Nuestras clases dominantes han procurado siempre que los trabajadores no tengan historia, no tengan doctrina, no tengan héroes y mártires. Cada lucha debe empezar de nuevo, separada de las luchas anteriores: la experiencia colectiva se pierde, las lecciones se olvidan. La historia parece así como propiedad privada cuyos dueños son los dueños de todas las otras cosas.” Rodolfo Walsh.

Justo el día en que se conmemoran 204 años de la determinación de los integrantes del Cabildo Abierto -léase el pueblo- después de largas discusiones, resuelve que el virrey cese su mandato en nuestro país, los trabajadores de prensa y la comunicación de Córdoba cerramos en la sede Córdoba del Ministerio de Trabajo de la Nación, el acuerdo salaria para el período 1 de abril de 2014 al 31 de marzo de 2015, obteniendo un aumento del 33,07 % de aumento a nuestros salarios básico.

El CISPREN-CTA, tiene en la provincia de Córdoba la plena vigencia de tres Convenios Colectivos y cuatro escalas salariales. Los cuatro acuerdo quedaron sellados, fruto de un proceso de discusión colectiva que comenzó el martes 11 de febrero de 2’014, que tuvo su primera audiencia en la sede del ministerio de trabajo de la nación el 13 de marzo de 2014 y llegó a su fin el 22 de mayo de 2014.

Más de una decena de audiencias, asambleas informativas constantes en todos los medios de comunicación de la provincia, reuniones plenarias de delegados paritarios y delegados obreros junto con Comisión Directiva debatieron, conformaron estrategias, rompieron medios, acompañaron al más lento y supieron contener entre todos las determinaciones de los más avanzados.

Participación activa de trabajadores haciendo visible el conflicto en los medios de comunicación escritos, televisivos, radiales y en las redes sociales. Enfrentando a una representación patronal indolente, que además utilizó recursos persecutorios y de amedrentamiento como fue el caso que tuvieron que vivir los compañeros del diario La Voz del Interior.

Se venció el miedo. Se fortaleció el conjunto. Se unió la lucha. Se cayeron algunas lágrimas de emoción. Todas vivencias de experiencias colectivas que nos deben llevar al convencimiento de que el PODER no se detenta se construyen. Que ese vocablo, es un verbo y no un sustantivo y por ello, nosotros PODEMOS.

Pudimos romper barreras y obstáculos. Pudimos ser una representación provincial genuina en cada una de las audiencias. Pudimos en una discusión fraterna entre compañeros sacar síntesis y avanzar.

Avanzamos para celebrar el próximo 25 de mayo los 204 años de la gesta Revolucionaria de Mayo, día en el que los trabajadores de prensa y la comunicación de Córdoba podremos seguir avanzando la construcción de felicidad de la clase trabajadora con la entrega de las primeras 39 viviendas del plan de 88 que se lleva adelante en la ciudad de Río Cuarto junto con el gobierno municipal de esa ciudad del sur de la provincia.

Por la participación activa de los compañeros de la prensa y la comunicación de la provincia de Córdoba, levantamos hoy nuestra copa para brindar por estos logros alcanzados, que son parte de una historia de construcción de una identidad de clase, la de los trabajadores que nos conduzca a lograr para siempre la Justicia Social que siempre anhelamos.

A todos gracias.

Carlos Valduvino Secretario General CISPREN - CTA.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

“Estamos listos para empezar a producir”

Ignacio Soto (AGENCIA WALSH)

Hace tres meses que los obreros de la fábrica de aberturas Natale, del barrio Belgrano de Morón sur, recibieron una carta documento en la cual los dueños les comunicaban la situación de suspenso. La patronal argumentó que venderían la histórica fábrica. Sin embargo, lo que realmente escondían era un abandono y vaciamiento de la misma. Hasta que los obreros, avisados por los vecinos, decidieron tomar la fábrica y las máquinas.

“En el momento que se dé vamos a empezar a producir, vamos a hacer lo que siempre hicimos, pero sin patrones”, comenta Hugo Argañaraz, delegado de fábrica Natale.

Hugo Bussi, trabaja desde hace seis años en esta fábrica. Para él la experiencia en la empresa es buena, los más “antiguos” lo ayudaron a pulirse en el oficio. Él se dedica a la carpintería fina de puertas y ventanas.

El conflicto se remonta a tres meses para atrás. Empezaron con una carta de suspensión de 30 días. Los trabajadores decidieron acompañar a la empresa, sólo fueron al ministerio de Trabajo para resolver el tema del cobro. Cumplidos los 30 días recibieron otra suspensión de 45 días.

Para Hugo la situación se le hace difícil, tiene un hijo de tres años. Por ahora trabaja de remisero desde las 6 de la tarde hasta las 6 de la mañana. Cuando termina su jornada se va a dormir a la fábrica unas horas.

Para él la fábrica tiene un valor sentimental, su padre trabajo en ella 50 años, nada más y nada menos que medio siglo. Entro a trabajar cuando tenía tan sólo 14 años.

- Desde la Agencia Walsh, le preguntamos si se imagina manejando la fábrica, como los obreros de la ex cerámica Zanón en Neuquén, hoy FASINPAT - Fábrica sin Patrón-

- Hugo: Ser dueños no, ser cooperativa sí. Manejarla nosotros, administrarla nosotros, como siempre lo hicimos. Lo único que sabían hacer ellos era facturar.

- ¿No te sentís incapaz para hacerlo?

- Hugo: No, no. Teniendo 25 años, con seis que estoy adentro sé hacer de todo.

La toma se hace con la ayuda del barrio que le acerca comida a los trabajadores y le hicieron el aguante en el último festival del pasado sábado 17 de mayo en la plaza del barrio, en el cual vendieron choripanes y empanadas.

Tito Argañaraz es el delegado de la fábrica. Hace 30 años que está trabajando en Natale y además es tesorero del sindicato de la Madera. También nos marca que no hay quiebra sino abandono empresarial. “Después de la suspensión, cometimos el error de ir todos al ministerio de trabajo y ellos aprovechaban para sacar puertas y algunas máquinas, hasta que nos avisaron los vecinos y tomamos la fábrica.” Un claro vaciamiento contra los trabajadores.

“Los dueños nos habían dicho que la fábrica la iban a tomar inversores de otro rubro, pero era todo mentira”.

Hace tres meses que no cobran

“La propuesta era de indemnizarnos por artículo 47-por fuerza mayor-. Y es la mitad que nos corresponde” pero remarca que los dueños nunca hicieron una presentación al ministerio de Trabajo.

Con esta propuesta de indemnización cobrarían el 20 ó 30 %, pero esa sumas no les sirven para nada. Su NO es taxativo.

“Esta gente no es confiables para nada”, nos comenta Tito. Los dueños que abandonaron la fábrica son Ernesto Nicolino y Fernando Santos.

El aguante

En estos momentos el aguante se lo están haciendo el barrio Belgrano, los gremios y desde municipalidad de Morón. “Apoyo moral, espiritual y mercadería”, cuenta Tito Argarañaz y agrega: “Acá, con el trabajo de esta fábrica crié a cinco de mis hijos, ya son hombres. Soy conocido por todo el barrio: políticamente, gremial mente,” yo quiero que esto sea carpintería Natale”.

Magnitud

La fábrica Natale llegó a producir entre 600 y 700 puertas por día cuando estaba a full.

La instalación ocupa media manzana. Cuando llegaban los camiones con los paquetes crudos de madera, no duraban un día. En la actualidad son 20 obreros, en su esplendor hubo 70 personas trabajando.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Trabajadores de la línea 237 en San Martín denuncian vaciamiento de la empresa

Facundo Miguel Nívolo (CAMINANDO JUNTXS - ANRED)

El pasado sábado 24 de mayo la línea de colectivos 237 que atraviesa San Martín, Tres de Febrero y Hurlingham cesó su circulación y dejó 360 familias en la incertidumbre de no saber que sucederá con los puestos de trabajo. Sin respuesta ni del Estado ni del sindicato, cortaron el Camino del Buen Ayre en espera de soluciones.

Desde el sábado a las 10 de la mañana la línea 237 cesó su circulación. Las sospechas de vaciamiento a raíz de conflictos empresariales se vieron confirmadas cuando el sábado, a punta de pistola, se retiraran 40 coches de la terminal.

Los trabajadores se organizaron en asamblea y decidieron la medida de cortar el Camino del Buen Ayre desde las 6am hasta las 9, esperando diálogo con delegados, el sindicato (UTA) o funcionarios del gobierno.

“Es una medida desesperada, -cuenta Darío Veintisinque, trabajador de la 237- somos 360 familias que no sabemos que será de nuestros puestos de trabajo. Estamos en esta situación por una pelea empresarial de la cual nosotros somos víctimas.

Hace 7 meses que venimos padeciendo que no nos hagan los aportes, que no nos paguen la obra social y nosotros hemos seguido trabajando con tal mantener la fuente de trabajo.

Las condiciones laborales son malísimas hace mucho tiempo. El parque automotor esta en mal estado, los coches están arruinados, la frecuencia es muy mala y los pasajeros se quejan con nosotros que somos la cara visible”.

La línea de colectivos atraviesa más de 40 barrios de San Martín, Tres de Febrero y Hurlingham. “El deterioro de su servicio es notorio desde hace ya un año” confirma Nilda vecina del barrio Lanzone de San Martín.

“No hemos tenido respuesta de nadie todavía, ni del Estado ni del sindicato. Nosotros queremos seguir trabajando y en condiciones dignas. Si perdemos el laburo, nos quedamos en la calle”, sentenciaron los trabajadores.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Buenos Aires, La Plata. Hospital de Niños: intiman al ministro Collia a garantizar las cirugías frenadas por falta de calefacción

OTROS CÍRCULOS

El fiscal Marcelo Romero presentó una acción de amparo para que el funcionario resuelva inmediatamente la situación en el Sor María Ludovica de La Plata, donde se suspendieron todas las operaciones programadas porque el frío es un riesgo de vida para los pacientes.

El titular de la Fiscalía N°6 del Departamento Judicial La Plata presentó un amparo para que el ministro de Salud bonaerense, Alejandro Collia, garantice inmediatamente “el acceso a la salud de los pacientes internados o ambulatorios del Hospital de Niños Sor María Ludovica”. El escrito indica que la orden deberá cumplirse “ya sea derivando su atención —más allá de los casos urgentes— a otros centros asistenciales con la misma complejidad y calidad sanitaria y refaccionando y/o reparando en forma inmediata el servicio de calefacción”.

El fiscal se hizo eco de una nota publicada en la web de El Día (1) donde se informa que, en asamblea de trabajadores y jefes de servicio, se decidió frenar todas las operaciones programadas, por la falta de calefacción.

En una gacetilla que el Ministerio hizo circular en horas de la siesta se admite que se trata de “un problema de larga data y difícil resolución”, se afirma que “el sistema de climatización de los pabellones de lactantes y quirúrgico se encuentra en plena reparación” y se atribuyen las demoras a la empresa contratada. También se promete que la situación estará resuelta para el fin de semana y se sostiene que “en áreas que no requieren esterilidad” el trabajo hospitalario puede realizarse “normalmente”, con aires acondicionados. Collia se mostró con Scioli durante la tarde en la inauguración de obras en el servicio de Pediatría de un hospital de Avellaneda.

En los fundamentos de su presentación,el fiscal Romero plantea que la ausencia de calefacción “vulnera de manera actual y seriamente el derecho social a la salud tutelado por los arts. 19 1 y sus concs. de la Convención sobre los Derechos del Niño, arts.42, 43, 75 inc. 22 y concs. de la Constitución de la Nación y por los arts. 20 2), 36 8) y concs. de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires. Ello, en tanto las intervenciones quirúrgicas programadas y suspendidas se dilatarán temporalmente, generando a los titulares del derecho denunciado como afectado no sólo falta de certeza en su atención sino demora y padecimientos que exceden las propias de cada patología. Es que la atención médica no satisface los parámetros constitucionales si esta no se brinda en tiempo, forma y calidad, sobre todo cuando está dirigida a la franja más vulnerable del tejido social integrada por los niños y los desposeídos”.

Agudo y crónico

La situación en el prestigioso Sor María Ludovica no es nueva. Como contaban a OTROS CÍRCULOS el año pasado profesionales de la terapia del centro médico ubicado en el Parque Saavedra, “trabajar haciendo malabares es lo habitual” (2) porque fallan tres pilares básicos: aparatología, insumos y recursos humanos. A fines de 2012 los cirujanos renunciaron en masa y entonces había varios días sin cirujano de guardia en todo el hospital. La regulación de las condiciones de temperatura y circulación de aire ideales, un requisito de las terapias intensivas, donde se internan los pacientes más graves, también se torna utópica si no funciona la calefacción o si el mantenimiento de los aparatos de todo el hospital lo debe resolver una sola persona.

Tampoco es la primera vez que se presenta un amparo por las condiciones de trabajo en el Niños. Hay un antecedente de 2008, cuando el juez del fuero en lo contencioso administrativo Luis Federico Arias ordenó al Ministerio de Salud bonaerense designar provisoriamente 8 médicos y 24 enfermeros para la terapia intensiva del Sor María Ludovica, donde se trabajaba de manera ilegal en la relación trabajadores / camas. “De esas muy buenas enfermeras que vinieron, ¿quedó alguna? —ironizaban el año pasado en la terapia del Niños platense—. ¡Ninguna! Se fueron a trabajar a otro lado porque eran muy calificadas… Es gente que consigue trabajo mejor remunerado”. (3)

La calefacción generó otra demanda a Collia el año pasado cuando trabajadores del hospital Diego Paroissien de La Matanza le pidieron “una partida extra” para resolver una situación “de cuasi abandono” en la que, por ejemplo, decían tener que internar pacientes vestidos con ropa de calle por el frío que hacía en el centro médico. (4)

1) http://www.eldia.com.ar/edis/20140526/Suspendieron-todas-operaciones-programadas-hospital-Ninos-20140526121009.htm
2) http://www.otroscirculos.com.ar/el-hospital-de-ninos-esta-en-caida-libre/
3) http://www.otroscirculos.com.ar/el-hospital-de-ninos-esta-en-caida-libre/
4) http://www.otroscirculos.com.ar/sin-agua-caliente-ni-calefaccion-medicos-de-un-hospital-de-la-matanza-reclaman-fondos-al-ministro-collia/

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Provincia de Buenos Aires: Aumentaron un 40% las detenciones y las tasas de homicidio no bajaron

COSECHA ROJA

Entre 2002 y 2012 la población carcelaria de la Provincia de Buenos Aires aumentó un 40 por ciento. En ese mismo periodo, los homicidios dolosos no disminuyeron: asesinaron a 8 personas cada 100 mil habitantes. En otras palabras: llenar las cárceles no modificó las tasas de los crímenes más violentos, como promete el discurso de mano dura.

Las cifras lo muestran: el 0,12 por ciento de los bonaerenses estaban presos en 2002. Es decir, 16.831 personas. Diez años después, el porcentaje aumentó a 0,17: son 27.959 presos. Si bien los homicidios dolosos disminuyeron entre 2002 y 2004, desde entonces se mantienen en un promedio de 7 cada 100 mil habitantes.

“No hay reforma de seguridad que vaya a tener un impacto si todo el tiempo sigue ingresando gente a las cárceles”, dijo a Cosecha Roja Anabella Museri, coordinadora del programa Políticas de Encarcelamiento del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).



Imaginate un vagón de tren completo, lleno, en hora pico. Ahora imaginate trescientos vagones al tope. A toda esa gente, ahora imaginala presa. Las casi 28 mil personas detenidas en las cárceles bonaerenses representan el 44 por ciento de la población penitenciaria nacional. Son datos del informe anual de la Subsecretaría de Política Criminal del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

A 45 días del último plan de seguridad de la Provincia de Buenos Aires, el gobernador Daniel Scioli presentó un informe en el que asegura que 15.900 personas fueron “puestas a disposición de la justicia”. El número representa la mitad de la población carcelaria actual. Sería como sumarle quince vagones llenos de pasajeros a las cárceles bonaerenses. “Se ensayan cíclicamente planes que apuntan al endurecimiento de la ley, encarcelaciones y penas aunque ya se ha demostrado que son insuficientes”, explicó Museri.

Además, de cada 10 presos, 6 están privados de su libertad sin tener aún una condena. Es decir, están encerrados aunque son jurídicamente inocentes hasta que se demuestre lo contrario. En números, son 15.693 personas que viven en las 55 unidades del Servicio Penitenciario Bonaerense.



Las condiciones de encierro hacen que la experiencia sea cualquier cosa menos “resociabilizante”. En la unidad de Mercedes, por ejemplo, hay 198 personas más que la capacidad permitida. En la de Magdalena hay un 45 por ciento de sobrepoblación. En González Catán el máximo de presos debería ser 430 y es 584.

Además del hacinamiento y la falta de salud, Museri mencionó la violencia institucional: “Los agentes penitenciarios participan tanto directa como indirectamente cuando liberan espacios para que se peleen entre detenidos o, incluso, cuando generan ellos mismos las peleas”.

El 35 por ciento de los presos del país cayó por robo o tentativa de robo y apenas un poco más de un tercio de esa cifra está por homicidio doloso. “El sistema trabaja sobre los delitos menores y no sobre las redes de criminalidad ni organizaciones criminales: no se ven jefes narcos detenidos ni se investiga como corresponde en casos como el de Candela”, dijo Museri.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Heraldo Muñoz: "Chile otorga una salida al mar a Bolivia en el tratado de 1904"

XINHUA

El canciller chileno Heraldo Muñoz dijo hoy que su país "otorga salida al mar a Bolivia a perpetuidad, aunque no sea una salida soberana", mediante el Tratado de 1904.

En un encuentro en su despacho con corresponsales extranjeros, el ministro resaltó que "hay que acabar con el mito de que Bolivia no tiene salida al mar".

Dicho tratado estableció a perpetuidad los límites territoriales entre ambos países vecinos, que se enfrentaron en el siglo XIX en una guerra. En ese conflicto, Bolivia y Perú perdieron miles de kilómetros de sus territorios a manos de Chile, y los bolivianos quedaron sin mar.

Según Muñoz, la presidenta Michelle Bachelet tomará una decisión definitiva respecto a la posibilidad de impugnar la competencia de la Corte Internacional (CIJ) de La Haya para resolver el reclamo presentado por Bolivia, una vez que haya consultado a todos los sectores políticos chilenos.

Puntualizó que Chile está más cerca de rechazar la competencia de esa Corte que de definir su impugnación en la mediterraneidad de Bolivia.

"Estamos un poco más cerca de determinar el cuándo se va a objetar, que si se va a impugnar la competencia de la corte", precisó.

Reiteró que el tema marítimo a La Haya, "está totalmente cerrado" para Chile, aunque está dispuesto "a conversar sobre otros aspectos de la relación bilateral".

Durante el primer gobierno de Bachelet (2006-2010), Chile y Bolivia desarrollaron una agenda de cooperación de 13 puntos, que incluyó el tema del mar, pero durante la siguiente administración del presidente Sebastián Piñera, fue paralizada, motivando que Bolivia acudiera a La Haya.

Muñoz insistió en que "la demanda de Bolivia es artificiosa", porque no tiene sustento jurídico.

Destacó que "es básicamente una demanda político-comunicacional que busca, de una manera encubierta, desconocer el tratado (de límites) de 1904 o de revisarlo sin que haya acuerdo entre las partes".

Recalcó que "Chile otorga salida al mar a Bolivia. No es una salida soberana, pero es una salida que es a perpetuidad por los territorios y por los puertos de Chile", en alusión al tratado de 1904 que obliga al Estado chileno a facilitar el acceso al mar el vecino país.

El pasado 15 de abril, el gobierno del presidente Evo Morales presentó la memoria de su demanda contra Chile ante esa corte y, a partir de esa fecha, el gobierno chileno tiene 90 días para recurrir a lo que se conoce como "excepciones preliminares".

De acuerdo con el canciller, otra de las opciones es plantear la impugnación en la contramemoria, donde Chile deberá responder a los argumentos presentados por Bolivia, que busca que esa Corte obligue a Chile "a negociar de buena fe una salida soberana al mar" a partir del concepto de "derechos expectaticios".

Si opta por esta variante, tendrá como plazo hasta el 18 de febrero de 2015.

Para La Paz, se han creado esos derechos con las diferentes propuestas que ha hecho Chile a través de la historia para que Bolivia acceda al mar, especialmente la del jefe del régimen militar chileno, Augusto Pinochet, quien negoció con el presidente de facto de Bolivia, Hugo Bánzer, en 1975.

La iniciativa, que incluyó la elaboración de un mapa con un corredor para Bolivia al norte de la ciudad de Arica, fracasó porque La Paz no accedió a compensar territorialmente a Chile y Perú, que tiene derecho a opinar sobre cualquier negociación sobre terrenos que le pertenecieron, la rechazó.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.