viernes, 6 de junio de 2014

Entrevista a Guillermo Almeyra: “La abdicación de Juan Carlos es una especie de golpe semiconstitucional”

Mario Hernandez (especial para ARGENPRESS.info)
.

Mario Hernandez (MH): Escuchábamos a Joan Manuel Serrat interpretando a Antonio Machado y para hablar sobre España y la abdicación del rey Juan Carlos y las consecuencias de esta decisión tenemos en línea a Guillermo Almeyra.

Guillermo Almeyra (GA): La abdicación del rey en realidad es una especie de golpe semiconstitucional para cambiar la Constitución y poder hacer frente a la disgregación, por un lado, de la monarquía y, por otro, del régimen surgido del Pacto de la Moncloa entre socialistas y comunistas con el franquismo que se ha ido arrastrando mal herido hasta el presente, pero que las últimas elecciones lo han herido mortalmente.
El Partido Popular (PP) de Rajoy perdió 59 diputados y más de 3.000.000 de votos y el PSOE de Rubalcaba, agente y comprometido totalmente con el gobierno, 1.500.000. En setiembre, tienen el problema de la reivindicación catalana de independencia entonces el rey, muy comprometido como toda la monarquía, por haber sido ahijado y entronizado por Franco, y también por sus escándalos financieros, morales, de todo tipo, intenta con esta abdicación, organizada con Rubalcaba y Rajoy, llevar a una Ley de regulación sucesoria que organice la Constitución de modo tal de ofrecer algo a la derecha independentista catalana y tratar de quitar la mecha del independentismo catalán.
Al mismo tiempo, salvar lo que se pueda de la monarquía, ya que su hijo personalmente no está metido en ningún escándalo a diferencia del rey, su yerno y su hija. El hecho que Rajoy haya anunciado la abdicación antes que el rey, muestra el carácter organizado de esta medida teniendo en cuenta el resultado de las elecciones al Parlamento Europeo. No lo hicieron antes porque estaban seguros que les iba a ir muy mal electoralmente y no querían sumar la abdicación y que el PP prácticamente desapareciera y el PSOE se disolviera aún más.
Por eso esta medida constituye un semigolpe constitucional para cambiar la Constitución y poder desarmar la bomba de tiempo del 11 de setiembre en Cataluña.

La abdicación ha dado un impulso enorme a la lucha por el republicanismo

MH: ¿Qué podés decirme sobre las movilizaciones populares que reclaman la República?

GA: Esta gente hace sus maniobras con la peor intención del mundo, pero muchas veces se equivocan en cuanto a las posibles reacciones del adversario, subestiman la capacidad de reacción del pueblo español.
Evidentemente que estaban forzados por las circunstancias, pero pensaron más en las razones que los obligaron a tomar esta medida, por otra parte, de total desprestigio ya que tiene que renunciar, que en las posibles consecuencias. El resultado está a la vista: han dado un impulso enorme a la lucha por el republicanismo. Manifestaciones espontáneas pidiendo un referéndum sobre monarquía o república, incluso es probable que una parte del PSOE se niegue a votar la Ley reglamentaria que quieren aprobar para la sucesión, lo cual les quitaría la mayoría de 2/3.
Además, van a tener problemas graves en las Cortes, incluso se pueden ver obligados a llamar a un referéndum. No han tenido en cuenta el nivel de madurez y protesta del pueblo español.
La medida está incitando a una movilización republicana que se va a ampliar y va a quitarle base a la monarquía por más maniobras que haga porque necesita un acuerdo con los supuestos representantes de la izquierda que en su momento fueron el Partido Comunista con Carrillo y el PSOE de Felipe González. Ahora está su sucesor que acaba de renunciar, Rubalcaba, y no hay ninguno que pueda garantizar ese acuerdo.
La Izquierda y la Juventud Socialista ya se han opuesto abiertamente y piden la República y una cantidad importante de diputados socialistas que son vitales para mantener el acuerdo con el PP y la maniobra de ampliar la Constitución para posibilitar un acuerdo con la derecha y la burguesía catalana, se están disgregando frente a las manifestaciones y van a tener que pronunciarse por la República.
Respecto a las organizaciones sindicales, Comisiones Obreras influida por los comunistas ya habla de luchar por la República y la UGT dirigida por los socialistas plantean que en la eventualidad como republicanos y socialistas apoyarían una lucha así. No son ya barrera de contención frente al movimiento obrero, no sirven, se quemaron hasta el fondo, sobre todo los socialistas, y ahora se encuentran con un gobierno que acaba de hacer su “golpe” y en una situación muy difícil para desarrollarlo y sacar provecho en lo inmediato.
La desesperación por hacer jurar inmediatamente a Felipe, se baraja el próximo 15 de junio, es para acortar los tiempos, para presentar hechos consumados desde el punto de vista legal antes de que haya una organización amplia de la resistencia popular.

Guillermo Almeyra es editorialista internacional de La Jornada (México).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

España: La última palabra la tiene la ciudadanía

Xavier Caño Tamayo (CCS)

A la minoría que tiene el poder en España le crecen los problemas como setas en otoño. La alarma ha tronado con el batacazo electoral de los dos partidos mayoritarios: el Partido Socialista (PSOE) y el Partido Popular (PP). Más el notable aumento de votos de partidos minoritarios, sobre todo de izquierda. Muy preocupados por el fulminante éxito de Podemos, un fenómeno político que ha conseguido un millón y cuarto de votos en cuatro meses como partido y 100.000 euros de gasto electoral conseguidos con numerosas pequeñas aportaciones.

El poder está muy preocupado, aunque ya le mareaban algunos problemas. Que el Parlamento de Cataluña aprobara una declaración de soberanía catalana y una consulta ciudadana para la independencia. Y que los vascos, como hizo Cataluña, organicen también una cadena humana por su derecho a decidir. Y no hay día sin innumerables de protestas en todo el territorio estatal. Varios miles de manifestaciones en un año, como reconoce el ministro de Interior. El régimen monárquico bipartidista se tambalea, que no significa que ya caiga.

Nueve horas después del anuncio de la abdicación de Juan Carlos, la mayoría de plazas del país se atestaron de gentes. Exigían un referéndum sobre la forma de Estado, aunque en verdad reclamaban la República. Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia, Zaragoza, Bilbao, Alicante, Burgos, Salamanca, Tarragona, Palma de Mallorca, Badajoz, Vigo, Granada, Girona, Santander, Murcia… colmaron sus plazas de rojo, amarillo y morado. Y las manifestaciones siguen.

Como ha escrito Vicenç Navarro, “nunca antes, en periodo democrático, había perdido tanta legitimidad el Estado español. El rechazo de la población a las instituciones democráticas y a la clase política es general”.

Un régimen que sostiene el poder de verdad, fabricado a su imagen y semejanza: Banco Santander, BBVA, Gas Natural, Repsol, Iberdrola, Caixabank, Inditex, Telefónica... Muy preocupados. Y, como ha dicho Julio Anguita, ese poder está alarmado porque no cesa de salir gente a las calles y plazas poniendo en cuestión este sistema y por el ascenso de las fuerzas políticas de izquierda.

¿Hay un plan para recuperar la solidez del régimen monárquico bipartidista del 78? Existe. Impulsado por el verdadero poder y la clase política a su servicio. De ese plan forma parte un gobierno de concentración de PP y PSOE en 2015. O tal vez antes, según vayan las cosas. Felipe González lo pidió con claridad y nunca habla por hablar.

Hay un plan porque se les acumulan los problemas y crecen las resistencias, mientras la Comisión Europea y el FMI reclaman más “reformas” que significan acabar con los derechos sociales y dañar más a la ciudadanía, como ésta sabe por experiencia. Y contra esa depredación reacciona. Pero al poder real no le apetece enfrentarse a una ciudadanía cada vez más resistente. De ahí el plan sobre la base de un rey joven sin las cargas de su padre.

Las elecciones europeas certifican que el régimen monárquico bipartidista se desmorona, acaso con lentitud, pero se acaba. Y ocho días después de ese certificado Juan Carlos I abdica. ¿Alguien cree que es coincidencia? Incluso un monárquico confeso, como el ex-director de ABC José Antonio Zarzalejos, reconoce que la abdicación es “un instrumento de saneamiento y continuidad de la institución monárquica”. Por supuesto que el poder real, la clase política y el rey cabildeaban hace tiempo sobre la abdicación con el sueño de que diera pie a una segunda transición. Pero los resultados electorales europeos han abierto la caja de los truenos y probablemente han precipitado las cosas.

Hay un plan de resurrección del régimen bipartidista. Por eso el presidente Rajoy telefoneó al líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba tras conocerse los resultados electorales, y le pidió que continuara al frente del PSOE. Según El Confidencial Digital, en esa llamada le dijo: “Te necesito, eres imprescindible para la estabilidad de España”. ¿Cabe algún comentario?

Los medios que apoyan el régimen bipartidista monárquico llenan las cabezas con la bondad de la monarquía, la biografía edulcorada y “épica” de Juan Carlos I, “salvador” de la democracia, la “vida ejemplar y la preparación del nuevo rey”, la aprobación de la ley de abdicación, la asunción de la Jefatura del Estado por Felipe VI… Todos los medios de persuasión para recuperar la popularidad perdida y reforzar el régimen monárquico bipartidista del 78. Pero la última palabra la tiene la ciudadanía.

Xavier Caño Tamayo es periodista y escritor.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Paraguay: Puñales bajo las sotanas

José Antonio Vera (especial para ARGENPRESS.info)

Con el fallecimiento, este miércoles en Paraguay, del sacerdote argentino Aldo Omar Vara, se hace muy justa la sentencia de Mario Benedetti de que “cuando un torturador se suicida, algo es algo”.

La versión de prensa, que se hizo eco de un anuncio del Obispado de Ciudad del Este, donde se había refugiado el representante de Dios hace tres años, habla de un infarto, pero las redes se inundaron de inmediato de sospechas diversas acerca de la causa de la muerte, dado que se estaba agotando el plazo de 45 días que tenía Argentina para solicitar su extradición.

Vara, de 83 años, procesado en su país de origen por crímenes de lesa humanidad, fue Capellán del Quinto Cuerpo del Ejército entre 1971 y 1979, en uno de los períodos más sanguinarios de la tiranía cívico-militar, y “se refugió en Paraguay porque no encuentra justicia en su país”, declaró en su momento el cura Ecar Cleider, de la Parroquia Virgen del Rosario, donde cumplía arresto domiciliario desde fines de abril, por orden de un Juez paraguayo.

Identificado por víctimas del genocidio que provocó el Operativo Cóndor en Suramérica, Vara era buscado oficialmente desde el seis de agosto del año pasado, y cuatro meses después, el Ministerio Argentino de Justicia y Derechos Humanos, ofreció 12.500 dólares a quien aportara datos que facilitaran la ubicación física del sacerdote.

Bajo una orden de captura de la Interpol, es indudable que Vara gozó de complicidades diversas, de la propia iglesia y de las autoridades migratorias y policiales de Argentina, Paraguay y Brasil, al extremo que son varios los feligreses afirmando que ha continuado atendiendo confesiones diarias y oficiando misas, además de viajar con frecuencia a los países vecinos, y recibir con regularidad su salario desde el sur argentino.

Los cargos que pesaban sobre este otro pecador, eran los de “privación ilegal de la libertad, agravada por amenazas y violencias, homicidio agravado por alevosía y concurso de tres personas, como mínimo, y homicidio (desaparición forzada), e imposición de tormentos”, según el escabroso lenguaje policíaco jurídico, que el pueblo traduce como un simple torturador y criminal.

Vara gozó de la protección del Obispo Rogelio Livieres Plano, influyente personaje en ese centro de tráficos de toda índole que es Ciudad del Este, el triángulo fronterizo que une a los tres países, y fue el quién también cobijó hace más de diez años a Carlos Urrugoity, otro sacerdote argentino acusado de pedofilia y abuso de menores en su país y en Estados Unidos, a quien designó el número dos y tiene a su cargo la educación de jóvenes.

El Arzobispo de Asunción, Pastor Cuquejo, indignado por la protección a Urrugoity, propone reabrir su caso, provocando la ira de Livieres Plano, al igual que en el 2003, cuando el asunceno impulsó una denuncia por indecencia y pedofilia, al recoger el testimonio de siete adultos que confesaron haber sido abusados sexualmente cuando eran menores por el sacerdote Jorge Livieres Banks, primo del actual capo esteño, quien se sintió apuñalado y no olvida.

La Red norteamericana de Sobrevivientes Abusados por Sacerdotes, junto con religiosos suizos, han pedido a la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP) y al Vaticano, que le retiren la habilitación a Urrugoity, que le revoquen la facultad de ejercer el sacerdocio, “porque es peligroso, anormal y una amenaza para la sociedad”, porque en Ciudad del Este, “foco del comercio negro y de la mafia, donde continúa ejerciendo, probablemente cometa los mismos delitos de pedofilia y abusos sexuales como lo ha hecho en Penssylvania”.

Ante un numeroso público que participaba en una marcha contra el aborto y la unión de personas del mismo sexo, Livieres Plano ofreció “Contar un secreto. Hace cinco años, el Arzobispo, quien debiera ser mucho más prudente en este tema, casi fue tirado del Arzobispado acusado de homosexual”, agregando que “felizmente se va a ir, porque uno no puede tirar piedras cuando tiene techo de vidrio”.

Cuquejo, quien es esperado el próximo lunes en Asunción, tras once meses de ausencia, a causa de una hospitalización en Estados Unidos, hizo saber que “rezo por él, delante de Dios estamos en paz”, recibiendo el apoyo solidario del Consejo Presbiterial y Vicariato en asamblea convocada de urgencia este jueves y que finalizó sin conseguir unanimidad.

El Presidente de la CEP, Obispo de la Diócesis de Caacupé, declaró no estar al tanto de las acusaciones de Livieres Plano, pese a que las mismas ocupan las primeras planas de diarios y noticiosos televisivos, y que responsables eclesiásticos han recordado que el jerarca de Ciudad del Este llegó a enviar una carta al Papa Benedicto XVI denunciando que en Paraguay hay Obispos izquierdistas, que responden a la Teología de la Liberación.

El enfrentamiento entre ambos ha reabierto viejas heridas en la conservadora cúpula católica paraguaya que no sabe cómo ocultar sus devaneos y los pecadillos de algunos de sus más prominentes pastores, en ocasión que Asunción es sede de la 44 Asamblea Ministerial de la Organización de Estados Americanos (OEA), otra institución que mucho sabe de traición a los principios fundacionales y trapisondas de todo tipo.

El Gobierno de Horacio Cartes y del Partido Colorado, cuyos miembros animan las misas en coro, sin pasar jamás por el confesionario, seguramente porque los encargados temen que se caiga a pedazos por el peso de las mentiras, ha recibido una fuerte estocada de los puñales que andan debajo de las sotanas, pues la intención era mostrar un país feliz a las decenas de extranjeros que han llegado esta semana, quienes ignoran que los altos vallados que lindan su paso, fueron levantados de apuro para ocultar a los cientos de indígenas andrajosos que deambulan su miseria por los alrededores del suntuoso Hotel Bourbon, de la Confederación Sudamericana de Fútbol, donde la OEA terminará este fin de semana su cacofónica liturgia.

La atónica CEP, queriendo enmendar la plana, la está “embarrando mucho más”, a juzgar por la opinión acerca del tema de la homosexualidad en la Iglesia, del muy respetado Obispo de Misiones, Mario Melanio Medina, algo muy diferente a lo dicho por el Secretario General de la Conferencia, Adalberto Martínez, quien sostuvo que el disparador de este bochorno fueron las declaraciones de Cuquejo sobre Urrugoity.

Esto es mucho más grave, declaró a una emisora, porque se produce en momentos en que la Iglesia pide a la OEA defender a la familia y a la vida, en una cruzada encabezada por sectores conservadores contra la propuesta, presentada por Brasil en la asamblea de ministros, para que todos los Estados asuman responsabilidad en el respeto a los Derechos Humanos, a la opción sexual, y a la reafirmación de la identidad y de género.

En este escándalo protagonizado por la jerarquía católica paraguaya, hay mucho veneno fumigado por varios actores de la política y la educación en este país, empezando por el propio Estado con despliegue de abyectas posturas del Presidente de la República, cuando dice que “me cortaría las bolas si tuviera un hijo gay”, estimulando al Parlamento para que algunos Senadores hicieran gala de su ruindad de pensamiento y bajeza de alma.

Para uno, formado en la doctrina estronista y en la escuela del colonizado Ejército, “la mujer es como una perrita”, que debe estar en su casa, haciendo las tareas y mimando a su hombre, para otro energúmeno, que ahora pide protección policial por miedo a la reacción que le está llegando de carpas de “los homosexuales (que) son una lacra social, que deben ser eliminados y a los que les grito putos desde mi auto”, y un tercero que entiende que el problema de los pueblos originarios se soluciona “sacando de sus padres a las niñas y niños de corta edad, para formarlos a nuestra manera”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La muerte se viste de impunidad

RED ECO

H.I.J.O.S. Bahía Blanca informó que los diarios de Paraguay dieron cuenta del fallecimiento de Aldo Vara, el cura investigado por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico militar, que estaba con prisión domiciliaria a la espera de su extradición tras haber sido hallado en ese país hace pocas semanas luego de meses de estar prófugo de la justicia.

Cuando en setiembre de 2012, el Tribunal Oral Federal subrogante dio a conocer su sentencia condenatoria en la causa V Cuerpo de Ejército en Bahía Blanca, solicitó además que se investigara el rol de la Iglesia durante el terrorismo de Estado y en particular el del capellán militar del Ejército Aldo Vara.

Esto se dio a partir de los testimonios escuchados durante las audiencias del primer juicio contra represores realizado en esa localidad bonaerense, que apuntaban al modo de actuar de Vara en centros clandestinos de detención ante la presencia de secuestrados.

Incluso, el capellán contaba con una oficina en la planta baja del Batallón de Comunicaciones 181, que fue un lugar de cautiverio de varias de las víctimas.

En marzo de 2013, se pidió su detención y citación a declaración indagatoria: “Vara comparte el pacto de silencio cínico y cruel que une a todos los responsables, silenciando información que podría aliviar el dolor de sobrevivientes y familiares, al punto, en el caso de las personas desaparecidas, de transgredir el ancestral derecho de dar cristiana sepultura a los ausentes, el derecho al duelo”, se afirmaba en aquel pedido.

Sin embargo, Vara hacía tiempo que no estaba en Bahía Blanca y se desconocía su paradero, por lo que era considerado un prófugo de la justicia argentina.

Recién el 28 de abril de este año, Interpol lo encontró en la parroquia Virgen del Rosario del barrio Pablo Rojas de Ciudad del Este, en Paraguay. Luego se supo que allí estuvo durante al menos los últimos tres años, gracias a un permiso del obispo paraguayo Rogelio Livieres. Además se informó que había llegado a este lugar “a pedido de su Obispo”, lo que compromete al arzobispo de Bahía Blanca, Guillermo Garlatti, hoy imputado por encubrimiento junto al empresario y apoderado de Vara, Leopoldo Bochile.

A pesar de no conocerse su paradero, el cura siguió cobrando su jubilación a través de Bochile, cuya casa fue allanada la semana pasada a pedido de la justicia.

A su vez, Garlatti había asegurado por escrito que desconocía el paradero de Vara, aunque su firma también aparecía todos los meses junto a la de Bochile en el recibo del aporte jubilatorio que la Iglesia otorga a los mayores de 68 años.

Tras ser hallado por Interpol, Vara se encontraba con prisión domiciliaria a la espera de su extradición a la Argentina. Sin embargo, en la tarde de este martes 3 de junio, los medios de Paraguay informaron la noticia de su muerte.

Tanto el juez federal de Bahía Blanca, Álvaro Coleffi, como los integrantes del Ministerio Público afirmaron que impulsan los trámites de identificación y averiguación de las causas del fallecimiento.

A su vez, Néstor Allende, secretario de derechos Humanos de la CTA de Bahía Blanca, manifestó en declaraciones al medio local Frente a Cano, que “si la Iglesia lo encubrió hasta ahora, es posible que haga cualquier estrategia para seguir encubriéndolo”.

“Fue un honor para mí haber podido comprometer mi vida, y arriesgarla, durante estos largos años de iniquidad y salvajismo. Fue un honor brindar mi aporte sacerdotal a una empresa tan difícil”, había escrito Aldo Vara el 28 de setiembre de 1979 al renunciar a su cargo ante el jefe del Batallón de Comunicaciones 181.

En este sentido, vale remarcar que Aldo Vara era el único de los religiosos que actuaron junto a los represores en Bahía Blanca que vivía, pero ahora no es el único que murió impune. Tales fueron los casos del ex arzobispo Jorge Mayer, su segundo Emilio Ogñenovich, y Dante Inocencio Vega, capellán del Cuerpo V que durante la dictadura dijo ante un grupo de madres de secuestrados que sus hijos estaban en el centro clandestino de detención, tortura y exterminio La Escuelita, pero que luego - ya en democracia - negó esta información jurando por la Biblia.

“¿De qué hablamos cuándo pedimos celeridad en los juicios de Lesa Humanidad?”, se preguntan desde H.I.J.O.S. Bahía Blanca: “Hablamos de que los genocidas se mueren de viejos porque pasaron 38 años de las atrocidades que cometieron. Pasó la impunidad política que los dejó en una posición privilegiada viviendo sus vidas en libertad. Hoy tenemos Justicia y condenas a muchos genocidas. Sin embargo, muchas veces, los procesos judiciales se hacen lentos porque son dilatados por razones técnicas, políticas, ideológicas, corporativas, especulativas, etc.; que permite que puedan fugarse siempre con una ayuda cómplice y encubridora, o que les llegue la muerte a los genocidas sin ser juzgados ni condenados”, responden. La muerte de Aldo Vara es un nuevo ejemplo de la importancia de acelerar los juicios por crímenes de lesa humanidad.

HIJOS Bahía Blanca / FM de la calle.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Acuerdo con el Club de París: Otro paso en la misma dirección

Eduardo Lucita (LA ARENA)

La negociación argentina con sus acreedores no es una más. Forma parte de una cadena de decisiones por la cual el gobierno nacional ha reorientado su política en relación a los centros financieros internacionales.

El reciente acuerdo con el Club de París confirma dos orientaciones centrales del gobierno nacional en la coyuntura: garantizar que sigue "honrando las deudas" sin mirar para atrás y cerrar todos los frentes abiertos para poder volver a un ciclo de endeudamiento.

Creatividad al palo

Como la birome y el colectivo, y más recientemente los silo-bolsa y la siembra directa, el Club de París (CdP), no otra cosa que un foro de países acreedores y deudores, es un invento argentino, y como los primeros, ha tenido proyección internacional. Lo integran 19 países y hasta ahora ha intervenido en más de 400 acuerdos con cerca de 90 naciones deudores.

Fue creado en 1956 a instancias del gobierno de facto de la mal llamada Revolución Libertadora, presidida en ese entonces por el general Pedro E. Aramburu. En ese año, y bajo la dictadura militar de entonces, nuestro país acordó una reunión informal con sus acreedores públicos por una deuda del orden de los 700 millones de dólares.

Conviene recordar que en ese tiempo Argentina era el único país de América latina que no participaba de las instituciones financieras internacionales. Por sugerencia de Raúl Prebisch, asesor de la dictadura, el país ingresó a mediados de 1956 al Fondo Monetario Internacional (FMI) y al Banco Mundial (BM). La historia posterior hasta nuestros días es por demás conocida y no hay hada para celebrar.

Anteúltimo eslabón

La carta de intención recientemente firmada por el ministro Axel Kicillof y los titulares del CdP es el octavo acuerdo en cincuenta años, pero no es uno más. Forma parte de una cadena de decisiones por la cual el gobierno nacional ha reorientado su política en relación a los centros financieros internacionales. Es el anteúltimo eslabón, ya que el último, se supone, será el arreglo con los acreedores que no ingresaron a los canjes de deuda en su momento (los llamados "fondos buitre").

Aceptación y pago de fallos del Ciadi, el comité arbitral de diferencias del BM; la compensación a Repsol por la expropiación del 51 por ciento del paquete accionario; el nuevo índice de precios (IPCnu) acordado con el FMI; el cambio de estrategia en relación a los "fondos buitre", declarando que se aceptará el fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos, más el reciente acuerdo son los escollos que ha debido superar el gobierno para abrir el camino a un nuevo ciclo de endeudamiento.

Esta seguidilla de decisiones se complementa con el sinceramiento de la economía en lo que hace a varios indicadores macroeconómicos locales: tipo de cambio y devaluación; restricción externa y nivel de reservas; alza de precios y nuevo IPC; déficit fiscal y quita de subsidios.

El acuerdo en cuestión

El secretismo de estas reuniones no permite conocer los detalles. Por otra parte, no hay información desagregada en las instituciones nacionales de cómo se compone la deuda. Incluso está la nebulosa de la empresa Cogasco (gasoducto centro-oeste) que figura con una deuda de 918 millones de dólares, cuando al país ingresaron solo 292 millones. Lo cierto es que de un monto consolidado en el 2006 de 5.562 millones de dólares se pasó en el 2013 a 6.089 millones y finalmente el acuerdo se cerró por nada menos que 9.700. Algunos trascendidos dan cuenta que esta cifra es superior a la que estaría registrada en las instituciones oficiales.

¿Cómo se explica la diferencia? No hay por ahora ninguna explicación consistente, puede ser que a la deuda de capital se le adicionaran los intereses devengados y sobre este monto total se calcularan punitorios, pero no hay información fehaciente sobre que tasas se aplicarían en ese caso. Por otra parte existe la sospecha que se han incorporado acreencias privadas con garantía estatal que antes se habrían descartado por improcedentes, pero de esto tampoco hay datos certeros.

Lo concreto es que el plazo de pago de los 9.700 millones de dólares es de cinco años, sin período de gracia, con una tasa del 3 por ciento. Dos pagos de 650 y 770 millones este año y el próximo y un promedio de 2.300 anuales hasta 2019 -las cifras incluyen los intereses correspondientes-. Claro que existe la posibilidad de modificar los montos si ingresan inversiones de los países acreedores y también de estirar el plazo a siete años con una leve alza en la tasa de interés.

Un trámite express

Antes de partir para el "viejo mundo" el ministro Kicillof alertó que las negociaciones podrían llevar meses -obvió que se viene negociando desde el 2008 y que estas negociaciones se aceleraron desde enero pasado- pero el acuerdo se logró en menos de 24 horas, dejando en una incómoda posición a la oposición derechista, a los gurúes de la city y a los medios de comunicación que les son funcionales. Porque no pueden menos que saludar el acuerdo, para eso venían insistiendo desde hace años, en última instancia también son pagadores seriales. Pero al mismo tiempo tienen que marcar diferencias. Desde el ¿por qué no se hizo antes?, hasta señalar "los costos de que no haya intervenido el FMI".

Es conocido que los principales países acreedores, Alemania y Japón (concentran el 60 por ciento de las deudas) proponían condiciones mas duras a las que finalmente se acordaron, incluso que el FMI no quedara fuera del acuerdo. Pero también es cierto que la presión combinada de EEUU (8 por ciento de las deudas) y de un grupo de grandes corporaciones internacionales interesadas en mejores condiciones de financiamiento para futuras inversiones pudo más. Contaron además con el visto bueno del FMI que se cansó de explicar que era solo "un observador y que no fue invitado", ya que solo participa cuando se trata de reestructuraciones de deuda y que este no era el caso, para terminar saludando que Argentina "normalizara las relaciones con la comunidad internacional".

El terreno para reanudar el ciclo de endeudamiento externo, ya sea por nuevas inversiones o por préstamos para financiar déficit, esta casi limpio.

Deuda odiosa

Desde esta columna hemos insistido en más de una oportunidad en llevar adelante las propuestas del EDI y de personalidades como el senador "Pino" Solanas y el diputado Claudio Lozano acerca de la necesidad de investigar la deuda, de auditarla, distinguiendo la ilegitima de la legitima y actuar en consecuencia. La respuesta del gobierno en boca de la propia presidenta de la Nación, Cristina Fernández, ha sido que luego de tanto canje y reestructuración las huellas de la deuda se han perdido y no es posible investigarla.

No compartimos estas aseveraciones y mucho menos para la deuda con el Club de París. Deuda que fue refinanciada, pero nunca reestructurada y que sus huellas se encuentran claras y visibles. Según algunas estimaciones el 40 por ciento fue contraído por la última dictadura militar, el 8 por ciento bajo el gobierno de Raúl Alfonsín y el resto en el de Carlos Menem.

Según Alejandro Olmos Gaona, prestigioso abogado especialista en deuda externa, la correspondiente a la dictadura militar "habría quedado en 1.879 millones de dólares en el año 2001" si se le adicionan los intereses devengados mas los punitorios hasta la fecha "el resultado sería la deuda neta dejada por la dictadura que correspondería impugnar".

Esta deuda entra en la categoría de "deuda odiosa". Se caracteriza así a toda deuda contraída por un poder despótico para fortalecer su propio régimen. Esta doctrina data del siglo XIX y fue aplicada por primera vez en 1898 cuando el conflicto entre EEUU y España y más recientemente en el 2003 cuando la administración Bush solicitó a Francia, Alemania y Rusia que renunciaran a la deuda que Irak tenía con esos países, precisamente porque había sido contraída por un régimen despótico.

Con este acuerdo Argentina ha dejado pasar una nueva oportunidad. ¿Tal vez una de las últimas?

Eduardo Lucita es integrante del colectivo EDI-Economistas de Izquierda.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Gestamp, una lección para reforzar la lucha

Gabriel Solano (PRENSA OBRERA, especial para ARGENPRESS.info)

El ataque descarado del gobierno y CFK contra los despedidos de Gestamp es el resultado político más acabado del acuerdo con el Club de París y los pactos con Repsol y Chevron. A puro grito, la Presidenta reclamó desde la Patagonia el desalojo de la planta por cualquier medio. Scioli se encargó de usar el más cínico y miserable: el desconocimiento de una conciliación obligatoria que él mismo había establecido y el trabajo sucio subsiguiente de presionar a la defección de los compañeros cesanteados.

¿Cómo ponerse del bando contrario a la española Gestamp, cuando España acaba de ‘ayudarnos’ en el Club de París? ¿Cómo “atraer inversiones extranjeras”, luego de todos estos arreglos entreguistas, si luego los “inversores” no pueden ejercer “el derec! ho de propiedad”, disponiendo de la fuerza de trabajo de acuerdo con su conveniencia? ¡La promesa de “crear trabajo” en el futuro empieza por la destrucción de la fuerza de trabajo en el presente! El ingreso de los despedidos, que establecía la conciliación luego derogada, afectaba el “clima de inversiones” que promueven los nacionales y populares. Tolerar un triunfo obrero habría convertido en inútiles todas las agachadas ante el gran capital. Cuando el ‘laburante’ Pignanelli amenaza con una fuerza de choque contra los trabajadores, simplemente cumple con su oficio de alcahuete del capital extranjero.

Mentiras y estafas

El desalojo de Gestamp con mentiras y estafas es una lección muy valiosa para los trabajadores, que el gobierno y las patronales van a pagar caro. Han destruido la conciliación obligatoria y las mediaciones de los ministerios de Trabajo. Cuando las suspensiones y despidos arrecian, el Estado ha entregado un arma antiobrera importante. La macarteada de la Presidenta al comparar la lucha de Gestamp con la toma del Palacio de Invierno, seguida por las procacidades pedracistas de Pignanelli, han suscitado una reacción democrática que crece. La ciudadanía advierte que la colaboración de la burocracia sindical con la Triple A no quedó en el cajón de los recuerdos. Las patronales y los gobiernos vuelven a recurrir a los servicios de la burocracia. Esta vez, sin embargo, “no pasarán”. Por lo pronto! , la lucha por la reincorporación continúa, en medio de suspensiones y despidos en otras empresas metalmecánicas, en la construcción y en la industria en general. Los planteos de la huelga nacional del 10 de abril pasado siguen vigentes.

Las suspensiones y despidos están lejos de cerrarse. Honda, por ejemplo, acaba de informar que suspenderá durante un mes a todo su personal. En Cables Lear, las suspensiones alcanzan al 50% de la planta. Iveco ha extendido el plazo de suspensiones que había anunciado inicialmente. General Motors quiere canjear las suspensiones por una rebaja del salario en un 35 por ciento.

Lo que viene

Todavía están pendientes las paritarias de gremios grandes, entre ellos camioneros, Alimentación y Transporte. Los compañeros de la 60 y de Ecotrans ya han empezado con medidas de advertencia; el clima entre los choferes está caliente.

La crisis tienen que pagarla los capitalistas. Ni suspensiones ni despidos: que se reduzca la jornada laboral con el mismo salario de bolsillo actual. Que se abran los libros de las automotrices y autopartistas, y de sus financieras.

Ni CFK ni Scioli ni Pignanelli van a torcer el brazo de la clase obrera. La lucha por la reincorporación de los compañeros de Gestamp continúa, con acampes, cortes, volanteadas, fondos de huelga y acciones de solidaridad.

El alcance que ha tomado la ofensiva capitalista requiere una respuesta de conjunto. Planteamos por ello una campaña por la huelga general.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La lucha de GESTAMP: Peronismo burocrático empresarial y un balance del PTS

Daniel Cadabón (especial para ARGENPRESS.info)

El final del conflicto en la autopartista Gestamp ha dado lugar a dos tipos de lecturas: una corresponde a la burocracia sindical y a lo más alto del ámbito empresario, que manifiestan toda su preocupación por este reclamo obrero, y la otra es la del PTS, que en forma atropellada y sumaria cierra el expediente abierto por este conflicto para caracterizar que: los trabajadores de la autopartista perdieron esta lucha… por culpa de los trabajadores de Gestamp (¿?).

Por supuesto, que hay otros balances y los seguirá habiendo, lo que dan cuenta de todo lo importante que se puso en juego detrás de una huelga que aparentemente finalizó en beneficio de la patronal y que tuvo que soportar las presiones mas poderosas y las estafas, trapisondas y provocaciones mas perversas de parte de los poderosos.

Pero como nada es gratis en la vida, de lo que se trata es de analizar los costos de esta lucha de clases tanto para unos como para otros y no hacer un juzgamiento parcial de un resultado.

1- Una vez terminado el conflicto en Gestamp se puede afirmar que los trabajadores mecánicos han logrado, lo que ningún otro conflicto obrero (ni el suyo propio en medio de la mayor ebullición) habían logrado desde hace bastante tiempo: que se haya reunido un “confederal” de gremios de la industria en la sede del Smata, donde estuvieron Antonio Caló, jefe de la CTG y titular de la UOM, Alberto Roberti (petroleros), Jorge Lobais (textiles), Rodolfo Daer (alimentación), más representantes de otros gremios como Luz y Fuerza, químicos, Sanidad, entre otros, para discutir abiertamente una estrategia antiobrera en los lugares de trabajo bajo la consigna de frenar el avance de la “infiltración de la izquierda”.
Es decir, kirchneristas y massistas, lo más graneado de la burocracia sindical oficialista y opositora, discuten sobre una huelga terminada para dar a conocer a la opinión pública en general y la opinión obrera en particular, que los sindicatos son cosas de burócratas y que de ninguna manera están para defender las reivindicaciones obreras. Es poco creíble que una huelga aplastada despierte semejante inquietud entre burócratas con tanta experiencia en entregas, debe haber algo más.

2- Pero seguimos, desde la derrota, esta huelga logró otro milagro: el que las cámaras empresarias hayan considerado como el hecho más preocupante de esta semana “la crisis de la autopartista Gestamp”. Tanto es así que el patronal “ámbito financiero”, comenta partes de las preocupaciones que embargan a las patronales: “Es un caso único en el mundo, van a venir a sacar fotos del exterior a este hecho tan curioso como criollo: el trotskismo sindical en avanzada", protestaban dos representantes de autopartistas a un gerente de compras de una terminal automotriz de capitales norteamericanos, en medio de un café en la sede de la multinacional” para agregar que “que si quería controlar a estas comisiones internas de izquierda, lo peor que podría haber hecho el "ahora asustado Pignanelli", según aseguraban los industriales, era una pelea mediática con el diputado nacional Néstor Pitrola, del Partido Obrero”.
Las patronales se equivocan de cabo a rabo, no se trata de una estática que refleje el proceso de transición que se viene dando en las luchas obreras, se trata de la dinámica del completo desbarrancamiento del peronismo como principal movimiento con influencia entre la clase obrera. No es una foto sino una película que viene rodando hace ya bastante tiempo y que va colocando a cada uno de los protagonistas en su lugar.

3- En el ya celebre puente grúa de Gestamp, se gestaron entonces cuestiones que deben ser tenidos en cuenta más allá de un análisis de coyuntura que termine por acusar a las bases obreras de la fábrica como responsables de la derrota.
Desde la izquierda le toca al PTS la desagradable tarea de realizar un balance desmoralizador o por lo menos un poquito apresurado y autorreferencial. Dicen: (1) “queremos plantear un problema muy serio para la lucha: la relación con la base de la fábrica.”, el conflicto tuvo un momento de auge “hasta el lock out patronal y los despidos contra el activismo. Luego de ese momento la base de la fábrica no tuvo más protagonismo, pese a que al principio contaban con tres delegados que podían entrar a la planta, hasta que dos de los delegados que apoyaban la lucha arreglaron y quedó solo un delegado del lado de los despedidos que luchan por su reincorporación. Esa falta de protagonismo de la base es hasta ahora el punto más débil de la lucha, y es lo que hace que ante la maniobra de Scioli de voltear la conciliación y militarizar la planta, a los compañeros se les dificulte afectar la producción ya que no hay posibilidades de parar la planta desde adentro por ahora” agrega que “Esto difiere de otros conflictos donde el PTS tiene influencia en donde la base jugó un papel, los activistas llegaron muy organizados y lograron influir sobre la base para que sea parte de la lucha”; para terminar señalando la necesidad de construir agrupaciones de vanguardia (del PTS?) en el movimiento obrero; lo cual no está del todo mal aunque resulte un poco contradictorio con un momento de derrota.
Como se ve, si la caracterización sobre la derrota en un conflicto obrero dependiera de la cantidad de leña que se saca de él, podríamos asegurar que si: el conflicto en Gestamp es un árbol caído.

4- Sin embargo, este conflicto sigue siendo ejemplar por varias razones, sobresaliendo y en primer lugar, por haber provocado la manifestación más abierta y pública del absoluto desprecio que el gobierno de Cristina siente hacia los obreros industriales que salen a la lucha. No es que la presidenta sorprenda cuando se presenta en cada cadena nacional con un rosario de condenas a los trabajadores, es casi una práctica cotidiana de su gestión darle palos a los docentes, mandar en cana a los petroleros, considerar privilegiados a los ferroviarios, pero esta vez encaró públicamente en contra la columna vertebral de su moviendo: la clase obrera industrial. CFK tomó la banderas del radicalismo más derechista y junto al viejo al viejo golpista Ricardo Balbín acusó a “la guerrilla industrial” de meter mano en el conflicto de Gestamp.
Este asunto, no deja de tener una importancia mayor a la hora de balancear los resultados de la intensa pulseada que sostuvieron los trabajadores mecánicos contra la autopartista multinacional española. Porque no hay que olvidarse que el kirchnerismo pretende ser la continuidad histórica de los planteos de la izquierda nacional del movimiento peronista de los `70, autotitulándose como la continuidad (posible) de las tradiciones de las JP y todas las tendencias orgánicas que acompañaron el proyecto de retorno de Perón: la JTP, como la mas destacada dentro del movimiento obrero.

5- Desde un punto de vista orgánico, sin embargo, queda claro después de una década K, que en el movimiento peronista a la izquierda del kirchnerismo “no hay nada” y que cualquier otro intento de desarrollar corrientes nacionalistas de izquierda, amparadas bajo el slogan de peronistas, por fuera de la experiencia kirchnerista, están condenadas al fracaso. Para decirlo en términos ajustados a la filosofía de la resignación argentina “es lo que hay”.
Así lo entienden también -pese a la suma de sucesos antiobreros que los K protagonizan, como los ocurridos en Gestamp- una multitud de grupos “frentistas y populares” que vienen esforzándose en la construcción de una amplísima unidad nacional y franciscana y que no consideran tiempo muerto intentar seducir a “la cámpora” para el desarrollo de un proyecto común de “frente popular y nacional”. Que esto se produzca, con una agrupación artificial financiada con los fondos del Estado y cuyo único objetivo es interpelar a la juventud en contra de la izquierda es una utopía descorazonadora para los protagonistas. No por eso, estos grupos frentistas, intentan romper con la ideología kirchnerista o denunciarla como una ideología pequeño burguesa sometida a los intereses del gran capital financiero; al contrario, repudian a quienes se atreven a semejante caracterización sobre los jóvenes K. La suma de la utopía de estos grupos se marea tratando de encontrar un sentido a su acción “estratégica” en que “la cámpora” retome las fuentes inaugurales del “nestorismo”, o algo así, y de sus vínculos con el chávismo o por lo menos en resucitar el amor que fue hasta el 2005. Mientras los jefes de la cámpora reprimen a los trabajadores de las provincias, repudian a los obreros industriales, aplican leyes antiterroristas, todo en función de acordar con París.

6- Ahora bien, entre Cristina y lo que dice representar hay una contradicción colosal porque no existe movimiento en la historia que se jacte de “nacional y popular” y que no logre poner bajo su control toda la energía del movimiento obrero como un aliado insustituible a sus políticas. Dominar a la clase trabajadora es lo que permite al nacionalismo burgués cambiar los términos en la negociación con el imperialismo. Entonces, el primer principio de todo movimiento de carácter nacionalista burgués pasa por la regimentación del movimiento obrero y requiere de la adhesión de sus organizaciones más representativas detrás de su proyecto político.
Esto fue lo que hizo Perón (y a la sazón lo que hizo Chávez) pero, de ninguna manera, es lo que hace Cristina, Scioli o Massa. Por eso, recurren a maniobras tan burdas como evidentes e inoportunas: porque estafan a los trabajadores en uno de los peores momentos para cometer una estafa, esto es, cuando todo el mundo esta advertido.
Gestamp despidió 67 trabajadores pero en un pase de mano dilapidó un recurso institucional impresionante para la conciliación de clases: la conciliación obligatoria.
Cristina no sólo agredió brutalmente a los trabajadores de la autopartistas, cuestión que como se dijo ya es una costumbre de la presidenta, los dejó en manos de una burocracia sindical que actuó como el departamento de personal de la multinacional. Cristina, con esto, renuncia a cualquier militancia en el movimiento obrero, es decir, renuncia a una de las claves del peronismo histórico del cual dice formar parte, esperando que las patotas sindicales o la policía o Berni o Milani hagan su trabajo.

7- Mucho se ha hablado en estos días sobre la vuelta de la triple A, pero hay que tener en cuenta que la organización terrorista fundada por Juan Perón en 1973, tuvo que contar con la autoridad indiscutida del líder para llevar adelante sus crímenes. Ninguna posibilidad tenía la derecha peronista de dar un golpe policial en la convulsionada Córdoba de febrero del `74, si Perón no daba la venia a la asonada terrorista de Navarro y Menéndez.
En cambio ahora, Pedraza está preso fruto de la movilización popular que se alzó por cientos de miles en todo el país contra el asesino intelectual de Mariano Ferreyra.
Pignanelli puede reunir un confederal para discutir la “altísima infiltración de la izquierda en el movimiento obrero”, aunque difícilmente gane a la base de su gremio sacudida por los despidos, las suspensiones y las rebajas salariales, a una lucha en contra de una izquierda que presenta proyectos para prohibir los despidos y suspensiones en el Congreso o que exige que se repartan las horas de trabajo. Quizá la burocracia sindical tenga que esperar hasta que finalice el mundial de Brasil para el reclutamiento de las barras necesarias a su cruzada. Es decir están en un impasse y ya no está Perón para legitimar el operativo.

8- Final. Entonces a la hora de evaluar lo ocurrido en el conflicto de Gestamp se juegan un conjunto de elementos que superan la famosa caracterización de que “las bases no dan”.
Sabemos que hay momentos en que la historia de las sociedades se empeña en querer jugar partidas incompletas, aquellas que quedaron interrumpidas sin que tuvieran un desenlace claro. La historia no se repite, o apenas como una farsa, pero los sedimentos y restos geológicos de épocas anteriores trasvasan las generaciones e imponen algunos de los mojones que marcan el presente.
Farsa o cambio total, los elementos que conforman una cierta situación política presente no surgen de la nada sino que tienen una multitud de hilos comunicantes con los elementos que conformaron las situaciones políticas del pasado. La confusión presente en los conflictos obreros tiene el alto dramatismo de una transición política que busca un desenlace y que en este camino, muchas veces, choca con prejuicios históricos, no sólo porque la psicología de las personas tienda a pensar en términos de que “esto ya pasó” buscando referencias que le den una cierta certeza sobre lo que está en juego, sino porqué los propios protagonistas recrean el pasado como si se tratara de un invariable: la clase obrera fue, es y será peronista, es un ejemplo, la liberación nacional depende de la unidad nacional más amplia donde el peronismo como movimiento popular está llamado a jugar el principal papel, es el otro.

El desprestigio de la burocracia sindical, el desprecio del peronismo por el movimiento obrero y la creciente crisis económicas por los “pagos seriales de la deuda”, implican una renovación de la heroica lucha de los trabajadores subidos a un puente grúa en cada nueva suspensión, despido o rebaja salarial.

Estas razones llevan a apreciar que el conflicto en Gestamp todavía no está cerrado pese a que 67 trabajadores hayan sido despedidos.

Nota:
1) http://www.pts.org.ar/Gestamp-Reflexiones-en-medio-de-la-lucha

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La lucha de los trabajadores de Gestamp: Causas y efectos según la prensa masiva

Juan Manuel Boccacci (RED ECO)

La cobertura de la lucha de los trabajadores de Gestamp realizada por Página12 y Clarín, sirvió para dar una clara muestra de sus ideologías. La lucha de los trabajadores queda de fondo, invisibilizada: se los muestra como guiados por cuestiones “políticas” de izquierda, que exceden al gremialismo; y frenando el aparato productivo del país.

Causas

Clarín realiza una lectura del conflicto enmarcada por la actual situación de contracción y crisis económica que vive el país. La medida de fuerza realizada por los trabajadores de Gestamp, se insertó en el marco de las continuas suspensiones y despidos de personal que están realizando las empresas autopartistas. Clarín remarca la caída de la producción automotriz en lo que va del año (y en comparación al año 2013), así como la falta de insumos (en su mayoría importados) como un dato esencial para entender ese marco de suspensiones y despidos llevados adelante por las patronales empresarias.

A diferencia de Clarín, Pagina12 hace una breve mención a la contracción comercial del sector automotriz. Allí se acude a la palabra de la ministra Débora Georgi y el Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, para encontrar las causas de la medida de fuerza. Según ambos el paro fue llevado adelante por un pequeña fracción de 70 obreros, desoyendo la voluntad de la gran mayoría de los trabajadores. Los huelguistas, además, están vinculados con partidos de izquierda, “espacios políticos con intereses propios”, que provocan "extorsiones permanentes que no se pueden tolerar” (Georgi). De esta manera se crea una situación en la cual los militantes y dirigentes de izquierdas son mostrados como defendiendo sus propios intereses, en tanto que el Gobierno Nacional es el único que resguarda los derechos de todos.

Efectos

Clarín y Página12 coincidieron en señalar, como uno de los efectos de la huelga en Gestamp, el desabastecimiento de buena parte de las automotrices repartidas por el país. Por su parte Página12 también señaló, siguiendo con declaraciones de la ministra Georgi, el efecto negativo que esta medida tuvo sobre el conjunto de los trabajadores de la rama automotriz: “Desde las compañías indicaron que la situación afecta a más de 13 mil trabajadores de la industria y complica aún más la situación a causa de la caída de exportaciones al Brasil”. En tanto, Clarín titula: “Cinco de las mayores automotrices tienen frenada la producción”.

A su vez Clarín desde el suplemento económico, remarcó la señal de alerta en que viven los empresarios debido al progresivo ascenso del gremialismo de izquierda (no peronista) en sus fábricas: “Gestamp y el avance de los desobedientes” y “Delegados de izquierda, nueva preocupación en las empresas” fueron algunos de los titulares. Allí aparecen las palabras de empresarios que refirieron a los efectos de este ascenso: “Apañados por las comisiones internas, aumentó el ausentismo y, por ende, cayó la productividad. La única solución terminará siendo llevar las plantas a lugares menos conflictivos”. Clarín también señaló que “motivaciones ajenas a lo gremial” generan este tipo medidas de fuerza: “La planta de Mondelez se paró el día que asesinaron al militante Mariano Ferreyra. Y RR Donnelly, el día de la sentencia contra los petroleros de Las Heras”.

Otro round para Cristina y Scioli

Desde Página12 se hizo foco en que el gobierno bonaerense decidió actuar en pos de resolver el conflicto “momentos después de las palabras de Fernández de Kirchner, quien dedicó críticas duras a los funcionarios bonaerenses y también a los sindicatos de izquierda que impulsaron las medidas de fuerza”. Por su parte Clarín tituló una de sus notas: “Cristina no habló de Boudou y buscó distraer pegándole a Scioli”.

El Ministerio de Trabajo bonaerense realizó el sábado un llamado a “conciliación obligatoria”. Esta medida fue duramente criticada por funcionarios tanto del gobierno como de la central gremial SMATA, desde varias notas en Página12. Finalmente y ante la presión del poder económico y político, el gobierno de Scioli debió dar marcha atrás con la conciliación. Sin embargo para el lunes, ya con la empresa nuevamente funcionando, pero con los trabajadores aún en la calle, Clarín publicó una nota titulada: “Scioli: “Con nuestro estilo, lo arreglamos”.

Página12 publicá: “La vuelta en Gestamp”: “(…)El ministro de Producción y Tecnología de la provincia de Buenos Aires, Cristian Breinstentein, sostuvo ayer que los 900 trabajadores de la empresa autopartista Gestamp “están cumpliendo sus turnos” y queda un “conflicto focalizado con 30 trabajadores, algunos de los cuales fueron los manifestantes del otro día”.

Final feliz para las patronales empresarias, el gobierno nacional y bonaerense. De los trabajadores que quedaron en la calle, mejor no hablar.

Fuentes:

- Clarín
http://www.clarin.com/politica/Crisis-automotriz-sindicatos-oficialistas-izquierda_0_1150684950.html
http://www.clarin.com/politica/Scioli-estilo-arreglamos_0_1150684951.html
http://www.clarin.com/politica/Gestamp-volvio-producir-reincorporo-despedidos_0_1150684953.html
http://www.clarin.com/politica/Provincia-revoco-conciliacion-obligatoria-Gestamp_0_1150085527.html
http://www.clarin.com/politica/gestamp-automotrices-conflicto-despedidos-conciliacion_0_1150085236.html
http://www.clarin.com/politica/Gestamp-varias-terminales-vuelven-producir_0_1150084990.html
http://www.clarin.com/politica/Vigilia-trabajadores-planta_0_1150084993.html
http://www.clarin.com/politica/SMATA-responsabilizo-izquierda-conflicto_0_1150084994.html
http://www.clarin.com/politica/Provincia-prometio-empresas-evitar-ocupaciones_0_1150084991.html
http://www.clarin.com/ieco/economia/trabajadores-despedidos-Gestamp-presentarse-trabajar_0_1149485501.html
http://www.clarin.com/politica/SMATA-Partido-Obrero-Gestamp-conflicto_0_1149485391.html
http://www.clarin.com/politica/Gestamp-Nacion-Provincia-Breitenstein_0_1149485328.html
http://www.clarin.com/politica/Gestamp-Gobierno-criticar-Scioli-gestion_0_1149485300.html
http://www.clarin.com/politica/conciliacion-trabajadores-Gestamp-ingresar-planta_0_1149485280.html
http://www.clarin.com/politica/Mundo-gremial_0_1149485067.html
http://www.clarin.com/politica/Delegados-izquierda-nueva-preocupacion-empresas_0_1148885189.html
http://www.clarin.com/politica/Conciliacion-Gestamp_0_1148885187.html
http://www.clarin.com/politica/Cristina-Boudou-distraer-pegandole-Scioli_0_1148885159.html
http://www.clarin.com/politica/conflicto_0_1148885158.html
http://www.ieco.clarin.com/economia/Dictaron-conciliacion-obligatoria-conflicto-Gestamp_0_1148285557.html
http://www.clarin.com/politica/hablar-Boudou-Cristina-compartio-Peralta_0_1148285518.html
http://www.clarin.com/politica/mayores-automotrices-frenada-produccion_0_1148285300.html
http://www.ieco.clarin.com/economia/Crece-tension-autopartista-esperan-desalojo_0_1148285298.html
http://www.clarin.com/ieco/economia/Peugeot-freno-planta-conflicto-Gestamp_0_1147685727.html
http://www.clarin.com/capital_federal/corte-corrientes-callao_0_1147085649.html
http://www.clarin.com/ciudades/Corte-Corrientes-Callao-protesta-gremial_0_1147085553.html
http://www.clarin.com/politica/Sigue-conflicto-Gestamp_0_1147085311.html
http://www.clarin.com/politica/Bloqueo-huelga-Escobar_0_1146485372.html
http://www.ieco.clarin.com/empresas/medio-Gestamp-salio-defender-despidos_0_1145885770.html
http://www.clarin.com/ieco/empresas/Protestan-fabrica-autopartes-Escobar-despidos_0_1145885741.html

- Página12
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-247904-2014-06-05.html
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-247793-2014-06-04.html
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-247676-2014-06-03.html
http://www.pagina12.com.ar/diario/ultimas/20-247718-2014-06-03.html
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/247676-68163-2014-06-03.html
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-247623-2014-06-02.html
http://www.pagina12.com.ar/diario/ultimas/20-247639-2014-06-02.html
http://www.pagina12.com.ar/diario/ultimas/subnotas/247639-68151-2014-06-02.html
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-247543-2014-06-01.html
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-247544-2014-06-01.html
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-247558-2014-06-01.html
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-247491-2014-05-31.html
http://www.pagina12.com.ar/diario/ultimas/20-247504-2014-05-31.html
http://www.pagina12.com.ar/diario/ultimas/20-247505-2014-05-31.html
http://www.pagina12.com.ar/diario/ultimas/20-247511-2014-05-31.html
http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-247255-2014-05-28.html
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-247157-2014-05-27.html

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ante el auge de las luchas obreras: El fantasma de las coordinadoras de los 70 aterroriza a la burocracia sindical

CONVERGENCIA OBRERA - AGENCIA WALSH

Se debe al desarrollo de decenas de comisiones internas y agrupaciones combativas. La situación pone al día la formación de organismos de lucha antipatronales, antigubernamentales y antiburocráticos similares a las coordinadoras de los 70.

Para conocer un poco acerca de ese “fantasma” que les quita el sueño los dirigentes traidores, las patronales y Cristina, entrevistamos a Osvaldo Martín “Pontoni”, que como dirigente de la comisión interna de Rigolleau y militante del PST fue uno de los fundadores de la Coordinadora de Zona Sur en 1974.

“En el 74 entré a trabajar en esa fábrica, una las peores pagas de la zona, donde existía mucha bronca con la burocracia, lo cual nos ayudó a construir una nueva agrupación -la Naranja- que ganó la Comisión Interna.”

“A pesar de que no pude ser candidato -por falta de antigüedad- fui incorporado a la interna por pedido de los activistas, que le impusieron mi reconocimiento a la patronal y el sindicato. Además fui presidente de la Agrupación Unidad Obrera, que reunía a más de doscientos compañeros".

ET: ¿Esta agrupación era sólo de camaradas del PST?

OM: No… estaba integrada por activistas de nuestro partido y otros del PRT/ERP, Peronismo de Base, FAS, Montoneros, UCR, Vanguardia Comunista, PO. Esta unidad, a pesar de las diferencias, funcionaba muy bien. ¡Rigolleau era una verdadera fábrica de activistas!.

ET: ¿Cómo surgieron las coordinadoras?

OM: Perón trató de aprovechar su prestigio para gobernar descargando la crisis sobre las espaldas obreras, una política que después profundizaron Isabelita y López Rega, anulado las paritarias para imponer un aumento varias veces por debajo de la inflación.
Debido a esto, a fines del 74 muchos comenzamos a unir nuestros reclamos a través de la coordinación de las internas, cuerpos de delegados y activistas, formando las Coordinadoras de Norte, Sur, Matanza, La Plata y Ensenada. En Capital surgió la del Transporte -subtes y colectivos- y otra alrededor de Grafa, una textil que empleaba a 4.200 obreros.
Había compañeros compañeras de Ford, Astarsa,Editorial Abril, General Motors, Peugeot, Swift, Propulsora Siderúrgica, Fiat, Rigolleau, Mercedes Benz, Alpargatas, Del Carlo, Aceros Jhonson, Saiar, Rodhia e incluso los docentes, que venían de fundar la CTERA.

ET: ¿Cuáles fueron las primeras acciones importantes?

OM: El 27 de junio del 75 paramos las grandes fábricas y empezamos a marchar para exigirle a la burocracia peronista un paro general para homologar los convenios anulados por Isabel. ¡14.250 -Ley de Paritarias- o Paro Nacional… era la consigna más cantada!
El 3 de julio llamamos a una movilización a Plaza de Mayo. Las columnas de 15.000 obreros de la Coordinadora de Norte y de 7000 de Sur chocaron con la policía en Panamericana y General Paz y en el Puente Pueyrredón, mientras que en Capital más de dos mil fueron gaseados en las puertas de Grafa.

ET: ¿Esta presión obligó a la burocracia a pelear?

OM: Presionados por todo esto y las tomas tuvieron que declarar una Huelga General de 48 horas para el 7 y 8 de Julio y una movilización a Plaza de Mayo. A las 36 horas del paro -Rodrigazo- el gobierno tuvo que anunciar la homologación de los convenios. Unos días después cayeron el Ministro de Bienestar Social, José López Rega y el de Economía, Celestino Rodrigo.

ET: ¿Cómo eran las coordinadoras?

OM: No aparecieron de manera espontánea; fueron promovidas pacientemente por las fuerzas revolucionarias, trabajando codo a codo. Un proceso parecido al que se está desarrollando con la Interfabril del Parque Industrial de Pilar, que de a poquito se está transformando en referencia.
Para alcanzar nuestras reivindicaciones, además de las huelgas, utilizábamos otros métodos más duros, como la ocupación de las fábricas -a veces con los ejecutivos adentro-, la organización de piquetes de autodefensa o la baja deliberada de la productividad.

ET: ¿Cuáles son las enseñanzas que dejó este proceso?

OM: La primera fue la falta de una Coordinadora Nacional que unificara el conjunto, no por culpa de la “debilidad” del activismo sino por la política deliberada de los dirigentes sindicales más reconocidos -como Tosco, Piccinini y Salamanca- que la boicotearon. El resultado fue trágico, ya que los trabajadores no pudimos enfrentar el golpe del 76 de manera organizada.
Sin embargo, a pesar de la derrota provocada por la represión militar, el método de la coordinación reapareció años después en distintas oleadas de luchas, como durante la huelga ferroviaria de 46 días del 90, el Maestrazo o las autoconvocatorias docentes de 2001 y 2014.
Lo más importante es que esta dinámica -que tenemos que empujar con todo y sin sectarismos- ahora se está metiendo en el lugar estratégico, la clase obrera industrial.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Antes que la derecha le gane de mano: El kirchnerismo impide lectura de un fragmento de ¿Quién mató a Rosendo?

AGENCIA WALSH

En la Cámara de Diputados de la Nación, el diputado por el FIT, Nicolás del Caño interpeló a Capitanich sobre GESTAMP y denunció al SMATA, al finalizar iba a leer un párrafo del escritor detenido-desaparecido Rodolfo Walsh sobre la burocracia sindical, cuando entre gritos, le cortaron el micrófono. Opina Patricia Walsh.

La diputada Diana Conti, en ese momento ejerciendo la presidencia de la sesión, planteó que "no nos va a venir a leer a Walsh a nosotros" y, pese a la insistencia del diputado trotskista, le cortó el micrófono, mientras otros miembros de la bancada del FPV como Carlos Kunkel y Oscar Romero le gritaban.

Patricia Walsh se refirió al hecho: "Del Caño creyó que Rodolfo Walsh podía sumar su voz para reclamar por los puestos de trabajo de Gestamp".

"...Pero al suceder, actuaron todos o casi todos los factores que configuran el vandorismo: la organización gangsteril; el maccarthismo (’Son trotskistas’); el oportunismo literal que permite eliminar del propio bando al caudillo en ascenso; la negociación de la impunidad en cada uno de los niveles del régimen; el silencio del grupo sólo quebrado por conflictos de intereses; el aprovechamiento del episodio para aplastar a la fracción sindical adversa; y sobre todo la identidad del grupo atacado, compuesto por auténticos militantes de base. El asesinato de Blajaquis y Zalazar adquiere entonces una singular coherencia con los despidos de activistas de las fábricas concertados entre la Unión Obrera Metalúrgica y las cámaras empresarias; con la quiniela organizada y los negocios de venta de chatarra que los patrones facilitan a los dirigentes dóciles; con el cierre de empresas pactado mediante la compra de comisiones internas; con las elecciones fraguadas o suspendidas en complicidad con la Secretaría de Trabajo".
(Rodolfo Walsh, ¿Quién Mató a Rosendo? Ediciones de la Flor)

Este es el párrafo, de un libro de mi padre, cuya simple lectura hubiera durado un minuto.

Para que no se leyera - ni se escuchara- la diputada oficialista que presidía la sesión cortó el sonido. Fue ayer, en la Cámara de Diputados de la Nación, coincidiendo con la Semana del Periodista. El diputado que se quedó sin audio, Nicolás del Caño, creyó que Rodolfo Walsh podía sumar su voz para reclamar por los puestos de trabajo de GESTAMP, para denunciar a la burocracia sindical que hoy ya habla de "infiltrados de izquierda", y para mostrar cómo la patronal de la multinacional, asociada con la burocracia sindical, es responsable en los despidos, las amenazas y los aprietes a los trabajadores de base. Donde dice UOM se debe leer aquí SMATA.

Se trata de dar una mejor respuesta a quienes preguntan cosas tales como qué tiene que hacer una nieta de desaparecidos en la puerta de una fábrica en conflicto.

¿Hay que explicarlo?

Entonces agrego por qué me sumo también yo, para decir algo sobre esos despidos, y sobre mi padre, y sobre lo ocurrido ayer, y esta semana.

Rodolfo Walsh no vive en los premios que usan su nombre y su apellido.

No está en los homenajes de aquellos que lo usan para homenajearse a sí mismos. Vive en sus textos de denuncia, que siguen siendo actuales. Pero sobre todo vive en la lucha de aquellos a los que admiraba tanto, por su compromiso y por su entrega. Allí sí está Rodolfo Walsh, y no se calla. Sigue denunciando.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El ajuste no es un invento mediático

Hugo Blasco (ACTA)

El conflicto en la empresa extranjera Gestamp es un compendio de los recursos de que se vale el poder para golpear a los trabajadores. Con la excusa de la caída de la actividad la empresa suspende y despide trabajadores.

El Gobierno nacional a través del Jefe de Gabinete, la Secretaria de Industria y de la propia Presidenta de la Nación condena a los trabajadores.

El Gobierno provincial dicta la conciliación obligatoria y luego ante las presiones del Gobierno nacional y de la misma empresa retrocede.

El sindicato SMATA a través de sus principales dirigentes no sólo apoya a la empresa sino que también hace gala de un macartismo primitivo.

El ajuste no repara en las formas.

Hay que pagarle a los usureros del Club de París y a los acreedores de la inmoral e ilegítima deuda externa y además garantizarle al capital los extraordinarios márgenes de ganancias de los que disfrutan.

Por eso lo de Gestamp, por eso la represión salvaje una vez más en el Chaco.

Los trabajadores no estamos dispuestos a aceptar mansamente el ajuste.

La lucha es el camino.

Nuestra solidaridad con los compañeros de Gestamp y con todos aquellos que son víctimas de la represión estatal y no estatal.

Hugo Blasco es Secretario de Derechos Humanos de la CTA.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Noticias y lucha de clases

Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

A horas del día del periodista en Argentina intentamos reflexionar qué rol nos corresponde en estos tiempos de extractivismo, desmemoria, desubjetivación y rebeldías por venir.

El 7 de junio es el día del periodista.

De Mariano Moreno a Rodolfo Walsh el periodismo es eminentemente político, a favor de algunos y en contra de otros.

Con más de quince años de labor periodística tratamos de ser coherentes con nuestras ideas, sentimientos, deseos y aspiraciones.

No hay buen periodismo sin estudio, reflexión, honradez y dedicación. Se trata de saber leer el mundo y la realidad próxima e histórica. A las noticias las encontramos precisamente entre los archivos y las calles.

El título de un libro de Camilo Taufic es terminante: “Periodismo y lucha de clases (1)”. ¿Acaso Lanata; 6,7, 8; TN, En la Tecla, El diario de la Tarde o la FM Dale emiten sus mensajes por fuera de las relaciones sociales imperantes? ¿Da lo mismo abrirle el micrófono a Lucas Huergo que a Ana Braghieri? Observe bien y preste atención quiénes frente al extractivismo sojero y Monsanto eligen entrevistar al Ingeniero Rodolfo Rossi (Acsoja) o reivindicar a Andrés Carrasco. En esa elección y las preguntas hay lucha de clases.

Tal vez Taufic exagere pero vale citarlo: “Podemos ser dirigidos por la prensa sin advertirlo. Y no existe en ningún diario (o radio, tv, internet, agencia, etc) la información por la información: se informa para orientar en determinado sentido a las distintas clases y capas de la sociedad, y con el propósito de que esa orientación llegue a expresarse en acciones determinadas (1)”.

Contrapuntos -mi programa de radio- no es objetivo: se dirige y orienta hacia… Nos preguntamos como Ricardo Horvath: ¿Qué hacer con la radio?, ¿Qué hacer desde la radio?... Y yo –no sé Ricardo ahora- insisto con la sugerencia de Taufic: entrevistas y noticias contra los opresores de clase.

La radio es un medio de difusión noble, accesible, bello, rápido, preciso; pero lamentablemente en la ciudad y la región somos pocos quienes pretendemos que además de “funcionar y entretener permanentemente”, la radio sea escuchada y promueva el pensamiento. Horvath escribía en diciembre de 1990 que la radio debía ser “un misterio de confabulación y amor entre dos: el que habla y el que escucha (2)”.

De Moreno a Walsh, de Lanata a V.H. Morales el periodismo es eminentemente político. Taufic nuevamente: “Veremos que se informa con el objeto (oculto o manifiesto) de influir en la conciencia y en la conducta de las personas (1)”.

Con todo, la plutocracia es tan perversa que niega y encubre sus influencias poderosas y nos propagandiza su libertad de prensa independiente y plural. Herbert Marcuse viene a proponernos su mirada anti-unidimensional: “Con la decadencia de la conciencia, con el control de la información, con la absorción de la comunicación individual por la de masas, el conocimiento es administrado y confinado. El individuo no sabe realmente lo que pasa; la poderosa máquina de educación y diversión lo une a los demás en un estado de anestesia en el que todas las ideas perjudiciales tienden a ser excluidas (3)”.

Sintetizando: la plutocracia “administra, confina y orienta” la comunicación social, el periodismo y el conocimiento para que no sepamos y podamos desentrañar qué realmente nos sucede como seres humanos.

El 7 de junio es el día del periodista; y no hay periodismo fuera de la lucha de clases.

Ya lo señalaba Rodolfo Walsh años atrás: “Nuestras clases dominantes han procurado siempre que los trabajadores no tengan historia, no tengan doctrina, no tengan héroes y mártires.

Cada lucha debe empezar de nuevo, separada de las luchas anteriores: la experiencia colectiva se pierde, las lecciones se olvidan.

La historia parece así como propiedad privada cuyos dueños son los dueños de todas las otras cosas."

En definitiva, la “operación masacre cultural” continúa. El extractivismo sojero no sólo es producción de semillas, aceites y dinero, sino de relaciones que lastimosamente dirigen y se entrometen en las agendas mediáticas y gubernamentales de la zona. Los “Monsantos y sus socios” nos pulverizan con agroquímicos y silencios coadyuvantes.

En este día del periodista queremos así seguir en este camino: un programa de radio contra la plutocracia, periodismo (práctica política) –aprendiendo de Martín Almada- que desea “despertar a los dormidos y organizar y movilizar a los despiertos”.

Lejos de la neutralidad, entre el archivo y las calles preguntamos para juntos parir la democracia.

Notas:
1) Ediciones Akal. 1986.
2) Qué hacer con la radio. Ediciones Letra Buena. 1994.
3) Eros y civilización. Ariel 2010.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Nuestro Norte es el Sur

Juan Carlos Giuliani (ACTA)

Este 7 de Junio, Día del Trabajador de Prensa, nos encuentra, como siempre, luchando a brazo partido en la disputa de la renta a los grupos económicos propietarios de la inmensa mayoría de los medios de comunicación.

En esta pelea –desigual- el salto cualitativo lo marca el grado de organización alcanzado por los compañeros en cada lugar de trabajo. Desde esa plataforma se construye la libertad y democracia sindical y se interpela el poder de las patronales -tanto las enroladas en el Grupo Clarín como las corporaciones alineadas con el Gobierno- para demandar nuestros derechos salariales, laborales, de seguridad y medio ambiente.

En muchos lugares del país ni tan siquiera se respeta el piso mínimo que establece el Estatuto del Periodista Profesional (Ley 12908) y el Estatuto del Empleado Administrativo de Empresas Periodísticas. Esa realidad de precarización y flexibilización laboral es la que no nos bancamos y venimos a modificar.

Estas mismas patronales expertas en la superexplotación de los trabajadores de prensa y comunicación, que se llenan la boca con la libertad de prensa -de empresa-, son las que actúan con mano de hierro para disciplinar a los periodistas en la réplica del discurso hegemónico funcional al régimen.

Este dispositivo, utilizado a veces “manu militari” y otras por vías más persuasivas pero igualmente efectivas, naturaliza la práctica de la censura y autocensura, premia a los más obedientes y castiga y manda al freezer a los que se animan a luchar para poder ejercer el derecho a la libertad de expresión prácticamente inexistente en los grandes medios.

A más de treinta años que la UNESCO publicara el Informe MacBride "Voces Múltiples, Un Solo Mundo" para promover un nuevo orden comunicacional y desarrollar un nuevo equilibrio en el ámbito de la información, un puñado de mega corporaciones económicas controla la mayoría de los medios de comunicación del mundo, a través de los cuales difunde el discurso único de la globalización capitalista.

La proliferación de medios barriales, locales, regionales, comunitarios en los diferentes soportes que actualmente habilita el desarrollo tecnológico, va forjando la articulación, todavía incipiente y deficitaria, de una red de comunicación popular que se erige como el mejor antídoto al oligopolio comunicacional, promueve la comunicación propia y contribuye a romper el cerco informativo.

Después de dar testimonio de lucha por una nueva Ley de Medios desde el retorno de la democracia, como miembros fundadores de la Coalición por una Radiodifusión Democrática redactora en 2004 de los 21 puntos que sirvieron de sustento argumental a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual en 2009, sostenemos que es hora de que el Gobierno aplique de una vez por todas esta norma, fundamentalmente cumpliendo y haciendo cumplir el capítulo que otorga el 33 por ciento del espacio radioeléctrico a las organizaciones libres del pueblo, sin fines de lucro, que siguen peregrinando por los despachos oficiales sin obtener ninguna respuesta satisfactoria.

La objetividad y, por tanto, la neutralidad no existen. Cada uno es cada cual y opina según su concepción del mundo, la gente y las cosas. En mi condición de trabajador de la comunicación escribo con absoluta pasión y subjetividad, descreído de la imparcialidad con la que disfrazan su discurso resignado y posibilista los corifeos del sistema.

Somos artesanos de un oficio que tiene, desde sus orígenes, múltiples ejemplos de entrega y compromiso con la causa de la clase trabajadora. No está de más recordar que entre los Mártires de Chicago figuran tres periodistas: Adolf Fischer, alemán, 30 años; Albert Parsons, estadounidense, 39 años y Hessois Auguste Spies, alemán, 31 años.

El Día del Periodista fue establecido en 1938 por el Primer Congreso Nacional de Periodistas celebrado en Córdoba, en recuerdo del primer medio de prensa con ideas patrióticas. El 7 de junio de 1810 Mariano Moreno fundó la "Gazeta de Buenos Ayres", primer periódico de la etapa independentista argentina. "¿Por qué se han de ocultar a las Provincias sus medidas relativas a solidar su unión, bajo nuevo sistema? ¿Por qué se les ha de tener ignorantes de las noticias prósperas o adversas que manifiesten el sucesivo estado de la Península?... Para el logro de tan justos deseos ha resuelto la Junta que salga a la luz un nuevo periódico semanal, con el título de la Gazeta de Buenos Ayres", escribió de su puño y letra.

Pertenecemos a un gremio castigado, perseguido, silenciado: Durante la dictadura oligárquico-militar se registraron más de cien trabajadores de prensa y comunicación detenidos-desaparecidos por su resistencia a la tiranía.

El 7 de junio de 1810 una Buenos Aires convulsionada leía por vez primera La Gazeta, portavoz de la emancipación nacional. Nuestro mejor homenaje, pues, consiste en rescatar su ejemplo libertario.

La entera humanidad es la que está en juego. Treinta y cuatro años después del Informe MacBride queda una certeza: Nuestro Norte es el Sur.

Juan Carlos Giuliani es Secretario de Relaciones Institucionales de la CTA.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Elogio de la gratitud II

Alfredo Grande (APE)
.

"Una de las modalidades más habituales de ese
hombre convertido en lobo, es el ejercicio
sistemático de la ingratitud"
(Aforismo implicado AG)

"Hay que endurecerse con el enemigo
sin perder la ternura jamás con el compañero"
(Aforismo implicado guevarista AG)

Cuando intentamos, y a veces logramos, entender el sentido de las cosas, de algunas cosas, a veces de pequeñas cosas y otras veces de las grandes cosas, incluyendo la vida misma, oponemos el sentido al sin sentido. “Esto no tiene sentido” decimos con frecuencia. Quizá porque intuimos un sentido que no nos agrada; quizá porque el esfuerzo para descifrarlo nos es ajeno. El sentido es una diversidad de sentidos. Y todos esos sentidos están atravesados por el modo de producción histórico y social. El sentido de la gratitud se abre a la reciprocidad y a la equivalencia. Ambas sostenidas en el tiempo. Lo que defino como trípode de la implicación mucho tiene que ver con sostener el sentido originario de las tentaciones y degradaciones, del oportunismo y las claudicaciones.

La coherencia, la consistencia y la credibilidad son condiciones necesarias para sostener el sentido originario. Lo reaccionario es justamente volver al sentido originario para traicionarlo. Para degradarlo. En primera y última instancia: para exterminarlo. El fundamentalismo es invocar el sentido en vano, con la intención de esterilizarlo. Tradición, familia y propiedad es la tradición de los represores, la familia patriarcal y la propiedad privada. Que no fue el sentido originario de la humanidad en sus albores comunitarios, cooperativos, de aquello que se conoce como comunismo primitivo. El fundamentalismo es una estrategia exterminadora de la ingratitud política. Se destroza la reciprocidad y se aniquila la equivalencia.

Osvaldo Soriano escribió lo que yo bautizo como un tratado sobre la ingratitud. Si José Ingenieros nos enseñó sobre El Hombre Mediocre (y ya que estamos y al calor de los tiempos, la mujer mediocre) el “gordo” Soriano escribe sobre El Hombre Ingrato. Su novela “No habrá más penas ni olvido” es una desgarrada reflexión sobre los perversos mecanismos en que la cultura represora convierte al hombre en lobo del hombre. La Patria Peronista enfrentó hasta el exterminio ideológico, político y físico a la Patria Socialista. Exterminio que dura hasta nuestros días. Las políticas públicas en derechos humanos de la década “gaemper” (ganada, empatada, perdida) pretendió y logró barnizar al capitalismo como serio. Remake del “somos argentinos y humanos” con el cual el Terrorismo de Estado se lavaba sus fauces sangrientas. “La fiesta de todos” fue el maldito mundial de 1978, que tanto mejoró la imagen argentina en el exterior y en el interior (de los propios ciudadanos martirizados).

Esa juventud maravillosa que hace 40 años el General echó de la Plaza nunca más pudo volver. Desde ya, no como juventud. Pero tampoco como maravillosa. Al menos para los que sentimos y pensamos que la maravilla revolucionaria todavía nos conmueve. El sentido originario del peronismo fue propiciar el poder de las mayorías. Trabajadores, campesinos, intelectuales, militantes, que buscaban sin lograrlo un nuevo lugar en el mundo. El General dio una señal de que un mundo del pueblo, para el pueblo y con el pueblo era posible. La realidad no es la única verdad. La parábola siniestra que se abre con la masacre de Ezeiza se cierra con la militancia traicionada en una plaza que debió ser de la victoria, mostró con crueldad que para ese pueblo que luchaba el único mundo posible era el exterminio. Entonces el sentido de la gratitud se abre cuando lo confrontamos con el sentido de la ingratitud.

Son dos caras de diferentes monedas. Hay monedas originarias que sostienen el intercambio. Por ejemplo en Veracruz (México) se utiliza una moneda local, el túmin. Hay monedas no originarias que sostienen las venas abiertas de América latina. El dólar, sin ir más cerca. La cara de la gratitud es sonriente y puede mostrar los dientes. La cara de la ingratitud es siniestra y siempre muestra los colmillos. Hoy un juramento, mañana una traición, y no solamente en los amores de estudiante.

La traición, origen del cristianismo, es una de las marcas visibles de la ingratitud. La traición tiene su origen, su sello de fábrica, en la ingratitud. Te di la mano y me comiste el codo. Con dolor no exento de optimismo de la voluntad puedo afirmar que en el campo de nuestras izquierdas, más clasistas, más populares, la ingratitud es una moneda demasiado corriente. La frase “entre gallos y medianoche” evidencia justamente que a la noche se traiciona lo que se acordó en el día, entre abrazos y brindis. Todos unidos no triunfaremos. Quizá la expresión de la máxima ingratitud sea ser duro con el compañero, tan duro hasta el extremo límite de quebrarlo, y tierno con el enemigo, tan tierno hasta el extremo límite de aceptar ser su furgón de cola, sin el menor pudor de mover el rabo.

Para no ser ingratos con la sangre derramada, para no seguir negociándola, para no seguir invocándola en el vano de todos los vanos, es necesario sostener el elogio de la gratitud y el desprecio de la ingratitud. Si es más grave un grafitti que la muerte “accidental” de 51 pasajeros de un tren con pueblo pero no para el pueblo, podemos sospechar que las formas más cínicas y perversas de la ingratitud están copando la parada y la sentada. Sostengamos nuestra ternura con las y los compañerxs… Y la gratitud vencerá a la muerte.

7 de Junio. Día de la Gratitud Militante.
15 a 20 hs. ATICO COOPERATIVA.
Teodoro García 2578 (Colegiales. Ciudad de Buenos Aires)
Entrada laica y gratuita.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Bravatas de café y prisión preventiva

Adrián J. Mesch (APP - COSECHA ROJA)

Cada tanto y café de por medio en la reunión cultural obligada con unos amigos de los lunes -en la que homenajeamos humildemente a la “Mesa de los Galanes” del Negro Fontanarrosa- se plantea la cuestión, generalmente en la pausa en la que se habla de fóbal y política. Mis amigos, integrantes de la mesa, no son abogados ni están relacionados con el Derecho, pero gozan de ese impecable sentido de justicia intuitivo que suele tener la gente, justamente, con sentido común. Por mera casualidad, ninguno es de los denominados “mano dura”, en el sentido de creer que encerrar a un tipo va a mejorarlo a él o a la calidad de vida de los que lo mirarán desde afuera. Y conceptos como presunción de inocencia, proceso o condena firme hoy día son entendidos perfectamente por cualquier hijo de vecino, muy metido más que nada en la concepción cinéfila de la justicia americana.

Así y todo en las miles de horas de discusión jamás logramos encontrarle la vuelta a aquello de la “prisión preventiva”. Y no como violación a una garantía constitucional, sino como paradoja de la discusión de barrio, de quien en definitiva es el destinatario de todas y cada una de las leyes que uno se rasca la cabeza estudiando. La siguiente es una (muy) pequeña recopilación de dichas conclusiones. Nada académico, nada referido a ninguna legislación, código o sentencia en particular, todo esquina.

a) Preso es preso, acá y en la China. Arranca el tema mientras el mozo retira el vasito con soda y nosotros miramos los resultados de la quiniela nocturna (paradojalmente, sin apostar nunca): si de por sí una condena contribuye poco o nada para que alguien se replantee las decisiones que tomó en su vida, ¿en qué cabeza cae que se va a replantear algo estando preso por las dudas? Esto, claro está, viviendo en el mejor de los casos en las “cárceles sanas y limpias” de nuestro sistema penal como animales de un zoológico de bajo presupuesto.

He aquí mi primera intervención a la discusión: para mí la prisión preventiva es pena y punto. La privación de la libertad ambulatoria durante un cierto tiempo prolongado es propia de las penas de prisión o reclusión, y para eso está el artículo 5 del Código. Para decirnos que encerrar por mandato de ley a un tipo es prisión, y prisión es una pena. Ontológicamente (y ahí suele volar un bollito de servilleta al parietal por usar lo de “ontológico” en una charla en la que hacía minutos estábamos hablando de las semis de Copa de 2003) la medida es la misma: sobre el cuero del preso recae la misma capitis deminutio (otro bollo al parietal restante) de estilo. Es decir, la privación de su derecho a ir donde se le dé la gana, sometimiento infantil a una autoridad que le dicta hasta cuándo o cómo realizar sus necesidades más básicas en condiciones medievales, de humillante incapacidad sin curatela, sujetas a la ley del más fuerte. Además, las penas se le imponen, en teoría, como respuesta a haber realizado algo y ese algo es un delito; no porque se sospeche que hizo algo, antes de que un juez le dijera que efectivamente lo es. Incluso alguien (juez de la Corte en sus ratos libres) llamó acertadamente “autistas jurídicos” a quienes siguen negando la diferencia entre pena y prisión preventiva.

Tampoco hay gran distancia entre quien ya tuvo sentencia condenatoria, como quien no, cuando las rejas están enfrente. El padecimiento y la incertidumbre de un procesado o de un condenado son idénticos: el ejercicio profesional nos ha enseñado que no existe cosa tal como la resignación a recuperar la libertad por parte de un condenado o la resignación a ser declarado inocente por parte de un procesado. El argentino, el latinoamericano, puede resignarse a ser pobre y a morir tal vez, más nunca a ser libre. Y aún si recupera su libertad, el daño es irreversible: a decir de ese mismo juez conocido poco importa que al fin la persona resulte sobreseída o absuelta, porque socialmente siempre será un preso(salvo algún aislado reconocimiento a los presos políticos, de los que ya por supuesto no hay). La opinión pública -criminología mediática, en su terminología- cuenta siempre la detención pero no la liberación, cuando no la critica: por algo habrá sido, zafó de casualidad, tuvo buen abogado, suerte, arregló con los jueces, etc.

b) El preso es mercadería. Ahí va uno como defensor y charla con el preso. Como dijimos, tal vez las normas jurídicas estén destinadas a ser interpretadas por abogados, aunque muchas leyes y sentencias son verdaderas entelequias que ni nosotros entendemos, todas redactadas en esperanto jurídico, el “idioma” oficial de la nación forense: mitad latín, mitad español colonial. Oscuro y en apariencia elegante, dirigido sólo a que el imputado no entienda un comino de lo que se le está imputando, y de soslayo no deberle explicaciones en caso de que con la ley o la sentencia se esté cometiendo una barbaridad. Sin embargo, esas normas y resoluciones en ese esperanto están hechas imperativamente también para todos los que no lo hablan. Intenté en vano explicar a mis buenos amigos lo disímil entre ambos institutos (pena y prisión preventiva), y por qué carajo si yo puedo decir y fundamentar que alguien debe ser considerado inocente hasta que una sentencia declare lo contrario deba admitir, sin embargo, que puede y será tratado como culpable hasta que la obtenga. Así y todo, el lenguaje forense usado por estos oráculos se las arregla en decir lo contrario.

Además, ¿cómo le explico al preso que la medida dispuesta por el Sr. Juez (en el Chaco el Sr. Fiscal dicta la prisión preventiva y el Juez de Garantías interviene sólo si hay oposición del imputado. No, Sr. lector, no es joda: el artículo 334 de la Ley 4538 –CPP-) es “asegurativa”, para cumplir con los fines de su proceso? Ahí mi cliente, un comerciante local, que alguna vez tuvo una ejecución de un pagaré en contra, me dice –literalmente, y esto es verídico- “ah, como que el fiscal me embarga y me secuestra hasta que se cobre lo que suyo”. Así es, señores: el imputado preso se ve a sí mismo como la mercadería embargada en un juicio comercial o de daños y perjuicios, como una forma adelantada para satisfacer los intereses privados del justiciable. Traducido al proceso penal, se le embarga y secuestra el único bien que generalmente posee un preso: la libertad. A veces un poncho, una bicicleta, gorra y zapatillas, pero no más que eso.

El preso pone de garantía su propia cabeza, cual deudor en la antigua Roma que devenía en esclavo de su acreedor, y se juega su libertad personal hasta que el fiscal (o el juez) se cobre la vindicta pública. Hasta el mejor de los fiscales le pega en su “corazonada” sólo en ocho de cada diez ocasiones, según las tristes pero ciertas estadísticas.

c) El Juez y el Fiscal son astrólogos. Consecuencia inmediata del aporte exclusivo de la mesa de los lunes, surge lo que sigue: tanto el Fiscal como del Juez de Garantías, mirando a la Ley cual tablita zodiacal consultan a los astros y se adelantan mágicamente al momento de la sentencia, haciendo una especie de horóscopo dominical sobre la condena que habrá de imponerse al imputado. No les interesa que el imputado no vaya a irse a ningún lado porque posea domicilio conocido, negocios, familia, etc. Ni que existen miles de avatares que pudieran sobrevenir (descubrimiento de nuevas pruebas a favor del imputado, el cambio de calificación legal del hecho, el dictado de una nueva Ley más beneficiosa, etc.) y cambiar esa corazonada de azar sobre lo que sucederá en un futuro casi siempre muy distante (meses, años). El tiempo y espacio son relativos, según Einstein. Un día preso es un mes libre, y esto siendo optimista en cuanto a esa relatividad. Ese futuro se habrá transformado en otro muy distinto en el que, por supuesto, el imputado ya estuvo preso. Y sólo si sigue sano mentalmente (o vivo), o sin un posgrado en actos, códigos y vejaciones carcelarios, llegará a juicio.

d) El que paga los platos rotos. Otra cuestión fundamental, mientras el mozo alza las sillas arriba de las mesas contiguas. Si algo le pasa (y es seguro, algo le pasará) a un tipo encerrado que luego en juicio resulta inocente, ¿quién paga la cuenta? El que paga los platos rotos, es el Estado, que teóricamente tenía que haber sido superior éticamente con sus ciudadanos respecto a las sanciones que les aplicó. El Estado moderno tiende a ser muy paternalista e imponer mucha moralidad (léase, consumo de estupefacientes), pero se convierte en un muy mal ejemplo de padre cuando a un preso por las dudas luego se lo absuelve en juicio. Sobre esto último -el Estado siendo un peligro para sus propios ciudadanos- alguna vez hicimos una interpretación tipo paroxística de la imputación objetiva ¿acaso encerrar a un tipo “por las dudas” (ni hablar de las meras detenciones en las comisarías) no agrava el riesgo no permitido de que literalmente te enfermen, te maten o te suiciden preso (sin que luego sea casi imposible para la familia que recibe un cajón como vuelto probar lo contrario)? Y el Estado, señores lectores, somos nosotros.

e) Recapitulando. Mientras el mozo termina de limpiar las migas del tostado de jamón y queso y pagamos la cuenta según el sagrado orden rotativo semanal, volvemos a la realidad. Y nos vamos contentos con haber peleado un rato, así más no sea para escribir después lo que recuerde de la noche del lunes en estas líneas. Nos quedamos un poco con aquello de que, de la misma manera que aquel viejo dicho garantista reza “más vale cien culpables libres que un inocente preso”, podría aquí decirse, con la más autorizada de las opiniones (la de mis amigos) que más vale cien condenados (o fugados) luego a los que les correspondía prisión preventiva, que un solo imputado que sufrió y luego fue declarado inocente. Si es que vivió para contarla.

Adrián J. Mesch es abogado litigante de Villa Angela, Chaco y miembro de la Asociación Pensamiento Penal (APP).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina: Día Mundial AntiChevron en Neuquén

CARTAGOTV

Un programa especial sobre el Dia Mundial contra Chevron, con entrevistas a Hernán Scandizzo del Observatorio Petrolero Sur y con Umawtufe Wenxu de la Multisectorial.

No a la Hidrofractura.







Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Formosa. criminizalición de la comunidad Qom: Repudio del SERPAJ

AGENCIA WALSH

Ante el nuevo procesamiento del Qarashe Félix Díaz y el embargo de sus bienes por $10000, que se suma a las graves violaciones de los derechos humanos por el gobernador Gildo Insfrán y la complicidad del Gobierno Nacional, el Presidente del Servicio Paz y Justicia (SERPAJ), Adolfo Pérez Esquivel, expresó su repudio.

Bs. As. 05 de junio de 2014

Félix Díaz y la Comunidad Qom. De víctimas a victimarios.Una vez más la justicia formoseña y el gobierno de la provincia se unen para descalificar y acusar a Félix Díaz y a los integrantes de la Comunidad Potae Napocná Navogoh (La Primavera) como los responsables de delitos que no cometieron. Si alguien es responsable de la violencia es el gobierno provincial y la total indiferencia del gobierno nacional.

Cuando fuimos el Juzgado que preside el Juez Santos Gabriel Garzón en Clorinda, nos sorprendió que las acusaciones contra los QOM y en especial contra Félix Díaz alcanzaban una altura de 50 centímetros, en las que se acumulaban un sin fin de papeles que perjudican a los Qom y el expediente de Roberto López, Qom asesinado por la policía formoseña, se reduce a escasas tres hojas; hay fotos donde se documenta que junto al cuerpo del QOM asesinado no hay arma alguna, y en otra foto posterior la policía le pone un arma para justificar el crimen; pareciera que la vida de los indígenas no cuentan en la provincia y todas las culpas se derivan hacia ellos; y tanto el gobierno de la provincia como el juez ignoran las 17 casas quemadas, los documentos, bicicletas, como la fuerte represión policial.

Las acusaciones contra Félix Díaz y uno de los miembros de la Comunidad son: por daños, robo, atentado contra la autoridad con armas y lesiones, por lo que se le dicta el ”Embargo No. 133/2013- por 10.000 pesos, bajo la causa No. 743/2011”, Fernández Eugenio s/daños, robo, atentado contra la autoridad con arma y abuso sexual, en el juzgado de Clorinda No 2- a cargo del juez Gabriel Garzón.No les faltó nada más para acusarlos y exponerlos ante una justicia sometida al poder político, sin garantía alguna para la vida y seguridad de la comunidad Qom y Félix Díaz.

La Comisión de Garantes constituida para apoyar a el reclamo de la Comunidad, durante largos meses y horas de trabajo en el Ministerio del Interior que preside el Ministro Florencio Randazzo, trató de llegar a una solución justa, pero todo fue inútil, se desconocieron las elecciones ampliamente ganadas por Félix Díaz (610 votos del total de los votantes 1256), fueron objeto de violencia contra su familia, un hijo tuvo que ser hospitalizado por los golpes recibidos, la amenaza es permanente; como el desconocimiento del derecho de los pueblos originarios, violando la Constitución Nacional, el Convenio 169 de la OIT , la Declaración Universal de los Derechos de los pueblos indígenas de la ONU.

A todo esto la justicia formoseña, aliada con el poder político, busca dañar a la Comunidad Qom y en especial a Felix Díaz, embargando sus bienes, que realmente son escasos, basta ver la situación de la comunidad que tratan de enfrentar dignamente reclamando sus tierras y las necesidades básicas, como el agua, salud y educación. Por lo visto la justicia formoseña en su complicidad, no quiere ver la realidad y busca condenar a los Qom.Con el relevamiento de los territorios indígenas en Formosa, discriminaron a la Comunidad Qom La Primavera, actuando con autoritarismo y desconociendo la realidad.

Denunciamos las graves violaciones de los derechos humanos por el gobernador Gildo Insfrán y la complicidad del gobierno Nacional, reclamamos el respeto de los derechos de los pueblos originarios: a sus tierras, identidad, valores y espiritualidad.Reclamamos el cese de la represión y persecución a Félix Díaz, su familia y la comunidad Qom. La democracia es de todos y todas y no puede ser bastardeada por los intereses del gobierno y una justicia condicionada por el poder político de turno.

Adolfo Pérez Esquivel
Premio Nobel de la Paz

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.