viernes, 25 de julio de 2014

Israel y Palestina, y el derecho de los pueblos a su autodeterminación y soberanía

Adolfo Pérez Esquivel (SEPAJ)

En enero del año 2009, publiqué una nota sobre los ataques de Israel del 27 de diciembre de 2008, comenzaba diciendo: “Sonó el teléfono a las 3.45 hs de la noche, un amigo israelita llamaba desde Jerusalén preocupado y dolorido se preguntaba que podía hacer la comunidad internacional frente a la invasión y los bombardeos de Israel sobre la Franja de Gaza". En efecto, esa invasión sucedió luego de que una encuesta demostrara que más del 70% de la población de Israel y la de Palestina estaban de acuerdo con la existencia de dos estados conviviendo pacíficamente.

Sin embargo los intereses del Estado de Israel y sus aliados han impedido sistemáticamente la constitución del Estado Palestino, tal como la estableció la ONU en 1948, arrebatándoles el territorio, oprimiéndolos y construyendo un muro de la infamia para separar, encerrar y perseguir al pueblo palestino.

Israel intenta justificar sus actos reclamando el derecho a autodefenderse, pero de acuerdo con el principio básico de derecho internacional, ex injuria non oritur ius, un derecho legal no puede surgir de un acto ilícito. Los hechos están a la vista y son incuestionables, si un Estado viola el derecho internacional y las advertencias de la ONU para cometer atrocidades contra otros pueblos, se transforma en un Estado terrorista.

El gran pecado de los palestinos es que no están dispuestos a rendirse y dan la vida peleando por su libertad. Israel es el país invasor y cuanta con más recursos militares, financieros y mediáticos, además de  disponer de escudos contra los misiles, compra suficiente consenso como para que no los llamen "terroristas" a pesar de bombardear con armas químicas, torturar niños palestinos y usarlos como escudos humanos.

Esto ya no es un problema político solamente, es un problema humanitario. La ONU ayer aprobó una resolución para la protección de Palestina y para investigar el operativo de Israel por posibles crímenes contra la humanidad. La respuesta de Israel fue bombardear a las pocas horas las escuelas que el máximo organismo internacional ti ene en Gaza, matando e hiriendo a muchos de los 1500 civiles que buscaban cobijo y salvar sus vidas.

El Primer Ministro israelí lo dijo bien claro "No cederemos a la presión internacional", y Estados Unidos apoya esta postura porque ya lo ha hecho en otras oportunidades y porque quieren seguir haciéndolo. Sin embargo Israel es reconocido como un Estado pleno en la ONU y Palestina no, porque EEUU se niega. La primera y la octava potencia militar del mundo se están convirtiendo cada día más en una amenaza a la humanidad. Algo muy diferente a lo que busca la Palestina destruida y bloqueada comercialmente, que es sobrevivir y lograr constituirse en un Estado pleno.

Hubo muchos intentos de poder alcanzar una solución, todos frustrados, el más reciente fue la del Papa Francisco que viajó a Tierra Santa, e invitó al Presidente de Israel, Simon Peres, y al Presidente Palestino Mahmoud Habbas, al Vaticano para orar juntos y alcanzar un nuevo camino de diálogo que derribe los muros de la intolerancia y puedan alcanzar la paz entre los pueblos.

Los pueblos de Israel y Palestina necesitan vivir en paz. Para eso la comunidad internacional debe ponerle límites a Israel.

Por eso reclamamos:

Enviar una misión para detener los bombardeos y la ofensiva militar terrestre de Israel

Bloquear el comercio militar con Israel, como resolvió la ONU en 1975 (1)

Aplicar sanciones económicas obligatorias por la ONU, como sucedió con el Apartheid en Sudáfrica.

Brindar ayuda humanitaria al pueblo palestino, y reconocer a Palestina como un Estado soberano, independiente y libre en el territorio que le corresponde.

Adolfo Pérez Esquivel es Premio Nobel de la Paz.

Nota:
1) Resolución 3414 (1975) de la Asamblea General de las Naciones Unidas: “(la AGNU) solicita a todos los estados que desistan de proveer a Israel de cualquier ayuda militar y económica mientras continúe ocupando territorios y negando el inalienable derecho nacional del pueblo Palestino”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Cuento chino

Pablo Heller (PRENSA OBRERA, especial para ARGENPRESS.info)

Los K vienen batiendo el parche sobre los acuerdos que acaban de celebrarse con China. Sin embargo, no se conoce el texto de los acuerdos. De la reunión realizada hace diez días en Fortaleza, Brasil, emerge que los países del Brics no tienen la menor intención de cuestionar el sistema financiero internacional, incluso insisten en llegar a un acuerdo de pago con los fondos buitre.



Los acuerdos comerciales con China, en el mejor de los casos, llevará a que crezcan las importaciones de China, mayormente de bienes intermedios y de capital o productos industriales terminados. La financiación de la construcción de las represas en Santa Cruz y la modernización del Belgrano Cargas se harán con créditos atados a la compra de bienes chinos, con el agravante de que el costo presupuestado es el doble del establecido un tiempo atrás. Esto vale para el emprendimiento ferroviario mencionado: el material rodante y de infraestructura para la obra provendrán de dicho país.

China se ha asociado a las compañías yanquis y europeas, que monopolizan el comercio exterior de Argentina, incluso en el petróleo y la minería. China es una gran plataforma de exportación de las transnacionales. El intercambio chino-argentino, en ambas puntas, es un eslabón de la división del trabajo impuesta por las multinacionales.

Tampoco los acuerdos representan un blindaje financiero para Argentina. El canje de monedas – yuanes-pesos – no tiene el carácter de reserva de realización inmediata, debido a la inconvertibilidad del yuan; en todo caso puede ser usado como un crédito para la compra en China. Una triangulación peso-yuan-dólar debería pasar por el sistema de compensaciones (“clearing”) que monitorea la Reserva Federal. China dispondrá de una suma equivalente en pesos, en lugar de dólares, para cancelar lo que importa de la Argentina. En definitiva, los dólares que dejarían de salir serían compensados por los dólares que dejarían de entrar. Esta operatoria está lejos de funcionar como un salvavidas en una corrida cambiaria.

Por último, si hay alguien que no está interesado en desestabilizar el dólar es China, porque tiene invertido el 80 por ciento de sus reservas en títulos de la deuda de Estados Unidos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Buitres en NY: Al filo de la navaja

Esteban Mercatante (PTS)

Como viene haciendo desde que la Corte Suprema norteamericana avaló su fallo que ordena pagar a los bonistas “holdout” en cash, el juez Thomas Griesa redobló el 21 de julio la presión sobre el gobierno. Se negó a reponer el “stay”, que habilitaría la posibilidad de hacer los pagos de bonos “performing” (que ingresaron a los canjes) que vencieron el 30 de junio, con período de gracia hasta el 30 de julio.



El juez rechazó pronunciarse sobre la situación de los bonos nominados en yenes y euros, también afectados por el bloqueo a los fondos que el gobierno depositó en el Bank of New York para afrontar el vencimiento. Los acreedores fuera de Estados Unidos sostienen que Griesa estaría actuando fuera de su jurisdicción. De no saldarse el pago ya vencido antes del 30 de julio, estos bonos entrarán en default. Los bonistas que entraron al canje pueden iniciar reclamos por el valor total de los bonos (si al menos el 25% de los bonistas acuerda). Después del 30, aunque ya en default, el gobierno tendría otros 60 días para restablecer la situación de los bonos. Tampoco se descarta que el “stay” lo pidan los buitres para sostener el privilegio que les da el fallo y que podrían perder ante un default.

Griesa dispuso nuevos encuentros de conciliación. Los funcionarios argentinos insisten en que no pueden alcanzar un acuerdo, ya que se dispararía la cláusula RUFO (sigla en inglés para Derechos Sobre Futuras Ofertas) establecida en los bonos canjeados, que les da derecho a participar de cualquier mejora en las condiciones que se otorgue a algún bonista antes de enero de 2015. Desde el gobierno sostienen que un arreglo con los buitres aún bajo presión judicial la dispararía, pudiendo hacer que la deuda crezca en 120 mil millones de dólares. Ante esta amenaza, la estrategia oscila entre intentar alcanzar un acuerdo que se concrete después de enero o, si esto no resulta, ir a un default de los bonos en el extranjero cargando la responsabilidad sobre la intransigencia de Griesa. Hasta la semana pasada, los valores de los bonos indicaban que los especuladores confiaban en un acuerdo pero esto empezó a cambiar. La hipótesis de default parcial se vuelve más palpable. La deuda que caería en cesación de pagos sería la emitida fuera de la jurisdicción argentina, en dólares, yenes y euros. Ante esta posibilidad, varios analistas señalan que hoy la deuda en moneda extranjera tiene un peso muy menor comparado con otras épocas, representando apenas el equivalente a un 15% del Producto Bruto Interno (PBI). Sin embargo, sería un disparo en las piernas para la estrategia del gobierno de volver a los mercados y estimular la entrada de capitales.

Este hipotético plan B, ante la dureza de Griesa y el temor de la cláusula RUFO, podría sazonarse con discursos sobre la “herencia” de las cláusulas noventistas que cedieron soberanía judicial. Pero la encerrona en la que se halla el gobierno es consecuencia de sus propias decisiones políticas. Si Griesa y los buitres tienen poder de daño, es porque se otorgó soberanía extranjera en las reestructuraciones kirchneristas de 2005 y 2010 para asegurar buenos niveles de aceptación en el canje.

Dudoso “éxito”, que llevó a que la economía argentina vuelva a ser desfalcada por los pagos a los especuladores, bien aderezados con cupones atados al crecimiento de la economía. El gobierno “nac & pop”, que ilusionó con que podría salirse del problema de la deuda pagando “serialmente” está ahora acorralado por las cortes, en un momento en que el Banco Central se muestra escaso de divisas, a consecuencia de los pagos de deuda, de una formidable fuga de capitales y del déficit energético. La encrucijada pone en evidencia que, en las antípodas de la estrategia oficial y de todos los partidos patronales, la única salida a la crisis de la deuda es el no pago, como parte de un programa de conjunto para cortar con la expoliación de todos los buitres. Desde la bancada del PTS en el Frente de Izquierda hemos planteado la necesidad de un referéndum vinculante para que el pueblo decida, y no un puñado de funcionarios que hipotecan nuestro futuro a espaldas de los trabajadores.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Precariedad y flexibilización: Causas de la violencia laboral

RED ECO

Acoso laboral, coacción o coerción, son nuevos elementos que surgen para evaluar la salud en el trabajo y que exceden lo que antes eran situaciones que violentaban el físico. La precariedad laboral y la flexibilización, en un marco de incertidumbre de permanencia de la fuente de trabajo, son dos elementos esenciales para analizar la violencia laboral.

Oscar Martínez, integrante del Taller de Estudios Laborales (TEL), es uno de los varios autores del libro “Tiempos violentos, barbarie y decadencia civilizatoria”, presentado el viernes pasado.

El artículo que escribe junto a Julia Campos y Julia Soul, otras dos integrantes del TEL, trata el tema de la violencia laboral en un intento, como dice, “de darle una mirada a un tema que en el mundo laboral o en el mundo académico se puso de moda con el nombre de mobbing o acoso laboral”.

Según su opinión esa mirada tiene un impronta generalmente psicologista y centrada en problemas organizacionales. En el artículo, ellos intentan reflejar otro enfoque que centra los problemas de la violencia laboral en la violencia de clase. El aumento de los hechos de acoso laboral se explica, por lo tanto, en la precariedad y la flexibilización laboral que ha ido en aumento.

Acoso laboral, coacción o coerción, son nuevos elementos que surgen para evaluar la salud en el trabajo y que exceden lo que antes eran situaciones que provocaban riesgos en la actividad industrial de carácter físico y químico o problemas posturales, tendinitis y problemas cervicales en las oficinas.

“En los últimos lustros ha aparecido un peso más fuerte de lo que podemos llamar un sufrimiento psíquico. Por un lado, las técnicas japonesas o más modernas ponen el acento en la competencia entre trabajadores, el enfrentamiento entre secciones o sectores. Por otro lado la alta desocupación en una etapa y la precariedad y flexibilización que sigue existiendo, los empleadores ejercen una violencia que no era habitual porque antes los trabajadores daban media vuelta y se iban. Ahora por el tema de la precariedad y la facilidad del despido y reemplazo de los trabajadores, tienen que soportar mucho más. Otra cosa para resaltar es que se ha naturalizado la violencia. Los propios trabajadores aceptan cierto nivel de maltrato o arbitrariedad que en otro momento no se aceptaba”, comentó Martínez en una entrevista realizada por el programa Los Locos de Buenos Aires de FM La Tribu.

En el caso de las mujeres el acoso es mayor y suele estar presente el acoso sexual, si bien en este último caso no hay mediciones y cifras. “Así como en otros aspectos como el salarial, la mujer lleva la peor parte en el acoso laboral y las que mas denuncian la violencia”, aseguró el integrante del TEL.

En este sentido, en la provincia de Santa Fe avanza un proyecto de ley que contempla una reglamentación especial para licencias laborales en casos de violencias de género. La propuesta inicialmente apunta a modificar la legislación que afecta a las trabajadoras y trabajadores del estado provincial. Sin embargo, sus impulsoras buscan extender este derecho a todas las/los trabajadoras/es del sector privado en la provincia e incluso desde el gremio ATE se evalúa impulsar una acción similar a nivel nacional. (1)

Los mecanismos de violencia laboral psicológica están hoy principalmente atravesados por la amenaza de despido. “La violencia está instalada en los lugares de trabajo pero también está la habilidad que tienen las patronales para que no se hable de las cosas que pasan en los lugares de trabajo salvo que suceda una muerte o un incendio o un hecho muy grave”, afirmó Martínez.

“Si hay algo que no cambió en la última década, salvo en los casos que los trabajadores pudieron organizarse y dar una batalla fuerte, de la política de los ‘90 es una absoluta arbitrariedad empresaria. Hizo volver atrás conquistas que tenían que ver con el derecho de los trabajadores en lo cotidiano”, agregó.

Respecto a las fuerzas sindicales, algunos han dado batalla fuerte como los trabajadores de Subte o de Paty, hay casos como el Ricardo Pignanelli, secretario general del gremio de los trabajadores metalúrgicos (SMATA), que son casi el brazo ejecutor de la violencia patronal y el reciente caso de Lear.

Recordemos que esta semana, Piganelli y otros directivos del sindicato, fueron denunciados penalmente por reconocidos abogados y personalidades del ámbito de los derechos humanos por el delito de "coacción" contra los trabajadores de la autopartista norteamericana Lear. La denuncia se funda en las amenazas de despidos y hasta del cierre de la planta en General Pacheco producidas por la empresa Lear y la dirigencia del Smata para obligar a los trabajadores a firmar la revocatoria contra sus delegados, que son independientes de la conducción del SMATA y fueron elegidos hace poco más de un año con el 70 por ciento de los votos de la fábrica. (2)

Uno de las formas más inmediatas de la violencia laboral es el despido, pero también existe otra más sutil que es el hostigamiento hasta lograr que el trabajador se vaya. Esta última forma de violencia laboral prima más en el sector público. Recordemos las denuncias por violencia laboral psicológica realizadas por los trabajadores del área de Dirección de Sistemas del Ministerio de Trabajo (3).

“Violencia laboral es el gran crimen moderno. Es la manera más fácil de destruir a una persona y salir impune. Son pequeñas acciones que repetidas sistemáticamente a través del tiempo destruyen la autoestima del trabajador. El objetivo no es echar al trabajador sino que el propio trabajador se vaya y es lo que está pasando en el ministerio”, explicó al respecto el delegado de ATE Sebastián Scarano. Para lograr este objetivo uno de los mecanismos es que a trabajadores con muchos años de experiencia al frente de equipos de trabajo que costó formar se los deja sin gente a cargo: “Hay trabajadores a quienes se los desplazó al escalafón más bajo en la nueva estructura. Gente que era líder de proyectos, ingenieros con muchísima experiencia, de repente son programadores rasos y están en el mismo lugar que alguien nuevo que entra a trabajar mañana al Ministerio”, citó como ejemplos.

Respecto a los avances en materia de legislación sobre violencia laborar, Oscar Martínez comentó que en algunos lugares hay reglamentos en ámbitos del sector público que contemplan el tema del acoso laboral, por ejemplo en la Ciudad de Buenos Aires, en la provincia de Buenos Aires y en alguna más: “Pero la realidad demuestra que el único freno es el accionar colectivo. Se han ganado algunos casos pero en normativas que remiten al sector público y no privado pero lo fundamental es recrear la acción colectiva como rechazo a todo lo que es la prepotencia patronal”.

En este sentido, en abril de este año la Central de los Trabajadores de la Argentina (CTA), que lidera Pablo Michelli, presentó en el Parlamento un anteproyecto de ley nacional contra la violencia laboral. En ese momento desde la central se afirmó: "La violencia es un fenómeno severo y extendido en todos los ámbitos laborales y configura una cara más de la explotación y la precarización. La legislación vigente para combatirla existe solo en algunas provincias y está limitada al sector público. En la práctica se ha mostrado ineficaz para combatir el fenómeno. El anteproyecto de ley elaborado por la CTA abarca todo el país, tanto en el sector público como en el privado. Busca apoyarse en una amplia participación de los trabajadores creando comités con poder de resolución en cada establecimiento”.

Este proyecto, junto a una nueva Ley de Riesgos del Trabajo y la de Organizaciones Sindicales, constituyen un grupo de iniciativas parlamentarias de la central sindical que apuntan a dar un marco legal para la protección de los derechos de los trabajadores y su organización democrática y libre. (4)

Notas:
1) Proyecto de licencia laboral por violencia de géneros
2) Denuncia penal contra Pignanelli y jornada nacional de lucha 
3) Precarización, violencia laboral y soberanía tecnológica 
4) Ante la presentación del anteproyecto de ley nacional contra la violencia laboral

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

GESTAMP: Fijate de que lado de la mecha te encontrás

OTRO VIENTO

En abril de este año, la empresa multinacional de capitales españoles Gestamp ubicada en Escobar, Buenos Aires, y dedicada a la fabricación de autopartes; decidió suspender a 65 trabajadores de planta, con motivo de la caída en la actividad automotriz. La medida iba a durar 30 días, los suspendidos percibirían el 65% de su salario y no debían presentarse a trabajar hasta reincorporarse al siguiente mes.

Sin embargo, en mayo la empresa decidió renovar las suspensiones a los mismos trabajadores. Ante lo cual éstos se opusieron decidiendo en asamblea que las suspensiones fueran rotativas, por considerar que extender la suspensión nuevamente a los mismos equivaldría a un virtual despido. La repuesta de la empresa no tardó en llegar: 67 telegramas, 67 despidos con causa, es decir, sin indemnización.

Ante tamaña arbitrariedad, los trabajadores decidieron convocar un paro para el día 7 de mayo que, ante la falta de respuesta de la empresa, se fue extendiendo y radicalizando hasta llegar a tomar la fábrica durante cinco días, provocando con ello que se pare la producción tanto en Gestamp como en las industrias automotrices dependientes de sus insumos (Ford, Volkswagen, General Motors y Peugeot).

A raíz de las medidas tomadas, el Ministerio de Trabajo provincial dictó una conciliación obligatoria con el objeto de que se levante la toma, disponiendo la apertura de una instancia de diálogo por el plazo de 15 días hábiles, que incluía la reincorporación de los despedidos. Sin embargo, insólitamente tres días después fue revocada, con la excusade que se trataba de un conflicto “pluripersonal” y no sindical porque el reclamo no contaba con el aval del Sindicatode Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA).

La circunstancia de que el conflicto no cuente con el aval del sindicato es una realidad, pero de ningún modo puede ser utilizada como argumento para revocar la conciliación ya que desde los inicios el sindicato estuvo contra los trabajadores, es decir, a favor de las suspensiones y despidos. Cómo va a ser de otra manera si la conducción del SMATAen cabeza del afín al kirchnerismo, Ricardo Pignanelli, es una ferviente defensora de los intereses empresariales.

El mismo Pignanelli dejó en claro su postura al manifestar públicamente: “No son trabajadores y están bien despedidos”. Los métodos de la burocracia son por demás conocidos, el asesinato de Mariano Ferreyra en manos de la patota sindical de la Unión Ferroviaria es un claro ejemplo de ello.

Asimismo, es trascendental resaltar que los despidos estaban específicamente dirigidos a la planta número cuatro ya que allí desarrollaban sus tareas trabajadores -algunos a la vez militantes políticos- que no se conformaban con las migajas ofrecidas por sus patrones y por eso mismo cuestionaban la conducción sumisa de Pignanelli. Por lo cual, se busca no solo sacar del medio a los activistas sino también disciplinar al resto de los trabajadores para que vean qué es lo que les sucede a los que luchan.

Por otro lado, en un gesto manifiestamente fascista, las dirigencias de los sindicatos que componen la CGT oficialista se reunieron en el marco de la Confederación de Sindicatos Industriales de la República Argentina, con el objeto de diseñar una estrategia conjunta para combatir la “infiltración” de la izquierda en las fábricas. ¿Hasta dónde puede llegar la obsecuencia de la cúpula sindical ante el agotamiento del modelo y las políticas de ajuste? ¿Quiénes son verdaderamente los infiltrados?¿Los burócratas que en vez de defender los intereses de los trabajadores se arrodillan ante las patronales o los trabajadores que se organizan para luchar por sus derechos?

Por cierto, el círculo no se cierra aquí, falta mencionar la participación fundamental del Estado que, ante las medidas de fuerza tomadas por los trabajadores, respondió militarizando la fábrica. Respecto a esto, Cristina Fernández lanzó desde Río Gallegos un discurso netamente antiobrero: “La fuente de trabajo no se defiende tomando fábricas”. ¿Y cómo se hace entonces para evitar ser despedido ante la triple alianza antiobrera?

Lo que se pretende desde el gobierno y la oposición pro patronal es un movimiento obrero desarticulado y servil a los intereses empresariales. Por esto mismo, en un contexto donde las empresas deciden reducir sus costos de producción, la única alternativa para la clase es la genuina organización de las bases en conjunto con las organizaciones de izquierda para poder desarrollar un plan nacional de lucha con el objeto de frenar el abuso de las empresas y, de este modo, garantizar el mantenimiento de los puestos de trabajo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

“Hay un conjunto de trabajadores que estamos advirtiendo que hay un ajuste y que arranca por la educación”

ANRED

En el marco de los diversos conflictos gremiales en la docencia universitaria de todo el país, entrevistamos a Santiago Gandara. “El ajuste se va a profundizar”, afirma, pero confía: “También lo hará la resistencia de los trabajadores”.

¿Cuáles son los ejes del conflicto en la docencia universitaria?

El eje del conflicto en este primer cuatrimestre del 2014 está concentrado en el tema salarial. Los docentes universitarios venimos de una paritaria que nos impuso el gobierno y federaciones burocráticas como la CONADU, ADUBA, UTE CTERA, que fue de 16 meses. Eso nos mantuvo un salario congelado prácticamente desde noviembre hasta ahora. La otra particularidad que tuvo esta paritaria, a diferencia de otras, es que, más allá de los planes de lucha que veníamos realizando, se produjo una suerte de rebelión educativa en la Universidad de Tucumán, con un paro por tiempo indeterminado que declararon un grupo de unos doscientos docentes en la facultad de agronomía y que después lo contagiaron al conjunto de las facultades. Eso llevó a que la CONADU Histórica terminara por nacionalizar el conflicto. Tucumán empujó al conjunto de las universidades nacionales a la nacionalización de un conflicto y a hacer que esta paritaria por primera vez en años tuviera un proceso de lucha muy grande. No obtuvimos lo que buscábamos, de hecho el conflicto sigue abierto, pero creemos que hicimos un hecho político muy importante que es generar una intensa movilización al conjunto de los docentes universitarios.

¿Cuáles son las condiciones de trabajo de la mayoría de los docentes universitarios?

Los docentes seguimos reclamando un Convenio Colectivo de Trabajo, es decir, un instrumento que nos garantice, entre otras cosas, la estabilidad laboral que es algo de lo que carece por lo menos el 75 % de los docentes universitarios de todo el país.

¿Por qué cree que lo procesan a usted y a Eduardo Glavich, Secretario general de AGD Filosofía y letras de la UBA?

Esto está atado a un proceso mucho más general. El gobierno en esta última etapa efectivamente ha profundizado la criminalización de la protesta. Las declaraciones de Berni diciendo que “el congreso se tenía que poner las pilas y sacar una ley contra los piquetes” es la demostración más cabal. Lo que tendría que haber dicho en todo caso Berni era que el Congreso se pusiera las pilas para sacar una ley contra los despidos y las suspensiones. No pide eso, pide una ley contra piquetes. Nosotros caímos además en una decisión de los fiscales de la Ciudad de Buenos Aires, aunque en ese sentido son completamente aliados al gobierno nacional. En el caso de Glavich fue por una medida que se produjo hace un mes, en un conflicto en Montes de Oca en donde se hizo un corte de calle en Montes de Oca llevado adelante por un intento de despedir compañeros. Y en el caso mío, era porque estábamos frente al Ministerio de Educación y habíamos terminado de cortar la calle Rodríguez Peña. Le planteamos a los policías que estaban en el lugar lo siguiente: “Mira, no sé quién te mandará, lo que estamos haciendo acá es un acto de protesta, tiene que ver con nuestro salarios”. Vamos a seguir defendiendo eso, yo defiendo ese método, al que no se llego por capricho de los trabajadores sino porque demostró y sigue demostrando en los hechos que es el método que permite, en gran parte de los casos, hacer visible el conflicto y lograr su resolución. En este marco es en el que habría inscribir estos dos inicios de causa que no tienen antecedentes. Nosotros, los docentes universitarios, hasta ahora, no hemos tenido una causa de este estilo. Más allá de esto, nos preocupa más el cuadro general, que es de receta vieja y conocida en nuestro país: cuando hay ajuste, hay persecución a los que pelean.

¿Crees que ese marco general se va a seguir profundizando con el kirchnerismo?

Lamentablemente, todo indica que sí. Por algo en el sistema educativo fue donde se produjo la alerta máxima. Los primeros trabajadores que salieron a la calle con un reclamo fuertemente salarial y denunciando el ajuste fueron los docentes de la provincia de Buenos Aires, luego los de Salta y luego los Universitarios como hace tiempo que no salían. Esto expresa que hay un conjunto de trabajadores que estamos advirtiendo que hay un ajuste y que arranca por la educación. Eso va a seguir, me lo dan los datos de un gobierno que cierra con Repsol, con el Club de París y va a arreglar con los fondos buitres. Y como los recursos son finitos, si yo los saco de un lugar, hay otro lugar al que le van a faltar. Entiendo entonces que esto se va a profundizar, pero también lo hará la resistencia de los trabajadores, ya que estamos en mejor situación que otros momentos, y eso lo expresa la presencia de organizaciones y de sindicatos y comisiones internas recuperadas. A la UOM, SMATA se les está yendo de control lo que desde hace tantas décadas han venido regimentando que es el movimiento obrero.

¿Cuál fue el rol de los sindicatos en el conflicto de los docentes universitarios?

La docencia universitaria está muy fragmentada en representaciones sindicales. Las mismas no expresan la fragmentación del movimiento docente, sino la existencia de aparatos burocráticos que están con el objetivo de ser funcionales al gobierno y cerrar paritarias sin chistar. Desde CTERA, hasta, en nuestro caso, la CONADU no histórica. Apenas hace una oferta el gobierno una de estas federaciones la presenta como una conquista. Primero, no es una conquista puesto que lo que nos han dado es lo que nos dieron a todos los estatales (28, 5%) más un 2% que vaya a saber uno cuando lo cobramos, es decir estamos en el tope salarial que puso el Gobierno. Y no es conquista además porque estas burocracias se mueven para firmar pero no se mueven desde ningún otro sentido.

¿Por qué denunciaron al Ministerio de Trabajo argentino ante la organización Internacional del Trabajo (OIT)?

El gobierno logra que las federaciones burocráticas le firmen un acta no solamente por solidaridad política. Cada vez que esto se realiza, los firmantes, solamente ellos, reciben fondos de capacitación, que son distribuidos a los sindicatos en proporción a la representación que tengan. Solamente los que firman pueden obtener esos fondos. Entonces. ¿Por qué nosotros denunciamos al Ministerio de Trabajo frente a la OIT? Primero por práctica discriminatoria: los fondos de capacitación, o son para todos los sindicatos o no son para ninguno. Lo denunciamos también como una extorsión, puesto que si no firmás el acta, no recibís los fondos. Y lo hacemos también con una impronta simbólica para que los docentes de todo el país sepan por qué se firma un acta. Se firma por solidaridad política pero también porque hay fondos que reciben los que firman. Firmar el acta tiene su precio.

¿Cuáles son los pasos a seguir de ahora en adelante?

Queremos plantear un encuentro de asociaciones combativas, sean de la federación que sean. Estamos pensando esta y otras iniciativas, en función de una medida de fuerza muy contundente en el próximo cuatrimestre porque nuestros reclamos siguen en pie: 40 % de aumento que tiene que ser retroactivo y dejar bien en claro que no puede haber una paritaria hasta julio de 2015, eso es ajustar el salario.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

NO es NO, en un boliche también

Verónica Zaldívar (PAN Y ROSAS - ANRED)

El lunes 21 de julio se conoció lo ocurrido durante el fin de semana en un boliche de Capital Federal, donde 4 hombres violaron a una joven en una fiesta denominada @lternativ@. En varios medios, redes sociales y páginas web donde se publicó la noticia se discutió sobre si el haber sucedido en un local nocturno volvía menos grave el hecho, ante lo que hay que ser claros: si una persona no da su consentimiento para mantener una relación sexual, se trata de una violación, así haya ocurrido en la calle, en una casa o en un boliche, como en este caso. NO significa siempre NO.

Obviaremos dar aquí detalles de lo que pasó en el boliche ubicado en pleno Congreso, en avenida Rivadavia 1910, porque ya fue contado por la propia víctima y reproducido por numerosos medios. Éstos se hicieron eco de la denuncia y las repercusiones no tardaron en llegar. Muchos comentarios que se están haciendo respecto al caso traslucen el más brutal pensamiento machista; ubican a la víctima en el banquillo de los acusados, poniendo en duda que los hechos hayan ocurrido como los relata y sus intenciones al hacer la denuncia. En las redes y en algunos programas de televisión puede apreciarse la clásica seguidilla de “sanciones” sociales, las que se oyen cada vez que una mujer se anima a denunciar una agresión sexual. Dirán que si estaba en un boliche seguro buscaba un tipo. Juzgarán cómo estaba vestida, si estaría “provocando”. Se preguntarán si habría tomado alcohol, o si pretende ganar plata con la denuncia. Y, cruelmente, indagarán quizás si realmente se defendió todo lo que pudo para evitar la violación.
Hay quienes sostienen que una mujer debe defender hasta las últimas consecuencias su “honor”, aunque pierda la vida en ello o salga más lastimada todavía; esta postura demuestra un profundo desprecio hacia la vida de las mujeres. Ni los moretones en todo el cuerpo, ni el crudo relato entrecortado por el llanto ni las lesiones íntimas serán suficiente “prueba” para quienes sostienen algunos de los argumentos que describimos más arriba.

Una cadena de complicidades y maltratos

A partir de la divulgación de este hecho, se recibieron ya una decena de llamados relatando situaciones similares; incluso varios hombres dijeron haber sido testigos en algunos casos. Evidentemente, se trató de un disparador para hablar de eso de lo que cuesta tanto hablar, porque se teme al juicio social, la incomprensión, a más maltrato que se sume al que ya se recibió por parte del agresor. Ese segundo tipo de maltrato empezó para esta joven ni bien logró escaparse de los violadores: en la puerta del boliche, ni ella ni sus amigas lograron que el personal que estaba ahí les dirigiera siquiera la palabra; ¡ni las miraban!. Una persona que estaba en la fiesta llamó a la policía, que nunca apareció; esto no sorprende, ya que generalmente existen acuerdos previos entre las fuerzas represivas y los empresarios de la noche, donde comparten todo tipo de “negocios” muy redituables para ambas partes. Por eso mismo, cuando ella fue a la comisaría de la zona, recién le tomaron la denuncia entrada la noche; buscaban que, como en muchos otros casos, la espera de todo el día la hiciera desistir. En la larga cadena de complicidades que deben investigarse y que arranca por los que cometieron la violación, también ocupan un lugar fundamental los dueños del local y los organizadores de la fiesta; todos ellos tienen responsabilidad en lo que ocurrió puertas adentro. De acuerdo a lo que se informó, el local conocido por nombres como Le Click o La Negra sería explotado por la firma Kabeboco S.A. Unas líneas aparte merecen los funcionarios del Gobierno de la Ciudad a cargo del control de locales nocturnos, que al ser consultados deslindaron cualquier tipo de responsabilidad en el tema, empezando por su jefe máximo Juan José Centurión.

Frente a este nuevo y terrible caso, hay que decir bien fuerte y claro, nuevamente: cuando una mujer dice NO es NO. Una y otra vez, aunque intenten convencernos de que “algo habremos hecho”. Ni salir de noche, ni usar ropa ajustada, ni siquiera demostrarle a alguien que nos gusta, es una autorización para que nuestro cuerpo esté a su disposición, para dañarnos, para forzarnos.

Verónica Zaldívar es integrante de la Agrupación de Mujeres Pan y Rosas (http://www.panyrosas.org.ar/).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Mi cuerpo, mi deseo, mi decisión

Juliana Arias (OTRO VIENTO)

Otro Viento se reunió con integrantes de la Consejería Decidimos, Mar y Valen, para hablar y debatir sobre el derecho al aborto con sus realidades y polémicas. Un debate que todavía nos debe el Congreso, que arde en la sociedad con muchos mitos que derivar, con un porcentaje de mujeres que abortan por año en la Argentina cada vez más creciente y con muchas creencias y subjetividades que empañan la verdadera discusión sobre la conquista de un derecho.

OV: Antes de comenzar a hablar sobre el funcionamiento de la Consejería ¿Qué es el aborto para ustedes? ¿Qué análisis merece la cuestión del derecho a decidir sobre nuestro cuerpo?

Mar: Sin duda para nosotras el derecho al aborto es un derecho negado hacia las mujeres, que tiene que ver sobre la autonomía, soberanía de su cuerpo y hacemos hincapié en el derecho a decidir de la mujer sobre su cuerpo, creemos que el aborto al estar penalizado le niega un derecho básico a la mujer que es su libertad. A lo largo de la historia se le han impuesto muchas cosas a la mujer, que viene de la mano de una sociedad patriarcal y fuertemente católica, sobre la maternidad obligatoria y el hecho de que la mujer pueda decidir cuándo desea ser madre o no, no es funcional a esta sociedad. Nosotras desde la Consejería justamente queremos abordar eso, visibilizar la problemática y generar la despenalización social.

Vale: La sociedad te plantea esto de “te tenés que hacer cargo” como si la maternidad fuera un bolso que lo tenés que cargar toda tu vida.

Mar: Uno está a favor de la legalización y despenalización del aborto porque entiende que no todas las mujeres tienen las mismas posibilidades de decidir sobre su cuerpo, las mujeres en condiciones de vulnerabilidad sobre todo de clases populares no tienen la posibilidad de acceder a un aborto seguro donde se pone en riesgo la vida de la mujer, es decir nosotros también estamos a favor de la vida.
Los métodos anticonceptivos fallan, somos humanas y nos equivocamos y aun así idealizando una educación sexual, el aborto va a seguir existiendo, entonces nosotros como sociedad ¿nos vamos hacer cargo de las mujeres que abortan? ¿O las vamos a seguir manteniendo en la clandestinidad exponiéndolas a métodos inseguros donde corren riesgos sus vidas?

OV: ¿Cómo surge esta consejería? ¿Cuál es su función? ¿Cómo manejan esto de informar sobre algo que “no es legal”?

Vale: las consejerías son legales, dar información está totalmente permitido por la ley. Nosotras no estamos institucionalizadas, hay consejerías que dependen de una salida por ejemplo. Surgimos buscando fomentar el uso seguro de Misoprostol, queremos fomentar la información.

Mar: Nosotras ya veníamos militando en la Campaña Nacional sobre Aborto Legal, Seguro y Gratuito desde Frente Popular Darío Santillán Corriente Nacional (FPDS-CN). El año pasado empezamos a juntarnos diferentes grupos del FPDS para ensanchar la lucha para el aborto y decidimos ver qué hacemos en el mientras tanto, cómo hacer para visibilizar este conflicto. Fue así que nos encontramos con La Revuelta, una colectiva feminista que está en distintos puntos del país. Vinieron chicas de Neuquén a darnos un taller sobre la consejería, que funciona en muchos lados, nos comentaron de Socorristas en Red, que es a nivel nacional, y bueno a partir de este taller sacamos la metodología y nos sumamos a esta red, que está en 18 provincias. Trabajamos de la misma manera, es decir, tenemos acuerdos y protocolos que se respetan y estamos desde Ushuaia hasta Salta.

OV: ¿Qué importancia tiene la información pre y pos aborto para la mujer?

Mar: Para nosotras brindar este tipo de información es un método de lucha. Empezamos el 18 de septiembre como fecha clave para la despenalización del aborto, ahí lanzamos la línea telefónica que es una línea pública. La difundimos a través de facebook y calcos más que nada. Esta línea, está las 24 horas abierta, te llama una chica donde te dice que tiene un embarazo no deseado y ahí acordamos un lugar y nos encontramos, siempre está el encuentro cara a cara. Esta línea telefónica es autogestionada. Casi siempre el encuentro es un lugar público como puede ser una plaza, el cual nosotros entendemos como un espacio de batalla. El hecho de sentarnos en una plaza, sacar un folleto con información del aborto, es un momento de empoderamiento, ahí hablamos con la mujer para saber cuál es su situación.
También tenemos un encuentro pos aborto que es importante, ya que podemos cerrar el seguimiento. Le damos información sobre métodos anticonceptivos y también recolectamos información, que es parte de la protocola de Socorrista en Red, donde generamos evidencia científica, porque desde los hospitales esto no sale. Y otras cosas que recopilamos es información como la edad, si es católica o no, si es soltera o no, el nivel social, estudios, etc, para generar una estadística a nivel nacional y desmitificar muchos mitos que hay sobre las mujeres que abortan.

Vale: claro como “la mujer que aborta es pobre” o “la mujer que aborta no tiene hijos”

OV: ¿Cuáles son las problemáticas con las que se encuentran mayormente?

Mar: Creo que la mayor problemática son los miedos que surgen, los miedos que hacen que esté muy sugestionada, lo que más se presenta es el miedo a la muerte. Creo que es lo más fundado a lo largo de la historia, porque había métodos muy inseguros. También el otro miedo es sobre la eficacia del Misoprostol ya que no tiene un 100% de eficacia, cada diez mujeres, en una falla, igual en ese caso se puede volver a repetir. Nuestro mayor miedo es que quede un resto, por eso es obligación que a las 72 horas vos vayas al doctor y pidas una ecografía.

Vale: Hacemos mucho énfasis en que ellas se hagan un control pos aborto, es muy importante y ahí si es cuando se enfrentan a la institución médica. Lo que nosotras le recomendamos es que digan “tuve un aborto espontáneo”, porque el Misoprostol genera lo mismo que un aborto espontáneo, entonces no hay forma de saber. Igual también nos manejamos con una red de médicos amigables que muchas veces las atienden.

Mar: Lo que es importante es resaltar que el Misoprostol es un método seguro, el día que se legalice el aborto en la Argentina se va hacer con Misoprostol. Es un medicamento que está aprobado por Organización Mundial de la Salud para realizar abortos como en Holanda, Uruguay.

OV: Con respecto a esto último sobre la legalización ¿Qué piensan del proyecto de ley sobre el aborto?

Mar: Mirá sin duda con los avances que ha tenido la iglesia católica sobre Latinoamérica, nuestro Papa argentino, lo vemos bastante oscuro. Si bien la iglesia hoy en día intenta pintarse de progre, lavarse un poco, creo que no llega para tanto.

OV: Dentro del kirchnerismo, que son mayoría parlamentaria, también hay quienes apoyan el proyecto de ley pero sin embargo sigue muy trabado…

Mar: Sí, eso tiene que ver también con la etapa que hoy por hoy atraviesa el kirchnerismo. Si bien tuvo una etapa de más auge con medidas “más progres” hoy está en retroceso, más si apuntamos en una candidatura como Scioli. No lo vemos posible en lo inmediato, obviamente que uno sigue luchando. Desde una postura más personal, creo que hoy en día el kirchnerismo tiene más de perder que lo que puede llegar a ganar y hoy no le conviene perder más nada.

Vale: También lo que influye es que nuestra sociedad no está mayoritariamente a favor del aborto. En Uruguay, donde el Frente Amplio tiene mayoría parlamentaria, hubo mucha resistencia cuando salió la ley de aborto, hubo hasta un referéndum con un apoyo de mucha gente para derogar la ley.

Mar: En Uruguay comenzó así. Este proceso de consejería no es un invento argentino, es una práctica netamente feminista que viene desde los años ‘60, ‘70 en Italia, en Estados Unidos. Uruguay lo tomó y poco a poco fueron ganando terrenos. Esta es nuestra meta, la legalización en el Congreso y la legalización social. En el momento de llegar a discutir la ley en el Congreso ya vamos a tener una experiencia recorrida y vamos a saber lo que es el Misoprostol, vamos a tener mucha información. Queremos generar una evidencia y después en el momento de discutir la ley decir “nosotros queremos esta ley”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La violencia obstétrica es violencia de género: El caso de Nina

Miriam Maidana (COSECHA ROJA)

Los niños cantan en el funeral / los niños ríen, mientras lloras…” - El Otro Yo - Alegría

Nina llegó a un hospital del conurbano con contracciones. Todavía le faltaba un mes para parir: le dieron ibupirac, la dejaron sentada un rato y la mandaron a la casa. “J. se había ido por ahí, seguro que a fumar, yo estaba sola y me puse a gritar. ¿A dónde iba a ir? ¿Cómo me iba a ir?”. Tras un rato de escándalo, la acostaron en una cama y la ataron.

“Sí, me ataron. Y una enfermera rubia mal teñida horrenda me dijo: ‘¿así que te gusta hacer bardo? Seguí gritando, negrita, y te ponemos una mordaza. Acá estamos acostumbradas a tratar con ustedes: abrirse de piernas no les cuesta nada, pero después vienen con exigencias’”.

Los dolores seguían, el ibupirac era insuficiente y una médica de guardia determinó que había que inducir el parto: no escuchaba bien los latidos del bebé. El goteo no hizo efecto y otra enfermera, también rubia a fuerza de agua oxigenada, se abrió de piernas y se le sentó encima del comienzo de la panza, justo por debajo de las tetas. Nina pensó que no había sentido un dolor igual en toda su vida. “Para que parara de gritar me pusieron algodón y gasas en la boca. Entre las enfermeras comentaban: ‘estas negritas son todas iguales: bien que cuando se abren de piernas no les duele nada, y acá tenemos que aguantar escenitas’”.

En eso cayó un médico viejo, de los de antes, de recorrida con residentes: cuando vio la escena echó a todo el equipo “profesional” a los gritos. Le soltaron las manos y le sacaron la mordaza casera. Nina fue a cesarea y B. nació con menos de dos kilos, morochito, casi violeta. Sobrevivió porque los chiquitos del conurbano vienen golpeados pero suelen dar importantes batallas a la muerte.

***

Nina tenía 8 años cuando descubrió el asco: las manos de su papá encima de ella y el aliento a alcohol cerca de su cuerpo. Poco tiempo después él murió -el alcoholismo no perdona, sobre todo si el vino es tetrabrick y el fernet Fernandito- y otro ocupó ese lugar. Ya no sintió asco sino enojo.

“Le dije a mi mamá lo que pasaba, que el tipo nos quería coger a mí y a mis dos hermanitas más chicas. Y mi mamá me dijo: ‘Yo estoy enferma, necesito un hombre que me proteja, ustedes son unas egoístas’”.

Nina se fue a los 12. Vivió con diferentes familiares hasta que aparecían situaciones similares y se volvía a ir. “A mí no me tocó nadie más que yo no quisiera, eso se lo puedo asegurar”.

A los 17 se enamoró de J. Fue simultáneo: el primer embarazo y el ingreso al consumo de Paco. J. tenía 15.

“Llegamos a ahogarnos de fumar. A veces pienso que fue porque no tomábamos alcohol, no sé, usted sabrá decirme”.

No tomaban alcohol por su recuerdo infantil, el aliento del padre, el asco. Ella es mandona, bajita y exuberante. El casi no habla: las pocas veces que lo ví tuve la sensación de que lo único que quería era salir corriendo. “Él no está convencido de hacer tratamiento. Quiere ser padre, recuperar a los chicos, pero le gusta la esquina, estar fumando toda la noche, se escapa. Ya desde chiquito dice la madre que fue así”.

***

El primer niño fue varón y nació a los ocho meses. “Yo sentía un dolor abajo, sentía que se me iba a caer el bebé. J. me llevó al hospital de mi zona, pero no había cama. Me mandaron a otro, fuimos en remise y como no teníamos plata para pagar tuve que salir corriendo: el tipo alcanzó a pegarnos unas patadas pero bueno, creo que le dio pena mi estado: yo era una panza. Gorda, gordísima”.

J. apareció dos días después del parto: se peleó con el personal administrativo porque estaba intoxicado y no le dejaron verla. Uno de los concurrentes avisó a la madre de Nina -se excusó por estar “descompuesta”-, a dos hermanas y a una tía. La única que fue a verla y le llevó algo de ropa fue una vecina: “Cuando éramos chicos con mis hermanitos andábamos todo el día en la calle sucios y con hambre. Ella y el marido a veces nos llevaba a la casa y nos lavaban, nos daban mate cocido y, si tenían, pan o galletitas”.

El niño permaneció en Neonatología un par de semanas. Los generosos senos de Nina produjeron leche suficiente para amamantarlo por casi dos años, cuando se lo sacaron.

B. tiene su apellido: J. nunca tuvo documentos.

El médico “viejo” le pidió a Nina que no cuente lo que le pasó en el hospital. “Pobre, me dijo que lo estaban amenazando con jubilarlo porque era “blando”. Igual yo pensé que nadie me iba a creer lo que contaba, ¿no?”

¿No?

Miriam Maidana es psicoanalista

Notas:
1- La violencia obstétrica, en aumento en nuestro país, está considerada por la Unesco como una forma de violencia de género y de violación a los derechos humanos.
2- Suelen ser “enfrentamientos de clase”: generalmente los equipos de enfermería y administración viven en las mismas barriadas que las parturientas, y han ingresado a la maternidad a edades adolescentes. La mirada “moral” las diferencia, y algo de “portar un uniforme” también.
3- El crecimiento de los casos determinó que el Ministerio de Salud tuviera que tomar intervención:http://www.telam.com.ar/notas/201406/65920-habilitaron-una-linea-para-denunciar-casos-de-violencia-obstetrica.html
4- En esta serie de notas, saldrá a la luz que no es una cuestión solo de pobreza y vulnerabilidad: la violencia obstétrica atraviesa todas las clases sociales y sistemas de salud (tanto privados cuanto públicos).
5- Por más leyes y reglamentaciones que haya sobre el tema, creemos que la cuestión a poner en debate es la capacitación y el trabajo con los sectores no profesionalizados de salud: desde enfermería hasta administrativos, cocina, limpieza, camilleros, etc. En esto Argentina tiene antecedentes fuertes: desde lo realizado por el Dr. Goldenberg en las barriadas de Lanús en la década del cincuenta hasta el trabajo de médicos comunitarios en la actualidad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Proyecto de licencia laboral por violencia de géneros

RED ECO

En Santa Fe avanza un proyecto de ley que contempla una reglamentación especial para licencias laborales en casos de violencias de género, que ya fue tomado por la Dirección Provincial de Políticas de Género, a cargo de Mercedes Martorel.

La propuesta inicialmente apunta a modificar la legislación que afecta a las trabajadoras y trabajadores del estado provincial. Sin embargo, sus impulsoras buscan extender este derecho a todos los trabajadores del sector privado en la provincia e incluso desde ATE se evalúa impulsar una acción similar a nivel nacional.

Actualmente, las personas víctimas de violencia de géneros que trabajan en el Estado deben responder al régimen provincial vigente. De este modo, ante un caso de esta índole, deben pedir licencia por enfermedad o salud mental, enmascarando la verdadera problemática de la cual son víctimas. Según advierte la CTA, los casos de violencia de géneros se multiplicaron en los últimos años en el gremio estatal y docente, lo que llevó a las mujeres de ATE a elaborar una propuesta que garantice la licencia y una mayor protección para las víctimas, y así visibilizar un problema real planteando la necesidad de una nueva legislación.

El proyecto de ley fue detallado el pasado viernes por María José Gerez, Liliana Leyes y Lina Cortés, secretarias de género de la CTA Rosario, Santa Fe y Villa Constitución respectivamente. En la conferencia de prensa también estuvieron presentes referentes de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE Rosario), la Asociación del Magisterio de Santa Fe (AMSAFE Rosario), la diputada provincial Verónica Benas y militantes de la temática de géneros.

María José Gerez, Secretaria de Género de CTA Rosario, expresó: “está la necesidad de encontrar otros dispositivos que den cuenta de estas situaciones desde un abordaje más integral sin obligar a la mujer a hacer la denuncia y transitar ese camino solitario. El desafío de llamar a las cosas por su nombre, hay que politizar el tema y plantearlo como un problema social y cultural”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ana Mariani: Descender a los infiernos y volver para contarlo

Facundo Moya (PRENSA RED)

Autora de “La vida por delante: la tragedia de los chicos del Manuel Belgrano” y “La Perla: historia y testimonios de un campo de concentración”, un verdadero documento histórico acerca del terrorismo de estado, Ana Mariani contó en el Taller de Redacción Periodística de Alexis Oliva en el Cispren como fue el proceso de escuchar historias del terror y el compromiso con el dolor del otro.

Parece un jueves más en el taller de redacción periodística que Alexis Oliva lleva adelante en el Cispren. Pero no lo es, hoy viene la periodista Ana Mariani y una ansiosa expectativa se adueña del reducido y heterogéneo grupo que va a poner en práctica de manera colectiva el íntimo y maravilloso género de la entrevista. Desde que Alexis nos dijo quién iba a ser la invitada, la investigamos, la leímos y la pensamos desde las distintas facetas de nuestra curiosidad.

No somos amigos, pero ya no somos desconocidos. Ya existen guiños, historias compartidas, intereses comunes, complicidades, chistes y charlas que nos dan otra dinámica; hay equipo. Preguntas que se nos acaban de ocurrir se anotan sumándose a la lista de las que ya traíamos, y al interrogante de cómo se irá desarrollando todo, pero ya no hay tiempo para más porque, simpática y amable, pero con la distancia que inspira el respeto, llega la entrevistada a ocupar su lugar y la acción comienza.

Hija de un peronista comprometido con la acción social y nieta de un poeta, explica en ello su vocación por escribir sobre Derechos Humanos. A partir de esta conjunción entre lo social y la escritura, edificó una carrera que tuvo como eje la denuncia de lo que muchos no quieren ver y algunos quieren tapar. En los albores de la democracia y cuando aún no eran “moda”, se interesó en temas como la explotación de inmigrantes; la industria textil con mano de obra esclava; la adopción ilegal, llegando incluso a lograr que se restituyan niños que habían sido arrebatados a sus familias; y por supuesto, en las historias que alguien tenía que empezar a recoger sobre el terrorismo de estado.

- ¿Cómo surge la idea de hacer un libro sobre La Perla?

- Yo había hecho La vida por delante y cuando lo voy a entregar a Sergio Carreras, mi editor, me dice que no tenía que descansar. Yo había sufrido tremendamente, porque hablar con los compañeros, pero además con la familia de los chicos, fue durísimo. Pero Sergio me decía que no pare, que si paraba no iba a seguir, y que como muchos de esos chicos fueron a La Perla, sigamos investigando, que fue el tercer campo de concentración en la Argentina en cuanto a cantidad de víctimas, después de la ESMA y Campo de Mayo. Y ahí aparece Alejo, que es de otra generación y que me interesó mucho porque me escribió un mail después de la presentación de La vida por delante. Él fue alumno del Manuel Belgrano y fue muy interesado, porque en el colegio prácticamente no se hablaba del tema. Se sintió muy conmovido, y como ya trabajaba como pasante en el diario y conocía su trabajo, con Sergio nos pareció bueno, porque además pertenece a una generación que no vivió la dictadura y esa conjunción nos iba a enriquecer, mutuamente. Así que Alejo comenzó como ayudante y terminó como autor.

- ¿Cómo es hacer este tipo de entrevistas a los familiares y amigos de las víctimas?

- Yo ya venía de las entrevistas del Manuel Belgrano, con lo cual ya estaba bastante fogueada en cuanto a lo que podía pasar cuando un familiar se quiebra, por ejemplo. Alejo se sintió bastante impactado, era su primera experiencia con víctimas. Pero en general, primero hablábamos de cualquier cosa, porque es muy difícil entrar en el tema de manera directa. Hay que ir buscando técnicas, tomar unos mates y hacerlo más distendido. Eso no quitaba que después cuando íbamos entrando en el tema se quebrara alguien y a nosotros también nos costara seguir, porque es duro retomar después de que una persona se quiebra, pero bueno, fuimos adquiriendo destreza en eso.

-Cada entrevista era diferente

- Totalmente. Siempre me preguntan qué fue lo que más me impactó, pero cada uno de los testimonios tiene algo que impacta. Nos llevó dolores tremendos a Alejo y a mí, y yo tenía temor porque él tenía 25 años cuando empezó conmigo. Nos llevó seis años la investigación, viajamos por el interior de la provincia, por otras provincias, nos fuimos a Europa. Nunca vamos a llegar a recuperar todo lo que hemos puesto, no sólo económica sino anímicamente, las marcas nos van a quedar para toda la vida. No sé si eso será finalmente positivo o negativo, pero lo cierto es que nos han quedado marcas muy grandes después de una investigación como esta, y yo que venía con la del Manuel Belgrano y con las otras temáticas, me fueron quedando marcas… por ahí tengo que parar un poco porque es muy difícil seguir.

-Con los relatos recogidos usted logró armar perfiles de los represores, ¿por qué cree que un ser humano puede llegar a ese nivel de perversión?

- Toda mi vida traté de entender el mal, pero no tengo una respuesta para el mal. He leído desde lo psicológico, desde lo sociológico, desde lo histórico, y no tendría una respuesta para decirte como puede ser que un ser humano se transforme en un monstruo en un momento dado y de allí pase a su familia y a vivir como nosotros, con nuestras parejas o hijos, con nuestros amigos, llegar a abrazar a alguien, darle un beso a los hijos, es inexplicable. Terminar de torturar o violar a una mujer y encontrarse con su esposa. Es algo sobre lo que…

- ¿No hay palabras?

- No hay palabras. Porque creo que no existen. Probablemente desde el punto de vista psicológico se pueda llegar a saber qué patología tienen estos seres, pero los periodistas llegamos sólo a decir “me quedé sin palabras”. Y que estén entre nosotros, que puedan estar tomando un café con nosotros, porque hay muchos que están libres y van a quedar libres…

- ¿Por qué se empieza a hablar tan tarde de La Perla, en relación a otros centros como la ESMA, por ejemplo?

- Yo creo que hay varias razones. Una es que Córdoba es bastante particular, es la Córdoba del Cordobazo pero también es una Córdoba reaccionaria que no podemos dejar de reconocer tampoco. Otra es que los sobrevivientes fueron muy castigados, muy vilipendiados y por lo tanto no querían hablar. Con Alejo nos costó muchísimo llegar a ellos, sobre todo a los que habían estado más tiempo en La Perla, porque se pensaba “por algo han sido liberados”. Llegar a esos 17 fue muy difícil porque tampoco tenían porqué confiar en dos periodistas que venían y que capaz publicaban una basura y también hablaban con los militares para que éstos digan que todo es mentira.

- ¿Había algún criterio lógico para salir con vida de La Perla?

- No, no lo había. Y lo explican muy bien dos o tres de los 17, entre ellos Susana Sastre. No había una lógica, ella no sabe por qué está viva. Y se siente mal, se sentía muy mal en el primer juicio a Menéndez porque los culpaban a ellos, y en el juicio a las juntas más todavía, porque existía aquella frase de “con vida los llevaron, con vida los queremos”, entonces, “¿y nosotros que estamos vivos qué somos?” era su razonamiento, que tendrían que estar muertos, dando vuelta un poco la frase. Y tratamos de que no sea amarillista el libro, no caer en eso. Si contamos alguna tortura, lo hacemos porque creemos que es significativo, como la tortura que le hizo Barreiro a una de las mujeres que murió durante la misma. Era imprescindible contarlo, porque en una fecha como un 24 de diciembre, la torturan, la dejan moribunda y se van a brindar con la familia. Eso había que contarlo, más aún porque llevaban a una de las sobrevivientes actuales a que viera cómo la torturaban.

- ¿Y también por el contraste de lo que ellos dicen defender y lo que significa esa fecha?

- Claro, católicos, apostólicos y romanos, matando a una mujer horas antes de la navidad.

Ana sabe que el periodismo es difícil, y que hoy en día lo es aún más cuando uno quiere escribir sobre lo que realmente le interesa y no sobre lo que otro manda, pero está orgullosa de haber tenido siempre la posibilidad de escribir lo que quiso, a fuerza de sacrificio y compromiso, y de autogestionarse un espacio que no existía en la Córdoba que recién despertaba del largo sueño de la dictadura y que hoy en día muchos medios dejan fuera de agenda, como es la temática de los Derechos Humanos.

- Al principio ustede mencionaba dos caras de Córdoba, la del Cordobazo y otra más reaccionaria, ¿cómo ve hoy a Córdoba en ese sentido?

- Creo que hoy es más la Córdoba reaccionaria y del “cordobesismo”, es una Córdoba anquilosada, que se ha quedado en el tiempo, ha vuelto a épocas remotas.

-¿Y respecto a la Policía?

- Creo que es tremendo el problema, realmente terrorífico. Sacan a uno que está metido en cuestiones de narcotráfico y ponen a otro que, para qué hablar. Yo tengo la idea de que aquí todavía no se ha realizado la limpieza que se tendría que haber hecho, ni de la Policía, ni de las Fuerzas Armadas. Y no han cambiado la instrucción, que den como materia Derechos Humanos, no cambia nada de fondo.

- ¿Qué opina de la designación de Milani como Jefe del Ejército?

- Yo personalmente no estoy de acuerdo con esa designación. Por un lado, es darles letra a algunos, y por otro lado, Nora Cortiñas, madre de Plaza de Mayo, Línea Fundadora, es crítica al respecto, así como la madre riojana del chico en cuya desaparición supuestamente Milani tuvo participación. Es gente de adentro, no son cualquiera. Nora Cortiñas opina que esto es un retroceso. Yo lo veo desde ambos puntos de vista, desde la deslegitimación y desde el hecho en sí, porque los testimonios son contundentes. Igual también habla de Milani gente que está descubriendo el terrorismo de estado con esto, pero por eso mismo es un error que se tendría que haber considerado cuando era el momento, pero ya es un hecho consumado.

- ¿Cuánto tiempo le llevó escribir los dos libros?

- “La Perla…”, seis años y “La vida por delante…” mucho menos, porque es más acotado y centrado en un colegio. Tuve que hablar con los familiares de 11, entonces fue más acotado. Con el de La Perla tuvimos que hacer una selección importante porque era prácticamente el doble, y no podíamos sacar un libro de 1000 páginas.

 - ¿Cuándo se decide que hay que parar, que ya está completa la investigación?

- Nos tuvimos que poner un plazo. Con La vida por delante fue más sencillo porque recogí todos los testimonios y no había mucho más, pero La Perla hubiera sido interminable sin una selección.

En lo personal admite haber sentido una especie de deuda por no haber estado en la Argentina en los momentos más duros y sangrientos de la dictadura. Eso, a su vez, le permitió conocer -antes y mejor que muchos de los que estaban aquí- lo que estaba pasando. Al volver, todo su trabajo pasa a ser un compromiso por saldar esa deuda, pero que a la vez se cobró otro saldo, el precio de abrir puertas que llevan a lugares oscuros, a los que nadie entra saliendo indemne. Su mirada lo dice todo cuando habla de los testimonios, de las historias que logró exorcizar; su mirada muestra el jubiloso cansancio de haber hecho lo correcto, pero también el dolor que las víctimas del terror compartieron con ella, el dolor del dolor.

- Ustede comentaba acerca de lo duro de recoger estos testimonios, incluso en otra entrevista decía que hay momentos en que la víctima entra en una especie de regresión y pierde la mirada, de eso, ¿Se vuelve?

- Y para nosotros, te imaginás lo que es… Había noches en que, tanto Alejo como yo, no podíamos, volvíamos de alguna entrevista y no hablábamos entre nosotros por un largo rato, necesitábamos recomponernos cada uno en su interior para poder hablar. Era escuchar el horror, es realmente un descenso a los infiernos. Porque uno, en lo que puede, que jamás se puede del todo, claro, se pone en el lugar del otro, y realmente no sabemos qué nos hubiera pasado. A veces teníamos que volver al lugar, porque había sido una conversación como para conocernos, así que teníamos que volver, y volver… fue duro. Incluso se empiezan a manifestar síntomas físicos, que son producto también de toda la historia. Pero bueno, alguien tiene que contar estas cosas.

- ¿Y publicarlo es un poco sanador?

- Y sí, verlo publicado… Ya salió, ya está. Además en la convivencia con Alejo, de generaciones distintas, había épocas en que para sanarnos un poco no nos veíamos por un tiempo, cada uno iba escribiendo y pensando. No fue fácil, fue una relación con algunos momentos de tensión. Enriquecedora, por supuesto, y después que salió el libro, todo bien, pero fue difícil. Incluso a veces discutíamos bastante, pero el resultado fue positivo. Y para él, con su edad, una buena experiencia.

Facundo Moya es alumno del Taller de Redacción Periodística del Cispren.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Así no es la muerte

Alfredo Grande (APE)

En el año 2011 estrené mi unipersonal “Así no es la Vida”. Respuesta artística y política a una comedia que se hizo célebre: “Así es la Vida” que estrenara el recordado actor Enrique Muiño. El título de la versión original era, mucho antes de la profecía del fin de la historia, un mandato de mansedumbre y resignación, cristiana y de las otras. Es así. La vida es así. Y si es de una manera, no puede ser de otra.

“Casas más, casas menos, igualito que en Santiago…¿En qué matrimonio no hay peleas?” Los credos del sometimiento a los destinos inevitables no brillan pero tienen una desmesurada presencia. En el tango “Adiós Muchachos”, por muchos considerado “mufa”, un verso reza: “Adiós muchachos ya me voy y me resigno contra el destino nadie la talla”.

Al destino nadie puede enfrentarlo y aunque dicen que nadie muere en las vísperas, nada fácil es saber cuando llegan. Intenté en mi Unipersonal perforar este mandato de la cultura represora. Y escribí que “así no es la vida”. En su desenlace afirmaba que “solamente rechazando la vida por mandato podemos vivir la vida por deseo”.

“Perdóname querido Alberto Cortez pero cuando un amigo se va,
no deja un espacio vacío. Hay recuerdos muy profundos que nos
dejan siempre unidos. Un amigo nunca del todo se va y aunque
estemos muy dolidos, lo seguimos encontrando, en diferentes
caminos”.
(aforismo implicado. A.G.)

El “Así es la vida” es un mandato cultural, político, afectivo, moral y mortal. Acota el placer a no llenarse de culpa. Acota el placer a impedir el displacer. Paraíso de cobardes que buscan la seguridad total en los diferentes oasis que el consumismo propone. Para ellos la inseguridad es el mal absoluto. El hambre, la miseria, las pestes, los exterminios, son los costos sociales y los daños colaterales de los interminables ajustes. Para la cultura represora, la vida es así.

Si quisiéramos escribir un Manifiesto por una Cultura no Represora, creo que debería incluir este profundo deseo: la vida no es como la cultura represora nos dice que debe ser. Pero la cultura represora no sólo va por más, sino que va por todo. También nos dice cómo debe ser la muerte. Para la cultura represora, morir es descansar en paz. Claro: la paz de los cementerios. En la muerte, el pastor te asegura que nada te faltará. Paradoja cruel. Nada puede faltarte cuando nada necesitas. Ni deseas.

La paradoja queda evidenciada cuando aquéllos que fueron condenados a morir en vida, retornan como muertos en vida. Intentan recuperar aquello que les fue arrebatado cuando los obligaron a doblegarse porque así es la vida. Es como si dijeran: Así no es la vida pero tampoco así es la muerte. No descansamos ni estamos en paz. Si el peso de las generaciones muertas oprime como una pesadilla el cerebro de los vivos, como escribió Carlos Marx, esta pesadilla es un analizador que los mandatos de la cultura represora pueden ser perforados.

*****

Puedo aceptar que esté muerto
Lo que me resulta imposible de
aceptar es que no esté vivo.
(aforismo implicado. A.G.)

La inmortalidad no es de los dioses. La inmortalidad es de los hombres y las mujeres que desafían a los dioses. Los dioses que se han construido para enfrentar los temores son un remedio siempre peor que cualquier enfermedad. Los dioses siempre tienen sed, como escribió Anatole France. Y hambre. Y ansias de absoluto poder. Poder concentrado en pocos para desposeer de poder a muchos.

Aquéllos que se atreven a sostener que Así no es la vida, construyen colectivos. Que son grupos con una estrategia de poder. Y esa estrategia es combatir a todas la formas de la cultura represora. Con la convicción de nuestros sueños posibles. Los triunfos de los espartacos que enfrentaron al César, deben ser barridos, ignorados, bastardeados. Sus recuerdos bloqueados. Descuartizados como lo fue el cuerpo del gigante Tupac Amaru.

Nuestro derecho y nuestro placer será siempre juntar el rompecabezas, el rompecuerpo y el rompemente. La cultura represora rompe y tritura. La cultura no represora con las partes desparramadas, como los arqueólogos, reconstruyen la totalidad. Fósiles de ideas, de proyectos, de afectos, de militancias, de utopías, son recuperadas en forma transgeneracional.

Cada militante y activista de la cultura no represora será un arqueólogo empedernido. Su aforismo implicado: “cuenta nueva, sin borrón”. Sólo la cultura represora borronea y borra para vendernos cuentas viejas como novedades de última generación. He conocido a muchos de estos arqueólogos de la esperanza.

Con algunos he formado colectivos fraternos, solidarios. Alianza fraterna que se sostiene en la cooperación. “Uno para todos y todos para uno”, como sostenían los mosqueteros que enfrentaban al detestable cardenal. Alejandro Dumas lo contó con belleza. Pero jamás “Uno con el Todo”. Porque entonces los dioses de la sed insaciable terminan con toda forma de diversidad, de multiplicidad, de “poli versos”, para entronizar el “uni verso”. Una única verdad para una única realidad. Reina la Unidad, sometiendo a todas las formas de unión.

*****

He podido cooperar con muchos de estos arqueólogos transhumantes, visionarios, poetas locos, artistas despiadados, científicos irrespetuosos, guerrilleros embriagados de todos los corajes. No estuve con muchos, pero gracias a los pocos con los que estuve, entendí que así no es la vida. Que hay muchas formas de entender la vida y entonces, necesaria y dulcemente, hay muchas formas de entender la muerte. Si el grito de la bestialidad falangista proclamaba “¡Viva la Muerte!, habrá que inventar otro grito. El dolor, la angustia, la permanente tristeza, la alegría de haber sido y el dolor de ya no ser, podrán acompañarnos.

No nos molestará esa compañía ni tampoco tomaremos psicofármacos cuando quieran convencernos de que estamos deprimidos. Y mucho menos distraídos, como advirtiera Facundo Cabral. Estamos sostenidos. Estamos unidos. Somos eslabones de una cadena de unión que se prolonga hasta el infinito.

Rosa Luxemburgo también nos enseñó esto. Son los demás los que nos prolongan en infinitos actuales. Que nadie se atreva a decirnos que nuestros muertos descansan en paz. No habrá paz sin justicia y no habrá descanso hasta la victoria final.

(En el recuerdo eterno de Sergio Etxeberri)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Cooperativa y Escuela

Roberto Fermín Bertossi (especial para ARGENPRESS.info)

La Educación Permanente de Jóvenes y Adultos como la modalidad educativa destinada a garantizar la alfabetización y el cumplimiento de la obligatoriedad escolar y a brindar posibilidades de educación a lo largo de toda la vida es una bandera, un activo y un propósito inclusivo irrenunciable de toda auténtica y genuina “Escuela Cooperativa”.

Lo cierto es que ya en el artículo 42 inc. 4 y cc. de la histórica y centenaria Ley Nº 1.420 del año 1884 para una Educación común, se estableció que cada Consejo Escolar de Distrito, promoviera a través de los medios que estimara más convenientes, la implementación de cooperativas para educación y bibliotecas.

Conforme al artículo 90 y cc. de la Ley de Educación Nacional Nº 26.206, el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología promoverá, a través del Consejo Federal de Educación, la incorporación de los principios y valores del cooperativismo y del mutualismo en los procesos de enseñanza-aprendizaje y la capacitación docente correspondiente, en concordancia con los principios y valores establecidos en la Ley N° 16.583 y sus reglamentaciones. Asimismo, se promoverá el cooperativismo y el mutualismo escolar.

Cuando hablamos de Escuelas cooperativas nos referimos especialmente a su índole y gravitación cualitativa como su democratización educativa característica y distintiva.

Acaso se puedan contar unas cincuenta de las mismas en todo el país lo que es apenas un `aula` mínima dentro del complejo educativo nacional.

Las mismas han sido sembradas con una equidad geográfica relativa y su perdurabilidad late en los marasmos vernáculos de la incertidumbre atento el avance de culturas individualistas importadas e invasivas así como a las dificultades de un sistema educativo oficial que cruje y, no sólo por el desprecio Vg., de los docentes algo confirmado e irrefutable según el apotegma de que, “el interés es la medida de la acción”, lo que queda lamentablemente acreditado por los salarios indignos de docentes urbanos y maestros rurales.

Inadvertidamente todavía, las Escuelas cooperativas existentes podrían crecer y expandirse en toda la geografía nacional haciendo un buen uso de fondos con afectación legal especifica según la Ley Nacional Nº 23.427; fondos que actualmente no han sido coparticipados siendo -salvo excepciones- desviados de sus afectaciones legales específicas.

Naturalmente, lo que proponemos en el párrafo precedente debería asignar prioridad a zonas de frontera, a espacios de comunidades aborígenes, áreas montañosas, asentamientos y villas y todos los más agrestes e inhóspitos para el hombre; entre otros beneficios y logros, para “educar y satisfacer el arraigo”.

Otro tanto sucede con el fondo de educaron y capacitación cooperativas previsto en el inc. 3º del artículo 42 del decreto-ley, 20.337, respecto del cual las cooperativas argentinas han sido remisas en su correcta conformación, incremento y distribución a través de Escuelas cooperativas.

Las Escuelas cooperativas (Autogestión Educativa) no son ni públicas ni privadas sino, complementarias del sistema educativo federal, regional y local, prevaleciendo en su seno, el principio cooperativo liminar de la neutralidad tanto política, racial, religiosa, de nacionalidad como toda otra discriminación, no imponiendo por ello condiciones de admisibilidad vinculadas con las mismas.

La organización curricular e institucional de la Educación cooperativa y productiva permanente de jóvenes y adultos, también responde a los siguientes propósitos:

a) Brindar una formación básica que permita adquirir conocimientos y desarrollar las capacidades de expresión, comunicación, trabajo, relación interpersonal y de construcción del conocimiento, atendiendo las particularidades socioculturales, laborales, contextuales y personales de la población destinataria.

b) Desarrollar la capacidad de participación en la vida social, cultural, económica y deportiva haciendo efectivo su derecho a la ciudadanía democrática.

c) Mejorar su formación en artes y oficios para adquirir una preparación que facilite su inserción laboral.

d) Incorporar en sus enfoques y contenidos básicos la equidad de género y la diversidad cultural.

e) Promover la inclusión de los adultos mayores y de las personas con discapacidades, temporales o permanentes.

f) Diseñar una estructura curricular modular basada en criterios de flexibilidad, apertura y espontaneidad.

g) Desarrollar acciones educativas presenciales y/o a distancia, particularmente en zonas rurales o aisladas, asegurando la calidad y la igualdad de sus resultados.

j) Promover la participación de los/as docentes y estudiantes en el desarrollo del proyecto educativo, así como la vinculación con la comunidad local y con los sectores laborales, productivos, industriales, ONG`s y/o civiles de pertenencia de los estudiantes.

k) Promover el acceso al conocimiento y manejo de nuevas tecnologías, (TIC`s).

Educación cooperativa Rural:
En general y conforme su ubicación geográfica, para las Escuelas cooperativas, la Educación Rural es de la mayor relevancia y significación no solo en cuanto estar destinada a garantizar el cumplimiento de la escolaridad obligatoria a través de formas adecuadas a las necesidades y particularidades de la población que habita en zonas rurales sino, para llevar la Educación ahí donde el Estado no llega o no es “negocio” para el interés comercial privado.
Esta Educación cooperativa consiste básicamente en: a) Garantizar el acceso a los saberes postulados para el conjunto del sistema a través de propuestas pedagógicas flexibles que fortalezcan el vínculo con las identidades culturales y las actividades productivas locales.
b) Promover diseños institucionales que permitan a los/as alumnos/as mantener su arraigo y/o sus vínculos con su núcleo familiar y su medio local de pertenencia, durante el proceso educativo.

Finalmente, las Escuelas cooperativas son claves para traducir derechos en capacidades (A. SEN), para democratizar la educación, para garantizar la igualdad de trato y de oportunidades, asegurando un desarrollo humano digno, pleno, inclusivo, diverso, plural, equitativo, ético, productivo, competitivo, ecológico y pacifico capaz de reposicionar al hombre -varón y mujer- en el centro de todos los todos del todo social y global tanto como en el principio y el fin de todo proyecto humano que, al fin y al cabo, “de eso se trata”, ni más… ni menos.

Roberto Fermín Bertossi es experto de la CoNEAU en Cooperativismo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La escuela pública mendocina y la "aparta de ovejas": la DGE contra Sarmiento y la laicidad

Federico Mare (MDZOL)

La práctica institucional de conmemorar al Patrono Santiago y la Virgen del Carmen en los colegios estatales no es ninguna tradición inmemorial.

Aprovechando que la Suprema Corte de Justicia de nuestra provincia aún no ha resuelto si es o no inconstitucional realizar actos conmemorativos de índole religiosa en los colegios estatales de Mendoza, la DGE ha vuelto a ordenar que se realicen este año las celebraciones del Patrono Santiago y la Virgen del Carmen de Cuyo. Pero a raíz de la gran repercusión mediática y social que han tenido los reclamos de laicidad educativa, y queriendo disimular su connivencia con los sectores fundamentalistas del catolicismo, así como su desprecio por los derechos de las minorías no católicas, ha juzgado conveniente dar un golpe de efecto. ¿Cuál ha sido ese golpe de efecto? Cambiar algo en la superficie para que nada cambie en el fondo. En una palabra, gatopardismo.

En el calendario escolar para el ciclo lectivo 2014 (Resolución Nº 1853/13), en la sección que incluye la nómina de actos conmemorativos obligatorios que deben ajustarse al protocolo denominado “Forma 2”, figuran como de costumbre las efemérides del Patrono Santiago y la Virgen del Carmen. Pero esta vez, con una llamativa nota al pie de página. Hela aquí:

Estas conmemoraciones (Patrono Santiago y Virgen del Carmen de Cuyo) deberán tener características que pongan énfasis en los aspectos culturales y de tradición de estas fechas. Si un alumno y/o personal de la institución, por su concepción religiosa o filosófica, prefiera abstenerse de participar de dicha conmemoración, se les deberá eximir de estar presente.

Una digresión: la práctica institucional de conmemorar al Patrono Santiago y la Virgen del Carmen en los colegios estatales de Mendoza, no es ninguna tradición inmemorial, pues se remonta apenas a la dictadura militar de 1943/46 y el primer peronismo. Que la devoción del catolicismo mendocino hacia dichas advocaciones se remonte a los tiempos coloniales, es harina de otro costal, y traerla a colación como argumento en el presente debate –como han hecho insistentemente la DGE y los sectores fundamentalistas del catolicismo– es embarrar la cancha, pues nadie discute el derecho de la grey católica a profesar libremente su fe en templos, conventos, hogares, colegios privados y procesiones públicas, sino la extrapolación antidemocrática de dicha devoción al ámbito de la educación estatal, haciendo tabla rasa con la diversidad de cosmovisiones religiosas y seculares que existe en la sociedad mendocina del siglo XXI.

Retomo el hilo de la exposición. Desde que la controversia pública en torno a las efemérides del Patrono Santiago y la Virgen del Carmen hizo eclosión, La DGE y los sectores ultramontanos han insistido una y otra vez en que las mismas no son de asistencia obligatoria. Los segmentos no católicos de la comunidad educativa (estudiantes y docentes de fe evangélica, judía, islámica, cristiano-ortodoxa u otra; o bien, de cosmovisión deísta, agnóstica o atea) podrían, si así lo prefiriesen, abstenerse de participar en dichos actos escolares. ¿Cómo? Permaneciendo en las aulas o retirándose más temprano de los colegios…

Pero esta «concesión salomónica» constituye, por varias razones que vamos a examinar, una verdadera afrenta a la dignidad de las minorías religiosas y seculares de Mendoza.

El argumento de la opcionalidad es, a todas luces, una coartada improvisada por los abogados de la DGE en septiembre del año pasado, luego del histórico veredicto en 1ª instancia de la Dra. Ibaceta en favor de la laicidad escolar, con la intención de encubrir la gravedad del hecho conculcatorio ante la judicatura y la sociedad toda. ¿Se puede calificar al argumento de la «opcionalidad» como un conejo sacado de la galera? Ciertamente no. Sería demasiado elogio para un argumento que, como veremos a continuación, resulta lógicamente demasiado flaco e inconsistente, y moralmente inadmisible y repudiable por donde se lo mire. Tendremos, por lo tanto, que endilgarle la más modesta calificación de manotazo de ahogado.

Manotazo de ahogado que, por lo demás, deja al desnudo el sentimiento culposo que abrigan in pectore las máximas autoridades de la DGE y sus asesores letrados. En el fuero íntimo de su conciencia, independientemente de lo que pregonen en público, saben perfectamente bien que están en falta, que la realización de los actos del Patrono Santiago y la Virgen del Carmen en las escuelas estatales conculca el derecho constitucional a una educación pública laica. ¿Por qué otra razón la DGE habría de declarar dichos actos religiosos como «opcionales», sin hacer lo mismo con las efemérides patrias? Porque el 25 de mayo, el 9 de julio y otras celebraciones afines son cívicas, universales. Son celebraciones de las que todos y todas, por el sólo hecho de nacer o vivir en Argentina, podemos sentirnos parte. Por el contrario, las conmemoraciones del Patrono Santiago y la Virgen del Carmen (aun cuando tienen un componente patriótico en su imaginario y su ceremonial) son de carácter eminentemente religioso o confesional, y ellas únicamente pueden representar a quienes comulgan con la fe católica. Son efemérides sectoriales, e imponerlas en las escuelas públicas (escuelas destinadas a todos los niños, niñas y adolescentes de la provincia, sin distinciones de ningún tipo) significa, en los hechos, excluir simbólicamente de la «mendocinidad» a las minorías no católicas. La eximición del deber de participar en las conmemoraciones del Patrono Santiago y la Virgen del Carmen representa, pues, una confesión involuntaria de culpabilidad. Es reconocer tácitamente que ellas no son tan «cívicas» y «universales» como insistentemente se aduce.

Pero vayamos al grano. ¿Qué hay de malo con el argumento de la «opcionalidad»? Básicamente, tres cosas.

En primer término, aquellos estudiantes y docentes que hicieran uso del permiso, automáticamente quedarían expuestos a los ojos de toda la comunidad educativa como disidentes, como bichos raros, aun cuando no estuviesen obligados a tener que justificar las razones de su objeción de conciencia ante la autoridad escolar. El solo hecho de permanecer dentro de las aulas mientras se llevan a cabo los actos del Patrono Santiago o de la Virgen del Carmen, o de abandonar el colegio inmediatamente antes de que se inicien, dejaría al descubierto sus convicciones religiosas o filosóficas no católicas. La presión gregaria y el miedo a la discriminación reducirían muchísimo el margen de autonomía decisoria real de las personas disidentes, motivo por el cual hablar de «opcionalidad» en este contexto es una ironía cruel. No puede haber libertad de elección –en el sentido cabal de la expresión– si pende sobre nuestras cabezas esa intimidante espada de Damocles que es el temor a recibir un humillante trato de «parias» por parte de nuestros semejantes. Si la imposición unanimista de conmemoraciones confesionales es de una iniquidad inaceptable, la segregación estigmatizante de las minorías disidentes también lo es. ¿Por qué? Porque muy graves serían las secuelas sociales, psicológicas y pedagógicas que ella previsiblemente traería aparejadas.

En segundo término, e independientemente de las dificultades ya comentadas en el párrafo anterior, aquellas personas disidentes que cumplen en los colegios estatales funciones docentes, directivas y auxiliares, difícilmente podrían hacer uso de la «opcionalidad» debido a sus responsabilidades en cuanto al cuidado de los y las menores a su cargo. Su participación en los eventos aludidos resultaría así, pues, prácticamente inevitable.

Y en tercer término –aunque de importancia también crucial–, la implementación de la «opcionalidad» lesionaría de modo flagrante el derecho a la intimidad de quienes integran las minorías no católicas, un derecho civil que está tutelado tanto por la Constitución Nacional (art. 19) como por la ley federal de protección de datos personales (art. 7, inc. 1). Esta última disposición jurídica, entre los datos sensibles que le prohíbe al Estado dar publicidad, menciona taxativamente a “las convicciones religiosas, filosóficas o morales”. Como bien lo ha explicado la Dra. Ibaceta en su fallo judicial, la DGE nunca debe colocar a las personas no católicas de la comunidad educativa en la situación apremiante de tener que revelar –ni explícita ni implícitamente– su fe o pensamiento disidente, pues hacerlo contravendría el derecho de confidencialidad.

Hace más de 130 años, cuando la pedagogía y la psicología infantil estaban aún en pañales, el infatigable Domingo Faustino Sarmiento, en medio de la controversia pública suscitada por el triunfo del laicismo en el Congreso Pedagógico Nacional (1882) y el avance del proyecto de ley 1420, tuvo la lucidez de escribir estas palabras; palabras que, insólitamente, por obra del trasnochado oscurantismo de la DGE, hoy se han vuelto más actuales y pertinentes que nunca. Salieron publicadas en el periódico El Nacional el 16 de julio de 1883, dentro de un artículo intitulado “Disparos al aire”.

¿Se han imaginado por un momento los hipócritas captadores de herencias, el efecto moral que producirá sobre la tierna inteligencia de un chicuelo, cuando sus padres le digan: hoy no hay clases porque enseñan en ellas cosas que no debes oír; o cuando el niñito católico vea levantarse a su compañero o irse a su casa, porque lo que sigue no es para él?

Esto en lo tocante a las secuelas psicopedagógicas de la «opcionalidad». Y en lo que respecta a su incompatibilidad con el derecho de confidencialidad, el sanjuanino ya había manifestado, en una columna anterior para el mismo periódico (“Las escuelas en las iglesias”, 30/9/1882), lo siguiente:

Si para practicar la aparta de ovejas blancas de las ovejas negras, se le pregunta a cada niño, qué piensa tu padre, entonces tenemos, en su esencia, restablecida la Inquisición, que era la facultad de inquirir, de preguntar, de saber qué piensa un hombre sobre Dios, o Jesús, o el Papa.

Sarmiento tenía razón en este punto. La «opcionalidad» que defiende el fundamentalismo católico es una libertad completamente abstracta, ilusoria, mentirosa. Sólo se trata de una fictio iuris o «ficción jurídica» que pasa por alto olímpicamente la situación real y concreta de las minorías religiosas y seculares en el seno de la comunidad educativa, que hace de cuenta como si la decisión de autoexcluirse fuera algo trivial, fácil e inofensivo. Pero no lo es, y menos aún en la escolaridad de estos tiempos que corren, gravemente afectada por la problemática del llamado tribalismo urbano, la propensión al groupthink o «pensamiento gregario», la naturalización de la violencia y el incremento de los casos de bullying. Puede que el argumento de la «opcionalidad» responda en parte a buenas intenciones –aunque personalmente soy un tanto escéptico al respecto–, pero no olvidemos que a menudo, como reza el refrán, de buenas intenciones está empedrado el camino al infierno. La escuela pública debe integrar, no discriminar. Si la inclusión intercultural es su meta auténtica, si el respeto a la diversidad es un destino irrenunciable, entonces la segregación ideológica –premeditada o involuntaria– nunca puede ser el camino a seguir.

En una jugosa entrevista con el periodista Carlos G. Wilckens, publicada por MDZ el 13 de diciembre del año pasado, la escritora mendocina Lola Filippini –una mujer de firmes convicciones laicistas con una dilatadísima experiencia docente y directiva en la enseñanza secundaria de nuestra provincia– se manifestó contraria a la «opcionalidad» alegando lo siguiente:

En las escuelas públicas hay chicos de todos los «pelajes», que están en una edad donde el grupo es lo más importante. Y de pronto, su grupo se queda en el acto, y el chico se va... Se lo pone en una situación de ser distinto, en una edad donde no quiere ser distinto. ¿Cómo se le puede decir entonces que no pertenezca, que se vaya? Eso es una barbaridad, me parece realmente espantoso.

¿Se habrá tomado el trabajo la DGE de evaluar las implicancias psicopedagógicas de su política de «opcionalidad» antes de ponerla en práctica? ¿Habrá recurrido al asesoramiento de profesionales versados en la materia? Todo hace presumir que no. Cuando prima el gatopardismo por sobre la genuina vocación democrática, la observancia de la Constitución y el respeto sincero por las minorías, la tentación de hacer demagogia es demasiado grande, y la seriedad institucional una nimiedad fácilmente desechable.

Por lo demás, resulta evidente que, para la DGE, la laicidad nada importa, que nada vale. Sus preocupaciones en relación a las controvertidas conmemoraciones escolares del Patrono Santiago y la Virgen del Carmen son otras, muy diferentes. Sirva esta cita a modo de ilustración; cita indignante, sin duda, pero también desopilante –los exabruptos del oscurantismo medieval suelen producir este doble efecto–. Pertenece a uno de los abogados de la DGE, y ha sido extraída de los agravios de la apelación que dicho organismo gubernamental presentó ante la justicia civil provincial el año pasado.

El Patrono Santiago no sólo se celebra en Mendoza. España y México son países que también recuerdan esta fecha, que se vincula con los terremotos. La leyenda popular indica que hay que asistir a la procesión, porque si no el santo patrono de los movimientos telúricos no protege a los pueblos y entonces tiembla.

Es decir que, si el Poder Judicial de Mendoza cometiese el «sacrilegio» de juzgar inconstitucional la conmemoración del Patrono Santiago en las escuelas públicas de la provincia, podría provocar la ira del santo tutelar y una catástrofe sísmica de grandes proporciones. Si palabras...

Qué saludable resultaría que la DGE, siendo tan afecta como es a la exaltación retórica de Sarmiento como prohombre de la patria y padre fundador de la escuela pública argentina, recordase también su brega infatigable en pro de la laicidad educativa. Si lo hiciera, si examinara con cuidado y buena voluntad el sinnúmero de artículos que el prócer sanjuanino redactó y publicó en defensa de dicho principio durante 1882 y 1883 (“La educación común es laica”, La Constitución Argentina no es católica sino civil”, “Con clérigos, tres siglos de ignorancia”, “Más católico que el Papa (Bélgica y las escuelas públicas)”, “Triunfo en San Isidro de la educación laica”, “¡La escuela sin la religión de mi mujer!”, etc. etc.), comprendería que eximir a las minorías no católicas del deber de participar en los actos escolares del Patrono Santiago y la Virgen del Carmen, lejos de ser una política democrática y pluralista, es –lo dijo Sarmiento, no yo– practicar la aparta de ovejas como en los oscuros tiempos de la Santa Inquisición.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Provincia de Buenos Aires, La Plata. 19 perejiles detenidos después de la final contra Alemania

COSECHA ROJA

“Me llevaron del cuello del pulóver y un brazo atrás hasta el camión de la policía. ‘Este es el que dijo que se la chuparan’, gritaba un policía a los otros”.

Así, escrito en un papelito, Tito contó su detención. La novia y sus amigos no pueden verlo ni hablar con él desde que lo detuvieron, el domingo de la final del mundo.

Argentina acababa de perder la final del mundial de fútbol contra Alemania y se coronaba subcampeón. En varias ciudades del país la gente festejó, y también hubo destrozos. Federico Arroyo (“Tito”) no hizo ninguna de las dos cosas pero terminó detenido. Había visto el partido en la casa de un amigo en La Plata. Cerca de la una de la mañana volvía para encontrarse con Luciana, la novia. Como no llegaba ella empezó a preocuparse y llamó a la policía. Lo habían detenido, acusado de todavía no se sabe de qué.

“Estamos dando el ejemplo”, dijo César Melazo, el juez a cargo de la causa. Pero los amigos de Tito, que crearon una página en Facebook (1) y un blog (2) pidiendo que lo liberen, aseguran que lo agarraron de perejil. Federico no tiene antecedentes, es de Trenque Lauquen, está en La Plata estudiando Economía y trabaja en la parte contable de un corralón.

El facebook ya tiene más de 3 mil seguidores

El juez y la fiscalía dicen tener un video en donde aparece Federico. Él, su familia y los amigos esperan ansiosos que lo vean, porque quedará demostrado que no hizo nada, que iba caminando por la calle 49 y que lo agarraron. Pero la fiscalía no deja que nadie acceda a las imágenes.

“Todavía no sabemos nada, tengo el alma en pedacitos”, dijo Gladys, la mamá de Federico. “Que investiguen, que vean las cámaras, iba caminando y lo tomaron de atrás”, contó. También agregó que él no se resistió a la autoridad “por respeto” y porque “no había hecho nada”.

A Tito lo llevaron primero a la comisaría 1era de La Plata. La policía le dijo a la novia que no se preocupara, que en 24 horas saldría. A él le hizo firmar una declaración que no le dejaron leer. Esa noche durmió en una silla. Al día siguiente lo mudaron a la comisaría 6ta y el defensor oficial presentó un habeas corpus colectivo, porque son 19 los perejiles.

La medida fue rechazada. Les dijeron que estaba mal la carátula, pero ellos sostienen que estaba bien, que son excusas y que buscan alargar los tiempos. Sobre la excarcelación -que también fue negada- dijeron que sacarlos podía “entorpecer la investigación”.

Después, a Tito lo mandaron a una alcaldía. “La historia de todos los detenidos es muy parecida”, escribieron en el blog los amigos. También contaron el caso de un hombre que iba en un auto con la familia, preguntó por dónde podía pasar y terminó preso y golpeado.

Hace 11 días que Argentina perdió la final del mundo, el mismo tiempo que hace que Tito y otras 18 personas está detenidas.

Notas:
1) https://www.facebook.com/libertadparatito?_fb_noscript=1
2) http://19perejiles.blogspot.com.ar/

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.