miércoles, 30 de julio de 2014

Estado de Israel: Una base de Estados Unidos en Medio Oriente

Marcelo Colussi (especial para ARGENPRESS.info)

En el campo de las ciencias psicológicas existe un principio que dice: "ahora se repite activamente lo que antes se padeció pasivamente". En términos epistemológicos las transpolaciones no siempre son recomendables; a veces, incluso, pueden producir monstruos teóricos. Las realidades sociales no pueden explicarse en virtud de conceptos válidos para el ámbito individual. La psicología social, sin embargo, es uno de esos campos donde lo micro puede revelar el universo macro.

El pueblo judío ha sido, desde el legendario éxodo bíblico, un colectivo marcado por la exclusión, la persecución, el escarnio. Proceso milenario que concluye con el Holocausto a manos de la locura nazi, donde murieron seis millones de sus miembros, es decir, alrededor de una tercera parte de su población mundial en ese entonces. Sin ningún lugar a dudas, su historia como pueblo ha sido una de las más sufridas en la humanidad.

Hoy día el Estado de Israel lleva a cabo una política de terrorismo y agresión pavorosa; nada, absolutamente nada lo puede justificar, y las tropelías que comete contra el pueblo palestino son tan atroces como las que sufrieran los judíos en los campos de exterminio de Europa durante la Segunda Guerra Mundial. ¿Qué ha pasado ahí? ¿Cómo puede explicarse esta mutación tan asombrosa en tan poco tiempo? ¿Es cierto que se repite activamente lo que se padeció pasivamente? "Los árabes", ha expresado el ultraderechista actual mandatario israelí Ariel Sharon, "sólo entienden la fuerza, y ahora que tenemos poder los trataremos como se merecen"; "y como solíamos ser tratados", agregó con mucha perspicacia el politólogo palestino-estadounidense Edward Said.

El Premio Nobel José Saramago dijo en algún momento que "Israel está haciendo perder el capital de compasión, de admiración y de respeto que el pueblo judío merecía por los sufrimientos por los que pasó. Ya no son dignos de ese capital". Afirmación fuerte, excesiva quizá. No se puede decir que "el pueblo judío" está llevando adelante esta política (política de Estado que pretende consolidar una ocupación permanente sobre los territorios palestinos que Israel ilegítimamente anexionó con violencia en 1967 y que, pese a una enorme cantidad de resoluciones de Naciones Unidas, se niega a abandonar. Política que se ha profundizado con los programas de asentamientos de colonos israelitas en el territorio ocupado, con la construcción de un muro para asfixiar la viabilidad futura de Palestina y, finalmente, con la sistemática comisión de asesinatos selectivos a los que cada vez nos tiene más acostumbrados, donde campea exultante la más odiosa impunidad). Es el elenco gobernante el responsable de todo esto. Y se podría agregar que lo es, en el marco de una connivencia del imperialismo estadounidense, que hace de Israel su punta de lanza en Medio Oriente. También hay voces judías que piden terminar con esta locura militarista, con la política anexionista, sectores que buscan una paz genuina.

Una visión tendenciosamente simplificada -y maniquea- de la situación de esta región del planeta pretende hacer ver la lucha entre judíos y árabes como consustancial a la historia. Pero en verdad este conflicto no es religioso, ni tampoco racial, por cuanto los palestinos son tan semitas como los judíos y durante siglos han convivido en paz. Es un conflicto de proyectos estratégico-militares, internacional y territorial, con grandes intereses económicos de por medio, y que se anuda con vericuetos psicosociales muy complejos donde no está ausente algún mecanismo por el que las históricas víctimas juegan ahora el papel de victimarios (¿su venganza como pueblo?)

Desde su nacimiento como estado independiente el 14 de mayo de 1948, la historia de Israel no ha sido sencilla. En realidad, si bien amparándose en el deseo histórico de un pueblo paria de tener su propio territorio, surge más que nada como estrategia geoimperial de las grandes potencias occidentales, Gran Bretaña y Francia entre las principales, con los intereses petroleros como trasfondo. La vergüenza, la admiración y el respeto que hizo sentir el Holocausto de seis millones de judíos, preparó las condiciones para que ese nacimiento pudiera tener lugar. Una "compensación histórica", podría decirse.

En un primer momento Israel no jugó el papel que actualmente se le conoce; por el contrario, trató de mantener una política de neutralidad entre los bloques de poder. Pero ello duró poco; para comienzos de los 50 comienza a alinearse con una de las potencias que libraban la Guerra Fría: los Estados Unidos, y la doctrina de la neutralidad es desechada. En 1951 el premier israelí David Ben Gurión propuso secretamente enviar tropas de su país a Corea del Sur como ayuda a la guerra librada por Washington contra la pro soviética Corea del Norte. Pero durante la década de 1950 Estados Unidos no estaba interesado en fomentar la inestabilidad del Medio Oriente, cuyas principales zonas de interés coincidían con los intereses inmediatos del mayor grupo petrolero norteamericano en el Golfo Pérsico y en la Península Arábiga. Por eso en esa época los aliados estratégicos del militarismo israelí fueron Francia y Gran Bretaña.

Luego de la Guerra del Sinaí de 1956 la situación regional empezó a preocupar a la administración de Washington, con Eisenhower a la cabeza. Para ese entonces comienzan a caer los regímenes monárquicos apoyados por Gran Bretaña, y en su lugar se da el ascenso de proyectos militares antioccidentales que acudieron a la ayuda militar soviética. Kennedy fue el primer presidente estadounidense que le vendió armas a Israel, y a partir de 1963 comenzó a forjarse una alianza no oficial entre el Pentágono y los altos mandos del ejército israelí. Esta supeditación de los intereses nacionales a la lógica del enfrentamiento entre las por ese entonces dos superpotencias globales por zonas de influencia y control en el Medio Oriente no sólo reprodujo la lógica del conflicto árabe-israelí, sino que echa mano -sin saberlo seguramente- de esa trágica historia del paso de víctima a victimario: "ahora que tenemos poder los trataremos como se merecen". Si se quiere -la psicología lo dice y la historia lo confirma-, es muy fácil encontrar enemigos y fantasmas a la vuelta de la esquina (¿nuestra trágica condición humana?)

Desde ese momento el joven Estado de Israel pasa a ser la vanguardia estadounidense en esa convulsa región, importantísima para los intereses estratégicos del Tío Sam (reserva petrolera y zona de contención de su archirival, la Unión Soviética).

Para inicios de los 70 Estados Unidos ya había alcanzado su techo de producción petrolera doméstica, por lo que las reservas de Medio Oriente pasan a ser, cada vez con mayor empeño, de importancia vital para su proyecto hegemónico. En esa lógica -lamentable para los judíos, importante para la estrategia expansionista israelí, que no es lo mismo- Tel Aviv entrará a desempeñar un papel decisivo en la lógica estadounidense. Tanto, que comienza a ser -y lo sigue siendo hasta la fecha- su "niño mimado".

No es ninguna novedad que Israel vive, en muy buena medida, de la "cooperación" estadounidense: 3 mil millones de dólares al año (el 17 % de la ayuda externa mundial entregada por Washington). Por un complejo anudamiento de intereses, el lobby hebreo de la super potencia -con un gran poder de cabildeo, sin lugar ha dudas- ha conseguido que tanto la administración federal como importantes sectores de la iniciativa privada, destinen ingentes recursos al país mediterráneo. La inversión, por supuesto, no es gratuita. Israel, más allá de sectores pacifistas de los que también hay, como estado nacional cumple a la perfección su mandato, no muy oculto por cierto, de defender intereses extraregionales: es el gendarme armado hasta los dientes que la geoestrategia estadounidense destina a la región.

Esta operación militar-policial en gran escala que las fuerzas israelíes efectúan con la más campante impunidad no tiene por objeto -como pomposamente se declara- impedir atentados terroristas (de hecho, de ser ése su objetivo, ha fracasado estrepitosamente), sino aniquilar la militancia palestina -"todos los palestinos son sospechosos de terrorismo"- como paso necesario para disciplinar a este pueblo, al que se pretende seguir ocupando y controlando, y a toda la región en definitiva. En otros términos: sirve como mensaje.

La inestabilidad, los conflictos y las guerras periódicas son el medio funcional para el florecimiento de los negocios de las corporaciones de la industria de armamentos y de las grandes empresas petroleras.

Lo trágico en este anudamiento de intereses complejo es el papel al que se destina a un pueblo tan sufrido como el judío. Por supuesto que la generalización a que nos invita Saramago puede ser peligrosa: no todos los judíos son Ariel Sharon. Pero no hay dudas que los preceptos de la psicología obligan a seguir la reflexión: dadas las circunstancias todos podemos pasar del Dr. Jekill a Mr. Hyde. El Estado de Israel nos lo recuerda patéticamente.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

¿Francia y Alemania resucitarán al petroeuro?

Ariel Noyola Rodríguez (CONTRALÍNEA especial para ARGENPRESS.info)

Con el argumento de buscar “dinero ilícito”, el gobierno de Barack Obama ha impuesto en los últimos meses fuertes sanciones económicas en contra de entidades bancarias europeas, principalmente de Gran Bretaña, Suiza, más recientemente Francia y, posiblemente, Alemania. Por otro lado, la profundización de la crisis a partir de octubre de 2013, cuando la inflación se ubicó por debajo de 1 por ciento en el conjunto de la Zona Euro, ha echado por la borda las expectativas de recuperación del Fondo Monetario Internacional. El optimismo de Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, contrasta con el nivel de precios de apenas 0.50 por ciento, y la tasa de desempleo promedio para el conjunto de países que integran la Unión Monetaria que se mantiene muy cerca de 12 por ciento, según los datos oficiales actualizados a junio de 2014.

Así, en un contexto económico que bordea la deflación y la depresión económica, BNP Paribas, el primer banco de Francia y el segundo mayor de la Unión Europea, se hizo acreedor a una sanción de 8 mil 900 millones de dólares a principios de julio, la mayor multa aplicada a un banco europeo en la historia reciente. Hasta antes de esa fecha, la multa mayor había sido impuesta al Creditt Suisse, cuya sanción fue de 2 mil 600 millones de dólares por una supuesta evasión de impuestos. De acuerdo con la investigación realizada por el Departamento de Justicia estadounidense, mediante complejas operaciones bancarias BNP Paribas violó los embargos que rigen la ley estadounidense y realizó transacciones, entre 2002 y 2009, que involucraron la compra-venta de gas y petróleo por un valor aproximado de 22 mil millones de euros (30 mil millones de dólares), y que fueron efectuadas a través de París, Ginebra y Singapur, procedentes de Sudán e Irán, países que forman parte de la “lista negra” de Estados Unidos.

Por añadidura, el castigo implica la prohibición de realizar operaciones en dólares en cualquier parte del mundo durante los próximos meses. Washington, al poseer el derecho de señoreaje, impone unilateralmente sus condiciones al resto del mundo. El uso estratégico del binomio dólar-Wall Street le ha permitido mantener su protagonismo en los mercados financieros internacionales, aun a pesar del declive gradual de la economía estadounidense en la economía mundial. Por ejemplo, más de la mitad de los préstamos y depósitos transfronterizos son realizados en dólares. Según el último sondeo del mercado de divisas, cuyo volumen de operaciones diarias se calcula en alrededor de 5 billones de dólares; al día de hoy, cerca de 87 por ciento de las transacciones se llevan a cabo en la divisa estadounidense (Financial Times, 1 de julio de 2014).

Adicionalmente, Estados Unidos se da el lujo de castigar de manera implacable a los bancos extranjeros que no se ajustan a los lineamientos de su política exterior. Las sanciones impuestas a BNP Paribas desataron la furia del gobierno de François Hollande en contra del imperio del dólar que, dicho sea de paso, antes del fallo intentó negociar con el gobierno de Obama sin resultados favorables. En respuesta a la ofensiva del dólar, Michel Sapin, ministro de Finanzas francés, declaró la urgencia de diversificar el mercado de divisas. El 3 de julio pasado, en una rueda de prensa en Bruselas, Bélgica, espetó: “¿No debería el euro ser más importante en la economía mundial?” (Bloomberg, LP, 5 de julio de 2014). Días después, en una entrevista con The Financial Times (6 de julio de 2014) reiteró su interés en fomentar el uso de la moneda común europea: “Nuestras empresas están en aprietos porque vendemos mucho en dólares; sin embargo, no siempre queremos tratar con todas las reglas y regulaciones de Estados Unidos”.
De este modo, quizá con la mira puesta en llevar a Francia a sumarse a las estrategias de Rusia y China, que buscan desdolarizar gradualmente sus economías, Sapin sentenció que “la Zona Euro tiene que pensar en el papel que le está dando a su moneda y movilizarse para impulsar el uso del euro como moneda de intercambio internacional” (Reuters, 9 de julio de 2014).

Las declaraciones del ministro de finanzas hicieron eco en Christophe de Margerie, presidente ejecutivo de la petrolera Total: “Nada impide que alguien pueda pagar por el petróleo en euros”, dijo a la prensa después de una conferencia dictada a economistas en Aix-en-Provence, Francia (Bloomberg, LP, 5 de julio de 2014). Actualmente, los precios de referencia del petróleo y de las principales materias primas, invariablemente cotizan en dólares; los inversionistas que buscan reducir el riesgo cambiario tienen que hacerlo en el mercado de derivados (swaps, futuros, opciones, etcétera), que opera fundamentalmente en dólares. En este sentido, el uso del euro en lugar del dólar en la compra-venta de petróleo incrementaría la influencia de Europa en el mercado petrolero mundial y sus cotizaciones.

De concretarse, se trataría de la mayor apuesta geopolítica en contra de Estados Unidos desde 2000, cuando el entonces presidente de Irak, Sadam Husein, lanzó el temerario proyecto de valuar las transacciones petroleras en euros, es decir, petroeuros en lugar de petrodólares. Finalmente, a raíz de que los bancos alemanes Deutsche Bank y Commerzbank también están siendo investigados por Washington, cabría la posibilidad de que Berlín uniera esfuerzos con París para apoyar la resurrección del petroeuro.

Ariel Noyola Rodríguez es miembro del Observatorio Económico de América Latina del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Un fetiche llamado Vaca Muerta

Hernán Scandizzo (OPSUR)

La referencia a esta formación de esquistos, en los últimos tiempos, se ha vuelto cotidiana tanto en Neuquén como en el ámbito nacional. Las fantasías de vastos sectores de la dirigencia política y del mundo corporativo están depositadas en ella; incluso despierta apetitos más allá de las fronteras argentinas. El intento de concretar esas fantasías pone en tensión concepciones como soberanía, participación popular y democracia, e interpela sobre el significado que el medio ambiente y su cuidado tiene para la dirigencia del país.


Foto: Escrache a la petrolera estadounidense en Neuquén, en el marco del Día Mundial Anti Chevron (Alexis Vichich - OPSUR).

La Agencia de Información de Energía de Estados Unidos estimó, en 2013, que las formaciones de esquistos Vaca Muerta y Los Molles concentran un potencial de recursos recuperables de gas de 582 billones de pies cúbicos (TCF, trillones según la nomenclatura estadounidense). Es decir, más de la mitad de lo que ese organismo le adjudica a la Argentina, 802 TCF, y más de un tercio de lo que proyecta para Sudamérica, 1431 TCF. Independientemente de cuán creíbles sean los números difundidos por Washington, éstos las posicionan en el mercado energético global. Actualmente Vaca Muerta es considerada el área prospectable de esquistos más importante fuera de Norteamérica. Justamente, es a partir de esa caracterización que se dan las pujas entre el gobierno nacional y el de Neuquén -que tiene el dominio sobre la mayoría de estos recursos y porciones menores comparten Mendoza y Río Negro-, y se desarrollan las negociaciones con gobiernos extranjeros y organismos financieros y entre el sector público, las corporaciones petroleras e YPF -que en los hechos queda a mitad de camino.

Desde la agitada primera mitad de 2012, que culminó con la intervención de YPF y la sanción de Ley de Soberanía Hidrocarburífera, el escenario sigue sometido a constantes vaivenes. Aprobada la norma por amplia mayoría en ambas cámaras, el Estado no sólo recuperó el control de la petrolera, al expropiar el 51% de las acciones en poder de Repsol, sino que anunció el retorno a una concepción estratégica de los hidrocarburos, enfocada en las necesidades e intereses del país y divorciada de las imposiciones del mercado. Si bien no se volvió al momento previo a la privatización de Yacimientos Petrolíferos Fiscales ni se desmanteló todo el esquema de los ´90, se avanzó en quitarle a las empresas la libre disponibilidad sobre el recurso y en devolverle al Estado nacional el protagonismo en la planificación de un sector fuertemente trasnacionalizado. Al menos los discursos, y algunas acciones, como el decreto 1277/12 que reglamenta la Ley de Soberanía Hidrocarburífera, iban en ese sentido (OPSur, 14/08/2012).

Sin embargo, a poco andar, la balanza comercial energética cada vez más deficitaria, debido al incremento de las importaciones, y los fuertes condicionamientos que las corporaciones imponían para asociarse con YPF -libre disponibilidad, aplicar la cotización internacional al mercado interno y liquidación de divisas en casa matriz- minaron la intransigencia arropada de nacionalismo petrolero. El pragmatismo se abrió paso y en ese contexto Miguel Galuccio, presidente y CEO de la petrolera parcialmente nacionalizada, debutó como nexo entre los intereses corporativos y los de la empresa controlada por el Estado, que no necesariamente son los del país. Hizo lobby no sólo para que a través de programas como Plan Gas se aumente el precio en boca de pozo, sino también para que los incrementos lleguen a los surtidores y, además, para que el precio interno del crudo se acerque a la cotización internacional. El objetivo de esta transferencia de renta al sector privado -que funcionó para inyectar dinero en la petrolera de bandera- era reactivar la producción, ya que respondía a la demanda de mejores condiciones planteadas por las corporaciones, sin embargo sólo YPF aumentó los niveles de extracción (Página/12, 14/04/2014).

La imposibilidad de revertir a través de YPF la caída de la extracción de crudo y de gas, que se arrastran desde 1998 y 2004, respectivamente, mostró los límites de la expropiación de las acciones de Repsol, ya que la petrolera de bandera concentra poco más del 30% de la producción argentina. Por otra parte, las dificultades para conseguir socios financieros para avanzar en la explotación de Vaca Muerta, planteada por el Gobierno Nacional como la única vía para lograr el autoabastecimiento, se transformaron en un cuello de botella que se decidió sortear sacrificando letras del término soberanía. Así se alcanzó el acuerdo con Chevron para el desarrollo de un piloto para explotar el área Loma Campana.

Este acuerdo fue precedido por la firma de los decretos 927 y 929, que modifican el marco regulatorio para la actividad hidrocarburífera. A través del primero se quitaron o redujeron considerablemente aranceles a la importación de tecnología e insumos que directa o indirectamente estén vinculado al desarrollo de yacimientos no convencionales. Mientras que el segundo remontó el camino de los ’90: tanto para los proyectos convencionales como no convencionales que inviertan más de U$S 1000 millones, a partir del quinto año, pueden exportar el 20% de la producción a precio internacional, libre de aranceles, y liquidar en casa matriz las divisas obtenidas; en caso de no autorizarse la exportación, ese porcentaje de la producción puede venderse en el mercado interno en idénticas condiciones.

Sin embargo el nuevo marco regulatorio no fue seguido por la andanada de inversiones esperadas, de momento sólo YPF/Chevron se acopló. Ante el poco interés despertado el Gobierno Nacional y los gobernadores de las provincias petroleras discuten la posibilidad de reducir el monto de inversión a U$S 250 millones e incrementar los beneficios, permitiendo la liquidación de total de utilidades en casa matriz. Pero antes de avanzar en ese debate conviene puntualizar otras decisiones que lo precedieron. Una de las más relevantes es el cierre del proceso expropiatorio con Repsol, con el que se intentó dar una señal clara al mercado de la vocación argentina de respetar las reglas y, en términos prácticos, poner fi n a las ofensivas de la compañía española, que había iniciado demandas en diferentes tribunales, incluso ante el CIADI, y presionaba con acciones similares a las empresas que se asociaran con YPF. Más allá de la pirotecnia desplegada al momento de la expropiación, en la que voceros del oficialismo plantearon la posibilidad de no pagar indemnización dada la gravedad de los pasivos ambientales y financieros de la empresa, finalmente se acordó un monto y se pagó con bonos (Tiempo Argentino, 24/05/2012 e Infonews, 18/04/2012). Además se garantizó la indemnidad de Repsol en causas judiciales en curso y futuras vinculadas a su gestión -incluso las vinculadas a pasivos ambientales.

La incorporación de los pasivos ambientales como variable de presión en la puja con Repsol, por parte de las autoridades argentinas, y su posterior desentendimiento, dan un peligroso mensaje de impunidad ambiental se transforma en una bomba de tiempo, máxime cuando, con la finalidad de atraer inversiones, se flexibilizan los marcos regulatorios, como es el caso de los decretos 422 y 1208, firmados en 2013 por el Gobierno de Neuquén. A través del primero se eliminó la realización de Estudios de Impacto Ambiental en proyectos de explotación de hidrocarburos de yacimientos no convencionales y se lo reemplazó por la presentación de un Informe Ambiental, que es menos profundo y no se somete a una Audiencia Pública. En tanto el decreto 1208, a través del cual se aprobó el proyecto de YPF para la explotación de esquistos en el bloque Loma Campana, asociada con Chevron, se incluyeron cláusulas por la cual la fiscalización del plan de trabajo y los controles ambientales los realizarán de manera conjunta la provincia y la empresa, lo que marca tendencia hacia la autorregulación corporativa (OPSur, 23/08/2014).

A poco de concretarse la solución amistosa con Repsol, el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y el secretario Adjunto de Energía de los Estados Unidos, Daniel Poneman, anunciaron que sellaban una alianza en materia energética. Según el diario oficialista Tiempo Argentino, el acuerdo -de carácter estratégico- apunta a que el país capte capitales para la explotación de sus recursos y dinamice proyectos claves del sector mientras que Estados Unidos se insertaría de lleno en el negocio de Vaca Muerta. Durante la reunión Poneman enfatizó en la necesidad de crear lazos “para favorecer el intercambio entre las empresas”; mientras que De Vido aseguró que “es uno de los convenios más importantes que han suscripto ambos países en los últimos años”. “Las partes ponderaron el acuerdo alcanzado entre YPF y Chevron, y confirmaron que la oficialización de la colaboración abrirá el ingreso de nuevos inversores entre los que busca seducir a ExxonMobil” (Tiempo Argentino, 22/05/2014).

Poco tiempo después el Gobierno Nacional informaba que las negociaciones con el Club de París habían llegado a buen puerto, seguirían el camino emprendido con Repsol: pagarle hasta que le duela. En ese sentido, el diario Página/12, también cercano a la Casa Rosada, presentó como una buena noticia que grandes corporaciones, con intereses en Argentina y con casa matriz en los países del Club -como la angloholandesa Shell-, allanaran el camino para el diálogo. “Se trata de grandes empresas de los países acreedores que vienen haciendo buenos negocios en el país, y que en la etapa que se inicia proyectan fuertes inversiones.

Las más importantes en carpeta son en los sectores de hidrocarburos, con Vaca Muerta a la cabeza, química y petroquímica, automotrices, minería, donde podría reflotar un megaproyecto para la extracción de potasio en Mendoza y otros de litio en el norte del país, laboratorios y en licitaciones de obras públicas” (Página/12, 01/06/2014). En esa misma edición tanto el gobernador de Neuquén Jorge Sapag, como el ministro de Economía de la Nación, Axel Kicillof, manifestaron sus expectativas de la llegada de inversores externos, incluso se deslizaron los nombres de las petroleras Petronas y Pemex, y de las empresas de servicios Halliburton, Schlumberger y Weatherford. El clima de negocios favorables al desarrollo de Vaca Muerta que se intenta generar a través de los acuerdos con empresas, gobiernos extranjeros y acreedores parece encontrar su techo en la puja entre Nación y los gobernadores de provincias petroleras. El principal conflicto se suscita con la provincia de Neuquén, que tiene el dominio sobre el área de la formación de esquisto que mayores fantasías genera. El gobierno provincial busca captar mayor cantidad de renta a través del sistema de acarreo, por el cual la estatal neuquina Gas y Petróleo (GyP) se asegura la participación en proyectos de desarrollo de no convencionales sin realizar un desembolso directo. Desde el gobierno nacional e YPF se busca poner fin a este sistema, arguyendo que actúa como una traba para la inversión externa, aunque, poco se dice respecto a que la petrolera de bandera tiene intereses en juego. En breve negociará la prórroga de 19 bloques en los que está asociada a GyP a través de dicho mecanismo (LMN, 22/05/2014).

Más allá de las divergencias en torno al acarreo, las negociaciones para consensuar una nueva ley de hidrocarburos giran alrededor de las porciones del negocio que corresponderán a la Nación, las provincias y las empresas, al tiempo que se evalúan otros beneficios para atraer la atención de las corporaciones, como extender la duración de los contratos a 35 años para no convencionales, período al que se sumaría la posibilidad de prórroga por 10 años. También se negocian los alcances de la estabilidad fiscal, el congelamiento de las regalías y la posibilidad de que las empresas liquiden el 100% de utilidades en su casa matriz. El fetiche sigue alimentando fantasías, mientras que de la soberanía sólo se conservan unas pocas letras, el resto fueron servidas como ágape en las celebraciones.

Oposición, terrorismo y control social

La fuerte represión policial con que el 28 de agosto de 2013 se intentó frenar la manifestación contra el acuerdo Neuquén-YPF/Chevron fue la expresión del tipo de relación que el gobierno de Jorge Sapag está dispuesto a entablar con la oposición al fracking. Si bien desde un primer momento había adjudicado a sectores fundamentalistas las críticas a esta técnica, después de aquellas jornadas de agosto la cuerda se tensó más. En noviembre de ese año, en el Club del Petróleo, el gobernador neuquino llamó a librar una fuerte batalla comunicacional a favor de la explotación masiva de yacimientos no convencionales (Neuquén Informa, 12/11/2013). Mientras que en diciembre la ex rectora de la Universidad Nacional del Comahue y actual vicegobernadora de Neuquén, Ana Pechén, convocó nuevamente al empresariado a educar a la población para contrarrestar los discursos de miedo del ‘terrorismo ambiental’ (OPSur, 19/12/2013). Meses más tarde, durante la inauguración de una escuela, el gobernador pidió a los jueces “no generar terrorismo ambiental” al referirse a un fallo judicial que paralizó la perforación de un pozo para esquistos en la provincia de Chubut (LMN, 21/03/2014).

Estas declaraciones se complementan con pedidos de endurecer las sanciones a quienes bloqueen el acceso a yacimientos o interrumpan la producción (LMN, 05/06/2014) y con otras medidas como capacitaciones para policías y fiscales provinciales dictadas por agentes del Federal Bureau of Investigation (FBI) de Estados Unidos y la construcción de un laboratorio forense con fondos de responsabilidad social de las petroleras (RN, 14/02/2014 y 24/02/2014).

Punta de lanza

YPF es la única empresa que ha tomado la decisión explotar masivamente yacimientos de esquistos y, en ese sentido ha desembolsado alrededor de U$S 2.500 millones en Vaca Muerta. También intervino la formación D 129, en Chubut, donde perforó dos pozos, que se encuentran paralizados por acciones judiciales fundadas en la legislación ambiental e indígena. Las otras empresas que más han avanzado en la exploración de Vaca Muerta son la francesa Total y la angloholandesa Shell. La compañía con sede en París explota 11 áreas hidrocarburíferas, en 6 de las cuales está a cargo de la operación, y cuenta con 16 pozos exploratorios perforados en Vaca Muerta. La angloholandesa, en tanto, obtuvo permisos de exploración para tres áreas de la provincia patagónica y perforó 6 pozos horizontales.

Al tándem de las europeas se suma la alemana Wintershall, que a principios de año formalizó un acuerdo con GyP para la exploración del potencial de shale del área Aguada Federal. Mientras que otra actora de peso es la estadounidense ExxonMobil, corporación a la que Gobierno Nacional pretende asociar con YPF, pero que llegó a Vaca Muerta de la mano de la empresa neuquina. En mayo último la mayor petrolera privada del mundo anunció que resultó exitosa la perforación de un pozo en el área Bajada del Choique.

Publicado en Fractura Expuesta N°3, julio 2014.

Fuente:

Organismos oficiales
- US Energy Information Administration (2013); Technically Recoverable Shale Oil and Shale Gas Resources: An Assessment of 137 Shale Formations in 41 Countries Outside the United States. June.

Medios de Prensa
- InfoNews, 18/04/2012; Santa Cruz demanda a Repsol por daño ambiental.
- La Mañana Neuquén, 21/03/2014; Sapag pidió “no generar terrorismo ambiental”
- 22/05/2014; El 20% de Vaca Muerta, en la disputa con YPF.
- 05/06/2014; Sapag quiere fuertes penas para los piquetes petroleros.
- Neuquén Informa, 12/11/2013; Exposición del gobernador Jorge Sapag en reunión del Club del Petróleo.
- Observatorio Petrolero Sur -OPSur-, 14/08/2012; Ante la reglamentación de la ley de ‘Soberanía Hidrocarburífera’.
- 23/08/2013; Acuerdo Neuquén-YPF: ¿El nuevo piso para las demandas corporativas?
- 19/12/2013; El extractivismo pide represión.
- (Hernán Scandizzo), 14/04/2014; YPF, nuevos desiertos y resistencias.
- Página/12, 14/04/2014; “No creo que alcance con YPF”.
- (David Cufré), 01/06/2014; La trama oculta del acuerdo.
- Revista Petroquímica (Nicolás Gadano), 28/05/2014; Qué está haciendo cada una de las grandes petroleras para subirse al boom de Vaca Muerta.
- Río Negro, 14/02/2014; Agentes del FBI capacitarán a policías y fiscales de Neuquén.
- 24/02/2014; Con fondos petroleros crearán un laboratorio de genética forense.
- Tiempo Argentino, 24/05/2012; El pasivo que dejó Repsol ya es superior al valor que exige por YPF.
- 22/05/2014; La Argentina y los Estados Unidos sellaron una alianza estratégica en energía.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La metáfora de la gestión obrera

Jorge Altamira (especial para ARGENPRESS.info)

Aleardo Laría (“Río Negro”, 23.7) eligió su momento para embestir contra la gestión obrera de las empresas vaciadas por sus dueños. En efecto, en los últimos meses se han producido numerosas suspensiones y despidos en el conjunto de la industria, incluidos los cierres y vaciamientos de empresas. De acuerdo a una fuente, en este período se han cerrado 340 mil cuentas-salario, lo que mide la envergadura de los despidos sólo entre los trabajadores ‘en blanco’. El mensaje de Laría sería “aguanten muchachos”, no resistan ni peleen, ni mucho menos ocupen empresas que cierran; no sigan el camino de quienes salvaron las fuentes de trabajo mediante la ocupación de empresas y la gestión obrera. Laría finge ignorar que en la mejor de las hipótesis, una recuperación de la producción, luego de un tiempo prolongado, redundaría en una nueva baja histórica del salario y un mayor crecimiento de la precarización laboral y del trabajo en negro. Es lo que ha ocurrido en los últimos cuarenta años.

Laría rechaza que Zanón estuviera sufriendo un vaciamiento al momento de su ocupación, la cual atribuye a una conducta irracional de los trabajadores. Admite, sin embargo, sin mosquearse que la patronal presentó “un recurso preventivo de crisis”, que establece, entre otras cosas, la suspensión de los derechos laborales y la reducción de los sueldos, y ofrece un tiempo a la patronal para vaciar la empresa. Es lo que ocurrido en numerosísimos casos. A Laría no lo afecta que la crisis capitalista sea pagada por los trabajadores con una mayor miseria social. Recomienda el precepto cristiano que ofrece la otra mejilla, en detrimento del otro que reclama “hacer lío”.

El afán de embestir contra la gestión obrera, conduce a Lauría a repudiar la democracia. Considera negativo el método de asambleas para fijar la orientación de la gestión, pero no encuentra ninguna objeción a las asambleas estatutarias de accionistas. Esta discriminación es típica de la democracia de esclavistas. Asamblea obrera, no; asamblea de accionistas, sí. La superioridad de la primera sobre la segunda es, sin embargo, evidente: los obreros conocen las condiciones de producción, los accionistas, por el contrario, cambian de empresa a través de la Bolsa. De aquí nace la dictadura del ejecutivo, que Laría elogia, que aquel aprovecha para su beneficio personal. .

Laría profesa, en definitiva, una democracia en la que el pueblo “no delibere ni gobierne”; es decir la asamblea de accionistas. El precepto fue inscripto en 1853, en la Constitución de un régimen oligárquico. Que se haya ratificado en las modificaciones constitucionales subsiguientes, a pesar de los grandes cambios sociales que se fueron produciendo, muestra el carácter reaccionario de la política argentina, desde la derecha hasta los ‘progres’. El pueblo no goza del derecho político elementa de la deliberación, y es objeto pasivo de la manipulación del Estado. Un gobierno de trabajadores funcionará sobre la base de la deliberación colectiva. La gestión obrera es una aproximación pedagógica a ese objetivo.

La experiencia concreta ha demostrado que la expropiación del capital y la gestión obrera son una respuesta concreta a la crisis del capitalismo, no un prejuicio ideológico. Lo comprueba su aplicación en casos muy diversos, por corrientes sindicales y políticas muy diferentes. Donde la conciencia política es mayor, las experiencias de gestión son más consecuentes, más independientes del Estado y del gobierno de turno.

El prejuicio ideológico lo ejerce Laría. Cuando atribuye el recurso preventivo de crisis de Zanón al derrumbe de la convertibilidad, omite que ese derrumbe fue parte de una crisis sistémica del capitalismo, que abarcó a varios continentes y finalmente fue mundial. Saluda la disolución de la Unión Soviética y la “reconversión capitalista” de China, sin denunciar el mayor robo de la propiedad pública producido en toda la historia, por parte de una mafia con etiqueta ‘comunista’ concertada con el capital internacional. Esa mafia llegó al poder como consecuencia del retroceso de la revolución socialista a escala global.

El ascenso del Partido Obrero y del Frente de Izquierda abarca a todo el país. Laría le atribuye un carácter folclórico, cuando su contenido es internacional. Está vinculado a la mayor crisis del capital desde el derrumbe de los años 30 y a una decadencia nacional implacable. Ha elevado la miseria social a niveles nunca vistos en más de medio siglo, y asola al mundo con guerras y masacres cada vez más sangrientas. El comunismo, no su caricatura trágica, es un hijo revolucionario del capitalismo y de una clase obrera y trabajadores conscientes del impasse histórico del capitalismo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Trotsky o Chevron

EL ZUMBIDO - ANRED

Parte de esta nota fue publicada por el diario Río Negro en respuesta a la publicada por Aleardo Laría sobre las empresas bajo control obrero y “el éxito de Trotsky”. Aquí la versión completa de “Trotsky o Chevrón”, del obrero de FaSinPat, militante del Partido de los Trabajadores Socialistas y ex diputado por el FIT Raúl Godoy.

El miércoles 23 de julio, el vicedirector del diario Río Negro, Aleardo F. Laría Rajneri, publicó un “informe especial” sobre lo que él denomina “el singular éxito de Trotsky en Neuquén”. Lo que empieza como una “crónica” sobre el desarrollo y programa del FIT (conformado por el PTS, el PO e IS) termina en una serie de ataques a las gestiones obreras. Más allá de la clara ideología derechista y antiobrera de quien escribe, lo más grave del artículo es que está plagado de “imprecisiones”, por no decir mentiras.

Como militante trotskista desde mi juventud, fundador del PTS, obrero de Zanon desde hace 20 años y parte el Sindicato Ceramista, al ser nombrado en el artículo, solicito “derecho a réplica” al diario Río Negro. En defensa del “control obrero” y nuestra democracia Uno de los ejes de la nota de Laría es desprestigiar las gestiones obreras ceramistas, mostrando su supuesta “ineficiencia” comparada con la producción capitalista.

Esconde Laria que Zanon surgió como respuesta ante el cierre de más de 2 mil fábricas en el 2001, que provoco casi 4 millones de trabajadores desocupados.

“La gestión asamblearia no parece un método adecuado para dirigir una empresa y la pretensión de igualar los salarios expulsa a los trabajadores más especializados”, dice. Tanto la gestión obrera de Zanon y la de Stefani, como ahora la puesta a producción sin patrón de Cerámica Neuquén, fueron medidas que tomamos en defensa propia los trabajadores frente a patronales que, o bien se borraron de sus fábricas, o pretendieron despedir masivamente. En nuestro evitamos que casi 500 obreros (y detrás de cada trabajador hay una familia) quedaran en la calle.

El otro elefante que quiere esconder Laria en un baño es la gran estafa y fraude que estos empresarios vaciadores cometieron contra los trabajadores, sus familias y la comunidad: Zanon sumo 190 millones de dólares de deuda entre créditos del Estado, del Banco Mundial, y bancos de las Islas Caimán. Por estos desfalcos fue condenado. “Modus operandi” que repite Villafranca de Cerámica Neuquén. Eso sí, ambos empresarios hacían sus aportes “generosos” a las campañas de los partidos.

Una de las primeras resoluciones de la gestión obrera en Zanon fue la votación, democrática en asamblea, de las “Normas de convivencia.” Terminado el despotismo patronal fuimos los propios obreros los que establecimos nuestros mecanismos. Toda indisciplina o actitud que va contra algún compañeros/a o la gestión obrera de conjunto es discutida en nuestras “jornadas” (asambleas mensuales de toda la fábrica donde se discuten los problemas políticos y productivos) y se resuelve si se observa al compañero, o si se le aplica alguna sanción. Sólo ante faltas muy graves y reiteradas se ha llegado al extremo de desafectarlo. Es una infamia la afirmación que “según esas reglas, el cese también podía ser dispuesto por el “alejamiento de la dirección político-sindical” o el incumplimiento de la norma que obligaba a la participación obligatoria en marchas convocadas por el sindicato.” En Zanon y el Sindicato Ceramista existe libertad de tendencias políticas, ideológicas y religiosas, y no perseguimos a nadie por su pensamiento. En la Comisión Directiva existen miembros que ingresaron como minoría en las últimas elecciones, derecho conquistado producto de la reforma del estatuto del SOECN en el año 2005, por lo cual convivimos militantes con compañeros independientes con distintos pensamientos.

Otra mentira es sobre la cantidad de obreros: en 2001 éramos poco más de 300, de los cuales 250 decidimos defender las fuentes de trabajo. La gestión obrera creo los otros 200 puestos de trabajo que hay actualmente.

Cuando hablan de los subsidios que recibe la gestión obrera, debería decir que son los mismos que recibía la supuesta “eficiente” gestión privada. No existe ninguna fábrica ceramista de la Argentina que haya renovado su maquinaria sin un crédito. El mismo crédito que venimos reclamando y que nos niega o dilatan, tanto el gobierno nacional como el provincial.

Como el pez por la boca muere, Laría dice que todo comenzó porque yo, en calidad de militante trotskista no quise aceptar despidos en la fábrica. Distorsiona que todas las decisiones las tomamos en asamblea y no tal o cual persona. Y lo peor: defiende el “derecho” de las patronales para despedir y que los obreros y obreras nos quedemos en la calle, con lo cual está promoviendo la desidia, irresponsabilidad y parasitismo de empresarios como Zanon y Villafranca ¿No le da vergüenza?

La “democracia” para ricos y nuestra historia Laría hace una defensa cerrada de la “democracia” garante de la propiedad privada, y de los negocios de las multinacionales imperialistas en particular. Condena los cortes de ruta y las medidas de acción directa (a las que denomina “excesos que se hacen en nombre de la clase obrera”). Afirma que “es probable que en un clima tan hostil desistan de venir a radicarse a Neuquén muchas empresas multinacionales acostumbradas a tener mejor acogida por parte de sus anfitriones.” Se refiere a empresas como Chevron, que no tienen ningún inconveniente para avasallar derechos del pueblo mapuche, o la autopartista norteamericana Lear, que despidió a más de 230 trabajadores y no deja ingresar a la planta a su Comisión Interna, violando todas las leyes nacionales.

Dejemos para quienes quieren ensuciar la historia, la comparación de la lucha de Leon Trosky con la aberrante degeneración de Stalin a la causa socialista. Justamente fuimos los trotskistas quienes luchamos contra la burocratización de la URSS. Y eso se pagó heroicamente con la vida. Los “singulares trotskistas” del PTS, echamos raíces en Neuquén y todo el país: el trotskismo ha ganado carta de ciudadanía en la Argentina.

Por ello no queríamos dejar pasar los errores que plantea Laría en el “informe especial” de nuestra propia historia.

Para terminar, el ataque de Laría contra los trabajadores y la izquierda no es casualidad. Es una política nacional, porque ante el chantaje de los fondos buitres, los despidos y suspensiones en la industria, vendrán nuevos golpes contra los trabajadores. Y los trabajadores responderemos: desde nuestra experiencia, desde nuestras conquistas, y desde nuestras organizaciones, en eso consiste su preocupación. Por eso el ataque a los obreros, a sus experiencias y a sus organizaciones.

Nota de Aleardo F. Laría:
Neuquén: la saga de las empresas bajo "control obrero"

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Entrevista a José Rigane - Aumento en las tarifas de gas: “No tenemos una política energética basada en la soberanía”

FETERA

A partir de la Declaración “Los argentinos no queremos pagar mayores tarifas” que publicó el Mo.Re.No (Movimiento por la Recuperación de la Energía Nacional Orientadora) días atrás, nuestro Secretario General, José Rigane -quien además es el Presidente del Moreno- fue entrevistado por distintos medios de comunicación sobre el tema.

Los aumentos en la tarifa de gas alcanzan hasta un 120%, generando mucho malestar entre los usuarios que ven perjudicado su bolsillo ante tan abrupta elevación.

Sobre este tema, que está atravesado por las políticas en materia energética que han implementado los gobiernos en las últimas décadas, se refiere Rigane en esta entrevista realizada por el periodista de Radio Brisas, Daniel Temperoni, en la mañana del lunes 28 de julio de 2014.

-Daniel Temperoni: ¿Qué opina de los aumentos en las tarifas de gas?

-José Rigane: Sin lugar a dudas la política de subsidios que nosotros vinimos criticando termina en este panorama: o paga el Estado, o sea, nosotros a través de los impuestos; o paga directamente la empresa, o termina pagando el usuario. Y acá lo que pasó es que terminó pagando el usuario. Obviamente que esto genera una serie de situaciones de injusticia en los sectores populares, que tienen menos poder adquisitivo, y se pone un freno al acceso a la energía para los ciudadanos. Esto es problemático porque una vida digna debe incluir el acceso al agua, electricidad y gas. En otros casos, posiblemente serán los menores, esta adecuación de las tarifas tiene que ver con establecer un precio acorde a lo que debería ser el costo del producto.

Pero tenemos un problema. El problema es que todo está basado en que el que tiene dinero puede pagar y el que no tiene dinero se encuentra ante la imposibilidad de poder utilizar, en este caso, el gas en pleno frío. Entonces, son cuestiones que, lamentablemente, deberían haberse resuelto de otra manera y tomar medidas al respecto con un tema fundamental en Argentina que tiene que ver con los costos.

Nosotros seguimos manejándonos con costos internacionales. Entonces, cuando baja o sube el valor del petróleo, Argentina pierde de una u otra manera. ¿Por qué? Porque no tenemos establecidos los costos internos. Un barril de petróleo, para extraer en Argentina, no sale 100 dólares, ni 110, ni 70. Cuesta 12 o 14 dólares, según la cuenca de la que estemos hablando y no hay precio en relación a estos costos internos. Por lo tanto, tenemos esta situación que genera un estado de necesidades que no se pueden abordar.

-D.T.: Para que esos precios reconozcan efectivamente los costos argentinos. ¿Qué debería estar pasando? Porque mucha de esa energía que estamos consumiendo la estamos importando, ¿no?

-No tenemos una política energética basada en la soberanía. Lo que tenemos, desde la década del 90, es una política energética que no se ha modificado, al contrario, se ha profundizado. Que tiene que ver con el proceso de privatización y lo peor de todo, con la extranjerización. Entonces, acá cuando se desarrollan las políticas de subsidios, las empresas nunca dejaron de percibir lo que tenían que percibir o lo que tenían que ganar. Ellos mantuvieron, aunque haya retraso en el pago, siempre lo que necesitaban.

Entonces, tenemos una situación en la que no se ha cambiado el modelo energético. Se puede estar de acuerdo con lo que hace Bolivia, Venezuela, Brasil, Uruguay o Ecuador, pero allí hay políticas energéticas que se responden con el resguardo de su soberanía; y nosotros seguimos en el proceso de entregar los recursos.

Las empresas petroleras se han llevado más de 100 mil millones de dólares de nuestro país, y todo eso es de los argentinos. Pagamos en la boleta de gas un impuesto al gas importado. ¿Qué responsabilidad, qué culpa tiene el usuario argentino de tener que estar pagando impuestos, si no hemos sido los argentinos los que hemos definido porqué camino transitar en materia energética? Las decisiones que se tomaron y que generaron que se agotaran nuestras reservas de gas - teníamos para 32 años de reservas descubiertas por el Estado Nacional- fueron decisiones gubernamentales que ninguno de los gobiernos constitucionales de Menem hasta hoy han modificado. Por el contrario, este gobierno las siguió impulsando y sosteniendo. Esto terminó con las reservas y ahora terminamos importando gas y, como importamos gas, lo tenemos que pagar los usuarios. Pero nunca fuimos consultados. Nunca los argentinos hemos sido consultados para decidir si queremos que se produzca el petróleo, cuánto producir y para qué producirlo. Estamos como en el siglo XVIII: exportábamos el cuero de vaca salado y le comprábamos importados los zapatos a los franceses. Ahora exportamos crudo, no hay valor agregado y compramos las naftas especiales. Este año las naftas ya han subido más de 33% en el valor final al consumidor y tenemos que estar importando porque no producimos lo propio. Bueno, esto es lo que hay que cambiar, esto hay que modificar.

-D.T.: Nunca hubo una política planificada de los gobierno en cuanto a las reservas de petróleo y gas…

-Tenemos 14 millones de argentinos que no tienen gas natural y que tienen que recurrir al gas licuado de petróleo, a la garrafas, y se pagan fortunas por un producto que la tendencia, como dicen los economistas, es de costo cero. Porque cuando uno va a buscar petróleo extrae gas, es como ir a buscar agua y sacar barro, así de esperable.

Lo otro que sigue sucediendo en Argentina es que ahora se está tratando de rematar, de regalar, de entregar Vaca Muerta. Todo esto es porque hay hidrocarburos no convencionales. Además, es una discusión en sí misma por lo que significaría implementar y desarrollar el frackting en gran escala en Argentina: las consecuencias que podría tener en temas de contaminación, de la utilización de millones de litros de agua, de los 500 productos químicos que se utilizan. Pero más allá de eso, que es así de importante y donde los argentinos tampoco podemos participar en la decisión, ahora se está discutiendo una nueva Ley de Hidrocarburos. Esta nueva ley la discute el gobierno con los 10 “jeques” que tenemos en Argentina y que son los gobernadores de las provincias petroleras. Sobre el petróleo, un recurso nacional y de todos los argentinos, discuten entre ellos a ver quién se queda con la mejora tajada, quién saca mejor provecho de esta situación. Pero esto es lo que hay que modificar. Deberíamos tener una democracia más participativa y debería ser consultado el pueblo si quiere o no quiere tal o determinado tipo de producción porque es el pueblo el que va a padecer o va gozar de esta circunstancia.

Hay tres decretos que desregularizaron las situaciones del campo energético; 3 decretos de la época de Menem, con otros decretos se vuelve para atrás todo, no se necesita una ley, sin embargo ningún gobierno constitucional, hasta el día de hoy, lo hizo. Lo que significa que siguen sosteniendo y profundizando la política de empleo a los grupos multinacionales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

A 38 años del Apagón. Argentina y el imperio Ledesma: La maldición del azúcar

Andrés Figueroa Cornejo (especial para ARGENPRESS.info)

“De amplia miel era su
corazón en agraz”
Patricio Manns

Antes del pueblo y su plaza. Antes del primer niño y la mujer embravecida. Antes del resumen de todos los dolores y de la caña mezclada con sangre. Antes de Masetti (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=184126) y los asesinatos. Mucho antes del pueblo del Libertador de la provincia más noroccidental de Argentina, Jujuy, y de su machete de sol a sol en la zafra. Antes de todo y desde hace más de 200 años, fue el ingenio azucarero de Ledesma.

Explotación de humanidad indígena

Con un total de activos de USD 40.215.230 (año 2013, Fuente: Comisión Nacional de Valores de Argentina), el imperio Ledesma es un complejo agroindustrial basada en la explotación humana de la caña de azúcar. Expolia a más de 8 mil personas en distintas provincias, lidera los mercados argentinos del azúcar y del papel, participa estratégicamente en el negocio de frutas y jugos cítricos, carne y cereales, alcohol hidratado, bioetanol anhidro y jarabes de maíz, y sus ganancias son comandadas por el dominio del capital financiero y los casinos bursátiles.

Su asentamiento inicial y existente hasta hoy está en el territorio indígena de sierra y selva tropical que todo el mundo denomina Ledesma y que en el mapa aparece como Municipalidad del Libertador Gral. San Martín. La industria tuvo su barrio propio, hospital, escuelas, gendarmería, viviendas para directivos y lotes para los trabajadores/as que en el presente forman los barrios. En el tiempo congelado del territorio, generación tras generación, los zafreros primero y ahora los operarios asalariados han sido indígenas de la localidad, de Catamarca y de población proveniente de Bolivia.

Según la municipalidad, en la zona viven 60 mil personas. La gente vende su fuerza de trabajo en Ledesma y mucho después en las tabacaleras. Un puñado es funcionario público y otro es trabajador cuentapropista. El municipio ruinoso es administrado por el intendente Jorge Ale del Frente para la Victoria. No tiene ningún dato sobre la composición general ni particular de la población, pero reconoce problemas graves de adicción a las drogas. Hay una comisaría de celdas mugrosas y una plaza con estatua y con iglesia. Sólo en Ledesma trabajan 4 mil personas de manera directa. Luego se multiplican las empresas contratistas subordinadas al imperio azucarero.

Respecto de Ledesma y sus atropellos legendarios, el municipio se limita a tomar palco y a callar otorgando.

El capital de la megaempresa se funda en las relaciones sociales de la oligarquía terrateniente sólo posible de enriquecerse mediante el avasallamiento en permanente tensión con los intereses históricos de la comunidad.

Un proceso sin condena

A 38 años del espanto y la muerte, Hilda Figueroa es la testigo clave en el proceso en curso contra el dueño de Ledesma desde 1970, el archimillonario Carlos Pedro Blaquier, debido a su complicidad en la operación político-militar conjunta cometida por la dictadura a partir del 20 de julio de 1976, llamada la Noche del Apagón. Entonces la industria propietaria de todo, con el fin de facilitar el secuestro de 400 personas de la zona del Libertador General San Martín, Calilegua y El Talar, cortó la electricidad del pueblo. De las capturas de civiles quedó un saldo de por lo menos 33 detenidos desaparecidos. Un trimestre antes, el mismo día del golpe de Estado, el 24 de marzo de 1976, fue detenido desaparecido junto a otros, el Intendente del Libertador de 1950, Luis Arédez, la única autoridad democrática que enfrentó con impuestos al ingenio. Hasta el 2005, año de su muerte, su viuda Olga Márquez dio vueltas a la plaza con un pañuelo claro en la cabeza exigiendo verdad, memoria y justicia. Hoy el poblado está lleno de niñas y adolescentes que llevan su nombre.

A fines de abril de 2012 el fiscal federal de la provincia de Jujuy ordenó la realización de dos allanamientos en dependencias de Ledesma y la indagatoria a Blaquier, a 4 policías y al administrador de la empresa en la época de los crímenes, Alberto Lemos. En la actualidad ambos sujetos se encuentran procesados. Carlos Pedro Blaquier como cómplice en primer grado de la privación ilegal de la libertad agravada de personas. En la ocasión, el juez de la causa hizo firme referencia a las relaciones de Blaquier con José Alfredo Martínez de Hoz (ministro de Economía de la tiranía), a los créditos que beneficiaron a Ledesma y a la liquidación de los ingenios azucareros del norte argentino que sirvieron para concentrar la industria de Salta y de Jujuy.

En las oficinas allanadas de la empresa por mandato judicial se encontró documentación de trabajadores desaparecidos y un informe detallado sobre la marcha realizada en Jujuy en 2005, donde figuran entre los espiados el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel y Nora Cortiñas, paradigma de las Madres línea fundadora y estrella en mitad de la noche cerrada.

Hilda Figueroa: me estremeció la mujer

Hilda Figueroa, que permanece con custodia de gendarmería debido a las amenazas y agresiones recibidas por su importancia en el proceso contra Blaquier y Lemos, es egresada de la Escuela Normal del Libertador, ex estudiante de Abogacía en Tucumán, sobreviviente de la poliomielitis desde su infancia, sobreviviente de la Noche del Apagón y sostenedora de un Centro de Cuidado Infantil desde hace 25 años en el pueblo del Libertador. Su casa está en un barrio sencillo y es una de las mujeres más corajuda, inteligente y con capacidad de liderazgo que el periodista responsable de esta investigación haya conocido.

“El 20 de julio del 76, junto a mi hermana, discapacitada también por la poliomielitis, dejamos a mi madre en el bus donde viajó a Tucumán a visitar a mi hermana mayor”, relató Hilda. “De regreso a Calilegua a casa de mi abuela y con mi hermana menor en el vehículo conducido por un amigo de la familia advertimos todas las luces apagadas. Con los focos del auto logramos ver a los soldados separados cada tres metros, apostados a cada lado de la única calle de ingreso a Calilegua y con sus fusiles apuntando a los que íbamos por la vía, mientras otros militares sacaban a la gente de sus casas, especialmente a los varones. Todos eran vecinos y conocidos nuestros. Muchos de ellos hoy son detenidos desaparecidos y otros no quieren hablar sobre lo ocurrido. En el camino se cruzaron camionetas de la empresa de Ledesma, fácilmente reconocibles porque sólo ellas portaban radio. Ningún transporte era militar. A 4 casas del hospital vivíamos nosotras. Justo cuando pasamos por el hospital, dieron la electricidad. Nuestra casa estaba abierta (yo pensé que la estaban robando), y antes de parar el coche ya habíamos sido rodeados. Abrieron las 4 puertas, sacaron al conductor, a mi hermana y mí a rastras. Nos arrojaron al suelo y a mi hermana que gritaba le taparon la boca con un arma, y a mí me vendaron. Mis familiares muchos después nos contaron que cuando escucharon los gritos intentaron traspasar el grupo militar, de gendarmes y policías del pueblo, sin éxito. Ya nuestra vivienda había sido destruida completamente hacía unos minutos. De hecho, fue la única casa tiroteada de toda la zona y aún conserva esas marcas.”

-¿Y por qué ustedes?

“Eso me gustaría saber. Además, todo el mundo estaba al tanto de que nosotras éramos discapacitadas.”

Lo anterior y muchos detalles con nombre y apellidos, fueron ofrecidos por Hilda en su calidad de primera testigo-víctima del Apagón en el primer juicio que se hizo en Jujuy sobre la desaparición del maestro Julio Álvarez García. “A él yo lo conocía como empleado no docente de la Facultad de Derecho en Tucumán. Nunca supe de su militancia montonera. Yo fui de aquellas estudiantes que únicamente me dedicaba a sacar mi carrera, tal como me lo ordenó mi madre siempre. De hecho, el 23 de marzo de 1976, a horas del golpe, yo estaba preparada para rendir un examen”, siguió Hilda. El caso de Julio Álvarez corresponde sólo a una de las causas de esa noche espantosa.

-¿Cuál fue el mapa represivo que sufriste?

“Las fuerzas conjuntos me levantaron a minutos del 21 de julio de 1976. Junto a mi hermana (ambas éramos menores de edad) nos subieron a una camioneta. Yo me encontraba en pleno proceso de rehabilitación y recién me habían quitado una bota de yeso y sólo llevaba bastón. Bajaron a mi hermana y a mí me trasladaron a la seccional de la policía local de Calilegua. Me colgaron el número 85 y me arrojaron inmediatamente a un lugar muy amplio, como un camión, donde había una buena cantidad de cuerpos. Allí reconocí algunas voces, entre quejidos y golpes. El vehículo se puso en marcha hacia el ingenio Ledesma del Libertador y se detuvo en la gendarmería que había en su interior, hoy seccional Ledesma.
En tanto fui trasladada al centro clandestino de Guerrero (a casi 20 kilómetros de la capital provincial de Jujuy, San Salvador), fueron bajando en distintos vehículos a los detenidos en diversos lugares de reclusión.
En Guerrero existían tres hosterías. Sólo hace unos años supe que entonces pertenecían al gobierno provincial de Jujuy. Yo conocía ese lugar muy bien, entre muchas cosas, porque participé de niña en un retiro espiritual de las monjas. En septiembre del 76 ese sitio fue convertido en escuela de policía.
Allí fui torturada, violada, interrogada, flagelada sistemáticamente. El 28 de julio, día de la gendarmería nacional, me llevaron a la cocina para hacer las empanadas de su fiesta, pero yo no sabía cerrarlas. No eran gendarmes cualquieras, eran cabos y suboficiales. Cuando se percataron de mi incapacidad para terminar las empanadas, me trasladaron a una especie de cucheta y me violaron entre varios.
Días después, en la locación en que me encontraba con otras chicas, me atacó sexualmente otro policía. Como por las vejaciones previas se me habían soltado las amarras de las muñecas, logre zafar una mano y con ella le toqué la cara al hombre. Esa es la única cara que reconozco entre tantos ultrajes; el único policía al que acuso con absoluta propiedad y del cual tengo su nombre. Se trataba de un policía de la provincia que trabajaba en Calilegua, Bernardo Salinas.”

Hilda no se quiebra, ya no llora. Hilda desarma a los fantasmas del horror con su vocación de justicia inenarrable. Después de Guerrero, Hilda fue transportada a la cárcel de Gorriti de Jujuy. Fue puesta en libertad el 26 de noviembre de 1976. Su memoria en acción pulveriza el miedo y aviva las convicciones.

Blaquier, a cuchillazos dolarizados ha retardado su proceso judicial y su castigo. En la voluntad de los hombres y de las mujeres en movimiento están las fuerzas necesarias para que la palabra justicia tenga otra vez sentido.

Julio de 2011: las víctimas de “El Triángulo”

En julio de 2011, 700 familias que sobrevivían en la calles de la Municipalidad del Libertador realizaron una toma de 15 hectáreas. Como todo el territorio nortino es propiedad privada de Ledesma (cientos de miles de hectáreas usurpadas a lo largo de la historia), los empobrecidos sin suelo tocaron inmediatamente los intereses de Blaquier.

Julio Gutiérrez, miembro del Centro de Acción Popular Olga Márquez de Arédez (Capoma), explicó la relación entre la Noche del Apagón y la ocupación de terrenos de 2011 en la que fueron asesinadas 4 personas y donde “el represor fue el Estado y su cómplice de siempre, la empresa Ledesma.”

-¿Cómo ocurrió?

“El 20 de julio de 2011 realizamos la toma mientras en paralelo se negociaba con Ledesma para que la gente pudiera quedarse. Las promesas de diálogo de la empresa sólo fueron una movida dilatoria para golpearnos desprevenidamente. El 28 de julio, producto de una denuncia de usurpación puesta por Ledesma, la jueza del Juzgado Penal Nº 2 de Jujuy, Carolina Pérez Rojas, ordenó el desalojo del lugar y varios comenzaron a salir. Sin embargo, y sin aviso alguno, a las 06.00 de la mañana se inició la represión policial ya no sólo contra quienes estaban en el terreno sino también contra los barrios aledaños. Fueron asesinados Félix Reyes, Ariel Farfán, Juan Velásquez y Alejandro Farfán (este último, un policía probablemente abatido por una bala de su propia fuerza). A las 09.00 la jueza Pérez Rojas mandó el repliegue de los uniformados, pero ellos continuaron disparando hasta pasado el mediodía. La investigación de los crímenes fue hecha por la misma policía que mató. En la actualidad hay más de 50 personas que están procesadas por la justicia, sin ningún resultado, sin esclarecimiento, cuando ya han transcurrido tres años de la masacre. Lo cierto es que el mismo Carlos Pedro Blaquier que colaboró con la dictadura en julio de 1976, propició los asesinatos de julio de 2011.”

-Esta noche “El Triángulo” está lleno de niños y adolescentes participando en la conmemoración de los crímenes de 2011…

“Muchos de estos jóvenes son la garantía de continuidad de las futuras luchas contra la esclavitud a la que aún nos somete Ledesma.”

Veneno en el aire e incomprensión ecológica de las izquierdas

Cristina Delgado, luchadora ecológica desde hace 4 décadas y átomo que combina el combate inseparable por la biodiversidad y la emancipación humana, informó sobre las maldiciones sanitarias para la población provenientes de Ledesma. “Aquí la comunidad vive dentro de una verdadera cámara de gas. Después de la fabricación de azúcar y de alcohol para biocombustible, la industria arroja un desecho llamado bagazo. Ese compuesto húmedo debería estar en compartimentos especiales, en secadoras, para luego ser usado en la producción de papel. Pero con el fin de ahorrar, Ledesma forma montañas de bagazo al aire libre que inmediatamente vuelan sobre la población. El bagazo, que es un hongo humedecido, produce esporas que al mantenerse en suspensión abierta es respirada por las personas y llega hasta los bronquios, los pulmones y al torrente sanguíneo provocando laceraciones en el organismo. La más grave es la bagazosis que es una especie de cáncer (http://es.wikipedia.org/wiki/Bagazosis). La enfermedad, que ni siquiera es reconocida por el Estado argentino como tal, no sólo está en Libertador, Jujuy, sino que en toda la industria azucarera de las provincias de Tucumán, Salta, Chaco. Además en Libertador, Ledesma se preocupó de robar el agua de los cauces naturales para regar sus plantaciones de cítricos, de caña de azúcar, como para la fabricación de azúcar, papel y alcohol. Por eso el agua escasea, hay menos caudal y está más contaminada para el consumo de la gente.”

-Durante tus años peleando frente a un mundo convertido en basurero por el capitalismo, ¿has observado una integración genuina del ambientalismo consecuente en las izquierdas?

“En mis tiempos de estudiantes, en la escuela y la universidad, la izquierda convencional se oponía a nuestra lucha, acusándola de pequeño-burguesa, reaccionaria y obstáculo de su concepción de desarrollo. No vinculaba el bienestar del pueblo con el respeto a la naturaleza.
Yo soy de la provincia de Tucumán y veíamos la explotación de la gente mientras se iba destruyendo el área natural que habitaba y donde era obligada a sobrevivir en condiciones de miseria, en medio de los cañaverales de propiedad de los señores feudales hasta nuestros días.
A comienzo de los 90 en Buenos Aires, todavía la gente no sabía qué era la ecología. Hace poco que la izquierda en Argentina pone a la ecología en sus programas y principios. Sin embargo, considero que lo hacen sólo de manera accesoria, para no quedar fuera del movimiento ecológico en lucha del planeta. La izquierda argentina no ha superado sus viejas versiones desarrollistas para la nueva sociedad necesaria y por conquistar. No comprende todavía que el capitalismo es una totalidad destructiva que no se reduce a la explotación laboral. Afortunadamente, la semilla que hemos sembrado durante tanto tiempo ya está dando frutos esperanzadores entre los jóvenes luchadores. Dentro y fuera de las izquierdas.”

Gracias Ledesma

Eduardo Martínez es ex trabajador de Ledesma. Allí laboró durante un cuarto de siglo en la división celulosa de la fábrica de papel. Martínez recordó que “entre fines de 1989 y comienzos de 1990 debido a las leyes de precarización laboral y transferencia de recursos, de los 13 mil trabajadores que había, la empresa lanzó a la cesantía a 10 mil en una sola semana. Ni siquiera nos enviaron un telegrama de despido. Fuimos informados por los jefes. Con la hiperinflación de entonces, mi indemnización pagada a tres meses se hizo humo. Los sindicatos desaparecieron. Nosotros creíamos en Ledesma. Yo había comenzado a trabajar en la empresa a los 20 años de edad.”

-Tú le das las gracias a Ledesma…

“Sí. Le estoy muy agradecido porque me despidió y así conocí la felicidad y la libertad para luchar contra Ledesma.
Por la insalubridad de las instalaciones de mi división, yo estaba condenado a muerte, como muertos tempranamente están muchos ex compañeros de trabajo e incluso hasta hoy lo están quienes se desempeñan allí”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

S. D. Verzeñazzi: "Andrés Carrasco quiso evitar más dolores y lo castigaron por eso"

Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

Sergio Daniel Verzeñassi nos brinda una semblanza de la digna vida científica que nos legó Andrés Carrasco.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Boletín informativo de CORREPI

Tortura y muerte: cuando lo sistemático se pone máscaras / El enemigo es un pibe en moto / Córdoba: gatillo fácil, represión e impunidad / No todo el Mundial terminó / Policías cuentacuentos: La historia del lobo feroz / Próximas actividades.

Agradecemos a todos los compañeros y organizaciones que nos acompañaron o enviaron mensajes solidarios ante la noticia del fallecimiento de nuestra compañera Delia Garcilazo.

Tortura y muerte: cuando lo sistemático se pone máscaras
Carlos Raúl Guirula (33) era un albañil de Posadas, Misiones. Fue torturado hasta la muerte en una comisaría de esa provincia. Su muerte no fue natural ni accidental, como intentan hacer creer sus asesinos y el aparato que los respalda. Guirula no soportó la brutal paliza que le dieron: sus costillas reventadas a golpes hicieron estallar sus pulmones. Le aplastaron el tórax, le reventaron el bazo y sufrió hemorragias internas. A pesar de su metro noventa, de sus cien kilos, de su cuerpo forjado en el yugo del trabajo de la construcción, Guirula no pudo más.
Mientras tanto, en el proceso de investigación a cargo del juez Marcelo Cardozo, los once policías imputados siguen sosteniendo que nada tienen que ver, aunque en sus declaraciones se contradigan, se acusen unos a otros, intenten ocultar la obviedad del hecho y la naturaleza del poder que detentan.
Carlos salió el viernes 18 junto a sus amigos hacia un motel de la ciudad. Pasaron la noche junto a dos prostitutas en una de las habitaciones del lugar. Cerca de las 4 de la mañana, discutió con los encargados del lugar porque le pareció excesivo el costo de dos botellitas de whisky del minibar. El conserje llamó a la policía.
Inmediatamente llegaron desde la Seccional 13ª la comisario Lourdes Tabarez junto a otros dos agentes. Luego llegó otro móvil del Comando Radioeléctrico. La mujer dice que pidió refuerzos porque el albañil estaba “incontrolable”. El jefe del segundo móvil dice que cuando llegaron, ya estaba reducido y sólo ayudaron a subirlo a la caja de la camioneta.
El cuerpo de Guirula cuenta lo que los policías callan: usaron gas pimienta, le dieron patadas, puñetazos, bastonazos. De a uno, dos, cinco, siete. Todos y cada uno golpearon con saña y crueldad. Los milicos dicen que se cayó y golpeó mientras lo detenían, durante el forcejeo. Las cámaras de seguridad del interior del albergue los retrucan.
Cuando llegaron a la comisaría, Carlos ya estaba muerto. Lavaron la camioneta para eliminar toda evidencia, y lavaron el cuerpo. El personal de turno hizo su parte en ese tramo.
El juez, aunque indagó a todos los policías, ya muestra por dónde llevará la causa. Las fuentes judiciales habituales adelantaron a los medios que “es difícil esclarecer quién de los múltiples autores aplicó los golpes mortales”. Es el verso de siempre en las causas por tortura. Es la máscara del individuo, cuando mata colectivamente la fuerza, el brazo armado del estado. No es un homicidio en el que hace falta averiguar quién disparó o acuchilló. Es una sesión de tortura por apaleamiento, y cada uno que estaba presente es igual de responsable, cumpliera el rol que cumpliera.
Padre de tres niños, separado de su compañera pero compartiendo con ella techo y crianza, Carlos dejó de ser sostén de su familia. El estado lo asesinó por haber discutido un precio excesivo. El estado sacó a sus perros guardianes para que no quede sujeto sin castigo, sin disciplinamiento, sin vida que valga un mínimo gesto de queja.

El enemigo es un pibe en moto
Día a día, en cada punto del país se ejecuta la represión en los barrios, dando fundamento a lo que se replica y resuena en cada manifestación en contra de la impunidad: “No es un policía, es toda la institución”. Tres episodios, en lugares distantes entre sí, ocurridos esta semana, lo ratifican.
El 14 de julio, en General Baigorria, Santa Fe, Carlos Miño, de 16 años, fue fusilado de un balazo en la cabeza por el policía Carlos Eduardo I. de 33, quién justificó el asesinato como defensa ante un asalto intentado por Carlos y otro joven de 18 años con el que iba en moto. El otro chico recibió un disparo en el omóplato y huyó, aunque luego fue detenido en el hospital Eva Perón.
En el lugar del hecho sólo se encontraron 8 vainas de la pistola policial; ni la pistola con la que el asesino alega que intentaron asaltarlo ni rastros de que alguien más que el policía haya disparado.
Así y todo, el juez José Luis Suárez dispuso la imputación del efectivo como homicidio "con exceso en la legítima defensa" sosteniendo que, aunque "el uso de un arma de fuego ya era irracional ante el robo de un celular y una billetera", el efectivo pudo incurrir en una "errónea apreciación del peligro y de que la agresión persistía". Es decir, al pensar que estaban armados, sus disparos no fueron completamente homicidas.
El policía naturalmente quedó en libertad, con la única limitación de tener informado al juzgado sobre su domicilio. Ni siquiera agravó algo la situación que la pistola Bersa no reglamentaria que usó, de su propiedad, tuviera sólo permiso de tenencia, no de portación.
Asumieron su defensa los abogados Luis Tomasevich y Eduardo Campisciano, ya conocidos por lides semejantes, pues defendieron al penitenciario Julio Gerardo Vannucci, asesino de Brian López, el chico de 15 años baleado el 14 de mayo de 2010 en el barrio Moderno y al subcomisario Alejandro Scalcione por el homicidio de su ex-pareja en 2009. Luis Tomasevich, además, fue el vocero policial en las reuniones entre el gobierno y la policía santafesina en los amotinamientos de diciembre pasado.
El 21 de julio, en el barrio San Martín, al sudoeste de San Miguel de Tucumán, Daniel Alejandro Astorga, de 16 años, volvía en moto del cumpleaños de una prima junto a su tío, cuando una partida policial los señaló como autores de un supuesto robo y comenzó a dispararles.
Alejandro falleció de un tiro en la nuca, producto del ataque de los policías Juan Víctor Espíndola, Rodrigo Sebastián Gallardo, Bruno Carmelo Ciolfo y César Luis Farías a bordo de dos motocicletas. Por ahora, los policías están detenidos.
El 26 de julio, una moto entró a una estación de servicio sobre la ruta 197, en pleno barrio bonaerense de Los Polvorines. El acompañante se bajó, y le robó la billetera al playero. Subió a la moto y, cuando se iban, sonaron 9 disparos, de los cuales 5 hicieron blanco en las espaldas de los pibes. Diego Verón cayó muerto de la moto a pocos metros, con dos tiros recibidos por detrás. El conductor siguió unas cuadras más, hasta que colapsó y quedó malherido sobre el asfalto.
Es que, en otra dársena de la estación de servicio, cargaba nafta un policía metropolitano de la Comuna 12 de apellido Ledesma, que esperó a que la moto se retirara para gritar ornamentalmente “Alto, policía” y vaciar el cargador de su Bersa reglamentaria 9 mm.
El pibe sobreviviente, de 20 años, padre de una nena de dos años y de otro bebé que nacerá en tres semanas, está internado en el hospital de Pacheco. Una de las balas le atravesó el pulmón, la otra entró por el glúteo y está incrustada en la parte de atrás de la rodilla. Ya fue indagado por robo doblemente agravado. El policía no está imputado por delito alguno.

Córdoba: gatillo fácil, represión e impunidad
En abril pasado, en su intervención en la actividad pública con motivo del plenario del ENA (Encuentro Nacional Antirrepresivo), los compañeros de la Coordinadora Antirrepresiva de Córdoba denunciaban el fusilamiento de Lautaro Torres por un policía provincial. El viernes 18 de julio, su tío, Miguel Ángel Torres (32) fue al Barrio San Roque a visitar al papá de Lautaro. A la vuelta, entró a una librería, donde no está claro si él u otra persona intentó robar algo de dinero. Lo que sí está claro es que Miguel no estaba armado, y que al salir del comercio recibió un puntazo en la cabeza, y dos tiros de remate en el pecho, ya caído en el piso, disparados por el dueño del lugar, un comisario.
La familia de Miguel, encabezada por su hermana Sandra, que ya venía encabezando marchas contra el gatillo fácil tras el asesinato de Lautaro, realizó un corte de calles en el barrio, donde el comisario asesino vive a escasas dos cuadras de la comisaría local. “Vecino, vecina, la yuta te asesina”, cantaban los pibitos de 6 o 7 años, que ya tienen incorporada esta realidad, naturalizada en el barrio y silenciada hacia afuera.
Una semana después, el viernes 26 a la madrugada, en otro barrio, Los Boulevares, dos policías tirotearon a dos muchachos que iban a comprar gaseosas para un asado. Alberto Fernando “Were” Pellico (18) murió con un balazo en la nuca. Maximiliano Peralta, de 17, con un tiro también por detrás en una pierna, quedó detenido en la UCA sur, y sólo fue liberado dos días después, gracias a la movilización permanente en el lugar.
En un primer momento, en un intento por frenar las movilizaciones, personal de la División Homicidios informó a los compañeros de la Coordinadora Antirrepresiva que los policías Chávez y Leyva estaban imputados por homicidio. La misma información fue publicada por el diario La Voz del Interior y otros medios, que debieron luego reproducir la desmentida de la fiscal Jorgelina Gutiez, que “aclaró” que no se ha tomado ninguna medida al respecto, ni judicial ni administrativa, y que el único imputado en la causa es el sobreviviente, Maximiliano.
La movilización de los familiares y vecinos de Were, acompañados por la Coordinadora Antirrepresiva, permitió que trascendiera que el policía Leyva ya había matado otro chico en el barrio, cuya familia no tuvo antes la fuerza de salir a denunciarlo.
Con más de un muerto por mes por el gatillo fácil, la policía cordobesa justifica ante sus patrones para qué querían los aumentos de sueldo del año pasado.

No todo el Mundial terminó
El pasado 13 de julio, durante el festejo de miles por la conquista del segundo puesto de la selección argentina en el Mundial 2014, las policías federal y bonaerense se sumaron, repartiendo gases y balas y deteniendo a más de 100 personas. Al día siguiente, los medios de comunicación, buscando amasar la indignidad “ciudadana”, anoticiaron que todos los detenidos en el distrito porteño habían sido puestos en libertad.
Pasó en total silencio la resolución del titular del juzgado de instrucción nº 10 de la ciudad de Buenos Aires, que está publicada en el sitio oficial www.cij.gov.ar. Allí el juez Fente explica que las irregularidades en las detenciones fueron de tal envergadura, que no había manera de retener a ninguno de los detenidos un segundo más. Casi con amargura, pues seguramente hubiera preferido poder procesar unos cuantos por cualquier delito, el magistrado reprochó a la policía que no le informaron dónde ni cuándo realizaron las detenciones; ni qué conducta se reprochaba a cada uno. Como sucede habitualmente con las detenciones masivas en movilizaciones (donde los jueces no se preocupan tanto de las legalidades como lo hizo el juez Fente en este caso), la forma en que se produjeron los arrestos demuestra por sí sola que fueron al azar, entre los que quedaron rezagados o no pudieron escapar, y no vinculadas a un hecho reprochable concreto.
Pero otra cosa sucede en La Plata. Pasadas más de dos semanas, hay 19 personas que permanecen detenidas, y que sólo la movilización de familiares y amigos permitió visibilizar un poco.
Para evidenciar la lógica de las detenciones masivas basta mencionar dos casos. Federico Gustavo Arroyo, estudiante de Economía, fue detenido cuando salía de la casa de un amigo con su novia, varias horas después de terminado el festejo. Lo mismo le sucedió al marido de Karina Ruiz, que se bajó del auto para ver dónde estacionar, lo interceptaron, le intentaron pegar con la tonfa en las piernas, por lo que escapó, pero lo alcanzaron los policías motorizados.
A Berni le decimos que, si quiere lograr una detención masiva de “violentos” y “delincuentes”, no hace falte que espere el próximo mundial, le basta con dirigirse al departamento central de la Federal o la Bonaerense.

Policías cuentacuentos: La historia del lobo feroz
Hace unos días circuló una noticia peculiar en la ciudad de Corrientes. Con motivo de la Feria del Libro que se llevó adelante en aquella localidad, la policía provincial incorporó el proyecto Policías Cuentacuentos (sic). “Esto es un proyecto que hicimos a nivel institución, con el objetivo de acercarnos más a la comunidad. Es algo que venimos trabajando en las escuelas periféricas con los chicos más pequeños. Lo que hacemos es trabajar con los cadetes que están en los últimos años de la escuela de oficiales, con los que vamos a las escuelas a contar cuentos, como una forma linda de integrar a nuestros estudiantes con los chicos y jóvenes”, explicó el comisario inspector Miguel Fernández al diario El Litoral.
No es un chiste mal contado ni una cargada la que anuncia el comisario. La fuerza policial no sólo se organiza para defender los intereses del opresor, sino que ahora también para entrar en las escuelas de nuestros pibes y pibas, y aleccionarlos con sus cuentos para “integrarlos”. Lejos de querer lavar su alma represiva de cargo y culpa, este proyecto que demuestra, con cara durísima, el interés del estado por instalar en la sociedad una representación de las fuerzas como modelo de las buenas conductas hechas por buenas personas, que hacen cosas lindas por los chicos.
Fernández agregó: “Los cuentos, muchos de ellos escritos por los mismos chicos, hablan de valores como la amistad, el cuidado, la pertenencia, la solidaridad y todo aquello que hace a la conducta humana, y que sirve para estrechar los lazos con nuestros jóvenes”.
Aunque nos resulte imposible y delirante relacionar estas palabras con la policía y cualquier otra agencia del aparato represivo del estado, el sentido se torna evidente: la policía necesita meterse, incrustarse en cada espacio social para ser naturalizados a temprana edad como protectores y actores de la buena fe. Hoy les leen tiernos relatos a los pibes (con pistola en la cintura, no sea cosa que alguno se descontrole) y mañana, cuando crezcan, si los cruzan en la calle de la misma “periferia” que menciona el comisario, les contaran el cuento del lobo feroz: mucho gatillo y mucho palo para el pobre, para el trabajador, para el disidente.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Darse cuenta de que son niños (Tres historias)

Silvana Melo (APE)
.

1 - Instrucciones para destruir

Para destruir a una niña es necesaria la mixtura de dos o tres ingredientes muy fáciles de encontrar en el mercado. La receta suele ser infalible. O casi.

Se puede, en principio, adoptar a la chiquita a los ocho o nueve años. Intentar talarle su historia para instalarle otra donde sea princesa sin pasado. Un día la nena tiene doce años. Como pueden ser once o trece. Es bonita y está aderezada de ternura. Una tarde desaparece. Entonces su nombre y su foto se viralizan por todo el país. Porque el país es largo, muy largo. Y los grandes medios no superan las fronteras de capital y conurbano aunque estén saliendo al aire en Río Turbio o en Orán.

Diecisiete horas después aparece. Se denuncia que fue secuestrada y abusada en La Cava. Una villa que también es San Isidro. Tan brutalmente desigual. El nombre de la chiquita danza con voracidad en todos los medios. Habla su padre. Habla su tía. La televisión la coloca en la mesa de todos. Y todos la devoran. Porque la conocen, conocen su nombre y su rostro. Y hasta su intimidad. La nena tiene doce años. Declara por el sistema de cámara gesell. Habla la madrastra del detenido al que se acusa de abusarla. Dice que la chiquita miente. Dice que es “una mentirosa”. Declaró en cámara gesell y todos saben lo que declaró. Y lo dicen con nombre y apellido. Y tiene doce años. Fue adoptada a los ocho. Llegó con una historia en sus espaldas, se la cercenaron y la vistieron de otra. Fue La Cava y fue San Isidro. Su nombre está en todos los medios. Que la siguen nombrando pavorosamente. Y apenas tiene doce años.

Estas instrucciones para destruir suelen tener alta eficacia.

2- Plaza palestina

La plaza era una plaza pero incierta. Como suelen ser las plazas en los campamentos de refugiados. En Gaza las plazas son plazas hasta que una bomba las convierte en escombro. Ayer la plaza fue hamacas y algarabía. Hasta que la explosión rompió todas las cosas. Rompió las hamacas y la plaza. Las hamacas y los niños. Ocho murieron así, de pronto. Como en racimos. Como mueren los chicos en Gaza. A razón de siete por día mueren. Y quedan heridos setenta. Por día (Lo dice Save The Children).

Demasiados niños no tienen una expectativa de vida mayor que los 14. No es fácil vivir en medio de la pobreza, de la falta de alimentos y de agua potable, de una violencia que cae todos los días, a cada rato, desde el cielo que alguna vez les dijeron que era piadoso. Ese lugar donde se va cuando la gente se muere y, antes, se portó bien. Pero desde el cielo de Gaza se desprende la muerte, todos los días.

Son muchos, están hacinados y nacen como semillas de esa tierra en la que quieren estar. Y que les corresponde desde la prehistoria del mundo. Por eso tal vez la diputada israelí Ayelet Shacket quisiera "matar a todas las madres de Palestina para que no nazcan más terroristas".

Hasta el mediodía de ayer eran 1260 los palestinos muertos desde la ofensiva, apenas días atrás.

El 80% son civiles

220 son niños.

3- El privilegiado

Hace doce años Julio César Grassi comenzaba a descascararse. Su fama mediática de buen cura que reclamaba a Susana Giménez por la parte de Felices los Niños en el convenio por los premios telefónicos, comenzaba a derrapar. Con una cámara a cuestas, Miriam Lewin le plantaba en las narices los testimonios de niños que, lejos de la felicidad, habían sufrido abuso sexual en su Fundación. De ahí en más pasaron siete años de debate en el que el establishment no aceptaba que el cura mediático fuera derribado, paradójicamente, en cámara. Hasta que la Justicia lo condenó en 2009 a quince años de prisión. No era una trampa. No era una campaña sucia contra la santidad insurrecta. Pasaron cinco años más hasta que la Justicia se dignó a mandarlo a la cárcel. Hasta que la sentencia no estuviera firme, dijeron. Cuando la Corte falló no quedó más remedio. Por mucho, muchísimo menos, los anónimos no zafan de las cárceles que, por supuesto, están llenas de anónimos, muy jóvenes, muy pobres, casi analfabetos.

A los 310 días de estar en prisión, con un LED donde mira lo que tiene ganas, con cinco celulares sin límites, otra vez esa fatalidad mediática. Ahora dicen que desvía donaciones de la Fundación Felices los Niños hacia el penal de Campana, donde pasa los días aislado del resto de los presos.

Los niños perdieron la felicidad hace tiempo. Desde que los privilegiados son otros. Que nunca se ganarán el infierno o la excomunión.

Conclusiones

En la ofensiva anterior, de las miles que se desataron en más de seis décadas, Israel bombardeó 22 días a Gaza. Fernanda Sández, en La Nación, cita al cirujano argentino Carlos Trotta. Cita el recuerdo del médico de los refugiados. Cuando llegó el herido de ocho años que gritaba durante las curaciones. Decía: “¿no se dan cuenta de que soy un chico?”.

Y no. Nadie se da cuenta de que son chicos. Ni el primer ministro. Ni el drone sin tripulación que bombardea. Ni la televisión que viraliza el nombre y la foto de una nena. Que tiene doce años. Nada más que doce años. Ni el cura que disfrazó de felices a los desdichados. Ni la justicia ni el servicio penitenciario ni un sistema que lo sigue sosteniendo en el pedestal de los privilegiados.

Porque de que son chicos, nadie. Nadie se da cuenta.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Repudio a la escalada militar israelí sobre el pueblo palestino de la Franja de Gaza

APDH

La APDH expresa su más enérgico repudio frente a la escalada militar israelí sobre el pueblo palestino de la Franja de Gaza, que desde el 8 de julio se ha cobrado la vida de más de 1100 palestinos, otros miles de heridos y cientos de miles de desplazados.

Llamamos a un alto al fuego que allane el camino hacia un verdadero y comprometido proceso de paz.

Repudiamos el accionar sistemático utilizado por el Estado de Israel que viola el Derecho Internacional Humanitario, el Derecho Internacional de los Derechos Humanos y que resulta contrario a la tradición humanista del pueblo judío.

Exhortamos entonces a:
• un cese de fuego inmediato, humanitario y sin condiciones como lo ha solicitado el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas;
• se respeten y protejan las instalaciones civiles y humanitarias, incluidas las de la ONU;
• se convoque al Embajador Argentino en Israel a que retorne al país;
• se aumente el rango de la representación diplomática Argentina en Palestina;
• se reconozca rango diplomático conforme lo establecen los tratados internacionales al representante de Palestina en Argentina;
• se suspenda todo intercambio comercial entre Argentina, UNASUR y MERCOSUR con el Estado de Israel.

La creación de un Estado Palestino es una deuda de la comunidad internacional y no puede dilatarse más.

El pueblo Palestino, como cualquier otro en el mundo, tiene derecho a vivir en paz y libertad como una nación con su propio territorio, soberana e independiente.

Mesa Directiva
Buenos Aires, 29 de julio de 2014.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El poder de Jujuy sentó en el banquillo de los acusados a una luchadora por los derechos humanos

ANRED

El poder político y económico de Jujuy, personificado por la familia del vicegobernador Guillermo Jenefes, logró sentar en el banquillo de los acusados a una de las más fervientes luchadoras por los derechos humanos y la memoria del pueblo de Jujuy. Se trata de María Eugenia Villada, titular de la Casa de las Madres, quien hoy tuvo que comparecer en la primera audiencia del juicio oral y público ante la Sala III de la Cámara Penal, por el supuesto delito de “amenazas” en contra de la nuera del vicegobernador, Elizabeth Amat de Jenefes.

En el marco de la profunda impunidad que reina en Jujuy, con casos de trata de personas, narcotráfico, desapariciones y macabros homicidios irresueltos, a lo que se suma la judicialización de los luchadores sociales, Villada comenzó a ser enjuiciada por haber tenido el “infortunio” de transitar por la céntrica calle Independencia en abril de 2013, en un horario de congestionamiento del tráfico, justo frente a una de las casas del vicegobernador. Allí, uno de los empleados del vice trataba de conducir el tránsito de modo que Amat de Jenefes tuviera prioridad en el paso para ingresar en la cochera.

Fue allí que Villada se ofuscó y la nuera de Jenefes protagonizó un cruce de palabras que no hubiese pasado a mayores si no hubiera perseguido a Villada hasta donde ésta detuvo su auto, lugar donde siguió siendo objeto de airados reclamos por parte de Amat. Como corolario, “Chole” Villada fue denunciada por “amenazas de muerte”. A partir de allí, se activó un operativo político judicial para sentarla en el banquillo y que, rigurosamente, camufla el interés del vicegobernador –dueño del único canal de aire de la provincia- de aplicar una medida ejemplificadora contra una dirigente que históricamente fue muy crítica del poder, especialmente de los lazos de la familia Jenefes con la dictadura militar.

Tanto es así que cuando la Legislatura provincial se disponía a tratar el pliego de Sergio Jenefes para designarlo como vocal del Superior Tribunal de Justicia, Villada y los organismos de DDHH lo objetaron enérgicamente por haber sido secretario de Estado del gobierno de facto de Urdapilleta, situación que no les interesó a los diputados de aquel entonces alineados con el fellnerismo. El juez superior Jenefes viene a ser el tío político de Amat, hermano del vicegobernador y de jefe de los jueces Laura Lamas, Isidoro Cruz y Mario Puig, quienes hoy se sentaron en el estrado para juzgar a Villada, quien milita desde hace años con Carlos “Perro” Santillán en el Movimiento “Tupaj Katari”.

Numerosas organizaciones de derechos humanos, sociales y sindicales ya expresaron su más enérgico repudio ante esta escenografía judicial puesta al servicio de los ricos, poderosos e impunes de Jujuy.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Corrientes: Señalizaron centro clandestino de Goya en los 70

MOMARANDU

La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, a través de la Red Federal de Sitios de Memoria, señalizó el el ex centro clandestino de detención Campo Hípico, en la ciudad de Goya.

Al acto asistieron funcionarios nacionales, provinciales y municipales, sobrevivientes, familiares de detenidos-desaparecidos, ex presos políticos, organismos de derechos humanos y agrupaciones políticas y sociales goyanas

Durante el acto, se impuso el nombre de “Obispo Alberto Devoto” a un tramo de la Avenida Sarmiento que da al frente del Batallón de Ingenieros de Monte XII del Ejército Argentino (Compañía de Telecomunicaciones 121 durante la última dictadura).

En ese lugar se inauguró el Paseo de la Memoria, compuesto por veintisiete palmeras que representan a los militantes desaparecidos o asesinados de Goya, junto con el cartel que señaliza la “Casa de las Palmeras”, uno de los lugares de detención y torturas que conformaba el “Campo Hípico”.

En representación de la Secretaría de Derechos Humanos, Matías Moreno, director de Formación de Derechos Humanos, señaló que “en este día histórico Goya se está haciendo cargo de sus desaparecidos; está reivindicando a sus desaparecidos”

“Hoy estamos acá para señalizar un ex centro clandestino de detención; estamos visibilizando, mostrando a toda la sociedad dónde transcurrió el horror que llevó adelante el plan sistemático de exterminio de la última dictadura cívico-militar. Lo que ayer el Estado terrorista tenía oculto y clandestino, hoy el Estado democrático, inclusivo, lo está haciendo visible y está demostrando el compromiso asumido hace más de 10 años con las políticas de Memoria, Verdad y Justicia”, resaltó

Por su parte, el intendente de Goya, Gerardo Bassi, destacó que, con la señalización, “los chicos y jóvenes que pasen por acá ahora van a poder descubrir, si alguno no lo sabía todavía, qué era esta casa donde se violaban los derechos humanos”

Alicia Cassabone, directora de Derechos Humanos del Municipio de Goya y referente del MEDEHS (Memoria, Derechos Humanos y Solidaridad), organismo histórico de DDHH de esa ciudad, manifestó: los compañeros que hace cuarenta años estuvieron secuestrados en este lugar valoran que hoy podemos estar sentados junto a las autoridades del Ejército y personal militar, que no sólo adhirió sino que trabajó en esta señalización

Estefanía Candia, sobreviviente del Campo Hípico, destacó la figura del obispo Devoto al señalar que “nos enseñó que la educación no terminaba en las paredes de la institución escolar sino que debía traspasarlas; nos enseñó que esa educación debía trasladarse a una acción social, y entonces nos convertimos en militantes. Había una sociedad que cambiar y ese fue el compromiso que asumimos”.

Con la señalización del Campo Hípico de Goya, ya son 77 los sitios relacionados con el terrorismo de Estado señalizados por la Red Federal de Sitios de Memoria.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.