miércoles, 13 de agosto de 2014

El triángulo Estados Unidos, Arabia Saudita, Israel, y la doctrina de guerra Dahiya en Gaza

Gustavo Herren (especial para ARGENPRESS.info)

A medida que Israel se expande desde hace 66 años, ha reconfigurado la densidad de la población palestina en regiones no conexas dentro del mismo país, por ocupación directa, asentamientos de colonos apoyados por el ejército, muros divisorios y demás, cuya superficie actual es el 12% del territorio palestino asignado por las Naciones Unidas en 1947, que fue dividido aproximadamente por mitades entre judíos y árabes. Las sucesivas colonizaciones con expulsiones y desplazamientos de palestinos, han sobresaturado de habitantes y refugiados la Franja de Gaza, por encima del crecimiento demográfico (5000 habitantes/ kilómetro cuadrado). Pero hay un hecho fundamental. Tel Aviv nunca va a permitir que surja como rival un Estado Palestino soberano e independiente, con Fuerzas Armadas fuertes y misiles (como los de Israel) en su propio borde.

Como corolario, va a impedir por todos los medios toda unidad palestina, con guerras en que cada pacificación es el principio de otra guerra. Pero Hamas, es un movimiento social que cuenta con un apoyo activo y pasivo de una parte relevante de la población, de modo que para definir el conflicto a su favor Israel no deberá suprimir uno o varios grupos de la Resistencia armada sino, a gran parte del pueblo palestino. En estas condiciones, solo los muertos verán el fin de la guerra.

Actualmente, en la Franja de Gaza hay aproximadamente 1,8 millones de palestinos, las sucesivas hostilidades con Israel han producido una fracción de bajas incluídos los asesinatos de civiles, mucho menor que el total de la población, de modo que la solución final de Tel Aviv está orientada a crear condiciones de vida insostenibles, que sumado al bloqueo desde hace 7 años, configuran una cárcel infernal a cielo abierto. Es necesaria la inviabilidad de formar un Estado, para facilitar la expulsión y el éxodo de la mayor parte del pueblo árabe que quiera abandonar Gaza o sea hostil a Israel, habiendo exterminado previamente a todos los enemigos armados, para finalmente en el mediano, largo plazo anexar el territorio como colonia y llegar a un Estado judío puro. Tal como lo explica Moshe Feiglin vicepresidente del parlamento israelí, en un plan de 7 etapas, cuatro de las cuales ya se están cumpliendo. Otro plan con objetivos similares, está planteado para Cisjordania. El desplazamiento de la población de Franja de Gaza podría ser hacia Egipto (Sinaí). El ex ministro egipcio de Relaciones Exteriores, Ahmed Abul Gheit, afirmó que Washington había presionado al ex presidente Hosni Mubarak para recibir a los expulsados palestinos, y que la revuelta que produjo su dimisión (2011) fue inducida a causa de su oposición al plan israelí. Nuevamente hasta el golpe militar de al Sisi, la Hermandad Musulmana financiada por Arabia Saudí y por Estados Unidos, intentó promover junto al presidente Mohamed Mursi una enmienda de la Constitución egipcia con un carácter divisionista, que apuntaba a un Estado Islámico, excluyendo a la población de cristianos, del sur de Egipto y abriendo el Sinaí a los palestinos y a Hamas.

La influencia del los capitalistas estadounidenses de ideología sionista es relevante sobre los sucesivos gobiernos de Estados Unidos, en los bancos privados que forman la Reserva Federal y en el conglomerado financiero de Wall Street. Esta oligarquía sionista que controla buena parte de las grandes transnacionales y más de la mitad de la economía y finanzas, está compuesta en su mayoría por judíos pero también por cristianos y no judíos. Después de la Segunda Guerra Mundial, estos lobbys comenzaron a ponerse en evidencia. Al retirarse el presidente Truman comentó que, las fuertes presiones que había recibido para que los Estados Unidos influenciara sobre otros países en la Organización de Naciones Unidas (ONU) a favor de la partición de Palestina para la fundación del Estado de Israel (1947), fueron por los sectores pro sionistas. El rol de estos lobbys de presión explica en parte la simbiosis entre Tel Aviv y Washington en asuntos militares, política exterior e intereses geopolíticos. El principal lobby que opera en la Casa Blanca y el Congreso, es el poderoso Comité de Asuntos Públicos de Estados Unidos e Israel (AIPAC; American Israel Public Affairs Committee). Así a modo de ejemplo, la Casa Blanca condenó el ataque del Ejército israelí contra una escuela de la ONU para los refugiados palestinos en el campo de refugiados en Jabaliya (Gaza), donde fueron asesinados más de 19 civiles palestinos. Pero poco después, Washington confirmó que suministrará a las fuerzas militares de Israel municiones para su campaña en Gaza, incluidas granadas de mortero, municiones para lanzagranadas y fondos para fortificar el escudo antimisilístico. Mientras el contralmirante John Kirby, portavoz del Departamento de Defensa decía '...Estados Unidos está comprometido con la seguridad de Israel, y es vital para los intereses nacionales ayudar a Israel a desarrollar y mantener una capacidad de autodefensa fuerte y disponible'.

A pesar de que el gobierno israelí asegura que el sistema de defensa antiaérea Cúpula de Hierro (Iron Dome) contra los cohetes de Hamas tiene una eficiencia en el 86% de las intercepciones, y de la propaganda de Washington que aumentará los fondos para suministrar más misiles interceptores, un trabajo científico del físico estadounidense Theodore Postol (1), demuestra que el sistema solo puede interceptar el 5% de los cohetes, y asocia el escaso número de bajas israelíes a la alta eficiencia del sistema de alerta civil ante ataques aéreos y a la amplia red de refugios de rápido acceso impenetrables para los cohetes de Hamas, que a su vez aunque son lanzados sobre áreas con población civil y sobre los asentamientos israelíes que ocupan tierras palestinas, caen en sitios aleatorios por carecer de sistema de guiado. Parecen ser un arma psicológica mas que letal, ya que han producido un desplazamiento de miles de colonos israelíes de esos asentamientos, pero no así de bajas. Israel también responde tomando como blanco a población civil, pero la asimetría es tal que los misiles de sus drones que sobrevuelan 24 horas, y su bombardeo por tierra, aire y mar no caen aleatoriamente sino que sus puntos de impacto son cuidadosamente elegidos, causando una carnicería humana e incluso dirigidos hacia los más débiles, niños, ancianos, mujeres y enfermos. En general el bombardeo a la población civil produce en ésta, consecuencias psicológicas devastadoras, y fueron muy utilizados durante la Guerra Mundial II por ambos lados. Esto no es casual es intencional, ya que Israel vuelve a aplicar la terrible doctrina de guerra llamada Dahiya, como ya lo hizo en la ofensiva anterior de Plomo Fundido.

La estrategia fue desarrollada por el general israelí Gadi Eizenkot, y ensayada en 2006 en el barrio chiita de Dahiya (Beirut, Líbano) que quedó reducido a escombros y muerte. La doctrina israelí Dahiya se aplica para el combate de fuerzas regulares contra fuerzas irregulares urbanas mezcladas con la población civil. Este es el caso de Hezbollah y de Hamas, en que una masa crítica relevante de la misma población apoya a la organización en forma activa y pasiva de modo que no presenta un frente de combate bien definido. La estrategia consiste en no solo dirigir la ofensiva contra los civiles, sino también aplicar una superioridad de fuego totalmente desproporcionada respecto de las acciones del enemigo, causándole a la población civil un brutal daño y destrucción. Los objetivos son la disuasión y evitar una guerra de guerrillas prolongada, como le sucedió a Estados Unidos con la Resistencia en el empantanamiento de Irak. Pero también, la estrategia apunta a que la población no solo culpe de su desgracia mayor al agresor, sino que comience a culpar a sus propios dirigentes, debilitándolos y creándose las condiciones para su caída. En esta doctrina, la población es considerada como objetivo militar y por otro lado, se usa a la Franja de Gaza como campo de pruebas para la poderosa industria militar israelí. Esta estrategia de guerra también se aplica en Ucrania, con el 'castigo' de Kiev a los pueblos independentistas de la región del Donbas.

Por otro lado, se puede observar de manera evidente, la alianza entre Tel Aviv y Washington. En un principio Israel fue neutral, pero durante los 50's comenzó a aproximarse a Estados Unidos con una postura fuertemente anticomunista, que actuaría contra la ola de los nacionalismos árabes laicos de mediados de esa década de la Guerra Fría. Liderados por Egipto y el anticolonialismo de Nasser, el panarabismo atendía reivincaciones populares en la línea del socialismo. Washington también utilizaba en su contra y para contener a la URSS en la región, a Arabia Saudí. Así John F. Kennedy comenzó a suministrar armamento a Israel, y a partir de su asesinato (1963) se formalizó una alianza militar estratégica de hecho, que se fortaleció a lo largo de la década y cristalizó en los 70's cuando Estados Unidos alcanzó su máximo en la producción petrolera interna, y Tel Aviv pasó a ser aliado garante militar de los intereses de Washington en la región. Desde su creación, Israel siempre recibió un aporte económico significativo de Estados Unidos, lobby hebreo imperial mediante, desde 1979 cuando firmó la paz con Egipto la ayuda militar anual era en promedio de 1800 millones de dólares, y a partir de 2007 pasó a ser 3000 millones .

Pero Israel no es el único aliado de Washington en Oriente Medio. La historia de la casa Saud de Arabia Saudí fué reconstruída para el público en función de la enorme riqueza petrolera en tiempos de la compañía nacional de petróleo Aramco, que poco tenía de nacional, ya que fue fundada a partir de una derivación de la Standard Oil, de Rockefeller. El origen de la familia Saud no es noble, ni descendiente del profeta Mahoma como se quiere hacer creer.

En el siglo XVIII cuando Arabia era parte del Imperio Turco Otomano, la tribu nómada de los Saud se asoció con el clan de los reconocidos fundamentalistas y asesinos wahabitas (salafistas o tafkiristas). Su pensamiento en contradicción con el Islam, es intolerante, autoritario y racista, ideal para manipular a sus seguidores. Hacia principios del siglo XIX, Gran Bretaña ocupó Bahrein y se alió con Ibn Saud jefe de la tribu Saud aliada a su vez de los asesinos wahabitas, porque justamente los británicos necesitaban utilizar el odio de los fundamentalistas contra los otomanos, para derrotarlos. En realidad cuando el imperio Británico puso en el poder a la familia Saud y a sus socios seculares los wahabitas, nació Arabia Saudí, que luego aspiraría a controlar toda la región. A principios del siglo XX, todavía no se conocía el volumen enorme de los yacimientos de petróleo en Arabia, las petroleras inglesas comenzaron a explotar el crudo iraní y llegaron a controlar casi todos los campos petrolíferos de Oriente Medio, sin embargo no arreglaron con los Saud que pretendían regalías de explotación más altas. En 1932 los británicos dieron la independencia a Arabia Saudí, que al año siguiente acordó con Rockefeller y su petrolera la Standard Oil. Cuando se descubrió que 1/4 de la reservas mundiales de petróleo estaban en su subselo, Arabia Saudí pasó a ser un país vital y estratégico para Washington. En 1945, luego de la Guerra Mundial II, el presidente Roosevelt y el rey Ibn Saud (fundador y primer rey de Arabia Saudita) firmaron un acuerdo en el largo plazo en que Arabia Saudí suministraría a Estados Unidos petróleo barato a cambio de su protección militar, y la supervivencia y estabilidad en el poder para la familia Saud.

Así Estados Unidos fué reemplazando a los colonialistas europeos beneficiándose del crudo barato, y los Saud recibiendo grandes masas de dólares. Los petrodólares, que cerraban el ciclo volviendo a Estados Unidos indirectamente mediante deudas externas eternas que contraían las dirigencias cipayas de los países, y por enormes ventas de armamentos a Arabia Saudí que utilizaba para mantener el régimen, para el control y represión social, y que en gran parte derivaba hacia los grupos fundamentalistas que encubría. El territorio de Arabia Saudi se fue constituyendo en el mayor sistema de generadores de extremistas yihadistas de la región.

La estrategia que usa el régimen monárquico Saudí en el frente interno para sobrevivir, y en el externo para proyectar su influencia y poder, asegurando sus intereses y los de sus socios, es fomentar la desestabilización y la división (fitna) en el Oriente Medio. Sus manifestaciones son entre otras, impulsar divisiones étnicas (como entre árabes y persas (Irán)), religiosas (como entre islámicos y cristianos), confesionales (como entre sunitas y chiitas), fomentar la violencia sectaria y utilizar cualquier diferencia para amplificar conflictos. Esta estrategia de la inestabilidad, la guerra y la política de división es la misma que usa Israel, como el racismo contra los árabes, y la misma que en forma de caos controlado aplica el referente imperial de ambos, y que es difundida al menos a Africa y sudoeste de Asia.

Este conjunto de grupos terroristas yihadistas con sus versiones degeneradas del Islam basadas en la intolerancia, tienen una doble función. Para la alianza Saudí/Washington son funcionales en crear inestabilidad, divisiones y un caos ordenado tal que, en última instancia sus intereses comunes y la geopolítica imperial en la región obtengan un beneficio neto. Se trata de que las crisis desatadas contra el Imperio y sus aliados, a su vez les dan la oportunidad de alcanzar sus objetivos. Después de la Guerra Mundial II, los enemigos de la alianza fueron el panarabismo, el nacionalismo anticolonial árabe laico nasserista con características socialistas, así como el comunismo de la URSS contra los que se utilizó el panislamismo extremista y los yihadistas engendrados y difundidos por Arabia Saudí. Pero su acción vá mas allá de Oriente Medio, como en Yugoslavia, Chechenia, China y antes del colapso de la URSS en Afganistán, donde había sido elegido un gobierno proUnión Soviética que estaba tomando medidas socialistas a favor del pueblo, como una reforma agraria. Estados Unidos recurrió entonces entre otros, a los combatientes yihadistas wahabitas formados por su socio Saudí para desestabilizar al gobierno afgano, lo que disparó la intervención de Moscú, para el público de occidente llamada 'la invasión soviética', que llevó a la guerra en Afganistán.

Al colapsar la URSS, Washington reemplazó la amenza comunista por la amenaza del terrorismo internacional y de las nuevas asimetrías, en que los distintos grupos yihadistas incubados en Arabia Saudí cumplen el doble rol, aparentemente excluyente, de terroristas anti-occidentales pero indirectamente funcionales a Estados Unidos y sus socios en Oriente Medio. Los fundamentalistas wahabitas odian a los alauitas, como el gobierno sirio de al Assad un país laico, es decir que acepta y promueve la convivencia pacífica entre las distintas religiones, una tolerancia que induce a la unidad, al igual que Irán y Libia en época de Kadafi, países atacados por el amplio espectro de estos grupos entrelazados con Arabia Saudí y aquellos que necesitan una política de división, como son sus aliados Estados Unidos/Israel, y los atlantistas europeos. En un colectivo social, la división provoca debilidad, corrupción, caos y desorganización y permite que elementos externos unidos y bien organizados penetren y tomen el control, el campo propicio para la gran industria militar que junto a las grandes corporaciones transnacionales succionarán los recursos de los países víctimas, donde los hidrocarburos y el agua dulce encabezan la lista para el Oriente Medio.

La alianza Saudí perdió alguna vigencia en el 2007, cuando Washington cambió su centro de gravedad estratégico de Oriente Medio a Asia, es decir China y Rusia, y cuando anunció un próximo autoabastecimiento de hidrocarburos por el descubrimiento de grandes yacimientos no convencionales, lo cual está en dudas ya que incluso podría ser una maniobra contra Rusia por Ucrania y el abastecimiento de gas a Europa, además de intentar sabotear a la OPEP y Venezuela. (2)

A su vez, el triplete se cierra con la relación entre Arabia Saudí e Israel. Cuando después de la Guerra Mundial I, las potencias colonialistas europeas Inglaterra y Francia se repartieron Oriente Medio, y los británicos dibujaron en un papel las fronteras que tendrían los países, de hecho gestaron a Arabia Saudí e Israel, aunque sus independencias dieran a luz después de una década. Pero el rol de ambos países en Oriente Medio tiene puntos en común en cuanto a sus intereses y los de su aliado, el Imperio. Entre otros, deben mantener control sobre los hidrocarburos, rutas energéticas y asegurar el libre acceso a su mandante, restringir el acceso y la influencia regional en su momento de la URSS, hoy principalmente de Rusia y China, y luchar contra el comunismo hoy reemplazado por la guerra contra un terrorismo internacional prefabricado. También tienen enemigos históricos comunes entre los países con carácter laico, como se mencionó entre otros Irán, Siria, Libia (con Kadafi), Egipto (nasserista). Arabia Saudí e Israel tienen un pacto temporario implícito de no agresión y son armados y apoyados por Estados Unidos. Si bien el acuerdo debe evitar que Irán emerja como potencia regional junto a sus aliados y cualquier otra forma de resistencia significativa, opera simultáneamente como frente de los Estados Unidos/OTAN, pero tiene también una cota superior y es que Israel debe evitar que surja Arabia Saudí como potencia rival y viceversa. Por eso Washington ha armado fuertemente a otros como Qatar, Jordania y Turquía.

El triángulo de pactos encubiertos y alianzas de conveniencia entre Estados Unidos- Israel- Arabia Saudí se va observando en los hechos. En 2006, el general de la OTAN, Wesley Clark, que participó en la carnicería de civiles en la ex Yugoslavia, reveló el plan neocon llamado 'de los 5-años', invadir siete países en cinco años (en principio desde 2007 a 2012) : Irak, Siria y Líbano, luego Libia, Somalia y Sudán, finalmente Irán. Lo que está en sintonía con las intervenciones militares que se vienen sucediendo, Arabia Saudí en Yemen, Bahréin, Siria y las de Israel en Líbano, Sudán, Siria e indirectamente en Irán, y otros.

Apantallado en la opinión pública mundial por el genocidio en Gaza, están llevándose a cabo otro genocidio no menor, el de la tríada gobierno de Kiev/ Estados Unidos/ OTAN que aplica una doctrina de guerra devastadora similar a la Dahiya, contra el pueblo del Donbas, al Este de Ucrania. El bloqueo a la región, el sitio y bombardeo militar de Kiev a las ciudades ha producido una catástrofe humanitaria con la matanza de población civil, y hasta el momento más 700.000 desplazados que se han refugiado en Rusia y más de 100.000 dentro de la misma Ucrania. Detrás de los crímenes de guerra de Gaza y Ucrania aparece un factor común, Estados Unidos, en un caso culpando a la organización social Hamas etiquetada como terrorista, y por otro a Rusia por la guerra civil y la desgracia ucraniana, cuando el golpe de Estado de Kiev a partir del Euromaidán esta siguiendo el guión de Washington y la Alianza Transatlántica. Lo que se está consiguiendo en Gaza y Ucrania luego del horror y del terror, es un espiral creciente de odio que se realimentará en los bandos enfrentados con nuevas venganzas, y que trascenderá los tiempos del conflicto armado, transmitiéndose por generaciones.

Casualmente, dos carnicerías más, tapan los salvajes genocidios del sionismo israelí en Gaza y el fascismo de Kiev en Ucrania. La primera en Irak. El grupo extremista wahabita sunita del Estado Islámico de Irak y Siria, Daesh (en árabe), 'pariente' de al Qaeda y por consiguiente de Arabia Saudí, que es apoyado por ésta y Qatar con armas, por Estados Unidos y Gran Bretaña con entrenamiento y financiamiento, y por Israel que entrenó militarmente a su líder al Bagdadí, intensifica oportunamente una ofensiva de exterminio étnico religioso al norte del Irak kurdo, y Obama anuncia la tradicional ayuda humanitaria del Imperio con una intervención militar bombardeando con drones y aviación naval a Daesh, para proteger a los refugiados yezidi acorralados en las montañas, evitar un posible genocidio, y ayudar a las fuerzas iraquíes protegiendo a los civiles. Aunque omitió decir, que Estados Unidos y sus aliados habían asesinado directa o indirectamente a más de un millón de civiles iraquíes con sus guerras desde 2003 para la liberación de Irak. Sin embargo aseguró también, que la intervención es por solicitud del gobierno iraquí y de carácter estratégico para hacer retroceder al grupo islámico terrorista y afirmó '...pero solo podemos hacerlo si sabemos que tenemos sobre el terreno socios que son capaces de llenar el hueco'. Esto significa la exigencia, junto con sus aliados de la Unión Europea, para que el primer ministro iraquí al Maliki resigne su cargo y sea formado un nuevo gobierno de 'unidad' con chiitas, sunitas y kurdos, lo que al Maliki rechazó asegurando que sería un golpe de Estado contra la Constitución y el proceso político en el país.

El problema para Washington, Arabia Saudí e Israel sus 'guardaespaldas' en la región, y sus socios europeos es que, su influencia sobre Irak comenzó a decrecer con la gestión de Maliki. Su gobierno chiita, no solo tiene buenas relaciones con al Assad de Siria (de religión islam alauí, que tiene puntos en común con el islam chiita), sino también con Irán (persas chiitas). Washington y sus foragidos consideran que el actual gobierno de Irak incrementa la influencia de Irán en la región, y han recurrido a las oportunidades que les brindan sus enemigos funcionales, los yihadistas del Daesh. El avance sangriento de este grupo sobre el norte Irak y Siria, debilitó al premier Maliki preparando un cambio de gobierno pro-occidental contrario a Teherán, y justifica la intervención de Washington en lo político y militar, no solo en Irak, sino dirigida a Siria. Aunque su prolongada acción militar al menos mientras gobiernen los demócratas será tercerizada todo lo que sea posible, según las lecciones del empantanamiento en la invasión neocon a Irak.

El plan imperial está desarrollándose. El gobierno iraquí presionado por el avance terrorista y oportunamente por Washington, cede a cambio de recibir 'ayuda ' militar de éste. Así, Al Maliki acaba de ser destituído por el presidente iraquí Fuad Masum, y nombrado Haidar al Abadi como primer ministro encargado de formar un gobierno de 'unión nacional'. Ambos fueron inmediatamente felicitados por funcionarios de Estados Unidos, como su vicepresidente Joe Biden y por la Unión Europea. Washington, está realizando intensos bombardeos selectivos en las posiciones de los extremistas de Daesh que están afectando sus intereses petroleros, como en las proximidades de Erbil, capital del kurditán iraquí que concentra las sedes de las grandes multinacionales petroleras y las agencias de desarrollo estadounidenses, lo que no tiene nada que ver con la protección a civiles. Es más, los ataques están produciendo el repliegue de los terroristas hacia Siria, que muy probablemente reanudarán la desestabilización para el derrocamiento de al Assad.

La segunda carnicería, en Libia, era previsible. Saddam Hussein mantenía en el país un equilibrio inestable. Cuando en víspera de la guerra de 2003 que lanzó el gobierno de G.W. Bush y sus aliados europeos para destruir las armas de destrucción masiva de Irak, Saddam Hussein acusó al rey Abdullah de Arabia Saudí de traidor a los árabes y servil a Washington, el odio y la venganza quedaron abiertos. Cuando en 2011, la OTAN lanzó el furibundo bombardeo sobre Libia, liderado por Francia con Estados Unidos en un segundo plano, Arabia Saudí fue uno de los que más presionó para ejecutarlo, especialmente dentro de la Liga Arabe, y anteriormente había suministrado a los rebeldes de Cirenaica armas compradas a Washington. Con el asesinato de Kadafi y el cambio de régimen, el Consejo Nacional de Transición pro-occidental no puede evitar la confrotación tribal, ni mantener la estabilidad de Libia que había logrado Saddam Hussein.

El triángulo de alianzas Estados Unidos- Israel- Arabia Saudí es en realidad una cara visible de un tetrahedro invisible, donde el cuarto vértice oculto está dado por una multiplicidad de grupos fundamentalistas yihadistas entrelazados con Arabia Saudí. Esta complejidad de grupos extremistas anti-occidentales, enemigos declarados y combatidos por Estados Unidos, son generadores de inestabilidad y divisiones en los países. La habilidad está, en que este caos no es un desorden ni una falta de control total, no es aleatorio e impredecible sino que tiene un grado de orden que dá a quienes lo saben encontrar y manipular, oportunidades y ventajas, en este caso a favor de los intereses de Estados Unidos y sus aliados.

La Triple Alianza Washington- Riad- Tel Aviv y sus socios de la Alianza Transatlántica necesitan en Oriente Medio países divididos e inestables tal como se está observando. Es el proyecto del Gran Oriente Medio a la medida de un Estados Unidos que está comenzando a decaer, aunque no en lo militar, adaptado a los nuevos tiempos de un mundo que dejó de ser dipolar, pero tampoco es unipolar...

Notas:
1) Theodore Postol del Instituto Tecnológico de Massachusetts. El paper fue publicado en The Bulletin of Atomic Scientists
2) Louis Sahagun, 'U.S. officials cut estimate of recoverable Monterey Shale oil by 96%', May 20, 2014, http://www.latimes.com/business/la-fi-oil-20140521-story.html

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Siria. Más de tres años de guerra contra el terrorismo

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

Con el despliegue terrorista en Irak, que indujo a bombardeos estadounidenses y a elegir un nuevo primer ministro, la disputa entre Irán y Arabia Saudita se empina en el ápice de las confrontaciones en la zona y pareciera ensombrecer la tragedia Siria de una guerra contra el terrorismo que lleva más de tres años. Precisamente, la Monarquía Saudita es uno de los principales responsables del resurgimiento del terrorismo en la región. A partir del plan de derrocar al gobierno Sirio, la situación se escapó de las manos y Arabia Saudita es la nación que ha tenido la batuta porque tiene dinero a raudales y sin que nadie fiscalice su uso. Justo cuando el conflicto en Siria tendía a la disuasión a través de esfuerzos negociadores, principalmente de Irán, Rusia y Estados Unidos, la industria del terrorismo con fachada ISIS se posiciona en zonas estratégicas en Irak.

La sincronía es asombrosa y cuesta creer que es pura casualidad. El termocéfalo primer ministro Israelí B.N. también vio su oportunidad para entrar al panteón de los héroes sionistas y con esa ayuda del ISIS en Irak, más al apoyo Saudita, se lanzó a liquidar a Hamas, en el mantra del “ahora o nunca”. Aunque lo de Hamas es un trágico pretexto. La operación mayor de Estados Unidos y en la que Israel es su principal aliado, consiste en recuperar el tiempo perdido de los 10 años de ocupación en Irak, y reposicionarse para los proyectos pendientes de derribar los gobiernos en Siria e Irán, el gran sueño y diseño neoconservador del equipo de George W. Bush, al que Barack Obama le comienza a rendir pleitesía sin hacer nada que demuestre lo contrario.

Arabia Saudita cada vez más aislada políticamente, hizo boicotear la última conferencia de paz sobre Siria a comienzos de este año, presionando para que Irán no participe, desviando la atención del principal objetivo que era detener la guerra. Por cierto, Arabia Saudita mantiene su apoyo para que la guerra continúe hasta que el gobierno Sirio sea derrocado. Para la corona Saudita y para los neoconservadores repartidos en las capitales poderosas de la Unión Europea, el desaparecimiento de Bashar al-Assad del mapa político sería el hecho significativo que gatillaría fenómenos completamente nuevos dentro y fuera de Siria. Todo lo demás ya se ha intentado, fundamentalmente impulsar guerra y terrorismo.

La crisis Siria obliga a hacer un esfuerzo extra para encontrar una línea argumental y ver si existe coherencia en un proceso que aún parece inexplicable. Especialmente preocupante es identificar a los responsables principales que por más de tres años han intentado derrocar un gobierno en Siria con un evento bélico descontrolado y usando principalmente al terrorismo. Al observar el tema, la contracción analítica de un binarismo de buenos y malos es patética. Los medios acoplados al intento de destrucción del estado Sirio comparten una responsabilidad demoníaca en ese simplismo. La avalancha mediática contra el gobierno Sirio no cede, pero ha sido derrotada en varios frentes y la mejor demostración es la tragedia de Irak que fue diezmado por la ocupación y al final parecía ser el eslabón más delgado en la lucha contra la injerencia estadounidense. Esos medios forman parte del aparato operacional de ese gran capital internacional corporativo que ha movido los hilos en forma ágil pero negligente para derrocar un gobierno que ha enfrentado al terrorismo alimentado por ese mismo capital.

El papel de las corporaciones transnacionales y la institucionalidad que las respaldan, no escapa a la responsabilidad de haber contribuido al actual estado de situación en Siria, especialmente en la batalla corporativa por posicionarse en zonas estratégicas. El modelo de estados de excepción estará siempre incubándose para que los países de la Alianza Transatlántica consoliden el proyecto de formar un “gran medio oriente” previsible y controlable, para los criterios de globalidad sólo manejables desde el mundo corporativo del capital transnacional.

La coalición de oposición al gobierno Sirio fracasó en su intento en derrocar a Bashar al -Assad y asimismo han fracasado los países que la apoyaron. Lo más absurdo en las últimas informaciones, es la postura de la anterior secretaria de estado Hillary Clinton, en el sentido de que la administración de Barack Obama cometió un error en no haber derrocado antes al presidente Sirio, precisamente, el jefe de estado que ha liderado el combate al terrorismo en su país por más de tres años y que ha significado un ejemplo para la región. El tema en sí mismo debe ser materia de reflexión para políticos y analistas.

La doctrina neoconservadora en Estados Unidos consiste en impedir que surja un poder que antagonice a Estados Unidos, sobre todo en lugares estratégicos. Ese predicamento sirvió para invadir Irak en 2003. Siria se atrevió a oponerse y ha remecido el escenario político mundial resistiendo la injerencia extranjera. La guerra en Siria ha sentado precedentes por el uso del terrorismo para derribar un gobierno sin que la comunidad internacional haya expresado voluntad política para detenerlo. Después de tres años de operaciones bélicas, el mundo ha sido testigo de la peor catástrofe inducida en la región por vía del terrorismo y gran parte se encuentra en estado de excepción.

El estado de excepción ha sido la tónica en el mundo post colonial para formar repúblicas bajo un modelo todavía en estado teórico de una democracia concebida desde la perspectiva de las repúblicas occidentales desarrolladas. La alianza formada para atacar a Siria abrió un surco a una mayor militarización y sobre todo a la nuclearización de las aspiraciones de protección y seguridad en la región. Esta es la paradoja. Se articuló un plan para derrocar un gobierno y destruir la institucionalidad de una nación porque no era aliada a un polo de poder y de paso casi se destruye un estado y se propaga la inestabilidad en la región.

Lo que observamos es un cuerpo de hitos de un período en que las reglas del juego en política internacional han sido radicalmente distorsionadas para hacernos creer que los viejos problemas arrastrados desde antiguas colonizaciones en la zona del Medio Oriente, el Golfo Pérsico y los países árabes, estaban superados. Siria y los 40 meses de guerra, es claramente un reflejo del estado de situación en el actual orden mundial, si se le pudiera llamar así al escenario observado. Para dilucidar absurdos como el continuo apoyo de Estados Unidos y sus aliados al derrocamiento del gobierno en Siria, la renovada criminalidad del Estado de Israel con el pueblo Palestino y el bombardeo de Estados Unidos a zonas controladas por la industria terrorista del ISIS en Irak, se hace perentorio visualizar estos fenómenos como una de las crisis más graves del estado liberal en el plano internacional. La de 2008 era la crisis financiera del sistema que era demasiado grande para caer definitivamente. Sin embargo, con lo que sucede en el oriente medio, más lo de Ucrania en donde están enfrentados directamente Rusia con la Alianza Transatlántica, se observa con mayor claridad que ahora es el sistema político de gobernanza global el que puede caer. Debido a la mayor interdependencia entre naciones y regiones, hoy es más viable que antes que se desate una desestabilización política generalizada y aumente la incertidumbre acerca de las reglas del juego en las relaciones internacionales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Seis medidas para vencer a los buitres

EDI

El fallo de la justicia norteamericana que obliga a pagar a los fondos buitre puso un freno abrupto a la política del gobierno nacional de volver al ciclo de endeudamiento. Es un fallo que se inscribe en la lógica de la dominación imperial sobre los países periféricos que ha puesto en evidencia que la deuda no está resuelta y por eso ha recuperado centralidad.

Cualquiera de las alternativas actualmente en debate, tanto en el gobierno como en la oposición derechista, será gravosa para el conjunto de la economía nacional y particularmente para las clases trabajadoras.

En este documento, elaborado por varios integrantes de EDI –Economistas de Izquierda- pretendemos aportar un conjunto de elementos de análisis y de iniciativas para construir una salida favorable a los intereses populares.

Partimos de dos conceptualizaciones. Primero: el juez Griesa y los fondos buitre son sólo la expresión más recalcitrante de un mecanismo de endeudamiento propio del capitalismo contemporáneo, consustancial a la política de dominación imperial.

Segundo: frente a la política de los pagadores seriales que implementan el gobierno y la oposición derechista es posible desplegar un conjunto de iniciativas para que los trabajadores y el pueblo no carguen con los efectos de esta crisis. La deuda es una responsabilidad exclusiva de las clases dominantes.

En síntesis proponemos:
• Rechazo a todo pago a los hold outs.
• Cambiar la jurisdicción de pago y recuperar soberanía jurídica.
• Revisar la legitimidad de los pagos, mediante la suspensión e investigación de la deuda.
• Gravar con impuesto extraordinario a los grupos económicos que han fugado capitales y evadido impuestos.
• Proteger los ingresos del país implantando el Monopolio Estatal del Comercio Exterior
• Resguardar los recursos financieros y monetarios mediante la Nacionalización de la Banca.

Buenos Aires, agosto 10 de 2014

Claudio Katz / Guillermo Gigliani / Jorge Marchini / Eduardo Lucita / Alberto Tezkiewicz / Julio Gambina / Jorge Sanmartino / Guillermo Almeyra / Martín Mosquera /Aldo Casas Julia Soul / Carlos Aznarez / Guillermo Caviasca /

Seis medidas para vencer a los buitres

Desde hace varios días se discute si Argentina ingresó o no en un nuevo default. Al cabo de un mes de intensas negociaciones no hubo arreglo, el gobierno transfirió los fondos para abonar a los bonistas que ingresaron al canje y Griesa mantiene bloqueado el cobro de ese dinero. Si en las próximas semanas no se llega a algún arreglo la inédita situación creada por un deudor que quiere pagar y no lo dejan será catalogada de algún modo.

Los buitres están subiendo la apuesta junto a un juez y un mediador a su entero servicio. Están empeñados en reforzar la extorsión para obtener ganancias millonarias por bonos que compraron a precio vil. Ya lograron un dictamen de cesación de pagos selectiva del país por parte del comité bancario (ISDA) que maneja los seguros contra default (CDS). El pago de esas protecciones se disparó y algunos buitres han comenzado a cobrar esas coberturas. También lograron una definición parecida de las agencias calificadoras de riesgo.

Cualquiera sea su grado de senilidad, Griesa mantiene la suficiente lucidez para adoptar todas las medidas que exigen los especuladores. Autorizó pagos a los bonistas europeos para evitar conflictos colaterales con Citibank o REPSOL y concentra toda su artillería contra Argentina en los tribunales estadounidenses.

Capitalismo al desnudo

La negociación del último mes fracasó por la negativa de los buitres a considerar los pedidos del gobierno argentino. Rechazaron la solicitud de reponer la cautelar que permitía continuar con los pagos a los bonistas que ingresaron al canje. Se negaron a blindar las tratativas hasta enero del 2015 frente a eventuales juicios derivados de la aplicación de la clausula RUFO. Esa disposición obligaría a pagar a todos los bonistas la misma suma otorgada a los buitres detonando un incalculable endeudamiento.

Esta intransigencia también obedece a la propia lógica del negocio-buitre, que se basa en incursionar en riesgosos litigios para cobrar sumas siderales, a partir de inversiones insignificantes. Cuando obtienen sentencias favorables exigen la percepción integra del dinero, sin la menor consideración por las consecuencias de su chantaje. Se lanzaron brutalmente a cobrarle al país, cuando percibieron la disposición del gobierno argentino a pagar fortunas a los litigantes del CIADI, REPSOL y el Club de Paris.

Con sus habituales extorsiones ya le impusieron fuertes cobros a Perú y más recientemente al Congo. Suelen investigar las rutas del dinero manejado por allegados a los gobiernos acosados e intentan acorralarlos con demandas adicionales hasta lograr su rendición. Algunas causas ya iniciadas en tribunales de Nevada anticipan su intención de comenzar esa cacería con Argentina. También volverían a ensayar embargos del tipo fragata Libertad.

Cualquiera de esas aventuras puede desembocar en problemas financieros internacionales de gran envergadura. Las distintas especies de buitres (fondos de alto riesgo, operadores de derivados, especuladores de acciones) suelen empujar periódicamente al sistema bancario a situaciones muy peligrosas. Por esta razón chocan con los gobiernos y organismos internacionales que intentan regular su actividad. Especialmente el FMI está muy descontento con una actividad, que socava las recientes reestructuraciones de deudas europeas que sucedieron al socorro concedido a los bancos.

En los últimos seis años se discutieron incontables propuestas para limitar las acciones financieras de los especuladores y no se aplicó ninguna. Especialmente Estados Unidos veta la instrumentación de estos controles. Los buitres gozan de la misma impunidad que mantienen los cobradores de altas bonificaciones por operaciones riesgosas o los artífices de la evasión en paraísos fiscales.

El conflicto actual con Argentina suscita preocupación en las altas finanzas por haber destapado la ausencia de una norma internacional para gestionar las cesaciones de pagos de economías en quiebra. A diferencia del ámbito privado no existe un principio de remodelación de las deudas públicas defaulteadas, a partir de cierto acuerdo entre el grueso de los acreedores. Un litigante puede sustraerse de los convenios convalidados por la mayoría, como ha ocurrido con el canje argentino que fue aceptado por el 93% de los bonistas.

Aunque las reestructuración más recientes incluyen prevenciones contra esta eventualidad (“clausulas de acción colectiva”), las nuevas enmiendas agudizan la diferenciación entre países. Tampoco son confiables las protecciones acordadas por algunos tribunales europeos a este tipo de convenios. Por esta razón, Stiglitz, el New York Times, cien renombrados economistas estadounidense y algunos funcionarios de Obama están irritados con Griesa. El litigio con Argentina pone en peligro el manejo de todas las deudas conflictivas del mundo.

El gobierno de Cristina todavía aguarda un sólido apoyo de este bloque del establishment en la disputa con los buitres. Supone que este conflicto permitirá avanzar hacia la introducción de alguna modalidad de capitalismo regulado, con mayor control sobre las finanzas.

No toma en cuenta la red de intereses que conecta a los buitres con toda la estructura política y económica de Estados Unidos. Los especuladores no sólo actúan a través de la derecha republicana. También financian un fuerte lobby compuesto por ex funcionarios del demócrata Clinton. A pesar de su molestia con Griesa, diversas instancias judiciales y del gobierno estadounidense convalidaron la sentencia del juez. Todos comparten el objetivo de maltratar a un deudor incomodo como es Argentina, que introdujo el canje y se mantuvo alejado del mercado voluntario de crédito.

La crisis en curso confirma que el capitalismo contemporáneo se reproduce confiscando a los trabajadores, a las familias endeudadas y a los países de la periferia. Otra variante de este sistema más proclive a la producción, la inversión o el consumo sólo existe en la imaginación gubernamental.

En la disputa con los buitres el gobierno recibió mensajes de solidaridad del G 77 más China, la UNCTAD, los países latinoamericanos reunidos en la OEA y de los participantes en las Cumbres del MERCOSUR y del ALBA. En estos momentos del conflicto se torna más evidente la necesidad de medidas prácticas de respaldo. Un sostén efectivo del Banco Sur y un apoyo cambiario de Fondos de Estabilización regional serían imprescindibles. La crisis actual es la oportunidad para motorizar o crear instituciones de protección regional contra las agresiones del capital financiero.

Escenarios internos y externos

En las próximas semanas notaremos hacia dónde se encamina la política del gobierno frente a los buitres. No tenía previsto los fallos adversos y afrontó la sentencia con desconcierto e improvisación, denunciando un día la extorsión de los buitres y sugiriendo al otro el desembolso del dinero.

Este conflicto obstruye la estrategia implementada desde la devaluación de enero para volver al endeudamiento internacional. Con esa finalidad se renegociaron en tiempo récord los litigios pendientes con el CIADI, REPSOL y el Club de Paris. Estos arreglos comprometieron desembolsos superiores a los exigidos por los buitres, para cancelar pasivos muy cuestionados.

Pero la expectativa de lograr créditos externos urgentes para refinanciar la deuda ha quedado bloqueada por la crisis actual. Mientras no haya arreglo con Singer, Griesa y Pollack, el crédito externo continuará escaseando o aparecerá a cuentagotas y a tasas impagables.

Los préstamos sustitutos acordados con China son limitados y atados a muchas condicionalidades. Son líneas contingentes (swaps) por 11.000 millones de dólares en yuanes, que fueron negociados a cambio de fuertes garantías (inmunidad frente a los buitres), a tasas considerables y con sede de litigio en Londres.

El escenario actual altera la decisión del gobierno de continuar actuando como “pagador serial” de la deuda. Aunque la proporción del pasivo en relación al PBI es inferior al nivel corriente de las principales economías, la capacidad de pago del país es muy reducida. En los próximos años hay fuertes vencimientos con bajas reservas y este estrecho margen de acción alienta la búsqueda de financiación internacional.

Nadie sabe cuál será el escenario externo de los próximos meses. Una alternativa del conflicto con los buitres es el comienzo de un limbo judicial, que induzca a demorar todas las decisiones. El propio Griesa mantuvo durante años cajoneado el caso argentino. Si persisten los enredos que genera su tribunal con los intermediarios de los pagos argentinos (Citibank, Eurostar, Bank of New York) podría prevalecer algún tipo de tregua hasta el 2015.

Pero también cabe la posibilidad opuesta de un vendaval externo, si los bonistas del canje se impacientan por no recibir el dinero. En ese caso podrían exigirle al gobierno el pago total e inmediato de la deuda, a través de un procedimiento denominado “aceleración de los bonos”. Esta demanda puede comenzar en cualquiera de las series impagas (par o discount) e involucraría unos 25.000-35.000 millones de dólares.

Mucho más importante será dirimir el tenor del escenario interno. Todos los datos económicos indican una coyuntura adversa en materia de recesión, caída del consumo e inflación. La principal incógnita a dilucidar es el carácter acotado o agudo de la crisis en curso, que se verificará en el comportamiento del dólar blue, los bonos o las reservas. Lo ocurrido en diciembre/enero pasado indica que no es tan sencillo patear la pelota hacia adelante.

El gobierno seguramente consideró las enormes exigencias de prebendas de los bancos nacionales (ADEBA) liderados por el banquero Britto, al bloquear su oferta de intermediación con los buitres. Ese grupo propuso intermediar en la adquisición de los bonos a cambio de una garantía a holds outs (250 millones de dólares) o mediante la compra de todo el paquete (700-800 millones). Los buitres exigieron una suma más cercana a los 1600 millones, pero las tratativas naufragaron por la resistencia del gobierno a aportar indirectamente parte de ese dinero (a través de alguna flexibilización del BCRA). También se negó a formalizar algún compromiso de la compra de los títulos en enero.

Los funcionarios saben por experiencia que los banqueros nacionales pueden convertirse en feroces buitres internos a la hora de cobrar esos títulos. Aceptar su “mediación patriótica” equivalía a crear una RUFO interna. Britto no sólo es un pirata comprometido en viejas privatizaciones de los bancos provinciales, sino que motorizó la brutal corrida cambiaria de diciembre. Esta presión les reportó a los financistas ganancias adicionales a las ya acumuladas durante los últimos tres años. Los bancos constituyen el único sector con récords de beneficios en plena recesión

Es probable que hayan intentado la mediación para proteger la cotización de los bonos que tienen en cartera, pero han buscado además la apertura de otra ventana de negocios. Observaron cómo el gobierno pago millones en comisiones y punitorios al Club de Paris y se tentaron con la obtención de alguna tajada en la disputa con los buitres. Rivalizan con Citibank, JP Morgan, HBSC y Goldman Sachs en el picoteo de alguna porción de los 1600 millones de dólares en discusión.

Una eventual reaparición del escenario crítico de devaluación-inflación en los próximos meses, seguramente mantendría grandes distancias con el derrumbe del 2001. La intensidad de la recesión es inferior, la solvencia de los bancos persiste, los precios internacionales de la soja son menores pero todavía rentables y la deuda pública no tiene aún magnitudes absolutas explosivas.

Sin embargo la erosión del modelo continúa al cabo de tres años de inflación, estancamiento y nula creación de empleo. En la coyuntura actual el consumo se ha contraído, caen las horas extras y contrataciones y aumentan las jubilaciones anticipadas, las suspensiones y los despidos mientras la balanza comercial se deteriora.

El déficit fiscal financiado con emisión se está disparando y a diferencia del 2003-2005, los pagos a los acreedores del exterior ya no ocasionan el principal agujero de la Tesorería. En cualquier caso el margen del gobierno para repetir la política anti-cíclica sin efectos inflacionarios se ha contraído significativamente.

Iniciativas inmediatas

Es indudable que ingresamos en una etapa llena de imprevistos que exige definir cuál es el camino para vencer a los buitres. Lo primero es subrayar el rechazo a cualquier pago a los hold outs, antes y después de enero del 2015. Un juez al servicio de los especuladores no debe imponer sus arbitrariedades, ni tratar a la Argentina como a una colonia. Es obvio que Singer y compañía no tienen derecho a cobrarle un solo dólar al país.

Pero lo más gravoso de cualquier pago vendría después, puesto que los 1600 millones que se embolsarían los buitres constituirían tan sólo la primera cuota de los 12.000-15000 millones, que exigirá una segunda oleada de litigantes. Estos “buitres de los buitres” obtendrían rápidos fallos favorables en Nueva York y alentarían peticiones equivalentes en Inglaterra, Alemania o Italia. Otra porción litigaría en el tribunal del Banco Mundial (CIADI), que ya acumula demandas contra Argentina por 20.000 millones de dólares.

Sólo explicitando claramente esta decisión de no pago a los especuladores cobrará sentido la consigna “Patria o Buitres”. En este caso implicaría hacer efectivamente lo que se proclama, en lugar de confrontar de palabra y negociar en secreto.

Es necesario, en segundo lugar, introducir un cambio radical de jurisdicción en todos los litigios financieros. El país está sometido al chantaje de Griesa porque renunció a la soberanía jurídica y acepta dirimir las controversias sobre la deuda en tribunales extranjeros. Es indispensable recuperar la plena soberanía jurídica nacional.

La disputa con los buitres ha creado una coyuntura internacional favorable para implementar ese traslado, puesto que existe una amplia experiencia en el mundo sobre las nefastas consecuencias de la especulación financiera. Es evidente que Argentina no debe dilapidar fortunas en las comisiones cobradas por los abogados estadounidenses. Todas esas actividades deben ser inmediatamente trasladadas a instituciones públicas del país.

El gobierno argumenta que debe respetar las disposiciones de contratos previos al canje. Pero la renuncia a la jurisdicción argentina continúo durante ese intercambio de títulos en el 2005 al mantener la sede de litigio en Nueva York. Se suele argumentar que “era la única forma de implementar esa negociación” luego del derrumbe del 2001. Pero los bonos emitidos recientemente (REPSOL, Club de Paris) han ratificado la extra-territorialidad jurídica.

La crisis con los buitres ha creado la posibilidad de poner fin a esta situación. Allegados al propio gobierno han difundido esta alternativa, pero en forma acotada y con el objetivo puntual de reemplazar los pagos que no se puedan realizar en el exterior. Este cambio de domicilio es sugerido también por algunos economistas del establishment, para recomponer los puentes con el sistema financiero internacional, mientras se negocia alguna salida con los buitres.

Si el cambio de jurisdicción se adopta con ese criterio el remedio será peor que la enfermedad, puesto que Argentina continuará vaciando sus reservas sin ninguna refinanciación de la deuda. Se mantendría la ciega estrategia de pagadores seriales, transfiriendo recursos a los acreedores con un ingenuo imaginario de desendeudamiento.

El propio gobierno reconoció que en la última década se pagaron 173.000 millones de dólares y se toleraron salidas adiciones de capital por otros 80.000 millones. Es completamente inútil cualquier cambio de jurisdicción a Buenos Aires si persiste esa hemorragia.

La recuperación de la soberanía jurídica debería ir acompañada de una tercera medida esencial: la revisión de la legitimidad de todos los pagos que se efectivicen localmente. Este mecanismo pondría en práctica la investigación de la deuda.

Es muy conocido el carácter fraudulento de gran parte de los pasivos que abona el país. Algunas deudas provienen de la época de la dictadura, otras corresponden a imposiciones del FMI y muchas derivan de la absorción pública de quebrantos bancarios. Algunos pasivos se originaron en la estafa del “mega-canje” y el “blindaje” y otros títulos sirvieron para financiar privatizaciones engañosas o salidas no registradas de capital.

Las investigaciones que se hicieron sobre estas anomalías fueron archivadas, pero los canjes no han borrado las huellas de esos delitos, ni impiden separar los fraudes de los compromisos legítimos. Investigar la deuda es la forma de ilustrar a las nuevas generaciones la infamia financiera que ha padecido el país. Aportaría argumentos contundentes a la batalla actual contra los buitres. Además, la investigación pondría de relieve la inconsistencia de confrontar contra Singer, mientras se abona a libro cerrado al Club de Paris.

El modelo de la Comisión de Auditoría Integral del Crédito Público (CAIC) que implementó Ecuador es la mejor manera de encarar esta revisión de la deuda. Permite transformar esa reconsideración en un acontecimiento público de envergadura, con perfiles de CONADEP. Una investigación de la propia justicia anularía la iniciativa al caer en manos de un Oyarbide o al perderse en los laberintos de los tribunales. Las comisiones parlamentarias tienden a desembocar en la misma disolución.

La investigación también demostraría cuáles son los grupos económicos que deben ser gravados por su responsabilidad en evasiones impositivas y desfalcos perpetrados contra el estado. Estos impuestos especiales constituyen una cuarta medida esencial. Los grupos capitalistas no conforman sectores intocables. Un gobierno con autoridad puede controlar y transparentar sus transferencias al exterior y poner la lupa sobre sus recursos dentro del país.

Los millones de dólares expatriados durante la última década surgieron de ganancias y rentas creadas en Argentina. La estimación oficial de 205.000 millones de dólares de capitales argentinos localizados fuera de las fronteras se ha quedado corta frente dos estudios recientes que elevan esa cifra a 379.000 y 440.000 millones.

Este vaciamiento fue tradicionalmente financiado con endeudamiento público. Un peligroso anticipo de repetición de esa pesadilla es el blanqueo en curso para todos los evasores de gran porte. Desde hace meses se renueva un perdón fiscal para quienes sustrajeron fondos. La complicidad con la salida de capitales se extiende ahora a su reingreso.

La puesta en marcha de todo este proceso no implica un default de la deuda, sino la suspensión de los pagos mientras se verifica su legitimidad. No expresa la imposibilidad de hacer frente a los compromisos sino la decisión soberana de revisarlos.

Protección nacional y sostén popular

Los capitalistas pospondrán sus presiones en los próximos meses, si apuestan a una solución negociada después de enero que incluya el retorno oficial al endeudamiento iniciado con el CIADI, REPSOL y el Club de Paris. Por el contario, si esta agenda ortodoxa se frustra los mercados volverán a temblar. El gobierno carece de algún plan para afrontar esta situación. A principio de año optó por la devaluación que exigieron los exportadores y banqueros, renunciando a confrontar con los vaciadores de la economía. La repetición de esta sumisión conduce al ajuste, a los tarifazos y al deterioro de los salarios.

Para transitar por otro sendero hay que proteger los recursos nacionales contra los buitres internos, que utilizan cada crisis externa para incrementar sus riquezas y su poder. Ese reaseguro exige adoptar dos medidas claves: el establecimiento de un monopolio estatal sobre el comercio exterior y la nacionalización de los bancos.

La primera medida implica introducir un inmediato y completo control público para custodiar las divisas generadas por las exportaciones, que en las coyunturas de crisis son retenidas, ocultadas o fugadas por el puñado de compañías que comercializadoras. Sólo el manejo estatal completo y transparente de esta actividad impedirá la presión devaluatoria recurrente que desencadenan esos grupos.

La nacionalización de los bancos supone la transferencia inmediata de todas las operaciones comerciales y financieras en moneda extranjera al sistema público. Esta medida (junto a la implantación de un control de cambios regulado, eficiente y no arbitrario) es necesaria para evitar la fuga al exterior de las divisas o su sustracción del circuito formal de la economía. Los bancos privados se especializan en este tipo de maniobras. Con la devaluación de diciembre pasado hicieron fortunas calentando el dólar paralelo.

Para vencer a los buitres se necesita este programa integral en el plano interno. Sin un estricto control estatal del ingreso y egreso de la divisas no hay forma de proteger las reservas, que resguardan la evolución de los precios y el nivel de actividad.

La batalla contra los buitres exige, finalmente, un sólido sostén en la movilización popular. Las negociaciones con abogados y juristas no definirán el resultado de este conflicto. Pero la población no se comprometerá en esa lucha si al mismo tiempo es víctima del ajuste iniciado en los últimos meses, con la evidente pérdida de poder adquisitivo frente a la inflación. La defensa de los recursos e intereses nacionales no puede condicionar la protesta social.

El gobierno no sólo convalida este recorte de los ingresos populares, sino que podría utilizar la disputa con buitres para disuadir la protesta social. Pospone el aumento del piso y las escalas del impuesto a las ganancias que tributan los trabajadores, aduciendo la prioridad de confrontar con los financistas. Oculta que el dinero destinado a pagar al Club de Paris, a REPSOL o al CIADI podría servir para reabrir las paritarias, aumentar a los docentes o subir el mínimo no imponible.

No cabe duda que existe un gran rechazo popular contra los buitres y una oposición masiva a su chantaje. Es totalmente falsa la analogía que hace la derecha de este conflicto con Malvinas, sugiriendo la preparación de una aventura que concluirá en la derrota del país. La comparación es completamente absurda e intenta crear un clima de inutilidad de cualquier confrontación con el capital financiero. Oculta especialmente los terribles costos sociales de la actitud opuesta de sometimiento.

Gran parte de la oposición derechista elogia a la justicia estadounidense, acepta el fallo de Griesa, propone abonarles a los buitres al contado o concretar un depósito como muestra de buena voluntad. Presiona por un rápido retorno a la agenda de re-endeudamiento e insiste en el viejo cuento de “no aislarnos del mundo”.

También el gobierno considera la posibilidad de acordar con los buitres antes de enero a través de la mediación de cuatro bancos extranjeros, que comprarían el paquete de los holds outs para canjearlos por bonos en el 2015. Esa intermediación de los financistas implicaría algún tipo de prebendas en la colocación futura de empréstitos argentinos.

Al cabo de una década el problema de la deuda vuelve a dominar la agenda de la economía. Se proclamó que esta herencia había quedado resuelta con el canje, pero el conflicto con los buitres desmiente esa ilusión. Este problema sólo comenzará a resolverse cuando Argentina opte por no endeudarse. El país tiene suficientes recursos propios para administrar sus gastos si ordena su ahorro e impide el drenaje de excedentes.

Llegó el momento de asumir este principio.

Buenos Aires, agosto 10 de 2014.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Capitanich, la burocracia y la izquierda

Sergio García (MST, especial para ARGENPRESS.info)

La crisis económica trae despidos y suspensiones. Cuando las ganancias son abultadas las patronales se la guardan en secreto. Cuando los números comienzan a caer quieren socializar las pérdidas. Así ellos ganan siempre y los trabajadores pagamos la crisis. Mientras tanto, el gobierno actúa en connivencia con esas patronales y no da respuestas. O peor aún, a veces las da a nombre del poder ejecutivo, ese señor feudal del Chaco llamado Capitanich. Quien sacando lo peor de sí nos recordó frases de la época de la dictadura; “idiotas útiles” dijo sobre la izquierda, “actúan para destruir el empleo” agregó en referencia a quienes denuncian los despidos.

Para este personaje la culpa de los despidos es de los despedidos y de quienes los apoyamos. Un razonamiento que además de ser patronal es irresponsable. Dicho por alguien que no sabe lo que es vivir con un sueldo de 7 u 8 mil pesos y la angustia a cuesta del trabajo inestable. Con sus arcas bien llenas este funcionario se da el lujo de culpar a los obreros que defienden su trabajo y a la izquierda. Sencillamente indignante.

En paralelo, el cabecilla del SMATA, Pignanelli, dice que la izquierda es una tragedia. Este siniestro personaje, verdadera tragedia para sus afiliados, no mueve un dedo en defensa de los trabajadores pero si mueve patotas para tratar de acallar voces disidentes. Su tarea central es defender su deteriorado poder, haciendo las veces de socio de las patronales cuando desde las bases se lo cuestiona. Donde encuentra delegados críticos y rebeldes, es allí donde pone el ojo para facilitar su despido. Sucede que en el fondo él y otros como él, representantes de ese viejo y siniestro modelo sindical de jerarcas cuasi eternos, están preocupados. Porque surgen nuevas generaciones que no les creen, los cuestionan, quieren respuestas y se organizan a su manera. Es con ese proceso objetivo y concreto que la izquierda sindical empalma y construye a diario, y ellos lo saben. Detrás de su aparente poder de hierro hay debilidad, la cual sería mucho mayor si el poder político y económico no los apañara.

Ahora están preocupados porque una larga lista de conflictos saca a luz los verdaderos debates. Por ejemplo, el diputado del MST Alejandro Bodart propuso que los dirigentes sindicales vuelvan a trabajar tras dos mandatos, que tengan igual sueldo que los trabajadores, que cobren la cuota sindical en puerta de fábrica y esta sea voluntaria; y que en los sindicatos haya representación proporcional de las minorías para reflejar todas las opiniones. Creemos que ya es hora de abrir a fondo estos debates; la vieja ley de asociaciones sindicales es una traba para cambios tan necesarios. Serán estas propuestas y otras en el mismo sentido las que se discutan. Como sea, el poder burocrático-sindical actual cruje y cada vez es menos representativo, porque no hay forma de frenar las ganas de cambio cuando estas son genuinas ¿Y qué hay más genuino que el reclamo de un salario digno, de un trabajo estable, de tener delegados gremiales que estén a la par de las bases? Eso está en cuestión. Y no se puede tapar con macartismo barato ni con amenazas.

En medio de esta situación el gobierno también hace el trabajo sucio a través de Berni y la gendarmería, reprimiendo la protesta social. Cada mañana, obreros de diversas fábricas de la zona norte salen a la calle, apoyados por otras organizaciones sociales y sindicales, por Vilma Ripoll del MST y otros referentes de izquierda. Así va a continuar sucediendo. Porque la crisis va a agudizarse y no se van a detener las protestas, por más que quieran judicializarlas o frenarlas a fuerza de garrote. Los obreros de EMFER-TAT.SA, por ejemplo, derrotaron incluso esa pretensión y hoy siguen trabajando. Nada los detuvo.

Repudiamos el discurso anti-izquierda de Capitanich y Pignanelli, reflejo de un proyecto de país donde millones quedan por fuera mientras el poder económico sigue haciendo sus negocios. Tenemos soluciones concretas y otro proyecto de país: proponemos una ley que prohíba las suspensiones y los despidos, la estatización de cada empresa que no cumpla, cierre o que presente quiebra, el reparto de las horas de trabajo sin reducción salarial y la eliminación del impuesto al salario. Porque la prioridad tiene que ser garantizar el trabajo, el salario y una vida digna. Y el derecho democrático de los trabajadores a organizarse como quieran y a elegir los delegados que prefieran. Nadie está por encima de esos derechos. Le guste o no, a quienes temen que la izquierda les haga perder sus privilegios.

Sergio García es Dirigente del MST - Directivo de la CTA Capital.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Entre empleados sin convenio colectivo y rebrotes de fascismo

Irina Santesteban (LA ARENA)

Mientras los empleados judiciales carecen del derecho constitucional a concertar convenios colectivos de trabajo, algunos funcionarios dan muestras de adhesión a los crímenes cometidos durante el terrorismo de Estado.

El artículo 14 bis de la Constitución Nacional dispone claramente: "queda garantizado a los gremios: concertar convenios colectivos de trabajo", que son el fruto de negociaciones paritarias. Esto es, entre las patronales y los sindicatos que representan a los trabajadores.

En los últimos años, estas paritarias han sido muy activas, en particular en todo lo referido a la negociación sobre aumentos salariales, bonificaciones, etc. Pero también se discute sobre condiciones de trabajo y regímenes de ingreso, entre otras cuestiones que hacen a la relación laboral.

En el sector público, también existen convenios colectivos, como el de los trabajadores agrupados en la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), los convenios de los sindicatos de energía y de Vialidad Nacional y provinciales. En otros casos, se rigen por estatutos, que son aprobados mediante una ley, pero que tienen la desventaja que pueden ser derogados también por otras leyes. Los convenios colectivos, en cambio, sólo pueden ser modificados por acuerdo de las partes.

Sin embargo, hay un sector de trabajadores del sector público que no goza de paritarias, ni tiene un convenio colectivo de trabajo que establezca los derechos y obligaciones de ambas partes (empleados y patronal). Son los judiciales, cuya característica es que todos los estatutos que los rigen son dictados por la propia patronal, o sea los tribunales superiores o las cortes provinciales, y la propia Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Para que se entienda, es como si el sindicato de los trabajadores mecánicos (Smata) o los choferes de ómnibus (UTA), aceptaran que su convenio colectivo lo dictara la cámara patronal que agrupa a las empleadoras. No nos imaginamos a Renault, Volkswagen y Ford o a Chevallier, Plaza o Mercobus, estableciendo la jornada de trabajo, el salario, el pago de horas extras, de sus trabajadores.

Aunque parezca mentira, así ocurre en el gremio de los empleados judiciales, donde es la misma patronal la que fija los deberes y derechos de sus empleados. Por ello, el reclamo más importante que tiene hoy la Federación Judicial Argentina, es el de lograr una ley de paritarias judiciales, para que se discuta y se dicte un convenio colectivo de trabajo para el sector.

Reunión nacional

La semana pasada se reunió en Santa Rosa la Mesa Nacional de la Federación Judicial Argentina, la entidad de segundo grado que agrupa a todos los gremios judiciales del país. En dicho evento se ratificó el plan de lucha nacional en que se encuentra la organización, en reclamo del convenio colectivo y paritarias para los empleados judiciales del país.

No es una tarea fácil, los mismos jueces de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que han dictado fallos históricos, reconociendo los derechos de los delegados, o de las minorías étnicas, se niegan a reconocer el derecho de sus trabajadores a discutir, en igualdad de condiciones, un régimen laboral. Es que eso significa "paritarias", estar "a la par", y eso no es fácil de reconocer puertas adentro de los tribunales, a sus "excelencias".

En el año 2009, por acuerdo entre las centrales obreras, CGT y CTA, se logró presentar un proyecto de ley de paritarias judiciales. Llevaba la firma de los diputados nacionales Héctor Recalde y Claudio Lozano, y tuvo aprobación en la Cámara de Diputados. Sin embargo, al no ser tratada en Senadores, dicho proyecto perdió estado parlamentario.

El principal obstáculo para el tratamiento y aprobación de esa norma, provino de la Junta Federal de Cortes, la organización nacional que agrupa a los tribunales superiores y cortes provinciales, más la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Ese organismo, que actúa como una especie de "UIA" o "central patronal" de los tribunales del país, es la que discute y establece, todos los años, las políticas judiciales. Por esa condición tan antidemocrática, no fue extraño que la Junta se opusiera tenazmente a los proyectos de reforma judicial que se impulsaron el año pasado desde el gobierno nacional, algunos de los cuales fueron vetados de inconstitucionales por la Corte Suprema.

Es ese organismo, justamente, el que más se opone a que sus propios empleados gocen del más elemental de los derechos, cual es el de discutir el régimen laboral, a pesar de estar reconocido expresamente en la Carta Magna nacional.

Ante la OIT

El reclamo de paritarias y convenio colectivo fue llevado por la Federación Judicial Argentina a la Organización Internacional del Trabajo (OIT), cuyo Comité de Libertad Sindical produjo en junio de 2012, en el caso 2.881, un dictamen recomendando al Estado argentino que "tal como lo dispone el artículo 5 del Convenio número 154 de la OIT, adopte las medidas adecuadas a las condiciones nacionales, inclusive legislativas si fueran necesarias, para fomentar la negociación colectiva entre las autoridades del Poder Judicial y las organizaciones sindicales concernidas".

En dicha resolución, el órgano de la OIT analiza la respuesta del gobierno argentino, que fue emanada de la Corte Suprema de Justicia, que expresa claramente que los Judiciales no están incluidos dentro de la ley marco del empleo público, y por lo tanto "no tienen derecho a la negociación colectiva, porque tienen los mismos derechos que los magistrados".

Con semejante dictamen, un organismo prestigiado como la Corte Suprema, cercena el derecho de sus propios empleados a la discusión y negociación colectiva, tal como tienen la totalidad de los trabajadores argentinos, por imperio del artículo 14 bis de la Constitución Nacional.

Entre la vieja Corte menemista de la "mayoría automática", y la actual Corte, más prestigiada y democrática, hay muchas diferencias, pero lamentablemente también una constante y lamentable cerrazón en no reconocer el derecho a paritarias de sus empleados.

Forense fascista

Los cambios van llegando inexorablemente, aunque se resistan las viejas estructuras de un poder que tiene mucho de monárquico, hasta en la costumbre de llamar "Palacio de Justicia" a los edificios de tribunales, y "sus señorías" a los jueces.

Los juicios por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la vigencia del terrorismo de Estado han desnudado la complicidad que existió entre los militares y el Poder Judicial. Hasta se ha juzgado y condenado a algunos, muy pocos, jueces y funcionarios que acompañaron y dieron apoyo judicial a las atrocidades cometidas en los centros clandestinos de detención y exterminio.

La apropiación de los bebés nacidos en cautiverio, fue avalada por jueces y funcionarios que permitieron adopciones ilegales y hasta anotación como hijos propios, de niños arrancados de los brazos de sus madres, desaparecidas y asesinadas.

En medio de la alegría de todo el pueblo argentino por la recuperación de la identidad del nieto de Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, un comentario publicado en las redes sociales, de un médico forense de Chubut puso de nuevo sobre la mesa del debate nacional la necesidad de profundizar la democratización del Poder Judicial.

El médico forense Daniel Roo, que se desempeña como funcionario del Poder Judicial de Esquel, en la provincia de Chubut, comentó en su Facebook que Carlotto y Hebe de Bonafini "tendrían que haber sido torturadas y luego ejecutadas con un tiro en la nuca, no son buenos seres humanos, son seres malignos, poseen mucha maldad y resentimiento".

A raíz de semejantes declaraciones, el dirigente del Sitrajuch (Sindicato de Trabajadores Judiciales de Chubut), José Luis Ronconi, realizó una denuncia por "apología del delito". Ronconi es además Secretario Adjunto de la FJA, cuyo plenario resolvió ratificar y apoyar su denuncia, al considerar "aberrantes" las manifestaciones efectuadas por Roo.

El comentario de neto corte fascista, decía también que "cómo puede haber gente que esté feliz porque esta chica Carlotto encontró a su nieto. ¿No hubiese sido mejor que eduque a su hija, en su momento, de la manera correcta, para que no pase lo que le pasó? Personalmente no me causa ningún tipo de emoción que esta chica haya encontrado a su nieto".

Aunque luego, consciente de su exabrupto, el funcionario cambió su comentario, éste ya había sido visto y capturado en pantalla, por lo que la denuncia fue ratificada, en los términos del artículo 213 del Código Penal.

Los ex camaristas mendocinos, que están siendo juzgados por su complicidad con delitos de lesa humanidad, Otilio Romano, Luis Miret y Guillermo Petra Recabarren, posiblemente compartan los comentarios del filo-videlista chubutense. Ellos son la "cría del Proceso", en los tribunales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Carlos Del Frade: "Luchar contra el narcotráfico es luchar contra el capitalismo" 3 y 4 (Final)

Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

El jueves 7 de agosto Carlos Del Frade presentó su último libro: "Ciudad blanca, crónica negra" en Rosario. Hasta allí fuimos y grabamos sus imprescindibles palabras. Multiplicarlas es nuestra tarea periodística y política.





Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Zito Lema: “La aparición de este nieto me da fuerza para seguir luchando por los derechos humanos”

RNMA - ANRED

En la emisión número 100 de Enredando las mañanas, el poeta, dramaturgo, escritor, y compañero, Vicente Zito Lema, nos compartió sus sensaciones tras la recuperación de Guido Montoya Carlotto, el nieto de Estela de Carlotto, titular de Abuelas de Plaza de Mayo. "Es imprescindible recuperar la alegría en la lucha", destacó. En diálogo con el programa de la Red Nacional de Medios Alternativos, y visiblemente emocionado, hizo un relato de cómo tomó la noticia de la restitución del nieto 114.

Vicente Zito Lema: Yo estoy básicamente muy alegre por este hecho. Son tiempos complejos, difíciles, pasan muchas cosas, no solo en nuestro país sino en el mundo. Esta nueva orden de Obama, “Premio Nobel de la Paz”, de bombardear Irak, las muertes que no cesan en Gaza, esos niños palestinos; esas son cosas reales. Uno también ve fábricas que luego de haber tenido ganancias monstruosas apenas tienen una dificultad lo primero que hacen es tirar a los obreros a la calle.

Y todo esto duele, es cierto, pero también este combate eterno entre la luz y las tinieblas tiene de golpe momentos alegres, de pasiones alegres, que tenemos que rescatar, que debemos tener la capacidad de ver lo bueno, porque no se trata de criticarlo todo, se trata de lo que merece crítica y se trata de sentir como propio cuando pasan cosas buenas en nuestro país, porque en la derrota permanente no se crece. Así que por ejemplo cuando La Dignidad logró mejoras para la gente de las villas en Retiro fue una alegría para compartir, aunque sea una pequeña alegría.

Y esta es pequeña pero también gigante, porque la cultura siempre es simbólica y el símbolo que representa que haya aparecido y de forma tan hermosa el nieto de Estela de Carlotto eso ya me alegra muchísimo, por lo que representa para el país, por los derechos humanos.

Además en mi caso particular yo conozco a las Abuelas desde que se fundaron, son muchísimos años, hemos tenido actos en común, luchas en común, pequeñas las mías y gigantes las de ellas, pero hemos compartido una lucha por los derechos humanos de años y años, así que esta alegría yo también la siento como propia, y así debe sentirlo cada uno de los que hemos tenido un lugarcito, aunque sea chiquitito, en la conciencia crítica, en la defensa de los derechos humanos.

Así que yo abrazo públicamente a todas las Abuelas, a todas las Madres, en un día de alegría y en especial a la señora de Carlotto, con quien tengo una linda amistad y que siento que ella expresa simbólicamente mucho, porque en el nieto que recupera ella, se recupera también el nieto de todos. Porque la vida es así, son símbolos; no es que la abuela Estela de Carlotto sea más que otra abuela que haya perdido a su nieto, a su hijo, y los esté buscando, sino que de golpe al convertirse en símbolo cultural, en el símbolo civilizatorio, en símbolo humanístico, por qué no en símbolo político también, en el sentido no político partidario pero sí político en la obstinación por enfrentar los intereses que siempre están detrás de las dictaduras, esas dictaduras que ocasionaron la desaparición de tantos compañeros y el secuestro y la pérdida de identidad de tantos nietos.

Hoy al recordar toda esa alegría me viene a la cabeza el nombre del psicoanalista Fernando Ulloa, porque este gigantesco nombre del psicoanálisis y la psicología, de la psicología social, también gran amigo de mi propio maestro, Enrique Pichón Riviere, con quien he escrito un libro que se llama “Diálogos”, ese compañero y también por qué no decirlo maestro, porque era diez años mayor que yo, fue el primer psicoanalista, el primer psicólogo que trabajó y mucho con un tema tan complicado como fue la disputa inicial, el consejo que las Abuelas pedían sobre si era conveniente o no que los nietos desaparecidos que de pronto aparecían, que recobraran su identidad, que pusieran en riesgo todo un conflicto emocional de hacerse cargo que habían estado viviendo con personas que, no digo en todos los casos pero sí en muchísimos, eran cómplices de una forma u otra, algunos activos, otros pasivos, pero cómplices del secuestro y desaparición de los padres de esos chicos o de esos hombres y mujeres. De golpe aparecían y descubrían su identidad. ¿Qué hacer con eso? ¿Cómo avanzar?

En aquellos años cuando empieza la lucha de las Abuelas fue una gran disputa pública porque había muchos profesionales, intelectuales, muchos psicólogos, abogados, filósofos, periodistas, que tomaron partido diciendo que eso era negativo, que el egoísmo de algunas Abuelas iba a causar daño a esos nietos que recobraban la identidad, por las secuelas que podían tener sus afectos originarios y las responsabilidades incluso penales de las personas que habían estado viviendo con el rol de familiares y de padres, encubriendo muchas veces la complicidad del asesinato, de la desaparición de los padres verdaderos, de los padres de sangre de estos chicos y chicas que iban apareciendo. Y en ese momento tan difícil la palabra de Fernando Ulloa fue muy importante porque él fue intelectualmente el que dio muchas de las armas con las que luego las Abuelas, que lo sentían así, que la identidad tenía que aparecer, pudieron enfrentar con argumentación científica y profunda una disputa que ahora ya no se da, por suerte. Porque cuando se empieza la realidad, el ímpetu de la realidad, va venciendo los prejuicios, pero en el momento de esa disputa, la palabra y el saber de Ulloa fue muy importante. Eso es bueno recordarlo, porque hace ya varios años que falleció, entonces me permito traer su recuerdo. Pero a este nieto que aparece, este joven compañero, artista, un hombre digno por lo que hemos escuchado y vamos sabiendo de él, lo recibimos todos los que luchamos por los derechos humanos con lo mejor de nuestro corazón.

ELM: También se puede remarcar la importancia de que esta aparición del nieto 114 renueva la esperanza, ¿no?

VZL: Eso es básico, no se puede luchar siempre desde la tristeza porque nos baja el ánimo; entonces esto es fuerte, por la alegría que causa, porque nos permite sentir a los que luchamos históricamente por causas muy difíciles que en general no se ganan fácilmente, son muy costosas, muchas de esas luchas llevan siglos o miles de años, si uno piensa en Espartaco, en Prometeo, como mitos, como gente de la cultura, son luchas eternas, y en general recibimos palos de todos lados porque la cantidad de compañeros muertos que uno lleva sobre la espalda son muchos y las disputas, las angustias, las tristezas por imponer la vigencia de los derechos humanos cansan a más de uno.

Yahí están las Abuelas mostrándonos que de tanta lucha de golpe aparecen alegrías gigantes como estas que sirven para ser tomadas, no solo en el caso específico de las Abuelas sino en la lucha más general y más total, a nivel social, que es la vigencia de los derechos humanos y la lucha por todos los derechos humanos, que implican también la dignidad en el trabajo, la posibilidad concreta de la educación en todos los niveles, de la salud, la vivienda, todos son derechos humanos.

Entonces cuando de golpe en un campo específico de los derechos humanos, los que llamamos derechos humanos de primera generación, hay un triunfo simbólico pero fuertísimo, ese efecto positivo se extiende hacia la lucha y hacia mantener la esperanza dialéctica, como diría Estrada, y planificada como diría mi maestro Pichón, sobre la realidad. Estamos más fuertes, estamos mejores, y yo sinceramente desde lo personal estoy esbozando una gigantesca alegría, me siento como que esta aparición de este nieto me da fuerza para seguir luchando por los derechos humanos. Y se lo agradezco a Estela porque realmente su lucha es ejemplar.

ELM: Sin duda todos compartimos esa alegría que nos toca de cerca, porque todos los nietos que son recuperados generan una alegría y una necesidad de festejo, pero en este caso nos toca una fibra especial. Y en relación a lo que decías, me parece que el capital simbólico tiene una fuerza muy poderosa porque en estos últimos días los teléfonos de Abuelas no pararon de sonar con un montón de gente queriendo averiguar su identidad y esto es algo fundamental.

VZL: Buscar la identidad es un derecho de cada sujeto, pero también es un beneficio social porque el daño de los magnicidios, de los genocidios, de los grandes dolores sociales, todos los sufrimos; y ahora todos recibimos en este caso el gigantesco consuelo de una aparición, que no disminuye por un lado la lucha, porque faltan muchos nietos por aparecer, todavía hay que seguir con muchos juicios contra los responsables de la tragedia histórica. Pero también es cierto, y en esto estamos todos de acuerdo y lo reiteramos todos y con fuerza, que a partir de aquí nos sentimos más poderosos y con poder se cambia el mundo, poder en este caso simbólico, pero para los que creemos en la potencia de la cultura, en la transformación de la sociedad, que sea un capital simbólico no es un tema menor, es un tema quizás más importante que algo que fuera de materialidad estricta.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Tierra rara: No sólo de plomo son las balas

Eugenia Segura (APE)

Podría ser el pensamiento de un niño recién nacido en la franja de Gaza, si pudiera ser traducido en palabras: Tierra rara. O podría ser la conclusión que se lleva un ser humano de cualquier edad, en ese instante antes de pasar al otro lado. Mucho más, cuando la vida le es arrancada antes de tiempo, en ese mismo sitio, o en Ucrania, en Jáchal o en Andalgalá, sin ir más lejos. En ese instante donde todo delirio artificial diseñado para dividir a la humanidad desaparece: chau dinero, chau credo religioso, chau clase social. Chau petróleo, chau consumo, chau odio, frontera, línea de fuego: no más el cuerpo, nomás el alma.

Puede que se pregunte alguien: ¿qué tendrá que ver Palestina con Jáchal, o Ucrania con Uspallata, el valle que amo, en donde vivo, en donde insisten con instalar el tantas veces repudiado y rechazado proyecto megaminero San Jorge?. El viaje de un pedacito de metal, desde el interior profundo de una montaña en la cordillera de los Andes, hasta la herida en el cuerpo de un niño de la guerra, es algo que se puede rastrear fácilmente: siguiendo la trayectoria de un misil desde que nace hasta que explota.

“Tierra rara”, es lo que piensa también el empresario de una trasnacional minera, cuando recibe los informes de un cateo, si es que está pensando en invertir, y cuando recibe los informes -los números reales- de qué le traen los containers desde la otra punta del mundo. Porque “tierra rara”, también, es el nombre bajo el que se agrupan diecisiete elementos de la tabla periódica, minerales estratégicos que salen de nuestro país, junto con el oro, el cobre y la plata, bajo la extraña etiqueta de “impurezas de exportación”. Así
como la demanda de oro se dispara en épocas de incertidumbre económica, la demanda de metales se dispara en épocas de guerra, y estas tierras raras tienen un papel crucial en la industria bélica.

*****

Es cierto que también sirven para hacer esas pantallas de computadoras y celulares, a través de las cuales, como nunca antes en la historia, podemos ver las imágenes concretas de los horrores de la guerra. Estoy pensando en la velocidad en la que corren por mi pantalla imágenes de cuerpos –de cuerpitos- destrozados por las bombas de Palestina, mezcladas con los titulares de los medios promoviendo la megaminería como la salvación de todos nuestros problemas, acá, en el verdadero punto de partida de la trayectoria de un misil, donde el daño que dejan es muy parecido: niños nacidos con malformaciones, cáncer, el miserable pan intoxicado de hoy, el hambre para mañana.

Por esa configuración aleatoria del facebook, están mezcladas con las de la otra parte de la humanidad, esa que está creando arte, inventos para sanar este planeta, acciones concretas y reales para rescatar lo mejor del ser humano. Estoy pensando que, como a mí, a vos también te está pasando esos microsegundos de angustia, de compasión, de horror, de alegría, de esperanza, que se suceden en la pantalla de adentro.

En esos microsegundos decisivos, hay algo que comprendo: si freno a una megaminera, es una bala menos, un misil menos en la franja de Gaza, un rostro entero y una vida posible del lado de aquí y de allá. Si contribuyo a detener aunque sea un rato la locura del petróleo y del fracking, es menos combustible para los portaviones y los bombarderos y los drones. Si ayudo a difundir las fuentes de energía libres, limpias y gratuitas, que ya hace más de cien años Nicola Tesla inventó y puso a disposición de la humanidad, todas estas guerras sencillamente no tendrían razón de ser.

Y si custodio una semilla ancestral, es pan para calmar el hambre de los que sobrevivan, es un pasito simple y a la mano de todos, hacia la libertad.

Igual que vos, que estás leyendo estas palabras ahora, estoy en una tierra que se está poniendo cada vez más rara. Y como tengo, igual que vos, una imaginación, una palabra, un cuerpo y una vida por delante, un pensamiento: que sea para ayudar a alumbrar ese otro mundo posible, que sea para activar lo mejor del ser humano en otro ser humano.

Somos siete mil millones de otros los que estamos pidiendo que terminen de una vez con esta locura, y si lo gritamos bien fuerte, van a tener que parar. Que sean para despertar la conciencia del mundo, estos microsegundos decisivos que nos están pasando a todos ahora por dentro.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Proyecto X: Los gendarmes no se presentaron a la indagatoria

ANRED

Hoy por la mañana estaban programadas las indagatorias en la causa sobre el “Proyecto X”, el sistema de espionaje ilegal instrumentado por la Gendarmería Nacional, pero los gendarmes citados no se presentaron. En cambio, “designaron abogado defensor y pidieron sacar copias de la causa”, informó Myriam Bregman, abogada querellante, y agregó “ahora comenzaron a tomar interés sobre la causa, les llegó la hora de defenderse”.

Difundimos comunicado de prensa:

(12/08/2914) En la mañana de hoy estaban programadas las indagatorias en la causa sobre el “Proyecto X”, el sistema de espionaje ilegal instrumentado por la Gendarmería Nacional, pero los gendarmes citados no se presentaron. En cambio, “designaron abogado defensor y pidieron sacar copias de la causa”, informó Myriam Bregman, abogada querellante, y agregó “ahora comenzaron a tomar interés sobre la causa, les llegó la hora de defenderse”.

Bregman también afirmó que “como siempre, hay cosas que destacar en el manejo de la impunidad que tiene esta fuerza: la propia Gendarmería confirmó que a uno de los gendarmes lo trasladaron al ‘Centro de Reunión de Información de Salta’. Vemos que como en la zona Norte del Gran Buenos Aires, en las manifestaciones de Panamericana, los trabajadores ya lo tenían identificado, lo mandaron a espiar a Salta y prácticamente lo reconocen al indicar que está en un centro de inteligencia”.

La abogada del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos destacó la importancia que tiene esta causa a la luz de la intervención que está teniendo la Gendarmería por estos días mediante la represión, infiltración y montando provocaciones en manifestaciones de los trabajadores de la autopartista LEAR.

El juzgado Federal N° 7 a cargo del juez Sebastián Casanello, ya les fijó nueva fecha para que se presenten a declarar.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Miguel Bru: Vigilia por el 21º aniversario de la desaparición

COSECHA ROJA

El domingo 17 de agosto habrá una vigilia frente a la comisaría 9na de La Plata: se cumplen 21 años de la desaparición del estudiante de periodismo Miguel Bru. La policía lo secuestró, torturó y asesinó en 1993. Desde entonces, buscan el cuerpo.

El encuentro durará desde las 7 de la tarde hasta las 2 de la mañana en las calles 5 y 50. Habrá una radio abierta conducida por los jóvenes que se forman en los talleres de la Asociación Miguel Bru (AMB). También se van a proyectar videos y exponer fotos y trabajos de la Casa de Cultura y Oficios Miguel Bru en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

“La vigilia es un homenaje y una conmemoración simbólica que se realiza todos los años para reclamar por la aparición del cuerpo de Miguel Bru”, informaron desde la AMB y confirmaron la asistencia de autoridades de la Facultad de Periodismo y Comunicación de la UNLP y referentes de organizaciones de Derechos Humanos.

En agosto de 1993 Bru había denunciado a efectivos de la comisaría por un allanamiento ilegal en su casa. Ahí empezaron las amenazas para que retirara la denuncia. El 17 de agosto lo secuestraron cerca de la localidad de Bavio. Entre las 19 y las 20 a Miguel lo entraron en la comisaría, según declaraciones de testigos y pericias del libro de guardia. Ahí lo vieron por última vez, cuando lo torturaban.

En el juicio oral y público de 1999 condenaron a perpetua a los ex policías Walter Abrigo y Justo López, por su muerte y desaparición, y al ex comisario Domingo Ojeda y al ex oficial Ramón Ceressetto por encubrimiento.

La familia de Miguel, junto a la Asociación, siguen exigiendo que aparezca el cuerpo e investiguen al resto de los policías que estuvieron esa noche.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Pese a la prohibición, Clarín publicó más de 16 mil avisos de oferta sexual

PRIMERA FUENTE

Los avisos infringen el decreto 936, vigente desde 2011, que prohíbe anuncios que promuevan la oferta sexual de manera explícita o implícita.

La Oficina de Monitoreo de Publicación de Avisos de Oferta de Comercio Sexual (OM) advirtió que sólo en los primeros seis meses del año el matutino publicó 16.552 avisos por los que obtuvo una ganancia de 2.597.748 pesos.

Los avisos infringen el decreto 936, vigente desde 2011, que prohíbe anuncios que promuevan la oferta sexual de manera explícita o implícita.

Estas cifras, obtenidas del monitoreo del diario entre enero y junio de 2014, corresponden a 15.389 "avisos de promoción sexual explícitos e implícitos" y 895 "avisos de solicitud de personas destinadas al comercio sexual".

Desde que entró en vigencia el decreto en julio de 2011 hasta la fecha, el Grupo Clarín, a través de sus distintos medios como La Voz del Interior, Los Andes y La Razón, ya anunció 231.214 avisos en presunta infracción, por lo que concentra el 47 por ciento de las publicaciones de comercio sexual monitoreadas.

La OM indicó que el multimedio, "en lugar de remover estas publicaciones, las han camuflado, vuelto más engañosas y movido de rubros".

En este sentido, advirtió que ya no existe el rubro 59 "con anuncios explícitos sino que se publican como pedidos de señoritas, recepcionistas y promotoras" en el rubro 37 o bien como "servicios de masajes" en el 47 y de "solos y solas" en el rubro 56.

El organismo precisó que ya fueron denunciados 5.689 avisos (Clarín 4.846; La Voz del Interior 375; La Razón 406; Olé 38; Muy 24) "para su investigación judicial".

Los mismos, "o bien forman parte de requerimientos efectuados a la OM por el Poder Judicial o el Ministerio Público Fiscal en el marco de investigaciones preliminares y causas por trata de personas y/o explotación sexual".

Asimismo, el Grupo Clarín cuenta con 35 actuaciones y 10 sanciones en su contra e incluso "se ha dispuesto una sanción de multa al diario Clarín por 362.534,40 pesos que el medio no ha pagado y que se encuentra en proceso de ejecución judicial", añadió la OM.

En consecuencia, "Clarín ha presentado una medida cautelar para que no se le aplique la disposición de multa y una demanda. La justicia contencioso administrativa aún no ha corrido traslado de lo resuelto en relación con ambas acciones", detalló el organismo.

El decreto 936/2011 creó en la órbita del Ministerio de Justicia la Oficina de Monitoreo, para prevenir la trata y erradicar los patrones socioculturales que reproducen la desigualdad de género.

Otra de los objetivos de esa dependencia es verificar que los medios de comunicación no publiquen avisos que promuevan la oferta sexual o que soliciten personas para ejercer ese comercio.

La Oficina también recibe denuncias vinculadas a la publicación de ese tipo de avisos y tiene la responsabilidad de imponer sanciones por incumplimientos a lo establecido en la norma.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Boletín de coyuntura sobre conflictividad laboral, negociación colectiva y mercado de trabajo del II trimestre de 2014

ANRED

A lo largo del informe se incluye información sobre 317 conflictos laborales, la mayoría de los cuales se llevó adelante en el sector público. En este período, si bien se observa un decrecimiento respecto al primer trimestre de 2014, la comparación interanual muestra un incremento de los conflictos.

También se presentan los resultados del relevamiento de homologaciones realizadas por el Ministerio de Trabajo a lo largo del primer semestre 2014 y la información sobre las negociaciones colectivas llevadas adelante durante ese mismo período.

Finalmente, se presentan los datos actualizados sobre mercado de trabajo, incluyendo una evolución del salario real, las tasas de desempleo y subempleo, trabajo no registrado y utilidades de las grandes empresas.

Descargar informe completo (Formato PDF)

Observatorio del Derecho Social
Central de Trabajadores de la Argentina (CTA)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.