viernes, 26 de septiembre de 2014

70 años de Bretton Woods, el Banco Mundial y el FMI (Parte 2): En un clima de caza de brujas, el Banco Mundial siempre al servicio de los poderosos

Eric Toussaint (CADTM)

Al contrario de lo que muchos creen, la función del Banco Mundial no consiste en reducir la pobreza en los PED. La misión que los vencedores de la segunda guerra mundial, sobre todo Estados Unidos y el Reino Unido, le atribuyeron consistía en ayudar a la reconstrucción de Europa y, subsidiariamente, a contribuir al crecimiento económico de los países del Sur, una buena parte de los cuales eran aún colonias. Es esta última misión, que llamaron de «desarrollo», la que ha tomado una amplitud cada vez mayor. El Banco prestó dinero de entrada a las metrópolis coloniales (Gran Bretaña, Francia, Bélgica) para explotar mejor sus colonias, después, cuando éstas lograron su independencia, les impuso la obligación de asumir las deudas que las metrópolis contrajeron para reforzar la colonización y la explotación de sus recursos naturales y de sus pueblos.

En el curso de los primeros diecisiete años de existencia, los proyectos apoyados por el Banco Mundial consistían en mejorar la infraestructura de comunicación y la producción de electricidad. El dinero prestado a los PED debía ser gastado, sobre todo, en los países industrializados. Los proyectos apoyados debían mejorar la capacidad de exportar del Sur hacia el Norte, a fin de satisfacer las necesidades de éste y enriquecer a un puñado de sociedades multinacionales de los sectores concernidos. Durante este período, los proyectos relativos a la enseñanza, la salud, el acceso al agua potable y el saneamiento de las aguas residuales eran inexistentes.

Desde el principio, las misiones del Banco tendían, esencialmente, a aumentar su capacidad de influencia sobre las decisiones tomadas por las autoridades de un país dado en un sentido favorable a las grandes potencias accionistas y a sus empresas.

La política del Banco evolucionó en reacción al peligro de contagio revolucionario y a la guerra fría. Los temas políticos despertaron el interés de los responsables del Banco: los debates internos demuestran que respondían a los mismos en función de los intereses de Washington o de otras metrópolis industrializadas.

La actividad del Banco comenzó, en realidad, en 1946. El 18 de junio de dicho año, Eugene Meyer, editor de The Washington Post, un ex banquero, entró en funciones como primer presidente del Banco. Se mantuvo seis meses.

Los comienzos del Banco Mundial fueron, en efecto, difíciles. La hostilidad de Wall Street no había disminuido después de la muerte de Roosevelt, en abril de 1945. Los banqueros desconfiaban de una institución que, para ellos, estaba aún muy influenciada por la política del New Deal, demasiado intervencionista y demasiado pública. Habrían preferido que Estados Unidos desarrollara de forma exclusiva el Import-Export Bank. Se alegraron del alejamiento de Henry Morgenthau, que ya no era secretario del Tesoro. (1) No se oponían particularmente a Eugene Meyer, presidente del Banco, pero no les agradaban de ningún modo los partidarios de un control público, como eran Emilio Collado y Harry White, directores ejecutivos del Banco Mundial y del FMI, respectivamente.

En 1947, quedaron satisfechos con los cambios en la dirección ya que un trío favorable a Wall Street tomó entonces las riendas del poder: John J. McCloy fue nombrado presidente del Banco Mundial en febrero de 1947, lo secundaban Robert Garner, vicepresidente y Eugene Black, que reemplazó a Emilio Collado. Hasta entonces, John McCloy era un importante abogado de negocios en Wall Street, Robert Garner era vicepresidente de General Foods Corporation y Eugene Black era vicepresidente del Chase National Bank. Por otra parte, Harry White fue destituido del FMI. Wall Street se sentía completamente satisfecho. Con la partida forzada de Emilio Collado y Harry White desaparecieron los últimos partidarios de la intervención y el control públicos de los movimientos de capitales. Los affaires podían comenzar.

La caza de brujas

La vida del Banco Mundial y del FMI fueron muy influenciados por la guerra fría y la caza de brujas lanzada en Estados Unidos, principalmente por el senador republicano por Wisconsin Joseph McCarthy. Harry White, padre del Banco Mundial y director ejecutivo por Estados Unidos en el FMI, fue objeto de una investigación del FBI (Federal Bureau of Investigation) en 1945 por espionaje a favor de la URSS. (2) En 1947, su caso fue sometido al gran jurado federal, el que se negó a iniciar un proceso. Al año siguiente, compareció ante el Comité de Actividades Antiamericanas (Committee on Un-American Activities). Víctima de una agresiva campaña, murió de un ataque cardíaco el 16 de agosto de ese año, tres días después de su comparecencia ante el Comité. (3) En noviembre de 1953, durante la presidencia de Eisenhower, el procurador general lo inculpó póstumamente como espía soviético. Acusó también al ex presidente Truman de haberlo designado como director ejecutivo del FMI a sabiendas de que era un espía soviético.

La caza de brujas afectó así mismo a las Naciones Unidas y sus agencias especializadas, pues al final de su mandato, el 9 de enero de 1953, el presidente Truman dictó un decreto instando al secretario general y a los directivos de las agencias especializadas a comunicar al gobierno de Estados Unidos toda la información concerniente a las candidaturas presentadas por ciudadanos estadounidenses a un cargo en la organización. Estados Unidos se encargaría de realizar una investigación completa con el fin de detectar si un candidato era susceptible de librarse al espionaje o a actividades subversivas (tales como «abogar por la revolución para alterar la forma constitucional del gobierno de Estados Unidos»). (4) En aquella época, el término un-american era un eufemismo usado corrientemente para caracterizar un comportamiento subversivo. Un elemento subversivo no podía ser contratado por la ONU. La intromisión de Estados Unidos en los asuntos internos de la organización llegó muy lejos. Un testimonio de esto es el tono y el contenido de la carta enviada por Foster Dulles, el secretario de Estado del gobierno de Eisenhower, (5) al presidente del Banco Mundial, Eugene Black: «El secretario de Estado Dulles me pide [escribe su subsecretario] que exprese a usted la extrema importancia que da a la obtención de la total cooperación de todos los responsables de las agencias especializadas de las Naciones Unidas en cuanto al cumplimiento del decreto presidencial 10422. Considera que es manifiesto que, sin tal cooperación, los objetivos del decreto no se podrán alcanzar, y en tal caso la continuidad del apoyo de Estados Unidos a esa Organización no se puede asegurar.» (6)

Para prestar dinero a los países miembros, el Banco Mundial debía comenzar por pedir un préstamo a Wall Street, en forma de emisión de bonos. (7) Los banqueros privados pedían garantías antes de prestar a un organismo público, dado que a comienzos de 1946, el 87 % de los títulos europeos estaban en cesación de pagos (default), lo mismo que el 60 % de los latinoamericanos y el 56 % de los de Extremo Oriente. (8)

Con el trío McCloy-Garner-Black en los mandos del Banco, los banqueros privados aflojaban un poco su bolsa porque tenían la garantía de recuperar la inversión con beneficios. No se equivocaban. En el curso de los primeros años de actividad, el Banco prestaba principalmente a los países industrializados de Europa. Sólo se abrió muy tímidamente a los préstamos a países en desarrollo. Entre 1946 y 1948, concedió préstamos por un total de un poco más de 500 millones de dólares a países de Europa occidental (250 millones a Francia, 207 millones a los Países Bajos, 40 millones a Dinamarca y 12 millones a Luxemburgo) mientras que sólo prestó a un país en desarrollo (16 millones a Chile).

La política de préstamos del Banco Mundial a Europa se vería alterada por el lanzamiento del Plan Marshall en abril de 1948, ya que éste superaba largamente sus posibilidades. Para el Banco, se cerraba la parte de «reconstrucción» de su título, subsistiendo sólo la parte de «desarrollo». Una de las consecuencias inmediatas para el Banco del lanzamiento del Plan Marshall fue la dimisión, un mes más tarde, de su presidente, John J. McCloy, que partió a Europa para ocupar el cargo de alto comisario de Estados Unidos en Alemania. Lo reemplazó Eugene Black, quien seguiría en el cargo hasta 1962.

La revolución China de 1949 hizo perder a Estados Unidos un aliado de gran peso en Asia y obligó a los dirigentes de Washington a integrar en su estrategia la dimensión del «subdesarrollo», a fin de evitar el «contagio» comunista. Los términos del punto IV del discurso del presidente Truman sobre el estado de la Unión de 1949 son muy esclarecedores: «Hay que lanzar un programa audaz para mantener el crecimiento de las regiones subdesarrolladas [...] Más de la mitad de la población mundial vive en condiciones cercanas a la miseria [...] Su alimentación es insuficiente, son víctimas de enfermedades [...] Su vida económica es primitiva y estancada, su pobreza constituye una desventaja y una amenaza, tanto para ellos como para las regiones más prósperas [...] Los Estados Unidos deben poner a disposición de los pueblos pacíficos las ventajas de su reserva de conocimientos técnicos a fin de ayudarlos a realizar la vida mejor a la que ellos aspiran [...] Con la colaboración de los círculos de negocios, del capital privado, de la agricultura y del mundo del trabajo en Estados Unidos, este programa podrá acrecentar en gran medida la actividad industrial de las demás naciones y elevar substancialmente su nivel de vida [...] Una mayor producción es la clave de la prosperidad y de la paz, y la clave de una mayor producción es la aplicación más amplia y más vigorosa del saber científico y técnico moderno [...] Esperamos contribuir así a crear las condiciones que finalmente conducirán a toda la humanidad a la libertad y a la felicidad personal.» (9)

Desde la primera página del informe anual que seguía a la alocución presidencial, el Banco Mundial anunciaba que aplicaría la orientación del punto IV de su discurso: «A la fecha de publicación de este informe, todas las implicaciones del punto IV del programa y su implementación no están aún del todo claras. Sin embargo, desde el punto de vista del Banco, el programa es de vital interés. [...] Los objetivos básicos del Banco en este campo son esencialmente los mismos que los del punto IV del programa.» (10) Da la impresión de estar leyendo el informe de una reunión de partido en la que se ejecuta una orden del comité central. Dicho esto, este cuarto informe anual, escrito bajo el doble golpe de la revolución china y del discurso de Truman, es el primero que señala que las tensiones políticas y sociales causadas por la pobreza y por la desigualdad de la distribución de la riqueza son un obstáculo para el desarrollo. También lo son la mala repartición de la tierra, su carácter ineficaz y opresivo. El informe declara que hay que erradicar enfermedades como el paludismo, (11) aumentar la tasa de escolarización, mejorar la sanidad pública. Por otra parte, destaca el informe, el desarrollo del Sur es importante también para los países desarrollados, pues su expansión depende del mercado que constituyen los países subdesarrollados.

En los informes siguientes, los temas sociales fueron desapareciendo progresivamente y se vuelve a una visión más tradicional. De todas maneras, el Banco Mundial no puso en práctica la dimensión social del punto IV en su política de préstamos. No apoyó ningún proyecto dirigido a la redistribución de la riqueza y la entrega de tierras a los campesinos que carecían de ella. En lo relativo a la mejora de la salud, de la educación, del sistema de distribución de agua potable, habrá que esperar hasta los años 60 y 70 para ver al Banco apoyando ciertos proyectos, y aun así, con muchas reticencias.

Algunas características de la política de préstamos del Banco

Costos elevados para los prestatarios

Los préstamos del Banco Mundial a los países en desarrollo (PED) eran muy onerosos: tasas de interés elevada (equivalentes a las del mercado, o muy próximas a éstas) a lo que se sumaba una comisión por gastos de gestión y un plazo de devolución demasiado corto. Esto provocó muy pronto las protestas de los PED, que propusieron que la ONU dispusiera una financiación alternativa, menos onerosa que la del Banco Mundial. (Ver el capítulo siguiente).

En la actualidad, el Banco presta a los PED cuya renta anual por habitante es superior a 965 dólares a una tasa cercana a la del mercado. A imagen de un banco clásico, selecciona con cuidado los proyectos rentables, sin olvidar la imposición de reformas económicas draconianas. El dinero prestado proviene mayoritariamente de la emisión de bonos en los mercados financieros (13.000 millones de dólares en el año 2004). Los reembolsos se efectúan en un plazo comprendido entre 15 y 20 años, con un período de gracia de tres a cinco años, durante el cual no hay reembolso de capital. Esta actividad de prestamista es muy lucrativa: el Banco Mundial obtuvo significativos beneficios, del orden de varios miles de millones de dólares por año, a costa de los países en desarrollo y de su población. (12)

Ni un solo préstamo para una escuela hasta 1962

El Banco Mundial presta para proyectos concretos: una carretera, una infraestructura portuaria, una represa, un proyecto agrícola...

En el transcurso de sus primeros diecisiete años de actividad, no concedió ni un solo préstamo para una escuela, para un puesto sanitario, para un sistema de cloacas, para una toma de agua potable.

En el transcurso de sus primeros diecisiete años de actividad, no concedió ni un solo préstamo para una escuela, para un puesto sanitario, para un sistema de cloacas, para una toma de agua potable.

Hasta 1962, todos los préstamos, sin excepción, estaban destinados a infraestructuras eléctricas, a vías de comunicación (carreteras, ferrocarriles...), a embalses, a la mecanización de la agricultura, a la promoción de los cultivos de exportación (té, cacao, arroz...) o, marginalmente, a la modernización de la industria de transformación.

Dirigir las inversiones hacia la exportación

Esto corresponde a prioridades muy claras: se trata de aumentar la capacidad de los países en desarrollo de exportar materias primas, combustibles, productos agrícolas tropicales, que los países industrializados requieren. El análisis de los proyectos aceptados o rechazados por el Banco Mundial indica con toda claridad que no le interesaba apoyar, con algunas excepciones, proyectos industriales destinados a satisfacer la demanda interna de los países en desarrollo, pues esto reduciría las importaciones provenientes de los países más industrializados. Las excepciones conciernen a un puñado de países de importancia estratégica que disponen de una fuerza real de negociación. Era el caso de la India.

El dinero prestado al sur regresa al Norte

El Banco Central prestaba dinero con la condición de que los PED lo gastaran en forma de pedidos de bienes y servicios a los países más industrializados. Más del 93 % del capital prestado volvía, cada año, a los países más industrializados en forma de compras.





Préstamos odiosos a las metrópolis coloniales...

A los diez años de existencia, el Banco Mundial contaba nada más que con dos miembros del África subsahariana: Etiopía y la Unión Sudafricana. Violando el derecho de los pueblos a disponer de ellos mismos, otorgó préstamos a Bélgica, Francia y el Reino Unido (para financiar proyectos de sus colonias, (13) como reconocen los historiadores del Banco): «Estos préstamos, que servían para aliviar la penuria de dólares que padecían las potencias coloniales europeas, fueron en su mayor parte dirigidos a los intereses coloniales, especialmente en minería, bien mediante inversiones directas, bien por asistencia indirecta, como en el desarrollo del transporte y la minería.» (14) Estos préstamos sirvieron para que los poderes coloniales reforzaran la opresión que ejercían sobre los pueblos colonizados, y contribuyeron a proveer a las metrópolis coloniales minerales, productos agrícolas, combustible, etc. En el caso del Congo Belga, los millones de dólares prestados para la realización de proyectos decididos por el poder colonial fueron gastados, casi enteramente, por éste en la compra de productos importados de Bélgica. El Congo Belga recibió en total 120 millones de dólares (en tres veces) de los cuales 105,4 millones se gastaron en Bélgica. (15)

...legados como una carga a las jóvenes naciones independientes

Cuando las colonias antes mencionadas lograron su independencia, los principales accionistas se pusieron de acuerdo para transferirles la carga de la deuda contraída por los poderes coloniales. Una prueba es dada por el caso de Mauritania. El 17 de marzo de 1960, Francia avaló un préstamo de 66 millones de dólares contratado por la Sociedad Anónima de Minas de Hierro de Mauritania (MIFERMA). Mauritania era en ese entonces una colonia francesa, pero por poco tiempo más, porque proclamó su independencia el 28 de noviembre de ese mismo año. El préstamo debía ser reembolsado entre 1966 y 1975. Según el informe anual del Banco, seis años después la Mauritania independiente le adeudaba 66 millones de dólares. (16) El préstamo contratado a pedido de Francia, cuando Mauritania era una colonia suya, se convirtió en una deuda de la Mauritania independiente unos años después. El Banco ha generalizado este procedimiento, consistente en transferir la deuda contraída por la metrópoli al nuevo Estado independiente.

Un caso similar ya se había presentado en el pasado y fue resuelto por el Tratado de Versalles. En el curso de la reconstitución de Polonia como Estado independiente después de la primera guerra mundial, se decidió que las deudas contraídas por Alemania para colonizar la parte de Polonia que había sometido, no se cargarían al nuevo Estado independiente. El Tratado, firmado el 28 de junio de 1919, estipulaba: «La parte de la deuda que, según la Comisión de Reparaciones, prevista en dicho artículo, se refiere a las medidas tomadas por los gobiernos alemán y prusiano con el objetivo de la colonización alemana de Polonia, será excluida de la proporción puesta a cargo de ésta...» (17)

El Tratado preveía que los acreedores que habían prestado a Alemania para realizar proyectos en territorio polaco no podían reclamar su deuda más que a esta potencia. y no a Polonia. Alexander-Nahum Sack, teórico de la deuda odiosa, precisa en su tratado jurídico de 1927: «Cuando el gobierno contrae una deuda a fin de someter a la población de una parte de su territorio, o de colonizarla con ciudadanos de la nacionalidad dominante, etc., esta deuda es odiosa para la población indígena de esta parte del territorio del Estado deudor.» (18)

Esto se aplica íntegramente a los préstamos que el Banco ha concedido a Bélgica, a Francia, al Reino Unido para el desarrollo de sus colonias, En consecuencia, el Banco actúa violando el derecho internacional al transferir a los nuevos Estados independientes la carga de las deudas contraídas para colonizarlas. En connivencia con sus principales accionistas coloniales y con la bendición de Estados Unidos, el Banco ha cometido una acción que no debe quedar impune, Estas deudas están afectadas de nulidad y el Banco debe rendir cuentas a la justicia de sus actos. Los Estados que han sido víctimas de esta violación del derecho tendrían que exigir reparaciones y utilizar las sumas en cuestión para reembolsar la deuda social debida a sus pueblos. (19)

Las misiones del Banco Mundial

El Banco Mundial tiene la costumbre de enviar especialistas en misiones a algunos países miembros. En el curso de sus primeros veinte años, se trataba en la mayoría de los casos de especialistas estadounidenses.

Al principio, el país «test» más visitado fue, sin duda, Colombia, un país clave desde el punto de vista de los intereses estratégicos de Estados Unidos. Una de las prioridades de Washington era evitar que Colombia se inclinara hacia el campo soviético o cayera en la revolución social. Desde 1949 el Banco envió a este país misiones bien provistas, compuestas de expertos del Banco, del FMI, de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) y de la OMS (Organización Mundial de la Salud). La finalidad era estudiar las necesidades y determinar una estrategia global de desarrollo del país. Los proyectos concretos apoyados por el Banco consistían en la compra en Estados Unidos de 70 bulldozers, 600 tractores y el equipamiento de tres centrales hidroeléctricas. En 1950, se supo que el gobierno colombiano estudiaba el informe emitido por la Comisión del Banco con el fin de formular, basado en el mismo, un programa de desarrollo. Al año siguiente, 1951, una comisión de expertos independientes colombianos terminó la elaboración del programa, que el gobierno puso en práctica: reformas presupuestarias y bancarias, reducción y flexibilización del control de cambio, adopción de una actitud liberal y atractiva para los capitales extranjeros.

Consultores designados conjuntamente por el Banco y el gobierno colombiano formularon así mismo unas propuestas con respecto a los ferrocarriles, a la aviación civil y a la emisión de títulos de la deuda pública. Un consejero económico nombrado por el Banco fue contratado por el Consejo Nacional de Planificación Económica de Colombia. En el informe anual de 1953, se habla de la implantación de instancias de planificación. Dejemos la palabra a uno de los capitostes de FMI, Jacques Polack, (20) a propósito de su participación en un misión en Colombia: «Las instrucciones verbales que recibí como jefe de una misión del Fondo (FMI) en Colombia, en 1955, formuladas en una reunión con el vicepresidente del Banco y el director ejecutivo del Fondo, transmitían la misma idea, expresada en el lenguaje más directo de la época: “Tu le retuerces el brazo derecho y nosotros le retorceremos el izquierdo.”» (21)

Como se ve, estas misiones, en general, tienden esencialmente a aumentar la capacidad del Banco (y de otras instituciones, en particular el FMI) de influir sobre las decisiones que toman las autoridades de un país, en un sentido favorable a las potencias accionistas y a sus empresas.

La política del Banco Mundial evolucionaba en reacción al peligro de contagio revolucionario y la guerra fría

En 1950, el bando aliado a Estados Unidos en el Banco Mundial expulsó de hecho a China que el año anterior se había pasado al campo comunista y atribuyó su sitio al gobierno anticomunista del general Chiang Kaishek, instalado en la isla de Taiwán. (22) A fin de evitar el contagio en el resto de Asia, se aplicaron diferentes estrategias y algunos países clave fueron blanco de una intervención sistemática del Banco. Fue el caso de la India, (23) Pakistán, Tailandia, Filipinas, Indonesia. En Corea del Sur, el Banco Mundial no tuvo autorización para intervenir hasta 1961, porque este país constituía un ámbito reservado exclusivamente a Estados Unidos (ver el capítulo 11).

Polonia y Checoslovaquia, que se adhirieron al bloque soviético, no tardaron en abandonar el Banco. (24)

El año 1959 comenzó con un enorme huracán revolucionario, que sacudió las Américas: la victoria de la revolución cubana en las narices del tío Sam. (25) Washington se vio obligado a otorgar concesiones a los gobiernos y a los pueblos de Latinoamérica para tratar de evitar que la revolución se propagara como un reguero de pólvora.

El historiador del Banco, Richard Webb, ex presidente del Banco Central de Perú, entendió la magnitud del fenómeno: «Entre 1959 y 1960, Latinoamérica recibió todo el beneficio de la revolución castrista. Los primeros efectos aparecieron con la decisión de crear el Banco Interamericano de Desarrollo, de responder -tras una larga resistencia- a las demandas de Latinoamérica sobre la estabilización de los precios de las materias primas, y un acuerdo sobre el café, fue así firmado en septiembre de 1959. La ayuda aumentó a principios de 1960, después de las masivas expropiaciones en Cuba, del acuerdo comercial de ésta con la URSS y del viaje de Eisenhower por Latinoamérica. “A mi regreso”, escribió, “tenía la intención de aplicar medidas históricas tendientes a poner en práctica unas reformas sociales que beneficiaran a todos los pueblos de Latinoamérica.”» (26)

El presidente Eisenhower añadió. “Antes de nosotros, la pregunta constante era qué se podía hacer con respecto al fermento revolucionario en el mundo. [...] Se necesitaban nuevas políticas que atacaran la raíz del problema, la efervescencia revolucionaria del pueblo. [...] Un sugerencia era [...] aumentar el sueldo de los maestros y poner en marcha centenares de escuelas de formación profesional. [...] Tenemos que abandonar algunas ideas anticuadas [...] para impedir que el Mundo Libre arda en llamas.” (27)

El historiador del Banco, Richard Webb prosigue: «En abril, el secretario de Estado, Christian A. Herter informa a la Pan American Union de un cambio drástico de la política exterior estadounidense respecto a Latinoamérica, que incluía la decisión de apoyar la reforma agraria. Dillon había presentado al Congreso, en agosto, un nuevo programa de ayuda, para el que solicitaba al Banco Interamericano de Desarrollo 600 millones de dólares en créditos blandos y que ponía el acento en los gastos sociales para luchar contra las desigualdades de ingresos y las instituciones anticuadas, que representaban dos serios obstáculos para el progreso. La ley fue rápidamente aprobada. La percepción de la crisis en la región continuó hasta 1961, y Kennedy subió el tono de la respuesta: “Junto con Berlín, son las regiones más críticas. [...] Toda el área podría estallar. [...] No se si el Congreso me lo concederá. Sin embargo, ahora es el momento apropiado, cuando todos están preocupados de que Castro pueda extender su revolución en el hemisferio.” (28) En marzo de 1961, Kennedy pidió que se actuara para impedir el caos en Bolivia. Su gobierno decidió “ignorar las propuestas del Fondo Monetario Internacional y del Departamento de Estado de que Bolivia necesitaba una buena dosis de austeridad antiinflacionaria, y en cambio consideró que lo que había que hacer era ofrecer una ayuda económica inmediata. [...] Las cosas estaban ya bastante mal para pedirles nuevos sacrificios a quienes no tienen nada para dar.” (29) Una semana después, Kennedy anunció la Alianza para el Progreso con Latinoamérica, un programa de cooperación y desarrollo de diez años, que ponía el acento en las reformas sociales, con una ayuda a gran escala a los países que “pusieran algo de su parte”.» (30)

El anuncio de grandes reformas no impidió al Banco y a Estados Unidos que apoyaran unos regímenes dictatoriales y corruptos, como el de Anastasio Somoza en Nicaragua. He aquí un ejemplo: el 12 de abril de 1961 la dirección del Banco Mundial, sabiendo que el dinero serviría para reforzar el poder económico del dictador, decidió conceder un préstamo a Nicaragua, mientras Estados Unidos preparaba una expedición militar contra Cuba desde territorio nicaragüense, que lanzaría cinco días más tarde. (31) Fue parte del precio que se debía pagar a Somoza por su apoyo a la agresión contra Cuba. A continuación se transcribe un extracto del informe oficial interno de la discusión entre dirigentes del Banco, durante ese mismo día: (32)

«Mr. [Aron] Broches: He sabido que la familia Somoza está en casi todo, y que sería difícil encontrar algo en Nicaragua que no nos cause este problema.

Mr. [Robert] Cavanagh: Me preocupa que parezca que promovemos un acuerdo que presione a la gente para vender las tierras que el presidente desea.

Mr. [Simon] Cargill: Ya que el propio proyecto es satisfactorio, no creo que el interés del presidente sea un problema de tal magnitud que tengamos que abandonarlo...

Mr. Rucinski: Estoy de acuerdo en que es demasiado tarde para dar marcha atrás.

Mr. Aldewereld: El problema de la propiedad de la tierra y la familia Somoza es desafortunado, pero nosotros lo sabíamos desde el principio y pienso que es demasiado tarde para discutir ahora la cuestión.»

Unos meses después, en junio de 1961, los mismos dirigentes del Banco discutían sobre un préstamo que habían de acordar a Ecuador. El contenido de la discusión es revelador de los intereses políticos globales que motivaban la acción del Banco: (33)

«Mr Knapp: Ecuador parece ser el siguiente país que será “fidelista” [..].¿Qué riesgo político pueden plantean unos indios invisibles, que representan la mitad o los dos tercios de la población, y que aún están completamente fuera del escenario político y económico?

Mr. [John] de Wilde: Ecuador tiene un buen comportamiento. ¿No sería el momento oportuno de que las agencias [...] como el Banco, actúen [...] con el fin de [...] prevenir que la situación política se deteriore?

Mr. Knapp: [...] Esta es la clase de trabajo sucio que Estados Unidos debe realizar.

Mr. Broches: ¿Cuál es la posición de Ecuador respecto al índice de injusticias sociales al que se refiere Mr. Kennedy?

Mr. [Orvis] Schmidt. Aunque hay una gran disparidad en la distribución de la riqueza en Ecuador, ésta es menor que la de otros países de Latinoamérica. [...] Los indios, en la montaña, están aún tranquilos, a pesar de que el gobierno no está realmente haciendo mucho por ellos.

Mr. Demuth: Si miramos los países feudales de Latinoamérica, [...] para ser realistas, debemos admitir que habrá revoluciones, y sólo podemos esperar que los [nuevos gobiernos] cumplan las obligaciones de sus predecesores.

Mr. Aldewereld: El colonialismo es ciertamente malo en Ecuador [...] incluso [...] peor que en el Lejano Oriente. Algo violento ha de ocurrir. [...] Pienso que nuestro proyecto sirve para aliviar las presiones internas. [...] Estoy de acuerdo en que podríamos conceder más créditos de la Agencia Internacional de Desarrollo para paliar los riesgos políticos.

Mr. Knapp: [...] Pero las situaciones políticas pueden llevar a la cesación de pagos.»

No se puede ser más claro.

Traducido por Raul Quiroz

Notas:
1) Henry Morgenthau, muy cercano a Franklin Roosevelt, entró en conflicto con su sucesor, Harry Truman, antes de la Conferencia de Potsdam de julio de 1945. Entonces renunció.
2) Según R. Oliver, Harry White era políticamente progresista, simpatizaba con la causa de los obreros en el mundo y frecuentaba los comunistas. Ver Robert W. Olivier, International Economic Cooperation and the World Bank, McMillan Press, Londres, 1975, pp. 81-85.
3) En el curso de esa sesión tuvo un primer ataque cardíaco.
4) «Advocacy of Revolution... to alter the constitutional form of government of the United States», Executive Order 10422 del 9 de enero de 1953, Parte II, 2.c.
5) El general y político republicano Dwight D. Eisenhower sucedió a Harry Truman en enero de 1953 en la presidencia de Estados Unidos. Fue reelegido en 1957 y terminó su segundo mandato en 1961.
6) Carta de John D. Hickerson, subsecretario de Estado, al presidente Eugene Black, 21 de febrero de 1953, in Devesh Kapur, John P. Lewis, Richard Webb, The World Bank, Its First Half Century, Brookings Institution Press, Washington DC, 1997, vol. 1, p. 1173.
7) A partir de 1953, el Banco Mundial ya no se limitó a pedir préstamos a Estados Unidos; también emitió títulos en Europa, y después en Japón. En los años 70, en el momento del aumento del precio del petróleo, también aceptó préstamos de Venezuela y de los países árabes productores de petróleo.
8) Devesh Kapur, John P. Lewis, Richard Webb, op, cit., vol. 1, p. 917
9) Extractos del punto IV traducido y presentado por G. Rist, Le développement. Histoire d’une croyance occidentale, Presses Universitaires de Sciences Po, París, 1996, pp. 116-121. Los otros puntos conciernen al apoyo al sistema de las Naciones Unidas, a la creación de la OTAN y al lanzamiento del Plan Marshall.
10) BIRD (Banco Mundial), Forth Annual Report, 1948-1949, Washington D.C., 58 p.
11) Cerca de sesenta años más tarde, el Banco Mundial sigue estando involucrado en la erradicación del paludismo, que es una enfermedad de los pobres. Ver Julie Castro y Damien Millet, «Malaria and Structural Adjustment: Proof by Contradiction», in Christophe Boete, Genetically Modified Mosquitoes for Malaria Control, Landes Bioscience, 2006.
12) Por el contrario, la ventanilla dedicada a los créditos concesionales del Banco Mundial, llamada AID -ver el capítulo siguiente- y reservada a los países más pobres, les presta unas sumas provenientes de los países ricos con un interés inferior al del mercado (del orden del 0,75 %) y a largo plazo (entre 35 y 40 años, en general, con un período de gracia inicial de 10 años).
13) Las colonias destinatarias de los préstamos del Banco Mundial fueron, por Bélgica, el Congo Belga, Ruanda y Burundi; por el Reino Unido, África Oriental Británica (Kenia, Uganda, y la futura Tanzania), Rodhesia (Zimbawe y Zambia), así como Nigeria, a las que hay que añadir la Guayana Británica (hoy Guyana), en América del Sur; por Francia, Argelia, Gabón, Mauritania, África Occidental Francesa (Mauritania, Senegal, el Sudán Francés (hoy Malí), Guinea, Costa de Marfil, Níger, Alto Volta (hoy Burkina Faso), Dahomey (hoy Benín).
14) Devesh Kapur, John P. Lewis, Richard Webb, op. cit., vol. 1, p. 687.
15) El hecho de que Bélgica fuera beneficiaria de los préstamos al Congo Belga se puede deducir de una tabla publicada en el décimo quinto informe del Banco Mundial, de los años 1959-1960. BIRD (Banco Mundial), Fifteenth Annual Report 1959-1960, Washington D.C., p.79.
16) BIRD (Banco Mundial), Fifteen Annual Report. 1959-1960, Washington D.C., p. 52; BIRD (Banco Mundial), Twentiest Annual Report. 1965-1966, Washington D. C., p. 79
17) Citado por Alexander Nahum Sack, Les Effets des Transformations des États sur leurs Dettes Publiques et Autres Obligations Financières, Recueil Sirey, París, 1927, p. 159.
18) Ibid, p. 158.
19) Las reparaciones deben ser exigidas a las ex potencias coloniales vía el Tribunal Superior de Justicia de La Haya.
20) Jacques Polack participó en 1944 en la Conferencia de Bretton Woods; fue director del departamento de estudios del FMI de 1958 a 1980. Después fue director ejecutivo del FMI por los Países Bajos (1981-1986).
21) Devesh Kapur, John P. Lewis, Richard Webb, op. cit, Vol. 2, Perspectives, p. 477.
22) Esto duró hasta 1980, año del retorno de China al Banco Mundial y al FMI. En la ONU, esta situación se mantuvo hasta 1971.
23) Ver Damien Millet y Eric Toussaint, Los tsunamis de la deuda, cap. 4, «La India, 60 años después de la independencia, ¿para cuándo una nueva liberación?», Icaria, Barcelona, 2006.
24) Polonia se retiró del Banco Mundial en marzo de 1950 y Checoslovaquia en diciembre de 1954. El Banco se había negado a concederles el menor préstamo.
25) La Habana dista unos doscientos kilómetros de las costas de Estados Unidos, que de hecho controlaba la isla desde 1898.
26) Devesh Kapur, John P. Lewis, Richard Webb, op. cit., vol. 1, p. 163.
27) D. Eisenhower, Waging Peace, pp. 530-537
28) John F. Kennedy, citado en Richard Goodwin, Remembering America, Little, Brown, 1988, p. 147.
29) Ibid., p. 153. En su discurso, Kennedy señaló las analogías con el Plan Marshall.
30) Devesh Kapur, John P. Lewis, Richard Webb, op. cit., vol. 1, pp. 163-164.
31) La expedición tuvo lugar el 17 de abril de 1961. Más de 1.500 mercenarios anticastristas desembarcaron en la bahía de Cochinos, en Cuba. Fue un fracaso rotundo.
32) Este texto es sacado de Devesh Kapur, John P. Lewis, Richard Webb, op. cit., vol. 1, p. 165.
33) Ibid., p. 166.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Riesgos y debilidades que pone al bloque al borde de una nueva recesión

Eduardo Lucita (LA ARENA)

La economía europea está al borde de una nueva recesión, mientras que los sistemas políticos se ven jaqueados por el ascenso de las derechas y la vocación democrática del derecho a decidir en el caso de los movimientos separatistas.

El laberinto de la crisis europea puede abordarse centrando la mirada en diferentes aspectos pero no puede ignorarse que estos aparecen cada vez más interrelacionados y que todo se desenvuelve teniendo como telón de fondo que la crisis mundial sigue sin resolverse.

Riesgos y debilidades

La OCDE ha revisado a la baja sus previsiones de la economía mundial para el año en curso: 3,9 por ciento (-0,2 frente a la estimación de noviembre pasado) e igual porcentual para el próximo. La eurozona crecerá este año solo 0,8 por ciento (1,2 la anterior previsión), mientras que Estados Unidos lo hará un 2,1 por ciento (2,6 estimado anteriormente), Japón 0,9, China 7,4, América latina 2,2 y Brasil apenas 0,3. Solo la India muestra pronósticos al alza 5,7 por ciento para este año y 5,9 para el 2015.

Al mismo tiempo el organismo internacional no deja de alertar sobre los "importantes riesgos" como son las dificultades para mensurar la desaceleración y el riesgo bancario en China, la baja inflación en la eurozona o la debilidad de la inversión en varias de las economías importantes y aun los riesgos geopolíticos (Ucrania, Medio Oriente, tendencias separatistas) "que acechan a las previsiones".

Para el analista internacional Francois Chesnais "la política monetaria se ha convertido en el instrumento principal, cuando no único, de intervención económica. El dilema central en estos momentos es el siguiente: sin el recurso permanente (desde 2008) a 'políticas monetarias de inyección de liquidez' (las quantitative easing) América del Norte y Europa habrían continuado en recesión y ni siquiera habrían conocido las tasas de crecimiento débiles que han alcanzado. Este flujo de dinero no ha servido para relanzar las inversiones sino sólo para satisfacer a los inversores financieros".

Debilidades de la eurozona

La lenta recuperación que mostraban las economías europeas sufrió un duro golpe al conocerse los resultados del último trimestre. Alemania e Italia vieron retracciones del 0,2 por ciento mientras que el estancamiento predomina en Francia. En este período también cayó la inversión en la región.

Estos tres países explican algo así como el 60 por ciento del producto de la zona y los débiles crecimientos de las economías de Holanda, Austria o España no alcanzan a contrarrestar esta tendencia que pone al bloque al borde de una nueva recesión. Sería la tercera desde el 2007 (2008-2009 la primera y 2011-2013 la segunda), pero esta vez con el agravante que una baja de precios y liquidación de stocks concluya en deflación. De hecho el Banco Central Europeo (BCE) que había fijado metas de inflación de 2 por ciento para este año, ha registrado en el segundo trimestre un alza de precios de solo 0,3, su respuesta ha sido un programa de compra de títulos para inyectar liquidez en el mercado y bajar la tasa de interés a un irrisorio 0,25 por ciento anual. Esto es la misma receta monetarista.

Por si algo faltara para trabar aun más el crecimiento en la zona, la crisis ucraniana ha derivado en una guerra de sanciones. La UE tomó una serie de disposiciones que dificultan o impiden el financiamiento a empresas rusas y restricciones a las exportaciones de los grandes complejos gasíferos (Gazpron), petroleros (Petrolneft) y de oleoductos (Rosneft y Transneft). La respuesta rusa no se hizo esperar: bloqueó la compra de productos alimenticios de la UE, Canadá y Australia (estos dos países habían apoyado las sanciones) y al mismo tiempo convocó a ex Estados soviéticos y a Argentina, Brasil, Turquía e Irán entre otros a aumentar sus exportaciones. Dde hecho una delegación de más de cien empresarios argentinos presidida por la secretaria de Industria ha viajado en estos días a Rusia.

Separatismos

En estos días las miradas están centradas en Escocia y Cataluña. En el referéndum escocés ganó el No, pero este triunfo no garantiza que todo quedará como estaba, nuevas tensiones tendrán lugar si el gobierno de Gran Bretaña, como hizo en su momento el de Canadá, no cumple con las promesas de grandes cambios impositivos y políticos, que hiciera para contrarrestar lo que se esperaba fuera una votación mayoritaria por el Sí. Mientras que en Cataluña su parlamente ha aprobado la realización del referéndum para principios de noviembre. El fuerte activismo separatista puede dar nuevo impulso a acciones similares en Bélgica, Italia del norte (la Padania) o el País Vasco. Sin dejar de lado que en numerosos países se expresan movimientos similares, incluso que la situación ucraniana sigue latente, aún cuando ha entrado en un Plan de Paz que incluye una zona desmilitarizada de 30 kilómetros por lado.

Estos movimientos separatistas tienen raíces históricas, pero expresan también intereses económicos de las burguesías locales -distribución de la renta petrolera, sistemas de coparticipación tributaria, crisis industrial- y en la actualidad están acicateados por las políticas neoliberales que impulsa la troika (FMI, BCE, CE). Por otra parte deben distinguirse las expresiones autonomistas -sostenidas más que nada por los intereses de la gran burguesía- de las independentistas -cuyos contenidos son de raíz nacionalista y su sustento social más popular-.

Estas expresiones de rebeldía frente a las políticas de austeridad impuestas por la troika y la negativa alemana a cualquier modificación, se han expresado también con el ascenso de la derecha y ultraderecha en numerosos países que, aún con sus diferencias, obtuvo una fuerte representación a mediados de este año cuando las elecciones al parlamento europeo. Allí duplicaron sus bancas, pasando de 64 eurodiputados a 143, un 19 por ciento del total de representantes a la asamblea de la UE. Francia está a la cabeza de este retroceso social y político. Los sondeos más recientes auguran que si las presidenciales fueran en este momento hay muchas posibilidades de que el Frente Nacional resultara triunfante.

Claro que en esas mismas elecciones hubo situaciones diferenciadas como las coaliciones de izquierda en España (Podemos) y en Grecia (Syriza) que muestran que otra perspectiva, que no sea la austeridad sin fin, el ajuste y la cesión de soberanía monetaria, es posible.

El derecho a decidir

Golpeados por la crisis económica, el ascenso de las derechas y los movimientos separatistas los sistemas políticos europeos ven debilitarse sus instituciones a la par que su legitimidad es cuestionada. Europa aparece así cada vez menos democrática y menos social.

Pero estas tendencias son contrarrestadas por otras que tuvieron su origen en el movimiento de los indignados, en las movilizaciones y huelgas contra la austeridad, incluso el impacto de las revoluciones democráticas en los países árabes. Ahora por la participación social en el referéndum de Escocia, que no ha ganado la independencia pero ha instalado el derecho a decidir. Esto puede repetirse en Cataluña en noviembre. Lo que se ha puesto sobre el tapete, y amenaza con extenderse, es el derecho de las naciones a disponer sin tutelas sobre su futuro y el derecho a la autodeterminación de los pueblos.

Europa atraviesa una crisis política y económica de larga duración, están en juego la continuidad del euro y el propio proceso de integración. Pero es la cuestión social la que está en el centro de esa crisis. La confrontación abierta con las políticas de austeridad y la búsqueda de mecanismos que afiancen una democracia radical están en la base de un programa anticapitalista para superar esta crisis, que es la crisis del capital.

Eduardo Lucita es integrante del colectivo EDI-Economistas de Izquierda.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina: Otro Presupuesto mentiroso, deficitario y endeudador

Claudio Lozano (ACTA)

El presente material tiene por objeto realizar un análisis de los aspectos más relevantes que se desprenden de la presentación realizada por el Gobierno Nacional de su 12º Proyecto de Presupuesto de la Administración Nacional, esta vez correspondiente al ejercicio fiscal 2015.

Estos puntos son:

I) Supuestos que jamás se cumplieron

En toda la gestión de gobierno Kirchnerista los Proyectos de Presupuesto jamás se basaron en supuestos realistas en materia de proyección macroeconómica. En efecto, como se verá en el Cuadro Nº 1, en los 11 proyectos de presupuesto presentados desde el 2004 al 2014, los supuestos macroeconómicos presentados estuvieron bien lejos de lo que efectivamente terminó ocurriendo.

De esta consideración se desprende una conclusión de dos: o bien la coyuntura económica de los últimos 11 años fue totalmente inestable de manera que hacía imposible su proyección adecuada; o bien, el Gobierno de manera adrede presentaba proyecciones desajustadas de la realidad deliberadamente. Claramente la estrategia del gobierno se asentó en la segunda de las hipótesis, y al respecto puede diferenciar dos etapas de esta estrategia: la primera que coincide con el primer gobierno Kirchnerista (del 2003 al 2007) donde la presentación mentirosa de los supuestos macroeconómicos se centraba en subestimar la tasa de crecimiento del Producto Bruto Interno (es decir del crecimiento del nivel de actividad).

En los 4 presupuestos que van del 2004 al 2007 la tasa de crecimiento del PBI que el Presupuesto fijaba año a año era invariablemente del 4% cuando en la práctica éste aumenta a “tasas chinas” superiores al 8% como incluso era reconocido por el propio gobierno cuando de ponderar su gestión se trataba, pero en el momento de confección del presupuesto se sostenía que el 4% era una “tasa prudente”. En rigor la prudencia era el sustituto de la mentira que permitía que el Parlamento no discutiera una importante magnitud de los recursos públicos (como se verá en el siguiente punto) dado que al subestimar la tasa de crecimiento del producto se subestimaba a su vez la recaudación asociada a dicho nivel de actividad.

Con el mismo objetivo, de ocultar recursos públicos de la discusión parlamentaria, la práctica presupuestaria a partir de la 2ª etapa de gestión Kirchnerista se sustentó en subestimar, en rigor en manipular subestimando, la tasa de crecimiento de los precios, de modo de conseguir el mismo objetivo: subestimar la recaudación asociada y agregar un nuevo componente: el de la subestimación del nivel de gastos para una economía con alta inflación. En efecto, como se desprende de la información presentada, la tasa de crecimiento de precios con que se confeccionó los 7 presupuestos que van del 2007 al 2014 prácticamente nunca superó el 10% anual, cuando el promedio de la inflación en esos años rondó el 25% anual.

De este modo, a partir del 2011 la dinámica presupuestaria mostraba que mientras los proyectos oficiales de Presupuestos se confeccionaban con leves superávits (cercanos a una situación de equilibrio), en la práctica se incurría en déficits financieros crecientes. En efecto, al 2011 la magnitud del déficit alcanza los $11.772 millones, se cuadruplica a prácticamente $50.000 millones en el 2012; luego crece a $85.000 millones en el 2013 y termina más que duplicándose en el 2014 a $166.388,6 millones (en el dato oficial) y a cerca $200.000 millones en nuestra estimación.

Otro dato ilustrativo del tipo de dibujo que se confecciona en el Presupuesto en esta segunda etapa es la vinculada con la tasa de crecimiento del PBI. A diferencia de la primera etapa donde se presentaba “tasas prudente” en un contexto de “tasas chinas”, en esta nueva fase, y concretamente a partir del 2012, se presentan tasas de crecimiento que “sin ser chinas” están bastante por encima de la que efectivamente reconoce el Gobierno a posteriori, y ni que decir de las tasas que efectivamente se registran. Así, desde el 2012 el Gobierno completa el dibujo presupuestario mostrando una tasa de crecimiento moderada y sostenida del PBI cuando en la práctica se observa un cuadro de estancamiento económico en el 2012–2013 y recesión en el 2014 (situación no reconocida por los registros que a posteriori reconoce el Gobierno).

En este marco, el 2015 repite la práctica del dibujo presupuestario de los últimos años: Supone un crecimiento débil del 2,8% cuando la economía está en franca recesión, al tiempo que sostiene una tasa de crecimiento de los precios del 15,6% cuando en la actualidad la misma está cercana al 40%. Es más, comparando con los propios números oficiales, el 2015 nos muestra un cuadro de crecimiento en el nivel de actividad económica (del 0,5% actuales al 2,8%) y una caída del nivel de inflación (del 22% que reconoce actualmente al 15% que proyecta). Es decir, mayor nivel de actividad y menores precios son nuevamente parte de las inconsistencias en la presentación presupuestaria del 2015.

II) Lo que el Ejecutivo no discute en los presupuestos

Como lo señalamos, fue una verdadera estrategia del gobierno presentar presupuestos sostenidos en supuestos macroeconómicos truchos, ya que con esta medida lo que se logró una y otra vez, a lo largo de toda la gestión Kirchnerista fue ocultar deliberadamente recursos presupuestarios para que su asignación no tuviera siquiera un mínimo debate parlamentario.

En efecto, al observar el Cuadro Nº 2, la práctica presupuestaria de supuestos macroeconómicos truchos implicó que se dejaran de asignar parlamentariamente nada menos que $2.094.072,5 millones a precios del 2015. Así la experiencia Kirchnerista en materia presupuestaria implicó que durante toda su gestión se asignaron recursos sin debate parlamentario equivalente a casi 2 presupuestos actuales. En la primera etapa, del 2003 al 2007, el ocultamiento de recursos fue de $582.000 millones (el 27% del total); mientras que del 2007 al 2014 fue de $1.512.000 millones (el triple de la etapa anterior) y el 73% del total. Y obviamente sin contar lo que se espera para el 2015 donde nuestra estimación (que precisaremos más adelante) supone que se ocultan nada menos que $214.027,89 millones de gastos totales para el próximo ejercicio.

III) El déficit del 2014

En términos actuales, la falsedad presupuestaria se expresa en el hecho de que el Presupuesto Original presentado para el 2014 mostraba un equilibrio (en rigor un leve superávit de $869,1 millones), que con las modificaciones que ya realizó el gobierno muestran un significativo déficit de $166.388,6 millones (equivalentes al 15% del total de gastos) y que en nuestra estimación es aún mayor, de $192.312,2 millones (que equivale a un déficit del 17% del total de gastos).

Este resultado se explica porque el Presupuesto original 2014 presentó un nivel de gastos que fue inferior en $245.700,1 millones a los que efectivamente reconoce el propio gobierno como cierre provisorio 2014. Cierre que incluso está por debajo en $10.618,9 millones a los de nuestra estimación.

En total son más de $255.000 millones de gastos no previstos en el Presupuesto original del 2014. De estos, el grueso tiene que ver con gastos corrientes ($157.000 millones más en el cierre oficial 2014) y $16.500 millones adicionales a estos en nuestra estimación. De los cuales, la partida más importante tiene que ver con las “transferencias corrientes” y dentro de éstas las destinadas al sector privado (que como veremos tiene que ver con la ampliación de gastos destinados al subsidios a las firmas del complejo petrolero).

Es este el rubro más dinamico sin dudas del Presupuesto 2014, aunque éste tampoco tenía contemplado los aumentos salariales, ni previsionales ni los vinculados con los diversos planes sociales que a lo largo del año se fueron otorgando, como modo de compensación parcial al deterioro que produce la coyuntura inflacionaria.

El dato sustantivo de la ejecución presupuestaria del 2014 es la ampliación de gastos en materia de “subsidios a los servicios económicos”. Como se observa en la ampliación de gastos reconocida por el Gobierno en lo que va del 2014, que modifica el dibujo presupuestario del proyecto original, el aumento de las gastos vinculados a las “transferencias corrientes al sector privado” aumentaron en $74.479,3 millones, cifra que más que duplica el aumento en las remuneraciones (de $29.844 millones) e inclusive el de las jubilaciones (de $33.825 millones). De esta cifra, apenas $4.500 millones corresponden al aumento en las Asignaciones Familiares, y el resto se explica por el crecimiento abultado de los subsidios a los sectores económicos en el marco del aumento de las tarifas de servicios públicos.

Como se observa en el cuadro Nº 4, en materia de subsidios a los sectores económicos, el DNU 1246/14 aumenta en $78.315 millones los créditos previstos originariamente en el Proyecto de Presupuesto 2014. Es decir, dicho DNU reconoce un nivel de gastos en subsidios a los sectores económicos (que beneficia principalmente a las firmas) que es un 66,4% superior a los del 2013. Este aumento significativo en los subsidios se descompone de la siguiente manera:

- En el sector energético se concentran el 82% del aumento en los subsidios. En efecto, de los $78.315 millones en que se aumentan los subsidios a los sectores económicos, $64.489 millones se destinan al sector energético. Así este sector tiene asignado un crédito de $139.739 millones, que es un 88,9% por encima del devengado en el 2013.

- Dentro del sector energético sobresalen los subsidios a Cammessa ($32.750 millones adicionales), a Enarsa ($18.407 millones adicionales) y al Plan Gas ($12.447 millones más). Este último tiene un aumento del 212,8% respecto al 2013. Es todo un dato de la coyuntura económica y fiscal del país, que en momentos en que se descarga un verdadero tarifazo sobre los consumos de energía (luz y gas), las empresas del sector reciben de subsidios un monto no sólo más elevado que el año anterior sino que en crecimiento no tiene parangón.

- El otro rubro que crece en importancia es el del transporte, estrechamente vinculado también con el aumento en el costo de la energía. Este sector tiene un monto de subsidios de $13.441 millones adicionales a los previstos, los cuales representan un 128% superior al 2013. Dentro de este sector sobresales los subsidios al “Fondo Fiduciario del Sistema de Infraestructura de Transporte” (de $5.033 millones más) el “Fco Gral Belgrano / Admnistración de RR HH Ferrroviarios SA” (de $2.183 millones más), el enigmático rubro “otros beneficiarios sin discriminar (de $2.597 millones más), el Operador Ferroviario SE (de $2.032 millones más) y Aerolíneas Argentinas (de $1.141 millones adicionales).

Esta ampliación del gasto en servicios económicos que beneficia a las firmas que componen el oligopolio petrolero del país, se opone a lo que sucede con las finalidades del gasto social. En efecto, como da cuenta el cuadro Nº 5, considerando los gastos del 2013 y del 2014 a los precios del 2015 (para hacer homogénea la comparación) resulta que mientras el total de servicios económicos se expanden un 35,7% en términos reales respecto al 2013; los servicios sociales se contraen un 3,4%.

Dentro de estos sobresalen las caídas de las funciones de Trabajo (-8,5%) en un contexto de caída del empleo, suspensiones y despidos, y de la Seguridad Social del 5,7%. Por otro lado se destaca el crecimiento de los gastos destinados al pago de los servicios de deuda pública (que se expanden un 38,8%). Por ende, el 2014 nos muestra un ejercicio fiscal que deteriora las prestaciones dirigidas a los sectores sociales más vulnerables al tiempo que a costa de ellos, expande las asignaciones a los polos que constituyen el poder económico vernáculo: empresas concentradas (principalmente del oligopolio petrolero) y los acreedores de deuda pública.

De lo expuesto queda claro que si el antecedente de la discusión presupuestaria para el 2015 será el mismo que el que fue para el 2014, no cabe esperar sino una presentación mentirosa de los números fiscales que ocultan la intención del gobierno de practicar un ajuste en el bolsillo de la sociedad a través de los tarifazos en los servicios públicos al tiempo que incrementan los subsidios a las firmas del sector y beneficia a los acreedores de deuda pública. Un Presupuesto que no hace sino agregar tensión social en un cuadro de ineficiencia en la oferta frente a una demanda que se achica en su tramo popular y se incrementa en sus segmentos medios–altos y altos.

Un Presupuesto solidario con un Ajuste sobre el nivel de vida de la sociedad y promotor de la apropiación concentrada del excedente (expresado palmariamente en la sociedad del Gobierno con las empresas petroleras). Casualmente lo inverso de lo que requeriría un Presupuesto que se haga cargo de los problemas económicos del momento.

IV) El 2015 no modifica la lógica presupuestaria, es el 2014 actualizado

En línea con la práctica histórica del gobierno a la hora de confeccionar los Presupuestos, para el 2015 nuevamente se presenta un dibujo presupuestario donde el resultado deficitario es de sólo $49.624.2 millones (cuando el del presente año es 3 veces superior según lo reconocido por el propio gobierno, y en nuestra estimación es 4 veces superior (ver punto anterior).

Se trata de un presupuesto que oculta $214.027,7 millones de gastos (que representa el 14,6% del gasto) que nuevamente se asignará por fuera del debate parlamentario. Estos tienen que ver principalmente con asignar a los distintos componentes del gasto el mismo comportamiento en materia de aumentos que los que tuvieron en el 2014.

Así, del total de gastos que el proyecto de Presupuesto no contempla, el grueso $142.312,7 millones corresponden a gastos corrientes, de los cuales $92.470,6 millones son transferencias corrientes, de las cuales $69.827,3 millones son al sector privado, principalmente vinculado con los subsidios a la energía que convalidan las rentas petroleras exorbitantes para un puñado reducido de firmas. En este sentido, se puede afirmar que el Presupuesto 205 no es más que 2014 actualizado.

En rigor, el ocultamiento del déficit en el Presupuesto es mayor aún. ¬En efecto, además de los $214.027,7 millones que no contempla de gastos totales, corresponde consignar los prácticamente $150.000 millones de utilidades del Banco Central y de la ANSES, que cubren parte de los gastos corrientes. Sin computar este financiamiento, el déficit real del Presupuesto 2015 es de $362.841 millones, lo que representa nada menos que el 25% del total del gasto.

Se trata de una estrategia que comienza a cobrar vigor a partir del 2011, en concordancia con la emergencia de los déficits fiscales, que tiende a crecer a lo largo del tiempo. En efecto, en el 2011 las rentas de la propiedad eran de $20.237 millones; crecen un 50% en el 2012 a $30.426 millones; se duplican en el 2013 a $61.287 millones; y vuelven a duplicarse en el 2014 a $123.887 millones. De este modo, es creciente el ocultamiento del déficit fiscal que se cubre por vía de la remisión de utilidades del Banco Central (deteriorando su patrimonio) y del ANSES (en desmedro de las jubilaciones futuras que el régimen previsional debe atender.

V) Un Presupuesto para la deuda

Es esa magnitud del déficit que se tiene que cubrir con deuda contraída con el propio sector público, a través de las colocaciones en el Banco Central y la ANSES. Se trata de un financiamiento de deuda para cubrir gastos corrientes que, en un contexto de economía inflacionaria tiene escaso impacto reactivador toda vez que no hace foco en los problemas de oferta sino que alienta un perfil de demanda profundamente demandante de divisas y que profundiza el cuadro inflacionario (al no intervenir sobre la oferta).

Precisando se observa que el resultado financiero oficial del ejercicio 2015 ascenderá a 49.623,7 millones de pesos. Por su parte, del detalle de las fuentes y las aplicaciones financieras urge que durante el ejercicio 2015 se producirá un incremento neto del endeudamiento de 166.761 millones de pesos, cantidad que representa 3,36 veces el déficit previsto. Según el detalle del artículo 4° y de sus planillas anexas, el exceso del endeudamiento sobre el déficit se aplicará a incrementar la inversión financiera en 117.137,3 millones de pesos. En consecuencia, el nuevo endeudamiento no es consistente con el déficit, y no surge del mensaje que acompaña al presupuesto cuál es el objetivo de política pública que justifique incrementar la deuda para aumentar la inversión financiera. En el cuadro que presentamos a continuación, se exponen las aplicaciones financieras y las fuentes financieras del ejercicio, por concepto y por carácter institucional:

Del detalle por carácter institucional del incremento neto de la inversión financiera prevista para 2015, surge que 58.657,9 millones de pesos corresponden a las instituciones de la seguridad social, 4.398,2 millones de pesos corresponden a organismos descentralizados, y 54.081 millones corresponden a la Administración Central. Tanto los organismos descentralizados como las instituciones de la seguridad social presentan superávit financiero, y sólo la Administración Central presenta déficit financiero. Pero puede observarse que el superávit financiero de los organismos descentralizados y de las instituciones de la seguridad social no alcanzan a cubrir el déficit financiero de la Administración Central. El uso de los superávits financieros de las instituciones de la seguridad social para cubrir los déficits del Tesoro ya se ha convertido en una práctica habitual de este gobierno, que puede tener efectos negativos sobre la situación patrimonial de la ANSES y que puede terminar afectando la capacidad de pago de las jubilaciones en el futuro. Pero aún cuando estos números revelan que, al menos para cubrir una parte del déficit, durante el ejercicio 2015 continuará esta tendencia, ello no explica el volumen de endeudamiento de la administración central ni mucho menos los incrementos previstos en sus “inversiones financieras”. Si consideramos sólo la Administración Central, el endeudamiento neto previsto para 2015 (180.117,6 millones de pesos) superará en un 42,91% el volumen del déficit reconocido (126.036,6 millones de pesos).

Esa diferencia se aplicará, en teoría, a incrementar las inversiones financieras de la Administración Central. En una coyuntura que requiere, según los argumentos del gobierno, que el efecto macroeconómico del presupuesto ayude a sostener la demanda agregada, capturar una parte del ahorro interno (aumento del endeudamiento público) para incrementar inversiones financieras (en lugar de ejecutar obras o proyectos sociales) provocará un efecto opuesto al que el gobierno dice buscar en su mensaje.

Como ya se ha dicho anteriormente, la inversión financiera de los organismos de la seguridad social y de algunos organismos descentralizados puede consistir, a veces, en la suscripción de instrumentos de deuda del Tesoro Nacional, de modo de canalizar los superávits de los primeros para financiar el déficit de este último. Pero no ocurre lo mismo a la inversa. Dentro de las inversiones financieras de la Administración Central los componentes “Incremento de Cuentas a Cobrar” e “Incremento de Activos Diferidos y Adelantos a Proveedores y Contratistas” son más importantes que “Adquisición de Títulos y Valores”. Estos conceptos representan pagos previstos para el ejercicio, que corresponden a gastos de ejercicios futuros (anticipos de obras o de suministros), y que constituyen un activo (cuentas a cobrar – anticipos a proveedores) en el ejercicio en que se producen. Por su naturaleza, es el tipo de “inversión financiera” que se presta para poner por “abajo de la línea” previsiones de gastos que, en la ejecución real, se producirán dentro del ejercicio 2015, pero que con esta exposición se logra disminuir el déficit reconocido.

Por otro lado, en el cuadro de fuentes y aplicaciones financieras del artículo 4° se puede ver como endeudamiento del ejercicio 673.649,8 millones de pesos, mientras que en cuadro Presupuesto de divisas de la Administración, las fuentes en dólares alcanzan a 175.174,3 millones de pesos, cifra que a un tipo de cambio de 9,45 pesos por dólar representa 18.537 millones de dólares. En consecuencia, del endeudamiento total esperado, un 26% sería en moneda extranjera. Sin embargo, sólo identificamos FONDEA (Fondo para el desendeudamiento argentino) con U$S 11.889 millones y los desembolsos de Organismos Internacionales y CAF, FIDA, FONPLATA y otros por U$S 3.189 millones. Por lo tanto falta identificar de dónde provendrán unos U$S 3.459 millones, que se espera sean emisiones de Letras o Títulos en esa moneda, supuesto que parece poco realista. Todo esto en un contexto que a agosto de 2014, las reservas alcanzan a algo más de U$S 28.000 millones, de las cuales sólo U$S 17.000 millones son reservas netas. La dinámica del 2014 permite proyectar (en una mirada optimista, considerando una cuenta corriente neutra) reservas a fin de año por U$S 28.000 millones, de las cuales las netas alcanzarían a sólo U$S 15.000 millones. Si se tiene en cuenta que el proyecto de presupuesto 2015 prevé la aplicación de U$S 11.889 millones de las reservas al FONDEA, y la previsión poco realista de U$S 9.000 millones de saldo comercial, que se compensarían con los otros rubros de la cuenta corriente (servicios), no queda claro con qué nivel de reservas netas se espera finalizar el año 2015.

Es en este marco que debe entenderse las distintas autorizaciones para endeudamiento que tiene previsto el Proyecto de Presupuesto 2015. En efecto, como también es una costumbre de los últimos presupuestos, este contiene en diversos artículos una autorización de deuda que involucra nada menos que U$S 173.712, 9 millones, o su equivalente en pesos de $1.641.579.6 millones, que supera los $1.251.630,3 millones del Presupuesto total. Es decir, se trata de un presupuesto que habilita un endeudamiento por un monto que supera con creces el total del gasto.

Analizando lo ocurrido al interior del gasto social, podemos observar que el mismo representa el 58,7% del gasto total previsto para el 2015. En el siguiente cuadro se puede apreciar el gasto social por función, según el Mensaje del Proyecto de Presupuesto 2015. De allí surge que para el año que viene se prevé un incremento nominal del gasto en este concepto en el orden del 25,3%. Sin embargo, al desagregar estos últimos según función, resulta que aún teniendo en cuenta la proyección de precios del Proyecto oficial, se observa un ajuste real en las partidas destinadas a Promoción y Asistencia Social (-4%), Salud (-6,1%) y Agua Potable y Alcantarillado (-12,1%). Estos recortes superan incluso los previstos en las partidas destinadas a la Deuda pública (-0,6%) y los Servicios de defensa y seguridad (-2%). Sin embargo, si se tiene en cuenta una pauta inflacionaria del orden del 32%, esto implica un recorte del gasto social en términos reales del 5,1%.

Asimismo, esta reducción no es aún mayor ya que el gasto social total se encuentra claramente traccionado por el gasto en seguridad social, que explica casi el 70% del total y que tiene un incremento nominal proyectado del 28%, lo cual implica una caída real del 3%. También crecen más que el promedio la función Trabajo (+29,7% nominal, lo que implica una caída real del 1,7%) y la función Educación y Cultura (+29,3% nominal, que en términos reales cae 2,1%), aunque su peso sobre el total es considerablemente menor - 0,8% y 12,7%, respectivamente-.

De hecho, todas las funciones del gasto social evidencian una reducción de su poder adquisitivo. De este modo, la transferencia de recursos destinada a Vivienda y Urbanismo, que representa el 3,9% del gasto social, cae en términos reales un 7,4%. En lo que respecta al gasto destinado a Promoción y Asistencia Social, que abarca el 2,5% del gasto social, refleja una caída real del 15,9%. En Salud, el recorte se encuentra en torno al 17,8%, mientras en lo que hace al gasto destinado a Agua potable y alcantarillado (2,1% del gasto social), el ajuste alcanza el 23% aproximadamente.

En síntesis, de respetarse el Presupuesto 2015, se producirá un ajuste del gasto social que se agudiza en partidas fundamentales que tienen que ver con cuestiones pendientes en lo que hace a la superación de problemáticas estructurales que lejos están de haber sido resueltas, a pesar del relato oficial. Por otra parte, cabe destacar que cuando se analiza el peso que tiene cada una de las funciones del gasto social sobre el gasto total, resulta que todas (con excepción de la seguridad social) se encuentran muy por debajo del porcentaje destinado a pagar deuda pública, que según el Mensaje de Presupuesto se proyecta en torno al 7,7% del gasto total.

Si la presentación oficial fuera cierta entonces estaríamos en presencia de un Presupuesto que preveé un ajuste del 14,2% del gasto total lo que sería contrario al propio discurso oficial que aduce la importancia de un presupuesto deficitario como estrategia reactivadora frente a la actual coyuntura.

VII) Conclusión: Un presupuesto mentiroso, deficitario y endeudador

Del análisis realizado queda claro que la presentación presupuestaria del gobierno para el 2015 nuevamente se sostiene en supuestos mentirosos, que no hacen sino ocultar el tamaño del déficit a la vez que plantea el endeudamiento como modo de resolver los problemas del financiamiento en la actual coyuntura.

Se trata de una estrategia presupuestaria que intenta desesperadamente poner un piso a la recesión, antes que a producir un efecto reactivador, ya que para lograr este objetivo en la coyuntura en la que nos encontramos, esta estrategia debería articularse con un fuerte componente de ahorro de divisas que el Presupuesto no sólo no contiene sino que la exacerba.

En efecto, los diversos programas que pretenden resolver el problema del nivel de actividad como el PROCREAUTO y el PLAN CUOTAS, si tienen impacto positivo, son fuertes demandantes de divisas.

En ese marco el desafío para una presentación presupuestaria alternativa, pasa por plantear una estrategia de salida de la recesión sin detonar la demanda de divisas, por ende sostenida en la ampliación de los bienes salarios que nuestra economía puede producir antes que en darle aire a la armaduría de partes que en el sector automotriz, electrónica y otros no hacen sino agravar las necesidades de divisas.

Esta reactivación sobre la base de un importante ahorro de divisas debe completarse tomando control sobre el proceso de inversión. Solo en este marco, se puede pensar en una estrategia que potencie la demanda popular como modo de articular reactivación con resolución de los problemas de los sectores más vulnerables.

Esta estrategia forzosamente debe contemplar una reducción del consumo suntuario (aquel cuyo componente de importados es manifiesto) y una regulación pública sobre el núcleo de actores más concentrados, en tanto son ellos los que detentan el monopolio de las divisas, no implementan mecanismos de ahorro de las mismas, al tiempo que controlan el nucleo del proceso inversor. Es en este marco general, que supone modificar la estrategia gubernamental que se puede sostener la idea de otro presupuesto.

Claudio Lozano es Diputado Nacional de la CTA. Presidente del Bloque de Unidad Popular (UP).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Los devaluadores están en la Rosada

Gabriel Solano (PRENSA OBRERA, especial para ARGENPRESS.info)

La insistencia de los funcionarios acerca de que el valor del blue es ilegal, y como tal no debe ser tenido en cuenta, apunta a encubrir la responsabilidad del gobierno en la depreciación del peso. Los diarios informan cómo es el propio Banco Central el que pide a las empresas que consigan divisas apelando al "contado con liquidación", al que se accede mediante la compra de títulos públicos, o al llamado "dólar bolsa", mediante la compra de acciones. Por la demanda ascendente estos instrumentos, que mueven diez veces más volumen que el blue, ya cotizan por arriba de los $ 14 por dólar.



Es claro que este mecanismo promovido por el Banco Central es claramente inflacionario. Los importadores que se hagan de divisas a $ 14 en vez del $ 8.40 del dólar oficial, trasladarán esa diferencia a los precios internos. Cristina puede denunciar terrorismo financiero en la ONU, pero fronteras adentro es su gobierno el principal responsable de la bancarrota económica.

La suba del dólar también está presente en el proyecto del Presupuesto 2015, que prevé utilizar 12.000 millones de las reservas del Central para pagar la deuda externa. Ni más ni menos, significa casi el 70% de las actuales reservas, una vez que se deducen los plazos fijos en dólares y préstamos recibidos de bancos centrales de otros países.

La situación creada por el gobierno se ha vuelto insostenible. La brecha de casi el 80% entre el dólar oficial y los otros valores paralelos de las divisas agravará el sabotaje de los sojeros a la liquidación de la cosecha, que debe hacerse a un dólar de $ 8.40. Para colmo, esta situación se combina con una caída de los precios de la soja en el mercado mundial.

La devaluación que prepara el gobierno es reclamada por toda la clase capitalista y también por los partidos de la oposición patronal. Para unos y otros, es un paso inevitable para el levantamiento del cepo cambiario, y para reiniciar un nuevo ciclo de endeudamiento internacional.

La devaluación supone una desvalorización general de los activos del país y por sobre todo de los salarios. Denunciamos los planes devaluatorios, y planteamos el no pago de la deuda externa, la intervención de las sociedades de Bolsa y la nacionalización de la banca.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La indignidad de los alguien

Alfredo Grande (APE)

Si la vida te da sorpresas, la cultura represora cada vez te da menos. A menos que llamemos sorpresa a las “remakes” a las que nos tienen acostumbrados los dueños del poder. Y digo dueños porque en el capitalismo, serio, tardío, dormido o despierto, la propiedad privada es un sacramento político, cultural y social. Y el Estado, incluido el benefactor, es el custodio de que ese sacramento no sea vulnerado. La Tradición (de la patricias familias y de las plebeyas devenidas en nuevos ricos) la Familia (monogámica, reproductora, heterosexual, cristiana) y la Propiedad (individual, anónima, heredada, robada) son un Trino: los Tres son Uno. La único es lo que muchos llaman realpolitik, otros políticamente correcto, otros el horizonte de lo posible, otros “es lo que hay”. Una estética y una moral carenciada de toda ética, que fabrica corrales, corralitos y corralones para encerrar todas las formas de la dignidad de la vida. Y la dignidad no es otra cosa que aquello de lo que somos merecedores.

"En una cultura no represora,
La necesidad nunca tiene cara
de hereje"
Aforismo implicado A.G.

Aquello que nadie debe arrebatarnos. Pero lamentablemente puede arrebatarnos. Desde la salud, incluida la mental, hasta la alegría, incluida aquella que viene por mandato. Feliz cumpleaños, felices fiestas, feliz aniversario. Para la cultura represora, la felicidad es un mandato de calendario. Para el gobierno de la reina del plata cada vez más endeudada, en todo estoy yo. Al menos lo supongo, porque si a reventar escucho que “En todo estás vos”, vos soy yo. Pero nadie me preguntó si en todo quiero estar yo. Hay cosas en las que naturalmente no quiero estar. No quiero estar en la destrucción de parte de la ciudad para que habilite el metrobus sur.

Según la Asamblea del Pueblo, “la traza de esa obra implicará la demolición de parte de seis manzanas del barrio, comprendidas entre las calles Carlos Calvo y el Parque Lezama, incluye cuatro establecimientos educativos, un campo de deportes utilizado por los colegios del barrio, el frente de un medio de comunicación (Ámbito Financiero), varios comercios y viviendas, la sede de la Asamblea de San Telmo y el edificio Marconetti (diez pisos en los que viven 40 familias). También se encuentra en riesgo la preservación del sitio donde funcionaba el Campo de Concentración El Atlético, campo de concentración donde fueron masacrados 1200 vecinos”.

Tampoco quiero estar en el desfondamiento del Banco Ciudad, ni en el cierre de servicios asistenciales vitales. No quiero estar en nada de eso. El gobierno nacional me dice que Argentina nos incluye. Pero como en el “nos” la nación QOM no figura, o peor, figura para ser arrasada día a día, noche a noche, no quiero que esa Argentina me incluya. Pero nadie me pregunta. Incluso tengo la maldita sospecha de que yo financio con mi trabajo y con ese robo hormiga que algunos llaman IVA, que en todo esté yo y que Argentina me incluya. De una manera tan forzada y tan brutal como un parto de nalgas al revés. Ese forzamiento violenta mi propia dignidad, porque por la vida que sostengo no merezco estar en nada que no elija, y menos cuando me hace cómplice de lo que más detesto. La injusticia, la mentira, el oportunismo más descarado, los pactos perversos entre gallos y mediodías, porque ya no necesitan de la impunidad de las medianoches.

A veces, demasiadas veces, doy como ilustración en muchas de mis clases y charlas las letras de los tangos de Enrique Santos Discépolo, “discepolín”. “Tres esperanzas tuve en mi vida, dos eran blancas y una punzó...Una mi madre, vieja y vencida, otra la gente, y otra un amor, Tres esperanzas tuve en mi vida dos me engañaron, y una murió”.

Cuando empiezo a sentir y a pensar como discepolín, tengo el privilegio de llamarlo a Alberto Morlachetti, que en pocos minutos recompone mi ánimo. Me explicó que la carga impositiva es confiscatoria, sumando el impuesto al valor agregado y el impuesto a las ganancias. Y ahí está el núcleo de la indignidad de los alguien. El Estado es un patrón omnipotente que se financia con los descomunales aportes de los que supuestamente recibimos sus beneficios.

Cuando nos demos cuenta de que el Estado de las democracias capitalistas también es Buitre, será más que tarde. Ya se habrá producido como en el ajedrez, otro enroque de Torre y Rey. Algunos llamaron a esto “robar para la corona”. Y la corona sigue y los robos también. Los “alguien” son ricos, a veces famosos, a veces solamente notorios, (pero es difícil hacer la diferencia), los entrevistados de planta, los que reciben las cuantiosas pautas publicitarias oficiales, los camiones Iveco, los amigos, compañeros, cómplices del Poder, no importa quién lo presente o quién lo represente.

"Morir de hambre es el eufemismo
que usa la cultura represora para
ocultar los asesinatos por falta
de alimento"
Aforismo implicado A.G.

Los insultos a Bergoglio hoy son elogios a Francisco. De todas y todos. Pero el tema no es Francisco, sino que a pesar de la cacareada la recuperación de la política en la década ganada, se claudica lastimosamente ante la Iglesia de Roma, copartícipe de crímenes contra la humanidad. Que lo haga la derecha vernácula y el fascismo de consorcio, no me sorprende. Pero la remake de una Presidenta Constitucional elegida por el pueblo (que si es en mayoría católico apenas lo es porque en el bautismo ningún bebé puede decir que no, y los usos y costumbres son más letales que algunas drogas) tenga una entrevista con el Jefe de Estado Vaticano para cuestiones no religiosas, es una ofensa irreparable para el laicismo y la libertad de pensamiento. Pero hoy Francisco es alguien y el primero entre todos los que son alguien. Lejos quedaron los dos tedeum.

Al Fariña que daba ficción, hoy la AFIP que de ficciones nada sabe, le remata la camioneta en un poco más de 300.000 pesos. Una ganga. A lo mejor son dólares, o yuanes, o patacones. No me importa. El daño es irreparable. Solamente una izquierda clasista y anticapitalista, que abomine del engaño del “fifti fifti”, que diferencie de una vez y para siempre lo público de lo estatal, que sepa ser tierna con el compañero y dura con el enemigo, que sepa de acuerdos pero nunca más de pactos, podrá en varias generaciones poner en superficie la indignidad de los alguien que siguen robando para cualquier corona

Cuando todos nos demos cuenta de que es más importante Vanesa Orieta, chiquita pero valiente, que Chiquita Legrand, y que la desaparición, entre otras y otros, de Julio Jorge Lopez y de Luciano Arruga interpelan a la democracia, entonces nos daremos cuenta de que la dignidad de los nadies no pudo ser arrasada. Y que más temprano que tarde, la indignidad de los alguien será castigada.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Entrevista a Armando Jaime, dirigente clasista de los ’70: En Salta existe una base de izquierda que viene de los ‘70 y está aflorando ahora

Mario Hernandez (especial para ARGENPRESS.info)
.

M.H.: Estamos con un viejo luchador, Armando Jaime. Siempre su figura nos trae el recuerdo de la CGT clasista de Salta en los ‘70. Me gustaría que hagas una reflexión y me cuentes qué te traen al presente los hechos de aquel período.

A.J.: Bueno, de hecho hay diferencias sustanciales en el terreno de la política, durante el Cordobazo vivíamos en dictadura militar, en cambio ahora vivimos una situación de democracia relativa, con algunas fallas, pero democracia al fin, por lo cual nos podemos reunir para manifestarnos, lo que hace una diferencia bastante grande de época. Pero no obstante eso, creo que en este momento, si bien el gobierno ha hecho algunas cosas interesantes como el tema de derechos humanos, la asignación por hijo y algunas otras medidas, tiene una gran cantidad de falencias que da lugar a una crítica como corresponde. A veces cuando conversamos con los compañeros hacemos la diferencia entre lo que es un gobierno como el de Evo Morales, o el de Maduro en Venezuela, o en otros lugares, con excepción de Cuba, es decir, todos estos países tienen una relación de producción de carácter capitalista, hablamos de Bolivia, Venezuela, Ecuador, igual que la Argentina, la diferencia es que mientras que esos gobernantes están proponiendo el socialismo como aspiración para sus pueblos y van caminando rumbo a eso, en Argentina el gobierno se declara capitalista nacional. Lo de “nacional” creemos que es relativo, porque transan con los monopolios, por ejemplo, el caso de Chevron, de la megaminería y una cantidad de empresas manejadas por el capital internacional, estas son falencias bastante serias que tiene el gobierno, incluso para llamarse “nacional”. Entonces desde este punto de vista nosotros somos críticos, y consideramos que hay que marchar hacia un movimiento de carácter socialista y revolucionario.

M.H.: Armando te quiero volver un poquito para atrás, no porque me interese discutir el pasado, sino porque me interesa rescatar algunas cosas que viviste. Después vamos a volver al presente y al presente de Salta porque ha impactado mucho la huelga docente y me gustaría conocer tu opinión al respecto. Quiero volver a fines de los ´60, conociste a Agustín Tosco, figura emblemática del Cordobazo

A.J.: Sí, entonces nosotros trabajábamos mucho con el movimiento sindical acá en Salta y en otros puntos del país y por ese motivo tuvimos una relación desde un punto de vista ideológico y político con Agustín Tosco y con otros dirigentes, y de ahí surgió una amistad que nos unió después políticamente en el Frente Antiimperialista del Socialismo (FAS). Fueron momentos donde nosotros, junto con Tosco y otros compañeros, impulsamos el sindicalismo de clase. En Salta organizamos agrupaciones obreras que nos llevaron a la conformación de la CGT clasista.

M.H.: ¿Cuáles eran las características del clasismo de los ´70?

A.J.: Bueno, por un lado una posición antiburocrática, planteamos dirigentes que defiendan realmente los intereses de la clase trabajadora, ese era un punto fundamental. Por otro lado, defendíamos la independencia de los sindicatos de los gobiernos y a la vez de los partidos políticos, particularmente de la burguesía.
En el caso de la CGT clasista de Salta, invitamos en forma directa a los distintos partidos de izquierda para que pudiesen participar en los debates, en las discusiones, es decir, que estábamos abiertos a toda la izquierda sin excepción, a pesar de que recibimos críticas de sectarismo, cosa que no es verdad, es decir, podía venir el Partico Comunista o Vanguardia Comunista (maoístas), distintos grupos podían participar independientemente que tuvieran representación sindical, simplemente como grupos políticos.

M.H.: Hacía referencia a la situación que se ha planteado con los docentes autoconvocados (DUS), ¿hay puntos de contacto entre este proceso que se ha abierto dentro del gremio docente, con aquella historia que estás contando?

A.J.: Si, en Salta hay mucha gente de izquierda en la base, que viene como arrastre de aquellos tiempos. La Lista Verde cuando la gobernación Miguel Ragone, en 1973, gana por el apoyo de la izquierda y enfrentando a toda la vieja dirección de derecha que tenía el peronismo, es decir, con un posicionamiento de izquierda. La CGT clasista surge en ese momento porque había un posicionamiento de izquierda en el movimiento obrero de Salta, y también en otros movimientos, como el Movimiento de Aborígenes que nos apoyaban. El arrastre histórico que tenemos en la provincia es lo que ha devenido en un apoyo al Partido Obrero, no es una simple agitación de ese partido, sino que existe en la provincia una base de izquierda que viene de aquellos tiempos y que está aflorando ahora.
Creo que a nivel sindical también se va a ir dando una situación así. El caso de los docentes nos parece un movimiento sumamente importante y lo apoyamos sin condiciones, sin llevar letreros ni pancartas, tenemos una metodología distinta a la de algunos partidos de izquierda, no pretendemos meterle un sello al movimiento, trabajamos, apoyamos, hasta que eso dé algún resultado.

El gobernador Urtubey

M.H.: Armando, ustedes tienen un gobernador, Urtubey. Siempre que lo menciono hablo de su prontuario que me interesa particularmente porque es uno de los presidenciables, por lo menos es su intención. ¿Cuál es tu visión sobre este político peronista de la provincia de Salta?

A.J.: Acá en la provincia de Salta, en los días posteriores al Cordobazo, se hizo un “Salteñazo” y, cuando fue ese hecho, un número grande de mujeres irrumpió en el barrio de la aristocracia salteña y tomó el Club “20 de Febrero”. Es un club importante en la historia de Salta porque agrupa a toda la aristocracia salteña, lo que aquí se llama “el cholaje”, o sea, la oligarquía de Salta. A este club pertenece este joven Urtubey, y toda su gestión gubernamental ha estado orientada en favorecer a la oligarquía. Por ejemplo, este gobierno defiende la policía infantil, como forma de contener a los chicos pobres que no tienen hogar y andan en la calle. La solución que les da es la policía infantil que es un criadero de represores, además, no tiene ninguna consistencia didáctica ni pedagógica.
Otra medida que ha tomado de carácter reaccionario, es la enseñanza religiosa en todas las escuelas de la provincia, cosa que ya no existía, la enseñanza era laica. Ha aumentado enormemente la dotación policial, desde policía civil, o sea, espías de la población, a policías uniformados. Tiene toda la provincia preparada para reprimir. Además, es un muchacho joven bastante incapaz como político, es hijo político adoptivo de Juan Carlos Romero, ellos lo llevan a la política, sin militancia, aparece sin nada, nada que ver con López que sale del Partido Obrero, que es un muchacho que milita entre los trabajadores, en los barrios, sabe lo que es andar en los barriales. Este es un señorito, nunca conoció esas cosas, no tuvo militancia y de golpe aparece como diputado nacional y después el “Club 20” lo impulsa hacia la gobernación, y lo de peronista, es peronista de derecha, nada que ver con el kirchnerismo, que mal que mal tiene algunos amagues que lo diferencian bastante de la derecha. Él puede tener una identidad ideológica con Massa o con Elisa Carrió. Y más aún, no sé si recordás la visita de Mario Vargas Llosa al país, un intelectual al servicio del imperialismo y del gran capital que fue invitado de honor a la provincia, Urtubey lo llevó a los valles a ver los viñedos, eso demuestra claramente el posicionamiento ideológico que tiene. En otra oportunidad lo invitó al ex presidente Fox, de México, a que hable de política, otro tipo de derecha. O sea, él se inscribe en toda la derecha continental, ese es el gobierno que tiene Salta, de ultraderecha y que pertenece a la oligarquía.

M.H.: Tengo que preguntarte por otro de los referentes del peronismo, ya devaluado, pero en algún momento candidato a vicepresidente de la Nación, Juan Carlos Romero.

A.J.: Bueno, vos sabés que aquí la familia Romero es una familia que viene de abajo, no viene del tronco oligárquico y se conforma en una burguesía, una nueva burguesía que tiene la provincia, intrépida, que no le interesa nada, no tiene pruritos morales para juntar plata.
La fortuna del padre de Juan Carlos Romero es sumamente dudosa, hay periodistas y revistas internacionales que lo acusan de que tal fortuna surgió del narcotráfico, entre ellas hay un artículo importante de la revista Interviú de España donde citan una finca que tienen ellos, que tiene varias pistas de aterrizaje y donde permanentemente aterrizan aviones, según ellos para trabajos de cultivo. En la provincia de Salta hay muchas pistas de aterrizaje. Por otro lado, en un simposio que hizo una organización católica en Madrid del que yo participé, también se acusaba a Roberto Romero. Algunos disertantes bolivianos decían que Salta era el puente entre Bolivia y el exterior en el tráfico de drogas. Acá hay un periodista que se llama Sergio Poma, que ya falleció, que escribió un libro que se llama El narcopoder, donde denuncia a Roberto Romero y a su familia de estar vinculada a este tipo de negociaciones.
Roberto Romero venía del radicalismo, luego tuvo alguna participación en el frondicismo, en el Partido Justicialista no se lo aceptaba, fue rechazado, en cuanto a la opinión que tenía Miguel Ragone las veces que conversamos, él decía “éste es un tipo peligroso”. Y bueno, de pronto aparecen como peronista y ¿quién avala la ficha? El juzgado electoral, es decir, él hace una presentación y lo avalan para que sea miembro del Partido Justicialista, y a partir de ahí, con los elementos de derecha que tomaron el gobierno cuando destituyeron a Miguel Ragone, se presenta como candidato a gobernador. Esta es la historia de Romero que no tenía nada que ver con el peronismo.

M.H.: He estado observando, por información que suele publicar Argenpress.info, una situación de desplazamiento de los pueblos originarios inclusive incendiando sus tierras, favoreciendo el desarrollo y cultivo de la soja en la provincia. ¿Mi apreciación es correcta?

A.J.: Bueno, acá los pueblos originarios cada día están siendo más arrinconados a zonas desérticas, a tierras inservibles y cada día es menor el apoyo o la ayuda que tienen del gobierno, y alguna ayuda que reciben viene más que todo del gobierno nacional y no del gobierno de la provincia, a través de los Planes Trabajar, de la Asignación por Hijo, algunas pensiones a la vejez, pero en cuanto a la provincia, la actividad hacia los pueblos originarios es prácticamente nula.
Con el asunto del desmonte, de la soja, cada día son expulsados de sus lugares y arrinconados a lugares desérticos donde no hay agua, es tremenda la situación que viven y no hay ninguna preocupación por parte del gobierno, más que declaraciones, por ahí viene una delegación y les dan de comer algo y después se van. Nosotros tenemos mucho contacto con compañeros originarios y discutimos con ellos que el planteo principal tiene que ser la recuperación de sus tierras y luego de eso debe estar la reivindicación cultural.
El gobierno de la provincia de Salta tiene mentalidad colonial, son “colonizados mentales”, le hacen monumentos al asesino de Tupac Amaru, a los Reyes de España, a Isabel la Católica. Viven ensalzando al colonialismo y haciendo racismo, aquí se trata mucho a nuestro pueblo de “negros de mierda” por parte de esta gente que recibe la educación del Club “20 de febrero”, de la aristocracia salteña. Lo mismo que la discriminación que hacen de los pueblos hermanos, como Bolivia por ejemplo, llamándolos “bolitas”. Nosotros siempre hemos defendido la relación y el respeto por nuestros hermanos latinoamericanos. Salta, Jujuy, Potosí, todos tenemos la misma cultura, estamos divididos por países pero culturalmente somos lo mismo.

M.H.: ¿Cuál es el proyecto político de Armando Jaime en el 2014?

A.J.: Bueno, nosotros impulsamos desde el interior una especie de frente político con organizaciones ligadas a los años ´70, o con conocimiento o que reivindican la lucha de los compañeros caídos durante esos años. Reunimos una veintena de organizaciones, medianas, regulares, otras con más peso y estamos discutiendo la nueva modalidad que se está dando en Latinoamérica que es la participación democrática, que hasta ahora los revolucionarios veníamos negando, sin embargo, ahora pensamos que hay que participar electoralmente pero dentro de principios revolucionarios, no pensando que uno o dos diputados van a cambiar el mundo, no, aquí algo va a cambiar cuando hagamos la revolución y tomemos el poder. Si esto se da por vías legales, en el momento en el que se llega al gobierno comienza otra lucha, como la que está llevando a cabo el gobierno de Evo Morales, o los venezolanos, no es que de la noche a la mañana se va a expropiar todo, son procesos distintos. Si uno llega por la vía armada en 24 horas tranformás las cosas porque tomás el poder con la revolución, pero cuando se lo toma por medios evolutivos, cuando llegás al gobierno empieza una lucha feroz, como está pasando ahora con toda esta ofensiva imperialista contra Venezuela, contra Bolivia y también contra el gobierno nuestro, que no tiene un posicionamiento de izquierda pero les pesa, les duele y al imperialismo y a la derecha no les gusta.

M.H.: ¿Querés agregar algo que no te haya preguntado?

A.J.: Mirá, nosotros pensamos que toda la izquierda y el movimiento de masas en general que aspire al socialismo, a la revolución y que tenga un espíritu latinoamericanista, que no sean dogmáticos y funcionales al poder burgués, tenemos que unirnos, esforzarnos para enfrentar la lucha en los distintos niveles y en este momento es en el nivel de la democracia que tenemos que impulsar y participar legalmente. Esa es una discusión que tenemos en estos niveles de organizaciones más menos de la izquierda latinoamericanista.

M.H.: Te agradezco mucho la posibilidad que me has dado, ha sido un gusto compartir este diálogo, que espero se repita pronto.

A.J.: Muchas gracias, nos vamos a estar viendo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El ombusman ante la Corte Suprema: Denuncia falta de ayuda alimentaria a pueblos originarios

ACTA

El Defensor del Pueblo de Chaco, Gustavo Corregido, acompañado por su par nacional Carlos Haquin, presentó ante la Corte Suprema dos expedientes respecto de los reclamos de comunidades indígenas de Pampa del Indio y Villa Río Bermejito, quienes vienen denunciando la falta de asistencia alimentaria desde fines del año pasado, como también los problemas para acceder al agua.

Los defensores fueron recibidos por el secretario letrado de la Corte, Aldo Alejandro Ghigliene, quien les informó que el máximo órgano de justicia resolvió pedir a la Nación y la Provincia que en un plazo de 30 días actualicen el estado de ejecución de los programas de salud, alimentación, asistencia sanitaria, provisión de agua potable, fumigación y desinfección en las regiones alcanzadas por la medida cautelar decretada el 18 de septiembre de 2007.

Corregido durante la reunión a la que asistió con el secretario de Legal de la Defensoría Daniel Fornies, solicitó que se designe un juez de jurisdicción que monitoree el cumplimiento de la cautelar, y además junto a Haquin expresaron preocupación por la demora en la respuesta por parte de la Corte porque se estaba en presencia de una cuestión de naturaleza alimentaria que no admiten dilaciones y que urge el cumplimiento de la cautelar que está vigente. Durante la exposición puso énfasis en la falta de respuestas, que motivaron entre otras acciones presentaciones ante la justicia federal, la cual libró oficio a la Corte durante este mes a fin de que se informe la situación de la medida cautelar dictada en la acción promovida en 2007 por el Defensor del Pueblo de la Nación contra el Estado nacional y provincial, relacionada con los pueblos originarios.

La jueza federal de Sáenz Peña, Zunilda Niremperger, pidió instrucciones necesarias “a los fines de la realización del efectivo control de cumplimiento de la medida por parte de los juzgados federales más próximos”.

Cabe recordar que el 24 de febrero de este año, distintos sectores denunciaron ante la Unidad Descentralizada de Atención a la Víctima y al Ciudadano del Poder Judicial, incumplimiento de la Nación y la provincia a las disposiciones de la Corte que tienen que ver con las necesidades de agua, salud, educación vivienda y trabajo. El 27 de ese mismo mes Corregido envió notas al gobernador sobre la situación del Paraje Campo Medina de Pampa del Indio, que padecen falta de agua para consumo que hasta diciembre de 2013 era trasportada por camiones contratados por la Administración Provincial del Agua (APA), como también que la sustitución de bolsones por tarjetas alimentarias interrumpió la provisión de alimentos porque en los parajes no existen mecanismos que permitan su uso.

El 11 de marzo se puso en conocimiento de estos hechos al defensor de la Nación Haquin, respecto no solo de este paraje sino también de Pampa Chica y Pampa Grande, Lote Grande y 10 de Mayo, todos del departamento General San Martín. Allí Corregido advierte que “la falta de agua potable y alimentos podría derivar en incumplimiento de la medida cautelar de la Corte Suprema del año 2007”.

Al caso de los parajes del Departamento San Martín se suma la presentación de comunidades aborígenes de Villa Río Bermejito quienes pidieron la intervención de la Defensoría del Pueblo de Chaco para reclamar contra la decisión del gobierno provincial de cortar la entrega de bolsones de mercaderías, aporte que por cinco años de manera regular se llevó adelante desde el Ministerio de Desarrollo Social pero que finalizó abruptamente en el mes de noviembre del 2013, haciendo responsable de esta situación a la gestión que lleva adelante Juan Carlos Bacileff Ivanoff.

En esa oportunidad se recomendó al Ejecutivo provincial que arbitre los medios necesarios para asegurar la asistencia sanitaria, alimentaria y de agua potable a los pobladores aborígenes, además de volver a poner en conocimiento a la Corte y al Instituto del Aborigen Chaqueño (Idach).

A partir del fallo de la Corte Suprema de Justicia, cada familia comenzó a recibir bolsones alimentarios tanto de Nación como del gobierno provincial, sin embargo ahora solamente estarían llegando cajas del gobierno nacional, pero sin elementos que consideran indispensables como aceite y azúcar, mientras que la ayuda provincial se interrumpió. Lo mismo ocurre con la provisión de agua potable.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.