jueves, 9 de octubre de 2014

Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (02): Los gobiernos que más se benefician con ayuda de Estados Unidos practican la tortura

PROYECTO CENSURADO

Traducción: Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

Las diez naciones seleccionadas para recibir el grueso de la ayuda extranjera de Estados Unidos en el ejercicio económico 2014 practican todas la torturas y son responsables de los mayores abusos contra los derechos humanos, según reporta Daniel Wickham en Left Foot Forward.

Wickham llegó a esta conclusión al analizar una combinación de cifras de ayuda extranjera proyectadas, en un informe de enero 2013, por el Servicio de Investigación del Congreso, y cruzó esa información con hallazgos de torturas divulgados independientemente por Amnesty International (AI), Human Rights Watch (HRW) y otras organizaciones de derechos humanos con reconocimiento internacional.

Un informe del Servicio de Investigación del Congreso, preparado para los comités del poder legislativo y sus miembros, dio a conocer los presupuestos de ayuda extranjera de Estados Unidos proyectados por país para el ejercicio económico 2014. Según ese informe, estos son los diez países que recibirán la mayor ayuda prevista (en millones de dólares de Estados Unidos actuales):

• Israel 3.100
• Afganistán 2.200
• Egipto 1.600
• Pakistán 1.200
• Nigeria 693
• Jordania 671
• Irak 573
• Kenia 564
• Tanzania 553
• Uganda 456

Wickham afirmó que AI, HRW y otras organizaciones de derechos humanos muy reconocidas por Estados Unidos y las grandes potencias, acusaron a cada uno de los gobiernos de estos 10 países de torturar gente durante el año 2013, y por lo menos la mitad lo hizo a una escala masiva.

Por ejemplo, Israel, el beneficiario principal de la asistencia económica de Estados Unidos, fue acusado de cometer importantes abusos de derechos humanos durante el año pasado, incluyendo la tortura de niños palestinos. Un informe reciente del Comité Público Contra la Tortura en Israel describió de qué manera niños policíacamente registrados como “sospechosos de crímenes menores”, fueron asaltados sexualmente por fuerzas israelíes de seguridad y encerrados en jaulas al aire libre durante el invierno. Se encontró que el “74% de los niños palestinos detenidos experimentaron violencia física durante su arresto, traslado o interrogatorio”.

Un reporte de Naciones Unidas divulga que la tortura está “extendida” en Afganistán, mientras Amnistía Internacional documenta que la tortura es “práctica común” en Iraq y en Egipto existe una “situación abismante” de derechos humanos. Human Rights Watch denunció que en Jordania la tortura se practica con “impunidad cuasi total”.

Wickham asegura que la ayuda económica a tales gobiernos podría violar leyes existentes en Estados Unidos, cuyo mandato dispone que poco o nada de financiamiento se conceda al gobierno de cualquier nación que “observe un modelo constante de gruesas violaciones de los derechos humanos reconocidas internacionalmente, incluyendo tortura”.

Estados Unidos sigue siendo signatario de la Convención de Naciones Unidas contra la Tortura y otros Tratamientos y Castigos Crueles, Inhumanos o Degradantes, ratificada en octubre de 1994. Que los diez beneficiarios top de la ayuda extranjera estadounidense “practiquen todos la tortura plantea preguntas serias sobre la postura de la administración Obama en derechos humanos”, escribió Wickham. “Si Estados Unidos quiere ser considerado seriamente en estas cuestiones, se impone una re-evaluación seria de su programa de ayuda extranjera”.

Fuente:
- Daniel Wickham, “Top 10 US Aid Recipients All Practice Torture,” Left Foot Forward, January 30, 2014, http://www.leftfootforward.org/2014/01/top-ten-us-aid-recipients-all-practice-torture.
- Estudiante investigador: Alyssa Tufaro (Florida Atlantic University)
- Evaluador académico: James F. Tracy (Florida Atlantic University)

Ver también:
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (01): El aumento veloz de la acidificación de los océanos pone en peligro la vida marina
- Hoy se publican las 25 noticias más censuradas en 2013-2014

Proyecto Censurado, Project Censored, Censored, Ernesto Carmona, Universidad Sonoma State, Sonoma State University, Peter Phillips, Estados Unidos, Censura, Medios de Comunicación

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

10 de octubre: Día Mundial de la Salud Mental. Guatemala: La política no es “cosa de locos”… ¿O sí?

Marcelo Colussi (LGHM, especial para ARGENPRESS.info)

“Locura” no es un término científico. Si bien es cierto que se asocia inmediatamente con la siempre mal definida idea de “enfermedad mental”, hay que hay notar que es, en todo caso, una designación de signo ideológico que sirve para marcar, para etiquetar, para sacarse de encima lo que molesta a la “sana” normalidad. Proviene del latín “locus”: lugar, significando entonces –jugando un poco con la semántica–: “el que está en un lugar determinado, que no es el lugar correcto”. Padecer “locura”, estar “loco”, entonces, sería no sólo haber perdido el sano juicio sino ocupar un lugar de exclusión. Y, por supuesto, ahí entra de todo un poco, desde psicóticos alucinados a marginales varios, desde “inmorales” de toda laya hasta todo aquel que la “sana” conciencia ve como raro, peligroso, un atentado al orden y las buenas costumbres.

“Los pueblos tienen los gobiernos que se merecen”, se ha dicho por allí, frase que levanta las más enconadas reacciones. En todo caso, hay que situar la aseveración: la clase política es una expresión de la dinámica social. No es que, como pueblo, nos merezcamos “corruptos y ladrones”. Sucede, en todo caso, que los políticos profesionales que supuestamente representan a las grandes mayorías son una expresión –¿un síntoma?– de cómo funciona la sociedad en su base.

Hay que partir entonces por entender qué es la política. Tal como están las cosas, vale la mordaz definición de Paul Valéry: “Es el arte de impedir que la gente se entrometa en lo que realmente le atañe”. Y deberíamos agregar: “haciéndole creer que decide algo”. La política en manos de una casta profesional de políticos termina siendo en muchos casos una perversa expresión de manipulación de los grupos de poder, lo cual no tiene nada que ver con la repetida idea de democracia. Aunque votemos cada cierto tiempo, las reales relaciones de poder van por otro lado, no se deciden en una urna. ¿Quién está “loco”: el político, el que lo elige, la sociedad en su conjunto?

Este Día Mundial de la Salud Mental puede ser propicio para abrirnos algunas preguntas sobre todo esto, porque… sin dudas, mucho de lo que pasa en el plano político es “cosa de locos”.

En Guatemala vivimos una sociedad llamada “post-conflicto”. Pero realmente muy lejos estamos que esto sea “post”. Formalmente terminó la guerra hace ya 18 años, aunque el conflicto al rojo vivo sigue siendo nuestra más cotidiana realidad. Una violencia desatada –no sólo la delincuencial; habría que meter ahí diversas formas de violencia como el linchamiento, el racismo, el machismo, la cultura autoritaria, la tenencia desaforada de armas de fuego, factores todos que sobredeterminan nuestra vida cotidiana– junto a una corrupción y una impunidad que ya se nos hicieron normales, son el pan nuestro de cada día. “Sólo borracho se puede vivir aquí” dijo el Premio Nobel Miguel Ángel Asturias. No se equivocaba mucho. De hecho, el alcoholismo tiene una prevalencia muy alta en nuestra población.

E igual que el alcoholismo, otras cosas nos obligan a pensar cómo somos, por qué actuamos como actuamos (100 personas por día salen del país buscando el “sueño americano” sabiendo que una de cada tres llega y otra muere en el intento, un tercio de las mujeres son madres solteras porque los padres biológicos se esfumaron, quien fue sentenciado por crímenes de lesa humanidad sale libre, la jueza que lo juzgó es sancionada y a quienes protestan porque no tienen para comer se les mete preso). Parecen cosas de locos. Nos declaramos una sociedad católica que no acepta el matrimonio homosexual, pero el país presenta uno de los índices más altos de realización de abortos (ilegales) en Latinoamérica, y el crecimiento de travestis en la ciudad de Guatemala marca un 1,000% de aumento en la última década. ¿Una locura?

Como vemos, hablar de locura, o de lo que sería su contraparte, la salud mental, no se agota ni por asomo en un planteo psiquiátrico. Implica forzosamente hablar de cómo es la sociedad, cómo es nuestra historia, de por qué actuamos así: ¿quién protesta porque lo hagan viajar en una camioneta atestada cobrándole lo que el chofer quiera, o colgado del paragolpes? ¿Cómo es posible que, desde un racismo visceral, alguien pueda ufanarse de “ser pobre pero no indio”? ¿Por qué tenemos la clase política que tenemos? ¿Por qué gana la presidencia una propuesta de “mano dura” para terminar con la delincuencia, haciéndonos creer que eso es posible? ¿Por qué terminamos creyendo que “las maras” son el principal problema nacional, y no la pobreza estructural que afecta a más de la mitad de la población y las genera en las barriadas marginalizadas?

Ahí viene entonces nuestro planteamiento principal del problema: la política, como expresión superior de las relaciones de poder dentro de la sociedad, se ve muy enferma. Y más “enfermos” aún se ven muchos de quienes la practican profesionalmente. La corrupción, la malversación de fondos públicos, el pasarse de un partido a otro como práctica ya común sin el respeto por los valores mínimos de los votantes, la falta de proyectos y la pura improvisación, todo eso ¿no es “locos”?

La salud mental de una nación no tiene que ver tanto –o casi nada– con diagnósticos psiquiátricos estigmatizantes sino con esa capacidad de poder llevar gozosamente la vida. Ahora bien: si “sólo borrachos” podemos mantenernos, más allá de la exageración literaria de nuestro Premio Nobel, eso algo nos dice. Con 28 años de retorno de la democracia y casi dos décadas de “paz”, la vida en Guatemala sigue siendo complicada, difícil, agobiante. ¿Estamos todos locos?

A las Abuelas de Plaza de Mayo, en Argentina, el poder las trató de “locas”. ¡Y sin dudas no lo estaban! Del mismo modo, si bien la vida en nuestro país no es muy fácil que digamos, de ningún modo ¡estamos locos!..., aunque el clima general sea enloquecedor. ¿Qué sucede entonces? ¿Por qué la clase política da muestras de esta generalizada “insanía”?

Dentro de un año tenemos elecciones presidenciales. Eso puede significar una posibilidad para tratar de cuestionar algunas cosas que no funcionan. Mientras sigue muriendo población por hechos de violencia armada, mueren en la misma proporción –o mayor aún– otros guatemaltecos… ¡por hambre! ¡Qué locura! Y con una artera maniobra politiquera se quiso hacer pasar una ley que ponía en absoluto peligro nuestra soberanía alimentaria. Camotán y su hambruna crónica son noticia, curiosamente, sólo en algunas administraciones presidenciales. Pero somos uno de los países más desnutridos del mundo, aunque producimos mucha caña de azúcar o palma africana para destinar al etanol que llena los tanques de combustible de los vehículos en el Norte quitando tierras a la producción de alimentos. ¡Qué locura!, ¿no? Y nuestros políticos lo avalan…o son los gestores de esto.

¿De qué sociedad democrática hablamos en Guatemala entonces? ¿Cómo es posible que la violencia, a casi dos décadas de terminada la guerra interna, no desaparece sino que aumenta? Ahora pasaron a ser comunes los desmembramientos y el sicariato infantil, mientras a diario suben las ventas de drogas ilegales y de teléfonos celulares inteligentes. ¿Estamos todos locos?

Una fecha como esta, donde se conmemora el Día Mundial de la Salud Mental, puede ser propicia para detenernos a reflexionar sobre nuestras “locuras”. Reflexionar y buscarle alternativas, más que “ponernos bolos”. Quizá no estamos locos, aunque todo esto que mencionamos tenga mucho de locura. ¿Cómo construir, cómo afianzar nuestra salud mental en un medio tan hostil, tan plagado de problemas y con tan pocos caminos a la vista? El desmembramiento de personas del que hoy nos escandalizamos, o la quema de un ladrón de gallinas o de cadenitas que se comente en cualquier punto del país, (¿”justicia popular” o “barbarie”?), fueron práctica común en los años del conflicto armado con la población civil no combatiente en áreas rurales, aunque de ello no se hable. Y si el Poder Legislativo echa un manto de olvido sobre el genocidio con un acuerdo gubernativo que llama a la “concordia nacional” y a “dejar atrás el pasado”, eso no parece muy sano. Así no se arreglan los problemas.

La única manera de hacer prevención en este campo de la salud mental es hablando, sacando a luz lo que “enloquece”. La basura puesta por debajo de la alfombra no desaparece; ahí está, y de algún modo va a retornar. La salud mental de una población no es el silencio: ¡es la posibilidad de hablar de los problemas, de no taparlos con psicofármacos –ni con “guaro”–, de ventilarlos! No hablar del aborto, por ejemplo, pero practicarlo, no es precisamente lo más sano que pueda haber. Si ya entramos de lleno en el clima electoral, pues hablemos de política y de los políticos. Hablemos de nuestros problemas –que por cierto son muchos y complejos– sin tabúes, sin prejuicios. Perdámosle el miedo a esto de “estar locos”. Tenemos muchos problemas, sin dudas, y de eso hay que hablar. ¿Qué nos merecemos políticamente? ¿Peleas e insultos en el Congreso? ¿Malversación de fondos y pagos ocultos en las Alcaldías? La política no puede ser sólo eso. ¡No lo es!, definitivamente.

El campo de la llamada “enfermedad mental” es, sin lugar a dudas, el ámbito más cuestionable y prejuiciado de todo el ámbito de la salud. “Yo no estoy loco” es la respuesta casi automática que aparece ante la “amenaza” de consultar a un profesional de la salud mental. Aterra al sacrosanto supuesto de autosuficiencia y dominio de sí mismo que todos tenemos, la posibilidad de sentir que uno “no es dueño en su propia casa”, como diría Freud. Es por eso que, en un intento de aportar algo a los problemas nacionales, desde la Ciencia Psicológica podemos plantearnos algo de todo esto viendo que las “locuras” de los políticos son una expresión sintomática de un modelo social que definitivamente no está sirviendo a las grandes mayorías, pues no genera ni paz ni desarrollo.

En conclusión: quizá los políticos profesionales, esos que ya se nos hizo común ver rodeados de guardaespaldas y con buenas prendas costosas, no están “locos” precisamente sino que expresan una anomalía social más profunda. En ese sentido, la falta de proyecto que pareciera haber, la deshonestidad y la parodia son, en definitiva, lo que el sistema imperante nos ofrece. ¿Eso merecemos? Hay que hablar muy en serio de eso, más aún en el Día de la Salud Mental.

LGHM: Liga Guatemalteca de Higiene Mental.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Brasil elecciones: Primer turno con final abierto

Juan Luis Berterretche (especial para ARGENPRESS.info)

Brasil no es un país homogéneo donde una elección nacional pueda describirse en unas pocas pinceladas que abarquen los aspectos fundamentales. Es un modelo del desarrollo desigual y combinado del capitalismo actual, con la máxima expresión de contradicciones sociales y políticas. A lo que se agrega que se ha transformado intensamente en el último decenio.

Una amplia y variada industria automotriz robotizada con la mayor productividad del capitalismo global, pasando por una avanzada producción aeronáutica con algunos liderazgos técnicos, y una compleja y extensa industria de extracción petrolera con tecnología propia exclusiva para la explotación marítima del pre-sal, conviven con la explotación del trabajo en las peores condiciones esclavistas en los latifundios de los estados de Para, Alagoas, Acre o Pernambuco o la ultra explotación en los talleres clandestinos de confección en São Paulo o Rio de Janeiro.

Y en muchos casos, esta convivencia de procesos de alta tecnología con producción basada en la explotación forzada de mano de obra intensiva, se da en la elaboración de una misma mercancía. Como es el caso de la cadena productiva del algodón: en la cosecha de la materia prima se explota trabajo esclavo e infantil en Mato Grosso, Goiás y Mato Grosso do Sul; la producción de hilo y de tejido de algodón, se hace con maquinaria moderna computarizada en Santa Catarina y otros estados; y la confección de camisetas u otras prendas se realiza tercerizada o sub-tercerizada para transnacionales como Zara y C&A en talleres esclavistas con inmigrantes bolivianas.

El desarrollo capitalista heterogéneo del país y la propiedad de la tierra, ha conducido a una enorme desigualdad económica y social que se expresa en ser la séptima economía mundial ocupando el lugar 79 entre todos los países de acuerdo a su índice de desarrollo humano.

Hasta ahora domina el país una élite política obsoleta que representa tanto a oligarquías latifundistas apropiadas de grandes extensiones de tierras fiscales o indígenas produciendo commodities, junto a una nueva burguesía desarrollada en los procesos de privatización de servicios públicos impuestos por los gobiernos socialdemócratas en las décadas de los 80 y 90 del siglo pasado; y grandes empresarios de la banca, construcción, minería, frigoríficos, agroindustrias, etc. robustecidos por los planes económicos del “lulismo” y la penetración sub-imperialista en países latinoamericanos y africanos impulsada por los gobiernos petistas. Y, por supuesto, todo eso se combina con variedad de transnacionales imperialistas que actúan como un gran hermano sobre el teatro de sombras chinas del Congreso. Es un sistema político patrimonialista que solo busca el enriquecimiento y seguir perpetuándose. Sistema que en los últimos años se encuentra enfrentado a una variedad de movimientos contestatarios que lo cuestionan y lo amenazan cada vez con más fuerza.

Brasil, por encima de esa apariencia de varios países diferentes superpuestos, expresa con su resultado electoral en primer turno, tanto la complejidad de su estructura económica-politica-social, como algunas tendencias preocupantes y otras favorables para el futuro inmediato de su población tratando de superar la desigualdad.

La primera vuelta eliminó a una candidata sin partido y con cierto pasado “ambientalista”, que el capital financiero, las grandes transnacionales, el empresariado, y los grandes medios consideraron posible de manipular e introducir en la contienda creando falsas expectativas entre los movimientos sociales críticos de los gobiernos petistas. La maniobra no tuvo éxito por la propia intervención de dichos movimientos que rechazaron la jugarreta.

Ahora la presidencia se disputa sin cortinas de humo entre Dilma Rousseff, la candidata tecnócrata y con poca sensibilidad social de la estrategia “lulista”, y Aécio Neves, representante, de la cúpula financiera internacional que conspira contra los pueblos bajo el apodo de “Grupo de los 30”.

Marina, malas compañías

Un periodista analizando la campaña electoral de Marina previó que la condena mediática dirigida a la candidata evangélica, por el pastor Silas Malafaia contra cualquier reconocimiento de derechos a los homosexuales y la inmediata corrección de su programa, podía actuar como el beso de la muerte para su campaña. Por mi parte, coincidiendo con esta reflexión agregó que, la primera candidata presidencial negra que ha tenido Brasil, recibió dos besos de la muerte, uno en cada mejilla. En la mejilla izquierda acogió los labios de los pastores del odio y sus prédicas fundamentalistas medievales. Y en el pómulo derecho quedó impreso el afecto de la Neca Setúbal -mayor accionista de Itau-Unibanco- en nombre del capital financiero. Es a partir de esas dos opciones contrarias a las demandas actuales de la sociedad brasileña, que su campaña desbarrancó sin alternativa.

Con su subordinación política a los fanáticos religiosos se enfrentó a todos los movimientos feministas del país, que en estos últimos años se han desarrollado en forma intensa y tienen mucha presencia en los medios y las redes de Internet. Vienen de dar una gran batalla fallida en el Congreso brasileño contra la bancada evangélica y su adhesión a la criminalización del aborto. Pero lejos de considerarlo una derrota definitiva, han activado su movilización y reforzado su conciencia a favor de una reforma política que impida la elección de diputados religiosos retrógrados apoyados en los fáciles dineros de las iglesias/empresas.

Esta alianza con los exaltados intérpretes de la biblia le quitó cualquier apoyo de los múltiples movimientos que se reivindican de la comunidad GLBT, que aunque no se hayan contabilizado estrictamente se consideran no menos del 10% de la población en todos los países. La campaña evangélica en contra de criminalizar la homofobia y responsabilizando a las víctimas de los crímenes contra homosexuales, ha logrado un repudio terminante no solo de los perjudicados directos sino de todos aquellos que defienden la plena libertad afectiva y sexual de los ciudadanos adultos.

Para completar este pésimo legado de los pastores fanáticos a la campaña de Marina hay que agregar su rechazo a las religiones afro-brasileñas, tratándolas con desprecio de “sectas satánicas” y promoviendo su prohibición, cuando son un componente cultural y étnico imprescindible en un país que tiene más del 40% de la población de descendencia negra. Y además son un ejemplo de pacífica tolerancia que actúan entre los sectores más humildes y explotados de la población. Sin estar contaminados por los valores monetarios e imperialistas de sus detractores.

El nombramiento de la Neca Setubal como su coordinadora de campaña la identificó de inmediato con el capital financiero, algo que ya era obvio por la elección de su equipo económico y por la defensa de la “independencia del banco central”, es decir su subordinación al capital financiero internacional, que heredó del siniestrado Eduardo Campos.

Por si faltaba algo para identificarla con el neoliberalismo más grosero contó con el apoyo del pastor Everaldo -líder de la bancada evangélica- y defensor de un programa ortodoxo de liberalismo económico clásico. Una consecuencia inevitable de sus estructuras de iglesias empresariales que transformó a sus líderes en millonarios devotos de las exigencias del mercantilismo y la acumulación de capital.

Con esos dos besos de muerte, su pérdida de apoyo estaba sellada. Y explica de cómo fue cayendo sin remedio desde casi un 50% de los “votos útiles” hasta el final 21 % que obtuvo. Es una suerte que ese haya sido el resultado de una campaña que combinó fundamentalismo religioso y neoliberal con tanta perfección. Pero su caída también abrió paso al candidato del Partido Social Demócrata Brasileño, neoliberal y abiertamente pro imperialista, sin lugar a dudas la peor amenaza que hoy enfrenta el pueblo brasileño.

Aécio Neves, un gol en los descuentos

Los resultados electorales del PSDB lejos están de significar la derrota del neoliberalismo en Brasil, pero quizá indiquen la no vigencia de ese neoliberalismo ortodoxo de Wall Street del los 80’ y 90’, que ellos representan. Todo hace pensar que en Brasil ya no es fácil engañar a los ciudadanos con las bondades de las privatizaciones.

Pero Aécio Neves no se ha presentado como el ejecutor de una nueva etapa neoliberal. Trata de desdibujarse como candidato evidente de los intereses del capital financiero internacional y aún así creció en su postrer desempeño.

El destaque central de su campaña fue el triunfo en São Paulo donde Alckmin se impuso para gobernador por otros 4 años y Serra obtuvo el cargo de senador paulista que se disputaba en esta elección. Ambos con una votación aplastante del interior del Estado y de los barrios más ricos de la capital. Jardim Paulista, por ejemplo, les dio el 75 % de los votos. Es importante destacar que el triunfo de Serra sobre Suplicy (PT) es consecuencia más que todo de la actuación opaca y deslucida del candidato del PT en el senado, que no tuvo ninguna presencia política de interés en los últimos años.

A pesar de su destacado triunfo en São Paulo y su mayoría de votos en 10 estados (3 del Sur, 4 del Oeste, más Espiritu Santo (Este) y Rorarima (Norte), el PSDB perdió votos en 16 estados. Pero la derrota más importante que sufrió fue en su estado cautivo de Minas Geraes. Allí el candidato a gobernador Pimentel (PT) accedió al cargo en el primer turno con casi 53% de los votos, desplazando al PSDB que gobernaba este segundo colegio electoral de Brasil, desde hace 12 años.

De cualquier forma el ascenso de la votación de Aécio Neves desde su situación anclada en un 19% de las intenciones de votos hasta dos semanas antes de la elección, frente a un 34% alcanzado el domingo 05/10, fue una hazaña que plantea las dificultades que encontrará el PT para derrotarlo. La explicación de ese meteórico repunte está en el vuelco a su favor en las dos semanas últimas de la campaña, de los principales apoyadores de Marina Silva. Los grandes medios, las encuestadoras, los bancos y la mayoría empresarial, cuando vio que su candidata offsider ya no engañaba a nadie, la abandonó a su azar. Y va a apoyar con todas sus fuerzas a Aécio Neves en la disputa de la presidencia.

Arminio Fraga: un futuro de purga G30

La campaña electoral para el segundo turno, no va a estar desdibujada por la multiplicidad de candidatos presidenciales que hubo para el 5 de octubre. Es un enfrentamiento del PT y su candidata, con sus debilidades, contradicciones y deplorable actuación en el último gobierno y Neves representante de lo más decantado del neoliberalismo ortodoxo.

Comencemos por el programa del ministro de economía que Aécio pretende imponer al país. El personaje a que nos referimos es Arminio Fraga, ex-presidente del banco central brasileño bajo el gobierno de Fernando Henrique Cardoso, ex director gerente financiero con George Soros, con quién co-fundó su propio fondo de cobertura Gavea Investimentos antes de venderlo a JP Morgan. Y sobre todo miembro destacado del Grupo de los Treinta (G30), el búnker del capital financiero internacional instaurado en 1978 por la Fundación Rockefeller y presidido por Paul Volcker desde sus inicios, para impulsar el neoliberalismo a nivel global.

Fraga respondiendo a una entrevista del Financial Times /1 declaró que aboga por un retorno de Brasil a la ortodoxia económica. Cuando un miembro del G30 habla de ortodoxia económica ya sabemos de qué se trata. Y explica en algunas pinceladas como haría ese vuelco. En primer término con un ajuste fiscal para reducir en forma drástica la inflación; comprimir a la vez el sector público -que por principio caracteriza de ineficiente- atacando el 80% de su extensión (sin mencionar las tan desprestigiadas privatizaciones que están implícitas en el esquema). Al mismo tiempo reformaría el sistema tributario para sustentarlo en un único impuesto al valor agregado, esto es al consumo de la población. A la vez que liberaría de impuestos a las exportaciones y las inversiones, en especial a la inversión en infraestructura. Y seguro tiene otros subsidios al capital en mente que no es necesario publicitar antes de tiempo.

Pero sus mayores preocupaciones están dirigidas al papel de Petrobras, que para él se ha convertido en “demasiado grande” sobre todo para los intereses de las petroleras transnacionales. Al mismo tiempo que plantea una cirugía reductora para el BNDES y la banca estatal que no dejan espacio a la banca privada. Un programa completo con el sello G30 contra la mayoría de la población y la soberanía nacional.

El programa de Neves/Fraga es un proyecto económico-social que puede ser enfrentado y derrotado, en una campaña electoral navegando a favor de los intereses de los trabajadores y los nuevos movimientos sociales que crecen y se desarrollan en Brasil en los últimos cuatro años. A pesar de la insitucionalización de los sindicatos y centrales sindicales bajo el “petismo”, existe en el país un nuevo movimiento de masas y una nueva vanguardia que ha dado, y todo indica que seguirá dando, grandes batallas. Entre sus acometidas victoriosas debe contarse una recuperación significativa del salario en múltiples conflictos y el planteo y la obtención de nuevas conquistas en términos de derechos y libertades. Brasil está en una situación social que supone una destacada renovación del pensamiento de transformación profunda en el país. Y esto no es producto de la militancia de la izquierda institucionalizada, o los antiguos organismos sociales burocratizados.

Dilma y su desempeño electoral

El primer lugar que ocupó la candidatura de Dilma Rousseff el pasado domingo, no es producto de sus aciertos gubernamentales de los últimos 4 años. Más bien es un resultado obtenido a pesar de su pésimo gobierno. No olvidemos que la presidente Dilma es responsable de la peor paralización de la reforma agraria en el país; de la suspensión total de los procesos de adjudicación de tierras indígenas; de las mayores claudicaciones ante el agro-negocio y los ruralistas, que han provocado un aumento significativo de las muertes de trabajadores, campesinos, agricultores familiares, quilombolas e indígenas en las áreas rurales; del impulso descontrolado a las hidroeléctricas en reservas naturales y tierras de pueblos originarios; de la promoción con los planes de desarrollo de la infraestructura y los mega eventos deportivos de corporaciones predatorias de la construcción que impusieron contra-reformas urbanas en las principales ciudades del país. Y como consecuencia de esto último y en defensa de la copa mundial de futbol, dio un impulso nefasto al armamento y la impunidad de la policía militar que desató represión y criminalización de las protestas. A lo que se suma aliados como Cabral en Rio de Janeiro, responsable con el “gatillo fácil” de sus PM de un genocidio de jóvenes negros y decenas de miles de desapariciones forzosas.

Y con estas graves medidas gubernamentales que mencionamos no estamos abarcando todas las críticas posibles a la presidencia de Dilma y su subordinación al llamado “pemedebismo”, es decir sus espurias alianzas parlamentarias con el PMDB, un mega partido cuya función es garantizar la gobernabilidad y representa burguesías y oligarquías estaduales sin ningún programa específico, más allá de defender siempre los intereses del capitalismo.

Era difícil entonces con esos antecedentes encarar la campaña a favor de la reelección de Dilma Rousseff. Pero su orientación inicial tuvo un vuelco para evitar el repudio de los electores que la condujeron a la presidencia en 2010 y estaban escaldados con su actuación. El primer debate televisivo de la campaña contó, con mayoría de candidatos que pretendían presentarse como potables para el empresariado y las élites económicas, más que con propuestas que alentaran las necesidades populares. La posición de Dilma no se diferenciaba de su obsecuente discurso en Davos en enero de 2014, cuando declaró su acatamiento riguroso a los preceptos centrales del Consenso de Washington.

Fue a partir de la intervención de Lula en la campaña electoral del PT que hubo un golpe de timón. El “olfato” del ex dirigente sindical y líder del PT le indicó que con esa imagen Dilma no iba a avanzar e imprimió un viraje “izquierdista” que de inmediato empezó a dar resultados. Dilma comenzó a mejorar en las encuestas, mientras sus oponentes empeoraban (Marina) o no avanzaban (Aécio). Es obvio que esto no implicaba un nuevo compromiso con su electorado, ni la adopción de un programa más radical para un segundo mandato. No era más que demagogia. Pero para la candidatura Dilma tuvo consecuencias positivas. Y quizá las principales fueron reintegrar a la campaña a las “corrientes de izquierda del PT” -de alguna forma hay que llamarlas- que se mantenían descontentas al margen. Y abrir expectativas en los electores de una renovación programática afín con sus aspiraciones, en un posible nuevo gobierno del PT.

Igual su desempeño electoral comparado a las tres campañas anteriores del PT es indicador de obvia decadencia. Además del fracaso total en Sao Paulo, quedó en tercer lugar en Río, después de Marina y Aécio. Conquistó 15 estados y creció en 11 de ellos donde obtuvo más del 50% de los votos válidos. De éstos, 7 pertenecen al nordeste. Ese último es un dato muy interesante: al contrario de lo que algunos analistas preveían, el PT no pierde votos entre esos 40 millones de ciudadanos que el “lulismo” integró al mercado por medio de sus planes asistencialistas (Bolsa Familia, etc.) y que pertenecen mayoritariamente a esa región. Y el PSDB no logró entrar en ese reducto petista. Como contrapartida fue derrotado por el PSDB en el ABC paulista un territorio obrero automotriz y metalúrgico, inicial punto de partida y cantera de captación de trabajadores por el PT en los 80’.

Pautas para después de la elección presidencial

El segundo turno enfrenta a una Dilma que ganó la contienda (con 41,59% de los votos) pero fragilizada por un resultado que era menos de lo esperado y superando a Aécio (con el 33,55%) por solo un 8%. Con la seguridad de que Marina va a llamar a votar al candidato del PSDB. Y que el empuje final de Neves quizá continúe en esta nueva etapa. Va a ser una campaña muy difícil para el PT y con muchas posibilidades de cometer errores. Sobre todo por una candidata que hizo en varios aspectos un pésimo gobierno para los movimientos populares que elevaron al PT al gobierno del país.

Por su parte Aécio, además de su núcleo duro de empresarios, banqueros, grandes medios, rentistas que lucran con la deuda pública, y la clase media de profesionales y tecnócratas de la administración de empresas privadas, ha obtenido un apoyo de masas liderado por una clase media asalariada, como consecuencia de la fuerte competencia por empleos de hasta tres salarios mínimos mensuales (R$ 2.172 o U$S 918) y por su declinación como demandante de servicios de bajo costo (trabajo doméstico, jardinero, etc.). A la vez que la escasa generación de puestos de trabajo de más alta remuneración durante el “lulismo”, les ha puesto un techo que se expresa, por ejemplo, en su disconformidad en las redes sociales de Internet y su concurrencia a las movilizaciones de 2013 como opositora al gobierno /2. Como ya lo hemos remarcado en artículos anteriores.

Cualquiera sea el resultado entre Dilma y Aécio, quizá lo principal sea poner todas las expectativas y los esfuerzos en seguir sustentando los múltiples movimientos sociales de trabajadores, étnicos, de género, ambientalistas, de impulso a nuevas libertades y derechos democráticos, de las luchas por un transporte urbano sin “catracas”, de la defensa de las reservas indígenas y quilombolas, de la reforma agraria y las ocupaciones de tierras, así como las expropiaciones de tierras urbanas para vivienda, la defensa de la salud pública y el SUS, el fortalecimiento y la extensión de la enseñanza pública en todos los niveles y en especial con cuotas para las minorías segregadas, el enfrentamiento a la represión policial y la criminalización de la protestas, la condena a una justicia que protege las grandes fortunas y el racismo institucional y encarcela guiada principalmente por el color de la piel o los pobres recursos de los discriminados.

Hay variados y amplios movimientos que representan a todos estos sectores que se han movilizado con decisión durante el gobierno Dilma. Es bueno recordar por lo menos algunos de ellos, para saber con qué fuerzas se cuenta tanto sea para enfrentar el renacimiento neoliberal de Neves, como para impedir la peligrosa estrategia “petista” para un próximo decenio /3.

El nuevo proletariado que volvió a votar por el PT en el nordeste y que accedió al mercado capitalista por los planes asistencialistas del “lulismo” ha cumplido un rol protagónico en las la lucha de clases. Se fundamenta, principalmente en la expansión del sector servicios y construcción, tiene un perfil distinto que la vieja clase obrera industrial. Es un proletariado que se viene generando desde el empuje neoliberal conducido por el social demócrata Fernando Henrique Cardoso (FHC) (1995-2002). Sus planes de ajuste estructural se basaron principalmente en las fraudulentas privatizaciones e impulsaron nuevas empresas privadas de servicio en salud, transporte, seguridad, limpieza, alimentación, etc. Al acceder al gobierno, el PT no desprivatizó la economía sino que continuó con ese proceso por medio de concesiones, licitaciones, tercerizaciones. Los programas de aceleración del crecimiento (PAC I y II) que tenían como objetivo modernizar la infraestructura nacional y los planes de vivienda popular (3 etapas de
“Minha casa, minha vida”) impulsaron con fuerza la construcción y abrieron también nuevos puestos de trabajo para ese reciente proletariado. Lo mismo pasó con el impulso a los mega eventos deportivos y atléticos.

Fue ese proletariado, que recibe remuneraciones por debajo de dos salarios mínimos (R$ 1.448) el que más se movilizó y el que impuso sucesivos aumentos del salario en los últimos años. Son ellos quienes desplegaron importantes luchas contra las corporaciones de la construcción, en obras públicas y en hidroeléctricas e innumerables conflictos salariales en medianas y pequeñas empresas, como en el sector público. Antes del 2012 ya hubo huelgas organizadas y realizadas en rebeldía con los sindicatos oficiales: en Belo Monte y las usinas del Río Madeira, el Complejo Petroquímico de Rio de Janeiro (Comperj) y el Complejo del Suape en Pernambuco. Son también los trabajadores que sufren más la alta rotatividad, precarización, fragmentación y menor presencia en un centro de trabajo fijo. Lo que dificulta su organización y mejoras en la calificación profesional. A lo que se suma ser mal acogidos por los sindicatos y centrales tradicionales institucionalizadas. Superando las dificultades con combatividad.

“Junio de 2013 marca un cambio radical en la coyuntura política. Millones descubrieron el camino de las calles, de las movilizaciones y auto-movilizaciones y de las demandas. A partir de allí hubo un cruzamiento entre los trabajadores y los movimientos sociales urbanos, en especial por tierras y vivienda. Hay también un aumento del activismo social que confluye con la auto-movilización sindical y el resurgimiento de un movimiento social urbano. Todo esto provoca un sentimiento social de indignación, huelgas, protestas y desafíos a los gobiernos y empresas”/4.

Y esto no se trataba de un descontento contra el neoliberalismo del PSDB sino con el rumbo que había tomado el gobierno Dilma y sus aliados burgueses en el Congreso. Es en ese momento que se destaca el Movimiento por el Pase Libre (MPL) que se opone a un transporte público urbano privatizado y que actúa de estopín de las protestas. Y es allí también que se gesta un movimiento que moviliza sin dificultad decenas de miles: el de los Trabajadores sin Techo (MTST), que va a realizar grandes ocupaciones de tierras y lograr reconocimiento en el Plano Director de la ciudad de São Paulo al obligar a la prefectura a reconocer las ocupaciones de los sin techo y darles el carácter de Zonas Especiales de Interés Social (ZEIS).

Las mayores movilizaciones de 2013 se realizaron en Rio de Janeiro y São Paulo pero se extendieron por todas las capitales y grandes ciudades estatales. Y activaron el poder contestatario de innumerables organizaciones sociales anti-racismo, feministas, de homosexuales, ambientalistas, por vivienda, y servicios sociales imprescindibles y contra los guetos de explotación e exclusión de las favelas administrados por Unidades de Policía de Pacificación integradas por las PMs y sus grupos de choque, en alianza con las milicias para-policiales. Cuando no fue la fuerza nacional o el mismo ejército que ocupa Haití, el que irrumpe en los territorios de la pobreza y el abandono del estado, para ahogar protestas.

Pero existen también otros movimientos que la estrategia del PT para el próximo, decenio excluye de sus proyectos. Como son el MST, los indígenas y quilombolas, agricultores familiares, trabajadores rurales y campesinos que se oponen al agro-negocio, el primer puntal que el programa “lulista” reivindica para su próximo gobierno. Todos ellos han debido movilizarse no sólo por sus derechos a la tierra, sino también contra las amenazas a su vida.

Ese complejísimo sistema de innumerables movimientos sociales con intereses diversos -y quizá en algunos casos hasta enfrentados- no tiene un ámbito común de intercambio de ideas y una conducción colegiada legítima que los reúna y los represente. Es algo que la reforma política puede ayudar a resolver más allá del sistema electoral. Sobre todo porque sin un movimiento que los unifique en su diversidad va a haber muchas marchas y contramarchas y va a ser difícil, tanto enfrentar con éxito a un gobierno del meollo del capital financiero internacional, como superar las impotencias y concesiones que el PT ha mostrado ante el capitalismo con su integración a la institucionalidad.

Notas:
1) Joe Leahy in Sao Paulo Arminio Fraga offers Brazil an orthodox path Financial Times 17 09 2014 http://www.ft.com/cms/s/0/5982c43c-3e5e-11e4-b7fc-00144feabdc0.html
2) Marcio Pochmann ‘Medianização’ ou polarização. O que muda no cenário social? O conjunto de manifestações e conflitos em curso desde o ano passado abriu um novo ciclo de debates acerca da atual conformação da sociedade brasileira Rede Brasil Atual 04 07 2014. Marcio Pochmann es profesor del Instituto de Economia y pesquisador del Centro de Estudos Sindicais e de Economia do Trabalho, ambos de la Universidade Estadual de Campinas. http://www.redebrasilatual.com.br/blogs/blog-na-rede/2014/07/2018medianizacao2019-ou-polarizacao-o-que-muda-no-cenario-social-8628.html
3) Ver Brasil: la estrategia del lulismo para el próximo decenio JLB 16 07 2014. “Los tres sectores elegidos para apuntalar un nuevo empuje del desarrollo brasileño son ‘la agropecuaria, el petróleo (centrando en el pre-sal) y la aeronáutica’ Los dos primeros se trata de una continuación de los planes que se vienen desarrollando y el tercero ya tiene un desarrollo importante que le ha permitido competir con aeronaves de 100 pasajeros en escala internacional, pero le ha faltado un apoyo económico más decidido del estado.
http://www.argenpress.info/2014/07/brasil-estrategia-del-lulismo-para-el.html
4) Gabriel Brito y Valéria Nader Automobilização sindical e movimentos urbanos fortalecem ativismo social Correio da Cidadania 03 06 2014 Entrevista al sociólogo del trabajo Ruy Braga.
http://www.correiocidadania.com.br/index.php?option=com_content&view=article&id=9662:manchete030614&catid=25:politica&Itemid=47

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Brasil. Entrevista al sociólogo Rudá Ricci: Disputa entre PT y PSDB, es el péndulo del electorado frustrado y descontento

Patricia Fachin (IHU ONLINE)
Traducción: Ernesto Herrera (CORRESPONDENCIA DE PRENSA)

-¿Cómo interpreta el resultado de las elecciones presidenciales? ¿Cuál es el significado del segundo turno entre Dilma y Aécio, con la diferencia de siete puntos entre ellos?

Aécio tuvo una superación espectacular en la recta final, no previsible porque no era capturada por los institutos de encuestas. El hecho destacado fue que San Pablo aportó el 30% del total de votos que Aécio recibió en el primer turno, 10 millones de votos, más que la suma obtenidos por Skaf y Padilha (segundo y tercero en la disputa por el gobierno paulista). Aécio tuvo casi el doble de los votos que Dilma y Marina sumadas tuvieron en este estado. Pesó mucho el desempeño del candidato tucano en los estados del Sur del país. Con este "sprint", Aécio entra con ventaja para el segundo turno y Dilma en estabilidad. Aécio se torna favorito para el segundo turno.

-¿Cómo explica la disputa con Aécio en el segundo turno y la caída de Marina? ¿El ascenso de de Aécio fue una sorpresa?

El ascenso de Aécio fue una gran sorpresa. Los tucanos paulistas se favorecieron en el primer turno. Con la derrota en Minas Gerais, quedaron confortables para jugar todas sus fichas en San Pablo. Eligieron a Alckmin en el primer turno, ganaron un senador y redujeron drásticamente la bancada parlamentaria del PT. La campaña de Aécio en el segundo turno está en las manos de Alckmin. En cuanto a Marina, ella perdió por sí misma. No creyó en su discurso de que sería la nueva política.

Dos semanas después de aparecer como candidata, cayó en los brazos del gran empresariado e hizo reverencia a los pastores evangélicos, criticados públicamente incluso por las iglesias evangélicas. En fin, traicionó a su base electoral (mitad de los indecisos, de los que decían anular el voto o votar en blanco) que buscaba una tercera vía.

-¿En qué momento Marina pasó a perder espacio en la disputa con Aécio? ¿Cuáles fueron los errores de Marina?

Dos semanas después de lazarse como candidata a la presidencia. Primero, apareció al lado de empresarios del agronegocios (impensado para quién defiende el desarrollo sustentable), de banqueros y líderes evangélicos muy agresivos y ultraconservadores.

Después, pasó a adoptar un movimiento errático en muchos puntos programáticos. Finalmente, estos cambios fueron profundamente explotados por el PT y el PSDB. Sin estructura partidaria, no resistió los ataques y no tenía como defenderse.

-¿Cómo evalúa el discurso de una nueva política en la campaña de Marina y su posterior caída? ¿Qué revela sobre esos discursos y la política brasilera?

Primero, que hay un espacio para una candidatura alternativa al PT y al PSDB. Segundo, que incluso habiendo espacio, todavía no surge un liderazgo que convenza a este electorado deseoso de la tercer vía (30% del electorado). Tercero, que este electorado no es homogéneo en sus convicciones políticas y que viene oscilando entre el cinismo político (voto utilitarista en aquel candidato que le garantice el consumo familiar) y la negación del sistema político vigente (voto en el outsider, voto nulo o en blanco. Marina no consiguió sustentar su promesa de ser lo nuevo.

Rápidamente, quedó parecida a lo que hacen el PT y el PSDB, sea programáticamente, sea en términos de alianzas. Si todos eran iguales, este elector decidió apoyar al que le da más garantía.

-¿Cuáles son las razones por las que Dilma recibió más votos en los estados del Norte, Nordeste y menos en el Sur y Centro-Oeste? ¿Cómo interpreta estos datos?

Los programas sociales. El Nordeste fue la región que recibió más recursos del Programa Bolsa Familia y más recursos del BNDES (Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social), que impulsaron la economía de la región. La Fundación Seade, de la Secretaría Estadual de Planeamiento de San Pablo, revela que el flujo migratorio histórico se revirtió: más nordestinos volvieron para su tierra natal de los que afluyen hacia la región Sudeste.

-¿Qué es lo que explica la elección del PT en Minas Gerais y también la victoria de Dilma en el estado de Aécio?

Principalmente la nominación de un pésimo candidato al gobierno del estado. La imposición de Pimenta da Veiga vino del PSDB paulista, lo que dividió a los tucanos mineiros. El presidente estadual del PSDB-MG, deputado Marcus Pestana, salió denunciando que su candidatura había sido corroída por los segmentos conservadores de su partido. Pestana liberó a sus bases para votar a Fernando Pimentel, candidato del PT.

Hay, sin embargo, méritos en la candidatura petista: Pimentel es muy moderado, no utilizó los colores oficiales del PT en la campaña, no respondió los ataques del candidato tucano e hizo acuerdos que generaron un armisticio interno histórico en el PT mineiro. Era el candidato tallado para hacer la transición del PSDB al PT

-¿Qué es lo que explica la reelección del PSDB en San Pablo?

Se trata de un poder real del PSDB. El PSDB paulista es una fuerza real, que consiguió crear una fuerte identidad con el electorado, tal vez el más conservador del país, más enfocado en el éxito individual, refractario a las propuestas de promoción social. El PSDB es el partido más identificado con los paulistas.

-¿Ve alguna relación de las elecciones con las jornadas de junio de 2013?

Sí. El fantasma de junio de 2013 rondó todo el proceso electoral y puede ser la referencia en los próximos años. No se expresó claramente en las candidaturas porque el sistema partidario brasilero no representa a las calles, sino a los acuerdos de cúpula. Mismo así, el amplio favoritismo de Dilma Rousseff, reducido con las manifestaciones de junio, nunca más retomó los niveles anteriores. La entrada de Marina reveló la influenciada de las manifestaciones en ese electorado (no exactamente compuesto por manifestantes, sino porque las protestas expresaban la posibilidad real de un cambio).

Con la frustración de las promesas de Marina, este electorado descontento retornó a la postura cínica (voto pragmático, sin empatía) anterior a las manifestaciones. Este es el péndulo de este electorado frustrado y descontento: entre el cinismo y la manifestación de rechazo del status quo político institucional. Tenemos que registrar que el 19% del electorado se abstuvo y 9% anuló o votó en blanco.

En 1994 la suma de abstención, blancos y nulos en el primer turno quedó en 32%; en 1998 subió al 36%; en 2002 cayó para el 25%; pasando al 24% en 2006 y cerca de 27% en 2010. Aunque todavía de forma tímida, los descontentos aumentan continuamente desde 2010.

-Considerando los resultados preliminares de las elecciones presidenciales ¿ya es posible identificar quiénes son los ganadores y perdedores?

El PSDB, en función del pronóstico de todos los institutos de encuestas, fue la sorpresa de este primer turno, en especial, por su desempeño en el Centro-Sur del país. El PT se afirmó -era lo esperado- en las regiones del Norte y Nordeste del país y parte del Centro-Oeste. El PSDB disminuyó de tamaño. En resumen, la polarización clásica del sistema electoral en el período pos-dictadura retornó con fuerza en este primer turno, dividiendo al país en términos regionales. El país está dividido.

-¿Qué se puede esperar para el segundo turno? Arriesga hacia qué lado irán Marina y el PSB?

Según Datafolha (aunque es preciso a partir de ahora ponderar estos datos en función de la gran volatilidad del electorado en ésta elección), 50% del electorado de Marina votará por Aécio Neves y 20% por Dilma Rousseff Si Dilma quedase estacionada en el 41%, Aécio necesitaría 30% de los votos de Marina. Con todo, es probable que Dilma absorba votos del electorado de Luciana Genro (PSOL) y de Eduardo Jorge (Partido Verde).

También parece más probable que el elector pernambucano y fluminense sea más favorable a la reelección de Dilma que a Aécio Neves (basta verificar el rechazo al candidato tucano en el primer turno). No obstante, Aécio tiene la posibilidad de reforzar el voto en el Centro-Sur, declaradamente antipetista, sin depender de los votos obtenidos por Marina en el primer turno. El discurso de campaña en este segundo turno será el discurso anti-PT de Aécio (destacando la corrupción y el clientelismo de Estado), contra el discurso de promoción social y ataque al elitismo del tucano de Dilma Rousseff.

Patricia Fachin es graduado en Ciencias Políticas por la Pontificia Universidad Católica de San Pablo. Maestro en Ciencia Política por la Universidad Estadual de Campinas-Unicamp. Autor de numerosos libros, entre ellos: Terra de Ninguém (Tierra de Nadie, Ed. Unicamp), Dicionário da Gestão Democrática (Diccionario de Gestión Democrática, Ed. Autêntica), Lulismo (Fundación Astrojildo Pereira/Contraponto).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

“La revolución no se lleva en la boca”

Homar Garcés (especial para ARGENPRESS.info)

El Che siempre resulta adecuado cuando se trata de hablar de la revolución socialista. Sus escritos son resultado de sus propias experiencias y reflexiones, sobre todo de aquellas que compartiera con Fidel y el pueblo de Cuba -en la Sierra Maestra y luego al conformarse el nuevo gobierno revolucionario que sacudió las conciencias adormecidas de nuestra América-, enfrentando al más poderoso imperio que la historia haya jamás conocido: Estados Unidos. A la par de ello, su ejemplo de combatiente guerrillero, internacionalista y antiimperialista, sigue más vigente que nunca, cuestión que no han podido minimizar ni deslucir las más enconadas campañas mediáticas orquestadas desde la contrarrevolución para hacer del Che Guevara una imagen inocua que bien puede lucirse en una camiseta sin alterar nunca el statu quo.

Pese a los años, Che enriquece esa búsqueda constante por acceder a un mejor modo de vida bajo los ideales revolucionarios del socialismo. Lo que escribiera en su época sirve de brújula para sortear algunos obstáculos que puedan presentarse en cualquier latitud del planeta durante el período de la construcción de la transición hacia el socialismo, tomando en cuenta que algunas de sus advertencias respecto al mismo (negadas desde la ortodoxia marxista-leninista) se verificaron una vez producida la implosión de la Unión Soviética y del bloque de repúblicas bajo su hegemonía política. De ahí el interés desatado por muchos revolucionarios en torno a sus observaciones críticas en relación al modelo económico implantado en la URSS y el que debía construirse en Cuba considerando sus especificidades, sin calcos automáticos que hicieran de camisas de fuerzas.

Pero lo más relevante del Che Guevara quizás sea su posición en cuanto a la nueva moral de la cual debían ser modelos los revolucionarios. Según él, “La revolución no se lleva en los labios para vivir de ella, se lleva en el corazón para morir por ella”. Frase ésta que ha tenido una gran difusión hasta ahora en todo el mundo, sobre todo en nuestra América, sirviendo para descubrir a los oportunistas y reformistas que desnaturalizan los objetivos primordiales de la revolución a su favor, traicionando la confianza puesta en ellos por los sectores populares. Además de esto, también ha servido para concitar a muchos revolucionarios a mantenerse firmes en sus convicciones, independientemente de las circunstancias amargas que pudieran vivir en medio de la lucha revolucionaria por la conquista del poder y la emancipación integral de nuestros pueblos. Con esta ideología hecha carne y hueso en sí mismo, el Che Guevara es uno de los revolucionarios teóricos más auténticos y completos de quien pudiéramos obtener enseñanzas permanentes. Como complemento, igualmente pudiéramos citar de él: “nosotros no podemos ser hijos de la práctica absoluta, hay una teoría; que nosotros tengamos algunas fallas, algunos motivos de discusión de algunos de los aspectos de la teoría, bueno, pues, perfecto, para poder hacer eso hay que conocer aunque sea un poquito de teoría. Ahora, inventar la teoría totalmente a base de la acción, solamente eso, es un disparate, con eso no se llega a nada…” No podría ser menos el Che: hombre de acción y de pensamiento en función de la construcción de la sociedad socialista y de la humanidad nueva.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Gerardo Bavio recuerda al Che en un nuevo aniversario de su caída en combate: Trabajar con el Che fue uno de los momentos más importantes de mi vida

Mario Hernandez (especial para ARGENPRESS.info)

El presente artículo fue editado en base a textos de El Peronismo que no fue. La (otra) otra historia de Gerardo Bavio y Mario Hernandez (Editorial Metrópolis).

M:- Conociste y trabajaste con el Che Guevara en La Habana.

G:- Así es, mi estadía en Cuba fue desde mediados del 1962 hasta fines del 1963, estuve con un compañero que era además compañero de estudios del Che, Jorge Vexenat, abogado cordobés.
Lo entrevistamos al Che el 2 de junio de 1962 en el Ministerio de Industria. El Che acababa de ser designado Ministro de Industrias meses antes y estaba iniciando una transformación interna de la economía cubana centrada fundamentalmente en el monocultivo y la exportación de azúcar. Tenía el plan de transformar eso en un desarrollo industrial, con una concepción socialista.
Fue un encuentro inolvidable, nos atendió cerca de la una de la mañana, ya que sus horarios durante el día eran muy absorbentes, y volvía cerca de la madrugada a su despacho del Ministerio a darle una mirada a los papeles y a resolver cosas rápidas.
Ahí nos encontramos, él entró sonriente, nos dimos un fuerte abrazo, le traía cartas de su padre, a quien habíamos entrevistado en Buenos Aires, el arquitecto Ernesto Guevara Lynch.
Charlamos distendidamente, le expliqué las razones por las que estábamos ahí. Mi historia de participación en la Resistencia Peronista en Córdoba fue la que nos llevó a plantear ese viaje a Cuba. Hablamos de muchos temas, él nos explicó cuál era el papel tan importante de las Organizaciones Revolucionarias Integradas, las ORI, que fue la unificación de las fuerzas que habían impulsado a la Revolución cubana. El movimiento 26 de julio, el Directorio Revolucionario, que tenía sede en la ciudad de La Habana y el Partido Socialista Popular que también se adhirió a la revolución prácticamente cuando estaba triunfando a través del Movimiento 26 de julio.

M:- El Partido Socialista Popular era el Partido Comunista.

G:- Claro, que fue fundado entre otros por Julio Antonio Mella, que fue un personaje muy importante que murió asesinado en México por los esbirros de Machado, tuvo que salir de Cuba porque imperaba la dictadura en ese entonces, pero de todas maneras fue asesinado en México. Después podemos ampliar este tema, que lo fue de varias conferencias de Gregorio Bermann, uno de los impulsores, junto con Deodoro Roca, Julio V. González y otros, de la Reforma Universitaria en Córdoba, que tuvo mucha importancia en todo el continente, sobre todo para la juventud revolucionaria de Cuba.
La conversación con el Che derivó pronto a la realidad de ese momento en la Argentina, a la Resistencia Peronista, al papel que podía tener el peronismo en el armado de una revolución emancipadora en Argentina.
Ese año, 1962, fue un año clave, el año de las elecciones del 18 de marzo, cuando triunfa la formula Framini-Anglada en la provincia de Buenos Aires. Después es desplazado Frondizi, las Fuerzas Armadas lo ponen a José María Guido de presidente. Esto fue muy importante a nivel histórico, la frustración de la posibilidad de una salida legal y electoral sin proscripción. Evidentemente eso repercutió en el pensamiento revolucionario de mucha gente de la Resistencia, empezaron a pensar que era necesario armarse, contra una dictadura que se imponía y proscribía. Fue un año crucial, eso nos llevó a Cuba, a hablar con el Che. También teníamos el plan de hacerlo con John William Cooke y Alicia Eguren, que vivían en La Habana.
A partir del encuentro con el Che, empecé a trabajar en el Ministerio de Industria.

M:- ¿Cuáles eran tus tareas?

G:- Si bien es cierto que yo trabajaba en el Ministerio de Industria, lo hacía en un organismo que no estaba en el edificio del Ministerio, sino en la Compañía Cubana de Electricidad Antonio Guiteras. Por eso mi contacto con el Che no era cotidiano, nos encontrábamos una vez por mes, más o menos. El proyecto que yo desarrollaba en la Compañía Cubana de Electricidad, era de desarrollo termoeléctrico. Cuba tiene pocas posibilidades de producción de energía hidráulica, porque es una isla chica, no tiene grandes ríos internos con diques. Había varios proyectos con trabajo de técnicos checoslovacos, de desarrollo de centrales termoeléctricas, una en Ogurke, Cienfuegos, y yo trabajé en el cálculo estructural de esas usinas termoeléctricas. Para eso viajaba mucho al interior, como ingeniero civil y con mis conocimientos en materia de cálculos y estructuras, formé parte del desarrollo de esas centrales en sus aspectos arquitectónicos y estructurales en conjunto con otros compañeros ingenieros soviéticos, mexicanos, argentinos y una mayoría de cubanos.
La compañía se llama Antonio Guiteras, quien fue ministro durante el gobierno del presidente Grau San Martín, que propuso la nacionalización de la industria, la producción y la energía de Cuba. Después fue desplazado del gobierno y Antonio Guiteras murió asesinado por el enemigo, creo que en la dictadura de Machado. Fue un hombre nacionalista con sentido popular, transformador, recordado con mucho respeto.

El Che y el peronismo

M:- ¿Cuál era la visión del Che del peronismo?

G:- En mi primer contacto con el Che a mi llegada a Cuba hablamos de ese tema, yo le llevé un documento del PAR (Peronismo de Acción Revolucionaria) que habíamos creado en Córdoba. El Che sintetizó su opinión en varios conceptos, él consideraba que para hacer una transformación social y para hacer la revolución en Argentina, la presencia, o la realidad del movimiento peronista con tanto respaldo de los trabajadores era algo fundamental. No se podía negar ni desplazar de la realidad un movimiento con tales características y que lideraba la resistencia contra la dictadura, posterior a 1955.
El Che mencionó los conceptos de John William Cooke, que ya estaba residiendo en Cuba. Algo que dijo y que me quedó muy grabado fue que temía que si bien el peronismo tenía una potencialidad revolucionaria muy grande, y que había que partir en gran medida de ahí, en un momento de crisis para el capitalismo en Argentina, la figura de Perón fuera utilizada para frustrar la posibilidad de hacer la revolución, es decir, desconfiaba del papel que podía jugar Perón en una etapa de crisis y de tensión en la Argentina.
Dijo que había que transformar, como decía Cooke, la potencialidad revolucionaria del movimiento, en acto. ¿Cuándo? ¿Cómo? Esa era la tarea, impulsar el peronismo revolucionario, vincularlo con los sectores de izquierda, promover una política de masas. Esa era su idea en cuanto a la realidad argentina, evidentemente durante mi estadía en Cuba persistía en la idea del foco, por el contrario, Cooke sostenía una idea de política de masas.
No se puede determinar cuál es la dialéctica de causa y efecto entre lo que es la apertura de un foco revolucionario y el posterior apoyo de masas; o lo que es, organización de masas tendiente hacia una insurrección o inclusive hacia la apertura de uno o varios focos revolucionarios. Sí estaban de acuerdo en que eso tenía un componente fundamental en la lucha armada, lo cual nosotros veíamos como real. Ese fue otro elemento importante de 1962, hay que recordar las elecciones del 18 de marzo de 1962, en donde se le da a los sectores populares la posibilidad de manifestarse y luego clausuraron las elecciones porque perdió el sector de la derecha. Ante la frustración de esa posibilidad democrática, no quedaba otra alternativa que la lucha armada que terminó en el Cordobazo. Ese año fue clave, no solamente en el área internacional sino dentro de la Argentina, es cuando se fortalecen y se desarrollan las organizaciones armadas. Estaba clausurada la posibilidad de una salida política democrática.

M:- El cambia su posición con respecto al peronismo.

G:- Sí, porque él, cuando era estudiante, estaba muy influenciado por el anti peronismo, por los sectores de la juventud estudiantil de esa época. Sus padres inclusive, eran anti peronistas. Creo que su padre había sido de los Comandos civiles.

M:- Me imagino que John William Cooke y Alicia Eguren habrán ayudado a cambiar esa postura.

G:- Por supuesto. Se trataba de mostrar la realidad, desenmascarar el engaño que había, yo recuerdo una entrevista que le hicieron al Che al poco tiempo de su triunfo, donde el periodista le preguntaba si la revolución cubana y la caída de Batista, se asemejaban a lo que había sido la caída de Perón en Argentina con Aramburu, Rojas, etc. Y el Che rechazó totalmente esa versión: “No tiene nada que ver, al contrario, son antagónicas”. La Revolución cubana tiene una base social totalmente distinta a lo que fue el golpe cívico militar de 1955.

M:- Alguna vez se hizo esa comparación, ¿no?

G:- Sí, se hizo, sobre todo en los medios, que ya sabemos cómo tergiversan la realidad, lo planteaban de esa forma, equiparando una cosa con la otra. Al contrario, las fuerzas que impulsaron ambos golpes eran completamente antagónicas.

M:- ¿Cómo te impactó ver en persona al Che?

G:- Para mí fue una emoción muy grande, uno de los momentos más importantes de mi vida, que un médico joven, prácticamente de 30 años, se adhiere, forma parte de la Revolución Cubana, es el protagonista de su triunfo a través de la batalla de Santa Clara. Esa fue la batalla determinante de la caída de Batista.

M:- Cuando hace volar el tren blindado.

G:- Claro, exactamente. Ese muchacho tiempo después tiene que enfrentar la transición económica de un capitalismo totalmente dominado por el imperio yanki a un socialismo independiente, y transformar eso. Ese era el objetivo que se planteaba cuando yo lo conocí en 1962. Que ya venía trabajando de antes, en el INRA (Instituto Nacional de la Reforma Agraria) en el área de industrialización, había sido presidente del Banco Nacional de Cuba. Empezó a formarse desde el punto de vista económico.

El Che economista

M:- Llegaste a Cuba a mediados del año 1962, en el Año de la Planificación, cuando el Che ya estaba a cargo del Ministerio de industria. Posterior a la polémica con Charles Bettelheim, quien defendía el modelo soviético de dirección económica.
Cuando vos llegás, ¿quedaban resabios de esa polémica? Porque el Che defendía el Sistema Presupuestario de Financiamiento en el Ministerio de industria y sin embargo, en el INRA, Carlos Rafael Rodríguez aplicaba el cálculo económico, defendido justamente por Bettelheim.

G:- Había concepciones encontradas en muchos aspectos pero, según mi criterio, el Che no rechazaba el cálculo económico.
El cálculo económico, era una forma de medir la eficiencia de la producción, implicaba hacer un análisis económico, de costos, de cada empresa. Esto se hace en el capitalismo, se busca reducir los costos, superar las ganancias y con ellas volver a invertir, buscando la máxima rentabilidad.
El Che no rechazaba esto, lo que yo interpreté de su política, estando allí, fue que buscaba que la eficiencia económica, o la ganancia, la plusvalía que se generaba en cada una de las empresas, fuera centralizada en el Ministerio de industria y desde ahí invertir en los sectores que la planificación económica consideraba fundamentales para el objetivo de la transformación de la economía cubana. Tenemos que tener en cuenta que el Che hereda una industria cubana monopolizada, con monocultivo, monoproducción, sin industria prácticamente, dedicada a la producción azucarera. Había que transformar ese modelo productivo en dos aspectos fundamentales, uno de ellos, socializar los centros de producción, que sean dirigidos con la participación protagónica de los trabajadores, y que el Ministerio analizara la realidad para generar nuevas industrias, viendo cuáles eran las necesidades del mercado. Eso representaba darle al Ministerio de industria la posibilidad de orientar las inversiones de acuerdo a los objetivos de la planificación. Transformar una industria capitalista monopolizada, en una industria socialista que buscara la industrialización del país. El quería desarrollar el reemplazo a las importaciones mediante industrias cubanas.

M:- ¿Esa participación de los trabajadores cómo funcionaba en la práctica?

G:- Cada industria tenía sus organismos asesores.

M:- El Comité Técnico Asesor.

G:- Exacto, los sindicatos intervenían en eso. Se elaboraba un programa en cada industria, de producción, para el año siguiente. Eso se centralizaba en el Ministerio de industria y en base a eso se hacía el plan anual.

M:- ¿En qué aspectos difería esto que estás contando del planteo de Bettelheim?

G:- El planteo de Bettelheim era de planificación centralizada, en donde se procediera a que cada industria tuviera su plan, para que desde el Estado se centralizara todo y se distribuyeran los recursos.
No había una diferencia muy grande entre ambas concepciones, lo que la postura soviética cuestionaba era la excesiva industrialización de Cuba, porque lo que quería el Che era una industrialización que generara autonomía. El concepto de planificación chocaba en la aplicación práctica, así comenzó a discrepar con la opinión de Carlos Rafael Rodríguez Mora y de otros personajes conductores de la economía cubana de ese momento.

M:- Hay también una postura del Che en cuanto al trabajo voluntario, ¿verdad?

G:- Antes de tocar ese tema, uno de los temas de discusión que fue muy interesante, es sobre la aplicación de la teoría del valor en la etapa de transición del capitalismo al socialismo. El Che no estaba en contra de que hay una teoría del valor, eso significa que hay trabajo, valor agregado, hay plusvalía, que se centraliza y esa es la ganancia que en el capitalismo se distribuye en función de cada empresa y tiende a la monopolización. El Che no negaba su existencia, opinaba que ese plusvalor se centrara en la planificación en base a un proyecto de transformación de la economía cubana, con la participación del Ministerio de industria, que centralizara el valor en un proyecto que él llamaba “programa presupuestario”, cada empresa presentaba su presupuesto y de acuerdo a ese plan de inversiones para el año siguiente se le asignaban los recursos desde el Ministerio en conjunto con el JUCEPLAN, “la Junta Central de Planificación”. 1962 fue un año fundamental porque fue el Año de la Planificación, esta junta se había creado el año anterior, posteriormente a Playa Girón, comienza el proyecto de transformación socialista.
En la interpretación de esa transformación era donde discrepaban el Che y otros más vinculados al concepto de la economía soviética. La planificación soviética, transformándola en un esquema, surge de la realidad soviética, y lo que el Che planteaba era una concepción de una planificación enraizada en la realidad de Cuba y Latinoamérica, los otros no negaban eso, pero ponían el acento en respetar las formas de lo que era la planificación al estilo soviético, que chocaba con la idea de dar más participación, de descentralizar más, que cada industria tenga su grupo de asesoramiento técnico, que participen los trabajadores y que juntos elaboraran el programa de producción que luego se analizaba centralmente en el ministerio y, de ahí, de acuerdo con la programación presupuestaria se distribuían las inversiones. Es un poco la idea del Che para transformar la realidad económica de Cuba en un país que tuviera una industria independiente.
En cuanto al trabajo voluntario no creo que haya habido grandes choques, porque estaban todos de acuerdo. El Che lo impuso con el ejemplo, el trabajador dejaba de ser un explotado y aportaba su trabajo al conjunto de la sociedad. Él salía y tomaba las herramientas junto con el resto de los trabajadores, ya sea en una empresa, en la cosecha de caña, él se ponía al frente de los trabajadores impulsando la producción. Su concepción del socialismo era esa, poner el trabajo al servicio de la sociedad.

M:- Eso estaba vinculado a estímulos morales, pero, ¿también se contemplaban estímulos materiales, relacionados con el trabajo voluntario, por la mayor productividad de una empresa o de un trabajador?

G:- No, él ponía el acento en el estímulo moral. No se le iba a pagar más al trabajador de la empresa que produjera más valor, o que tuviera mayor eficiencia. En ese sentido el cálculo económico es necesario y el Che no lo rechazó. Pero poniéndolo al servicio de una planificación centralizada a ese Sistema Presupuestario de Financiamiento.
Creo que han sido años cruciales para el Che que definieron su pensamiento. El Che tuvo que vivir en esa etapa un conflicto con algunos sectores del gobierno cubano que cuestionaban algunas de sus ideas y prácticas dentro del Ministerio de Industria.
Es interesante rescatar esas discusiones y profundizarlas porque nos enseñan mucho sobre las cuestiones inherentes a la transición que tiene que darse entre una sociedad capitalista y la construcción del socialismo que se basa en el gobierno y el poder de los trabajadores, del pueblo organizado para transformar la sociedad.
El Che planteaba que ese período de transformaciones tenía que ser dirigido por los trabajadores, sobre todo por los trabajadores organizados. Por eso trató de organizarlos, creó cuerpos técnicos, de asesoramiento, que salían de los mismos centros de trabajo. El proyecto de transformación se gestaba fundamentalmente en las fábricas, en los centros de trabajo, con los trabajadores y para eso propugnaba que se organizaran. Además, con un principio que mantendría siempre y era la formación del Hombre Nuevo.
Había que salir de la alienación capitalista hacia una desalienación socialista, podríamos decir. El socialismo significa desalienación, o sea, la verdadera liberación del hombre que trabaja, en cambio, había otros cuadros dirigentes que planteaban, y los hechos parecen haberles dado la razón, que el trabajador en el régimen socialista seguía siendo un hombre enajenado, no era dueño de su trabajo, estaba sujeto a una falta de libertad que fue evidente en los regímenes socialistas del siglo XX, sin ir más lejos el estalinismo en la URSS.
El Che era un crítico de todo eso. Quería que el socialismo fuera un proceso de liberación del trabajador y del hombre, dándole posibilidades de acción, pensamiento y organización para transformar la sociedad.
Ese pensamiento del Che a veces chocaba con algunas opiniones muy rígidas de sectores formados o, mejor dicho, deformados por las concepciones de la URSS vigentes en ese momento.
Realmente es un tema muy profundo. Siempre decimos que nos planteamos el socialismo del siglo XXI, pero para conocer cuáles son los datos importantes a rescatar de la historia del siglo XX, uno sería el por qué y cómo se frustró la experiencia socialista en el siglo pasado. A eso nos ayuda este tipo de análisis donde caben diferentes posiciones dentro de lo que es el campo popular.

El Che y John W. Cooke

M:- Mencionaste al “Gordo” Cooke. ¿Cómo era la relación del Che con John W. Cooke?

G:- De acuerdo a mi experiencia fue muy buena de ambas partes. El Che admiraba y respetaba mucho al “Gordo” Cooke y asumía mucho de su pensamiento, sobre todo, con respecto al peronismo.

M:- El “hecho maldito”.

G:- Así es. El “Gordo” Cooke tuvo la capacidad de influir en muchos sectores de la sociedad y dirigentes cubanos. Además, para Cooke, el Che era una figura fundamental y su proyecto no era antagónico con el suyo, eran complementarios. Cooke tenía más la concepción de la revolución como un proceso de insubordinación de las masas, de las bases sociales y el Che tenía algo de aquello que critican como foquismo, que las condiciones las crea “el foco” guerrillero. Ese fue uno de los debates que no los llegaron a antagonizar en ningún momento ya que podrían ser complementarios, según la realidad, porque lo que marca la táctica de un proceso revolucionario es la realidad concreta, sin partir de ella no se puede pensar en una transformación social. Eso es lo básico.

M:-Estando en la isla viviste la llamada “Crisis de los misiles”.

G:- Así es. En un momento determinado, se vio sacudida por aquella crisis en octubre de 1962, que puso al mundo prácticamente al borde de la guerra nuclear. De pronto se descubrió que Estados Unidos, a través de vuelos en aviones especiales, había detectado la existencia de instalaciones de armas nucleares en el territorio cubano. Eso se había hecho a través de convenios, impulsados por la Unión Soviética, a modo de defensa de Cuba y del bloque socialista, de modo apresurado y que provocó la reacción de los Estados Unidos y la amenaza de represalias.
Nosotros, que además de trabajadores éramos milicianos, nos organizamos para la defensa ante un posible ataque de Estados Unidos, sobre todo después del frustrado ataque del año anterior en Playa Girón. Estábamos organizados para la defensa, el Che tuvo una importante actividad de organización de la defensa ante un posible ataque del Imperio. Afortunadamente, el proceso se resolvió telefónicamente en diálogos entre Kruschev y Kennedy y se evitó ese ataque que hubiera sido devastador. Fue un gran alivio, pero se generaron críticas, porque se había resuelto sin la intervención del gobierno cubano y eso molestó muchísimo a la estructura del gobierno revolucionario. El Che se manifestó molesto por esta resolución sin tener en cuenta la soberanía y el carácter fundamental que para Cuba tenía ese arreglo. Recuerdo que cantaban por la calle “Nikita (Kruschev) mariquita lo que se da no se quita”. Más allá de eso, se llegó a un acuerdo, que considero equitativo. Estados Unidos aseguró no atacar a Cuba y no invadir, Kennedy prometió respetar la soberanía cubana y la URSS decidió retirar las armas de Cuba y exigió que las bombas norteamericanas que estaban en Turquía fueran retiradas.
Después, en Argentina ya, me encontré con un amigo ingeniero, que había estado trabajando en Kansas City en esos días, y me transmitió cómo fue desde el lado norteamericano, que había sido de terror, el pánico generalizado, muchas familias se iban a Canadá, otras cavaban sótanos en sus casas para protegerse, realmente eso no se registró de la misma manera en Cuba porque confiábamos con en el optimismo de la voluntad de que no podía darse un apocalipsis de esa naturaleza.
En una etapa posterior, el Che comienza a desarrollar un proyecto guerrillero para América Latina, y fue realizándolo de manera compartimentada, es decir, los argentinos que estábamos ahí ignorábamos los detalles de los preparativos de lo que culminó con la guerrilla de Jorge Masetti en Salta. Con el Comandante Segundo al frente, y que fracasó por las crisis internas, el aislamiento y la pronta ubicación de ese foco guerrillero. Ahí comenzó un accionar que culminaría con el Che en Bolivia, el concepto “foquista”.
John William Cooke era crítico de este concepto, sostenía que generar una patrulla perdida, con una vanguardia caída de la estratósfera no tenía sentido, ya que en realidad esa vanguardia y esa lucha insurreccional deberían ser la culminación de todo un proceso de lucha de masas y organización, de toma de conciencia y de apoyos en los distintos sectores de la población para luego culminar con una acción armada.
Nosotros creíamos que el Che compartía esas ideas, pero prevaleció la idea de acelerar el proceso. Inicialmente esto da para discutir bastante, en primer lugar el heroísmo del Che para llevar adelante un proceso, que sabemos que fracasó, en sus relatos en su propio Diario se puede leer su autocrítica. Ese fue el proceso que culminó con la muerte heroica del Che y que abrió camino a una crítica más profunda de lo que debería ser la insurrección armada en América Latina y que todavía hoy es un tema abierto a la discusión.
Posteriormente al papel de Guevara al frente de la lucha, el papel de John William Cooke respaldando la acción del Che desde una posición más de organización de masas y de toma de conciencia. Su idea era transformar el peronismo con su gran mayoría de clase obrera y sectores combativos en una fuerza revolucionaria.
Finalmente, a fines de 1963 yo regreso a Argentina, y me reincorporo en Córdoba a la Resistencia.

Gerardo Bavio. Nacido en Salta el 23 de febrero de 1926. Se recibió de Ingeniero Civil en la Universidad de Córdoba. En 1962 fue contratado por el Ministerio de Industrias de Cuba, a cargo de Ernesto Che Guevara. Se desempeñó como profesor en la Universidad de La Habana. A principios de los ´70 milita en la organización Montoneros. El 25 de mayo de 1973 es designado Intendente de la ciudad de Salta. Fue detenido durante la gestión de Isabel Perón. Liberado en febrero de 1975 constituye la Junta Promotora del Partido Peronista Auténtico junto a ex gobernadores, Andrés Framini, Armando Cabo y otros. Dado el golpe genocida permanece en Argentina hasta mayo de 1978. Parte al exilio en México, allí suscribe un documento crítico a la conducción de Montoneros junto a Jaime Dri y Miguel Bonasso, entre otros. Se desempeña en la Universidad Autónoma Metropolitana hasta 1990 en que regresa a Argentina siendo designado asesor legislativo de la Cámara de Diputados de la Provincia de Tucumán. En 2008 es nombrado Profesor Honorario de la Universidad Nacional de Salta. Actualmente reside en Tucumán. Autor de Huellas de la Memoria. Historia, vivencias y reflexiones sobre el siglo pasado y El peronismo que no fue. La (otra) otra historia, junto a Mario Hernandez.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La reforma a la Ley de Hidrocarburos se hace en función de los intereses de los grupos multinacionales

José Rigane (FETERA)

El Gobierno nacional y los gobernadores de las provincias que forman parte de la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos (Ofephi) acordaron una serie de reformas a la Ley de Hidrocarburos.

Son modificaciones hechas a la medida de las multinacionales para explotar mediante la fractura hidráulica (fracking) los pozos de hidrocarburos no convencionales. Lo que se está debatiendo es la dependencia de Argentina por los próximos 50 o 100 años.

La modificación a la Ley de Hidrocarburos, en el contexto de las expectativas que genera Vaca Muerta y Los Molles, puede terminar solidificando lo que comenzó en la década de los ’90. Se está por aprobar una Ley que permite una nueva apertura para la instalación de los grupos multinacionales privilegiados en el manejo de nuestros recursos naturales, sin generar ningún tipo de instancia de participación popular cuando se habla de temas vinculados a la soberanía sobre los recursos estratégicos de la Nación.

Esa es la importancia de esta audiencia, no solo para discutir las reformas a la legislación de hidrocarburos, sino también para remitir al problema energético, en la Argentina y en el mundo. En mayo pasado, en Montreal, Canadá, afirmé que: “El problema es el sistema capitalista y el orden capitalista de la energía que toma a la misma como una mercancía, las grandes empresas energéticas obtienen las mayores ganancias al dominar la tecnología y comercialmente el mercado energético, aun sin contar con la propiedad de los recursos. El problema no es la gobernabilidad, ni la seguridad jurídica. El problema no es la energía, sino el capitalismo.” Hay que reconocer que la energía es un bien social, un derecho humano y no una mercancía, ahora "mientras rija el orden capitalista, la energía nunca será un derecho de los pueblos".

Por ello es que, en nuestra apreciación, hay que discutir los cambios a la legislación, como el modelo energético, en el marco de la crisis energética que es parte sustancial de la crisis mundial del capitalismo. Los trabajadores tenemos opinión al respecto y es lo que pretendo compartir con ustedes, agradeciendo la posibilidad de expresarnos para comentar nuestras síntesis producto de una larga experiencia en el Sindicato de Luz y Fuerza de Mar del Plata, en la FeTERA y en la CTA Autónoma. Son opiniones que compartimos con compañeros de otras latitudes, especialmente en la organización mundial Derecho a la Energía y con Sindicatos y organizaciones de trabajadores de la energía de la región y del mundo. En estos días, el 10 y 11 de octubre discutiremos estos mismos temas con compañeros de Brasil, Venezuela, México, Chile, Francia y Canadá.

Sobre el Modelo energético

En el campo energético no hay nadie que pueda afirmar que hemos tenido una “Década Ganada”.

No sólo perdimos el autoabastecimiento y tenemos que importar energía por 15.000 millones de dólares anuales (nos referimos, fundamentalmente, a la importación de gas y otros combustibles) sino que además la dimensión de la crisis lleva a que Argentina tenga alrededor de 1400 Mw instalados a base de la energía “delivery” (moto generadores), que son equipos que además de ser caros para su mantenimiento, generan contaminación y son un parche a un problema estructural.

Otro de los problemas en el ámbito energético, además de ser un modelo basado en la privatización y extranjerización, es el sostenimiento de la matriz energética que depende casi en su totalidad de los hidrocarburos.

Si bien es cierto que aún no se ha descubierto una fuente capaz de sustituir al petróleo y sus 3000 derivados, la matriz energética podría ser diversificada para bajar tremenda dependencia.

El Gobierno Nacional decidió avanzar en la dirección contraria a lo que se ha anunciado desde el discurso durante una década: acuerda con los organismos multinacionales de crédito, paga a Repsol por las acciones de YPF, acuerda con el Club de París, sigue pagando deuda ilegitima, al CIADI, se enreda en la cuestión de la demanda de los Fondos Buitres y ratifica con la ley de “pago soberano” la voluntad serial de cancelación a acreedores de la deuda antes que cancelar la deuda social con millones de argentinos.

En ese marco es que ahora pretende reformar la Ley de Hidrocarburos, no para conquistar mayor soberanía, sino para jugar al compás del mercado y de las transnacionales.

Desde la modificación de la Constitución Nacional en 1994, y en 2006 con la promulgación de la Ley Corta, el kirchnerismo puso en manos de las provincias los recursos naturales de la Nación.

En ese contexto, el debate entre el Gobierno Nacional y los “jeques” provinciales es quién se queda con la mayor tajada de la renta energética.

Lo que discuten es el modelo de negocios para esta nueva etapa, en la que no quieren perder el negocio y tratan de hacer más atractivo aún el desembarco de los grupos transnacionales bajo el pretexto de que vendrán con inversiones y capitales -que nunca aparecieron- desde 1990 a la fecha, a pesar de la privatización.

Vemos, en definitiva, que la discusión sobre la “autonomía” de las provincias respecto del manejo de los recursos energéticos del Estado Nacional termina siendo un debate que facilita la dependencia y la entrega de nuestros recursos y riquezas a manos extranjeras.

El fracking y la Ley de Hidrocarburos

Recientemente, el especialista Jorge Ferioli en una nota publicada en el diario La Nación el 3 de mayo de 2014, dijo que “se necesitan diez pozos de shale gas para producir lo que genera uno convencional y además se triplica el costo por pozo. Para no importar petróleo crudo y sustituir las importaciones de gas licuado hacia el año 2030 habría que perforar dentro de los próximos 15 años 7042 pozos de shale oil y 7505 pozos de shale gas”.

Como podemos ver, la explotación de los hidrocarburos no convencionales implica un problema de inversión muy alto. Además, trae consigo complejas consecuencias ambientales. En relación al uso de agua y arena que se inyecta a alta presión y mezclada con 500 productos químicos tóxicos, de los cuales muchos no se conocen cuáles son.

Apreciaciones similares formula el académico mexicano John Saxe Fernández en la Revista Periferias n°21 de la FISYP, denunciando el costoso y aun secreto gasto estatal para financiar a las transnacionales petroleras, sin asegurar la resolución del abastecimiento vía “no convencionales”.

Recientemente, el periodista Nuño Domínguez publicó en una nota, en la revista esmateria.com que afirma: “…un estudio científico en Estados Unidos (en la que participo el Servicio Geológico de EE.UU ) culpa a varias explotaciones de fracking de causar más de 2.000 terremotos en Oklahoma. Este Estado se destaca entre los que más operaciones tienen de fractura hidráulica en todo el país y ha experimentado un espectacular aumento de los sismos en los últimos 5 años. Los geólogos han bautizados a la serie de terremotos como el ‘enjambre de Jones’, por el nombre de la pequeña localidad cercana a la capital del Estado donde, desde 2008, se han registrado 2547 terremotos de magnitud 3 o superior, casi uno por cada uno de sus 2692 habitantes, según recalca la revista Science que ha publicado el estudio”.

En la misma nota, Domínguez cita al Luis González Vallejo, catedrático especialista en ingeniaría geológica de la Universidad Complutense de Madrid, quien sostiene que “este es un tema equiparable al cáncer, sabemos mucho, pero es mucho más lo que desconocemos, por eso es muy difícil predecir qué sucederá hasta que las explotaciones ya estén en marcha” y considera que los estudios para abrir una explotación de fracking “deberían ser más estrictos” y “ser encargadas a un organismo independiente, y no a la empresa que quiere la concesión como hasta ahora”.

Justamente, las reformas que se pretenden aplicar a la Ley de Hidrocarburos están pensadas para que las provincias petroleras tengan más autonomía para atraer a las inversiones necesarias para explotar los pozos de hidrocarburos no convencionales.

Entre los puntos de la reforma está la de bajar la base de inversión. A Chevron se le exigió una base de 1.000 millones de dólares, los gobernadores y gobierno nacional pretenden que baje a 250 millones, como mínimo.

La propuesta, según los trascendidos, establece que “se procurará que los municipios no graven a la industria ni adopten normas que interfieran con dicha actividad”.

Este punto no es menor si tenemos en cuenta que ya existen más de 30 municipios que le dijeron NO AL FRACKING y que existen muchos focos de resistencias en pequeñas localidades de todo el país que no quieren que este tipo de explotaciones se instalen en los lugares en donde viven.

Cuando hablamos de supeditación, nos referimos al mecanismo de concesión. Acá se sigue hablando de concesiones, cuando en el mundo no se aplica este método de explotación entre los estados y las multinacionales y lo peor es que, para la nueva ley, los plazos de explotación para los no convencionales serán de 35 años con 10 años más prorrogable, cuando para los convencionales están establecidos 25 años la concesión de arranque.

No es casualidad

A fines de mayo de este año, visitó la Argentina el Secretario Adjunto de Energía de Estados Unidos, Daniel Poneman. Junto a Julio De Vido recorrieron Vaca Muerta y establecieron acuerdos de cooperación.

En la reciente visita de los jefes de gobierno de China y de Rusia se manifestó el interés por Vaca Muerta y la explotación de los no convencionales.

Las discusiones sobre la reforma de la Ley de Hidrocarburos no pueden desvincularse de estas visitas. Todo apunta, aparentemente, a la entrega de nuestra soberanía. En una nota reciente del Director del Instituto de Estudios y Formación de la CTA, Julio Gambina, afirma: “Por ello es que el Senado de la Nación dio media sanción a una ley de inmunidad a las inversiones de otros países vía acuerdos de reciprocidad con bancos centrales. Un proyecto empujado por el Poder Ejecutivo con amplio acuerdo parlamentario y que transformará en Ley en la Cámara de Diputados en los próximos días.”

Todo se hace a medida de los inversores internacionales y en lo que nos toca, a medida de las transnacionales petroleras.

¿Y el pueblo dónde está?

La nueva Ley de Hidrocarburos, por lo que se conoce, tiene el mismo nivel de secretismo que los acuerdos con las multinacionales.

Entonces nos preguntamos:

¿Se está discutiendo (la nueva ley) para resolver el acceso de la energía del pueblo argentino?

¿Se está resolviendo y estableciendo que la energía es estratégica, hace a la soberanía y a la seguridad nacional?

¿Se está definiendo a la energía como un bien social?

¿O la falta de debate y de consulta al pueblo y a las instituciones democráticas tiene que ver con que otra vez entregamos todo a los grupos multinacionales?

¿Se estará superando la antinomia entre las provincias petroleras ricas, por un recurso de todos los argentinos, con las provincias pobres por no ser petroleras y que el mercado margina por siempre?

Está claro que esta reforma se hace en función de los intereses de los Grupos Multinacionales. Argentina es el único país en la región que en este terreno no ha transitado ninguna iniciativa con seriedad hacia la independencia.

Está claro que una vez más se está priorizando las políticas del mercado sobre las necesidades energéticas del pueblo.

Está claro que se está discutiendo la reforma en función de seguir sosteniendo beneficios para las petroleras como viene sucediendo, en claro perjuicio de los usuarios.

Está claro que la discusión y la reforma siguen estableciendo como prioridad la ganancia empresarial.

Este debate secreto condicionado entre los “jeques” provinciales y el Gobierno Nacional no están en función de los intereses de la Nación sino en función de sostener la misma política energética que fue inaugurada por el menemismo y que nunca fue sepultada.

La prueba más irrefutable de esta realidad es que los tres decretos de desregulación del “menemato” aún siguen vigentes.

Con estas reformas están sepultando, no sólo el presente, sino el futuro de las venideras generaciones en el campo energético-estratégico nacional.

Resulta imprescindible, romper con la trampa del poder, del sistema actual, hay que transitar por el camino de la soberanía, la justicia y la independencia, para ello es necesario comprometerse, participar y ganar las calles con pleno protagonismo consciente, que nos habilite a una transformación de fondo, sepultando las iniciativas posibilistas y poniendo fin a un modelo económico, depredador, contaminante y exportador.

Al mismo tiempo quiero enfatizar que no alcanza con debates como este, que aun con la importancia que tienen no alcanzan a conmover al conjunto de nuestro pueblo, y por eso, desde la FeTERA y la CTA venimos sosteniendo una Campaña Popular en Defensa de la Soberanía de los Bienes Comunes. Es parte de un debate mayor en que la sociedad, especialmente el pueblo tiene que discutir el país que tenemos y el que necesitamos. En ese marco hay que discutir el modelo energético de un modelo productivo y de desarrollo con el centro en la satisfacción de las necesidades y no la obtención de la ganancia que se deriva de la mercantilización de la energía.

La energía es un derecho y para eso nos organizamos y luchamos los trabajadores.

Intervención de José Rigane en el Congreso de la Nación como invitado de la Audiencia Publica: “Nueva ley de hidrocarburos. Un debate necesario y estratégico” el 7 de octubre.

José Rigane es Secretario Adjunto de la CTA; Secretario General de la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA-CTA).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Política energética: La Ley de Hidrocarburos es para hacer negocios, no es por la soberanía

FETERA - ACTA

Se realizó ayer la Audiencia Pública: “Nueva ley de hidrocarburos. Un debate necesario y estratégico”, convocada por el diputado nacional de Unidad Popular, Claudio Lozano, donde se hizo un profundo análisis sobre el proyecto de Ley de Hidrocarburos que impulsa el Poder Ejecutivo en acuerdo con los gobernadores de las provincias petroleras.

Allí, la FeTERA-CTA intervino a través del secretario General Adjunto, José Rigane, quien hizo un exhaustivo análisis del proyecto de ley y sentencio diciendo que “esta ley de hidrocarburos es una vergüenza, es una entrega de nuestra soberanía”.

La Sala 1 del segundo piso del Edificio Anexo de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación fue testigo de una serie de intervenciones que coincidieron en oponerse y hacer una fuerte crítica al proyecto de la Casa Rosada, porque “es una ley para hacer negocios, no para avanzar en la soberanía nacional”, como se dijo en varias oportunidades.

“El debate sobre el proyecto oficial de la Ley de Hidrocarburos se ha presentado públicamente como un capítulo más de un ‘federalismo trucho’ donde Nación y provincias hidrocarburíferas practican una suerte de ‘toma y daca’, mientras en la letra de la ley se le abre la puerta a una entrega inaceptable de nuestros recursos naturales”, dijo Claudio Lozano, quien ofició de coordinador del encuentro. Además, alertó sobre que “se posibilitan nuevas figuras de concesión que elevan al máximo las transferencias de renta al capital privado y transnacional”. “Por si fuera poco –agregó- el proyecto de ley impide cualquier avance por parte del Estado sobre las áreas hidrocarburíferas”.

Lozano remarcó la idea que todos los presentes compartieron: “Con el objetivo de conseguir dólares para llegar a 2015 nos hipotecan hasta 2060”.

Por su parte, José Rigane (titular de FeTERA y Secretario Adjunto de la CTA Nacional), quien agradeció la invitación de la UP, hizo mención a la reciente inscripción gremial conseguida por la CTA y al próximo festejo del 71 aniversario del Sindicato de Luz y Fuerza de Mar del Plata.

La Intervención de José Rigane en la Audiencia Publica en el Congreso nacional sobre la Ley de Hidrocarburos fue de fuerte critica al proyecto de ley, pero analizando los objetivos del gobierno y el escenario energético: “Mientras nos dicen Patria o Buitres están entregando nuestros recursos hidrocarburíferos a las grandes petroleras multinacionales. Están llevando adelante un proyecto que ni el más rancio liberalismo consiguió promover. Es una profundización del modelo neoliberal de privatización y extranjerización. Este proyecto es una vergüenza, es una entrega de nuestra soberanía”.

Rigane expresó la necesidad y la importancia de “construir una Consulta Popular en defensa de la soberanía de nuestros bienes comunes. Esta ley le da la espalda al pueblo porque no se animan a llamar a un plebiscito porque tienen que blanquear la entrega”. Además, agregó que “la energía debe dejar de ser un tema de expertos y especialistas y tiene que ser un tema de interés de todo el pueblo. La CTA llama a todos los sectores a construir juntos esta iniciativa de hacer una consulta sobre la soberanía popular. Es necesario articular las distintas luchas que se dan a lo largo y ancho de nuestro país”.

El Secretario General de FeTERA dijo que “a fines de mayo de este año visitó la Argentina el secretario Adjunto de Energía de Estados Unidos, Daniel Poneman, quien junto a Julio De Vido (Planificación) recorrieron Vaca Muerta y establecieron acuerdos de cooperación en una clara señal que apunta a la entrega de la soberanía”.

También intervino Gustavo Calleja, ex sub-secretario de Energía y Combustibles e integrante del MORENO (Movimiento por la Recuperación de la Energía Nacional Orientadora), que preguntó: “¿Ustedes vieron alguna vez al gobernador de Texas o de Río de Janeiro hablar de petróleo? No, hablan los presidentes, habla Obama, porque es un tema estratégico”. Y criticó al gobierno nacional porque “traen a administrar los hidrocarburos a lo peor de lo peor, que es la empresa Chevron”.

Luego habló Diego Di Rizio (miembro del Observatorio Petróleo Sur) que señaló que “en el actual proyecto de Ley hay un marco general que no se toca; el paradigma neoliberal sigue vigente”. Y agregó que “todo el antecedente de la disputa con Repsol, los juicios del CIADI, los amparos y tratados bilaterales, todo ese marco que hoy tiene nuestro país no se toca en este proyecto”. Di Rizio hizo mención al rol ambiguo de YPF, conducida por Miguel Galuccio, “es favorecida como empresa con trato preferencial pero rinde cuentas a una comisión de inversionistas, la mesa chica de una Sociedad Anónima”.

Raúl Dobrousin, diputado provincial de Neuquén por UP, dijo que “en más de 300 pozos hay un solo controlador” y que “esta ley es de negocios, no es una ley de hidrocarburos”.

En la última parte, Martín Carsione, de la Multisectorial Contra el Fracking, dijo que “Neuquén es un área de sacrificio. Necesitamos coordinar acciones a lo largo y ancho del país. Esta ley es una estafa al pueblo argentino”.

La audiencia contó con la presencia de referentes de la CTA, la FeTERA, organizaciones sociales y del sector energético, legisladores provinciales y de la Ciudad de Buenos Aires, como así también de referentes de Unidad Popular (UP), la organización convocante.

Entre otros, estuvieron Victor De Gennaro (Diputado y candidato a Presidente por UP); Claudio Lozano (Diputado UP); Antonio Riestra (Diputado UP); Graciela Villata (Diputada Frente Cívico Córdoba); José Rigane; Víctor Mendibil (co-Secretario de la Federación Judicial Argentina-CTA); Julio Fuentes (Secretario General de ATE); Hugo “Cachorro” Godoy (Secretario Adjunto de ATE y Presidente de UP en la provincia de Buenos Aires); Gabriel Martínez (Secretario de Organización de FeTERA); Integrantes del MORENO, entre ellos Gustavo Calleja y Hugo Palamidessi; Diego Di Rizio (OPSUR); investigadores de la Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas (FISyP); Pablo Bergel (Diputado de la Ciudad de Buenos Aires-Bloque Verde Alameda); Beverly Keene (integrante de Diálogo 2000 - Jubileo Sur); entre otros.

De Gennaro: "Se profundiza la matriz energética dependiente"

"En el día de ayer realizamos con los diputados nacionales Claudio Lozano y Antonio Riestra una Audiencia Pública por una “Nueva ley de hidrocarburos" en pos de brindar y abrir el debate junto a muchas organizaciones que trabajan sobre la temática, referentes históricos y especialistas en la materia.

El Bloque de Unidad Popular considera fundamental que todo el pueblo se entere de que el proyecto de ley que presentó el oficialismo no tiene como fin el desarrollo genuino de nuestra matriz energética y la diversificación de la misma, sino la profundización de una matriz dependiente con más contaminación y extranjerización de nuestro suelo.

En síntesis, el mercado y los capitales privados tendrán más control sobre nuestros recursos y el Estado poseerá cada vez menos herramientas e instancias de control. No sólo nos roban a todos los argentinos nuestros bienes, sino que hipotecan por más de 50 años el futuro de nuestros hijos y nietos.

Apostamos por una progresiva diversificación de la matriz energética y el autoabastecimiento de nuestro pueblo que sirva para una integración regional basada en políticas de acceso público y con criterios de sostenibilidad".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.