miércoles, 22 de octubre de 2014

Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (10): OMS suprime informe sobre cánceres y defectos de nacimiento en Irak

PROYECTO CENSURADO

Traducción: Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

En contradicción con su propio mandato, la Organización Mundial de la Salud (OMS) continúa suprimiendo pruebas destapada en Iraq sobre los efectos del uso militar estadounidense de uranio empobrecido (depleted uranium, DU) y otras armas que no sólo mataron a muchos civiles sino también causaron una epidemia de defectos de nacimiento y otros graves problemas de salud pública. Al rechazar la difusión de este informe, originalmente destinado al grueso público, la OMS oculta la responsabilidad del gobierno de Estados Unidos y, a la vez, protege eficazmente a sus fuerzas militares causantes de esta catástrofe de salud pública.

Un informe del Ministerio de Sanidad de Irak y de la OMS, que reporta cánceres y defectos de nacimiento, debió ser entregado al conocimiento público en noviembre de 2012, pero los funcionarios han retrasado indefinidamente la difusión del informe. A esta fecha, [13/09/2014] Denis Halliday escribió en Global Research que el reporte de la OMS permanece “clasificado”. Según la OMS, se ha retrasado la liberación del informe porque su análisis necesita ser evaluado por un “equipo de científicos independientes”.

El informe de Halliday comparó el casó irakí con la herencia de problemas de salud derivados del uso de Estados Unidos del Agente Orange en Vietnam. Mientras tanto, la realidad es que “Irak está envenenado”, escribió la doctora en medicina Mozhgan Savabieasfahani en ZNet.

Por ejemplo, la científica escribió: “Treinta y cinco millones de irakíes despiertan cada mañana a la pesadilla viva de los cánceres infantiles, de los cánceres adultos y de los defectos de nacimiento. Los cánceres familiares, los cánceres en racimo y los cánceres múltiples en el mismo individuo han llegado a ser frecuentes en Iraq. (1) ¿Por qué, entonces, la OMS rehúsa difundir su estudio? Una respuesta posible fue sugerida el 26 de mayo por The Guardian”. [2]

El diario británico divulgó este comentario reciente de Hans von Sponeck, ex secretario general auxiliar de Naciones Unidas: “El gobierno de Estados Unidos intentó prevenir a la OMS que en áreas bajo estudio de Irak meridional había utilizado uranio empobrecido causando daños serios de salud y peligros ambientales”.

La Dra. Mozhgan Savabieasfahani aboga apasionadamente por la difusión del informe de la OMS. Sólo en 1995, las sanciones de la ONU contra Irak devastaron la infraestructura de salud pública y probablemente dieron muerte a 576.000 niños, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. En ese estado vulnerable, Irak fue invadido.

El canal de noticias por cable MSNBC informó: "Entre 2002 y 2005, las fuerzas estadounidenses dispararon más de 6 mil millones de balas en Irak (algo así como 300.000 por cada persona asesinada). También lanzaron 2.000 a 4.000 toneladas de bombas sobre las ciudades irakíes, dejando atrás una extraña mezcla de contaminantes y metales tóxicos, incluyendo neurotoxinas de plomo y mercurio.

"Desde 2003, la salud de madre e hijo se deteriora aún más en Irak, cuyos indicadores de salud se encuentran ahora entre los más pobres del mundo. El estado actual de la salud materno-infantil se dañará aún más si el informe de la OMS sobre los defectos congénitos de nacimiento sigue siendo inaccesible para el público. El informe aclarará la magnitud y tendencia de los defectos congénitos en varias provincias iraquíes, identificará posibles factores de riesgo de estos defectos de nacimiento y evaluará la carga pública de estas condiciones en la nación irakí, escribió Savabieasfahani.

“La información contenida en el informe es esencial para diagnosticar la situación y establecer prioridades para la políticas de salud pública en Irak y en la región en general. La publicación inmediata de este informe será el primer paso para la movilización de los esfuerzos globales para proteger la salud pública de una mayor degradación en Irak y en la región. Una vez liberado, el informe permitirá colaborar a los investigadores, hacer las preguntas más relevantes y ser punta de lanza de la investigación para poner remedio a esta emergencia de salud”, escribió la Dra. Mozhgan Savabieasfahani, toxicólogo ambiental con sede en Michigan, autora de artículos y libros sobre contaminación y daño a la reproducción.

Fuentes:
- Denis Halliday, “WHO Refuses to Publish Report on Cancers and Birth Defects in Iraq Caused by Depleted Uranium Ammunition,” Global Research, September 13, 2013, http://www.globalresearch.ca/who-refuses-to-publish-report-on-cancers-and-birth-defects-in-iraq-caused-by-depleted-uranium-ammunition/5349556.
- Mozhgan Savabieasfahani, “What’s Delaying the WHO Report on Iraqi Birth Defects?” ZNet, June 12, 2013, http://zcomm.org/znetarticle/whats-delaying-the-who-report-on-iraqi-birth-defects-by-mozhgan-savabieasfahani.

Estudiante investigador:
- Jessica Clark (Sonoma State University)

Evaluador académico:
- Andy Lee Roth (Sonoma State University)

1) El artículo de Savabieasfahani en ZNet cita este estudio como prueba de la denuncia que “Iraq se envenena”: M. Al-Sabbak y otros, “Contaminación de metal y epidemia de defectos de nacimiento congénitos en ciudades iraqkíes”, Boletín de la contaminación del medio ambiente y Toxology 89, no. 5 (noviembre de 2012): 937-44; http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3464374/pdf/128_2012_Article_817.pdf.
2) El artículo del Guardian que citó Savabieasfahani fue escrito por John Pilger. Ver http://www.theguardian.com/commentisfree/2013/may/26/iraqis-cant-turn-backs-on-deadly-legacy.

Ver también:
- Hoy se publican las 25 noticias más censuradas en 2013-2014
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (02): Los gobiernos que más se benefician con ayuda de Estados Unidos practican la tortura
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (03): La gran prensa ignoró denuncia de WikiLeaks sobre el Tratado Trans-Pacífico (TTP)
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (04): Corporaciones proveedoras de Internet amenazan su neutralidad
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (05): Banqueros de Wall Street tienen apoyo pese a sus crímenes mayores
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (06): Estado profundo. “Gobierno sin referencias al consentimiento del gobernado”
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (07): FBI ignoró planes contra líderes Occupy mientras la NSA y el gran capital daban golpes a los disidentes
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (08): Grandes medios ignoran conexión entre clima extremo y calentamiento global
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (09): Hipocresía mediática de Estados Unidos en la cobertura de la crisis de Ucrania

Proyecto Censurado, Project Censored, Censored, Ernesto Carmona, Universidad Sonoma State, Sonoma State University, Peter Phillips, Estados Unidos, Censura, Medios de Comunicación

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina: La deuda, las deudas

Edgardo Logiudice (HERRAMIENTA.com.ar, especial para ARGENPRESS.info)

De esclavo a súbdito
de súbdito a ciudadano
de ciudadano a deudor
Ajo (María José Martín de Hoz)
Historia de la Humanidad

Preocupaciones

Dos parecen ser hoy las principales preocupaciones de las usinas ideológicas del pensamiento económico, político-económico, de los sectores dominantes. La desigualdad extrema y el funcionamiento de los mercados financieros. Dos caras o dos aspectos del capitalismo hegemonizado por el sector de las finanzas.

De los premios Nobel de la primera década de este siglo, también dos son los elegidos como portavoces por los grandes medios de difusión especializados en negocios y finanzas. Ellos llegan como voces de alerta frente a los límites escandalosos de la ortodoxia del llamado neoliberalismo. Ello les otorga cierto aire de progresismo que algunos sectores, particularmente los presuntos neo-keynesianos, se hallan dispuestos a comprar. La cerrazón de los grupos más conservadores, en especial en los Estados Unidos los republicanos, ayudan a abonar ese supuesto carácter.

Paul Krugman monta en el caballito de la desigualdad, de la extrema desigualdad. Claro es que no está sólo, lo acompañan nada menos que el FMI, con un informe de comienzos de año, y la calificadora de riesgos Standard & Poor’s, que se lució en su momento calificando como buenas las hipotecas basura, con otro del 5 de agosto.

Dos también son los peligros esenciales que alertan a los citados y a otros más. La gobernabilidad y la disminución del crecimiento. Dejemos por ahora la primera, que es bastante obvia.

Hay niños pobres que no pueden hacer uso de su talento. Esto “no sólo es injusto sino caro. La desigualdad extrema significa un desperdicio de recursos humanos”. Los programas de gobierno que hagan alguna redistribución pueden hacer las naciones más ricas “si reducen ese desperdicio”. Este es el argumento de Krugman: un poco de desigualdad es necesaria, demasiada es cara.

A Joseph Stiglitz no le es ajeno el tema de la desigualdad; este ex vicepresidente y economista jefe del Banco Mundial, escribió El precio de la desigualdad. Pero Stiglitz está empeñado en demostrar que el capitalismo no tiene leyes y que la desigualdad no es inherente al capitalismo, que sólo se trata de malas o buenas políticas. Por eso un fallo como el de Griessa “se torna en una amenaza para el funcionamiento de los mercados financieros internacionales”. Porque “alienta la usura”, es decir el exceso. Para salvar a los “mercados financieros”, es decir a los prestamistas, no hay que excederse en los intereses.

En suma, la desigualdad no debe ser tanta que no sólo haga peligrar la dominación, sino que no desperdicie a quienes todavía se les puede hacer producir riqueza. Los demás pueden ser desechados. Y, dado que el capitalismo no tiene leyes y la desigualdad no le es inherente, ésta no tiene nada que ver con la apropiación de la riqueza para lo que son necesarios los mercados financieros.

Para resguardar entonces estos mercados es necesario preservar la existencia de deudores, es decir clientes que compren dinero, de los que al por mayor los más importantes son los estados que generan lo que se llama “deuda soberana”. Para que éstos sigan existiendo es conveniente no acogotarlos, de allí que dice Stiglitz que hay que respetar “un principio básico del capitalismo moderno: los deudores insolventes necesitan un nuevo comienzo” (El País, 24/08/14).

Desde ese lugar lidera una lista de economistas asesores de negocios y finanzas que solicitan a la ONU se tomen recaudos para la restructuración de las deudas soberanas.

Y en el mismo rumbo, la Asociación Internacional de Mercados de Capitales, que nuclea a 450 bancos e inversores globales, propone que en caso de quiebra de un Estado es suficiente que éste se rinda ante el 75% de los bonistas y, en ese caso, la minoría se tiene que aguantar el acuerdo, las condiciones de la rendición.

Para que todos cobren y el deudor insolvente tenga un nuevo comienzo: siga endeudándose para pagar.

Los deudores somos nosotros, los griegos, los españoles, los portugueses… en el mundo de la deuda y de las deudas.

El préstamo y los deudores. Capitalismo de crédito

Pagad a todos lo que debéis...
Pablo, Romanos 13, 7

La deuda aparece cuando su pago no parece posible. Mientras tanto convivimos natural e irreflexivamente con ella y con ellas. Con ella, cuando se trata de la llamada deuda soberana, la deuda asumida por los gobernantes en nombre de un Estado, con ellas cuando se trata de las que reconocemos individualmente. En ambos casos resultan de un préstamo, un anticipo, reductible siempre a dinero, que otorga quien lo posee a quien promete reembolsarlo a cambio de un precio. Se trata del préstamo a interés. Una relación social que constituye a algunos individuos en acreedores y a otros en deudores. Una relación entre poseedores de dinero y desposeídos de él, donde el poseedor dispone del dinero como de cualquier mercancía, y la vende.

El préstamo es la venta de una mercancía que se llama dinero, cuyo precio es su valor que incluye un interés, que es la ganancia. Es una venta temporaria, tiene un plazo, y es condicional ya que lo prestado se debe devolver. Parecido a un alquiler pero que, a diferencia de éste, donde si lo alquilado se destruye no se puede devolver, dado que el dinero no huele, siempre puede ser reemplazado por una suma igual y, por lo tanto, siempre puede y debe ser devuelto. Tomo III de El capital.

El préstamo funciona siempre como un anticipo fundado en la confianza en esa devolución. Una confianza desconfiada, dado que el grado de confianza determina la razón, el porcentaje de interés. Confianza que miden las calificadoras de riesgo, que son empleadas de los acreedores desconfiados.

Pero confianza al fin porque uno sólo es el que pone, no hay intercambio, de parte del deudor sólo hay una promesa, escrita pero promesa. El acreedor confía en las virtudes personales del deudor. Por eso se habla de honra.

El negocio del prestamista está en que siempre haya hombres honrados que le estén debiendo. Que existan siempre los que necesitan anticipos.

Estos hombres honrados son los deudores, individuales o colectivos, cuyo cometido es pagar. Una forma de subjetividad, por lo visto, muy generalizada. Vivir para pagar. El homo debitor.

Servidumbre de la deuda es la paráfrasis de servidumbre de la gleba, que acuña David Harvey, y no parece exagerada, para referirse a la dependencia de la vida de los hombres de la inversión de los flujos literalmente vitales de capital-dinero.

Dinero que, para seguir siendo capital, debe generar deudores que produzcan ganancias aunque sea fabricando propietarios que compren sin dinero propio. Consumidores a crédito.

Propietarios del humo, porque no se puede ser propietario de lo que se agota en el consumo y no se es propietario más que en los papeles de aquello que se debe. Ilusión que se acaba cuando no se paga el préstamo. Consumir significa, dice Marc Augé, el deber de endeudarse.

Deber de endeudarse, servidumbre de la deuda.

Fábrica del hombre endeudado, dice Maurizio Lazzarato, de esta “economía de la deuda”, de este capitalismo financiero o de este capitalismo post-fordista hegemonizado por el capital financiero. Capitalismo de crédito, creo que podríamos decir.

La producción del deudor

“Decime, Rengo, ¿tiene sentido esta vida?
Trabajamos para comer y comemos para trabajar”.
Roberto Arlt, El juguete rabioso (1925)

Hasta que Henry Ford encuentra la fórmula de producir consumidores los productores asalariados nacían deudores.

Una desigualdad originaria, la desposesión de las condiciones de vida, de los medios de subsistencia, acompaña la desposesión de los medios de producción y obliga a los desposeídos a trabajar. Los medios de subsistencia residen en la forma de capital variable, el destinado para el pago de salarios, en manos del capitalista industrial. Con él paga la capacidad laboral. Al pagarla en dinero la clase capitalista industrial otorga la forma de intercambio al acto de alimentar a los portadores de la capacidad laboral que necesita volcar a la producción. Como se alimenta a los chanchos para que produzcan chanchitos, pero en dinero, el salario.

Se convierte así el trabajo en una mercancía y al obrero en su propietario.

Adquiere la capacidad o fuerza de trabajo suficiente y necesaria que sea rentable conforme a su capacidad de producción y el mercado. Ni más ni menos. De modo que la clase de los capitalistas industriales, en cuyas manos se halla en forma dinero las condiciones de vida y subsistencia de los poseedores de la fuerza laboral, alimentará solo a aquéllos que les sean necesarios. Para conservar esa capacidad, pero también para reproducirla. De manera que el salario contendrá el equivalente a los gastos de reproducción, es decir los futuros asalariados. Esto significa que el capitalista industrial anticipa en forma dinero los medios de subsistencia de la prole asalariada. Prole que, entonces, nace con una deuda que pagará obligatoriamente trabajando. Marx, Borradores1857-58, Cuaderno VI, La pequeña circulación.

Con el capitalismo industrial, la renovación de los ciclos y la consiguiente acumulación, los productos deben realizar su valor en el mercado. El crecimiento depende, sobre todo, de la demanda, es decir del consumo. Henry Ford encuentra la fórmula: altos salarios y venta en cuotas. Es necesario generar consumidores: publicidad para fabricar nuevas necesidades y préstamo para el consumo.

Ahora el deudor producido está forzado a consumir, si no lo hace queda excluido y es el consumidor el que nace deudor.

A la deuda básica originaria se agregan, superponen y subordinan otras deudas originadas en otras necesidades, genuinas o ficticias, pero que sin duda transforman las condiciones de vida. Productos de confort a los que, en la época de Marx, los productores sólo accedían en momentos de auge económico, como artículos de lujo, pasan a ser de consumo generalizado.

En principio sólo cambia el contenido material de las condiciones de vida conforme a los nuevos resultados de la producción. Pero la transformación sustancial estriba en que el préstamo para el consumo, creciente con la aparición masiva en los años ochenta de la tarjeta de crédito, es otro anticipo que se agrega por fuera del pago del salario o cualquiera de sus formas sustitutas. Anticipo que también deberá saldarse con trabajo futuro del propio productor deudor.

Claro es que estos anticipos no aparecen como tales. En la caja del supermercado, en el cajero automático o en la compra on line, lo que aparecen son respuestas casi automáticas a requerimientos informáticos. Gestos corporales que conforman algo parecido a aquello que Bourdieu llamaba creencias irreflexivas, no cognitivas. Estos préstamos en los cuales y por los cuales respiramos no requieren de la presencia del usurero ni de la visita al montepío.

Estos automatismos constituyen nuestra nueva subjetividad adecuada a los mecanismos de funcionamiento del sistema. Mecanismo de disciplinamiento ya no sólo en el trabajo sino en el consumo. La bancarización de los salarios y nuevas formas de remuneración no son sólo una cuestión de innovación técnica ni un negocio de encaje y comisiones de los bancos, tiene un efecto ideológico de ocultamiento. Entre otras cosas oculta las estrategias de dominación y desposesión del capitalismo financiero a través del consumo. Del que derivan las deudas.

Este nuevo anticipo señala un mayor endeudamiento y devela, a pesar de la posesión precaria de mayores bienes, servicios e ingresos, una mayor desigualdad. Una tasa creciente de la desigualdad que tanto alarma. Este endeudamiento amplía la famosa brecha empírica, pero sobre todo evidencia la consolidación de las posiciones entre quienes poseen el poder de disposición de las condiciones de vida y los desposeídos, paradójicamente, por el consumo. El consumo es un medio para fabricar deudores.

Y excluidos.

En el funcionamiento del capitalismo financiero la expectativa de consumo, los potenciales clientes, que son potenciales deudores, tienen tanto valor como los consumidores-deudores efectivos. La expectativa de la ganancia resultante se contabiliza como un activo inmaterial o intangible con un valor estimado. Como el valor de una cosecha futura que se negocia en la bolsa de Chicago.

Ese valor contable que forma parte del activo se convierte en un título que puede ser negociado, convertido en dinero líquido disponible. Esto significa que las ganancias no necesitan esperar a que el consumo sea efectivo y, por lo tanto, es posible retardar una nueva producción. Vale decir, que se pueden realizar ganancias reales sin necesidad de aumentar la masa de productores. Es la célebre distancia entre las llamadas economías reales y las ficticias. Y, como recuerda Harvey, los inversores dirigen siempre su mirada a la rentabilidad.

Pero de ello resulta que muchos productores quedan excluidos y, de este modo, no tendrán a su alcance ni las mínimas condiciones de vida, nos les llegan los flujos vitales. Son los muertos de hambre que no tienen donde caerse muertos, literalmente. Son los que no pueden cumplir su deber de deudores, como dice Augé.

Y los buenos deudores serán consumidores forzosos y más intensivos mediante varios expedientes. Expedientes que significan formas de control y disciplinamiento. Nuevas formas que ya no son sólo las que describió Foucault en los comienzos de la revolución pasiva neo-liberal.

Las innovaciones

Las innovaciones aparecen como el motor del capitalismo. Parece verdad que los productos son asiento de mayor valor merced a las innovaciones, es decir al contenido creciente del componente inteligente que soportan. Pero estas innovaciones no sólo se valorizan por el agregado tecnológico intangible. Su valor queda determinado también por las expectativas de ganancia o de plusvalía, de acuerdo a la jerga contable de los bienes inmateriales. El simple anuncio de un proyecto de innovación genera un aumento de precios de las acciones de una empresa realizable inmediatamente en el mercado de valores, independientemente de la materialización efectiva del nuevo producto. Por lo tanto las innovaciones no se dirigen tanto a la mejora del producto cuanto a su papel de medio financiero.

Pero el consumidor queda atado a la innovación. La rápida obsolescencia de los productos que no admiten reparaciones, de soportes que no admiten nuevos programas. Se trata de la estrategia de la obsolescencia programada.

Queda atado por tanto a nuevos anticipos, una especie de Sísifo post-fordista. Sujeto de un futuro sólo repetitivo de un nuevo presente. En el que queda preso, controlado. Alienado.

Esto significa una destrucción acelerada del producto del trabajo humano y una explotación incontrolada de las materias naturales, a la vez de la creación de vaciaderos de desechos contaminantes. Pero esta aceleración de la producción en nombre del progreso es, desde el punto de vista de los capitales, el acortamiento de los ciclos de rotación con la misma cantidad de consumidores, atados a las innovaciones.

Consumidor cautivo, es decir deudor cautivo, forzoso. A lo que se puede agregar un ejército de reserva de consumidores, formado por aquéllos no totalmente desechables que Krugman quiere recuperar, para el caso de que sean necesarios. Consumidor-deudor virtual que, sin embargo, valoriza la cartera capitalizándose como un activo intangible, palanca de nuevos anticipos, bases de las famosas burbujas.

Varias son las formas de atar al deudor, también como trabajador. Como negocio a dos puntas. Los servicios, cuyo peso económico es cada vez mayor y sobre cuyos agentes hace ya tiempo Harvey llamaba la atención, son asiento de nuevas formas de explotación. Sobre ellos se genera una nueva subjetividad. Son los franquiciados, emprendedores. Cuya remuneración aparece como la renta de un capital, muchas veces anticipados por le marca franquiciadora. Lo que sitúa al franquiciado en esa “clase media” de la cual se forma parte, según la CEPAL, cuando los ingresos están entre los 4 y los 10 dólares diarios.

En realidad el franquiciado está pagando el valor intangible de la marca, que supone potenciales clientes. Pero a la vez, al incorporarse a la cadena está incrementando el valor de la marca que él paga. Es decir paga lo que contribuye a crear lo que, a la vez, sirve a los grupos titulares de la marca para apalancar nuevos negocios.

Como se ve la base es un préstamo, pero el deudor no aparece como tal, sino como un pequeño capitalista. A esto se ha llamado “desproletarización”. Trátase, como se ve, de una nueva forma de alienación, más que del trabajo, de la deuda.

Aumento de la rentabilidad, mayores capitales disponibles que, sin necesidad de ser reinvertidos en la producción, buscan salida en la especulación. Aumento de las deudas en las que se asientan los movimientos especulativos, dadas las expectativas de ganancias. Así crece la brecha, es decir la desigualdad. A pesar del acceso a bienes y servicios que conforma a los atados al consumo como lo que ha sido llamado clase cuasi media.

Esto es lo que abruma a ciertos economistas de la CEPAL que observan que a pesar de haber descendido, conforme a sus mediciones, los niveles de pobreza, aumenta escandalosamente la desigualdad.

Además, asegurada de este modo la rentabilidad, se hacen innecesarios más consumidores y, por lo tanto, trabajadores. Con lo cual los niveles de desocupación se hacen crónicos, la flexibilidad de los “ejércitos de reserva” cada vez más reducida, lo que es lo mismo que decir que la exclusión es crónica. Eufemísticamente desocupación estructural, lo que no significa más que exclusión sistémica.

La producción del deudor no parece ser sino la producción de la desigualdad y la exclusión por el capitalismo bajo la hegemonía del sector financiero.

“La deuda”

El llamado neoliberalismo, es decir la forma política de la culminación de la dominación del capitalismo financiero, entre todas sus políticas privatizadoras emprendió la que quizá haya sido la atribución mayor de la soberanía estatal. La creación y gobierno de la moneda que caracterizó al Estado-Nación.

El ya clásico gambito de Soros que, en 1992, forzó la devaluación nada menos que de la libra esterlina, puso en evidencia el dominio de la moneda-crédito.

Moneda-deuda, dicen algunos. Los bancos centrales están condicionados por la liquidez del sector financiero. Es decir, dependen de esa cuasi-moneda que son los bonos, títulos de deudas, que se negocian secando o licuando la plaza, sin proporción con la moneda soberana. La clásica “independencia” de los bancos centrales depende del mercado de capitales.

El papel de la deuda pública en las decisiones políticas no es nuevo, como tampoco lo es que, en definitiva, se trata de lo único íntegramente socializado, como decía irónicamente Marx. Sólo que ahora, lo soberano ya no es la emisión de la moneda y la fijación de su valor, sino las deudas resultantes de los préstamos que asumen los gobernantes en nombre del Estado, del que en última instancia sus ciudadanos son, somos, garantes. Es decir, deudores.

Los gobiernos emiten moneda en base a la emisión de deudas, de donde la moneda depende de la deuda. Es decir de los préstamos que otorgan los bonistas congregados en los grandes grupos financieros. Grupos que fijan las condiciones, sin condicionamientos. A la sombra de los bancos aparentemente regulados, pero a los que nadie tiene interés en regular. Tampoco los gobiernos porque son alimentados por ellos.

La celada es el crecimiento. La consigna es la competitividad para el acceso al crédito.

Los modelos son las llamadas economías emergentes. Para “atraer” capitales asegurar rentabilidad. Para asegurar rentabilidad mano de obra barata y baja carga fiscal. Baja carga fiscal se traduce en menos gasto social, menos sanidad, menos educación, menos seguridad social. En suma, precarización y degradación de trabajadores. Rentabilidad para los inversores globales que se traduce en valorización de sus acciones y, por lo tanto, nuevos negocios financieros.

A pesar de cierta ralentización las tasas de crecimiento son aun elevadas con fuertes alzas del PBI. Alzas que se apoyan en los commodities. Es decir productos del extractivismo y la expoliación de la tierra cultivable cuyo destino son los mercados de futuros y derivados. Es decir, la industria financiera.

No es para extrañarse, entonces, que el crecimiento sea acompañado por la desigualdad creciente que preocupa a célebres economistas de la CEPAL. Ni que continuemos en estado de “inseguridad alimentaria”, según el eufemismo de la FAO. Con 842 millones de desnutridos, 1.300 millones en extrema pobreza y 2.500 millones que hacen sus necesidades al aire libre.

Acceder al crédito, atraer capitales, no significa más que embarcarse en más deudas, condicionadas siempre por los prestamistas. No sujetos a más control que los propios de sus alianzas, sus fusiones, sus absorciones y sus guerras. Distinguir entre buitres y palomos es, cuanto menos, ingenuo. Si no hipócrita.

Para preservar el negocio, como postula Sitgliz, hace tiempo que se vienen intentando los acuerdos de Basilea.

Las innovaciones exceden el ámbito de la producción. Hay también innovaciones financieras. Se trata de la creación de figuras jurídico-negociales acordadas privadamente entre grupos de negocios no sujetas a regulación legal.

Estos negocios operan a la “sombra” de los bancos.

La globalización o transnacionalización de las empresas requiere grandes capitales y suficiente liquidez para realizar las transacciones que la globalización implica.

En principio son los bancos, con su capital propio o sus disponibilidades de depósitos quienes pueden proveerlos, además de las bolsas de títulos y acciones.

Pero estas distintas innovaciones financieras son transacciones en la que se adjudica valor a bienes intangibles que pueden avalar préstamos, depósitos o aportes. Atraer dinero líquido disponible, inversores. No sólo por medio de los bancos sino por entidades financieras no bancarias, los fondos de inversión. Pero los bancos, los grandes bancos (Too big to fail) administran esos fondos, aunque no figuren en sus balances. Esa administración no sólo genera comisiones y ganancias sino que sirve para avalar otras operaciones del banco. Todo eso se hace a su sombra, porque esa actividad no está regulada. Los bancos, por lo general tienen ciertas regulaciones. Por ejemplo un capital mínimo y, generalmente, en una determinada proporción a sus operaciones e inversiones en activos fijos o de determinada calidad.

La proliferación de estas modalidades y los riesgos implícitos que pusieron de manifiesto las crisis financieras impulsaron ese furor por la estabilidad. De allí resultaron los acuerdos de Basilea entre los Bancos Centrales de Alemania, España, los Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Luxemburgo, Holanda, el Reino Unido, Suecia, Suiza, Bélgica y Canadá. El fin declarado fue regular la actividad financiera.

Se trata de recomendaciones para tratar de achicar el riesgo sin que se escapen los inversores ni mermen las utilidades. Están a cargo del Comité de Basilea, el Comité de Supervisión Bancaria.

En estas innovaciones financieras los protagonistas son bienes intangibles. Por lo tanto difíciles de evaluar. Pero estos bienes se titulizan, es decir se convierten en títulos de crédito, como si fuese un pagaré, como garantía a un inversor. Se trata de endeudamiento con la expectativa de realizar negocios que presuntamente dejarán ganancias.

La tendencia de los bancos es a titulizar cualquier expectativa de ganancia y a sobrevalorar esos títulos. Ello genera el riesgo de que al momento de hacerse efectivo el crédito, es decir de pagar la deuda, el valor no sea el esperado o no tenga ningún valor.

Las presuntas regulaciones pretenden evitar esas sobrevaloraciones o sugerir reservas suficientes para hacer frente al riesgo, capitales mínimos, etcétera. Pero el negocio de los bancos (y de cualquier grupo financiero) es hacer plata con la plata de otros. De este modo el regulador que supervisa tiene el límite de que el negocio deje de funcionar. Para ello se asesora o con los mismos bancos interesados o con las famosas agencias calificadoras de riesgos, cuyos sistemas y modelos de evaluación no difieren del de las propias entidades y, además, viven de los fondos de esas empresas.

El Comité de Basilea viene dando recomendaciones desde 1974, hace ya entonces 40 años.

En la última actualización de 2013 el Comité dice que las recomendaciones se están revisando en un período de observación para hacer frente a consecuencias no deseadas y que esperan obtener algún estándar mínimo de regulación para el año 2018.

Este es el universo de la economía de la deuda, del capitalismo de crédito. La fábrica del hombre endeudado. Los mercados financieros que los Nobel quieren preservar.

El fetichismo del dinero

Es en el capital a interés donde la relación de capital cobra su forma […] más fetichista.
Marx, El capital.

El capitalismo reproduce y amplía la desigualdad originaria.

El capital financiero no es dinero, es la concentración de la propiedad privada del trabajo social en forma de dinero. Dinero que, para seguir siendo capital, vale decir acrecentarse, necesita venderse como cualquier mercancía. Y cobrarse.

Los intereses que pagamos no son más que trabajo social. Trabajo social es el ajuste: más impuestos menos salarios. Desposesión de un lado, concentración del otro. Pagar significa mayor desigualdad.

En el préstamo a interés parece que es el propio dinero que produce dinero. Eso es el fetichismo del dinero que denunciara Marx. Así se le aparece al inversor y por eso reclama su interés como un derecho. Pero, por eso mismo, no vale demonizar el dinero. Sería una réplica especular de la misma fetichización. La cuestión no está en él sino en las relaciones que oculta y, hoy, la relación social hegemónica es el préstamo a interés. Callarlo es complicidad o, al menos, resignación. Resignarse a la condición de dominado. En estos registros parecen moverse los gobiernos, los políticos profesionales y, desgraciadamente, muchos intelectuales.

No cabe frente a esto una actitud soberbia, sólo la modestia de reconocer que estas cuestiones merecen ser atendidas y estudiadas, como reconoce Augé.

Alguna vez el viejo Marx fue joven, un joven estudioso, intuitivo e inconforme. Rebelde.

Por 1844 escribió a mano algunos textos conocidos como tales, Manuscritos. Entre ellos uno con el título de “Crédito y banca” que, al menos que yo sepa, no está traducido al castellano y que, me parece, viene al caso.

“El crédito es el juicio que la economía política tiene sobre la moralidad de un hombre”.

En el crédito “un hombre reconoce a otro por el hecho de que le adelante valores. En el mejor de los casos…cuando [el prestamista] no es usurero, señala su confianza en su prójimo al no considerarle un bribón, sino como un hombre ‘bueno’. Por ‘bueno’, el acreedor, como Shylok, entiende solvente”.

“Vemos que la vida de un pobre, sus talentos y su actividad son, a los ojos del rico, una garantía de reembolso de lo prestado: dicho de otra manera, todas las virtudes sociales del pobre, el contenido de su actividad social, su existencia misma, representa para el rico el reembolso de su capital y de sus intereses. La muerte del pobre es, por lo tanto el peor accidente para el acreedor. Es la muerte del capital y los intereses”.

A aquél joven no le dieron el Nobel de Economía. Stiglitz dice que la muerte del deudor “se torna en una amenaza para el funcionamiento de los mercados financieros internacionales”. Por eso -dice- Griessa “desafía un principio básico del capitalismo moderno: los deudores insolventes necesitan un nuevo comienzo”.

Los acreedores necesitan deudores vivos, es un principio básico del capitalismo moderno.

La muerte del deudor es la muerte del capital y los intereses. Nos quieren buenos, es decir sometidos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina: “Guarda que viene el chino”

OPSUR

Lucha por la tierra en tiempos de fracking y propietarios fantasmas.

Desde sus orígenes la Central de Trabajadores Argentinos se ha involucrado en demandas que exceden el marco de lo estrictamente laboral, en el caso de la provincia de Neuquén, desde siempre ha estado vinculada a los reclamos del Pueblo Mapuche como así también a los de las familias campesinas o crianceras. Justamente a partir de una serie de denuncias formuladas por la central obrera tomaron estado público los atropellos sufridos por la familia Muñoz, en Aguada del Chañar, en cuyo campo la empresa Gas y Petróleo de Neuquén (GyP), controlada por la provincia, explota hidrocarburos no convencionales asociada a la brasileña Petrobras. César Sagredo y Diego Urretabizkaya, secretarios de Interior y de Comunicación, respectivamente, dialogaron con el OPSur sobre las problemáticas de tierras en la provincia, las tensiones que profundiza el efecto Vaca Muerta y las estrategias desplegadas por las empresas al abordar a las comunidades mapuche y familias campesinas.


Foto: Multisectorial contra la Hidrofractura de Neuquén

-¿Cómo empieza el trabajo de la CTA con los crianceros?

CS: En realidad llegan por los propios trabajadores estatales, al ser hijo de crianceros los trabajadores municipales de la zona norte de la provincia, como Andacollo, Varvarco, Huinganco. La gran mayoría de los pibes que no se quedan en el campo terminan siendo o trabajadores municipales o del Estado, fundamentalmente, agentes sanitarios.

Nosotros los primeros trabajos los hacemos con compañeros de Los Miches, de las comunidades, los Antiñir, los Pirquiñán; fundamentalmente con Hilda Antiñir, que era agente sanitaria. Ella por el ’90 nos pide que le demos una mano porque iban a ir los de [la Dirección de] Tierras a delimitarle unos campos.

DU: César te lo cuenta desde Neuquén, de la época de la que él habla yo estaba en San Martín de los Andes, y en la Central desde siempre, y antes de la Central era ATE [Asociación de Trabajadores del Estado]. No tienen dónde cuernos ir y como César dice, o es pariente o conoce a alguno o teníamos afinidad o trabajo en común, como es en el caso del sur, no con crianceros sino con las comunidades, con la Confederación Mapuche, que es otra cosa. Ellos tienen su orgánica y siempre lo que precisaban de nosotros era banca. Nosotros íbamos a un conflicto de ellos, que ellos resolvían quién, en qué momento y cómo lo cerraban. En cambio, con lo de los crianceros, es totalmente inorgánico, es gente que de un día para el otro la desesperación los llevó, porque le alambraron el campo, que los echaron o esto que pasa ahora con las petroleras, que se le empiezan a morir todos los animales, le baja el nivel de parición, se les ensucia la pastura.

-¿Las problemáticas fueron variando o siguen siendo básicamente las mismas?

CS: Hasta el 2009 siempre fueron los mismos, a partir de ahí aparece como una nueva etapa, la cuestión del petróleo. Ahora tiene que ver con familias que se fueron a la veranada y cuando vuelven a su invernada tienen pozos de petróleo. En Rincón de las Cenizas o en Chihuidos se van hacia el norte, a la cordillera de arriba, y cuando vienen tienen las camionetas petroleras y un pozo adentro. Un pozo tarda 25 días [en perforarlo la empresa]. Tienen los estudios hechos y, cuando te querés acordar, encontraste a Total o cualquiera de las empresas.

DU: En principio eran estancieros, después hubo una época, en los ’90, de extranjerización, que vendían estancias y tierras a lo tonto, y siempre terminaban cagando a la gente que vivía adentro. Y, en los últimos años, la cuestión del petróleo. Pero son todos medios parecidos en cuanto a los trámites que en su momento hicieron, los papeles que tenían, los papeles que se perdían en Tierras, la dificultad del trámite para una persona del campo que no tiene idea de qué es lo que tiene que hacer, ni conoce Neuquén, ni sabe, llegada a Neuquén, a dónde tiene que ir, ni a quién le tiene que reclamar, ni cuál es el papel que tiene que hacer, ni en su vida vio un abogado, salvo cuando le fueron a decir que se tenía que mandar a mudar con toda la familia, o directamente le ponían un alambrado.


Foto: Multisectorial contra la Hidrofractura de Neuquén

-En una entrevista que hicimos nos decían que el 80% de los crianceros no tiene el título sino diferentes tipos de tenencia.

DU: La Provincia ha hecho mucha pompa en los últimos años de que se han entregado más títulos que nunca, lo cual no nos consta y es un número que no tenemos, difícil de verificar. Se nota que [el Gobierno] ha tenido alguna presión sobre el tema porque en los últimos dos, tres años, cada vez que difunde su plan de obra, sus logros, en época de campaña, pone como importante la entrega de títulos de tierras.

CS: Lo de la titulación de la tierra es un cuento del gobierno. En realidad cuando ponen que van a entregar 30 o 40 títulos, son los terrenos fiscales que hay en el pueblo, no tiene que ver con la tierra de los viejos, a no ser un lugar alejado del petróleo. En esta etapa, este gobierno, lo que ha hecho es decirle al criancero que tiene 5 mil hectáreas: “Vamos a hacer una cosa, para que tengas el título de propiedad rápidamente, hagamos una mensura de 100 has y te doy el título de propiedad, y un permiso de pastoreo por las otras 4900”. Después de 50 años, que a un tipo que ocupa 5000 hectáreas le digan eso, es una sinvergüenzura del Gobierno.

-Con la llegada de las petroleras y, sobre todo, con el boom de Vaca Muerta, ¿cuáles son las principales problemáticas que emergen?

CS: Teófilo Muñoz y Enrique Muñoz son de Aguada del Chañar, que es donde el gobierno le cambia el nombre al área por Aguada Federal y hace el primer pozo de GyP. Estamos hablando de que vamos por la ruta vieja a Rincón de los Sauces, de El Chañar te tenés que mandar 60 km y 15 para adentro, para llegar a lo de los Muñoz… Desde que se cambió la ruta nunca llegó nadie, si iba alguno, era un pariente. El viejo jugaba con los hijos a adivinar qué auto era por el ruido del motor, hoy le entran un promedio de 100 vehículos por día.

Ellos dicen que le dan más de comer al zorro que a nadie, porque como se le espantan las chivas [por el tránsito]. La chiva es delicada, necesita la mayor de las tranquilidades para la parición, para que se quede, porque si no se espanta y deja la cría sola.

-Es una problemática que se da en la zona Centro con la explotación convencional

DU: Pero exacerbada porque el fracking requiere mucho más de todo. Ahí volvemos a una de las primeras cosas que ustedes planteaban… ¿qué hacen? ¿Cómo reconvierten a toda esa gente? Que podrían hacerlo y el monto total sería ínfimo. Decís: “Esta familia no va a tener más animales, le damos que administren la cantera, como es el caso de los Muñoz”, pero no, no le dan nada, ni le dejan vender tortas fritas.

CS: Cuando viene Enrique Muñoz lo primero que me dice: “Sabe qué, no me dejan ni vender tortas fritas” [a los trabajadores petroleros]. Y ahí me pasa a contar: “Mi papá tiene 13 pozos de petróleo, pero llegamos a 20 pozos de petróleo [contando los campos da toda la familia]. GyP nos quiere sacar a empujones de acá”.

Ahí los milicos están al servicio de GyP. GyP le dice: “Andá a sacármelos a empujones”, y salen corriendo ellos a sacar a empujones a los viejos. GyP, si es paisano y lo puede desaparecer, mejor, es una empresa que maltrata a todos los crianceros.

-¿Ellos en qué situación están con la tenencia?

CS: Dicen que hay un chino, que vive en Estados Unidos, que es dueño de ese lugar, y hay un abogado que es el que teóricamente tiene el patrocinio de ese tipo en Neuquén. Al chino nunca lo han visto por ahí, pero siempre le han complicado la cosa diciendo: “Guarda que viene el chino”.



-¿Hay diferencia en cómo GyP se trata a las familias crianceras con respecto al resto de las operadoras?

DU: Siguen líneas distintas, todas las empresas grandes son internacionales que tienen los mismos quilombos en otros países y han aprendido, saben cómo afrontarlos y que no les conviene tener la prensa en contra. No les conviene el título: “el criancero vs la multinacional”, porque es muy fácil que la gente se ponga a favor del criancero. ¡A GyP no le importa! Y además hacen punta para mostrarles a los otros cómo tienen que negociar con esta gente y cómo se debe negociar con nosotros.

CS: Contaminan todos, en todo caso la diferencia es que Total o cualquiera de las empresas que anda dando vueltas, lo que hace es poner un negociador. A ese criancero le aparece un tipo que es bárbaro, que es un divino, que le va a plantear todo lo que le va a resolver…

-En muchos son mujeres las encargadas.

CS: La mayoría son mujeres. Shell, Total, manda mujeres de Recursos Humanos. En GyP los que aparecen son los encargados de turno, que les dicen: “¡Vos te tenés que ir a la mierda de acá porque vos no vivís acá!”. Y en realidad GyP hace 3 años que está en esa zona y en esa zona Muñoz va a cumplir 50 años.

-Nos decían que YPF también tiene un manejo similar al que describen de GyP.

CS: De maltrato, sí, sí. Vos lo ves al Pampa Hernández, en la zona de Añelo, le metieron la primera denuncia penal cuando cortamos y el viejo no quiere saber más nada. El Pampa Hernández es un escritor de música, un poeta. El tipo dice: “Quiero vivir acá, no quiero que me molesten, ni que me pasen acá 50 camionetas, pa’qué, si yo estoy bien”. Vos ves cómo vive y no entendés cómo YPF tiene 12 pozos de petróleo dentro de su campo y no lo llama ni siquiera a conversar.

DU: Las petroleras no estatales son voraces, por supuesto, pero tienen un trato distinto de intentar darle lo menos posible y quedarse con el resto; las estatales, GyP e YPF, maltratan.

CS: La sensación que me da es que el gobierno de Sapag está ganando muchísima guita con las empresas petroleras, en el sentido de que los tipos están cobrando algún canon por pozo de petróleo, por picada, por camino en las tierras fiscales. Porque a los viejos no les dan ninguna posibilidad de discutir, no le dan un sólo papel. Si los crianceros tuvieran una certificación de que está avanzada la adjudicación en venta de esa tierra fiscal que ocuparon toda la vida, las empresas les pagarían a ellos.

DU: Hemos visto muchos casos de esos dueños que aparecían de repente y cuando empezábamos a hurgar en los expedientes, había allegados al Gobierno, ex funcionarios, gente que ni siquiera está en el país, que cobraba la servidumbre; mientras los crianceros se desloman laburando para sacar cinco chivos más.


Foto: Multisectorial contra la Hidrofractura de Neuquén

-Este maltrato que señalan de GyP e YPF con los crianceros, ¿es producto de una concepción del Estado casi racista?

CS: A mí me da la sensación de que intentan que le salga lo más barato posible. Te puedo aporrear, te puedo decir: “Vos no te metés, vos no reclamás…”, y después te voy con alguna solución, te doy 3 mil pesos…

DU: El Estado está acostumbrado a hacer eso desde siempre, por eso la diferencia entre las multinacionales y las dos estatales… Las petroleras multinacionales le tienen miedo al quilombo que en algún momento le salga mucha plata, el Estado…

CS: Acá no he visto negociadores de YPF para resolver las cosas, creo que YPF prefiere pagarle al Gobierno de la Provincia por locación que pagarle a los crianceros por el lugar donde están. En esta zona irán a haber 4 mil, 5 mil pozos, una cantidad inmensa… “Mientras más tarde en pagarte, más barato me sale. A los viejos que haya que apretar, hay que apretarlos.”

En algún momento se tuvieron que hacer expertos en petróleo los abogados de Neuquén, porque están los que discuten en serio, por el tema de los crianceros, y están los que van: “Usted va a ganar tanto, yo te cobro tanto…”. También para el tipo que dice: “Viví durante cuarenta años y veo que voy a andar distinto…” Les pasó a algunos de las comunidades, la camioneta [que tienen ahora] parecen camiones de grande. Pasó eso… ¿Qué vas a decir vos…? ¿Qué tenés para decir…?

DU: Ahí está la discusión, ¿hasta dónde llegamos? El tema del petróleo en general, de la tierra en general, es amplísimo; visto desde cada sector es distinto: vas por todo, vas por guita, vas por la cuestión medioambiental, picoteás un poco en todas. En el caso de los crianceros es la subsistencia y que se queden en el lugar. Si estás acá, la podrás pelear dentro de unos años, si no estás, se terminó. Hasta ahí, en los casos que intervinimos, ganamos.



La entrevista forma parte de la cobertura Añelo corazón de Vaca Muerta, que tuvo financiamiento de FRL con fondos del BMZ.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Soberanía energética: “Ley de Hidrocarburos beneficia al capital extranjero”

FETERA - ACTA

Consultado por Prensa de FeTERA, el secretario General de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, cuestionó el proyecto de reforma de Ley de Hidrocarburos porque “entendemos que es para concederle al capital extranjero prácticamente todos los beneficios”. Al mismo tiempo, Micheli adelantó que “la CTA va a marchar al Congreso el próximo 29 de octubre cuando sea tratado el proyecto en la Cámara de Diputados”.

La reforma de la Ley de Hidrocarburos ya tuvo media sanción en el Senado y en los próximos días será tratada en la Cámara Baja. Micheli también expresó que “se van a otorgar concesiones por 30 o 40 años y va a haber varias prorrogas de 10 años más. Desde la CTA creemos que es la entrega total del patrimonio de los argentinos”, afirmó.

Micheli dijo que “YPF pasa a ser un socio menor de las grandes petroleras mundiales, como es el caso de Chevron”.

Y añadió: "Esta ley está lejos de resolver el tema de la soberanía de los hidrocarburos para los argentinos y de recuperar ciento por ciento la empresa nacional YPF”.

Desde FeTERA, la CTA Autónoma y la Multisectorial se viene trabajando para denunciar esta ley y, al mismo tiempo, luchar por la defensa de la soberanía energética y el derecho de nuestro pueblo a la energía.

En este sentido, impulsamos un “Escrache Virtual” a los diputados nacionales que votarán a favor de la ley. El escrache se realizará a través de las redes sociales como Face book, Twiter, por correo electrónico, por teléfono, etc. y se puede participar ingresando a http://www.yolosparo.org/

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El asesinato de Luciano Arruga: Crimen de Estado

Alejandro Teitelbaum (especial para ARGENPRESS.info)

Después de más de cinco años de búsqueda apareció el cadáver de Luciano Arruga enterrado como NN en el cementerio de la Chacarita de la Ciudad de Buenos Aires.

Su desaparición se produce en jurisdicción de la Provincia de Buenos Aires, después de las torturas comprobadas que sufrió en una seccional de Policía del lugar.

Ahora se pretende “explicar” -más bien disfrazar- su muerte como un accidente de la ruta. Y que su cadáver fue llevado a un hospital donde, según las versiones, no pudo ser identificado y fue entonces enterrado como NN.

Los hechos indican que la familia de Luciano denunció inmediatamente su desaparición, que se formaron expedientes donde intervinieron jueces y otros funcionarios , que debe suponerse que las autoridades del Hospital donde se llevó el cadáver de Luciano después del supuesto accidente cumplió con su obligación de informar a la policía, etc.

Pese a la denuncia inmediata de los familiares, a la intervención de funcionarios y autoridades de distintas jurisdicciones y a la notoriedad pública del caso, al parecer NADIE estableció el vínculo entre el cadáver llevado al Hospital y la desaparición de Luciano Arruga.

Y Luciano Arruga fue enterrado, sin más, como NN.

No hay que buscarle la quinta pata al gato. La intervención de diferentes organismos e instituciones oficiales, de magistrados y funcionarios en jurisdicciones diferentes, todos actuando con negligencia manifiesta para que no se esclareciera la suerte corrida por Luciano Arruga, no es una simple coincidencia:  demuestra la existencia de una coordinación a alto nivel de la represión y de la impunidad de la misma, muy similar a la existente durante la dictadura.

Y puede explicar por qué no se esclarecen otros casos de desapariciones “en democracia” como el de Jorge Julio López, desaparecido desde 2006.

El asesinato de Luciano Arruga, porque de eso se trata, y la ocultación de su cuerpo es un crimen de Estado y merece ser denunciado, como corresponde, a las instancias internacionales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La dictadura de Videla y los vínculos con la Corona española

MDZOL RADIO - MDZOL

Periodista español. Trabaja en el diario Publico.es. Autor de la investigación "Cómo mató Videla en Madrid". En diálogo con Marcelo Sisso en MDZ Radio.

El periodista del diario español Público.es, Danilo Albin, realizó una investigación donde reveló vínculos entre el Gobierno de facto de Argentina (1976-1983) con el Estado y la Corona española. La investigación señala que “el régimen argentino recibió el apoyo del Estado español para acceder a foros internacionales”.



Albin, realizó una serie de informes que fueron reflejados en el sitio web Público.es de España. Durante una entrevista con el programa ´Hacete Cargo´de MDZ Radio, Albin contó detalles de las relaciones, tanto comerciales, políticas y financieras, de la dictadura de Jorge Rafael Videla con el gobierno español de Rafael Suárez, y la corona, encabezada por el Rey Juan Carlos.

¿Cómo surge la idea de esta investigación y cómo acceden a estos datos tan valiosos?

- Llevo tiempo trabajando temas de la dictadura Argentina y principalmente la relación con España en aquellos años, sobretodo a partir de determinados archivos que fuimos localizando, tanto en Madrid como en Buenos Aires, que demostraban que había habido una colaboración estrecha entre los dos países. En España ya no estaba (Francisco) Franco, y había un gobierno que empezaba a caminar la transición. La sorpresa es cuando vemos que ese gobierno de transición y la Corona española -el rey Juan Carlos había asumido designado por Franco – realizan gestiones y llegan a acuerdos económicos muy importantes con la dictadura de Videla.

En referencia a los negocios económicos y financieros que llevaron adelante ambos países, ¿cómo se produce la operación?

- España lo hizo muy bien porque estableció un negocio que no sólo le permitía financiar a la dictadura Argentina sino que se garantizaba que parte de esa financiación iba a redituar en empresas públicas españolas, sobretodo a nivel de la industria de barcos que en aquella época de España era muy importante. Era un negocio redondo para el país, el dinero salía pero también volvía a entrar a España.

- En el medio aparecían las figuras de renombrados banqueros de la época, entre ellos el padre del recientemente fallecido Emilio Botín, presidente del Banco Santander.

- “Botín (padre) fue uno de los banqueros que actuó a favor de la dictadura Argentina y que facilitó todo tipo de acuerdos con el régimen de Videla”, sostuvo el investigador.

- Durante la investigación, el periodista español destaca “una reunión que estuvo documentada por los propios servicios argentinos de información” con autoridades españolas y el ex ministro de Economía argentino, José Alfredo Martínez De Hoz. El encuentro tuvo como eje “resolver asuntos pendientes entre ambos países”, entre los que se encontraba la devolución de filiales del Banco Santander que fueron expropiadas por el gobierno de Héctor Cámpora.

- “Asisten más de sesenta personas – la burguesía española de la época – que manejaban el dinero en el país. Se sientan con Martínez De Hoz y nacen acuerdos que se plasman sobre el papel a los pocos meses - diciembre de 1976 – cuando hay un nuevo encuentro con el ministro de economía argentino”, agregó el periodista español.

¿Cuánto era lo que España le prestaba en dinero a la Argentina?...que después Argentina devolvía con la compra de productos españoles...

- Los préstamos eran millonarios y se dividían en diferentes categorías. Había una parte de préstamos que eran destinados principalmente a la compra de material relacionado con la industria metalúrgica, y luego, otros destinados a las propias necesidades de la economía Argentina. Había préstamos de 500 millones de dólares.

¿Cómo ha caído las diferentes publicaciones en series en los lectores de Público.es y en España?

- Hay mucho asombro. Desde hace un tiempo la gente se viene cuestionando lo que fue la transición española y el papel que tuvieron los dirigentes de la época, pero esto ya ha sido un mazazo gordo. Es ver como personalidades que han sido homenajeadas hace poco como (el ex presidente de la transición) Adolfo Suárez permitieron que se firmasen estos tipos de acuerdo con un régimen genocida como el de Argentina.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Torturadores argentinos recibieron cursos en instituciones españolas

CASAPUEBLOS - AEDD - INDYMEDIA

La cooperación represiva entre la dictadura de Videla y el gobierno español.

El régimen de Videla y el gobierno de Suárez mantuvieron una activa colaboración a nivel represivo, según figura en varios archivos secretos de ambos países

El teniente argentino Antonio "Trueno" Pernías, actualmente preso en Buenos Aires por cometer crímenes de lesa humanidad, era un hombre de acción: por sus manos -y su sala de tortura- pasaron muchos hombres y mujeres que hoy siguen sin aparecer. Su compañero Enrique Scheller, alias "Pingüino", también fue señalado por algunos sobrevivientes como un sádico torturador. Entre 1978 y 1980, ambos individuos formaron parte de la embajada de Argentina en España, donde se dedicaron a perseguir y controlar al numeroso colectivo de refugiados argentinos que vivían en este país. A pesar de las denuncias que existían en su contra, el gobierno de Suárez les dio pasaportes y permitió que llevaran revólveres.

Sus nombres no son un caso aislado. Tal como confirman diversos documentos reservados en poder de Público, la delegación diplomática argentina fue utilizada como uno de los principales centros de operaciones de la dictadura en Europa, con una doble misión: controlar a los exiliados y contrarrestar las denuncias internacionales contra el régimen. Allí todos iban armados, gracias a las licencias que el gobierno de Adolfo Suárez concedía sin rechistar. Según consta en los archivos secretos, el embajador Leandro Enrique Anaya tenía permiso para utilizar una pistola Smith Wesson calibre 38. Su secretario, Jorge Vigano, disponía de un revólver Astra, mientras que el consejero económico y comercial, Carlos Vailati, portaba un modelo cobra del revólver Colt. Tampoco faltaba pólvora en el Consulado General de Madrid, donde su máximo responsable, Luis Vila Ayres, gozaba de un "permiso de portación de arma de defensa personal": una pistola Browning calibre 7,65.

Tras dotar de armamento a sus funcionarios, los militares argentinos montaron un servicio de espionaje con sede principal en la embajada de Madrid y sucursales en las oficinas consulares de Barcelona, Bilbao y Cádiz. En esta nutrida red no sólo participaron los funcionarios de las representaciones en España, sino que también tomaron parte los militares que eran enviados a este país bajo la excusa de realizar "cursos de formación" en instalaciones del ejército y la marina española.

Uno de los primeros en cumplir estas funciones fue el teniente coronel Antonio José Deimundo Piñeiro, quien durante el curso 1976-1977 asistió a la escuela del Estado Mayor del Ejército en Madrid. Ya fuese dentro o fuera del aula, Piñeiro tenía la autorización del gobierno español para portar un revolver calibre 38 "modelo detective" de la marca Colt y disponía de pasaporte oficial, al igual que su mujer y sus hijos. Al volver a Argentina en 1977, el experimentado militar se dedicó a coordinar la salvaje represión en la provincia de Misiones, al norte del país.

Intercambio represivo

Los documentos a los que ha accedido este periódico confirman que España y Argentina mantuvieron un estrecho intercambio de policías y militares para la realización de cursos oficiales. En el marco de esas relaciones, el 23 de septiembre de 1977 el Jefe de la Policía Federal Argentina -una de las fuerzas represivas que secuestraba, torturaba y asesinaba a los militantes antidictatoriales-, Edmundo René Ojeda, hizo llegar al gobierno de UCD el plan anual de becas de ese cuerpo. Por primera vez, la oferta de la dictadura de Videla incluía a miembros de la Guardia Civil y de la Policía.

El gobierno de Suárez no rechazaría la oferta del régimen argentino. El 25 de noviembre de 1977, el ministerio de Exteriores a cargo de Marcelino Oreja confirmó por medio de una carta que un oficial de la Guardia Civil y otro de la Policía Armada estudiarían en Argentina. En concreto, los efectivos elegidos realizarían el curso de Explosivos, que comenzaba el 23 de octubre de 1978 y tenía una duración de diez días, en los que sus asistentes recibirían capacitación sobre el "manipuleo, desarme y transporte de artefactos incendiarios y/o explosivos y la realización de pericias o informes judiciales".

En esas mismas fechas, La Moncloa respondió a la generosidad argentina con una propuesta muy especial a uno de sus marinos, el teniente de fragata Jorge Osvaldo Troitiño. De acuerdo a un documento confidencial de la Armada argentina, Troitiño había viajado a Europa para "prestar servicios en la Agregación Naval" de la embajada en Madrid, aunque utilizaría como camuflaje su participación en el curso de Estado Mayor en la Escuela de Guerra Naval. Gracias al correspondiente permiso otorgado por la Guardia Civil, podía llevar en la cintura un revólver Smith & Wesson calibre 38. El 6 de mayo de 1978, sus profesores españoles lo eligieron para que realizase una exposición sobre Argentina, de manera que pudiese explicar a sus camaradas las bondades del "régimen político" de Videla y su "desarrollo futuro".

Con ganas de aprender

Troitiño fue uno de los más activos "estudiantes" enviados por la dictadura a España, pero no el único. De acuerdo a los listados oficiales, 33 militares argentinos desfilaron por las dependencias militares de este país entre 1976 y 1983. Siete de ellos se apuntaron al curso de Estado Mayor de la Escuela Superior del Ejército, mientras que otros lo hicieron en la Escuela de Guerra Naval. Entre estos últimos se encontraba el marino Carlos José Pazo, uno de los torturadores que prestaba funciones en el campo de concentración de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), uno de los principales centros de exterminio del país.

Otro de sus compañeros de torturas, el teniente Néstor Savio, también fue premiado con un viaje a España para realizar el curso de Mando de Infantería de Marina en San Fernando (Cádiz), mientras que Ricardo César Araujo -un marino muy activo en la mal llamada "lucha antisubversiva"- consiguió que sus jefes de la Armada lo enviasen a Madrid "en comisión permanente" -lo que le dotaba de protección gubernamental- para acudir al curso sobre "Comando y Estado Mayor de Infantería de Marina".

De acuerdo a una nota confidencial del Estado Mayor de la Armada Argentina, Araujo debía permanecer en España entre agosto de 1980 y noviembre de 1981. En su legajo, sus jefes reconocían su "activa participación" en la "lucha contra la subversión" en Bahía Blanca, una ciudad situada a 600 kilómetros de Buenos Aires. Precisamente por eso, tres décadas más tarde un tribunal de esa localidad lo acusó de "haber formado parte del plan criminal, clandestino e ilegal implementado para secuestrar, torturar, asesinar y producir la desaparición de personas". Cuando viajó a España, Araujo ya cargaba en la espalda todos esos deleznables actos.

La escuela porteña

La participación de los 33 argentinos en cursos dictados por las Fuerzas Armadas fue correspondida por parte del gobierno de Suárez con el envío de 14 militares a Buenos Aires para que realizaran distintas asignaturas en dependencias del Ejército y la Marina. "Los cursos realizados por estos oficiales se efectúan en virtud de intercambios de alumnos y como consecuencia de acuerdos firmados en reciprocidad con países con los que se mantienen relaciones diplomáticas desde hace muchos años y que continúan en la actualidad", justificaba en 1998 el ministerio de Defensa español ante un requerimiento de información efectuado por el juez Baltasar Garzón, quien entonces trataba de investigar los crímenes de lesa humanidad en Argentina.

De acuerdo al listado proporcionado en aquel momento por Defensa, entre 1979 y 1983 ocho miembros del ejército español realizaron el curso de inteligencia ofrecido por la dictadura. Varios de ellos visitaron las instalaciones de la ESMA, el mismo recinto donde funcionaba el campo de concentración. El entonces comandante Cristóbal Gil y Gil admitiría este extremo frente a Garzón, ante quien tuvo que declarar el 16 de junio de 1998. De acuerdo a su testimonio en la Audiencia Nacional, Gil y Gil -que prestaba funciones en el SECID- había viajado a Buenos Aires en abril de 1981 para participar en un curso de "Estudios de Personal", dirigido al "aprendizaje de técnicas policiales de identificación de huellas y microfilmación de documentación, así como técnicas de modernización del Servicio de Inteligencia".

Al ser consultado sobre sus visitas a la ESMA, el militar aseguró que había estado allí en tres ocasiones. Cuando Garzón le preguntó por los nombres de sus anfitriones, respondió que no se acordaba de ninguno. Ante su falta de memoria, el juez le mostró varias fotos de los represores que se movían por ese centro, pero no sirvió de nada: su mente continuaba en blanco. Los abogados querellantes le preguntaron si había recibido instrucciones "sobre formas de combatir la subversión", a lo que Gil y Gil volvió a contestar con otra evasiva: "esas eran las técnicas conocidas en España y en cualquier otro país occidental".

El comandante del CESID tampoco estaba al corriente de la utilización de la ESMA como campo de concentración, un aspecto que había sido denunciado en varias ocasiones a nivel internacional por los organismos de derechos humanos. En su declaración, Gil y Gil alegó que ni siquiera sabía que en Argentina había desaparecidos. Como mucho, creía que allí existía un "enfrentamiento entre autoridades militares y grupos ideólogos dispares". El saldo fue de 30 mil personas asesinadas por el terrorismo de estado.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Córdoba: Encontraron restos humanos en el excampo de concentración La Perla

PRENSA RED

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) informó sobre el hallazgo de dos huesos humanos en la llamada zona de los hornos. Durante el juicio, algunos testigos declararon que los militantes secuestrados eran fusilados y enterrados en los alrededores. La justicia ya tomó cartas en el asunto.

Mientras se desarrollaba una nueva audiencia de la mega causa La Perla, en la sede de Tribunales Federales, se tomó conocimiento sobre el descubrimiento de restos óseos en la zona denominada los hornos en el predio del ex campo de concentración La Perla actual espacio de memoria.

Según datos aportados por los abogados de Hijos, Claudio Orosz y Lillan Luque, el Equipo Argentino de Antropología Forense (Eaaf) informó ante el Juzgado Federal N° 3 el hallazgo de dos huesos humanos. Personal de la justicia se dirigió al lugar a fin de conocer in situ lo que estaba ocurriendo. Tras la culminación de los testimonios realizados por las testigos María del Carmen Vesca (médica obstetra) y Mónica Lidia Ambort (periodista), el fiscal Facundo Trotta y abogados de la querella concurrieron a la zona.

En 2003, en una fosa común ubicada en el cementerio San Vicente, encontraron 15 cuerpos pertenecientes a militantes víctimas de la represión y fueron restituidos.

Uno de los reclamos más reiterados, dirigidos a los genocidas, es que digan dónde están los cuerpos de los desaparecidos y quiénes tienen a los niños apropiados. Habrá que esperar qué ocurre tras la investigación de los antropólogos que realizan la búsqueda.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La cárcel de los niños pobres

Claudia Silva (APE)

Estaba esperando a que llegáramos. Miraba con los ojos bien abiertos hacia el doble portón color celeste que separa el encierro de aquella libertad no tan libre, que no le ofrece tantas opciones para elegir. En cuanto nos vio entrar, se puso de pie y extendiendo sus brazos como paloma que está aprendiendo a volar, corrió hacia nosotros.



Otra vez esos sentimientos encontrados circularon por nuestros cuerpos: el de agradecerle a la vida que aún estuviese vivo y el de pensar cómo acompañar ese aprendizaje en ese contexto: en la cárcel de los niños pobres, donde los espacios de libertad no existen y donde la policía, aunque vista de civil, sigue oliendo a policía.

Nunca me gustó entrar al San Martín. Se hace presente en mí una huella tan cercana que hasta en ocasiones, le achaco el haber elegido, significado y resignificado mi quehacer laboral y militante a esa huella. Es la huella que me imprimió la historia de mi padre, que de algún modo también es mía y me habita.

Cuando muy niño, su madre decidió venirse a la gran ciudad desde la provincia de Córdoba en búsqueda de un mejor por - venir. Imagino a los ojos de mi padre, iguales a los del adolescente que nos esperaba con los ojos - y los brazos - abiertos. Iguales a los ojos que describe Baudelaire en el poema Des yeux des pauvres.

Cuando mi abuela se dio cuenta que las luces de la gran ciudad no eran tales, y que la realidad poco tenía que ver con aquel imaginario que circulaba en las familias que habitaban en el campo de su provincia natal, que no podía hacerse cargo de sus hijos y trabajar al mismo tiempo, que estaba muy sola y que los lazos de solidaridad aquí eran distintos, tomó la decisión de dejar a sus cinco hijos al cuidado de otros, aunque le resultó difícil no separarlos. Cada uno de ellos tuvo un destino diferente. Y a mi padre, le tocó el pupilado del Instituto San Martín.

En aquella época funcionaba como colegio pupilado para los hijos provenientes de familias pertenecientes a alta alcurnia de la sociedad, aunque como eran “benéficos y benefactores”, el colegio guardaba algunas vacantes para aquellos niños de familias pobres, a las que había que reeducar, refuncionalizar y reinsertar en el sistema social.

Está claro que los niños ricos concurrían a la escuela del instituto todos los días, realizaban actividades deportivas y recreativas, recibían visitas de sus familiares durante la semana y los fines de semana, lo pasaban fuera de la institución, con sus familias.

Pero éste no fue el caso de mi padre: mientras los niños ricos estudiaban, él pelaba papas o picaba cebollas en la cocina. Mientras los niños ricos realizaban actividades deportivas o recreativas, él limpiaba los baños o lavaba los utensilios de la cocina o los trastos sucios que sus compañeros habían dejado después de almorzar, cenar, desayunar o merendar. Mientras los niños ricos los fines de semana se iban a sus casas familiares, mi viejo se quedaba encerrado en el instituto, solo y sin visitas, sin juegos, sin un abrazo tierno que lo abrigue, sin palabra.

Sólo quedaba presente la figura del celador, quien cuando definía que “las cosas no estaban bien”, podía decidir dejarlo toda la noche arrodillado sobre un colchón de maíz, pasarle “la cero” por la cabeza y dejarlo parado toda una noche de invierno en el patio del colegio.

Nos recibió con un abrazo, como siempre. Nos sentamos en uno de esos bancos fríos, hechos de material y pintados de color verde oscuro. Hacía ya tres semanas que estaba allí, encerrado. Me miró con esos ojos transparentes - esos que tienen los niños - y me dijo: mi vieja todavía no vino a visitarme. Yo me visto para ella, ves? Hoy me puse la mejor ropa que tenía para que ella me viera pero otra vez, no vino. Siempre me dice cuando la llamo por teléfono que va a venir y después no viene. Lo que pasa es que ella no me quiere.

Pensaba en mi viejo, cuando en su relato nos contaba que siempre esperaba a su madre los fines de semana, que imaginaba que iba con ella a la plaza o al cine, que conocía el lugar donde su madre vivía, y en el desencanto que sentía cuando ese pensamiento mágico se hacía trizas contra el piso cuando los fines de semana terminaban y su madre una vez más, no había ido a “visitarlo”.

Conversamos sobre su proyecto cuando lo sacaran de allí, expresó su deseo de terminar la escuela y de que “lo deriven a un hogar donde se sienta contenido, donde pueda hacer las cosas que le gustan” (sic).

Y nuevamente mi padre se hizo presente en mis pensamientos cuando indagábamos en su historia infantil y rememoraba que había descubierto que le gustaba mucho crear y construir juguetes de madera. Entonces, los fines de semana pasaba horas y horas en el taller de carpintería imaginando, re-creando y fundando un nuevo universo interno: había descubierto el universo del juego, un universo propio, pleno de significantes y de significados.

A la hora de despedirnos, luego de acordar volver a vernos la semana siguiente, me pidió que le guardase una pulsera. Tenía en su muñeca numerosas pulseras hechas con mostacillas de distintos colores. Tomó la de color verde, la puso en mi muñeca y me dijo: “… ésta tenela vos. Quiero que me la guardes. Ves…? Es verde, como la esperanza.”

Mi padre, a partir de la construcción de un espacio propio y creativo, comenzó a ser re - conocido entre sus compañeros, quienes preferían jugar con los juguetes que él construía a jugar con los juguetes costosísimos que les regalaban sus familias y comenzó a ser incluido en los juegos colectivos. Fue entonces cuando esta vez los adultos lo re - conocieron y se dieron cuenta que era un buen jugador de fútbol. A los dieciocho años, jugaba en la reserva del Club Atlético San Lorenzo, terminó sus estudios secundarios y comenzó a estudiar fotografía.

Fue un gran fotógrafo artístico, cuando sus sueños de ser jugador de la primera de San Lorenzo se diluyeron en el momento en que detectaron que descubrieron que padecía de tuberculosis. Cuando lo contaba se reía y nos decía: es que las “tumbas” no alimentaban…

Fue un gran trabajador, un gran amigo de sus amigos, un tipo solidario, un gran padre. Un tipo presente. Un hombre lleno de ternura.

Qué fue lo que se movilizó en su mundo interno cuando niño para poder erigirse en un adulto feliz? Esa es la pregunta que me circunda cada vez que un niño des - amparado por su familia, la sociedad y por el Estado es encerrado en el Instituto San Martín cual si fuese un delincuente. Ya no puedo preguntárselo a mi padre, porque hace algunos años partió de este mundo en búsqueda de otros sueños.

Y pienso, tal vez la respuesta se halle en el significado que el niño le concedió a la pulsera que dejó a mi cuidado. Tal vez la tarea sea la de des - armarla, re - inventarla, re - pararla, re - descubrirla y con ternura, restituírsela re - significada.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Lucianos, Migueles, Julios, Chuckis, Maxis y Daríos

Julio Macera (ACTA)

Conozco tramas más sofisticadas de la Bonaerense para tapar un crimen como el de Luciano. Sé de médicos que firman certificados donde una bala es un golpe contra una canilla y las marcas de la tortura, una caída o un accidente de tránsito.

Certificados que logran el milagro de un preso lográndose ahorcar a una altura menor que su propia altura y siempre con el cordón de sus zapatillas.

También conozco -nací y viví 42 años en el suburbano- pibes que se mueren de hambre y pibes que se mueren por intentar no tener hambre.

Aprendí de oportunos accidentes, siempre con oportunas víctimas fatales y con victimarios que, casualmente, zafan.

Sé que se roba, se transa, se mata y se prostituye con protección, y si no, se muere.

Aprendí de camas y ratoneras donde el periodismo obediente nos dice: “personal que se desplazaba de civil en prevención del delito observó en actitud sospechosa…”. Y termina siempre: “en la confusión, uno de los maleantes logró darse a la fuga”.

Supe de suicidios no tan suicidios y de suicidios de desesperación y vi a compañeros formados suicidarse de torturas, después de muchos años de seguir sintiéndose torturados. Conocí también los “suicidios inducidos” que el periodismo obediente saca a relucir cuando hace falta (no en este caso, claro), como si no fuera que todas nuestras actitudes son una mezcla de decisión personal e inducción de la realidad.

Y en esos 42 años me crucé con Lucianos, Migueles, Julios, Chuckis, Maxis y Daríos.

Pero principalmente conocí un tiempo donde el futuro estaba al alcance de la mano y los padres sabían que sus hijos iban a vivir mejor que ellos y ahora vivo en un tiempo donde eso parece una utopía inalcanzable.

Un tiempo donde el relato niega la pobreza y oculta la desesperación entre satélites y fútbol para todos.

Un tiempo de pibes víctimas y victimarios cuyo único futuro es hoy, un tiempo sin salidas para ellos porque se paga muy caro aceptarlo y se paga igual de caro intentar escapar, y si sos “negrito”, peor.

Ante esto, de nada sirve mirar para otro lado o aceptar versiones oficiales para tranquilizarnos. O hacemos algo para cambiar, o somos cómplices.

Se puede y además debemos hacerlo. Se nos va la vida y, lo peor, la vida de nuestros Lucianos, Migueles, Julios, Chuckis, Maxis y Daríos.

Julio Macera es Secretario General Adjunto de la CTA Capital.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Neuquén: Buscan a Sergio Ávalos hace once años

COSECHA ROJA

La noche que desapareció Sergio Daniel Ávalos las cámaras de seguridad del boliche “Las Palmas”, en la ciudad de Neuquén, no funcionaron. El joven llegó a las tres de la mañana junto con sus amigos, iban de fiesta. No quedó registro del ingreso y nadie pudo detallar qué pasó o quién se lo llevó ese 14 de junio de 2003. “Es como si se lo hubiera tragado la tierra”, dijo a Cosecha Roja su hermana Mercedes, que esta tarde será recibida por la Comisión de Derechos Humanos del Congreso Nacional.



La familia de Sergio exige justicia. “Son 11 años y 4 meses que no sabemos nada. No hay ni un inculpado ni alguien condenado o juzgado responsable de la desaparición de mi hermano”, dijo Mercedes.

Sergio cumplió 18 años dos meses antes de desaparecer. Le gustaba jugar al fútbol y al truco con los amigos. También solía ir a pescar. Era el penúltimo de cinco hijos y había nacido en Picún Leufú, dos horas al sur de la capital provincial. Según la hermana, Sergio era reservado y muy tímido. En abril de 2003 recibió una beca para vivir en la residencia de la Universidad Nacional de Comahue en Neuquén: estudiaba para contador desde febrero.

Fin de semana por medio regresaba a casa a visitar a la familia. Había prometido estar para festejar el día del padre el domingo 15 de junio. Pero Sergio no llegó. Recién el martes los padres supieron que había ido a bailar y estaba desaparecido.

La noche de su desaparición había ido a bailar con otros tres jóvenes, dos de ellos eran amigos de la infancia. Dentro del boliche se separaron y no volvieron a ver a Sergio, creyeron que se había vuelto a casa.

El boliche La Palmas era custodiado por personal del Ejército y de la policía provincial. Un testigo declaró haber visto que los policías golpeaban salvajemente en el baño de a una persona de características similares a Sergio. Y los trabajadores del bar aseguraron que esa noche fue una jornada como cualquier otra.

“Sus declaraciones se contradicen”, dijo a Cosecha Roja el abogado de la familia Luis Virgilio Sánchez. Además explicó que la causa está repleta de omisiones y se arrancaron del expediente algunas partes de la investigación en las que se vinculaba a policías provinciales.

La causa se inició como “averiguación de paradero” hace once años. La investigación que se hizo entonces fue escasa, no aportó ninguna clave y hasta se puso en duda que Sergio haya querido huir por su propia cuenta, contó Sánchez. “A sergio lo desaparecieron. ¿Quién? Eso todavía no lo sé”, dijo Mercedes.

Después de 10 años un juez penal Marcelo Muñoz cambió la carátula a “Desaparición forzada”. La causa ahora está trabada en la Corte Suprema de la Nación porque el Tribunal Federal de Neuquén desechó el juicio alegando que no era de su competencia. La resolución fue ratificada por Cámara Federal de Apelaciones de General Roca. Y se espera la definición del máximo tribunal.

“En el Congreso vamos a pedir que hagan un pronunciamiento serio sobre la desaparición de mi hermano a fin de que la Corte resuelva a favor o en contra y que pueda seguir la investigación”, dijo Mercedes.

La madre de Sergio murió en 2011 sin saber qué pasó con su hijo. La búsqueda quedó en manos de las hermanas y el padre, Asunción Ávalos, un jubilado del correo postal argentino. Entre las cosas que el joven dejó en su habitación, los familiares encontraron fragmentos de letras de canciones y caricaturas que él mismo había hecho. Eran dibujos alusivos al fútbol: jugadores y el escudo de Boca, el club del que era hincha.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Rosario. A un año del asesinato de Gabriel Aguirrez: Ludueña reclama “basta de muertes”

REDACCIÓN ROSARIO

A un año de su crimen, familiares, amigos y organizaciones sociales marcharon por barrio Ludueña para recordar a Gabriel Aguirrez, el chico de 13 años que fue asesinado mientras se encontraba con un grupo de amigos luego del clásico entre Newell’s y Central del año pasado.


Autor foto: Manuel Costa - REDACCIÓN ROSARIO

La actividad estuvo encabezada por la madre de Gabi, Ada Barreiro, y contó con el apoyo de diferentes espacios comunitarios y numerosos vecinos del Ludueña, quienes se movilizaron desde Casilda y Camilo Aldao -lugar en el que fue baleado Aguirrez- hasta la plaza Pocho Lepratti, en el corazón del barrio, donde se llevó adelante un festival de música.

En la previa, Ada había declarado a la prensa que prefería no llamar marcha a la actividad, sino más bien “homenaje”. “Marcha sería si los asesinos estuvieran en la calle todavía. Ahí sí seguiría peleando y haciendo quilombo para que ellos vayan a la cárcel. Mientras estén ahí adentro, yo estoy tranquila, pero el día que me entere de que uno de ellos está en la calle, la seguiré pateando hasta que tengan una condena justa”, dijo este sábado a la periodista Sonia Tessa, de Rosario12.

Los asesinos serían los hermanos Garay, quienes habrían disparado desde una moto tras curzarse en una esquina con un grupo de pibes entre los que estaba Gabi, que acompañaba a sus amigos de Newell’s luego del clásico del año pasado. Gabi estaba en el lugar para “hacerle el aguante a sus compinches” ya que era de Boca “desde la panza”, según aclaró este lunes su madre.

“Él era un chico muy querido, por eso hay tantos chicos hoy acá, era un líder para sus amigos” manifestó la madre a los medios presentes, muy emocionada. “Pero a un año de su muerte acá sigue todo igual, hay mucha violencia”, se quejó Ada este lunes.

La concentración se fue armando alrededor de las 14 frente a la la Escuela 1027 Luisa Mora de Olguín, conocida como “la escuela del Padre Edgardo”, por Edgardo Montaldo, el cura villero que patea hace más de cuarenta años la zona “haciendo milagros”, que según explicó consisten en “ayudar al sostenimiento de las escuelas, el funcionamiento de los comedores, las clases de apoyo, los talleres de alfabetización para adultos, o que un curso haga un viaje de egresados”.

Mientras se armaba la marcha y los más niños saltaban detrás de las pocas veces vistas por el barrio cámaras de TV -se hicieron presentes los canales 3, 5 y SN de la ciudad-, la madre, la tía (Alcira), Montaldo y Rodrigo Bichito Gauna -uno de los organizadores de la movida- explicaron a la prensa las razones de la movida.

“Lo que hoy se organizó colectivamente con los compañeros del Bodegón Cultural Casa de Pocho, el Caleidoscopio, el Centro Saltimbanqui y un montón de compañeros maestros y conocidos del Gabi, es una caminata hasta la plaza Pocho Lepratti y una jornada cultural donde va a tocar Varón, la orquesta de Gabi y Agua Dulce”, comentó por su parte Bichito a Redacción Rosario.

Bichito contó que cuando discutieron entre los diferentes grupos que organizaron la actividad hablaron “de no poner ningún lema ni consigna, sino la frase «Gabi presente», porque según indicó “así como está Gabi, está Joroba, el Cachi y otros”. Y luego admitió: “estamos hartos, tenemos bronca, queremos que nos dejen de matar a los pibes del barrio”.

Gauna reclamó mayores políticas de Estado para el barrio: “Del 95 a esta parte esta situación se veía venir. Los que estamos laburando acá en el territorio, hacemos hincapié en las responsabilidades de los gobiernos nacional, provincial y municipal. Hay alguna política, alguna cosa, pero es muy poca e inoperante.

“A Gabi lo mató un pibe de la edad o menor que él con una 45, que son las armas reglamentarias que usa la policía”, dijo Bichito, y se preguntó: “¿De dónde sacan esos pines esas armas?”

La movilización partió cerca de las 15. Hizo un primer alto a escasos metros de la escuela, en la esquina del asesinato, donde su tía Alcira recordó este lunes “lo especial que era Gabi”. La movilización recorrió pasillos y calles del Ludueña, al grito de “Gabi presente, ahora y siempre”, hasta llegar a la Plaza Pocho Lepratti.

En la plaza, un equipo de sonido sirvió para que se circule la palabra y la música de artistas del barrio que acompañaron la movida, entre ellos “Gabi y su banda”, el grupo de cumbia que había empezado a poner en marcha Aguirrez, en el marco de los talleres de música que hacía con Agua Dulce (otro de los artistas-militantes del Ludueña) antes de ser asesinado hace exactamente un año, cuando apenas tenía 13.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Boletín informativo de CORREPI

Cristian Farías, asesinado por la policía santiagueña / "Justicia" en el Indoamericano: cuando el sistema ni siquiera disimula / Parque Pereyra Iraola: Gatillo fácil en bicicleta / Córdoba, de nuevo el comisario Suárez / Más presupuesto para reprimir.

Cristian Farías, asesinado por la policía santiagueña
A principios de 2003, la provincia de Santiago del Estero se convirtió en noticia nacional, a partir del “Crimen de la Dársena “. A los nombres de las víctimas, las jóvenes Patricia Villalba y Leyla Bshier Nazar, se fueron sumando los de sus asesinos, el jefe de policía Antonio Musa Azar y tres de sus subordinados, que las secuestraron y mataron para silenciar el entramado de fiestas negras en las que los hijos del poder (entre ellos, Musa Azar hijo) se cobraban el derecho de pernada con las hijas del pueblo santiagueño.
La indignación y movilización popular logró la caída del jefe político de Musa Azar, el cinco veces gobernador Juárez, y su mujer, Nina Aragonés. El gobierno nacional intervino la provincia, y designó para la tarea al ex fiscal Lanusse. A mediados de 2008, Musa Azar y los tres policías fueron condenados a prisión perpetua, y un cómplice civil a 22 años de prisión.
Pero el de Leyla y Patricia no era el primer crimen policial posterior a 1983 en Santiago del Estero. Los nombres de una infinidad de asesinados por el gatillo fácil y la tortura resonaban ya entonces en los barrios: la masacre del barrio Campo Contreras, en la ciudad capital, con la muerte de José Luis González y graves heridas a los jóvenes Federico Saracco y Pablo Alarcón; Rubén Edgardo Godoy, Ramón Rojas, Gustavo Norberto Cáceres y Mauro Lohaiza, muertos tras las rejas; los asesinatos de Osvaldo Britos y José Antonio Galván en Añatuya, etc.
Desde el asesinato de Leyla y Patricia en 2003, fueron 70 los nuevos nombres que Santiago del Estero sumó al listado de asesinados por el aparato represivo estatal, que ya no dirige el juarismo, sino el Frente Cívico por Santiago, que en diciembre pasado consagró gobernadora a Claudia Ledesma Abdala, esposa del anterior mandatario provincial, Gerardo Zamora.
Uno de los más recientes nombres, es el de Cristian “Tino” Farías (26), un mecánico, pintor y albañil del mismo barrio Campos Contreras de la recordada masacre de los ’90. El 20 de septiembre a la madrugada, Tino volvía a su casa en moto, junto con un chico vecino, cuando efectivos de la policía comenzaron a perseguirlos a los tiros. Uno de los móviles encerró la moto, lo que causó que se estrellara contra un poste de luz. Tino murió en el acto, mientras que el chico que lo acompañaba recibió graves heridas por los disparos y el impacto.
La versión oficial fue que nueve sujetos en una especie de grupo comando motorizado intentaron robar una motocicleta estacionada nada menos que en la vereda de la Dirección General de Inteligencia Criminal de la Policía , pero fueron sorprendidos por personal de civil del lugar y escaparon “en distintas direcciones”, aunque dejaron en el lugar una moto Yamaha 150. Los policías de civil llamaron a los uniformados. El personal de uno de los móviles, una camioneta Kangoo, avistó y persiguió una moto (la de Cristian), que “perdió el control por un badén e impactó con el cordón, se precipitó al piso y falleció en el acto”. Naturalmente, el relato policial no explica que el pibe menor de edad tenga heridas de bala, lo que incluso llamó la atención al juez interviniente, que dispuso el secuestro del armamento policial. Aunque Cristian tenía sus documentos y los de la moto, la familia tuvo que encontrarlo a puro esfuerzo, sin que ninguna autoridad los contactara por horas.
Conscientes de que sólo con la movilización y la lucha popular podrán impulsar el reclamo de juicio y castigo a los responsables, los familiares de Cristian Farías se organizaron con sus vecinos, y vienen sacudiendo la siesta santiagueña con nutridas marchas, al tiempo que, a través de un familiar que reside en la ciudad de Buenos Aires, se pusieron en contacto con CORREPI, para visibilizar la denuncia pública desde el Encuentro Nacional Antirrepresivo.
La última movilización fue el 16 de octubre, convocada con estas palabras: ¡Decimos Basta! Perdamos el miedo, no nos dejemos vencer por el temor y eliminemos esta mala policía asesina. Solos no podemos, pero entre todos y con un poquito de cada uno se puede. Que Nunca Más haya otro Cristian, que nuestros hijos puedan andar tranquilos y cuidados en las calles y por todos los casos de impunidad no resueltos hasta el día de hoy.

“Justicia” en el Indoamericano: cuando el sistema ni siquiera disimula
La justicia democrático-burguesa tiene un mérito central para sus propios fines: ha logrado que, por primera vez en la civilización occidental, la justicia realmente aparezca como un concepto justo, neutral, desinteresado, abstracto y desapasionado. Ya no se trata del evidente antojo del rey, las crueles reprimendas del derecho canónico o la inapelable sentencia fascista. El estado capitalista logró que el cuento de una justicia justa y objetiva se hiciera carne e institución, disimulando apenas (pero con éxito) los clarísimos intereses de clase que le dan cuerpo y animan su tinta.
Pues bien, esa “justicia” llegó a los sucesos que tuvieron lugar en la toma del Parque Indoamericano, en diciembre de 2010.
Como todos sabemos, la toma se dio en el marco de una situación insostenible de precariedad en cuanto a la vivienda en la Ciudad de Buenos Aires; es decir, una situación de pobreza, de necesidad extrema, de esa pauperización con que este maldito sistema intenta someter a quienes le sobran.
También sabemos todos que la policía (en operativo conjunto de la Federal y la Metropolitana , como para no dejar dudas) asesinó a tres personas en esos días: Rosemarie Chura Puña, Emiliano Canaviri Álvarez y Bernardo Salgueiro.
Lo que sabemos, también, es que ningún policía está ahora imputado por esas muertes. No. La “justicia” democrática apunta a otro lado, hacia lo importante para ellos, y acusa entonces a aquellos que “usurparon” tierras, con posibilidades incluso de encarcelarlos durante largo tiempo. Super-lógico: cualquiera que desafíe el infame régimen de propiedad de la tierra atenta contra lo más neurálgico del monstruo, contra aquello que Locke y demás liberales encontraron como piedra angular de la vida en común; es un enemigo del sistema y debe ser castigado o eliminado.
La parodia judicial llega al punto de que las “pruebas” de la fiscalía descansan en declaraciones de integrantes de las fuerzas de seguridad actuantes, que, según el fiscal, fueron atacados y solamente se “defendieron”, aunque esa “defensa” incluyera el disparo de cartuchos de escopeta con proyectiles de plomo.
Desde CORREPI, nuestro más enérgico rechazo a la criminalización de la protesta, y la denuncia eterna de la impunidad policial, cuyas balas son disparadas, acompañadas o negadas por el aparato estatal al cual sirven.

Parque Pereyra Iraola: Gatillo fácil en bicicleta
Trabajaremos sobre una noticia hermética, sin detalles esenciales, oscura, sospechada, emanada de la misma policía de la provincia de Buenos Aires:
El sábado 11 de octubre, a las 22.00, jóvenes armados, en un paraje interno del Parque Pereyra Iraola, se lanzaron sobre unos ciclistas para robarles las bicicletas. Entre los ciclistas se hallaba un subcomisario de la bonaerense, que dio la voz de alto, sacó un arma y disparó sobre los asaltantes matando a uno de ellos mientras los otros dos escaparon. El ladrón murió y el fiscal no detuvo a nadie.
¿Y si hubo peligro de robo pero no peligro de vida para los asaltados? Porque no hay rastros de enfrentamiento, sólo una ráfaga disparada por el subcomisario.
¿Y si la muerte se produjo de otro modo? Porque suena extraño que un policía haya dado la voz de alto policía, extrajera su arma y disparara varias veces casi simultáneamente a que tres personas armadas le estén sacando sus pertenencias, y, siendo siete personas las involucradas, ninguna otra haya recibido siquiera un raspón.
¿Y si el muchacho agonizó sin otra atención más que la mirada cómplice y los golpes finales de otros policías?
Porque nadie explica la deformación de su rostro, ni por qué la ambulancia llegó casi dos horas más tarde. Precisamente -y algo más que curiosamente- es la hora que apuntan como la de la muerte.
La justicia calificará como robo, lanzará la captura de los ladrones prófugos y archivará la causa. El homicidio no será investigado porque el fiscal Daniel Ichazo lo lavó con el remanido recurso de la legítima defensa que, se sabe, ni es defensa ni es legítima. Pero el fiscal dormirá tranquilo porque cumplió con la ley, abonando que su justicia, sólo es independiente de la Justicia.
Los medios no dirán nada más, nunca más, la función está cumplida.
El subcomisario Sebastián José Zabala seguirá en su puesto de jerarquía en el ámbito de la policía científica de San Martín, como ejemplo de lo que hay que hacer para encausar las “desviaciones” propias de un sistema que genera pobres y después los mata.
Mientras esto ocurre, en Varela, el barrio pobre dónde vivía el muchacho muerto, habrá un silencio fugaz, junto al temor y la desorientación y un par de bicicletas tiradas... A menos que alguien se plante, y decida organizarse detrás de las preguntas y dar la consiguiente pelea no sólo para conocer la verdad de este caso. Además, y fundamentalmente, para desenmascarar estas prácticas cotidianas del estado, que desde CORREPI, solemos llamar política.

Córdoba, de nuevo el comisario Suárez
Unos meses atrás Alberto Fernando "Were" Pellico (18), fue asesinado de un disparo en la cabeza en el barrio Los Cortaderos, de la ciudad de Córdoba. La versión policial indicó que el pibe, junto al primo, iba conduciendo una moto. Evitaron un control policial, los persiguieron, les dispararon. La versión oficial, nada más ni nada menos que la tan conocida "muerte en enfrentamiento" a la que nos tienen acostumbrados las fuerzas represivas del Estado. La realidad, un disparo a la cabeza, por detrás.
Los dos efectivos responsables por la muerte -Lucas Chávez y Rubén Leyva- están imputados por homicidio calificado y entorpecimiento de la investigación. Pero eso no es todo, hace unos días se conoció que Lucas Chávez tiene una imputación por otro homicidio en 2012.
Tal como ocurrió en ese momento, ambos policías cuentan con el apoyo y la defensa institucional, que se manifestó por parte del actual jefe de la Policía de Córdoba, Julio Cesar Suárez, quien no sólo desmiente constantemente los casos de gatillo fácil, diciendo que "la policía no pretende andar matando gente", sino que también se ocupa de amenazar y patotear a los periodistas que cubren y denuncian la infinidad de allanamientos y represiones en los barrios más pobres de la ciudad y a los fiscales encargados de las investigaciones. Por supuesto, no hay que desconocer que la impunidad con la que actúa Suárez -fan de las declaraciones a través del Twitter- y la institución policial que representa es amparada por un sistema judicial y político cómplice que timonea y protege su accionar. Sin ir más lejos, el jefe policial, del que ya nos ocupamos en el Boletín pasado (nº 734), usó la cuenta oficial de Twitter de la Policía provincial para advertirle a un fiscal que investiga el operativo en el barrio Los Cortaderos “que deje de mentir” y que “se iba a encargar de él”.
Suárez, que se encargó de instalar un control policial cada dos cuadras y llenar de uniformados los barrios populares declaró que “los delincuentes saben que si salen a robar armados pueden tener la desgracia de terminar muertos”. Pues lo cumple a rajatabla. Al contrario de lo que continuamente afirman los medios de comunicación masivos o los sectores opositores al oficialismo en la provincia, en relación a la actitud destemplada del gobernador Juan Manuel de La Sota , quien debería mantener bajo control a la Policía de Córdoba, desde CORREPI denunciamos que esto no es así, ya que el accionar de la policía viene cumpliendo al pie de la letra la tarea que el sistema capitalista le encomienda, reprimir a los jóvenes y pobres para poder sostener la explotación de los trabajadores por parte de los sectores más ricos.
Esto se ve clarito en Córdoba, que en lo que va del año acumula por lo menos una decena de asesinatos entre casos de gatillo fácil y muertes por torturas en cárceles y comisarías que adquirieron visibilidad sólo como consecuencia de la organización y movilización de los familiares, amigos y organizaciones políticas y sociales que continuamente denuncian la represión estatal.
El asesinato de Were se suma al de Cristian Guevara, Walter Darío Arrieta, Pablo Nicolás Navarro, Lautaro Torres, Exequiel Barraza, Ezequiel Ávila y Leonardo Righini, entre otros.
Frente a los pedidos de reformas y de implementación de una política de seguridad democrática, o las campañas contra la violencia institucional por parte de organizaciones del oficialismo nacional o de la oposición provincial, desde CORREPI y el Encuentro Nacional Antirrepresivo seguimos otro recorrido -la denuncia y la movilización- porque creemos que la organización y la lucha es el único camino posible.

Más presupuesto para espiar y reprimir
“Ley de leyes”, le dicen a la ley de presupuesto, porque es el resumen, traducido a partidas de dinero, de las prioridades que cada gobierno fija para el año entrante. El análisis de la forma en que se imputan los fondos públicos a las distintas áreas da una idea muy clara y concreta de lo que el gobierno de turno considera que serán sus necesidades más importantes en los siguientes 12 meses.
El presupuesto 2015 muestra sin tapujos cuáles son los principales “problemas” que el kirchnerismo piensa que deberá enfrentar en su último año de gobierno, lo que se refleja en las áreas para las que se destinan mayores recursos. No es sorpresa, para un gobierno que hace un año declaraba orgulloso por boca del entonces ministro de Seguridad Arturo Puricelli, que de 2003 a 2013 el presupuesto de seguridad se incrementó el 1.096%, que nuevamente los dineros para reprimir se incrementen.
Así, las partidas destinadas al área de área de Defensa superan los 25,2 mil millones de pesos, con un pico de un aumento del 31,8% para la más sensible de sus tareas: la inteligencia militar, dirigida por el genocida general Milani. Además, se prevé la modernización de aeronaves, tanques, mejoras en buques de guerra e incorporación de radares para el control del espacio aéreo, y, como siempre, los gastos para que los yanquis los entrenen: Las Fuerzas Armadas “tienen previsto para 2015 llevar adelante el adiestramiento del personal y el alistamiento de los medios para obtener aptitud y actitud operativa de los sistemas de armas, a los efectos de disponer de una capacidad de disuasión que posibilite desalentar amenazas que afecten intereses vitales de la Nación". Y luego detalla que, para el ejército, está programada “la realización de 18 días de adiestramiento operacional en campaña y de 40 días en guarnición, 7 ejercicios conjuntos, 2 ejercicios combinados y 5 de fuerzas especiales". De similar forma se prevén los ejercicios conjuntos de los que participarán la fuerza aérea y la armada.
En el área de seguridad, uno de los objetivos destacados se presenta como: “promover las capacidades de las fuerzas de seguridad, mejorar el equipamiento y la modernización tecnológica de las fuerzas federales, fortalecer los ámbitos de participación comunitaria, actualizar los protocolos de actuación, fortalecer el cuerpo de prevención barrial de la Policía Federal, fortalecer la actuación de las fuerzas federales en distintos operativos especiales como el Operativo Centinela, el Plan Unidad Cinturón Sur, y el Plan Integral de Seguridad en la Cuenca Matanza-Riachuelo”. Traducido: más militarización de los barrios, más control territorial de la policía, la gendarmería y la prefectura.
El área de Seguridad Interior recibirá un incremento de partidas particularmente significativo si se lo compara con la ejecución del año 2013, fundamentalmente para las funciones policiales en el área metropolitana. En el área del sistema penal, la repartición con mayores aumentos en su presupuesto no es otro que el servicio penitenciario, dineros que, ya lo sabemos, no se reflejará en comida ni alojamiento dignos para los presos.
Es indudable que el gobierno sabe que deberá enfrentar más luchas obreras, a las que tratará de frenar con fuerzas de seguridad más entrenadas y mejor armadas, y que, en los barrios, tendrá que redoblar sus esfuerzos para impedir que los padecimientos cotidianos a fuerza de ajuste e inflación empujen al pueblo descontento a la calle.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.