martes, 11 de noviembre de 2014

Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (24): “Justicia restaurativa” avanza en las escuelas-cárcel de los pobres

PROYECTO CENSURADO
Traducción: Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

El año pasado, cuando el Paradigma Estadounidense de la Escuela (American Paradigm Schools) asumió el control de la fallida y más infame [no famosa] Escuela Media John Paul Jones, los nuevos encargados hicieron algo que mucha gente encontró inconcebible. En vez de fortalecer las ya pesadas normas de seguridad para endurecerlas y asegurar la restauración del orden, el Paradigma Americano la tiró lejos a todas. Durante la renovación quitaron los detectores de metales y removieron los barrotes de las ventanas. La Policía predijo el caos. Pero, en su lugar, los nuevos números parecen mostrar que apenas un año la cantidad de incidentes serios bajó en 90 por ciento.

La escuela era conocida como " Cárcel Jones” por su reputación de violencia y desorden, y porque, físicamente, la construcción se asemejaba a un centro penitenciario para la juventud. Situada en el sector Kensington de la ciudad, extrajo a estudiantes del corazón de un área desesperadamente pobre de drogadictos de inyección y prostitución de nivel de calle, donde las tasas de episodios de violencia con armas están fuera de las estadísticas.

Los funcionarios de la escuela indicaron que no solamente hicieron un “cambio de imagen física” de las instalaciones para humanizarlas, que por cierto ayudó. También dieron crédito al Proyecto de Alternativas a la Violencia (AVP, según su sigla en inglés), un método no coercitivo, no violento, de resolución de conflictos, usado originalmente en el escenario de las prisiones, que fue adaptado más tarde para las escuelas violentas. Cuando el AVP es adaptado para hacer reformas en las escuelas, acentúa la capacitación del estudiante, enfatiza el empoderamiento de los estudiantes, edifica nuevas formas de relación y privilegia el manejo de la cólera por encima del control institucional y la vigilancia.

No existen guardias agresivos de seguridad en las escuelas que usan el modelo AVP. En su lugar, imponen compromisos de instrucción que proporcionan apoyo, estímulo y un sentido de seguridad. AVP reclutó a sus “instructores de compromiso” de Troops to Teachers, un programa que entrena a veteranos [de guerra] como educadores.

En el entrenamiento en resolución no violenta de conflictos, los instructores de compromisos “ayudan a mediar en disputas en vez de repartir castigos”, escribió Jeff Deeney, en el Atlantic. Porque los estudiantes llegan a confiar en sus “instructores de compromiso” la escuela ha podido prevenir conflictos potenciales. Por ejemplo, "los instructores a menudo consiguen resolver con palabras cualquier conflicto que baje a los vestíbulos”, escribió Deeney.

Desde Oakland, Fania Davis reportó para YES! Magazine sobre cómo Justicia Restaurativa para la Juventud de Oakland (RJOY, por su sigla en inglés) consiguió una exitosa influencia en el distrito escolar local al reemplazar la “tolerancia cero” de la policía con “justicia restaurativa”, con resultados positivos e impactantes.

Bajo el programa, los estudiantes de secundaria con diferentes grados de fallas, suspensiones y múltiples encarcelamientos, jóvenes que no tenían ninguna expectativa de graduarse en la enseñanza media, ahora no sólo simplemente se gradúan, sino que además lo logran con honrosas distinciones.

Como escribió Davis, director ejecutivo de RJOY, “hoy cientos de estudiantes de Oakland están aprendiendo nuevos hábitos”. “En vez de recurrir a la violencia, los estudiantes están empezando a empoderarse y se insertan en los procesos restaurativos que promueven el "diálogo, la responsabilidad y un sentido profundo de comunidad y curación”. El sello de la justicia restaurativa "está reuniendo intencionalmente gente con puntos de vista en apariencia diametralmente opuestos –en particular gente que ha dañado con gente que ha sido dañada– en encuentros preparados, cara a cara, donde cada uno escucha y habla con respeto y desde el corazón, no importa sus diferencias".

La Universidad de Berkeley, California, encontró que el programa RJOY para la Escuela Secundaria redujo las tasas de suspensión de la escuela en 87% y las remisiones por violencia en 77% [1 ]. La disparidad racial en disciplina fue eliminada, mientras subieron las tasas y calificaciones en los tets de graduación.

Notas:
1] Michael D. Sumner, Carol J. Silverman, and Mary Louise Frampton, “School-Based Restorative Justice as an Alternative to Zero-Tolerance Policies: Lessons from West Oakland,” Thelton E. Henderson Center for Social Justice, University of California–Berkeley School of Law, November 2010, http://www.law.berkeley.edu/files/11-2010_School-based_Restorative_Justice_As_an_Alternative_to_Zero-Tolerance_Policies.pdf

Fuentes:
Jeff Deeney, “A Philadelphia School’s Big Bet on Nonviolence,” Atlantic, July 18, 2013, http://www.theatlantic.com/national/archive/2013/07/a-philadelphia-schools-big-bet-on-nonviolence/277893.
Fania Davis, “Discipline with Dignity: Oakland Classrooms Try Healing Instead of Punishment,” YES! Magazine, February 19, 2014, http://www.yesmagazine.org/issues/education-uprising/where-dignity-is-part-of-the-school-day.

Estudiantes investigadores:
Katie Barretta y Slava Eltchev (San Francisco State University)

Evaluador académico:
Kenn Burrows (San Francisco State University)

*) Ernesto Carmona, periodista y escritor chileno, jurado internacional de Proyecto Censurado.

Ernesto Carmona, periodista y escritor chileno, jurado internacional de Proyecto Censurado.

Ver también:
- Hoy se publican las 25 noticias más censuradas en 2013-2014
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (02): Los gobiernos que más se benefician con ayuda de Estados Unidos practican la tortura
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (03): La gran prensa ignoró denuncia de WikiLeaks sobre el Tratado Trans-Pacífico (TTP)
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (04): Corporaciones proveedoras de Internet amenazan su neutralidad
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (05): Banqueros de Wall Street tienen apoyo pese a sus crímenes mayores
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (06): Estado profundo. “Gobierno sin referencias al consentimiento del gobernado”
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (07): FBI ignoró planes contra líderes Occupy mientras la NSA y el gran capital daban golpes a los disidentes
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (08): Grandes medios ignoran conexión entre clima extremo y calentamiento global
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (09): Hipocresía mediática de Estados Unidos en la cobertura de la crisis de Ucrania
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (10): OMS suprime informe sobre cánceres y defectos de nacimiento en Irak
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (11): Mega corporaciones y multimillonarios financian y dirigen las conclusiones de los think thanks
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (12): El Pentágono rebalsa dinero pese a severos problemas de auditoría
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (13): Un caso judicial desafía la inm[p]unidad de la industria nuclear en accidentes nucleares
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (14): Se acumulan pruebas del peligro para la salud por el uso de tecnología inalámbrica
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (15): Pretenden criminalizar el cuerpo de la mujer embarazada mediante reportes médicos obligatorios de abortos involuntarios
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (16): Pollos muertos en el “Bucle de Retroalimentación del Forraje” en la industria de la carne
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (17): 2016 encontrará a Gaza sin agua potable
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (18): Base privada y nacional de datos transparenta asesinatos de la policía
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (19): Monsanto y Syngenta silencian y desacreditan a los que revelan peligros de sus herbicidas para la salud
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (20): Estonia. Ejemplo global para la sociedad de la información
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (21): Cuestionan el “bombo de las escuelas charter”
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (22): Los grandes medios minimizan la violación sexual
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (23): Recórd de población penal condenada a perpetua en Estados Unidos

Proyecto Censurado, Project Censored, Censored, Ernesto Carmona, Universidad Sonoma State, Sonoma State University, Peter Phillips, Estados Unidos, Censura, Medios de Comunicación

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

¿Cuánto tiempo le queda al matrimonio como institución?

Marcelo Colussi (especial para ARGENPRESS.info)

Amigos con derechos, amigovios, parejas abiertas, matrimonios homosexuales…, a lo que podría agregarse, quizá con otro estatuto sociológico pero igualmente "inquietante" para una visión tradicional: sexo cibernético, relaciones en el espacio virtual, ¿muñecas y/o muñecos inflables de silicón?, etc., etc. Todo esto es nuevo, y aún sigue produciendo mucho escozor a las visiones conservadoras. Pero ahí están, tocando la puerta de nuestras atribuladas sociedades.

"Adán y Eva y ¡no Adán y Esteban!", vociferaba un predicador evangélico, Biblia en mano. De todos modos el campo de la sexualidad y las relaciones afectivas en su sentido amplio siguen siendo -no hay otra alternativa parece- el doloroso talón de Aquiles de lo humano. ¿Por qué, indefectiblemente, en toda cultura y todo momento histórico, se ocultan las "zonas pudendas"? Pero, ¿por qué son pudendas?, justamente. ¿Por qué toda la construcción en torno a esto es tan pero tan problemática? El psicoanálisis nos da la pista (no queremos saber nada de la incompletud, de la falta, por eso tapamos los órganos que nos ¿avergüenzan?, porque descubren que estamos en una carencia original: no podemos ser al mismo tiempo todo, machos y hembras), aunque se prefiera una psicología de la felicidad que nos otorgue manuales y fórmulas de autoayuda para ¿triunfar en la vida? y asegurar el "amor eterno" (que, en realidad, no dura mucho). Resaltar la incompletud no es muy grato que digamos; mantener la ilusión de la completud obviando el conflicto a la base, es mucho más gratificante. Las religiones, en general, no dicen algo muy distinto a esta psicología de la buena voluntad. Por eso todavía siguen ocupando un importante lugar en la dinámica humana. Y la gente, aunque luego se separe, sigue cumpliendo con el rito del matrimonio, en una amplia mayoría de casos, en una iglesia, colocándose un anillo y jurándose fidelidad.

Si bien la "infidelidad" -mejor llamada, con más propiedad científica, relación extramatrimonial- es una práctica tan vieja como el mundo (de ahí el décimo mandamiento de la tradición cristiana, que indica "no codiciar la mujer ajena" -machismo mediante, por supuesto: las mujeres no tienen dueño-, el matrimonio monogámico y heterosexual, al menos en Occidente, se sigue levantando como un paradigma y sinónimo de normalidad. A lo que podría sumarse, como obligado complemento, aquello de "haz lo que yo digo y no lo que yo hago". El matrimonio tiene mucho que ver con todo esto: hay transgresiones por todos lados, hace agua, pesa. A veces agobia. En otros términos: es como cualquier institución. No es una determinante natural; no tiene que ver con ningún instinto biológico. Es un código, una construcción histórica.

Sin dudas, una construcción socio-cultural más: ni tan "normal" ni tan "sana" en sí misma. Construcción, posicionamiento, no más que eso al fin de cuentas, pues en la historia y en diversas modalidades civilizatorias puede encontrarse la monogamia tanto como la poligamia. Y justamente por el machismo patriarcal que mencionábamos, muy raramente la poliandria. Si mantenemos la neutralidad científica y no consideramos el mundo sólo desde lo visceral, lo ideológico cerrado, rápidamente tenemos que agregar que ninguna construcción es más "normal" ni "sana" que otra.

Como un dato con algo de "perturbador" (al menos para la conciencia tradicionalista y reaccionaria) que no puede dejarse pasar inadvertido, valga considerar este ejemplo: en la ciudad de Guatemala, Centroamérica (capital de un país conservador desde el punto de vista ético, declaradamente cristiano -pero con un porcentaje de abortos de los más altos de Latinoamérica, por supuesto clandestinos-), en la última década la cantidad de travestis que ofrecen sus servicios en las calles aumentó en un 1.000%. ¿Cómo leer el fenómeno? ¿Se vuelve más "degenerada" la sociedad, o se permite externar más algo que estaba latente desde siempre? Considérese que quienes demandan el servicio son siempre varones (¿heterosexuales y monogámicos?). Si subió tanto la oferta, es porque hay demanda, nos podrían decir los mercadólogos. Esto de ser ¡puro macho! habría que empezar a ponerlo en cuestión. Lo cual ayudaría a repensar críticamente -para buscarle alternativas, claro está- la institución matrimonial.

Según investigaciones recientes aproximadamente un 50 % de matrimonios en el mundo se disuelven. Podemos tomar el dato con pinzas (como todo dato en el campo de la investigación social), pero no cabe ninguna duda que hay una tendencia fuerte que no puede desconocerse. Esta tendencia -ahí está lo importante a considerar- nos habla de algo: el matrimonio es una institución en crisis. En todo caso, la modernidad de nuestros días posibilita poner sobre la mesa sin tanto problema cuestiones que recorren la historia, anteriormente no dichas, hoy ya más visibilizadas.

Si se echa una mirada histórica a esa tendencia se descubre que la misma, en estas últimas décadas, ha presentado como diferencia básica el hecho de mostrarse en forma pública sin mayores problemas; pero ha estado presente en las sociedades desde tiempos inmemoriales. En cualquier cultura, y en toda época, el matrimonio, en tanto institución, ha evidenciado signos de, por lo menos, debilidad. Quizá ahora, sin que el mundo sea un paraíso precisamente, pero con una mayor permisibilidad para ciertos temas, se puede hablar con más libertad sobre esta tendencia (por eso, seguramente, esa mayor de presencia de travestis en las calles guatemaltecas. Y de moteles…, que se llenan de "transgresores"). Cada día más, por otro lado, legislaciones de distintos países aceptan el divorcio como un mecanismo social legítimo. La crisis, parece que llegó para quedarse; ahora ya es tema obligado de conversación. Es un hecho político, sin más.

Por supuesto que es un tema controversial y se puede estar furiosamente en contra de esa dinámica, pero la realidad es dura y obstinada, y aunque desde posiciones ideológicas conservadoras se levante un determinado discurso, la realidad puede ir por otro lado (así suelen ser las cosas, por lo demás). Para muestra (una entre tantas, las hay por miles), el discurso moralista de la Iglesia católica: se fustiga la homosexualidad por pecaminosa, pero una parte nada desdeñable de sus pastores tienen juicios por pederastía. ¿Eso es lo "sano" y "normal", el doble discurso, la hipocresía, la mentira institucionalizada? Evidentemente la psicología de la buena voluntad y la apelación a valores de "buenos" y "malos" (los "malos", por supuesto, siempre son los otros) no alcanzan para entender el fenómeno en cuestión, mucho menos para plantearle alternativas.

La institución del matrimonio va acompañada y se inscribe en otra formación social tal como el patriarcado, el primado del varón sobre la mujer (se es la "mujer de"; el cinturón de castidad, aunque no se use de hecho, no salió de nuestras mentalidades, la mujer es propiedad varonil, igual que una vaca o una gallina), modalidad cultural que, sin poder decir que esté en absoluto proceso de crítica y de retirada de la escena, al menos comienza también -muy tibiamente todavía- a ser cuestionada. En este marco general, entonces, debe entenderse el matrimonio como el dispositivo social que permite/asegura la perpetuación de la especie, de la propia cultura, y de la propiedad privada. Es la célula social que sirve para reproducir el sistema vigente.

Todas las sociedades son conservadoras (para eso existen justamente: para conservarse a sí mismas, asegurando los logros históricos que han ido consiguiendo en el nunca terminado proceso civilizatorio); todas las sociedades, hasta ahora, en mayor o menor grado son machistas, patriarcales. El ejercicio del poder, al menos hasta ahora, está concebido en términos masculinos (los que mandan siempre llevan un cetro de mando, representación fálica por excelencia… -¡hasta el Papa!, que hizo votos de castidad!-). El matrimonio, en tanto célula primordial de las sociedades, es por tanto conservador, machista, patriarcal. Y si se quiere decir de otro modo: es un ejercicio de poder.

En algunas sociedades, incluso, taxativamente está estipulado que el varón puede disponer de varias mujeres -en el Islam por ejemplo- mientras que en Occidente la bigamia es delito…, pero se tolera (al menos para el "macho") una determinada cuota de "infidelidad", de "canitas al aire". Hoy día, incluso, podría decirse que también comienza a abrirse el campo también para las mujeres, pues por las calles ofrecen sus servicios no sólo prostitutas (mujeres públicas) sino prostitutos.

El matrimonio implica un contrato social, un ordenamiento legal. Ambas partes firman y se comprometen, tal como se hace en cualquier contrato civil, a cumplir con la letra pequeña del texto, esa que nadie lee. El deseo, de todos modos (aquello que quiere normar el décimo mandamiento) no se puede legalizar. Como arreglo establecido, entonces, en tanto institución, el matrimonio es producto de un acuerdo, de un convenio; por tanto, también sujeto a evolución en el tiempo (siempre las legislaciones van a la zaga de los hechos consumados; se transforma en ley lo que ya existe de hecho como práctica consuetudinaria).

Hasta ahora el matrimonio, con deficiencias intrínsecas insalvables (la "infidelidad" es tan vieja como el mundo y todo indicaría que no hay vacuna efectiva que lo evite. Los dioses griegos del Olimpo, muy humanos por cierto, también tenían este tipo de relaciones) ha venido cumpliendo su cometido: reproducir la especie y la sociedad. Y seguramente pueda seguir cumpliéndolo, aún con sus nuevas variables: matrimonios homosexuales por ejemplo, que si bien no reproducen biológicamente, sí pueden adoptar hijos y criarlos. Lo cierto es que, a partir de esta crisis que ahora se patentiza, pero seguramente presente en toda su historia, el matrimonio nos abre preguntas que ya no podemos seguir evadiendo.

Por cierto que, como institución, no se nutre necesariamente del amor que se jura en un altar hasta que la muerte separe a sus partes ("el amor eterno dura… ¿cuánto tiempo?"); muchos matrimonios (si se conocieran los datos reales sin dudas caeríamos de espaldas) se mantienen por otras circunstancias, muy alejadas por cierto del enamoramiento entre sus cónyuges: conveniencia y/o necesidad social. Una vez más: somos conservadores, ese es nuestro sino humano. Y ni qué decir de la cantidad de matrimonios armados a espaldas de sus miembros, más aún de la mujer, sólo para mantener/conservar/afianzar conveniencias económicas y/o políticas. Fenómeno, por cierto, que se repite tanto en sectores pobres como en la llamada "alta" (¿?) sociedad. Evidentemente, el amor existe (sin dudas es de las cosas más extraordinarias de la vida… ¡y ojalá fuera eterno!), pero en la vida no queda mucho espacio para el amor. Aunque sí para el matrimonio.

En sí misma, tal como está planteada en su estructura, la institución matrimonial lleva implícita la posibilidad de la transgresión a la promesa de fidelidad -cosa, por lo demás, muy habitual-. Algunos estudios de opinión de los tantos que circulan por ahí respecto a este tema refieren que el porcentaje de varones con relaciones extra-matrimoniales no es tan desmedidamente más alto que el de las mujeres con "canitas al aire": 60% contra un 35/40% -dato a tomar con cuidado, pero que hay que leer e interpretar adecuadamente: el deseo no es patrimonio varonil-.

De todos modos, en tanto institución conservadora, el matrimonio va más allá de estas circunstancias "domésticas", intentando erigirse como un valor ético en sí mismo -cerrando los ojos, tolerando, dejando pasar "pecadillos" ocultos-. Para la tradición occidental y cristiana, se lo pone como un punto de la máxima aspiración, un valor casi supremo en orden a la construcción social. No hay que dejar de considerar que muchas parejas no se separan porque el peso de la tradición y la presión social son excesivamente grandes. Las excusas del caso pueden ser variadas (los hijos, las habladurías de las familias, la tradición conservadora), aunque pareciera que el peso de todo eso sigue siendo muy grande. De todos modos, algo evidencia que está comenzando a fisurarse, porque ya son numerosos los países que han optado por legalizar la ruptura de ese contrato matrimonial. El divorcio legal -legalizando una práctica que se da muy habitualmente en la cotidianeidad- avanza. Así como avanzan otros temas hasta ayer tabú: la legalización del aborto no terapéutico, el matrimonio homosexual, la eutanasia, la legalización de ciertas drogas.

Todo lo dicho, entonces, es lo que abre el cuestionamiento: si está siempre en posibilidad de ser transgredido (las relaciones -y los hijos- extramatrimoniales son un hecho incontrastable); si no asegura el enamoramiento de sus partes; si conlleva todo el peso de la rutina y la formalidad de cualquier institución: ¿por qué se mantiene el matrimonio?

Dar una respuesta convincente a esta pregunta implica largos desarrollos sociales, psicológicos, políticos, ideológicos, que exceden las posibilidades de un pequeño texto como el presente (pero que, no obstante, invitan a emprenderlos).

Acompañando esas reflexiones -y he ahí probablemente lo más rico que disparan estas preguntas- queda la interrogante: si el matrimonio está en crisis, ¿con qué reemplazarlo entonces?

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Los 70 años de Bretton Woods, del Banco Mundial y del FMI (Parte 9): El Banco Mundial y Filipinas

Eric Toussaint (CADTM)

La independencia de Filipinas, concedida por Estados Unidos en 1946, abrió un período de prosperidad para el país. Debido a razones geoestratégicas, después de la Segunda Guerra Mundial, Washington permitió al gobierno filipino seguir una política que prohibía en otras partes. Filipinas pudo así permitirse aplicar medidas independientes, favorables al desarrollo de su economía. Esta situación acabó incomodando a Estados Unidos. Los conservadores, con mayoría en el Congreso filipino desde las elecciones de 1959, con el apoyo del FMI y del Banco Mundial impusieron a partir de 1962 unas políticas muy diferentes, que provocaron la hemorragia de capitales, sobreendeudamiento, devaluación y pérdida de ingresos para la población. En este panorama de crisis, Ferdinand Marcos proclamó en 1972 la ley marcial. El Banco Mundial aplaudió al dictador, que aplicaba una política acorde con los deseos de Washington. La corrupción masiva alimentó el descontento que finalmente provocó la caída de Marcos en 1986. Fue sustituido
por Corazón Aquino, dirigente de la oposición democrática pero íntimamente relacionada con los grandes propietarios de plantaciones. Aquino aplicó una política económica neoliberal intransigente, siguiendo la mejor tradición del Banco Mundial, decepcionando profundamente al pueblo.



Estados Unidos tomó el control de Filipinas en 1898, después de su victoria militar en la guerra contra España. Durante la Segunda Guerra Mundial el archipiélago fue ocupado por Japón. Washington concedió la independencia a Filipinas en 1946, pero le impuso ciertas condiciones: tipo de cambio fijo entre el peso filipino y el dólar a fin de proteger a las empresas estadounidenses de los efectos de una devaluación, acuerdo de libre comercio, etc. Al principio, estas medidas no causaron mayores problemas porque Estados Unidos proporcionó muchos dólares a las islas, especialmente por la vía de una fuerte presencia militar.

Pero a partir de 1949, el flujo de dólares se cortó. El gobierno filipino aplicó entonces un severo control de cambios a fin de evitar la hemorragia de divisas. Se prohibió a las empresas privadas pedir préstamos al exterior. Tanto el gobierno de Estados Unidos como el FMI toleraron estas medidas para preservar las buenas relaciones con su aliado. La introducción del control de cambios, de los movimientos de capitales y de las importaciones abrió un período de vacas gordas para la economía filipina con un desarrollo de la industrialización del país. Esto duró once años, hasta el momento en que Estados Unidos, el FMI y el Banco Mundial lograron el abandono de las medidas de control en 1962. |1|

En el curso de los años 50, el sector manufacturero tuvo un crecimiento anual del 10% al 12 %, la inflación no superó el 2 % anual, el país acumuló reservas de divisas y la deuda externa fue muy baja. Pero esto no hizo la felicidad de todos: las empresas estadounidenses y otras se quejaban de tener que reinvertir sus beneficios en la economía del país. En efecto, los capitalistas exportadores, filipinos o extranjeros, tenían que depositar sus ingresos por exportaciones en dólares en el Banco Central, que les entregaba pesos a un cambio desfavorable. Esto significó para el Estado unos ingresos importantes. El gobierno filipino, basándose en su éxito, exigió en 1954 a Estados Unidos que modificara las reglas del juego impuestas en 1946 con la independencia. Washington aceptó, consolidando así la posición de las autoridades filipinas.

Por supuesto, no hay que idealizar el éxito filipino: la sociedad, marcada por profundas desigualdades, siguió siendo capitalista, con una industrialización basada en el ensamblaje. De todos modos, comparado con lo que llegó después de 1962 no se puede dejar de pensar que la situación de los años 50 era promisoria. Precisamente fue esto lo que provocó la ofensiva conjunta de Estados Unidos, el FMI y el Banco Mundial, aliados a los sectores más conservadores de la clase dominante filipina, para forzar el abandono de aquella experiencia.

Los conservadores, con mayoría en el Congreso filipino después de las elecciones de 1959, impusieron en 1962 el abandono del control de los movimientos de capitales. El FMI y el gobierno estadounidense aplaudieron y acordaron de inmediato un préstamo de 300 millones de dólares.

Eliminar ese control desencadenó una hemorragia de capitales hacia el exterior que era taponada a golpes de préstamos externos. La deuda externa se multiplicó por siete entre 1962 y 1969: pasó de 275 millones a 1.880 millones de dólares.

Los exportadores filipinos de productos agrícolas y de materias primas, así como las empresas transnacionales estaban exultantes, pues sus beneficios crecieron como la espuma. En contrapartida, el sector manufacturero, que trabajaba para el mercado interno, decayó con rapidez. El 1970 el peso sufrió una fuerte devaluación. Los salarios y los ingresos de los pequeños productores se hundieron.

Fue en este panorama de crisis de las políticas impulsadas por Estados Unidos, el FMI, el Banco Mundial y los conservadores filipinos que Ferdinand Marcos instauró, en 1972, una dictadura cuyo fin último era la consolidación por la fuerza de la política neoliberal.

Un año más tarde, al otro lado del Pacífico, Augusto Pinochet tomaba el poder en Chile con los mismos objetivos, los mismos amos y los mismos apoyos.

El papel del Banco Mundial

Los primeros préstamos del Banco Mundial a Filipinas se remontan al año 1958, pero hasta la llegada de Robert McNamara a la presidencia del Banco, en 1968, no alcanzaron un volumen importante. McNamara consideraba que Filipinas, donde había bases militares estadounidenses, así como Indonesia y Turquía, representaban un papel estratégico tal que había que conseguir a cualquier precio que se reforzaran los lazos con el Banco. Prestar dinero a un país es un medio de presión. Los historiadores del Banco no dudaron en escribir: «McNamara y su equipo habían estado preocupados por las reformas política hechas por el Parlamento filipino. Los filipinos representaron un caso en el que la ley marcial provocó un gran volumen de préstamos. En 1972, Marcos hizo a un lado el Parlamento y comenzó a gobernar por decretos presidenciales. McNamara y los funcionarios del Banco saludaron el cambio.» |2| Una de las primeras acciones cometidas por Marcos después de haber implantado la dictadura consistió en suprimir el límite de en
deudamiento público que el Parlamento había aprobado en 1970. La reglamentación derogada fijaba el margen de endeudamiento del gobierno en mil millones de dólares, con un límite anual de 250 millones. Marcos hizo saltar el cerrojo, lo que causó el entusiasmo del Banco Mundial. |3| McNamara anunció entonces que el Banco estaba dispuesto a duplicar, por lo menos, las sumas prestadas. |4| Era muy tarde para aumentar los préstamos de 1973, con gran pesar de McNamara. ¡Que por eso no quede! El Banco redobló su empeño y en 1974 multiplicó por 5,5 el monto de 1973 (165 millones en vez de 30 millones). |5|

El Banco y el FMI estaban a tal punto públicamente detrás de la dictadura que organizaron su asamblea anual de 1976 en Manila. Aquel año, Bernard Bell, vicepresidente del Banco para Asia del este y el Pacífico declaró: «El riesgo corrido al prestar a Filipinas es inferior al que se corrió con Malasia o Corea.» |6| Nótese también que el Banco, en colaboración con las fundaciones Ford y Rockfeller, instaló en Filipinas uno de los tres centros de investigación de la revolución verde.

Sin embargo, Marcos no aplicó estrictamente la política económica que quería el Banco. El Banco Mundial estaba decepcionado porque mantenía excelentes relaciones con el dictador y los universitarios que le rodeaban, algunos de los cuales, más tarde, llegarían a ser funcionarios del Banco, como Gerardo Sicat, ministro de Planificación y luego presidente del Philippines National Bank, el principal banco del país.

El Banco Mundial no manifestó ningún desacuerdo con la política represiva del régimen. En cambio, se inquietaba por la lentitud de la aplicación de las reformas estructurales tendentes a reemplazar lo que quedaba del modelo de industrialización por sustitución de importaciones por el modelo de promoción de la exportación, que este propugnaba. Para tener más influencia sobre el gobierno filipino, decidió acordar dos importantes préstamos de ajuste estructural, en 1981 y en 1983, con el fin principal de promover las exportaciones. Sabía perfectamente que estos préstamos irían a parar en gran parte a las cuentas bancarias de Marcos y de sus generales, pero consideraba que de hecho era un soborno necesario que había que pagar a los dirigentes políticos para que aceleraran la contra reforma neoliberal.

Entretanto, en 1981, estalló en Filipinas una crisis bancaria a consecuencia de un gran escándalo de corrupción que alcanzaba a la vez a los capitalistas y al aparato del Estado. Poco a poco la crisis se extendió a todo el sistema financiero filipino y los dos más importantes bancos públicos estuvieron al borde la quiebra. La crisis se extendió de 1981 a 1983-1984, exacerbada por la crisis internacional de la deuda externa, que estalló en 1982. Los bancos privados extranjeros cortaron todo crédito a Filipinas. Fue un fracaso patente del Banco Mundial y sus buenos amigos Ferdinand Marcos, Gerardo Sicat y el primer ministro César Virata.

El descontento popular creció abruptamente y sectores importantes de la clase dominante entraron en conflicto con el régimen de Marcos. Esto se acentuó con el asesinato de un miembro de la oligarquía terrateniente opuesta a Marcos, el senador Benigno Aquino, abatido en el aeropuerto de Manila, en agosto de 1983, al regreso de su exilio en Estados Unidos.

A pesar del aumento de la oposición a Marcos, el Banco Mundial decidió mantener su apoyo al dictador. Así, derogando lo que el mismo Banco había planificado, decidió multiplicar sus préstamos: 600 millones de dólares en 1983, es decir, más del doble que el año anterior (251 millones dólares en 1982). Los historiadores del Banco dicen que actuó lealmente con un viejo amigo. |7|



Las movilizaciones populares se radicalizaron y con la ayuda de Estados Unidos, representado en Manila por Paul Wolfowitz, |8| quien, sin embargo, acompañó al régimen hasta el final, el sector opositor de la clase dominante y del ejército se desembarazaron de Ferdinand Marcos y le enviaron al exilio. |9| Corazón Aquino, líder de la oposición burguesa y terrateniente, viuda de Benigno Aquino, asumió la dirección del gobierno en 1986.

El Banco Mundial dudaba en ese momento sobre la conducta que debía seguir. El vicepresidente del Banco para Asia del este y el Pacífico, Attila Karaosmanoglu (ver el capítulo sobre Turquía), escribió una nota interna que no era nada entusiasta sobre el nuevo régimen democrático: «Pensamos que el proceso de decisión será más complicado que en el pasado, debido a la naturaleza más colegiada del nuevo equipo, del papel reforzado del legislativo y de las tendencias populistas del nuevo gobierno.» |10|

Finalmente, el Banco Mundial, el FMI y Estados Unidos consideraron que había que poner al mal tiempo buena cara y apostar por la presidenta Aquino, ya que se comprometía a mantener su país en el buen camino e incluso profundizar la agenda neoliberal. En 1987 el Banco Mundial prestó 300 millones de dólares y 200 millones más en 1988: era cuestión de lubricar los engranajes de la privatización de las empresas públicas. Entre 1989 y 1992, el Banco prestó a Filipinas 1.324 millones de dólares para proseguir el ajuste estructural. Estados Unidos amenazó con bloquear esos préstamos si se ponía en marcha el proyecto de cierre de las bases militares estadounidenses en su territorio.

En lo concerniente a la reforma agraria, tomada como bandera por el poderoso movimiento popular que había provocado la caída de Ferdinand Marcos, que se había reforzado en 1987, Corazón Aquino eligió el bando de la oligarquía terrateniente, de donde ella provenía. Entre 1986 y 1990, el Estado apenas adquirió 122 hectáreas. |11|

En definitiva, el gobierno de Corazón Aquino sobrepasó a Marcos en términos de aplicación del abanico de medidas neoliberales, con gran satisfacción del Banco Mundial.

Traducción: Griselda Piñero y Raúl Quiroz.
Revisado por Antonio Sanabria.

Notas
|1| Precisamente, en esa época, Washington imponía un estricto control a las salidas de capitales y sobre el cambio de divisas. Haz lo que yo digo, no lo que yo hago...
|2| Devesh Kapur, John P. Lewis y Richard Webb, The World Bank, Its First Half Century, Brookings Institution Press, Washington D.C., 1997, vol. 1, p. 558.
|3| Ver Cheryl Payer, Lent and Lost. Foreign Credit and Third World Development, Zed Books, Londres, 1991, p. 82.
|4| Los historiadores del Banco Mundial publican un informe interno de una reunión del más alto nivel entre McNamara y sus colegas: «¡Una reunión más bien sorprendente! En efecto, ya no hubo en ella las críticas de los primeros años relativas a la política, la corrupción y a la desigualdad de los ingresos, sino más bien un sentimiento generalizado de aceptación de la generalización de los préstamos. Pero el equipo del departamento que había elaborado un documento prudente referente a Filipinas (Country Program P) estaba consternado. El orden del día de la reunión era trabajar en el seno del sistema. (La política del gobierno filipino no es necesariamente peor que la de Tailandia pero es objeto de más publicidad.) Nosotros debemos tener como objetivo prestar, en promedio, 120 millones de dólares al año en los próximos años, de 1974 a 1978, el 50 % más de lo que estaba previsto.» World Bank, Notes on the Philippines Country Program Review, 28 de julio de 1972, preparado por H. Schulmann el 15 de agosto de 1972. Citado por Devesh Kapur et al., op. cit., vol. 1, p. 303. (...) «Se ha producido un milagro en Filipinas. Sin embargo es filosóficamente molesto que este milagro se haya producido con los auspicios de una dictadura militar. El señor Cargill ha dicho que no creía que el milagro continuara, “pero dado que es el caso y sólo dado que es el caso, sigamos apoyándolo”, lanzó McNamara.» Memorandum, Alexis E. Lachman to John Adler, december 27, 1973, with attachment, Philippines Country Program Review, citado por Devesh Kapur et al., op. cit., vol.1, p. 304.
|5| En 1980 el Banco Mundial prestó 400 millones.
|6| Citado por Devesh Kapur et al., op. cit., vol.1, p. 304.
|7| Devesh Kapur et al., op. cit., vol.1, p. 563.
|8| Paul Wolfowitz fue designado presidente del Banco Mundial en 2005.
|9| Ferdinand Marcos fue trasladado por el ejército de Estados Unidos a Honolulu, donde vivió hasta su muerte, en 1989.
|10| Citado por Devesh Kapur et al., op. cit., vol.1, nota 102, p. 565.
|11| En 1987, tras la radicalización de la lucha campesina, un equipo del Banco Mundial dirigido por Martin Karcher consideró la posibilidad de una reforma agraria radical a imagen de las que se realizaron en Japón, Corea del Sur y Taiwán, después de la Segunda Guerra Mundial. El documento preparado en marzo de 1987 por este equipo preveía limitar la propiedad de la tierra a siete hectáreas, lo que implicaba enfrentarse directamente con los grandes plantadores de caña de azúcar (entre ellos la propia Corazón Aquino). Este estudio del Banco Mundial proponía que los sin tierra las obtuvieran pagando una suma única de 600 pesos (unos 30 dólares de la época). De más está decir que este estudio nunca se tradujo en medidas concretas.

Éric Toussaint, portavoz del CADTM Bélgica (www.cadtm.org) y profesor en la Universidad de Lieja, es autor de varias obras, entre ellas: Bancocratie, Aden, Bruselas, 2014, http://cadtm.org/Bancocratie; Procès d’un homme exemplaire, Edition Al Dante, Marsella, 2013; Banco Mundial: el golpe de Estado permanente. La agenda oculta del Consenso de Washington, Ediciones El Viejo Topo, Mataró (Barcelona), 2007; y una Tesis Doctoral, presentada en 2004 a las Universidades de Lieja y de París VIII, titulada: «Enjeux politiques de l’action de la banque internationale pour la Reconstruction et le Développement et du Fonds Monétaire International envers le tiers-monde»http://cadtm.org/Enjeux-politiques-... Además es coautor junto a Damien Millet de 60 preguntas, 60 respuestas sobre la deuda, el FMI y el Banco Mundial, Icaria Editorial, Barcelona, 2009; del libro colectivo La deuda o la vida, Icaria Editorial, Barcelona 2011 que tuvo el premio al libro político concedido por la Feria del libro político de Lieja.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Lo que no se dice de la Reforma Procesal Penal Federal

Antonio Cortina (ACTA)

La reforma al Código Procesal Penal de la Nación viene precedida por la mezcla de razones parciales atendibles, falacias, silencios llamativos y propaganda pura similar a la aplicada cuando se fueron reformando los procesos provinciales, desde fines del siglo pasado.

Un somero análisis de los grandes lineamientos de la reforma permite afirmar que:

1ro. No es compatible con la Constitución Nacional, que en su artículo 116 atribuye al Poder Judicial (a sus jueces; artículo 108 de la misma Constitución) el “conocimiento y la decisión” en todas las causas criminales, con la sola excepción de la terminación de ellas por jurados, cuando estos se establezcan en la República.

2do. Desde 1994, el Ministerio Público nacional ha quedado tajantemente separado del Poder Judicial. Sus miembros no son jueces ni pueden ejercer las funciones de estos directamente ni por delegación judicial. La actual legislación que permite esto último es tan inconstitucional como las que otorgan a la policía o las fuerzas de seguridad, dependientes del Poder Ejecutivo la facultad de realizar funciones judiciales hasta por iniciativa propia.

3ro. El artículo 120 de la Constitución Nacional sólo asigna al Ministerio Fiscal la antigua, consabida y única función de promover la actuación de la justicia”, no la de suplantarla asumiendo funciones judiciales propias del Poder Judicial y de los jueces, excluyéndolos de ellas.

4to. De la articulación de todas esas normas viene a resultar que los fiscales, como partes en los procesos penales, desde fuera del Poder Judicial, instan la toma de decisiones de los jueces, en todas las etapas del proceso, tanto sea la de la reunión de la prueba por medios propios del Poder Judicial, como la de remisión a juicio y la de la sentencia.

5to. Este proceder es el único que cumple cabalmente con la garantía ineludible del juez imparcial, también en la determinante etapa de captación objetiva, neutral, de toda la prueba (favorezca o no a alguna de las partes) sobre la que se van a tomar decisiones sobre la vida, la libertad, los bienes y el honor de los ciudadanos imputados, víctimas, testigos, etc. El Juez encargado de la investigación, en todos sus actos y en la intencionalidad que los guíe debe, no puede sino, ser imparcial, porque no es parte. No sólo debe ser imparcial si no también parecerlo en todo momento, para no alentar la lacerante inseguridad jurídica que trae a las partes y a la ciudadanía la sospecha de la parcialidad de la justicia, de su falta de independencia de las presiones de ambas partes.

En cambio, el todo poderoso Fiscal, aliado y conductor de todas las fuerzas de seguridad, personifica, por definición, a la parte opuesta al imputado. Nadie puede pretender que por mera ficción legal se lo vea en otro rol y que el acusado lo acepte. La sociedad en general, a todo nivel, y obviamente la enorme mayoría de las víctimas, lo ven como el funcionario que debe combatir al delito y al delincuente, sin respiro.

La demanda la seguridad que falta, porque si el proceso penal generaliza la impunidad se transforma en un evidente estímulo para quienes estén dispuestos al delito. Si no logra o aparenta cumplir ese rol, arriesga el enjuiciamiento, su estabilidad, el vilipendio público, mediático, gubernamental o político, la persecución del superior verticalista, vicios propios de una sociedad que ni siquiera acepta a los jueces llamados “garantistas” por que se niegan a vulnerar los derechos humanos de los acusados y se siente traicionada por los fiscales que incurren en la misma “debilidad”. De allí que muchos fiscales opten por la estrategia de sobreactuar su diligencia o los resultados veloces en el esclarecimiento del delito y la culpabilidad, intentando preservar su estabilidad y volcar a su favor a la opinión pública y a los medios.

Frente a esa realidad jurídica y social poner a la parte fiscal en el lugar que requiere un magistrado imparcial, es menos costoso en recursos estatales, pero muy gravoso para una justicia democrática y verdadera. De nada vale que se intente paliar esa aberración respecto de garantías judiciales elementales, sosteniendo que los desmadres de la policía y los fiscales en la investigación pueden ser corregidos por la llamada indebidamente justicia de garantías, ya que no puede garantizar que los investigadores parciales no alteren o descarten prueba favorable al imputado o capten prueba de cargo inexistente.

Tan es así que en muchos casos, ese control judicial no ha detectado el armado de causas falsas enteras, que costaron años de prisión al imputado. Pongo el caso “Candela” de mi provincia como ejemplo. En el mejor de los casos, esa justicia controlante castiga la investigación viciosa mucho tiempo después de que ha causado daños irreparables contra la libertad, el honor, la vida y otros bienes de sus víctimas, como también la impunidad de gravisimos delitos.

Del mismo modo es absurdo imponer la ficción legal de que el fiscal investigador debe proceder con objetividad y veracidad, aún a favor del imputado, porque es someter al funcionario a una doble lealtad ilógica, inmoral y antijurídica respecto de los intereses contrapuestos de las partes y resistir la presión de las fuerzas de seguridad preparadas para valerse de procedimientos inaceptables e irrespetuosos de la verdad real.

6to. Asimismo, el que avala la Constitución Nacional es el único procedimiento que asegura en la medida de lo posible la garantía de la igualdad de las partes, en tanto que la reforma proyectada coloca a los imputados en extrema desigualdad frente al avasallante poder fiscal y policial, con todos los medios y las oportunidades de imponer su criterio y su voluntad en la reunión de las probanzas, incluso operando sobre la persona y hasta el hogar del imputado desde el mismo momento del descubrimiento del hecho supuestamente delictuoso. La desigualdad es obvia, notoria, ya en el sistema vigente: frente al poder del juez y de la policía, el imputado y la defensa carecen de todo medio material estatal que le permita la búsqueda de elementos probatorios que ofrecer al investigador, aún en los numerosos casos en que actúa la Defensa Pública. Mucho peor es ese desequilibrio cuando beneficia a la contraparte investida de la función reunir a discreción y con ventajas abrumadoras la evidencia de culpabilidad.

7mo. La única condición exigible al procedimiento fijado en la Constitución, radica en que el juez de la investigación y de disponer la eventual elevación a juicio queda separado del proceso desde este momento, condición que hoy cumple el proceso federal (enjuiciamiento por Tribunales Orales y eventuales Jurados).

8vo. El esquema del proyecto despoja al Poder Judicial de facultades constitucionales, le impide tomar conocimiento directo y por sus propios medios judiciales de los hechos reales, las pruebas y los pasos procesales, libre de toda manipulación posible para nada infrecuente de organismos ajenos a la justicia, como el Ministerio Público y las fuerzas de seguridad subordinadas al poder político y sin la garantía del principio de inmediación en la captación de la prueba. El procedimiento proyectado hace que los jueces y el Poder Judicial deban asumir todas las responsabilidades jurídicas, políticas, sociales y mediáticas por condenar, absolver, sobreseer, dar la libertad o negarla, conducir la ejecución de las penas, etc., momentos en que la repulsa popular suele estallar, con razón o no, y los partidarios de la mano dura aprovechan para operar la indignación social. El resultado es mayor desprestigio y descreimiento para el Poder Judicial, mientras otros de los responsables principales de la injusticia quedan a salvo.

9no. Los partidarios de la reforma proyectada incurren en otra omisión que sorprende y es sugerente, porque es inexplicable que las supuestas e infinitas bondades de la iniciativa que ya debate el Congreso no sean acreditadas con los esperables y rotundos cambios beneficiosos que estarían gozando todas las provincias que adoptaron el llamado proceso acusatorio, desde fines del Siglo XX. ¿Existen esos resultados o todo sigue igual o empeoró, pese a la enorme cantidad de recursos gastados en esas reformas?

Por lo que se conoce, el prestigio de la justicia penal de las provincias y de la Capital, incluya o no en su estructura al Ministerio Público investigador, sigue volando muy bajo. La impunidad de los delitos ha crecido notoriamente, incluso donde se impuso la reforma que cuestionamos.

Mientras preparaba estas líneas me llegó una excelente opinión de la compañera Cecilia Bagnato, de Esquel, que había preparado en marzo de 2013, donde describe con evaluaciones muy fundadas en la experiencia concreta y en datos muy reveladores cuáles son los resultados de la reforma en Chubut, al cabo de siete años de aplicación, una vez despojados de la propaganda, la retórica, los pronósticos y la teoría supuestamente garantista. La calidad del aporte de Cecilia al debate ahora reinstalado en los medios por el avance de la reforma del Banco Mundial en el fuero federal, lo hace merecedor de toda la difusión posible y de mi agradecimiento por la ayuda que me ha dado en el conocimiento de la verdad que tantos letrados, gobernantes y opositores ocultan.

Son muy impactantes los datos sobre la impunidad que se genera en casi el 90 % por ciento de las causas que no se investigaron, sólo por que se venció un plazo ridículamente corto, que viola el principio de legalidad por que importa una forma de extinción de la acción penal cuya regulación correspondería a la ley de fondo federal, y afecta elementales derechos de la víctima y de la sociedad.

En mi provincia siempre hubo alrededor de 50% de las denuncias que no se investigaban bajo la explicación de que no había el menor dato de hacia donde orientar la investigación sobre el posible autor: eran los famosos “N.N.”, que se archivaban a la espera de la eventual aparición de elementos que justificaran su reapertura.

Pero ahora es peor, por que el ministerio fiscal dispone del principio de oportunidad que le permite lisa y llanamente decidir que una denuncia no va a ser investigada por que el fiscal aduce tener otras causas más importantes que atender. Cada vez más procesos comunes van al archivo sin mediar investigación alguna, bajo la invocación abusiva del principio de oportunidad y de la figura del delito de bagatela, con grave perjuicio para las víctimas, especialmente de delitos menores en cuantía económica, que son los que hostigan diariamente a los millones de desprotegidos, que además de la inseguridad personal y familiar padecen la inseguridad económica, jurídica, laboral, alimentaria, de salud y de educación, de las que en parte es responsable la justicia.

Frente esa forma tan poco elegante de auto regulación del trabajo es imposible no hacer preguntas muy elementales a los eruditos partidarios de la reforma y a los gobernantes que las aprueban: ¿Y el derecho de justicia y reparación de las víctimas, tan ensalzado por los reformadores y usado como pretexto para introducir el modelo? ¿Para qué se estimula al pueblo a denunciar los delitos y se multiplican las fiscalías accesibles si se sabe que en más del 90% no se hará el menor esfuerzo por brindar justicia? ¿El acceso a la justicia se limita al acto de denunciar? ¿Los casi 20.000 chubutenses denunciantes frustrados no estarán pensando que los jueces y fiscales sirven para poco, que facilitan la impunidad de los delincuentes, que la mano dura policial o parapolicial y la justicia por mano propia son lo mejor?

Esa forma de desamparo de las víctimas se complementa con otra igualmente grave que –tal como lo demuestra la compañera Cecilia- deriva de la falta de apoyo estatal para que, al menos, tengan asistencia letrada gratuita en el proceso, a fin de promover y controlar la acción de fiscales y jueces, querellar y continuar el ejercicio de la acción si el Ministerio Público la abandona.

La opinión de la compañera Cecilia Bagnato respecto al evidente economisismo y la tendencia a proteger especialmente la seguridad jurídica de los más acomodados, a volver negociables valores humanos del mayor nivel, a bajar la calidad de la justicia para promover una forma peligrosa de la celeridad, y a instalar todas las formas posibles de la precarización laboral para los trabajadores judiciales, es totalmente compartible y más que suficiente para describir una realidad que no preocupa a las altas esferas de operadores del derecho, los medios, los gobernantes y los opositores que respaldan la reforma y que se entretienen con el tema de la expulsión de los extranjeros, hábilmente introducida en la agenda por funcionarios que apenas pueden disimular su vocación represiva.

Así es como, pese a las constantes denuncias e investigaciones periodísticas sobre diversas formas de venalidad, abusos de poder, persecución de minorías, nepotismo y clientelismo electoral, en todo el país, con procesos acusatorios o no, los juicios no son promovidos o nunca se resuelven.

Se abusa de todas las formas de acortar los procesos sin hacer justicia basada en la verdad real y el principio de legalidad, incluyendo presiones sobre imputados y víctimas de abusos sexuales o pobres para que acepten arreglos inmorales y perjudiciales. Pese a todo ello los juicios y las sentencias no se han acelerado ostensiblemente en gran número de las provincias y para aparentar rapidez y eficiencia se propagandiza la irrelevante figura de la flagrancia.

En la Provincia de Buenos Aires, con su mayor inserción en las noticias sobre asuntos criminales y proceso acusatorio desde 1998, es posible decir que a todas esas aberraciones se suman vicios múltiples en la investigación penal que arrastraba el sistema anterior. Pongamos como ejemplo lo ocurrido en la Provincia de Buenos Aires en el caso “Candela”, aún impune, desmenuzado en profundidad en el informe producido por el Senado de la Provincia, para denunciar el escandaloso desempeño de policías, fiscales, jueces y autoridades provinciales inmiscuidas en la investigación, como un compendio de ocultamiento, destrucción y adulteración de prueba, buchones, informantes, arrepentidos, testigos falsos, defensores sospechados, filtración y venta de elementos probatorios, detenciones y allanamientos ilegales, torturas, aprietes y asesinatos de sospechados y testigos, etc..

Las cárceles bajo supuesto control judicial y del Ministerio Público, están llenas de presos sin sentencia y, en gran proporción, futuros inocentes con años de prisión inhumana, objeto de las verídicas, documentadas y repetidas denuncias de la Comisión Provincial por la Memoria, que engrosan la cuenta adversa de la reforma según el sistema acusatorio.

10mo. La reforma procesal que hoy se prepara no ha se ha instalado con buen auspicio porque la promovió para toda Latinoamérica el Banco Mundial y no hay razón alguna para pensar que fue con el objetivo de fortalecer al Poder Judicial, ya que su principal reforma es quitarle la facultad de conocer por sí mismo, sin interferencias de otros poderes, la verdad real de los hechos sobre los que asentará sus fallos. Ese máximo operador financiero global, luego de ayudar a la imposición del modelo neoliberal en el orbe, pasó a ocuparse de adaptar nuestra institucionalidad democrática al formato jurídico imperial, por razones obvias. Creó el CIADI y fomenta la renuncia a la soberanía judicial de los países acusados de no garantizar la seguridad jurídica de inversores y transnacionales.

De todo debilitamiento del Poder Judicial hay un beneficiario, el poder político y el entramado de sus relaciones con el poder económico. Hasta hace poco, no toda la debilidad de nuestra justicia federal en lo penal era resultante del sistema de la designación de sus jueces en manos presidenciales, a discreción, o bajo la cobertura opaca del Consejo de la Magistratura.

La otra fuente de mediatización era la omnipresencia avasallante de la policía y las fuerzas de seguridad obedientes al Poder Ejecutivo en todo el proceso sumarial de investigación y con facultades judiciales hasta discrecionales asignadas legalmente, intromisión a toda luces inconstitucional que fue tolerada y hasta bienvenida por la generalidad de la judicatura y la cátedra, pese a su sangrienta historia.

11ro. El proyecto de reforma, sin poner fin a esta denigración sesquicentenaria de las facultades judiciales, pasa directamente al desplazamiento del Poder Judicial por un órgano constitucional con independencia, acotada por contar sólo con autonomía funcional y autarquía financiera. Si bien el artículo 120 de la Constitución Nacional no lo aclara, parece obligada la interpretación de que esa independencia acotada lo referencia al Poder Ejecutivo y quizás, también al Legislativo, que manejan los recursos asignados a los órganos del Estado. La indefinición de esa redacción se completa al cierre del primer párrafo del artículo 120 citado, cuando establece que la promoción de las acciones judiciales debe realizarse "en coordinación con las demás autoridades de la República".

Este deber de coordinar, que significa acordar no parece pertinente tratándose de causas penales, ya que su deber de instar la acción criminal no puede subordinarse al acuerdo de ninguna otra autoridad. La cláusula puede tener origen en una tentativa de subordinar al Ministerio Público a directivas del Poder Ejecutivo que se quiso incluir en el llamado Pacto de Olivos, en correspondencia con el modelo de los Estados Unidos, donde el Ministro de Justicia es a la vez Procurador General de los Estados Unidos.

Es oportuno señalar que el sistema de designación y de remoción de los fiscales, más la amplitud y discrecionalidad de muchas de las facultades administrativas y judiciales de la Procuración General, más la experiencia concreta sobre el funcionamiento inveterado del Ministerio Público no dan lugar a apreciar que esa independencia respecto de otros poderes y en lo interno sea la que corresponde. Más bien, se aprecia una deriva hacia estrechas relaciones con los poderes ejecutivos que se sucedieron en democracia, para nada beneficiosa de la investigación criminal insospechable.

12do. Algunos partidarios de que la reforma procesal neoliberal se extienda al fuero federal, en un acto de sinceridad, abren el paraguas ante las inevitables fallas que sufrirá el proceso penal a implantar con tanta falta de apego a la realidad y a la necesidad que vive el pueblo. Aclaran que el éxito de la reforma dependerá en gran parte de la capacidad y el empeño de sus operadores, argumento relativizador que también podría usarse para mantener el modelo vigente, solución que no es la nuestra, como tampoco la que trata el Congreso.

El viejo y el nuevo modelo procesal necesitan un cambio profundo al perfil general de los magistrados y funcionarios que lo ejecutan con tan poco apego a la legalidad.

Sin quererlo, aquel acto de sinceridad corre el velo sobre el punto nodal de la pésima justicia que padecemos, que en parte menor es producto de defectos normativos, pero centralmente se genera en los enormes vicios que toman cuerpo en el proceso de selección de jueces y funcionarios que juegan roles principales en los procesos judiciales, en el despilfarro y, al mismo tiempo, el ahogo de recursos suficientes para la justicia y la intromisión constante en los procesos criminales del poder político y de su prolongación policial, que la reforma mantiene intacta, pese a todas las evidencias de que las fuerzas de seguridad seguirán influyendo decisivamente en la investigación de los delitos.

Sobre todas esas cuestiones fundamentales que la reforma del Banco Mundial en curso de extensión a todo el país elude, la Federación Judicial Argentina y sus gremios hermanos tienen muchas propuestas y trabajos que ofrecer y reivindicar.

Hasta ahora hemos obtenido, salvo excepciones, la respuesta de los que no quieren oír por que, en realidad no les interesa una justicia mejor, que ponga los límites donde tienen ir, que no sea condescendiente: el silencio, el ninguneo de lo bueno no ocurre en las cuatro manzanas de la metrópoli de espaldas al país y esperando que las soluciones vengan de afuera.

Hay que perfeccionar nuestros aportes, porque no está grabado en la roca de los Andes que el futuro será eternamente más de lo mismo.

Antonio Cortina es Co-Fundador de la Asociación Judicial Bonaerense (AJB). Asesor Legal de la Federación Judicial Argentina (FJA-CTA).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Un informe del IPyPP afirma que se perdieron 400 mil empleos este año

RED ECO

“Persiste un conflicto distributivo no resuelto en el seno de la sociedad argentina”, sostiene Claudio Lozano, presidente del Bloque de Diputados de Unidad Popular, en el informe de coyuntura del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP) que él coordina, titulado La transición en tiempo de descuento en el que se analiza la presente etapa política, económica y social.

Para Lozano, la clave fundamental que permite comprender la actual coyuntura política consiste en que “los sectores dominantes pretenden que el final del ciclo gubernamental del kirchnerismo, implique también el final del ciclo político abierto en el 2001 en el marco de las movilizaciones populares y el cuestionamiento al sistema de representación política”.

Además, afirma que la “uniformidad del pensamiento político de (Daniel) Scioli, (Sergio) Massa, (Mauricio) Macri y la mayor parte de los candidatos del FAUNEN”, se explica en la medida en que todos ellos abren “un horizonte de gobernabilidad futura que actúa como dique de contención de las diferenciaciones propias de la coyuntura electoral”.

“Más aún, por encima de los cuestionamientos a la administración oficial de la coyuntura económica, existe una validación implícita de la estrategia gubernamental de recesión, búsqueda de inversiones extranjeras asociadas al extractivismo minero e hidrocarburífero y el retorno al endeudamiento de la Argentina”, agrega.

Para el diputado, “el dilema entre el conflicto distributivo no resuelto y la pretensión de la gobernabilidad conservadora abre las condiciones para la aparición de una nueva experiencia política en la Argentina.”

El Informe sostiene que en esta coyuntura existe un punto ciego que se niega, “la perspectiva del deterioro social y productivo del país, expresado en la destrucción de más de 400.000 puestos de trabajo en los primeros 6 meses del año, y de cerca de 500.000 en la comparación con junio del 2013, en el marco de una fuerza laboral compuesta por 17 millones cuyo ingreso promedio que no supera los $4.900. Este deterioro, reflejo del cual basta mencionar la realización de 3 paros nacionales en 2 años y múltiples conflictos territoriales, indica que persiste un conflicto distributivo no resuelto en el seno de la sociedad argentina. Es este conflicto no resuelto el que impregna con un interrogante el futuro, tanto de la transición en tiempo de descuento, como también la perspectiva de la futura gobernabilidad.”

Informe completo para descargar desde aquí (formato .doc)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Rosario. Memorial del pueblo: Manifiesto de inventario a Carlos Alberto Reutemann

ACTA

Nuevamente el ex gobernador impune de esta provincia y actual senador Carlos Alberto Reutemann hace irrupción con su opinión publicada por los medios comunicacionales. Con sus declaraciones pretende una vez más saltar sus responsabilidades del pasado.

"Reutemann casi siempre adolece de frágil memoria en hechos que lo involucran directamente y en sus incumbencias, debido a los cargos ejecutivos que desempeño en esta provincia por dos veces en forma alternada con otra joyita política, el hoy fallecido Jorge Obeid. Sus maniobras y volantazos buscan eludir los obstáculos que lo involucran directamente con las inundaciones de la ciudad de Santa Fe por dos veces consecutivas el 29 de abril de 2003 y el 29 de marzo de 2007 y los asesinatos de ciudadanos desarmados en diciembre de 2001.

"El pueblo santafesino supo bautizar con ironía su accionar, de aquel famoso slogan declamativo con el cual pretendió desvincularse e inculparse. El… “A mí nadie me Avisó”, del 29 de abril de 2003, famosa frase que lo involucra directamente en el cinismo político más vergonzante, aquella confesión fue devuelta por el ingenio popular más simple y lapidario, “si no le avisaron al ’Lole’ le avisaron al ’Lelo Reutemann’”.

"Por eso podemos afirmar que los razonamientos culposos e impunes de este personaje, largamente beneficiado por la Justicia santafesina, ha sido construido con sus ojos bien abiertos, es una loza de impunidad política absoluta sobre su persona, permitiendo su sobrevivencia a pesar que sobran pruebas en los tribunales, donde jueces dóciles y obedientes, no osan utilizar sobre su culpabilidad manifiesta, algunas de estas causas penales continúan abiertas.

"Este beneficio exclusivo que lo destaca largamente como hacedor político y económico, del más grande crimen hídrico de Argentina, y a su vez, como poseedor de un poder que se le otorga bajo el derecho penal de inocencia más flagrante y dañina. Poder exclusivo que socialmente nunca gozará ningún santafesino común.

"Este mismo poder de intocabilidad es lo que lo anima a transitar un sendero de apariciones políticas esporádicas, que son administradas en el tiempo, porque el tiempo de transitar libremente por las calles santafesinas le remueve las tripas culposas que posee y es consciente en su cobardía, que jamás volverá a pisar el suelo de los barrios inundados de la ciudad de Santa Fe, ni las calles de los barrios rosarinos que asoló con sus ordenes de violencia el 19 y 20 de diciembre del 2001.

"El ’Lole’ ’Lelo’ es prisionero de su propio pasado, es el símbolo de una ’victimización mediática’, se autotitula en cada aparición publica de carácter política. Elige este papel, siendo altamente agresivo y peligroso, porque el que se victimiza de un pasado desastroso que el mismo construyó sobre el sufrimiento de centenas de miles de santafesinos, no solo expresa un desprecio profundo sobre todos los ciudadanos, sino que hace gala nuevamente de su aventurerismo ideológico al opinar sobre temas que padecemos a diarios y que tuvieron sus raíces en sus decisiones políticas y económicas, en sus manipulaciones de la justicia, que aún lo sostienen impune.

"En sus comparaciones políticas ’el Lole Lelo’ dice que si la actual situación que vive nuestra provincia se hubiera producido durante su mandato, ’lo hubieran… colgado en una plaza’. Mal de muchos consuelos de tontos, dice el refrán. Justamente, él se victimiza, cuando en realidad el pueblo santafesino murió ahogado dentro de sus casas sin que nadie le avisara, o fueron fusilados en las calles de aquel diciembre sin previo aviso.

"A Carlos Alberto Reutemann se le olvida reflexionar que las verdaderas victimas de su accionar nunca quisieron colgarlo en una plaza, sino que por el principio constitucional de IGUALDAD ANTE LA LEY, pretendieron y aun pretenden JUSTICIA, principal principio que hace la diferencia de una dictadura atroz, o de una democracia autoritaria, emborrachada de una matriz de impunidad, concentrada en lo político y lo económico, que padecemos y nos consume aun en sucesivas crisis. Los gobernantes como usted, construyen conscientemente, y luego eluden las responsabilidades que los comprometen.

"El silencio a veces es salud, y otras es expresión de la más hiriente impunidad. Reutemann administra ambas a gusto y placer porque en la provincia de Santa Fe existe la Justicia complaciente, con fiscales que no investigan ni acusan, y gobernantes que le sucedieron y no hicieron uso de los derechos democráticos del Beneficio de Inventario de lo que había dejado sobre las espaldas de muchísimos santafesinos laboriosos y honestos.

"La salud del pueblo santafesino nunca se alimentará de las declaraciones impunes de un personaje como usted, la salud del pueblo santafesino se alimentó y se alimentará en su capacidad de rever su pasado, en la capacidad de creer en sus propias fuerzas de luchar por JUSTICIA ante condiciones brutalmente desiguales.

"La salud política de un pueblo no reside solamente en su capacidad de resistir las injusticias, reside también en la capacidad de sobreponerse en su cabeza y en su espíritu ante la tremenda trama de la mentira histórica, de bendecir a sus gobernantes con los mantos de la inculpabilidad.

"La impunidad personal de Carlos Alberto Reutemann, es el reflejo del poder político, económico, cultural y antidemocrático de una sociedad que mira y se asusta del peligro real que ella misma ayudó a gestar. Ese es el verdadero cimiento donde Reutemann asienta cada una de sus declaraciones públicas. Por eso aún goza del ’derecho de intimidación social’, de ’avisarle’ al pueblo santafesino de los peligros que lo aquejan y que él mismo ayudó a edificar.

"No en vano seguimos y seguiremos reclamando JUSTICIA por los 158 muertos de la Inundación de la ciudad de Santa Fe, y los 9 muertos del diciembre sangriento del 2001, a ellos nadie le aviso que usted era y es altamente peligroso, por eso cada 29 de abril y cada 19 y 20 de diciembre, el pueblo santafesino y el pueblo rosarino sienten la dignidad de decirle que usted es el asesino serial culposo más cobarde que existe en la política de esta provincia, apañado por la justicia y sus pares de distintos signos políticos que lo protegen con sus silencios. Entre usted, Amado Boudou o Cesar Milani no hay ninguna diferencia, solo sobreviven por la impunidad política reinante.

"Lo seguiremos repudiando cada vez que abra la boca, lo seguiremos exponiendo en cada aparición pública que realice, porque cuando no hay justicia responsable, esa responsabilidad democrática solamente sobrevive si la transformamos en lucha por JUSTICIA, VERDAD y MEMORIA, a esa herencia usted jamás accederá. En la vida esta sujeto a su pasado sangriento. Más allá o más acá que esta justicia llena de injusticias, así lo vea, lo juzgue o le otorgue los beneficios de una libertad becada con cargos políticos a nuestras costas y sufrimientos que soportamos con dignidad. Dignidad que en la historia no le puede otorgar ningún juez, ninguna corte sumisa, ni ningún medio que lo adule. La dignidad cuando se pierde es irrecuperable, por eso usted solo puede hablar del presente, hacia atrás usted está más muerto que nuestros muertos que reviven cada 29 de abril y cada 19 y 20 de diciembre, usted no tiene fecha de recordación en su lapida política. Esa es su verdadera historia. Por todo esto apelamos, a este pequeño inventario de JUSTICIA, que tiene la salud de recordarlo".

Milagros Demiryi; Jorge Castro; Celeste Lepratti. Actores civiles Causa Penal Inundación de Santa Fe 2003. Familiar del asesinado Claudio “Pocho” Lepratti el 19 de diciembre del 2001. Asamblea por el 19 y 20 de Rosario. MEDH Santa Fe. MEDH Rosario.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Triple crimen, triple hipocresía y triple esperanza

Carlos Del Frade (APE)

El primero de enero de 2012 fueron asesinados Jeremías Trasante, Claudio Suárez y Adrián Rodríguez, tres jóvenes militantes sociales del Movimiento 26 de Junio del Frente Popular Darío Santillán, en la canchita ubicada en Dorrego y Presidente Quintana, en Villa Moreno, en sudoeste rosarino.

Es el triple crimen de Villa Moreno.

34 meses después, el miércoles 12 de noviembre, comenzará el juicio oral y público para saber quiénes fueron sus asesinos, materiales e intelectuales, y, más adelante, se iniciará el proceso contra los policías cómplices de la banda de matadores que, además, estaban en el lucrativo negocio del narcotráfico.

A fines de enero de 2012, la justicia provincial rosarina estableció el tríptico de la hipocresía de los sectores dominantes: ajuste de cuentas, muchachos en el lugar y momentos equivocados y ausencia del estado.

Tres zonceras, triple hicpocresía que sirven para describir la realidad con precisión y, por lo tanto, generar impunidad.

¿Quiénes son los que ajustan cuentas matando pibes?.

¿De quiénes son esas cuentas?.

La frase es una fenomenal idea que obtura el pensamiento crítico y cancela la continuidad de razones y actores.

Jeremías, Claudio y Adrián estaban en el lugar donde estaban todos los días, en la canchita del Club Villa Moreno. Era el sitio y el momento indicado, entonces, para celebrar el año nuevo.

Y la peor de las zonceras, “estado ausente”, una gran mentira. Porque el estado siempre está presente. La cuestión es establecer el modo, el cómo de esa presencia. Porque una forma es la presencia virtuosa del estado a través de médicos, enfermeros, trabajadores sociales, psicólogos, maestros y profesores; otra manera de presencia es desde la corrupción policial. Allí también está presente el estado pero de forma corrupta. La narcopolicía está presente en la mayoría de los barrios de las grandes ciudades del país, no solamente de la provincia de Santa Fe.

Gracias a la movilización permanente del Movimiento 26 de Junio, desde el primer momento, la triple hipocresía se fue cayendo.

Pensamiento crítico y movilización; exigencia de justicia y denuncia permanente; y continuidad del trabajo en los barrios.

Eso hicieron y eso están logrando los militantes del Movimiento 26 de Junio.

He allí la triple esperanza.

Una clara señal que a la larga y por abajo se le puede ganar al capitalismo.

“…Como siempre sostuvimos, este largo proceso de lucha, necesariamente, debía nutrirse por la profundización de dos planos distintos aunque estrictamente interdependientes. Si por un lado resultó indispensable sostener la movilización que desde un primer momento logró darle visibilidad pública al enredo de complicidades que estructura la empresa del narcotráfico y generar así un marco de agilidad al trámite de la causa judicial; se hacía igualmente imperioso consolidar y profundizar los proyectos que desarrollamos en el territorio con el objetivo de construir más y mejores espacios desde los cuales integrar a los pibes, desde donde ofrecer otras formas de construcción identitaria alejados de los entornos de violencia que, lamentablemente, hoy se establecen como un polo de atracción para la juventud de los barrios ante la acuciante realidad de la sola y corrompida presencia estatal a través de sus fuerzas de seguridad. Es a partir de esta concepción que durante el año 2013 inauguramos nuestro Bachillerato Popular en barrio Tablada, que hoy cursa su segundo año con un exponencial crecimiento en la matrícula; seguimos sosteniendo junto a la Comisión Directiva del Club Oroño, en barrio Moreno, las múltiples actividades de ese espacio que nunca nos resignamos a que se cristalice como "escena del crimen", apuntalando y fortaleciendo la Rotisería Cooperativa que en ese mismo suelo genera puestos de trabajo para compañeros y familiares de los pibes.

Asimismo, instrumentamos proyectos concretos para que el ejemplo militante de Jere, Mono y Patóm pueda traducirse en una identidad alternativa para la juventud de nuestros barrios: desde el documental-homenaje "Serán Eternos", realizado íntegramente por pibes de barrios Vía Honda, Tablada y Moreno en articulación con el Programa "Jóvenes y Memoria" y el Museo de la Memoria local, hasta la elaboración colectiva del libro "Soldaditos de nadie. Jere, Mono y Patóm: crónica de una lucha"...”, marcan los escritos del Movimiento que desde la noche anterior al inicio del juicio montarán una carpa de aguante y acompañamiento a las casi ocho decenas de testigos que desfilarán durante el proceso.

Del triple crimen y la triple hipocresía a la triple esperanza.

Mono, Jere y Patom están presentes y la lucha de sus compañeros es una luminosa postal de que la historia siempre se puede cambiar desde abajo con pensamiento crítico, afectos, movilizaciones y construcciones colectivas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Presentación de El Peronismo que no fue. La (otra) otra historia. Hotel Bauen (Parte II)

Mario Hernandez (especial para ARGENPRESS.info)

Hay dos formas de ver la historia, desde el poder de la clase dominante y quienes lo hacen, como en este libro, desde la lucha por la liberación de los pueblos.

Mario Hernandez (MH): Vamos a darle la palabra a “La Turca” Ahualli.

Renée Ahualli (RA): Antes de hablar por mí, voy a decir algo que Gerardo Bavio me mando por mail. Dice que lamentablemente no puede venir por su salud, que les envía un fuerte abrazo a los compañeros presentes, a René Ahualli, a Mario Hernández, autor y organizador de este trabajo y a Jaime Dri, como a todos los compañeros y compañeras por sus aportes, su militancia y la presencia en este acto. Dice también que El peronismo que no fue cobra sentido si promueve el debate y la polémica tan necesaria para la tarea pendiente que consiste en construir el movimiento nacional y popular del Siglo XXI, y lo dice porque es un libro que no está cerrado, está abierto a la discusión.
Mi participación en este libro es a través de una entrevista que me hizo Mario en Tucumán y de la organización de la presentación del libro en esa provincia. Hablando sobre Paco Urondo, siempre que yo paso la película sobre su vida para hacer discusiones o debates hago dos aclaraciones, una que a partir del juicio llegué a saber que Paco no se tomó la pastilla a pesar de que me lo dijo en el auto: “Me tomé la pastilla, me siento mal, bájense y váyanse” y Alicia le dijo: “¿Qué hiciste, por qué hiciste eso?”. Años después los testimonios aparecen y se va juntando con esta historia que es “la otra, otra historia”, aparece en los juicios y aclara muchas cosas.
El parte médico con respecto a Paco, dice que no tenía en su organismo ni una gota de veneno, el cianuro los ponía de color rosado, él no tenía ninguna apariencia de haber tomado la pastilla. Yo ahora le pongo un plus a Paco y me enojo mucho con los compañeros que lo tildaron de liberal, de pequeño burgués y demás. Era el jefe y cumplió su función de jefe hasta el final, él sabía que yo estaba herida, porque en un momento determinado preguntó si había alguien herido y yo había sentido ya el golpe en mi pierna y me toqué y me vi sangre, así que sabía, yo respondí : “Sí, yo estoy herida”. Él tranquilamente podría haberme dicho: “Quedate Turca, aguantá vos y nosotros nos vamos”. Pero no, él siguió y se quedó en su rol de jefe y nos pidió a nosotras que nos fuéramos. Yo tuve más suerte que la pobre Alicia, su compañera, que se metió en el primer agujero que encontró, que fue para encerrarse sin tener por dónde saltar ni salir ni nada. Y yo, que ahí viene lo que decía Zito Lema, la subjetividad de cada uno de nosotros, cuando me iba pensé que había entrado en una casa porque esa calle que estaba cerrada, había un paredón que yo no podía trepar, estaba cerrada en mi cabeza, era mi forma de pensar, el inconsciente sería que me hacía ver que si yo no daba la vuelta y me metía en esa casa me chocaba con el paredón. La busqué por años a esa calle, yendo a Mendoza decía: “Es una calle cerrada que no sé cómo se llama, quedaba por acá”. Preguntábamos al vecindario, andaba con una compañera que era senadora y que en ese momento podía entrar alegremente a cualquier lado y nada, nadie vio ni sabía que había una calle cerrada después, con el tiempo, cuando empiezan las investigaciones, cuando se empiezan a leer los partes de la policía y todo eso, armando el juicio, me entero que esa calle se llamaba casualmente “Tucumán”, ¡Tucumán me persigue!, no era una calle cerrada, era una calle abierta que jamás tuvo un paredón, eso estaba en mi cabeza, sin duda.
Otra cosa que también aclaro, porque es una deuda pendiente con el compañero Torres, que es el que canta la cita donde asesinan a Paco, es un compañero que sufrió terribles torturas que yo hasta ese momento no conocía absolutamente nada, y a mí me pidieron apenas llegué a Buenos Aires, a la semana del acontecimiento, que escribiera todo lo que había pasado y cómo había pasado. Ese escrito mío llegó a la Conducción Nacional (CN), y creo que es a partir de ese escrito que escribió Rodolfo Walsh. Ahí yo acuso al compañero como si fuera un traidor que vuelve a su primer amor, porque el compañero era comisario en San Luis, pero no era un comisario de carrera policial, después me entero de esto, era un comisario político, que había sido nombrado por el gobernador de San Luis, así que yo lo trataba de “ex compañero”, terrible, me convertí en juez, cosa que al conocer las torturas a las que fue sometido y, sobre todo, por tratarse de alguien igual que los genocidas, porque se suponía que era policía, se empeñaban mucho más en torturarlo. Justamente ayer me encontré con un compañero en Mendoza que fue al juicio y se hizo el que no me veía, y yo me sentí tan mal, y es el compañero que había limpiado la celda donde estaba Martín, que hasta ahora se siente mal porque él le pidió que por favor lo ayude mientras estaba muriendo. Entonces yo le dije, compañero yo quiero hablar con usted, porque yo hago esto siempre que paso la película, o me piden testimonio, aclaro eso, borraría el libro de Bonasso donde dice “volvió a su primer amor”, porque ahora, después de conocer todo lo que fueron las torturas, los secuestros impresionantes y la manera infrahumana en que trataban a las personas, no lo puedo decir, porque tampoco sé qué hubiera hecho yo en esa circunstancia, por eso me gusta aclararlo, un poco para reivindicar al compañero Torres y otro poco para sentir que estoy levantando el aplazo.
Lo que Mario resalta de mi entrevista es qué pasó con los cuadros que quedamos, que ahora le llaman “Montoneros silvestres” creo, los que quedamos sueltos en este país sin poder irnos a ninguna parte y tuvimos que resistir. Algunas críticas a la CN, porque se discutían los temas, se hacían los documentos, que se subían, y nunca daban respuesta, entonces uno sentía que hacía la discusión pero nunca recibíamos una contrapartida de lo que nosotros decíamos u opinábamos. Eso también está dicho, también que sobreviví porque tuve mucha suerte, porque esa pared no existía, pero tampoco lo había visto al compañero, al vecino que me dijo que me vaya por la casa de los cactus, que es por donde yo entro y es donde encuentro a un compañero que era de la Juventud Peronista, que yo ni sabía quién era, que me ayudó a trepar los escombros y las cosas que había contra la pared y de ahí salté al vacío. Todas esas son las historias nuestras, que los sobrevivientes tenemos la obligación de contar, de participar, de declarar en los juicios. La militancia nos exige esto en la actualidad y contar esta otra historia que no aparece en ningún lado.

El único demonio que siempre ejerció el poder fue la clase dominante

Jaime Dri (JD): Bueno, realmente mis compañeros han dicho cosas muy importantes, fundamentales y yo diría que han totalizado, pero voy a retomar algunas cosas que dijeron ellos, por ejemplo, el tema de la verdad histórica.
Adam Schaff escribió un libro, Historia y Verdad, donde claramente desarrolla que la verdad se construye en la historia, y que la objetividad que el positivismo nos dio, que hay una sola forma de que sea científico y, por otro lado, el punto de la subjetividad, nosotros aquí podemos contar qué sucedió en este hecho y cada uno lo va a contar diferente y ninguno va a mentir, pero cada uno lo va a contar desde su subjetividad, desde su personalidad, desde sus convicciones.
Pero a lo que apunta Vicente Zito Lema, el tema del poder, es cuando se escribe la historia para crear la superestructura de dominación del pueblo. Por eso la clase dominante argentina nos dijo que Mitre, que Sarmiento, que Rivadavia eran los próceres, y ahí me lo decía un compañero que me acompaña ahora, Julio, me decía que cuando llegó al Colegio Mayor empezó a escuchar que Rivadavia era un desgraciado, también Sarmiento, mientras él los tenía como grandes tipos y resulta que le habían dado vuelta la cabeza. Claro, porque hay dos formas de ver la historia, desde la clase dominante que sigue teniendo el poder desde que nacimos como nación, y quienes, como en el libro de Gerardo, como los libros de todos los compañeros que podamos escribir y decir, es la otra historia, es la lucha por la liberación de los pueblos, de nuestros pueblos, y lógicamente que nuestra verdad subjetiva, nunca va a coincidir con la verdad de la clase dominante que escribe para consolidar el poder, que es lo que hacen hoy los medios de comunicación principalmente como única oposición al actual proceso, llevado adelante por el kirchnerismo, para evitar el movimiento de avance del proceso de liberación.
Cuando se hablaba de “los dos demonios” me vino a la memoria cuando declaré aquí en el juicio de la ESMA, el hijo de Maco (Maco era un milico que me fue a buscar al Uruguay) habló de los dos demonios, yo le dije que había un solo demonio, ¿quién derrocó a un gobierno democrático como el de Hipólito Yrigoyen? ¡Ustedes! ¿Quién derrocó y bombardeó a un pueblo pacífico que había elegido a Perón democráticamente en el ´55? ¡Ustedes! No les gustaba lo poco que se estaba haciendo con el gobierno peronista en el intento de industrializar el país, por dejar de ser el granero del mundo, un país solamente dependiente de los productos primarios. Entonces, claramente, aquí el único demonio que siempre ejerció el poder fue la clase dominante, en un principio la oligarquía, ahora los capitales especulativos, etc. Entonces, para mí es muy importante lo que han hecho Gerardo y Mario, que es escribir “su” verdad, no es “la” verdad, porque la verdad es histórica, y a lo que apuntaba Renée en relación al libro Recuerdo de la muerte, yo que participé directamente, hoy habría cosas que después de 30 años, no las plantearía como las planteé.
Entonces, la historia se construye, pero tenemos que ver desde qué lado, nosotros, nuestra generación, puso un granito de arena en la historia de la construcción del poder popular y del proyecto de liberación de nuestra Patria chica y de nuestra Patria grande, los otros siguen escribiendo desde el mantenimiento del poder. Nosotros como bien dijo Vicente, no éramos santos inocentes, le peleábamos el poder a la clase dominante y, de esa forma, con todos los aciertos y todos los errores que tenemos que analizar, como actores de una etapa histórica para aportar a las generaciones que son las que toman las postas y las banderas para avanzar en la lucha por la liberación. Yo creo que este libro aporta en esa perspectiva, no para que se diga, “esto es verdad” o “esto no es verdad”, lo importante es generar el debate y crearlo desde la perspectiva de la liberación, no de la opresión, que alguna vez en la historia podamos construir un poder popular con nuestra historia y nuestra verdad histórica que es la verdad de nuestro pueblo para destruir el poder oligárquico aliado al imperialismo que nos tiene sometidos hasta el día de hoy. Yo creo que eso es fundamental, y la mejor prueba es que un juez de primera instancia del Imperio viene a cuestionar la posibilidad del intento de liberación que estamos haciendo al haber renegociado una deuda que nunca el pueblo argentino contrajo, la hicieron ellos para saquear y saquearon hasta lo último.
Un compañero me dijo:-“Jaime, nos entregaron el gobierno porque ellos ya no lo pueden controlar, han saqueado hasta lo último, dejaron esto destruido, quieren que nosotros lo levantemos un poco y después volver ellos para seguir saqueándonos”.
Entonces, esa es la etapa, en estos diez años hemos reconstruido mucho y hemos devuelto unas cuantas cosas a nuestro pueblo. Pero seguimos con la amenaza de volver atrás lo poco que avanzamos, entonces, el debate es en el seno del pueblo, de acá hasta acá está la cerca, dentro de la cerca estamos todos nosotros, peleémonos todo lo que queramos, pero no se puede pasar la cerca. Se lo dije a un compañero que era diputado, concretamente fue a Miguel Bonasso: “Mirá Miguel, podemos discutir y tenemos muchas diferencias, pero yo no puedo levantar la mano por la Sociedad Rural, nunca, porque la Sociedad Rural es la enemiga del pueblo hoy y siempre, y mientras no se cambien las relaciones de poder, nuestro pueblo va a seguir siendo esclavo”.
Entonces, yo creo que este libro aporta al debate, no es para que le crean a Gerardo Bavio lo que dice, pero sí para que le aportemos ideas, que aportemos vivencias, que de eso sí, no vamos a dudar, de la autenticidad de los testimonios, porque son compañeros militantes que han comprometido la vida, como Gerardo que nace con el peronismo en el ´45 y acompaña todo el proceso del peronismo de la Resistencia y siempre fue de la Resistencia. Ganó la Intendencia de Salta allá en el ´73 junto con Miguel Ragone, a quien “cepillaron”, pero Gerardo logró zafar, pasar a la clandestinidad y sigue su historia de lucha hasta el día de hoy.
Entonces, para mí ese es el valor de este libro, aportar elementos para el debate, para la discusión, para enriquecernos, discutir y ver cómo podemos construir el poder popular que hasta el día de hoy no lo hemos podido hacer. Yo creo que ese es el valor importante que aporta el libro. Qué cosas hicimos mal, cuántos errores cometimos, cuántas cosas nos faltan para poder construir el movimiento que realmente construya el poder y podamos decir que somos una sociedad que ha roto con las cadenas de la dominación. Muchas gracias.

MH: Bueno, abrimos a preguntas, a intervenciones, tenemos un rato para aprovechar, no sé quién quiere la palabra.

Tati Almeyda (TA): Soy Tati Almeyda, Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora y realmente no puedo dejar de felicitar a la mesa, a Gerardo que no está presente, y estoy totalmente de acuerdo, faltan debatir tantas cosas y, sobre todo, en las Universidades, donde están los jóvenes que son el futuro. Simplemente decirles eso. Como preguntas tendría cuarenta mil, pero no es el hecho ahora, quiero felicitarlos honestamente, adelante y a debatir. Gracias.

Nuestros muertos también reclaman el debate

Vicente Zito Lema (VZL): No siempre es fácil porque cuando se da algo que en apariencia estamos todos de acuerdo cuesta entrar, pero lo decía bien Jaime, todos los que estamos acá lo hemos dicho, hay una idea en común que se comparte, una idea de fondo, pero también es cierto que las ideas de fondo tienen sus partes, la dialéctica nos enseña el todo, pero del todo a las partes y de las partes al todo. Parecería que hay un todo en común que nos une, pero de ese todo no sé si hay partes en las que estamos de acuerdo todos con todo. Estos encuentros entre compañeros con toda amplitud son muy aptos para discutir las partes, el todo general ya no lo discutimos, está clarito para los que estamos de acá y los que están del otro lado, pero dentro de los que estamos de acá estoy seguro que no todos coincidimos en todas las cosas. Por decir una que es de pelea, porque está puesto también en este libro, hay una gran disputa sobre lo que se llama históricamente la “contraofensiva montonera”, ahí yo creo que en general discutimos todos y todo, es muy fuerte, es un debate que no está cerrado y que no es bueno que esté cerrado, porque cuando hay mucha gente involucrada, mucho dolor, mucha muerte, en algún instante mucha soberbia, en alguna instancia arrepentimiento, de acuerdo, pero lo que está en disputa es algo de nuestra historia que los muertos de esa historia también reclaman como debate no para, como quiso hacer el poder, hacer un juicio para llevar presa a la conducción revolucionaria.
Nosotros entre los compañeros no nos llevamos presos, pero sí debatimos con seriedad y fortaleza. En este libro uno de los puntos del debate es el tema de “la contraofensiva”, otro es la muerte de Paco, porque no podemos negar, porque se discute, si Paco fue enviado a Mendoza castigado o no. Todas esas cosas hay que discutirlas, y les pongo palabras y me sustento en mis pelos blancos, porque alguien tiene que darle palabra a esas cosas, porque hay muchas cosas en las que estamos de acuerdo pero no en todas y son esas partes las que hay que discutir, porque a partir de lo que puede parecer una historia chiquita, hay un trasfondo muy grande. Como también se nombra en este libro ese famoso artículo 16º, de la ética revolucionaria de los Montoneros que también la tenían Fidel Castro y el Che, el PRT-ERP, las FAR, porque seamos honestos, ahí donde hay un grupo revolucionario hay un código ético y está bien, no quiere decir que esté bien lo que está en el código ético, pero hay que tenerlo. Para qué carajo uno pone en juego su vida y su libertad si no es para construir una nueva ética. Entonces, ¿cómo no vamos desde el principio a tener códigos éticos? Lo cual no quiere decir que esté bien o mal, está bien el código, pero no sé si todos los artículos están bien. Ese es también un tema que habría que tocar, porque en el ERP-PRT había un código para las relaciones amorosas, y en las FAR lo había y en Montoneros también lo había y ¿está bien que una guerrilla o un movimiento revolucionario tengan códigos amorosos? No sé, pero también el Che tenía un código, y bien duro, y Masetti y los compañeros en la primera gran aventura, vaya que hubo disputa sobre ese primer código, y los compañeros que militan hoy en día en las organizaciones que no sean los partidos burgueses, ¿tienen códigos de comportamiento? Si no los tienen me atrevo a decir que tienen que tenerlo, porque ¿para qué vamos a militar si no es para construir una ética superior? Ese es un punto de vista.
Otra cosa que habría que discutir que el libro plantea, es lo que llamamos el autoritarismo. Es algo que pesa en la historia argentina, tanto en los momentos de cambio como en los más “tranquilos”, ese autoritarismo histórico que se da en nuestras luchas, es otro tema que el libro plantea para debatir. Por eso yo digo que este libro da muchos momentos para el debate, animémonos a más, el libro plantea, como lo hace también el libro de Cirilo Perdía, el papel de Perón en la revolución y acá se dicen cosas bravas, no son nenes de pecho la compañera ni los compañeros que están acá. ¿Y por qué no seguir hablándolas? Se plantea la relación entre las organizaciones armadas peronistas, las no peronistas, no hay que mentir en nada. Gerardo es guevarista, respira por Guevara y lo dice acá, es peronista revolucionario y guevarista. Y plantea cosas muy fuertes, el rol de John William Cooke en el peronismo revolucionario, muchas cosas que siguen vivas, que son lindas para que los jóvenes las discutan y que nosotros, los que somos jóvenes de otra forma, las volvamos a discutir tiempo después.
Parece que estuviera haciendo la propaganda del libro, pero ¿saben por qué? Porque es un libro que merece ser leído, es muy interesante, está muy bien hecho, no solo por los testimonios, sino por cómo se organizó, está muy bien y da para el debate y la pelea y, es cierto, si no debatimos no vale nada un libro, porque un libro de historia política de nuestra generación si no genera debate ¿para qué está escrito?

TA: Sí, justamente a mí que en lo personal me concierne muchísimo, el rol que tuvo Perón con la Triple A, es algo que me llega mucho porque justamente mi hijo desapareció antes del golpe cívico-militar-clerical, y honestamente no veo que se toque ese tema. Menos mal que también fue considerado genocidio a pesar de suceder antes del golpe.

VZL: Claro, asesinaron a tu hijo y a mi amigo Ortega Peña, a Rodolfo le dieron 37 balazos en la cabeza, en un gobierno peronista y a Carlos Mujica en la puerta de la iglesia San Francisco Solano, y cuánta gente fue muerta en una época atroz que pareciera que no existió porque no se habla nada y hemos sufrido bombas, tiros, muertos y hasta exilio, porque algunos compañeros tuvieron que exiliarse para que no los asesinaran en esa etapa.

JD: Y otros pasar a la clandestinidad, como fue mi caso.

VZL: Y nadie te garantizaba la vida, esos son todos temas tan fuertes que a veces nos cuesta meternos.

Perón se jugó por lo peor de la ultraderecha del peronismo en este país: Osinde, Lopez Rega, Rucci

Público: Indudablemente la derrota duele y mucho, pesa mucho porque creo que sería mucho más sencillo para todos nosotros hablar y reconocer errores si es que hubiésemos podido lograr tomar el poder. Si hubiésemos podido conquistar el poder todo hubiese sido más fácil, pero hemos sufrido una derrota espantosa, entonces ahora nos cuesta mucho más porque hay que empezar a reconocer errores. Y no sé si a partir de la miseria humana de cada uno de nosotros, estamos dispuestos a reconocer errores, creo que por eso fundamentalmente a los compañeros que estamos aquí nos cuesta mucho hablar y plantear cosas. Recién hablaban de Perón, bueno, Perón desde mi modesto punto de vista, y pido disculpas por la grosería que voy a decir, fue un viejo hijo de puta, un viejo traidor, un viejo cagador que utilizó a los compañeros de las organizaciones populares y guerrilleras mientras le fueron útiles, cuando dejaron de serle útiles se jugó por todo lo peor de la ultraderecha del peronismo en este país, Osinde, Lopez Rega, Rucci y una sarta de malditos y de infames que nos llevaron a que hoy estemos como estamos y que no podamos hablar de lo que nos pasó.
Indudablemente en “la contraofensiva” hubo errores y muchos, hubo autoritarismo y hubo dolores y moralina y hubo mediocres y tipos infelices que a partir de su propia miseria personal eran incapaces de permitir que otros tipos fueran más libres que ellos, y bueno pero así está hecha la historia y nos cuesta hablar de eso justamente por lo que nos pasó.

RA: Yo justamente opino en mi entrevista sobre “el viejo”, que Gerardo siempre me hostiga con eso porque yo le digo "ese viejo p…” y dice: Como dice la Renée, “ese viejo p…”, porque él también está cayendo de muchas cosas que antes defendía a capa y espada. Yo cuento ahí la entrevista que tuvieron los compañeros no sé si en el ´72 o ´73, cuando todavía éramos Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).

JD: En 1972.

RA: Contaron el cuento del frasquito de dulce que el chico quería alcanzar y el papá le sacó el banquito. Perón nos estaba diciendo lo que nos iba a hacer, nos la cantó perfecta. Nos dijo, “¿Ustedes quieren el dulce? Yo soy el papá del banquito”. Esas son cosas que a la distancia uno las puede leer, o por lo menos mi subjetividad hace que lea así esto y me hace gracia que Gerardo la mira a la misma historia y la endulza.

MH: Yo quería comentarles a quienes todavía no lo han visto que en este libro, gracias a que Gerardo lo facilitó, están publicados los documentos de la Contraofensiva. Cuando nosotros empezamos a hacer el libro, en una oportunidad que viajo a Tucumán, Gerardo me manifiesta que él tiene los documentos de la contraofensiva, que son documentos mimeografiados, inclusive uno no está completo porque le falta la última página, entonces yo le sugiero a Gerardo hacer la publicación del boletín N°8, del boletín N°10 y del documento crítico, que también está publicado, el que suscriben Jaime, Bonasso, Olimpia Díaz, Gerardo y un par de compañeros más, cuestionando la contraofensiva y que va a derivar en el Congreso que se convoca en Managua en enero de 1980 donde se rompe Montoneros, que no se conoce tampoco bien esa historia, Montoneros se rompe por mitad, lo que pasa es que la plata quedó de un lado.

JD: Y nosotros en la calle, viviendo en el exilio.

MH: Yo quiero señalar este material porque es la primera vez que se publica, nunca se publicó, es más, Pila Garbarino, la compañera de Gerardo, conoció esa documentación a partir de este libro, porque nunca los había leído, bueno, acá la Turca me está diciendo lo mismo. Entonces, este es un aporte más que trae el libro, inclusive la Agencia Paco Urondo le hizo hace dos o tres meses atrás un reportaje a Roberto Baschetti, donde le preguntan a quien ha hecho la publicación de todos los documentos desde la Resistencia hasta el año ´77, si va a continuar publicando los documentos del período y él contesta que sí, que está en preparación y a punto de conocerse el material del mundial ´78, entonces el periodista le pregunta por los documentos de la contraofensiva y Baschetti dice que sí, que los va a publicar pero dentro de un año y medio.
Ahora, fíjense cómo son las cosas y lo que pasa alrededor de Gerardo, cuando presenta su libro “Las huellas de la memoria” en Salta, publicado por la Universidad de Salta, el responsable de la publicación comenta que por falta de presupuesto no publicaron las cintas de Radio Liberación que eran los comunicados que daban a conocer a través de radios clandestinas los Montoneros durante el año ´78 en el transcurso del Mundial. Esas cintas las tiene Gerardo, no sé si él o la Universidad de Salta, no hemos entrado todavía en ese terreno, pero la Universidad de Salta que hace una pequeña edición de ese libro, no las publicó por falta de presupuesto, ese es un trabajo que tenemos pendiente, porque cuando estuve para presentar el libro en Tucumán con los compañeros, le dije a Gerardo que hay que recuperar ese material para poder darlo a conocer, porque son audios que inclusive están en casettes y se pueden deteriorar y perderlos.

Público II: Un hecho más reciente, hay cosas que incluso a uno lo avergüenzan, pero de vergüenza ajena, me tocó compartir junto al compañero Vicente, esa picadora de carne que fue el diario La Voz, una moledora de compañeros, que se publicó entre el año ´82 y ´85/´86, diario en el que aparecía como director, recibiendo jugoso salario mensual en dólares don Vicente Saadi. Ese diario, si bien fue una experiencia importante, como decía antes, también fue una moledora de compañeros, y me da vergüenza pero vale la pena recordar porque ahí es donde aparecen las miserias que hacen que uno se avergüence de contar.
Había tres personajes, uno se llamaba Sverco, de los otros dos no recuerdo los nombres, que estuvieron conduciendo el diario durante la última etapa. A Sverco le decían “zapato heroico” porque andaba con el uniforme verde y unos borceguíes golpeando fuerte porque suponía que con eso iba a impactar frente a los compañeros que trabajábamos en el diario y nos iba a producir temor, y lo único que producía era una sensación de patetismo.
Relatar estas cosas, a mí realmente me da vergüenza ajena porque en definitiva el tal Sverco y otros más se terminaron afanando todo, el diario, las máquinas de la imprenta, asociados con “Galimba” (Rodolfo Galimberti). Es una sumatoria de cosas, el hecho de la derrota y todos los dolores que cada uno en mayor o menor medida pudo sentir. Y hablar de estas cosas en determinados ámbitos ayuda a darle de comer a los chanchos, como para que gente opine y diga que éramos tal cosa y tal otra, y uno se la tiene que comer.

VZL: Pero cuando el compañero habla no tiene pelos en la lengua, ¿eh?

Emerenciano Sena: Yo quiero decir que con los aciertos y errores que tenemos todos, porque somos humanos, yo no fui militante en aquella época, tengo 50 años, y vivía en la isla y llegué a Resistencia en el ´72 cuando tenía 12 o 13 años y vivía en el monte hasta entonces, después mi vida militante me hizo conocer la historia. Lo que yo quiero es reivindicar a todos los militantes de aquellos tiempos, porque si no, no existiríamos nosotros hoy, los militantes de los movimientos de desocupados o los piqueteros, como nos dicen a nosotros, aunque yo me considero un militante social más que otra cosa, más allá de los motes que nos hayan puesto, a ustedes les pusieron subversivos, a nosotros piqueteros.
Yo quiero reivindicar esta actitud, porque nosotros ahora tampoco somos santos ni nada por el estilo, ni con las uñas largas ni cortas, con la barba y el pelo largo o corto. Yo digo siempre que ser integrante de un movimiento de desocupados o de un movimiento social no significa un certificado de buena conducta, en lo moral, en lo ético digo, entonces para mí es muy importante reivindicar a la conducción, con sus aciertos y sus errores, porque no son el origen del mal, ni sus militantes ni sus cuadros políticos en distintas ramas como hay hoy, hay militantes de los movimientos que están en educación, en salud, en distintos espacios y que están haciendo lo que tienen que hacer como militantes populares.
Yo siempre les planteo a los compañeros de nuestra organización que tenemos nuestros héroes históricos y nuestros héroes contemporáneos, porque convivimos con muchos de ustedes, que son héroes nuestros y reivindicar la actitud de un periodista y escritor como Mario Hernandez que pone su trabajo y su capacidad para ir instalando estos temas que a nosotros nos van a servir mucho porque tenemos escuelas, jardines, primarias, secundarias y bachilleratos en el Chaco y vamos a llevar los libros para hacer trabajos de formación social, cívica, de historia, de todo porque van a servir para todos, para mí es muy importante. Y como dice el compañero, es muy importante que se diga en camaradería y no decirlo para afuera para no alimentar a los buitres. Personalmente en este momento, lo más lindo es eso, la camaradería, y que nuestras generaciones reivindiquemos y valoremos en su real dimensión, porque si todavía existe la esperanza de liberar a nuestros pueblos, es porque existen ustedes. Gracias.

MH: Antes de darle la palabra a otros compañeros, quiero presentarlo, el compañero que acaba de hablar es Emerenciano Sena, dirigente del Movimiento de trabajadores y desocupados del Chaco.

Público III: Buenas tardes, yo personalmente tuve una vivencia, tenía diez años cuando pude conocerlo al compañero Miguel Ragone, y para quienes no tuvieron la oportunidad de ver la historia como ustedes la están planteando, hace poquito pude ver “Infancia clandestina”, ¿es posible tanta orfandad de tanto compañero militante?, ¿se entiende lo que les digo?, verlos tan solos, solamente con órdenes que venían dirigidas y que en su afán de llevar adelante esta transformación cada uno se hacía carne en sí mismo, la dirigencia no se ve en esta película, se ve el mandato nada más, y el afán militante por llevar adelante eso, pero qué dolor, ¿no? Y bueno, simplemente especificar esto nada más, porque creo que llegar a una sociedad que prácticamente estaba ciega por un montón de cuestiones, a intentar inculcarle a esa sociedad toda la transformación, muchachos despierten, la sociedad no los escuchó a los compañeros. ¿Qué queda con eso? Es sangre derramada, es algo que no entiendo, así como ustedes en la mesa lo tiraron, a mí me causó mucho dolor, ver compañeros que estaban afuera, vinieron acá y los mataron.

Publico IV: Yo era compañero de Gerardo Bavio, vine porque hace cuarenta años que no lo veo y me enteré de esta reunión. Él era el número uno y yo era el número dos, veníamos de Salta a encontrarnos con los compañeros que estaban a cargo, que en ese momento era “el pelado” Perdía, participamos junto con Bidegain, Cepernic y todos los compañeros de las reuniones, nosotros dependíamos del encuentro que teníamos con Zavala Rodríguez, a Zavala lo matan y quedamos sin conducción y desde ese entonces que no lo veo a Bavio, porque ni él vino para acá ni yo pude regresar a Salta. Yo vine en el ´74. Cuando lo matan a Ragone nos empiezan a perseguir a nosotros y ahora después de muchos años vemos con claridad el enfrentamiento que hubo entre Montoneros y FAR, y a nosotros los de las FAR que dependíamos de Marcos Osatinsky, de Córdoba, nos mataron 16 compañeros, nos señalaron desde la parte de Montoneros, y nosotros éramos Montoneros, eso es lo que hay que discutir acá ¿Por qué? El criterio nuestro es que el General como dijo el compañero, le dijo en esa reunión a Firmenich que los compañeros tenían una participación de la CIA, que tenían una infiltración. Nosotros seguimos investigando, tanto que los compañeros que vinieron fueron enterrados en Santa Fe, nosotros hicimos varios viajes, después a través de otras circunstancias como es una adivina, logramos conseguir algunos detalles y encontramos el cuerpo del compañero, después de 20 años. Los compañeros de la conducción de ese lugar no dijeron nunca dónde estaban, a pesar de que conocían sus verdaderos nombres. Así, en 16 compañeros nosotros constatamos que partiendo de Osatinsky fueron entregados, eso hay que discutir acá. ¿Por qué?
Somos peronistas pero tenemos infiltración del Imperio, que está 20 o 30 años adelantado a lo que nosotros hacemos. Les voy a poner un ejemplo, en Salta, el Diario Norte era el órgano oficial del Partido Peronista, cuando se produce la revolución se lo pasaron al “negro” Romero, inmediatamente, y ahora el diario es El Tribuno, y nunca pagaron un peso, y de los 66 jueces que hay en Salta, ninguno aceptó nunca una denuncia, que hicimos varias veces. También Radio General Güemes de Salta pasó a las manos de Alejandro Romay, que por ahí lo vemos que andaba con el canal 9 cuando era joven. Este año se hizo cargo de la radio y no nos dejó entrar nunca más.
Esas son cosas del Imperio que viene hace mucho tiempo haciendo estas cosas. Esto no es fácil, no basta con un gobierno, acá tienen que pasar varios gobiernos para que nosotros podamos implantar el peronismo, tener la justicia social, la independencia económica y la soberanía política. Por eso nosotros estamos detrás de que la compañera Cristina sea reelecta, porque el cuento ése de que no se puede, que se lo cuenten a otro, porque Correa y el compañero Chávez lograron que los presidentes sean reelectos. Los jueces de la Corte Suprema duran toda la vida, los senadores duran toda la vida, los diputados nacionales, los gobernadores, y aparte pedimos la rinoscopia de todos los jueces y de todos los diputados y senadores, porque si no la droga va a seguir acá, vamos a andar con el cuento de que la droga es buena, que un cigarrito no hace nada, pero ellos porque no viven donde vivimos nosotros, que ahí se los ve a los pibes empezando a fumar y a los dos, tres años están muertos. El peronismo siempre quiso el deporte, aunque lo hayan criticado a Perón por la UES, pero nosotros creemos que es lo más sano para la juventud. Yo les voy a dejar estos papelitos que hablan de la reelección de Cristina, y es un trabajo que podemos hacer si queremos.

RA: ¿Cómo es su nombre?

Público IV: Me decían “Tigre”

MH: ¿Alguno quiere decir algo sobre las intervenciones últimas?

Público V: Sí, soy Ernesto Rojas, diez años como funcionario político en Córdoba. Quería hablar sobre dos puntos, uno sobre la orfandad que mencionó recién el compañero al respecto de la conducción. Esté o no de acuerdo con la estrategia que llevó adelante siempre hubo un compañero de la conducción de Montoneros acá adentro, siempre, la otra conducción por cuestión estratégica, como todos sabemos, estuvo afuera, pero siempre uno o dos compañeros de la conducción de Montoneros estuvieron acá adentro y murieron acá adentro, es claro el caso de Mendizábal.
Entonces, sobre la orfandad y los mandatos, y bueno, nos rompieron la línea. La valentía era decisión de los compañeros militantes independientemente del nivel de encuadramiento que tenían, de seguir avanzando en la lucha contra la dictadura, eso hay que rescatar, y lo siguieron haciendo durante mucho tiempo, solos, muy solos quizás. Tal vez podamos indicar que hubo falta de prevención, pero la realidad fue ésa. Eso con respecto a lo que vos viste o sentiste, los compañeros militantes sabían lo que se jugaban, nadie era perejil, todos sabían a lo que se arriesgaban en este enfrentamiento, y la conducción siempre estuvo acá, que no se pudieran comunicar es otra cosa, pero siempre hubo gente acá.
Yo vengo de las FAR y les aclaro, con respecto a lo que se habla de Firmenich, sobre eso se hizo una investigación, todos ustedes lo saben, la hizo el PRT también y no hay nada. Osatinsky no cae por una infiltración, la Conducción Nacional estaba funcionando en Córdoba y estaban haciendo una reforma en la casa para darle mayor seguridad.

Público IV: Discúlpeme compañero, usted está hablando sin saber las cosas.

Público V: Yo estoy diciendo lo que me informó Mendizábal directamente.

Público IV: No creo que usted esté en condiciones de decir eso.

Público V: Esa es la versión que hay compañero.

Público IV: ¿Versión de quién?

Público V: Vos dijiste tu versión, yo digo la mía. A mí me informa directamente Mendizábal que cae preso justamente con Osatinsky y ahí nos informa qué había pasado, que hubo una delación por parte de un albañil que estaba construyendo la casa. No cayeron todos de casualidad. Esa es la relación, no hubo una infiltración.

Público IV: Cayó él, la señora y los dos hijos.

MH: ¿Alguien más quiere intervenir?

Público VI: Yo quisiera decir una pequeña cosa, lo que dice el compañero que acaba de hablar es casi lo que pasó. Cayó toda la conducción de Córdoba, cayó toda la casa y es cierto que el que delató esa casa fue un compañero que estaba haciendo un embute, y ahí cayeron Mendizábal y Osatinsky. A Osatinsky lo sacan de la celda para fusilarlo, los abrazó a todos los compañeros, se fue y le dieron la ley de fuga. Después, los hijos de Osatinsky, uno murió combatiendo en Alta Gracia, el otro que tendría 14 o 15 años y formaba parte de la conducción de la UES, mueren 4 o 5 compañeros nuestros, todos chicos de la UES, en una reunión cayó el Ejército y se los llevó o los mató ahí nomás. Y la compañera de Osatinsky cayó en Buenos Aires, y actualmente es una de las sobrevivientes de la ESMA. La verdad es que la muerte de Osatinsky fue terrible, tal es así que después le volaron el cajón, le hicieron una serie de cosas, porque fue el jefe de la fuga de Rawson, y Osatinsky era de los militantes más conscientes, de una lealtad impresionante. Era una persona bastante dura y yo creo que es una infamia decir lo que está diciendo el compañero. Y lo digo porque yo participé de la conducción de Córdoba, me trasladaron a Buenos Aires porque era demasiado conocido y Osatinsky vivió en mi casa con su familia, y verdaderamente era un ejemplo, cómo murieron esos chicos, sus hijos, es la historia de muchos de nuestros compañeros.
Me voy a extender unos segunditos más, nosotros con algunos compañeros que nos falta escribir algunas cosas, los tres compañeros que estamos acá formamos parte de la Columna Norte, también tuvimos diferencias muy grandes con la conducción de la organización, de tal manera que en un momento nos degradaron, se mandó a una votación en el conjunto de la organización y nos degradaron a los cinco que formábamos parte de esa conducción. Teníamos grandes diferencias que se evidenciaban en las reuniones de la Secretaría Nacional, porque en ese momento, la conducción era de cinco, cada conducción de columna y la conducción nacional, había un secretario general, un secretario político, otro militar, otro de organización. También estaba con nosotros el “loco” Galimberti, a quien degradan junto a nosotros, que encabeza la primera escisión que ocurre en el exterior. A mí me habló Galimberti desde París, diciéndome los dejaron en bolas, sin nada de nada y hay compañeros como ellos dos, a los que la conducción que nos reemplazó a nosotros, que dicho sea de paso cayó a los quince días, le allanó la casa. Creo que íbamos a perder la batalla, pero creo que algunos miles de compañeros podrían haber sobrevivido, porque cometimos una gran cantidad de errores, no cuidamos a los compañeros. Inclusive en una reunión con Perdía, que fue en la casa de Roqué con el organigrama de la columna, discutimos bastante fuerte porque él decía que si había diez compañeros insertos en la producción y quedaba uno solo, ya valía la pena. Discutimos muy fuerte por esto en la columna y nos llevó a un enfrentamiento bastante grande.
Así que nos falta bastante, hay mucha gente que todavía tiene que decir muchas cosas. No sé a quién le servirá, nosotros creemos que es importante que se sepan las cosas, la historia concreta de todo lo que pasó, es probable que también le sirva al enemigo, como decía recién el compañero, pero creemos que hace falta para que no volvamos a cometer los mismos errores.
Tenemos mucho para hablar y me alegra que salga este libro diciendo estas cosas.
En cuanto a la contraofensiva, yo estaba en el exterior y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas por los refugiados, desde Brasil, nos concedió el destino que no lo elegíamos nosotros. A mi compañera y a mis hijos nos mandaron a Suiza, nosotros no fuimos buscando ese exilio, sino que nos tocó estar ahí. Entonces, me parece muy bien que se estén escribiendo estas cosas, hay muchas historias que corren y la verdad que algunas son hasta disparatadas, pero bueno, hace falta que los que han estado en los lugares concretos donde se han producido estos hechos lo cuenten.

Mientras podamos transmitir que no todo se compra ni se vende, no hemos perdido

VZL: La verdad que es doloroso y con una carga muy fuerte, escuchando a todos los compañeros que hablaron, queda aquí entre nosotros la verdad como una carga de dolor terrible, por eso también nos cuesta encontrarnos, porque tenemos tanto dolor encima que es muy difícil organizar el dolor.
Decís dos cosas que a mi criterio son de gran verdad, hubo un período en que no se querían hablar las cosas, en ninguna de las organizaciones de la época, primero porque los muertos pesan, es decir, a veces hay partidos que no han tenido organizaciones militares y pueden reconstruir sus cosas y sus discusiones porque hay menos muerte, están las muertes del tiempo natural, pero en nuestra generación la gente moría de joven, cuando no hay que morir, hasta de niños, adolescentes, esa es una carga que compartimos como militantes históricos que a los que no son de esa generación les cuesta entender.
Sobre nuestras espaldas pesan los muertos, pero no como dice Marx como una cuestión cultural, no, los muertos en nosotros no pesan como cuestión cultural, filosófica o política, pesan como muerte-muerte, porque los conocimos, y cuando alguien pierde a alguien se pone mal si es un amigo, un familiar, nosotros empezamos a contar los muertos y en unos minutos cada uno puede dar cuenta de muchos familiares, amores, amigos del alma, es mucha la muerte que pesa todavía sobre nosotros y eso hace muy difícil que uno pueda públicamente debatir estos temas, yo solo me animo, quizás por profesionalidad, por las cosas con las que trabajo, a pedir algo que no sé si sonará romántico, que más allá de la verdad que cada uno tiene, la única manera de animarnos y de poder reconstruir esto, es cuidando al otro, quizás como no lo hicimos cuando teníamos que cuidarnos. Ahora que casi todos ya rondamos la vejez, tendremos que cuidarnos mucho cuando decimos estas cosas, y todos tenemos el derecho a decirlo, a acentuarlo, pero tendremos que cuidar muchísimo nuestros debates para no lastimarnos más, porque estamos muy lastimados, esa es la verdad.
Habrá que animarse a decir la verdad de cada uno, porque siempre son subjetividades, con el coraje de sacar a flote lo más profundo del alma, pero con el cuidado de que el otro, que a lo mejor piensa distinto, también carga sobre su espalda su cuota de muerte, ese es el tema, somos todos sobrevivientes y hay que cuidarnos mucho, pero también hay que superar el tema de callarse la boca, con riesgo de que los perros coman de nuestro dolor, es cierto, porque hay otros que van a tomar nuestras disputas para decir barbaridades, es difícil, tendremos que darle de comer a los buitres, porque si no lo hacemos no terminaremos de purgar nuestras conductas.
Pensando en algo que suena también como muy lírico, pero es cierto, y es que los chicos jóvenes tienen que animarse a transitar de vuelta el difícil camino de cambiar el mundo y lo tienen que hacer creyendo en lo que hicimos nosotros, y la única manera de que crean es que vean nuestras equivocaciones, que son tremendas, y los que tienen en esta historia roles más importantes, tendrán que aprender a hacerse cargo sabiendo que esto no es un tribunal, porque con errores y todo eran compañeros, no eran traidores.
Es muy fácil criticar las desviaciones que se dieron, pero lo que se dijo también es cierto, quién soy yo para salvar a nadie, pero también es cierto que de los trece compañeros de la conducción, y en el libro está dicho, murieron diez, y si vas a hacer la proporción, y ves la dirección del Ejército en Malvinas frente a los soldados, no murió nadie. Es decir, errores sí, políticos, militares, culturales, arrogancia, narcisismo, todo, pero no se llegó a lo que llegaron los del otro bando, nunca, entre compañeros se allanó, pero no se torturó. Y el otro tema, que dijo la Turca, y es cierto, porque también lo escuché, que Quieto se quebró, que Osatinsky, que la tortura, vos lo dijiste, y por eso Paco quiso llevar la posibilidad del cianuro, como lo dice en un poema, “mi cuerpo responde a mi juventud, pero mi cuerpo atrapado por la tortura, no sé a quién responde” y es verdad, quién se atreve de nosotros a decir hasta dónde responde el cuerpo en la tortura, no se puede, que se convierta un compañero en Jesucristo si es que realmente soportó lo que dicen.

Público VI: No fue solamente Paco. Nosotros en la Columna Norte, tuvimos una gran discusión porque decían que era un privilegio, miren a donde estábamos llegando, era un privilegio tener la pastilla. Entonces tuvimos que hacer pastillas para todos, fue un problema serio.

RA: Y cargar con eso era una dura situación, yo perdí el contacto porque el compañero que era el responsable cayó en el Uruguay, intenté por todos los medios reinsertarme, me decían que llame a México y yo no tenía ni para el colectivo, así que me fui a los montes a vivir un tiempo y después aparecí de nuevo y el día que yo tiré la pastilla habían pasado como tres años, y fue como una ceremonia lo que hice. La seguía teniendo porque no sabía si en la calle me iba a señalar alguien, a pesar de que estaba desconectada de la organización, porque en ese momento había mucha gente en la calle que señalaba, era la usanza de esa época, y yo me manejaba con un documento de mi hermana que tiene quince años más que yo. También estaba el Digicom que era el patrullero con un aparato que marcaba tu documento y si prendía una luz roja te llevaban para después averiguar quién eras. Hasta para ir a la verdulería salía con documento porque te lo pedían en cualquier momento, era muy duro. Pero el hecho de haber tirado la pastilla fue como sacarme un edificio de varios pisos de encima, me costó mucho decidirlo.

Público VII: Yo quería traer un recuerdo, hablaron de “la Cabra” Osatinsky, y quiero decir que entre las cosas que se silencian, está el territorio del cuerpo de la mujer como la apropiación más vil en la violación de la tortura, y en esto también las compañeras que fueron torturadas a la par de los hombres, sufrieron la estigmatización de los militares en tanto putas, y de los compañeros en tanto traidoras, porque si sobrevivían era porque se habían jugado con el cuerpo.
Hay un material muy importante que está circulando ahora que escribió Miriam Lewin, en donde una de las cosas más conmovedoras, es que esa prócer que para muchas de nosotras era “La cabra” Osatinsky, relata que ella también fue violada y que también padeció, siendo una mujer grande en comparación a otras pibas que estaban en ese lugar. Quería que esto también se abriera, porque esto de encontrarse a un compañero y cruzar de vereda o que se te crucen de vereda, por la sospecha, mucho más lo era cuando se trataba de una mujer. Esto me parece importante ya que estamos pensando en abrir cuestiones.
Lo otro es compartir un pensamiento de Cacho el Kadri que decía “efectivamente perdimos, no alcanzamos a hacer la revolución, pero mientras podamos traer a cada joven lo que nosotros pensábamos en la ideología y en el amor, mientras podamos transmitir que no todo se compra y no todo se vende, nosotros no hemos perdido, todavía la estamos jugando”.

VZL: Muy hermoso.

Público VII: Buenas tardes a todos, yo estoy acá acompañando a mi papá, y quería transmitirles lo orgulloso que estoy de él por todo lo que sufrió, todo lo que pasó, sé lo difícil que fue, leí el libro “Nunca más”, donde describen cosas que todavía no puedo entender, cómo un ser humano es capaz de infringir ese dolor a otra persona, y quiero decirles a todos que estoy orgulloso de ustedes, porque fue muy difícil aguantar eso, las torturas, el temor por las familias, por perder a los seres queridos, es muy fuerte y, sin embargo, hoy están todos acá tratando de que este país sea un país independiente, un país fuerte y que todos los que vivimos en él tengamos las mismas oportunidades, que eso para mí es muy importante, yo soy genetista, trabajo en un hospital público de niños y para nosotros la vida es una cosa muy importante y se pelea hasta lo último, entonces todas esas personas que se aguantaron cosas que yo no llego ni a imaginar lo que puede llegar a ser, realmente no me cabe adentro el respeto y el cariño.

Público VIII: El joven que acaba de hablar es el hijo de Julio. Yo quería decir que en todo movimiento popular hay contradicciones y errores, pero quería agregar, ya que se habló de la contraofensiva, personalmente quiero rendir un homenaje a todos los compañeros que se jugaron y volvieron en la contraofensiva, cada uno de los que volvió sabía a qué se exponía. Particularmente, además yo tuve la gran suerte de conocer en abril del ´79, en la casa de Montoneros de Puerta de Hierro en Madrid, a un compañero que murió en la contraofensiva, que fue Armando “Petete” Croatto, en su nombre quiero rendirle un homenaje a todos los compañeros que volvieron, se jugaron las bolas, se jugaron la vida, no perdieron la vida, se la quitaron los milicos asesinos.

VZL: Y aunque parezca mentira, es un libro, y hay un autor, entonces también el aplauso al testimoniante que no está, cuidándose, que hace bien, a otra testimoniante que vino, al prologuista, y a Mario Hernández que organizó y fue el responsable de este encuentro. Perdón, ella quería decir algo.

Público IX: Sí, muy cortito, en el año ´80 yo estaba en Ginebra en el instituto donde estaba la Kika Osatinsky y una de las cosas que me dijeron los compañeros fue que no me juntara con ella, que la dejara sola porque había veces que estaba muy mal, y resulta que cuando salíamos coincidíamos y yo siempre iba a tomar un café con la Kika, y además compartíamos otra cosa de la infancia, ella nació en un ingenio en Tucumán y yo en un ingenio en Chaco, entonces las dos nos decíamos “sin un montón de azúcar no podemos tomar ni el café ni nada”, y ella me decía “bueno, vamos a comer empanadas a mi casa”, y lo que les quiero decir, es que un día discutíamos un trabajo que teníamos que hacer sobre un país de América Latina, y ella me dijo “cualquier país menos la Argentina, porque yo a la Argentina no vuelvo nunca más”, y la Kika volvió a reconocer los restos de su hijo. Nada más.

EDITORIAL METROPOLIS PRESENTA
EL PERONISMO QUE NO FUE. LA (OTRA) OTRA HISTORIA
DE GERARDO BAVIO Y MARIO HERNANDEZ

CON LA PARTICIPACION DE
CARLOS AZNAREZ (RESUMEN LATINAMERICANO)
RENNE AHUALLI (UNICA TESTIGO DEL ASESINATO DE PACO URONDO)
PILA GARBARINO (EX DIRECTORA DEL CANAL DE LA UNT EN 1973)
Y LOS AUTORES

EN EL BAR LA DIGNIDAD – AGUIRRE 29 (A UNA CUADRA DE ANGEL GALLARDO Y CORRIENTES)
MIERCOLES 12 DE NOVIEMBRE A LAS 19:00

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.