martes, 18 de noviembre de 2014

Las noticias más censuradas 2013-2014 (Mención Honrosa 4): Radio Pública Internacional oscurece implicancia de Estados Unidos en masacre de Guatemala

PROYECTO CENSURADO
Traducción: Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

En mayo de 2012, el programa This American Life difundió por la Radio Pública Internacional el programa ¿Qué sucedió en Dos Erres?, patrocinado por ProPublica y Fundación MEPI, que entregó una nueva versión sobre la masacre cometida en 1982 por militares contra ese pueblo guatemalteco [1]. En marzo de 2013, el programa recibió el prestigioso Premio Peabody a la excelencia en periodismo electrónico. Pero el programa y el premio ignoraron y pasaron por alto la implicancia directa de Estados Unidos al apoyar material y políticamente al asesinato de más de doscientos campesinos pobres, civiles guatemaltecos y absolutamente inocentes.

Keane Bhatt, del North American Congress on Latin America (NACLA), publicó This American Life Whitewashes U.S. Crimes in Central America, Wins Peabody Award, un reporte que aclara detalles que el programa de radio se abstuvo de mencionar y que también pasó por alto el premio Peabody. Bhatt divulgó documentación comprobatoria del rol de Estados Unidos en ese evento.

Aunque Ira Glass, de This American Life, reportó que las masacres llevadas a cabo bajo la administración Reagan “sucedieron en más de seiscientos pueblos” y citó un informe de la comisión de la verdad respaldado por Naciones Unidas en 1999 que encontró “superior a 180.000 el número de guatemaltecos asesinados o desaparecidos por su propio gobierno”, Glass falló al no divulgar que la misma comisión también concluyó que el “gobierno de los Estados Unidos, a través de las diversas agencias incluyendo la Cia, proveyó ayuda directa e indirecta en apoyo de algunas operaciones del Estado”, que dieron lugar a atrocidades como ésta en Dos Erres. Como Bhatt observó en su informe, el Washington Post y la red de radio y televisión Public Broadcasting Service (PBS) divulgaron en su momento este aspecto del informe de la comisión [2].

El informe de Bhatt también aclara el contexto histórico profundo de la violencia patrocinada por el estado guatemalteco contra su población civil, algo que This American Life también falló en explicar.

En 1954, Estados Unidos organizó un golpe de estado contra el presidente Jacobo Árbenz de Guatemala, democráticamente elegido. Consecuentemente, en el gobierno de Guatemala se sucedieron dictadores en serie apoyados por Estados Unidos. La masacre de Dos Erres fue parte de la campaña militar guatemalteca en curso, que Estados Unidos venía apoyando, por lo menos indirectamente, desde el golpe de 1954. Bajo la dirección de Efraín Ríos Montt, que gobernó Guatemala por diecisiete meses entre 1982 y 1983, las fuerzas de seguridad de estado escalaron sus ataques contra insurgentes izquierdistas. Estados Unidos ayudó a entrenar y a armar las tropas de Montt. Documentos desclasificados de la inteligencia de Estados Unidos revelaron la implicación de la CIA y el Pentágono en la masacre.

Durante su paso por el poder Montt contó con el presidente Ronald Reagan como aliado cercano. Como documentó Bhatt, la administración Reagan oscureció deliberadamente el “expediente de atrocidades de Guatemala” bajo el dictador Montt. Aunque este episodio de This American Life incluyera un comentario de Kate Doyle, una experta en documentos desclasificados de los Archivos de Seguridad Nacional, en la emisión de What Happened at Dos Erres se omitieron las porciones de la discusión en el estudio donde Doyle habló sobre la complicidad de Estados Unidos en la masacre, omisión también señalada por Bhatt. De manera semejante, Bhatt observó que este programa This American Life también “excluyó contenidos de su propio socio mediático, ProPublica”, que ha corroborado la implicación de Estados Unidos en la masacre.

Escribió Bhatt: “Uno se encontraría en dificultades si se propone encontrar en los grandes medios contemporáneos otro informe sobre ese período donde sea esterilizada tan a fondo la participación de Washington en crímenes contra la humanidad”.

Notas:
1) “What Happened at Dos Erres,” This American Life, May 25, 2012, http://www.thisamericanlife.org/radio-archives/episode/465/what-happened-at-dos-erres. Ver también Sebastian Rotella and Ana Arana, “Finding Oscar: Massacre, Memory and Justice in Guatemala,” ProPublica, May 25, 2012, http://www.propublica.org/article/finding-oscar-massacre-memory-and-justice-in-guatemala.
2) Douglas Farah, “War Study Censures Military in Guatemala,” Washington Post, February 26, 1999, http://www.washingtonpost.com/wp-srv/inatl/daily/feb99/guatemala26.htm.

Fuentes:
Keane Bhatt, “This American Life Whitewashes U.S. Crimes in Central America, Wins Peabody Award,” North American Congress on Latin America (NACLA), July 29, 2013, http://nacla.org/blog/2013/7/29/this-american-life-whitewashes-us-crimes-central-america-wins-peabody-award.
Keane Bhatt, “How the Media Got Guatemala’s Dos Erres Massacre Wrong,” Real News, August 4, 2013, http://therealnews.com/t2/index.php?Itemid=74&id=31&jumival=10519&option=com_content&task=view.

Estudiante investigador:
Karen Griffith (Sonoma State University)

Evaluadores académicos:
Nora Wilkins y Andy Lee Roth (Sonoma State University)

Ernesto Carmona, periodista y escritor chileno, jurado del Proyecto Censurado.

Ver también:
- Hoy se publican las 25 noticias más censuradas en 2013-2014
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (02): Los gobiernos que más se benefician con ayuda de Estados Unidos practican la tortura
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (03): La gran prensa ignoró denuncia de WikiLeaks sobre el Tratado Trans-Pacífico (TTP)
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (04): Corporaciones proveedoras de Internet amenazan su neutralidad
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (05): Banqueros de Wall Street tienen apoyo pese a sus crímenes mayores
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (06): Estado profundo. “Gobierno sin referencias al consentimiento del gobernado”
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (07): FBI ignoró planes contra líderes Occupy mientras la NSA y el gran capital daban golpes a los disidentes
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (08): Grandes medios ignoran conexión entre clima extremo y calentamiento global
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (09): Hipocresía mediática de Estados Unidos en la cobertura de la crisis de Ucrania
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (10): OMS suprime informe sobre cánceres y defectos de nacimiento en Irak
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (11): Mega corporaciones y multimillonarios financian y dirigen las conclusiones de los think thanks
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (12): El Pentágono rebalsa dinero pese a severos problemas de auditoría
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (13): Un caso judicial desafía la inm[p]unidad de la industria nuclear en accidentes nucleares
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (14): Se acumulan pruebas del peligro para la salud por el uso de tecnología inalámbrica
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (15): Pretenden criminalizar el cuerpo de la mujer embarazada mediante reportes médicos obligatorios de abortos involuntarios
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (16): Pollos muertos en el “Bucle de Retroalimentación del Forraje” en la industria de la carne
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (17): 2016 encontrará a Gaza sin agua potable
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (18): Base privada y nacional de datos transparenta asesinatos de la policía
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (19): Monsanto y Syngenta silencian y desacreditan a los que revelan peligros de sus herbicidas para la salud
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (20): Estonia. Ejemplo global para la sociedad de la información
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (21): Cuestionan el “bombo de las escuelas charter”
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (22): Los grandes medios minimizan la violación sexual
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (23): Recórd de población penal condenada a perpetua en Estados Unidos
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (24): “Justicia restaurativa” avanza en las escuelas-cárcel de los pobres
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (25): “Chaptered Out”: el Pentágono despide a los militares discapacitados
- Las noticias más censuradas 2013-2014 (Mención Honrosa 1): En crisis siria grandes medios muestran sus ataduras con las industrias militar y de inteligencia
- Las noticias más censuradas 2013-2014 (Mención Honrosa 2): Pacientes de minoría negro-latina tienen altas tasas de mortalidad en centros de urgencia
- Las noticias más censuradas 2013-2014 (Mención Honrosa 3): “Epidemia” del hurto del salario plaga a trabajadores estadounidenses

Proyecto Censurado, Project Censored, Censored, Ernesto Carmona, Universidad Sonoma State, Sonoma State University, Peter Phillips, Estados Unidos, Censura, Medios de Comunicación

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Maquiavelismo económico estadounidense

Enrique Muñoz Gamarra (especial para ARGENPRESS.info)

Antes, algunas precisiones:

Primero, estar en línea con el materialismo dialectico filosófico referente a las contradicciones y el movimiento, es decir, estar muy claros que en el mundo nada es estacionario, que todo es movimiento y, consecuentemente, nada es eterno. Así como el poderío económico y militar de Gran Bretaña no fue eterno, el poderío económico y militar del imperialismo estadounidense tampoco será eterno.

Segundo, de igual modo estar muy claros en lo que refiere a la historia, sobre todo, con las dos fases del sistema de producción capitalista, pre-monopolista y monopolista o imperialista, particularmente, con esta segunda y última fase en que hoy está el mundo, sobre todo, teniendo en cuenta que esta fase (imperialista) ahora está bajo un control total y absoluto de los monopolios, algo que no puede negarse, pero que al mismo tiempo no da derecho a nadie para negar esta fase, menos afirmar “El fin de la historia y el último hombre” como lo hizo Francis Fukuyama al servicio del Departamento de Estado de los Estados Unidos en 1992.

Por lo demás sabemos que entre los años ochenta y noventa del siglo pasado (siglo XX) los Estados Unidos han estado en una ofensiva ideológica muy fuerte contra el marxismo. Querían suplantar esta fase imperialista con el término absurdo y anticientífico de globalización. Era para estupidizar la humanidad y coincidió exactamente con la inauguración de su mundo unipolar, tras la implosión de la Ex URSS en 1991. Esto fue tan fuerte que incluso llevó a un grave retroceso las luchas de masas en el mundo. Y fue lo más grave de las tergiversaciones que desde la segunda década del siglo XX hasta la actualidad (2014), tras el triunfo bolchevique, se haya desatado contra el marxismo, incluso, con asistencia de personajes encubiertos de progresismo elucubrando conceptos sospechosos como, capitalismo neoliberal, imperio soviético, etc., que en estos dos últimos años (2012-2014) dieron lugar a la siniestra comparación que se hace del fascismo con el comunismo. Pero, hay que decirles a estos cabezas-huecas que para que hablen de comunismo previamente tienen que lavarse la boca y luego entender que hasta la actualidad, nunca hubo en el mundo un país comunista, sino, países de democracia popular y países socialistas, como fueron en su momento la gloriosa URSS de Lenin y Stalin y la Gran República Popular de China de Mao. Asimismo lo que si hay, y en esto hay que ser muy claros, son los partidos comunistas (vanguardias del proletariado), bolcheviques y militarizados, que están en la heroica misión de forjar la revolución, no grupúsculos amorfos de compadres y amigos que no entienden nada de nada de perspectivas históricas e ignaros en concepciones ideológicas máxime que medran en los parlamentos y concejalías para ganar unos cuantos mendrugos y temen, en lo esencial, la lucha interna. Esto en primer lugar.

Pero, con esto, ¿A dónde quiero llegar? A dos cosas. Solo a dos cosas. Primero, a que se entienda lo que es esta segunda y última fase del capitalismo denominada, monopolista o imperialista, de dominio absoluto de los monopolios. Y, segundo, a que se entienda, como debe ser, lo que es esa burguesía criminal y en pudrición dueña de esos monopolios y capaz de cualquier cosa con tal de mantenerse en el poder.

Sobre esta base, el maquiavelismo económico estadounidense:

Cierto, los círculos de poder mundial, particularmente el grupo fascista de Washington, están muy preocupados por sus intereses económicos. La gran crisis económica ha sepultado gran parte de estos. Sus apologistas están en la disyuntiva, si gastar más o gastar menos, esto es para salvar el decadente sistema de sus amos. Los más preocupados son los keynesianos y los neoliberales. Son los soportes del sistema. Ambos están henchidos de orgullo por la “rigurosidad científica” de sus análisis económicos que a diario alcanzan a sus amos y que en su mayoría suenan más a estafas que a otra cosa. En efecto, para los keynesianos fue una grandiosidad la revelación que se hiciera en los inicios de 2013 de la estafa de Reinhart y Rogoff en la que se sostenía la sacrosanta epistemología neoliberal de los últimos años (2009-2013). Como dijo Alejandro Nadal en aquella oportunidad: “Hace pocas semanas (abril de 2013), tres economistas de la Universidad de Massachusetts, Thomas Herndon, Michael Ash y Robert Pollin (de ahora en adelante HAP), trataron de repetir el ejercicio estadístico de Reinhart y Rogoff y se toparon con varios problemas. Su análisis descubrió que Reinhart y Rogoff incurrieron en errores elementales de estadística, manipulación de datos y errores en el manejo de la hoja de cálculo del conocido programa Excel” (1).

Pero, en general, debemos saber que las discusiones en los círculos del poder mundial han sido arduas, sobre todo, ahora cuando sus paradigmas han quebrado. Cierto, el keynesianismo y el neoliberalismo nada tienen que hacer para salvaguardar el sistema imperialista occidental en proceso de quiebra, sino, solo contribuir a su hundimiento. Hasta ahora, salvo la corriente marxista, no hay una corriente económica que pueda enfocar de mejor forma la gran crisis económica actual. Veamos algo de esto (son las palabras del economista keynesiano Paul Krugman): “Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, cuenta la historia, y ahora estamos pagando el precio inevitable. Los economistas pueden explicar hasta la saciedad que esto es un error, que la razón por la que tenemos un paro tan elevado no es que gastásemos demasiado en el pasado, sino que estamos gastando demasiado poco ahora y que este problema puede y debería resolverse”. (2).

Prosigo con unos apuntes acerca del sistema financiero internacional:

Saber algo de esto (sistema financiero internacional) nos da luces para entender la gran crisis económica actual, sobre todo, la debacle de la economía imperialista occidental (Estados Unidos y Europa). Cierto, esto en la actualidad está manoseado, como hemos dicho más arriba, por keynesianos, neoliberales y toda laya de academicistas (sostenes del sistema) que la definen como “instituciones a través de las cuales se pagan las transacciones que van más allá de un solo país, que fijan los tipos de cambio y que realizan una función de intermediación entre las unidades de ahorro y las de gasto”.

En realidad cuando nos interesamos por el sistema financiero internacional de plano nuestra mirada debe orientarse a los grandes bancos de inversión, sobre todo estadounidenses, todos colapsados en el 2008 y salvados con los QE (flexibilización cuantitativa). También a Wall Street, el mercado financiero más grande del mundo (aunque ahora Hong Kong lo estaría superando) que desde 2008 ha recibido inyección monetaria en forma permanente desde la FED vía el tesoro estadounidense. Asimismo, a los mercados energéticos (uno de los puntales que sostiene este viejo andamiaje en proceso de colapso). Sin olvidar a las bancas de reserva, sobre todo, del área de influencia de los países imperialistas de occidente que hacen denodados esfuerzos por salvar la caída el dólar. Puntualmente, también, a los paraísos fiscales como Gibraltar que hunde, en este caso, a la economía española. Finalmente al sistema no regulado o llamado también negocios en la sombra (incluyen a los fondos de alto riesgo, los fondos de mercado monetario, los fondos de inversión, los fondos negociables en bolsa, los fondos de participación privada, los corredores intermediarios de valores, compañías de titulización y de finanzas), es decir, la totalidad de la podredumbre del sistema imperialista occidental.

Y todo, exactamente todo, bajo cobertura de la FED, que manipula no solo las tasas de interés a casi cero, sino, todo el flujo de este sistema para servir con toda seguridad a los grandes bancos de inversión y a Wall Street. Algunos analistas denominan a esta FED como un gigante fondo de cobertura, en inglés, hedge fund. En definitiva este es el sistema financiero internacional donde gravita con normalidad el dólar.

A continuación, algunos movimientos maquiavélicos efectuados el año pasado (2013):

Ante todo un repaso abreviado del desastre de los bancos: “Después de cinco años de crisis financiera, las prácticas delictivas son cada vez más osadas. Hemos visto las multas millonarias al Barclays por manipular el Libor, indicador del tipo de interés; JP Morgan reconoce pérdidas inexplicables de 2.000 millones; HSBC, sancionado por actividades de lavado de dinero de actividades ilícitas; Deutsche Bank, con pérdidas no reconocidas; Bankia, con un agujero de más de 23.000 millones y la sanción de 1.500 millones también por la manipulación del Libor son los casos más relevantes que indican la múltiples dolencias del sector” (3).

Pero este delictivo proceder es constante. En efecto, el 14 de noviembre de 2014 se tuvo noticias que nuevamente estos bancos estaban en sus prácticas ilegales y de nuevo multados esta vez por manipular divisas. Veamos: “Órganos reguladores suizos, británicos y estadounidenses impusieron multas por casi 3.400 millones de dólares a cinco importantes bancos acusados de manipular el mercado de divisas. La multa total emitida por las autoridades norteamericanas suma 1.400 millones de dólares, de los cuales Citibank y JP Morgan deberán pagar 310 millones cada uno, RBS y UBS, 290 millones, y HSBC otros 275 millones. Por su parte, la británica Autoridad de Conducta Financiera penalizó con un total de 1.114 millones de libras (1.800 millones de dólares) a los mismos cinco bancos por la falta de control en las operaciones del mercado de divisas Forex. En tanto, la autoridad reguladora de Suiza, la Finma, impuso un castigo de 140 millones de dólares a la entidad UBS por violaciones similares” (4).

Por otra parte Estados Unidos y Japón han estado comprometidos en el hundimiento del Euro al depreciar sus respectivas divisas. El asunto “sálvense quien pueda” fue real a inicios de 2013. El círculo de poder de Washington (gran burguesía financiera) entonces fue muy claro a este respecto que no escatimaba esfuerzos en hundir incluso a sus propios aliados histórico. Veamos la siguiente nota: “El continuo fortalecimiento que la moneda única ha vivido en los últimos meses, especialmente a partir del verano, cuando alcanzó un cambio de 1,20 respecto al dólar, se está convirtiendo en una amenaza para la competitividad europea, más aún para las perspectivas de crecimiento de las economías más débiles, como la española. Desde noviembre, el euro ha alcanzado máximos -el viernes (08 de febrero de 2013) marcó 1,37 dólares- y se ha revalorizado sustancialmente respecto a la divisa de Estados Unidos…La explicación de esa trayectoria ascendente no solo hay que buscarla en la relativa calma que ha invadido Europa tras la tormenta de deuda soberana, sino también, y especialmente, en las políticas monetarias de Estados Unidos y Japón, dirigidas a provocar la depreciación de sus respectivas divisas…La Europa del euro no dispone de la misma flexibilidad que Washington o Tokio para tomar decisiones de política monetaria. Han sido las estrategias adoptadas por el Banco de Japón, en forma de compra de activos, y de la Reserva Federal (Fed) estadounidense, a través de inyecciones de liquidez y de una política de tipos de interés cercanos a cero, las responsables del creciente flujo de dinero hacia el euro” (5).

Alemania tiene mucho que ver con la posible quiebra de la Unión Europea. Se dice que los bancos de Europa deben a la banca alemana, según el Banco Internacional de Pagos, unos 704.000 millones de euros hasta 2009, que se dice fueron para financiar la deuda de los bancos irlandeses, la burbuja inmobiliaria española, el endeudamiento de las empresas griegas. Las razones de la imposición de austeridad para el resto Europa que sostienen los jerarcas de Berlín, que indudablemente cuidan sus capitales, proviene de estos esfuerzos por recuperar estos capitales. La banca alemana está desesperada por esta situación. Aquí vuelvo a citar un apunte muy importante de Juan torres López: “De 1998 a 2008 la riqueza del 10% más rico de Alemania pasó del 45% al 53% del total, la del 40% siguiente del 46% al 40% y la del 50% más pobre del 4% al 1%...Esas circunstancias pusieron a disposición de los bancos alemanes ingentes cantidades de dinero…Al estallar la crisis se resintieron gravemente pero consiguieron que su insolvencia, en lugar de manifestarse como el resultado de su gran imprudencia e irresponsabilidad (a la que nunca se refiere Merkel), se presentara como el resultado del despilfarro y de la deuda pública de los países donde estaban los bancos a quienes habían prestado. Los alemanes retiraron rápidamente su dinero de estos países, pero la deuda quedaba en los balances de los bancos deudores. Merkel se erigió en la defensora de los banqueros alemanes y para ayudarles puso en marcha dos estrategias. Una, los rescates, que vendieron como si estuvieran dirigidos a salvar a los países, pero que en realidad consisten en darles a los gobiernos dinero en préstamos que pagan los pueblos para traspasarlo a los bancos nacionales para que éstos se recuperen cuanto antes y paguen enseguida a los alemanes” (6).

Luego, el maquiavelismo económico estadounidense actual (2014). Estados Unidos se parapeta en este maquiavelismo para evitar la inminente desintegración del sistema dólar.

Finalmente lo que se preveía empieza a hacerse realidad. La gran crisis económica ya está en el nervio central del sistema imperialista: el Dios dólar. Ha sido tan demoledor que ha colapsado el sistema económico de Estados Unidos y Europa. El grupo de poder fascista de Washington ha hecho todo lo que ha podido para encubrir la magnitud de esta gran crisis. Sus apologistas, encubiertos o no, están en ese apuro.

En primer lugar sabemos que hay excesiva liquidez, billones de capitales tóxicos que ahogan la economía real. Algunos autores hablan de 20 veces el PBI mundial. Pero, en esencia, es sobreacumulación de capitales y sobreproducción de mercancías, es decir, billones de capitales tóxicos y excesiva producción de mercancías, respectivamente. Por ejemplo, en el segundo caso, hay excesiva producción de vehículos, herramientas de trabajo, prendas de vestir, incluso, alimentos que la mitad de ellos van a la basura (2.000 millones de toneladas de 4.000 millones que es la producción mundial) porque las masas pobres del planeta, en sus actuales condiciones deplorables, están disminuidas en adquirirlas. En otras palabras, hay hambre cuando hay excesiva comida y, frio, cuando hay excesivos abrigos. Esa es la cruel realidad del capitalismo.

Entonces dio lugar, en los principales países imperialistas occidentales, a un proceso muy importante de desindustrialización. Sus capitales más dinámicos, como dice la verborrea imperialista, han huido a las regiones donde la opresión de las masas trabajadoras es muy intensa, sobre todo, con salarios miserables. Ya sabemos cómo se llama esa región: Sureste de Asia. Concretamente, China e India. Esta es la clave para entender la desindustrialización arriba señalado. Lo que en términos científicos se llama, freno al desarrollo constante de las fuerzas productivas, cuyo corolario más importante es, nada más y nada menos, la revolución social. Estados Unidos y Europa hace un buen tiempo están en estancamiento económico, o por lo menos, en un crecimiento muy mínimo. Esto incluso alcanza a China cuyas relaciones de producción, tras la restauración capitalista en 1977-78, son de opresión y explotación.

Entonces esto ocasiona que los sectores de servicios pasen a ser los más importantes. En Estados Unidos sería, como hemos dicho en otras oportunidades, del 79 % y, en Europa, del 66 %. La ascensión de China como primera potencia capitalista mundial ocurrida a finales de 2013 (según nuestro análisis) y recientemente certificada (cuarto trimestre de 2014) por el Fondo Monetario Internacional (FMI) significan para estas burguesías (de los países imperialistas de occidente) su desplazamiento que en lo inmediato los sume en una actitud más belicista y en un peligro real para la estabilidad mundial, sobre todo, en las condiciones actuales de recambio del poder mundial con un peso ya significativo en China. Los cuatro casos de maquiavelismo económico que a continuación consigno deben ser ubicados en este contexto de hechos que ocurren en la actual coyuntura histórica que vive el mundo.

Y, finalmente, cuatro casos recientes de maquiavelismo económico estadounidense:

Primero, sobre el oro. En realidad es un maquiavelismo económico consistente en bajar la cotización de este metal precioso para fortalecer la cotización del dólar. Cierto, el alza del dólar debilita la inversión en el lingote, es decir, las inversiones financieras automáticamente fluyen a un dólar fuerte que a un oro debilitado. Entonces Estados Unidos está muy preocupado en reducir el precio del oro y ciertamente lo hace desde la bolsa estadounidense COMEX al que se pliega la bolsa londinense LBMA, donde el oro se vende a un precio reducido. Veamos la siguiente nota internacional: “Los futuros de oro de la división COMEX de la Bolsa Mercantil de Nueva York bajaron hoy (06 de noviembre de 2014) para ubicarse en su nivel más bajo desde abril de 2010 debido a que el alza del dólar debilita la inversión en el lingote. El contrato de oro más activo para entrega en diciembre perdió 22 dólares, o 1,88 por ciento, para ubicarse en 1.145,7 dólares la onza” (7).

Segundo, sobre el petróleo. Es una manipulación (maquiavelismo económico) orientada a hundir el precio del petróleo en barriles y dirigida contra Rusia e Irán cuyos presupuestos nacionales se confeccionan, fundamentalmente, sobre la base de los ingresos que obtienen de las ventas del petróleo. Estados Unidos utiliza a Arabia Saudita (el mayor exportador mundial del crudo y la voz cantante de la OPEP) para acometer esta situación. Este país a inicios de noviembre de 2014, sin esperar la próxima reunión del 27 de noviembre de 2014 de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sin la consultas debidas con los otros miembros, bajó unilateralmente los precios para las entregas que se realizarán el próximo mes y subió la producción petrolera a pesar de que actualmente la oferta mundial de crudo supera la demanda. Pero lo más preocupante en todo esto es que la propia OPEP, a pesar de la hipocresía de Abdalla El-Badri, secretario general de esta organización que dice estar preocupado por la caída del 28 %, es actualmente renuente a reducir la producción para reanimar los precios aun cuando los presupuestos de algunos de sus miembros no cuadran con un precio inferior a 100 dólares por barril. Por supuesto Irán, Irak, Venezuela y Nigeria están en contra de estas decisiones. Veamos esto: “A pesar de la demanda mundial, la producción de la OPEP no ha cambiado, pero el 5 de noviembre el cártel informó que el costo promedio del petróleo de la OPEP cayó hasta 78,67 dólares por barril, el mínimo de los últimos cuatro años. Al mismo tiempo, la producción en Estados Unidos alcanzó su punto máximo en más de tres décadas. Lo más interesante, destaca el portal 'Vesti Аinance', es que el 3 de noviembre Arabia Saudita redujo el precio del crudo para sus clientes estadounidenses. Al mismo tiempo, Arabia Saudita, Irak e Irán también bajaron los precios para los clientes asiáticos” (8).

Tercero, sobre los estímulos monetarios (los QE, flexibilización cuantitativa). El maquiavelismo económico consiste aquí en el anuncio del fin de la tercera ronda (QE) del programa mensual de compra de bonos y la mantención del cero por ciento de las tasas de interés, efectuada por la FED estadounidense el 30 de octubre de 2014, que afecta no solo a la economía estadounidense, sino, a la economía mundial, es decir, incluido a las economías de China, Rusia e India. Lo cierto es que el comité de políticas monetarias de la Reserva Federal estadounidense (FED) ha estado en una permanente compra de bonos desde finales de 2008, es decir, en un trajín permanente de inyección de moneda sin valor sobre la economía estadounidense (bancos de inversión y Wall Street). Se dice que el monto total de derivados (capital toxico) es del orden de las 20 veces del PBI mundial. En opinión de Eldeen Al-Hammoury, jefe de estrategias de mercado en ADS Securities, en Euro News: “la retirada de esta tercera ronda de estímulos podría afectar a los mercados de todo el mundo. No se trata solo de los mercados de Oriente Próximo, sino también de los mercados mundiales y especialmente los emergentes". En este mismo apunte el profesor de asuntos públicos de la Universidad de Texas Robert Auerbach en el 'Huffington Post' dijo: "[Los expresidentes de la Reserva] Bernanke y Yellen han construido una bomba de tiempo monetaria de 2,7 billones de dólares" cuya explosión debe ser evitada. A su juicio, la Reserva debería vender bonos del Tesoro a largo plazo mientras reduce el interés que paga a la bomba monetaria. "Dejar que estalle esta bomba de relojería inundaría la economía con dinero lo que conllevaría a una rápida inflación y al caos económico", advirtió” (9).

Cuarto, sobre las estadísticas. Ciertamente la manipulación de las estadísticas han sido frecuenten en la historia capitalista, particularmente, muy fuerte en su segunda y última fase. Consecuentemente la actual revisión que se hace de la metodología que entre otras incorpora las actividades ilegales de narcotráfico, prostitución y tráfico de armas para cuantificar los PBI, no son exactamente nuevas. Son viejísimas. Precisamente utilizando estas manipulaciones ahora se habla de crecimientos de PBI en Estados Unidos y en Europa. Veamos: “en medio de la peor crisis desde la postguerra, la agencia europea de estadística, Eurostat, anunció que el producto interior bruto (PIB, básicamente la riqueza que se produce en un año) de la UE aumentó el 3,7%... Con la misma ingeniería contable, el PIB de la eurozona crece así el 3,3%. Y el español se eleva un porcentaje idéntico, el 3,3% —la octava mayor subida entre los Veintiocho—, según las cifras de Eurostat, que registran grandes sacudidas en caso de Chipre (9,5% más, por “grandes movimientos de población”) y Holanda (7,6% más “por la incorporación de nuevas fuentes de datos”). Hay economías pequeñas que pierden riqueza ligeramente, como Luxemburgo y Letonia. De paso, el nuevo método de contabilización permite a la eurozona ahuyentar el fantasma de una tercera recesión: por arte de esa modificación, los Dieciocho pasan a crecer un 0,1% en el segundo trimestre de este año. Con el anterior sistema, la eurozona se había estancado peligrosamente en el segundo trimestre…Esos cambios en la forma de contabilizar las macromagnitudes son una tendencia prácticamente mundial. Estados Unidos hizo algo parecido en 2012, y revisó su PIB al alza el 3,6%; Canadá y Australia han aplicado también las nuevas normas con resultados similares. (10).

Lo anterior, no es, sino, una muestra real de cómo Estados Unidos está, en estos momentos, en un importante maquiavelismo económico justamente para salvar su sistema económico en procesos de desplazamiento por China del primer lugar de la economía capitalista mundial. Sus “doctores” y sus “sabios” son incapaces de entender que los grandes cambios no son a razón de leyes parlamentarias, sino, de las leyes económicas que brotan del fragor de la economía mundial.

Notas:
1) “Reinhart y Rogoff: el descrédito en los tiempos de crisis”. Autor: Alejandro Nadal. Nota publicada el 28 de abril de 2013, en: Sinpermiso.
2) “La solución del 1%”. Autor: Paul Krugman. Nota publicada el 28 de abril de 2013, en: Sinpermiso.
3) “¿Dónde estaba el BCE?. Autor: Andreu Missé. Nota publicada el 08 de febrero de 2013, en: Rebelión.
4) “Multan a bancos europeos y estadounidenses por manipular divisas”. Nota publicada el 14 de noviembre de 2014, en: Blog de información alternativa.
5) “El fortalecimiento de la moneda única y el riesgo de otra guerra de divisas”. Autor: editotian cinco días. Nota publicada el 08 de febrero de 2013, en: Crisis del XXI.
6) “Alemania contra Europa (el artículo de Juan Torres, censurado). Autor: Juan Torres. Nota publicada el 24 de marzo de 2013, en: Kaosenlared.
7) “Oro llega a nivel más bajo en más de cuatro años por fuerza de dólar”. Nota publicada el 06 de noviembre de 2014, en: Pueblo en Línea.
8) “El petróleo se hunde: ¿Han desatado Arabia Saudita y Estados Unidos una guerra de precios? Nota publicada el 06 de noviembre de 2014, en: Argenpress.
9) “Estados Unidos., abandona los estímulos monetarios, pero tiene una auténtica ‘bomba monetaria’. Nota publicada el 31 de octubre de 2014, en: Rusia Today.
10) “El PIB europeo sube el 3,7% por las drogas, las armas y la prostitución”. Nota publicada el 29 de octubre de 2014, en: Odio de Clase.

Enrique Muñoz Gamarra es sociólogo peruano, especialista en geopolítica y análisis internacional. Autor del libro: “Coyuntura Histórica. Estructura Multipolar y Ascenso del Fascismo en Estados Unidos”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El auge nacionalista

Juan Diego García (especial para ARGENPRESS.info)

Aunque resulta una obviedad es indispensable enfatizar en las diferentes naturalezas del nacionalismo. Hay nacionalismos que reflejan la necesidad de un pueblo por afirmar su propia identidad y defender sus intereses en respuesta a alguna forma de agresión externa y hay nacionalismos que por el contrario sirven para intentar justificar ese tipo de agresiones.

Ambas expresiones del nacionalismo tienen raíces comunes que se remiten a la manera de cómo han formado los estados modernos y a la forma como se ha expandido el capitalismo por el planeta.

Los estados modernos, prácticamente sin excepción, no son el fruto de algún arreglo civilizado entre etnias o colectividades nacionales que espontánea y pacíficamente deciden agruparse. Lo que la historia registra es más bien que los estados modernos son el resultado de la imposición violenta de un pueblo o etnia sobre los restantes a los cuales se les somete de diversas maneras: explotación económica en favor de los vencedores, desintegración de las instituciones propias y sometimiento a las del vencedor y procesos de asimilación/integración con la pérdida o disolución de buena parte de sus señas de identidad como colectivo, incluyendo en muchas ocasiones la pérdida paulatina del propio idioma. El triunfador de este proceso tampoco sale indemne y registrará igualmente cierto grado de asimilación de la cultura de los vencidos, pero siempre en una relación desigual en que gana mucho más de lo que pierde.

Por muy profunda que haya sido la asimilación o el sometimiento sorprende la capacidad de resistencia que ofrecen los pueblos sometidos a través de los siglos.

El asunto cobra relevancia más allá de las interesantes incógnitas antropológicas que suscite. En efecto, en varios estados europeos se producen ahora conflictos nacionalistas de no poca relevancias que vienen a sumarse a los problemas ya existentes que afectan a misma estabilidad de la UE. Los recientes iniciativas separatistas en Escocia y Cataluña (referendo y consulta popular, respectivamente) ni son excepcionales ni han quedado saldadas como problema tras la derrota de los independentistas escoceses y la nulidad legal de la consulta catalana.

El separatismo también es fuerte en Italia (la rica región norte, la Padania), en Bélgica con el permanente enfrentamiento entre las comunidades flamencas y valonas o en España con el conflicto vasco y en mucho menor medida con los sentimientos separatistas de una parte de los gallegos. Francia parece haber tenido mayor éxito en sus esfuerzos por unificar en torno a París y sus instituciones (incluyendo prácticamente todo, hasta el idioma) al total de los pueblos de su territorio aunque persistan algunas manifestaciones en Córcega y los bretones se esfuercen por conservar intacta su propia lengua.

Alemania y Suiza son buenos ejemplos de que a pesar del origen más o menos violento de su estado nacional han encontrado mediante formas federales hacer armónicos los intereses de colectivos nacionales bastante diferenciados. Es notorio el caso suizo que conserva en sus cantones un régimen institucional que respeta bastante las viejas tradiciones (incluida la votación a mano alzada para decidir sobre ciertos asuntos) y ha conseguido mantener unidos pueblos que se expresan en alemán, francés, italiano y retorromano o romanche.

En realidad, la independencia nacional como objetivo primero del nacionalismo tiene sentido en la medida en que se defiendan las señas de identidad propias, y mucho más allá, como una manera efectiva de evitar la explotación por parte de una potencia extranjera. Ambas consideraciones marchan unidas aunque el énfasis resulte variado en cada caso. Y es así entre otros motivos porque diluir esas señas de identidad y asimilar al pueblo sometido a las condiciones del vencedor es una manera muy eficaz de garantizar que no se produzcan resistencias que pongan en riesgo el saqueo y la dominación.

De otra parte, fortalecer lo propio (en todos los órdenes) es la mejor forma de emprender con fundamento los necesarios procesos de integración regional, un reto impostergable para todos los países que no tengan el privilegio de ser estados-continentes como Estados Unidos, Rusia, China o India. La dimensión importa mucho en la correlación de fuerzas para el desempeño económico en el mercado mundial y para defender la soberanía nacional. En su caso el proyecto de la Unión Europea mantiene pues su validez si resulta capaz de encontrar equilibrios entre capital y trabajo (mantener el Estado del Bienestar) pero también si está en condiciones de poner coto a la desmesura de los banqueros alemanes y otros semejantes que saquean al sur pobre de la región. Pero la UE tendría que contribuir también a la gestión satisfactoria del nacionalismo creciente en el seno de sus estados miembros (lo acaecido en Reino Unido y España está lejos de haber sido resuelto) si no quiere exponerse a dinámicas disolventes.

El correcto manejo de la cuestión nacional y al mismo tiempo responder a la necesidad de la integración regional son desafíos que afectan no solo a los europeos. América Latina y el Caribe lo requieren seguramente con mayor urgencia. Avanzar en el fortalecimiento de Mercosur, el Alba y la Celac -entre otras instancias de integración- es perfectamente compatible con la defensa cerrada de lo propio en términos económicos pero también en la esfera de la cultura y demás elementos de identidad que definen una colectividad nacional.

Los únicos que asumen que lo nacional se ha diluido irremediablemente en un mundo “globalizado” son los neoliberales criollos porque este mito constituye una de sus banderas ideológicas y les va mucho en ello, o los ingenuos “postmodernos” que en estos lares ya tienen dificultades para pensar en castellano. Por supuesto, también queda alguno que aún considera factible la autarquía.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

¡El enemigo a vencer es el capitalismo!

Julio C. Gambina (especial para ARGENPRESS.info)

En la Argentina, noviembre del 2015, ya estamos en proceso electoral hacia la renovación presidencial con las elecciones de octubre del 2015.

La prensa y los “opinólogos” remiten a la disputa por la administración central del capitalismo local. La discusión es si es mejor el kirchnerismo o la oposición sistémica, o sea, aquellos a los que no se les ocurre cambiar el modelo productivo y de desarrollo, y en todo caso, ofrecer una variante matizada de beneficiarios del orden económico.

Se disputa el gobierno del orden capitalista. En ninguno de los proyectos se piensa en ir más allá del capitalismo, lo que constituye un desafío para el movimiento popular y la izquierda en sus diferentes manifestaciones.

El kirchnerismo disputó y ganó consenso electoral y pretende organizarlo social y políticamente.

Es innegable que el kirchnerismo entre 2003 y 2014 promovió una política económica y social que le permitió disputar consenso social electoral, creciente en la sucesión de elecciones presidenciales del 2003 (22%), del 2007 (45%) y del 2011 (54%).

Una de las razones principales remiten al funcionamiento de la economía, a la recuperación del empleo y relativamente de los ingresos populares, convenciones colectivas de trabajo mediante; y también a una política de memoria sobre derechos humanos y de relacionamiento con la región latinoamericana en un tiempo de cambio político y crítica importante a la hegemonía del discurso neoliberal de los 90´.

Nunca hubo propuestas de rumbo de superación del orden capitalista, cuando mucho, críticas a las políticas hegemónicas en los 90´ (obviando propia participación protagónica) y convocatoria a un capitalismo serio o normal, el que se define por su capacidad de obtener ganancias, aplicarlas a la acumulación y sustentar la dominación del capital sobre los trabajadores, los recursos naturales y el conjunto de la sociedad.

Nadie espera resultados similares a los del 2011, y ni siquiera a los del 2007 para los próximos comicios de renovación presidencial en el 2015, y más bien, todos los pronósticos oscilan entre el primero y el segundo de los guarismos, rondando el 30%, lo que no es poco para constituirse en primera minoría electoral, con peso considerable en cargos legislativos y algunos ejecutivos, especialmente municipales, pero sobre todo en la conducción del conflicto social.

Resulta un dato interesante a los efectos de pensar en renovadas iniciativas de unidad de acción de los sectores subordinados en el escenario que se abrirá luego de la asunción de un probable opositor, e incluso de Scioli, candidato kirchnerista, en el nuevo turno presidencial entre 2015 y 2019.

El interrogante a pensar es cuál resulta la razón de la pérdida de votos en el último tramo del gobierno de Cristina Fernández, lo que remite principalmente a la economía, pero también se explica por el retorno de la represión y mecanismos que intervienen en el control social, sea la ley anti terrorista como otros procedimientos explícitos con fuerzas de seguridad en el control del conflicto social, junto a otras medidas que alejan de la propuesta gubernamental a los sectores medios, de endeble lealtad política electoral, demanda de divisas mediante. Pero también se explica en el corrimiento que supone la búsqueda de reconocimiento en el sistema mundial capitalista, con señales favorables al poder mundial más allá de ciertas contradicciones con EEUU a propósito de las demandas de los llamados fondos buitres, lo que sugiere el crecimiento de opciones de la izquierda política y social.

Lo económico ocupa cierta centralidad en la pérdida del consenso, y entre otras cuestiones destaca el impacto entre los sectores más empobrecidos que viven de ingresos fijos, salarios, jubilaciones o planes sociales, derivados de la convergencia de un incremento de precios de bienes y servicios de consumo cotidiano contra ingresos populares ajustados por debajo de la inflación. Es una causa evidente del descontento social por abajo. Al mismo tiempo, la continuidad de la impunidad empresarial mantiene elevado el nivel del empleo no regular en el 33,5% para mediados del 2014 según datos del INDEC, acumulando desconformidad entre los trabajadores y limitando las posibilidades del mercado interno y los intereses de sectores pequeños y medianos de la burguesía local que venden y apuestan al mercado local.

La inflación, el trabajo irregular, la baja de los ingresos populares, no solo los salarios, la precariedad y el mantenimiento de la ofensiva del capital sobre el trabajo genera una masa gigantesca y creciente de descontento que se manifiesta en conflictos sociales explícitos y en los últimos dos años en tres paros generales, convocados por la unidad en la acción de la CTA Autónoma y la CGT disidente, y a veces en soledad por la CTA, cuestión que se repetirá el próximo 20 de noviembre, nada menos que el día de la soberanía.

No resulta menor el tema de la inseguridad, donde se escamotea en su análisis el creciente carácter delictivo que asume el capitalismo, con la producción y la circulación de drogas, de armas y de personas, junto a la fuga de capitales, la evasión y elusión fiscal. El capitalismo normal de este Siglo XXI está indisolublemente ligado al delito. Alguien puede decir que siempre fue así y tendrá razón, pero el carácter que adquiere hoy es gigantesco y tiene sus responsables principales entre las clases dominantes y el poder de los principales Estados del capitalismo mundial, al que se asocian los Estados nacionales de aquellos países que intentan pertenecer, entre ellos, el caso de la Argentina.

El capitalismo delictivo es una forma de explotación que ofrece mejores salarios a los “trabajadores” involucrados en el sistema del delito que a aquellos explotados en las formas regulares del orden capitalista, la producción y circulación de bienes y servicios que se ofrecen para satisfacer necesidades reales o no de la población. La inseguridad asociada al delito crece en el país y en el mundo, y esas mafias organizadas tienen contacto con el sistema institucional, trasponiendo turnos de gobiernos y constituyéndose en un fenómeno estructural que dificulta la capacidad de constituir alternativa entre los trabajadores y los sectores populares.

La lucha contra el capitalismo es también una cuestión de soberanía, ya que el narcotráfico, la comercialización de armas, o de personas, la especulación financiera y económica está dirigida por redes globales en tiempos de transnacionalización del capital. No puede pensarse en una red de tráfico de drogas, de armas o de personas, de circulación del capital, sin la complicidad de los grandes bancos entidades financieras del sistema mundial.

Beneficiarios de la política económica y la disputa del gobierno por diferentes fracciones de las clases dominantes

Precisamente a propósito de la soberanía, o si se quiere, a la falta de soberanía, es que pueden identificarse los mayores beneficiarios de la política económica luego de la convertibilidad, lo que involucra a los gobiernos de Rodríguez Saá, Eduardo Duhalde, Néstor Kirchner y dos periodos de Cristina Fernández, claro que con matices, pese a su origen en el Partido Justicialista, el PJ.

Consideramos al puntano, pues sin la declaración de cesación de pagos del 2001 no hay posibilidad de liberación de importantes recursos públicos para atender otras demandas del proceso de recuperación económica iniciado a mediados del 2002. Del mismo modo, es Duhalde y su devaluación en enero del 2002 el que otorga la condición de posibilidad para la competitividad de la producción local, y con ello la promoción de la producción y las exportaciones locales, claro que asociado a la coyuntura mundial de precios en alza de las “comodities”, entre ellas y principalmente de la soja, aunque antes de la insuficiencia energética, también válido para las exportaciones de petróleo y gas.

La revolución productiva, propuesta electoral de Duhalde en 1999 se materializa con la ruptura de la paridad en 1 de la divisa estadounidense con la moneda local. Los que demandaban esa medida eran los grandes dueños de la producción local, las corporaciones transnacionales y los grandes grupos económicos que nutren la Encuesta de Grandes Empresas en la Argentina. A ellos debe sumarse la banca privada extranjera y local, mayoritaria en el sistema financiero y principal actividad a la hora de explicar las mayores ganancias de los últimos años, cuando habían sido principales exponentes de la crisis en el 2001.

Si los beneficiarios de la convertibilidad entre 1991 y 2001 eran las empresas privatizadas de servicios públicos, los acreedores de la deuda pública y las grandes empresas transnacionales, a la salida de la convertibilidad ganaron presencia y liderazgo el sector industrial y agrario, especialmente aquellos asociados al comercio exterior.

En un sentido accesorio y subordinado, se beneficiaron sectores pequeños y medianos de la economía local, vía mejoras en el funcionamiento del mercado interno. Así, fueron incluidos como beneficiarios en la apropiación de la renta socialmente producida en el país, algo que se pone en discusión con la desaceleración entre 2012 y la actualidad, como con la merma de la capacidad de consumo de la mayoría de la población.

Fue base de disputa del consenso entre los llamados sectores medios que ahora se corren y buscan nuevas representaciones, aun cuando su situación mejoró notablemente respecto de los años 90´, los de la convertibilidad, la desindustrialización y de la dominación de la importación. Es cierto que son sectores de corta memoria y solo buscan el rédito inmediato, y en esta coyuntura pretenden mantener volúmenes de ingresos de renta del periodo de ascenso del nivel de actividad y de sus recursos. Si eso puede lograrse cambiando el gobierno cambian su voto sin problema, aunque nadie les asegure que eso pueda ocurrir. Existe una identidad ideológica que solo se rinde ante la realidad de ganancias efectivas de estos sectores medios, oscilantes en la adhesión a cualquier proyecto que no atienda directamente sus intereses.

Conviene señalar que el modelo productivo y de desarrollo surgido luego del 2001 está sustentado en la institucionalidad económica y política gestada desde 1975/76, es decir, la última parte del gobierno peronista de María Estela Martínez de Perón (junio del 76 a marzo 76) y especialmente la dictadura (marzo del 76 a diciembre del 83), que abrió las puertas a una mayor inserción subordinada de la Argentina a la división internacional del trabajo en el orden capitalista. Calro que en los 90´, el proceso se consolidó, con buena parte de sectores que hoy militan la posición oficial del kirchnerismo en el gobierno.

La pueblada del 2001 puso fin al ciclo de ofensiva capitalista iniciado en 1975. Fue producto de la acumulación de poder de innumerables luchas del pueblo contra el “rodrigazo” en junio del 75; la dictadura y los planes en los 70´ y 80´, posteriormente ejecutados en los 90´ con las privatizaciones, y diversos mecanismos de subordinación al capitalismo hegemónico, transnacional, vía endeudamiento, apertura económica y sumisión a condiciones contractuales a tribunales externos y a la lógica de la ganancia de los grandes capitales de la producción y la especulación. En la resistencia se gestó el poder popular para frenar la lógica del saqueo y el hartazgo de la población, pero sin identificar que el problema era el orden capitalista.

Ese límite en la lucha popular facilitó la tarea de reorganización del poder en torno al kirchnerismo. Vengo a “recuperar el capitalismo nacional” dijo explícitamente Kirchner en 2003 cuando asumió y pronunció su discurso de inicio de gestión. Es una perspectiva buscada desde la recuperación económica, especialmente del mercado interno, en rigor, con la difusión del consumo, lo que aceitó las condiciones para otorgarle al kirchnerismo el consenso electoral creciente para la administración del capitalismo local hasta el 2011/13 y ahora puesto en discusión. El proceso posterior es crítico para el gobierno, porque cambiaron las condiciones de posibilidad del consenso. La economía dejó de acompañar y se manifiesta en pérdidas de reservas internacionales desde los 52.000 millones de dólares acumulados hacia el 2011, para llegar a los 28.000 millones actuales; la escalada de la inflación a valores cercanos al 40% anual, aun cambiando la metodología de medición del INDEC. Esta sigue siendo una institución no confiable, denunciada principalmente por sus trabajadores, los que denuncian regularmente el escándalo de la manipulación estadística, que impide rigurosos análisis.

Las clases dominantes que se vieron favorecidas en el ciclo ascendente y siempre desconfiaron del discurso por los derechos humanos o las alianzas en la región, especialmente con Venezuela y Cuba, iniciaron acciones ideológicas, políticas y económicas para el logro de una nueva devaluación, lo que lograron en enero del 2014 y ahora van por otra devaluación, antes de finalizado el mandato de Cristina Fernández o inmediatamente luego del cambio de gobierno. Las devaluaciones siempre perjudican a los perceptores de ingresos fijos, trabajadores activos o pasivos, perceptores de jubilaciones, pensiones o planes sociales. La devaluación del 2002 no se notó lo suficiente por la elevada tasa de pobreza, indigencia y desempleo, asociada a bajísimos salarios. Desde ese momento se tomó más en cuenta la recuperación de ingresos vía una política social que se masificó por diferentes programas, sobre la base del planteo que sustentó la CTA y el Frente contra la pobreza durante los años previos a la pueblada del 2001. Remitimos al seguro de empleo y formación para jefes y jefas de hogar desocupados, a la asignación para menores y los ingresos previsionales para todos los mayores de 65 años, algo que se ejecutó con deformación por los distintos gobiernos desde Duhalde hasta el presente.

Los planes sociales actuales, aun con deformación, son producto del programa de lucha que instaló la CTA en los años 90 y constituyen un triunfo de la lucha popular. Las posteriores devaluaciones, sucesivas desde el 2002, del 1,4 a 1 hasta el 8,5 actual, especialmente la modificación del tipo de cambio de enero del 2014, afectó la capacidad de compra del salario y los ingresos fijos de los sectores populares, con lo cual, toda salida vía devaluación luego del auge y recuperación del 2002 al presente es considerada como un ataque directo a los ingresos populares.

Iniciativas políticas contrapuestas definen el momento actual de la lucha de clases en la Argentina

La lucha de clases hoy se expresa en la iniciativa de las clases dominantes por la devaluación para hacer competitivas a las empresas que producen en el país, sea para el mercado interno o el mercado mundial, y en ese marco disputan la renta con acreedores externos, especialmente los fondos buitres, que pretenden una parte mayor de esa misma renta. El 2015 es escenario probable de negociación y acuerdo con estos buitres, restando capacidad de gasto en otras demandas de los trabajadores y sectores populares.

Es una disputa de todos contra todos en el seno de las clases dominantes y por eso los matices son mínimos entre el gobierno que retoma la agenda económica por derecha, cancelando a Repsol una indemnización con más deuda pública; pagando las sentencias del CIADI con deuda; acordando con el Club de París del mismo modo. Son todas medidas que cualquiera de la oposición sistémica hubiera realizado de ser gobierno, sea el PRO de Macri, el Peronismo Renovador de Massa, el mismo Scioli dentro o fuera del kirchnerismo y claro, los radicales en UNEN y otras variantes en su seno. La discusión sobre la sentencia de EEUU y los fondos buitres se dirime en la oportunidad, el cómo y el cuanto de la negociación y cancelación. Muy alejada de la posición sustentada desde distintos ámbitos del movimiento popular por la suspensión de los pagos de la deuda y la constitución de una auditoria con participación popular para deslindar deuda legítima de ilegitima, ilegal e incluso odiosa.

La agenda asumida por el gobierno desde las elecciones del 2011 (sintonía fina insuficientemente ejecutada) y más precisamente, luego del resultado electoral negativo del 2013, se acerca a las propuestas de los principales referentes de la oposición política y las demandas de las clases dominantes.

Por eso interesa la iniciativa de la clase obrera y el conjunto de los sectores populares para enfrentar en la lucha de clases contemporánea la iniciativa hegemónica de los que dominan y gobiernan. Resulta imprescindible extender el conflicto social, algo que está claro en la CTA Autónoma y variadas expresiones políticas del movimiento obrero en fábricas y empresas, como en los territorios de la precariedad, lideradas por la izquierda política y un activismo militante que en la experiencia consolida una propuesta clasista, anticapitalista y antiimperialista, crecientemente anti patriarcal y contra el racismo. Estas son las bases de un programa necesario, alternativo a la propuesta gubernamental y de la oposición sistémica.

La forma para hacerlo realidad supone una gran articulación de propuestas políticas en la lucha cotidiana, que incluyen el momento electoral, con algunas candidaturas lanzadas e incluso ámbitos del movimiento popular que mantienen una posición distante del proceso electoral. Una propuesta articulada de sectores populares que se reconocen en el clasismo, el anticapitalismo, antiimperialismo, el anticolonialismo, en la lucha contra el racismo y el patriarcado, necesitan expresarse unidos en la perspectiva electoral del 2015 y constituir una base para disputar consenso social en una prédica contra el orden del capital, esencia de nuestros problemas.

Es en esas condiciones que Argentina puede sumar su experiencia a otras que en la región y en el mundo aspiran a la lucha por la emancipación social y el socialismo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Entre el petróleo, la contaminación y el empobrecimiento

Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

La Diputada provincial de Neuquén Beatriz Kreitman nos narra y describe cómo el fracking viene (aún más) a empobrecer las poblaciones y territorios de esa región del sur argentino; lejos de "gotear" riquezas: los hidrocarburos expolian el subsuelo y a los hombres cuando el poder del dinero es el que manda.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Un nuevo sujeto que cambia todos los guiones

Jorge Duarte (ESCRITOS DE CLASE - ANRED)

El mundo sindical es uno de los menos propensos al cambio. Lo demuestran los dirigentes que se eternizan, las relaciones laborales rutinarias y la poca permeabilidad a la tecnología. Sin embargo, la irrupción de comisiones internas de izquierda, en una escena adormecida, complejizó la situación, desafió las relaciones de poder y sacó a relucir lo peor de la vieja guardia peronista. Los tradicionales administradores de la paz social en los lugares de trabajo, desorientados.

El ascenso de la izquierda en el mundo sindical es un fenómeno del que se habla recurrentemente aunque con poca precisión. Es que se trata de una realidad que desorienta a propios y atrae a extraños, por lo tanto ni unos ni otros le encuentran la punta al ovillo para poder avanzar en explicaciones. La irrupción de la izquierda es una realidad, es cierto, aunque incipiente. En rigor se trata, más precisamente, de la llegada de dirigentes y activistas de base clasistas que lograron en los últimos años ganar terreno entre los delegados o en las comisiones internas. Crecen desde el pie, dicen sus referentes.

La presencia de los gremios en el lugar de trabajo es una de las principales virtudes del modelo sindical argentino y le permite a los trabajadores organizarse y disputar palmo a palmo con el capital allí donde se produce la riqueza. Las comisiones internas y los cuerpos de delegados son las ramificaciones que le permiten a los sindicatos establecer una red de vínculos para reforzar su pertenencia y su organización. Además, otorga la capacidad de pelear por condiciones de trabajo y salarios a nivel micro. En definitiva son espacios trascendentales por su potencia para que los gremios se acerquen a los obreros que representan, su verdadera esencia, y una fuente de preocupación constante para los empresarios que los “hospedan”.

Heridas de muerte por la última dictadura y tras lo que parecía ser la derrotada definitiva durante la noche de los 90´s, las comisiones internas clasistas resurgieron revitalizadas. Retomaron la iniciativa perdida o quebrada y recuperaron parte de los contenidos que les habían sido arrebatados a punta de desempleo, flexibilización laboral, tercerizaciones, contratos y ajustes.

Esta dinámica en las bases, que regresó a medida que las fábricas se poblaban en los años dorados del kirchnerismo, no encontró ni pudo conseguir un correlato en las estructuras de gremios pasivos y burocratizados, que en lugar de absorberla, la repelen. Tampoco pudo establecer espacios de dialogo y negociación con un conglomerado empresario acostumbrado a “consensuar” sus políticas con los amigos de siempre. Aunque parezca paradójico, ese tandem (vieja guardia sindical peronista y empresariado) que por su posicionamiento en la estructura productiva debieran encarnar papeles antagónicos, suman fuerzas para aislar a los “intrusos” que sueñan con democratizar la toma de decisiones que hace años le pertenece a un pequeño grupo.

Para relatar esas carencias en la inserción, también hay que hacer foco sobre los errores propios de una izquierda ortodoxa con una formación que entiende el verbo negociar como sinónimo de claudicar. Esta beligerancia, exacerbada, redunda en incapacidad de establecer salidas a los conflictos y los entrampa en desgastantes y extensas batallas que los ponen siempre al borde del abismo. Días de furia en los que se juegan el todo por el todo.

Viejas herramientas

Los grandes gremios, con direcciones que en su mayoría fueron partícipes o cómplices de las políticas neoliberales de los 90´s, no encontraron su lugar en una realidad que les exige nuevas respuestas. Como en aquellos años, las dirigencias sindicales siguen ausentes de los lugares de trabajo, encerradas en sus locales gremiales y sin capacidad de incorporar a una generación que se suma a la militancia con perspectivas de participación.

Esa retracción y confinamiento de las cúpulas se comprueba al repasar las estadísticas del mercado laboral. Actualmente sólo el 14,2% de las empresas argentinas posee algún tipo de representación gremial puertas adentro. Es decir, la gran mayoría de los establecimientos productivos (el 85,8%) no tiene ningún tipo de injerencia en los gremios en la diaria, por lo que sus empleados quedan desprotegidos y a merced de las políticas de organización del empleo decididas unilateralmente desde la patronal. Estos datos serían todavía más estrepitosos si se considerasen en la estadística las empresas pequeñas, con menos de 10 empleados, ya que por razones metodológicas las cifras se estiman en lugares con 10 o más trabajadores.

Está claro que este abandono de la comisión interna como herramienta, punto nodal del modelo sindical argentino, no es producto de una sola causa. Evidentemente para que esto suceda se combinaron la desidia, la incapacidad, la derrota cultural, la carencia de iniciativas y, fundamentalmente, la decisión estratégica de muchos dirigentes de pactar con las patronales la no intervención en los lugares donde se genera la riqueza. Es decir, la democracia que se puede ejercer en cualquier espacio de la vida pública está vedada en aquellos puntos donde el capital genera valor.

Esa herramienta abandonada y despreciada por sindicatos que no consultan nunca a sus bases, fue la que levantó el activismo clasista que, paulatinamente, comenzó a intervenir en la vida interna de los lugares de trabajo y a ocupar los espacios vacantes. Como el poder tiene horror al vacío, y las relaciones laborales implican relaciones de poder, la izquierda pasó a ser una alternativa tangible en los establecimientos en los que la vieja guardia sindical peronista era intangible por definición. El clasismo que parecía extinto retornó, entonces, gracias a los resquicios que le abrió el sindicalismo burocratizado. Mientras los popes sindicales se concentraban en la rosca desde arriba, abajo se les movía el piso.

Los hijos rebeldes

Los delegados clasistas son hijos de un mercado laboral potente, con baja desocupación y creación de puestos de trabajo. Lo paradójico es que el fenómeno, que tiene epicentro en los gremios industriales, es hijo del 2001, pero fundamentalmente del kirchnerismo al cual hoy se enfrentan. En una situación de virtual pleno empleo y crecimiento a tasas chinas, la militancia de izquierda encontró el contexto económico propicio para obtener los frutos de lo que fue una decisión estratégica: ganar terreno entre los obreros.

La grieta abierta entre gremios con viejos dirigentes y viejas políticas y empresas con nuevos trabajadores que exigen nuevas respuestas, representó un desafío que muchos de los dirigentes sindicales no estuvieron a la altura de afrontar. Según el Ministerio de Trabajo, los cinco millones de puestos de trabajo creados en la etapa kirchnerista están en la franja entre 25 y 40 años. Las cúpulas gremiales, que en promedio superan los 25 años en el ejercicio de conducción, no son capaces de saldar esa distancia generacional. Otros discursos, otras realidades, otras expectativas, otras exigencias.

Estos obreros, que en su mayoría se incorporaron al mercado laboral con buenos salarios y perspectivas de crecimiento, son sus emergentes rebeldes y hoy uno de los problemas ante la merma de la actividad, los despidos y las suspensiones. Es que los delegados clasistas, imposibilitados por los múltiples obstáculos existentes para disputar la conducción de las estructuras sindicales, centran su atención en pelear el liderazgo de los conflictos que enfrentan en conjunto con sus compañeros de trabajo.

Ante los renovados ajustes, las viejas conducciones gremiales suelen responder con salidas tradicionales: inacción, complicidad o falta de determinación. Es ahí cuando la izquierda gana terreno porque, al menos, presenta un camino posible ante la crisis. Con prácticas que se oponen al tradicional verticalismo burocrático, una propensión por el abuso de las asambleas, pero con el foco centrado en la participación, los activistas clasistas suelen encabezar la resistencia ante el ajuste que se comienza a cernir. Es en esa contradicción -obvia- que presentan los gremios, que son más comprensivos con las patronales que con sus obreros, donde el clasismo encuentra su tierra más fértil.

Suena a paradójico, pero el mundo donde todos los actores pactaron para mantener el status quo, se convirtió en el caldo de cultivo inmejorable para el nacimiento de un nuevo sujeto que desacomodó todas las relaciones previas. Es que esa paz social sellada de hecho entre la vieja guardia sindical, el empresariado y un gobierno que decidió no interferir en la vida gremial, fue la que los adormeció y habilitó la rebelión de los de abajo que se cansaron de que los de arriba no se acuerden que existen gracias a ellos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El papa no viene a Argentina en 2016: Conferencia Episcopal con nuevas autoridades y viejas ideas

Emilio Marín (LA ARENA)

La semana pasada concluyó la asamblea del episcopado argentino. Renovó parcialmente sus autoridades y difundió viejas ideas sobre la reconciliación y la lucha contra el narcotráfico. El Papa no viene de visita en 2016.

La Casa de Ejercicios Espirituales ubicada en Pilar se llama "El Cenáculo-La Montonera" pero por razones obvias ese segundo nombre se suele omitir incluso hoy, pasados 38 años del golpe militar-cívico que tanto acompañó la cúpula eclesiástica de Tortolo-Aramburu-Primatesta. Allí deliberó un centenar de obispos encabezados por José María Arancedo, arzobispo de Santa Fe, en la asamblea 108.

Como toda entidad política, y el Episcopado lo es, uno de los aspectos donde el periodismo y los partidos de gobierno y oposición pusieron atención, a la hora de evaluar la conferencia de prensa de Arancedo, el viernes 14, fue en la composición de la mesa chica del Episcopado. La misma seguirá presidida por el mismo santafecino entre 2014-2017, ahora acompañado por el vice primero y arzobispo de la ciudad de Buenos Aires Mario Poli, y por el vice segundo Mario Cargnello, arzobispo de Salta.

Todos los ojos se posaron en Poli, de rápido ascenso en la cadena de mandos. Se lo valora como la mano derecha del Papa Francisco. Poli estuvo varios años como obispo auxiliar del cardenal Jorge Bergoglio y debe a éste su ascenso a cardenal. Ese dato político sobresalió en cuanto a los resultados de la reunión del episcopado.

En la conferencia de prensa brindada por los nuevos integrantes de ese Ejecutivo, Arancedo informó apenado que "por razones de agenda" el Papa no vendría a la Argentina en junio de 2016. En esa fecha se va a celebrar un Congreso Eucarístico Nacional en Tucumán, en el marco del Bicentenario de la Declaración de la Independencia. Llamó un poco la atención que con tanta antelación el Vaticano no pudiera arreglar los posibles problemas de agenda, de modo que Francisco pudiera volver al país en un hecho tan importante. ¿Qué otro acontecimiento político y religioso será prioritario, al punto de tener que resignar esa visita al país?

Esa complicación no fue explicada por Arancedo-Poli-Cargnello. Desde otro punto de vista sería una ausencia que podría reportar una consecuencia positiva: que la Iglesia pierda peso en ese Bicentenario y deje que el gobierno nacional de ese momento sea el verdadero organizador de la evocación, junto con la población tucumana y del resto del país. Demasiada injerencia tiene ya la Iglesia Católica en los asuntos institucionales como para que, además, sea el otro poder en conmemorar 200 años desde que los congresales declararon la independencia de "Fernando VII, sus sucesores y metrópolis" a lo que se añadió días después "y de toda otra dominación extranjera".

Línea vieja

Las declaraciones de Arancedo tuvieron un evidente tono político, en relación a la situación nacional. Por un lado pontificó con que "la Patria necesita avanzar en la reconciliación entre los distintos sectores de la sociedad. La amistad social, la concordia y la reconciliación son un punto de partida para trabajar en el servicio del encuentro entre los argentinos".

Se trata de una exhortación muy genérica, que por eso mismo es errónea y no tiene visos de plasmarse en hechos. Y al mismo tiempo encierra grandes riesgos.

Es genérica y errónea porque una cosa es unir al vasto y heterogéneo 95 por ciento o más de los argentinos, que aún con diferencias tienen muchos comunes denominadores. Trabajadores de la industria y rurales, asalariados, pequeños productores agropecuarios, intelectualidad, comerciantes nacionales, cooperativas, Pymes, etc, pueden armonizar al menos en grandes temas nacionales y hay posibilidades para ello porque tienen puntos en común.

En cambio armonizar los intereses de obreros cesanteados de la norteamericana Lear con el CEO de esta firma, y a las familias de aquellos despedidos con el jefe de Gendarmería que los reprimió varias veces en la Panamericana bajo las instrucciones de Sergio Berni, es imposible.

Por otro lado, entre los pliegues enrevesados de aquellas generalidades sobre la "reconciliación" puede esconderse el viejo proyecto de la curia para cesar los juicios a los violadores de los derechos humanos, "dar vuelta la página" y proponer una amnistía para crímenes de lesa humanidad que son imprescriptibles.

En agosto de 2007, la Conferencia Episcopal presidida por Jorge Bergoglio había propuesto: "nuestro país sufre todavía fragmentación y enfrentamientos, que se manifiestan tanto en la impunidad, como en desencuentros y resentimientos. Nos queda pendiente la deuda de la reconciliación". Arancedo refrita esa política siete años más tarde.

Afinidad con la oposición

Los hombres de sotana se cuidan bastante para no quedar pegados a la oposición, sobre todo en esta época de vacas flacas para el sector.

De cualquier modo se nota en las resoluciones y comentarios de lo tratado en "El Cenáculo-La Montonera" bastante afinidad con esa oposición. En noviembre de 2013 los obispos habían emitido un documento planteando que el narcotráfico era el principal problema de una Argentina donde campeaba "la violencia". Al mes siguiente, en una ceremonia "político-religiosa", los referentes de la oposición concurrieron a firmarlo, bajo la presidencia del obispo Jorge Lozano, de la Pastoral Social. Daniel Scioli dijo estar de acuerdo con el documento pero se ausentó del acto para no engrosar una iniciativa de cuño opositor.

En la recién concluida 108 Asamblea Plenaria, los obispos dijeron por boca de Arancedo que el tema de lucha contra la droga se había instalado -supuestamente gracias al Episcopado- per que falta mucho todavía. O sea, el mérito es suyo y los defectos del gobierno... Al nuevo titular de la Sedronar, el cura Juan Carlos Molina, lo dejaron bastante solo. Y luego de que éste expusiera criterios menos penalistas y policíacos en la materia, más solo aún.

El otro tópico donde se revelan los vasos comunicantes entre el púlpito de Pilar y la variopinta oposición es en la crítica eclesiástica a las iniciativas del gobierno por reformar códigos y lograr cambios de fondo. Como se recordará, el intento de nuevo Código Penal parece haber sido colocado en el freezer ante las críticas liquidadoras del massismo y macrismo, pero el Código Civil y Comercial se convirtió en ley y el Código Procesal Penal avanza hacia la media sanción en el Senado.

¿Qué dijo la flamante mesa chica del Episcopado en nombre del centenar de obispos, todos supuestamente del sexo masculino? Lamentó "el apuro" para tratar esas leyes claves: "las cosas no pueden ser apresuradas, el poder político tiene que moverse en el plano de la Constitución; cuando dejamos de lado los tiempos de la Constitución, nos empobrecemos".

Es al revés de lo que dijo ese arzobispo. Los proyectos fueron elaborados por especialistas, con mucha antelación y pluralidad. Luego fueron discutidos ampliamente en el Congreso y en el caso del CPP el proyecto tuvo 42 modificaciones. ¿Dónde está el apuro?

Separación de Iglesia y Estado

Esas y otras injerencias de la Iglesia en asuntos propios del Estado y la política, así como de la población en general, suman puntos para que en una futura reforma de la Constitución se pudiera plantear un Estado laico y la separación de la Iglesia de aquellas materias, así como cortar el financiamiento estatal (en todo caso se podría habilitar una ayuda mínima para todas las religiones y no sólo para la católica).

No se crea que ese criterio es apenas opinión de unos ateos o liberales en el otro sentido del término. En la misma iglesia hay voces que plantean eso mismo o algo parecido, bien que son silenciadas y hasta castigadas por las jerarquías.

Es el caso del cura José Amado Aguirre, que tiene ahora 92 años de edad y vive en la ciudad de Oliva, Córdoba, donde cumple ya "28 años de castigo y ostracismo por haberse pronunciado a favor del divorcio civil", según se lee en un muy buen reportaje del periodista Sergio Carreras en La Voz del Interior (16 de noviembre).

"Es increíble que la Iglesia haya tardado siglos en reconocer los atropellos abominables que ha hecho contra la razón. Durante seis siglos mantuvo la jerarquía de los tribunales de la Santa Inquisición, admitiendo las torturas para el proceso de los tribunales eclesiásticos", se despachó al inicio.

Preguntado sobre la obsesión histórica de la Iglesia con el sexo, contestó: "porque con el sexo la Iglesia se impuso materialmente, por el aspecto económico. El papá tiene que mantener una familia, si el sacerdote tiene familia es dueño de sus propios recursos, mientras que si el sacerdote es célibe todos sus bienes, por no tener hijos, van después a la Iglesia. Ese es el gran poder de la Iglesia".

En cuanto a la separación de ambas instituciones, el castigado cura cordobés, planteó en el citado reportaje: "si la iglesia reconoce a determinado Estado no tiene capacidad para juzgarlo, Jesús no le ha dado esa capacidad; yo veo una supremacía que todavía existe en la Iglesia sobre el Estado; la Iglesia no tiene por qué exigir un sueldo para sus obispos y si en la Constitución hay un acuerdo para eso entonces hay que modificarla".

Queda claro que los miembros del Episcopado no son santos de la devoción del cura Aguirre y se explica la injusta sanción que pesa sobre él desde tres décadas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Luciana Peker: “hoy en Argentina es mucho más difícil denunciar a un abusador sexual que a un político”

LA RETAGUARDIA

La periodista del suplemento Las 12 del diario Página 12 y de Radio Nacional dialogó con Alfredo Grande en su programa Sueños Posibles de Radio La Retaguardia, a partir de los textos publicados por la escritora y terapeuta Laura Gutman acerca del abuso sexual infantil y el femicidio. En este marco, Peker hizo un recorrido por las ideas de Gutman sobre maternidad, su influencia en las mujeres y cómo finalmente fue absorbida por el mercado.

“Creo que por el contrario de la idea que supone que estamos todos en contra del abuso sexual, como ese título que usaba Canal 13 ‘con los niños no’, en realidad es el delito donde más diferencia hay de clase; no es que pase más entre los pobres que entre los ricos, pero sí es mucho más difícil de combatir e incluso de relatar periodísticamente el delito sexual, la violencia sexual contra los niños y niñas cuando se trata no solamente de ricos, sino de poderosos o de personas empáticas culturalmente”, reflexionó la periodista Luciana Peker, quien en los últimos años ha trabajado especialmente el tema del abuso sexual.

En este sentido, consideró que en este tiempo ha habido una ola de retroceso: “realmente hay una corporación a favor de los que cometen delitos sexuales muy importante –continuó–, y es muy difícil denunciar, es mucho más difícil hoy en la Argentina denunciar a un abusador sexual que a un político o funcionario sean del gobierno o de la oposición, por una serie de entramados en donde pueden hacer juicio a periodistas, donde hay juicios a psicólogas como Daniela Lezcano en Tandil que por peritar un abuso sexual le está pidiendo el propio Colegio de Psicólogos de la provincia de Buenos Aires que dejé de ejercer por dos años, por juicio a psicólogas donde les embargan sus propios bienes, realmente es una trama muy siniestra sobre la que podemos ahondar, donde es muy complejo y han surgido diferentes variantes de interpretaciones a favor de los abusadores sexuales y en contra más especialmente de las personas denunciantes que en la mayoría de los casos son las madres de las niñas y los niños abusados”.

Alrededor de Laura Gutman

“… Los adultos nos enamoramos de un niño necesitado, solo, desamparado y que nos inspira ternura. ¿Por qué? Porque ese niño nos recuerda al niño que fuimos: tímidos, exigidos y a la deriva. Ese niño ejerce sobre nosotros una atracción automática. Queremos protegerlo y amarlo de alguna manera. ¿Cuál es el problema? El problema es que somos totalmente inmaduros. ¿Por qué? Porque no fuimos amados durante nuestra niñez ni cuidados, ni protegidos ni amparados. Crecimos esperando obtener amor alguna vez. Así crecimos. Pero nuestra capacidad emocional se estancó en aquella espera. Vivimos dentro de un cuerpo de adulto, pero tenemos organizadas las emociones como si fuéramos niños hambrientos.

¿Qué nos pasa cuando nos relacionamos con un niño tierno? Lo queremos devorar. ¿Cómo lo devoramos? Lo tocamos. Lo acariciamos. Lo abrazamos, nos frotamos contra él. Le compramos regalos. La confidencialidad compartida, el secreto guardado entre ambos como un estupendo tesoro y los pequeños momentos de encuentro son vividos –desde nuestra emocionalidad infantil– como un momento sublime…”.

Este es un fragmento del texto que Laura Gutman escribió y publicó sobre abuso sexual y que inmediatamente despertó todo tipo de reacciones.

Al respecto, Luciana Peker afirmó que es necesario enmarcar quién es Laura Gutman y qué nivel de llegada tiene, los aciertos que ha tenido en su carrera que se relacionan con su nivel de influencia, quiénes la leyeron, quiénes la leen, y quiénes la van a seguir leyendo.

En este sentido, explicó: “yo no sé exactamente qué le pasó a Laura Gutman para escribir ese artículo en donde se define al abusador sexual básicamente como una víctima de no haber sido suficientemente maternado, que es una línea que ella sigue. Pero creo que en su carrera, Gutman encontró un discurso que fue muy interesante para muchísimas mujeres, que no lo encontrábamos ni en psicología, ni en el feminismo, ni en las tradiciones clásicas argentinas, es decir un lugar desde donde entender el nivel de entrega que te pide la maternidad, el nivel de revolución y lo que los médicos definían como la depresión postparto, y que en realidad se encuadraba al puerperio, y también las ganas de ser una madre más allá de la que ficha tarjetas, sino de tener un nivel de contacto con el bebé que parecía que no era lo suficientemente progresista porque era un nivel de entrega de darle todo y que ella lo justificaba y lo explicaba. En ese sentido, Laura Gutman abrió un camino interesante para muchas mujeres en donde justamente su nombre fue creciendo. Yo la conozco, la he leído, y me han servido muchas de las cosas que escribió. Cuento esto porque me parece interesante pensar por qué alguien que inaugura por lo menos pensamientos que son interesantes termina convertida por el mercado”.

“Este año ya vi que no se conformaba con escribir libros –continuó Peker– sino esta cosa híper-auto-referencial como querer convertirse en una gurú new age, empezar a ir a Intratables, el programa de televisión de Santiago del Moro, que parece ser por un lado el ring televisivo de la Argentina y por el otro lado es el lugar donde hay que decir todo rápido, sencillo, y causar polémica. En ese sentido, me parece que la comió el personaje”.

Antes del personaje

Al ser consultada, sobre los puntos en que el trabajo que Laura Gutman ha realizado a lo largo de los años ha aportado, Peker especificó: “ella escribe básicamente libros que tienen que ver con la maternidad y la propia sombra, donde dice que a las mujeres, no en el embarazo, sino cuando nace el bebé nos agarra una gran angustia que dura por lo menos dos años, pero que en realidad no es la angustia que los médicos etiquetan como una depresión post parto para la que te medican, sino que tiene que ver con las sombras de la propia historia que le aparecen a cada mujer con el nacimiento del hijo, y la verdad que en ese punto es una sensación que le pasa a muchas mujeres y que en realidad la sociedad y los médicos intentan erradicar rápidamente como si se tratara de un mal que hay que cazar. Pero lo que se cree es que de esa crisis del puerperio las mujeres pueden sacar un provecho para replantearse su propia vida”.

La periodista contó además que en sus trabajos Gutman hace un enorme fomento del colecho, de la lactancia, del contacto muy fuerte con el bebé, de la entrega tiempo completo que implica la maternidad durante los primeros meses: “es una época que se suele ver como improductiva, las publicidades te dicen ‘ponete divina en dos meses’ o ‘andá en tacos altos con un cochecito’, o ¡bajá diez kilos al otro día del parto y volvé a trabajar al mes’. Y Gutman, en cambio, hacía una reivindicación de esa entrega total y de esas ganas de estar con un bebé las 24 horas, que hace que vos no tengas tiempo para lavarte los dientes y que te sientas una inútil, pero que en realidad tiene un enorme valor, en ese punto donde el feminismo parecía luchar más que nada por derechos laborales y derechos en contra de la violencia y la maternidad ocupaba un lugar relativamente incómodo, ella encontró una escritura que a muchas mujeres les sirvió como espejo, por lo menos algunas cosas para entender algo o se sintieron reflejadas con algo de lo que les pasaba en relación con ganas de vivir la maternidad con mucha intensidad y con mucha entrega”.

De todos modos, Peker aclaró que esas ideas no han sido inventadas por Gutman: “son muchas cosas que tienen que ver con el feminismo de la diferencia, con una reivindicación muy fuerte de la maternidad, de los rituales femeninos que vienen de Europa pero que en Argentina no estaban muy desarrollados, entonces la verdad es que hubo, por ejemplo, una serie de grupos de mamás que formaban grupos de crianza con bebés, como de fomentar que las mujeres pudieran ir con sus bebés con las guagüitas, del parto natural, una serie de cosas que en varios grupos de mujeres tuvo un calado hondo. No es que sean una marca registrada de Laura Gutman, pero ella escribió algunas de las cosas que se fueron fomentando en otros grupos, por supuesto hay grupos que defienden esto como Las Casildas que inmediatamente salieron a repudiar los dichos de Gutman. Por eso cuento un poco el contexto porque sino caemos en esta idea de blanco o negro que no es cierta, muchas de esas cosas que en realidad ella vino a transmitir, y que también decían por ejemplo psicólogos importantes de Francia, con este feminismo de la diferencia, acá se plasmaron en algunos grupos que fueron surgiendo. Ahora, ella con los años yo la entrevisté varias veces, se fue como queriendo convertir en esta gurú que terminó este año en Intratables, en los medios de comunicación queriendo explicar todo, realmente dando explicaciones que no se entendían, no servían, buscaban ser efectistas y ya estaban totalmente vaciadas de contenido de por sí”.

Ser funcional

Ante una consulta de Irene Antinori, co-conductora de Sueños Posibles junto a Alfredo Grande, Luciana Peker afirmó que aunque Gutman no justifica el síndrome de alienación parental, su discurso termina siendo funcional a la impunidad del abuso: “este síndrome es el argumento de los abusadores para decir que generalmente las madres les llenan la cabeza a sus hijos y que entonces no son los niños los que dicen que en realidad fueron abusados sino que repiten un discurso impuesto como un casete por sus madres locas y malvadas que quieren vengarse de los padres que las dejaron a través de una denuncia de abuso falsa. Este argumento es falaz, no es científico, no está respaldado por la Organización Mundial de la Salud y ya tiene un dictamen en contra del Congreso de la Nación, de la Cámara de Diputados, de Senadores, del Colegio de Psicólogos de Córdoba, de otros colegios también provinciales como el de Mar del Plata y es realmente el enemigo Nº 1 de poder hoy acreditar los abusos sexuales a través de la palabra de los niños y niñas. Si bien Laura Gutman no se refiere al síndrome de alienación parental, por supuesto que su discurso diciendo que los abusadores son pobres personas que no fueron suficientemente queridas y que entonces buscan el contacto físico con un niño es absolutamente funcional a la impunidad del abuso, que se da en la justicia y a la cantidad de encubridores de los abusos sexuales que fomentan que no se denuncien y que digan ‘pobre tipo, por algo será’, especialmente en las clases medias y altas. Ese es un fenómeno que vivo en carne propia porque son muchos los abusadores que terminan persiguiéndonos incluso desde lugares culturales que serían impensados, o sea de gente que comparte los mismos lugares culturales y que fomenta como que es inadmisible pensar que se trata de abusadores sexuales. Esta justificación de los abusadores sexuales como pobres personas que en realidad buscaron el acercamiento con un niño o una niña es absolutamente injustificable, totalmente peligroso y es además una aberración que sea escrito en un momento de embate de los abusadores judiciales para desacreditar la palabra de los niños y de las niñas”.

Femicidio

Durante la entrevista con el programa Sueños Posibles, la periodista de Página 12 y Radio Nacional mencionó otro artículo reciente de Laura Gutman, en este caso sobre femicidio: “también escribe un artículo espantoso, totalmente prejuicioso sobre femicidio, en donde también lo justifica a partir de la idea de que a las mujeres les gusta el amor violento y que como no fueron suficiente maternadas en su infancia y queridas entonces son adictas a ese amor violento y a esa luna de miel que conocemos de los ciclos de la violencia cuando el hombre pide perdón. Esta idea de la mujer como culpable de la violencia de género es atroz y es donde Laura Gutman comete un pecado, que por supuesto a mí me parece imperdonable, que tiene que ver ya no solo con escribir sobre femicidio y abuso sexual sino con ignorar una tradición de psicólogos y psicólogas comprometidos contra la violencia sexual y la violencia de género en la Argentina, donde creo que hay aportes que pueden ser bienvenidos, fuera de la academia o la militancia feminista, pero de ninguna manera ignorado, y lo que hace Laura Gutman es ignorarlos y escribir desde un lugar de ignorancia imperdonable y ser funcional a los argumentos de los abusadores sexuales, que además no solo cometen un delito imperdonable sino que en este momento político y jurídico de la Argentina están prácticamente ganando una batalla en los tribunales, en donde a pesar de que la ley dice que los niños y niñas tienen derecho, los abusadores están consiguiendo acorralar a quienes denuncian para que no se animen a hacerlo o que quienes denuncien vivan una pesadilla o que hacer un juicio salga más caro de lo que las denunciantes pueden solventar y sea muy riesgoso. Entonces es imperdonable lo que se escribió”.

Marca de época

Para Luciana Peker, a pesar de que el delito sexual es muy difícil de combatir y denunciar, actualmente en la sociedad ya no se toleran como antes: “la gran marca de la época es que ya no toleramos lo que antes era tolerable, ya no escondemos o no queremos que se sigan escondiendo debajo de la alfombra los secretos familiares que antes se llevaban a la tumba o se descubrían a los 50 años, ahora estamos en una época donde fomentamos que los niños y las niñas cuenten el abuso sexual, que en general y en la mayoría de los casos es intrafamiliar. Hay una ley de educación sexual que no se termina de cumplir pero donde la escuela tiene que hablar de abuso sexual y tiene que ser el lugar para que los chicos y las chicas hablen y donde se le pide a las madres que denuncien si sus padres o sus padrastros o sus tíos o sus abuelos son los abusadores”.

Quizás las múltiples reacciones contra Laura Gutman sean una confirmación de esta marca de época a la que hace referencia Peker.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Boletín Informativo de CORREPI

Cuando la cuenta acabe… / Triple crimen de Rosario: ¡perpetua a los sicarios de la policía! / Más amenazas a testigos de juicios a los genocidas / Aleccionadora jornada coronada con la absolución de los compañeros de ATE / Delicias de la vida conyugal: Berni y el fiscal a los gritos.

Cuando la cuenta acabe…
Circulan los mails en nuestros correos… como circulan los muertos por el estado entre sus palabras. Es que, a menos de dos semanas de la presentación que haremos en Plaza de Mayo -el informe anual sobre el archivo de casos que revela y denuncia la represión sistemática sobre nuestro pueblo- las lista no termina de crecer. Y aunque son números, son historias. Personas con una identidad, detrás de otras millares que han sido asesinadas en este territorio. Pero después de todo son esa cantidad, que duele, pero que con contundencia enuncia el horror de una realidad insostenible entre los propósitos de la tan pregonada democracia.
Durante el mes de septiembre, en la cárcel de Coronda, provincia de Santa Fe, murieron Juan Gabriel Michetto (52) oriundo de Rafaela y Marcos Ponce (30) de origen santafesino. Ambos sufrieron quemaduras en un incendio, provocado, según la versión penitenciaria, tras una pelea entre presos.
En lo más profundo de la localidad bonaerense de Moreno, el Cuartel V, un prefecto se cobró la vida de dos adolescentes de 16 años, disparando sobre sus cabezas. El milico aparentemente fue a cobrar venganza por el robo que padeció su padre y les dio con total desprecio un par de balas certeras. Uno de los chicos falleció en el momento, el otro fue hospitalizado de urgencia y murió poco después. Para zafar al cuasi colega, la policía plantó el correspondiente “perro” y la justicia armó con broches y brillantinas una bonita causa por drogas donde los pibes aparecen como imputados.
Cambiando el escenario exterior por uno al interior de la comisaría, en Freyre, a unos 200 km. de la ciudad de Córdoba, Héctor Boos, un joven de 24 años, fue encontrado “ahorcado” por la guardia nocturna. Claramente, ni los familiares ni los compañeros que nos compartieron la información creen en tan absurda mentira. Héctor tenía antecedentes, dijo la prensa. Héctor robó y fue “alojado”, pero no hubo bienvenida ni merienda, lo liquidaron unas pocas horas después. Un fiscal lo investiga. Tal vez el cuento tenga un final harto conocido: que parezca un accidente.
El último muerto que nos deja esta semana el estado – y que es tan escaso de rigor en nuestro incompleto seguimiento- fue asesinado en la Comisaría nº 20 de Orán, Salta. Eusebio Cardozo era un hombre mayor, que fue detenido por tenencia de drogas. La guardia del turno nocturno del sábado lo golpeó salvajemente. Eusebio murió, y la inteligente coartada de sus victimarios fue que los golpes se produjeron no por molerlo a palos y puñetazos, sino por la epilepsia que padecía hacía un año. Al hombre lo levantaron esa noche en su domicilio, dicen que alcoholizado, dicen que padeciendo adicciones, y dicen que por eso le dio el ataque. La familia nunca les creyó, por eso se movilizó y logró que se impute a cuatro de los policías. Porque a pesar de que las actas médicas digan que Eusebio ingresó por cuadro epiléptico, que volvió a ser detenido después del alta y nuevamente entró en shock horas más tardes, el estallido de sus pulmones y la hemorragia interna evidencian lo que es: la policía no nos cuida, la policía nos mata, adentro o afuera, con las armas que les entrega el estado, amparados por los jueces que decoran sus derechos.

Triple crimen de Rosario: ¡perpetua a los sicarios de la policía!
¿Inseguridad? Por supuesto, los habitantes de la República Argentina la sienten y sufren día a día. Nos referimos a la constante amenaza que las fuerzas represivas representan sobre el pueblo y descargan con total impunidad.
El miércoles se iniciaron los alegatos de apertura de la fiscalía de un caso ejemplar en el que hay pruebas, incluso según la fiscal Nora Marull, de la relación de los imputados con la policía. Estamos hablando del triple crimen de Rosario, acontecido el 1º de enero de 2012.
Marcelo "Moki" Suárez (22), Claudio "Mono" Suárez (19), Jeremías "Jere" Trasante (17) y Adrían "Patom" Rodríguez (18), cuatro pibes de un barrio rosarino, esperaban esa madrugada a otros amigos para festejar año nuevo. Pero los que llegaron, en una camioneta Kangoo, fueron Sergio "Quemado" Rodríguez, Brian "Pescadito" Sprío, Mauricio "Maurico" Palavecino y Daniel "Teletubi" Delgado, que los acribillaron, dejando como sobreviviente a Moki, quien pudo escapar corriendo. Según la primera historia oficial, los asesinos buscaban a otra persona, Ezequiel "El Negro" Villalba, para vengarse de quien supuestamente había baleado al hijo de Quemado Rodríguez, pero se equivocaron.
La novela del "ajuste de cuentas" entre narcos con error en la persona incluido se cayó gracias a la movilización de amigos, familiares y militantes del Movimiento 26 de Junio y del Frente Popular Darío Santillán, organizaciones que desde el inicio del juicio están acampando frente a los tribunales provinciales, que develaron los vínculos y complicidades de los asesinos con la policía.
La semana pasada, la fiscal acusó a Quemado, Pescadito y Teletubi de ser coautores del hecho, y a Maurico de ser partícipe necesario. Planteó que los acusados son integrantes de "Los Monos", una banda narco de Rosario, de fuerte vínculo (como no puede ser de otra manera) con la policía, lo que está probado por escuchas telefónicas que, por ejemplo, dan cuenta de cómo Quemado escapó con su ayuda cuando fue detenido hace un tiempo en Entre Ríos.
No estamos hablando de un ajuste entre narcos. No estamos hablando de una venganza, ni de una venganza fallida.
Estamos hablando de la impunidad con la que amigos de la policía bajaron de una camioneta y acribillaron a unos pibes que estaban esperando a sus amigos para festejar fin de año. Exigimos la condena, que será igual incompleta sin los tres policías acusados del encubrimiento, que aún no fueron juzgados.
Podés seguir el proceso en www.triplecrimen.org.

Más amenazas a testigos de juicios a los genocidas
El 22 de septiembre, comenzó el juicio oral por los crímenes cometidos durante la última dictadura cívico-militar, en el Centro Clandestino de Detención de Monte Peloni, cerca de Olavarría.
La ciudad operó como cabecera del circuito de represión de la zona 124. Cuatro verdugos a sueldo del capital fueron sentados en el banquillo, acusados por alrededor de 45 testigos y acorralados por la lucha de los organismos de derechos humanos. Son el entonces teniente coronel Ignacio Aníbal Verdura, jefe del Área Militar 124; el capitán Walter Jorge "El Vikingo" Grosse, oficial de Inteligencia de la Plana Mayor del Regimiento de Caballería de Tanques 2 “Lanceros General Paz”; el teniente primero Horacio Rubén Leites jefe del Escuadrón “A” y el sargento Omar "Pájaro" Ferreyra, integrante del Grupo Operaciones del Escuadrón Comando, ambos del mismo regimiento. Los cuatro genocidas están imputados de "homicidio agravado con ensañamiento, privación ilegal de la libertad y torturas" por más de veinte compañeros detenidos desaparecidos.
El 30 de octubre fue encontrado, en la Facultad de Ciencias Sociales de Olavarría, donde se lleva adelante el juicio oral, un sobre cerrado sin inscripciones que contenía en su interior una nota con graves amenazas. El texto estaba firmado por CAOS (Comando Argentino Olavarriense Solidario).
Estas prácticas las pueden continuar llevando a cabo porque el aparato represivo del estado actual es solidario, como lo anuncian en su nombre, con su antecesor de la dictadura, y porque la impunidad es propia del poder.
La desaparición de Jorge Julio López o el asesinato de Silvia Suppo no son excepciones ni casos aislados. Son acciones políticas para intimidar a los testigos de los juicios a los genocidas, y por extensión, a cualquiera que se organice para luchar por sus derechos. En estos años de lucha las amenazas no sólo continuaron, sino que se extendieron a distintos sectores que, comprometidos con esta lucha, resistimos en las calles.
Desde el estado, la única respuesta es el silencio que pretende naturalizar la desaparición, y el accionar del aparato represivo hacia los luchadores populares. Es larga la lista de testigos de distintas causas penales contra las fuerzas represivas actualmente en funciones que han sido perseguidos, amenazados e incluso asesinados. Siempre, atrás de cada muerte, de cada desaparición, de cada intimidación, están ellos, la policía, la gendarmería y las demás fuerzas represivas, con métodos iguales o distintos, pero un mismo rol: cuidar privilegios, proteger los intereses de los de arriba.
La única protección para los testigos, para los sobrevivientes y para el pueblo en su conjunto es que todos los genocidas sean juzgados y condenados a cárcel común, perpetua y efectiva.

Aleccionadora jornada coronada con la absolución de los compañeros de ATE
El jueves 13 de noviembre, la fuerte movilización de los trabajadores estatales de la ciudad de Buenos Aires y las organizaciones que, como CORREPI, los acompañamos, se coronó con otro triunfo popular. Mariano “Maro” Skliar, Delegado General de la Junta Interna de ATE en Promoción Social y Humberto “Pitu” Rodríguez, Secretario Gral. Adjunto de ATE Capital, fueron absueltos en el juicio iniciado como represalia de una movilización en el marco de un plan de lucha a fines de 2012.
En una sala de audiencias rebosante de militancia, los compañeros hicieron el mejor uso de su derecho a decir algo antes de que el juez diera a conocer la sentencia. Pitu Rodríguez reseñó el conflicto y remarcó el carácter político del proceso, formalmente presentado como una interrupción del servicio de transporte del Metrobús de la Av. 9 de Julio. Reivindicó la lucha, que logró resolver parcialmente algunos de los reclamos.
El compañero Maro, a su turno, desnudó con enorme lucidez la función disciplinadora del sistema penal y su condición de garante de la legitimidad del sistema. Mostró, ejemplo tras ejemplo, cómo jueces y fiscales actúan de distinta manera, según la orientación que les provee la defensa de sus intereses de clase.
A partir de las palabras de la propia fiscal de la causa, que en su alegato sostuvo que su función era “recortar”, del conjunto de los hechos sucedidos, por legítimos que fueran, aquel tramo en que “se cometió una acción típica, antijurídica y culpable”, el compañero demostró cómo ese “recorte” expresa aquellos intereses de la manera más cruda, y se contrapone con la forma en que el mismo ministerio público, en tanto órgano estatal, selecciona unos imputados sobre otros, para sistemáticamente garantizar la impunidad de represores y sus mandantes.
Con ejemplos concretos, desde Luciano Arruga al Triple Crimen de Rosario; o el Tano Nardulli y Diosnel Pérez, en contraposición a los policías que fusilaron en el Parque Indoamericano, el compañero desgranó un análisis del carácter de clase de la justicia y del rol del estado como órgano de opresión de la clase dominante que arrancó aplausos del público, y motivó al juez, antes de absolverlos, de tratar infructuosamente de contestarle, con generalidades propias de un profesor mediocre de instrucción cívica.
No menos significativos fueron los argumentos del magistrado para la solución liberatoria. Su exposición, después de fundar que sin dudas para él se trató de un hecho punible como contravención, fue una retahíla de disculpas y excusas hacia arriba, y de reproches para la policía y el fiscal de instrucción, a los que responsabilizó por no haberle provisto más elementos para poder afirmar la responsabilidad de los compañeros, a los que, en ese caso, hubiera querido condenar.
Así, quedó claro, una vez más, que a los compañeros los defendemos adentro, pero sobre todo afuera de los tribunales, y que cada absolución es un triunfo que arrancamos a contrapelo de la voluntad de jueces y fiscales, que no garantizan otra cosa más que los privilegios de los que mandan.

Delicias de la vida conyugal: Berni y el fiscal a los gritos
La discusión tiene un origen concreto, un informe realizado por el fiscal Delgado sobre el accionar de la Policía Federal. En dicho informe, preparado para su jefa, la procuradora Gils Carbó, el fiscal repasa algunos puntos que, más allá de no sorprender a nadie que tenga una mínima conciencia o conocimiento del accionar policial, tuvieron la capacidad de enfurecer al irascible Sergio Berni, esa mezcla entre Rambo de las Pampas y capo de las Juventudes Hitleristas que nos saluda todos los días desde la Panamericana mientras se relame por apalear trabajadores.
Seamos lo más concretos posible, ¿qué dice el informe? Pues nada que “revolucione” las investigaciones sobre el actuar de la policía: prácticamente no se investiga la trata ni el narcotráfico. En el primer caso, se observan como prácticamente inexistentes los resultados en materia de trata de personas, aún después de la sanción de la Ley 26.364, en el segundo, se evidencia que las detenciones originadas en base a la infame Ley 23.737, al menos en su 70%, apuntan a detener usuarios para consumo, es decir, “perejiles” que duermen a la sombra por fumar un porro o por padecer una adicción galopante a drogas duras.
¿Extrañan estos números? ¿Resultaba necesario el informe “iluminador” del fiscal? Ciertamente no: cualquiera sabe que la policía es una pata imprescindible del delito organizado y que, tanto en la trata como en el tráfico de drogas, su participación es clara. También sabe cualquiera del “teatro antidisturbios” que despliega la Federal (y el resto de las fuerzas) respecto a esos mismos delitos, armando causas, cazando a pobres pibitos para verduguearlos o robarles la cocaína.
Siendo así ¿por qué se enoja Berni?; bueno, resulta muy claro: porque los investigan, porque se pone en evidencia la parodia policial, la ineficacia, el elemento delictivo que la anima.
Ahora bien, ¿esto implica que el fiscal Delgado y su jefa vienen a impugnar la esencia misma de la policía o a proponer cualquier otra cosa? Por supuesto que no: el fiscal quiere que la policía sea más “proactiva”, es decir, quiere una policía “mejor”, o “más eficiente”, que continúe cumpliendo su función “natural”, es decir, reprimir a los pobres y luchadores para seguir perpetuando los privilegios e inequidades propios de cualquier sociedad dividida en clases.
Ninguna conclusión de un fiscal (que cobra de la misma mano y en la misma ventanilla que el comisario o el cabo) irá jamás contra el status quo de las premisas capitalistas; a lo sumo, como en este caso, encenderá algunos fuegos artificiales reformistas y “progres” contra la “corrupción” policial y se lamentará, tristemente, de que no tengamos una policía más numerosa o efectiva.
Un par de gritos, algún reproche, una bravata… delicias de la (múltiple) vida conyugal estatal...

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.