miércoles, 10 de diciembre de 2014

Imaginarios socialistas

Claudio Katz (especial para ARGENPRESS.info)

Cuatro modalidades de actualización del socialismo en América Latina retoman la tradición de un proyecto que promueve la igualdad, la expansión de la propiedad pública y la auto-determinación popular. Los primeros éxitos de ese programa atemorizaron a los dominadores y generaron grandes conquistas sociales.

El socorro de los bancos refuta las objeciones neoclásicas al estatismo socialista y la adaptación heterodoxa al neoliberalismo contradice la existencia de variados modelos capitalistas. La economía soviética logró enormes avances, pero nunca amenazó la supremacía estadounidense. 

La URSS colapsó por las ambiciones de enriquecimiento de sus dirigentes, pero el intento socialista fue válido en la secuencia histórica de ensayos igualitaristas. Los tormentos del capitalismo inducen a recrear esas experiencias, que corresponde denominar socialistas sin ningún titubeo. Este proyecto implica en América Latina convergencias con el antiimperialismo y estrategias de unidad continental.

El socialismo reapareció en América Latina en la última década en cuatro proyectos de futuro. En Venezuela adoptó un enunciado centenario (socialismo del siglo XXI), en Bolivia un perfil singular (socialismo comunitario), en Cuba una impronta actualizadora (renovación socialista) y en el ALBA una formulación continental (socialismo latinoamericano). En todos los casos el horizonte de largo plazo ha sido combinado con propuestas nacionales (o regionales) inmediatas.

¿Pero qué significa el socialismo? ¿Cuál es el balance de sus experiencias? ¿Cómo se replantea en estos momentos?

Sentido y propósitos

El socialismo se convirtió en un gran movimiento popular a fines del siglo XIX, cuando encarnó un viejo anhelo de emancipación social. Recogió la vieja aspiración de los oprimidos de construir una sociedad de igualdad y justicia.

Los partidarios consecuentes de ese ideal confrontaron abiertamente con el capitalismo y adoptaron un perfil revolucionario, al comprender que este sistema no puede ser reformado, ni humanizado. El socialismo se define por oposición al capitalismo. Es la antítesis de un régimen que funciona acrecentando los sufrimientos populares, las tensiones bélicas y la destrucción del medio ambiente.

El proyecto socialista apunta a gestar una sociedad sin opresores ni oprimidos. Esa meta es incompatible con la explotación actual que sufren los trabajadores. Aspira a revertir la desigualdad que recrea un sistema asentado en la competencia para incrementar el lucro. Postula erradicar progresivamente una rivalidad que socava la convivencia humana, desatando dramáticos choques entre distintos grupos de la sociedad.

El socialismo no se limita a pregonar un genérico ideal pos-capitalista, ni postula mayor atención a la dimensión social de las relaciones humanas. Propone una modalidad específica de sociedad alternativa, basada en regímenes económicos de mayor expansión de la propiedad pública y sistemas políticos de creciente auto-administración popular. Pero al cabo de un siglo perdura la discusión sobre las formas concretas que asumiría este esquema.

Marx percibió un anticipo de esa estructura en la Comuna de París, supuso que emergería en Europa y se expandiría posteriormente al resto del mundo. Pero la victoria bolchevique de 1917 inauguró otro rumbo. Una sucesión de revoluciones triunfantes en China, Cuba y Vietnam determinó el debut de la construcción socialista en los países periféricos. (1)

Este escenario aterrorizó a las clases dominantes de todo el mundo, que debieron otorgar concesiones sociales inéditas. El estado de bienestar, la gratuidad de ciertos servicios básicos, el objetivo del pleno empleo y el aumento del consumo popular fueron mejoras impensables en la época de Marx o Lenin, que fueron aceptadas por los opresores. En el contexto de recuperación económica de posguerra, esas conquistas aparecieron como consecuencia directa del temor al comunismo que invadió a los capitalistas.

Los grandes avances de posguerra no contuvieron el ímpetu de la izquierda. En los años 70-80 los emblemas del socialismo eran tan populares, que resultaba imposible computar cuántos partidos y movimientos reivindicaban esa denominación. Un número significativo de esas corrientes se proclamaba también revolucionaria, para evitar cualquier confusión con los defensores socialdemócratas del status quo.

Objeciones y comparaciones

La masiva adhesión al proyecto de emancipación comenzó a trastabillar con el levantamiento en Hungría, las tensiones chino-soviéticas, la rebelión de Solidaridad en Polonia y el cuestionamiento de los regímenes antidemocráticos vigentes en el denominado bloque socialista.

Hubo intentos de renovación durante la Primavera Checoslovaca (1968) que fueron sofocados por las burocracias gobernantes. Las propuestas de rehabilitación del socialismo que afloraron en ese período se extinguieron en medio del desencanto.

El derrumbe de la URSS y el consiguiente afianzamiento del neoliberalismo marcaron un giro radical en todos intentos por forjar una sociedad pos-capitalista. Desde los años 90 las clases dominantes perdieron el miedo al socialismo y comenzaron a restaurar los mecanismos clásicos de su opresión, mediante la flexibilización laboral, la masificación del desempleo y el ensanchamiento de las brechas sociales.

Los viejos argumentos anti-socialistas de endiosamiento del mercado, glorificación de la competitividad y justificación de la precariedad laboral recobraron primacía. Volvió a imperar la impugnación del proyecto igualitario, a partir de supuestos antropológicos que presentan a la desigualdad como un dato inevitable, a la propiedad como una institución invulnerable y al mercado como un pilar intocable de cualquier sociedad humana.

Con esos fundamentos se justifica al capitalismo, ocultando que este sistema favorece a los acaudalados y afecta a todos los oprimidos. Con los inconsistentes mitos de la mano invisible y la soberanía del consumidor se ha propagado una ideología que naturaliza el desempleo, reivindica el egoísmo y legitima la explotación.

Ese pensamiento retoma la presentación del socialismo que planteó Hayek, como un sistema que anula el funcionamiento natural de la economía. Afirman que este descalabro irrumpe con la introducción de la planificación en desmedro del mercado, la expansión de empresas públicas afectando la competencia y la aparición de estímulos morales a costa del lucro (Pellicani, 1990).

Esta misma visión fue asimilada en las últimas décadas por todos los social-demócratas, que se adaptaron al neoliberalismo y difunden mensajes apologéticos de la globalización.

La severa crisis que estalló en el 2008 en las economías capitalistas centrales ha perturbado ese escenario ideológico. Los gigantescos desórdenes financieros, comerciales y productivos que generaron los gobiernos neoliberales superan con creces todo lo objetado al socialismo. El socorro concedido a los banqueros con fondos públicos ha implicado costosos gastos del estado, sin ninguno de los beneficios que introduciría el socialismo.

La convulsión bancaria internacional puso de relieve la inconsistencia de los argumentos derechistas contra el “socialismo estatista”. Los objetores del intervencionismo han recurrido a una gran injerencia en la economía, con propósitos opuestos al proyecto igualitario. Para rescatar a los banqueros aumentaron la injerencia económica discrecional del estado, olvidando todas sus críticas a la obstrucción mercantil. Los cuestionamientos neoclásicos al socialismo han perdido consistencia a la luz de ese auxilio a los financistas con recursos del tesoro.

La crisis en curso también socava las objeciones que formulan los economistas heterodoxos al socialismo. Contraponen las desventajas de este sistema con los méritos del capitalismo regulado y afirman que este modelo supera el descontrol neoliberal, sin padecer el estancamiento que generaría el igualitarismo (Bresser Pereira, 2012).

Pero este contraste choca en la actualidad con la creciente disolución de las diferencias que separan a los esquemas controlados y desregulados de capitalismo. Basta observar la enorme aproximación de la política económica alemana con su contraparte norteamericana para notar esas convergencias.

Los tradicionales exponentes del modelo social intervencionista se han convertido en fanáticos neoliberales, que implementan políticas deflacionarias de mayor ajuste. La crisis ha reforzado la confluencia entre esos dos esquemas, confirmando que están sujetos a las mismas contradicciones. Si se opta por uno de esos caminos se terminan aplicando las recetas propiciadas por el otro.

La crítica al socialismo inspirada en las virtudes del capitalismo regulado elude reconocer esas tendencias contemporáneas. Si fuera tan sencillo optar por ese curso (en contraposición a las variantes neoliberales), el esquema heterodoxo ganaría espacio. Pero en los hechos pierde posiciones, ante la dinámica competitiva que gobierna a todas las modalidades del capitalismo. Este sistema tiende a imponer la primacía de la vertiente más rentable y no el curso socialmente óptimo (Husson, 2008: cap 6-7-8).

Algunos cuestionamientos más benévolos del socialismo suelen destacar que este proyecto incluye principios morales atractivos pero inaplicables. Pondera sus intenciones pero cuestiona su viabilidad. Ejemplifica esta inoperancia con el fracaso de la competencia económica que intentó la Unión Soviética frente a Estados Unidos.

Esa comparación olvida que Rusia era una economía semiperiférica en acelerado desarrollo, que soportaba el sistemático hostigamiento de la principal potencia del planeta. Los dos países nunca estuvieron situados en el mismo plano.

La guerra fría provocó la distorsionada presentación de Estados Unidos y la URSS como competidores equivalentes. Esta contraposición fue iniciada por la diplomacia norteamericana (“no podrán alcanzarnos”) y aceptada por los gobernantes rusos (“en poco tiempo los alcanzaremos”). En esta pugna quedó diluida la diferencia cualitativa que separaba a dos economías ubicadas en lugares muy distintos del ranking global.

Los integrantes del denominado bloque socialista no lograron consumar el catch up con las economías centrales, pero superaron ampliamente a sus equivalentes. Si se toma este último contraste, la balanza se inclinaba en los años 50 o 60 a favor de los sistemas no capitalistas, tanto en las tasas de crecimiento como en los índices de desarrollo humano (Li, Piovani, 2011).

Rusia estaba mejor que Turquía, China avanzaba más que la India y Europa del Este no padecía las desgracias de América Latina. Los resultados de estas comparaciones eran contundentes no sólo en el PBI per cápita, sino especialmente en la calidad de vida. Las diferencias eran particularmente abrumadoras en el terreno de la salud (expectativa de vida) y la educación (niveles de alfabetización y escolaridad) (Navarro, 2014).

Significado y balance

El desplome de la URSS y sus socios de Europa del Este no obedeció sólo a problemas económicos. Fue consecuencia de procesos políticos. Los gobernantes de esos regímenes no apostaban a un desarrollo comunista de la sociedad, sino a su propia conversión en burgueses. Envidiaban el confort de los millonarios de Occidente e idealizaban el estilo de vida norteamericano. Cuando encontraron la oportunidad para reconvertirse en capitalistas, abandonaron el incómodo maquillaje socialista.

La mayoría de la población continuaba prefiriendo las mejoras sociales alcanzadas, pero se mantuvo inactiva y toleró el viraje hacia el capitalismo. Esta actitud coronó décadas de inmovilidad y despolitizaron ciudadana, impuesta por censuras y prohibiciones que generalizaron la apatía popular. Por esta razón, nadie defendió las conquistas sociales del viejo sistema cuando esos regímenes se auto-destruyeron.

El aplastamiento burocrático de la actividad popular fue la principal causa de la restauración capitalista. Los problemas económicos ocuparon un lugar secundario. Ciertamente el sistema cargaba con graves lastres de improductividad, desabastecimiento y escasa variedad de consumos. Pero no arrastraba ninguno de los dramas del desempleo, el endeudamiento personal o la explotación que agobian a los trabajadores de Occidente.

La implosión de la URSS tuvo un enorme impacto sobre el escenario internacional y la conciencia política de los trabajadores. Constituyó el principal acontecimiento de las últimas décadas e indujo a algunos historiadores a caracterizar acertadamente la centuria pasada como un “siglo corto”, fechado por el surgimiento y desaparición de ese sistema (1917-1989) (Hobsbawm, 1998: 552-575).

Esa conceptualización del siglo XX es más adecuada que la mirada de una “centuria larga” propuesta por otros analistas. Esta visión adopta el auge y declinación de Estados Unidos como principal referencia para conceptualizar un proceso gestado a fines del siglo XIX y concluido en las primeras décadas del siglo XXI (Wallerstein, 1992; Aguirre Rojas, 2007).

Al asignarle mayor gravitación a la pujanza y declive de la potencia hegemónica que a la existencia de la URSS se pierde de vista la trascendencia histórica de la revolución rusa. El mismo problema se verifica cuando se atribuye mayor incidencia en la lucha popular al proceso de descolonización que a la batalla por metas socialistas.

La experiencia legada por el primer ensayo de gestión estatal no capitalista en gran escala ha sido enorme. Aporta un cimiento para las futuras batallas por objetivos anticapitalistas. Este proceso necesariamente incluirá fracasos, que deberán ser revisados sin sepultar lo realizado. No es muy fructífero suponer que en el futuro los proyectos de emancipación empezarán desde cero, sin retomar las enseñanzas del pasado.

Comprender por qué razón se desplomó la Unión Soviética es la condición para rehabilitar el proyecto socialista. Esa evaluación exige reconocer la naturaleza no capitalista que tuvo este ensayo durante un prolongado período. También requiere registrar cómo los ideales socialistas se disiparon con la estabilización de una burocracia, hostil al igualitarismo y a la democracia.

Existen variados enfoques para caracterizar qué fue exactamente la URSS. ¿Era “comunista”, “socialista”, “un capitalismo de estado”, “un estado obrero burocratizado”, “una formación burocrática”? Revisamos ese problema en nuestro libro sobre el tema, pero la principal discusión no gira en torno a cuál fue la naturaleza exacta de ese sistema. Existe un amplio campo de situaciones intermedias entre las distintas posiciones en debate (Katz, 2006a: 53-72).

El debate más importante está referido a la validez de ese intento de construcción socialista (frustrado por Stalin, Kruschev o Gorbachov). Esa legitimidad se plantea en polémica con quiénes interpretan que esa empresa nunca debió ensayarse o que fue irrelevante, ante la simple continuidad del capitalismo bajo un disfraz de socialismo.

Estos cuestionamientos no se limitan sólo a los autores neoliberales o keynesianos hostiles al objetivo del socialismo. También incluye a pensadores que en su etapa de izquierda objetaban la sensatez del intento anticapitalista, en un país económicamente retrasado como era Rusia. Partiendo del acertado precepto que el socialismo sólo podrá realizarse a escala global, suponían que esa construcción nunca debió comenzar en un país subdesarrollado (Sebreli, 1975: 215-242).

Esa visión retomaba la vieja idea social-demócrata de imaginar al socialismo como un proceso evolutivo, que comenzará en las economías más avanzadas y se propagará paulatinamente al resto del mundo. De hecho suponía un extraño debut socialista desde economías opulentas que irradiaría luego al conjunto del planeta.

En todas estas controversias es importante distinguir el debut de la conclusión del proceso transformador. Que la construcción socialista resulte imposible en un solo país o región, no invalida su inicio en donde ese cambio sea necesario. Una transformación pos-capitalista exigirá muchas generaciones y deberá experimentarse en distintos lugares (Amin, 1988).

Esta discusión remite a viejas controversias sobre la viabilidad del socialismo en la periferia. La respuesta negativa solía subrayar la ausencia de condiciones materiales para esa gestación, omitiendo que el problema se planteó en esas regiones por el carácter más acentuado de la crisis capitalista. Es un contrasentido afirmar que el socialismo no es factible en las zonas que más requieren su instrumentación.

Esta acción debe probarse en los países y circunstancias que exijan cambios revolucionarios. Si estos procesos no empiezan donde son requeridos, el ideal socialista nunca podrá ponerse en práctica.

La construcción de una sociedad igualitaria seguramente exigirá muchas generaciones y supondrá un funcionamiento mucho más complejo que la simple “administración de las cosas”, imaginada en los proyectos iniciales. Pero a través de distintas experiencias cobrará forma la construcción pos-capitalista. A pesar de sus limitados recursos, la mayor parte de las economías periféricas cuenta con importantes márgenes para instrumentar programas populares que comiencen a reducir la desigualdad.

Replanteos y denominaciones

Los críticos del proyecto socialista impugnan la introducción de medidas anticapitalistas en todas las circunstancias. En las coyunturas de intensa crisis suelen afirmar que la prioridad es resolver la catástrofe económico-social inmediata y no imaginar soluciones para el porvenir. En los períodos de alto crecimiento y estabilidad económica subrayan el carácter innecesario de cualquier transformación socialista.

Pero en ambas situaciones omiten las desventuras de pobreza, desempleo y explotación que impone el capitalismo. También desconocen que la alternativa socialista está concebida para toda una época y puede comenzar en cualquier fase del ciclo económico. Las experiencias del siglo pasado indican que los detonantes de la revolución socialista han estado más ligados a las convulsiones bélicas que al derrumbe productivo.

El desenvolvimiento soviético fue un ensayo frustrado de socialismo que será revalorizado con el tiempo. Como ha ocurrido tantas veces en la historia constituyó una anticipación frustrada, que servirá de fundamento a otros intentos de eliminar la desigualdad. Lo mismo sucedió con la revolución francesa, que introdujo ideales de igualdad política plasmados en períodos posteriores a su formulación inicial.

Lo ocurrido en la URSS permite notar que los obstáculos para forjar una sociedad de igualdad, justicia y libertad no son inherentes al género humano. No radican en el egoísmo o en un desinterés natural del individuo hacia sus semejantes. Son barreras políticas, sociales e ideológicas. Bajo el capitalismo esas obstrucciones provienen de la dominación ejercida por la minoría capitalista y en el modelo soviético derivaron de la regimentación y el papel coercitivo impuesto por la burocracia gobernante.

La frustración creada por la implosión de la URSS afectó duramente la expectativa socialista de varias generaciones de trabajadores. Pero no es la primera derrota que han sufrido los oprimidos en su larga batalla contra el capital. La historia de la humanidad se ha desenvuelto en una sucesión de inesperadas victorias y amargas decepciones. Desde una mirada de largo plazo, el debut revolucionario de 1917 perdurará como un precedente de la gesta para liberar al individuo de las cadenas del mercado.

La continuidad de esta batalla exige especificar el ideal buscado y renovar la utilización de la terminología socialista. Es un error renunciar a este concepto argumentando que arrastra una pesada carga de distorsiones, a partir de su asociación con el régimen represivo vigente en la URSS. Muchos conceptos sufrieron una deformación semejante y nunca fueron reemplazados.

La bandera de la democracia ha sido utilizada para todo tipo de tropelías. Es el estandarte predilecto del imperialismo para justificar sus “intervenciones humanitarias” en todos los rincones del planeta. Esta usurpación no ha erradicado el uso habitual del concepto democracia como síntesis de la soberanía popular. Lo mismo ocurre con el socialismo. Al igual que otros principios centrales de la acción política, no tiene sustituto para definir el ideario pos-capitalista. Hay términos irreemplazables para denotar ciertos fenómenos.

Transcurridas dos décadas del colapso de la URSS, el descrédito de los conceptos socialismo o comunismo ha perdido relevancia frente a su contraparte capitalista. Especialmente después de la crisis del 2008, esta última denominación es crecientemente identificada con el desempleo, la pobreza y la desigualdad. El ingenuo embellecimiento del capitalismo que intentó el neoliberalismo a principio de los años 90 ha quedado severamente golpeado.

Retomar la identidad socialista no sólo es posible y conveniente frente a la pérdida de credibilidad de los cuestionamientos neoliberales. También es importante para lidiar con las concepciones fatalistas, que auguran una inexorable continuidad del capitalismo. Esa visión resalta la inexistencia de horizontes socialistas inmediatos, deduciendo de este dato la perdurabilidad del régimen vigente. (2)

Durante años el marxismo fue acusado de postular una ley de la historia determinante del destino socialista. Esta misma objeción debería ser extendida en la actualidad a los abogados de la eternidad capitalista. Si no existe un desemboque inevitable de la evolución humana en el devenir comunista, tampoco cabe imaginar la interminable recreación de un régimen de competencia por beneficios surgidos de la explotación.

Marxismo latinoamericano

Los balances de experiencias internacionales y regionales socialistas recobraron interés en América Latina en la última década. Las victorias de los años 60 (Cuba), las derrotas de los 70 (Chile) y las frustraciones de los 80 (Nicaragua) comenzaron a ser evaluadas en un nuevo escenario. El socialismo ha reaparecido como proyecto en Venezuela y Bolivia, recupera nuevas modalidades en Cuba y ha sido concebido a escala regional por el ALBA.

En todos los casos vuelve a reaparecer la necesidad de una confluencia de la izquierda regional con el nacionalismo revolucionario. Ese empalme es un resultado de la incidencia del antiimperialismo en todos los proyectos de transformación social. La batalla contra el intervencionismo estadounidense determina esas convergencias.

La lucha por el socialismo siempre fue concebida en América Latina en un plano regional. Pero esta dimensión se tornó más gravitante en los últimos años. Salta a la vista que en la actualidad cualquier proyecto estratégico debe ser planteado a ese nivel. Las clases dominantes formulan sus políticas en ese terreno y los sectores populares no pueden restringir sus iniciativas al campo meramente nacional.

En los últimos años el ALBA aportó una interesante propuesta regional con horizontes socialistas. Promueve formas de integración solidaria, contrapuestas a los Tratados neoliberales de Libre Comercio y diferenciadas del regionalismo capitalista del MERCOSUR. Postula medidas para avanzar en la soberanía financiera (moneda común), alimenticia (reformas agrarias y rechazos del agro-negocio) y energética (Petrocaribe, Petrosur).

El ALBA incentiva auditorías de la deuda externa, exige acelerar la concreción del Banco del Sur, alienta la creación de un fondo de estabilización cambiaria regional y sugiere coordinar el manejo regional de las reservas y los movimientos de capitales. Este tipo de medidas podrían aportar una base común para los procesos políticos radicales, que determinaría un sólido basamento para un futuro socialista (Katz, 2006b: 65-107).

La unidad popular de América Latina es una meta ordenadora del proyecto socialista en nuestra región. Se inscribe en una batalla de dos centurias para conquistar el objetivo pendiente de la Segunda Independencia.

Al igual que en Europa existe actualmente en América Latina una referencia estratégica de unidad continental. Pero en el Nuevo Continente esa meta constituye un objetivo irrealizado de larga data. No surgió como respuesta a guerras interiores por la supremacía imperial, ni apareció para forjar un bloque competitivo en la disputa global por los mercados.

El proyecto de unidad latinoamericana tampoco está corroído por la variedad de exigencias soberanistas que impera en Europa. Es ajeno a demandas separatistas por autonomías vulneradas o a rivalidades por la tajada de un presupuesto continental.

La aspiración unitaria regional en América Latina tiene otras raíces. Deriva de la existencia de estructuras nacionales históricamente incompletas y obstruidas por la dominación imperial.

El objetivo de la emancipación continental fue retomado por los teóricos del marxismo latinoamericano, que reivindicaron la gesta de la Independencia (San Martín y Bolívar), la fórmula de construir Nuestra América (Martí) y la necesidad de considerar las especificidades nacionales (Mella, Mariátegui).

Pero este regionalismo también confluye con una veta internacionalista, que el socialismo latinoamericano desarrolló con gran intensidad desde la revolución cubana. Esta inclinación impulsó la creación de organismos revolucionarios continentales como la OLAS, generó las conferencias Tricontinentales y se verificó en misiones de solidaridad militante en varias partes del mundo. En la última década este legado reapareció tangencialmente en las distintas iniciativas que concibió Chávez, para crear alguna organización socialista sucesora de la I, II, III y IV Internacional.

América Latina ha sido también desde el 2001 el principal escenario de los Foros Sociales Mundiales. Esos eventos impulsaron la protesta global contra el capitalismo mundializado y confrontaron directamente con las cumbres anuales que realizan en Davos las corporaciones más transnacionalizadas.

El marxismo latinoamericano actual remarca esta dimensión global del capitalismo contemporáneo y la consiguiente necesidad de acciones comunes de todos los explotados y subyugados del planeta. Pero también percibe que esa confluencia de los oprimidos no surgirá en forma espontánea o contraponiendo solamente los intereses comunes de los desposeídos con las conveniencias globales de los capitalistas.

Las tradiciones nacionales y regionales diferenciadas mantienen una influencia decisiva y el socialismo actual recupera la necesaria convergencia de procesos de emancipación nacional y social. Busca relanzar un proyecto con raigambres nacionales y respuestas mundiales al capitalismo globalizado. Encarna la mayor esperanza del siglo XXI y aporta una brújula para todos los pueblos que anhelan la igualdad y justicia.

Claudio Katz es economista, investigador del CONICET, profesor de la UBA, miembro del EDI.

Notas:
1) Dos caracterizaciones de ese proceso en: Bensaid (2003) y Anderson (2002).
2) Un ejemplo en: Fiori, (2009).

Referencias:
-Aguirre Rojas, Carlos Antonio, (2007), “Immanuel Wallerstein y la perspectiva crítica del Análisis de los Sistemas-Mundo”, Textos de Economía, Florianópolis, v.10, n.2, jul/dez.
-Amin, Samir, (1988), La desconexión, Pensamiento Nacional, Buenos Aires.
-Anderson, Perry, (2002), “Internacionalismo: un breviario”, New Left Review, n 14, Madrid, mayo-junio.
-Bensaid, Daniel, (2003), Le nouvel Internationalisme, Paris, Textuel.
-Bresser Pereira, Luiz Carlos, (2012), “Five models of capitalism”, Revista de Economía Política, vol.32 no.1 São Paulo, Jan./Mar.
-Fiori, José Luis, (2009), “La crisis económica, la izquierda y la dinámica geopolítica”, www.sinpermiso.com, 19/4.
-Hobsbawm, Eric, (1998), Historia del siglo XX, Crítica, Buenos Aires.
-Husson Michel, Un Pur Capitalism, (2008), Editions Page Deux, Luasanne.
-Katz, Claudio, (2006a), El porvenir del socialismo, Monte Ávila, Caracas.
-Katz, Claudio, (2006b), El rediseño de América Latina, Alca, Mercosur y Alba, Ediciones Luxemburg, Buenos Aires, 2006.
-Li, Minqui; Piovani, Chiara, (2011), “One hundred millón jobs for the chinese workers”, Review of Radical Political Economics, vol 43, n 1.
-Navarro, Vicenç, (2014), “¿Ha fracasado el socialismo?”, www.attac.es, 13/9.
-Pellicani, Luciano, (1990), "La anti-economía colectivista", en Socialismo del futuro, vol 1, n 2, Madrid.
-Sebreli, Juan José, (1975), Tercer Mundo mito burgués, Ediciones Siglo Veinte, Buenos Aires.
-Wallerstein, Immanuel, (1992), “Revolution as strategy and tactics of transformation”, Amherst, Fernand Braudel Center, 12/11.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

¿“Negligencia criminal” o “accidente/atentado”?: La muerte del presidente de la Total en Moscú

Félix Herrero (especial para ARGENPRESS.info)

“Hasta la última gota de petróleo es una gota de sangre”. Georges Clemenceau

Luego de la muerte del presidente CEO del Grupo Total (petrolera franco belga que devino de la absorción de las privatizadas ELF y de la Compañía Francesa de Petróleo por la original Total que también se fusionó con la siempre privada FINA (petrolera dependiente de la tan conocida SOFINA por la corrupción que instaló en Argentina para gozar de las concesiones eléctricas del gran Buenos Aires). La Total terminó por establecer la política y los intereses petroleros de Francia.

Total, como su asociada Chevron, quizás ambas son las más corruptoras de las petroleras del mundo, donde las guerras, los crímenes y las compras de políticos están a la orden del día. Las acusaciones que ha recibido Total en los últimos decenios deberían sonrojar a los franceses que aún creen en la Revolución de 1789 y en los derechos humanos que ella estableció. El diario independiente de investigación Mediapart acaba de reproducir un artículo de Saïd Bouamama que tituló: “Total y de Margerie: petróleo y gas con color a sangre”. Se inicia con la frase de Clemenceau que citamos al inicio del presente, y registra los mil sin fin de actos imperialistas en África y Asia con los oleoductos secretos en Sudáfrica y el apoyo al apartheid, el golpe de Estado en Camerún y República del Congo para obtener concesiones, también en Nigeria y los asesinatos de personas en Libia, y siguen. Como dice el articulista, “Las ganancias de Total antes y después de la designación de de Margerie también registran la esclavitud contemporánea”.

El 20 de octubre el presidente de la Total viajó a Moscú para firmar un convenio entre el Estado ruso y la petrolera francesa. Al retomar el avión de la empresa en un aeropuerto de Moscú en las primera horas del 21, el avión se estrelló con una máquina expulsor de nieve que estaba en el medio de la pista sin su operario. La máquina, y según algunos periodistas aun cuando no había nevado, se encontraba en dicha extraña ubicacion. La muerte de Christophe de Margerie fue inevitable, junto con toda la tripulación francesa.

De Marjorie, de familia de la nobleza y de la burguesía industrial, católico y nacionalista petrolero francés, dejó el legado de este contrato, hasta ahora no publicado. El convenio con Gazprom, es casi obvio decirlo, acercaba a Francia con Rusia en el orden petrolero. Francia con este viaje mortal y el seguido por el del primer ministro F. Hollande, el único gobernante europeo que viajó al Moscú sancionado para encontrarse con V. Putin, define principios de una política europeísta como pretendió Ch. de Gaulle en otra época.. El primer ministro francés se acercó a Rusia sin hacer mucho caso al cerco estadounidense para castigar la política rusa en Ucrania y Medio Oriente. Se trata de la estrategia de algunos países europeos, como Alemania, a favor de la construcción de la Eurasia, contra los que quieren una Francia atlantista, asociada a Inglaterra y Estados Unidos. Mientras tanto Francia construye el porta-helicóprtero Mistral por encargo de Rusia. La historia señala otro punto álgido de este inestable equilibrio entre las dos grandes construcciones: la Eurasia de la Rusia y Alemania, o la Francia dependiente de la política petrolera inglesa (en decadencia por el agotamiento de su parte en el Mar del Norte) y de la estadounidense, que para mantenerse en el orden mundial con el fracking debe destruir su propio subsuelo a costa de la llamada “independencia petrolera norteamericana” que le permita proveer de hidrocarburos a la Europa más occidental y desprenderla de las tentaciones del gas ruso.

De Marjorie. Ningún medio de la prensa francesa afirmó que se estaba en presencia de un crimen intencional, que como hipótesis pensamos muchos en muchos lugares del mundo. La prensa convencional europea habló de una “negligencia criminal” pero a pesar de muchas insinuaciones nunca presentó la alternativa de un crimen ordenado, que es lo primero que lleva a pensar esta muerte de tanta influencia estratégica en el orden petrolero europeo y mundial, y en la política internacional.

Vale la pena reiterar que Petróleo y Sangre, como Petróleo y Guerras son materias de la historia mundial. Los argentinos no nos podemos extrañar, porque si bien los crímenes del petróleo quedan en un terreno de dudas y misterios, sabemos de las muertes de un interventor de YPF en un avión en Ecuador, de un director de inversiones extranjeras del ministerio de economía de la última dictadura militar en un avión que aterrizaba en Tierra del Fuego, de un dirigente gremial muerto en la provincia de Buenos Aires en la conducción de su Ferrari, y del atentado en un estacionamiento en el conurbano de la capital federal del cineasta hoy senador nacional que se opuso a las privatizaciones del menemismo.

Pero si hay muchos crímenes en la historia del petróleo, sigue siendo paradigmátíca la muerte de Enrico Mattei, presidente del Ente Nacional de Hidrocarburos de Italia (ENI) por hacer subir fuertemente la renta de los países árabes cuando las empresas angloamericanas solo reconocían el 25 por ciento del valor de extracción. Pero al asesinato aéreo de Mattei le siguió el crimen callejero del cineasta Pier Paolo Pasolini porque en su libro Il Petroleo, en un capitulo no publicado en varias ediciones, esclarece que Mattei murió asesinado y no por un accidente aéreo. Pasolini, el cineasta y literato marxista, católico y gay muere en una situación que se trató de dibujar como causado por conflictos sexuales.

Nuevas investigaciones periodísticas. Era inevitable que la muerte de de Marjorie no quedaría en unos informes periodísticos de un accidente nocturno en un aeropuerto ruso. Ahora hay periodistas que insinúan más directamente la posibilidad de un crimen político, petrolero e internacional. En este sentido, Richard Le Hir afirma en su artículo “El Affaire de Margerie: un mensaje de Estados Unidos a Francia a la manera del Padrino”, que “Yo igualmente demostré que los Estados Unidos estaban en el origen del primero (la muerte de Mattei), y que existen soberbias razones para creer que ellos también estaban en el origen del segundo (la muerte de de Marjorie)”. Le Hir es un abogado y ex ministro de la Provincia de Quebec que trabajó para Exxon (hoy ExxonMobil) y Texaco (hoy Chevron).

Le Hir se ocupa de señalar las diferencias entre las políticas petroleras de Francia y de Estados Unidos, que no son pocas, como así las conocidas coincidencias entre las francorusas, que merecen ser tratadas en otro artículo. Los capitales que dominan Total (los grupos Desmarais y Frères), localizados en París y en Bruselas, buscan tener una política que las distinga de los intereses británicos en este período de crisis petrolera. Con seguridad el lineamiento de Le Hir, que se pregunta si estamos ante un “accidente/atentado” provocará nuevos análisis, mientras que el título de la prensa que asumió en primer momento que se trataba de una desgraciada “negligencia criminal” se pondrá cada vez más en debate.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

A cuatro años de la toma del Parque Indoamericano

RED ECO

Desde el Centro de Estudios Legales y Sociales emitieron un comunicado en el que denuncian la persistencia de impunidad por los asesinatos de Rossemary Chura Puña, Bernardo Salgueiro y Emiliano Canaviri Álvarez y la falta de respuesta a los problemas de vivienda que motivaron la ocupación del parque en diciembre de 2010.

Reproducimos el informe elaborado por el CELS

“El 3 de diciembre de 2010 centenares de familias con dificultades para acceder a una vivienda ocuparon el Parque Indoamericano. Cuatro días después, la jueza Cristina Nazar ordenó el desalojo del predio. Un operativo conjunto de la Policía Federal Argentina (PFA) y la Policía Metropolitana (PM) reprimió con extrema violencia la toma y causó las muertes de Rossemary Chura Puña y Bernardo Salgueiro y graves heridas con balas de plomo a otras cinco personas. Durante los días del conflicto, también fue asesinado Emiliano Canaviri Álvarez. La ocupación del Parque visibilizó diversas problemáticas, entre ellas la vulnerabilidad de las familias que alquilan en las villas de la ciudad, la imposibilidad del acceso a un hábitat digno y la respuesta violenta del Estado ante estos conflictos sociales.

Hoy, cuatro años después, las situaciones más graves que se hicieron evidentes en la toma del Indoamericano persisten. Diferentes hechos, entre ellos la toma y el posterior desalojo del barrio Papa Francisco en 2014, también en la zona sur de la ciudad de Buenos Aires, muestran que no se transformaron las condiciones estructurales que impiden que miles de familias puedan acceder a un hábitat digno.

El accionar violento de las fuerzas de seguridad frente a este tipo de conflictos sociales también muestra continuidades. En el desalojo en 2014 de la toma del Papa Francisco, nuevamente un operativo conjunto de las fuerzas de seguridad de la ciudad y de la Nación mostró altos niveles de violencia contra las familias.

La impunidad de la represión contrasta con la criminalización de referentes sociales a los que se intenta responsabilizar por los conflictos. En estos cuatro años, se pusieron constantes obstáculos para frenar la causa judicial en la que se investigan las responsabilidades penales del operativo policial que causó la muerte de dos personas en el Indoamericano. Aunque los jueces de la Cámara que revocó los procesamientos consideran que los homicidios fueron cometidos por policías, los efectivos de la PM y de la PFA que estuvieron imputados por las muertes y lesiones fueron sobreseídos con el argumento de que no es posible identificar responsabilidades individuales. A pesar de que la investigación judicial determinó que la PM fue responsable de los disparos que produjeron las muertes, ninguno de los efectivos que participó del violento operativo, ni siquiera los jefes, fue sancionado por haber incumplido obligaciones funcionales. Varios de ellos volvieron a participar en represiones de características similares
como el desalojo de la Sala Alberdi y del Hospital Borda.

1. La restricción estructural del acceso a un hábitat urbano digno

Las investigaciones más recientes coinciden en que aproximadamente hay medio millón de ciudadanos en situación de déficit habitacional en la ciudad de Buenos Aires. En particular, la zona sur presenta los mayores índices de precariedad en la construcción y de falta de acceso al agua de red y cloacas. La comuna 8, que corresponde a Lugano, concentra la mayor cantidad de población por debajo del índice de pobreza, el ingreso promedio por habitante es 2,5 veces menor al de la comuna 2, correspondiente a Recoleta. Además, la comuna tiene el porcentaje más alto de hogares hacinados de todo el distrito. De acuerdo a los últimos datos censales, entre 2001 y 2010, la población de las villas en CABA se incrementó en un 50% sin que se registre una variación significativa de la población total de la ciudad.

La falta de regulación y gestión del mercado de suelo urbano impacta en los problemas de vivienda de la población y en la densificación y el hacinamiento de las villas de Buenos Aires. En este contexto, las políticas implementadas, entre ellas subsidiar los alquileres, reproducen y profundizan las desigualdades en el acceso al hábitat. Los subsidios a la demanda habitacional y la construcción de viviendas de baja calidad en las periferias son inadecuados e insuficientes para hacer frente a estos problemas y contribuyen a la configuración de zonas segregadas.

El gobierno porteño y el gobierno nacional no cumplieron con los compromisos que asumieron en el desenlace de la toma del Indoamericano. Por su parte, el gobierno de la ciudad subejecutó sistemáticamente las partidas presupuestarias destinadas a políticas de vivienda. Según información producida por la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia, el gobierno de la ciudad redujo su presupuesto para vivienda entre 2011 y 2014 en un 19% a precios constantes y el Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC) disminuyó su presupuesto para 2013 en un 22.4%, unos 300 millones de pesos menos que en 2012.

En febrero de este año y en la misma zona del Indoamericano, la ocupación de un predio lindante a la villa 20, que dio origen al Barrio Papa Francisco, reveló la persistencia y el agravamiento de la situación. Las doce hectáreas ocupadas estaban destinadas a la urbanización de la villa 20, de acuerdo a lo establecido por la ley 1.770, sancionada por la Legislatura en 2005. Tras seis meses, esta nueva ocupación fue desalojada el 23 de agosto en un procedimiento que implicó múltiples vulneraciones de derechos para las 700 familias que habitaban el predio y fue nuevamente abordada por el gobierno de la Ciudad, con la colaboración del Ministerio de Seguridad de la Nación y las fuerzas de seguridad federales, con una mirada netamente punitiva.

La falta de respuesta adecuada ha seguido generando fuertes conflictos sociales que desembocan en situaciones de violencia y represión. Ante la necesidad de que se impulsen políticas de fondo a nivel nacional y en cada una de las provincias y municipios un grupo multisectorial nucleado en Habitar Argentina (espacio que el CELS integra junto a organizaciones y movimientos políticos y sociales, instituciones académicas y legisladores) propone una plataforma concreta de debate que permita orientar las políticas y esfuerzos estatales hacia soluciones estructurales.

2. Cuatro años de impunidad

Hasta el momento, las consecuencias gravísimas de la represión de las fuerzas de seguridad en el desalojo del Parque Indoamericano permanecen impunes. La investigación permitió probar que los efectivos de la Policía Federal Argentina y de la Policía Metropolitana actuaron de manera coordinada. A pesar de ello, la Sala I de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional dictó el sobreseimiento y falta de mérito a 41 policías que participaron en la represión del 7 de diciembre de 2010. La Cámara reconoció que las muertes de Rossemary Chura Puña y Bernardo Salgueiro sólo podían explicarse como resultado del accionar de las fuerzas de seguridad. Sin embargo, los jueces dejaron de lado prueba relevante de la investigación y optaron por desresponsabilizar a los policías en lugar de permitir llevarlos a juicio por las muertes y graves heridas causadas por el uso abusivo y descontrolado de la fuerza letal.

La decisión de la Cámara de deslindar a las fuerzas de seguridad de la responsabilidad por las muertes y los heridos expresa la dificultad para juzgar hechos que involucran a integrantes de las instituciones de seguridad y es un mensaje negativo del Poder Judicial acerca de que la violación de las reglas de actuación policial y el uso abusivo de la fuerza están dentro de los márgenes de su propia discrecionalidad, pueden quedar sin control y permanecer impunes.

En agosto de 2014, el CELS recurrió los sobreseimientos ante la Sala I de la Cámara de Casación Penal integrada por los jueces Luis María Cabral, Juan Carlos Geminiani y Ana María Figueroa. A pesar del tiempo transcurrido, todavía no se fijó fecha para la audiencia en la que escucharán los argumentos de las partes.

Mientras se demora el avance de la causa y el juzgamiento de los responsables, una nueva estrategia de la defensa amenaza con sumar dificultades. En junio, el imputado Eugenio Burzaco pidió que la causa pase a la justicia federal y se aparte a la jueza que desde hace cuatro años tiene la instrucción a su cargo. El CELS solicitó acceder al pedido de la defensa de Burzaco pero le fue denegado sin ninguna justificación legal. El 27 de noviembre apeló esta decisión y espera que la Cámara Federal reordene el trámite judicial y se nos permita como querellantes acceder al expediente.

3. La justicia que avanza: criminalización de referentes sociales

En los cuatro años que transcurrieron desde la ocupación del Indoamericano, la justicia de la ciudad de Buenos Aires avanzó en la criminalización de Diosnel Pérez y Luciano Nardulli, quienes, junto a otros referentes sociales y políticos, participaron en el conflicto para habilitar canales de diálogo entre las autoridades del gobierno nacional y de la ciudad y los ocupantes del Parque, lo que ayudó a alcanzar una salida a la toma sin más muertos ni heridos. Tras dos sobreseimientos previos, el Ministerio Público Fiscal porteño insistió con su acusación y los llevó a juicio oral, lo que mostró su empecinamiento por criminalizarlos. En octubre pasado se demostró la falta de sustento de su criminalización y fueron absueltos.

En la imputación la fiscalía acusó a los referentes de haber organizado los hechos de los días 6 y 8 de diciembre de 2010. El fiscal Carlos Rolero sostuvo que hubo personas que actuaron “previamente organizadas” que llevaron adelante la toma a través de una “acción coordinada” y entendió que Nardulli y Pérez eran coautores de este hecho. La jueza Cristina Lara los absolvió porque no existió prueba de este acuerdo previo entre los imputados ni con los ocupantes del parque. Ninguna de las declaraciones testimoniales los vinculó, directa o indirectamente con las acusaciones del fiscal. Los testigos no reconocieron a los acusados y ni siquiera los ubicaron en el lugar de los hechos.

Los mismos problemas que señaló la jueza en la sentencia por el caso de la toma del Parque Indoamericano aparecen hoy en la investigación que se sigue por la toma del Barrio Papa Francisco. Desde el inicio de la toma el gobierno de la ciudad intentó instalar públicamente la idea de que el asentamiento se había transformado en un refugio de narcotraficantes. Paralelamente, el esfuerzo del fiscal Carlos Rolero se concentró en identificar a aquellas personas que, según sus consideraciones, habían organizado la toma. Incluso extendió la persecución penal a quienes de alguna manera habían colaborado con los ocupantes del predio con la donación de materiales de construcción o comida. El fiscal solicitó escuchas telefónicas y allanamientos dentro de la Villa 20. Además pidió la detención de once personas, algunas de ellas referentes sociales del barrio. La jueza López Iñiguez autorizó los allanamientos y escuchas pero solo aceptó detener a Marcelo Chancalay, ex presidente de la Junta Vecinal y con fuertes contactos políticos en la ciudad de Buenos Aires. El fiscal imputó a diferentes personas pero no logró acreditar que los acusados se conocieran con anterioridad a la toma. La jueza resumió como “desorientación procesal” las desprolijidades que caracterizaron la investigación del representante del MPF. Tampoco quedó constancia o prueba alguna de las bandas armadas que supuestamente repelieron el ingreso de la policía al barrio.

4. Los procesados de la Policía Metropolitana. El abordaje violento de los conflictos sociales

Las prácticas policiales violentas que caracterizaron el desalojo del Indoamericano y del Barrio Papa Francisco se repitieron en otras oportunidades y muestran el modo en que la Metropolitana interviene en los conflictos sociales.

El 12 de marzo de 2013 la PM disparó balas de plomo contra tres manifestantes durante la violenta represión a los ocupantes de la Sala Alberdi del Centro Cultural San Martín. Mario Fumaroni, Esteban Ruffa y Germán De Los Santos fueron heridos en las inmediaciones de la avenida Corrientes, en el centro porteño. La justicia identificó a Nelson Acosta, Miguel Ledesma y Gabriel Pereira de la Rosa como autores de los disparos. En agosto de 2014 procesó y dictó la prisión preventiva de los policías por tentativa de homicidio agravado, abuso de funciones e incumplimiento de deberes de funcionario público. Uno de los procesados, Gabriel Pereira de la Rosa, había participado en la represión del Indoamericano.

Pocos días después del desalojo de la Sala Alberdi, la PM volvió a reprimir. Esta vez desalojó a pacientes, trabajadores, legisladores, manifestantes y periodistas en el Hospital Borda. Varias personas fueron heridas por las balas de goma y los gases lacrimógenos arrojados por el grupo de choque de la PM. En octubre de 2014 el jefe de la PM, Horacio Giménez, fue procesado por estos hechos. Al igual que en la Sala Alberdi, efectivos de la Metropolitana que participaron de la represión del Indoamericano actuaron en el Borda.

5. Respuestas de fondo pendientes

Ante la persistencia de los problemas de fondo relacionados con el acceso a la vivienda que dieron origen a la toma del Indoamericano se requieren políticas estructurales. En estos cuatro años sólo hubo soluciones transitorias que no avanzaron en regular el mercado inmobiliario ni en intervenir sobre las condiciones en las que las personas que no cumplen con los requisitos del mercado formal de alquileres pueden acceder a una vivienda.

La profundidad y urgencia de este conjunto de problemáticas, no sólo en la ciudad de Buenos Aires sino en casi la totalidad de las provincias y los municipios del país, exige dejar de lado el abordaje violento de los conflictos sociales y avanzar en decisiones y políticas públicas que generen las condiciones necesarias para garantizar el acceso al hábitat digno de toda la población”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Los secuestros de la iglesia de la Santa Cruz: Los delatados por el "Angel de la Muerte"

Irina Santesteban (LA ARENA)

Hace 37 años el Grupo de Tareas de la ESMA secuestraba a doce personas que se reunían en la Iglesia de la Santa Cruz en Buenos Aires, entre ellas a la primera presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Azucena Villaflor.

El año 1977 fue quizás uno de los más sangrientos del terrorismo de Estado que se enseñoreó en nuestro país luego del golpe que, un año antes, el 24 de marzo, habían protagonizado las Fuerzas Armadas y las clases dominantes. Aunque la represión había comenzado con los grupos parapoliciales durante el gobierno de Juan Domingo Perón, y se agravó notablemente con el de su esposa Isabel, fue a partir del golpe de Estado que el plan de aniquilamiento se desarrolló en toda su barbarie.

Ese plan no era sólo desaparecer y asesinar a militantes y destruir a las organizaciones revolucionarias, los sindicatos, la militancia estudiantil, etc., sino que formaba parte de una estrategia continental, que en Argentina incluía someter a nuestro país a la voracidad de los capitales trasnacionales, que entre otros males produjeron un enorme endeudamiento, uno de los resortes de la dependencia denunciado por Fidel Castro en 1985.

La ESMA

El grupo de tareas de la ESMA, comandado por el capitán de fragata Jorge "el Tigre" Acosta, fue uno de los más activos en la represión a las organizaciones revolucionarias, en particular, contra los Montoneros. Pero los testimonios de los sobrevivientes y las declaraciones de los testigos en los juicios que se desarrollan desde hace varios años, para juzgar y condenar los crímenes de lesa humanidad, demuestran que fueron muchas y variadas las organizaciones y grupos que pasaron por la Escuela de Mecánica de la Armada, la tenebrosa ESMA.

Afortunadamente, hoy a 37 años de esos hechos, ese lugar es desde 2004 un Espacio para la Memoria, para talleres y actividades culturales, sociales y políticas que reflejan lo que pasó en ese lugar, y que intentan enseñar a las nuevas generaciones parte de la historia reciente de los argentinos.

Una iglesia comprometida

En abril de 1977 comenzaron las primeras reuniones de mujeres que buscaban a sus hijos detenidos, secuestrados y/o desaparecidos, yendo a dependencias oficiales, comisarías, cárceles, tribunales, en distintos lugares, etc. intentando que algún funcionario les respondiera sobre el paradero de sus hijos. Cuando fueron rechazadas por los policías en la Plaza de Mayo, a la orden de "circulen", ellas les hicieron caso y comenzaron a circular. Así nacieron las rondas de los jueves. Primero fueron unas pocas, luego se sumaron más y más mujeres, hasta transformarse en miles las que reclamaban a los militares sobre el destino de los desaparecidos.

Fue Azucena Villaflor, la primera de esas madres que tuvo la idea de caminar alrededor de la pirámide de esa plaza, ella venía de extracción obrera, había sido trabajadora de la empresa Siam antes de casarse con Devicentis, con quien tuvo cuatro hijos. El segundo fue secuestrado y buscándolo es que ella viajaba de La Plata a Buenos Aires, para reunirse con sus compañeras y comenzar los primeros pasos en lo que sería una organización reconocida en el mundo entero: las Madres de Plaza de Mayo.

Además de las rondas, Azucena y otros familiares, entre ellas las madres Esther Ballestrino de Careaga y María Eugenia Ponce de Bianco, se reunían en la Iglesia de la Santa Cruz, aprovechando la buena predisposición del padre Mateo Perdía, cura párroco de esa iglesia. En el libro "Vida y Luchas de Vanguardia Comunista", la historiadora María Laura Ortiz refiere que "era algo arriesgado para el religioso en el contexto dictatorial en que se vivía, sobre todo teniendo en cuenta que un año antes (en julio de 1976) se había masacrado a tres sacerdotes y dos seminaristas palotinos en la Iglesia de San Patricio".

Mateo Perdía era tío del dirigente montonero Roberto Perdía, y fue por ello que para los militares esa Iglesia era una "cueva de montoneros y comunistas".

En el libro "Putas y Guerrilleras", de la Editorial Planeta, de las periodistas Miriam Lewin y Olga Wornat, ésta cuenta la historia de Silvia Labayru, secuestrada en la ESMA con cinco meses de embarazo, a quien le permiten tener a su hija y se la entregan a sus abuelos. Pero a cambio le exigen "colaboración", y fue así que tuvo la triste tarea de acompañar a Alfredo Astiz a las reuniones que se hacían en la Iglesia de la Santa Cruz, donde el marino se había infiltrado haciéndose pasar por el hermano de un desaparecido. Bajo el nombre de Gustavo Niño, Astiz y Silvia, a quien presentaba como su hermana, concurrían a las reuniones y se fueron ganando la confianza del grupo. Astiz se acercó a los más combativos, a los que oficiaban de organizadores de ese incipiente grupo, y cuentan los testimonios que la propia Azucena Villaflor le había tomado mucho cariño.

En el mencionado libro, Wornat refiere que el "Tigre" Acosta decidió el fin del ese grupo cuando Astiz le trajo un volante de Vanguardia Comunista, que supuestamente le había dado la monja francesa Alice Domon, una de las religiosas que concurría a esa iglesia y que colaboraba con la incipiente organización de los familiares de los desaparecidos.

"¿Qué va a decir el mundo ahora cuando sepa que hay una monja comunista?", gritaba Acosta, según el testimonio de Silvia Labayru.

Solicitada

Una de las tareas que promovieron en la Iglesia de la Santa Cruz fue juntar fondos para publicar una solicitada denunciando lo que estaba pasando en Argentina con los desaparecidos. Se iba a publicar en el diario La Nación el día 10 de diciembre de 1977, por el Día de los Derechos Humanos.

El 8 de diciembre se habían citado para juntar el dinero y llevarlo junto al texto de la solicitada, al diario, para su publicación. A la salida de la iglesia, en un procedimiento que incluyó varios autos y numerosos efectivos del Grupo de Tareas, se llevaron a siete personas: a las madres Esther Ballestrino de Careaga, María Eugenia Ponce de Bianco, a la monja francesa Alice Domon y a los militantes Ángela Auad, Eduardo Gabriel Horane, Raquel Bulit y Patricia Oviedo.

Ese mismo día fue secuestrado el artista Remo Berardo, quien colaboraba con el grupo de la iglesia, lo buscaron en su domicilio, que Astiz conocía por la relación que había entablado con él. Ortiz refiere en el libro ya mencionado, que Berardo era discípulo y una especie de "hijo adoptivo" del famoso pintor Benito Quinquela Martín.

No terminó allí la macabra labor de Astiz ese 8 de diciembre, en el bar "Comet", en la esquina de Av. Paseo Colón y Belgrano, fueron secuestrados Horacio Elbert y José Fondevila, también integrantes del grupo que se reunía en la Iglesia de la Santa Cruz.

Y dos días después, el grupo de represores de la ESMA daba la estocada final a ese operativo, con el secuestro de Azucena Villaflor, en su barrio, cuando había ido a comprar el diario para ver la solicitada, que finalmente había sido publicada. Ese mismo 10 de diciembre, secuestraron a la otra monja francesa, LeonieDuquet, que aunque no pertenecía al grupo de la iglesia ni colaboraba con las Madres, se cree que Astiz consideraba que podía reconocerlo, por haber acompañado a Alice Domon al atelier de Berardo, y haberlo visto allí.

Juzgados y condenados

Estos crímenes cometidos contra el denominado "grupo de la Santa Cruz" fueron juzgados en la causa ESMA II, y fueron condenados Jorge Acosta, Alfredo Astiz, Héctor Febres y Antonio Pernías, entre otros marinos.

Los integrantes del grupo de la "Santa Cruz" fueron llevados a la ESMA donde sufrieron brutales torturas, ni siquiera con las madres y las monjas tuvieron compasión los integrantes de la patota de la Armada. Y luego fueron asesinados mediante los macabros "vuelos de la muerte", metodología que fue revelada por las confesiones del marino Scilingo: se les aplicaba a los detenidos una inyección de pentotal para adormecerlos, se los subía a los aviones de la marina y luego se los arrojaba, vivos, a las aguas del Río de la Plata.

Los restos de cinco de los doce secuestrados en esas dos trágicas jornadas, fueron descubiertos unos días después de su desaparición: el día 21 de diciembre de 1977. Habían sido arrastrados por el mar hacia las costas de una playa de Santa Teresita, en la provincia de Buenos Aires. Se los enterró como NN en el cementerio de General Lavalle, y permanecieron 28 años allí hasta que fueron identificados en 2005 por el Equipo Argentino de Antropología Forense. Así se pudo saber que esos restos pertenecían a Angela Auad, María Eugenia Ponce de Bianco, Esther Ballestrino de Careaga, Azucena Villaflor de Vicenti y LéonieDuquet, todas ellas integrantes del grupo de la Santa Cruz.

En la plaza y en la iglesia

Las cenizas de esas cinco mujeres fueron sepultadas en los lugares emblemáticos donde desarrollaron su lucha: AngelaAuad, Ponce de Bianco, Ballestrino de Careaga y Duquet están sepultadas en la Iglesia Santa Cruz. Los restos de Azucena Villaflor descansan en la Plaza de Mayo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Asesinato de Cristian Ferreyra: Absolvieron al empresario sojero

Gustavo Ahumada (PRIMERA FUENTE)

El veredicto por el crimen del joven militante campesino se dio a conocer este martes en Monte Quemado. Generó indignación entre los familiares, compañeros y organizaciones sociales.

La Cámara en lo Criminal y Correccional de Primera Nominación dio a conocer la sentencia en el juicio por el crimen del campesino Cristian Ferreyra, asesinado en 2011, en medio de un conflicto por la tierra.

El tribunal -integrado por Élida Suárez de Bravo, María Angélica Peralta de Aguirre y Federicio López Alzogaray- condenó a 10 años a Francisco Javier Juárez, autor material del crimen, y liberó al empresario sojero Jorge Ciccioli.

La semana pasada, el fiscal Guillermo Lozano había pedido 14 años y seis meses para el presunto autor material del crimen. La querella, a cargo de Pablo Ibañez, 25 años. Para el empresario sojero Jorge Ciccioli, el fiscal había pedido 5 años de pena y para el resto de los imputados, Carlos Abregú, Mario Abregú, Víctor Juárez y Walter Juárez, acusados de formar parte de la banda que contrató el empresario, dos años.

Para el empresario Ciccioli, los abogados que representan a la mujer de Cristian, reclamaron una pena de 16 años. Movilización de familiares y compañeros del Mocase Vía Campesina

Desde muy temprano, familiares de Cristian y sus compañeros del Mocase Vìa Campesina, marcharon desde el polideportivo de Monte Quemado -ubicado en plena ciudad- hasta el costado de la ruta provincial 16, justo a la entrada. Allí se encuentra el salón de fiestas que ofició todo el mes como sala de audiencias.

El 16 de noviembre de 2011, en plena siesta, una moto se detuvo frente a la casa de Darío Godoy, en el paraje Campo de Mayo. Allí estaban reunidos “Cacho” –como le decían a Cristian- con sus compañeros del Movimiento Campesino de Santiago del Estero (Mocase-Vía Campesina). Darío fue el primero en salir a la puerta, pero Javier Juárez preguntaba insistentemente por Cristian. Juárez, que trabajaba para Ciccioli, decía que los terrenos eran de su propiedad porque los había “comprado” en febrero de ese año en Metán, Salta. Finalmente Cristian salió.

“Ustedes siguen queriendo joder con este campo”, les recriminó Juárez. En su mano sostenía una Itaka recortada, que disparó casi sin levantar. Un tiro dio en la pierna de Cristian que empezó a desangrarse; la bala le había atravesado la arteria femoral. A Darío también lo hirieron en una pierna. Sergio Ferreyra, primo de Cristian, vio lo que pasaba, se abalanzó sobre Juárez y logró sacarle el arma. “Hijo de puta, que has hecho”, dijo.

Cincuenta kilómetros separan el lugar donde se desangraba Ferreyra, de Monte Quemado, la ciudad más importante de la zona. No llegó a ser atendido y murió en el camino. Con 23 años Cristian era un referente de la comunidad indígena Lule Vilela, a la que pertenecía, y con la que habían frenado a topadoras que habían desmontado unas 200 hectáreas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Santiago del Estero. Sentencia por crimen de Cristian Ferreyra: “La respuesta va a ser más organización, más resistencia en el territorio”

RNMA - ANRED

En la mañana de ayer, el Tribunal Oral de primera instancia, absolvió de culpa y cargo, a 5 imputados, entre ellos, el empresario Jorge Ciccioli y solo condenó a 10 años a Javier Juárez, por ser el autor material del crimen de Cristian Ferreyra.

En la ciudad de Monte Quemado, momentos después de leída la sentencia, el programa de la RNMA, Enredando las mañanas, pudo conversar con la abogada del MoCaSe (donde militaba Cristian), Natalia Gramajo. Nos dio detalles del dictamen y cuales serían son los pasos a seguir en la causa.

Enredando las mañanas: ¿Podes explicarnos la sentencia?

Natalia Gramajo: La sentencia se ha basado en respuesta a pedidos que ha hecho la defensa, exigiendo nulidades de las presentaciones de los alegatos de la fiscalía y la querella, porque la pena no estaba detallada, porque no había acusaciones que sean específicas, entonces la sentencia ha sido declarando nulidad de parte de los alegatos de la querella, de la otra parte, nosotros no hemos podido alegar y también de la fiscalía. En base a eso se han declarado inexistentes los delitos de amenaza y abuso de arma por parte del Tribunal, por lo tanto han sido absueltos los 4 miembros de la banda armada a parte de Javier Juárez, a ninguno se le imputó el delito de amenaza, ni abuso de armas, a ninguno de los 6 imputados, 4 salen libres, a Juárez solo lo condenan por lesiones graves respecto de Darío Godoy y por el homicidio simple de Cristian Ferreira. Han declarado inexistente la acusación por parte de la fiscalía por lo tanto no ha sido condenado por lesiones leves contra Sergio Ferreira. Jorge Ciccioli absuelto de todos los delitos.

ELM: Se está sintiendo y escuchando la bronca en la puerta del tribunal.

NG: Creo que el dolor, más que bronca, un dolor muy grande, la organización entera se está convocando para el mismo lugar donde nos venimos juntando durante este mes y ahí podremos hacer una reflexión, que la venimos haciendo a lo largo de todo noviembre, que es pensar que hemos llegado a esta instancia, que por fin hemos logrado que aunque sea se escuche nuestra voz, aunque no hayamos obtenido la sentencia que esperábamos y hemos sostenido como organización este mes entero, cubriendo no solo la audiencia sino también estando afuera y con actividades que hacen a nuestra movimiento nacional y provincial.

El dolor de la familia no se puede explicar, creo que han sentido que no existe la justicia, a pesar que sabemos como se manejan, lo sufrimos en carne propia todos los días con la policía y en tribunales, la estigmatización de la pobreza y hacia el sector campesino específicamente aquí en Santiago del Estero. Manteníamos un poco de esperanza que llegara la justicia para Cristian lamentablemente no ha sido así.

ELM: ¿ Se tiene ya la fecha en que se van a conocer los detalles de la sentencia y los justificativos?

NG : La fecha es el 2 de febrero en Santiago capital, en el lugar natural del Tribunal, van a leer los fundamentos y desde allí comenzarán a correr los plazos para la apelación.

ELM: ¿Esto quiere decir que al ser tan cercano a la feria va a extender los plazos?

NG: Nosotros técnicamente no hemos podido alegar en este juicio porque se decretó nulo el requerimiento de elevación a juicio por lo tanto tampoco vamos a poder apelar, solo puede apelar la querella de la familia de Cristian. Ante el plazo que tenemos podemos conversar y esperemos que la fiscalía asuma que mucho de esto es consecuencia del mal obrar de ellos que prácticamente a funcionado como defensa y se ha declarado frente a todos nosotros la nulidad de casi todas las actuaciones de la fiscalía por lo tanto esperemos que asuman las responsabilidad que esta falta de justicia responde a la inacción de ellos y que la querella pueda pedir que se revise la sentencia en la Cámara de apelaciones.

ELM: Frente a la evidencia de la impunidad, ¿esto ha sido posible por cuestiones técnicas?

NG: Si por supuesto, este es el modus operandi de la justicia en general, formalizada todo desde antes de venir acá a instalar en Monte Quemado plantear la situación que aquí se juzgaba un simple delito de homicidio y no una cuestión de tierras, que acá no se iba a hablar de esa cuestión porque no es lo que concedía el Tribunal. Pese a eso, se ha hablado del movimiento (MoCaSe), no solo nosotros sino ellos nos han acusado constantemente, se ha permitido que se acuse y se juzgue al movimiento, se ha terminado creo en una condena al movimiento porque han absuelto y han dado una condena tan baja justamente por creer que era justificada la violencia que se ejerce sobre el campesinado, por ser un sector violento e ignorante, creo que la impunidad en la justicia va a ser tapada con el formalismo y el positivismo de decir aquí hay determinados requisitos que no hemos llegado a cumplir. Siempre se pone la excusa de la inacción de las organizaciones.

ELM: Vamos a seguir, esperaremos que pase el dolor, como vos lo definiste para saber que caminos van a seguir, ya sabemos cuales son pasos y los plazos legales, entonces vamos a ver como sigue la lucha para que se haga justicia y como responden los sojeros con esta especie de carta blanca, para seguir haciendo lo de siempre, ya que durante el juicio seguían amenazando.

NG: En ningún momento ha parado la violencia, incluso se ha acrecentado mucho porque esa violencia ha sido impartida por el mismo poder Judicial acá en Monte Quemado contra los testigos poniendo mucha policía donde se llevaba acabo la audiencia, incluso se han manifestado algunos sectores con miedo a lo que hemos contestado que nosotros también miedo que nos persigan aquí en Monte Quemado y vamos a seguir en el territorio trabajando y tener en cuenta que han quedado libres 5 personas, con las cuales venimos sufriendo antes del 2011 y muchos compañeros que han podido declarar fueron victimas de un sin fin de delitos de esa banda armada, la violencia no ha cesado en ningún momento lamentablemente tengo la sensación que no va a cesar ahora pero sabíamos que era posible lo veíamos muy cercano y por lo tanto la respuesta va a ser más organización, más resistencia en el territorio y demostrar lo que realmente somos, el haber salido hoy de manera ordenada como corresponde al MoCaSe Vía Campesina, como siempre lo hemos hecho pese al dolor y la bronca retornar al lugar donde nos convocamos para hacer una reflexión, esto es lo que sucedió y lo que los medios deberían publicar.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Contra la impunidad y la represión: “Reconstruir el movimiento de derechos humanos de cara a nuestro pueblo”

INDYMEDIA

Se realizó el 1º Encuentro Nacional contra la Impunidad y la Represión, impulsado por el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia, junto a organismos de derechos humanos y organizaciones sociales de distintos puntos del país. Tuvo lugar los días 6 y 7 de diciembre de 2014 en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires y funcionó organizado en tres comisiones.

La primera de las comisiones tuvo como ejes la impunidad que perdura en torno al genocidio de la última dictadura cívico-militar-eclesiástica, la fragmentación de las causas y la lentitud de los juicios, así como la política del gobierno en torno a los Centros Clandestinos de Detención, la no apertura de los archivos y la manipulación del Banco Nacional de Datos Genéticos.

En la segunda comisión los debates giraron en torno a la impunidad y las violaciones a los derechos humanos de hoy, la militarización de los barrios, la criminalización de la pobreza y la juventud y el gatillo fácil.

La tercera comisión hizo foco en la criminalización y represión de la protesta, los procesados y presos políticos, las herramientas y el marco legal de la represión.

Entre los convocantes y participantes se contaron AEDD - Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, APEL - Asociación de Profesionales en Lucha, APEMIA - Agrup. Por el Esclarecimiento de la Masacre Impune de la AMIA, CADEP - Coordinadora Antirrepresiva por los Derechos del Pueblo, CADHU - Centro de Abogados por los Derechos Humanos, CAJ - Comité de Acción Jurídica, CEPRODH - Centro de Profesionales por los Derechos Humanos, CMM - Colectivo Memoria militante, LIBERPUEBLO, MEDH - Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos, SERPAJ - Servicio Paz y Justicia, APDH Matanza, APDH Rosario, MEDH Santa Fe, UADH Rosario - Unidad Antirrepresiva por los Derechos Humanos, Comisión de Homenaje Madres de Quilmes, Comité por la Libertad a los Presos de ATE Santa Cruz, CORREPI- Coord.Contra la Represión Policial e Institucional- en el ENA, HIJOS La Plata, HIJOS Mar del Plata en la Red Nacional, Las Azucenas, Multisectorial La Plata Beriso y Ensenada, Vecinos de San Cristobal contra la impunidad, CADH Rosario en el ENA, Centro por los DDHH Hermanos Zaragoza, Colectivo de Abogados y Abogadas Populares La Ciega, Agrupación ¿Quiénes somos?, Resistencia QOM, Coordinadora Antirrepresiva del Sur, Gremial de Abogados, Familiares de Cromañon, Familiares y Amigos de Luciano Arruga, Familiares y Víctimas de la Represión Estatal Río Negro Neuquén, Frente de Lucha por la Soberanía Alimentaria, CTA-Lomas de Zamora, ATE Rosario, ATE Sur, Sec. DDHH ATE Provincia, Sec. DDHH CTA La Plata y Ensenada, Sec. DDHH SUTEBA La Plata, Sec. DDHH CTA Santa Cruz, Sec. DDHH CTA Rosario, Centro de Pensamiento Crítico Walter Benjami, Mutual Sentimiento, Todos los 25 hasta que se vaya Monsanto, entre otras organizaciones.

Un paso adelante

Ante la escalada represiva que estamos viviendo, el Encuentro se realizó para lograr avances concretos en la coordinación e intercambio entre “todos aquellos que luchan contra la impunidad de ayer y de hoy”, entre los luchadores de siempre que no se institucionalizaron ni se subordinaron al Estado, junto a las nuevas compañeras y compañeros que se siguen sumando día a día.

Entrevistado por Indymedia Derechos Humanos, Enrique “Cachito” Fukman, de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos (AEDD), señaló que “se ha avanzado. Primero, en juntarnos, y segundo, en concretar este primer paso para coordinar y elaborar propuestas en conjunto, para ver de qué forma podemos juntar cada hecho en particular en convocatorias unificadas”.

“Cuando empezamos a discutir en el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia con los organismos de derechos humanos en base a una propuesta de la AEDD, nos planteábamos que ante todo era importante encontrarse, que éramos muchos los que estábamos peleando contra la impunidad, contra la represión, que éramos muchos los que realmente éramos organismos de derechos humanos en todo el país, pero que no era algo visibilizado” afirmó Fukman.

“Para el conjunto de la sociedad argentina los organismos de derechos humanos son los que aparecen en los medios, o sea aquellos que están subidos dentro de lo que podría decirse que es el carro oficialista. Y nosotros consideramos que eso no son los organismos de derechos humanos”.

Categórico, el compañero ex-detenido desaparecido consideró que “fueron luchadores de derechos humanos en su momento, y grandes luchadores, pero en el momento en que uno se sube a un acto oficialista deja de serlo, porque de ahí en más no puede denunciar al Estado, que es el único que puede violar los derechos humanos”.

De manera similar, Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora destacó la importancia del Encuentro y manifestó su preocupación por el silencio de un sector de los organismos de derechos humanos tradicionales frente a la represión y la impunidad de hoy.

“Están en un estado que yo diría que me preocupa, están aflojando en todo lo que fue la lucha nuestra escuchando todas las violaciones a los derechos humanos, y se están violando los derechos humanos. No estamos como en la dictadura cívico militar religiosa pero se violan los derechos humanos. En las comisarías están con las armas siempre apuntando al pueblo, siempre condenando y armando causas y también cuando no las pueden armar de alguna manera, matan a los que ellos quieren llevar a condenar”.

En cuanto a sus expectativas frente a la realización de este Primer Encuentro Nacional contra la represión y la impunidad, señaló: “De este Encuentro tienen que salir propuestas sobre la justicia y sobre todos los derechos humanos, no solamente la cárcel a los genocidas, como venimos luchando los organismos tradicionales (...) Ojalá, y bienvenido sea para que saquemos conclusiones y que podamos presentarlas al gobierno. Adelante”.

Reconstruir el movimiento

“Hay muchos compañeros luchando contra la impunidad y la represión en todo el país, y en muchos casos en una gran soledad” agregó “Cachito” Fukman, “porque cuando más lejos estás de Buenos Aires, y más chico es el pueblo, es más difícil esa lucha. Entonces por eso, una necesidad intrínseca de encontrarnos, no solamente para que su lucha sea conocida por otros sino que también esa lucha deje de ser una lucha individual del lugar y pase a ser una lucha del conjunto, una lucha nacional”.

“Tenemos que reconstruir el movimiento de derechos humanos en todo el país, de cara a nuestro pueblo, tenemos que volver a rearmarlo porque tenemos que mostrarle a nuestro pueblo que los organismos de derechos humanos somos una herramienta de sus luchas, de sus reivindicaciones. Entonces nos parecía que el primer paso era juntarnos, encontrarnos. Y esta convocatoria tiene que ver con eso, con encontrarnos”.

Lo que se busca de ahora en adelante es consolidar la red de comunicación, “que estemos comunicados, no solamente para que estemos informados, sino para que cada vez que suceda algo en un lugar eso se replique en el resto de los lugares. (...) El comienzo del armado de esa red, el elaborar algunos ejes en común, y poder sacar algunas propuestas de trabajo en el corto plazo para ver de qué forma se unifica aquello que aparece disperso”.

La realización de este Encuentro dejó algunos conceptos importantes para transmitir ante el conjunto de la sociedad, reflexionó “Cachito”. “Uno de esos mensajes es que los derechos humanos son del pueblo, nunca van a ser de los gobiernos. En una sociedad de dominación, en una sociedad de opresión, se violan los derechos humanos. Solamente construyendo una sociedad igualitaria es que se los van a respetar. Mientras tanto el pueblo lo que tiene que saber es que los luchadores de derechos humanos, los organismos de derechos humanos, somos parte de él y por lo tanto siempre estaremos al lado de él en cada una de sus luchas, en cada una de sus reivindicaciones”.

“Y cuando decimos luchas no estamos solamente hablando de cuando alguien sale, por ejemplo, los trabajadores de una fábrica como es el caso de Lear que salen por reclamos de reincorporación y los reprimen. Estamos hablando, también, de cuando alguien sale a pedir por el agua y lo reprimen, cuando alguien sale a pedir por la escuela y lo reprimen, cuando alguien sale a pedir por la tierra y la vivienda y lo reprimen, cuando alguien sale por cualquier derecho y lo reprimen. Que sepan que siempre van a estar los organismos de derechos humanos de pie al lado de ellos, somos una herramienta del pueblo, y como decían hace mucho tiempo algunos y rescatando esa lucha, la única lucha que se pierde es la que se abandona. Entonces sepan que siempre vamos a estar, porque estamos tremendamente convencidos de que finalmente vamos a triunfar y vamos a construir esa sociedad de iguales donde se van a respetar cada uno de los derechos”.

La violencia y el dolor invisibilizados en los barrios

Sobre la realización de este Encuentro, Vanesa Orieta, hermana de Luciano Arruga, señaló: “Yo creo que todos los espacios que se abren son importantes, pero quiero repetir lo mismo que repetí en el taller que me tocó participar: esto tiene que llegar a lugares donde de esto no se habla, donde no hay material para poder trabajar la problemática que sufren aquellos que están en los barrios. Ahí tiene que ir direccionada nuestra lucha también”.

“Acá uno tiene, a veces, la impresión de que no estamos lejos de la realidad en el plano general, de entender la realidad en el plano general, que no estamos lejos cada uno de los que participamos, que no estamos lejos de entender la problemática seria que nos rodea, la cantidad de pibes que han sido asesinados y a qué sector social le toca vivir hoy la violencia institucional. Acá está como más claro el panorama de los que hoy sufren violencia institucional y qué sector social es. El tema es que poco a poco empecemos a embarrarnos las piernas, los pies, ir a esos lugares donde no hay nada, donde todo es invisibilizado, donde cada vez hay más fuerza de seguridad que ocultan la realidad triste que se vive en un barrio, y empezar a entender que eso genera mucho dolor, mucha tristeza, y genera muchas víctimas también y aun así tener la responsabilidad de acompañar esos procesos. El cuerpo hay que ponerlo”.

“A mí hasta me da vergüenza decirlo porque nosotros, humildemente, nos estamos formando, organizándonos, pero somos pocos los que estamos en el barrio y lo que cargamos con el dolor de los pibes asesinados, de sus familias que quedan con vida con esa tristeza, de los pibes que son desaparecidos. Esto de ir a buscarlos cuando son detenidos en situaciones arbitrarias ilegales, acompañar ese proceso de denuncia si es que existe porque en algunos casos no existe porque no hay ánimo o porque el miedo es muy grande, y somos pocos. Entiendo que son positivos estos espacios pero también entiendo que nosotros en estos lugares tenemos que hacerle entender a cada uno de los que participan que hay que ir a esos espacios donde hoy lo único que reina son botas, armas y patrulleros”.

En relación a las expectativas frente a la causa por la desaparición de Luciano y el juicio que comenzará el año próximo en el marco de la causa judicial por las torturas que sufrió Luciano luego de ser detenido por la policía el 22 de septiembre del año 2008, Vanesa señaló “me parece prematuro en este momento que uno pueda augurar algún resultado positivo, siendo una causa que es muy compleja. Cinco años y ocho meses de lucha para nosotros fueron los que nos pudieron hacer entender que esto era difícil. Aun así y con todas las dificultades que enfrentamos y los poderes que también tuvimos que enfrentar y lidiar, pudimos lograr un objetivo más grande que tiene que ver con encontrar a Luciano. Y ese es tal vez el logro más grande con el que los familiares pueden quedarse para poder analizar e ir más allá”.

“Nosotros vamos a luchar hasta el final, le vamos a poner toda nuestra vida a esta lucha y vamos a ir por los responsables materiales políticos y judiciales, (...) estamos hablando de poderes que no tienen ganas de entender la problemática de violencia institucional, no tienen ganas de blanquear cuántos son los números de asesinados por el gatillo fácil, o los números de desaparecidos en democracia porque eso tiene un costo político muy grande. Empezar a entender que todas estas lógicas perversas se mantienen en una democracia (las lógicas del secuestro, las torturas, las desapariciones, las muertes, al mismo tiempo la del encubrimiento con la intención clara de ocultar pruebas que permitan llegar a la verdad a la luz de lo que ha pasado con cada una de nuestra víctimas) también nos plantea un panorama complicado y por eso seguimos apostando a la organización y la lucha con los familiares, tratando no sólo de lograr esos objetivos tan importantes que tienen que ver con la verdad, la justicia y meter presos a
todos los responsables, sino también con ir poco a poco sanando nuestras heridas y poder acompañar a otros familiares”.

También en el Encuentro estuvo presente Celeste Lepratti, hermana de Claudio “Pocho” Lepratti, asesinado por la policía santafesina en el sur de Rosario el 19 de diciembre de 2001. “La inquietud es la compartida por todos, es darle la vuelta a tanta impunidad. A la situación que venimos sufriendo como pueblo” planteó, buscando sintetizar las expresiones vertidas en la comisión de criminalización de la pobreza por las madres, padres y familiares que llegaron desde distintos rincones del país cargando un dolor tan similar.

“Lo que más hablamos y nos preocupa son los más chicos, los más jóvenes, los niños fundamentalmente. Surgieron muchas estrategias, la reunión de hoy fue como una estrategia. Esta instancia general es muy importante, pero también seguir trabajando regionalmente. Fruto de esos encuentros y de éste, surgió una actividad para este 10 de Diciembre, Día de los Derechos Humanos. Vamos a estar manifestándonos ante el Congreso de la Nación para visibilizar una vez más lo que viene sucediendo, y reclamar la declaración de emergencia en niñez y juventud”.

“En Rosario, desde la Asamblea del 19 y 20, y la Asamblea por los Derechos de la Niñez y la Juventud, estamos organizando el próximo 19 de diciembre una jornada que va a nuclear todas las actividades ante los Tribunales provinciales, precedida por dos bicleteadas. Allí vamos a compartir una comida común y luego desde allí vamos a marchar a la Gobernación con la lectura de un documento unitario”.

El mensaje de las Madres: “Ayúdennos a reclamar que se abran los archivos”

Precediendo a la lectura de las conclusiones de cada comisión, las Madres Mirta Baravalle, Elia Espen y Nora Cortiñas realizaron intervenciones con mucha emoción.

Antes, los asistentes del Encuentro habían posado alrededor de un cartel acercado por la Asamblea de Mexicanos en Argentina reclamando la aparición con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa, fotografía que sería enviada al hermano país.

“Es importante compartir lo que queremos, lo que ansiamos. Que no sólo es de nosotros, que viene de nuestros 30.000 detenidos desaparecidos”, comenzó con mucha emoción Mirta Baravalle. “Los que no están y los que están que también sufrieron las consecuencias de esa vil persecución y genocidio, algunos con sus vidas, y otros de otras maneras”.

“En este camino de sufrimiento y desencantamiento es bueno saber que no es uno o una la que sufre, que somos muchos los desencantados, los que jamás pensamos que íbamos a sufrir traiciones. Aunque seamos un puñaditos, somos auténticos, los sentimos, lo vivimos y que compartimos los buenos y malos momentos. Hoy estamos compartiendo motivaciones y esperanzas de luchas que tenemos por delante”.

Continuó Elia Espen rememorando: “Dentro de poco ya vamos a cumplir 40 años de lucha pero queremos ser eternas, queremos vivir hasta los 300 años. Luchamos por la reivindicación de nuestros hijos, y por eso pedimos que se abran los archivos, porque en algún lado están”.

“Que no nos mientan más y que dejen de esconder la realidad. Este pueblo ya sufrió mucho, no queremos seguir sufriendo. A los jóvenes les dejamos ese legado de seguir en la lucha, que nunca se callen. Que siempre quieran y exijan que les digan la verdad: por ustedes, por nosotras y por las nuevas generaciones”.

Cerró Norita Cortiñas, quien quiso plantear, en primer lugar, su postura en relación a quienes ya no defienden los derechos humanos del pueblo hoy. “No digamos traiciones, seamos más suaves, digamos equivocaciones. Cuántos se fueron equivocando y se fueron para otro lado. Ojalá que no tengamos que juntarnos como sucedió con el Terrorismo de Estado”.

Ante los presentes, planteó: “Lo importante es que estamos juntos. Hay que pedir la apertura de los archivos. Hay que exigir que los jueces digan a quien entregaron los niños nacidos en cautiverio en adopciones fraudulentas”, y agregó: “Hay que pedirle a la iglesia que abra los archivos, en vez de hacer un spot diciéndole al pueblo que si tiene alguna noticia que la diga”, lo que generó un masivo aplauso.

Además, Cortiñas indicó la necesidad de sumar el reclamo del no pago de la fraudulenta deuda externa: “Yo no quiero a los buitres pero tampoco quiero que la deuda se pague con el hambre del pueblo. Yo voy a contarles como se hizo una parte de la deuda externa. La dictadura cívico militar religiosa le pidió plata al Fondo Monetario, que regalaba plata, porque tenía mucha plata, se la daba a un gobierno genocida para que hiciera los campos de concentración. Para que tuvieran las armas con las que torturaban a nuestros hijos y a nuestras hijas. Para pagarle a los genocidas para que empuñaran la picana eléctrica”.

“Luego se pidió para hacer el mundial de fútbol, luego para hacer la guerra de Malvinas. Todo corrió con la sangre de los argentinos y las argentinas. ¿Creen que tenemos que pagar un peso de esa deuda externa? No, entonces hay que decirle al gobierno que de una vez por todas, como prometieron hacer una comisión investigadora en el Congreso, que se trate el libro de don Alejandro Olmos, que dice peso por peso en qué se usó ese dinero. No permitamos que se pague una deuda que se hizo con la sangre del pueblo. Que se agregue la suspensión del pago de la deuda y que se investigue cuál es la deuda legal y cuál la ilegal”.

“Tenemos mucho trabajo para el año que viene. Tenemos la campaña por los mexicanos, la campaña por los 10 años de la MINUSTAH, que se retiren las tropas y que dejen vivir en libertad a ese pueblo, porque lo están destrozando. Ahí sí están los buitres para quedarse con ese país. Tenemos que luchar para que en Colombia se termine la represión y la muerte, en Paraguay, en Honduras, tenemos mucho que hacer para hacer campañas. Además antes de que termine el año debemos luchar por la libertad de Esteche, por los presos de Las Heras y los de Corral de Bustos. Los vemos a ustedes y están peinando canas, crecieron, que hermoso que crecieron y están al lado nuestro. Ojala nosotras pudiéramos abrazar a nuestros hijos y nuestras hijas, pero cuando los abrazamos a ustedes sentimos un poco de ellos. ¡¡¡Hasta la victoria siempre!!!”

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Mendoza: La chica de Uspallata, otro caso más de violencia sexista

Clarisa Ercolano (MDZOL)

Una chica de 16 años ocultó su embarazo, parió sola y su hijo murió cuando lo escondió en un morral. Otra historia más de pobreza, exclusión y violencia de género.

Hace cinco días apenas, la localidad de Uspallata se conmovió ante la noticia de una adolescente de 16 años que había quedado embarazada, tuvo un parto en secreto en su propia casa y escondió finalmente al bebé en un bolso, quien finalmente murió.

La joven había ocultado su estado, por lo que en la noche anterior a dar a luz dijo sentirse descompuesta y se fue a su habitación, en una humilde vivienda del barrio La Fundición. Allí, soportó las fuertes contracciones y durante la mañana parió, luego mantener en secreto su embarazo durante 9 meses.

La información oficial dice que cuando nació el bebé, la madre cortó el cordón umbilical con un cutter y guardó el cuerpo de la criatura en un morral, lo que originó la muerte horas más tarde.

Fin de la historia al menos para los medios. Claro que nadie reparó demasiado en algunas cifras que en un contexto de violencia y opresión contra la mujer que vive una escalada hasta ahora irrefrenable, no son datos menores.

Primeramente hay que aclarar que en la historia hay dos víctimas. La madre y el bebé. Nunca se supo si la joven fue embarazada víctima de un abuso, si recibe por estas horas asistencia psicológica, qué nivel de escolarización tenía y cuál es el grado de instrucción de sus padres.

Las estadísticas oficiales indican que al año casi 115 mil adolescentes se convierten en mamá en la Argentina: una cada 5 minutos. Estas mamás son chicas que tienen menos de 19 años y sus bebés representan el 15,40% del total de los recién nacidos en todo el país según datos del ministerio de Salud.

El informe "Maternidad en la niñez" del Fondo de Población de las Naciones Unidas señala entre las causas "la falta de acceso a la educación y a la salud sexual y reproductiva, que incluye métodos anticonceptivos e información". En el caso argentino, una investigación de varias organizaciones (entre ellas la Asociación por los Derechos Civiles y el Centro EDES) muestra que aunque la ley de Salud Sexual y Procreación Responsable promulgada en 2002 prevé la entrega de anticonceptivos gratuitos e información, su implementación es dispar: "Existen dificultades para garantizar espacios confidenciales, seguros y de calidad para adolescentes que buscan asesoramiento y atención. Se constató que, como resultado de estas políticas erráticas, las adolescentes, en su mayoría, llegan a los servicios de salud reproductiva sólo cuando ya están embarazadas".

Sin prevención suficiente la ausencia del estado una vez más muestra su peor cara. Me pregunto miles de veces cómo la familia no notó el embarazo. Me trato de poner en ese cuerpo durante nueve meses cargados de miedo culpa y de incertidumbre. Me pregunto cómo es posible. Y no puedo evitar encontrar similitudes con el caso de Romina Tejerina, la joven jujeña que durante 9 meses ocultó su embarazo y que finalmente mató a su hijo a parirlo cuando asegura, vio en el recién nacido la cara del hombre que la había violado.

De Romina sabemos que sigue presa, mientras que el hombre que la violó ya está en libertad hace tiempo. De la chica de Uspallata sabemos poco. ¿Cuántos son en la casa? ¿Qué relación tenía con los padres? ¿Iba a la escuela? ¿Había recibido instrucción sobre educación sexual? Y aunque parezca menor, ¿de qué manera se encontró con su sexualidad? ¿Fue consciente, deseante o fue algo forzado física o psicológicamente?

En la actualidad, los especialistas entienden como violencia no sólo la física, sino también la psicológica, la verbal y hasta la económica. En el caso de una pareja de adolescentes, los primeros síntomas pueden verificarse en controles excesivos, en una constante vigilancia y en la necesidad de dominación, dio cuenta uno de los primeros trabajos de concientización sobre relaciones y noviazgos violentos en la adolescencia.

La violencia, deja marcas profundas en cualquiera de nosotros pero más aún en una adolescente que está apenas descubriendo el mundo. Las mujeres jóvenes, de extracciones sociales pobres, padecen violencia de género y discriminación sexista y poseen menos herramientas para defenderse que otras con mayor grado de instrucción.

Porque ocultar un embarazo nueve meses, que en tu casa no lo noten, parir sola, cortarte el cordón con un cutter y que tu hijo muera; también, sin lugar a dudas, es una forma de violencia.

Clarisa Ercolano es periodista, editora senior de MDZ On Line.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina: Chubut contra la minería

RNMA - ANRED

Gastón Losardo, integrante de la asamblea en Chubut contra la megaminería, estuvo en comunicación telefónica con ELM y relató cuáles son las perspectivas que tienen ante el conflicto y cuáles fueron los últimos hechos sucedidos. Por RNMA

ELM: Contanos qué está pasando a partir de lo ocurrido el 26 de noviembre

Gastón Losardo: A raíz de lo ocurrido el 26 se hizo una marcha el 4 de diciembre en todos los pueblos. También hicimos asambleas en cada lugar para ver si podemos magnificar la movilización y parece que está dando resultados porque más allá de la cortina mediática la gente se va enterando. En parte porque es un pueblo chico pero también gracias al aporte de los medios alternativos. En Madryn por ejemplo, se sumó mucha gente a las asambleas.

ELM: ¿A qué te referís cuando hablás de “cortina mediática”?

Gastón Losardo: A través del diario Chubut, el diario Jornada, el diario de Madryn, LU17, Canal 7 de Rawson y Madryn TV salen notas en las que dicen cualquier cosa: nos acusan de fascistas y de violentos. Acá la campaña mediática mentirosa es terrible. A pesar de eso la gente se está enterando de lo que sucede y se suma. Además también hay denuncias judiciales. Se sumaron el Concejo Deliberante de Epuyén, Lago Puelo, Esquel y Puerto Pirámides en pos de que se derogue la Ley que se promulgó estos días y se trate la iniciativa popular. Pedimos la nulidad de la sesión del 25 que aprobó el Gobernador en tiempo récord -2 ó 3 días- ya que es anticonstitucional.

ELM: ¿Cuándo es la próxima movilización?

Gastón Losardo: Por el momento no tenemos fecha. Nos venimos juntando en cada localidad (ayer fuimos a Trelew) y ahora veremos cómo seguir. Mañana hay sesión en la legislatura (la última del año) y seguramente estaremos presentes allí. Esto no puede seguir como viene, después de dos años así. No podemos permitir que nos sigan faltando el respeto. Son cosas que nosotros ya conocemos pero cuando se toma la problemática de manera colectiva, es distinto porque cobra otra fuerza y cada vez somos más. Ayer unas compañeras fueron de Madryn a Trelew a dedo y las levantó un diputado del FPV, Vicente Jara. Fueron charlando y en la conversación les dijo que “acá si siguen las cosas así iba a haber muertos” y que “si se me meten dos o tres en el camino yo tengo que seguir, voy a pasar por arriba”. Incluso tenemos los audios ya que las compañeras lo grabaron avisándole previamente. Nosotros ya no tenemos miedo, es algo muy común que pase. No nos van a poder parar.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Combatir el miedo en los medios

Manuel Salto (ACTA)

El papel de los jefes, con la respectiva bajada de línea de las empresas, es clave en los medios de comunicación para amedrentar a los trabajadores de prensa cuando reclaman por sus derechos contemplados en el Estatuto del Periodista y en el Convenio Colectivo de Trabajo. Al terrorismo laboral se lo combate con la firmeza y la unidad del conjunto de los trabajadores.

Dicen que el miedo paraliza, entre otras cosas, y también nos rebaja a niveles impensados haciendo que naturalicemos situaciones irregulares.

Un jefe que por orden de la patronal atemoriza a los trabajadores no merece ningún respeto porque con su autoritario proceder intenta avasallar nuestros derechos.

Lamentablemente estos personajes abundan en los medios de comunicación de Córdoba, y son los que se llenan los bolsillos a costa de los trabajadores, a muchos de los cuales les prometen un futuro mejor con los engañosos “acuerdos de partes”.

En vez de abonar las horas extras, las extensiones horarias y las jornadas de viaje como corresponde, “dibujan” cifras por una suma que ni se acerca a lo que realmente se debería cobrar.

Esos jefes, que parecen “tan buenos” tienen otra cara, mucho más perversa porque:

* Ante un conflicto amenazan con anular esos acuerdos de partes, borrando con el codo lo que firmamos de buena fe.

* En una negociación salarial, nos niegan un aumento que acompañe la inflación real. Ni hablar de superarla, siendo que la ley nos ampara al punto de autorizarnos a solicitarles a las empresas que repartan las ganancias.

* Son los mismos que hoy nos niegan un bono navideño, siendo que la inflación ya se llevó lo acordado a principio de año en paritarias.

* Mientras siguen llenándose los bolsillos con nuestro esfuerzo diario, nosotros hacemos magia para poder llegar a fin de mes.

Ante este avasallamiento, los trabajadores de prensa y comunicación debemos actuar con firmeza para reclamar lo que nos corresponde y eso se consigue exigiendo el estricto cumplimiento del Estatuto del Periodista Profesional y del Convenio Colectivo.

Esa es la batalla que tenemos que dar.

Manuel Salto es Prosecretario Gremial del Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba (Cispren-CTA). Trabajador de los SRT.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.