viernes, 30 de enero de 2015

Acuerdos paritarios a ritmo electoral

Mario Hernandez (especial para ARGENPRESS.info)

El Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, representado por el Ministro de Trabajo, Oscar Cuartango, y la Directora General de Cultura y Educación, Nora De Lucía, acordó a principios de mes con el Frente Gremial Docente (que integran los gremios SUTEBA, FEB, UDA y AMET) un aumento salarial del 8,28% para los meses de enero y febrero que eleva el salario básico del maestro de grado de $2.200 a $2.700 y el sueldo inicial de $5.000 a $5.414. En definitiva, la propuesta implica, en total, $414 de incremento.

Este apresurado acuerdo parece tener la intención de evitar un enfrentamiento como el de 2014, aunque el monto pactado ya comenzó a hacer ruido en algunos gremios docentes, fundamentalmente en las seccionales de SUTEBA opositoras a la conducción provincial que encabeza Roberto Baradel, que reúnen buena parte del porcentaje de afiliados, tienen una relación más directa con las escuelas y las bases docentes, y fueron un actor fundamental en el conflicto del año pasado.

Una de estas nueve seccionales, SUTEBA La Plata, emitió un comunicado en el que califica como “mísero” al aumento y asegura: “Estas migajas son la continuidad de la política de ajuste que hemos enfrentado todo el año, tanto en el plano provincial como nacional. Llegamos al final del ciclo lectivo con decenas de escuelas con graves problemas de infraestructura, cargos sin nombrar y miles de docentes sin cobrar”.

En el mismo comunicado, desde el SUTEBA La Plata destacan: “El gobierno de Scioli difundió la ‘anticipada’ convocatoria de la paritaria docente y estatal con miras a iniciar un prolijo ciclo lectivo en consonancia con sus aspiraciones presidenciales. Lejos de esta propaganda, las y los trabajadores de la educación, los estatales y el conjunto de los asalariados, cerramos el año con sueldos que no cubren la canasta familiar, depreciados por la inflación. No hubo ninguna actualización en el segundo semestre, ni bono, ni nada”.

En ese sentido, remarcan: “Está claro que el acuerdo alcanzado entre los gremios y el gobierno es en consonancia con lo planteado por Baradel en el congreso de SUTEBA, de que la necesidad política más importante es la de garantizar la continuidad del ‘proyecto nacional’ creando las condiciones para apoyar al principal candidato K: Daniel Scioli, el enemigo de l@s docentes”.

Esta propuesta también rechazada por el sindicato UDOCBA (moyanista), anticipa que la conducción del Frente Gremial Docente Bonaerense no se prepara para luchar por las reivindicaciones de los docentes provinciales, sino para darle la “paz social” que tanto necesitan Scioli y los partidos patronales del consenso derechista, en este año electoral donde preparan más ajuste contra la clase trabajadora y el pueblo pobre.

Por eso es necesario preparar la lucha desde abajo, con asambleas por escuelas y reuniones de delegadas y delegados por distrito en febrero, como se votó en el VIII plenario provincial impulsado por las seccionales opositoras realizado en Escobar el 17 de diciembre. Entre sus principales puntos, se estableció un reclamo salarial de 11.000 pesos de inicial y 7.000 pesos de básico, ninguna suma en negro y actualización por inflación, derogación del impuesto al salario y fin de la precarización laboral. Se votó además convocar a todos los gremios, seccionales y agrupaciones combativas de la docencia a un plenario nacional opositor docente para el 23 de febrero, que acuerde un plan de lucha a nivel nacional, y al IX Congreso Provincial de delegados de Escuela de la provincia de Buenos Aires para el 26 de febrero.

Al día siguiente de haber acordado con los gremios nucleados en el Frente Gremial Docente, el gobierno de la provincia de Buenos Aires mantuvo su propuesta de un 7% para los trabajadores y trabajadoras estatales, suma que ya había sido aceptada públicamente por UPCN.

Por su parte, la Federación de Gremios Estatales y Particulares de la provincia de Buenos Aires -FEGEPPBA- (SOEME, Salud Pública, AERI y otros) se sumó al acuerdo salarial una vez que el gobierno mejoró la propuesta de recategorizaciones.

Por su parte, la conducción provincial de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), remarcó que "ATE obtuvo la recategorización histórica de los estatales y rechazó de forma absoluta la oferta salarial". Al respecto, desde ATE Sur denunciaron que es obligación del gobierno cumplir con las recategorizaciones cada dos años y nunca lo ha hecho, así como adeuda el sueldo "a miles de auxiliares de escuela suplentes y deja en la calle a muchos otros al demorar la cobertura de vacantes por jubilación y recortar licencias y tareas livianas a titulares".

Mientras tanto, los judiciales bonaerenses rechazaron la oferta salarial del 7% para enero y febrero y volvieron a reclamar el aumento del 4% que los magistrados recibieron en diciembre y a partir de allí discutir la pauta salarial para el 2015.

Sileoni y Ctera "planifican" paritaria a la baja

A un día y medio de la Nochebuena, con las aulas vacías, Sonia Alesso, actual Secretaria general de Ctera, se reunió con el ministro Sileoni en el primer llamado a paritaria nacional docente.

En la reunión, el salario y el bono de fin de año estuvieron ausentes, y sólo se pateó para mediados de enero una nueva convocatoria.

Asimismo, las Comisiones Directivas de UnTER Cipolletti, Allen y Río Colorado denunciaron: “La conducción central ha dado una nueva muestra del “acuerdo de convivencia” que tiene con el gobierno provincial, al firmar un acta paritaria el 22 de diciembre que pretende cerrar por todo el 2015 la discusión salarial, a pesar que el congreso de UnTER que se llevó a cabo el 19 de diciembre decidió debatir la propuesta salarial sólo para el primer semestre, con la intención de no cerrar la discusión y poder reanudarla a mediados de año con miras a obtener una nueva recomposición para la segunda mitad del año.

Paritaria docente en la Ciudad: un “adelanto” del ajuste que preparan

El gobierno de Mauricio Macri convocó a los sindicatos docentes de la Ciudad para informarles que otorgará una suma “adelanto” de la próxima paritaria del 10% del sueldo de bolsillo a cobrar “por única vez” a mediados de enero.

Para el cargo testigo (Maestro de Grado de Jornada Simple) eso representa alrededor de $600 en mano. Completamente insuficiente para compensar todo lo perdido por la inflación y la paritaria de ajuste que sufrió el conjunto de la docencia porteña en 2014.

La delegación de Ademys reclamó un bono de fin de año de $4000, y planteó la necesidad de rediscutir la paritaria 2014 que fue a la baja para todos los docentes, dejó a miles por debajo de la garantía salarial mínima (cargos como Preceptores, Equipos de Orientación Escolar, Asistentes Celadores, Bedeles, Bibliotecarios de Media y Superior, etc.) y profundizó una desvalorización de la hora cátedra para docentes curriculares de materia especiales y profesores de nivel medio (hasta hace unos años, un docente con 16 horas cátedra alcanzaba la garantía mínima salarial; ahora necesita trabajar 20 horas para alcanzar el mismo mínimo).

Por Córdoba

El 6 de enero se conoció por los medios locales que la conducción de la UEPC (docentes) planteará un piso de aumento salarial del 36%, partiendo de lo que consideran como la inflación del 2014. La conducción de los docentes cordobeses firmó un acuerdo del 31.6% el año pasado y logró que el gobierno provincial otorgara un bono de fin de año.

Otras fuentes indican también que el SEP (Sindicato de Empleados Públicos) plantearía un monto cercano al 40% para todo el año, siguiendo la pauta inflacionaria globalmente reconocida.

En declaraciones a La Voz del Interior, el delasotista Rubén Urbano, titular de la UOM Córdoba, afirmó que el verano no es un buen momento para lanzar una medida de fuerza. Declaración paradójica teniendo en cuenta que tampoco realizó medidas de fuerzas serias a lo largo de todo el año -con la excepción de un paro con movilización- a pesar de los miles de suspensiones y de los cientos de despidos hormiga que sufrieron los trabajadores metalúrgicos en la provincia. Entre las causas de esos despidos, como lo evidencia el reclamo de los trabajadores de Valeo, se encuentra la persecución anti-sindical.

La conducción de la UOM en estos meses dejó pasar esos ataques contra la organización obrera que, en el medio de una crisis como la actual, sirven para debilitar la fuerza de los trabajadores a la hora de luchar por sus reclamos.

A nivel nacional los trabajadores metalúrgicos cobrarán un plus salarial de $ 2.000 a pagarse en dos cuotas por enero y febrero. Antonio Caló, aprovechó para señalar que: “es una locura pedir un 40% ahora” en referencia al “amague” de Roberto Fernández, titular de la UTA, que a mediados de enero declaró: “No sé si me quedé corto con el 50%. Y no estoy diciendo ninguna locura, si el gobierno no para con la inflación y nos sigue sacando el 35% con Ganancias”.

Al sindicato de Guincheros y Maquinistas de Grúas Móviles, que conduce Roberto Coria, le fue mejor que al titular de la UOM. Acordó con la Cámara Argentina de Arena y Piedra el pago de un monto fijo de $ 3.500, en tres cuotas. Mientras, la semana pasada, los bancarios consiguieron un anticipo de $ 9.600 a cuenta de la paritaria anual (tres cuotas de $ 2.200 y una compensación de $ 3.000).

Dejando de lado bonos navideños y anticipos, los trabajadores de universidades privadas acordaron un incremento salarial del 38% para 2015.

El acuerdo se rubricó por el Sindicato Argentino de Empleados y Obreros de la Enseñanza Privada, que conduce Guillermo Marconi, con su contraparte patronal, el Consejo de Rectores de las Universidades Privadas (Crup), que agrupa a 62 instituciones.

El sindicato negocia aún el aumento para otros 12.000 trabajadores no docentes de los colegios privados laicos y religiosos, pero ha rechazado el ofrecimiento de un 35%.

Para los no docentes de universidades el incremento será de 30% a partir de marzo, a lo que se sumará un 8% en agosto. Con los aumentos, el salario básico más asistencia que alcanzará un trabajador no docente de la última categoría será de $ 10.564. Y uno de la primera, $ 20.463.

Compás de espera en la lucha de los químicos

Fueron doce días de paro en diciembre de las más de 30 industrias químicas que se encuentran en la zona de Zárate, Campana, Baradero, San Nicolás, Gualeguaychú y Larroque, 3000 trabajadores en lucha de las plantas más importantes de la zona mostraron toda su fuerza y solidaridad con los trabajadores de TFL para impedir el cierre de la empresa de capitales alemanes, que produce colorantes y otros insumos para la industria del cuero.

Los trabajadores químicos vienen denunciando que este conflicto se desencadena luego de que la empresa presentó el Proceso Preventivo de Crisis en el Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires para intentar avalar el vaciamiento que vienen impulsando desde la gerencia. El objetivo sería pasar a ser una firma importadora, manteniendo el mercado local como marca registrada, pero dejando en la calle a más de 100 trabajadores y a sus familias.

Se acordó una nueva conciliación obligatoria, aunque no descartan que pueda reabrirse el conflicto.

La caída de los precios del petróleo fue aprovechada por el Gobierno que firmó un compromiso de cuatro puntos junto a los gobernadores de las provincias petroleras, los sindicatos y las empresas para “que la actividad se desarrolle en un marco imprescindible de paz social y ausencia de conflictos como factor fundamental para poder sostener la productividad del sector”.

Fue el pasado 20 de enero porque según la lista de 14 puntos que los empresarios le entregaron al gobierno “el costo argentino de perforar excede al de otros países”, de allí que solicitaran, entre otros puntos:

-Definir un esquema de contención social para posible personal excedente.

-Análisis de un sistema de suspensiones programadas a efectos de morigerar el impacto social.

-Adecuación de compensaciones porque hay distorsiones que hacen que un jardinero cobre igual que un operario especializado.

-Los días de huelga no se pagan.

-Readecuación de pago suplementario (horas extra).

A esto se suman los U$S 3 de estímulo por barril que el gobierno pagará a las compañías que produzcan lo mismo que en el último trimestre de 2014 y la rebaja de regalías o impuestos (Ingresos Brutos) que venían recibiendo las provincias. Todo un programa que apunta a que el ajuste lo paguen los trabajadores.

Los indomables de Lear

Frente al incumplimiento reiterado por parte de la empresa Lear del fallo de la Sala X de la Cámara Nacional de Apelaciones, los trabajadores reincorporados convocaron a una gran Jornada Nacional de Lucha por el cumplimiento inmediato del fallo judicial que los reintegra a la empresa. Ya van cuarenta días y la multinacional pone excusas cada vez más absurdas como vacaciones anticipadas, suspensiones, controles médicos y ratificaciones de despidos de hace siete meses que fueron declarados nulos por la Justicia.

“Frente a esta situación inédita nos vemos obligados a redoblar nuestra lucha”, sostienen los trabajadores en un comunicado de prensa, donde convocan a una Jornada Nacional con cortes y movilizaciones en todo el país para el próximo viernes 30.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.