jueves, 15 de enero de 2015

Acusan al gobierno paraguayo por choques entre labriegos y colonos

PL

El senador Sixto Pereira, miembro de la Comisión de Reforma Agraria del Congreso, acusó al Gobierno de la tensión hoy existente en el asentamiento Santa Lucía y el enfrentamiento entre labriegos paraguayos y colonos brasileños.

Pereira, también dirigente del opositor Frente Guasú, recordó que esa organización advirtió de la incorrecta medida oficial de ubicar a más de 500 familias campesinas en ese lugar asegurándoles que contarían con parcelas de tierra, sólo para sacarlos de terrenos que ocupaban en la hacienda de un latifundista.

El Gobierno hizo esa operación alegando que formaba parte de un proyecto de reforma agraria a pesar de la presencia en el lugar de numerosos colonos brasileños cultivadores de soja y sin delimitar exactamenteel territorio a entregar a los campesinos.

Eso generó los recientes enfrentamientos del pasado martes provocados también por la sentencia de una juez a favor de los colonos y la intervención de la policía con un saldo de 15 herido, además del mantenimiento de la zozobra en la lucha por definir el espacio destinado a cada una de las partes.

Hace un año denunciamos esta situación, primero por la forma de abordar la problemática de los colonos y de los compatriotas sin tierra y pedimos al Ejecutivo plantear a todas las partes lo que era posible hacer y no se hizo, añadió, calificando de fracaso la supuesta reforma agraria del Gobierno.

Lo cierto es que el Frente Guasú presentó un proyecto ante el Congreso para la expropiación de 11.700 hectáreas del enorme latifundio de Tranquilo Favero donde se encontraban los sin tierras, propiedad señalada en buena parte como de dudosa legalidad, pero el Ejecutivo se negó.

Pereira explicó que, por eso, los enfrentamientos futuros en el lugar son exclusiva responsabilidad del presidente Horacio Cartes y del jefe del Instituto de la Tierra, Justo Cárdenas, cuya destitución pidió.

Los labriegos allí depositados por el Gobierno asignándoles teóricamente tierras y ayuda técnica carecen, según sus denuncias, de agua potable, luz y viviendas adecuadas para todos y enfrentan rechazo a su presencia por los colonos y policías, generando una peligrosa situación.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.