lunes, 12 de enero de 2015

Aniversario del asesinato de Mercedes Delgado: entrevista con su hijo Juan Ponce: “Luchamos con alegría”

Eugenia Arpesella (EL ESLABÓN - REDACCIÓN ROSARIO)

Al cumplirse dos años del asesinato de la trabajadora social y militante cristiana de base, Mercedes Delgado, sus familiares junto a organizaciones del barrio Ludueña realizaron un festival cultural frente a los Tribunales provinciales para exigir justicia por Mecha, ultimada a tiros a metros de su casa el 9 de enero de 2013. Su hijo mayor, Juan Ponce, en diálogo con este medio, se refirió al estado de la causa judicial, que cuenta con un imputado procesado y a la lucha que se viene llevando adelante para llegar a la instancia de juicio.

El 30 de diciembre pasado la jueza de instrucción 10 Patricia Bilotta procesó al único imputado por el homicidio de Mercedes, Héctor Daniel Riquelme, como autor material de homicidio agravado por el uso de arma de fuego. “Esa fue la noticia que nos dieron antes de que termine el año, por eso también nos movilizamos, para que el proceso tenga un resultado positivo en el caso de que vaya a la Cámara (de Apelaciones), para llegar a un juicio justo y que el detenido por el asesinato de Mecha reciba la pena que corresponde”, sentenció.

Juan Ponce también señaló que el imputado además fue procesado por “tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y la participación de un menor de edad (su hijo)” contra los integrantes de una banda con la que aparentemente pujaban por el control del territorio en Ludueña, y que la noche del 8 de enero se enfrentaron a tiros a metros de la casa de Mecha, quien al salir a buscar a su hijo menor, fue alcanzada por las balas asesinas.

Juan contó que un rato antes del fatal desenlace el 8 de enero del 2013, Mercedes había estado en el comedor de San Cayetano, “porque estaban preparando los juguetes que iban a entregar por Reyes en la casa de Pocho Lepratti. Cuando terminó la jornada volvió a mi casa, puso la pava para tomar unos mates y cuando escuchó los disparos, salió a buscar a uno de mis hermanos más chicos a quien ella había mandado a hacer unas compras. Salió preocupada para ver que no le pasara nada y se encontró con la muerte a la vuelta de la esquina”.

A Mercedes Delgado le decían Mecha. Era una trabajadora social y militante cristiana de base de las comunidades formadas alrededor de la labor del cura villero Edgardo Montaldo. Colaboraba en comedores del barrio y también integraba la organización Caleidoscopio. También era madre de seis hijos, y fue asesinada a metros de su casa cuando fue a buscar al más chico de ellos. Cuando murió, Mecha tenía 50 años.

Juan recordó que su mamá fue trasladada al hospital al que “llegó consciente pero sin emitir palabras. Fue por los testigos que se pudo identificar al asesino y se pudo hacer la reconstrucción del hecho en el barrio”. En este sentido, el hijo de Mercedes contó que el tiroteo “fue a la vuelta de la casa de mi madre, en Bielsa y Garzón. Cuando una de las bandas se va, este señor (Riquelme) sigue tirando, sin que haya alguien, y ahí impactaron los tiros a mi madre”. El hijo de Mecha señaló que buena parte de los integrantes de la familia Riquelme, quienes “gran parte de su vida fueron a comer al comedor donde trabajaba mi vieja como muchas otras familias del barrio”, dijo.

“Mi madre estuvo 20 años luchando para que tengamos una vida digna, para nosotros y para los chicos del barrio. Si vas al barrio vas a ver el mural que hicieron en el frente de su casa, donde hay un montón de chicos caminando atrás de ella, porque así es como la recuerdan los pibes más grandes del barrio”, comentó Juan sobre la militancia de su madre y el ejemplo que sembró en Ludueña.

Una herida que está abierta

“Somos seis hijos, yo soy el mayor. Cuando pasó eso el más chico tenía 13 años, fue un golpe muy duro para todos. Lo vamos llevando de a poco pero la herida está abierta, más en esta fecha que son muy dolorosas para nosotros. Más allá de las organizaciones y la gente del barrio que nos apoyan,el dolor es siempre latente cuando llega el 9 de enero”, contó Ponce.

En este sentido Juan dijo que la suya es “una familia muy unida” y recordó que la noche de la balacera, “cuando llegamos del hospital a la casa de mi vieja nos encontramos con todas las cosas que ella había preparado para la fiesta sorpresa que le estaba organizando a mi mujer, porque el 9 de enero cumple los años. Por eso es una fecha muy especial para mi familia, de alegría y de tristeza”. Por eso, contó Juan, “decidimos hacer el festival cultural, como algo alegre, porque mi vieja siempre nos enseñó que la lucha se debe hacer con alegría, así que con alegría, pero con firmeza exigiremos justicia por Mecha”. Del acto, que se realizó este viernes a la tarde frente a los Tribunales, participaron artistas del barrio como Varón del Bodegón de Pocho, Sara Maidana, La Posilga Rock, Anahí, Farolitos, La Murga de Los Trapos de Ludueña y ?Rancho Aparte?.

Actualmente Juan integra la agrupación Caleidoscopio “que es la organización donde estaba mi madre, que funciona en la casita de la Sagrada Familia donde se hacen actividades y ahí hacemos el descargo con alegría para que los chicos vean que podemos mejorar el barrio un poco”. Al ser consultado sobre la cantidad de instancias comunitarias y organizativas del barrio Ludueña y del valor de las mismas, Juan Ponce sostuvo: “Yo estoy convencido de que la falta de presencia del Estado en las barriadas hizo que hoy mi madre no esté presente. Porque mi madre como las otras doñas del barrio son las que ponen el pecho todos los días para cambiar la realidad”.

Artículo publicado en la edición 177 del semanario El Eslabón.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.