lunes, 5 de enero de 2015

Argentina, Provincia de Buenos Aires. Puja redistributiva: Indignación y bronca de los judiciales bonaerenses por aumento a jueces

AJB - ACTA

El secretario General de la Asociacion Judicial Bonaerense (AJB-CTA), Hugo Blasco, reiteró su repudio al incremento salarial del cinco por ciento otorgado a los magistrados de la provincia. “Es una medida sorpresiva para nosotros y muy artera. Hay un criterio que de la boca para afuera el gobierno dice ser distribucionista a favor de los niveles más bajos, pero no es así", reclamó Blasco.

“Estamos en estado de alerta y movilización a pesar de la feria judicial, y si no somos convocados a la paritaria salarial no vamos a iniciar el año de trabajo el primer día hábil de febrero”, anunció la AJB.

En tal sentido, el titular del gremio y secretario de Derechos Humanos de la CTA Autónoma, Hugo Blasco, ratificó que “las medidas de fuerza del 29 y 30 de diciembre fueron muy buenas en toda la provincia, lo cual habla del nivel de indignación y bronca de los trabajadores judiciales respecto de esta decisión del Ejecutivo, y de la cual también hacemos responsable a la Corte”.

“Estamos en condiciones de anunciar que estamos en estado de alerta y movilización a pesar de la feria judicial, y si la situación se mantiene no vamos a iniciar el año de trabajo el primer día hábil de febrero”, ratificó.

Más adelante, Blasco expresó que “exigimos tener el mismo trato que los jueces, lo que implica tener el aumento que tuvieron los magistrados a partir del 1º de diciembre, independientemente de la negociación que esperamos tener con el Ejecutivo con respecto al adelanto de la paritaria de 2015”.

“Es un agravio a los trabajadores judiciales”

Con el correr de la rueda de prensa, el titular del gremio exteriorizó la bronca ante la resolución del aumento y daba su parecer ante la medida ya consumada.

“Fue una medida sorpresiva y muy artera que da por tierra con algunos dichos del Ejecutivo como es tener un criterio distribucionista a favor de los niveles salariales más bajos. Este aumento -continuó el Secretario General-, de un 4 por ciento sobre el sueldo de noviembre de bolsillo para los magistrados, se dio precisamente sobre los sectores que mejor ganan en el Poder Judicial. Estamos hablando de sueldos entre 50 y 120 mil pesos de bolsillo. No es nada fácil ganar en la Argentina esa suma”.

A la vez de señalar que “denunciamos la mentira del Ejecutivo, que quiso justificar este aumento sobre la base que estaba previsto con anterioridad como una tercera cuota de la política salarial 2014. Y para eso tenemos la prueba de que son los comunicados del Colegio de Magistrados de la provincia de Buenos Aires, donde al menos hasta el mes de junio se quejan amargamente de lo insuficiente del aumento salarial para el 2014”.

“Además, los instructivos para liquidar el aumento que el Ejecutivo giró en abril a la Corte y al IPS preveían sólo dos cuotas para todos los niveles, del 6 al 23. Si el aumento efectivamente hubiera sido acordado en abril, el aguinaldo de diciembre de los jueces se habría liquidado incluyendo el nuevo aumento, hecho que no ocurrió”.

“Esto constituye un agravio a los empleados y funcionarios -sentenció-, sobre todo porque nosotros presentamos una nota formal al Gobernador el último 3 de noviembre exigiendo la apertura de las paritarias y hoy todavía no hemos sido convocados. Mientras tanto, vemos que paralelamente los jueces tienen un aumento ya consumado a partir del 1 de diciembre. Si hay para algunos tiene que haber para todos”.

“Es un escándalo”

A su turno, el secretario Adjunto de la AJB, Pablo Abramovich, tildó con este mote la situación por la cual el Ejecutivo, con la participación de la Corte, ha otorgado este aumento de privilegio.

“Ustedes imaginen cuáles hubieran sido los titulares de los diarios si en una provincia donde un docente o un auxiliar de educación gana 5 mil pesos, el Gobernador y sus Ministros se otorgaran un aumento salarial de 6 mil pesos sin dar nada al resto. Esto es lo que está pasando hoy en el Poder Judicial”

“Por eso el Ejecutivo y el Colegio de Magistrados están queriendo instalar que este aumento fue producto del acuerdo arribado en la paritaria salarial de este año. Sin perjuicio que eso es lisa y llanamente una mentira. De ser cierto sería el único caso de una paritaria salarial negociada y acordada en secreto y sin informar sus resultados a la sociedad. Es decir, en absoluta violación a lo que debe ocurrir en un Estado democrático”, remarcó Abramovich.

Por último, el Secretario Adjunto de la AJB fue tajante en señalar: “Este mamarracho que hizo el Ejecutivo ha causado muchísima bronca. Desde el criterio de equidad más básico, es un escándalo que el aumento otorgado a los ministros de la Corte sea igual al sueldo completo de un trabajador que ingresa al Poder Judicial. Además, reabrir la paritaria para un sólo sector del Poder Judicial -y en total secreto- constituye una práctica antisindical que no vamos a tolerar”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.